Está en la página 1de 36

¿Cuál agenda

afrodescendiente?
Jesús Chucho García
En la década de los años setenta del siglo pa- líneas básicas de acción. La primera estuvo
sado, se conforman agrupaciones culturales direccionada en la necesidad de articularse
que reivindican la diáspora africana desde nacional y transnacionalmente para dar res-
las perspectivas culturales, la mayoría de las puesta a problemas comunes globales contra
veces reducidas a un folklorismo inútil, des- el racismo y la discriminación racial, tenien-
contextualizados, mientras que las universida- do su mayor éxito en la preconferencia de las
des e instituciones culturales, tanto oficiales Américas contra el Racismo (Chile, año 2000) y
como privadas, momificaron a las y los africa- tercera Conferencia Contra el Racismo, la Xe-
nos y sus descendientes como “cosa” y objetos nofobia y sus Formas Conexas (Durban, 2001),
de estudios. considerado el mayor logro de los últimos si-
  glos de las y los africanos y sus descendientes.
Sin embargo, fueron contribuciones que logra- De allí se desprendería un Plan de Acción que
ron develar la existencia de una extraordina- hoy sigue sirviendo de guía y se colocó el tema
ria diversidad cultural con grandes contenidos en los gobiernos de América Latina y el Cari-
simbólicos y unos ricos elementos que dinami- be. Luego de esa tercera Conferencia mun-
zan nuestro continente, tanto de tierra firme dial contra el racismo, la Organización de las
como insular. Pero fue a finales de la década Naciones Unidas (ONU) acepta el concepto
de los ochenta del siglo XX que se pasa de una afrodescendiente por iniciativa de los movi-
conciencia ingenua a una conciencia crítica a mientos sociales afro.
través de un proceso de desobjetualización y  
cosificación, para pasar a ser sujetos protagó- A partir de ahí, la ONU crea cuatro espacios
nicos y participativos en las luchas contempo- donde el concepto afrodescendiente pasa a
ráneas. ser una práctica concreta en las políticas de
  ese organismo y al mismo tiempo es una refe-
En los años noventa, a raíz de investigaciones rencia importante para la elaboración de sus
desde las perspectivas de quienes habitamos políticas globales.
las comunidades afro, comenzamos a decons-  
truir y a elaborar conceptos que fueran más Esos espacios son:
afines a nuestros propios procesos históricos,  
con nuestras subjetividades. Establecimos
alianzas y conexiones con muchas organiza- 1- El Grupo de Trabajo de Expertos sobre las
ciones de todo el continente incluyendo a or- Personas de Ascendencia Africana;
ganizaciones hermanas y antiimperialistas de 2- El Grupo de Expertos Eminentes Indepen-
Estados Unidos y el Caribe, así como de África. 1
dientes sobre la Aplicación de la Declara-
ción y el Programa de Acción de Durban;
Respuestas a problemas
comunes globales 3- El Grupo de Trabajo Intergubernamental
sobre la Aplicación Efectiva de la Declara-
El movimiento de afrodescendientes, en su ción y Programa de Acción de Durban;
diversidad y pluralidad ideológica, logró una 4- El Relator Especial de Naciones Unidas Con-
extraordinaria cohesión para avanzar en tres tra el Racismo.
 

junio 2013
Es importante mencionar que la Organización Estamos ante un acto de soberanía intelec-
de Estados Americanos (OEA) tiene un Relator tual, entendiendo ésta como una actitud de
sobre Derechos Humanos Afrodescendientes, cuestionar todo aquello que el otro converti-
impulsado por nosotros en el año 2002 en el do en juez, intente descalificar mis percep-
seno de la polémica Comisión Interamericana ciones, mis ideas, mis acciones, mi derecho a
de Derechos Humanos. autodenominarme, mas sin embargo se puede
  aceptar las criticas horizontales del otro, con-
Por otra parte la CEPAL (Comisión Económica sensuadas con el nosotros a las cuales seremos
para América Latina), incorporó la dimensión sensibles pero no aceptar que otro sea juez y
afrodescendientes para sus estudios sociales y condene mis acciones y lo que he decidido ser,
económicos. arbitrariamente a nombre de la externalidad
  del poder llámese Dios, partido, gobierno, Pa-
En América Latina y el Caribe, existimos dres de la patria, Estado y otras formas ficti-
aproximadamente 150 millones de afrodes- cias de la Santa Inquisición.
cendientes según el Banco Interamericano de
Desarrollo. Fue en la Conferencia de Durban del mes de
  septiembre del año 2001 que logramos como
Hoy el concepto “afrodescendiente”, tiene movimientos sociales nuestro reconocimiento
reconocimiento universal gracias al impulso como afrodescendientes tal como se expresa
de las organizaciones afrodescendientes de en los siguientes párrafos, reconocidos por la
todo el continente. La palabra “negro”, cons- mayoría de los países que conforman la ONU:
trucción colonial y denigrante de la condición  
humana africana, hoy es cuestionada desde la “32. Reconocemos el valor y la diversidad
autodeterminación intelectual y práctica de del patrimonio cultural de los africanos y
las y los africanos y sus descendientes, en vis- los afrodescendientes y afirmamos la im-
ta que no recoge ni sintetiza la relación con la portancia y necesidad de asegurar su com-
historia, la espiritualidad, la filosofía de ori- pleta integración en la vida social, eco-
gen africano, de ahí el prefijo afro, como lo nómica y política con miras a facilitar su
comenzó a aplicar el barloventeño Juan Pablo plena participación en todos los niveles del
Sojo, quien escribió en 1943 su ensayo sobre proceso de adopción de decisiones;”
Apuntes y Temas Afro-venezolanos, y al mismo  
tiempo lo harían Fernando Ortiz en Cuba con “33. Consideramos esencial que todos los
el concepto afrocubano, Arthur Ramos en Bra- países de la región de las Américas y todas
sil con el concepto afrobrasileño, y así en toda las demás zonas de la diáspora africana re-
la geografía de este continente, para recono- conozcan la existencia de su población de
cer la presencia africana en las construcciones origen africano y las contribuciones cultu-
históricas nacionales de cada país, se le colo- rales, económicas, políticas y científicas
ca el prefijo “afro”. que ha hecho esa población, y que admi-
  tan la persistencia del racismo, la discri-
Definitivamente “afrodescendientes” es una minación racial, la xenofobia y las formas
construcción social y académica al mismo conexas de intolerancia que la afectan de
2 tiempo. También es parte de lo que hemos manera específica, y reconocemos que, en
denominado soberanía intelectual vinculado muchos países, la desigualdad histórica en
al concepto de autodeterminación, el derecho lo que respecta, entre otras cosas, al acce-
de los pueblos y de cualquier ser humano a so a la educación, la atención de salud y la
tener un nombre, en este caso a nosotros, los vivienda ha sido una causa profunda de las
hijos de la diáspora, nos correspondía recon- disparidades socioeconómicas que la afec-
ceptualizarnos, rompiendo con la definición tan;”
colonial-occidental de “negro” impuesta en  
medio milenio de sometimiento teórico. “34. Reconocemos que los afrodescen-
 
486
dientes han sido durante siglos víctimas liderizado por Mercedes Moya, fueron decisi-
del racismo, la discriminación racial y la vos para imponer nuestra agenda que desem-
esclavización, y de la denegación histórica bocaría en el año internacional de afrodescen-
de muchos de sus derechos, y afirmamos dientes (2011) y la aprobación del Decenio de
que deben ser tratados con equidad y res- los pueblos afrodescendientes (2012-2022).
peto de su dignidad, y que no deben sufrir Salimos triunfadores y dimos contenido con-
discriminación de ningún tipo. Por lo tan- ceptual a la ONU, no al revés.
to, se deben reconocer sus derechos a la
cultura y a la propia identidad; a partici- Endeudamiento etnosocial
par libremente y en igualdad de condicio-
nes en la vida política, social, económica y La segunda línea trató de incidir en los pla-
cultural; al desarrollo en el marco de sus nes de desarrollo emanados desde el Consenso
propias aspiraciones y costumbres; a tener, de Washington, donde las pautas fueron mar-
mantener y fomentar sus propias formas cadas por la banca internacional (Banco Inte-
de organización, su modo de vida, cultura, ramericano de Desarrollo, Banco Mundial) y
tradiciones y manifestaciones religiosas; a sumadas a ella las empresas capitalistas con
mantener y usar sus propios idiomas; a la responsabilidad social (Kellogs, Ford, entre
protección de sus conocimientos tradicio- otras). Esta etapa fue de gran agresividad de
nales y su patrimonio cultural y artístico; la banca internacional que produciría una es-
al uso, disfrute y conservación de los re- pecie de “endeudamiento etnosocial”, debido
cursos naturales renovables de su hábitat a que los gerentes de esos bancos sedujeron
y a participar activamente en el diseño, a nuestros movimientos para que incidiéra-
la aplicación y el desarrollo de sistemas y mos en nuestros gobiernos para pedir présta-
programas de educación, incluidos los de mos para resolver nuestra crisis estructural.
carácter específico y propio; y, cuando pro- Ejemplo de ello fue el famoso Plan Pacifico
ceda, a las tierras que han habitado desde (Colombia) o proyectos en las comunidades
tiempos ancestrales;” afro de Perú y Ecuador. Aquí sin duda, no está
  demás mencionar el interés del Departamento
“35. Reconocemos que, en muchas partes de Estado de EE.UU. de lanzar una ofensiva de
del mundo, los africanos y los afrodescen- influencia en los movimientos afro a través de
dientes tienen que hacer frente a obstá- USAID, Dialogo Interamericano y la Fundación
culos como resultado de prejuicios y dis- Interamericana. He aquí la génesis de lo que
criminaciones sociales que prevalecen en más tarde llamaríamos el embrión de la afro-
las instituciones públicas y privadas y nos derecha.
comprometemos a trabajar para erradicar
todas las formas de racismo, discriminación La tercera línea está orientada hacia el dis-
racial, xenofobia e intolerancia conexa con cernimiento ideológico del movimiento afro-
que se enfrentan los africanos y los afro- descendientes que pudiéramos clasificar en
descendientes” (negritas nuestras).1 tres tipos de comportamientos:
 
Desde el 2002 la presencia, en la ONU de Gine- TIPO A, donde se ubica un sector del movi-
bra, de representantes del Movimiento Afro- miento que se adecuó con poco sentido crítico 3
descendiente –Red Afrovenezolana, Mundo a la estructura gubernamental y poco a poco
Afro y Proceso de Comunidades Negras de Co- fue cayendo en la desmovilización como mo-
lombia– y el apoyo del Espacio Afroamericano, vimientos sociales autónomos, dejándose ab-
sorber por la estructura del Estado-gobierno,
1 Informe de la Conferencia Mundial contra el no sabiendo diferenciar entre la agenda del
Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y
las Formas Conexas de Intolerancia (Durban, 31 de
Estado y la agenda propia del movimiento,
agosto a 8 de septiembre de 2001). A/CONF.189/12. terminando el Estado-gobierno imponiéndoles
http://www.un.org/spanish/CMCR/aconf189_12.pdf la agenda.

junio 2013
TIPO B, de aquellos sectores que lograron par- en las luchas anticoloniales como cuota inicial
ticipar en los puestos de los poderes públicos de las guerras de independencia y se conge-
y legislativos, convirtiéndose en ministros, laron hace dos siglos atrás. Nuestras contri-
viceministros y directores de instituciones, buciones traspasaron las barreras del tiempo,
diputados, alcaldes, y lograron algunos acier- fueron protagónicas a lo largo de las luchas
tos, mientras otros fueron tragados por la tec- de la segunda mitad del siglo XIX, las luchas
noburocracia que los alejó totalmente de las contra las dictaduras del siglo XX y la cons-
comunidades. trucción de la apertura plural de los Estados y
de las democracias participativas que hicieron
Los que ocuparon y ocupan puestos de diputa- ruptura con las democracias “representati-
dos y senadores en algunos congresos y asam- vas” establecidas por EE.UU. y la OEA.
bleas, lograron impulsar algunas legislaciones
a favor de nuestras comunidades, pero mu- Hoy, los focos de la construcción de las dife-
chas veces estas legislaciones se convirtieron rentes modalidades socialistas (Ecuador, Boli-
en letra muerta, porque tal vez no emergió via, Venezuela, Nicaragua, Uruguay, sin dejar
como una necesidad totalmente sentida por de mencionar a Cuba) son un referente obliga-
nuestras comunidades o simplemente fueron do en la lucha contra las distintas formas de
defectuosas, sin aplicabilidad práctica para dominación imperialista, contra las distintas
resolver los problemas cotidianos. formas de violar nuestras soberanías, y es ahí
donde el movimiento afrodescendiente debe
TIPO C, de aquellas organizaciones que han insertarse más allá de la lucha contra el racis-
levantado las banderas de la construcción de mo, la discriminación racial o el “censismo”,
una sociedad socialista donde los referentes muchas veces mediados por las agencias trans-
políticos ideológicos del cimarronaje de las y nacionales, los organismos multilaterales, las
los africanos y sus descendientes son vitales grandes ONG, la banca internacional y el De-
para construir la nueva humanidad que exigen partamento de Estado de EE.UU. No estamos
millones de afrodescendientes. Esa nueva hu- diciendo que hay que bajar la guardia contra
manidad, con bases ancestrales plasmadas en el racismo, ya que su vigencia se metamor-
la ética, política y desarrollo socioeconómico fosea, al contrario, debemos redimensionar
de las Américas, que poco ha sido tomada en nuestras luchas en un sentido más político; no
cuenta por los ideólogos que están moldeando estamos diciendo que no debemos contarnos
el socialismo del siglo XXI (Venezuela), Revo- en las rondas censales como estrategia para
lución Ciudadana (Ecuador) y Socialismo Co- elaborar políticas públicas más acertadas,
munitario (Evo Morales) o el Neotupamarismo pero la lucha va mas allá, va en la inserción
(Uruguay). político ideológica de las nuevas democracias,
de la inclusión en las estrategias a largo plazo
Aún no existe un puente sólido entre los parti- de nuestros Estados en proceso de transfor-
dos que están en el poder en estos países y los mación.
movimientos sociales revolucionarios afrodes-
cendientes. Esa es una gran debilidad y debía En ese sentido hoy debemos preguntarnos,
entrar en el debate de los foros nacionales e ¿cómo estamos los afro en los estatutos de los
4 internacionales en las perspectivas de la déca- partidos de gobierno de los focos progresistas?
da de los pueblos afrodescendientes. ¿Cómo estamos los afro en los planes regiona-
les como el ALBA? ¿Cómo estamos los afrodes-
Nuestras contribuciones por una cendientes en las relaciones África – Suramé-
nueva humanidad rica en las Cumbres que se realizan entre los
países de África subsahariana y América del
Pareciera existir una visión sedimentada en Sur, donde Ecuador tiene, en estos momentos,
la historia contemporánea de que los aportes una gran responsabilidad al igual que Vene-
africanos y sus descendientes solo quedaron zuela y Brasil? ¿Cómo estamos los afrodescen-

