Está en la página 1de 25

El primer paso es asesorarse sobre que especie es correcto plantar en su región y considerar

el espacio futuro que ocupará el árbol.

2. Es importante que si ya tiene en su poder el árbol, y este dentro de una bolsa, a este le
eche agua, para que de esta manera continúe compactada la tierra en las raíces. Esto debe
hacerse una noche antes.

3. El tamaño del hueco y hoyo, debe ser al doble en ancho y hondo con respecto al árbol.
Ejemplo: Si tu árbol se encuentra dentro de una bolsa de 15 centímetros de diámetro por 20
de largo, entonces deberá cavar un hueco de 30 centímetros de ancho por 40 centímetros de
profundidad.

4. Ahora que está listo el hoyo para plantar el árbol, deberá cuidadosamente cortar la bolsa
(maceta descartable) que contiene a su árbol, y evitar romper el pan de tierra que contiene a
las raíces.

5. Procede a plantar el árbol, y vigila que el cuello de la raíz (zona donde ésta se une al tallo)
no quede enterrado sino a ras de suelo.ocede a plantar el árbol, y vigila que el cuello de la raíz
(zona donde ésta se une al tallo) no quede enterrado sino a ras de suelo. Si colocan tierra
mejorada o abono (sugerimos orgánico) se debe poner aproximadamente unos 5-10
centímetros en la base del hoyo antes de plantar el árbol.

6. Debemos tratar que el árbol quede recto. Podemos colocar un tutor (recomendado en
parques y veredas) a fin de proteger el árbol, señalizarlo y ayudarlo a que crezca hacia arriba.
Puede colocarse 1,2 o 3 estacas dependiendo del tamaño del árbol y se recomienda atarlos
con cinta de forma bien ajustada.

7. Procede a rellenar el hueco con el árbol ubicado en el hoyo. Es necesario que la tierra que
servirá para rellenar, este totalmente libre de basura o piedras. Si tiene tierra en forma de
terrón deben romperse.

8. Con el pie o el mango de la pala compacte suevamente la tierra recién colocada y realice
una olla alrededor que permita la retención de agua de lluvia o riego.

9. Riega abundantemente.

10. Recuerda regarlo durante el primer año sobre todo en verano, eliminar la maleza que
pueda sacarle humedad, protegerlo de las cortadoras de césped y las hormigas.

¿Por qué Plantar un Árbol?

Toda la humanidad tiene que asumir acciones ante los problemas ambientales y
en aquel que juega una parte más importante en el calentamiento del planeta
como lo es la contaminación ambiental, ya que este problema genera otros
problemas de impacto en el aire, agua, suelo, plantas y animales. Por eso, es
fundamental hoy más que nunca que el hombre desarrolle y fomente estrategias
para tratar de minimizar la crisis ecológica que pone en riesgo la vida misma y la
estabilidad del planeta.

En ese sentido, los árboles son una solución para combatir los problemas
ambientales y poder lograr un equilibrio ecológico del planeta. Estos batallan
contra muchos problemas del medio ambiente como el calentamiento global, la
erosión, desertificación, combustibles fósiles, contaminación del aire, la
deforestación, incendios forestales, entre muchos otros que están terminando con
la calidad y el oxígeno de la tierra.

Por lo tanto, ante la deforestación, tala de árboles y la contaminación ambiental,


el planeta necesita urgentemente de árboles que permitan conseguir oxígeno y
mantener una calidad ambiental para la supervivencia de todas las especies que
habitan este mundo. Los árboles son los pulmones del planeta absorbiendo los
gases invernaderos y se convierten en ecosistemas para la diversidad biológica.

Por consiguiente, un árbol es una planta de altura aproximadamente de 6mt en


adelante y los cuales están formados por la raíz, tronco, hojas, ramas y la copa.
Entre sus principales funciones son: reducción de la contaminación del aire y
sonora, regulación hídrica y térmica, regulación del clima, hábitats de animales y
plantas, entre otras funciones de equilibrio natural.

