Está en la página 1de 9

Excusas y Recusaciones

Excusas

Etimológicamente la palabra excusa está compuesto por dos vocablos, ambos de origen latín, ex
significa fuera y cause significa causa, ambos desembocan a un solo significado: proceso. La excusa
en su sentido común significa justificación o pretexto empleado por una persona para hacer o
dejar de hacer algo.

La excusa como garante del principio de imparcialidad, obliga al juez o magistrado de abstenerse
en el conocimiento de un asunto donde interviene por razón de su cargo ya que la afectan
situaciones que hacen dudar de su imparcialidad. La excusa se diferencia del impedimento porque
no basta la declaración voluntaria del juez o magistrado, sino se necesita de la apreciación que de
esa manifestación voluntaria hace el juez o tribunal de superior jerarquía.

Definición

En la legislación argentina, citado por Ossorio, excusa consiste en una “auto recusación o
abstención espontánea de los jueces cuando en ellos concurra alguna de las circunstancias legales
que hacen dudosa la imparcialidad consubstancial con la administración de justicia, en cuanto a las
personas se refiere.”

DE PINA, la define como “inhibición de un juez respecto a juicio determinado por concurrir en
relación con el mismo, un impedimentos susceptible de afectar a la imparcialidad con que en todo
caso debe proceder en el ejercicio de su cargo.”

Hablar de excusa estamos frente a un impedimento que tiene el órgano jurisdiccional que
pretende conocer un asunto para que se abstenga de hacerlo. Este impedimentos no es sino
aquella circunstancia de hecho o de derecho que hacen que se presuma la parcialidad del juez o
magistrado, La excusa se basa en una presunción legal a la falta de imparcialidad del juzgado,
considerando como excusa: la amistad íntima, vínculos de parentesco, interés en el negocio,
etcétera, estos y otros causales pueden conducir a la imparcialidad del juzgador

Marco legal de las excusas

Nuestro Código Procesal Penal, al referirse a las excusas, nos remite a la Ley del Organismo Judicial
donde encontramos regulado todo lo referente a las circunstancias que las originan, la forma de
tramitarlas ante los órganos unipersonales y colegiados. Recientemente, la Corte Suprema de
Justicia por medio del acuerdo número 18- 2012 se reguló la forma de reemplazar a los jueces que
integran los órganos jurisdiccionales con competencia en materia penal cuando concurra en ellos
circunstancias que comprometen su imparcialidad.
Causales de excusa

El artículo 123 de la Ley del Organismo Judicial, regula las causales por las cuales los jueces deben
excusarse, siendo las siguientes:

a) Cuando tengan amistad íntima o relaciones con alguna de las partes, que a juicio del tribunal,
según las pruebas y circunstancias hagan dudar de la imparcialidad del juzgador.

b) Cuando el juez o sus descendientes tengan concertado matrimonio con alguna de las partes, o
con parientes consanguíneos de alguna de ellas.

c) Cuando el juez viva en la misma casa con alguna de las partes, exceptuándose el caso de hoteles
o pensiones.

d) Cuando el juez haya intervenido en el asunto del que resulta el litigio.

e) Cuando el juez o sus parientes hayan sido tutores, protutores, guardadores. mandantes o
mandatarios de alguna de las partes o de sus descendientes, cónyuges o hermanos.

f) Cuando la esposa o los parientes consanguíneos del juez hayan aceptado herencia, legado o
donación de alguna de las partes.

g) Cuando alguna de las partes sea comensal o dependiente del juez o éste de aquéllas.

h) Cuando el juez, su esposa descendientes, ascendientes, hermanos y alguna de las partes hayan
otorgado un contrato escrito del que resulte una relación jurídica que aproveche o dañe al juez, o
a cualquiera de sus parientes mencionados.

i) Cuando el juez, su esposa o parientes consanguíneos, tengan juicio pendiente con alguna de las
partes o lo hayan tenido un año antes.