486
dientes en la democratización de las tierras y el gobierno de Uribe y ahora con el gobierno
el desarrollo sustentable que garantice la so- de Santos. Es hora de crear y juntar esfuerzos
beranía alimentaria? ¿Cómo estamos los afro con los sectores afroprogresistas de las Améri-
en la lucha para frenar el aberrante cambio cas para estar al compás de la dinámica políti-
climático producido por la emisión de gases, co-social y romper la barrera de la autoexclu-
la deforestación, el urbanismo anárquico, sa- sión a que nos hemos reducido (el folklorismo
biendo que las reservas de agua y biodiver- inútil de frágil sonrisa, el “censismo”, la lucha
sidad en general están ubicadas en nuestros contra el racismo sin mayor trascendencia).
espacios ancestrales? Debemos simplemente apostar a la construc-
ción de un modelo socialista con inclusión
La agenda del movimiento debe ser enfocada afro, partiendo de la experiencia histórica
irreversiblemente en la construcción y conso- construida trágicamente en las Américas y el
lidación de la sociedad socialista antiimperia- Caribe y con los referentes de Kwame Kruma,
lista y antirracista por una nueva humanidad. Amílcar Cabral, Shankara, Neto, Machel y Ju-
No podemos seguir con medias tintas en ese lius Nyerere. La década de los pueblos afro-
sentido. Sabemos de la existencia de una po- descendientes, propuesto ante la ONU, debe
lítica dirigida desde los sectores más racistas ser, entre otros puntos de discusión, el impul-
y afro-oportunistas de Estados Unidos para so de la lucha ideológica revolucionaria en los
copar los espacios afrodescendientes, tenien- movimientos afrodescendientes de América
do su mayor expresión en Colombia, Hondu- Latina y el Caribe.
ras y en un sector brasileño desde que la ex
ministra de Estado Condoleezza Rice incluyó Jesús Chucho García es escritor e
el tema afro y luego fue reforzado por Hilary investigador venezolano, Coordinador General
de la Fundación Afroamérica y la Diáspora
Clinton en su visita a Bahía de Todos los San-
Africana.
tos. El sector más agresivo en la construcción
de la afroderecha lo constituyó Colombia con

- realidad regional actualizada diariamente


- dinámicas sociales
- noticias, opinión y análisis
- más de 64 mil documentos clasificados
- búsquedas por tema, autor, fecha, país, palabra
www.alainet.org

junio 2013
África y los africanos en el
espejo de los demás
Mbuyi Kabunda

G eneralmente suelen prevalecer dos en-


foques opuestos, casi dogmáticos, en el
análisis de las realidades africanas, que son el
afrocatastrofismo”, ilustrado por la “negrolo-
gía” de Stephen Smith y el discurso de Nicolas
Sarkozy en Dakar, en julio de 2007, en el que
afropesimismo crónico y el afrooptimismo de negaba a los africanos tener Historia y cultura
complacencia. Es preciso apartarse de estos por “seguir viviendo desde milenios según los
paradigmas para caminar hacia el afrorrealis- ritmos de las estaciones y de la naturaleza”.
mo o la afroresponsabilidad, consistente en
explicar aquellas realidades, no a partir de El afropesimismo vigente es el último avatar
sus efectos, sino de sus causas históricas y ac- del desprecio y/o arrogancia occidental hacia
tuales, estructurales y coyunturales, externas África y los africanos (por su razonamiento su-
e internas, al margen de las simplificaciones perficial y verdades a medias), atribuyendo la
abusivas y fáciles. responsabilidad de los fracasos de África a los
factores internos, con la duplicidad intelec-
En un mundo dominado por los prejuicios eu- tual de los informes negativos sobre este con-
rocéntricos, escribir algo positivo sobre África tinente de las organizaciones internacionales,
-que se suele considerar como un país o algo -sobre todo en la década de los 80, para justi-
homogéneo, y no como un continente- signifi- ficar sus políticas de ajuste estructural-, y de
ca que nadie lo va a leer. Es decir, existe un los medios de comunicación a su servicio que,
verdadero complot mediático contra África y de este modo, contribuyen a la difusión de la
los africanos colocados debajo de la jerarquía idea del “desorden africano” y de la desespe-
de las sociedades humanas. ración en cuanto al futuro del continente. Se
insiste en la pobreza creciente, las hambrunas
El afropesimismo o el último avatar de o las calamidades naturales, las migraciones
la ideología racista de la miseria, las “guerras tribales y crueles”,
los golpes de Estado, los dictadores corrup-
El afropesimismo, que se inspira en las tesis he- tos... Es decir, una larga lista de tragedias y
gelianas del siglo XIX, se reactivó a comienzos de fracasos que viven los pueblos africanos.
de la década de los 60 con el diagnóstico nega- La idea subyacente es que los africanos son
tivo de René Dumont (“afropesimismo matiza- unos nulos e incapaces.
do”), que dio la voz de alarma por el modelo de
desarrollo y del Estado mimético o equivocado, Raras veces se habla de acontecimientos feli-
adoptado por los países africanos, antes de to- ces o del dinamismo de los pueblos africanos
o del “renacimiento africano”. Tampoco se
6 mar la forma del “afropesimismo cínico” o “el
insiste, por ejemplo, en la responsabilidad en
Mbuyi Kabunda es profesor de Relaciones el “drama africano” de la carga de la deuda,
Internacionales y Estudios Africanos en el de los desastres humanos y sociales genera-
Instituto Internacional de Derechos Humanos dos por los programas de ajuste estructural
(IIDH) de Estrasburgo y del Grupo de Estudios (PAE), del saqueo de los recursos naturales y
Africanos (GEA) de la Universidad Autónoma del acaparamiento de las tierras africanas por
de Madrid (UAM). Director del Observatorio
las multinacionales del Norte, o del fracaso de
de Estudios sobre la Realidad Social del África
Subsahariana (FCA/UAM). la ayuda al desarrollo. Es decir, las prácticas

486
perversas que han convertido a África en un inconscientes. Esta actitud masoquista, de et-
neto exportador de capitales. nocolonización y autoflagelación, propia a los
pueblos dominados, analizada en sus obras por
Esta ideología resulta ser peligrosa, no sólo Aimé Césaire, Frantz Fanon o Albert Memmi, se
por su dimensión racista, sino también por ser explica por la tendencia de algunos integrantes
asumida y reproducida por algunos intelectua- de estos colectivos a juzgarse no a partir de sus
les africanos, pensando adoptar con ello una propias varas de medidas, sino de los criterios
actitud crítica, muy apreciada por sus men- interiorizados de los dominadores.
tores occidentales, hacia sus sociedades. Se
trata de una crítica barata, a menudo superfi- En definitiva, siguiendo a Abiola Irele, el afro-
cial, por reproducir las críticas occidentales. pesimismo, en lugar de ser una verdadera
preocupación de la situación y del futuro de
Desgraciadamente, según denuncia acertada- África, es una visión cínica que permite a algu-
mente Boris Diop, el problema con el público nos intelectuales occidentales hacer de África
occidental en general, es disfrutar ver a los su fondo de comercio y justificar su carrera en
propios africanos denigrar a África. En la opi- los programas de las instituciones encargadas
nión de este autor, se ha acostumbrado a los de la gobernanza y desarrollo en África, insis-
llamados intelectuales africanos, interesados tiendo en una visión negativa y deformada del
a atraerse los fondos por todos los medios o continente.
la simpatía del público europeo, a denigrar
a sus propias sociedades, presentadas como Deconstrucción de las bases de los
atrasadas, opresivas y crueles. El objetivo es planteamientos afropesimistas
quedarse con la consciencia tranquila y res-
ponsabilizar a los africanos de sus problemas “Los pueblos africanos carecen
y desgracias. de Historia y cultura”

La “afroderecha latinoamericana”, según el La supuesta desgracia permanente de los afri-


término acertado de Jesús Chucho García, está canos se origina en la versión bíblica de la
reproduciendo el mismo discurso hacia África, “maldición de Cam”, hijo de Noé, de quien
para complacer a los dominadores, y conseguir los negros serían descendientes (“raza camí-
más o menos los mismos objetivos. Esta co- tica”). Se trata de un invento o un discurso
rriente de la afrodescendencia, que ha bebido medieval de legitimación o justificación de
del eurocentrismo que le vende los verdugos, la esclavitud de los negros, pues consistía en
se niega a considerar a “África como la madre negar a los africanos la parte de humanidad,
patria”, por los supuestos fracasos que encarna siendo el objetivo proporcionar la mano de
este continente, junto a las humillaciones del obra necesitada por las minas y plantaciones
pasado que ha sufrido, y que les avergüenzan, del Nuevo Mundo.
cayendo en la apología de los argumentos ne-
gativos difundidos sobre África por los medios y En cuanto a la teoría de ausencia de Historia
algunos círculos occidentales. Ha interiorizado en el continente, fue elaborada por los colo-
la historia de los “vencedores” por convenien- nizadores para justificar la colonización del
cia u oportunismo, convirtiéndose en detracto- continente o la “misión civilizadora”. No tiene 7
ra de la “autenticidad africana”. ningún fundamento. Está hoy ampliamente de-
mostrado que la civilización faraónica negra fue
Dicho con otras palabras, la afroderecha ha la hija, y no la madre, de las civilizaciones afri-
caído en el eurocentrismo, bebiendo en la li- canas (ver los trabajos del profesor Cheikh Anta
teratura negrófoba y aliándose con los peores Diop). El antropólogo galo, Maurice Delafosse,
responsables y culpables de crímenes contra la demostró que hasta el siglo XV las sociedades
humanidad, o de sus propios ancestros. Por lo africanas tenían el mismo nivel de desarrollo
tanto, estamos ante unas víctimas más, y peor

junio 2013
que sus equivalentes árabes y europeos (reino la crisis que los países industrializados, del
de Kongo, imperios de Ghana, Malí, Songhai, Oriente Medio y emergentes, y las rivalidades
Kanem-Bornú, Benín, Monomotapa…). Tam- entre países como Estados Unidos, Inglaterra,
poco se puede considerar que África fue una Francia, China para conquistar los mercados
tabula rasa cultural antes de la llegada de los africanos.
europeos. Prueba de ello es la persistencia de
los valores culturales africanos en la santería “Los conflictos africanos son étnicos y África
cubana, el candomblé o la macumba brasileños no está preparada para la democracia”
y en la cultura latinoamericana en general.
Varios análisis, e incluso académicos, suelen
Las revelaciones de los navegantes del siglo atribuir las causas de los conflictos a los únicos
XV al siglo XVII ponen de manifiesto el hecho y simplistas aspectos étnicos o “tribales”. Los
de que el África negra fue una tierra de bri- hechos han demostrado en la última década
llantes civilizaciones bien estructuradas. que este planteamiento es erróneo. Los con-
flictos como los de Sudán, Angola, Ruanda, Sie-
“África es un continente condenado al rra Leona, Liberia, la RDC y Somalia han puesto
subdesarrollo y a la pobreza” de manifiesto los factores multiformes locales,
nacionales, regionales e internacionales, en
Se suele perder de vista que el subdesarrollo particular las luchas por el poder y los abusos
de África no es una fatalidad irreversible. Es del poder, la ruptura entre el Estado y la na-
el resultado de los mecanismos de explotación ción, junto a los intereses geopolíticos de las
y agresión históricos, las injusticias interna- potencias externas y las multinacionales petro-
cionales institucionalizadas, junto a la mala leras o mineras que, en su búsqueda de mono-
gestión de los gobiernos poscoloniales pro- polio de la renta, apoyan a los gobiernos, a los
pensos al neopatrimonialismo (clientelismo) movimientos de guerrilla o a ambos a la vez.
y predadocracia. Es preciso subrayar aquí la
responsabilidad de la educación recibida por El argumento de falta de madurez de los afri-
las clases gobernantes africanas, criadas en la canos para la democracia, prevaleciente en
admiración de lo europeo y el desprecio de lo muchos círculos políticos del Norte, tiene una
africano, y que René Dumont expresa en estos clara connotación eurocentrista al identificar
términos: “los dirigentes africanos son nues- la democracia, e incluso el desarrollo, con la
tros alumnos. Han sido formados en nuestras occidentalización. Los hechos no coinciden
universidades, ejércitos y administraciones o con este planteamiento. Está naciendo una
en las universidades neocoloniales africanas. nueva generación de dirigentes africanos más
Han sido seducidos por nuestro modelo de vida democráticos y respetuosos de derechos hu-
y de desarrollo y les hemos enseñado como manos.
arruinar a África”.
Lo que ha fracasado en África no es el desarro-
De todas maneras, es preciso relativizar el llo o la democracia, que no son productos de
fracaso de África, que ha conseguido impor- importación o exportación, sino el mimetismo
tantes avances en los aspectos de desarrollo del modelo occidental, o la occidentalización.
8 humano, aniquilados por el ajuste estructural. Ello ha de interpretarse como la resistencia de
Se confunde aquí el fracaso con la resistencia los africanos a los modelos impuestos desde el
de los pueblos africanos al modelo económico exterior.
y social dominante, colonial y occidental.
Conclusión
La afirmación de los desastres africanos con-
trasta con las realidades siguientes: la tasa Se trata ahora de rechazar cualquier forma de
promedia del crecimiento anual en torno al pensar a África y sus diásporas a partir de los
5% en 2012-2013, resistiendo mejor África a demás o de la historia de los vencedores, de

