Está en la página 1de 550

LA MORFOLOGÍA

DE LAS CIUDADES

I. Sociedad, cultura y paisaje urbano

Colección «La estrella polar» - 37


Director: Horacio Capel
Horacio Capel

LA MORFOLOGÍA
DE LAS CIUDADES
I. Sociedad, cultura y paisaje urbano
Primera edición, 2002

En portada: detalle de la hoja 5 del Plano de Ordenanzas Municipales sobre el


uso del suelo y edificación del Ayuntamiento de Madrid, 1972.

© 2002, Horacio Capel


© 2002, Ediciones del Serbal
Francesc Tàrrega 12 – 08027 Barcelona
Tel. 93 408 08 34 – Fax 93 408 07 92
http://www.edicionesdelserbal.com
serbal@dicionesdelserbal.com

ISBN 978-84-7628-548-0
Índice

Introducción ....................................................................................................... 13

Primera parte
El estudio de la morfología urbana

CAPÍTULO 1. EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA:


HACIA UNA CONVERGENCIA INTERDISCIPLINARIA
1. Paisaje geográfico y paisaje urbano .............................................................. 19
2. El interés del estudio de la morfología urbana ............................................ 20
3. Aspectos fundamentales del estudio geográfico de la morfología .............. 22
4. Las distintas tradiciones en el estudio del paisaje geográfico
y de la morfología urbana ............................................................................. 23
La tradición alemana .................................................................................. 23
La tradición francesa .................................................................................. 25
La tradición británica ................................................................................. 26
La tradición española ................................................................................. 28
La tradición norteamericana ..................................................................... 30
5. Cambios teóricos y renovación de los estudios morfológicos .................... 31
Geografía radical y morfología .................................................................. 34
6. La hibridación interdisciplinaria .................................................................. 36
La sociología: morfología social, ecología urbana
y producción del espacio ...................................................................... 36
La economía: ciclos constructivos e industria de la construcción .......... 37
La morfología urbana desde la historia: historia urbana
e historia del arte como urbanismo ..................................................... 41
Los arquitectos y el diseño de la ciudad .................................................... 45
Hacia una teoría de la forma urbana......................................................... 48
La percepción de la imagen urbana y los estudios morfológicos ............ 53
7. Un nuevo campo interdisciplinario .............................................................. 56
Notas al capítulo 1 .............................................................................................. 58

CAPÍTULO 2. EL ANÁLISIS MORFOLÓGICO Y LOS ELEMENTOS DEL PLANO DE LA CIUDAD


1. El paisaje como reflejo de la cultura, la economía y las funciones .............. 67
Paisaje y elementos culturales .................................................................... 67
Paisaje y desarrollo económico .................................................................. 68
Paisaje y funciones urbanas ....................................................................... 69
6 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

2. Las diferentes dimensiones del estudio del plano ........................................ 70


Los componentes del plano urbano .......................................................... 70
Manzanas y parcelas ................................................................................... 72
Las calles ...................................................................................................... 79
Los caminos y el parcelario ........................................................................ 81
3. El crecimiento histórico de la ciudad y la transformación del plano ......... 81
La periodización ......................................................................................... 82
Relaciones diacrónicas entre forma y función.......................................... 82
Ciclos constructivos: expansión y estancamiento .................................... 83
Límites y barreras ....................................................................................... 84
4. Los usos del suelo ........................................................................................... 87
5. Fuentes para el estudio de la morfología urbana ......................................... 89
Los permisos de obras ................................................................................ 89
Otras fuentes ............................................................................................... 91
Notas al capítulo 2 .............................................................................................. 94

Segunda parte
Las formas de crecimiento tradicionales:
el crecimiento irregular y las tramas ortogonales

CAPÍTULO 3. EL CRECIMIENTO NO REGLADO Y LOS PLANOS IRREGULARES


1. El crecimiento espontáneo ............................................................................ 99
2. Los núcleos elementales de poblamiento y la aparición de la ciudad ........ 100
La perspectiva antropológica ..................................................................... 100
El poblamiento rural .................................................................................. 101
Los planos primitivos según las investigaciones
arqueológicas e históricas ..................................................................... 103
La forma irregular de las primeras ciudades ............................................ 106
3. El plano irregular en el urbanismo medieval y moderno ............................ 110
La ciudad islámica ...................................................................................... 110
La ciudad cristiana medieval ..................................................................... 112
Núcleos irregulares en la edad moderna ................................................... 118
El crecimiento siguiendo caminos y carreteras ........................................ 119
4. El plano irregular hoy..................................................................................... 121
Notas al capítulo 3 .............................................................................................. 122

CAPÍTULO 4. LA INFLUENCIA DE LA ORGANIZACIÓN MILITAR EN EL DESARROLLO URBANO


1. Las murallas.................................................................................................... 125
Las murallas en las primeras civilizaciones urbanas ................................ 125
Murallas y emplazamiento ......................................................................... 127
Las murallas en la edad media ................................................................... 129
Las murallas en los tiempos modernos: cambios militares
y sistema moderno de fortificación ..................................................... 133
Efectos sobre la estructura urbana de las murallas y fortificaciones ...... 137
ÍNDICE 7

Las puertas .................................................................................................. 140


Las zonas polémicas ................................................................................... 141
2. Las ciudadelas y las murallas interiores ........................................................ 144
Las ciudadelas ............................................................................................. 144
Las murallas interiores ............................................................................... 146
3. La destrucción de las murallas en el siglo XIX ............................................... 148
Las nuevas condiciones del arte de la guerra ............................................ 148
Las destrucción de las murallas y los conflictos de jurisdicciones .......... 150
Notas al capítulo 4 .............................................................................................. 154

CAPÍTULO 5. LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN


1. La geometría como forma de racionalidad .................................................. 158
Aldeas y ciudades circulares ....................................................................... 158
Trazados geométricos no circulares .......................................................... 159
La difícil distinción entre irregular y planificado ..................................... 160
Origen y difusión del plano ortogonal ...................................................... 161
Ortogonalidad en las fundaciones y en la expansión urbana .................. 163
2. La geometría ortogonal y la racionalidad imperial ...................................... 165
El contraste entre un crecimiento orgánico en la metrópolis
y planificado en las colonias ................................................................. 165
La colonización griega ................................................................................ 166
El urbanismo del imperio romano ............................................................ 166
El impacto del urbanismo romano en los siglos posteriores ................... 171
Las centuriaciones romanas: ortogonalidad en el paisaje
rural y sus consecuencias urbanas ....................................................... 174
Divisiones ortogonales del espacio en Asia oriental ................................ 178
3. El plano ortogonal en la Europa medieval y moderna ................................ 179
Bastidas y ciudades nuevas medievales ..................................................... 179
El urbanismo renacentista y barroco ........................................................ 181
La trama ortogonal en las nuevas Europas americanas ........................... 182
Imperialismo, organización del espacio y trama ortogonal
en ciudades nuevas durante el siglo XIX ............................................... 188
4. La valoración del plano ortogonal ................................................................ 192
La valoración positiva ................................................................................ 192
La valoración negativa ............................................................................... 194
El plano ortogonal, la ética católica y la ética protestante ....................... 196
5. La versatilidad del plano ortogonal: morfología y espacio social ............... 198
Rasgos de tipo morfológico: el plano ........................................................ 198
Las calles y plazas ........................................................................................ 204
Las manzanas y las parcelas ....................................................................... 208
La edificación .............................................................................................. 211
Los agentes y la iniciativa del diseño y la construcción ........................... 212
Organización social y plano ortogonal ..................................................... 214
Notas al capítulo 5 .............................................................................................. 216
8 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Tercera parte
Los jardines y las innovaciones en el diseño urbano

CAPÍTULO 6. EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO


1. Paraíso cerrado para muchos, jardín abierto para pocos ............................ 223
Los elementos del jardín antiguo .............................................................. 223
El paraíso en la Tierra ................................................................................ 224
El jardín griego y romano .......................................................................... 227
El jardín musulmán .................................................................................... 228
El hortus conclusus del Occidente medieval .............................................. 230
2. La elaboración del modelo del jardín formal ............................................... 231
Los jardines del Renacimiento ................................................................... 231
La jardinería, la fiesta y el teatro ................................................................ 239
3. Plantas, hidráulica y organización del territorio ......................................... 241
Jardines e innovación ................................................................................. 241
Hidráulica e higienismo ............................................................................. 243
Jardines y agricultura ................................................................................. 245
Una nueva escala del diseño territorial ..................................................... 247
4. El jardín formal y su influencia en el urbanismo ........................................ 250
Los jardines en la ciudad de la Ilustración ................................................ 250
Jardinería y urbanismo .............................................................................. 254
La influencia del jardín formal en el urbanismo europeo y americano.. 258
5. El renacimiento del jardín formal y su influjo en el urbanismo ................. 260
Las raíces sociales e intelectuales del renacimiento del jardín formal .... 262
Notas al capítulo 6 .............................................................................................. 265

CAPÍTULO 7. EL JARDÍN COMO ESPACIO NATURAL O EL HOMBRE IMITA LA NATURALEZA


1. Las raíces intelectuales y las características del jardín inglés ...................... 271
Los bosques sagrados ................................................................................. 271
Las raíces intelectuales modernas .............................................................. 272
La naturaleza domesticada del jardín inglés ............................................. 276
2. Tradiciones propias e influencia inglesa en la Europa continental ............. 281
La difusión del modelo inglés .................................................................... 282
La remodelación de jardines formales y su trascendencia
para el urbanismo ................................................................................. 284
3. Lo exótico, lo bello y lo sublime en el jardín paisajista ............................... 285
La introducción de elementos clásicos y exóticos en el jardín paisajista 285
El debate sobre lo sublime y la imitación de la naturaleza ...................... 288
Notas al capítulo 7 .............................................................................................. 292
ÍNDICE 9

CAPÍTULO 8. PARAÍSO ABIERTO PARA TODOS


1. Parques y jardines en la ciudad del siglo XIX. El jardín
municipal como paraíso público .................................................................. 295
La difusión de los jardines y parques urbanos.......................................... 295
Parques y jardines en la ciudad española ochocentista ............................ 301
Parques y jardines en los países americanos ............................................. 306
2. El eclecticismo en jardinería ......................................................................... 309
La difusión de modelos .............................................................................. 309
Romanticismo y eclecticismo .................................................................... 311
Producción masiva y acomodación al mercado ....................................... 311
La moda del jardín inglés en las ciudades españolas ................................ 316
3. Parques y jardines para el negocio y la educación ....................................... 318
El verde ordenado para el negocio en la ciudad ....................................... 318
Parques públicos y educación. De la educación
de los niños a la educación popular .................................................... 321
4. Los jardines de los cementerios .................................................................... 327
5. Jardines urbanos. Del neorromanticismo al racionalismo ......................... 330
El neorromancismo y el jardín urbano ..................................................... 330
El jardín doméstico urbano y el renacimiento del jardín formal ............ 331
Notas al capítulo 8 .............................................................................................. 335

CAPÍTULO 9. EL JARDÍN PAISAJISTA Y SU INFLUENCIA EN EL DISEÑO URBANO:


EL CAMINO HACIA LA CIUDAD JARDÍN
1. Los caminos hacia la ciudad jardín ............................................................... 339
El parque como escenario prestigioso para vivir ...................................... 339
El prestigio de la baja densidad y de las nuevas tramas viarias ............... 342
2. Utopías, excursionismo y jardín de la patria ................................................ 345
Jardines en las utopías urbanas .................................................................. 345
La naturaleza como jardín de la patria...................................................... 349
3. La instalación en el campo: de los huertos a la ciudad jardín ..................... 350
Los jardines hortícolas ............................................................................... 350
La ciudad jardín .......................................................................................... 352
4. Hacia una jerarquía de los espacios verdes .................................................. 356
Los ingenieros de montes, los parques y la protección de la naturaleza . 356
5. Diferentes vías desde la ciudad jardín .......................................................... 359
La difusión de la ciudad jardín .................................................................. 359
La ciudad jardín en América ...................................................................... 364
La influencia de la jardinería en la reflexión sobre
la nueva ciudad a comienzos del siglo xx ............................................ 367
Notas al capítulo 9 .............................................................................................. 368
10 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Cuarta parte
El nuevo urbanismo

CAPÍTULO 10. LOS PRINCIPIOS DEL URBANISMO RACIONALISTA


Y SU INCIDENCIA EN LA CONFIGURACIÓN DE LA CIUDAD
1. Desarrollo económico, problemas urbanos
y nacimiento del urbanismo racionalista ..................................................... 374
La creciente intervención pública .............................................................. 374
El problema de la vivienda popular .......................................................... 375
La colonia industrial como forma de organización espacial ................... 378
La necesidad de un planeamiento urbano a comienzos del siglo xx ....... 381
El modelo constructivo norteamericano .................................................. 385
2. Los debates de los años 1920-30 sobre las viviendas
y la agregación de viviendas .......................................................................... 386
Las tipologías de vivienda y la vivienda mínima ...................................... 388
La agregación de viviendas ........................................................................ 391
3. La Carta de Atenas y la organización del espacio urbano ........................... 393
Los principios de la Carta de Atenas: la ciudad y el territorio ................. 395
Las funciones básicas como organizadoras del espacio ........................... 399
Las soluciones urbanísticas ........................................................................ 403
Notas al capítulo 10 ............................................................................................ 406

CAPÍTULO 11. APLICACION Y CRÍTICA DE LOS PRINCIPIOS DEL URBANISMO RACIONALISTA


1. La aplicación de los principios de la Carta de Atenas ................................. 411
La construcción masiva de viviendas: polígonos y ciudades nuevas ...... 412
El caso español ............................................................................................ 416
Las características de los polígonos ........................................................... 420
2. La paralización de los proyectos masivos
y la evolución de los polígonos de viviendas................................................ 426
El comienzo de la crítica y la paralización de los grandes proyectos ...... 426
Degradación y renovación de los polígonos ............................................. 429
La crítica del urbanismo racionalista y su significado ............................. 430
Notas al capítulo 11 ............................................................................................ 434
ÍNDICE 11

Quinta parte
La morfología como reflejo
de la complejidad histórica y funcional

CAPÍTULO 12. LOS TEJIDOS URBANOS


1. La identificación de los tejidos urbanos ....................................................... 439
2. Los cascos antiguos ........................................................................................ 440
3. Los ensanches ................................................................................................. 448
Los ensanches de las ciudades españolas .................................................. 449
Los ensanches en otras ciudades europeas................................................ 456
La tipología de los ensanches ..................................................................... 457
4. Las parcelaciones privadas legales ................................................................ 460
5. Autoconstrucción y barraquismo ................................................................. 464
La morfología de los barrios marginales
con propiedad legal del suelo ............................................................... 467
La formación de los barrios marginales
sin propiedad legal del suelo ................................................................ 471
Las cambiantes valoraciones y políticas sobre
los barrios de autoconstrucción ........................................................... 472
6. Los barrios de ciudad jardín ......................................................................... 474
Los diferentes tejidos de ciudad jardín...................................................... 475
La transformación de la morfología de ciudad jardín ............................. 478
La urbanización abierta ............................................................................. 482
7. La ciudad difusa, la ciudad archipiélago y las nuevas tipologías ................ 485
Notas al capítulo 12 ............................................................................................ 491

BIBLIOGRAFÍA ......................................................................................................... 497


A mi hija Laura
Introducción

Con la llegada del milenio hemos entrado en una nueva era, en la que lo urbano lo
impregnará todo y en la que rápidamente llegaremos a la urbanización mundial.
Pero sin duda, al mismo tiempo, la ciudad va a cambiar también. De hecho, se está
ya transformando ante nuestros ojos y no hay más que mirar alrededor para perci-
birlo. Y lo hará mucho más en los próximos años, cuando se apliquen plenamente
los avances técnicos que en estos momentos se están produciendo.
Si echamos una mirada atenta a la ciudad nos damos cuenta de que están
cambiando de forma muy rápida la organización social, las técnicas constructivas,
los agentes que construyen y actúan sobre ella, el uso de los equipamientos, la
utilización del espacio público, el papel de la calle, las posibilidades de circulación
automóvil, las funciones del espacio central, la estructura de las áreas suburbanas,
en las que se desarrollan nuevas polaridades y aparecen fenómenos como la llamada
«contraurbanización», la extensión de la urbanización, las relaciones ciudad-campo,
el mismo campo.
Pero al mismo tiempo hay también grandes continuidades. Es tal la acumu-
lación de inversiones realizada en las ciudades de todo el mundo durante decenios,
y en algunas durante siglos y aun milenios, que resulta difícil prescindir de ellas.
Infraestructuras, edificios, viviendas y equipamientos están concentrados en las
ciudades. Y además la vida social se ha amoldado al marco urbano y parece difícil
prescindir de él, incluso hoy en que las nuevas tecnologías permiten imaginar un
poblamiento disperso conectado instantáneamente con todo el mundo a través
del teléfono y la red electrónica mundial.
Las ciudades son una creación del hombre, pero el hombre ha sido moldeado
por ellas. La larga historia de la ciudad está íntimamente ligada al proceso de
desarrollo de la civilización. Es en la ciudad donde se han realizado los avances
fundamentales en este sentido, e incluso es la ciudad la que los ha hecho posible.
El hombre se ha civilizado y ha adquirido urbanidad –es decir, se ha educado y ha
adquirido comedimiento y buenos modos, como dice el Diccionario de la
Academia– en las ciudades.
Las ciudades son artefactos complejos, admirables. Lugares maravillosos para
vivir. Han sido siempre los espacios en que los pobres han podido encontrar
oportunidades de mejora social. Y también los lugares de la libertad, como reconoce
el conocido dicho medieval «el aire de la ciudad hace libres». Hay en ellas una
inmensa concentración de energía, en sentido literal y en sentido figurado. Pero
son también frágiles, con peligros de ruptura y de desorganización.
Una vieja idea afirma que el espacio es un producto social, es modelado por la
sociedad. Pero también es seguro que la forma como el marco físico se construye
acaba por afectar a los comportamientos de los hombres. Lo cual no significa aceptar
14 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

las pretensiones desmedidas de algunos arquitectos sobre la importancia de su


papel individual a través del diseño en la modificación de la sociedad, sino la
necesidad de entender la forma como ese marco se ha elaborado y cuáles son los
agentes sociales que intervienen, sus intereses, sus estrategias y el marco legal en el
que despliegan sus actuaciones. Y debemos hacerlo con una perspectiva histórica
amplia que nos permita entender la evolución, las tipologías, los cambios en el
comportamiento de los actores en el teatro de la ciudad. Reconocer y valorar las
huellas del pasado, no sólo por simple arqueología sino por las enseñanzas que de
ellas podemos recibir.
Esta obra está escrita para ello, modestamente pero de forma decidida. Ha
sido redactada pensando, ante todo, en los estudiantes universitarios de geografía
urbana, pero también en estudiantes universitarios de otras disciplinas científicas
interesadas por la ciudad (historiadores, arquitectos, ingenieros ...). Y está dirigida
al mismo tiempo a un público amplio que se preocupa por la ciudad, por sus
problemas, y que quiere entenderla y disfrutarla.
En este volumen primero se dedica atención a los cambios en la estructura
física general de la ciudad, mientras que en otro volumen posterior dedicaremos
atención a la morfología de los edificios (viviendas, edificios de cáracter público,
comercios e industrias), a los agentes urbanos que construyen la ciudad, a las
políticas urbanas y a la gestión de la morfología y del paisaje de las ciudades.
La bibliografía sobre los temas abordados en esta obra es inmensa, tanto desde
el punto de vista geográfico como del urbanístico, y desde la historia del arte, la
historia urbana, la economía y otras muchas disciplinas de las ciencias sociales y
del campo de la ingeniería y de la técnica. Aunque me he dedicado con aplicación
a la tarea, dentro de mis posibilidades, es evidente que resulta imposible pretender
abarcarla toda. Se ha de entender que la que se cita en este libro es aquella que he
podido conocer en relación con investigaciones realizadas por mí o por mis
alumnos, con tesis doctorales a las que he asistido, con trabajos que he podido
conocer por alguna circunstancia y que me han parecido de especial interés, tanto
para mí como para los posibles lectores, y especialmente los alumnos de mis cursos.
Los lectores de este libro que vivan en las ciudades de las que se dan ejemplos
reconocerán fácilmente los edificios y estructuras que se citan. Los que residen en
otras ciudades podrán encontrar sin duda ejemplos similares, para lo cual no tienen
más que utilizar las guías monumentales y arquitectónicas disponibles, y las
historias y estudios locales.
El libro tiene profusión de notas, pero el lector que no desee profundizar puede
prescindir tranquilamente de ellas. Las notas cumplen varios objetivos. Ante todo,
tratan de señalar con exactitud las fuentes de los datos o interpretaciones que se
utilizan y reconocer públicamente los préstamos que he tomado, agradeciendo el
trabajo de otros colegas en los que me he apoyado. Pero, además, intentan dar
pistas bibliográficas que permitan ampliar o desarrollar las ideas que se exponen
en la obra. Y eventualmente permiten completar las informaciones que se incluyen
en el texto. Estoy seguro de que leyendo las obras que se citan el lector tendrá el
mismo enriquecimiento e incluso deslumbramiento que yo he tenido al usarlas.
INTRODUCCIÓN 15

En el caso de las ilustraciones, se indica siempre la fuente de donde proceden.


Deseo expresar mi agradecimiento a los autores, bibliotecas, instituciones y
editoriales que han dado permiso para la reproducción de figuras que se incluyen
en este libro. Concretamente a Espasa-Calpe (fig. 1.1), Manuel de Solá-Morales
(2.1), Tabapress (2.2), Tomás Cortizo y revista Ería, 1992, de la Universidad de
Oviedo (2.3), herederos de A. García Bellido y CSIC (3.1), J. Palet Martínez (5.2),
Ciudad y Territorio (5.4 y 11.1), G. Bazin (6.1), Editorial Siruela (6.2 y 6.3), Alberto
S. Paula (6.7), Biblioteca de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Barcelona
(7.1, 7.3 y 8.2), John W. Reps y Princeton University Press (8.5, 9.1), Fundació
Catalana per a la Recerca (8.1), Carmen Añón (8.4), Carlos Sambricio y CCCB
(9.2), Subunidad del Plano del Ayuntamiento de Barcelona (5.1 y ss.), Servicio
Histórico Militar, y Gerencia Municipal de Urbanismo de Madrid (cubierta).
Esta obra pretende contribuir al descubrimiento de los valores históricos de
las ciudades así como al desarrollo de una conciencia crítica sobre el espacio en
que vivimos. Tenemos un gran reto ante nosotros. Hemos de construir una sociedad
más justa, más democrática, e imaginar nuevos espacios más habitables. Eso está
inextricablemente entrelazado con la construcción de la ciudad democrática,
igualitaria. No es la primera vez que se intenta. Todo un amplio movimiento utópico
que hunde su raíces en la Grecia clásica y, más recientemente, en el siglo XVI, ha
reflexionado sobre los modelos alternativos de ciudad. Hemos de seguir haciéndolo,
al mismo tiempo que construimos esa nueva sociedad que deseamos.
Muchas personas se comprometen vitalmente en esa tarea a través de su
actuación política y ciudadana. Y debemos estarles agradecidos por su dedicación.
Mi deseo es colaborar con ellos modestamente desde mi puesto de trabajo en la
universidad.
Primera parte
El estudio de la
morfología urbana
1. El desarrollo de los estudios
de morfología urbana: hacia una
convergencia interdisciplinaria

El estudio del paisaje, de la morfología urbana, forma parte con pleno derecho de
las investigaciones sobre la ciudad. Una serie de disciplinas han contribuido a intro-
ducirlo. Entre ellas de forma eminente la geografía, que hizo del paisaje un objeto
de estudio fundamental para tratar de asegurar la identidad e independencia de su
ciencia. Pero también sociólogos, economistas, historiadores y arquitectos, que
han contribuido a renovar profundamente este campo, que se configura cada vez
más como un espacio de convergencia interdisciplinaria.
En este capítulo dedicaremos atención al desarrollo del estudio del paisaje
urbano en las distintas disciplinas que han contribuido y contribuyen a su
investigación.

PAISAJE GEOGRÁFICO Y PAISAJE URBANO

El paisaje se convirtió en un objeto de estudio esencial de la geografía desde


principios del siglo XX, en parte para asegurar la identidad de la disciplina frente a
las amenazas de división entre la geografía física y la geografía humana1. La
combinación de fenómenos en la superficie terrestre se traduciría en diferentes
tipos de «paisajes», de morfologías territoriales. Eso ocurre a diferentes escalas,
desde la escala regional a la urbana. Si en la primera cada región se traduce en un
paisaje diferenciado –y en alemán la expresión Landschaft expresa a la vez el paisaje
y la región– a la escala urbana puede hablarse del paisaje de una ciudad, de un
barrio o de un sector determinado.
La ciudad sería la forma más excelsa de paisaje cultural sobre la Tierra y los
mismos geógrafos pasaron a abordar tempranamente el estudio morfológico de
las ciudades. En especial, la evolución de los planos y la fisonomía urbana como
herencia del pasado y como traducción morfológica de las funciones que posee la
ciudad2. En seguida ese enfoque incorporó también el estudio de otros elementos
de la morfología: el parcelario, por influencia de las investigaciones de geografía
agraria; y los edificios, por influencia de esas mismas investigaciones, que prestaban
gran atención a la casa rural.
El paisaje puede utilizarse en las investigaciones como punto de partida o como
punto de llegada. Es decir, se puede partir del paisaje para hacerse luego preguntas
sobre los elementos que explican su formación, para inferir a partir de las señales
20 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

que se reconocen en el mismo las ideas, las prácticas, los intereses y las estrategias
de la sociedad que lo produce. O se puede estudiar al final de una investigación y
examinarlo como el resultado de una evolución en la que han incidido los diversos
factores objeto de análisis.
La morfología urbana, el espacio construido, refleja la organización económica,
la organización social, las estructuras políticas, los objetivos de los grupos sociales
dominantes. Solo hay que saber leer. Porque, efectivamente, el paisaje puede leerse
como un texto. Es un texto, tanto en el sentido actual como en el originario (es
decir, tejido, de textum, participio de texo, tejer). El paisaje es una especie de
palimpsesto, es decir que, como en un manuscrito que conserva huellas de una
escritura anterior, hay en él partes que se borran y se reescriben o reutilizan pero
de las que siempre quedan huellas. Y es un espacio tejido cuya trama y urdimbre
hay que saber reconocer3. Es misión del geógrafo y de otros especialistas descubrir
y reinterpretar dichas huellas del pasado, que aparecen siempre a la mirada atenta
del observador. Si el espacio y el paisaje son un producto social, será posible partir
de las formas espaciales que produce la sociedad para llegar desde ellas a los grupos
sociales que las han construido4.
El estudio de la morfología urbana supone siempre una atención a los
elementos básicos que configuran el tejido urbano y a los mecanismos de trans-
formación de las estructuras. Exige a la vez una aproximación estructural, es decir,
que tenga en cuenta los diversos elementos componentes y sus interrelaciones, y
diacrónica, es decir histórica, que dé cuenta de las transformaciones. Esta dimensión
es tan importante que algunos prefieren hablar de morfogénesis para designar a
este campo de estudio. Un campo que supone, por un lado conocer la configuración
física del espacio, con sus construcciones y vacíos, con sus infraestructuras y usos
del suelo, con sus elementos identificadores y su carga simbólica. Se trata de
elementos que están profundamente imbricados e interrelacionados, aunque con
diferentes grados de estabilidad. Y conduce a una reflexión sobre las fuerzas sociales
económicas, culturales y políticas que influyen en su configuración y transfor-
mación.

