Está en la página 1de 2

Control de Esfínteres

Estrategias
1.Una vez que se sacan los pañales hay que llevar al niño al baño seguido ya que la única manera que tenemos de enseñarle de
que el pis va en el water es mostrándoselo por lo que al llevarlo seguido hay más probabilidad de lograr esto.
El intervalo de tiempo debe ser previamente establecido según la frecuencia con que el niño hacía pis antes de sacarle el pañal. El
mismo se irá ajustando según las necesidades del niño. Es decir en un principio se lo llevará por ejemplo cada 15 minutos, luego
cada 30, y así se irá aumentando hasta lograr que vaya cada dos o tres horas. La adaptación del horario se irá ajustando según la
evolución del niño.

En esta primer etapa es importante que todos los adultos que están con el niño respeten la frecuencia previamente establecida con
la que se llevará al baño, ya que partiendo de la premisa de que estos niños aprenden por repetición la única manera de que
comprendan de que el pis va en el water es haciéndolo coincidir varias veces.

2.La rutina es una arma importante a utilizar en este aprendizaje, por ejemplo es conveniente llevar al niño al baño cada vez que
termine de comer o antes de bañarse. Aunque no haga al principio, la rutina lo va a ayudar a comprender y aceptar esta situación
nueva y sumamente exigente para él.

Es muy probable que el niño no haga pis cada vez que lo llevemos, pero no hay que olvidarse que lo que estamos haciendo es
estableciendo una rutina y creando oportunidades de enseñanza. Se recomienda que se lleve al baño algún libro o un juguete que
le guste, para que el niño permanezca más tiempo sentado y entretenido.
No hay que olvidarse de que el refuerzo debe ser inmediato para que el niño comprenda porque lo están felicitando. Es recomendable
que se acompañe de un alimento a bebida favorita que solo lo reciba en ese caso. De esta manera nos aseguramos que comprenda
que estamos muy contentos con lo que él hizo ya que en algunos casos las felicitaciones y los mismos no son suficientes para él.

En el caso de que el niño no haga pis en el water o que lo haga en otra parte de la casa, es importante que no se lo rete, ya que
seguramente él no lo hizo apropósito sino que no ha comprendido aún dónde debe hacerlo.

Se recomienda que en el momento que vemos que el niño está haciendo pis llevarlo al baño, aunque se le corte para mostrarle
donde tiene que hacerlo.

Si no llegamos a llevarlo al baño, se pueden usar algunas estrategias como dejarlo mojado un ratito para que se sienta incómodo o
hacerlo limpiar lo que ensució (sin enojarse) para que le cueste más trabajo limpiar que ir al baño. No hay que abusar de estas
estrategias.

Algunos problemas especiales

Uno de los problemas que se pueden presentar previamente al comenzar con el control de esfínteres es que el niño presente rechazo
o miedo a sentarse en el water. En este caso hay que hacer una sensibilización previa. Se puede empezar por ejemplo a que se
siente con la tapa baja, y leerle un libro o cantarle una canción, luego con la tapa alta pero con la ropa puesta o que se siente por
ejemplo para esperar a que se llene el agua de la bañera, etc. Se debe buscar situaciones que impliquen el sentarse en el water sin
tener la exigencia de hacer pis, hay que hacerlo de forma natural sin que el niño se sienta presionado o exigido.

Otro de los problemas que pueden surgir es que el niño no se de cuenta de que necesita ir al baño, en este caso se sugiere ponerle
una alarma cada vez que tiene que ir al baño. En un principio hay que llevarlo cada vez que suene la alarma, luego cada vez que
suene lo acompañamos hasta la puerta, luego hasta mitad de camino, y así ir sacando la ayuda