Asimismo, los árboles son fuentes de vida y es ahí donde el hombre haciendo uso
de su explotación para alimentarse, vestirse, tener combustible, construir
viviendas, papel, muebles y otros bienes materiales para el desarrollo en la
sociedad, está dejando al planeta sin estos pulmones que reducen en gran medida
otros problemas de impacto ambiental en la naturaleza.
Así pues, toda la humanidad debe plantar árboles porque es la mejor estrategia y
técnica para reducir el CO2 de la atmósfera y así luchar contra el cambio
climático. Solo estos pueden producir con uno solo la cantidad de oxígeno para
20 personas. Vale mencionar entre los principales beneficios de los árboles son:
producen oxígeno,un árbol almacena 6 toneladas de CO2, purifican el aire,
forman suelos fértiles, evitan erosión, mantienen ríos limpios, captan agua para
los acuíferos, sirven como refugios para la flora y fauna, regulan el clima,
relajan, reducen desastres naturales, regeneran los nutrientes del suelo,
embellecen los espacios urbanos, mejoran el paisaje, entre otros servicios
ambientales para el hombre.
Por todo lo anterior, si la humanidad conoce los múltiples beneficios que generan
los árboles en el planeta, tal vez detendría su destrucción y fomentaría su
conservación para las generaciones futuras. Si cada persona del mundo se
comprometiera a plantar un árbol, gran parte de los problemas ambientales se
reducirían. Pero sin duda alguna, los árboles son muy importantes para el medio
ambiente y la sociedad en general.

En definitiva, planta un árbol ahora mismo y contribuye a reforestar el entorno


que tanto lo necesita para garantizar la existencia de toda la variedad de vida en
el planeta tierra. Todos los árboles merecen ser cuidados, respetados y valorados
porque son vitales en la dinámica de la naturaleza y su relación con los seres
vivos para conjuntamente formar un mundo ecológicamente equilibrado.

Los Árboles son Sumidero de Carbono


Plantar un Árbol es ser Útil en el Planeta

Autor:
José Pineda
T.S.U En Evaluación Ambiental
¿Cuáles son los efectos positivos de plantar un árbol?
Los árboles combaten el cambio climático. El exceso de dióxido de carbono
(CO2) causado por muchos factores se está acumulando en nuestra atmósfera y
está contribuyendo al cambio climático. Los árboles absorben el CO2, removiendo
y almacenando el carbono al tiempo que liberan oxígeno al aire.

Los árboles son las plantas más asombrosas del mundo. Cada uno de ellos
con el tiempo se convierte en un ecosistema en sí mismo, permitiendo que las
semillas de muchos otros seres vegetales germinen entre los huecos de su tronco
y ramas, y proporcionándoles la sombra y la humedad que tanto necesitan.

Son una fuente importante de vida, no sólo para los bosques, sino también para el
resto de seres vivos que habitamos este planeta, pero ¿por qué? ¿Cuál es la
importancia de plantar árboles?

En el mundo se calcula que hay unos 3 billones de árboles. Pueden parecer


muchos, pero tenemos que tener en cuenta que cada ser humano necesita el
oxígeno que liberan 4 ejemplares. Actualmente hay unos 7 millones de personas
en el globo terráqueo, y muchas de ellas se dedican a deforestar, pudiendo
poner en riesgo a todos los que vivimos aquí, ya que se talan 15,3 mil millones
de árboles al año.

Hay quien va a un bosque y sólo ve leña para el fuego, pero estas plantas son
mucho más que madera. Con sus raíces, fijan el suelo impidiendo que se
erosione; los frutos de muchos de ellos son comestibles, tanto para nosotros
como para las aves y otros animales, y gracias al vapor de agua que liberan sus
hojas mantienen una temperatura estable. A todas estas asombrosas
cualidades tenemos que añadir otra que también es muy importante: el
almacenamiento del carbono. Debido a todo ello, los efectos del calentamiento
global pueden ser contrarrestados.

