Está en la página 1de 14

SENTENCIA Nº 16

EXPEDIENTE : 01255-2013-8-0601-JR-PE-02
IMPUTADOS : NATALY RAMIREZ PEREZ
DELITO : PARRICIDIO
AGRAVIADO : SEGUNDO ACUÑA VASQUEZ
ASUNTO : APELACION DE SENTENCIA
CONDENATORIA
ESP. DE CAUSAS : LIZETH VASQUEZ RUIZ
ESP. DE AUDIO : LILIANA TERRONES CAMPOS

RESOLUCION NUMERO: TREINTA


Cajamarca diez de diciembre del 2015
I. VISTOS Y OIDOS:
En audiencia pública, el recurso de apelación interpuesto por la defensa
técnica de la sentenciada NATALY RAMIREZ PEREZ, en contra de la sentencia
contenida en la resolución numero diez de fecha veintidos de diciembre del
dos mil catorce, emitido por el Juzgado Colegiado Supraprovinccial Penal de
Cajamarca que resuelve condenar a la sentenciada antes indicada como
autora del delito contra la Vida , el Cuerpo y la Salud, en su modalidad de
Parricidio, en agravio de Segundo Acuña Vásquez , a veinte años de pena
privativa de la libertad efectiva e imponiendo el pago de cincuenta mil nuevos
soles ( S/ 50,000.00 ) por concepto de reparación civil a favor de la parte
agraviada.

II. PARTE EXPOSITIVA:


2.1.- ANTECEDENTES PROCESALES:
1. Fluye de la acusación fiscal que con fecha dieciocho de agosto
del año dos mil trece al promediar las dieciocho horas con
veinte minutos, la sentenciada NATALY RAMIREZ PEREZ y el
agraviado Segundo Acuña Vásquez, se alojaron en la habitación
numero doscientos nueve del hospedaje Santa Rosa ubicado en
el Jirón José Sabogal 780 Barrio San Sebastián – Cajamarca,
siendo que después de dos horas aproximadamente de su
llegada, abandona únicamente el hospedaje la sentenciada;
posteriormente al no cancelar el agraviado por un nuevo día de
hospedaje, el cuartelero Noé Murga Huayac, acudió a la
habitación alquilada a efectuar el cobro y al no recibir
respuesta pese a sus reiterados toques a la puerta y llamadas
directamente al agraviado llamo a German Cusquisivan
Carmona, hijo del dueño del hotel e ingreso a la habitación por
la ventana y observo en la cama una persona totalmente
cubierta con una sábana sobre su cabeza, que no respondía a
ningún llamado, por lo que dieron aviso a la policía, quienes al
ingresar a la habitación encontraron al agraviado debajo de
una cubrecama completamente desnudo, con una sábana en la
cabeza, la que al ser retirada dejo ver que la cabeza del mismo
se encontraba envuelta completamente por cinta adhesiva y de
la boca sobresalía parte de la funda de una almohada, además
tenía las manos atadas a los extremos de la cabecera de la cama
y estaba atado de las piernas entre sí.
2. Por los hechos señalados en el ítem anterior, el representante
del ministerio público, formulo requerimiento acusatorio en
contra de la sentenciada NATALY RAMIREZ PEREZ por la
comisión del delito a la Vida, el Cuerpo y la Salud en su
modalidad de Parricidio en agravio Segundo Acuña Vásquez,
ilícito penal previsto y sancionado en el artículo 107º del
Código Penal.
3. Mediante sentencia contenida en la resolución número diez de
fecha veintidós de Diciembre de dos mil catorce, los miembros
del Juzgado Colegiado Supra Provincial Penal de Cajamarca,
resuelven condenar a la acusada NATALY RAMIREZ PEREZ
como autora del delito contra la Vida el Cuerpo y la Salud en su
modalidad de Parricidio, en agravio de Segundo Acuña
Vásquez, a veinte años de pena privativa de la libertad efectiva
e imponiendo el pago de cincuenta mil nuevos soles (s/
50,000.00), por concepto de reparación civil a favor de la parte
agraviada.