j) Cuando el juez, antes de resolver haya externado opinión en el asunto que se ventila.

k) Cuando el asunto pueda resultar daño o provecho para los intereses del juez, su esposa o
alguno de sus parientes consanguíneos.

l) Cuando el juez, su esposa o alguno de sus parientes consanguíneos tengan enemistad grave con
alguna de las partes. Se presume que hay enemistad grave por haber dañado o intentado dañar
una de las partes al juez o éste a cualquiera de aquellos, en su persona, su honor o sus bienes, o a
los parientes de unos y otros mencionados en este inciso.

En las causas criminales, la acusación o denuncia es motivo perpetuo de excusa, pero no será el
antejuicio causa de recusación ni de excusa de los magistrados o jueces en los asuntos que
estuvieran bajo su jurisdicción y por los cuales se hubiere iniciado, sino desde el momento en que
se declare que ha lugar a formación de causa. Las causales detalladas, son derivadas por
cuestiones de amistad, interés directo o indirecto del juez o magistrado en el proceso penal,
parentesco, vínculos comerciales o jurídicos, amistad, enemistad, que influyen en el juicio del
funcionario y afecta directamente la imparcialidad e independencia de los órganos
jurisdiccionales.

Procedimiento a seguir en caso de excusa

El artículo 126 de la Ley del Organismo Judicial establece el trámite a seguir en caso de existir
causal de excusa de un juez unipersonal, y establece que “El juez que tenga causa de excusa, lo
hará saber a las partes y éstas en el acto de la notificación o dentro de veinticuatro horas,
manifestarán por escrito si la aceptan o no, vencido ese plazo sin que se hubiere hecho la
manifestación, se tendrá por aceptada la excusa y el juez elevará los autos al tribunal superior,
para el solo efecto que se designe el tribunal que deba seguir conociendo; de la misma manera se
procederá en el caso de que las partes acepten expresamente la causal. Si una de las partes
aceptare expresa o tácitamente la causa invocada y la otra no, se elevarán los autos al tribunal
superior, para que dentro de cuarenta y ocho horas resuelva acerca de su procedencia, y si la
declarare con lugar, remitirá los autos al juez que deba seguir conociendo. En el caso de que
ninguna de las partes acepte la excusa, el juez seguirá conociendo; pero ya no podrá ser
posteriormente por la misma causa”

Si la excusa fuera de un miembro de un tribunal colegiado, lo hará constar inmediatamente en las


actuaciones, y el presidente del tribunal o el que haga sus veces, mandará que se haga saber a las
partes para los efectos indicados los párrafos que preceden. El tribunal, después de integrado
como corresponde, resolverá lo que proceda dentro de cuarenta y ocho horas. El acuerdo 18-2012
de la Corte Suprema de Justicia, regula la forma de reemplazar a los jueces que integran los
órganos jurisdiccionales con competencia en materia penal en caso de recusación.

Recusación

Cuando el juez o magistrado adolece de supuestos taxativamente regulados en la ley, está


obligado a informarlo a las partes o al órgano jurisdiccional de superior jerarquía para que sea
separado del conocimiento del asunto. También la parte procesal, está facultada para recusar al
juez o magistrado que a su criterio esta parcializado para decidir el asunto, acreditando los
motivos que existen en su contra. La recusación, en cuanto a su planteamiento tiene un
procedimiento especial que lo hace diferente al impedimento y excusa. En su tramitación, la parte
que la interpone está obligada a probar los hechos o circunstancias que motivaron su interposición

Definición

Rafael de la Pina define a esta institución jurídica procesal como la “facultad reconocida a las
partes (y poder del Ministerio Público en su caso) que puede ejercerse para obtener la separación
del conocimiento de un proceso del juez incuso en cualquiera de los impedimentos legales que se
consideran susceptibles de afectar la imparcialidad con que la justicia debe ser siempre
administrada.”