EL INTERÉS DEL ESTUDIO DE LA MORFOLOGÍA URBANA

El paisaje urbano constituye una herencia cultural de gran valor. Su estudio tiene
una indudable dimensión educativa. Pero también es importante para la identidad
de los ciudadanos, que viven crecientemente en ciudades que experimentan
cambios continuados y a veces enormes. Hay, además, razones económicas,
relacionadas con la inversión acumulada en ese patrimonio: parece razonable
pensar que es mejor conservarlo que destruirlo. Es, sin duda, un sin sentido la
construcción de viviendas nuevas mientras que se permite la degradación del
parque inmobiliario existente. Y con mucha frecuencia es posible reutilizar los
viejos edificios que han perdido sus funciones iniciales, como, por ejemplo los
edificios obsoletos de la actividad industrial5.
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 21

Las ciudades que hoy existen son un resultado de una continua construcción y
reconstrucción desde sus momentos iniciales, que en algunos casos se remontan a
varios milenios atrás. Una buena parte del paisaje que hoy vivimos es heredado, ya
que la continuidad del poblamiento es generalmente muy grande. En el Próximo
Oriente puede haber ciudades que se han mantenido durante cinco o seis milenios
sobre el mismo emplazamiento. Hay que tener en cuenta que en el Viejo y Nuevo
Mundo existen numerosos casos de sucesión de la ciudad sobre el mismo lugar
durante siglos y milenios. Son ciudades construidas literalmente de forma sucesiva
sobre sus propios escombros6.
En España la continuidad entre las ciudades prerromanas, romanas y actuales
es en muchos casos verdaderamente asombrosa. En este libro daremos muchos
ejemplos. Baste citar aquí que las excavaciones realizadas en el centro de la actual
Valencia han permitido encontrar restos de la antigua colonia de Valentia unos 3
metros bajo el nivel actual con el foro debajo de la plaza de la Virgen. En Pamplona
los restos de la Pompaelo pompeyana (y antes del núcleo indígena preexistente) se
encuentra en la colina del barrio de la catedral, donde las calles Curia y Dormitación,
junto con las de Navarrería y Arcediano, mantienen fosilizados los restos de la
ciudad romana. En Calahorra, la vieja Calagurris ibérica y luego romana se
encuentra enterrada bajo el casco viejo actual e influye en la disposición de la
trama. Metellinium, la Medellín actual, se localizó sobre un poblado indígena cuya
estructura continuó y que es la base de la ciudad posterior; de la misma manera el
casco antiguo de Cáceres coincide con el de Norba Caesarina, y las murallas
almohades siguieron exactamente el trazado de las romanas. Y en Barcelona, por
citar un último caso, la Colonia Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino conserva a
metro y medio o dos metros bajo su suelo los restos de la ciudad romana y el lugar
del foro sigue estando ocupado 2.000 años más tarde por los dos edificios más
representativos de la ciudad, el ayuntamiento y el palacio de la Generalitat7.
Las formas medievales abundan todavía hoy en nuestro entorno europeo.
Algunas prácticamente fosilizadas, en ciudades que han tenido un escaso desarrollo
económico y demográfico. Otras muchas reconocibles aún incluso en ciudades
que han tenido un gran dinamismo; en el caso de de Barcelona, como de numerosas
ciudades españolas y europeas en general, Ciutat Vella conserva plenamente vigente
el trazado viario y buena parte del parcelario medieval. Mucho más presentes están
las formas de la edad moderna y de la revolución industrial, con la pervivencia de
gran número de edificios de los siglos XVIII y XIX.
Conviene, de todas formas, tener presente que la evolucion de las ciudades no
es una historia de progreso y expansión continuada. A veces hay estancamiento y
fuertes retrocesos. Importante fue, por ejemplo, el que se dio tras el fin del imperio
romano, durante el cual algunas ciudades pudieron quedar en ruina total, e incluso
ser momentáneamente abandonadas y perder una parte considerable del espacio
urbanizado, como ocurrió, por citar dos casos, en la antigua Augusta Treverorum
(Tréveris) y en Tarraco. También hubo estancamiento en las ciudades europeas
tras la peste de 1348; o en el siglo XVII, con ciudades arruinadas por las guerras de
religión; a comienzos del siglo XIX con las guerras napoleónicas –que afectaron,
22 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

entre otras, a buen número de ciudades españolas–; o tras la primera y segunda


guerras mundiales.
Tras esas crisis y destrucciones la estrategia de reconstrucción se ha podido
hacer rescatando la trama y la edificación antigua o con olvido de todo lo anterior.
Con mucha frecuencia se ha optado por la reconstrucción. A veces puramente
ideal, como la aspiración a la reconstrucción de la romanidad en la alta edad media,
o la aspiración a la reconstrucción de lo visigodo en la España medieval; otras
veces como recuperación de edificios concretos, como se hizo en Alemania o Polonia
tras la segunda guerra mundial8. Pero también ha habido reconstrucciones radi-
cales, con olvido de todo lo anterior. Sobre todo en casos en que la ciudad estaba
ya muy arruinada –como ocurrió en muchas ciudades romanas desde el fin del
imperio–; o cuando han cambiado de forma importante las condiciones sociales y
económicas; o, finalmente, cuando por razones políticas se impone un nuevo plano
–por ejemplo, un plano ortogonal.
En todo caso, la expansión de la construcción durante el siglo XX y a lo largo
del último medio siglo ha sido impresionante. En todo el mundo el número de
viviendas construidas desde principios de siglo supera a todo lo que se construyó
anteriormente. Los paisajes de más de un siglo de antigüedad son ahora práctica-
mente residuales. Por ello es tan importante su cuidadosa conservación.
El estudio morfológico puede tener objetivos puramente descriptivos y
explicativos, y ayudar a entender la forma como las ciudades se han construido y
evolucionado. También puede tener objetivos normativos, en cuanto que a partir
del análisis morfológico puede mejorarse el diseño de la ciudad, al conocer mejor
el comportamiento de los elementos componentes y los procesos de transformación
de la ciudad. Mientras que los científicos sociales pondrán énfasis en los primeros,
arquitectos y urbanistas lo harán en el segundo. Pero unos y otros deben colaborar
en el análisis y explicación de los procesos y de las formas resultantes.

ASPECTOS FUNDAMENTALES DEL ESTUDIO GEOGRÁFICO DE LA MORFOLOGÍA

Los aspectos fundamentales del estudio geográfico de la morfología han sido el


plano, los edificios, los usos del suelo y el estudio morfológico integrado de áreas
concretas de la ciudad.
Ante todo el plano. Los geógrafos iniciaron el estudio de la morfología urbana
considerando la trama viaria y su agrupación en planos generales de la ciudad.
Para su análisis se utilizaron primeramente planos a escalas medias, que abarcaban
el conjunto de la ciudad; pero pronto también el interés por el parcelario llevó al
uso de las escalas grandes, 1:5.000, 1:2.000 y mayores aún, como la 1:500.
En todo caso el geógrafo ha considerado siempre el plano de la ciudad en
relación con dos aspectos básicos en la geografía del primer tercio del siglo XX, a
saber: su adaptación al emplazamiento, es decir la localización concreta del núcleo
urbano; y el plano como reflejo de las etapas de crecimiento de la ciudad, de la
evolución histórica.
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 23

Además del plano el geógrafo estudia también los edificios, con su diversidad
de estructuras y de funciones, desde la vivienda, con sus distintos tipos, a los edificios
industriales, comerciales o de recreo; el análisis de la fábrica construida permite
introducir la tercera dimensión. Asimismo se ha interesado por los usos del suelo,
los patrones de utilización económica y social del espacio, lo que permite identificar
usos residenciales, comerciales y terciarios, industriales y de ocio, así como usos
mixtos.
El análisis integrado de áreas concretas de la ciudad permite asimismo al
geógrafo considerar, como en el estudio regional, la morfología urbana en tanto
que reflejo de combinaciones complejas: evolución histórica, funciones económicas,
recursos de los habitantes, tradiciones culturales, etc. En ese sentido los geógrafos
pasaron a estudiar la morfología del Distrito Central de los Negocios y de las áreas
con función comercial, de los distritos industriales y de los espacios residenciales,
así como la morfología de los diferentes barrios. En este libro dedicaremos atención
a los diversos aspectos antes enumerados, presentando en primer lugar la evolución
de los planos de las ciudades, para pasar posteriormente al estudio de los edificios,
de los usos del suelo y de las tramas complejas que se pueden identificar en la
ciudad.

LAS DISTINTAS TRADICIONES EN EL ESTUDIO DEL PAISAJE GEOGRÁFICO


Y DE LA MORFOLOGÍA URBANA

Una breve historia de la evolución de los estudios sobre el paisaje urbano desde la
perspectiva de la geografía debe incluir referencias a las diversas tradiciones
nacionales que han existido. Los estudios morfológicos se desarrollaron en primer
lugar dentro de la tradición regional historicista. Solo en los años 1960 se cuestionó
dicha concepción y se presentaron alternativas neopositivistas y cuantitativas que,
sin embargo, fueron limitadas, y pronto quedaron rebasadas por nuevos enfoques
que ponían énfasis en la producción social de las formas urbanas.
Prestaremos atención, en primer lugar, a los enfoques que se relacionan con la
tradición historicista de la geografía regional y, más tarde, al cuestionamiento y
reformulación de los mismos a partir de la revolución cuantitativa. Realizaremos
la presentación destacando algunas tradiciones nacionales especialmente signifi-
cativas e influyentes.

La tradición alemana

En Alemania el desarrollo de los estudios de morfología urbana se produce desde


comienzos del siglo XX, con una aproximación esencialmente cualitativa y un fuerte
énfasis en la morfogénesis.
Aparece ya en trabajos de Otto Schlüter, introductor del concepto de paisaje
cultural (Kulturlandschaft), y defensor de una geografía concebida como ciencia
del paisaje, centrada en «el reconocimiento de la forma y disposición de los
24 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

fenómenos de la superficie terrestre en tanto que son perceptibles por los sentidos»,
con un método de análisis adaptado del de la geomorfología. Aunque prestó
atención sobre todo a la evolución del paisaje agrario europeo en el tránsito entre
la edad antigua y la media, no dejó de interesarse también por el poblamiento y el
paisaje de las ciudades9. La importancia que se concedió a la geomorfología en la
formación básica del geógrafo desde fines del XIX proporcionaba unos hábitos de
observación que se mantenían cuando esos mismos geógrafos se dedicaban a
estudiar el poblamiento10.
Desde comienzos de siglo empezaron a aparecer investigaciones de gran interés
sobre el desarrollo y significado de los planos de las ciudades11. A partir de la segunda
década esa línea fue reforzada por los trabajos de Siegfried Passargue, que aunque
estaban centrados esencialmente en los paisajes regionales –en el doble sentido ya
señalado de la expresión Landschaft– se dirigieron igualmente al estudio de paisajes
más concretos como los urbanos. En esa línea se realizaron tanto en Alemania
como en Austria gran número de investigaciones de geografía urbana en las que
estaba presente de forma destacada la morfología o paisaje de la ciudad. Desde
1916 H. Hassinger estudió los edificios de Viena tratando de clasificarlos según la
época de construcción, a partir de la edad media, elaborando mapas de conjunto
que culminaron en un atlas histórico de esa capital12. Al mismo tiempo aparecían
trabajos sobre tipologías específicas, como las de las ciudades comerciales y los
mercados13, y sobre viviendas. Gran trascendencia tuvieron en ese sentido los
trabajos de W. Geisler, que en una investigación sobre Dantzing abordó una
cartografía de los edificios según su altura y funciones, así como sobre su evolución
histórica14, y finalmente pudo elaborar un estudio más general sobre los tipos de
casas y parcelas de las ciudades alemanas como una contribución a la morfología
del paisaje cultural15. Geisler clasificó las ciudades alemanas por su emplazamiento,
su plano y los edificios, aprovechando para ello trabajos previamente realizados
por geógrafos germanos sobre diferentes ciudades16.
Normalmente se citan esos trabajos como el comienzo de una amplia tradición
en la geografía alemana. Una línea en la que se clasifican los núcleos de poblamiento
según sus formas de organización y crecimiento «naturales» y «planificadas»17.
Las viviendas y edificios urbanos fueron clasificados de muchas formas, siendo el
tipo de los techos una de las más comunes18. La elaboración de atlas urbanos con
gran número de planos dio lugar a numerosos trabajos19. Siguiendo esos pasos,
tras la segunda guerra mundial el ya citado H. Hassinger, así como Hans Bobek y
la escuela de Viena realizarían importantes aportaciones a la morfología urbana.
Los geógrafos alemanes extendieron sus métodos de análisis a otros países. En
ese sentido, son interesantes los estudios de Siegfried Passarge sobre ciudades de
varias regiones y, específicamente sobre España, los trabajos de O. Jessen acerca de
los paisajes urbanos españoles20.
La tradición de los estudios de morfología urbana no se interrumpió en
Alemania tras la segunda guerra mundial. El estudio de la ‘fisionomía’ de las
ciudades conducía al análisis de la formación de su plano, y al de su diferenciación
interna, y permitía una clasificación de los tipos urbanos21.
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 25

La tradición francesa

En la tradición francesa la obra de Jean Brunhes, y especialmente su Géographie


humaine: Essai de classification positive (1912), introdujo la preocupación por el
paisaje, centrando la atención en los productos materiales y visibles de la interacción
entre fenómenos físicos y humanos: la casa, el camino, el campo de cultivo, y la
concreción de las interacciones en conjuntos geográficos bien delimitados, tales
como un oasis o un valle alpino22. El concepto de paisaje cultural permitiría abordar
el estudio de las transformaciones realizadas por el hombre sobre el paisaje natural.
En esa línea sería Raoul Blanchard el que con su estudio sobre Grenoble (1911) y
con su artículo «Une méthode de géographie urbaine» (La Vie urbaine, París, 1922)
llevaría la atención hacia el paisaje urbano, facilitando la base teórica a un amplio
conjunto de trabajos sobre las ciudades francesas23.
Desde los años anteriores a la segunda guerra mundial los geógrafos galos
extendieron sus análisis también a ciudades extraeuropeas24. Unos estudios en los
que la mirada sobre el paisaje urbano se ve afectada a veces por la elevada valoración
de la ciudad francesa, cuya morfología es el elemento de comparación inevitable
que conduce a comparaciones sesgadas25.
Tras la segunda guerra mundial la obra de Max Sorre en Les fondéments de la
géographie humaine (1947-48) no deja de prestar atención al paisaje urbano. Para
él «el plano urbano es algo dinámico, un compromiso perpetuo entre un pasado
que trata de sobrevivir y una voluntad consciente que cree poder imponer su ley a
la vida»26.
A pesar de las tempranas aportaciones de Blanchard y de otras tesis urbanas,
los estudios morfológicos se desarrollaron con más fuerza en el campo de la
morfología rural. Al igual que ocurría en Alemania, las investigaciones sobre el
paisaje rural prestaron gran atención al parcelario, a las formas del poblamiento y
a la casa rural27. En la década de 1950 Jean Tricart realizó unas interesantes
propuestas para aplicar al estudio de la morfología urbana conceptos y métodos
procedentes de la rural, más desarrollada en aquel momento28.
El magisterio de Pierre George no dejaría de afectar a los estudios sobre morfo-
logía. Aunque él personalmente estaba más interesado en los factores económicos
que influyen en la organización del espacio, prestó atención asimismo a las
dimensiones morfológicas. Sus ideas sobre la morfología urbana se expusieron en
varias publicaciones durante los años 1950 y comienzos de los 6029. Dichas ideas
son coherentes con su formación y su evolución política.
Eso mismo se percibe en sus obras generales sobre la ciudad. En 1961 su
Compendio de geografía urbana dedicaba un capítulo a «La forma, el aspecto y el
desarrollo» de las ciudades, en donde resaltaba los rasgos edilicios y viarios que
diferencian a la ciudad de la aldea, y destacaba las especificidades del «paisaje urbano
de las ciudades que han traspuesto el umbral de la industrialización». Para él «la
descripción geográfica racional se funda en las características que contiene el mapa
a gran escala, o plano», cuya interpretación y análisis exigen la visita de la ciudad.
El objetivo del análisis sería, ante todo, «poner en evidencia la originalidad de la
26 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

fisonomía del núcleo, gracias a la cual cabe incluir la ciudad en una familia de
tradiciones urbanas, en una serie arquitectónica, en uno o más períodos principales
de urbanización inicial».
Para el análisis del plano es importante tener en cuenta la noción de estructura
del organismo urbano, de la aglomeración. Según George «la observación, en el
sentido más amplio de la palabra, nos lleva de nuevo a enterarnos de las diferencias
entre las distintas unidades que integran la ciudad o la aglomeración. Y el análisis
estadístico respalda siempre la observación al distinguir tipos de sectores de aglo-
meración y tipos de ciudad, que se caracterizan por su estado y su dinamismo»30.
En la línea marcada por George fueron sobre todo sus discípulos los que al
realizar tesis doctorales de geografía urbana profundizaron en esa dirección.
Algunos efectuaron aportaciones de gran interés, en relación con otro tema que
también interesaba a George, el de la organización funcional y morfológica del
área suburbana. Por ejemplo Jean Bastié estudiando el crecimiento de la banlieu
de París (1964). Son importantes también los trabajos de Etienne Juillard, en
relación con sus investigaciones sobre la banlieu de Strasbourg. Al mismo tiempo,
tanto por influencia de George como por el magisterio de otros autores, el estudio
de los usos del suelo, las estructuras comerciales, las características de los paisajes
urbanos fueron ampliamente estudiadas por los geógrafos franceses31. Las páginas
de Annales de Géographie y otras revistas francesas recogieron un amplio muestrario
de estas investigaciones.
En 1973 una discípula de Juillard, Sylvie Rimbert en su obra Les paysages
urbaines, abordaba el estudio de la ciudad poniendo énfasis sobre todo «en las
formas», para constatar «que son inseparables de las funciones actuales o pasadas»;
y trataba de aprehender estas formas a diversas escalas: la del peatón, la del auto-
movilista, la del arquitecto, la del administrador. Con una concepción tradicional
de la materia Rimbert pensaba que el estudio del paisaje es esencialmente geográfico
por dos razones: una, que la geografía es una síntesis de relaciones espaciales y que
los paisajes resultan de la combinación de factores múltiples; y otra, que «las formas
tienen ante todo aspectos concretos, sensibles, diferentes en cada latitud y que los
geógrafos estudian la superficie terrestre dejando los espacios abstractos a otras
disciplinas»32.

La tradición británica

En Gran Bretaña debido al temprano desarrollo de la moderna urbanización


también se tuvo pronto la conciencia de sus consecuencias y de las nuevas formas
que adoptaba. A fines del siglo XIX existen ya estudios sobre el crecimiento de las
expansiones suburbanas33.
El desarrollo desde comienzos de siglo en el mundo anglosajón de los estudios
sobre regiones naturales y áreas espaciales como unidades paisajistas se tradujo en
investigaciones que a partir del tema tratado pasaban al estudio de campo en un
espacio concreto. El principio de la «areal uniformity and diversity» se aplicó
también al estudio de las áreas urbanas en sentido morfológico, con la búsqueda
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 27

de la «areal organization». Todo lo cual dio lugar al desenvolvimiento de los estudios


de campo en el espacio urbano, o «urban field studies»34.
De todas maneras, durante mucho tiempo el estudio de la forma urbana se
limitó, como en otros países, a la evolución del plano y la clasificación de los
distintos tipos de éste. Desde la geografía cultural surgió un interés por la morfología
de los tipos de ciudades en Europa35. Ese problema se refleja en el trabajo de R.E.
Dickinson sobre la morfología de la ciudad occidental, una obra acabada en 1939
pero publicada tras la segunda guerra mundial con nuevos datos sobre la
reconstrucción de las ciudades destruidas por el conflicto. En el libro se estudia la
ciudad occidental tratando de mostrar los rasgos comunes («la ciudad, no las
ciudades») y su morfología. Parte de la relación entre forma y función y muestra
como ésta acaba determinando la estructura de la ciudad, presentando a continua-
ción las etapas de la evolución histórica hasta la época moderna. Insiste en que el
estudio de la ciudad debe partir ante todo de la estructura física, es decir, de la
agrupación de edificios y de calles; luego de la organización social y económica de
la ciudad; y finalmente del desarrollo histórico, teniendo en cuenta las fases de su
evolución y, sobre todo, su estado actual. Para este autor, el geógrafo debe estudiar
el tamaño, la función y la forma de la ciudad, con una perspectiva morfológica en
la que «la forma del hábitat es interpretada a la luz de las funciones y desarrollo
histórico»36. A través de su magisterio en Estados Unidos esas ideas tendrían amplio
eco en aquel país.
Pero de hecho, en los países anglosajones todavía a fines de los años 40 los
estudios morfológicos estaban poco desarrollados en la geografía, como señala
R.E. Dickinson en su famoso artículo sobre el desarrollo de esta ciencia. Para
Dickinson la morfología urbana sería «el estudio de la configuración y construcción
de ciudades considerado como expresión de su origen, crecimiento y función»37, y
estimaba que las aportaciones que se habían hecho en el mundo anglosajón a este
campo eran de poca calidad ya que «el enfoque ha sido empírico más que genético,
y es éste solo el que permite el reconocimiento de lo importante». De todas maneras,
vale la pena tener en cuenta que ese autor, como otros en aquel momento, tenía
una concepción restrictiva del estudio morfológico y no incluía en este campo
aspectos que hoy se considerarían dentro del mismo, como todo lo que se refiere a
los usos del suelo.
En los años 1950 la obra de A.E. Smailes estimuló tanto los estudios urbanos
en general como los de carácter morfológico en particular38. Aunque los lamentos
siguieron. Así se percibe en el manual de James H. Johnson, en el que señala el
hecho curioso de que a pesar del interés que el tema de la morfología urbana
despertaba entre los geógrafos desde hace mucho tiempo, «se han escrito pocos
trabajos que den cuenta de una manera completa del tejido visible de las distintas
ciudades», lo cual atribuye a «la dificultad inherente a esta tarea: por una parte la
variedad de los factores que concurren a la fijación de la morfología de un área
urbana dificulta su descripción; por otra el gran número de fuerzas que influyen
sobre esa morfología complica su explicación»39.
28 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

La tradición española

Entre los geógrafos españoles la atención a la morfología urbana llegó con la


herencia de Jean Brunhes, y se refleja concretamente en la obra de Leoncio
Urabayen, que hacia 1916 quedó profundamente impresionado por la publicación
de este libro y que, por incitación de Ricardo Beltrán y Rózpide, se propuso redactar
hacia 1925 la primera «geografía humana» española40. La Tierra humanizada,
terminada en 1937 y que por los trastornos de la guerra civil solo pudo publicarse
diez años más tarde, dedica amplia atención a la geografía de los paisajes humani-
zados y dentro de ellos a los paisajes de las residencias humanas.
Urabayen estimaba que la presencia y la actividad del hombre en la Tierra da
lugar a cambios en la fisonomía del paisaje, y deja «como sedimentos de esta
actuación determinadas obras que imprimen su señal sobre el suelo y cuyas
características fundamentales son las de asentarse sobre la corteza terrestre, de ser
permanentes y fijas y la de acusar en su génesis la interacción del hombre y del
medio geográfico»; dichas señales «se originan en una necesidad creada por las
exigencias del medio, las cuales, al ser contestadas por el hombre, adoptan diversas
modalidades que constituyen otras tantas soluciones acreditativas del poder
humano de reacción y del estado en que entonces se encuentra la técnica
empleada»41.
Las tres necesidades humanas básicas de seguridad y abrigo, de trabajo, y de
restauración de energías y ocio darían lugar a diversos «precipitados geográficos»
que pueden ser estudiados en su presencia física y su morfología, y originan
estructuras y paisajes diferenciados. Entre dichos precipitados geográficos Urabayen
dedica amplia atención a las residencias humanas (diversos tipos de viviendas y
sus asociaciones), los espacios libres (calles, plazas, jardines), las vías de circulación,
las estructuras productivas, las dedicadas al aprovisionamiento (mercados), la
evacuación de detritos (basureros, cementerios, crematorios), la restauración de
las energías humanas (hospitales, colonias, balnearios y playas), la distracción y el
recreo (parques, teatros, cines, hipódromos, etc.). Se realiza en esta obra un
impresionante esfuerzo de sistematización del paisaje urbano, que debido a su
tardía publicación y a que el autor no era profesor universitario sino de Escuela de
Magisterio, no tuvo la influencia académica que merecía, al igual que ocurrió con
otros trabajos del mismo42 (Figura 1.1).
Los estudios sobre paisaje urbano no siguieron, así, esta vía brunhesiana, sino
que se desarrollaron sobre todo en el marco de las monografías sobre geografía
urbana, las cuales, siguiendo el esquema de Blanchard –que en España fue traducido
tempranamente al catalán en 1934 por Pau Vila– consideraban también siempre
el paisaje de la ciudad y de sus distintas partes.
Así aparece en diversos artículos tempranos. Como los de José Manuel Casas
Torres sobre algunos núcleos urbanos aragoneses43, y Manuel de Terán sobre núcleos
castellanos y aragoneses44. Numerosas tesis doctorales realizadas a partir de los
años 1960 se concibieron como monografías urbanas y prestaron siempre atención
a la morfología de la ciudad. Un discípulo de Casas Torres, Joaquín Bosque Maurel
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 29

Fig. 1.1 Leoncio Urabayen realizó en La Tierra humanizada (1947) una temprana e
interesante monografía del estudio de una calle, con el título «Una de tantas calles
de ciudad, la de Yanguas y Miranda, en Pamplona». En ella estudia el
emplazamiento, la situación, la configuración, la estructura, los materiales, la técnica
empleada, el crecimiento, la eficiencia del trazado viario y la extensión e intensidad
de la transformación del paisaje. La figura que reproducimos es una de las que se
incluyen en dicha monografía, y va acompañada de otras sobre los terrenos de la
calle en 1866, en 1882 y en 1904, así como de varias fotografías de su evolución
30 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

realizó con su tesis sobre la ciudad de Granada el mejor ejemplo de este tipo de
trabajos, en el tránsito ya hacia otras metodologías45.
Un enfoque diferente, más especializado, es el que se refleja en el trabajo de
Manuel de Terán sobre dos calles madrileñas, las de Alcalá y Toledo, publicado en
196146. En la estela del estudio de Terán diversos geógrafos madrileños acometieron
desde los años 1960 valiosas investigaciones sobre morfología urbana, que irán
siendo citadas ampliamente en las páginas de este libro.

