Está en la página 1de 67

LAS TRES CASAS

DE ESTER

UNA GUÍA
PARA SER LLAMADO,

ESCOGIDO Y FIEL

por Brian J. Bailey


Título original en inglés:
“The Three Houses of Esther”
Registrado © por Brian Bailey, 1993
Título en español
“Las tres casas de Ester”

Libro de texto de Zion Christian University usado


con permiso
Todos los derechos reservados

Traducción al castellano: Silvia de Chacón


Diseño de portada: Zion Fellowship, Inc.

Segunda edición en castellano: julio 2009.


Impreso en Guatemala, Centroamérica
Segunda impresión: agosto 2009
Publicado por:
Zion Christian Publishers

Todas las citas bíblicas encontradas en este libro


han sido tomadas de
La Santa Biblia, versión Reina Valera 1960 ©
Sociedaddes Bíblicas Unidas
a menos que se indique lo contrario.

Impreso en:

Zion Christian Publishers


P. O. Box 70
Waverly, New York 14892

ISBN 1-59665-252-7
DEDICADO
Al Rey de reyes y Señor de señores,
quien gobierna los asuntos de los hombres,
dando a cada uno de acuerdo a sus obras.

Y a mi querida esposa Audrey,


quien me ha ayudado a entender y a
apreciar que todos Sus caminos
son en verdad y juicio
y que Él hace todas las casas bien.
RECONOCIMIENTOS
Al equipo de trabajo de Instituto Bíblico Jesucristo -
Guatemala, por su labor en la traducción y edición de la
edición en castellano.

Al equipo editorial de ZCP: Carla Borges, Suzette Erb,


Justin Kropf, Sarah Kropf, Raquel Pineda, Caroline Tham
y Suzanne Ying.

Queremos hacer extensiva nuestra gratitud a estas


queridas personas, porque sin ellas, y sin sus muchas
horas de invaluable ayuda, este libro no habría sido
posible. Estamos realmente agradecidos por su
diligencia, creatividad y excelencia en la compilación
de este libro para la gloria de Dios.
ÍNDICE

1. Introducción. 9

2. La primera fiesta. 13

3. La rebelión de Vasti. 15

4. Las tres casas. 17

5. La segunda fiesta. 27

6. El complot de asesinato es frustrado. 29

7. El complot de Amán para matar a los judíos. 31

8. Mardoqueo y los judíos están de luto. 35

9. Ester hace la petición al rey. 39

10. Mardoqueo es honrado. 43

11. Amán es ejecutado. 47

12. Mardoqueo es promovido. 49

13. Los judíos toman venganza. 53

14. La tercera fiesta. 55

15. La grandeza de Mardoqueo. 59

16. Conclusión. 63
9

CAPÍTULO 1
INTRODUCCIÓN
Entre los capítulos seis y siete del libro de Esdras (un
período de 58 años, del 515 a.C. al 458 a.C.), tuvo lugar
la historia del libro de Ester. Israel había sido liberado de
la cautividad de Babilonia por Ciro, Rey de Persia, y
muchos, pero no todos los judíos habían escogido regresar
a Jerusalén. Muchos otros moraron en las naciones del
Imperio Persa, de hecho en todas las 127 provincias desde
India hasta Etiopía.

El monarca que reinaba era Asuero, mejor conocido por


su nombre secular de Jerjes. Él es el cuarto rey mencionado
en Daniel 11:2: “Quien por su fuerza y a través de sus
riquezas agitó a todos contra Grecia”. Asuero realmente
cumplió esto, porque levantó una armada de 2,500,000
hombres con 3,000 barcos y vino contra la nación de
Grecia. Inicialmente él había tenido éxito, destruyendo
Atenas y quemando la Acrópolis. Sin embargo,
Temístocles, comandante de la flota ateniense, destruyó
la marina persa en la Bahía de Salamis. Sin apoyo naval,
la armada persa sufrió una aplastante derrota en Platea en
el año 479 a.C. por una armada griega. Así, Asuero fue
obligado a retirarse a Persia donde, el historiador Herodoto
nos cuenta, se ocupó de su harén.

Dios usa esta actividad del Rey para cumplir Sus


propósitos, pues es en este período en particular que Dios
lleva al trono como reina a una jovencita llamada Ester.
Ester, de quien toma el nombre este libro, es a la vez una
10 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

heroína ya que salvó a su pueblo, los judíos, de ser


sacrificado. Ella también es un tipo de la novia de Cristo.
En particular ella es un modelo de piedad, virtud y
verdadero coraje, para cualquier joven o mujer.

Este libro, “LAS TRES CASAS DE ESTER”, es llamado


así porque Ester pasó por tres casas diferentes: la Casa
de Adopción en la casa de su tío Mardoqueo; la Casa de
las Mujeres donde ella fue purificada y, finalmente, ella
fue llevada a la Casa del Rey donde ella fue coronada por
Asuero, como su reina. Como veremos, estas tres casas
son tipo de tres fases espirituales a través de las cuales
nos va a guiar el Bendito Señor, para que podamos ser
contados dignos de ser parte de esa compañía que
corporativamente forma Su Esposa.

El libro de Ester también puede ser llamado “LAS TRES


FIESTAS”: la fiesta de Asuero (capítulos del 1 al 2), la
fiesta de Ester (capítulos 3 al 7) y la fiesta de Purim
(capítulos 8 al 10). Asimismo, estas fiestas tipifican las
Fiestas del Señor: la Pascua, Pentecostés y Tabernáculos.

Hubo también tres hombres: Asuero, Amán y Mardoqueo.


Asuero, el rey rico, tipifica a Dios Padre. Amán tipifica a
Satanás, el maligno que buscó la muerte de Israel, el pueblo
de Dios. Y Mardoqueo, es tipo del Señor Jesucristo, quien
salvó al pueblo de Dios y se convirtió en el gobernador en
justicia, al lado de Asuero el rey. Sin embargo, uno debe
entender que cuando hablamos de alguien siendo el tipo de
otro, es en el contexto de Hebreos 10:1, donde dice: “la
sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de
las cosas”. Los tipos no siempre son exactos.
Capítulo 1 11

Aunque el nombre de Dios no es usado en este libro, Su


mano escondida se siente detrás de cada secuencia en este
drama revelador. El triunfo del bien sobre el mal es para
hacer que se cumplan Sus propósitos y para decirnos,
como se le dijo al Nabucodonosor de antaño: “... hasta
que conozcan que el Altísimo tiene dominio en el reino de
los hombres, y que lo da a quien él quiere” (Dn. 4:25).
13

CAPÍTULO 2
LA PRIMERA FIESTA
(Ester 1:1-9)

Esta fiesta de Asuero tuvo lugar aproximadamente en el


año 483 a.C. Como ya hemos mencionado, Asuero, o
Jerjes, es un tipo de Dios Padre como el rey grande y rico.
Jerjes mostró las riquezas de la gloria de su reino y el
brillo y la magnificencia de su poder. La fiesta de Asuero
fue una fiesta dada primeramente a sus príncipes, sus
sirvientes y sus nobles de las provincias. Esta fiesta duró
ciento ochenta días.

A ésta le siguió otro banquete más pequeño de siete días


en el patio del huerto del palacio real, para convocar al
pueblo, desde el mayor hasta el menor, a la capital del
reino. Esto tiene, yo creo, significado espiritual, porque
en el cielo mismo hay rangos y grados entre los santos, y
nuestra posición eterna va a determinar en qué compañía
y cuán cerca del Señor estaremos. El Apóstol Pablo
escribe: “pues una estrella es diferente de otra en gloria,
así también es la resurrección...” (1 Co. 15:41-42).

En el capítulo 1:6, se mencionan los pabellones de


diferentes colores, por lo tanto, tienen una verdad espiritual
que nos ayuda a entender la grandeza de Dios. El blanco
es símbolo de Su imponente pureza y santidad. El verde
es símbolo de Su fertilidad. En Job 5:25, leemos: “Tu
descendencia es mucha, y tu prole como la hierba de la
tierra”. Así de numerosos son los hijos de Dios. En
Apocalipsis 7:9, se nos habla de “una gran multitud, la
14 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y


pueblos y lenguas”. El azul representa la Palabra de Dios.
En Números 15:38, a los hijos de Israel les fue ordenado
poner un listón azul en los bordes de sus vestidos, para
recordarles la Palabra de Dios. El morado habla de Su
realeza (ver Lc. 16:19). La plata habla de la redención. El
rojo habla de la salvación. El negro habla del juicio y la
separación, y el oro nos habla de la Deidad.

Por lo tanto, podemos decir que Dios es mostrado a través


de estos colores por Su Deidad, Su Palabra, Su santidad, su
amor redentor y las multitudes
que han venido y que vendrán
al conocimiento de Su Es de acuerdo a
salvación a través de Su nuestro grado de sed
sangre derramada. Estos y contentamiento que
colores también muestran que somos llenados de
Él es un Dios separado de los Dios mismo
pecadores. Él es santo, y
también es un Dios de juicio.

