Está en la página 1de 13

Materia:

Practica Psicológica II

Tema:
Tarea III y IV

Sustentado por: Matrícula:


Juan A. Adames Liriano 13-4770

Presentado a:
Tomasina Vásquez

Fecha:
29/11/2017
Provincia María Trinidad Sánchez, Nagua Rep. Dom.
Introducción

La esquizofrenia es un trastorno con una gama de síntomas que incluyen alteraciones en el


contenido del pensamiento, en la forma del pensamiento, en la percepción, el afecto, el sentido de
sí mismo, la motivación, la conducta y el comportamiento interpersonal. Aun cuando a nivel
estadístico sólo un pequeño porcentaje de la población tiene este trastorno, la cifra de uno por
ciento se traduce en la tremenda necesidad de recursos para atender a estas personas.

Conforme la corriente de desinstitucionalización ha tomado fuerza, la carga del cuidado ha pasado


cada vez más a las familias, y los costos, tanto en términos emocionales como económicos, son
sorprendentes.

Indicación y espacio para enviar la tarea #3


Lectura del libro de los autores: Halguin P. Richard y Krauss Whitbourne Susan. (2004).
“Psicología de la anormalidad. Perspectivas Clínicas sobre Desórdenes Psicológicos” y:

1. Observación del video:

Esquizofrenia "II certamen internacional de vídeo médico". Vigo, 2003.

Argumenta sobre la historia de la enfermedad: Esquizofrenia. Diga el concepto,


características etiología, evolución, desarrollo, medicamentos usados, tratamiento y trato
a estos enfermos mentales los trastornos de personalidad que aparecen en este video.
Emite tu opinión personal de ellos.

Concepto de Esquizofrenia

La esquizofrenia es un trastorno que agrupa a diferentes enfermedades que se caracterizan por


la presencia de síntomas positivos, como las alucinaciones y los delirios, de síntomas negativos,
que provocan un retraimiento del paciente, de síntomas afectivos, como la ansiedad y la depresión,
y de síntomas cognitivos, que afectan a la memoria, por ejemplo. A lo largo de la historia se ha
mantenido la tasa de esquizofrenia y su frecuencia entre la población: el uno por ciento de la
población sufre esquizofrenia en todas las partes del mundo y en todos los tiempos.

La esquizofrenia es un trastorno mental grave que afecta al paciente deteriorando sus capacidades
en diversos aspectos psicológicos, como el pensamiento, la percepción, las emociones o la
voluntad.

Los pacientes esquizofrénicos pueden perder el contacto con la realidad (psicosis), sufrir
alucinaciones, delirios (creencias falsas), tener pensamientos anormales y alteración del
funcionamiento social y laboral.

Etimológicamente significa «mente escindida». Con este término, se quería subrayar las
alteraciones en el pensamiento que presentan las personas que la padecen.

Características

Delirios: Ideas erróneas de las que el paciente está convencido. Por ejemplo, creer que todo el
mundo está contra él o que tratan de perjudicarle.

Alucinaciones: Percibir algo que no existe. Por ejemplo, oír voces (que le insultan o hablan de él),
o ver objetos o caras que no están.

Trastornos del pensamiento: El lenguaje del paciente se hace incomprensible y con poca fluidez.
Alteración de la sensación sobre sí mismo: La persona siente que su cuerpo está cambiando, se
ve a sí mismo como alguien raro. Los pacientes pueden decir que no se reconocen al mirarse al
espejo. Los límites entre uno mismo y los demás no están claros, por ello, pueden creer que los
demás pueden saber lo que piensa o por el contrario, creen adivinar lo que otros piensan.

Deterioro de las emociones: La afectividad se va empobreciendo y puede llegar a la ausencia


de sentimientos. Los pacientes se muestran inexpresivos y se comportan con frialdad hacia los
demás.

Aislamiento: Los pacientes se encierran en sí mismos y en su mundo interior. A este síntoma se


le denomina autismo. Se manifiesta porque el paciente se queda encerrado en su habitación y
evita la compañía de los demás.