486
La certeza de la política
afroprogresista
Agustín Lao Montes

Ubuntu: Rescatar memorias radicales afro- en el sistema-mundo moderno/colonial capi-


descendientes, sembrar presentes y culti- talista prima un patrón que con Aníbal Quijano
var futuros de des/colonialidad y liberación llamamos Colonialidad del Poder, constituido
por cuatro regímenes entrelazados de domi-
Arranco afirmando la transcendencia históri- nación: capitalismo, racismo, imperialismo y
ca del presente. Si en 1992 se vitalizaron los patriarcado.
movimientos étnico-raciales con la campaña
de los 500 Años de Resistencia Indígena, Negra Definimos el racismo como un régimen de do-
y Popular, en el 2013, a 200 años de las in- minación que tiene tres dimensiones: Racismo
dependencias que constituyeron patria gran- estructural, racismo institucional, y racismo
de y patrias chicas, en vista de la refundación cotidiano.
constitucional y simbólica de los Estados como
plurinacionales, multiétnicos, e intercultura- El racismo estructural: afecta los componen-
les, necesitamos una reflexión política pro- tes principales de la historia moderna, desde
funda en aras de transformaciones radicales. la economía mundial capitalista y la sobre-ex-
Vivimos una era de crisis de la civilización plotación y marginalización económica de las
occidental capitalista (económica, ecológica, masas trabajadoras, campesinas y desposeí-
política, cultural) lo cual requiere respuestas das racializadas negativamente (en América
contundentes e implica entender el rol prota- Latina mayormente afrodescendientes e indí-
gónico de l@s afrodescendientes en las luchas genas); y la desvalorización de nuestras me-
por la des/colonialidad y liberación. Para esto morias y saberes -por eso hablamos de racismo
hay que calibrar la centralidad del racismo en epistémico, hasta diversas formas de violen-
la historia moderna y en el mundo de hoy. cia racial- desde la brutalidad de la esclavitud
que fue uno de los holocaustos mayores de la
Racismo y colonialidad del poder era moderna, hasta situaciones como la actual
en Colombia donde hay más de 4 millones de
Si vemos los procesos de globalización en su desterrados y un sinnúmero de muertos en
larga duración de más de 500 años, vemos que una guerra que afecta desproporcionalmente

9
los que tienen el monopolio del discurso o de exigencias del desarrollo interno fortalecien-
los medios de comunicación o información. do la capacidad de acción y actuación de los
africanos. Con ello, África y sus diásporas sal-
Apostamos por el afrocentrismo (abierto, y no drán de su exclusión internacional y tendrán
cerrado) o la afrocentricidad, consistente en un cierto control sobre su propio destino, ac-
el sometimiento de las relaciones externas a tualmente en manos de los demás.
la racionalidad interna, en dar prioridad a las

junio 2013
a los afrodescendientes1. A esto añadimos la Coyunturas claves
violencia racial urbana que sobre todo sufren
jóvenes negros a través de las Américas. Esta suerte de autoafirmación de nuestra hu-
manidad y protagonismo (político, cultural,
El racismo institucional: que experienciamos e intelectual) siempre ha sido de carácter no
y observamos en todas las instituciones, desde solo local sino diaspórico y global. Los pan-
el Estado, donde consistentemente estamos africanismos históricos florecieron en cua-
sub-representados, el sistema educativo, don- tro coyunturas histórico-mundiales donde los
de se excluyen nuestras historias a la vez que afrodescendientes hemos estado al frente de
todavía somos relativamente pocos los estu- transformaciones a favor de la des/coloniali-
diantes y profesores universitarios; hasta las dad y liberación. Cada una representó épocas
viviendas, los servicios de salud, y los merca- de cambio global, momentos de crisis y por
dos de trabajo. Y finalmente el racismo como eso de gran intensidad de luchas y revolucio-
experiencia cotidiana de discriminación y hu- nes.
millación de diversas maneras, desde miradas
hostiles e insultos, hasta no ser bienvenidos El primero fue el de las revueltas de esclavi-
en ciertos lugares públicos y hogares privados. zados cuya cúspide fue la revolución haitiana,
la mayor revolución social de su época que
Esta condición persistente que el marxismo significó la invención de la des/colonialidad y
negro2 ha caracterizado como capitalismo ra- de la negritud como identidad política y pro-
cial ha implicado una continuidad en la domi- yecto de liberación. Allí se asentó una doble
nación étnico-racial y opresión económica de estrategia en la política afro: por un lado, el
los sujetos de la africanía moderna tanto en el Cimarronaje, es decir crear formas y espacios
continente africano como en la diáspora. Las propios de liberación, zonas liberadas “casa
ideologías racistas desde su inserción en el si- adentro” (para usar el concepto del afroecua-
glo XVI han considerado a los sujetos africanos toriano Juan García); y, por otro lado, la es-
y afrodescendientes como no-humanos o me- trategia de democratizar la democracia occi-
nos humanos. A contrapunto, la política afro dental, demostrado en el hecho de que Haití
ha sido como una suerte de humanización que fue la única revolución de la época donde se
siempre ha implicado discursos propios y pro- cumplió verdaderamente la Declaración Uni-
fundos de libertad y democracia, y por ende versal de los Derechos Humanos del Hombre
ha sido una fuerza progresista en la historia y el Ciudadano de 1789. De ahí en adelante
de la humanidad. La política de liberación se asentó la política afro como un pilar en las
negra siempre ha sido una afirmación de vida políticas de des/colonialidad y liberación a
contra los regímenes de terror y muerte que través de una doble estrategia: por un lado el
confrontamos desde el holocausto de la escla- cimarronaje, la creación de espacios propios
vitud hasta la pluralidad de formas de violen- de libertad, pensamiento, expresión cultural
cia racial (económica, ecológica, epistémica, y prácticas comunitarias de solidaridad; y, por
cultural, sexual y política) que han dado for- otro lado, los movimientos sociales, políticos,
ma y contenido al racismo a través de toda la culturales e intelectuales que han sido fun-
historia moderna. damentales para forjar libertad y equidad no
10 solo para los afrodescendientes sino para la
1 Utilizo los términos afrodescendiente, afro, y humanidad en general.
negro de manera intercambiable, los valores tanto
políticos como epistémicos de dichas designaciones El segundo momento, en los 1920s-1930s,
son contextuales y cambiantes y por ende cada uno durante la gran depresión, revoluciones en
de ello tiene acepciones tanto críticas (en el sentido
positivo) como problemáticas.
China, México y Rusia, y grandes guerras oc-
cidentales, floreció otra ola global de movi-
2 Ver el importante libro de Cedric Robinson
(2000). Black Marxism: The Making of a Radical mientos negros. La llamada “cuestión negra”
Tradition. University of North Carolina. fue debatida en las internacionales comunis-

486
tas donde brillaron figuras como el caribeño movimiento negro de liberación de los 1960s-
CLR James, abogando por una combinación de 70s en los Estados Unidos elaboró una política
organización propia pan-africana en conjun- que vinculó el racismo con el capitalismo y el
to con participación afro en los partidos y en imperialismo, que se expresó no solamente
alianzas socialistas nacionales e internaciona- en organizaciones radicales como las Panteras
les. También fue el momento de las luchas Negras y la Liga de Trabajadores Negros Revo-
contra la intervención imperialista occiden- lucionarios, sino también en el ultimo Martin
tal en Etiopía, del movimiento de Garvey que Luther King que ligó la oposición a la guerra
sumó millones de afrodescendientes a través de Vietnam y la lucha contra el racismo con
del mundo, del movimiento cultural y político reclamos a favor de la democracia económi-
de negritud que nació en el mundo francófono ca. Franz Fanon, quien fue una de las grandes
y del renacimiento de Harlem. Hay una gran figuras políticas e intelectuales de la época
necesidad de estudiar y escribir la historia planteó con claridad la relación necesaria en-
de los afro-latinoamericanos y afro-caribeños tre combatir el racismo con luchar por la libe-
en aquel momento clave de movimientos po- ración nacional y el socialismo. En este arti-
líticos, culturales e intelectuales tanto en la culo corto no puedo hacer un balance mínimo
historia de las izquierdas en general como del del desenlace de aquella ola de movimientos
mundo afro en particular. A pesar de diferen- antisistémicos, pero es importante decir que
cias significativas, por ejemplo entre DuBois debe ser motivo de reflexión, como los éxitos
y Garvey, los pan-africanismos de principios relativos del movimiento negro de los 1960s-
del siglo XX en general se oponían tanto al ra- 70s en los Estados Unidos que lograron crear
cismo como al imperialismo. No todos eran una clase media y una clase política afro, al
anti-capitalistas y anti-patriarcales, pero el tiempo que las mayorías de la clase trabaja-
pan-africanismo radical fue también desde un dora y sectores marginados siguen en severas
principio una de las fuentes mayores de las condiciones de opresión y desigualdad, mien-
luchas por la justicia social y la equidad de gé- tras el racismo sigue vivito y coleando como
nero como se demuestra en figuras como Clau- demuestra la persistencia, tanto de los índices
dia Jones, una feminista de origen jamaiquino de desigualdad, como de las prácticas de dis-
que promovió la triple lucha contra la opre- criminación. Esto indica que las luchas contra
sión de clase, género y raza desde los 1930s. el racismo son necesarias pero no suficientes,
que se deben conjugar con gestas contra las
El tercer momento, el de los 1960s-70s fue otras aristas de la colonialidad del poder: el
cuando comenzó la crisis de hoy. Aquí se des- imperialismo, el capitalismo y el patriarcado.
tacan dos grandes luchas anti-racistas: el mo-
vimiento de liberación negra en los Estados Movimientos en América Latina
Unidos y el movimiento contra el apartheid
en Suráfrica, que le dieron liderato a las po- El cuarto momento es el actual, y comienzo
líticas en contra del racismo y por la equidad afirmando que la emergencia de los movi-
racial en la más grande ola de movimientos mientos afro en América Latina con particular
antistémicos que había tenido el mundo. Las fuerza desde los 1980s, en el contexto de la
luchas por la liberación nacional en el conti- globalización neoliberal, surgió como parte de
nente africano (en Argelia, el Congo, Ghana, una nueva ola de movimientos antisistémicos 11
Egipto, Kenia, etc.) dieron fin a los últimos y de las crisis de las viejas izquierdas vanguar-
vestigios del colonialismo formal, lo cual tuvo distas y obreristas que tendían a marginalizar
respuesta violenta del imperialismo occiden- la cuestión racial. También había y sobrevive
tal ejemplificado en el asesinato de Lumumba una tendencia a deslindar lo racial de lo étni-
en 1961. En los Estados Unidos, la consigna de co, asociando lo racial con lo afro y lo étnico
“poder negro” catalizó otras luchas y llegó a con lo indígena, lo que ha venido acompaña-
traducirse en “poder feminista”, “poder rojo” do de un indigenismo que tiende a negar el
(indígena) y “poder amarillo” (asiático). El problema del racismo como un mal que afecta

junio 2013
tanto a los afrodescendientes como a los in- y poder afroamericano donde compiten un
dígenas. La formación de redes nacionales y pan-africanismo conservador, que puede
transnacionales de movimiento afro por toda servir de punta de lanza a los peores proyec-
América Latina a partir de los 1980s marcó un tos de poder imperial, al que Chucho García
giro hacia el Sur en el eje principal del activis- cataloga como afroderecha, un pan-africa-
mo negro en las Américas. Uno de los hitos de nismo neoliberal, que aboga por proyectos
esta articulación de movimientos fue el proce- como los Tratados de Libre Comercio (TLC) y
so de organización y concientización que llevó el Plan Colombia, acompañados con fondos y
a la Declaración y Plan de Acción de la Tercera programas para los afros, en contraste con un
Conferencia Mundial Contra del Racismo y For- pan-africanismo radical que trabaja a favor
mas Conexas de Discriminación celebrada en de la forja de un proyecto de des/colonialidad
Durban, Suráfrica en el año 2001, lo que signi- y liberación. Aquí no podemos presentar el
ficó una apertura tanto organizativa como ins- espectro de actores, ideologías y perspectivas
titucional en la gestión contra el racismo y por políticas en juego, pero hay algunos asuntos
la equidad racial a través de la región. Esto que son absolutamente pertinentes al artícu-
representó logros significativos en el frente lo. Es necesario hacer un balance de los logros
antirracista, incluyendo que el racismo llega- y carencias de las políticas étnico-raciales, las
ra a ser reconocido como un problema clave cuales debemos reconocer que todavía son
en los discursos públicos de la región, lo que marginales y operan en un contexto de capita-
constituyó una especie de pequeña revolución lismo neoliberal y crisis que genera cada vez
político-cultural en América Latina donde esto más opresión y desigualdad para las mayorías
era considerado un mal de los Estados Unidos, afrodescendientes. Si no hay cambios de fon-
en contraste a una alegada democracia racial do en las estructuras de poder político y eco-
en Nuestra América. El intelectual senegalés nómico, la eficacia de las políticas va a ser
Doudou Dien, encargado oficial de dar segui- muy limitada y esto trae de entrada el tema
miento a la agenda de Durban, plantea que de la relación entre luchar contra el racismo,
América Latina es la única región del mundo el capitalismo, el imperialismo y el patriarca-
donde los principios y políticas contra el ra- do, el tema de la política de des/colonialidad
cismo que se aprobaron en Durban han tenido y liberación. La agenda de Durban es necesa-
influencia tanto en los movimientos como en ria pero no suficiente, porque la lucha contra
los gobiernos. el racismo tiene que articularse con las luchas
contra otras formas de opresión con las cuales
La efervescencia de movimientos afro junto esta entrelazada. Dicha perspectiva política
con la emergencia de políticas de equidad ra- ha de recuperar la mejor tradición de los mo-
cial a través de la región, cuya expresión más vimientos emancipadores de África y la diás-
avanzada es el Ministerio de Igualdad Racial pora africana. Esto nos lleva al tema de la
en Brasil, han creado lo que denomino como relación entre el llamado Socialismo del Siglo
un campo político afrodescendiente en Améri- XXI, el racismo y la cuestión étnico-racial.
ca Latina que entrelaza de formas complejas
y muchas veces contradictorias movimientos La tradición radical Afro brilla por su ausen-
con Estados e instituciones transnacionales de cia o aparece solo de manera marginal en los
12 tipo diverso desde ONGs como “Global Rights”, discursos tanto políticos como intelectuales
hasta instituciones del capital transnacional del Socialismo del Siglo XXI y del Buen Vivir.
como el Banco Mundial y el Banco Interameri- Una de las tareas urgentes en lo que Boaven-
cano de Desarrollo (BID) y del Estado imperial tura de Sousa Santos llama “reinvención de la
como U.S. Agency for International Develop- emancipación” es recuperar la memoria del
ment (USAID). Una manera de deslindar dife- pan-africanismo radical y colocar las luchas
rencias en la política Afroamericana Norte-Sur en contra del racismo y particularmente contra
es describiéndola como un campo de contien- el racismo anti-negro al centro de la nueva po-
das entre diferentes proyectos de solidaridad lítica de des/colonialidad y liberación. Es im-