4. Con fecha veinte nueve de diciembre del año dos mil catorce,
se recepciona el escrito de apelación interpuesto por la defensa
técnica de la sentenciada NATALY RAMIREZ PEREZ, en contra
de la sentencia detallada en el ítem anterior, solicitando se
revoque la apelada en todos sus extremos, declarándose nulo
el juzgamiento y se disponga un nuevo juicio oral por otro
colegiado; en merito a los siguientes fundamentos:
a. La sentencia condenatoria contiene una apreciación
diferente y contradictoria en cuanto a los hechos
probados en juicio, puesto que no ha quedado
establecido fehacientemente, ni siquiera por el perito
médico Carlos Horna Chafo, que la hora de muerte de
Segundo Acuña Vásquez haya sido a las seis con veinte
horas de la tarde del dieciocho de agosto del dos mil
trece
b. No existe ninguna prueba material concreta que
acredite que la sentenciada ingreso al mencionado
hospedaje junto al agraviado, siendo el testimonio de
Noé Murga Huayac, el único sustento que acredita tal
hecho, incurriendo éste en declaraciones
contradictorias, como son la prestada al nivel fiscal en
comparación de la garantía en juicio .
c. Es totalmente contradictorio el hecho que acoge el
colegiado como probado, al indicar que, sin oposición
alguna en juicio, la testigo Margarita Acuña Zafra indica
reconocer la voz de la sentenciada cuando la misma
testigo a juicio menciona apenas haber cruzado
palabras con la sentenciada, por ello resulta increíble
que reconozca la voz de esta última. Es ilógico sostener
que la aludida testigo haya reconocido la voz de la
sentenciada cuando el agraviado contesto la llamada de
esta, teniendo en cuenta la distancia existente entre el
auricular del celular y el testigo, más aun si el agraviado
mantenía reserva sobre su relación matrimonial con sus
familiares.
d. El colegiado incurre en error al realizar deducciones
imprecisas, partiendo de indicios que no son
concordantes y suficientes, puesto que no colocan
fehacientemente a la imputada en lugar donde ocurrió
el homicidio y tampoco desprenden cual es la
participación de la misma, puesto que estos elementos
no son objetivos, así con el razonamiento del colegiado
se deja de lado el R.N. 1912-2005, que prevé las reglas
para poder establecer el indicio.
e. Resulta errónea la afirmación hecha por el Colegiado
respecto a la forma de muerte del agraviado al
mencionar que por la condición de esposa la
sentenciada logro colocar en estado de indefensión al
agraviado para darle muerte, puesto que se evidencia
que en la habitación había signos de agresión física
como es la ventana rota, habiendo posibilidad de que
otra persona haya ingresado por dicha ventana y haya
cometido el hecho punible.
f. El colegiado ha incurrido en un razonamiento equivoco
e ilógico al acoger como móvil de la muerte el hecho de
que la sentenciada tomo conocimiento que su esposo
mantenía una relación extramatrimonial, llegando a
conversar sobre el tema en el año dos mil doce, toda vez
que esto supondría la falta de una reacción inmediata
ante tal acontecimiento y por el contrario, esto abriría la
posibilidad de que la autora de los hechos sea la
supuesta amante.
g. El a quo no ha valorado la prueba científica que es
resaltado por el examen de perito biólogo forense Jesús
Oswaldo Quiñones Esquerre, respecto de dictamen
pericial Nº 20130010009001- informe aclaratorio Nº
026-2014-MP-FN y dictamen pericial Nº
2013001000900.
h. E a quo después de terminadas la actuación probatoria
a nivel del juicio oral, muestra duda respecto de la
responsabilidad de su patrocinada, muestra de ello, es
que ordenan se realice una prueba de oficio consistente
en sacar la prueba de ADN, de las muestras acopiadas,
sin embargo prescinden de la misma sin motivo alguno.