Evolución

La esquizofrenia es una enfermedad que cursa en brotes o episodios, es decir, hay periodos con
síntomas y otros en los que éstos no aparecen, o aparecen de forma más atenuada. La evolución
es variada, y depende de muchos factores, como por ejemplo la toma correcta de la medicación.
En general, en la esquizofrenia se cumple la ley de los tres tercios: hay un tercio de los pacientes
que evoluciona favorablemente; otro tercio que evoluciona de una manera estable, presentando
algunos episodios de enfermedad; y un último tercio que evoluciona desfavorablemente, y que
presenta síntomas de manera más o menos continuada.

Desarrollo

Los principales factores implicados en la aparición y desarrollo de la esquizofrenia son:

Predisposición genética: la presencia de la enfermedad en los padres o familiares cercanos (tíos,


primos, abuelos, etcétera) es un factor que incrementa la posibilidad de aparición en los hijos. Así
se demuestra una mayor prevalencia en padres, hijos o hermanos de esquizofrénicos con respecto
a la población general. En relación con su localización genética, se postula una alteración de los
receptores dopaminérgicos expresada en el cromosoma 5.

Alteraciones durante el embarazo o nacimiento: anoxia (falta de oxígeno en el feto durante el


embarazo o el parto), infecciones víricas, traumatismos, etcétera.

Alteraciones morfológicas, funcionales o bioquímicas en el cerebro: en este apartado juega


un papel fundamental el consumo habitual de sustancias tóxicas y la exposición a determinados
tóxicos y estresantes ambientales. Están especialmente involucradas dos sustancias implicadas
en la comunicación entre neuronas a nivel del cerebro. Se trata de la dopamina y la serotonina.

Factores familiares y sociales: aunque no están universalmente aceptados, siempre se aluden


como posibles elementos influyentes en el desarrollo de la enfermedad o más bien como
desencadenantes de brotes.

Incumplimiento del tratamiento una vez diagnosticada la enfermedad: supone un alto riesgo
de aparición de recaídas.

La esquizofrenia no está relacionada con situaciones de baja escolarización o traumas infantiles,


y desde luego no existen culpables de su aparición.

Medicamentos usados

Antipsicóticos antiguos y nuevos

Antipsicóticos antiguos Antipsicóticos nuevos


Clorpromazina (Thorazine) Aripiprazol(Abilify)
Flufenazina (Prolixin) Azenapina (Saphris)
Haloperidol (Haldol) Clozapina (Clozaril, Fazaclo)
Perfenazina (Trilafon) Olanzapina (Zypresa)
Tioridazina (Mellaril Quetiapina (Seroquel)
Trifluoperazina (Stelazine) Risperidona (Risperdal)
Ziprasidona (Geodon)

Trato a estos enfermos mentales

¿Cómo se trata la esquizofrenia?


Los amplios y completos modelos de atención actuales incluyen tres ámbitos de tratamiento:
biológicos, psicológicos, principalmente con técnicas conductuales, y socioculturales que se
centran en la terapia ambiental y en la participación de la familia.

TRATAMIENTOS PSICOLÓGICOS

Las intervenciones psicológicas más comunes para la esquizofrenia son las derivadas de la
perspectiva conductual, en la cual se asume que gran parte de las dificultades que estos clientes
enfrentan se deben a la adquisición de patrones de conducta raros y desadaptados. Estos
programas de intervención se centran en los síntomas de la persona que interfieren con la
adaptación y el funcionamiento sociales.

TRATAMIENTOS SOCIOCULTURALES

En un tratamiento integrador, es indispensable un método terapéutico que incluya el enfoque en


las interacciones y las relaciones.

La terapia ambiental es un modelo que utiliza los procesos sociales como herramientas para
cambiar la conducta de la persona. En este método todo el personal y los clientes, en un escenario
de tratamiento, trabajan como una comunidad terapéutica para promover el funcionamiento
positivo de los clientes. Miembros de la comunidad participan en actividades grupales que van
desde terapia ocupacional hasta clases de entrenamiento. El personal motiva a los clientes a
trabajar y a pasar tiempo con otros residentes, incluso cuando son dados de alta. La comunidad
completa participa en la toma de decisiones, y en ocasiones se conforma un consejo ejecutivo con
miembros elegidos de las unidades de tratamiento.

La esquizofrenia puede tratarse con medicamentos y psicoterapia (hablar con un terapeuta


capacitado). Los medicamentos antipsicóticos se usan a menudo para tratar los síntomas de
esquizofrenia. Estos medicamentos no curan la esquizofrenia, pero pueden ayudar a mejorar su
capacidad para funcionar y su calidad de vida. Cada persona responde de manera diferente a los
diversos medicamentos antipsicóticos.