486
perativo combatir la amnesia colectiva sobre la je surafricano. Ubuntu se suele traducir con
tradición radical afro o pan-africanismo revo- la máxima “Soy porque somos” que sirvió de
lucionario en sus vertientes políticas, intelec- consigna tanto al Encuentro de Consejos Co-
tuales, culturales. Como bien decía Fernando munitarios Afrocolombianos en mayo 2012,
Martínez Heredia en una conferencia en Cuba, como al Congreso Nacional Afroecuatoriano de
“Si no se combate el racismo no puede haber septiembre del mismo año. Más aun, Ubuntu
socialismo del siglo XXI”, a lo que añadimos que significa una postura ética-existencial de ar-
sin reconocer la importancia protagónica de los monía entre los seres humanos con todos los
movimientos negros en la construcción históri- otros seres del planeta (flora y fauna, entorno
ca de la democracia radical y la justicia social, ambiental), que apunta a una racionalidad de
seguimos sumidos en la negación construida vida ecológica fundamentada en principios de
por el racismo anti-negro. solidaridad y reciprocidad que corresponde a
formas de economía y gobierno antitéticas a
La necesidad de las alianzas las lógicas de explotación, ganancia a cual-
quier costo, guerra y violencia que priman en
Nosotros como comunidad afroprogresista te- la civilización occidental capitalista. Es decir,
nemos la mayor responsabilidad de sacar al la vida plena en clave de africanía.
relieve esta tradición, a la vez que debemos
ubicarmos al frente de los espacios y terrenos En la misma clave afrodescendiente y a la luz
de lucha más importantes de esta época, como de la tradición del pan-africanismo radical,
son los procesos del Foro Social, procesos de la Articulación Regional Afrodescendiente en
integración regional como el ALBA, las cum- América Latina y el Caribe (ARA) surge a partir
bres ecológicas y por la soberanía alimentaria de tres reuniones, una en Ecuador, en diciem-
y la Marcha Mundial de las Mujeres. Dos asun- bre de 2010, otra en Cuba, en junio del 2011,
tos fundamentales para nosotros son las ges- y el Cuarto Encuentro de Afrodescendientes y
tiones para desarrollar relaciones de solidari- Transformaciones Revolucionarias en América
dad y amistad con los pueblos del continente Latina que se realizo en Venezuela, también
africano y la reconstrucción de Haití en base en junio del 2011. ARA es un movimiento de
a los principios y prácticas de la hermandad movimientos, una red de redes afrodescen-
afrodiaspórica y la diplomacia de los pueblos. dientes de carácter progresista cuyo programa
se puede resumir en los siguientes puntos:
En la arena de lucha contra el racismo, enten-
dida como práctica política de liberación, una 1. En el ámbito geopolítico regional, esboza-
de las tareas cruciales es construir relaciones mos una serie de propuestas para insertar-
estratégicas entre el movimiento afro y el nos centralmente en los procesos de inte-
movimiento indígena. Para esto es necesario gración regional. Impulsamos la creación
tanto reconocer las condiciones comunes de de un Consejo Consultivo Afrodescendiente
opresión racial, social, epistémica y cultural, en la Comunidad de Estados Latinoameri-
como respetar las diferencias y valorar los canos y del Caribe (CELAC), la creación de
aportes de cada colectividad histórica. To- un Fondo del ALBA para las reparaciones y
cando ese tambor en clave afrodescendiente, el desarrollo autosostenible de las comuni-
decimos que si bien es positivo esgrimir pos- dades afrodescendientes, y de un programa 13
turas contra el capitalismo neoliberal en aras en solidaridad con Haití. También hemos
de formas de vida material y espiritual indíge- propuesto la creación de un Fondo Regional
na que se traducen como Suma Kawsi o “buen para la Memoria que rescate, sistematice
vivir”, también es necesario afirmar imagina- y disemine nuestros saberes ancestrales y
rios, lenguajes y prácticas análogas en África y memoria histórica, y la organización de un
Afroamérica. Esto implica utilizar y diseminar Observatorio contra la Discriminación que
nuestros propios conceptos como Ubuntu que se organice por país y se coordine a nivel
sería un equivalente al “vivir bien” en lengua- regional.

junio 2013
2. En cuanto al orden global y en particular cos como el Foro de Sao Paulo y los procesos
el sistema de la Organización de Naciones del Foro Social Mundial. En este sentido una
Unidas, nos unimos al reclamo por el De- idea que hemos discutido es el organizar un
cenio de los Afrodescendientes como paso Foro Social Afroamericano. Por supuesto, en
previo para instituir un Foro Permanente este renglón también caben las relaciones de
Afrodescendiente en la ONU, el cual, de l@s afrodescendientes con organizaciones y
manera similar al Foro Indígena, sea un es- partidos políticos progresistas y de izquierda.
pacio de reunión, deliberación y abogacía
en defensa de las aspiraciones e intereses Desafíos
del continente africano y las diásporas afri-
canas en el mundo. Aquí, uno de los ob- Cierro este artículo enumerando tres de los
jetivos es la implementación y elaboración desafíos principales que entiendo tenemos
de la agenda de Durban contra el racismo. para avanzar simultáneamente en las luchas
contra el racismo y a favor de un orden social
3. En cuanto a los escenarios de país y en rela- más justo e igualitario, estas son:
ción a los Estados, es preciso resaltar la ne-
cesidad de promover políticas para comba- 1. Cómo superar la brecha entre el cambio en
tir el racismo estructural e institucional en las leyes y el discurso estatal con la persis-
aéreas básicas de la vida social como salud, tencia de las desigualdades sociales, para
vivienda, empleo, representación política y lograr transformaciones en las configura-
educación. Ésta supone reformas educati- ciones de poder social con el fin de comba-
vas y acciones afirmativas para desmontar tir los múltiples modos de opresión (de cla-
el sesgo eurocéntrico que todavía prima en se, raza, genero, sexualidad), y del daño
nuestros sistemas de educación y también y destrucción (ecológica, guerra, de salud
para integrar perspectivas de conocimien- física y mental, etc.) que se profundiza con
to a partir de las historias, contribuciones la crisis de la civilización occidental capita-
y saberes afrodescendientes. Estas medi- lista. Esto supone definir y ejecutar estra-
das específicas de justicia reparativa o po- tegias de cómo conjugar el reconocimiento
líticas públicas étnico-raciales han de ser cultural y étnico-racial con la redistribu-
combinadas con políticas universales para ción de poder y riqueza en la sociedad.
la equidad, la democracia sustantiva y la
plena participación ciudadana. 2. El segundo desafío es cómo vincular la po-
lítica práctica (o la política de lo posible)
Fortalecer los niveles de organización, movili- con una visión transformadora que nos dé
zación y educación política de las comunidades un horizonte de futuro. Como ya hemos
afrodescendientes en la región para promover sugerido, las mejores tradiciones del pan-
una política de movimiento social de carác- africanismo radical siempre han combi-
ter antisistémico. Esto envuelve una política nado el pragmatismo de poder con un ho-
de alianzas con otros movimientos -indígena, rizonte utópico de liberación no solo para
feminista, ecológico, campesino, obrero, es- el mundo afro sino para la humanidad en
tudiantil, urbano, GLBT, etc.-, como también general, un proyecto de nueva humanidad
14 reconocer cómo se cruzan todas estas formas que siempre ha estado en el corazón de la
de opresión y por ende de identidad y lucha en política afroprogresista. Esto implica sa-
el mundo afro. Es decir, integrar claramente biduría en el diseño e implementación de
en nuestra política cuestiones ambientales, políticas a corto, mediano y largo plazo, lo
de género y sexualidad, y de clase, enten- que supone saber distinguir entre reformas
diendo la doble y triple militancia de líderes neoliberales que reproducen el status quo
y lideresas afrodescendientes. Esto también y reformas radicales que buscan desafiar y
implica participación en escenarios regionales derrocar el orden imperante de la colonia-
y transnacionales de movimientos antisistémi- lidad del poder.

486
3. El tercer reto es desarrollar una política expresan en todo el tejido cultural desde la
de alianzas y coaliciones que permita des- sabiduría musical y danzaría, expresado en los
encadenar los múltiples nudos de opresión blues y la salsa, como también en la “resis-
con diversos lazos de liberación, el comba- tencia rasta” de Bob Marley y el hip-hop poli-
tir las cadenas de la colonialidad con hilos tizado que se ha convertido en un movimiento
de solidaridad para tejer “todas nuestras político afrojuvenil a escala global.
luchas”, como dice una consigna de los
movimientos sociales venezolanos. Esto Dentro de nuestras prácticas des/colonia-
quiere decir, ver las reivindicaciones étni- les y libertarias es fundamental destacar el
co-raciales en relación a la diversidad de afrofeminismo, una larga tradición que si nos
formas de injusticia: sexual, ecológica, de remontamos al siglo 19 recordaremos la elo-
género, cultural, ética, epistémica, que se cuencia de Sojouner Truth que preguntaba iró-
corresponden a las diversas dimensiones de nicamente al movimiento feminista blanco de
la crisis de la civilización occidental capita- los Estados Unidos ¿No soy yo una mujer? Se
lista. manifestó con particular eficacia política el
liderato del feminismo afro-latinoamericano
El Decenio de l@s Afrodescendientes que co- al colocar la relación de racismo y sexismo al
mienza en el año 2013 es una oportunidad frente de la Conferencia Mundial de las Muje-
para visibilizar y celebrar nuestras memorias, res de 1992 en Beijing, y cuya fuerza en nues-
historias, culturas y subjetividades, como tra región se reveló recientemente con gran
también para organizarnos y movilizarnos en vigor en el impacto público de la reciente visi-
contra del racismo, a favor de la equidad y ta de Ángela Davis a Colombia.
de manera más general en aras del proyecto
de des/colonialidad y liberación que es fun- También es sumamente importante recordar
damental tanto para nosotr@s como para la y subrayar la memoria radical del continente
región y la humanidad en pleno. Por ende, africano manifiesto en el legado de figuras po-
esta también ha de ser ocasión para el deba- líticas como Amílcar Cabral, Patricio Lumum-
te, lo que implica deslindar diferencias y afir- ba, Kwame Kruhma y en el proyecto de Ujama
mar con certeza la política afroprogresista en o Socialismo Africano que articuló Julius Nye-
la mejor tradición del pan-africanismo radi- rere en Tanzania del cual hemos de aprender
cal, que supone una visión crítica tanto “casa sus lecciones tanto positivas como negativas.
adentro” como “casa afuera”. La nueva ola de luchas libertarias en África,
reveladas tanto en el crecimiento de Vía Cam-
Propongo una doble estrategia, desde aden- pesina como de movilizaciones masivas a tra-
tro y desde afuera de instituciones estatales vés del continente madre, demuestra cómo la
y multilaterales, para, por un lado, abrir es- celebrada Primavera Árabe tuvo a su lado una
pacios dentro de ellas y, por otro lado, for- Primavera Africana. Como sabiamente decía
talecer el nivel de organización, autonomía y CLR James, las luchas y proyectos de libera-
apoderamiento de los movimientos y sus redes ción de África y los afrodescendientes siempre
a nivel local, nacional y regional. Desde la han sido ejes centrales del cambio revolucio-
perspectiva de los movimientos y de nuestras nario en el mundo entero y el inicio del De-
comunidades de base, podría ser un momento cenio debe ser ocasión de revitalizar ese rol 15
clave para la educación política, la concienti- protagónico nuestro.
zación, la movilización propia y el desarrollo
de alianzas y coaliciones, para instalarnos só-
lidamente en esta nueva ola de transforma- Agustín Lao Montes es profesor-investigador
ciones históricas que hace de América Latina y de FLACSO-Ecuador y miembro del Comité
Político de la Articulación Regional
el Caribe una de las regiones más dinámicas y
Afrodescendiente en América Latina y el
promisoras del planeta. Esto significa cultivar Caribe (ARA).
nuestra mejores tradiciones libertarias que se

junio 2013
Las mujeres
afrodescendientes en el
proceso bolivariano
Esther Pineda G.

