Está en la página 1de 1

Un muchacho quiso entrar a la marina y le tomaron un examen:

¿Cuántas anclas tiene un barco?

Esteeee, mmmm, ¡Once!

¿Qué? ¿Cómo que once?

¡Claro! ¿No ve que siempre dicen: Eleven anclas?