La tradición norteamericana

El desarrollo de la tendencia paisajista en Estados Unidos recibió un decisivo


impulso con el artículo de Carl Sauer «The morphology of landscape» (1925).
Para este autor los objetos que existen juntos en el paisaje están en interrelación y
constituyen la realidad como un todo, dando lugar a una asociación que se expresa
en una morfología. La acción de los grupos humanos se refleja en paisajes culturales,
que llevan impresos la huella del trabajo del hombre sobre la tierra.
Desde ese momento Sauer y sus discípulos –la escuela de Berkeley de geografía
cultural– pusieron énfasis en el estudio de dichos paisajes culturales, de sus diversos
elementos constitutivos y de su combinación47.
A partir de los estudios de difusión, tan importantes en la escuela de Berkeley
(difusión de técnicas y plantas agrícola, de formas de las viviendas, de características
culturales, etc.), uno de los discípulos de Sauer, Dan Stanislawski, abordó el estudio
del origen y difusión de los planos ortogonales, en un trabajo de gran repercusión48.
Desde otras perspectivas, y en relación sobre todo con los trabajos de la
geografía alemana y con la ecología norteamericana, Robert E. Dickinson tuvo
ocasión de difundir las investigaciones de los geógrafos alemanes acerca de las
ciudades medievales49.
La revista Geographical Review acogió en sus páginas gran cantidad de esos
estudios con énfasis cultural y morfológico y referidos a ciudades norteamericanas
y de otras áreas culturales, con artículos que se convirtieron en referencias impres-
cindibles sobre ese tema50. En este libro tendremos ocasión de citarlos ampliamente.
Puestos a hacer un balance de los estudios de morfología urbana durante la
primera mitad del siglo XX se pueden destacar varios aspectos.
Ante todo la atención a la evolución histórica de la ciudad y las etapas de la
formación del plano urbano, con las principales fases de crecimiento. Por otro
lado, la atención a los tipos de plano (espontáneos o irregulares, y planificados, y
dentro de ellos los ortogonales, lineales o radioconcéntricos). Naturalmente, ello
iba unido a la constatación de que la mayoría de las ciudades tenían estructuras
complejas, que yuxtaponían diferentes tipos de planos.
En tercer lugar, la clasificación de los edificios de acuerdo con diferentes
tipologías, desde el número de plantas a los materiales constructivos o las formas
de tejados y ventanas.
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 31

Con gran frecuencia el análisis se refería a ciudades concretas, estudiadas en


forma monográfica. Y se realizaba con métodos cualitativos, sin criterios claros de
establecimiento de tipologías y con fuerte énfasis en la cartografía.

CAMBIOS TEÓRICOS Y RENOVACIÓN DE LOS ESTUDIOS MORFOLÓGICOS

En los años 1960 se produciría una importante renovación de la morfología urbana.


Influye en ello, por un lado, el desarrollo y enriquecimiento de las propias tradi-
ciones anteriores; por otro, el impacto de la geografía teorética y cuantitativa.
En el estudio de la morfología urbana pueden reconocerse las mismas
oscilaciones que se dan en la geografía en general. En la concepción historicista, la
que dominó desde finales del siglo XIX a los años 1950 o 60, cada caso era específico,
de una gran complejidad, con la historia como dimensión fundamental, y con
dificultades para la generalización. En la concepción neopositivista, se afirma, en
cambio, la necesidad de elaborar modelos generales y de considerar los casos
concretos como ejemplos de leyes que han sido previamente descubiertas.
Como la morfología urbana se había desarrollado esencialmente de forma
cualitativa, eso la hacía aparecer ahora como menos científica y de menor interés.
El Simposio de la Unión Geográfica Internacional celebrado en Lund en 1962 realizó
una acusada crítica a los estudios de carácter morfológico, considerándolos
descriptivos, conservadores, no teoréticos, carentes de metodología cuantitativa y
con dificultad para generalizar a partir del estudio de casos concretos51.
Los geógrafos cuantitativos se preocuparon esencialmente por las formas y las
distribuciones espaciales a escala regional. El libro de Peter Hagget Análisis locacional
en geografía, permite tener una idea del tratamiento que estos geógrafos hacían del
espacio: movimiento, redes, nodos, jerarquías y superficies son los temas organi-
zadores del libro.
La geografía experimentó en aquellos años una fuerte influencia de la economía,
y a partir de ella los geógrafos dirigieron su atención hacia los modelos de locali-
zación de las actividades y al uso del suelo, tanto a escala regional como a la escala
de las aglomeraciones urbanas. La estructura interna y la configuración del espacio
físico de las ciudades se derivaba esencialmente de la accesibilidad y el precio del
suelo. En lo que se refiere a los usos, cuatro estructuras básicas resultaban de
considerable interés: las comerciales, y en especial el distrito central de los negocios,
la industrial, la residencial y los espacios libres. Al mismo tiempo, se interesaron
también por el cambio producido con la remodelación y la reutilización del suelo
urbano a través de la demolición de estructuras existentes y la construcción de
otras nuevas, y por los efectos de las vías de circulación sobre el valor y la
configuración de los usos del suelo52.
Además, algunos elementos de la morfología podían cuantificarse con facilidad.
Era posible pensar en aplicar análisis estadísticos complejos, en particular análisis
factoriales; por ejemplo, para tratar de agrupar elementos morfológicos y establecer
tipologías, tal como se hizo también en el estudio de las funciones urbanas y de las
32 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

dimensiones básicas de los sistemas urbanos53. Con esos métodos podían realizarse
análisis que integraban una gran cantidad de variables morfológicas (ventanas,
balcones, puertas, pisos, alturas, anchuras, forma de las aberturas ...) en numerosos
barrios o ciudades, para encontrar regularidades o hacer agrupaciones54.
En aquellos años se exploraron asimismo otras posibilidades en relación al
análisis de la forma urbana. Concretamente, se exploró la posibilidad de considerar
la trama viaria de un plano urbano como una red topológica, para aplicar la teoría
de grafos y examinar de forma matemática la regularidad del mismo, su carácter
aleatorio o las características de la estructura. El estudio de la trama urbana como
una red topológica, como un sistema de rutas y nodos permite luego estudiar en la
red características tales como la dimensión, el diámetro, la accesibilidad de cada
punto al conjunto de la red, la accesibilidad de las distintas partes o de tramos
determinados (por ejemplo, en las ciudades musulmanas, callejones sin salida que
no conectan), o los tipos de patrones geométricos que se reconocen (regulares,
reticulares, irregulares)55.
También se pensó en la posibilidad de aplicar al estudio del plano algunos de
los diferentes tipos de análisis estadísticos que entonces se estaban usando para
buscar regularidades o agrupaciones en las estructuras del poblamiento56; aunque
no pasaron de la fase exploratoria. Especial importancia tuvo, en todo caso, el
estudio pionero de Stan Openshaw en el que se afirmaba que para el futuro de los
estudios de morfología urbana era esencial elaborar un marco teorético integrador,
y que los conceptos básicos ya existían aunque no hubieran sido todavía integrados
explícitamente en una teoría, debido a la naturaleza histórica y a la complejidad
espacial de las interrelaciones. La clave para dicha integración estaba, según el
autor, en «la explicación del origen, la intensidad y la variabilidad de las fuerzas
funcionales responsables de la actuación de los procesos morfológicos». En ese
sentido le parecía de especial importancia el estudio de la estructura y la naturaleza
dinámica de la organización de la franja periférica urbana, la cual «puede ser
explicada en términos de la teoría económica urbana general y, dentro de dicho
marco, pueden identificarse e interpretarse las fuerzas responsables de los otros
procesos morfológicos»57.
Pero la geografía cuantitativa, además, presentaba otros retos a los estudios
morfológicos. Esencialmente el de pasar desde el estudio de casos particulares y de
monografías sobre la morfología de una ciudad a la elaboración de modelos y
teorías generales. Teorías que debían tener, además, una capacidad de predicción.
Era algo que los análisis morfológicos no podían proporcionar en aquellos
momentos, y que constituía igualmente una debilidad de los que se realizaban en
otros campos; aunque, como veremos, algunos arquitectos, tal vez sin ser cons-
cientes de ello, estaban transitando una vía que iba en esa dirección. También en la
geografía partiendo de posiciones que podríamos llamar tradicionales se seguía
un camino que conducía a establecer marcos teóricos de validez general.
Esa sería, de alguna manera, la aproximación de M.R.G. Conzen (n. 1907), un
geógrafo formado en Berlín y que emigró a Gran Bretaña antes de la segunda
guerra mundial. Su obra, que se había venido gestando desde fines de la década de
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 33

195058 y que tenía un enfoque histórico e inductivo, pudo ser interpretada también
por los nuevos geógrafos en el marco de esa demanda hacia la generalización que
existía a finales de la década de 1950 en el mundo anglosajón.
Su famoso estudio sobre el núcleo de Alnwick, en Northumberland, se convirtió
en aquellos años en un modelo del análisis del plano urbano, no tanto por la
cuidadosa investigación histórica que lo sustentaba, sino porque al final elaboraba
un modelo que podía ser de aplicación general59. Por eso pronto se convirtió en
una referencia indispensable en estos estudios.
Conzen puso énfasis en las franjas periféricas de crecimiento de la ciudad y en
las sucesivas fases de expansión y estancamiento. También destacó las franjas
periféricas ligadas a la existencia de líneas de fijación o barreras al crecimiento
(murallas, río, vía de ferrocarril ...) que dan a estas áreas usos del suelo atípicos, y
puso énfasis en la identificación de los elementos invariantes y cambiantes.
Posteriormente haría otras aplicaciones de su metodología60; entre las cuales
destaca la que realizó en 1966 en la reunión de historia urbana que se celebró en
Leicester y que fue coordinada por H.J. Dyos, en la cual presentó una comunicación
sobre el uso de planos de ciudades en el estudio de la historia urbana61. En ella
criticó la utilización restrictiva que se había venido haciendo de los planos de las
ciudades atendiendo solo a la configuración de las calles y olvidando otras
dimensiones. La comunicación tuvo un gran impacto entre los historiadores
participantes en la conferencia, que reconocieron explícitamente su gran novedad
respecto a lo que se hacía hasta ese momento62. El autor seguiría profundizando
en esa misma dirección en otros trabajos posteriores.
En la misma línea deben destacarse asimismo las investigaciones de Harold
Carter, un geógrafo de formación clásica historicista pero que supo ser sensible a
los nuevos desarrollos, incorporando a su trabajo temas nuevos como la toma de
decisiones63. Toda esa evolución se deja sentir en su famoso manual dedicado al
estudio de la geografía urbana, cuya primera edición es de 1972 y que constituye
una buena síntesis del estado de los estudios sobre el plano en la década de los 7064.
El manual de Carter muestra la tensión entre los enfoques regionales histori-
cistas y los cuantitativos y la búsqueda de soluciones, como se observa en el capítulo
sobre el plano de la ciudad. En la conclusión del mismo se hace eco de las nuevas
posibilidades que ofrecían los análisis cuantitativos de la forma urbana (a lo que
ya se aludido anteriormente), y muestra sus reticencias hacia dichos estudios indi-
cando que, en su opinión, no ofrecen resultados interesantes. Frente a la forma
tradicional de análisis del plano urbano realizada hasta el momento –con el énfasis
en planos irregulares o regulares, planos en cuadrícula, radioconcéntricos, etc.–
Carter considera que ese tipo de análisis histórico del plano «nos ofrece poco de
esa teoría o esa medición que parecen reclamarse como necesarias para situar los
estudios geográficos a un nivel, por así decirlo, más respetable, o, al menos, para
sustituir el estudio erudito de lo particular y único por una mayor generalidad»65.
34 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Geografía radical y morfología

Desde los años 1970 se estaban ya escuchando abiertas críticas a la geografía


cuantitativa. Por su neutralidad, por su carácter ahistórico, por su falta de atención
a la complejidad y a las situaciones concretas. La vuelta del historicismo hizo
aparecer un interés renovado por lo cualitativo, por la historia, por la complejidad,
por los lugares concretos llenos de carácter y singularidad.
Los trabajos de Conzen, que antes habían sido valorados por el esfuerzo que
se hacía en ellos para llegar a un modelo general del desarrollo del plano, tuvieron
ahora nueva influencia en un marco intelectual diferente al de comienzos de los
años 70, y la finura de su análisis histórico se percibió en este momento con gran
fuerza.
En los años 1970 y 80 diversos factores contribuyen a que en algunos lugares
se vaya despertando un renovado interés por la morfología urbana. En Alemania,
donde el impacto de la geografía cuantitativa fue tardío y limitado, la tradición
morfológica no se perdió nunca; en los años 1980 los estudios morfológicos seguían
estando presentes y representaban más de la tercera parte de la geografía urbana,
mayor que en otras tradiciones nacionales66, aunque en realidad una parte de las
investigaciones sobre este tema seguían haciéndose bajo otras denominaciones
(como, por ejemplo, localización de usos del suelo). Lo mismo ocurrió en Francia,
donde los estudios urbanos tenían una gran importancia y la atención a la
morfología se siguió manteniendo igualmente67. En España se prolongaba asimismo
la tradición de estudios morfológicos iniciada en años anteriores con el magisterio
de Manuel de Terán y José Manuel Casas Torres, a la vez que surgían nuevos grupos
de estudiosos, por ejemplo en Granada, por el magisterio de Joaquín Bosque
Maurel, en Valladolid por el de Jesús García Fernández68, en Zaragoza, en Valencia
o en Barcelona69; la situación era a la vez rica y confusa, ya que por un lado se
mantenían imperturbables los que seguían realizando sus investigaciones desde la
perspectiva de la concepción regional historicista, sin haberse dejado afectar lo
más mínimo por los debates de años anteriores, y por otro llegaban a la vez las
ideas de la geografía cuantitativa y la impugnación de las mismas por los jóvenes
geógrafos.
La geografía radical, con su énfasis en lo social, se dedicó a estudiar nuevos
aspectos poco tratados hasta entonces en la geografía humana. Así aparece de forma
destacada en los trabajos de David Ley, y en especial en su manual sobre geografía
urbana (1983) con un enfoque claramente social. Ese interés por los temas sociales
en la ciudad podía hacer disminuir o desaparecer el interés por la morfología y el
plano. Pero a partir de lo social muchos autores podían poner énfasis en la
importancia de dimensiones diversas como, por ejemplo, la gestión urbana70 o
llegar al estudio de los agentes urbanos que construyen la ciudad, que son
responsables de la organización general, de los usos del suelo y, en definitiva, de la
morfología.
En toda esa evolución incidía también la influencia de los estudios realizados
en otras disciplinas, especialmente por historiadores, sociólogos, economistas y
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 35

arquitectos71. Frente a una aproximación en la que el hombre era en cierta manera


un sujeto pasivo que se movía en un espacio ya edificado, se llega a otra en que
pasa a ser un agente activo en la construcción de la morfología, que aparece ahora
como el resultado de la acción de esos grupos sociales, y de los técnicos.
En geografía ese enfoque aparece ya desde mediados de la década de 197072 y
se desarrolla luego a partir de los años 80 de una forma intensa y sistemática. Se
prestó atención a los agentes urbanos que son responsables de la morfología
(propietarios, promotores, constructores, técnicos y otros) actuando en espacios
concretos de la ciudad, y en los procesos a través de los cuales actúan. Unos agentes
que además estaban interviniendo en la revitalización del centro histórico, cuestión
que adquiría ahora gran interés con la crisis de la construcción y el nuevo énfasis
en la historicidad. Todos esos temas aparecen ya claramente o de forma implícita
en algunos manuales de comienzos de los 8073. Y luego se desarrollan explícitamente
en programas de investigación más detallados en diversos países.
En algunos países, como en España, la formación histórica tradicional de los
geógrafos y el énfasis en la morfogénesis se convertía en un valor relevante que
permitía conectar fácilmente con las nuevas preocupaciones. Algunos historiadores
de amplios intereses y relacionados de una forma u otra con la geografía pudieron
actuar igualmente de puente para la llegada de nuevas ideas74. Eso permite entender
la rápida renovación de los estudios de morfología urbana en algunos lugares y la
calidad que pronto adquirieron75.
Especial importancia tuvieron las investigaciones de J.W.R. Whitehand, en la
línea de las propuestas de Conzen e influidas por ellas. Desde fines de los 70
Whitehand, abordó el estudio de la evolución de las formas construidas relacionán-
dolas con procesos de innovación y difusión, así como el volumen de la construcción
a lo largo del tiempo, lo que puso en relación con fases de crecimiento y recesión
económica76. Diversos artículos sobre los agentes del cambio en la morfología del
centro urbano y el papel de los propietarios, de los constructores, de los promotores
y de los arquitectos en la transformación de las ciudades británicas77 permitieron
luego llegar a planteamientos más generales78. Sus investigaciones han abordado
desde el papel de las instituciones en la asignación de usos del suelo en las franjas
periféricas hasta los cambios en el centro de la ciudad, prestando una atención
creciente a los comportamientos de los propietarios y de las instituciones. El grupo
animado por Whitehand creció hasta alcanzar cerca de una veintena de miembros,
que han realizado investigaciones de gran valor y que han constituido un Urban
Morphology Group79.
Aspectos básicos del cambio que se produjo en esos años finales de los 70 y
durante los 80 fueron, además de la atención a los agentes, la que se dirigió a los
ciclos económicos, a la industria de la construcción, a la historia, a la percepción y
su influencia en el proceso decisorio. De especial interés fue también la línea de
trabajo sobre dimensiones simbólicas de los estilos80. Se valora también la
aproximación empatética a la complejidad de la vida urbana; es significativo que
en su obra sobre la condición de la postmodernidad David Harvey señale la
importancia y la influencia de la obra de Jonathan Raban Soft City (1974) en la
36 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

que se considera la ciudad como «una enciclopedia» llena de sentido y de datos


que no aparecen en los modelos y estudios científicos y la vida urbana con una
complejidad tal que no puede ser totalmente aprehendida por modelos racionales81.
Fueron años de rápida circulación de ideas y de interacción entre los distintos
especialistas, que se vieron mutuamente influidos.
Las demandas del movimiento conservacionista llevó a geógrafos profesionales
a colaborar con urbanistas e historiadores del arte para el estudio del paisaje urbano,
con vistas a la adopción de medidas protectoras82. Puede decirse que la renovación
de los estudios morfológicos se hizo en geografía a partir del conocimiento de los
estudios que se relizaban en otras disciplinas. Dedicaremos ahora atención a ellas.

LA HIBRIDACIÓN INTERDISCIPLINARIA

Si el estudio de la morfología urbana ha sido desde comienzos del siglo XX un


campo destacado de investigación de la geografía, eso no significa que fuera
exclusivo de estos especialistas. A partir de motivaciones y de problemas diversos
otras disciplinas fueron dirigiendo asimismo su atención hacia este tema. En
particular, la sociología, la economía, la historia, la historia del arte y la arquitectura,
que sin duda fueron influídas por la geografía en algunos casos, pero a partir de las
cuales se introdujeron también –como ya hemos dicho– nuevos temas y enfoques
en el estudio de la morfología de las ciudades.

La sociología: morfología social, ecología urbana y producción del espacio

En la sociología francesa los discípulos de Emile Durkheim prestaron atención


desde comienzos del novecientos a la morfología de las ciudades dentro de sus
estudios de «morfología social». Enfrentados a los geógrafos insistieron en los
aspectos sociales, frente a los determinantes físicos. Para Durkheim, que consideraba
a la sociología como una ciencia social integradora, los aspectos morfológicos tenían
importancia y constituían el sustrato social formado por «la masa de individuos
que constituyen una sociedad, el modo en que están distribuidos sobre el suelo, y
la naturaleza y configuración de todo tipo de cosas materiales que afecten a las
relaciones colectivas»; era en definitiva, «la estructura física de las sociedades»83.
En esa línea no extraña que un miembro de esta escuela, Maurice Halbwachs,
dedicara atención entre 1908 y la década de 1920 a temas tales como la expropiación
y el precio de los terrenos urbanos, la distribución o los problemas de extensión y
ordenación urbana de las ciudades84. O que posteriormente otros sociólogos
franceses –como por ejemplo Chombart de Lauwe y, sobre todo sus discípulos–
siguieran prestando gran atención al tema de la morfología de la ciudad, por
ejemplo a la configuración de los espacios suburbanos.
Los sociólogos de la escuela de Chicago, por su parte, estaban interesados
especialmente por la investigación del comportamiento humano en el medio
urbano85, pero llegaron bien pronto a interesarse por la organización general de la
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 37

ciudad y, además de realizar estudios sociales sobre la vida urbana, incorporaron


también la dimensión morfológica en sus estudios. El mismo Park, que seguía
muy de cerca el desarrollo de los estudios de geografía urbana en Europa, aludía
ya en su temprano ensayo sobre la ciudad (1915) a la forma como el plano establece
un orden en la ciudad, y como todo ello está afectado por el valor del suelo; y se
interesó por las relaciones entre el medio social y el medio físico, manifestando
que «con el paso del tiempo cada sector o cada barrio de la ciudad adquiere algo
del carácter y de las cualidades de sus habitantes», y que «aquello que al principio
solo era una simple expresión geográfica se transforma en vecindad; es decir, en
una localidad con su propia sensibilidad, sus tradiciones y su historia particular»86.
A partir de la elaboración de esquemas generales de desarrollo urbano, como
el de Burgess –en el que de forma inadecuada, desde la perspectiva de una
clasificación rigurosa, mezcla caracterizaciones sociales (Pequeña Sicilia, Deutsch-
land, inmigrantes de segundo asentamiento, barrio chino, sectores de vicio, cinturón
negro) con otras morfológicas (viviendas unifamiliares, chalets residenciales,
habitaciones amuebladas, sector de bungalows, áreas de dos pisos ...) 87– los
sociólogos de Chicago llegaron a la realización de estudios sobre la organización
general de la ciudad, en los que la morfología estaba presente. También hicieron
observaciones cualitativas sobre barrios urbanos («áreas naturales», vecindarios)
con observaciones de campo y, eventualmente, descripciones y análisis de la
morfología, en relación con su preocupación por las áreas de actividad comercial
e industrial y, a veces, por el paisaje asociado a ellas y a los usos del suelo en general88.
A partir del debate sobre el concepto de área natural algunos se lanzaron a elaborar
mapas sobre alquileres y tipologías de viviendas por áreas89, a la vez que estudiaban
el impacto de las autopistas en el valor del suelo y en las tipologías de uso90.
Las ideas sobre el espacio como producto social aparecían ya en los morfólogos
sociales. Los geógrafos se oponían a ello: la sociedad sería más bien una especie de
producto espacial, un resultado de las adaptaciones y las influencias del medio
físico –o más bien geográfico, es decir, del medio humanizado– sobre los grupos
sociales. Aquella idea de los morfólogos sociales fue luego retomada a fines de los
años 1960 por el filósofo Henry Lefebre y por sociólogos marxistas, especialmente
los del grupo de la revista Espaces et Societés, en el que participaban también
arquitectos, geógrafos e historiadores. Dichos autores tendrían una importancia
fundamental, con sus estudios sobre la localización del suelo y otros factores que
inciden en la formación de rentas diferenciales del suelo, y que afectan al precio de
la vivienda y a sus características91. Se trata de ideas que serían muy influyentes a
comienzos de los años 1970 en Francia, Italia y España, y una década más tarde en
Reino Unido y otros países.

La economía: ciclos constructivos e industria de la construcción

Con las grandes transformaciones de las ciudades durante la segunda mitad del
siglo XIX se hicieron necesarias cuantiosas inversiones económicas para financiar
los trazados de nuevas calles, las expropiaciones, los derribos, las redes de gas,
38 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

alcantarillado y suministro de agua, etc. Los ayuntamientos de las grandes capitales


tuvieron que obtener empréstitos para abordar esos problemas y hubo fuertes
polémicas en la prensa92. Con motivo de ello diversos profesionales de la economía
se vieron obligados a abordar los problemas económicos relacionados con la
financiación de la ciudad.
Pronto se dirigió también la atención hacia la vivienda como inversión y a las
estrategias que llevaban a los inversionistas a seleccionar la industria, el comercio
o la construcción. De ahí surgió un interés por la relación entre los ciclos cons-
tructivos y los ciclos económicos. Al mismo tiempo, la atencion a la localización
de las actividades, al precio del suelo, al coste de las infraestructuras espaciales dio
lugar a la aparición de un grupo de economistas a los que se puede calificar de
economistas del suelo o economistas espaciales, activos desde los años 1920 y 30 y
de cuya actividad es reflejo la revista Land Economics.
En los últimos cincuenta años los trabajos de los economistas se han
desarrollado esencialmente en relación con tres tipos de problemas. Uno el que se
refiere a los usos del suelo, y que conduce al desarrollo del campo de la economía
del urbanismo, como una parte complementaria que desarrolla los temas de la
economía regional a una escala mayor93. Otros dos tienen que ver con el debate
sobre la existencia de una economía atlántica integrada, y con el de las características
de la industria de la construcción. Como ya nos hemos referido páginas atrás a la
primera de esas líneas y a su influencia en la geografía, aludiremos ahora a las dos
últimas.