Otro aspecto de la naturaleza de Dios es mostrado a


través del mandato del rey de ofrecer vino real en
abundancia. El primer milagro de nuestro Señor fue
convertir el agua en vino (Jn. 2:1-11). El vino, en este
caso, es un tipo del gozo. Su casa del banquete está
llena de frascos de vino (Cnt. 2:4). Podemos beber Su
presencia, y cualquiera puede venir. Sin embargo, no
hay compulsión, y bebemos de acuerdo a nuestra
capacidad de recibir Su Espíritu. Es de acuerdo a
nuestro grado de sed y contentamiento que somos
llenados de Dios mismo.
15

CAPÍTULO 3
LA REBELIÓN DE VASTI
(Ester 1:10-22)

Vasti, la reina, hizo su propia fiesta separada con las


mujeres. Fuera de la cobertura de su esposo y con las otras
esposas, ella cayó en un acto y un espíritu de rebelión.
Qué peligroso es que las mujeres se separen. Al hacer
esto a menudo ellas pierden ese dulce espíritu de sumisión
y humildad que embellece a las verdaderas mujeres de
Dios. Eva trajo el pecado al mundo, cuando separada de
su esposo Adán, cedió a la tentación.

La negativa de Vasti de obedecer al mandato del rey de


mostrar al pueblo su corona real y su belleza, honrando
así al rey, le ocasionó la pérdida de esa corona. Las
consecuencias de su desobediencia hicieron que su esposo
se enojara, algo que todas las esposas, en un espíritu de
humildad, debieran evitar. Las esposas debieran acceder
a los deseos lícitos de sus esposos, no dando ejemplo de
desobediencia y desprecio hacia sus esposos.

Este ejemplo de la esposa de un gobernador, fue suficiente


para hacer que siete hombres (tipos del Espíritu Santo como
los siete espíritus del Señor, nuestro Consejero) aconsejaran
al rey que expulsara a Vasti, como una advertencia para
que todas las mujeres obedecieran a sus esposos.

En las Escrituras, es claro que las esposas deben honrar,


obedecer y someterse a sus esposos en todo lo que sea
lícito (Ef. 5:22-24, 33; Col. 3:18). Por lo tanto, cada
16 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

hombre debe gobernar bien su propia casa (1 Ti. 3:4-5).


En nuestros días vemos desastres y trastornos sociales
porque estas leyes y costumbres no son guardadas por la
mayoría de la población. La redacción del capítulo 2:1 es
interesante, garantizando una explicación. La fiesta de
Asuero tuvo lugar en el tercer año de su reinado (483 a.C.).
El propósito de la fiesta era la preparación para la
expedición a Grecia, mencionada en la introducción. La
guerra contra Atenas, la batalla de Salamis y la derrota
final en el Platea duraron hasta el año 479 a.C., culminando
con el regreso de Asuero a Persia ese mismo año.

De acuerdo a la historia antigua, su reina le acompañó en


todos esos viajes. Pero a su regreso, él recordó la sentencia
decretada contra ella y ordenó que se le expulsara para
siempre. Por eso no fue sino hasta el séptimo año de su
reinado (479 a.C.) que Ester, la nueva reina, fue escogida.

Esta es una lección importante, y puede ser ventajoso para


nosotros recordar Eclesiastés 8:11, donde dice: “Por
cuánto no se ejecuta luego sentencia sobre la mala obra,
el corazón de los hijos de los hombres está en ellos
dispuesto para hacer el mal”. No hay registro de algún
arrepentimiento por parte de Vasti, y por lo tanto la
sentencia determinada fue cumplida.

Vasti fue destronada y reemplazada por Ester a causa de


su orgullo y su desobediencia al rey.

“Retén lo que tienes, para que ninguno tome tu


corona” (Ap. 3:11).
17

CAPÍTULO 4
LAS TRES CASAS
(Ester 2:1-17)

Vasti es un tipo de la nación de Israel que desobedeció a


su esposo celestial. El Señor clama con anhelo:
“Convertíos hijos rebeldes, dice Jehová, porque yo soy
vuestro esposo” (Jer. 3:14). Ella es la iglesia rebelde
llamada Babilonia la Grande, la iglesia que dejó lo mejor
para caminar en sendas de tinieblas, de desobediencia, de
rebelión y de inmundicia.

El decreto del rey


El llamado sigue vigente para las vírgenes que buscan
cumplir los requisitos para tener la corona real. El anhelo
del apóstol Pablo era presentarle a Cristo a la iglesia de
Corinto, como una virgen casta (2 Co. 11:2). El Señor
mismo nos advierte en la parábola de las diez vírgenes,
que aunque cinco eran sabias y cinco eran necias, aún el
ser sabio no es suficiente, porque aún las sabias no eran
la Novia, sino solamente salieron al encuentro del Novio.

Vemos también en el Cantar de los Cantares 6:8, algo de


los grados y los rangos en el Reino de Dios: “Setenta son
las reinas y ochenta las concubinas, y las doncellas sin
número”. Luego, en el versículo 9 dice: “Una es la paloma
mía; es la única de su madre, la escogida de la que dio a
luz. La vieron las doncellas y la llamaron bienaventurada;
las reinas y las concubinas, y la alabaron”. Pero ahora
18 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

veremos a la que cumplió con las condiciones para tener


la corona real, o sea, Ester, y también el proceso a través
del cual ella pasó para alcanzar ese gran honor, usando la
ilustración de las Tres Casas.

Podríamos decir, en este punto del libro, que se observan


muchos grupos de tres a través de la Palabra de Dios.
Estas tríadas fluyen desde esta vida presente a la eternidad
y son primeramente vistas en la creación. Las tres casas
por las que Ester pasó es uno de estos grupos de tres. La
deidad está formada de una Trinidad: Dios Padre, Dios
Hijo y Dios Espíritu Santo. Ellos hicieron al hombre a Su
imagen, un ser que tiene cuerpo, alma y espíritu. El apóstol
Pablo en 1 Tesalonicenses 5:23, dijo que el Dios de paz
es capaz de santificarnos por completo; y todo nuestro
ser, espíritu, alma y cuerpo pueden ser guardados
irreprensibles para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

También sabemos que hay tres cielos ya que el apóstol


Pablo fue arrebatado y llevado al tercer cielo (2 Co. 12:2).
Estos corresponden a las tres divisiones del Tabernáculo
de Moisés. El Atrio exterior es un tipo de la primera casa
de Ester en la que fueron ofrecidos los sacrificios de
sangre, hablando del Señor Jesús quien murió en lugar
nuestro, en la cruz, por nuestros pecados, convirtiéndose
así en nuestro Salvador. El lavacro nos habla del bautismo
en agua. La puerta hacia el Atrio tipifica al Señor Jesús
como la Puerta del redil (Jn. 10:7).

La segunda casa de Ester puede ser asemejada al Lugar


Santo, un lugar al que sólo podemos entrar pasando por
una cortina de cinco pilares (el número cinco representa
Capítulo 4 19

una vida separada o santificada). En el Lugar Santo, panes


horneados rociados con incienso eran diariamente puestos
delante del Señor. Esto habla de nuestras vidas pasando a
través del horno de la aflicción para que podamos ser un
pan partido para alimentar a las multitudes. Espiritualmente
el incienso denota nuestra fe probada por el fuego.

Luego, la tercera casa, que equivale al Lugar Santísimo,


se puede entender a partir de Apocalipsis 17:14, donde la
lista de los tres requisitos para “seguir al Cordero” es
llamados, escogidos y fieles. Jesús dijo: “Muchos son
llamados pero pocos son escogidos”. Amados, estudiemos
Ester con seriedad para que podamos estar en la tercera
casa. Que no seamos solamente llamados y escogidos,
sino fieles.

Finalmente, las Tres Casas de Ester pueden ser


comparadas con las tres etapas espirituales de los
cristianos, como el apóstol Juan las define en su primera
epístola (1 Jn. 2:12-14). Primero que todo él se dirige a
los hijitos diciendo: “porque vuestros pecados os han sido
perdonados por su nombre”. Los creyentes en este nivel
de madurez saben que Jesús es su Salvador y que Dios es
su Padre celestial. En segundo lugar, él habla a los jóvenes
diciendo, “habéis vencido al maligno”. Estos son aquellos
que han vencido o alcanzado victoria sobre el mundo, la
carne y el diablo. La etapa del joven es un nivel de madurez
y crecimiento mucho mayor que la etapa de los hijitos.

Por último, él se dirige a los padres. Él los llama padres,


diciendo: “Porque habéis conocido al que es desde el
principio”. La etapa de padres es un nivel de madurez
20 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

muy alto, donde un creyente ha llegado a conocer a Dios


en una forma muy íntima. Esto correspondería al clamor
sincero del apóstol Pablo en Filipenses 3:10, donde dice:
“a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la
participación de sus padecimientos, llegando a ser
semejante a él en su muerte”. Por lo tanto, con este
entendimiento del significado espiritual de las Tres Casas,
estudiemos ahora la primera casa.

