Está en la página 1de 3

CONSEJO INDIRECTO

Por Richard, Duc de Palatine

Traducido por Frater Lucis Fiducius

Parece haber una opinión prevaleciente entre algunos de los miembros que
debido a que en nuestros escritos usamos la palabra “usted” nos estamos
refiriendo a ellos personalmente. Ahora esto es absolutamente incorrecto,
usamos este término para incluir a todos los miembros. Esto no significa decir
que los estamos acusando de las faltas de las que hablamos, lejos de esto,
todos sabemos que en varias condiciones y situaciones , cuando alguien hace
que nos preocupemos, o cuando estamos enfadados, hacemos cosas que
normalmente no soñaríamos hacer en nuestros plácidos momentos. Aun
cuando quebremos la Ley Divina bajo presión, esto todavía es un crimen contra
la Ley, y estamos constantemente poniendo ante ustedes estas imprevistas
posibilidades y es un trabajo de tiempo completo asegurarnos que n
quebramos las Leyes Morales y Espirituales de Dios.

Me permito contarles una breve historia acerca de mí mismo. En 1935, dejé la


Iglesia Católica Romana debido al hecho que yo no podía reconciliar sus
doctrinas con mi propia experiencia. Entonces me hice miembro de la Sociedad
Racionalista de Australia y permanecí con ellos hasta 1938, durante cuyo
tiempo mi mente fue ampliada a través del estudio de filosofía, sicología y
pensamiento de religiones comparadas. Durante este tiempo tuve la tendencia
a volverme intelectualmente orgulloso a causa de mi ampliado conocimiento.

En 1938 me uní a la Sociedad Teosófica en Victoria y los primeros libros que


leí fueron “Isis sin Velos” y “La Doctrina Secreta” ambos de H.P. Blavatsky. Me
asombré de encontrar que estos libros proporcionaban las respuestas a mis
búsquedas. Durante este año, uno de los Líderes de la Sociedad vino y dio una
serie de conferencias, y durante una entrevista privada con él, él insinuó que yo
podría ser capaz de colocar mis pies en el primer escalón de la Escalera de la
Iniciación. Yo le conté a dos compañeros Teósofos acerca de esto y
consecuentemente se despertó una tormenta de celos y eventualmente
destructivos chismes sobre mi cabeza. Yo aprendí la primer lección vital que
cada estudiante tiene que aprender- SABER y mantener el SILENCIO.

Durante mi estadía en la Sociedad, dos miembros me tomaron bajo su ala,


especialmente una dama de edad indeterminada, cuandoquiera que yo cometía
un error ella me lo decía en la cara y explicaba las causas y cómo caí en el
error. Naturalmente, esto lastimaba mi inflamado ego y yo me resentí al
principio, pero gradualmente amaneció en mi gruesa cabeza que ella estaba
solamente tratando de ayudarme a progresar, su consejo valioso ha sido
siempre mi guía en los años posteriores.

Ella siempre solía decirme: “Mi niño, tú y yo somos solo humildes viajeros a lo
largo del Sendero a Dios, todos somos capaces de caer por los costados, pero
si lo hacemos debemos levantarnos y tratar de nuevo. La Sabiduría de Dios
está más allá de nosotros por el momento, pero vendrá un día cuando
estaremos frente a frente con Dios, en el mientras tanto es muy sabio adoptar
la actitud de ser un principiante y si hay cosas que no parecen adecuarse a tu
experiencia, no las rechaces, ponlas a un lado y en breve otra información
vendrá que te permitirá aceptar aquello que has puesto a un lado.

“Trata de no ser culpable ya sea de escuchar o de aceptar cualquier forma de


chisme acerca de otra persona, un chisme es casi siempre un rumor y puede
causar dolor y angustia a ti y a la pobre víctima. Nunca juzgues a otro por un
rumor sino siempre por tu propia experiencia de ellos. Está siempre listo a
aceptar corrección, aun cuando esto pueda lastimar tu orgullo, el Amor de Dios
siempre enviará a alguien que te dirá acerca de ti mismo y te ayudará a corregir
tus faltas, no te enojes con ellos, sino se agradecido que Dios ha pensado
adecuado ayudarte. Tus mayores agradecimientos a Dios es tratar siempre y
ser como Él en tu vida diaria, entonces tú te volverás una fuente de amor y
bendición para aquellos que te conocen.”

“Finalmente, pronto estarás en la posición de ayudar a otros, esta es una gran


responsabilidad, siempre debes mantenerte derecho con la gente, no temas
decirles la verdad en todas las cosas aunque ellas se vuelvan contra ti y te
crucifiquen. Tú siempre debes recordar a aquellos que han partido antes de ti.
No temas decir a tu gente donde se han equivocado y siempre dales
compasión, no puedes forzarlos a reconocer la verdad de tus palabras, ellos
solo pueden aprender a través de la experiencia y algunas veces con dolor y
frustración.”

Este fue el consejo de esta gran Dama Anciana que me ha ayudado en los
últimos años, y deseo siempre compartir con ustedes la sabiduría y experiencia
ganada a través de mi vida. Uno diría que yo era anciano cuando nací , ya sea
esto verdad o no, no me gustaría aventurar una real opinión, todo lo que sé es
que yo soy un “transmisor” del Imperio de la Luz a ustedes , mi único deseo en
la vida es saber que los he ayudado hacia la Auto Realización de lo Divino
interior, luego cuando llegue mi tiempo de vaciar esta envoltura mortal , me iré
con el conocimiento de que todos ustedes también sabrán de su propio Ser
Divino.
Robert Burns escribió estas palabras:

“Un poco de poder recibimos de regalo


Para vernos como otros nos ven!
Es una monumental mentira que un error nos libera,
Una tonta noción.”

Cuantas veces en un momento de descuido dejamos caer la máscara lejos de


nosotros y nos vemos como realmente somos, siendo nuestro primer impulso
protegernos a nosotros mismos, ya sea en los ojos de la sociedad o de
nuestros hermanos. Sabemos por experiencia que muchas veces nuestra
propia máscara se desliza y tenemos un vistazo de nuestras faltas, y aquellas
cosas que hemos descuidado hacer, pero que hemos aprendido a no dejarlas a
un lado, sino enfrentarlas y tratar de erradicarlas, mientras más pronto
enfrentemos estos defectos por largo tiempo olvidados en nuestra naturaleza,
más pronto nos haremos libres y nos levantaremos de nuevo a nuestro Real
Hogar- Dios.