Está en la página 1de 13

• • • •

,o.--uu•1"'"� "' '"' 1<1 111_• ,1,'t


ti Hi1:;1t1rr11t,'.'j fll'I :111t1_•111fi1',
•·:>
lj1
i(,1p1-11il<1 1)
1,.,�1,111111 !11• l,1,.�pw�ii'1111•�1111,t

1 m 11111ddo, p,iwl 111g111\11, m dnlohll'


r111.1 st· li.m . 1 l>oL.tdo ,l d 1 ic-rt·11u.1r ,ubg
de p mlil , nt,I\ t'II d 1n.tt1l'jo de.: la orto rupo,
gr.1 fra con rdJc.:icín al tipo d.: <:rrorcs. '>I PARACIÓN LNTRE LAS PALABRAS
p,tr1<: sc.: ticn.: L. agrafia léxica en la Por 1111.1
que d individuo uriliza prcfercnre mcn
,ubl.:x1ul, de modo c¡ uc su cscriru ra se rc la rn1.1
caracteriza por la presencia de errores 1 11 l.1 c.:adcna hablada uno no hace pa usas entre las palab ras, como lo exige la escri-
ficos aceptables desde el punto de vis or togr:1
ta fonográfi co; el deletreo
de no palabras es m,I\ 1111.1. La cscrir ura e nfrenta al niño al manejo de la separa ción entre p alabras, así
fá cil que el de palab ras reales y en esta , nmo a la reflexión meta lingüís ti ca, misma que permitirá el desarrollo de la noción
s últimas resulca aún más deficiente c
de ortografía irregular. La ortografía de uando son
palabras de alra frecuencia es mejor que ,1,· palab ra. En un estudio con personas analfabet as (Matute, Casa s, 1998) se obser­
de baja frecuencia (Beauvois, Dérousné en la.,
, 1981); por otra pane, se presenta la v1\ la gr an dificultad del adulto analfab eto para indicar la cantidad de pal abr as que
fonol6gica (Shallice, 1981). En este agrafia
prob lema la sobredependencia de la , umponí an una oración dada, así como para manipular las palabras y organizarl as
ante la altera ción de la ru ruta léxica
ta sublex.ical conlleva la presencia de ,k manera diferente dentro de la oración.
ej., escribir "hospital" por "doctor "), err ores semánticos (p.
errores derivacionales (p. ej., "pan ade El manejo espacial de l os trazos gráficos en el papel es tamb ién un elemento
"panader ía"), ausencias de respuesta y e ro" por
rrores orto gráficos, y mayo
r dificultad pa ra la
11nport ante que permite delimitar los espacios entre la s palabras, de hec ho, anterior­
escritura de no palabr as que de palabras mente era el único aspecto r econocido. Sólo es cuestión d e recordar las c omunes
(Ellis, 1982, 1990).
Para escribir una palabra en espafiol, ,·,rrategias escol ares para ayudar a los niños a marcar l a separación entre las palabras ,
entonces, el niño d esarrolla de man
paralela al aprendizaje de la conver sión era po r ejempl o, utilizar papel cuadriculado y se pedía al m enor que dejara un c uadro
fon ema-grafem a, la posibilidad de repr
tación gráfica de las palabras como u esen­
n todo. El apoyo visu al en
la escri tura es obser­ ,·11 blanco después de cada pal ab ra al escribir una oración. Si bien esto ayuda de
va ble en los es tadios tempranos de su m anera indirecta a reflexionar s ob re qué es una palabra, el interés que subya cía a
ap rendizaje, cu ando un niño
bir su propio nombre sin conocer las aprende a escri­
grafías ni l a cantidad de fonemas que l'Sta tarea era meramente de tipo espacial, es decir, brindar al niño un soporte con­
tituyen. La escrirura de pala bras cuya lo cons­
ortografía no se rige por reglas explfc treto infiriendo de a ntemano que el menor enciende que es una palabra.
ejemplo de l a utilización de la vía s emá i tas es un
ntica. Con relación a la afecta ción de Las características de las palabras, así como los criterios que utilizan l os nifios para
otra vía en el apren dizaje de la escr una u
itura en español, Suro y colaborado ,onsiderarlas como cales, facilitan o limitan la escritura marcando la separación entre ellas
reportaron el caso de una niña de res (1995)
14 años con agra fia fonológica cuy de manera convencional (Matute et al, 1989). Entre los criterios utilizados por estos niños
presen taba err ores semánticos, efecto a esc r itura
del tam a ño del es timulo, mayor posi para definir una palabra se encuentra que aun en grados de primaría todavía hacen alusión
para escrib ir pala bras que no pala bil idad
bras, mayor número de equivocacion ,t aspectos formales de la palabra, indicando la necesidad de variedad y cantidad de graflas,
bras funcionale s que e es en pala­
n lexi ca les, errores morfológ
icos, mayor pos ibilidad pa ra es­ como lo señalan Ferreiro yTeberosky (1979) en niños más pequeños. Otros criterios están
cribir palabras con creta
s y familiares . Si como Ardila y colab
oradores (1994) su gie­ relacionados con la presencia de un referente, la utilización, las características onográficas y
ren, la transparencia relariva del sis d significado. El primero invita a que palabras sin referente concreto --como las palabras
tema or tográfico del esp
toma r ventaj a de las vías sublexicales, añol permi te al escrit or
e ntonces en los niños con algún tras t enlace-no fueran consideradas como cales. Con relación al tipo de palabra, también se ha
apr endizaje este proceso orno del
anal ítico defec tuoso en él
mismo o por la fal ta de apoyo de observado que los niños aceptan más fácilmente como palabras a los sustantivos, adjetivos
las vías lexicales conlleva a la producc y verbos que a las preposiciones, conjunciones y otros términos de enlace (Ferreiro,
ión de una gran cantidad de errores hete
que, como Ardila y colaboradores (199 rofónicos
6) señalan, son esca sos en los escritores Pont ecorvo, 1996). La reflo:x.ión sobre qué es palabra permitirá la aceptación de las diferen­
español sin este tipo de problemas. del
tes categorí as gramaticales y, con ello, -<le manera paulatina para unos y más abrupta para
ocros- conseguir marcar la separación entre ellas. En los nifios de 2° y 3° de primaría se
encuentra que producen textos donde se observan dificultades para manejar la separación
convencional entre palabras, produciendo principalmente uniones donde se debía de sepa­
TRASTORN!) EN EL MANEJO DE
CARACTERISTICAS TEXTU LAS rar (p. ej., "elobo" en vt::L de "el l obo"), aunque también separaciones donde se debería de
ALES
1
unir (p. ej., "en contró" por "encontró"); un número muy reducido de textos (3%) presen­
{TRASTORNO DE LA taban sólo una separación convencional.
EXPRESION ESCRITA)

\l t·sc ribir un tex to, además de lo


s aspec1os gráfico y orto
g1;i11w ya ,t·r1.1l .t dos, el
J PUNTUACIÓN
111110 debe aprender a maneja r difer
entes tipos de elcmemm pmpim ,1 L
1 rnmpmt •
!.a pu ncu ac16 n de los textos es critos pretende reproducir l a entonac ión del lenguaje
, 11111 l<'xtual. or:i.1 (Re.11 Academi a E s pa fiola, 1999). La importancia en la transmisión del signifi­
,.1do es relevante, pues de el la depende en gran medida la correcta expresión y com-