L as fatídicas consecuencias del secuestro y


desplazamiento de la población africana
de su espacio socio-cultural, así como la pos-
en la actualidad solapada no han menguado
o desaparecido; más bien la discriminación se
ha perfeccionado y tecnificado actuando des-
terior explotación y latrocinio al que fue ex- de nuevos espacios y modos relacionales.
puesta tras el establecimiento de un modelo
económico mercantilista y la política europea En nuestras sociedades la afrodescendencia se
de colonización esclavista, dejaron marcada esgrime aún en la actualidad como estigma,
con tinta indeleble una historia de injusticia la negritud permanece en el imaginario social
y exclusión en nuestra América Latina, cuyos como atributo indeseable y desacreditador,
efectos continúan siendo padecidos por la ma- como característica capaz de reducir a los
yor parte de la población en nuestras socie- individuos al estado de seres menospreciados
dades. y desdeñables, como símbolo de inferioridad
psicológica y social, al mismo tiempo que el
La existencia y vigencia de los prejuicios ét- solo hecho de ser mujer es motivo para la des-
nico-raciales es indiscutible, la situación his- calificación, el desplazamiento y la relegación
tórica del esclavo durante el periodo colonial de los espacios productivos y de toma de de-
continúa condicionando la situación social ac- cisiones.
tual de la población afrodescendiente, al mis-
mo tiempo que ha legitimado los prejuicios Esta situación se ve significativamente agrava-
y estereotipos introducidos en la conciencia da y profundizada al ser interceptadas dichas
colectiva por un estado esclavista, capitalista variables, pues la experiencia histórica afirma
y opresor, perpetuando a la afrodescendencia que el sufrimiento, la opresión y la desigual-
en el escalafón más bajo de la pirámide social. dad han de experimentarse de diversas for-
mas, distinguiéndose, profundizándose y agra-
Así, a través de diversos agentes socializado- vándose por la pertenencia a un determinado
res como son la familia, la religión, la educa- grupo racial, económico, político, su situación
ción, los medios de comunicación, difusión e geográfica, como así mismo por la preferen-
información, entre otros, se operacionalizaron cia sexo-afectiva; elementos que darán como
dispositivos de dominación, promoviéndose el resultado una exclusión magnificada, siendo
desprecio y rechazo de todo sujeto social que ésta a la que se han visto sometidas histórica-
16 no perteneciese al grupo de los hombres blan- mente las mujeres y afrodescendientes pro-
cos, heterosexuales y poseedores de recursos. ducto del establecimiento del cepo sexista-
racista de nuestras sociedades occidentales.
De esta manera, un conglomerado de valores
negativos sobre la africanidad y la negritud Es por ello que la historia de las mujeres afro-
se institucionalizo en el imaginario colectivo descendientes ha sido una historia social di-
y sirvió como justificación de prácticas racis- ferenciada, definida a partir de la exclusión,
tas y discriminatorias que fueron reproducidas la violencia, la trasgresión de su libertad y
y transmitidas en el entramado social, y que su cuerpo, pero también de la resistencia y

486
la lucha por su emancipación. Hechos en su nada clase socio-económica, lo cual habrá de
conjunto que contribuyeron a la conformación afianzarse mediante el categórico rechazo a
de una experiencia femenina y racial disímil la conciliación y convivencia con los valores
a la vivenciada por las mujeres blancas y los del orden político social decadente.
hombres negros.
Por tanto, la revolución se construye y define
Será a partir de esta dinámica social raciali- a partir de la diversidad, de la inclusión de
zada que se consolida su situación social ac- los múltiples y diversos, de aquellos tradicio-
tual, heredera de los prejuicios y estereotipos nalmente definidos como sujetos periféricos,
a los que estuvo sometida en el pasado y que ahora convertidos en protagonistas del pro-
constituyeron elementos base para su exclu- ceso; protagonismo que, además, solo puede
sión del sistema de producción económico, darse mediante la acción cooperativa, recí-
intelectual, artístico y cultural de la sociedad proca y la corresponsabilidad entre el indivi-
moderna. duo, sus colectivos y el Estado; la superación
del Estado anterior: interventor, normativista,
En este contexto, la igualdad y la superación y su sustitución por un Estado soporte de esos
de la dinámica sexista-racista que ha carac- colectivos e individuos emancipados o en pro-
terizado nuestras sociedades se constituyen ceso de emancipación.
como amenazas, al anunciar la decadencia del
sistema de privilegios (poder, riqueza, conoci- Han sido estos los criterios que han dirigido la
miento y prestigio) arbitrariamente adquiridos construcción y consolidación de la Revolución
por el patriarcado eurodescendiente median- Bolivariana en Venezuela impulsada por el Co-
te la apropiación forzosa y monopolización del mandante Hugo Chávez, proceso que se erige
capital cultural de todo aquel racial y genéri- como dignificante del ser social frente a los
camente distinto. embates de la deshumanización del capitalis-
mo depredador, ejercidos mediante manifes-
Por tanto, toda confrontación al tradicional taciones ocultas de efectos explícitos como lo
sistema de explotación será impelida, se in- son el racismo, el sexismo y el clasismo.
tentará mantener, reproducir y prolongar el
orden jerárquico de la ideología imperialista Es en este contexto que es posible conside-
a través de la consolidación de una moral, va- rar diversos avances de carácter ideológico y
lores y tabúes específicos garantes de la orga- discursivo en la situación de las mujeres afro-
nización unidireccional, monoracial y falocén- descendientes, quienes se han integrado signi-
trica de nuestras sociedades. ficativamente al proceso revolucionario y con
ello han logrado una progresiva revolución de
Así, la revolución como proyecto de transfor- su experiencia social, política, económica y
mación profunda y masiva de la sociedad, de cultural diferenciada como mujeres afrodes-
ruptura con estructuras y esquemas organiza- cendientes.
tivos anacrónicos y deshumanizadores, se ini-
cia con la desarticulación de esa falsa moral, Este hecho ha sido factible fundamentalmente
normas, valores y ética burguesa. por la organización social de la revolución, la
cual ha estado orientada al reconocimiento y 17
La revolución ha de organizarse en dos núcleos visibilización de la aún existente discrimina-
de acción, que incluyen la modificación tan- ción, marginación y vulnerabilidad de grupos
to de la estructura política como del sujeto específicos, entre ellos las mujeres afrodes-
político operante y actor en esas estructuras cendientes; con lo cual se ha logrado una pro-
políticamente revolucionadas; haciéndose ne- gresiva desarticulación del discurso hegemó-
cesario descoyuntar los prejuicios raciales, las nico del mestizaje que profundizó, perpetuó e
discriminaciones por razones de género y las invisibilizó el racismo en nuestro país.
desigualdades por pertenencia a una determi-

junio 2013
Además de ello ha sido introducido un discurso Estos hechos en su conjunto favorecen la cons-
dignificante de la mujer y la afrodescendencia, titución de la revolución venezolana como
el reconocimiento de la participación y con- proceso potencialmente incluyente de estos
tribución de los y las afrodescendientes a la sujetos periféricos víctimas de la triada de
formación de la cultura e historia venezolana, la opresión: capitalismo, sexismo y racismo;
mediante la promoción al cuestionamiento de capaz de transformarlos en sujetos y sujetas
la tradición, y la valoración de las múltiples ex- políticos experiencialmente diversos, median-
periencias diferenciadas de los sujetos sociales te el reaprendizaje de la historia afrovenezo-
pertenecientes a los diversos grupos étnicos, lana, la resignificación y revaloración de las
raciales, genéricos y socio-económicos. mujeres afrodescendientes, la visibilización
de su experiencia y lucha por la equidad desde
Es posible también adjudicar como uno de los espacios de diferencia.
significativos avances en estos años del proce-
so revolucionario, la consolidación de espacios
para el debate en una sociedad en la cual toda Esther Pineda G. es socióloga, Magíster
divergencia al pensamiento hegemónico había en Estudios de la Mujer. Entre sus textos
se incluyen: Roles de género y sexismo
sido silenciada; nuestro pueblo y nuestras mu-
en seis discursos sobre la familia nuclear,
jeres afrodescendientes tienen la posibilidad Acercándonos Ediciones, Argentina.
de expresarse y reflexionar sobre su situación Reflexiones sobre Teoría Sociológica Clásica.
específica lo cual ha dado como resultado la Editorial Académica Española, Alemania.
formulación masiva de propuestas y proyectos Y Apuntes sobre el amor, Acercándonos
desde y para los grupos y comunidades afro- Ediciones, Argentina.
descendientes.

www.alainet.org/images/dossier_Venezuela_2013.pdf

Dossier
18
Revolución
Bolivariana:
Proyecto de vida
de Chávez

486
Dimensiones de la
afrocolombianidad en
coyuntura de paz
Aiden Salgado Cassiani

H oy, para hablar de las comunidades afro-


colombianas, negras, palenqueras y raiza-
les , y su situación socio-económica, como re-
1
En Colombia, a este grupo étnico, después
del proceso de su primera independencia (en
1810), se le comenzó a reconocer tímidamen-
sultado del conflicto político social y armado te algunos derechos como personas. (Como la
reflejado en el componente militar, hay que ley de vientre o de manumisión, que consistía
hacerlo desde una dimensión estructural que en otorgarles la libertad a las hijas y los hijos
cobije lo histórico, el presente y el futuro, de las esclavizadas hasta que cumplieran 18
que algunos cientistas sociales llaman el post años de edad). Después de más de 30 años
conflicto. Se hace necesario realizar esta ubi- de independencia, en 1852 se da la abolición
cación temporal, para poder tener una visión de la esclavitud en Colombia; lo que no le ga-
más amplia de la población descendiente de rantizó a los esclavizados y sus descendien-
africanos en Colombia frente al conflicto. Y tes, condiciones de vida reales comparables
con ello, no respondemos a interpretaciones con el resto de la población blanco mestiza.
simplemente coyunturales, sino a reflexiones Sin embargo, esta población pasó de la condi-
históricas o temporales. Esto nos lleva a rea- ción de esclavizada a la de nuevo proletariado
lizar un análisis profundamente crítico que asalariado, sin garantía de derechos sociales,
pueda arrojar elementos para teorizar pre- políticos y económicos. Además de esto, los
misas, predeterminar rutas o rumbos para los afrocolombianos no fueron tenidos en cuenta
afrodescendientes en una Colombia post con- en el ordenamiento jurídico colombiano como
flicto. De lo contrario, estaríamos divagando personas de derecho.
sobre el conflicto y las comunidades negras,
sobre un presupuesto sin sustentos reales. Antes que lograr un reconocimiento, después
de la abolición de la esclavitud en Colombia,
En este sentido, la historia de las comunida- esta población pasó al anonimato jurídico, a la
des afrocolombianas se remonta cinco siglos invisibilización de derechos y de beneficios de
atrás, cuando empezó la trata trasatlántica, los bienestares del Estado. Tuvieron que pasar
con un proceso de esclavización que se dio en más de 130 años para que los afrocolombianos
América. Un buen número de hombres, muje- fueran reconocidos jurídicamente, a partir de
res y niños fueron traídos a la fuerza de África la Constitución política de 1991. Sin embargo
a las Américas y el Caribe, donde estuvieron esta población, desde principios del siglo XX,
esclavizados durante tres siglos. Hecho que comenzó a exigir reivindicaciones (Maguemati 19
ubicó a las personas traídas de África en la y otros 67: 2012). A partir de 1943, se fue per-
capa más baja de la población mundial. filando una lucha desde una identidad étnica
particular, en contra del racismo y la discrimi-
1 Afrocolombiana, negra, palenquera y raizal: nación racial, dando como resultado la decla-
términos utilizados para referirse en Colombia a ratoria del «Día del Negro» el 20 de junio de
las personas descendientes de africanos. De aquí 1943. Así se dio origen al Club de Negros, que
en adelante se utilizará cualquiera de ellas para su fue un espacio que se creó en Bogotá para tra-
referencia.

junio 2013
bajar por los derechos de los afrocolombianos tiempo, se fue extendiendo al resto del terri-
en esta ciudad a mediados de la década de los torio nacional. Por ello, los lugares habitados
cuarenta en el siglo pasado. por la diáspora africana no podían ser la ex-
cepción. Pero es a finales de los ‘90 y en el
Hechos como éstos son reconocidos como primer gobierno de Álvaro Uribe Vélez, cuan-
embriones del proceso organizativo afroco- do se profundiza la crisis humanitaria en los
lombiano, que se viene a estructurar con una territorios de comunidades negras. A raíz del
agenda clara y concreta para las comunida- desplazamiento y de los asesinatos y persecu-
des negras en 19752, como es reconocido en ción de los afrocolombianos, éstos traspasan
el texto “Movimiento Social Afrocolombiana, las fronteras del territorio nacional y se con-
Negro, Raizal y Palenquero: El largo camino vierten en refugiados en países vecinos, como
hacia la construcción de espacios comunes y Ecuador y Venezuela.
alianzas estratégicas para la incidencia polí-
tica en Colombia”3. Allí, los autores rescatan Los territorios habitados por las comunidades
la memoria histórica de los procesos organi- negras, que en el pasado fueron desechados
zativos afrocolombianos como algo que no es por encontrarse en lugares recónditos, aparta-
nuevo y tiene su origen mucho antes que los dos, selváticos y montañosos, por ende aban-
reconocimientos jurídicos del Estado colom- donados, se han convertido, en las dos últi-
biano en la Constitución de 1991. Es lo que mas décadas, en los lugares más apetecidos
nos da los elementos para el desarrollo de los por las multinacionales y los grandes emporios
derechos de los afrodescendientes estableci- nacionales, debido a su riqueza natural y, últi-
dos en la ley 70 de 1993, donde lo más resca- mamente, a causa de su ubicación geoestraté-
table está en la educación y en la titulación gica. Estos territorios son los lugares de ma-
colectiva de los territorios que hoy están en yor confrontación bélica entre los diferentes
riesgo, debido a la realidad del conflicto que ejércitos regulares e irregulares. Ejemplo de
se ramificó en todo el territorio nacional a ello es lo que sucede a diario en el Pacifico co-
mediados de los años 80 del siglo pasado. lombiano. Estas situaciones las padecemos y
sufrimos las comunidades negras de diferentes
Impacto de la lucha armada formas. El conflicto armado, tanto en el te-
rritorio, como en las grandes ciudades donde
Como segunda dimensión de análisis, desde llegamos en condición de desplazados o mi-
esa época la coyuntura que vive la población grantes, nos ubica en los cinturones de mayor
afrocolombiana en el marco del conflicto co- miseria del país. Por otro lado, son nuestros
mienza a ser relevante, cuando en la estra- jóvenes los que están enfilados en los diferen-
tegia de confrontación empieza a intervenir tes ejércitos, como carne de cañón, sea en la
el paramilitarismo de la mano con el narco- guerrilla, en el ejército o con los paramilita-
tráfico y los grandes ganaderos. Esto sucedió res, puesto que no tienen oportunidades de
en zonas como el Urabá Antioqueño, con gran estudio o de trabajo.
presencia de la comunidad negra, y en el Mag-
dalena medio. El paramilitarismo comienza Generar oportunidades
a ejercer control a través de las masacres y
20 del desplazamiento que, con el transcurso del Como última dimensión decimos que, para
que los afrocolombianos puedan cambiar y sa-
2 Ver conclusiones del primer encuentro nacional lir de la precaria situación socioeconómica en
de la población negra colombiana, realizado en Cali- que viven, tanto en el campo como en las ciu-
Colombia 1975 en Negritudes de Valentín Moreno
dades, es importante que se generen condi-
Salazar, 1995, Editorial XYZ, Cali.
ciones reales de oportunidades. Éstas pueden
3 Maguemati Wabgou, Jaime Arocha, Aiden Salgado
y Juan Carabalí, Universidad Nacional de Colombia,
tener su punto de partida en las discusiones
Facultad de Derechos, Ciencias Políticas y Sociales, de La Habana entre la FARC-EP y el Gobierno
Bogotá Colombia, agosto 2012. Nacional, en el marco de la búsqueda de una