Manuel Ossorio la define como “Facultad que la ley concede a las partes en un juicio civil, penal o
laboral, para reclamar que un juez, o uno o varios miembros de un tribunal colegiado, se aparten
del conocimiento de un determinado asunto, por considerar que tiene interés en él o que lo han
prejuzgado. En ciertos casos, la recusación puede hacerse sin expresar la causa, pero lo corriente
es que se haga alegando que el recusado se encuentra comprendido en alguna de las causas que
taxativamente enumeran los códigos procesales. Si el motivo de recusación no se acepta por el
recusado, quien la haya promovido estará obligado a probarlo.

Para algunos juristas es un recurso, para otros no es más que un derecho de las partes procesales
para pedir la separación del juez o magistrado competente del conocimiento de un asunto
determino porque presumen que adolece de algún supuesto contemplado en la ley que
compromete su imparcialidad en la administración de justicia. Cuando el juez tiene interés en el
asunto debe dejar de conocer del asunto porque los vínculos de parentesco, la amista y enemistad
impiden a toda persona a ser imparcial en sus juicios, pues los sentimientos constituyen el origen
de la mayoría de las causales de la parcialidad. En caso de juzgar con parcialidad, esto trae como
consecuencia la injusticia.

Marco legal de la recusación en materia procesal penal

En el marco jurídico nacional, la recusación se encuentra comprendida en el decreto 2-89 del


Congreso de la República que contiene la Ley del Organismo Judicial y en el decreto número 51-92
del Congreso de la República que contiene en Código Procesal Penal vigente.

En el año 2012, la Corte Suprema de Justicia mediante acuerdo número 18-2012 se reguló por
primera vez la forma de reemplazar a los jueces que integran los órganos jurisdiccionales con
competencia en materia penal cuando son recusados.

Causales de Recusación

El artículo 125 de la Ley del Organismo Judicial establece lo siguiente: “Son causas de recusación
las mismas de los impedimentos y de las excusas.”, es decir, las causas de recusación son: ser el
juez parte en el asunto; haber sido el juez o alguno de sus parientes, asesor, abogado o perito en
el asunto; tener el juez o alguno de sus parientes, interés directo o indirecto en el asunto; tener el
juez parentesco con alguna de las partes; ser el juez superior pariente del inferior, cuyas
providencias pendan ante aquel; haber aceptado el juez o alguno de sus parientes, herencia
legado o donación de alguna de las partes; ser el juez socio o partícipe con alguna de las partes y
haber conocido en otra instancia o en casación en el mismo asunto;cuando el juez tenga amistad
íntima o relaciones con alguna de las partes, que a juicio del tribunal, según las pruebas y
circunstancias, hagan dudar de la imparcialidad del juzgador; cuando el juez o sus descendientes
tengan concertado matrimonio con alguna de las partes, o con parientes consanguíneos de alguna
de ellas; cuando el juez viva en la misma casa con alguna de las partes, exceptuándose el caso de
hoteles o pensiones; cuando el juez haya intervenido en el asunto del que resulta el litigio; cuando
el juez o sus parientes hayan sido tutores, protutores, guardadores. mandantes o mandatarios de
alguna de las partes o de sus descendientes, cónyuges o hermanos; cuando la esposa o los
parientes consanguíneos del juez hayan aceptado herencia, legado o donación de alguna de las
partes; cuando alguna de las partes sea comensal o dependiente del juez o éste de aquéllas;
cuando el juez, su esposa descendientes, ascendientes, hermanos y alguna de las partes hayan
otorgado un contrato escrito del que resulte una relación jurídica que aproveche o dañe al juez, o
a cualquiera de sus parientes mencionados; cuando el juez, su esposa o parientes consanguíneos,
tengan juicio pendiente con alguna de las partes o lo hayan tenido un año antes; cuando el juez,
antes de resolver haya externado opinión en el asunto que se ventila; cuando el asunto pueda
resultar daño o provecho para los intereses del juez, su esposa o alguno de sus parientes
consanguíneos y cuando el juez, su esposa o alguno de sus parientes consanguíneos tengan
enemistad grave con alguna de las partes. Se presume que hay enemistad grave por haber dañado
o intentado dañar una de las partes al juez o éste a cualquiera de aquellos, en su persona, su
honor o sus bienes, o a los parientes de unos y otros mencionados en este inciso.