III. PARTE CONSIDERATIVA:


3.1 PREMISAS NORMATIVAS:
5. El primer párrafo del artículo 107º del código penal, prescribe:
“El que a sabiendas mata a su ascendiente, descendiente, natural
o adoptivo o a una persona con la que sostiene o haya sostenido
una relación conyugal o de convivencia, será reprimido con pena
privativa de libertad no menor de quince años.”
6. el inciso 3) del artículo 158º del CPP establece: “La prueba por
indicios requiere: a) que el indicio este probado b)que la
inferencia este basada en las reglas de la lógica, la ciencia o la
experiencia c)que cuando se trate de indicios contingentes, estos
sean plurales , concordante y convergentes así como que no se
presenten contraindicaos consistentes”
7. Por su parte, el numeral 2) del artículo 425º del CPP señala: “La
sala penal superior solo valorara independientemente la prueba
actuada en la audiencia de apelación y las pruebas pericial,
documental, pre constituida, y anticipada; la sala penal superior
no puede otorgar diferente valor probatorio a la prueba
personal que fue objeto de inmediación por el juez de primera
instancia, salvo que su valor probatorio sea cuestionado por una
prueba actuada en segunda instancia”
8. A su vez el numeral 3) del artículo 425º del mismo cuerpo
normativo, prescribe: “La sentencia de segunda instancia, sin
perjuicio de lo dispuesto en el artículo 409º puede a) Declarar la
nulidad, en todo o en parte de la sentencia apelada y disponer se
remitan los actuados al juez que corresponda para la
subsanación a que hubiera lugar; b) dentro de los límites del
recurso, confirmar o revocar la sentencia apelada. Si la sentencia
de la primera instancia es absolutoria puede dictar sentencia
condenatoria imponiendo las sanciones y reparación civil a que
hubiera lugar a referir la absolución a una causa diversa a la
enunciada por el juez. Si la sentencia de primera instancia es
condenatoria, puede dictar sentencia absolutoria o dar al hecho
en caso haya sido propuesto por la acusación fiscal y el recurso
correspondiente, una denominación jurídica distinta o más
grave de la señalada por juez de primera instancia. También
puede modificar la sanción impuesta, así como imponer,
modificar o excluir penas accesorias, conjuntas o medidas de
seguridad.
9. Por último la Corte Suprema de Justicia, emitió sentencia
vinculante R.N. Nº 1912-2005 que versa sobre la prueba por
indicios, definiéndola como la prueba cuyo “Objeto no es
directamente el hecho constituyo del delito sino otro hecho
intermedio que permite llegar al primero por medio de un
razonamiento basado en el nexo causal y lógico existente entre
los hechos probados y los que se tratan de probar”
3.2 FUNDAMENTOS FACTICOS:
10. Estando a los argumentos normativos mencionados al
contenido de la acusación y de la sentencia condenatoria y a los
termino en los que viene planteado el recurso de apelación que
fuera fundamentado en la audiencia de apelación de sentencia
por parte del abogado defensor de la sentenciada NATALY
RAMIREZ PEREZ corresponde analizar si los fundamentos de
la sentencia impugnada son o no el resultado de un
juzgamiento racional y objetivo a través de las cuales los jueces
han evidenciado su inocencia e imparcialidad en la solución del
conflicto, sin arbitrariedades, subjetividades o inconsistencias
en la valoración de los hechos. En este sentido, corresponde
analizar si la sentencia se encuentra motivada mediante un
razonamiento jurídico que exprese de modo claro y permita
entender el porqué de lo resuelto, comprobándose si la
resolución dada es consecuencia de una exegesis racional del
ordenamiento jurídico, por lo tanto el órgano jurisdiccional
debe haber explicado las razones de su decisión, pues ello
permitirá controlar si la actividad judicial se ha movido dentro
de los parámetros de la lógica racional y la legalidad.