Es posible que deba probar varios medicamentos antes de encontrar el más eficaz para usted.

Su médico también puede sugerirle otros tratamientos sin medicamentos que pueden ayudarle a
hacer frente a su enfermedad y síntomas. Esos tratamientos pueden consistir en: consejería,
grupos de autoayuda y programas para aprender a controlar su enfermedad.
En ocasiones, los médicos sugerirán la hospitalización para ayudar a controlar los síntomas de la
persona con esquizofrenia.

Los trastornos de personalidad que aparecen en este video.

La psicosis tóxica cuando la psicosis está producida por el efecto inmediato de las drogas tras
consumirlas.

Las psicosis breves y reactivas que aparecen de forma brusca y repentina tras un episodio de
estrés y su resolución son rápida y completa.

El trastorno bipolar que consiste en la presentación en forma de fases de síntomas depresivos


y/o de síntomas de manía (alteraciones del sueño, del pensamiento y del movimiento).

El trastorno esquizoafectivo, donde la aparición de la psicosis coincide con una alteración del
estado anímico.

El trastorno delirante crónico en el que la psicosis aparece en pacientes con una personalidad
un tanto suspicaz y recelosa previa y que conviven con una realidad alterada en la sociedad.

El trastorno de personalidad, donde los pacientes tienen una adaptación anómala al medio que
les rodea viviéndolo con mucho sufrimiento tanto para sí mismo como para con los demás.

2. Elaboración en un Ensayo conteniendo:

El análisis de los casos breves y Estudio de Caso: David Marshall del capítulo 9, del libro
citado, con los distintos tipos de esquizofrenia y los criterios diagnósticos, presentadas por
el autor.

David Marshall es un joven de 22 años que llegó a consulta acompañado de sus padres, se le
escuchaba gritar en voz alta quiero ver a Zoroastro como única razón por la que fue a ese lugar.
Se le veía con una actitud de querer salir corriendo y hacia movimiento descoordinado a su mano
y tenía una mirada atormentada. Decía que quería ver a Zoroastro y que la persona que le atendía
no era ese ser imaginario que tenía en su mente. Manifestaba conocer ese ser imaginario y que
el mismo le había encomendado una misión.

Mientras se hacia la entrevista a sus padres David interrumpía con afirmaciones dramáticas, en
voz alta, que tenía la misión de "proteger a la humanidad de la fuerza diabólica de los 'thools',
criaturas del planeta Dortanus". David decía que su misión fue informada por Zoroastro mediante
mensaje de televisión con anuncio especialmente para el en voz de Zoroastro, quien le hablaba
todos los días a las dos de la tarde. David había almacenado en una habitación muchos botes de
aerosol que usaría para romper la capa de ozono y así salvar al mundo de la destrucción. Además
pensaba que sus padres formaban parte de un complot para evitar que el llevara a cabo su misión,
David estaba acostumbrado a salir corriendo de los lugares y perderse por varios días regresando
luego a la casa y de igual forma salió corriendo muy enojado del consultorio.

David solía atraer la atención en la calle, debido a sus movimientos corporales y posturas
peculiares. Por ejemplo, veía hacia el cielo y ondeaba su mano como si aplicara aerosol, y se reía
en un tono siniestro.

David vivía en un mundo donde solo existían él y sus amigos con los cuales hablaba.

Evaluación Multiaxial.

Eje I Esquizofrenia paranoide.

Eje II N/A

Eje III N/A

Eje IV Problemas psicológico y sociales debido a su paranoia, no puede tener relaciones sociales
ni familiares. Vive en un mundo totalmente imaginario.

Eje V 0-10. No posee capacidad para manejar su vida ni razona ante situaciones.

