Está en la página 1de 6

1. Denominación.

Logoterapia (Intención paradójica)

2. Principios básicos.
Fundada por Viktor Frankl, M.D., Ph.D., neurólogo y psiquiatra. (1905-1997). Frankl
vivió la pérdida de sus padres y familiares en los campos de concentración nazi, en
los que él mismo estuvo preso y sobrevivió de las penurias y privaciones de
Auschwitz, Dachau, y TheresiensTadt (en Praga). Frankl reflexiona en los campos
de concentración y se sirve de su capacidad de estudiar y comprender al ser
humano, para él mismo sobrevivir, tomando distancia de la situación. Se pone a
escribir sus experiencias y formula un libro con una gran motivación e interés por
ayudar al hombre doliente, que de allí en adelante sería la misión de su vida.

La logoterapia es la terapia del sentido, significado y propósito de nuestra vida,


intenta restituir al hombre, la totalidad y unicidad de su ser. Efectivamente, solo la
dimensión espiritual le confiere su verdadera esencia. Es una terapia de enfoque
existencial, es positiva, usa los recursos del espíritu humano y está orientada hacia
el futuro. Considera la búsqueda de significado como aspecto primario de nuestro
ser. Es principalmente una teoría que toma en cuenta en el hombre no sólo su
dimensión psicofísica sino incluye aquella dimensión propia del ser humano, la
espiritual. El hombre es un ser a la búsqueda del significado de la propia vida, y
mientras no responda a la misión que le ha estado confiada por la vida misma no
podrá recibir el don de la realización de sí mismo.

La Logoterapia está particularmente indicada para nuestra época en que muchas


personas se enfrentan al vacío existencial, buscando un significado a su vivir. La
vida siempre tiene un significado y a pesar de los aspectos trágicos o negativos del
destino humano, este puede ser transformado en maduración y crecimiento cuando
frente a ese destino se logra establecer la actitud adecuada.

La logoterapia es una psicoterapia que propone que la voluntad de sentido es la


motivación primaria del ser humano, una dimensión psicológica inexplorada por
paradigmas psicoterapéuticos anteriores, y que la atención clínica a ella es esencial
para la recuperación integral del paciente.
Es la Tercera Escuela Vienesa de Psicoterapia y se centra en el significado de la
existencia humana, así como en la búsqueda de dicho sentido por parte del hombre.

La primera escuela psicológica es el psicoanálisis de Sigmund Freud y la segunda


es la psicología individual de A. Adler. De acuerdo con la Logoterapia, la primera
fuerza motivante del hombre es la lucha por encontrarle sentido a la propia vida, a
la vida tal cual es y toda vida por más adversa que sea siempre tiene algún sentido.

La Logoterapia ayuda a humanizar y personalizar al hombre; lo ayuda a lograr su


plenitud a partir de una adecuada concepción de hombre como persona en
comunidad de personas.

Desde el punto de vista práctico esta psicoterapia siempre cumple como una
característica de su esencia el rol de despertador de conciencias porque el hombre
corre el riesgo de transitar por la vida sin nunca llegar a saber quién es, para qué
existe y cuál es su misión existencial. Todo lo que la logoterapia exige es una
manera auténtica de vivir.

La Logoterapia despierta a la persona en su rol de protagonista de su propia historia,


de su felicidad, de sus logros y en su rol de constructor de su persona dado que el
hombre es un ser llamado a elegir un proyecto de vida en conformidad con su propio
ser, por lo tanto “artífice de su destino”. Proyecto de vida no son las ocurrencias
antojadizas con las que llenamos el tiempo de la vida, sino la orientación organizada
de los esfuerzos para dar vida a la vida.

3. Aporte y aplicación en la psicoterapia.


La logoterapia da gran importancia a la relación del paciente y el
terapeuta. Frankl (1987) dice en su libro "Psicoanálisis y Existencialismo", que
esta relación entre las dos personas es el aspecto más significativo del proceso
terapéutico, un factor más importante que cualquier método o técnica. Es una
terapia de gran aplicación en los tratamientos de personas con problema de drogas,
enfermos terminales y la llamada neurosis noogena o de falta de sentido,
caracterizada por indiferencia, insatisfacción, apatía y mal humor, en distintos
grados pero básicamente debido a una falta de objetivo en la vida
La originalidad de Frankl no está solamente a nivel teórico en el sistema
antropológico que ha elaborado. También ofrece una contribución eficaz en el
campo de la técnica psicoterapéutica a través sobre todo de la intención
paradójica y de la desreflexión. De hecho, solo una consideración del hombre en su
totalidad, en su dimensión espiritual (donde se manifiestan el humorismo, el amor,
la conciencia y la tensión a los valores) está en posibilidad de acentuar la capacidad
de auto-distanciamiento.

Observando el comportamiento de sus pacientes durante los estados ansiosos,


Frankl llegó a la determinación de que existe un factor patógeno en su etiología. Las
reacciones neuróticas de tipo ansiosas, compulsivas y sexuales tienen en común el
así llamado “mecanismo de la ansiedad anticipatoria”. Esto quiere decir que “el
síntoma por sí mismo sería efímero e inocuo, pero la ansiedad lo fija, haciendo que
la atención del paciente se concentre en torno a él”.