11. De este modo, como punto de partida el análisis, se debe
precisar que para condenar a una persona por la comisión de
un delito, debe existir certeza acerca del acaecimiento de dicho
delito, así como certeza de la vinculación del agente en la
comisión del mismo. Dicho ello, este órgano superior considera
que la realización del hecho delictivo, es decir, el homicidio de
Segundo Acuña Vásquez esta suficientemente acreditado en
virtud del acta de inspección Técnico policial, el acta de
levantamiento de cadáver y el Protocolo de Autopsia,
diligencias practicadas al nivel fiscal y de las que se advierte la
forma en que fue hallado el cadáver de Segundo Acuña Vásquez
12. Ahora bien, respecto a la vinculación de la sentenciada NATALY
RAMIREZ PEREZ en la comisión del ilícito, se tienes que el
acervo probatorio por el cual ha sido condenada la aludida
sentenciada, consta de una prueba indirecta como es la
declaración de NOE MURGA HUAYAC, recepcionista del
hospedaje Santa Rosa la cual ha sido valorada por el a quo bajo
las reglas establecidas en el acuerdo plenario 2-2005/CJ-116,
es decir 1) ausencia de incredibilidad subjetiva, 2)
Verosimilitud y 3) Persistencia en la incriminación. Análisis
que compartimos, sin embargo esta sala penal de apelaciones
considera que al tratarse de una prueba indirecta, que prueba
directamente hechos periféricos y no la intervención de la
sentenciada en el delito, además del análisis del a quo es
necesario también analizar si esta prueba indirecta lleva
consigo una conexión racional lógica con los demás indicios
acopiados con el hecho inferido.
13. En ese sentido, como primer requisito a cumplir por las
pruebas indiciarias el artículo 158º del código procesal penal
prevé que los indicios deben estar probados, así tenemos:
a. El testimonio de Margarita Zafra prestada en juicio oral,
el cual constituiría un indicio (indicio
antecedente )pues esta testigo manifiesta que el día
dieciocho de agosto del año dos mil trece (día que se
produjo el hecho delictivo) cuando se encontraban
almorzando conjuntamente con su hermana Jorge
Acuña Vásquez en su casa ubicada en la provincia de
Hualgayoc su hermano al promediar la una y media de
la tarde, recibió una llamada de la pudo reconocer la voz
de la sentenciada NATALY RAMIREZ PEREZ, quien le
solicitaba de manera prepotente se trasladara a la
ciudad de Cajamarca por cuanto ella ya estaba en ese
lugar hecho que por sí solo ya constituía un dato factico
relacionado razonablemente con el hecho delictivo,
pues debido a esta llamada es que le agraviado decide
viajas a la ciudad de Cajamarca.
b. El testimonio de NOE MURGA HUAYAC (cuartelero del
hotel Santa Rosa ) prestada en juicio oral, el cual como
ya referimos en el considerando decimosegundo de la
presente resolución , constituye una “prueba indirecta”
ósea un indicio del delito en acto (indicio antecedente),
pues este testigo manifiesta que el día dieciocho de
agosto del dos mil trece el agraviado ingresa al
hospedaje acompañado de una mujer alojándose en la
habitación matrimonial Nº209, registrando solo al
agraviado con su documento de identidad para luego
entregarle las llaves de la habitación así como el control
remoto, indicando que la persona que acompañaba al
agraviado en el hospedaje es la persona que logro
reconocer sin problemas en el reconocimiento en rueda
de personas y que se encontraba en la sala de audiencia
(refiriéndose a la sentenciada) quien encontrándose
sola le pide que abra la puerta de la recepción y se retira
del hotel después de dos horas hospedados con el
agraviado, para posteriormente al percatarse que su
acompañante no salía a cancelar su día y a registrarse
nuevamente, decide ir a su habitación a llamarlo y como
no respondía llama al hijo del dueño del hotel, así como
a la policía quienes lo encontraron victimado. Hecho que
indicaría que la sentenciada fue la persona que victimo
al agraviado, en la medida que fue la única persona que
estuvo con el agraviado en la habitación.