A. LA PRIMERA CASA
La casa de adopción

Los padres de una joven virgen llamada Hadasa (que


significa arrayán) habían muerto. Ella era de hermosa figura
y de buen parecer, y su tío la tomó en adopción como su
propia hija. Así es la primera etapa en nuestra experiencia
cristiana. Cuando aceptamos a Jesucristo en nuestra vida
como nuestro Salvador, recibimos, como dice el apóstol
Pablo en la epístola a los Romanos 8:15: “el espíritu de
adopción, por el cual clamamos, Abba, Padre”. En el
versículo 16, vemos al Espíritu mismo dando testimonio a
nuestro espíritu, de que ahora somos hijos de Dios.

Hadasa recibió un nombre nuevo. Su nombre vino a ser


Ester, que significa estrella. Nosotros, también,
recibiremos un nombre nuevo si somos vencedores como
los que menciona Apocalipsis 2:17. De arrayanes, el
nombre de un árbol que vive en la tierra, seremos elevados
a estrellas, cuya morada está en los lugares celestiales
(ver Dn. 12:3). Sin embargo, de la casa de Mardoqueo (o
de adopción), Ester fue llevada a la Casa de las Mujeres.
Capítulo 4 21

B. LA SEGUNDA CASA
La casa de las mujeres

Ester permaneció aquí durante un período de doce meses,


y por cuanto ella halló gracia a los ojos de Hegai, guarda
de las mujeres, pronto obtuvo sus atavíos para la
purificación. Hay una verdad importante aquí para nuestra
consideración. Algunos cristianos reciben rápidamente las
experiencias del bautismo en agua, la separación del
mundo, y luego avanzan rápidamente al poder del
bautismo del Espíritu Santo y fuego, seguido por la
experiencia de la vida crucificada.

Parece que por nuestra actitud y proceder podemos, en


un período de tiempo más corto, entrar a esas verdades
que nos capacitan para tener victoria sobre la naturaleza
carnal y así ser purificados de las obras de la carne, como
hizo Ester. Sin embargo, otros, como el resto de las
vírgenes, parece que tienen que esperar sus atavíos de
purificación.

Qué importante son las buenas actitudes para acelerar el


desarrollo en nuestra vida espiritual. Debido a que se le
prefirió a ella sobre las otras, Ester obtuvo siete doncellas
especiales para encargarse de sus necesidades. Durante
seis meses se le dio aceite de mirra, y durante otros seis
meses se le dieron perfumes aromáticos.

Aquí vamos a hacer una pausa para considerar las verdades


espirituales que estos hechos contienen. Primeramente,
doce es el número de gobierno, y Ester estaba siendo
22 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

preparada para el trono. De la misma manera nosotros


estamos siendo preparados para ser reyes y sacerdotes, y
coherederos con Cristo. Hegai, el guarda de las mujeres,
es un tipo del Espíritu Santo.

Las siete doncellas especiales son una faceta de los siete


espíritus del Señor. Fue el Espíritu Santo el único que
capacitó a Cristo para ofrecerse a sí mismo sin mancha a
Dios (He. 9:14), y es solamente a través de la capacitación
de este mismo Espíritu Santo lleno de gracia que también
nosotros podemos ser purificados.

La purificación de Ester involucró seis meses del óleo de


mirra. La mirra es amarga. Es el fluido para embalsamar
en el Medio Oriente y, según las Escrituras, habla de
mansedumbre. Es a través de experiencias amargas que
llegamos a conocer lo que Pablo quiso decir cuando
escribió en Gálatas 2:20 sobre ser crucificado con Cristo,
y lo que significa desarrollar un espíritu afable y apacible,
lo cual es de grande estima delante de Dios (1 P. 3:4). Sin
embargo, la purificación no se puede obtener solamente
en situaciones dolorosas. Necesitamos el equilibrio de las
esencias aromáticas. Necesitamos un tiempo para
refrescarnos en la presencia del Señor, momentos de gozo
y felicidad para que podamos ser vasos purificados que
están llenos de amor, gozo y paz.

Otro hecho importante de notar aquí, son las acciones


responsables de Mardoqueo. Él es un ejemplo para todos
nosotros, cuando cuidamos, con gran solicitud y
preocupación divina, a todos aquellos que están pasando
a través del fuego purificador de la aflicción. Que al igual
Capítulo 4 23

que Mardoqueo, podamos fortalecer las manos caídas y


confirmar las rodillas débiles, para darles aliento y que
no sean tentados a rendirse y salirse del camino.

Por lo tanto, que todos glorifiquemos a Dios en los


vallesN.T., como nos exhorta Isaías 24:15, porque entonces
esta leve tribulación producirá en nosotros un cada vez
más excelente y eterno peso de gloria (2 Co. 4:17).
Debemos tener por sumo gozo cuando nos hallemos en
diversas pruebas, porque si triunfamos en esas aflicciones,
sabemos que saldremos perfectos y cabales, sin que nos
falte cosa alguna (Stg. 1:2-4).

La actitud llena de gracia de Ester le ganó el favor a los


ojos de Hegai, así como José halló gracia a los ojos del
carcelero siglos antes. Nuestra actitud es muy importante.
La aceptación con gozo tiene su galardón cuando estamos
en momentos de gran oscuridad. Que Dios nos haga
triunfar en el sufrimiento, sabiendo que obra en nosotros
una medida infinitamente más grande de gloria.

Otro aspecto importante de esta historia es que, al


momento de salir de la casa de las mujeres, a cada doncella
se le permitía tomar cualquiera de los tesoros de la casa
que ella deseara. Nuevamente se manifestó la actitud de
la escogida. Está escrito que Ester no pidió nada, sino
sólo lo que Hegai indicó. Cuán bien escribió Pablo: “Pero
gran ganancia es la piedad acompañada de
contentamiento” (1 Ti. 6:6).

Sin embargo, hay otra verdad importante antes de que


dejemos este tema de la casa de las mujeres. Ester obtuvo
N.T. En la versión King James, en inglés, dice «en el fuego».
24 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

el favor a los ojos de todos los que la miraban. De Jesús


también está escrito que Él crecía en sabiduría, y en gracia
para con Dios y los hombres (Lc. 2:52).

Los escogidos tienen un reporte positivo de los de


afuera. Para que podamos tener las cualidades
necesarias para ser un oficial en la iglesia o en el Reino
de Dios, es imperativo tener un testimonio irreprochable
en el lugar de nuestro trabajo, y entre nuestra familia y
amigos: “Es necesario que tengan buen testimonio de
los de afuera, para que no caiga en descrédito y en
lazo del diablo” (1 Ti. 3:7).

C. LA TERCERA CASA
La casa del rey

Así, cuando Ester finalmente entró en la presencia del


rey, ella obtuvo gracia y favor a sus ojos aun más que las
demás vírgenes. Como Salomón escribió proféticamente
acerca de la Novia de Cristo, él nos dice que hay setenta
reinas, ochenta concubinas, y las doncellas sin número
(Cnt. 6:8). Pero en el versículo nueve leemos: “Más una
es la paloma mía, la perfecta mía, la vieron las doncellas,
y la llamaron bienaventurada; las reinas y las concubinas,
y la alabaron”. El versículo 13 dice: “... oh sulamita [el
femenino de Salomón, por lo tanto, identificado con
Cristo]; vuélvete, vuélvete, y te miraremos”. El deseo de
las doncellas y demás vírgenes era ver a alabaron”. El
deseo de las otras vírgenes era observar la belleza de
aquella que, de entre ellas, había sido juzgada digna de
recibir la corona real.
Capítulo 4 25

El rey hizo a Ester reina en vez de Vasti, y en la misma


forma la Iglesia tomará ese honor que debió haber sido
concedido a Israel. Qué advertencia tan solemne el Señor
mismo da al ángel de la iglesia de Filadelfia, diciendo:
“retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona”
(Ap. 3:11). Hay varios ejemplos en la Palabra de Dios de
aquellos que perdieron sus posiciones y herencias eternas.
De Judas, se dijo en el Salmo 109:8: “Tome otro su
oficio”. Por lo tanto, Matías fue escogido para
remplazarlo (Hch. 1:20-26) Esaú vendió su primogenitura
por un bocado de guiso (He. 12:16), y Jacob, su hermano
gemelo menor, tomó su herencia.

Una advertencia solemne


Esas vírgenes que no cumplieron las condiciones para
tener la corona real, fueron puestas en lo que podríamos
llamar “la cuarta casa”, que era la segunda casa de las
mujeres. Ellas fueron puestas bajo la custodia de
Saasgaz. Tenían el rango de concubinas, pero ya no iban
a la presencia del Rey, a menos que el Rey se deleitara
en ellas, y las llamara por su nombre (Est. 2:13-14).

Cómo nos recuerda esto a Balaam, el profeta que cayó.