La economía atlántica integrada


Desde los años 1950 el interés de los economistas por los ciclos económicos les
condujo a investigar los que se producían en la construcción94. Desde bien pronto
se descubrió una característica importante de dicha industria, a saber: la existencia
de grandes variaciones en las inversiones en construcción, y la relación estrecha
con la coyuntura económica. La existencia de ciclos, con fases de crecimiento y de
disminución de la actividad constructiva se puso en relación con el mercado de
capitales y con la evolución de la coyuntura económica en general.
Paralelamente, los estudios de Joseph A. Schumpeter sobre las relaciones entre
migraciones y ciclos económicos tuvieron también influencia en la aparición de
investigaciones sobre ese tema, y en particular en el estudio del impacto de dichas
migraciones en las dos orillas del Atlántico norte, que conocieron un fuerte flujo
migratorio durante todo el siglo XIX.
Naturalmente, pronto surgió la idea de relacionar dichos movimientos
migratorios con los ritmos de desarrollo urbano, y más concretamente con la
actividad constructiva de viviendas. Lo que llevó a establecer series cuantitativas
acerca del ritmo de la construcción a escala nacional o en ciudades importantes de
Gran Bretaña y EEUU.
Los resultados parecieron mostrar la existencia de ciclos contrarios en uno y
otro país, con una covariación negativa entre las respectivas series de construcción:
el aumento de la edificación en EEUU sería paralelo a una caída en Gran Bretaña
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 39

y viceversa. Especial importancia tuvo en ese sentido alguna investigación95 en la


que esos ciclos contrarios se pusieron en relación con la intensidad de la migración
desde Gran Bretaña y la demanda de viviendas al otro lado del Atlántico, migración
que iría asociada, a su vez, a un movimiento de capitales hacia EEUU y un aumento
de la actividad económica en ese país, así como a una disminución del capital
disponible para la construcción en Gran Bretaña. En conjunto, una mayor
emigración hacia EEUU disminuiría la demanda de la migración hacia las ciudades
británicas y por consiguiente la demanda de viviendas; como Gran Bretaña era en
el siglo XIX el mayor exportador de capitales, la demanda de viviendas en las ciudades
norteamericanas atraería también capitales británicos, disminuyendo la inter-
vención de éstos en la construcción en su propio país.
La comprobación de esa hipótesis dio lugar luego a otros trabajos, que en los
años 1960 se dirigieron cada vez más hacia la elaboración e interpretación de series
históricas de la construcción en diversas ciudades.
La hipótesis anterior fue impugnada por varios investigadores96 que mostraron
que las series de construcción de algunas ciudades británicas presentaban una
evolución diferente, con perfiles muy diversos y escasas sincronías con las fluctua-
ciones internacionales. Frente a la hipótesis de la economía atlántica pusieron
énfasis en el predominio de los factores locales, es decir, en el carácter localmente
determinado del mercado de crédito y la construcción en las ciudades durante el
siglo XIX, así como en la importancia de la estructura empresarial de la industria
de la construcción.
En los años 1970 esos trabajos recibieron nuevo impulso con diversas investiga-
ciones de conjunto97, que permitieron disponer de buenas series generales sobre la
evolución de la construcción de viviendas a un lado y otro del Atlántico.
Más tarde las investigaciones se extendieron a otros países europeos para
comprobar la hipótesis de la existencia de una economía atlántica integrada. En el
caso de Italia se ha insistido en la importancia de los factores financieros, especial-
mente los flujos de capital procedentes de la emigración y las inversiones extran-
jeras98. Respecto a España, se ha investigado la hipótesis de la economía atlántica
en Madrid99; pero sobre todo han sido importantes los trabajos de Xavier Tafunell
sobre Barcelona, realizados en relación con su tesis doctoral y que se han difundido
en diversos artículos antes de culminar en su libro100, en los que ha mostrado la
coincidencia de las fluctuaciones en la construcción de viviendas en Barcelona y
en las ciudades británicas, con algunas excepciones, especialmente la que se refiere
a la década de 1880, en la que se deja sentir en Barcelona el efecto de la Exposición
Universal de 1888.
En lo que se refiere a Portugal, la tesis de José Alvaro Ferreira da Silva ha inves-
tigado asimismo el tema y ha mostrado que no existe ninguna covariación entre la
evolución de la serie lisboeta y la de otras ciudades (ni siquiera Barcelona).
Concretamente, «la caída en la construcción residencial que atraviesa el último
cuarto del siglo XIX hasta cerca de 1890 y que puede ser vista en la curva
correspondiente al índice de construcción en las ciudades británicas, no existe en
Lisboa», la cual muestra, en cambio, mayor semejanza con la serie italiana y, sobre
40 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

todo, norteamericana. Silva ha puesto énfasis en la importancia de las remesas de


dinero de los emigrantes portugueses a Brasil para la construcción residencial en
Lisboa y otras ciudades. La demostración de la trascendencia de ello se encuentra
en el hecho de que en 1891-92 la caída de los flujos de dinero procedentes de la
emigración afectó directamente al mercado inmobiliario lisboeta, lo que ocurre
nuevamente en los dos primeros años de la década de 1920. De todas maneras,
prudentemente el autor advierte: «si esta covariación es meramente un indicador
de mejor salud de la economía portuguesa (...) o si existe de hecho un destino
asociado a esas remesas de los inmigrantes en la construcción de viviendas en la
ciudad de Lisboa, es algo que deberá quedar por ahora en suspenso»101.
En los años 1980 los geógrafos conocieron y se vieron influidos por los estudios
que acabamos de citar. Las investigaciones económicas sobre los ciclos constructivos
podían integrarse bien con la tradicional atención a la morfogénesis en el campo
de la geografía, y por ello fueron fácilmente incoporados por aquellos que se
situaban en la estela de Conzen102.
La influencia de los trabajos de los historiadores de la economía se refleja en el
interés por los ciclos económicos que afectan al desarrollo urbano y por los aspectos
económicos que influyen en el uso del suelo103. J.W.R. Whitehand y su grupo
tuvieron en cuenta no solo los citados trabajos de Conzen, sino también los de los
economistas, en especial los que se refieren a la renta del suelo (de gran difusión
en la disciplina desde los años 60) y sobre los ciclos económicos y constructivos104.

La economía de la producción de vivienda


Otra línea que tendría gran influencia en el desarrollo de la morfología urbana fue
la que se refiere a la economía de la producción de vivienda. Los economistas han
examinado diferentes dimensiones en relación con dicho problema.
Una de ellas es naturalmente el crecimiento de la población. Pronto se advirtió
que el ajuste entre la formación de nuevas familias (por nupcialidad o inmigración)
y la necesidad de viviendas no es inmediato, ya que la producción de éstas requiere
ciertas condiciones (inversiones, adquisición de espacio para edificar, construcción)
y tiempo; y por ello puede existir un desafase, a veces de cierto número de años
entre la demanda y la producción105.
Puede admitirse que es posible incluso que ante una demanda importante no
exista una respuesta del mercado para producir las viviendas que se necesitan,
especialmente en el caso de que se trate de una demanda no solvente. Naturalmente
el paso hacia la construcción real de viviendas tiene que ver con las expectativas de
beneficio de los promotores de la construcción. Si éstas son bajas o nulas (para
venta o para alquiler), simplemente no construyen las viviendas. En esos casos,
una parte de la población se aloja en malas condiciones; o bien es entonces el
Estado el que debe acudir a resolver el problema: directamente, contruyéndolas, o
indirectamente facilitando el crédito o ayudas financieras a los constructores –
cuestión que será objeto de atención en un capítulo posterior.
Todo ello conducía a despertar un interés por la estructura de la promoción y
de la construcción de viviendas. Por ello la dedicación de los economistas a esos
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 41

temas es también antigua, existiendo desde los años 1960 una línea de estudios
sobre la economía de la vivienda, que era también alimentada desde la economía
urbana general, y más recientemente por investigaciones teóricas sobre el mercado
de la vivienda106.
Características especiales de la industria de la construcción son: el elevado
precio del producto final; su durabilidad; el hecho de que la inversión realizada en
ella sigue rindiendo beneficios después de muchos años; la necesidad de producir
la mercancía en el mismo lugar en que se ha de consumir y su inmovilidad, lo que
dispersa la industria de la construcción; el espacio limitado para su producción
(en el caso de la vivienda urbana, que tiene unas exigencias de accesibilidad al
conjunto de la aglomeración); la existencia de mercados diversos y la hetero-
geneidad de la vivienda en relación con ello, desde los abrigos someros para pobres
a los palacios; finalmente la poca transparencia que caracteriza frecuentemente a
este mercado. Al mismo tiempo hay que recordar que la construcción artesanal se
ha mantenido hasta hoy y la construcción con medios mecánicos se ha ido
difundiendo lentamente, siendo muy reducida la utilización de capital fijo. Aunque
desde los años 1920 y 30 existen ya propuestas concretas para la industrialización
de la construcción107, solo a partir de los años 1950 o 60 las grandes empresas
constructoras han ido introduciendo esos sistemas de racionalización, que permiten
abaratar el coste de la vivienda, adquiriendo por ello grandes ventajas comparativas.
Ya hemos visto que otra característica que pronto se descubrió es la existencia
de grandes variaciones en las inversiones en construcción, y la relación estrecha
con la coyuntura económica. Es decir, la existencia de ciclos, con fases de creci-
miento de la construcción y fases de disminución, lo cual se puso en relación con
el mercado de capitales y la coyuntura económica general. Y se vio que esas
fluctuaciones modifican las expectativas de los empresarios constructores en cuanto
a los beneficios a obtener de su actividad.
En relación con esa evolución apareció igualmente el interés por la estructura
de la industria de la construcción desde la perspectiva de la historia empresarial108.
Finalmente, aunque sea de desarrollo más tardío, debe señalarse también el interés
de los economistas por el impacto económico de la deterioración del parque
construido y el coste de la renovación urbana en sus diversas dimensiones de
conservación, mejora y remodelación del espacio construido, con intervención de
la iniciativa privada y fuerte impulso y apoyo público109.
Todos estos desarrollos influyeron ampliamente, como hemos visto en la
evolución de los estudios geográficos de morfología urbana.

La morfología urbana desde la historia:


historia urbana e historia del arte como urbanismo

A lo largo del siglo XX el interés de los historiadores por la ciudad fue dando lugar
al desarrollo de una historia urbana, que ha tenido un espectacular crecimiento a
partir de las décadas de 1960 o 70. El interés por la forma urbana fue más temprano
e intenso entre los historiadores del arte, especialmente entre aquellos especializados
42 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

en la historia de la arquitectura. A partir de todo ello se han ido realizando


importantes aportaciones a la historia de la construcción y de la transformación
de la morfología urbana110.
Las profundas transformaciones de las grandes capitales atrajeron desde fines
del XIX el interés de eruditos, intelectuales e historiadores. Caso bien significativo
es el de París donde entre 1903 y 1909 Eugéne Hénard publicó sus Transformations
de Paris. En 1903 el historiador, archivista y bibliotecario Marcel Poëte (1866-1950),
inició sus cursos sobre historia de París y en 1907 publica su Art Urbain, realiza
estudios sobre la evolución del plano y las transformaciones morfológicas de la
capital, y organiza la exposición Evolution de Paris et l’Art Urbain que tendrá una
gran repercusión al coincidir con el despertar de una preocupación por la
protección del patrimonio histórico monumental y el debate sobre las normas
para su defensa111.
Desde los años 1920 existe entre los historiadores europeos una atención a las
formas arquitectónicas de las ciudades112. Algunas veces con interés por las
relaciones entre la geografía y el arte113.
A principios del siglo XX en muchos países europeos los historiadores estaban
fuertemente vinculados a la geografía, lo que les hacía conocer de forma directa
las investigaciones que éstos realizaban; y al mismo tiempo en su aspiración a
realizar una «historia total» no podían desconocer el mundo urbano y sus formas.
En Francia la revista Annals. Economies, Societés, Civilisations, tan ligada a la
geografía desde su fundación en 1929114 ha prestado siempre amplia atención a los
temas urbanos, incluyendo informaciones periódicas sobre el avance de las
investigaciones en geografía y en otras ciencias. La atención se dirigió no solo a la
evolución histórica de las ciudades, a las instituciones, la población y la sociedad
urbana en general, las relaciones campo-ciudad y las monografías urbanas, sino
también explícitamente a la «morfología urbana y urbanismo», un tema que se
recoge en los índices temáticos de la revista. Los editores han mostrado siempre
interés por la espinosa historia de las formas urbanas, donde se enfrentan «las
necesidades naturales, los azares o las ambiciones de las decisiones administrativas,
y el juego de los intereses de los bienes raíces»115. La vivienda urbana, el planea-
miento y el diseño de ciudades, el parcelario y las cuestiones de propiedad urbana,
la evolución de barrios o calles, el urbanismo y el poder han sido aspectos abordados
repetidamente en las páginas de la revista116. Y no solo en su dimensión histórica
pasada sino también con referencia a la evolución más reciente117.
Ese interés por la morfología urbana no es exclusivo de los historiadores de la
escuela de los Annals. Se encuentra asimismo de forma creciente entre los de otras
escuelas y países, como refleja claramente una simple ojeada a las revistas históricas
o a los repertorios bibliográficos118.
En Gran Bretaña la elaboración de historias de ciudades concretas influidas
por la aspiración a una historia total había ido permitiendo incorporar nuevas
facetas al estudio histórico, desde las sociales y económicas a las políticas e icono-
gráficas119. Al mismo tiempo, se desarrollaron también estudios temáticos referentes
a todos esos aspectos, especialmente importantes en lo que se refiere a la historia
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 43

social y a la historia económica120, a la vez que la preocupación por el problema de


la vivienda, que se inició en el siglo XIX, daba lugar a comienzos del siglo XX a
estudios más generales en los que se ponía énfasis en lo morfológico121.
Especial importancia tuvo la constitución de varios grupos de estudios sobre
historia urbana en diversas universidades británicas122, como los de Leicester, en
torno a H.J. Dyos, y Glasgow en torno a S.G. Checkland, con fuerte énfasis en la
historia económica, y la celebración en 1966 de la primera conferencia de
historiadores urbanos, con la participación también de geógrafos, sociólogos y
otros especialistas123.
Estos historiadores prestaron gran atención a las ciudades de la edad moderna124
y al siglo XVIII125. Especialmente importantes para la historia urbana, de forma
general, fueron los estudios sobre las ciudades victorianas emprendidos por Asa
Briggs y por H.J. Dyos126, en un proceso que está en íntima relación con el desarrollo
de los estudios de morfología urbana realizados por economistas y geógrafos127.
Si la obra de Briggs destacaba las dimensiones sociales y políticas de la ciudad,
la de Dyos, debido a su relación personal con la historia económica puso énfasis
en la dimensión constructiva. Sus investigaciones sobre los constructores y
promotores en la época victoriana le permitieron identificar a los «constructores
especulativos» (speculative builders), es decir, constructores y promotores inmobi-
liarios que aunque disponían de escaso capital propio, recurrían esencialmente al
crédito para financiar la construcción de edificios que se destinan a la venta,
vendiendo los edificios inmediantemente después de su construcción128. La marca
distintiva del constructor especulador es precisamente «la construcción para la
venta, sin un encargo previo o sin que el edificio construido vaya a ser en el futuro
una fuente de rendimiento para su promotor». Tanto él como otros autores han
considerado que este tipo de constructor pasa a ser ya ampliamente mayoritario
en la Gran Bretaña victoriana129. Ello supone una fuerte especialización en el sector
inmobiliario, a la vez que aparece también una tendencia a la concentración, siendo
mayor la actividad de los más grandes. En general las fluctuaciones se amplían con
la especialización en el sector inmmobiliario. Se vendía para edificios de renta y si
había otras alternativas más favorables los inversores iban hacia ellas130.
También tuvieron influencia los trabajos de Dyos y de otros historiadores sobre
los agentes que producen la ciudad, que incluyen estudios sobre los maestros de
obras131, y sobre los constructores que actuaron en ciudades concretas, contri-
buyendo de forma destacada a su expansión edilicia132. Seguramente esos trabajos
permiten entender la obra de Anthony Sutcliffe, que tanta atención ha prestado a
las transformaciones de la morfologia urbana de París y, posteriormente, de otras
metrópolis133.
En Leicester, con fuerte influencia de la obra de Dyos, y del grupo del que
formaban parte Derek Fraser, Anthony Sutcliffe, Peter Clark, David Reeder y otros,
se inició en 1972 una publicación sobre historia urbana que se convirtió pronto en
la revista Urban History, una de las más importantes sobre el tema existentes en la
actualidad. Tal como ha explicado su actual director, Richard Rodger, la revista
trataba de evitar la fragmentación del campo y luchar contra visiones exclusivas y
44 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

parciales demasiado influidas por la historia económica. A la vez, ante la «necesidad


de desarrollar una identidad en las investigaciones del desarrollo histórico de la
ciudad», el grupo, y la revista, extendió su interés a todas las áreas posibles de la
ciudad, desde la política urbana y la estructura social a la iconografía y la salud
pública, en una especie de versión inglesa de una historia total de la ciudad. El
énfasis en la morfología urbana, en la historia del planeamiento y en la historia de
la construcción permitía diferenciar el campo de la historia urbana respecto a la
historia social, y suscitó las críticas de los sociólogos que muchas veces no han
aceptado que la ciudad sea un campo específico de estudio social y rechazan incluso
el concepto de urbano y lo que consideran una reificación de la ciudad134.
En España desde los años 1970 algunos historiadores se interesaron por la
producción de la morfología urbana. Especial importancia tiene la obra de Ramón
Grau y Marina López135, cuyos estudios sobre los cambios en la Barcelona del siglo
XVIII con la utilización de permisos de obras abrieron un camino que tuvo fuerte
influencia. Vinculado a ellos, Manuel Arranz abordó el estudio de los profesionales
de la construcción en la Barcelona de los siglos XVIII y XIX136. En Madrid, Ángel
Bahamonde y J. Toro estudiaron desde fines de los 70 la especulación inmobiliaria
de la burguesía isabelina137.
Al mismo tiempo, han sido numerosas las contribuciones de los historiadores
del arte a la historia del urbanismo. En este sentido es preciso señalar, en particular,
la obra de Pierre Lavedan, el cual ha dedicado importantes investigaciones al estudio
de la historia del urbanismo y al desarrollo de la forma urbana, y que desde su
puesto de director del Institut d’Urbanisme de París influyó decisivamente en estas
investigaciones, con artículos que se publicaron en La Vie Urbaine y de gran
repercusión en varias disciplinas y concretamente en la geografía138 y trabajos más
ambiciosos publicados por el mismo o en colaboración con Jeanne Hugueney139.
Condujo a la aparición de numerosas obras sobre descripciones de morfologías y
clasificación de formas urbanas.
La ciudad no solo contiene los edificios más excelsos de la historia del arte,
sino que es en sí misma una obra de arte, especialmente en las ciudades históricas
que han sido focos económicos, políticos y culturales. El contraste entre el rico
patrimonio histórico de esas ciudades y la pobreza del urbanismo de muchas
ciudades industriales de los siglos XIX y XX, la armonía del paisaje de las primeras y
la impresión de caos que se tiene muchas veces en las segundas ha generado
numerosas inquietudes a las que algunos historiadores del arte han tratado de
responder. Reconociendo la relación entre la creación artística y la base económica
y la organización social de la ciudad, algunos han llamado la atención sobre la
importancia del poder político asentado en una ciudad, ya se trate de la capitalidad
de una unidad política de cualquier orden ya de la simple pero eficaz autonomía
municipal en el interior de los Estados. La arquitectura y el urbanismo se pueden
entender como el reflejo del orden social, y en ese sentido han podido investigarlos
algunos historiadores del arte que se han esforzado por desentrañar el sentido de
los programas iconológicos que hay detrás de las construcciones urbanas140. Al
mismo tiempo se han desarrollado investigaciones sobre el impacto en la
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 45

configuración urbana de las grandes estructuras políticas reflejadas físicamente


en complejos arquitectónico-urbanísticos, tales como catedrales, palacios reales,
instituciones gubernamentales141.
La huella de Lavedan se ha dejado sentir de forma intensa entre los historiadores
franceses y de otros países europeos. En España es importante destacar en ese
sentido la figura de Antonio Bonet Correa, autor de una importante obra personal142
y animador de inumerables investigaciones sobre el tema, en particular en forma
de tesis doctorales; fue también el organizador de los dos simposios, Urbanismo e
Historia Urbana (1978) y Urbanismo e Historia Urbana en el Mundo Hispano (1982),
celebrados en la Universidad Complutense, que contribuyeron de forma destacada
al desarrollo de estos estudios en España. En el mundo iberoamericano la obra de
algunos estudiosos143 ha permitido conocer el desarrollo de las ciudades de esos
países y complementar de forma brillante las perspectivas a veces unilaterales que
han dado en ocasiones los historiadores anglosajones, alemanes y franceses.
De gran trascendencia han sido asimismo los estudios realizados sobre los
arquitectos, que tuvieron pronto gran repercusión entre los geógrafos interesados
por los agentes urbanos144. También apareció un interés por estudiar las formas
edificatorias producidas por grupos de profesionales y corporaciones concretas145
y, más tarde, por alarifes, maestros de obras146, y los estudios sobre conflictos entre
corporaciones profesionales147.
La ciudad como monumento o como obra de arte, ha sido un tema recurrente
de los historiadores que finalmente ha sido adoptado por arquitectos, por geógrafos
y por otros especialistas y sigue dando origen a interesantes análisis148. En las tres
últimas décadas se intenta relacionar las formas resultantes con las condiciones
económicas, los valores y las estrategias de los grupos sociales que las han producido
y se ha extendido el análisis al conjunto del espacio producido, y no solamente a
los edificios considerados monumentales, así como a los programas de embelleci-
miento urbano, ligados cada vez más, y especialmente en el siglo XIX a los proyectos
para educar y regenerar moralmente a los ciudadanos. Al mismo tiempo, la
incidencia de los estilos artísticos en la configuración de los paisajes ha dado lugar
a sugestivos análisis en el campo de la historia y la geografía149.

Los arquitectos y el diseño de la ciudad

La morfología urbana ha sido obviamente un tema de interés permanente de los


arquitectos, ya que son ellos los que de manera fundamental han contribuido a su
construcción y configuración.
Aunque podrían señalarse precedentes anteriores, que se citan en las historias
del urbanismo, el interés por la forma urbana adquiere gran fuerza en la primera
mitad del XIX con las críticas románticas a la ciudad y luego continúa con el
surgimiento de una corriente favorable a la conservación de monumentos que
estaban siendo destruidos durante el siglo XIX. A ellos hemos de incorporar los
ingenieros. Desde el siglo XVIII los ingenieros militares y luego los ingenieros civiles
(o ingenieros de puentes y caminos) como constructores de la ciudad reflexionan
46 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

sobre la organización y las formas urbanas150. La obra de Ildefonso Cerdá puede


ser un buen exponente de la contribución de los ingenieros de caminos durante el
XIX151; de ella hablaremos repetidamente en esta obra.
A finales del siglo XIX la crítica historicista al urbanismo de la ciudad industrial
dio lugar a un interés por los estudios sobre las formas tradicionales de las ciudades
con objeto de basar en ellas un diseño que se opusiera a los errores del industria-
lismo y el positivismo. Las obras de Camilo Sitte y de otros arquitectos de la época
contribuyeron de forma importante al desarrollo de los estudios sobre la morfología
urbana.
Un buen ejemplo de esta línea de reflexión puede ser la obra del arquitecto
alemán Werner Hagemann que en su The American Vitrubius: an Architec’s Hand-
book of Civic Art (1922, con Elbert Peets) elaboró un verdadero tratado de
morfología urbana al servicio de los arquitectos de su época, plenamente inserto
en el clima historicista que dominaba en aquel momento en Europa y Estados
Unidos. Su traducción al castellano en 1992 es un reflejo del ambiente nuevamente
historicista que domina en las últimas dos décadas.
El objetivo de ese libro era «confeccionar un catálogo, una colección represen-
tativa de obras de arte civil», lo cual ayudaría a «diseñar y situar edificaciones
aisladas en tanto elementos armónicos del entorno, sea éste un grupo, un conjunto,
una calle, una plaza, un parque o, en resumidas cuentas, una ciudad u organismo
civil. Para que una construcción aislada, fruto de un diseño riguroso, se saboree en
su totalidad, debe formar parte de una ciudad estéticamente viva y no de un caos»152.
La atención de los arquitectos a las formas y evolución morfológica de las
ciudades vino también estimulada por los mismos problemas urbanos y el
desarrollo de un fuerte movimiento urbanístico en toda Europa a partir de
comienzos del siglo y en especial en la década de 1910 y 1920.
En 1913 se fundó en Gante la Unión Internacional de Ciudades (Union Inter-
nationale des Villes), un movimiento asociativo en el que participaban políticos y
administradores de la ciudad y que tuvo gran importancia, a través de diversas
conferencias que se realizaron en la década de 1910 y 20, que obligaron a los arqui-
tectos a involucrarse en los problemas urbanos.
La primera guerra mundial agravó las dificultades debido a las destrucciones,
a las que hubo que prestar atención tras el final del conflicto. Los problemas de la
reconstrucción condujeron a la creación de la Conférence Interalliée d’Urbanisme
que celebró diversas reuniones (París 1919, Londres 1920).
También van apareciendo centros especializados en los estudios urbanos. En
Francia en 1916 se creó el Institut d’Histoire, de Geographie et d’Economie Urbaines
de la Ville de Paris. En 1919 se instituyó dentro de él la École des Hautes Études
Urbaines, que en 1935 se convertiría en el Institut d’Urbanisme de Paris; ese mismo
año empezó a publicar La Vie urbaine dirigida, como hemos dicho, por P. Lavedan.
A ello hay que añadir las conferencias internacionales sobre ciudades-jardín,
en particular las de 1923 en París, y 1925 en New York. Al mismo tiempo se
organizan conferencias más especializadas sobre problemas específicos, como la
Conférence des Habitations Bon Marché, que se celebró en Bruselas en 1920.
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 47

En ese ambiente no extraña la atención de los arquitectos a las formas y a la


evolución morfológica de las ciudades. Un ejemplo de ello puede ser la obra sobre
las ciudades españolas y su configuración urbanística del arquitecto Oskar Jürgens
Spanische Städte. Ihre bauliche Entwicklung und Ausgestaltung (Hamburgo, 1926),
que por fin ha sido traducida al español con el título Ciudades españolas. Su
desarrollo y configuración urbanística153. El libro de Jürgens es un estudio detallado
de 27 ciudades españolas, en el que se presenta su evolución urbanística y los
proyectos de ampliación y reforma, y un análisis de sus características en lo que se
refiere a los cascos antiguos y ensanches, a las calles, plazas y jardines, al trazado y
a las consecuencias urbanísticas de las murallas, a los rasgos fundamentales del
mobiliario urbano, a la parcelación, a las viviendas, y a las consecuencias de los
medios de transporte. Su obra está en la línea de las ideas de Sitte sobre el urbanismo
y supone un alegato en defensa de los centros históricos de las ciudades españolas,
propugnando medidas de protección. Es, de hecho, la primera gran historia del
urbanismo publicada sobre las ciudades de este país.
El triunfo del racionalismo hizo disminuir el interés por las formas del pasado,
ya que se trataba de diseñar una ciudad totalmente nueva, con materiales y tipo-
logías diferentes. Pero aun así, el desarrollo del campo de la planificación urbana
pudo estimular los estudios sobre el crecimiento de las ciudades con el fin de definir
pautas acerca de su evolución o evitar «errores» del pasado. Surgieron así desde los
años 1930 tratados sobre el planeamiento urbano en los que muchas veces se
incorporaban capítulos sobre la historia del urbanismo154.
Por otra parte, incluso en pleno desarrollo del racionalismo arquitectónico
los arquitectos se siguieron preocupando por el estudio de la evolución de las
ciudades, lo que mantuvo el interés por la historia urbana, y dio lugar a numerosas
aportaciones de carácter general155, y sobre la historia urbana de diferentes países156.
Entre ellas deben contarse ambiciosos proyectos de sistematización y análisis de la
cartografía histórica sobre las ciudades de diversos países157, y atlas sistemáticos de
urbanismo, algo que ha constituido una importante línea de trabajo de estos
profesionales158.
También han podido llegar a la historia urbana arquitectos comprometidos
con la salvaguardia y protección del patrimonio arquitectónico. El compromiso
de algunos arquitectos con la restauración de monumentos históricos les condujo
a estudiar las condiciones históricas de su producción y a la génesis de las formas.
Un ejemplo de ello puede ser el de Leopoldo Torres Balbás, restaurador de la
Alhambra de Granada y convertido luego en el más importante especialista español
sobre las ciudades hispanomusulmanas. De manera similar, la restauración de
fortificaciones y el estudio de la ingeniería militar ha podido conducir a interesantes
investigaciones de morfología urbana159. Esa historia urbana desarrollada por
arquitectos ha sido muy fructífera y se ha mantenido hasta hoy, haciéndose cada
vez más rica160.
Los organismos administrativos creados para la organización y el planeamiento
de las áreas urbanas o de los espacios regionales y locales han podido incidir
igualmente en el desarrollo de una línea de trabajos sobre la morfología urbana,
48 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

con la participación de arquitectos e ingenieros. En España en el marco del Instituto


de Estudios de Administración Local se creó la revista Ciudad y Territorio, que
permitió disponer de un órgano de gran importancia para la sistematización del
conocimiento urbanístico, con estudios que muchas veces han permitido avanzar
en el conocimiento de las transformaciones morfológicas y de los procesos. En
Barcelona la elaboración del Plan Comarcal de 1953 aglutinó a un conjunto de
profesionales que desarrollaron un saber técnico y una conciencia crítica, apoyada
por profesores de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura.
La creciente dedicación de los arquitectos a los problemas del desarrollo urbano
exigió que en la formacion del arquitecto se incorporaran los estudios de
urbanismo. Es un proceso que, con los inevitables precedentes, se produce de forma
clara durante los años 1960, aunque era todavía incompleto a comienzos de los
70161. En relación con esos estudios se fueron desarrollando en las cátedras de
urbanismo, de composición arquitectónica o de historia de la arquitectura estudios
cada vez más refinados sobre la morfología urbana, bien como historias del
planeamiento o bien, en un enfoque más general, como historias de la forma urbana,
ya que se estudian también ciudades que nunca fueron planificadas. Algunos de
ellos han tenido especial importancia162. En la misma línea trabajos centrados sobre
países concretos han podido ser asimismo de extraordinario valor163. La labor de
los Departamentos de Urbanismo y de Historia de la Arquitectura en las Escuelas
de Arquitectura ha tenido gran trascendencia en el desarrollo de los estudios sobre
la forma urbana. En el caso de España, las de Madrid y Barcelona han tenido un
papel especialmente destacado164. En esta última desde finales de los años 1960 en
el marco del curso de Urbanística II Manuel de Solá-Morales elaboró un ambicioso
programa de docencia e investigación que tendría amplias repercusiones, no solo
en el campo de la práctica arquitectónica y urbanística, sino también en el trabajo
de los geógrafos y de otros especialistas165.
La actividad de estos arquitectos a comienzos de los años 1970 tuvo una
decidida voluntad de superar la estricta observación morfo-tipológica y de abrir
el análisis urbano a un campo más amplio, incluyendo la economía y la geografía
humana, lo que no dejaría de tener repercusiones en esta disciplina. La colaboración
interdisciplinaria y ciudadana en la elaboración del PERI del barrio de la Barce-
loneta166 constituyó un hito de gran trascendencia, al igual que la participación de
algunos de los miembros del grupo en la gestión urbana de Barcelona. Eran unos
años de gran efervescencia social, política e intelectual y revistas como Cuadernos
de Arquitectura y Urbanismo del Colegio de Arquitectos de Cataluña (rebautizada
más tarde como Quaderns d’Arquitectura i Urbanisme) contribuyeron también a
difundir esas preocupaciones.