486
salida negociada al conflicto, enmarcada en compartimos que después de La Habana debe
el acuerdo para la terminación de la guerra y haber un cambio radical en la forma cómo se
una paz duradera. En este sentido, las comu- hace y ejerce la participación política de las
nidades negras fueron víctimas, en el pasado, mayorías de la población colombiana. Por
de la esclavización, de la invisibilización, de ello, un resultado indiscutible debe ser la pro-
la exclusión y del racismo. Hoy son víctimas fundización real de la democracia en nuestro
además del conflicto. Es necesario que aca- país. Terminaría diciendo que el producto fi-
ben las condiciones que generan las situacio- nal de La Habana nos debe enrumbar por los
nes de pobreza y falta de oportunidades que senderos de una justicia social, para todos y
padecen, razón por la cual apoyamos el proce- todas, sin distingo de etnia, religión, ni clase
so de diálogo que se está desarrollando en La social.
Habana, Cuba.4
Y para introducirnos a una era post conflicto,
El apoyo de las comunidades afrocolombianas vemos necesario, como comunidad negra, pa-
al proceso de La Habana no es bajo la visión lenquera y raizal, que se generen oportunida-
de la elite racista y clasista que ha gobernado des para todos y todas, pero también creemos
este país, que se reduce a una solución al con- que éstas deben ir de la mano con la progre-
flicto con el solo silenciamiento de los fusiles sividad de los derechos conquistados por los
de la insurgencia, sin cambios estructurales, grupos étnicos que componen la nacionalidad
sin solución a las causas que originaron este colombiana. También deben ir acompañados
conflicto, sin democracia real. La apuesta de la implementación de políticas y de accio-
de las comunidades negras, de colectividades nes afirmativas, para los históricamente ex-
como Marcha Patriótica, es una salida negocia- cluidos, no solo por el conflicto, sino por el
da al conflicto que implique cambios reales en racismo y la discriminación estructural que
la dimensión de la distribución de la riqueza, padecen los descendientes de africanos.
y contemple una nueva forma de administra-
ción y relacionamiento con el campo, la apli- Concluyo diciendo que la implementación de
cación de políticas económicas en beneficio esta iniciativa en una Colombia post conflicto
de la economía nacional y de sus ciudadanos, nos debe llevar a una sociedad sin racismo ni
una nueva forma de manejo de los servicios discriminación racial, por los senderos de otro
esenciales como la salud y la educación. Plan- mundo posible.
tea otra lógica de concebir la doctrina mili-
tar y cómo ejercer la soberanía. Igualmente Desde el Palenque un Cimarrón todavía.

4 El periódico la URAMBA, del Colectivo de Estu- Aiden Salgado Cassiani es miembro del
diantes Universitarios Afrocolombiano CEUNA realiza Colectivo de Estudiantes Universitarios
su última edición (No. 7, Junio 2013, Bogotá) sobre Afrocolombianos -CEUNA- y del movimiento
el proceso de paz en Colombia. Ver periódico la social y político Marcha Patriótica.
URAMBA en http://ceunafro.blogspot.com

21

junio 2013
La lucha contra el
racismo en Cuba,
una visión desde adentro
Silvio Castro

C on las medidas tomadas a partir de 1959,


se inició la demolición de la discriminación
racial. El formidable impacto alteró la vida de
Algunas personas actualmente afirman que el
plantear el tema de la necesaria igualdad ra-
cial divide la Revolución. Esto no es cierto, lo
la población humilde y las ideas racistas fue- que sí hace daño a la Revolución es no comba-
ron perdiendo vigencia. En marzo de 1959, en tir esa costra del coloniaje.
3 diferentes intervenciones, Fidel Castro fus-
tigó las actitudes discriminatorias. La lucha por la igualdad de la mujer no divi-
dió al pueblo cubano, la lucha contra la ho-
Cito: Vamos a poner fin a la discriminación en mofobia tampoco, ¿Por qué entonces la lucha
los centros de trabajo haciendo una campaña contra los rezagos de la discriminación nos va
para que se ponga fin a ese odioso y repugnan- a dividir? Porque siempre que identifiquemos
te sistema con una nueva consigna: oportuni- nuestros problemas esto no será negativo sino
dad de trabajo para todos, sin discriminación positivo.
de razas, que cese la discriminación en todos
los centros de trabajo. Así vamos forjando, Políticas frente a la pobreza
paso a paso, la Patria nueva.
La historia y la comparación con otros contex-
Cuestión ésta que evidentemente no podía tos nacionales enseñan que los momentos de
eliminarse totalmente por decreto sino con crisis, de cambios, son propicios a un incre-
un cambio de mentalidades, muchas de esas mento de las expresiones abiertas del racis-
mentalidades lastradas por la posición de in- mo. Indudablemente el derrumbe del campo
ferioridad en que llegaron los africanos y afri- socialista y el periodo especial fueron elemen-
canas a Cuba. tos propicios para un resurgimiento de algo
que estaba adormecido pero no eliminado.
La falta de un debate público –durante años–
del tema del racismo, facilitó la supervivencia Las medidas implementadas a partir del triun-
y reproducción de estereotipos racistas; esto fo de la Revolución, en 1959, beneficiaron a
se debió a la priorización de la lucha contra el todo el pueblo humilde pero especialmente a
poderoso vecino y se pensó que este tipo de los no blancos, el sector discriminado por 400
debate dividiría a la nación cubana. El pro- años de coloniaje y 58 de república depen-
22 blema está en que aún subsiste cierto miedo a diente de Estados Unidos: becas para estudios
abordar el asunto en toda su dimensión social. desde la enseñanza primaria hasta la universi-
taria, la conversión de los clubes privados de
Licenciado Silvio Castro Fernández, miembro
la burguesía, donde no se permitían negros y
del ejecutivo de la Comisión Aponte de la mestizos, en círculos sociales para obreros,
UNEAC, autor de: “La larga guerra de los igualdad en el empleo –hasta ese entonces
sofás del Almamy Samory Touré”, “La masacre solo trabajaban blancos en bancos, tiendas y
de los Independientes de Color” y “Clases en las principales empresas norteamericanas–.
sociales en África”.

486
Estas justas medidas, harto conocidas, par- programas de estudios de la enseñanza y en
tieron sin embargo de una base asimétrica. los medios radiotelevisivos.
Recordemos que el mayor porcentaje de anal-
fabetos, según los censos, siempre eran las Por otra parte, en la reunión de la antes citada
personas negras y negros. comisión, en el Palacio de las Convenciones, el
21 de diciembre del pasado año 2011, previo
No obstante, es obvio que abrirse paso a pesar al VIII periodo de sesiones de la VII legislatura,
de las facilidades otorgadas no es fácil, pues se trató el tema de la desigualdad y discrimi-
al residir en las peores viviendas y en muchos nación racial, secuela del coloniaje y la nece-
casos hacinados, con padres de bajos ingre- sidad de combatir esas manifestaciones desde
sos y bajo nivel educacional que no pueden edades tempranas, añadiendo que estábamos
ayudarlos en sus estudios, no les es factible en un instante crucial para construir juntos un
aprovechar a plenitud las oportunidades; esto socialismo mas inclusivo y que para lograrlo
ha tratado de ser rectificado con el plan de era necesario revisar los textos de historia
trabajadores sociales implantado en la década en busca de aspectos identitarios que hoy no
de los 90, que fue un real esfuerzo para elimi- tienen todo el realce que merecen. Con este
nar las asimetrías. motivo, la Comisión Aponte efectuó reuniones
con los ministros de educación y educación su-
Recientemente en un coloquio organizado, perior. Finalmente Miguel Barnet, presidente
este año, por la Fundación Nicolás Guillén, se de la UNEAC, profundizó en las carencias del
hablaba de que en Cuba actualmente existe sistema educacional cubano en torno al lega-
un 20 % de la población urbana viviendo en la do africano.
pobreza. La gran mayoría de esa población
está compuesta por negros y mestizos. Se Corregir las fuentes del racismo
afirmaba, además, que tres generaciones de
cubanos continúan habitando en el mismo lu- En estos momentos, una batalla primordial
gar, la mayoría de esos cubanos son negros y es que los planes de educación den más vi-
mestizos. En la actualidad se lleva a cabo un sibilidad a la participación de no blancos en
programa de sensibilización a través de la Co- la construcción de la nación; no olvidemos
misión Aponte de la UNEAC, existe un progra- que sobre sus hombros recayó el peso de la
ma televisivo de la Fundación Nicolás Guillén, industria azucarera, la construcción de las
y la reciente constitución de la Red de Articu- fortificaciones y residencias de la adinerada
lación de Afrodescendientes (ARA) contribuye sacarocracia y lo más importante, ellos con-
al logro de estos objetivos. tribuyeron en más de un 70% a las filas del
Ejército Libertador y en más de un 40% de la
En tiempos anteriores, “Color Cubano” jugó oficialidad en la lucha contra el yugo español.
un papel importante en la batalla por la elimi- No menos fue su aporte a la cultura nacional
nación de los estereotipos racistas, sobre todo en los campos, no solo de la música, sino en la
en los medios radiales y televisivos. pintura, escultura, literatura, para mencionar
unos pocos nombres: Nicolás Guillén, Wilfredo
La Comisión Aponte de la Unión Nacional de Lam, White, Brindis de Salas.
Escritores y Artistas (UNEAC), en los años 2011 23
y 2012, en coordinación con la Comisión de Ricardo Alarcón, en el prólogo de un libro de
Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la un autor próximo a publicarse, escribió: Las
Asamblea Nacional del Poder Popular, efectuó celebraciones por el aniversario del movi-
audiencias en diferentes provincias del país: miento que condujo a la separación de Espa-
Matanzas, Mayabeque, Ciego de Ávila, Pinar ña de la mayoría de sus posesiones coloniales
del Rio y Las Tunas. En las mismas se reflexio- en América ofrece la oportunidad de hacer
nó, entre otros temas, sobre la necesidad de una profunda reflexión sobre nuestra historia
superar las deficiencias que se observan en los que, despojada de eurocentrismo, sea verda-

junio 2013
deramente nuestra, americana.
Se trata de asumir una perspec-
tiva diferente, desde abajo, que
incorpore y reconozca su papel
fundamental y decisivo a los de-
rrotados, a los ignorados por tan- Inclusión de los
to tiempo en gran parte de la his- afrodescendientes del Perú:
toriografía oficial (...) El racismo
y la discriminación contra las

Un olvido
poblaciones autóctonas y contra
los esclavos africanos y sus des-
cendientes, que había sido una de

in-voluntario
las características principales de
las sociedades coloniales, conti-
nuó después de la independencia
como instrumento clave de domi-
nación de las oligarquías criollas.

Para llevar a cabo estas tareas se Oswaldo Bilbao Lobaton


necesita, en primer lugar, investi-
gar los procesos que favorecen la
construcción racista de la diferen-
cia social para luego intentar co-
rregir, desde el Estado, las fuentes
del racismo. Las investigaciones
permiten también identificar el
racismo en todos los ropajes de la
N os gustaría hacer un análisis de los afro-
descendientes en el Perú y su inclusión en
el plan de gobierno del presidente Humala,
sociedad, aun en sus formas más pero creemos que sería una mirada descontex-
sutiles o aparentemente inofensi- tualizada de lo que ha sido la inclusión de los
vas. Solo de esta manera, se po- afroperuanos en los últimos 50 años, por tal
drán encarar medidas educativas, motivo nos atrevemos a realizar una mirada
normativas. retrospectiva de cómo hemos sido incluidos en
las políticas de los gobiernos desde el gobier-
Existen aún frases que reflejan la no revolucionario del General Juan Velasco
permanencia consciente o no de Alvarado (1968 – 1975), hasta el gobierno de-
estereotipos racistas, que hemos mocrático del Presidente Ollanta Humala Taso
oído muchas veces: “Tenía que ser (2011 – 2016).
negro”, “Hace las cosas como los
blancos”. Un componente arrai- El gobierno revolucionario del General Juan
gado por la historia de la sociedad Velasco Alvarado realizó una serie de refor-
cubana. En la frase: “Yo no soy ra- mas que no tuvieron comparación en toda la
24 cista pero no quiero ver a mi hija historia republicana del Perú. Estas reformas
con un negro”. El verdadero racis- sociales, culturales y económicas impulsa-
mo está en la mente de la gente.

Es un tema delicado, que despier- Oswaldo Bilbao Lobaton es Director


ta muchas susceptibilidades pero Ejecutivo del Centro de Desarrollo Étnico
no queda más remedio que en- -CEDET-, especialista en Desarrollo Social para
la población afrodescendiente. Ha dictado
frentarlo en una Revolución ver- conferencias en diversas universidades
dadera. nacionales e internacionales.