Criterios diagnósticos de la esquizofrenia

La persona con este diagnóstico experimentan una perturbación que dura al menos seis meses, y
que incluye al menos un mes con síntomas activos, incluyendo por lo menos dos de los siguientes:

 Delirios
 Alucinaciones
 Lenguaje desorganizado
 Conducta catatónica o desorganizada, o
 Síntomas negativos, como aplanamiento afectivo o una grave falta de motivación.
 Durante una parte significativa del tiempo, desde el inicio de la alteración, han
experimentado una difusión en el trabajo, las relaciones o el autocuidado.
 Los síntomas no se deben a otros trastornos, enfermedad médica o uso de sustancia.
Indicación para enviar la tarea #4

Lectura del libro de los autores: Halguin P. Richard y Krauss Whitbourne Susan. (2004).
“Psicología de la anormalidad. Perspectivas Clínicas sobre Desórdenes Psicológicos”.

Y del “Manual Diagnóstico de los Trastornos (DSM)”

1. Elaboración de un Esquema conteniendo los trastornos de la personalidad, según los tipos y


características de cada uno.
Los trastornos de personalidad son un conjunto de perturbaciones o anormalidades que se dan en
las dimensiones emocionales, afectivas, motivacionales y de relación social de los individuos.

Los trastornos de personalidad se incluyen como trastornos mentales del Eje II en el Manual
diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría, y
en la sección de trastornos mentales y del comportamiento en el manual CIE de la Organización
Mundial de la Salud. Personalidad, que se define psicológicamente, como rasgos mentales y de
comportamiento permanentes que distinguen a los seres humanos. Un trastorno de personalidad
se define como experiencias y comportamientos que difieren de las normas sociales y
expectativas. Las personas diagnosticadas con un trastorno de la personalidad pueden tener
alteraciones en la cognición, emotividad, funcionamiento interpersonal o en el control de impulsos.

El DSM-IV-TR (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales de la Asociación


Psiquiátrica de Estados Unidos) menciona diez trastornos de personalidad, los cuales se agrupan
en tres grupos:

Grupo A (trastornos raros o excéntricos)

 Trastorno paranoide de la personalidad, personalidad paranoide.


 Trastorno esquizoide de la personalidad, personalidad esquizoide.
 Trastorno esquizotípico de la personalidad, personalidad esquizotípica.

Este grupo de trastornos se caracteriza por un patrón penetrante de cognición (por ej. sospecha),
expresión (por ej. lenguaje extraño) y relación con otros (por ej. aislamiento) anormales.

Grupo B (trastornos dramáticos, emocionales o erráticos)

 Trastorno antisocial de la personalidad, personalidad antisocial.


 Trastorno límite de la personalidad, personalidad límite o Borderline.
 Trastorno histriónico de la personalidad, personalidad histriónica.
 Trastorno narcisista de la personalidad, personalidad narcisista.

Estos trastornos se caracterizan por un patrón penetrante de violación de las normas sociales (por
ej. comportamiento criminal), comportamiento impulsivo, emotividad excesiva y grandiosidad.
Presenta con frecuencia acting-out (exteriorización de sus rasgos), llevando a rabietas,
comportamiento auto-abusivo y arranques de rabia.

Grupo C (trastornos ansiosos o temerosos)

 Trastorno de la personalidad por evitación, personalidad fóbica o evitativa.


 Trastorno de la personalidad por dependencia, personalidad dependiente.
 Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad, trastorno anancástico de la
personalidad o personalidad obsesiva-compulsiva.

Este grupo se caracteriza por un patrón penetrante de temores anormales, incluyendo relaciones
sociales, separación y necesidad de control.

2. Luego de la lectura del capítulo 10 del libro de texto básico, del tema: historias reales, Susanna
Kaysen: síntomas del trastorno límite de la personalidad: Realización de un caso simulado
caracterizándolo de forma multidimensional. Acomode toda la información acerca del
funcionamiento de la paciente de modo organizado, sistemático y en los ejes que corresponden.

Nombre: N

Edad: 23

Estado civil: soltera

Motivo de consulta: su novio quien la lleva a urgencias porque los síntomas, demandas y
comportamiento caótico de ella le están inquietando, cada vez más. La principal queja que ella
plantea es: "No dejo de pensar en matarme".

Antecedentes de familiares

N. es la menor de cuatro hijos y una de las dos niñas. Sus padres se separaron y se divorciaron
cuando ella tenía 3 años porque su padre era alcohólico y abusaba físicamente de su esposa e
hijos. Un secreto familiar era que su hermano, 5 años mayor que ella, había abusado sexualmente
de ella cuando tenía 10 años.