Hacia una teoría de la forma urbana

En los años finales de la década de 1960 y en los 70 los arquitectos consideraban


que la correcta proyectación urbanística exigía conocer las causas económicas,
sociales y políticas del crecimiento urbano, tanto las estructurales (desequilibrios
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 49

regionales y movimientos migratorios, industrialización) como las indirectas, es


decir, el mercado del suelo, y las políticas de fomento y planificación, a la vez que
debían prestar atención al crecimiento urbano como inversión de capital fijo. Eso
les permitía abordar las formas de crecimiento urbano, las relaciones entre los
diversos usos del suelo, y la influencia de la accesibilidad. Eran años de fuerte
preocupación política y social en los que la difusión de ideas de la sociología
marxista llevaba a aceptar que era preciso conocer la estructura social para entender
las formas espaciales.
A partir de ahí podían pasar a analizar lo que podría considerarse específica-
mente arquitectónico. En el programa de Urbanística de 1971 Manuel de Solá-
Morales elaboró una teoría de la forma física de la ciudad en la que trató de definir
los elementos básicos y los procesos. Los primeros eran las unidades de forma, es
decir, los tipos edificatorios, las parcelas, las calles y las infraestructuras; los segundos
los diversos mecanismos de actuación, construcción, propiedad, uso y transfor-
mación que se producen a lo largo del tiempo. Las diferentes maneras de organizar
calles, solares y casas (infraestructuras, parcelas y tipos) son las formas de urbani-
zación, parcelación y edificación que en sus diferentes combinaciones dan lugar a
las formas urbanas. El objetivo era formar arquitectos como proyectistas, es decir,
como configuradores de las formas de crecimiento urbano, para lo cual había que
debatir el problema del «dónde, cuándo y cómo puede el arquitecto hacer ciudad».
En ese programa académico, convertido también en un programa de investi-
gación y de intervención urbana, Manuel de Solá-Morales y los arquitectos del
Laboratorio de Urbanismo de Barcelona pusieron énfasis en lo que consideraron
las principales tipologías reconocibles: los ensanches, las hileras urbanas, la
urbanización marginal, la ciudad jardín, y los polígonos de viviendas. Esas fueron
las cuestiones que se convirtieron en temas de investigación del grupo, y que dieron
lugar a un importante conjunto de trabajos de indudable interés para todos los
especialistas interesados por la morfología de la ciudad167.
La necesidad de elaborar una metodología del análisis morfológico y un marco
teórico general tuvo en Italia un importante desarrollo con las obras de Salvatore
Muratori (1910-1973) profesor de Venecia y Roma, y de Gianfranco Caniggia (1933-
1987) y sus discípulos168.
La obra de Caniggia es un esfuerzo de interpretación de la evolución morfo-
lógica de las ciudades, intentando desvelar los principios generales de la formación
y evolución del tejido urbano. Es bien significativo que una de sus obras más
conocidas, la Composizione architettonica e tipologia edilizia: Lettura dell’edilizia di
base (1979), elaborada con su colaborador Gian Luigi Maffei, se abra con una cita
del Discurso del método de Descartes sobre las reglas racionales para el análisis, cita
que muestra la pretensión de fundar una ciencia de la construcción y las
transformaciones históricas del espacio urbano, con una voluntad de basar en ella
los principios para una intervención en la ciudad construida y para el diseño urbano
en general.
La obra de Caniggia tiene que ver con los debates que a comienzos de los años
70 se realizaban para fundamentar una nueva forma de enseñanza de la arquitectura
50 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

y el urbanismo ante la conciencia de una crisis de la composición. Se trataba


también de una reacción frente a la forma de proyectar de los arquitectos del
movimiento moderno, que preocupados por introducir la nueva arquitectura
habían prescindido de las técnicas tradicionales y del tejido históricamente
configurado. También contra los arquitectos individualistas preocupados por la
obra singular y de valor estético autónomo. Frente a ello Muratori y luego Caniggia
insistieron en la importancia de la herencia construida y en la necesidad de entender
los mecanismos colectivos de su formación, así como la lógica de los procesos de
cambio tradicionales en el conjunto del espacio urbano; se trataría de entender la
coherencia de un espacio constituido por el total de la edificación, no solo de los
edificios de valor reconocido sino de todos los existentes, desde las viviendas a los
especializados.
Caniggia puso énfasis en la continuidad del patrimonio edificado, y en el hecho
de que en cada momento histórico los tipos edificatorios heredados y disponibles
se convierten en una especie de «conciencia espontánea» que influye de forma
intensa en las decisiones de los nuevos constructores: el autor de un edificio sería
«solo el vehículo necesario», ya que –escriben– «no es él mismo lo que se representa
por medio del objeto, sino la cultura que ha heredado, trasladada y evolucionada
(o involucionada) en el objeto directamente, a través de la conciencia espontánea,
o indirectamente a través de sus decisiones críticas»169. El esfuerzo de Caniggia se
dirigió a mostrar de qué forma la edificación aparece como determinación histórica
(espacio-temporal) del proceso tipológico, y a identificar las matrices elementales
y las derivaciones complejas que históricamente se han producido a partir de ellas.
La utilización de la analogía organicista le permite entender la ciudad como
un «organismo» resultante de una agregación de unidades elementales que se
agrupan en estructuras cada vez más complejas: desde la casa-vivienda y los edificios
especializados (formada a su vez por habitaciones y construida por materiales
concretos), a sus agrupaciones en manzanas, ciudades y otras estructuras superiores.
El análisis parte de las unidades más elementales y analiza posteriormente las formas
de crecimiento, agrupación, división, densificación y transformación; también la
formación del tejido urbano a partir de vías fundamentales que unen dos puntos
(«trayectos matriz»), vías secundarias trazadas a partir de éstas para acceso a
edificaciones («trayectos de implantación de edificación»), y vías de conexión
(«trayectos de unión entre trayectos de implantación de edificación»). Considera
la manzana como el módulo más visible de la aglomeración urbana aunque estima
que el módulo fundamental en la génesis y en el desarrollo de la edificación no es
ella sino los trayectos edificados.
Finalmente, trata de llegar a la comprensión global del tejido edificado en
escalas cada vez mas amplias que parte de los elementos, y de las agrupaciones de
elementos (o edificios) en estructuras y llega a lo que llama «sistemas de estructuras»
y «organismos de sistemas», que se extienden al conjunto del territorio.
Si prescindimos de las concesiones terminológicas a las modas del momento,
la obra de Caniggia tiene un indudable interés para entender la morfogésis de las
ciudades italianas, a las que se aplicó esencialmente, y ha dado lugar a interesantes
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 51

investigaciones por parte de sus discípulos y a estudios de gran utilidad en la


remodelación de centros históricos de ese país, empezando por la de Bolonia.
Si la línea de Muratori, Caniggia y sus discípulos es la más directamente volcada
en los análisis morfológicos, no hay que olvidar que en los años 70 y 80 otros
muchos arquitectos se dedicaron en Italia al estudio de la ciudad, muchas veces
desde posiciones críticas, y que su obra ha permitido entender aspectos importantes
de los procesos urbanos. Algunos han realizado sus aportaciones desde la misma
gestión del urbanismo, mientras que otros han efectuado síntesis que han orientado
de forma importante la reflexión urbanística170.
La crisis del funcionalismo hizo, como hemos visto, que se prestara de nuevo
atención a la historia. Muchos arquitectos se volvieron hacia ella y descubrieron,
por ejemplo, los trabajos de la Escuela de los Annals, y entre ellos la obra de Fernand
Braudel que pone de manifiesto la existencia de ritmos diversos en el desarrollo de
los acontecimientos (la larga duración, la media y la corta, de los acontecimientos
concretos), de lo que realizó una aplicación concreta a la ciudad en su libro
Civilisation materielle et capitalisme (1967). Eso permitió descubrir que la forma
urbana tiene una larga duración y que existen en la ciudad formas y estructuras
consistentes que no son afectadas por cambios coyunturales171. Lo que justificaba
el campo del diseño urbano como algo específico y válido en sí mismo, para
descubrir esas largas duraciones y las fuerzas que las afectan, entre las cuales están
las dimensiones culturales y las ambientales, frente a la atención que antes se había
prestado a los cambios económicos.
Pero de todas maneras, la evolución hacia unos estudios de urbanismo abiertos
hacia las otras disciplinas sociales, elaborados a fines de 1960 y comienzos de los
70, se vio profundamente afectada por la obra de algunos arquitectos que
defendieron la autonomía del campo de la proyectación. Especialmente influyente
fue la obra del arquitecto italiano Aldo Rossi (†1997), que en su libro La arquitectura
de la ciudad (1966), pronto traducido al castellano (1971) y a otras lenguas, sostuvo
que el arquitecto debe reducir el campo de estudio al mundo de las formas
edificadas, a la materialidad de las formas en la ciudad. La forma urbana poseería
muchas posibilidades de concreción dentro de un mismo marco socioeconómico;
no estaría determinada por la estructura social sino que sería relativamente
autónoma, lo que permitiría afirmar un campo de estudio igualmente autónomo
para la urbanística, la disciplina que abordaría los procesos, leyes y formación del
espacio urbano. Rossi rechazó la arquitectura racionalista por su incapacidad para
comprender la complejidad de la ciudad y la persistencia de ciertas formas que
contribuyen a configurar el lugar. En este sentido su obra puede relacionarse con
la geografía urbana desarrollada dentro del paradigma regional, y en particular
con la obra de Georges Chabot, una geografía que conduce a la atención por los
lugares específicos y por la historia. La influencia fue muy fuerte en Europa en los
70 y algo más tarde en Estados Unidos, donde su libro citado sería traducido en
1982.
En la segunda mitad de la década de 1970 y en la siguiente, en un contexto de
detención del crecimiento urbano y de redescubrimiento de la vivienda construida
52 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

y que era necesario conservar, la atención de los arquitectos se dirigió al centro


urbano172, lo que les llevó de nuevo a las formas y a los valores de la ciudad
tradicional. En Europa el Movimiento para la Reconstrucción de la Ciudad Europea
(impulsado por arquitectos como Leon Krier, Robert Delevoy, Anthony Vidler y
otros) puso crecientemente el acento en la crítica al urbanismo y la arquitectura
racionalista, y en la necesidad de preservar los centros tradicionales173. Hay un
rechazo a la manera como los arquitectos racionalistas habían destruido o
desvalorado la ciudad y el paisaje tradicional, y un deseo de vuelta atrás174. Eso
suponía el redescubrimiento de Camilo Sitte y un nuevo interés por las técnicas
tradicionales de construcción, por los paisajes preindustriales. Frente a la ciudad
como máquina175, la ciudad que crece lentamente, de forma «orgánica» y natural.
Frente a la arquitectura uniforme y al urbanismo con soluciones homogéneas para
todos los lugares, atención ahora a la historia, el sentido del lugar y la cultura de
cada sociedad concreta.
De todo ello, como fácilmente se comprende, solo había un paso para el enfasis
en los estudios de historia urbana con especial atención a la evolución de la
morfología, a la ciudad preindustrial y a los valores percibidos por la población.
La historia urbana hace posible ahora obtener datos que permiten un mejor diseño
de la ciudad, de la misma manera que los arquitectos postmodernos estaban
redescubriendo los estilos históricos, la arquitectura neoclásica y el monumen-
talismo barroco.
Los cambios que se han producido desde los años 1970 se reflejan en la
presentación que ha hecho Manuel de Solá-Morales de la reedición del mismo
programa de Urbanística antes citado. Veinte años más tarde ha pasado a defender
una cierta autonomía del proceso urbanizador (formal, de iniciativa, económico,
local y geográfico), y la necesidad que tienen los arquitectos de profundizar
disciplinaria y profesionalmente en el estudio de estos procesos. Lo que implica,
dice Solá-Morales «colocar las políticas de fomento, el planemiento y el mercado
del suelo como causas inmediatas del crecimiento, pero no como parte del
urbanismo»; concretamente, «el interés del beneficio privado así como la utilidad
del control público serían ahora en sí mismos factores externos que no llegarían a
orientar de forma decisiva la lógica proyectual del crecimiento urbano, aunque
puedan producir distorsiones en ella»176.
Los nuevos retos que aparecen ante el arquitecto y urbanista de los 90 serían
en este momento –tal como señala el mismo Solá-Morales en la reedición del citado
programa de 1970–: el reconocimiento de una ‘nueva parcelación de acuerdo con
las formas actuales de promoción, el estudio del ‘orden abierto’ derivado del
movimiento moderno como mecanismo compositivo casi inexplorado; la tendencia
dominante hacia el gran edificio aislado como tipo casi obligado; el interés
proyectual del diseño arquitectónico de las grandes infraestructuras y de las
construcciones de servicio. Esos serían los temas críticos del urbanismo actual.
Las repercusiones de estos planteamientos fueron numerosas, en España y fuera
de aquí, sobre todo porque delimitaba y circunscribía las tareas y la reflexión del
arquitecto. Pero las tesis de la autonomía de lo morfológico recibieron también
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 53

críticas, por «su fragilidad o endeblez conceptual y teórica»177, por perder de vista
el problema del diseño general de la ciudad y, en algunos casos, por el carácter
neutro y poco comprometido que se quiere dar al trabajo del arquitecto.
Naturalmente, esos debates han podido afectar a la dedicación del arquitecto
a las investigaciones sobre morfología urbana a la escala del conjunto de la ciudad,
y a la atención prestada a los procesos económicos y sociales como determinantes
de la forma urbana, pero han permitido análisis mucho más refinados sobre los
edificios y la escala más inmediata en que se sitúan, y una más profunda
comprensión de los valores culturales y estilísticos que influyen en el diseño
arquitectónico.
De todas maneras, el esfuerzo para elaborar una teoría rigurosa de la forma
urbana ha tenido recientemente una aportación fundamental en España en la obra
de Javier García-Bellido, el cual ha tratado de fundamentar una ciencia del
urbanismo, la Coranomía, basada en proposiciones lógicas que permitan establecer
los principios de la organización desde la célula más elemental de la vivienda hasta
el conjunto de la ciudad y el territorio regional178.

La percepción de la imagen urbana y los estudios morfológicos

Como estamos viendo, los estudios de morfología urbana se han beneficiado en


los tres últimos decenios de las aportaciones realizadas desde diferentes disciplinas.
A las ya citadas podríamos añadir otras que, en principio podrían parecer alejadas.
Como la la historia del derecho urbanístico que reconstruye la génesis y evolución
del marco legal en el que se realiza el planeamiento urbano179. Pero en los últimos
años ha sido especialmente fuerte el impacto de los estudios sobre percepción de
la forma urbana.
La aparición de la obra de Kevin Lynch sobre La imagen de la ciudad (1962)
representó un verdadero hito en los estudios urbanos180, abriendo una línea de
investigación que ha sido luego muy fructífera. A partir de ahí no solo la imagen,
la percepción, los elementos simbólicos que configuran los paisajes urbanos, así
como estos mismos como áreas de intervención se convirtieron en temas de
estudio181. Paralelamente, la creciente atención a los temas medioambientales
conducía también de forma convergente hacia el paisaje.
Desde los años 1970 se fueron constituyendo numerosos grupos para el estudio
del paisaje a diferentes escalas, desde la de un patio o jardín particular a la escala
regional, y todas las intermedias. Las propuestas de estudios de arquitectura incluían
desde el jardín, los parques urbanos y el paisaje de los edificios de viviendas, hasta
la ingenieria de los paisajes regionales. Un estudio necesariamente integrado, porque
como se dice en uno de los más tempranos –el de M. Laurie– «el paisaje es un
reflejo de los sistemas climáticos, naturales y sociales» y la arquitectura paisajista
«atiende a la planificación y diseño del suelo y el agua, a fin de que la sociedad
extraiga provecho a partir de la comprensión de estos sistema»182.
En relación con esa evolución se constituyó en Estados Unidos la American
Society of Landscape Architects. Se organizaron también cursos de Landscape
54 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Studies en las escuelas de arquitectura, departamentos de Landscape Architecture


y (por ejemplo en Berkeley) de Enviromental Design183. Y también en España,
aunque más tardíamente, las escuelas de arquitectura están impulsando la creación
de estos estudios.
La introducción de los estudios de paisaje trastornó la docencia del urbanismo.
Al decir de un prestigioso maestro del urbanismo español, «el nuevo nombre del
urbanismo es paisajismo», lo cual significa «la forma del entorno, del medio
ambiente, que solo se percibe con el uso de los sentidos, de la sensibilidad»184.
También desde la sociología y la antropología apareció un interés por el paisaje.
En el campo de la sociología, es significativa la formación del Sociology and
Environment Study Group de la British Sociological Association, con interés por
los aspectos paisajísticos y por la ordenación y cambio del paisaje.
Existen en todo ello movimientos paralelos y convergencias disciplinarias. El
análisis de las percepciones y gustos de los decisores se convirtió en un tema de
gran importancia. Los geógrafos han insistido asimismo en que de hecho la
evolución del tejido urbano es –como hemos visto– una consecuencia de las
decisiones que adoptan los agentes urbanos, es decir, los propietarios, los promo-
tores, los constructores, y los mismos gestores públicos, que actúan a diferentes
escalas. El análisis del proceso decisorio puede hacerse a partir de enfoques
conductistas, y en ellos las motivaciones, las imágenes y percepciones tienen un
gran papel185. En los estudios sobre conservación del paisaje debe hacerse sin duda
un análisis particular de las percepciones diferentes del paisaje que poseen los
miembros de la administración pública, los gestores y en general aquellos que
tienen interés profesional en los paisajes o pueden tomar decisiones sobre ellos.
Las precupaciones sobre el paisaje en el campo de la arquitectura resultaron
estimuladas igualmente por las preocupaciones de carácter medioambiental. Entre
ellas la que descubría la importancia del medio ambiente y deseaba diseñar con la
naturaleza, especialmente a partir de la publicación del libro de Ian McHarg Design
with Nature (1969), apoyada por la influyente voz de Lewis Mumford, que prologó
este libro.
Toda esa evolución ha tenido también un profundo impacto en la enseñanza
del urbanismo, dando lugar a un nuevo desarrollo en el que el diseño está cada vez
más atento a las procupaciones medioambientalistas. Si para unos, ya lo hemos
visto, el nuevo nombre de urbanismo es el de paisajismo, para otros el futuro de
esta especialidad tiene otro nombre, medioambientalismo186. En realidad, unos y
otros arquitectos se refieren a lo mismo, o algo muy próximo, a la necesidad de
planificar respetando en lo posible a la naturaleza, sin distorsionarla gravemente,
y superando el limitado espacio urbano o suburbano para realizar una ordenación
territorial más amplia, de todo el territorio, tanto del suelo urbanizable como del
no urbanizable que se reserva para el disfrute de los ciudadanos. Una evolución
que también se percibe en el campo de la ingeniería, donde empiezan a aparecer
asimismo obras sobre el paisaje construido y aproximaciones a la noción de lugar,
tomada directamente de la evolución reciente de la geografía187. Lo que no
solamente refleja una nueva conciencia ambiental y ecológica de arquitectos e
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 55

ingenieros sino que tiene que ver tambien con preocupaciones por las salidas
profesionales, y con estrategias corporativas que tratan de ampliar el campo de
actividad.
En esa preocupación por el paisaje y el medioambiente los arquitectos se ven
acompañados por los geógrafos, que pueden encontrar fuera de la disciplina temas
que han sido tradicionales en ella. En lo que se refiere al paisaje, ya lo hemos visto,
desde el mismo comienzo del siglo XX, y más cercanamente desde el descubrimiento
del amplio campo de la percepción y la atención a la imagen y la composición de
los paisajes, desde la perspectiva de que «para percibir un paisaje es preciso
componerlo»188. Los estudios de percepción del paisaje son de larga tradición en
geografía, y han dado lugar a valiosas aportaciones. Esa dimensión medioambiental
también daba lugar paralelamente en geografía a una línea paisajista, sobre estudios
integrados de paisaje, de gran influencia entre los geógrafos físicos189.
El gusto por lo nuevo y lo moderno puede estar culturalmente configurado.
Los estudios de David Lowenthal sobre los gustos norteamericanos y británicos
acerca del paisaje han mostrado las profundas diferencias que existen entre unos y
otros. Los británicos valoran lo viejo, histórico y singular, mientras los norte-
americanos prefieren lo nuevo y moderno, lo que Lowenthal relaciona con lo que
él llama «featurism», el deseo de que las estructuras nuevas sean diferentes a las
que existen y más destacadas190.
Se ha desarrollado a la vez un gran interés por los aspectos simbólicos del
paisaje, por el consumo simbólico del espacio, reflejado, entre otros, en las investiga-
ciones de Denis Cosgrove191. La importancia de todo lo que no es visible en el
espacio urbano, pero forma parte de los significados que se aprehenden viviendo
llega a los científicos sociales desde diversos horizontes, incluyendo el literario192.
La comercialización y la mercadotecnia urbana elabora imágenes atractivas
sobre los territorios, incluyendo espacios urbanos concretos y, de alguna manera,
manipula las representaciones que los habitantes se hacen del espacio. Las conme-
moraciones históricas pueden aprovecharse para la creación de símbolos espa-
ciales193.
A lo largo del siglo XX, y especialmente en el último medio siglo la arquitectura
y el urbanismo han seguido una evolución paralela a la de las ciencias sociales. Ya
en los años 1980 la crisis de la arquitectura racionalista pudo ser lúcidamente
percibida por un arquitecto español de forma similar a como se interpretaba en
las ciencias sociales el cambio desde las posiciones neopositivistas a las críticas y
humanistas194. Pero si se sigue la bibliografía reciente sobre la arquitectura y el
urbanismo postmodernos queda uno sorprendido por la utilización de los mismos
conceptos y marcos teóricos que se han desarrollado en las ciencias sociales, y
muchas veces a partir de ellas; una reciente antología de la teoría arquitectónica
entre 1965 y 1995195 incluye artículos sobre la crisis de los paradigmas, la semiótica,
el historicismo, la deconstrucción, los problemas éticos y políticos, la fenomeno-
logía, el sentido del lugar, el nuevo regionalismo, la cultura local, el feminismo, el
problema del cuerpo, lo sublime; sin duda –y como en las ciencias sociales– una
angustiada y no siempre bien orientada búsqueda de nuevos caminos que se inició
56 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

hacia 1970 con la crisis del movimiento moderno y que ha conducido a posiciones
pluralistas apoyadas en una inquieta mirada hacia otras disciplinas. No extraña
por ello que en esa búsqueda de nuevos caminos la arquitectura actual encuentre
inspiración incluso en teorías abstractas como las de Jacques Derrida sobre la
deconstrucción. La aplicación de esas ideas al análisis de los textos arquitectónicos
y de los programas urbanísticos conduce finalmente a la deconstrucción de las
mismas estructuras constructivas, y a la aparición de una arquitectura «de la
disrupción, dislocación y distorsión», que «desplaza las estructuras en lugar de
destruirlas», una arquitectura que inquieta porque «pone en cuestión nuestro
sentido de la estabilidad, coherencia e identidad que está asociada a la forma
pura»196. Los edificios de Frank Gehry (como el Museo Guggenheim de Bilbao o el
Experience Music Project de Seattle) o los de Miralles pueden ser ejemplos de esta
arquitectura postmoderna que está dejando ya huellas en el espacio urbano, sobre
todo en la edificación de equipamientos públicos. Está por ver lo que esas tendencias
deconstructivas, que valora lo aparentemente inestable, que reacciona contra los
estándares y que se utiliza como un método provocativo que ayuda a explorar
nuevos caminos, va a producir desde el punto de vista de una teoría urbana. Aunque
ya se pueden adivinar determinadas líneas en las caracterizaciones que se hacen de
lo que algunos llaman ya la post-ciudad, «expresión máxima de la libertad de
cambio, donde se celebra la apoteosis de las posibilidade múltiples, que no alcanza
nunca forma definitiva, en la que nada es estático y permanente»197.