Aquí vemos a un hombre que escuchaba las palabras
de Dios y tenía el conocimiento del Altísimo. Aun así,
Balaam mismo testificó que a causa de su desobediencia
al Señor, lo vería, pero no de cerca (Nm. 24:17).
Hebreos 12:14, nos advierte que sin santidad nadie verá
al Señor. Escuchemos atentamente estas advertencias,
no sea que seamos relegados a la cuarta casa.
Busquemos cumplir las condiciones para estar en la
26 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

casa del Rey, recibiendo la corona real, gobernando y


reinando con el Rey Jesús, y convirtiéndonos en
coherederos con Él.

Busquemos
cumplir las
condiciones para
estar en la casa del
Rey
27

CAPÍTULO 5
LA SEGUNDA FIESTA
(Ester 2:18-20)

Luego, el banquete de Ester fue celebrado por el rey.


Lo proclamó día de fiesta en las provincias y distribuyó
regalos con generosidad real (Est. 2:18). Cuán similar
a la Cena de las Bodas del Cordero, cuando Él
finalmente es unido con su Novia quien “se ha
preparado”.

¡Qué liberación! ¡Qué tiempo de regocijo va a ser ese!


“Bienaventurados los que son llamados a la Cena de las
Bodas del Cordero”. Apocalipsis 19:9 es otra de las formas
en que la Palabra de Dios nos exhorta para cumplir las
condiciones para obtener estos altos honores.

Al contemplar las glorias celestiales, somos retados


por la verdad de que en el cielo hay grados, como ya
hemos dicho. Consideremos un solo aspecto que
afectará nuestra posición celestial eterna. El Señor
Jesús dijo en Mateo 5:17-19: “No he venido para
abrogar la Ley, sino para cumplir. Porque de cierto os
digo que hasta que no pasen el cielo y la tierra, ni una
jota ni una tilde pasará de la Ley, hasta que todo se
haya cumplido. De manera que cualquiera que
quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y
así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado
en el reino de los cielos; pero aquel que los haga y los
enseñe, el mismo será llamado grande en el reino de los
cielos”.
28 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

Al igual que el Apóstol Pablo, no dudemos en anunciar


todo el consejo de Dios (Hch. 20:27). Pero también, como
David oró en el Salmo 51:6: “He aquí, tu amas la verdad
en lo íntimo y en lo secreto me has hecho comprender
sabiduría”. Porque no son los oidores de la Palabra los
que serán bendecidos sino los hacedores (Mt. 7:21).

“He aquí, tu amas la


verdad en lo íntimo y en lo
secreto me has hecho
comprender sabiduría”
Salmo 51:6
29

CAPÍTULO 6
EL COMPLOT DE ASESINATO
ES FRUSTRADO
(Ester 2:21-23)

A diferencia de muchas novelas y filmes de hoy, el libro


de Ester no concluye con una boda y las palabras “y
vivieron muy felices para siempre”. No, el matrimonio es
un tiempo de nuevos comienzos, de destino, un tiempo
de propósito, un tiempo de fijar nuestros rostros en la
voluntad de Dios para nuestra vida juntos, porque hay un
trabajo que hacer. Así también fue para Ester. Ella había
llegado al trono con una misión de Dios.

Dios, no sólo conoce las cosas que van a suceder, sino


que las revela para que sepamos que Él es Dios (Is. 41:23).
Este mismo Dios estaba ahora preparando el terreno para
la salvación de los judíos y la elección de Mardoqueo.

Dos de los eunucos del rey buscaban matar al rey.


Mardoqueo se enteró del complot y le informó a Ester.
Ester le informó al rey del caso en nombre de Mardoqueo,
y después de inquirir, el caso fue verificado y los eunucos
fueron colgados. Sin embargo, no se hizo nada por
Mardoqueo en ese tiempo, porque Dios había guardado
un galardón para que más adelante se ajustara mejor a
Sus planes (ver Est. 6:1-3)

Cuán pacientes debemos ser cuando lo hemos obedecido.


Cómo deberíamos luchar por ser como Abraham, quién
30 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

después de esperar pacientemente, obtuvo la promesa


(He. 6:15; 10:36). A veces usted no ve el fruto de su trabajo
sino hasta años más tarde. En lo natural, usted puede
plantar manzanos y no ver ningún fruto significativo
durante años. Esto también es verdad en lo espiritual
algunas veces. Pablo dijo: “... no nos cansemos de hacer
el bien; porque a su tiempo cosecharemos, si no
desmayamos” (Gá. 6:9). Por lo tanto, no desmayemos ni
nos cansemos.

“Porque la paciencia
os es necesaria;
para que, habiendo
hecho la voluntad de
Dios obtengáis la
promesa”
Heb. 10:36
31

CAPÍTULO 7
EL COMPLOT DE AMÁN
PARA MATAR A LOS JUDÍOS
(Ester 3:1-15)

En vez de ser premiado, Mardoqueo, el líder judío, fue


olvidado. En su lugar, Amán, un hombre perverso,
descendiente de la nación perversa de los amalecitas, fue
promovido. El nuevo y exaltado cargo de Amán requería
que todos los demás se tuvieran que inclinarse delante de
él mostrándole reverencia.

¡Mardoqueo se rehusó a arrodillarse e inclinarse delante


de un hombre impío! Está escrito en el libro de
Proverbios 25:26: “Como fuente turbia y manantial
corrompido, es el justo que cae delante del impío”. Así,
el justo Mardoqueo no cayó delante del impío Amán. Por
lo tanto, Amán se llenó de ira contra Mardoqueo. Y debido
a que supo que era judío, Amán buscó exterminar a todos
los judíos que estuvieran habitando en todo el reino de
Asuero.

A veces nuestra obediencia pone en peligro a nuestros


amigos y aún a nuestras iglesias. Como quiera que sea,
no debemos vacilar en hacer lo correcto, sino poner toda
nuestra confianza completa en Dios, quien es el Juez Justo
y da a cada hombre de acuerdo a sus obras.

En el año duodécimo fue echada Pur, una palabra persa


que significa piedrecita, que se usaba para echar suerte.
32 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

Proverbios 16:33 declara: “La suerte se echa en el regazo;


más de Jehová es la decisión de ella”. Fue de esta manera
que Matías fue elegido para reemplazar a Judas en la
Iglesia Primitiva (Hch. 1:26).

Salmo 76:10 dice: “Ciertamente la ira del hombre te


alabará; tu reprimirás el resto de las iras”. En este caso,
el Señor se había propuesto ganar la gloria para sí mismo
a través de la ira de Amán. Pero esta ira fue reprimida ya
que a Amán no se le permitió cumplir sus propósitos
malvados. Cuán a menudo el enemigo hace planes para
derribar y destruir al justo, pero Dios a través de una u
otra forma lo retarda para así poder hacer realidad Sus
propios planes y frustrar los deseos impíos y malignos
del enemigo.

El Señor usó los temores supersticiosos de Amán de echar


la suerte para determinar un día para la destrucción de los
judíos. Él retrasó el día hasta que Sus planes pudieran
madurar y llegar a buen término, es decir, para destruir al
impío Amán y promover a Mardoqueo. De este modo,
fue Dios quien refrenó sus propósitos durante virtualmente
un año completo hasta el treceavo día del doceavo mes
en el doceavo año del reinado de Asuero. Ciertamente,
que el número doce aparezca dos veces, testifica que Dios
tiene el gobierno sobre Su hombro.

Al poner cargos falsos contra ellos, Amán obtuvo permiso


del Rey para destruir a los judíos. Tan grande era la ira de
Amán que ofreció pagar 10,000 talentos de plata al tesoro
del rey para poder cumplir sus propósitos. Hoy, el valor
de esta suma sería más de $2,500,000. Proverbios 17:23
Capítulo 7 33

declara: “El impío toma soborno del seno para pervertir


las sendas de la justicia”. El rey rechazó la plata y entregó
a los judíos en manos de Amán para que hiciera como
bien le pareciera. Consecuentemente, el mandato fue dado
por Amán para el genocidio de los judíos. Entonces el rey
y Amán se sentaron a beber, aparentemente indiferentes a
las grandes consecuencias de su perverso edicto contra
miles de vidas del pueblo de Dios.

Consternación y perplejidad reinaron en la ciudad capital


de Susa, como dice Proverbios 29:2: “Cuando los justos
dominan el pueblo se alegra, más cuando domina el impío,
el pueblo gime”. Sin embargo, Proverbios 24:15-16
reafirma que las obras impías, al final, nunca son
bendecidas: “Oh impío, no aceches la tienda del justo,
no saquees su cámara; […] porque los impíos caerán en
el mal”.

Los pasos de los justos son un ejemplo para


nosotros, si alguna vez nos encontremos en
circunstancias similares.
35

CAPÍTULO 8
MARDOQUEO Y LOS JUDÍOS
ESTÁN DE LUTO
(Ester 4:1-17)

Mardoqueo rasgó sus vestidos, que en esos días era señal


de gran luto. Él lloró con grande y amargo clamor,
obviamente suplicando a Dios y al rey. Tabmbién en todas
las provincias hubo gran luto entre los judíos, quienes
ayunaron, lloraron, gimieron y se vistieron de cilicio y
ceniza.