Los árboles embellecen el paisaje, pero también nuestra propia vida. Si un tercio
de la Tierra estuviera cubierto de bosques, lo más seguro es que los
problemas disminuirían, o incluso puede que llegasen a desaparecer, según
dijo Yann Arthus Bertrand en ”La Tierra vista desde el cielo”. Por eso, siempre que
te sea posible es muy recomendable que plantes uno, en tu jardín, en tu patio o un
bosque.

Así contribuirás a cuidar de la vida de la Tierra.

7 Razones para plantar un árbol


Los árboles funcionan como enormes pulmones en las ciudades.
Mediante el proceso de fotosíntesis, captan el dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera y
liberan oxígeno necesario para la vida del resto de los seres vivos.
El CO2 es uno de los gases invernaderos, por lo que aumentar la cantidad de árboles en el
planeta ayuda a disminuir la cantidad de gases responsables del cambio climático que
indefectiblemente conduce al calentamiento global.
Acá van 7 razones para que plantes árboles y colabores a reducir el impacto sobre el planeta.

1Los árboles disminuyen la contaminación.


Las hojas de los árboles retienen las partículas de polvo que flotan en el aire, evitando que las
inhalemos al respirar.
Planta árboles en hilera, de esta manera funcionarán como una barrera contra la materia
particulada en la atmósfera.

2 Oxigenan el aire.
Las hojas fijan el CO2 atmosférico, el cual es un producto residual del metabolismo humano y
animal y de la quema de combustibles, además de producir grandes cantidades de O2
necesario para la vida.

3Refrescan el ambiente.
Las plantas, además de la fotosíntesis, desarrollan otros procesos como la
evapotranspiración.
Las hojas liberan vapor de agua que refresca el aire y lo humedece. Si plantas árboles
alrededor de tu casa puedes refrescarla de un 10% a un 50%. De esta manera disminuirás el
uso de los sistemas de refrigeración que también contaminan el ambiente.

4Reducen la contaminación sonora.


Las grandes masas de hojas funcionan como amortiguadores del ruido generado por el
tránsito, las industrias y el funcionamiento de la ciudad.

5 Son pequeños ecosistemas.


Cada árbol funciona como un verdadero ecosistema, sobre él viven pájaros, insectos y a
veces otros vegetales que interactúan entre sí. Al talar un árbol desaparecen cientos de otros
seres vivos que habitan en él.

6 Intervienen en el ciclo del agua.


Las raíces retienen el agua de lluvia permitiendo que ésta filtre lentamente a través del suelo
hasta los acuíferos y que se dirija despacio hasta los ríos, manteniendo estable el caudal y
evitando sequías e inundaciones.

7 Protegen el suelo.
Evitan la erosión y el desgaste de los suelos, "sosteniendo" las partículas del suelo con sus
raíces.

Importante
Planta especies nativas, de esta manera contribuirás a mantener vivas las especies típicas,
muchas de ellas ya están en riesgo de extinción.
Antes de plantar un árbol, averigua en tu municipio sobre la normativa vigente que regula el
arbolado público urbano.

Fuente:
http://www.biensimple.com/pages/viewpage.action?pageId=7409173

Los árboles son unas plantas increíbles. Cada uno de ellos es un ecosistema en
sí mismo, un ecosistema que se ha tratar de cuidar, del mismo modo en el que
ellos nos cuidan.

Los árboles y plantas son muy importantes para todos los nosotros, pues sin el
oxígeno que expulsan sus hojas la vida en la Tierra sería muy distinta. La
importancia de los árboles radica, pues, en que sin estas maravillosas plantas el
planeta sería un desierto.

Pero veámoslo más en detalle.