UN NUEVO CAMPO INTERDISCIPLINARIO

El estudio de la morfología urbana se ha ido convirtiendo en un nuevo campo


interdisciplinario, que algunos intentan coordinar o controlar desde diferentes
tradiciones disciplinarias o poniendo énfasis en la convergencia y la hibridación.
En esta última dirección se encuentra la fundación en 1996 del Seminario
Internacional de la Forma Urbana, que intenta aglutinar las investigaciones de
difentes grupos de investigadores: geógrafos británicos y norteamericanos ligados
a las tradiciones de Conzen y Whitehand, arquitectos italianos relacionados con la
línea de Muratori y Caniggia, y arquitectos franceses de la Escuela de Arquitectura
de Versalles (Philippe Panerai y Jean Castex)198.
La larga y rica evolución histórica que hemos tratado de sistematizar y
simplificar en las páginas anteriores ha permitido que se introduzcan nuevos temas
en los estudios morfológicos. Entre las que hoy se desarrollan por los miembros
del Urban Morphology Group, que se ha extendido desde el núcleo originario de
Birmingham a otros países, se encuentran las relaciones entre formas urbanas y
las prescripciones que se refieren a la gestión del paisaje. Los aspectos principales
son: los cambios físicos en las áreas residenciales de baja densidad, los cambios
físicos detallados de casas individuales, incluyendo los cambios internos, el examen
de las actitudes de los residentes de una ciudad ante los procesos de planificación
de sus áreas locales.
EL DESARROLLO DE LOS ESTUDIOS DE MORFOLOGÍA URBANA 57

Un problema importante es el de la base teórica de estos estudios, para lo que


se han realizado diversas propuestas199. El estudio de la morfología urbana posee
hoy nuevas posibilidades con la generalización de los Sistemas de Información
Geográfica, y especialmente con la posibilidad de utilizar y manejar datos de carácter
catastral a la escala del edificio y de la parcela. Datos que hasta ahora eran muchas
veces inexistentes o estaban reservados a su uso limitado por planificadores y
gestores públicos o a promotores privados. La disponibilidad de esas bases de datos
para su uso por los investigadores y la posibilidad de utilizar poderosos programas
de tratamiento de la información abre sin duda vías nuevas para la elaboración de
una cartografía rigurosa a diferentes escalas y exige la elaboración de marcos
teóricos que permitan interpretar todo ese cúmulo de información.
Mas recientemente la creación de revistas interdisciplinarias se convierte en
nuevos estímulos para la convergencia. En España la fundación de Historia Urbana.
Revista de Historia de las Ideas y de las Transformaciones Urbanas ha constituido
un intento de integrar a especialistas de diversa procedencia, en el desarrollo de
ese campo200. Al mismo tiempo, la morfología urbana adquiere una gran impor-
tancia en la didáctica de las ciencias sociales y en la formación del ciudadano,
proliferando la aparición de guías e itinerarios urbanos201.
Se rechazan ahora conceptos que habían sido importantes en años anteriores.
Así Oriol Bohigas aludiendo a los problemas de la ciudad (la vialidad, el patrimonio,
la vivienda, los servicios, los parques) estimaba en 1986 que los profesionales y
políticos no deberían entenderlos como problemas autónomos sino que deberían
considerar la ciudad «como un organismo donde cada elemento no se integra en
un sistema, sino en una realidad global»202.
El problema, tanto en este caso de intervención como en las investigaciones
científicas, es el establecimiento de modelos generales que trasciendan la singula-
ridad de cada ciudad con sus peculiaridades históricas y sociales203.
La actual etapa con énfasis en la conservación de ambientes históricos y el
mantenimiento y recuperación de los viejos centros históricos de las ciudades
supone nuevos retos. En esta nueva etapa –nueva respecto a la desvalorización de
la historia durante el dominio de las propuestas racionalistas y funcionalistas– se
presta atención a la ciudad como producto histórico y producto cultural. Se pone
énfasis de nuevo en la complejidad y en la singularidad de la ciudad, expresado a
veces por lo pintoresco, al paisaje específico de cada ciudad, y se insiste en la
importancia de la investigación participante y de la experiencia urbana.
NOTAS AL CAPÍTULO 1

1 H. Capel. Filosofía y ciencia en la geografía Kunsthistorischer Plan des I Berziks der


contemporánea, 1981, cap. XI. Stadt Wien, escala 1:10.000, Viena 1912;
2 Tal como lo expresó por ejemplo Raoul H. Hassinger. Kunsthistorischer Ueber-
Blanchard en su tesis doctoral sobre sichtsplan von Wien, escala 1: 25.000,
Grenoble (1911) y de forma más general Viena 1915; H. Hassinger. «Karttogra-
en un influyente artículo de 1928. phische Aufnahme des Wiener Stadt-
3 Idea que creo que fue expresada por bildes». Mitt. der K.K. Ges. Wien, Band
primera vez en el coloquio del Urban 58, 1915; H. Hassinger. Kunsthistorischer
History Group, celebrado en 1966, y Atlas von Wien, Oster, Kunsttopograhie,
concretamente en los trabajos del medie- Band 15, Wien 1916.
valista G.H. Martin (1968) y otros parti- 13 E.J. Siedler. Märkischer Städtebau im
cipantes (Dyos 1968); luego ha sido repe- Mittelalter, Berlin, 1914.
tida multitud de veces; por ejemplo por 14 W. Geisler. Danzing. Ein Seidlungsgeo-
Choay 1972, y por Toffin 1991. graphischer Versuch, Halle-Wittenberg,
4 Ver sobre ello Ley 1988. Para el estudio 1918; y W. Geisler. Die Weichsellandschaft
de esos signos que hay en el paisaje puede von Thorn bis Danzing, Hamburg, 1922.
ser de interés la aproximación de la ico- 15 W. Geisler. Die Deutsche Stadt Ein Beitrag
nología y de la semiología; pueden verse zur Morphologie der Kulturlandschaft.
referencias en Capel 1973. Véase también Forschungen zu deutschen Land und
Barthes 1970, Choay 1972 y King 1991. Volskunde, Sttugart, 1924.
5 Véase el capítulo dedicado a los edificios 16 Trabajos sobre mercados, de Siedler, ya
industriales en el vol. II de esta misma citado; sobre ciudades del norte de
obra. Alemania de Fr. Meurer 1914; de ciudades
6 De las que nos dan datos concretos las de Bohemia por A. Honig (Praga, 1921);
historias del urbanismo. Por ejemplo, de ciudades de Alemania meridional por
Morris 1973 págs. 19-20, y pág. 22, Erbil Ch. Klaiber (Berlin, 1921) y otras (citadas
(antigua Arbela). en Dickinson, 1959, pág. 22). Geisler
7 Abad y Aranegui 1993; Martín-Bueno distinguió entre dos tipos de casas que
1993, págs. 113 y 114; Álvarez Martínez aparecen ya en la época medieval, una
1993, pág. 152; Granados 1989; otros correspondiente a las ciudades del norte
ejemplos en el capítulo 3. de Alemania, la Gabelhaus, de varios pisos
8 Sobre la reconstrucción de Varsovia, para y con estrecho frente a la calle, y la
la que se utilizaron viejos planos, docu- Traufenhaus, más típica del sur, y adap-
mentos catastrales, fotografías y hasta tadas de forma general a partir del siglo
cuadros de Canaletto, véase Volle 1971. XVI, por necesidades de espacio y pro-
9 Otto Schlüter. «Ueber den Grundriss der tección contra incendios. Durante el
Städte». Zeitschrift der Gesellschaft für barroco se difundió la casa con un plano
Erdkunde zur Berlin, XXIV, 1899, p. 446- rectangular y con techo de mansardas.
462; y Otto Schlüeter. «Bemerkungen zur 17 Tal como hizo por ejemplo R. Martiny.
Siedlungskunde». Geographische Zeit- «Grundrissgestaltung der deutschen
schrift, V, 1899, p. 65-84. Siedlungen». Petermanns Mitteilungen,
10 Arntz 1998. Serie complementaria, nº 197, 1928.
11 Como el de E. Oberhummer. «Der Stadt- 18 Tal como aparece en el trabajo sobre
plan. Seine entwicklung und geogra- Breslau de E. Müller. «Die Alstadt von
phische Bedeutung», Verhandl. des 16 Breslau: City Bildung und Physio-
deutschen geographer Tages, 1907. gnomie». Veröff der Schlessischen
12 Su primer trabajo es éste: H. Hassinger. Gesellschaft für Erkunde. Breslau, 1931.
NOTAS AL CAPÍTULO 1 59

19 Entre los que puede destacarse el de P.J. 39 Johnson, 1974, cap. 2 «Sociedad y forma
Meier. «Niedersächsiecher Stätdteatlas: urbana», págs. 41 y ss. Sobre este tema
die Braunschveigischer Staädt». Veröff d. pueden verse también los estudios gene-
Hist. Kom. f. Niederschasen, Abteilung I rales del Institute of British Geographers
(1926) und 2 (1933). Un panorama sobre la evolución de la geografía
general del significado de los estudios británica.
morfólogicos durante las tres primeras 40 Urabayen 1947, pág. 3.
décadas del siglo en H. Bobek 1927. 41 Urabayen 1947, pág. 96.
20 Jessen 1947. 42 Urabayen 1946.
21 Como aparece, por ejemplo, en la obra 43 J.M. Casas Torres. Esquema de la
de Gabriele Schwarz 1959. Geografía urbana de Jaca, 1946.
22 Capel. Filosofía y ciencia..., 1981, págs. 44 M. de Terán. «Calatayud, Daroca y Alba-
345-358. rracín», 1942; M. de Terán. Siguenza,
23 Dion 1934; Juillard y otros 1957; Bloch 1946.
1962, ed. 1978; Meynier 1966; Paesaggi 45 Bosque 1962; reedición de 1988 con un
1973. estudio introductorio de Horacio Capel
24 H. de Martonne. «Buenos Aires». Annales sobre el significado de esa obra en la geo-
de Géographie, XLIV, 1935, p. 281-304; M. grafía española.
Clerget. Le Caire: Étude de géograhie 46 M. de Terán. Dos calles madrileñas: las de
urbaine et d’histoire économique. Paris, Alcalá y Toledo, 1961.
1934, 2 vols.; Blanchard, 1947. 47 Ver Wagner y Mikesell 1962
25 Como le sucede a Raoul Blanchard 48 Stanislawski 1946; reproducido en
cuando al estudiar Montreal se queja de Theodorson 1974, I.
la fealdad de las viviendas victorianas 49 Dickinson 1945 y 1948. Otros trabajos
resultado de «un gusto británico per- interesantes que pueden destacarse son
vertido por un transplante a América», los de Leighley (1928 y 1939), los de
Blanchard 1947, ed. 1992, pág. 235. algunas monografías sobre ciudades
26 Sorre 1947-48, II, 1952, pág. 260. escandinavas (años 1928 y 1939) cits. por
27 Demangeon (1942) 1956, Meynier Vilagrasa 1991 y por Dickinson 1948, en
(1958) 1968, Lebeau (1969). 1959, nota 34.
28 Tricart 1954. 50 Como, a título de ejemplo, los siguientes:
29 Entre ellos, George 1958 y 1960. Trewartha 1934, Wittlesey 1937, Zierer
30 George (1961) 1964, pág. 79. 1941 y Spate 1942.
31 Un panorama general en A. Meynier 51 Véase las actas del Coloquio en Norborg
1969. (1962) y el artículo de Conzen incluido
32 Rimbert 1973, pág. 6. en dicha obra.
33 Entre los cuales se acostumbra a citar el 52 Así se ve por ejemplo en el texto de
de S.J. Low: «The rise of the suburbs». Garner (1967) y en la obra de B.J.L. Berry
Contemporary Review, 1891. y Frank E. Horton: Geographic pers-
34 Platt 1959. pectives on urban systems (1970), cuyo
35 Fleure 1920. capítulo 12, dedicado a «Internal
36 Dickinson 1951. structure: Physical space», se ocupa
37 Dickinson 1948, en 1959, pág. 21. esencialmente de los usos del suelo y del
38 Smailes, The Geography of Towns (1953; funcionamiento del mercado del suelo
5ª ed. 1966); «Some reflections on the urbano.
geographical description and analysis of 53 Capel 1974 («De las funciones urbanas a
townscapes». Transactions and Papers, las dimensiones básicas de los sistemas
1955; y en especial «The site, growth and urbanos»).
changing face of London». In R. Clayton 54 El primer ejemplo de un estudio de
(ed.). The Geography of Greater London, ecología factorial realizado en España fue
1964. el de Fernando Fernández, en su tesis
60 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

doctoral sobre Granada, 1976. Un 68 La línea de trabajos del profesor Jesús


ejemplo de aplicación del análisis García Fernández sobre paisaje agrario y
factorial publicado en una revista urbano tuvo una magnífica continuidad
geográfica española, aunque por un con los de F. Molinero y otros geógrafos
arquitecto, en Solá-Morales 1971. de la Universidad de Valladolid.
55 Kansky 1962, Hagget (1965) 1976, cap. 69 Olives Puig 1968, Mercedes Tatjer 1973 y
«Redes», y Haggett & Chorley 1969. 1988, Capel 1975, Olivé 1974, Alió Torres
56 En su manual de 1972 (2ª ed. 1983) 1986, López Sánchez 1986.
Harold Carter se hizo eco de esas posibi- 70 Como hizo el mismo Ley en 1988,
lidades que se venían desarrollando en aludiendo al urban managerialism.
relación con la geografía cuantitativa 71 Puedo recordar un dato concreto: mi
(Carter, ed. 1983, págs. 230-233), y cita artículo «Agentes y estrategias en la
los trabajos de Openshaw 1974, y otros producción del espacio urbano» (1974)
en relación con la segunda posibilidad, y el libro Capitalismo y morfología urbana
pero estimó que no ofrecían resultados en España (1975) estuvo influido por la
interesantes. lectura del valioso trabajo de dos econo-
57 Openshaw 1974, pág. 19. mistas Carme Massana y Francesc Roca
58 Conzen 1958. «Estratègies urbanes i realitat urbana a
59 Conzen 1960. la regió de Barcelona», el primero que
60 Conzen 1962, 1966, 1975 y 1988. planteó en España el tema en esos
61 M.R.G. Conzen 1968. términos de estrategia de los agentes
62 Así se dijo en la discusión subsiguiente urbanos, tal como señalé explícitamente
por Dyos (1968, págs. 146-153) y por el en aquel momento.
mismo H.J. Dyos y S.G. Checkland, 72 Por ejemplo Capel 1974 y 1975, cits. en
autores respectivamente del estudio nota anterior.
introductorio y de la conclusión. 73 Por ejemplo en la 2ª ed. del manual de
63 Carter 1970. Carter 1983; en Ley (cap. 9 «Power and
64 Carter 1972, 2ª ed. 1983. Politics in urban land use») en donde se
65 Carter ed. 1983, pág. 208, cursivas afirma que «los usos del suelo son una
añadidas. realidad negociada y socialmente cons-
66 Así se deduce de los cálculos de truida, y su forma no es azarosa ni inevi-
Whitehand 1986 sobre los estudios acerca table» (pág. 282); en diversos trabajos de
de la estructura urbana interna de las Paccione, y en otros autores. También se
ciudades en diferentes revistas geográ- prestó atención a los constructores de la
ficas entre 1982-83 y 1984-85, los forma urbana, tanto individuales como
estudios de morfología representaban el actuando corporativamente (por
33 % en las revistas alemanas, el 10 % en ejemplo, Knox 1984, 1987).
las de lengua inglesa y el 5 % en las 74 Sería el caso en España de historiadores
francesas; pero los porcentajes eran en como Antonio Bonet Correa o Ramón
realidad mayores ya que en estas últimas Grau, este último convertido también
algunos trabajos de carácter morfológico durante un tiempo en geógrafo y profesor
se incluían en las rúbricas «inner city», de geografía humana en la Universidad
«retailing» y «residential segregation». de Barcelona.
Según el mismo trabajo la morfología en 75 Podemos citar aquí, además de los
aquellos años era tema preferente de dos trabajos de Ramón Grau, a los que hemos
revistas internacionales: Canadian aludido antes, los de Mercedes Tatjer
Geography y Geographical Review. (1973, 1978, 1986) o Angels Alió (1984),
67 Como muestran, por ejemplo, los en Barcelona; los de Rafael Mas (1978,
trabajos de M. Roncayolo 1983, o el 1979, 1980 etc.) en Madrid, y otros que
coloquio organizado por Paul Claval iremos citando ampliamente en este
1986. libro.
NOTAS AL CAPÍTULO 1 61

76 Whitehand 1977. publicado en 1915 en el American Journal


77 Véanse los diversos artículos de J.W.R. of Sociology, e incluido más tarde en The
Whitehand citados en la bibliografía, y City (1925); reproducido en Park, 1999.
realizados a partir de 1983. Algunos de 86 Park 1915, ed. 1999, pág. 52.
ellos fueron incluidos luego en obras 87 Burgess ed. 1974, esquema en pág. 76.
posteriores, como el de Whitehand, 88 Por ejemplo, en el trabajo de Maurice R.
J.W.R. y Whitehand, S.M., 1984, incluido Davie «El modelo de crecimiento urbano
en Making of the Urban Landscapes (1938), reproducido en Theodorson
(1992) como capítulo 2. 1974, I.
78 En estos dos libros: Rebuilding Town 89 Hatt, El concepto de área natural (1946)
Centres: Developers, Architects and Styles en Theodorson 1974, I, 181-187.
(Whitehand 1987) y The Making of the 90 H. Kirk Dansereau: Algunas implica-
Urban Landscape (Whitehand, 1992). Un ciones de las autopistas en la ecología de
historia parcial de la evolución de los la comunidad, Theodorson 1974, págs.
estudios de morfología urbana hasta 293-314. Una reevaluación del legado de
comienzos de los 80 puede verse en la Escuela de Chicago en Thomas J. (ed.)
Whitehand, Background to the urban 1983; puede verse también Susan Smith
morphogenetic tradition (1983). 1984, sobre su influencia en geografía.
79 Una enumeración de ellos en Whitehand, 91 Trabajos de Topalov 1973, Granelle 1975
1992, The Making, pág. VIII , con la y otros.
bibliografía completa de Whitehand y 92 A título de ejemplo, pueden verse algunos
otros; véase también Vilagrasa 1992. Una datos sobre las inversiones exigidas en
página Web permite tener noticia de los París a partir de los trabajos de Haussman
trabajos del «Urban Morphology Group» en Bastié 1964, pág. 196.
en la Universidad de Birmingham y del 93 Richardson 1971, ed. 1975.
avance de sus investigaciones: http:// 94 Que aparece, por ejemplo, en B. Weber.
www.ub.bham.ac.uk/geography/umrg/ «A new index of residential construction
umrg.html. and long cycles in housebuilding in Great
80 Algunos autores anglosajones siguiendo Britain, 1838-1950». Scottish Journal of
el trabajo de Paul Knox 1984. Political Economy, 1955, 2, p. 104-132.
81 Harvey, ed. 1999. Para la síntesis que aquí realizo he utili-
82 Así ocurrió en Alemania, donde la tradi- zado la obra de Silva 1997, que se cita más
ción morfológica nunca se interrumpió adelante; la mayor parte de las referencias
del todo, pero quedó muy eclipsada bibliográficas que cito en las notas 94 a
durante las décadas de 1970 y de 1980, 100 proceden inicialmente de dicho
situándose en los márgenes de la disci- trabajo.
plina, Arntz 1998. 95 Como el trabajo de E.W. Cooney.
83 Capel, Geografía humana y ciencias «Capital exports and investments in
sociales 1987, págs. 42 ss. building in Britain and USA, 1856-1914»
84 Esos son los temas de una serie de artí- (Economica 16, nº 64, 1949, p. 347-354).
culos incluidos en la obra editada por 96 H.J. Habakkuk («Fluctuations in house-
Victor Karody con el título Classes sociales building in Britain and the United States
et morphologie, (Halbwachs 1972): «La in the nineteenth century», Journal of
politique fonciére des municipalités», Economic History, 22, nº 2, 1962), S.B.
1908; «Les expropiations et les prix des Saul («Housebuilding in England, 1890-
terrains à Paris, 1869-1900», 1909; «Les 1914», Economic History Review, 15, 1962,
plans d’extension et d’aménagement de p. 119-137), A.G. Kenwood («Residential
Paris avant le XIX e siècle», 1920; «La building activity in north-eastern
population et les tracés des vois à Paris England, 1853-1913», Manchester Scholl.,
depuis cent ans», 1928. 31, 1963, p. 115-128), M. Abramovitz.
85 Título de un artículo de Robert E. Park Evidences of Long Swings in Aggregate
62 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Construction since the Civil War. New son estudios sobre el paisaje urbano,
York: National Bureau of Economic Whitehand estima que «hicieron ver a los
Research, 1964), Parry Lewis (Building geógrafos la necesidad de análisis más
Cycles and Britain’s Growth, London, rigurosos de la relación entre las formas
1965). en el paisaje y los individuos responsables
97 En particular las de Brinley Thomas y de producirlo».
otros: Brinley Thomas. «The demo- 103 Whitehand, The Changing Face of Cities,
graphic determinants in British and 1992; en esta obra se trata de mostrar la
American building cycles, 1870-1913». In relación entre los ciclos económicos y las
Donald McCloskey (ed.) Essays on a fases de expansión urbana.
matury economy. Princeton University 104 Un panorama del desarrollo de esos
Pess, 1971; Migration and Urban Deve- trabajos puede verse en J.W.R. White-
lopment: A Reappraisal of British and hand, The Changing Face 1987 y Ley 1988.
American Long Cycles, London: Methuen, 105 L. Needleman. The economics of housing.
1972; Migration and Economic Growth: A London: Staples Press, 1965.
Study of Great Britain and the Atlantic 106 Sobre la economía de la vivienda destaca
Economy, Cambridge: Cambridge la obra de Needleman (1965), ya citada.
University Press, 1973) y la síntesis de Entre las que señalan esa orientación
Manuel Gottlieb (Long Swings in Urban desde la economía urbana al mercado de
Developement, New York, 1976. la vivienda, las de Brian Goodall. The
98 Stefano Fenoaltea. «International Economics of Urban Areas. Oxford: Perga-
Ressource Flows and construction move- mon, 1972; K.J. Button. Urban Economics.
ments in the Atlantic Economy: the Theory and Policy. London: Macmillan,
Kuznets cicle in Italy, 1861-1913». Journal 1976; Richard Arnott. «Economic Theory
of Economic History, 1988, 48, 3, p. 605- and housing». In Edwin S. Mill (ed.)
637; «El ciclo de la construcción en Italia, Handbook of Regional and Urban
1861-1913: Evidencia e interpretación». Economics. Ámsterdam: Elsevier Sc. Pub.
In Leandro Prados de la Escosura y Vera 2, 1987, p. 959-988; y Richard S. Muth.
Zamagni (eds.). El desarrollo económico «Theoretical issues in housing markets
en la Europa del sur. España e Italia en research». In Allen C. Goodman (ed.).
perspectiva histórica. Madrid: Alianza The Economics of Housing Markets. Chur:
Editorial, 1992, p. 211-252. Harwod, 1989; Buyst, Erik. An Economic
99 Antonio Gómez Mendoza. «La industria History of Residential Building in Beligium
de la construcción residencial: Madrid, Betwen 1890 and 1961. Leuven: Leuven
1820-1935». Moneda y crédito, 1986, 177, University Press, 1992. 307 p.
p 53-81. 107 Véase sobre ello más adelante el capítulo
100 Xavier Tafunell. «La construcción resi- 10 y en el vol. II el capítulo sobre edifi-
dencial barcelonesa y la economía inter- cación.
nacional. Una interpretación sobre las 108 R. Rodgers. Speculative builders and te
fluctuaciones de la industria de la vivien- structure of the Scottish building
da en Barcelona durante la segunda industry, 1860-1914. Business History 21,
mitad del siglo XIX». Revista de Historia 1979.
Económica, 1989, 7, 2, p. 389-93. 109 Richardson 1975, cap. 5.
101 Silva 1997, en especial págs. 155-158, cap. 110 Véase sobre ello Fraser & Sutcliffe 1983.
II, págs. 152 ss., 159 y 162; un resumen 111 Calabi 1996; un marco más general en
de esta obra –de cuyo tribunal tuve el Sutcliffe (1970) 1973.
privilegio de formar parte– en Capel 1998 112 Como muestran los trabajos de Glück
(http://www.ub.es/geocrit/sn-84.htm). (1921), Gertenberg (1922) y Pieper
102 En este sentido el estudio de Craven 1969; (1936), citados por Dickinson 1959, pág.
Whitehand (1992, pág. 2) cita también 23, nota 45.
el trabajo de Aspinall 1982. Aunque no 113 Cid Priego 1955.
NOTAS AL CAPÍTULO 1 63