Para impedir una calamidad nacional, vemos a Mardoqueo


guiando el camino de la congregación y a la nación
completa siguiéndolo. Los líderes y las naciones de hoy
necesitan seguir estos mismos pasos para alejar el juicio
que está a la puerta.

Evidentemente, al principio Ester ignoraba el decreto del


rey para destruir a su pueblo, ya que estaba recluida en el
harén del rey. Mardoqueo le envió una copia del decreto,
junto con el encargo de que ella debía ir al rey a suplicarle
y a interceder por su pueblo (Est. 4:8). Ester le recordó a
Mardoqueo la ley que prohibía a todo hombre o mujer
entrar en la presencia del rey sin previo llamado.

La pena era la muerte y la única excepción a este castigo


capital, era si el rey extendía su cetro real. Luego, Ester
declaró que los últimos treinta días ella no había sido
llamada a la presencia del rey. Cuán evidente es aquí que
36 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

ella estaba calculando el costo de sus acciones. Oh, que


en nuestro propio corazón estemos tan llenos del fuego
de la dedicación santa, que se diga de nosotros que
menospreciamos nuestra vida hasta la muerte (Ap. 12:11).

Luego siguió un intercambio entre Mardoqueo y Ester


cuando Mardoqueo le advirtió a Ester que no pensara que
ella escaparía del decreto contra los judíos sólo porque
estaba en la casa del rey. Él le advirtió que si callaba en
ese momento, respiro y liberación vendrían de alguna otra
parte, pero que ella y la casa de su padre serían destruidas.

Qué advertencia tan solemne para cada uno de nosotros hoy


y a esta hora, si dejamos de alzar la voz contra la iniquidad y
la perversidad que prevalecen virtualmente en cada país del
planeta. Dios nos va a juzgar por pecados de omisión así
como por los cometidos. Debemos hablar en contra del
pecado y la corrupción aún en los puestos altos y advertir a
las personas en todas partes acerca del juicio eterno.

Que se diga de nosotros como se dijo de Ester, que “para


esta hora hemos llegado al reino” El ejemplo de Ester la
describe como una mujer piadosa y valiente. Ella suplicó
a Mardoqueo que hicieran ayuno de comida y bebida
durante tres días, así como ella y sus doncellas lo harían.
Después planeó ir al rey, sin haber sido invitada y sin
que fuera conforme a la ley, para hacer una petición
por su pueblo. Y luego declaró estas palabras
memorables: “y si perezco, que perezca” (Est. 4:16).

La admirable valentía de los santos también fue


manifestada por los tres jóvenes hebreos cuando fueron
Capítulo 8 37

confrontados por el edicto de Nabucodonosor de inclinarse


delante de la imagen de oro. Aún bajo pena de morir en el
horno de fuego, ¡ellos se negaron a hacerlo! Valientemente
declararon al rey Nabucodonosor: “... he aquí nuestro Dios
a quien servimos puede librarnos del ardiente horno de
fuego; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas,
oh rey, que no serviremos a tus dioses, no tampoco
adoraremos la estatua que has levantado” (Dn. 3:17-18).
Aunque fueron lanzados dentro del ardiente horno y Dios
los libró, ellos no estuvieron seguros de la liberación sino
hasta que realmente estuvieron en el horno.

En la misma forma, nuestro caminar es un caminar de fe


y confianza, pero debemos darnos cuenta que Dios es
soberano. En Su sabiduría algunas veces Él determina
librar a sus hijos, pero en otros casos sus hijos son
llamados para glorificarlo a través del fuego del martirio
(ver He. 11:36-38).

Debemos hablar en
contra del pecado y
la corrupción aún
en los puestos altos
y advertir a las
personas en todas
partes acerca del
juicio eterno
39

CAPÍTULO 9
ESTER HACE
LA PETICIÓN AL REY
(Ester 5:1-14)

Ester fue delante del rey, sin saber qué le acontecería. Pero
Dios estaba con ella, y obtuvo gracia ante los ojos del rey.
Asuero dijo a Ester “¿Cuál es tu petición?” A lo que Ester
rápidamente contestó que había preparado un banquete, y
deseaba invitar solamente al rey y a Amán.

Al venir delante del rey, parece extraño que ella no hizo


inmediatamente su petición para la liberación de los judíos
en el primer banquete. Sin embargo, examinando de cerca,
parece que ella quería obtener totalmente la gracia del rey
por medio del banquete. Quería estar segura de que el
corazón del rey sería favorable hacia ella. Así, pidió al
rey que acudiera al día siguiente a otro banquete, y le
prometió que entonces le daría a conocer su petición. El
efecto de esto fue doble. El corazón del rey se alegró y
Amán, absorto con todo lo que iba a suceder, fue tomado
desprevenido.

Cuando Amán salió del banquete, se llenó de indignación


al encontrarse con Mardoqueo quien otra vez rehusó
reconocerle inclinándose (Est. 5:9-10). Al regresar a casa,
Amán les contó a sus amigos y a su esposa Zeres la gloria
de sus riquezas y cómo el rey lo había engrandecido sobre
cualquier otro en la tierra: “La reina Ester [él agregó] a
ninguno hizo venir con el rey al banquete que ella dispuso
40 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

[…], sino a mí; y también para mañana estoy


convidado...” (Est. 5:12).

Cuán cierta es la Palabra del Señor que dice: “Antes del


quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la
altivez del espíritu” (Pr. 16:18). La envidia y el odio de
Amán contra Mardoqueo no le dieron descanso.

¡Cuán cierto es eso amado! La envidia y el odio son como


serpientes que entran en el corazón de un hombre y
continuamente roen por dentro, desolando el alma. Se
roban la paz, el gozo y otros deleites que un hombre pueda
tener en sus logros o posesiones. No goza de satisfacción
cuando estas dos serpientes gemelas están en su vida.

Esta era la condición de Amán. Había sido elevado a


grandes posiciones por el rey. Era el amigo del rey y el
que seguía en poder y prestigio. Aún así, todos estos
honores de nada le servían mientras Mardoqueo rehusara
reverenciarlo. Su enemistad contra Mardoqueo le causó
gran tormento de espíritu. Satanás también está lleno de
conflictos y de orgullo, y como resultado, no tiene
descanso. “No hay paz, dijo mi Dios, para los impíos”
(Is. 57:21). La solución que los amigos y la esposa de
Amán le propusieron en Ester 5:14, fue hacer una muy
alta y extravagante horca de cincuenta codos de altura
(aproximadamente veintitrés metros). Después sugirieron
que hiciera petición al rey de colgar a Mardoqueo, y
después de eso podría ir con el rey al banquete.

Pero nuestro Dios es el Dios de la onceava hora. Cuando


todo parece perdido, repentinamente Dios se mueve. El
Capítulo 9 41

Señor tiene un horario perfecto. Nunca estuvo apresurado


con la situación sino que esperó pacientemente hasta que
la copa de iniquidad de Amán estuvo llena (ver Gn. 15:16).
Entonces se movió por medio del Espíritu esa noche para
quitar el sueño al rey y traer a su memoria las buenas
obras del pasado de Mardoqueo.

Cuando todo parece


perdido, repentinamente
Dios se mueve. El Señor
tiene un horario perfecto
43

CAPÍTULO 10
MARDOQUEO ES HONRADO
(Ester 6:1-14)

Ya hemos dicho que Dios hace todo bien y eso se aplica


también a su forma de escoger el momento oportuno. El
enemigo del pueblo de Dios había hecho sus planes; había
preparado la horca para Mardoqueo y se había propuesto
hacer la petición al rey al día siguiente par ejecutar a
Mardoqueo. Parecía que nada podría desbaratar al
enemigo. Nada, sólo Dios.

La clave del complot era el rey, porque nada podía ser


hecho sin la autorización del rey. Así que, ¿qué hace Dios?
Se mueve en el rey para no darle sueño. Así, para aquietar
su espíritu, el rey busca algo para leer.

Por lo tanto, esa noche el rey pidió que las memorias y


las crónicas fueran leídas delante de él. La sección en
particular que le fue leída, tenía que ver con Mardoqueo,
quien había preservado la vida del rey al alertarle, por
medio de Ester, de un complot de dos de sus eunucos
para asesinarlo. (Se hizo referencia a ese episodio en
Est. 2:21-23).

Cuando Asuero descubrió que ningún honor se le había


otorgado a Mardoqueo, preguntó quién estaba presente
en el patio exterior. Amán estaba allí, y cuando fue llevado
al rey, el rey le preguntó: “¿Qué se hará al hombre cuya
honra desea el rey?” Amán, lleno de orgullo, pensó que
el rey se estaba refiriendo a él. Por lo tanto, se excedió en
44 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

la bendición más extravagante que pudo imaginar:


“Vístanlo (dijo Amán) con el vestido real, y sea puesto en
el caballo en que el rey cabalga, pongan la corona real
sobre su cabeza, y que uno de los príncipes más nobles
del rey lo lleve por la plaza de la ciudad, pregonando:
este es el hombre cuya honra desea el rey” (paráfrasis de
Est. 6:8-9).