Adolescencia: Durante la adolescencia, N. salía con un grupo marginal y comenzó a consumir


drogas. Para conseguirlas, pronto comenzó a mantener relaciones sexuales. La paciente dijo que
su madre atribuía su rebeldía adolescente a la necesidad que tenía de "encontrar un padre" y que
pensaba que N. "confundía sus impulsos sexuales con el deseo de ser amada y cuidada". A los
16 años de edad, N. ya había iniciado el patrón de relaciones inestables y caóticas con hombres
que sigue caracterizando su vida adulta.

Inicio del problema

A los 17 años tomó su primera sobredosis de sustancias porque, según ella, su novio la había
rechazado. Después de este incidente, se produjo una serie de intensas relaciones de acuerdo
con un patrón similar: N. se enganchaba de manera progresiva hasta que se separaba
gradualmente de sus compañeros. Los rechazos eran indicados por un periodo de ira y autoabuso,
seguido de una nueva e idéntica relación. El actual novio de la paciente es sólo el último de una
larga serie de compañeros frustrantes.

Crisis actual

La actual crisis comenzó cuando su novio, Mario, no aceptó su petición de matrimonio tras una
relación de 2 años de duración.

Descripción de problema

Tras el rechazo de su novio N comenzó a telefonearle a su trabajo exigiéndole cada vez más
tiempo para ella, y llegó a amenazarle diciendo que se mataría si no pasaba cada noche con ella.
Mario refería que esas exigencias, las llamadas telefónicas y las amenazas crecientes llegaban a
ser insoportables y que estaba deseando acabar, de una vez, con esa relación. La noche en que
Mario llevó a N a urgencias, le había dicho que tenía que marcharse de viaje de negocios y que
estaría fuera varios días. N insistió en que se marchaba con el único fin de alejarse de ella.
Comenzó a agitarse intensamente y a decir, con un tono violento, que iba a matarse. En urgencias,
Elena menosprecia, airada, a su novio delante de los profesionales y le acusa de estar utilizándola
para rechazarla después.

En respuesta al estrés de los últimos meses, la paciente ha presentado un estado de ánimo


depresivo con oscilaciones, tendencia a la hipersomnia (especialmente por las noches y los fines
de semana) y a darse atracones de comida que le han provocado un aumento de peso de 8 kg.
Dice que se siente constantemente ansiosa y cada vez le cuesta más concentrarse en sus
estudios. Ha continuado trabajando durante este periodo de estrés, buscando el apoyo de sus
compañeros de oficina. La atención prestada por Mario o por sus compañeros de trabajo hace que
su estado de ánimo mejore, y este estado se mantiene siempre que ellos están a su lado. Elena
experimenta síntomas más intensos cuando está sola. Incluyen fantasías prolongadas de matar a
su novio y el deseo de hacerse daño a sí misma.

Diagnostico

1. Según el DSMIV la paciente coincide con los siguientes criterios del trastorno límite de
personalidad ya que presenta varios síntomas.

1- Esfuerzo frenéticos para evitar un abandono real o imaginado.


2- Un patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas caracterizados por la alternancia
entre los extremos de idealización y devaluación.

3- Alteración de la identidad; autoimagen o sentido de sí mismo acusada y persistentemente


inestable.

4- Impulsividad en al menos dos áreas, que es potencialmente dañina para sí mismo Por Ej:
gastos, sexo, abuso de sustancias, conducción temeraria, atracones de comida.

5- Comportamientos, intentos o amenaza suicidas recurrentes, o comportamiento de


automutilación.

6- Inestabilidad afectiva debida a una notable reactividad del estado de ánimo por Ej: episodios de
intensa disforia, irritabilidad o ansiedad, que suelen durar unas horas y rara vez unos días.

7- Sentimientos crónicos de vacío.

8- Ira inapropiada e intensa dificultades para controlar la ira por Ej: muestras frecuentes de mal
genio, enfado constante, peleas físicas recurrentes.

9- Ideación paranoide transitoria relacionada con el estrés o síntomas disociativos graves.

Evaluación Multiaxial

Eje I: N/A

Eje II: trastorno límite de personalidad (diagnostico principal)

Eje III: ninguna

Eje IV: tuvo una niñez muy difícil era hija de un padre alcohólico y además fue violada por su
hermano.

Eje V: 21-30