Nos aportan el tan necesario oxígeno

Los árboles, al igual que todas las plantas que tienen clorofila, realizan la
fotosíntesis. Esto significa que absorben dióxido de carbono y expulsan
oxígeno, para así convertir la materia inorgánica en materia orgánica, es decir, en
alimento gracias al cual pueden crecer y desarrollarse correctamente.

Si tuviera las hojas secas y/o afectadas por plagas, este proceso se intentaría
hacer por supuesto, pero la planta tendría muchas dificultades. Asimismo, no es
importante sólo tratarlos contra las plagas, sino también hay que evitar que el
polvo se acumule en la superficie de sus partes foliares, y que el agua
permanezca demasiado tiempo en ellas. En el caso de que no lo hagamos, no
podrían hacer la fotosíntesis, y por lo tanto tampoco expulsarían oxígeno.

Y…, ¿cuánto aire respiramos al día? Bastante. Inspiramos y espiramos entre 5 y 6


litros de aire por minuto, que en 24 horas son entre 7200 y 8600. Gracias a este
proceso, absorbemos el oxígeno y expulsamos el dióxido de carbono. Justo lo
contrario que durante la fotosíntesis. Se podría decir que las plantas y los seres
humanos se ayudan mutuamente a vivir.

Sin embargo, se necesitan 22 árboles para suplir la demanda de una persona


al día. La deforestación nos está perjudicando a corto y a largo plazo, poniendo en
riesgo nuestra propia supervivencia, y si no hacemos nada, la Tierra se quedará
sin sus pulmones.

Árboles y plantas como método de combatir el


efecto invernadero
La acumulación de gases en la atmósfera está haciendo que el clima en el planeta
cambie más rápido de lo que no lo ha hecho nunca. El ser humano ha jugado un
papel protagonista en esta historia, puesto que desde la Revolución Industrial
ha ido contaminando más y más, destruyendo todo a su paso.

Los árboles absorben casi 22kg de dióxido de carbono cada año. Pero hay uno en
particular que me gustaría mencionarte: la Pawlonia tomentosa. Esta increíble
especie originaria de China se la conoce con el nombre de el ”Arbol de la Vida”.
Sus hojas caducas y sus decorativas flores hacen de él un árbol de jardín
excepcional, pues puede vivir en cualquier tipo de suelos. Tiene un ritmo de
crecimiento muy rápido, y es de muy fácil cultivo.
El Árbol de la Vida resiste el fuego, pues sus raíces se regeneran rápidamente. Y
si esto te parece poco, decirte que emite grandes cantidades de oxígeno,
y absorbe hasta diez veces más de dióxido de carbono que otros árboles.

Su esperanza de vida es de entre 200 y 250 años. Así que si quieres tener una
bomba de oxígeno en tu hogar, este es tu árbol. Es decorativo, es fácil de cuidar, y
es resistente. ¿Qué más se puede pedir? ¿Que resista las heladas? En tal caso,
tengo una buena noticia que darte: la Pawlonia tomentosa soporta hasta los -
5ºC. Es estupendo, ¿no crees?

Los árboles y plantas nos alimentan con sus frutos


Hay muchas especies arbóreas cuyo fruto es comestible: manzanos, naranjos,
nogales, madroños, avellanos… Todos ellos son ideales para tener en un jardín,
plantados junto al huerto por ejemplo. No hay nada como cosechar tu propio
alimento, y aquel que tiene un frutal o varios en casa, podrá degustar el
auténtico sabor de la naturaleza.

Pero en función del clima habrá que escoger unos u otros, ya que no todos
necesitan las mismas horas de frío para florecer, ni soportan las mismas
temperaturas. Teniendo esto en cuenta, debes escoger los siguientes árboles
dependiendo del clima que tengas:

 Frutales para climas con heladas intensas: avellano, arándono, cerezo,


ciruelo, endrina, grosella, melocotonero, manzano, nectarina, nogal, peral.
 Frutales para climas templados: albaricoque, algarrobo, castaño, higuera,
olivo.
 Frutales para climas con heladas muy suaves: caqui, feijoa, limonero,
kumquat, mandarino, naranjo, níspero, pomelo.
 Frutales para clima tropical: aguacate, mango, durián, guayabo, papayo,
pitanga, rambután.