Los movimientos con los que se manifiesta este mecanismo son:

 Un síntoma, que por sí mismo es del todo inofensivo (por ej. Una ocasional
irregularidad del ritmo cardiaco), produce una fobia correspondiente (por ej. La
ansiedad de sufrir un infarto).
 la fobia refuerza o fija el síntoma del paciente: la ansiedad intensifica los latidos
del corazón.
 la consecuencia es una mayor consolidación (del todo justificado por el paciente)
de la fobia, que sigue en un reforzamiento del síntoma.
 el círculo diabólico, en el cual el paciente ha caído, hace que regrese
continuamente sobre el mismo. Y se vuelve necesaria la intervención del
terapeuta que rompa ese círculo, dando al paciente un espacio de libertad y de
independencia.

Convencido que el miedo transforma en realidad aquello a lo que se le teme, Frankl


considera necesario "quitarle el viento a las velas del miedo neurótico" y esto puede
suceder sólo si el sujeto aprende a actuar por encima y fuera del miedo.
4. Principales representantes.
Existen tres legítimos representantes de una “tercera escuela” A pesar que
algunos reconocen al rostro de Frankl como el representante de la llamada “Tercera
Escuela de Psicoterapia de Viena”.
Lo cierto es que sus precursores son tres:
 Rudolf Allers,
 Oswald Schwarz
 Viktor Frankl.

Los tres estudiaron en la Facultad de Medicina de Viena, aunque Frankl ingresaría


años más tarde. Allers y Schwarz se graduan juntos y conformaron una amistad muy
productiva. Los unen sus coincidentes ideas (a veces lo eran a tal punto que no
recordaban a quién se le había ocurrido primero una cierta idea) y su preparación
multidisciplinaria, en ámbitos como la medicina, la psiquiatría, la psicología, la
filosofía y la antropología. Frankl los conoce en 1925 en el grupo adleriano de
Psicología Individual. El mismo Frankl dice que “cayó bajo el hechizo” de dos
hombres, que no sólo lo impresionaron como personas, sino también lo habían
influenciado profundamente.

Rudolf Allers y Oswald Schwarz marcaron de manera esencial la vida de Frankl, no


sólo en lo profesional, sino en su historia personal. Él los consideró sus respetables
maestros y fieles guías. Pero el impacto fue mutuo. La relación que tuvieron fue la
de auténticos compañeros existenciales, ya que Frankl también los cautivó por su
inteligencia, por su pensamiento profundo y filosófico y su interés por el ser humano
íntegro. Entonces, se convirtió también para ellos en un colega “de altura,” quien
aportó su coraje e intuiciones para desarrollar proyectos que captaron el interés y
recibieron el respaldo de sus mentores
5. Pasos de la técnica.
Los principios teóricos se basan originalmente en las técnicas de laTerapia
Breve del psiquiatra Milton H. Erickson y la logoterapia de Viktor Frankl.

Se trata de pedirle al paciente que haga precisamente lo que es objeto de malestar


psicológico. Si una persona no puede dormir le pediremos que deje de hacerlo
durante un tiempo o unas horas determinadas. Si, por ejemplo, una persona se
encuentra muy deprimida y/o preocupada por algo o… por todo, le pediremos que
dedique cierto tiempo al día a encerrarse en su habitación y no hacer nada salvo
dedicarse a preocuparse o a estar triste por los temas que la afligen.

La eficacia de la Intención Paradójica se basa en el principio fundamental de que


los pacientes intenten llevar a cabo la conducta que están evitando. De esta manera,
el proceso circular, que se mantiene a sí mismo, se rompe, puesto que el desear
realizar la conducta temida o no deseada es incompatible con la ansiedad
anticipatoria y, por tanto, la neutraliza

Esta técnica es útil para síntomas que se perciben como involuntarios,


especialmente si implican ansiedad anticipatoria. Por ejemplo: tartamudeo,
problemas para dormir, alguna fobia…

Un importante punto a su favor es que resulta bastante rápida, no se suele necesitar


más de 10 sesiones.

Normalmente, esta técnica la usamos en casos donde otras técnicas más


convencionales no han dado resultados.

Por ejemplo, el paciente del que hablábamos con un exceso de preocupaciones por
todo lo que le rodea y que le causan un enorme malestar y ansiedad, no ha mostrado
mejoría con técnicas cognitivo-conductuales como puedan ser el ABC de Ellis,
relajación. Se puede utilizar la IP.
Referencias Bibliográficas.

Frankl, Viktor E., Psicoterapia y Humanismo. Tiene un sentido la vida? Fondo de Cultura
Economica, Mexico-Madrid-Buenos Aires, 1978-1987.

Frankl, Viktor E., La psicoterapia y la dignidad de la existencia. Editorial Almagesto, Buenos


Aires 1991.

Frankl, Viktor E., Teoria y terapia de las neurosis (Iniciacion a la logoterapia y al analisis
existencial). Editorial Herder, Barcelona 1992; ISBN 84-254-1768-6.