Ay, de Amán, porque él estaba en realidad derramando


esa bendición sobre la cabeza de aquel a quien buscaba
hacerle mal: Mardoqueo, el justo. Mardoqueo fue honrado
a la vista de todos, y el impío Amán fue obligado a
proclamar: “Así se hará al varón cuya honra desea el
rey” (Est. 6:11).

¡Cuán paralelo es esto al Señor Jesucristo! Aunque sus


adversarios se burlaron de él, montó sobre un asno y fue
triunfante alabado por las multitudes para la
consternación de sus enemigos, los escribas y los
fariseos, el domingo de ramos. Asimismo, Dios nos dice
en Su preciosísima Palabra: “... porque yo honraré a
los que me honran” (1 S. 2:30). “Porque a mis ojos
fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré,
pues hombres por ti, y naciones por tu vida” (Is. 43:4).

¡No temas, tu enemigo no triunfará por siempre! Con esta


exaltación de Mardoqueo, Dios había comenzado a
cambiar la marea. Amado, espere el cambio de la marea.
Mi querida esposa y yo estábamos en circunstancias muy
difíciles y en un momento crítico de nuestra vida. En esta
oportunidad nos sentimos guiados a reunirnos con una
dama que tenía un manto profético verdadero, y
Capítulo 10 45

confiábamos que en Su misericordia, El Señor nos hablaría


a través de ella, ¡y Él habló a través de su sierva! Pero
entonces, después de habernos dado algunas promesas
llenas de gracia, ella nos indicó que fuéramos a cierto
punto de un río cercano que fluye hacia el mar, porque a
ese lugar se le llama “El cambio de la marea”. Ella dijo
que debíamos verlo como un testimonio de que Dios
estaba cambiando nuestra marea, y desde ese momento
en adelante, la marea cambió a nuestro favor en nuestra
vida. Quizás en lo natural usted nunca será llevado a un
lugar como ese, sin embargo, espere el cambio de su marea
en el sentido espiritual.

Zeres, la esposa de Amán, y sus sabios, afirmaron


claramente que debido a que Amán había comenzado a
caer delante de Mardoqueo, descendiente de los judíos,
no lo vencería, sino que ciertamente caería delate de él
(Est. 6:13). Cuán cierto es que, cuando Dios se levanta
por una persona, sus enemigos son esparcidos. El
comienzo del fin de este hombre malvado había llegado.
Las señales estaban claramente allí, y aún los consejeros
del malvado pudieron leerlas.

Fue igual con Ahitofel, consejero de David, quien siguió a


Absalón. Cuando el consejo de Husai fue preferido en vez
del suyo, él leyó las señales y se suicidó (ver 2 S. 17:23).
Ciertamente está escrito del malvado: “Porque intentaron
el mal contra tí; fraguaron maquinaciones, más no
prevalecerán” (Sal. 21:11).
47

CAPÍTULO 11
AMÁN ES EJECUTADO
(Ester 7:1-10)

Otra vez el rey pidió que Ester le hiciera su petición. Esta


vez Ester reveló que ambos, ella y su pueblo, serían
ejecutados por el enemigo. En indignación el rey demandó
conocer el nombre del que se atrevía a pretender hacer
algo así, a lo que Ester respondió que el adversario y el
enemigo era “este malvado Amán”.

El temor sobrecogió a Amán, y cuando el rey en su ira


salió al huerto, Amán cayó sobre la cama de la reina Ester
para implorar por su vida. Cuando el rey regresó al
aposento del banquete y vio a Amán en esta posición, él
interpretó este acto como un ataque contra la reina. Y al
proferir el rey esta palabra de extremo desagrado y juicio,
un eunuco del rey cubrió el rostro y la boca de Amán, y
otro le informó de la horca que Amán había erguido en su
casa para colgar a Mardoqueo. El rey entonces mandó
que Amán fuera colgado en la misma horca.

¡Qué impresionante! El mal que Amán ingenió contra


Mardoqueo, sobre él mismo cayó. La oración de David
en el Salmo 35: 7-8 fue una verdad en Mardoqueo:
“Porque sin causa escondieron para mí su red en un
hoyo; sin causa cavaron hoyo para mi alma. Véngale
el quebrantamiento sin que lo sepa, y la red que él
escondió lo prenda; con quebrantamiento caiga en
ella”. El Salmo 31:17 es una descripción que va muy
bien con el final de Amán: “Sean avergonzados los impíos,
48 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

estén mudos en el Seol”. “Mía es la venganza, Yo pagaré


dice el Señor” (Ro. 12:19).

El hogar de Amán fue dado a Ester, y Mardoqueo recibió


el anillo de autoridad de Amán y gobernó sobre su casa.
Así, tanto Ester como Mardoqueo, recibieron el honor que
otros perdieron por su rebelión y orgullo. Al final, la
justicia siempre triunfa sobre la injusticia, y el bien sobre
el mal.

“Sean avergonzados
los impíos, estén
mudos en el Seol”.
“Mía es la venganza,
Yo pagaré dice el
Señor” Ro. 12:19
49

CAPÍTULO 12
MARDOQUEO ES
PROMOVIDO
(Ester 8:1-2)

Al igual que en la vida secular, en el Reino de Dios hay


promociones. No somos repentinamente puestos en
nuestra posición y ministerio finales, sino que llegamos
allí a través de etapas ascendentes. Esto puede ser ilustrado
muy bien en la vida de David en el Antiguo Testamento,
cuando fue ungido la primera vez por Samuel para ser rey
de Israel. La intención de Dios para su vida fue revelada
quizás a la temprana edad de diecisiete años. Luego le
siguió un tiempo en la casa de Saúl y después un período
en el desierto en el que estuvo huyendo de aquel a quién
eventualmente iba a reemplazar. Recibió la segunda
unción como rey de Judá, en Hebrón.

Finalmente, en su tercera unción, se convirtió en el rey de


todo Israel y luego asumió plenamente la posición para la
cual fue ungido inicialmente. Fue a través de una serie de
promociones que él finalmente alcanzó la posición que
El Señor había ordenado para él.

Este principio también está ilustrado en la vida de Saulo


de Tarso, más tarde conocido como el apóstol Pablo. Al
principio, cuando el Señor le dio a conocer Su llamado
sobre su vida, le fue revelado a Ananías que Saulo era un
vaso escogido para llevar el nombre del Señor a los
gentiles (en otras palabras, un enviado o un apóstol).
50 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

Pero luego fue llevado al desierto durante tres años, y


más tarde lo encontramos en Antioquía, clasificado como
un profeta y apóstol. Después él fue enviado con Bernabé
como un miembro subalterno. No fue sino hasta después
que se le llamó apóstol y entró en la plenitud del ministerio
que el Señor había mostrado a Ananías. El enaltecimiento
no viene ni de oriente ni de occidente, ni del desierto, ni
del hombre sino de Dios, el juez soberano. Él humilla a
uno, y enaltece al otro (Sal. 75:6-7).

Hemos dado estos ejemplos para ilustrar lo que pasó en


la vida de ese gran hombre Mardoqueo. Cuando nos fue
presentado en el capítulo 2 de Ester, él era un hombre de
distinción. Indudablemente, fue a través de pasos de
justicia, con respecto a salvar la vida del rey sin ponerse
de parte de los conspiradores, y también dando
instrucciones a Ester de rogar por los judíos, que él estaba
calificando a los ojos del Señor para un puesto más alto y
un ministerio mayor y con más influencia.

Seguramente Mardoqueo ignoraba los planes del Señor


para su propia vida cuando salvó la vida del rey, sin
embargo, es a través de pruebas como estas que nos
calificamos a nosotros mismos. Nuestras pruebas son a
menudo en asuntos mundanos naturales de la vida, como
es ilustrado en la experiencia de los trescientos hombres
galantes pero comunes, que no tenían ni idea de que
estaban siendo probados cuando, en Jueces 7:4-7, Dios
dijo a Gedeón: “Aún es mucho el pueblo; llévalos a las
aguas y allí te los probaré; y del que yo te diga: Vaya éste
contigo, irá contigo; más de cualquiera que yo te diga:
Este no vaya contigo, el tal no irá” (ver Jue. 7:4-7).
Capítulo 12 51

Recordemos las palabras del Señor mismo, en Lucas 16:10:


“El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel”.
La promoción viene de Dios, quien derriba a los malvados
Amanes y levanta muy alto a los justos Mardoqueos.

Hay también otro principio que no debemos dejar de


mencionar. A menudo, antes de que el Señor juzgue
finalmente a los malvados llevándolos a la muerte, Él
promueve al que ellos estaban tratando de destruir. Así,
para disgusto del impío, es forzado mientras vive aún, a
contemplar el bien que el Señor ha hecho a quien él odiaba.
Así se prepara su angustia.