Todos ellos tienen que estar en una zona donde les dé el sol directamente, con el
espacio suficiente para que puedan desarrollarse sin problemas. Así, es
importante que, antes de decantarnos por una especie en concreto,
sepamos cuáles van a ser sus dimensiones una vez que llegue a la edad
adulta. Así, evitaremos que en un futuro tengamos que podarlo más de la cuenta
o cambiarlo de sitio.

Previenen la erosión del suelo


Así es. Los árboles previenen la erosión manteniendo la humedad del suelo. Lo
hacen gracias a sus raíces, que profundizan en el mismo. De esta manera, la
planta no sólo se mantiene bien anclada, disminuyendo el riesgo de que el viento
pueda moverla, sino que además, evita que el terreno acabe sin vida.

En principio cualquier árbol que no necesite suelos fértiles (o, lo que es lo


mismo, especies mediterráneas o aquellas que sean muy resistentes al viento) y
que mida alrededor de 2m de altura te servirá. Generalmente, sólo tienes que
evitar poner frutales, pues ellos necesitan un terreno muy fértil para que sus frutos
maduren correctamente.
Plántalos en aquellas zonas en donde la erosión sea una grave amenaza,
como las pendientes o las zonas abiertas que no tengan nada que pueda impedir
el viento, y también alrededor de todo el perímetro de la zona. Pero, si deseas
evitar que tu suelo acabe erosionado, te recomiendo que plantes arbustos y/o
flores alrededor de los árboles. Así conseguirás tener un jardín espectacular.

La erosión es un problema muy serio, causado por el desgaste del suelo del viento
y de las lluvias. Cuando no hay cubierta vegetal, los rayos del sol impactan
directamente sobre él, el viento se lleva consigo los pocos nutrientes que le
quedan, y cuando llueve de forma torrencial, podemos tener una zona totalmente
inundada. Así, es muy recomendable que, si vives en una zona que pueda verse
afectada por este problema, no dudes en plantar árboles.

Otros importantes usos de los árboles y plantas


Los árboles mantienen una estrecha relación con la humanidad. Además de los
usos que hemos visto hasta ahora, hay otros que me gustaría mencionarte, y son:

Disminuyen la contaminación acústica

Si has ido alguna vez a un parque situado en medio de la ciudad, seguramente te


hayas dado cuenta del poco ruido urbano que se oye, ¿verdad? Por este
motivo, los jardines situados cerca de carreteras o de aeropuertos plantan
árboles.

Nos protegen del sol y nos refrescan


Hay muchos árboles que nos dan una buena sombra en verano, en la cual
podemos hacer un picnic con la familia o disfrutar viendo el paisaje. Y todo
gracias al vapor de agua que liberan a través de sus hojas.

De ellos extraemos la madera

Este material lo necesitamos para hacer mesas, sillas y todo tipo de mobiliario y/o
herramientas. Pero la tala de árboles se tiene que hacer de manera
responsable, y siempre plantando un ejemplar en el lugar del que hemos talado.

Embellecen el paisaje

Hay una buena cantidad de especies increíblemente decorativas. Ya sea por


los colores que adquieren sus hojas en primavera y/u otoño, o por las flores que
brotan de entre sus ramas, o por el porte elegante que tienen muchas de ellas, lo
cierto es que nada sería lo mismo sin no hubiera árboles. Nos gustan mucho, y
eso es algo que se nota.

Son el hogar de muchos animales e insectos

Es difícil no ir a un bosque y no ver una ardilla saliendo del tronco de un árbol, o


no ver a los pájaros descansar antes de reanudar su rutina. Estas plantas son el
hogar de muchos seres vivos, y sin ellos tendrían muchas dificultades para
sobrevivir.