486
ron un cambio sin precedentes en el país: las costa como propiedad colectiva de los traba-
clases trabajadoras consiguieron un recono- jadores agrícolas; fue en ese espacio donde se
cimiento que nunca habían tenido, se invir- benefició a los afroperuanos trabajadores de
tió en una reforma cultural que rescató las las haciendas, quienes pudieron acceder a la
artes, historia y expresiones de la diversidad propiedad de la tierra y pasaron de ser traba-
racial y cultural de los peruanos; Velasco fue jadores a propietarios
el primer presidente que promovió, incorporó
y creó un espacio para la expresión de la cul- En 1975, con el nuevo golpe de estado, dirigi-
tura afroperuana. En esas décadas se formó el do esta vez por el General Morales Bermúdez,
Conjunto Nacional de Folklore, financiado por se buscó desmontar todas las reformas socia-
el Estado, a través del Instituto Nacional de les y económicas realizadas por el General
Cultura. Es significativo que el ballet folklóri- Juan Velasco Alvarado, este periodo duró de
co afroperuano «Perú Negro1» también empe- 1975 a 1980.
zara sus actividades durante estos años bajo
la dirección de Ronaldo Campos. El gobierno Primer proceso organizativo
militar creó un ambiente propicio para la in-
vestigación y el estudio de las culturas hasta El Perú regresó a la democracia en el año 1980
entonces marginadas y desdeñadas en el Perú. con la elección de Fernando Belaunde Terry
En esas décadas se publicaron numerosos artí- (1980 – 1985), para luego ser sucedido por
culos sobre diferentes aspectos de la cultura Alan García Pérez (1985 – 1990). Estos dos go-
afroperuana y su aporte a la cultura nacional. biernos significaron una década perdida para
los afroperuanos en el ámbito formal, pues
En el plano económico-social se implementó ninguno de los dos tenían entre planes desa-
la reforma agraria peruana, que fue el proceso rrollar estrategias de inclusión y desarrollo de
de la transformación de la propiedad del suelo los grupos étnicos en general y de los afrope-
agrícola. Esta reforma fue impulsada en 1963, ruanos en particular, a pesar de que se vivía
durante el primer gobierno de Fernando Be- una guerra interna, la cual tenía como uno de
laúnde Terry (1963 – 1968) en que se promulgó sus sustentos ideológicos el empobrecimiento
la Ley de Reforma Agraria que no incluyó a las de los grupos indígenas así como el racismo y
grandes propiedades de la costa norte y tuvo discriminación, debido a siglos de explotación
problemas para ser aplicada. colonial y esclavitud vividos en el Perú. Cabe
indicar que durante este periodo, se dio ini-
La reforma agraria fue retomada durante el cio al primer proceso organizativo afroperua-
gobierno militar de Juan Velasco Alvarado, con no denominado “Movimiento Negro Francisco
el cual se inició un proceso más radical. En los Congo”, que nació el 29 de noviembre de 1986
años siguientes, alrededor de 11 millones de como alternativa de lucha y movilización so-
hectáreas fueron adjudicados a cooperativas cial de los afroperuanos contra el racismo y la
y comunidades campesinas. Dos tipos de coo- discriminación racial. Este proceso le dio un
perativas fueron formados: las cooperativas giro a la presencia afroperuana que pasó de
agrarias de producción (CAP) y las sociedades ser meramente cultural a una presencia más
agrícolas de interés social (SAIS). Las CAP fue- reivindicativa, más de lucha, más de proceso
ron formadas en las haciendas agrícolas de la y hermanamiento con los procesos de cambios 25
sociales que se venían desarrollando en el
1 “«Perú Negro» impulsó la locura por el baile Perú y el mundo.
afroperuano durante los politizados años 70, «Perú
Negro» tiene también reputación por su autenticidad Ya con un espacio de articulación incipiente
en la reconstrucción de canciones y bailes tradicio- pero muy activo como movimiento social nos
nales”; Gregorio Martínez y Fietta Jarque, «Program
and Biographical Notes», en el CD The Soul of Black
encontramos con un nuevo proceso electo-
Peru: Afro-Peruvian Classics, ed. David Byrne y Yale ral; se abrió un nuevo reto eleccionario para
Evelev (Burbank, CA: Luaka Bop/Warner Bros, 1995). el periodo 1990 – 1995, donde dos candidatos

junio 2013
tenían la mayor fuerza para lograr la presi- los Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperua-
dencia: por un lado el novelista Mario Var- nos (INDEPA) para reemplazar las debilidades
gas Llosa, representante de la derecha, con y carencias de la CONAPA.
un discurso y pensamiento neoliberal, y por
otro lado, el Ing. Alberto Fujimori Fujimori, El INDEPA, que tenía como funciones las de
un desconocido en la política con un discurso proponer y supervisar el cumplimiento de las
moderado. El ganador de las elecciones fue políticas nacionales a favor de los pueblos an-
Fujimori con el apoyo de la izquierda, de los dinos, amazónicos y afroperuano, y coordinar
pobres, de los movimientos sociales, el Par- con los gobiernos regionales y locales la eje-
tido Aprista Peruano y los gremios sindicales. cución de proyectos y programas dirigidos a la
Durante su primer periodo de gobierno (1990 promoción, investigación, defensa, afirmación
– 1995) Fujimori cambió radicalmente su dis- de los derechos y desarrollo con identidad de
curso de igualdad; de un “No” al proyecto estos pueblos, se convirtió en un espacio de
neoliberal, pasó a un programa neoliberal bru- clientelismos y de desarticulación de los mo-
tal que se denominó el “Fujishock”. En este vimientos indígenas y afroperuanos pues mu-
periodo se destruyeron las organizaciones so- chos de los representantes de los grupos ét-
ciales, los sindicatos y todo lo que se oponía nicos en esta institución estatal, elegidos de
al modelo económico. Su segundo gobierno manera democrática por sus pueblos, pasaron
(1995 – 2000) se dio gracias a que se insertó a ser asalariados del Estado y, por ende, deja-
la figura de la reelección presidencial en la ron de ser fiscalizadores y críticos; fue el es-
Constitución del año 1993, impulsada por él. pacio para pagar favores políticos y se convir-
Fujimori buscó una tercera reelección para el tió en un espacio burocrático, sin propuestas.
periodo 2000 – 2005 y en ese contexto político Se dedicó a realizar talleres sin ningún sentido
un grupo de integrantes del Movimiento Negro programático y menos sistemático.
Francisco Congo propuso que la organización
en conjunto apoye a una aspirante al Congreso Con la existencia del INDEPA como ente arti-
que participaba en las filas del fujimorismo, culador de las políticas públicas para los in-
lo que significaba apoyar la propuesta del Sr. dígenas y afroperuanos, llegamos al segundo
Fujimori. Dicha actitud originó un rompimien- gobierno de Alan García Pérez (2006 – 2011),
to al interior del Movimiento Negro Francisco donde esta institución siguió siendo el espacio
Congo y, por ende, en el tejido social afrope- para pagar favores y dar cargos públicos a los
ruano que hasta la fecha no se recupera. simpatizantes del gobierno de turno. Siguió
dedicándose a la realización de talleres y en
Con un espacio organizativo desarticulado lle- ningún momento, propuso una política pública
gamos a los comicios electorales del 2001 des- de desarrollo para los grupos étnicos en gene-
pués de haber pasado un periodo de transición ral y los afroperuanos en particular. Durante
de gobierno, donde fue elegido el candidato el gobierno de García se le disminuyó de cate-
Alejandro Toledo Manrique para dirigir el Perú goría –de Organismo Pública Descentralizado
por el quinquenio 2001 – 2006. Su gobierno se pasó a ser un organismo dependiente del Mi-
caracterizó por fomentar la inversión extran- nisterio de la Mujer y Desarrollo Social–, para
jera y la firma de tratados de libre comercio. luego disolverlo, al fusionarlo en la modalidad
26 Durante su mandato se creó la Comisión de de absorción a un recién creado Ministerio de
Asuntos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos Cultura.
(CONAPA), un organismo gubernamental que,
según sus estatutos, debía propiciar el desa- En este quinquenio, se dieron dos importantes
rrollo y la integración de los pueblos en ex- actos simbólicos para la población afroperua-
trema pobreza. Este espacio gubernamental, na: 1) el Congreso de la República, en el año
presidido por la primera dama, Elian Kart, fue 2006, declaró el 4 de junio como el Día de
desactivado y luego de un consenso multipar- la Cultura Afroperuana a través de la ley N°
tidario, se creó el Instituto de Desarrollo de 28761. La fecha fue propuesta en homenaje

486
al gran Nicomedes Santa Cruz; 2) el presidente nistra de Cultura, quien se convirtió en la pri-
García, mediante una resolución suprema, pi- mera persona que se identificaba como afro-
dió “perdón histórico al pueblo afroperuano descendiente en llegar a un alto cargo en el
por los abusos, exclusión y discriminación Estado peruano. Cabe indicar que Humala la
cometidos en su agravio” en el pasado. En el incluyó teniendo en cuenta su condición de
texto, se precisó que los “agravios” contra los artista destacada y no como representante
afroperuanos se han cometido desde el siglo afroperuana.
XVI “hasta la actualidad”, y que representa-
ban “una barrera para el desarrollo social, Susana Baca, en los casi cuatro meses que
económico, laboral y educativo”; asimismo, estuvo en el cargo, poco pudo hacer por los
el gobierno reconoció que “el pueblo afrope- afroperuanos a través del Ministerio de Cultu-
ruano ha sido víctima de ese tipo de abusos y ra. Ministerio nuevo, con un presupuesto pe-
más, sin haberse reparado antes en su condi- queño, y que debería de impulsar el Vicemi-
ción de seres humanos”. En el artículo 3 de nisterio de Interculturalidad que está a cargo
la norma legal en la que se publicó el perdón de la problemática de los pueblos indígenas y
histórico, se indicó que el Ministerio de la Mu- afroperuano.
jer y Desarrollo Social, en coordinación con los
sectores competentes, dictara políticas públi- Después de un poco más de dos años de ges-
cas específicas para el desarrollo del pueblo tión, el Viceministerio tiene como principal
afroperuano. acción el tema de la consulta previa de los
grupos indígenas, relegando a un segundo pla-
En los dos años posteriores a la dación del no la problemática afroperuana. Los compa-
decreto supremo del perdón histórico, no se ñeros que laboran desarrollando e impulsando
realizó ninguna acción que beneficie al pue- el tema afroperuano, que son dos, hacen de-
blo afroperuano, más bien el INDEPA se redujo nodados esfuerzos para impulsar actividades
a su mínima expresión al depender directa- que visibilicen a nuestra población. Una de
mente del Viceministerio de Interculturalidad ellas es el desarrollo de una encuesta espe-
como una simple Unidad Ejecutora. cializada para la población afroperuana en
coordinación con el Instituto Nacional de Es-
La política actual tadísticas e Informática (INEI). En este espa-
cio también participan representantes de la
En este escenario institucional, resultó elegi- sociedad civil afroperuana; pero el gran pro-
do el presidente Ollanta Humala Tasso (2011 blema de estas acciones es el presupuesto, ya
– 2016), quien llegó al gobierno después de que al no ser una política de Estado, sino una
cambiar su propuesta progresista de transfor- propuesta desde el Viceministerio de Intercul-
maciones radicales en el Perú, por una pro- turalidad, éste tiene que buscar los recursos
puesta más conservadora, para obtener el para implementarla.
apoyo de los empresarios nacionales y extran-
jeros. El Ministerio de Educación, por intermedio
de la Dirección General de Educación Inter-
No hay mucho que analizar en estos casi tres cultural Bilingüe y Rural, viene impulsando la
años de gobierno del presidente Humala en lo inclusión de la temática afroperuana dentro 27
referente a la inclusión de los afroperuanos; del currículo educativo nacional, así como di-
solamente se han desarrollado actividades versas acciones pedagógicas en el sector de la
aisladas en los diferentes ministerios. Pode- educación sobre la cultura afroperuana.
mos empezar diciendo que el primer gabinete
del presidente Humala fue un gabinete espe- Además, el Ministerio de Salud, a través del
ranzador, pues estaba compuesto por muchas Centro Nacional de Salud Intercultural (CEN-
personas progresistas y, sobre todo, porque SI), viene impulsando algunos protocolos de
nombró a Susana Baca de la Colina como Mi- pasa a la página 32

junio 2013
La afroderecha
también existe
Diógenes Díaz

E n 2011, año mundial de los afrodescen-


dientes, se realizaron distintas actividades
desde los llamados movimientos sociales, or-
convirtió en una camisa de fuerza que la dere-
cha, anclada en los organismos internaciona-
les y las fundaciones que financian programas
ganizaciones de la sociedad civil y fundaciones sociales, no colocó obstáculo para su desarro-
que dicen representar ese sector. Son pocos llo, dirán algunos, como parte del esquema
los balances de esa coyuntura y menos los re- del multiculturalismo neoliberal. Quienes se
sultados a favor de las comunidades afrodes- levantaron y patearon la mesa en Durban de-
cendientes en nuestro continente. Pretende- bían mostrar cierta sensibilidad social; mon-
mos aproximarnos a un diagnóstico político de taron una estrategia de intervención en los
lo alcanzado en ese año decretado así por la colectivos afrodescendientes y custodiaron su
Organización de las Naciones Unidas. Sin pre- agenda, financiaron y apoyaron institucional-
tensiones de elaborar alguna conclusión, que- mente las luchas por sus derechos, obviando
remos destacar el elemento más importante: temas que tocaban intereses profundamente
el deslinde de los sectores progresistas con la estructurales, como la tierra o la territoriali-
denominada afroderecha. dad la propiedad colectiva o el derecho a su
uso autónomo, sin intervención del gobierno,
Nadie pone en duda el protagonismo de los menos de empresas transnacionales.
movimientos sociales afrodescendientes en el
año 2001 en la Conferencia de Durban; diría- En ese momento histórico lleno de múltiples
mos que marcó una nueva etapa de iniciativas contradicciones, hablamos de discursos y
políticas que consolidaron un cierto liderazgo prácticas políticas, se montaron las luchas de
que asimiló ese momento histórico y redimen- los afrodescendientes en la dinámica del mul-
sionó las luchas de nuestros colectivos en el ticulturalismo neoliberal; mientras no toquen
continente. Asumiendo el Plan de Acción de intereses principales se les concede lo nece-
Durban, se impulsó la lucha contra el racismo sario, pensaron desde las cúpulas de la Casa
y la concreción de políticas públicas afirma- Blanca. Las luchas de los afrodescendientes
tivas. Ciertamente esta agenda respondía a se desarrollaron entre intervenciones de sus
una realidad avasallante que golpeaba histó- liderazgos, convivencia con ciertos gobiernos
ricamente a los descendientes de africanos; progresistas, mercantilización del tema y pla-
aunque formaba parte de los problemas es- nes concretos de la derecha internacional. El
tructurales heredados del colonialismo, cier- surgimiento de la denominada afroderecha no
tamente no enfrentaba el factor principal que es casual: es consecuencia de una valoración
genera pobreza, desigualdad social y desapa- bien importante que tienen las élites reaccio-
28 rición cultural: nos referimos al neoliberalis- narias internacionales de estas comunidades,
mo, etapa superior del capitalismo salvaje. en primer lugar su ubicación geopolítica y eco-
Entendemos que otra forma de discriminación nómica, pues están asentadas sobre riquezas
es la explotación de los trabajadores, la pros- naturales, valga decir hídricas, minerales y
titución y la delincuencia, consecuencias de petroleras. Otro factor es el rol que ocupan
los sistemas inspirados en el modelo capita- los movimientos sociales en los cambios po-
lista y su rostro neoliberal. Señalamos que la líticos que ocurrían en América Latina. Aun-
agenda que se asumió después de Durban se que podríamos desmenuzar otros puntos que

486
estimulan su importancia política, concluimos los eternos proyectos sociales, recibiendo
que estos dos elementos empujan a la dere- financiamientos de los gobiernos de turno y
cha internacional a utilizar ciertos voceros y hasta de la USAID, muy activos, organizadores
liderazgos en la realización de sus planes de de eventos, congresos o cualquier tipo de es-
intervención política y sus programas mal lla- pectáculo que genere ruido ante entes guber-
mados de desarrollo y progreso económico. namentales. Son una mayoría importante en
El laboratorio por excelencia de lo que afir- el submundo de la afroderecha; generalmente
mamos es la sufrida y maltratada Colombia. se da una complicidad entre estos gestores,
El gobierno de Uribe, entre concesiones mi- intelectuales y funcionarios para celebrar el
neras, paramilitares y represión del ejército, mes afro de algún país, una fecha memorable
desplazó a miles de familias afrocolombianas. o festividad resaltante. En resumen, el tema
No es casual que el escenario más importante afrodescendiente se convierte en un gran ne-
de la afroderecha sea el hermano país. gocio dependiendo del subgrupo al que per-
tenezca o a los contactos que tenga con las
¿Qué es la afroderecha? elites de poder.