“El que es fiel en


lo muy poco,
también en lo más
es fiel”.
Lucas 16:10
53

CAPÍTULO 13
LOS JUDÍOS TOMAN
VENGANZA
(Ester 8:3 – 9:16)

No es suficiente quitar la cabeza del enemigo (en este


caso, Amán), sino todos los enemigos deben ser quitados.

El Salmo 7:9 exclama: “Oh, fenezca ahora la maldad


de los inicuos, más establece tú al justo”. David
continuó en el Salmo 18:37: “Perseguí a mis enemigos
y los alcancé, y no volví hasta acabarlos”. Debemos
perseguir a nuestros enemigos hasta que los hayamos
destruido completamente para que nunca más se
vuelvan a levantar.

Así, Ester cayó al suelo delante del rey e hizo


intercesión por su pueblo para que el rey quitara el mal
que Amán había intentado contra los judíos. Luego el
rey accedió al ruego de Ester y revirtió la decisión
contra los judíos. Él aun dio un paso más al escribir un
decreto que los judíos podían matar a sus enemigos en
el mismo día que Amán pensaba destruirlos, en le
treceavo día del doceavo mes.

Es importante notar que debemos tratar con las pequeñas


zorras que echan a perder la viña en nuestra propia vida.
No debemos permitir que ninguna escape o que crezcan
hasta convertirse en zorras viejas y maduras que infesten
el fruto del Espíritu de Dios en nuestra vida y nuestro
54 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

corazón. Para que nuestro fin sea bueno, debemos pasar


las pruebas a lo largo del camino. Recuerde que nuestra
meta es un viaje de llamados, a escogidos y a fieles, y
no debemos quedar cortos de alcanzar la meta.

Nuestra meta es un
viaje de llamados, a
escogidos y a fieles, y
no debemos quedar
cortos de alcanzar
la meta.
55

CAPÍTULO 14
LA TERCERA FIESTA:
LA FIESTA DE PURIM
(Ester 9:17-32)

Llegamos así a la tercera fiesta del libro de Ester, la fiesta


de Purim. Fue una fiesta de gran regocijo ya que los
judíos celebraron su liberación. En este día el señor
cambió su “tristeza en alegría” (Est. 9:22; cf. Jer. 31:13;
Sal. 30:11-12). El Señor quiere cumplir espiritualmente
esta fiesta en nuestra vida, librarnos de nuestros
enemigos y volver nuestra cautividad (ver Sal. 126).
Se dio la orden de que se celebrara cada año, los días
catorce y quince del doceavo mes del calendario judío,
el mes de Adar. Esto sería en febrero o marzo en nuestro
calendario. Es el tiempo de la cosecha de cítricos. Es
interesante que la batalla “Tormenta en el desierto” de
1991 contra Irak, terminó en la fiesta de Purim. Dios,
una vez más, nos estaba mostrando que los proyectos
impíos que son ingeniados contra los judíos (o el pueblo
de Dios) se vuelven sobre la cabeza de aquellos que
los cometen.

Notas adicionales sobre las tres fiestas


Hay tres fiestas principales del Señor mencionadas en
Deuteronomio 16: la Pascua, Pentecostés (o fiesta de las
Semanas) y Tabernáculos. En el libro de Ester hay tres
fiestas que coinciden con estas. Son la Fiesta de Asuero,
la Fiesta de Ester, y la Fiesta de Purim.
56 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

Estos dos grupos de tres fiestas pueden por lo tanto ser


comparadas:

La Fiesta de Asuero (La Pascua) - Salvación

A esta fiesta, todos fueron invitados. El rey quería que


todos vinieran. Esto es verdad de la Fiesta de la Pascua
o la Salvación. “Y el que quiera, tome del agua de la
vida gratuitamente” (Ap. 22:7). La salvación está abierta
para todos, grandes y pequeños.El rey no quiere que
ninguno perezca, sino que todos procedan al
arrepentimiento (Jn. 3:16; 2 P. 3:9; 1 Ti. 2:4).Leer también
Ester 1:1-8. Debido a que somos vasos, podemos contener
dentro de nosotros al Espíritu de Dios. Podemos beber
tanto como deseemos (Est. 1:7-8). Muchos están contentos
con beber una pequeña cantidad del Espíritu de Dios y
quedarse en la fiesta de la Pascua (la Salvación).
Avancemos hacia Pentecostés y a los Tabernáculos.

La Fiesta de Ester (Pentecostés) - Investidura


de autoridad, hacer más grande

A esta fiesta, todos fueron invitados. El rey quería que


todos vinieran. Esto es verdad de la Fiesta de la Pascua
o la Salvación. “Y el que quiera, tome del agua de la
vida gratuitamente” (Ap. 22:7). La salvación está abierta
para todos, grandes y pequeños.El rey no quiere que
ninguno perezca, sino que todos procedan al
arrepentimiento (Jn. 3:16; 2 P. 3:9; 1 Ti. 2:4).Leer también
Ester 1:1-8. Debido a que somos vasos, podemos contener
dentro de nosotros al Espíritu de Dios. Podemos beber
tanto como deseemos (Est. 1:7-8). Muchos están contentos
Capítulo 14 57

con beber una pequeña cantidad del Espíritu de Dios y


quedarse en la fiesta de la Pascua (la Salvación).
Avancemos hacia Pentecostés y a los Tabernáculos.

La Fiesta de Purim (Tabernáculos) - Jubileo

Esta fiesta fue para celebrar la selección de Ester como reina.


Muchos son llamados pero pocos escogidos (Mt. 22:14).La
fiesta de Pentecostés requiere de una mayor consagración.
Pero también representa a judíos y gentiles unidos juntos
en la misma casa, así como Pentecostés abrió la puerta a
los gentiles en la Iglesia Primitiva. (Ester era judía y
Asuero era gentil). Pentecostés representa poder y
autoridad (Hch 1:8) y para Ester significó llegar al trono
con poder y unción nuevos.

Tabernáculos y Purim son similares en el hecho de que


ambas son fiestas de victoria sobre el enemigo. Es un
tiempo de jubileo, de liberación y de regocijo. Durante
la fiesta de Purim, se regocijaron porque un enemigo
había sido derrotado (Amán) y Mardoqueo era su
gobernador piadoso. Tabernáculos será celebrada
proféticamente en el Milenio cuando el mayor enemigo
de la Iglesia (Satanás), el Anticristo que viene y el falso
profeta ya no sean una amenaza. El Señor Jesucristo
estará reinando gloriosamente.También, para la Iglesia,
Tabernáculos representa un gran derramamiento del
Espíritu (Jl. 2:23-29) culminando con el retorno de Cristo
por Su Iglesia sin mancha ni arruga (Ef. 5:27).
59

CAPÍTULO 15
LA GRANDEZA DE
MARDOQUEO
(Ester 10:1-3)

El capítulo final en el amadísimo libro de Ester, la heroína


que se convierte en reina, cierra con una frase que aclara
los problemas que se han levantado en cuanto a la
ubicación del libro en el canon de escrituras inspiradas,
especialmente porque el nombre de Dios nunca es
mencionado. Esto se entiende a la luz del hecho que el
autor está extrayendo información escrita en los registros
seculares de los reyes medo-persas (Est. 10:1-2) y
obviamente los eventos de este libro serían atribuidos al
rey y no al Dios de Israel.

Sin embargo, por fe entendemos y vemos con el ojo de la


fe, que Dios es todo en todo y manda los destinos de la
humanidad. Él es el Dios que contesta las oraciones y
vela por los asuntos de la humanidad con interés infinito
y tierno cuidado, particularmente concerniente a Su
pueblo, los judíos, y a nosotros.

El libro cierra con la exaltación final de Mardoqueo por


parte del rey. El vino a ser en efecto, el primer ministro
del Imperio Persa. ¡Cuán grande es nuestro Dios! Reyes
gentiles impíos como Nabucodonosor, Asuero y más tarde
Artajerjes, fueron todos guiados y asistidos por los siervos
de Dios (Daniel, Mardoqueo y Nehemías) para el beneficio
y bienestar de Su pueblo.
60 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

El propósito de Dios era cumplir la promesa que Él hizo a


través del profeta Jeremías en el capítulo 30:11: “Porque
yo estoy contigo para salvarte, dice Jehová, y destruiré a
todas las naciones entre las cuales te esparcí; pero a ti
no te destruiré”. Y otra vez por medio de Ezequiel 11:16:
“Por tanto, di: Así ha dicho Jehová el Señor: Aunque les
he arrojado lejos entre las naciones, y les he esparcido
por las tierras, con todo eso les seré por un pequeño
santuario en las tierras a donde lleguen”. Así, Mardoqueo
fue levantado para bendecir y proteger al pueblo de Dios.