Curiosidades de los árboles

Hemos visto lo importantes que son los árboles y plantas para nosotros, pero
también para todos los demás seres vivos. Es nuestra responsabilidad cuidarlos y
evitar que se extingan, pues de lo contrario estaríamos poniendo nuestra propia
vida en peligro.

No me gustaría acabar este artículo especial sin antes decirte algunas de


las curiosidades sobre estos maravillosos vegetales. ¿Quieres saber cuáles son?
Aquí las tienes:

 La planta más del mundo es una Secuoia. Le pusieron de nombre Hyperion,


y se encuentra en el Parque Nacional de Redwood, en California. Mide ni
más ni menos que 115’54 metros de altura. ¡Ahí es nada!
 La más longeva, es el Pinus longaeva. Se han encontrado restos de
ejemplares que vivieron 7 mil años de edad, aunque lo más normal es que
vivan 3 mil años. Aún así, viven mucho más que cualquier otro ser vivo.
 Y una planta que existía antes de los dinosaurios, es el Ginkgo biloba.
Apareció en la Tierra hace 270 millones de años.
 ¿Buscas un árbol que dé sombra en tu gran jardín? Entonces el Ficus
benghalensis es para ti. Ocupa una superficie de 12 mil metros
cuadrados. En India, de donde es originario, celebran fiestas al resguardo
de su sombra.

Los árboles son unas plantas increíbles que, si se respetan, nos pueden ser muy
útiles.

¿Por qué es tan importante plantar árboles?


Publicado el 08/10/2010 por foroambiental
Sólo sería necesario decir que los árboles cumplen una extraordinaria tarea
absorbiendo los gases invernadero, y esa es razón más que suficiente para contestar
la pregunta.
Veamos que dice la Dr. Elaine Soloway una experta en el tema:

“El único modo de revivir un área que sufre de desertificación es sembrando


árboles, para permitir que otras plantas, animales, insectos y aves regresen a la
zona. Los árboles son el elemento fundamental del ecosistema.

Los árboles son una cura para muchos problemas ambientales. No sólo son los
pulmones del mundo, son el aire acondicionado del mundo. Enfrían los suelos,
permiten que la lluvia regrese, pues el aire frío que se eleva, equivale a que las
nubes no se vuelen, sino que dejen caer la lluvia.

Los árboles también estabilizan los suelos que se están erosionando. Paran las
tormentas de arena. Se plantan como fajas protectoras, alrededor de ciudades,
aldeas y granjas. Almacenan carbón, y con eso, contrarrestan los efectos del
recalentamiento global. Si un tercio del planeta estuviera cubierto de bosques,
muchos de nuestros problemas disminuirían y hasta desaparecerían”.

Fuente: EARTH FROM ABOVE Defending Water Is Defending Life de Yann


Arthus Bertrand.
“El que antes de su muerte ha plantado un árbol, no ha vivido inútilmente”,
Proverbio indio.

Plantemos árboles y contribuyamos ahora mismo a reforestar el ambiente en que


vivimos, para nuestra supervivencia y la de todas las especies que habitan este
planeta
AMBIO CLIMÁTICO

Plantar árboles ya no es una solución para


eliminar el CO2
 Con tan altas concentraciones en la atmósfera, el tamaño de las plantaciones para
absorberlas tendrían que ser tan grandes que eliminarían un tercio de los ecosistemas

El problema es el volumen necesario para eliminar la inmensa concentración de CO2


(Getty Images)
Comparte en Facebook Comparte en Twitter
6
JUAN PEDRO CHUET-MISSÉ, @juanchuet
01/07/2017 00:05 | Actualizado a 03/07/2017 12:53
No, los árboles no pueden ser el héroe que mata al malo de turno (en este caso el dióxido de
carbono) y salvan a la chica (que sería el planeta Tierra). Si la idea es plantar más árboles
para reducir las emisiones de CO2, la estrategia es equivocada. Así lo afirma un estudio
del Instituto de Investigación del Impacto Climático de Potsdam (PIK) publicado en Earth’s
Future, revista de la American Geophysical Union.
¿Por qué no puede servir sembrar la Tierra de hermosos y vigorosos árboles? Es un
problema de volumen: con tan altas concentraciones de CO2 en la atmósfera, el tamaño de
las plantaciones para absorberlas tendrían que ser tan grandes que eliminarían un tercio de
los ecosistemas del planeta.