c. Asimismo se presenta como “indicio de presencia o
indicio de oportunidad material” , el documento emitido
por la empresa telefónica del (expediente judicial) con
el cual se establece que la llamada recibida por el
numero de celular 987456732 perteneciente al occiso
SEGUNDO ACUÑA VASQUEZ con fecha dieciocho de
agosto del dos mil trece a horas 13:35 ha sido realizada
desde el teléfono público ubicado en la empresa de
transportes Jesusita en la ciudad de Cajamarca que le
corresponde el número 76344093, hecho que analizado
conjuntamente con los indicios mencionados, en los
literales anteriores, es decir con la declaración de la
testigo MARGARITA ACUÑA ZAFRA que se indica a la
sentenciada como la persona que realizo tal llamada y la
declaración del testigo NOE MURGA HUAYAC quien
reconoce a la sentenciada como la persona que
acompaño al agraviado al momento de hospedarse en el
hotel Santa Rosa, se acreditaría en principio que la
sentenciada se encontraba en la ciudad de Cajamarca.
d. Adicionalmente cabe resaltar que el análisis del reporte
de llamadas remitido por la empresa telefónica (folio 77
a 82) respecto de las llamadas entrantes y salientes del
celular signado con el numero perteneciente al
agraviado JORGE ACUÑA VASQUEZ se advierte que este
habría mantenido constante comunicación el mismo día
de los hechos desde las 16 : 38 has las 17 : 45 horas es
decir desde su arribo a esta ciudad de Cajamarca hasta
minutos antes de su muerte, con el celular signado con
el número 976573863 que también pertenece al
agraviado antes mencionado, siendo que por las
máximas de la experiencia y en base a los demás
elementos periféricos analizados sistemáticamente , se
puede inferir que el agraviado entrego uno de sus
teléfonos celulares a la persona con la que tenía una
estrecha relación como es la sentenciada NATALY
RAMIREZ PEREZ quien era su esposa al no contar esta
con teléfono celular y ante la necesidad de comunicarse,
lo cual realizaron hasta el momento de encontrarse y
alojarse juntos en el hotel Santa Rosa para ser
victimado.
e. Por otro lado también se tiene como indicio de
oportunidad para delinquir de naturaleza personal, el
testimonio de la sentenciada NATALY RAMIREZ PEREZ,
así como las fotografías presentadas por la defensa
técnica de esta ya que con ello se acreditaría el lazo
matrimonial que lo unía con el agraviado, por lo que
daba esta condición en la que se encontraba la
sentenciada es decir en la confianza que se entiende
debe existir entre cónyuges, el señor SEGUNDO ACUÑA
VASQUEZ habría accedido a que la sentenciada lo atara
de pies y manos colocándolo en un estado de
indefensión para darle muerte sin que este pueda
oponer resistencia. Así mismo se debe tener en cuenta
que en audiencia de apelación de sentencia al interrogar
a la sentenciada respecto a los beneficios hereditarios
que le corresponderían a raíz de la muerte de su esposo
este mostro un absoluto conocimiento de los mismos.
f. Asimismo de la declaración de la sentenciada se puede
analizar que se presenta el indicio de móvil o motivo,
toda vez que esta manifiesta en su interrogatorio de
juicio oral, que los familiares de su esposo le dejaban
entrever que este mantenía una relación
extramatrimonial, motivo por el cual mantuvo una
conversación con su esposo en el año dos mil doce,
hechos que establecerían que existieron conflictos de
pareja entre ambos los cuales la llevaron a tomar la
decisión de darle muerte siendo prescindible el paso del
tiempo, pues se puede estar ante una reacción que se
desarrolló lentamente o mejor llamado móvil reflexivo.