Forma de plantear la recusación

El artículo 65 del Código Procesal Penal establece que debe interponerse por escrito indicando los
motivos en que se funda y los elementos de prueba pertinentes. En caso de no adjuntar pruebas
en el memorial de interposición, éstas ya no pueden diligenciarse posteriormente.

Procedimiento a seguir en caso de recusación

La recusación de un juez de paz, la conoce y resuelve el Juez de Primera Instancia; la recusación


del Juez de Primera Instancia la conoce y resuelve las Salas de Corte de Apelaciones y así
sucesivamente. El artículo 129 de la Ley del Organismo Judicial, regula la forma de recusar a un
órgano jurisdiccional unipersonal, establece que “si el juez estima que no es cierta la causal o que
no ha lugar a la recusación, así lo hará constar en la resolución motivada, y en el primer caso
seguirá conociendo sin más trámite, pero el de la recusación remitirá las actuaciones al tribunal
superior, el que la tramitará y resolverá como incidente. El mismo cuerpo legal, en su artículo 131
regula la forma de recusar a un órgano jurisdiccional colegiado o tribunal, enuncia que “cuando se
recuse a miembros de tribunales colegiados, el recusado hará constar inmediatamente en los
autos si reconoce o niega la causal de recusación. El tribunal integrado como corresponde, le dará
tramite de los incidentes.”
Bibliografía

1. Ley del Organismo Judicial de Guatemala

2. https://jorgemachicado.blogspot.com/2012/02/excusa.html

3. http://biblio3.url.edu.gt/Tesario/2014/07/01/Alonzo-Diego.pdf
Introducción

En todo proceso jurídico es de vital importancia conocer que es la excusa y la recusación en un


determinado proceso y en que lo podemos utilizar y en qué momento.

Cabe mencionar que la excusa no es más que el garante del principio de imparcialidad, al que
obliga al juez o magistrado de abstenerse en el conocimiento de un asunto donde interviene por
razón de su cargo ya que la afectan situaciones que hacen dudar de su imparcialidad.

La excusa en su sentido común significa justificación o pretexto empleado por una persona para
hacer o dejar de hacer algo.

La recusa o recusación por su parte, se supone que es empleada con fines muy distintos al anterior
ya que en la mayoría de casos de procesos jurídicos es usada para entorpecer el normal desarrollo
del caso, o sencillamente es usada como una cuestión puramente dilatoria.
Al recurrir a la recusación de manera excesiva, demora la pronta aplicación de justicia.
Conclusión

La ley de organismo judicial enmarca plenamente los motivos para que proceda la excusa y recusa,
cada uno de ellos con sus debidos procedimientos a seguir si es que se llegase a utilizar en algún
proceso.

Se pudo determinar que la excusa es utilizada cuando en un proceso nuestro cliente o demandado
está siendo afectado por el juzgador mostrando imparcialidad en el proceso.

En la mayoría de procesos, la recusación es planteada simplemente como un mecanismo para


prolongar el trámite de éste, también es importante señalar que las partes procesales plantean
recusación en contra del juzgador, cuando alguna resolución les es desfavorable.
Universidad Mariano Gálvez De Guatemala

Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales.

Curso: Teoría General del Proceso

Lic. Carlos Alberto Martínez Bay

Excusas y Recusaciones

Rodolfo Alexander Sopino Sacor

Carnet: 2850-17-20438

Retalhuleu, 07 de abril de 2018