114 Hasta el punto de que Lucien Fevbre 122 Dio lugar, a partir de los 70, a grupos
publicaba en ellos secciones de «Regards institucionalizados, Everitt, 1973.
sur la géographie». 123 Dyos (ed.) 1968.
115 Annales ESC, 25, nº 4, 1970, pág. 830. 124 Clark & Slack 1972; Clark & Slack 1976.
116 A título de ejemplo, los trabajos de R. 125 Chalkin 1974.
Quenedey 1934; Georges Espinas, con su 126 Briggs 1971, Dyos & Wolf 1973.
Bulletin d’Histoire Urbaine, F. Vossen 127 Como refleja la intervención de Carter y
1947, O. Zunz 1970, Olmo 1989 y 1991. Conzen en reuniones de historia urbana,
Para la consulta de la revista son muy como la de Dyos 1968.
útiles los índices generales correspon- 128 Sus trabajos se han ido publicando desde
dientes a 1929-48, 1949-68, 1969-88 y fines de los años 1950; en particular, Dyos
1989-93. La trascendencia de las investi- 1968; síntesis del tema en Rodgers 1979.
gaciones geográficas para el desarrollo de 129 Silva 1997, pág. 176; también Trowell
la historia urbana fue reconocida 1985.
explícitamente por F. Bedarida 1968. 130 Lescure 1980.
117 Con atención al paisaje rural actual 131 Como el de H. Hobhouse (Thomas
(Hartke 1949), a la reconstrucción de las Cubitt: Master Builder. London: Mac-
ciudades europeas destruidas por los millan, 1971, cit. por Whitehand, 1992).
bombardeos de la segunda guerra 132 Whitehand 1992, p. 3, cita algunos de esos
mundial y otros temas de actualidad. En estudios (por ejemplo, Johns 1971).
el número extraordinario dedicado en 133 Sutcliffe (1970) 1973 y 1984.
1970 a «Histoire et urbanisation» se 134 Rodgers 1992, p. 12-13.
expresa claramente que el historiador 135 Grau 1969, Grau y López 1973, López y
tiene mucho que decir sobre los Grau 1971.
problemas de la ciudad, el origen de sus 136 Arranz 1979 y ss.
patologías y las opciones de planificación 137 Bahamonde y Toro 1978.
(vol. 25, nº 4, 1970, p. 830). 138 Lavedan 1941 y 1952, 1959.
118 Por ejemplo, el examen de la serie 139 Lavedan y Hugheney 1974; Lavedan,
Historical Abstracts, tanto en su serie A Hugheney y Henrat s.f.
(1450-1914) como en la B (1914 hasta 140 Como el alemán Wolfgang Braunfels
hoy), donde aparecen gran número de (1976) 1983, con referencia a las ciudades
entradas sobre la ciudad y la morfología europeas, en las que ha estudiado las
urbana: city, urban, housing, rural-urban, ciudades episcopales, las ciudades repú-
slums, suburbs, towns, urbanization, civil blica, las potencias navales, las ciudades
engineering ..., y amplia atención a la imperiales, las ciudades residenciales y las
arquitectura, planeamiento, renovacion capitales estatales.
urbana, mercado del suelo y otros temas 141 Como el libro del mismo Braunfels
próximos. dedicado a la arquitectura monástica en
119 Puede destacarse en esa línea el vol. II de occidente, o el de Carlrichard Brühl sobre
la History of Birmingham, redactado por Palatium und Civitas, 1975.
Asa Briggs y titulado Borough and City, 142 Entre ellas los diversos trabajos de A.
1865-1938, que significó un hito impor- Bonet Correa citados en la bibliografía;
tante para el desarrollo de una historia sobre su aportación a la historia del
social y política de la ciudad, aunque él urbanismo véase Capel y Tatjer, y la
siempre la consideró «una historia y no bibliografía incluida en los volúmenes de
la historia» de Birmingham (Briggs: Homenaje al profesor Antonio Bonet
«Foreword» en Dyos 1968, págs. V-XI). Correa publicados por la Universidad
120 Un panorama del desarrollo de estos Complutense de Madrid, 1994, vol. I,
estudios en Dyos 1968 y Checkland 1968. págs. 54-88.
121 Como en el estudio de E.R. Dewsnup. The 143 A. Gasparini, Ramón Gutiérrez, Gabriel
Housing Problem in England, 1907. Guarda, entre los arquitectos, a los que
64 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

hay que añadir los de Jorge E. Hardoy, 152 Hagemann y Peets (1922) 1992, pág. 1.
Jorge Luján, el mismo Antonio Bonet, de 153 Jürgens, ed. 1992.
otros campos disciplinarios. 154 Por ejemplo en la obra de Patrick Aber-
144 Ya hemos citado los trabajos del historia- crombie, en cuya edición española se
dor Craven 1969, y el de Carter sobre la incorporó como apéndice el estudio de
toma de decisiones (1970); siguiendo a Santiago Esteban de la Mora sobre «Los
Carter los de G. Gordon pusieron énfasis trazados de las ciudades españolas»,
no solo en el proceso de la toma de Abercrombie 1936.
decisiones, sino también en los que las 155 Entre las más significativas se encuentra,
adoptan; en España deben citarse en ese además de la ya citada de Lavedan, las
sentido los trabajos de Ramón Grau y siguientes: Ashworth 1954, Bardet 1964;
Marina López realizados en los años 1970 en Italia las investigaciones de historia
y 80. urbana dieron pronto lugar a buenas
145 En ese sentido son interesantes los síntesis, entre las que pueden citarse las
estudios sobre la tipología constructiva de C. Aymonino, L. Benevolo y P. Sica,
de corporaciones concretas; como la de bien conocidas en el mundo hispano.
los ingenieros militares, estudiada por 156 En España Torres Balbás junto con Luis
Aurora Rabanal Yus. Cervera Vera, Fernando Chueca Goitia y
146 Especial importancia tiene en ese sentido Pedro Bidagor serían los autores del
la tesis de Manuel Arranz sobre los famoso Resumen histórico del urbanismo
maestros de obras que actuaron en en España (1954) durante mucho tiempo
Barcelona durante el siglo XIX y primera la única presentación de conjunto exis-
mitad del XX. tente en nuestro país. La segunda edición
147 Como la polémica entre ingenieros y incluye un nuevo capítulo de Antonio
arquitectos (con estudios orientados por García Bellido; véase García Bellido, 1982.
A. Bonet Correa). Estudios similares en Uno de ellos, F. Chueca Goitia, realizaría
otros países: por ejemplo, en Gran luego nuevas aportaciones a la historia
Bretaña, Kaye 1960. del urbanismo (Chueca Goitia, 1968).
148 Como, por citar uno relativamente 157 Por ejemplo, la emprendida por E.A.
reciente, el de Donald J. Olsen 1986, un Gutkind con el título de International
estudio comparado de Londres, París y History of City Development (New York:
Viena en el momento de mayor esplendor The Free Press, 1964-72, 7 vols.); el vol.
durante el siglo XIX. El autor ha realizado III se dedica a Urban Developement in
importantes investigaciones sobre Southern Europe. Spain and Portugal
Londres y otros estudios de historia (1957, 527 p.)
urbana, tales como Town Planning in 158 Podemos citar algunos ejemplos. Un
London. The Eighteenth and Nineteenth buen panorama general en Borgwik &
Century, o The Growth of Victorian Hall 1981; podemos destacar las obras de
London. Morini, Gutkind, Reps. En lo que se
149 Como los de Bentmann y Mueller 1975, refiere a España la obra de Manuel
o el de Denis Cosgrove sobre The Guardia, Francisco Javier Monclús y José
Palladian Landscape: Geographical Luis Oyón Atlas histórico de ciudades
Change and its Cultural Representation in europeas, del que lamentablemente sólo
Italy, 1993. han aparecido dos volúmenes (Barcelona,
150 Capel, Sánchez y Moncada 1988, o los Centro de Cultura Contemporánea, vol.
trabajos de Aurora Rabanal, J.M. Muñoz I, Península Ibérica, Barcelona, Salvat,
Corbalán y J. Torrejón. 1995. Vol. II, Francia, Barcelona, 1996).
151 Véanse en la bibliografía las referencias a La publicación de toda la cartografía exis-
diversos trabajos de I. Cerdá; sobre este tente sobre una ciudad es una tarea a la
autor, Tarragó 1976, Soria y Puig 1980 y que se han dedicado los arquitectos, ayu-
García-Bellido 2000. dados a veces por otros especialistas. En
NOTAS AL CAPÍTULO 1 65

España el Atlas de Barcelona (Galera, 166 Por Manuel de Solá-Morales, Emili


Roca y Tarragó 1972 y 1982) fue el pri- García, Ignacio Paricio, Mercedes Tatjer
mero de una larga serie de publicaciones y otros; el trabajo recibió el Premio
posteriores sobre Madrid (COAM 1979), Nacional de Urbanismo en 1985.
Lérida (Llop 1995), Guipúzcoa (Gómez 167 Además del mismo Manuel Solá-
Piñeiro y Sáez García 1999) y otras. Morales, Joan Busquets, Antonio Font,
159 Es el caso de M. Zapatero y sus estudios Miquel Domingo, José Muntañola,
sobre la fortificación abaluartada, del Gómez Ordóñez, Amador Ferrer se
padre Gabriel Guarda (1990), de Ramón cuentan entre los que han realizado mas
Gutiérrez, por citar unos pocos ejemplos destacadas aportaciones.
especialmente significativos. 168 Entre los que se cuentan Paolo Maretto,
160 Como muestran los trabajos de Francisco Giancarlo Cataldi, Gian Luigi Maffei,
Javier Monclús, José Luis Oyón, Manuel Maria Grazia Corsini, Giuseppe Strappa.
Guardia y Albert García Espuche, y la 169 Caniggia (1979) ed. 1995, pág. 29-30, y
revista Historia Urbana, que aunque de pág. 39.
carácter interdisciplinario está impulsada 170 Me refiero a autores como M. Campos
por arquitectos. Venutti, M. Tafuri, C. Aymonino y L.
161 Solá-Morales, Manuel de (y otros) 1973- Benevolo, ampliamente citados en esta
74; véanse también las otras referencias obra.
de este autor citadas en la bibliografía. 171 Así, por ejemplo, lo valora Meyer 1999,
162 Como advierte A.E.J. Morris en Historia pág. 17.
de la forma urbana, 1992. 172 Capel 2000 («El geógrafo y las periferias
163 Como la de John W. Reps, profesor del urbanas. Reflexiones para arquitectos).
Departamento de Historia del Desarrollo 173 Delevoy 1978; en particular L. Krier «The
y Planeamiento Urbano en la Escuelaa de reconstruction of European city», págs.
Arquitectura, Arte y Urbanismo en la 38-42.
Universidad de Cornell, autor de varias 174 Krier & Coulot (eds.) 1980, y en
obras fundamentales como The Making particular Léon Krier «Manifesto: the
of Urban American, 1965 (reed. 1992) y reconstruction of the European city or
Cities of the American West. A History of anti-industrial resistence a global
Frontier Urban Planning, 1979, project», y L. Krier, «Forward comrades,
164 En la primera ciudad han tenido una acti- we must go back», Oppositions, nº 24,
vidad especialmente fructífera Fernando Spring 1981.
Terán, autor de obras indispensables para 175 El ideal de Le Corbusier y de otros
el estudio del planemiento urbano y la arquitectos racionalistas ligados a los
morfología en España, y Carlos Sam- CIAM, véase capítulo 10.
bricio, especialista reputado en las ciuda- 176 Manuel de Solá-Morales 1993.
des de la Ilustración y que ha hecho tam- 177 Gaja 1995, pág. 58.
bién importantes aportaciones a la histo- 178 García-Bellido 1999; un resumen y
ria del urbanismo contemporáneo. En comentario de esta tesis en Capel 1999
Barcelona es de destacar la labor de Ma- (http://www.ub.es/geocrit/b3w-168.
nuel Ribas Piera, Manuel de Solá-Morales htm); y contestación del autor en Biblio
y otros miembros de LUB, a los que nos 3W (http://www.ub.es/geocrit/b3w-171)
referiremos ampliamente en esta obra. 179 Por ejemplo, la excelente historia del
165 La reedición de dicho programa por la derecho urbanístico español realizada
UPC permite disponer de ese texto, y por Martín Bassols 1973.
valorar lo que en su momento representó; 180 Además de la obra citada, otras del
Manuel de Solà-Morales. Les formes de mismo autor contribuyeron luego a pro-
creixement urbà, Barcelona, Edicions fundizar en el tema (Lynch 1981, 1990).
UPC, 1993, con una introducción del 181 Un panorama general en Capel 1973.
autor y textos nuevos. 182 Laurie (1975) 1983, pág. 11.
66 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

183 Laurie 1983. 195 La de Kate Nesbitt, Theorizing a New


184 Ribas Piera 1995, pág. 22. El número de Agenda for Architecture. An Anthology of
la revista Ciudades en que se incluye este Architectural Theory 1965-1995, 1996.
artículo está dedicado a «La enseñanza 196 Glusberg 1991, pág. 80 y todo el capítulo
del urbanismo. Una perspectiva euro- «Deconstrution en action»; de manera
pea», con estudios sobre España, Ale- similar en Jencks 1990 («Deconstruction.
mania, Francia, Gran Bretaña e Italia The Soud of one mind laughin, or the
(Universidad de Valladolid, Instituto de solipsist’s delight», p. 203 y ss.). También
Urbanística, vol. 2, 1995). Luis Fernández-Galiano ha hablado de la
185 En la nueva edición de su manual Harold actual «fase gaseosa» de la arquitectura
Carter, incopora ya la renovación de los (El País 23.XII.2000, Babelia pág. 21).
estudios morfológicos que procede de los 197 F. de Terán 1997, pág. 22; y Capel 2001,
trabajos de Whitehand. pág. 51.
186 Gaja 1995, pág. 63. 198 Moudon 1997.
187 Por ejemplo, Aguiló 1999. 199 Entre ellas la de M.R.G. Conzen (1998)
188 Desde los trabajos de David Lowenthal, que propone dar a la morfología urbana
especialmente innovadores. una base filosófica a partir de la obra de
189 En donde han sido muy influyentes los Ernst Cassirer y en especial de sus con-
trabajos de Georges Bertrand, que en ceptualizaciones de substancia, función
España han sido muy seguidos por el y cultura.
grupo de María de Bolós en el departa- 200 Dirigida por José Luis Piñón y con un
mento de Geografía de la Universidad de consejo de redacción en el que predo-
Barcelona; una valoración de los mismos minan arquitectos, geógrafos e historia-
en Grau 1985. dores: Alfonso Álvarez Mora, James
190 Lowenthal 1968. Amelang, Carmen Blasco, Antonio
191 Cosgrove 1984. Collantes de Terán, Mª Rosa Jiménez,
192 Por ejemplo, desde la obra de Italo Rafael Mas Hernández, Javier Monclús y
Calvino Las ciudades invisibles, publicada Trinidad Simó, con la colaboración de
en 1972 y de la que existen traducciones Alfonso Álvarez Mora, Santos Madrazo,
a otras lenguas (inglés 1974, español José Luis Oyón, Manuel Valenzuela y
1983), lo que la hizo muy conocida por Mercedes Tatjer.
los arquitectos. 201 Entre los itinerarios didácticos urbanos
193 G. Kearns, en Kearns y Philo 1993, cap. puede destacarse el de Fernández,
3. Hernández, Tatjer y Vidal 1985.
194 Por ejemplo, en la interpretación de 202 Bohigas 1986, pág. 42.
Fernando de Terán, 1984; compárese con 203 Ver sobre estas pretensiones Cervellatti
la Capel 1981 (cap. 9), en lo que se refiere 1983, en Ciardini y Vallini: Los centros
a la evolución de la geografía. históricos.
2. El análisis morfológico y los
elementos del plano de la ciudad

El plano es un elemento esencial en el análisis morfológico. En este capítulo


consideraremos el paisaje como un reflejo de la cultura, de la economía y de las
funciones urbanas, y examinaremos algunos conceptos básicos en relación con las
diferentes dimensiones de su estudio y de su transformación; también aludiremos
a los usos del suelo y a las fuentes para el estudio de la morfología urbana.

EL PAISAJE COMO REFLEJO DE LA CULTURA, LA ECONOMÍA Y LAS FUNCIONES

Cuando se habla de las ciudades a escala mundial se oscila entre la unificación de


todas en un solo tipo y la impotencia para clasificarlas en tipos claros y bien
definidos. «No hay límites a la diversidad», escribieron dos geógrafos enfrentados
a esa tarea en un conocido manual de geografía urbana1; tras lo cual optaron por
presentar las ciudades por ámbitos geográficos y mostrar precisamente esa infinita
variedad: ciudades de Europa, en las que se sienten obligados a distinguir entre las
nórdicas, las de Europa central y occidental, las mediterráneas y las de Europa
oriental; ciudades de la URSS, con separación entre las de Rusia tradicional y el
Asia soviética; ciudades de América y Australia, con distinción en aquel continente
entre las situadas al norte y al sur del río Grande; las del norte de Asia y el Asia
periférica, con cuatro tipologías: ciudades de Asia septentrional, del Oriente Medio,
del S y SE asiáticos, y del Extremo Oriente; y finalmente, las ciudades de África al
sur del Sáhara. Sin duda, una clasificación «geográfica» en la que domina la variable
espacial y en la que para cada tipo se mezclan rasgos culturales, económicos,
históricos y sociales, combinados con las características de las condiciones naturales,
especialmente el clima y el terreno.
La descripción de la morfología de las ciudades permite ver, sin duda, esa rica
y enorme diversidad de los paisajes urbanos. Porque éstos reflejan efectivamente,
y a la vez, la evolución histórica, la cultura, las funciones económicas y el bienestar
de la población. Pero también es posible realizar clasificaciones que pongan énfasis
en un criterio diferenciador determinado. Al igual que ocurre en las taxonomías,
según el criterio que se utilice la misma ciudad caerá dentro de uno u otro grupo,
asociada con ciudades diferentes.

Paisaje y elementos culturales

Es muy frecuente al hablar de ciudades que éstas se clasifiquen en distintos tipos


cuya unidad viene dada por rasgos culturales. Se alude así a la ciudad china, la
68 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

ciudad europea, la ciudad islámica, la ciudad iberoamericana y otras. Las distin-


ciones en esos casos tienen que ver con características culturales diversas, tales
como las formas religiosas y las normas sobre el culto, que suponen diferencias en
la configuración de los espacios sagrados (mezquitas musulmanas, iglesias
cristianas, templos budistas, etc.) y en su uso; o las formas de utilización de la calle
y de los espacios públicos en general, con importantes matices en la diferenciación
de lo público y lo privado. También es posible relacionar esas disparidades con
elementos artísticos tradicionales, que pueden identificarse a través de la historia
del arte. Todo ello contribuye a establecer paisajes urbanos específicos, que se
reconocen fácilmente en la imagen visual. Una imagen que se ha ido fijando desde
hace tiempo en las descripciones de viajeros y en las representaciones gráficas y
fotográficas de paisajes del mundo, en donde la ciudad aparece claramente
individualizada no solo por sus edificios de valor artístico sino también por los
tipos humanos, las vistas panorámicas y las formas de trabajo. Las obras de
geografía, los relatos de viajeros y las colecciones de fotografías contribuyeron a
partir del siglo XIX de forma importante a la amplia difusión popular y a la fijación
de dichas imágenes hasta configurar tipos fácilmente reconocibles2.
El concepto de cultura ha dado lugar a amplios debates, especialmente en el
campo de la antropología3. En cuanto se piensa en el tema, en seguida se ve que en
esa matriz cultural que permite caracterizar «el patrimonio singularizador» de los
distintos grupos humanos (en expresión de A.L. Kroeber) hay dimensiones
propiamente culturales –en las que se incluyen la religión, la lengua y la «concepción
del mundo»– y elementos que tienen que ver unas veces con estructuras sociales
(las costumbres, el derecho) o económicas (las formas de trabajo, los objetos
producidos), y otras con factores de tipo ambiental (desde la dieta a las adaptaciones
climáticas).
Todas estas diferencias han sido percibidas y estudiadas desde hace tiempo
por la geografía cultural, que identifica formas culturales que tienen un reflejo en
la morfología del paisaje4.
Tendremos ocasión de hablar en esta obra de algunas de esas características
–por ejemplo, al aludir a la ciudad islámica, o la ciudad iberoamericana– y a su
traducción morfológica.

Paisaje y desarrollo económico

Junto a los rasgos culturales, se refleja igualmente en la morfología el desarrollo


económico, es decir, las formas económicas de subsistencia y de explotación de la
tierra, la apropiación del excedente, las diferencias de renta de los individuos y de
los grupos sociales.
Puede hablarse de un paisaje de la riqueza y de la pobreza, con características
morfológicas diferenciadas entre sectores ricos y pobres de la ciudad. Dichos rasgos
se reflejan en la calidad constructiva de los edificios y en los espacios públicos. Y
hacen similares con gran frecuencia a los barrios de las clases populares de todas
las ciudades del mundo.
EL ANÁLISIS MORFOLÓGICO Y LOS ELEMENTOS DEL PLANO DE LA CIUDAD 69

El sistema económico introduce desigualdades, tanto en las ciudades de los


países ricos, donde algunos autores hablan hoy de la aparición de una ciudad
fragmentada, como en las de los menos desarrollados, donde ha sido normal aludir
a la existencia de una economía dual5. En unas y otras ciudades se acusan los
contrastes y las fracturas: por un lado los paisajes de pobreza (barrios de barracas,
favelas, bidonvilles, centros históricos degradados) y como contraste los paisajes
de la riqueza (barrios burgueses, áreas de chalets unifamiliares con jardín, country
clubs, barrios cerrados, etc.). Pero junto a ellos existen también otros matices:
paisajes de barrios obreros o populares, de las clases medias, de los guetos.

Paisaje y funciones urbanas

Es posible identificar asimismo tipos de paisajes asociados a la actividad económica.


Se habla así del paisaje de la industria (polígonos industriales, áreas industriales
en la ciudad), del paisaje del comercio, (calles comerciales, mercados urbanos y
centrales, galerías comerciales, hipermercados), del paisaje del ocio (cines, teatros,
jardines, parques, etc.), del paisaje de los espacios dedicados al transporte y las
comunicaciones (estaciones de ferrocarril, de autobuses, puertos, aeropuertos). El
estudio de las funciones económicas de la ciudad puede realizarse, pues, a través
de los usos del suelo.
En ocasiones esas actividades son tan decisivas para la ciudad que la impregnan
totalmente, y así los geógrafos han podido hablar de la ciudad industrial, de la
ciudad capital administrativa (e incluso de la ciudad capital de provincia, que en
España contaría con el gobierno civil, la diputación, la audiencia, las oficinas de
hacienda, los casinos ...), de la ciudad comercial, de la ciudad universitaria, o de la
ciudad especializada en el ocio, el recreo o el turismo, cada una con su paisaje
específico. Intuitivamente nos damos cuenta de que los elementos asociados a
dichas actividades, tienen que ver no solo con los edificios vinculados a lo que
podemos llamar las actividades básicas o esenciales6, sino también a las actividades
de servicio urbano y a los tipos de residencia de la población vinculada a unas y
otras.
Hay una clara relación entre morfología y espacio social. Como ya se ha dicho,
puede afirmarse que la forma urbana es un producto social, está producida por
personas y grupos sociales a través de procesos que pueden detectarse mediante el
análisis. El estudio de la morfología no puede realizarse sin tener en cuenta dichos
agentes y procesos, a los que dedicaremos amplia atención en esta obra.
De todas maneras, si la relación continente-contenido es en general fuerte, eso
no excluye que en ocasiones la morfología no refleje totalmente las dimensiones
económicas y sociales o, más aún, que pueda cambiar el contenido y permanezca
el continente. A veces la morfología de las construcciones aparentemente es la
misma, por la difusión de determinados modelos arquitectónicos, pero en realidad
las diferencias entre las viviendas son grandes por la distinta valoración social y
por el equipamiento existente; es lo que ocurre con la difusión de modelos de la
arquitectura racionalista, que permiten construir edificios con formas similares
70 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

para grupos sociales de rentas muy distintas. De manera similar pueden prestarse a
confusión las fábricas obsoletas conservadas como almacenes o viviendas, los polí-
gonos industriales convertidos en discotecas o las industrias ocultas en el interior
de las manzanas de viviendas y que dan al espacio la apariencia de un área residencial
(por ejemplo en los cascos antiguos o en los ensanches). Aunque es muy probable
que en todos esos casos la calidad de los materiales, el equipamiento y pequeños
detalles morfológicos permitan al observador atento percibir las diferencias sociales
o funcionales que existen por debajo de las apariencias superficiales.

LAS DIFERENTES DIMENSIONES DEL ESTUDIO DEL PLANO

La morfología de la ciudad está conformada por el plano, por los edificios y por
los usos del suelo. Dedicaremos ahora atención al primero.

Los componentes del plano urbano

Tal como desde los años 1960 han destacado diversos autores7, el estudio morfo-
lógico del plano no puede limitarse solo a la trama viaria representada en el mismo,
sino que ha de prestar atención también a otros elementos que son igualmente
esenciales en su configuración.
El plano, en efecto, se define por cuatro complejos distintos de elementos:
ante todo, (1) las calles y su asociación mutua en un sistema viario; pero también,
(2) las manzanas delimitadas por calles, y formadas por agrupaciones de (3) parcelas
individuales que sirven de soporte a los edificios, cuyas (4) plantas tienen igual-
mente un reflejo en el plano de la ciudad si lo examinamos a una escala adecuada;
así se percibe claramente, por ejemplo, en algunos planos realizados desde mediados
del siglo XIX (como los cuarterones de Garriga y Roca, en el caso de Barcelona) y en
los mapas catastrales.
Las investigaciones de geógrafos y arquitectos han mostrado que las formas
fundamentales del plano y que tienen mayor significado funcional son las calles, y
especialmente aquellos ejes básicos que unen polaridades destacadas en el tejido
urbano. Tienden a actuar como marcos morfológicos que condicionan la génesis
y el crecimiento de las formas subsiguientes. Desde ellas pueden trazarse luego
vías perpendiculares para la construcción de edificios, y unas y otras pueden estar,
a su vez, conectadas posteriormente por nuevos ejes de conexión8.
La manzana es, junto con la trama viaria, el elemento más visible en el plano
de la ciudad. Ildefonso Cerdá puso énfasis en la importancia de unas y otras al
hablar de vías e intervías en su Teoría general de la urbanización9. Las denomi-
naciones que se usan para designarlas aluden a su condición de isla rodeada de
calles (fr., îlot; cat., illa) o a su aspecto exterior de edificación maciza constituida
por varias casas contiguas (in., street-block; al., Häuserblock). En cuanto a las
«cuadras» de las ciudades hispanoamericanas deben su nombre, evidentemente, a
la forma cuadrada derivada del diseño ortogonal del plano urbano.
EL ANÁLISIS MORFOLÓGICO Y LOS ELEMENTOS DEL PLANO DE LA CIUDAD 71

En el interior de las manzanas las parcelas o lotes constituyen –más incluso


que las manzanas– el elemento básico de la construcción de la ciudad. Estas
particellae, o «partecitas», son en la terminología catastral de origen romano las
partes de distinto dueño, y constituyen efectivamente las áreas que delimitan la
unidad esencial del suelo urbano: su configuración es el determinante básico de la
edificación.
La edificación, en efecto, se realiza en el interior de una parcela. Se adapta a la
forma y dimensiones de la misma y, cuando su tamaño no es el apropiado, obliga
a operaciones de reparcelación, por compra o división de parcelas. Lo normal en
un primer momento es la edificación de solo un sector de la parcela, bien en la
parte anterior que da a la calle, lo más frecuente, bien en la posterior, dejando un
patio delantero. La tendencia general ha conducido hacia el aumento de la
edificabilidad, con extensión sucesiva de la construcción sobre el interior de la
parcela, un proceso solamente limitado –y ello, sobre todo, ya en época
contemporánea– por las ordenanzas de edificabilidad.
Desde luego, estos complejos de calles, manzanas, parcelas y edificios no existen
aisladamente sino que están interconectados en su origen y evolución, integrados
en complejos que tienen una dimensión espacio-temporal. Dichos complejos no
son estáticos, sino que tienen un dinamismo que afecta de forma diferente a los
elementos que lo componen, cada uno de los cuales condiciona las relaciones físicas
y significados funcionales de los otros10. En su conjunto constituyen el tejido urbano,
formado por la trama de las calles y la urdimbre del parcelario y de las manzanas
con sus edificios y usos.
Sobre un plano definido por calles, manzanas y parcelas se construyen los
edificios y se disponen los usos del suelo. Los distintos aspectos están relacionados
genéticamente, es decir surgen y evolucionan de manera simultánea. También están
relacionados funcionalmente, ya que existen asociaciones específicas entre
funciones y morfología: por ejemplo, una fábrica necesita de parcelas grandes,
mientras que las parcelas estrechas y alargadas están asociadas normalmente a
una tipología de viviendas.
Pero, según se ha señalado desde hace tiempo11, existen diferentes tiempos de
respuesta del plano, de los edificios y de los patrones de uso a los cambios en las
exigencias funcionales de la ciudad.
Las calles, las manzanas y, en menor medida, las parcelas son más conserva-
doras. Tienden a reflejar tenazmente las formas anteriores de propiedad e inversión
de capital. Así presentan una mayor variedad y cantidad de formas tradicionales
(por ejemplo romanas y medievales hasta mediados del siglo XIX, e incluso hasta
hoy) y contribuyen a la estratificación histórica del paisaje.
Los edificios se pueden modificar más fácilmente que los anteriores elementos,
aunque también suponen una inversión de la que es costoso prescindir. La
utilización del suelo responde, en cambio, más fácilmente a los impulsos de la
transformación funcional; por eso la permanencia histórica de sus patrones de
distribución es mucho más débil.
72 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

El estudio del plano debe conducir al reconocimiento y la comprensión de la


estructura de conjunto de la ciudad.
Los arquitectos han enriquecido este debate sobre las relaciones entre los
distintos elementos. Algunos han intentado elaborar una teoría de la forma física,
distinguiendo entre los elementos, que son las unidades de forma, y los procesos.
Así lo hizo Manuel Solá-Morales en el ya citado programa de trabajo del Laboratorio
de Urbanismo de Barcelona12. Según este autor las diversas maneras de organizar
calles, solares y edificios (infraestructuras, parcelas y tipos edificatorios) son
esencialmente tres, a saber: la urbanización, la parcelación y la edificación. Éstas
pueden realizarse en orden diferente y de manera total o incompleta, en tanto que
distintas entre sí, con leyes diferentes, con ritmos y condicionamientos sociales e
históricos también dispares. Es la actuación combinada de los tres procesos lo que
da lugar a las «formas urbanas».
Esa distinción es sobre todo importante para entender, como han hecho los
arquitectos del LUB, la formación de tejidos diferenciados en la expansión urbana.
Si en la construcción de un ensanche como el de las ciudades españolas los tres
procesos se dan de forma independiente y sucesiva (parcelación, urbanización y
edificación), en las hileras suburbanas se producen en un orden distinto (urbani-
zación, parcelación y edificación) y en otras se dan de forma incompleta o parcial
(parcelación + edificación en la urbanización marginal; solo edificación en el
barraquismo) o totalmente simultánea (como en los polígonos de viviendas)
(Figura 2.1). Analizar la forma urbana en toda su variedad supone, según eso,
entenderla como resultado de ideas y proyectos sobre la urbanización, la parcelación
y la edificación.