Debemos detenernos a explicar qué entende- Valga decir que cuando en el año mundial de
mos como afroderecha, término que genera los afrodescendientes se realizó la Cumbre
reacciones por parte de sectores de matices Mundial de los Afrodescendientes, en La Cei-
políticos que se encuentran en este linaje y ba, Honduras, afirmamos que era un evento
otros que no comparten su utilización por sec- de la afroderecha; debemos aclarar que lo
tario. No hay un concepto acabado, pero sí mantuvimos y lo mantenemos, por los orga-
algunos elementos que delimitan la práctica nizadores y las orientaciones ideológicas.
de la afroderecha. Podríamos hablar, en pri- Aunque fueron una elite que convirtió la cum-
mer lugar, de aquellos militantes de partidos bre en una franquicia, una manera de seguir
de la derecha y, en algunos casos, de la ultra- haciendo negocios con el tema afro, muchos
derecha, que por concepción ideológica son de los participantes eran líderes y lideresas
reaccionarios; una parte importante de ellos que no tenían ninguna vinculación ideológica
ocupa cargos políticos en gobiernos de orien- y venían de prácticas distintas; fueron vícti-
tación neoliberal, esta casta está claramente mas producto de los recursos que puso el amo
identificada con los planes de la derecha inter- del norte, que envió boletos aéreos, viáticos y
nacional, su capacidad negociadora la coloca adulaciones que sedujeron a una parte impor-
en posiciones institucionales donde se gene- tante de ese liderazgo. Como todo negocio y
ran planes para las comunidades afrodescen- comercio, hoy la afroderecha negocia traumá-
dientes. Otro sector está formado por cierta ticamente quién se queda con la franquicia y
intelectualidad de origen afro, consagrada y se debate quién puede quedarse con la mayor
ubicada en espacios privilegiados que mane- parte de los intereses de sus acciones y no se
jan un discurso de reivindicación de los de- pone de acuerdo en dónde realizar su segunda
rechos, fervientes defensores de la identidad cumbre, anunciada para España y suspendi-
sobre la base de un discurso de neutralidad y da. El triángulo de la afroderecha Bogotá – La
exagerando prepotentemente sus capacidades Ceiba – Madrid espera la intervención de su
individuales. Generalmente lo encontramos amo que le ordene reestructurarse y asumir 29
en las nóminas como asesores de programas; nuevas tareas; las peleas por reparto del botín
diríamos que son una elite que vive del tema siempre culminan con el sacrificio de alguien.
sin compromisos políticos. Por otro lado, en- Esperemos el desenlace.
contramos ciertos voceros y voceras de orga-
nizaciones, fundaciones o colectivos, general- Fue oportuno para los sectores afrodescen-
mente con residencia en las grandes capitales, dientes progresistas, revolucionarios y antiim-
reconocidos por sí mismos como voceros de las perialistas el haber decidido no participar en
comunidades afrodescendientes, que montan la manipulada Cumbre en Honduras. Debemos

junio 2013
aclarar que quien encabezó la organización de nes intervencionistas del gobierno que enca-
este evento fue invitado a Ecuador por estos beza apuntan a países como Venezuela. O que
sectores, a finales del 2010, donde se le propu- debemos hacer esfuerzo para que la gente se
so cambiar de lugar la sede de la cumbre; por eduque para avanzar en los cambios de menta-
supuesto sabemos la respuesta. Hay quienes lidad marginal a ciudadanos, el discurso de la
interpretan la ausencia de líderes y lideresas gobernanza y los programas de formación polí-
importantes de los afrodescendientes como un tica participativa, que anuncia la afroderecha
acto de soberbia y manipulación ideológica. como logros, no caben. No son justificados,
No cambiaron la fecha ni el lugar, porque eran porque las estadísticas marcan que en las co-
planes previamente establecidos y obedecía a munidades afrodescendientes del continente
una orientación política. No compartidos por crece la pobreza, el rostro de nuestra pobreza
diferencias ideológicas. en América tiene cara afro. La lucha que se
plantea hoy es la lucha por el territorio, el
Los sectores progresistas afrodescendientes desprendimiento de comunidades completas
se congregaron en el mes de junio del 2011 genera consecuencias incalculables, pobreza
en Caracas, Venezuela. Allí en el denomina- e impacto cultural, expresados en aniquila-
do IV Encuentro Internacional de Movimientos ción colectiva y desmembramiento de iden-
Sociales Afrodescendientes y las Transforma- tidad, sentido de pertenencia y posesión de
ciones Sociales y Políticas en América Latina, patrones culturales distintos a sus tradiciones.
fijaron posiciones en distintos temas1, pero
fundamentalmente deslindaron terreno con la Luchar por la tierra es colocarse frente a los
afroderecha, quien manipuló con esta obligada intereses de las grandes trasnacionales, los
distancia. La conformación de la Alianza Afro- círculos de corrupción de los gobiernos y los
descendientes para América Latina y el Cari- planes neoliberales. Los afrodescendientes son
be, como nueva instancia de articulación de aniquilados en el uso literal del concepto por-
los movimientos sociales afrodescendientes, que se enfrentan a esos intereses, aquí juega
revolucionarios, progresistas y antiimperialis- su rol el liderazgo afroderechista de apaciguar
tas, deja claro, por definición, su oposición a la protesta, castrar las iniciativas de defensa
las prácticas políticas de quienes asumen la del territorio o eliminar físicamente a los lí-
vocería de las comunidades afros en el conti- deres o lideresas que defienden el patrimonio
nente. Las propuestas de reconocimiento de cultural que se convierte en sinónimo de de-
los afrodescendientes en la carta fundacional fender la vida. No dudamos en decir que el
de la Comunidad de Estados de América latina problema que se enfrenta es defender la vida
y el Caribe -CELAC-, el Fondo del ALBA para el de los pueblos afrodescendientes o aceptar los
desarrollo de los pueblos afrodescendientes, progresos que vende el neoliberalismo con la
el Fondo solidario con Haití y la creación del complicidad de la afroderecha.
Foro Permanente de los Afrodescendientes,
salieron de este foro, algunas implementadas Debemos insistir en articular a todos los sec-
y otras en negociación con las cancillerías de tores progresistas, revolucionarios y antimpe-
los gobiernos progresistas que deben marcar rialistas del continente y renovar el discurso
las diferencias con los gobiernos neoliberales político, deslindar con esos sectores reaccio-
30 en las políticas públicas para las comunidades narios y empujar la agenda surgida en Cara-
afrodescendientes. cas del 2011. Asumir los cambios actuales es
repensar completamente nuestras prácticas y
Definitivamente, mensajes como que es una avanzar en los procesos de transformaciones
victoria que EEUU tenga un presidente afro, que vivimos.
no engañan a nadie; Obama sigue con la misma
política guerrerista de su antecesor y los pla-
Diógenes Díaz es integrante del Movimiento
Social Afrodescendientes de Venezuela.
1 Ver página siguiente,

486
Declaración del IV Encuentro Internacional
Afrodescendientes y Transformaciones
Revolucionarias en América Latina y el Caribe
Preámbulo lo largo de medio milenio de la humanidad y
hoy más que nunca nuestro papel es deter-
Nosotros y nosotras, africanas, africanos, minante para el avance social, progresista y
y afrodescendientes, convocados por nues- revolucionario de nuestros pueblos, Estados y
tros espíritus ancestrales que siempre nos gobiernos.
han servido de guía en nuestras luchas por
la construcción de un mundo mejor bajo los Que en la República Bolivariana de Venezuela,
principios más altos de la humanidad como la bajo el liderazgo de comandante presidente
solidaridad, el amor, el respeto, la soberanía Hugo Chávez Frías, las y los afrodescendien-
y la dignidad. tes han tenido una mejora cualitativa de sus
condiciones sociales y de participación en la
Nosotros y nosotras procedentes de la Republi- construcción del proceso bolivariano sin pre-
ca de Ghana, Burkina Faso, Sudáfrica, Nigeria, cedentes en la historia de Venezuela.
Senegal, Mali, Argentina, Bolivia, Brasil, Co-
lombia, Cuba, Ecuador, Perú, Uruguay, Chile, Que la integración de las y los afrodescen-
San Vicente y las Granadinas, Trinidad y Toba- dientes de América Latina y el Caribe ante
go, Puerto Rico y los Estados Unidos, agrade- las asimetrías de desarrollo regional necesita
ciendo la invitación del Gobierno Bolivariano, urgentemente un mecanismo de integración y
bajo la conducción del Comandante presiden- recursos apropiados que contribuya a erradicar
te Hugo Chávez Frías, el Ministerio del Poder esas asimetrías sin costos de endeudamiento
Popular para las Relaciones Exteriores y el Mo- étnico como se experimentó y sigue experi-
vimiento Social Afrovenezolano, el Alba y ASA, mentando en muchos países donde la Banca
nos hemos reunidos en la ciudad de Caracas en internacional ha dado resultados catastróficos
la antesala de la creación de la Comunidad de y más endeudamiento social y económico.
Estados Latinoamericanos y del Caribe, en el
marco de la conmemoración de los doscientos La deuda histórica moral, política y social que
años de la firma del Acta de Independencia de tiene Venezuela y los pueblos de toda nuestra
las Américas, y al mismo tiempo en la celebra- América con el pueblo haitiano es una agenda
ción del año internacional afrodescendientes pendiente e impostergable y necesita con ur-
para el análisis, la reflexión y la determina- gencia el compromiso de los pueblos del mun-
ción de nuestra participación en la construc- do para su reconstrucción con dignidad en las
ción de las democracias participativas que perspectivas de la reconquista de su sobera-
se está viviendo en los países progresistas y nía.
revolucionarios de las Américas y el Caribe y 31
África en la perspectiva de la construcción de Los nuevos procesos de integración que se es-
un mundo pluripolar. tán viviendo las Américas latinas y el Caribe en
el primer decenio del siglo XXI han roto con los
Considerando paradigmas de la dependencia de las poten-
cias extranjeras ajenas a los interés de África
Que las y los descendientes han jugado un y América Latina quienes siguen sufriendo los
papel fundamental en la construcción de las rigores de las Amenazas y de intervenciones
independencias de las Américas y el Caribe a de los imperialismos.

junio 2013
El año Internacional Afrodescendiente decre- de los países de este organismo y aquellos,
tado por las Naciones Unidas ha sido una ini- que aun no perteneciendo al ALBA, puedan
ciativa importante para el reconocimiento de incorporarse con la finalidad de contribuir al
este continente de más 150 millones de habi- desarrollo sustentable y sostenible de los sec-
tantes de nuestro continente. tores más empobrecidos.

Acuerda: CUARTO, crear el FONDO DE SOLIDARIDAD CON


EL PUEBLO HAITIANO para su reconstrucción dig-
PRIMERO, que en la creación de la Comunidad na y soberana.
de los Estados Latinoamericanos y del Caribe
que se instaurará el próximo 5 de julio del QUINTO exigir a la OTAN cese inmediato a los
año 2011 en la ciudad de Caracas se reconoz- bombardeos contra Libia, el intervencionismo
can los aportes morales, políticos, sociales, militar en África, respetar las propuestas de la
culturales y espirituales de las y los afrodes- Ruta de Paz de la Unión Africana y la Comisión
cendientes en la construcción de las indepen- internacional de Paz propuesta por el Coman-
dencias y democracias de nuestra América, no dante Presidente Hugo Chávez Frías.
solo como un hecho declarativo sino que se
concrete con la creación de un Consejo Con- SEXTO exigir a la Organización de las Naciones
sulto Afrodescendientes de la América Latina Unidas la implementación del Foro Permanen-
y el Caribe. te de las y los afrodescendientes y el Decenio
de los pueblos Afrodescendientes de la ONU.
SEGUNDO, Crear el Consejo Nacional Para las
Comunidades Afrodescendientes de Venezuela Caracas a los 22 días de mes de junio del año
con carácter interministerial con la finalidad 2011 en el marco de la conmemoración de los
de profundizar la erradicación de la pobreza, Doscientos Años de la Firma del Acta de la In-
el racismo y la discriminación. dependencia y el año Internacional Afrodes-
cendiente.
TERCERO, Crear el FONDO AFRODESCENDIENTE
DEL ALBA para contribuir a las reparaciones his- Fuente:
tóricas de las comunidades afrodescendientes http://movimientos.org/node/19517?key=19517

Un olvido... de 1968; después de ese quinquenio, nin-


Viene de la página 27 gún gobierno en el Perú se preocupó por la
situación de nosotros.
salud para la población afroperuana.
- Las acciones desarrolladas después de esos
Todas estas actividades, como se indicó ante- cinco años son actividades implementadas
riormente, son realizadas no como política de como iniciativas personales (de un funcio-
32 gobierno sino por la voluntad de compañeras y nario) o gracias a gestiones de algún afro-
compañeros afroperuanos que están laboran- peruano que tiene a alguien cercano en las
do en esos espacios y pueden realizar algunas esferas del poder, como sucedió para la in-
actividades. clusión de los afroperuanos en la CONAPA
y luego INDEPA, donde dos compañeros
Podemos concluir indicando lo siguiente: pudieron conversar con el presidente del
Congreso de ese tiempo (Dr. Antero Flo-
- Solamente se incluyó a los afroperuanos res Araoz) y por su intermedio pudo mediar
como política de Estado en los años a partir para que nos incluyan.

486