Por último, como indicios subsecuentes, es decir que
tienen lugar posteriormente a la realización del hecho
delictivo se tiene:
g. El indicio de la “ mala justificación” , que en el caso en
concreto se presenta cuando la sentenciada brinda su
manifestación respecto de su itinerario posterior al día
de los hechos pues se advierte de la misma versión
contradictoria como por ejemplo; al indicar que tomo
conocimiento de la muerte de su esposo el día veintiuno
de agosto del dos mil trece, cuando su hermana LINA
RAMIREZ PEREZ se comunicó con ella para darle la
noticia sin embargo como luego manifiesta que se
enteró del suceso el día veinte de agosto del mismo año
por cuanto su hermano AMOS se comunicó con su
madre para darles la noticia, lo cual resulta
incongruente e ilógico y revelaría que tal versión
sostuvo la sentenciada a fin de hacer coincidir su
afirmación de haber acudido en la ciudad de Trujillo a
atenderse con el medico JOSHUA BENITEZ PEÑA al
sentirse mal por la noticia de la muerte de su esposo
puesto que su consulta con dicho galeno se efectuó con
fecha veinte de agosto del dos mil trece (acreditado con
declaración jurada del médico y con la receta expedida
por este) y según la versión que la sentenciada presento
en juicio oral, recién habría tomado conocimiento de los
hechos el veintiuno de agosto del dos mil trece. Por
ultimo manifiesta la sentenciada que el día dieciocho de
agosto vestía un polo jean y una casaca de color
turquesa sin embargo el testigo JUAN CARLOS POMA
ASTO como LUIS GONZALES HUAMAN, manifiestan de
manera contradictoria con la versión de la sentencia que
esta vestía prendas oscuras colores que de ninguna
manera durante el día pueden confundirse como
oscuros. Sin dejar de mencionar que resulta impreciso e
ilógico el itinerario realizado por la acusada el día de los
hechos en la ciudad de Trujillo.
h. El indicio de obstrucción o entorpecimiento de la
investigación del delito se ha corroborado con la
manifestación de la sentenciada NATALY RAMIREZ
PEREZ que con fecha veinte de agosto del dos mil trece
inicio un trámite ante RENIEC a fin de que se varié su
fotografía y su domicilio ante lo cual solo ofrece la
justificación de que la variación de domicilio era
necesaria sin embargo esta versión resulta poco creíble
y por el contrario analizando los indicios de una manera
sistemática se puede inferir que lo pretendido era
dificultar su justificación al realizarse las diligencias de
investigación correspondientes.

14. Por otra parte como segundo requisito para validación de las
pruebas por indicios se tiene que estos deben estar basados
en reglas de la lógica, la ciencia o las máximas de la
experiencia, en el presente caso se ha determinado la
existencia de la regla de la lógica pues del análisis de los
indicios se tiene que la misma sentenciada declara que con el
agraviado mantenían un relación de esposo y al no contar con
un domicilio conyugal, mantenían encuentros esporádicos en
habitaciones de hoteles en la ciudad de Cajamarca, lo que
tiene relación con el hecho de que al ser la esposa del
agraviado sea quien lo llamo para que se conduzca a la ciudad
de Cajamarca para encontrarse con ella y concurrir juntos al
hotel Santa Rosa donde posteriormente fue victimado.
15. Finalmente, como tercer requisito para la valoración de los
indicios contingentes estos deben ser plurales, concordantes
y convergentes y que no se presenten contra indicios
consistentes, ello se denota de los múltiples indicios
existentes señalados precedentemente y todos estos están
dirigidos a probar que el día que acaeció el hecho delictivo la
sentenciada NATALY RAMIREZ PEREZ se encontraba en la
ciudad de Cajamarca, que fue la persona que acompaño al
agraviado al hotel Santa Rosa que fue quien dio muerte al
agraviado SEGUNDO ACUÑA VASQUEZ. Si bien es cierto
existen dos contra indicios los cuales serían la declaración de
JUAN CARLOS POMA ASTO y de LUIS BRITALDO GONZALES,
al encontrarse en dicha declaración contradicciones con lo
manifestado con la sentenciada y estos carecen de toda
consistencia.