(Getty Images)
También desaparecerían una cuarta parte de la extensiones agrícolas dedicadas a los
cultivos, que se transformarían en grandes reservas de biomasa. El efecto sobre la
alimentación de la población mundial sería catastrófico.

Sin embargo, el crecimiento de la biomasa en sitios bien seleccionados, con un


importante incremento del riego y la fertilización serviría para apoyar las política de
reducción de emisiones de CO2, hasta lograr que el clima no aumente más de dos grados
Celsius, como se ha establecido en el Acuerdo Climático de París.
Por qué plantar si seguimos con combustibles fósiles

“Si seguimos quemando carbón y petróleo tal como lo hacemos actualmente, y luego
lamentamos nuestra inacción más adelante, las cantidades de gases que causan el efecto
invernadero serían tan grandes que ya no se podrían gestionar”, dice Lena Bouysen,
investigadora del instituto de Potsdam.
“Es más, aunque se sembraran plantas muy eficientes para capturar el CO2 como álamos y
que puedan almacenar el 50% de carbono contenido en su biomasa, el consumo de
combustibles fósiles sin restricciones es tan grande que el tamaño de la plantaciones, sólo
para que la temperatura no se eleve más de 2º C, causaría consecuencias ambientales
devastadoras”, agrega Bouysen.

La puesta en marcha de programas de reducción de emisiones y los avances en las


tecnologías agrícolas en los próximos 80 años podrían evitar una feroz competencia por la
tierra. Pero también se necesitarán grandes recursos de agua, fertilizantes y un importante
progreso en las técnicas agrícolas para lograr capturar, al menos, el 75% del CO2, y así
evitar el aumento de las temperaturas. Por ello, un desafío futuro es mejorar los sistemas de
siembra, cosecha, transporte y conversión de la biomasa para que la apuesta forestal sea
más eficiente.

No pueden ser una solución de emergencia

Sembrar grandes extensiones de biomasa para eliminar el CO2 se consideraba como un


método seguro, eficaz y económico. Pero los sistemas computacionales del PIK demuestran
que no es la opción ideal. “Nuestro trabajo demuestra que la remoción de carbono a través
de la biosfera no puede utilizarse como una opción de emergencia para solucionar el
problema del cambio climático. Lo que urge es actuar con todas las medidas posibles que
contemos”, dice Time Lenton, investigador de la Universidad de Exter (Reino Unido).

“Reducir el uso de combustibles fósiles es una condición previa para estabilizar el clima,
pero también hay que recurrir a otras opciones, como la reforestación de tierras degradadas
hasta la puesta en marcha de técnicas menos contaminantes para la agricultura y sistemas
de riego eficientes para limitar la generación de residuos”, agrega.
Dicho de otra forma: los árboles podrían ser un actor importante en las reducciones, pero no
el principal agente del cambio. “La mayor parte del éxito tiene que venir de una
disminución de las emisiones”, precisa Hans Joachim Schellnhuber, director de PIK. “Al
menos ya sabemos lo que tenemos que hacer: acabar con el uso de combustibles fósiles y
complementarlo con una gran variedad de técnicas para remover el volumen de CO2 de la
atmósfera. También sabemos cuándo tenemos que hacerlo: el momento es ahora. Y si nos
ponemos en marcha, descubriremos que es posible mitigar el aumento de temperaturas a 2º
C sin poner en riesgo el clima”.

También podría gustarte