Repaso de las tres casas de Ester

La casa de adopción
Llamados - El Atrio - La Pascua - Hijitos -
La primera unción de David

En la casa de adopción, Ester fue adoptada y traída a la


casa de Mardoqueo. Esto habla de nuestra experiencia de
salvación donde recibimos a Cristo como nuestro
Salvador, y recibimos el “espíritu de adopción” que clama
dentro de nosotros, “Abba Padre” (Gá. 4:6). En el
Tabernáculo de Moisés, esto equivale a entrar al Atrio
donde el altar del holocausto es usado para el
derramamiento de sangre. En esta etapa de crecimiento
somos “hijitos”, sabemos que nuestros pecados son
perdonados (1 Jn. 2:12). Ester recibió su llamado en la
casa de adopción. David también recibió su llamado a
una edad temprana cuando fue ungido por Samuel. Este
fue un llamado para ser rey (somos llamados a ser reyes,
Ap. 5:9-10), pero David tenía que cumplir con las
Capítulo 15 61

condiciones para convertirse en rey. Tenía que pasar


por muchas pruebas antes de ser escogido e instalado
como rey.

La casa de las mujeres


Escogidos - El lugar Santo - Pentecostés - Jóvenes -
La segunda unción de David

En la casa de las mujeres, Ester fue sometida al proceso


de purificación. Así es también con nosotros, si
soportamos, entonces seremos escogidos e instalados en
nuestro llamado (He. 12:7). Somos escogidos, o
cumplimos con los requisitos, en el horno de la aflicción
de acuerdo a Isaías 48:20. Usando el ejemplo del
Tabernáculo de Moisés, esto equivale a progresar desde
el Atrio hacia el Lugar Santo, donde está el candelero que
representa los siete espíritus del Señor (Is. 11:2). En esta
segunda casa hay una nueva unción. David fue ungido la
segunda vez después de pasar las pruebas en el desierto,
y fue instalado en su llamado como rey. Esto también es
visto como crecer y pasar de la etapa de hijito a la de
joven (1 Jn. 2:13-14).

La casa del rey


Fieles - El lugar Santísimo - Tabernáculos - Padres -
La tercera unción de David

Finalmente Ester fue establecida en la casa del rey y


ascendida al trono. Esto se alcanza después de años de
fidelidad al Rey. La tercera casa representa entrar al Lugar
Santísimo, donde la ley del Rey está escrita profundamente
en las tablas de carne de nuestro corazón (He. 10:16-20).
62 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

Es un lugar de madurez, de ser ungido la tercera vez como


David, y de convertirse en un padre como es mencionado
en 1 Juan 2:13. Un padre es alguien maduro que ha llegado
a conocer muy bien a Dios y Sus caminos. El camino a la
tercera casa es a través de años de fidelidad y lealtad al
Señor y a Su llamado. Un verdadero padre que mora en la
tercera casa, cuando se le confía un pueblo, juzgará
rectamente y con sabiduría (ver Sal. 75:2).

Repaso de los tres personajes principales

Como mencionamos anteriormente, en este libro también


hay tres hombres principales: Asuero, Amán y Mardoqueo.
A ellos se les puede ver como tipos. Asuero es comparado
a Dios Padre, el rey extremadamente rico; Amán es un
tipo de Satanás, el enemigo del hombre justo y de su
simiente; Mardoqueo tipifica al Señor Jesucristo (llamado
“mi siervo” en Isaías 42:1) quien triunfa sobre el maligno
y trae paz, prosperidad y gloria a Su simiente: Israel y Su
Iglesia.
63

CAPÍTULO 16
CONCLUSIÓN
El libro de Ester, con Ester como el personaje principal,
tiene la intención de mostrarnos los pasos para entrar al
aposento real y a las tres casas a través de las cuales ella
pasó. También tiene la intención de mostrarnos que cuando
hemos alcanzado una posición terrenal o temporal, ya sea
en la vida secular o espiritual, Dios nos puso allí con un
propósito. El propósito es buscar la prosperidad y la paz
de aquellos que Dios ha puesto bajo nuestra
responsabilidad.

Que Dios nos conceda ser mujeres como Ester y hombres


como Mardoqueo, que terminaron sus carreras y se
convirtieron en modelos de gobernadores espirituales y
seculares: gobernadores que no buscan su propio bienestar
como se dijo de Timoteo en Filipenses 2:19-20, sino que
buscan solamente el verdadero bienestar de otros. Pastores,
recuerden lo que dijo David en 2 Samuel 23:2-3: “El
Espíritu de Jehová ha hablado por mí, y su palabra ha
estado en mi lengua. El Dios de Israel ha dicho, me habló
la Roca de Israel [diciendo]: Habrá un justo que
gobierne entre los hombres, que gobierne en el temor
de Dios”.

El salmista proclamó en el Salmo 75:2: “Al tiempo que


señalaré, yo juzgaré rectamente”. Que el Señor nos dé
gracia para ser gobernadores que posean integridad,
gracia y que estén llenos de compasión y de justicia
(Sal. 112:4). Por medio de la gracia de Dios,
64 Una guía para ser llamado, escogido y fiel

propongamos en nuestro corazón caminar por la senda


que nos guíe, no solamente a ser llamados y escogidos,
sino que al final seamos hallados fieles.

Él levanta del polvo al pobre, Y del muladar


exalta al menesteroso, Para hacerle sentarse
con príncipes y heredar un sitio de honor
(1 S. 2:8)
Libros por el Dr. Brian J. Bailey

Comentarios sobre los libros de la Biblia

Génesis: El libro de los orígenes


Fiestas y Ofrendas, el libro de Levítico
Rut: La novia gentil de Cristo
Las tres casas de Esther
Salmos I: Capítulos 1-50
Salmos II: Capítulos 51-100
Salmos III: Capítulos 101-150
El libro de lamentaciones
El carro del trono de Dios: Una exposición del libro de
Ezequiel
Daniel
Profetas Menores I: La restauración de los caídos (Oseas)
Profetas Menores II: Joel – Sofonías
Profetas Menores III: Hageo – Zacarías
El Evangelio de Mateo
El Evangelio de Juan
El Evangelio de Lucas
Romanos: Más que vencedores
Soldados de Cristo: Una exposición de la epístola de Pablo
a los Efesios
Dando en el blanco: Una exposición de la epístola a los
Filipenses
Colosenses y Filemón: La Senda de la Santidad
Hebreos: Detrás del velo
La Era de la Restauración
Las dos Sabidurías: La epístola de Santiago
Las Epístolas de Juan
Apocalipsis
Otros libros

Conozca su Biblia
El Viaje de Israel
El Tabernáculo de Moisés
Estudios sobre las vidas de David y Salomón
Pilares de la fe
El Espíritu Santo
La Cruz y la Resurrección de Cristo
La vida de Cristo
La Segunda Venida: Una exposición de la segunda venida
del Señor
Liderazgo
Los Nombres de Dios
Maestros de Justicia
Para obtener más información o ejemplares adicionales,
diríjase a:

Los EE. UU.


Zion Fellowship International COSTA RICA
PO Box 70 Ministerio Cristiano
Waverly, NY 14892 Sion
Tel: (607) 565-2801 2377-3000
Fax: (607)565-3329 Heredia, Costa Rica,
www.zionfellowship.org C.A.
info@zionfellowship.org Tel: (506) 387-0681
cborges@zmi.edu Email
lavisiondesion@yahoo.com
México
Instituto Sion A.C. BOLIVIA
Presa las Julianas #49 Instituto Bíblico Sion
San Juan Totoltepec Casilla 4252
Naucalpan, Edo. de México Cochabamba
BOLIVIA
CP 53270 MEXICO
Tel: (591) 4 448-7562
Tel/Fax: (55) 2640-8849 jpalm@supernet.com.bo
Email institutosion@prodigy.net.mx

Guatemala ARGENTINA
Instituto Bíblico Jesucristo Instituto Ministerial
Apartado Postal 910-A
Sion
Guatemala, Centroamérica
Bermudez 455
Tels: 5219-0444 y 45 1407-Buenos Aires
E-mail: ibj@ibj-guatemala.org ARGENTINA
ibj@zmi.edu, ibj@gmail.com Phone: (5411)
Página web: www.ibj-guatemala.org 46.36.2595
Fax: (5411) 46.72.6541
EL SALVADOR Email:
Para la edificación Publicaciones imsion@fibertel.com.ar
Urb. Buenos Aires 1
Av. San Carlos #131 rutims@fibertel.com.ar
San Salvador, El Salvador C.A.
Tel: 503 2226-8845
PARAGUAY
Fax: 503 2235-1156
Instituto Ministerial
m.equim@gmail.com
Sion Paraguay
Teniente Riquelme 369
HONDURAS esquina Carios
Instituto Bíblico Jesucristo Asunción, Paraguay.
31 Calle entre 1a y 2a Avenida Tel: 595 (021) 558-766
Entre Juzgados y el Centro Médico Instsion-
Col. La Granja, Tegucigalpa director@tigo.com.py
Honduras, Centro América
Tel: (504) 225-6649
e-mail: ibj@iglesiacasadeoracion.org