16 De lo establecido este órgano superior considera que sobre la
base de los indicios y demás acervo probatorio obtenido
durante el proceso penal puede establecerse la culpabilidad
de la sentenciada toda vez que estos cumplen los requisitos
previstos en el artículo 158º del CPP.
17. Por otro lado el alegato esgrimido por la recurrente respecto
a que el perito forense CARLOS HORNA CHAFO ha incurrido
en contradicciones al señalar la hora del deceso del agraviado
sin embargo con el protocolo de autopsia practicado por el
referido perito con fecha veinte de agosto del dos mil trece a
las 9 de la mañana y con su declaración vertida en juicio oral,
queda establecido que la hora de muerte ocurrió 36 horas
antes de practicada tal diligencia siendo esto al promediar las
18 : 20 horas del día dieciocho de agosto del mismo año,
máxime si el mismo perito, en juicio oral indica que el
promedio de aproximación de horas muerte de un cadáver es
de 4 a 6 horas aproximadas, sin embargo es preciso indicar
que tal hecho resulta irrelevante si se tiene en cuenta que la
teoría del caso de la parte recurrente es que si patrocinada no
es la autora del hecho.
18. en cuanto al argumento del abogado de la parte recurrente
cuando refiere que sería imposible que la testigo MARGARITA
ACUÑA ZAFRA, haya podido escuchar y reconocer la voz de su
patrocinada cuando se comunicó con el agraviado momentos
antes de su muerte , esta sala penal de apelaciones aplicando
las máximas de la experiencia considera que si es posible que
haya podido reconocer la voz de la sentenciada, toda vez que
además de haber cruzado palabras directamente con esta en
la ciudad de Trujillo, también lo hizo en las oportunidades
que, como dicha testigo manifiesta en su declaración, en
algunas ocasiones contesto el celular del agraviado cuando la
sentenciada NATALY RAMIREZ PEREZ lo llamaba, por lo que
bien pudo reconocer la voz de esta cuando llamo al agraviado
el día de los hechos, más aun si se tiene en cuenta que la
declaración vertida por esta, el agraviado habría activado el
alta voz de su teléfono celular mientras atendía la llamada de
la sentenciada.
19. adicionalmente, respecto al móvil por el cual la sentenciada
NATALY RAMIREZ PEREZ dio muerte a su esposo, fluye de lo
declarado en juicio oral por la referida sentenciada que en el
año dos mil doce la familia del agraviado le dejaba entrever
que este mantenía una relación extramatrimonial con otra
mujer, lo que puede claramente establecerse como un motivo
por el cual la sentenciada haya decidido acabar con la vida
del agraviado, careciendo de fundamento lo expuesto por la
recurrente respecto a la falta de reacción inmediata por la
sentenciada, dado que bien esta ha podido guardar todo este
tiempo sentimientos de rencor en contra del agraviado para
finalmente decidir acabar con su vida.
20. De lo establecido en la prueba científica emitida por el perito
biólogo forense JESUS QUIÑONES ESQUERRE , se advierte que
a partir de las muestras de cabello y vello púbico en la
sentenciada NATALY RAMIREZ PEREZ, se realizó una
descripción macroscópica y microscópica de las
características de los cabellos respecto al dictamen pericial N°
2013001000901 encontrándose una similitud del 45.54 %
con respecto a los vellos púbico de la misma sin embargo el
mismo perito afirmo que con los estudios biológicos
realizados no se puede descartar ni afirmar que las muestras
pertenezcan a la sentenciada, pues este examen tricológico se
utiliza únicamente como una referencia u orientación para
reducir la población de muestras, siendo corroborarle con la
realización de un examen de ADN que no fue practicado
durante el proceso, por factores externos aceptados
pacíficamente por las partes.
21. Por otro lado, del examen realizado por la bióloga CRISTI
DIAZ CHAVEZ , se concluye que se encontró un perfil
incompleto de las muestras tomadas a la sentenciada, sin
embargo también advirtió en las uñas de la misma, la
presencia del cromosoma sexual “Y”, el que es exclusivamente
masculino, y estas se impregnan a causa de agresiones
sexuales u homicidio, dado que es aquí que se presenta el
intercambio de células, sin embargo tampoco se pudo
establecer con exactitud resultados concretos debido a que
con perfiles incompletos no se puede homologar resultados.
