Está en la página 1de 6

Raffaele Garofalo

Raffaele Garofalo (Nápoles, 18 de noviembre de 1851 – Ibídem, 18 de abril de 1934)


fue un jurista y criminólogo italiano, representante
del positivismo criminológico, llamado en su tiempo
la nueva escuela (Nuova Scuola). Fue profesor en
la Universidad de Nápoles y senador. Acuñó, en 1885, el
término criminología, en su obra "Criminología: estudio
sobre el delito, sobre sus causas y la teoría de la represión".

Biografía
Noble de nacimiento, pues tanto su padre, Giovanni, como
su madre, Carolina, eran varones, a la temprana edad de
19 años obtuvo la Licenciatura en Derecho por la
Universidad de Nápoles, accediendo a la carrera
judicial en 1872. Ocupó diversos cargos en la fiscalía y la
judicatura, así como en el Ministerio de Gracia y Justicia.
El 4 de abril de 1909 fue nombrado senador por vez
primera (repetiría en sucesivos periodos desde 1919 hasta
su fallecimiento) y, en 1921, miembro del Consejo Superior
de la Magistratura. Entre sus muchos honores y
condecoraciones, destacan el de caballero gran cruz de la Orden de la Corona de
Italia y caballero gran cruz de la Orden de los Santos Mauricio y Lázaro, y también el
de comendador de la Legión de Honor.
En cuanto a su trayectoria científica e investigadora, estudió la literatura jurídica de
países como Francia y, especialmente, Alemania, y se adhirió a los principios de la
escuela criminal positiva italiana, fundada por Cesare Lombroso. No obstante, y a
diferencia de éste, que enfocaba sus estudios hacia los condicionantes fisiológicos que
motivaban a los criminales; y de Enrico Ferri, que daba más importancia a los factores
económicos y educativos; Garófalo entendía que la criminalidad se debía abordar
igualmente desde una perspectiva psicológica y antropológica.
Sus teorías gravitaban en torno al concepto de "delito natural", que definió como "la
lesión de aquella parte de los sentimientos altruistas fundamentales de piedad o
probidad, en la medida media en que son poseídos por una comunidad, y que es
indispensable para la adaptación del individuo a la sociedad". Fundamentaba la
responsabilidad penal en la peligrosidad innata del delincuente, al que consideraba una
"variedad" involucionada de la especie humana, incapaz de asimilar los valores de la
sociedad. Defendía, de este modo, que la única forma de evitar el delito era eliminando
los factores externos que dan pie a delinquir, estableciendo una relación causa-efecto
entre circunstancias y criminalidad y dejando al margen el libre albedrío.
De ideales políticos conservadores (en su madurez abrazó el fascismo), defendía
la pena de muerte y la eugenesia de los enfermos mentales.
Falleció en su ciudad natal en 1934

Obras destacadas

 Criterio positivo de la penalidad, Napoles, 1880


 Criminología: estudio sobre el delito, sobre sus causas y la teoría de la represión,
Turín, 1885
 Polémica en defensa de la Escuela Criminal Positiva (en colaboración con Cesare
Lombroso, Enrico Ferri y Giulio Fioretti), Bolonia, 1886
 Reparación a las víctimas del delito, Turín, 1887
Cesare Lombroso
Ezechia Marco Lombroso (Verona; 6 de
noviembre de 1835 - Turín; 19 de octubre de 1909), conocido
con el pseudónimo Cesare Lombroso[ˈtʃeːzare lomˈbroːzo], fue
un médico y criminólogo italiano, representante del positivismo
criminológico, llamado en su tiempo la nueva escuela(Nuova
Scuola), teoría sostenida también por Enrico Ferri y Raffaele
Garofalo.

Biografía
Hijo de Aarón Lombroso y Zefora Levi, en 1852 se inscribió en la
facultad de medicina de la Universidad de Pavía, donde se
graduó en 1858. Al poco tiempo participó en campañas contra la
pelagra en Lombardía, contribuyendo con la educación de los
campesinos pobres. En 1866 fue nombrado profesor
extraordinario en la Universidad de Pavía y en 1871 asumió la
dirección del manicomio de Pésaro. En 1871 fue nombrado
profesor de medicina legal en la Universidad de Turín.
Casado en 1870 con Nina De Benedetti, tuvo cinco hijos; la segunda de ellos, Gina
Lombroso Ferrero, escribió su biografía.

