Está en la página 1de 1

LA SIRENITA Y EL COLLAR MÁGICO.

Había una vez, una sirenita en el fondo del mar con un collar que se lo había
regalado su papá, momentos antes de su partida. El papá al entregárselo le dijo: “este
collar es mágico, puedes utilizarlo cuando tu corazón actúe con bondad o en los
momentos que más lo necesites”. Desde ese entonces la Sirenita lo lleva siempre consigo
a todas partes.

Un día la sirenita al estar jugando con los amigos, descubrieron una isla muy
encantadora y llena de misterios. Siempre la miraban desde lejos; escuchaban música,
risas y también habían niños que corrían y jugaban por todos lados. Unos de los tantos
días observando a la isla misteriosa; a lo lejos escuchó un llanto muy lastimoso, comenzó
a buscar de donde provenía y al encontrarlo se dio cuenta que era una dulce y tierna niña
que estaba sola llorando con mucha pena. Pero al ver esto la Sirenita; recordó que no
podía dejarse ver por los humanos…. Entonces Y se acordó que tenía un collar mágico, que
era el momento que podría ocuparlo para ayudar a la niña. La sirenita cerro sus ojos, tomó
el collar con sus manos y supo que la niña no tenia nadie que la cuidara; no tenía padre ni
madre solo unas personas malas que la obligaban a trabajar y ella no podía ser feliz como
los otros niños y niñas del lugar.

Al ver esto la Sirenita pensó en ayudarla. Tomó de nuevo el collar, cerró sus ojos y
pidió: su deseo que consistía; en buscar a alguien que pudiera cuidar a la pequeña donde
pudiera encontrar amor y protección. Al abrir sus ojos se dio cuenta que pasaba por el
lugar una mujer de buen corazón y ella sin pensarlo la abrazó, la tranquilizó y la niñita
dejó de llorar y se la llevo camino a un hogar donde recibiría mucho amor y protección

Desde entonces la sirenita descubrió la magia del amuleto, las cosas buenas que
podría hacer ayudando a los que lo necesitan. Desde ese entonces la Sirenita siempre
sigue dando vueltas por la isla; convirtiéndose en una sirenita protectora de todos y para
todos……..

Realizado por: Amaral Cortés Pizarro.


Kinder “A”