22. Finalmente, respecto al argumento del recurrente en el
sentido que el colegiado habría prescindido de realizar la
prueba de oficio que en un principio solicitaron se realice
respecto al ADN de las muestras obtenidas, es preciso indicar
que la no realización de tal prueba no es imputable a ninguna
de las partes así como tampoco al colegiado, pues como lo
establecen en su resolución esta no se pudo realizar por falta
de insumos en la entidad pertinente además del tiempo que
tardaría obtener dichos resultados, lo cual en ese mismo acto
de audiencia se puso en conocimiento de las partes y estas no
presentaron oposición alguna a tal decisión, sin perjuicio de
ellos esta sala penal de apelaciones después de analizar e
interrelacionar todas las evidencias incorporadas a la
investigación, puede concluir que con el acervo probatorio
acopiado durante la investigación es suficiente para concluir
que se encuentra debidamente acreditada la responsabilidad
de la sentenciada NATALY RAMIREZ PEREZ en la comisión
del delito de Parricidio.
23. Estando a los señalado en lo considerado precedente, la sala
penal de Apelaciones considera que el proceso de
determinación de la pena practicado por el colegiado se ha
desarrollado correctamente, pues primero se ha determinado
la pena básica para luego identificar la pena correcta, proceso
en el cual se ha tenido en cuenta lo prescrito en los artículos
45°, 45°-a y 46° del CPP, así como lo prescrito en el inciso 3)
del artículo 397° del Código Procesal Penal, en el entendido
que el representante del ministerio público ha solicitado se
imponga a la procesada la pena de veinte años para el delito
que se les imputa; asimismo, ha tenido en cuenta los
principios de humanización de las penas, proporcionalidad,
razonabilidad y resocialización, además que se trata de
agente primario.
24. Finalmente, respecto a la reparación civil que nace del acto
ilícito, se debe de precisar que esta se ha fijado en función al
principio del daño causado; es decir, que guarda proporción
con el menoscabo irrogado al bien jurídico protegido en el
delito de parricidio y en observancia de lo que prescriben los
artículos 92° y 93° del Código Procesal Penal, razón por la cual
este órgano jurisdiccional revisor, considera que la misma se
ha fijado acorde al daño causado.

Por las consideraciones expuestas, analizando los hechos y las pruebas con
las reglas
De la sana critica, y de conformidad con las normas antes señaladas, la SALA
PENAL DE
APELACIONES DE LA CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA CAJAMARCA, POR
UNANIMIDAD
RESUELVE:
IV. RESOLUCION:

1. DECLARAR FUNDADO el recurso de apelación interpuesto por la defensa


técnica de la sentenciada NATALY RAMIREZ PEREZ, en contra de la
sentencia contenida en la resolución numero veintisiete de fecha veintidós
de diciembre del año dos mil catorce emitida por el juzgado Colegiado
Supra provincial Penal de Cajamarca, que resuelve condenar a la
sentenciada antes indicada como autora del delito contra la Vida, el Cuerpo
y la Salud, en su modalidad de Parricidio, en agravio de SEGUNDO ACUÑA
VASQUEZ a veinte años de pena privativa de la libertad efectiva e
imponiendo el pago de cincuenta mil nuevos soles (s/ 50,000.00) por
concepto de reparación civil a favor de la parte agraviada.
2. CONFIRMAR la sentencia contenida en la resolución numero veintisiete de
fecha veintidós de diciembre del año dos mil catorce, emitida por el juzgado
Colegiado Supra Provincial Penal de Cajamarca, detallada en el ítem
anterior.
3. DEVOLVER la correspondiente carpeta al órgano jurisdiccional de origen,
conforme a la ley.
4. NOTIFIQUESE con la presente sentencia a las partes procesales.