Las teorías de Lombroso sobre el delincuente


Lombroso dijo que las causas de la criminalidad están relacionadas con la forma,
causas físicas y biológicas.
Un aspecto particularmente difundido de la obra de Lombroso es la concepción del
delito como resultado de tendencias innatas, de orden genético, observables en ciertos
rasgos físicos o fisonómicos de los delincuentes habituales (asimetrías craneales,
determinadas formas de mandíbula, orejas, arcos superciliares, etc.). Sin embargo, en
sus obras se mencionan también como factores criminógenos el clima, la orografía, el
grado de civilización, la densidad de población, la alimentación, el alcoholismo, la
instrucción, la posición económica y hasta la religión.1
Un rasgo llamativo en su obra es la crudeza con que expone algunas de sus
conclusiones, que resulta aún más chocante a la luz de las ideas que predominan en la
criminología tras el ocaso de la escuela positivista. Esta crudeza puede deberse a la
tendencia positivista a despojar al discurso científico de toda otra consideración aparte
de la mera descripción de la realidad, eludiendo juicios morales o sentimentales.
Por ejemplo, refiriéndose a lo que él llama la terapia del delito, dice:
"En realidad, para los criminales natos adultos no hay muchos remedios: es
necesario o bien secuestrarlos para siempre, en los casos de los incorregibles,
o suprimirlos, cuando su incorregibilidad los torna demasiado peligrosos"2
Otro rasgo característico de la obra de Lombroso es la precariedad de su método
científico, frecuentemente de la observación empírica, a veces sobre la población,
y de relaciones de causalidad escasamente fundadas. Por ejemplo, de la
comparación entre la temperatura anual media en las distintas provincias de Italia y
el índice de homicidios en cada una de ellas concluye Lombroso que el calor
favorece este tipo de delitos.3
La posición según la cual los delitos son producto de estos diversos factores
determinantes, lleva lógicamente a bregar por un código penal que los prevea y
ajuste las condenas a la existencia de esos mismos factores, dejando de lado las
preocupaciones de la llamada dogmática penal. La pena tiene como objetivo según
Lombroso la defensa social, entendida como neutralización del peligro que para la
sociedad representan ciertos individuos que no pueden dominar sus tendencias
criminales. Al mismo tiempo, tiene el fin de intentar una readaptación en los casos
en que fuera posible.
La concepción de Lombroso torna irrelevante el estudio de la imputabilidad del
sujeto, puesto que –según se deriva lógicamente de sus postulados– todos los
criminales son inimputables, y cuanto menor sea su responsabilidad, mayor es su
peligrosidad. Esta idea se opone agudamente a las concepciones más frecuentes
entre abogados y juristas, a quienes Lombroso criticó, sosteniendo que pretendían
aminorar la pena precisamente para los individuos más peligrosos.4
Enrico Ferri
DETIENE A UNA MUJER INVESTIGADA POR
EL HOMICIDIO DE SU ESPOSO
 FEBRERO 16, 2018
 JUSTICIA
 NO COMMENTS

Toluca, México, 16 de febrero de 2018.

Mediante un operativo realizado en el


municipio de Tecámac, Agentes de Investigación de la Fiscalía Especializada en
Homicidios del Valle de México, de esta Fiscalía General de Justicia del Estado de
México (FGJEM), llevaron a cabo la detención de María Isabel “N”, quien está señalada
por su probable participación en el delito de homicidio calificado.

María Isabel “N”, fue asegurada en cumplimiento de una orden de aprehensión que fue
girada en su contra por el homicidio de un hombre, quien era su esposo.

Los hechos se registraron el día 19 de agosto de 2017, en el interior de un domicilio


ubicado en el poblado de San Pablo Tecalco, en el municipio de Tecámac, donde la
víctima se encontraba, lugar al que arribó la ahora detenida, quien habría comenzado
una discusión con el hombre a causa de la custodia del hijo de ambos. Luego, María
Isabel “N” sacó un cuchillo, con el cual habría herido a su esposo, ocasionándole la
muerte.

Por este homicidio fue iniciada la carpeta de investigación respectiva y Policías de la


FGJEM se encargaron de realizar diversas indagatorias para identificar y detener al
probable homicida. Con los datos recabados, el Ministerio Público solicitó a un Juez
librar una orden de aprehensión en contra de esta mujer, la cual fue otorgada y
cumplimentada por Agentes de Investigación.

La detenida fue ingresada al Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Ecatepec,


en donde un Juez habrá de determinar su situación legal, sin embargo se le presume
inocente hasta que sea dictada una sentencia condenatoria en su contra.