Manzanas y parcelas

Trama viaria y manzanas constituyen elementos bien visibles y esenciales del plano.
Nos ocuparemos ahora de estas últimas y de su subdivisión en parcelas, antes de
prestar atención a las calles.
El análisis parcelario constituye, como hemos visto, un elemento indispensable
en el estudio de la morfología. El parcelario nos remite, ante todo, a la estructura
de la propiedad, y su génesis debe explicarse a partir de ella. Pero también es esencial
para entender los usos del suelo. El parcelario existente supone limitaciones o
posibilidades para determinados usos. Por ejemplo: si la propiedad está muy
fragmentada, eso representa un obstáculo para la implantación de grandes
industrias. Sin duda, con recursos disponibles y con un objetivo claro pueden
adquirirse todas las parcelas que se desean o necesitan, pero eso siempre es costoso
y difícil; y puede haber también dificultades como resultado de limitaciones
jurídicas o de la voluntad de los propietarios.
El parcelario antiguo se modifica y remodifica –es decir, se reparcela– en
función de las necesidades impuestas por las exigencias económicas, productivas
o sociales. El uso del suelo previsto determina la división parcelaria que se efectúa
–o la reparcelación que se impulsa.
EL ANÁLISIS MORFOLÓGICO Y LOS ELEMENTOS DEL PLANO DE LA CIUDAD 73

Parcelación Urbanización Edificación

Ensanche

Hileras suburbanas

Urbanización marginal

Ciudad jardín

Barracas

Polígonos

Fig. 2.1 Las tipologías estructurales del crecimiento urbano: combinación de los
procesos de urbanización, parcelación y edificación en las distintas tipologías
morfológicas de crecimiento. Propuesta de Manuel de Solá-Morales en 1971,
reproducida en Les formes de creixement urbà (1993, pág. 23)
74 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Manzanas y parcelas tienen formas y dimensiones diversas, cuya génesis y cuya


lógica hay que descubrir.
Es importante la fragmentación en parcelas, y también su regularidad o
ausencia de ella. Puede observarse en la urdimbre parcelaria la influencia de las
formas rurales preexistentes, de los tamaños de las fincas y de las explotaciones
agrarias. Y eso hasta el punto de que en muchas ocasiones es posible reconstruir a
partir de ellas el paisaje rural preexistente.
El estudio del parcelario exige una investigación histórica con fuentes fiscales
y catastrales, mapas antiguos, amillaramientos y documentos del registro de la
propiedad. Es un trabajo a la vez de historiador y geógrafo. En todo caso, difícil-
mente se entiende el parcelario actual sin conocer su génesis y evolución. El análisis
del plano parcelario debe extenderse a la reconstitución de las parcelas antiguas y
a su evolución posterior hasta la parcelación actual, a través de sucesivas reparcela-
ciones. Aunque las parcelas que dan a la calle ofrecen mayores posibilidades cons-
tructivas, es importante conocer asimismo la disposición y la génesis de las parcelas
interiores y el acceso a las mismas, ya que pueden dar lugar a usos diferenciados.
Por ejemplo, en los cascos antiguos y ensanches del XIX es en ellas donde frecuen-
temente se implantaron los usos industriales o de almacenamiento, que no podían
competir con las viviendas en los tramos que dan a la calle; o donde, ocasionalmente,
se construyeron conjuntos de casas elementales para grupos populares, a los que
se accede por un pasaje o por la puerta de un edificio con servidumbre de paso.
La importancia del parcelario se fue descubriendo, como hemos visto13, en
relación con los estudios sobre las estructuras rurales prexistentes y la evolución
de las formas urbanas, tal como hizo en Francia Jean Tricart en los años 1950. Casi
simultáneamente en EEUU y en Gran Bretaña se iniciaba la utilización de los
catastros preurbanos para reconstruir la evolución de las ciudades y se estudiaban
la propiedad del suelo y la parcelación como factores esenciales para entender
algunos aspectos del desarrollo urbano14. También los historiadores y arquitectos
se han interesado por el tema de forma más o menos paralela15.
A través de la parcelación el suelo rústico se transforma en urbano. En ese
proceso tiene singular importancia el papel de los caminos. Generalmente se parcela
en primer lugar el suelo rústico cercano a alguna vía de comunicación: un antiguo
camino agrícola, una ruta ganadera (por ejemplo, una cañada), un paseo que parte
de la ciudad, una carretera local (por ejemplo, construida hacia alguna entidad de
poblamiento o hacia equipamientos periféricos). A partir de esa estructura viaria
se diseña un trazado que divide el suelo en calles y manzanas, y define solares con
fachada a las calles, de dimensiones uniformes o heterogéneas, según el cárácter
de la parcelación.
El tipo de propiedad y su extensión, así como las características topográficas
del terreno, dan lugar a tipologías parcelarias diferentes, que influyen luego en las
formas de expansión de la urbanización. Si hay grandes propiedades, y grandes
explotaciones, ello puede facilitar la construcción de polígonos industriales,
aeropuertos y otros grandes equipamientos. Muchos polígonos de viviendas
construidos en los años 1950 y 60 en ciudades españolas lo fueron sobre grandes
EL ANÁLISIS MORFOLÓGICO Y LOS ELEMENTOS DEL PLANO DE LA CIUDAD 75

fincas agrarias adquiridas en bloque por la administración pública, cuyo nombre


anterior puede pervivir tras la operación inmobiliaria (por ejemplo, Can Serra en
Hospitalet de Llobregat).
Las parcelas se agrupan, como hemos dicho, en manzanas, las cuales pueden
ser consideradas en sí mismas, prescindiendo momentáneamente de la trama y
prestando atención a su forma (regulares o irregulares), tamaños y disposición
parcelaria (con frente de fachada o interiores).
El estudio de la evolución del parcelario puede hacerse a partir de los mapas
catastrales antiguos y modernos. La documentación catastral posee un gran interés
para el conocimiento de la estructura urbana de las ciudades16.
Como ejemplo hispano de esa documentación catastral histórica puede citarse,
por su especial relevancia, la generada por el catastro del marqués de Ensenada a
mediados del XVIII. En especial la Planimetría general de Madrid, realizada entre
1749 y 1774 en el marco de las medidas adoptadas por el ministro de Fernando VI
para la reforma de la Real Hacienda, y que constituye la mejor muestra de catastro
urbano de todo el Antiguo Régimen en España. La obra dio lugar a planos de las
557 manzanas de la ciudad de Madrid, con un total de 7.800 descripciones de
casas de la ciudad. De cada una de dichas casas se da en el Libro de Asientos
complementario una detallada información sobre numerosas características de
las parcelas: el propietario, los dueños anteriores, el plano, la configuración del
inmueble, las dimensiones, la calidad de la edificación, los inquilinos, los derechos,
privilegios y cargas, y así hasta un total de una veintena de características17.
El análisis de esta rica documentación nos revela datos de gran interés sobre la
estructura urbana de una ciudad europea preindustrial como era el Madrid de
mediados del siglo XVIII. Nos proporciona un panorama de una capital dieciochesca
con la gran extensión de los conventos y palacios, así como de la propiedad urbana
de unos y otros. La estructura de las manzanas muestra formas regulares e
irregulares, y distribuciones parcelarias diversas. Daremos algunos ejemplos gráficos
y de la información que la acompaña, como aproximación a la historia del parcelario
urbano (Figura 2.2).
La descripción empieza en la puerta de Atocha con la manzana 1, en la que se
encontraba el Hospital General de Madrid, actual Museo Reina Sofía. La manzana
2 muestra una situación más compleja. Tras señalar su delimitación, se indican las
seis parcelas que la componían, con los privilegios obtenidos al quedar exentos de
la regalía de aposento, en las fechas que se indica en cada caso, y previo el pago de
la cantidad que se señala, así como la nueva valoración catastral que se fijó tras la
visita fiscal:
De esta forma se va dando la información sobre las 557 manzanas citadas, una
información que resulta extraordinariamente valiosa para el conocimiento de la
estructura urbana (Figura 2.2).
Por limitarnos ahora a la forma de las parcelas, se comprueba que existen
manzanas cuya parcelación refleja las estructuras rurales preexistentes, y otras que
muestran claramente una división geométrica realizada expresamente para la venta
como parcelas urbanas. También se observa el tamaño diferente de las parcelas; las
76 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Fig. 2.2 Diversos tipos de manzanas madrileñas en 1757,


según Planimetría general de Madrid hecha de orden de S.M., libro I.
Se trata de las manzanas 169, 143, 1 y 160 a las que se alude en el texto y en las notas
EL ANÁLISIS MORFOLÓGICO Y LOS ELEMENTOS DEL PLANO DE LA CIUDAD 77

Manzana 2ª (calle de Atocha)


1. Es el Hospital de la Pasión, que con un arco se une con el General; y en lo antiguo se
visitó en cabeza de don Juan Gaytan de Ayala, con la expresión de tener dos puertas, la una
a la calle del Niño, y ser compuesta, por lo cual y el destino que tiene no paga carga ni
produce alquileres. Renta: 0; carga: 0.
2. Es la Cárcel Real de la Galera, visitada en lo antiguo a nombre de don Juan de
Gaytan de Ayala, con la expresión de tener dos puertas, la una a la calle del Niño, y ser
compuesta por lo cual, y el destino que tiene, no paga carga ni produce alquileres. Renta: 0;
carga: 0.
3. Al conde del Sacro Imperio pertenece esta casa, y en lo antiguo a don Diego Plazuela,
quien ganó privilegio con 750 maravedís de tercia parte, y 1.125 de los réditos de un censo
de 100 ducados de principal en 30 de agosto de 1622. Y resultando hallarse incorporados
en ella 1.262 pies 1/2 más de los compuestos se le gravó con 6 ducados desde 1 de julio de
1750. Renta: 360; carga: 5.100.
4. Al mismo conde del Sacro Imperio pertenece esta casa, y en lo antiguo fue de don
Agustín de Oliva, y Juan Fernández, con 272 maravedís de tercia parte; y por no gozar de
privilegio se le han aumentado 4.828 maravedís desde 1 de julio de 1750. Renta: 588; carga:
5.100.
5. A la congregación de Nª Sra. de la Natividad, sita en la bóveda de la casa profesa
pertenece esta casa, que en lo antiguo fue de Juan de Pala con 2.650 maravedís de tercia
parte; y por no gozar de privilegio se le aumentaron 7.575 maravedís desde 1 de julio de
1750.
6. A la congregación del Smo. Cristo de la Agonía, y Nª Sra. de las Angustias, sita en el
Hospital de la Pasión de esta Corte, y en lo antiguo a Jerónimo Martínez, que privilegió
Alonso de Encinas en 16 de diciembre de 1643 con 3.375 maravedís. Y habiendo resultado
hallarse incorporados en ella 5.278 pies más de los compuestos se les gravó con 4.875
maravedís desde 1 de julio de 1750. Renta: 1454; carga: 8.250.
7. Al convento de Nª Sra. de Atocha pertenece esta casa, y en lo antiguo fue de Juan de
Urosa, quien la privilegió en 16 de febrero de 1634 con 1.125 marvedís de tercia parte. Y
habiendo resultado hallarse incorporados en ella 4.374 pies 3/4 más de los compuestos se
les gravó con 3.400 maravedís desde 1 de julio de 1750. Renta: 1.100; carga: 4.525.

más pequeñas corresponden a casas populares y, en algún caso también, a tiendas,


sobre todo en las calles centrales, mientras que las grandes corresponden a palacios
y conventos.
La Planimetría general de Madrid muestra la intensa trasformación de la
estructura parcelaria como resultado de adquisiciones para la constitución de
monasterios, fundaciones pías y palacios nobiliarios18. Junto a algunas manzanas
en las que se percibe claramente esa estructura expansiva de conventos o nobles,
en otras se notan procesos de subdivisión parcelaria; y también parcelaciones
irregulares de clara procedencia rural, y parcelaciones regulares que muestran una
división geométrica del espacio para su aprovechamiento inmobiliario.
El tratamiento de toda la información contenida en la Planimetría de 1764 ha
sido objeto de elaboración y análisis por parte de varios investigadores, historiadores
y geógrafos19. Especial interés tiene el estudio realizado por Tomás Cortizo. Según
sus cálculos en total las 557 manzanas suponen, excluyendo viales, una cifra de
78 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

clero nobleza

Fig. 2.3 La propiedad eclesiástica y nobiliaria en Madrid en 1764,


a partir de los datos de la Planimetría general de Madrid.
Datos elaborados por Tomás Cortizo (Ería, 1992, págs. 76-77)

563 ha, aunque en ella están incluidos el Real Sitio de El Retiro, el monasterio de
los Jerónimos, el convento y olivar de Atocha y la ermita y campo de San Blas. Aun
con estas reservas, el resultado del análisis es impresionante y permite comprobar
que el 31 por ciento eran propiedad de la Iglesia (clero secular y regular, fundaciones
pías), el 21 por ciento pertenecían a títulos nobiliarios y mayorazgos; el 24 por
ciento a la Corona y a la Villa de Madrid; y solo un 24 por ciento pertenecía a otros
propietarios (Figura 2.2 ).
Si de la cifra anteriormente citada, las 563 ha, se excluyen las que tienen un
dudoso carácter urbano, la superficie totalmente urbana es de 348 ha. De ella,
2.582 parcelas, que suman 127 ha, es decir el 36 por ciento de la superficie urbana,
pertenecían al clero, de las cuales 21,9 por ciento al clero regular, y el resto hasta el
36 por ciento perteneciente al clero secular, Memorias y obras pías, hermandades
y cofradías y a hospitales.
Los nobles eran propietarios de 563 parcelas, que sumaban 62,3 ha, es decir
del 17,9 por ciento del suelo urbano, a lo que debía sumarse 184 parcelas propiedad
de mayorazgos (2,7 por ciento más). La Corona poseía 73 parcelas (2, 5 por ciento)
y la Villa de Madrid 39 (2 por ciento del total). Así pues esos propietarios privados
y públicos poseían el 61 por ciento del suelo urbano. El resto, es decir 4.093 parcelas,
que sumaban 136 ha (39 por ciento del total) era de otros propietarios.
EL ANÁLISIS MORFOLÓGICO Y LOS ELEMENTOS DEL PLANO DE LA CIUDAD 79

La desamortización afectó durante el siglo XIX, en el caso de las ciudades


españolas, a la estructura de la propiedad y a la estructura parcelaria en los cascos
antiguos, que además pudieron verse transformados por los procesos de reforma
interior y por los cambios de valoración y uso de esos espacios.
La construcción de los ensanches de las ciudades españolas dio lugar, a fines
del siglo XIX y principios del siglo XX, a procesos de reparcelación, para compensar
a los propietarios que se veían afectados por la construcción de calles, algo que ya
previó Ildefonso Cerdá en sus proyectos para los planes de Barcelona y Madrid.
Desde los años 1950 los geógrafos han realizado gran número de trabajos sobre
transformación morfológica utilizando las tramas parcelarias. En el estudio de las
transformaciones de los parcelarios antiguos en relación con las funciones
posteriores, Conzen definió el concepto de ciclo de parcela (burgage cycle) y puso
énfasis en la relación parcela-espacio edificado. En España deben destacarse los
realizados siguiendo el camino abierto por Manuel de Terán con su importante
estudio sobre las calles madrileñas de Alcalá y Toledo20. En Barcelona las investiga-
ciones de Ramón Grau estudiaron también las adaptaciones del parcelario antiguo
para la edificación de viviendas y fábricas. Para la realización de estos trabajos es
esencial la publicación y el libre acceso a los documentos catastrales históricos y
actuales21. El examen del plano parcelario actual de cualquier ciudad permite
interesantes consideraciones sobre la estructura urbana y su evolución.

Las calles

Con mucha frecuencia las calles iniciales de un poblamiento fueron los caminos
en relación con los cuales se constituyó el mismo. Muchas veces dichos caminos se
convirtieron en la calle por antonomasia, tal como refleja el substantivo que las
designa en diversos idiomas. Así en castellano vía, calzada, carrera y carral o en
catalán carrer (del latín carraria, de carrus) son expresiones cuyo origen es bien
manifiesto. Como lo es asimismo en francés rue o en castellano rúa (ambos del
latín ruga, camino) corriente en la Castilla de los siglos XII y siguientes y que sigue
siendo utilizado todavía hoy en muchos núcleos localizados en el Camino de
Santiago y en los que éste se convirtió en la calle principal (por ejemplo en León y
en otros muchos núcleos22). El término calle (del latín callis, sendero, especialmente
de ganado) tenía ya desde el siglo VII el actual significado castellano y se utiliza
normalmente con un sentido específicamente urbano a partir de los siglos X y XI.
La permanencia del trazado viario es verdadermanente asombrosa. Hay
caminos prehistóricos que se convirtieron en calles y se conservan así todavía; es el
caso de la rue Mouffetard en París, un antiguo camino prerromano que contorneaba
la montaña de Santa Genoveva; o la de Santa Maria del Coll en Barcelona, un
camino que sin duda era ya utilizado en época prerromana. De manera similar, en
América antiguos caminos prehispánicos pueden permanecer hoy convertidos en
calles; como en el caso de la carrera 7 en Bogotá, que comunicaba con Tunja. Encon-
tramos también calles romanas que se mantienen casi idénticas en el trazado actual,
aunque en ocasiones éste pueda situarse a uno o varios metros por encima del
80 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

nivel de 2.000 años atrás, como vimos anteriormente23. Son muchas las ciudades
cuya calle principal seguía en la edad media el cardus romano y así ha permanecido
hasta hoy. Los trazados medievales todavía vigentes son innumerables en las viejas
ciudades europeas. En todos esos casos los edificios pueden haberse destruido y
reedificado varias veces y las calles continúan. Las ciudades americanas fundadas
en los siglos XVI y XVII mantienen las calles fundacionales aunque los edificios hayan
sido reconstruidos varias veces, y elevados hasta alturas enormes24.
El desarrollo de la ciudad establece bien pronto una jerarquía de calles, que se
encuentran ya en las ciudades antiguas; por ejemplo aparece claramente en el
urbanismo romano, con calles principales más amplias que las secundarias, como
muestran las excavaciones realizadas en numerosas ciudades. En la Roma imperial,
se distinguía entre varios tipos: la via, que permitía que se cruzaran dos carros; el
actus, que permitía el paso de un carro; y los itinera, solo para peatones. Se daban
ya situaciones de congestión de tráfico, y existían también normas sobre circulación
de mercancías durante la noche, establecidas en época de Julio César y práctica-
mente vigentes durante todo el imperio romano.
También se han incorporado al entramado urbano en forma de calles gran
número de ramblas y barrancos. En muchas ocasiones ramblas, barrancos y ríos
constituyeron fosos naturales que suponían límites claros de carácter defensivo
para las poblaciones. Igualmente ha podido ocurrir con las acequias en las ciudades
de las huertas mediterráneas, como sucedió en el caso de Murcia25. Pero con la
extensión urbana, esos y otros cursos fluviales han ido integrándose al tejido urbano,
aunque todavía se recuerdan en el callejero con denominaciones alusivas a su
carácter originario26. Generalmente hasta el siglo XIX mantuvieron su carácter inicial,
convirtiéndose eventualmente en colectores de aguas sucias; por ello y por el peligro
de avenidas las casas se construían dando sus espaldas a esos cauces. Solo en época
contemporánea con el desvío o canalización de las corrientes y la construcción de
alcantarillado han podido urbanizarse y convertirse en verdaderas calles,
produciéndose entonces la construcción de edificios con fachadas a las mismas.
Pero generalmente se pueden reconocer en el plano y en el paisaje urbano tanto
por su trazado, a veces irregular o diagonal al trazado viario dominante, como por
la cota inferior a que discurre la calle, por la permanencia de viejas casas con la
disposición original, por los portales elevados, por el nombre, o por ciertos
topónimos conservados27. Eso sin contar con la existencia de muros laterales que a
veces tratan de proteger los márgenes cuando las calles todavía conservan la función
original y se convierten en cursos de agua con ocasión de lluvias torrenciales.
La disposición de las calles en relación con caminos antiguos, adaptados a la
topografía, y con otras características naturales, como las ramblas, explica el trazado
que generalmente poseen en los nucleos antiguos de crecimiento lento y
«espontáneo». La calle recta es un resultado de una ordenación consciente
introducida por el hombre por razones de ordenación espacial urbana y que aparece
ya desde las primeras culturas urbanas como forma de planeamiento28. En la Europa
medieval esta tipología se afirma, como veremos, en el siglo xv, en relación con los
ideales renacentistas y en oposicion consciente frente al trazado irregular anterior.
EL ANÁLISIS MORFOLÓGICO Y LOS ELEMENTOS DEL PLANO DE LA CIUDAD 81

Pero el dibujo irregular de la calle puede proceder también de una ocupación


privada de calles rectas en situaciones de decadencia o transformación política de
una ciudad. Como ocurrió muchas veces en las ciudades griegas y romanas
ocupadas por los árabes29.
La calle ha sido sin disputa un elemento básico de la vida urbana. Es esencial-
mente un espacio de comunicacion y de tránsito, un espacio que permite el acceso
a los edificios. Solo la crítica del urbanismo racionalista la puso en cuestión30, pero
con el movimiento posmoderno se asiste otra vez a su redescubrimento y
revalorización.

Los caminos y el parcelario

Con mucha frecuencia es el parcelario rural el que dirige la expansión de la


urbanización. Así sucedió en el siglo XIX en las ciudades españolas, en las partes del
extrarradio no afectadas por el planeamiento urbanístico de los Ensanches. Los
caminos rurales se convirtieron en calles, y la disposición de las parcelas y de las
fincas en general dirigió la edificación y el callejero; eso mismo siguió ocurriendo
en los pueblos del extrarradio hasta los años 1960, es decir hasta que estuvo vigente
la Ley del Suelo31. En el caso de la urbanización marginal también hay una estrecha
adaptación a las estructuras de carácter rural32. Además de ello, en todo caso, las
carreteras que se fueron construyendo desde el siglo XIX han sido los elementos
básicos que han orientado la expansión urbana y la parcelación33.
La parcelación es el mecanismo esencial para la transformación de suelo rústico
en urbano, lo que produce un aumento del valor del mismo. La parcelación a
veces supone la realización de determinadas obras: terraplenado de los terrenos,
trazado de las calles, delimitación de las parcelas. Es preciso generalmente algún
tipo de acondicionamiento que realiza el propietario directamente o el promotor
de la urbanización.
La parcelación diferencia el espacio público del privado que va a venderse. Se
diseñan líneas divisorias, que muchas veces se mantienen durante años sin materia-
lizarse pero que pasan a tener una fuerza enorme y que establecen un trazado que
es muy difícil de cambiar posteriormente. La modificación del parcelario, si es
importante, supone muchas veces el cambio en el mismo trazado urbano.
La forma de las parcelas muestra mucho del uso anterior, y de los objetivos de
la parcelación, así como de las estrategias de los promotores. Eso tanto en las
parcelaciones antiguas como en las recientes. Dedicaremos atención a estos temas
en un capítulo posterior de esta obra.

EL CRECIMIENTO HISTÓRICO DE LA CIUDAD Y LA TRANSFORMACIÓN DEL PLANO

El estudio del crecimiento histórico de la ciudad puede reconstruir los procesos de


expansión urbana desde los núcleos iniciales hasta la extensión actual. Y al mismo
tiempo permite comprobar el papel de las barreras y límites.
82 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

La periodización

Al estudiar el plano de las ciudades los geógrafos incluían generalmente la identifi-


cación de las fases sucesivas de crecimiento. Ese tipo de investigación ha partido
normalmente de la constatación de que la ciudad no crece despacio y de manera
gradual, sino que suele experimentar períodos de estancamiento y otros de
crecimiento rápido. Los primeros contribuirían de manera importante a la
configuración de los sucesivos elementos del plano, siendo posible aislarlos para
interpretarlos luego en relación con la historia general del desarrollo de la ciudad34.
A comienzos de los años 1970 ese tipo de análisis histórico resultaba insatis-
factorio, como hemos visto anteriormente35. Los planos de evolución histórica
establecían generalmente la periodización en función de las necesidades de la propia
investigación, de las fuentes disponibles y de las circunstancias locales. Basta
comparar las periodizaciones que se establecen en los estudios realizadas sobre
algunas ciudades europeas para comprobar su diversidad. En el caso de España,
una investigación clásica como el estudio de Granada realizado por Joaquín Bosque
Maurel presenta las siguientes etapas: la Iliberis prerromana y romana, el núcleo
primitivo de la Granada musulmana (hasta 1037), con la muralla del siglo XI, la
extensión hasta el siglo XIII, la muralla del siglo XIV, la extensión hasta la conquista
cristiana en 1492, el crecimiento durante el siglo XVI, el que se produjo durante los
siglos XVII y XVIII, y la extensión durante el siglo XX36. Es solo una muestra del gran
número de estudios y mapas del mismo tipo realizados por geógrafos de todos los
países desde comienzos del siglo XX.
Este tipo de esquemas de evolución presentaba dos problemas. En primer lugar,
no existe ninguna referencia a una teoría general que justifique la periodización
que se realiza, cuyos cortes se relacionan con la historia de cada ciudad y país, y
dependen también de la documentación existente; a partir de ahí se hacen difíciles
las comparaciones. En segundo lugar, en esas periodizaciones no existe ningún
planteamiento general sobre las relaciones entre evolución histórica, forma y
función. A esto último trataron de dar respuesta algunas interpretaciones realizadas
a partir de los años 1980. Podemos abordar ese punto a continuación.

Relaciones diacrónicas entre forma y función

La interpretación histórica del geógrafo se debe enfrentar a la tarea de presentar


de forma integrada las relaciones diacrónicas entre forma y función. Además, es
importante tratar de identificar qué parte de los cambios del plano tienen que ver
con la actuación de factores generales, y que actúan desde afuera, y cuáles derivan
de la propia dinámica interna de la ciudad37.
El examen del plano de una ciudad permite reconocer en la trama viaria y en
el tejido urbano formas que nos alertan sobre sucesivos recintos, que suponen
etapas en el crecimiento de la ciudad. Así, en el caso de Madrid, si se examina el
plano de Teixeira (siglo XVII) o el actual se observa la influencia de las viejas murallas,
con calles que convergen en las antiguas puertas, otras que divergen desde ellas, y
EL ANÁLISIS MORFOLÓGICO Y LOS ELEMENTOS DEL PLANO DE LA CIUDAD 83

calles curvas que siguen el trazado de los muros; pero también se reconocen vías
de salida (como las calles de Alcalá o Toledo), plazas en encrucijadas o áreas de
mercado. Asimismo líneas de fijación que se mantienen inmutables como límites
a la expansión de la ciudad: los desniveles del oeste de Madrid reforzados por la
estructura de la propiedad y la reserva real, el río Manzanares y su red de afluentes;
o el palacio real y jardines del Buen Retiro, convertidos luego, a partir del XIX, en
un parque municipal. Los estudios históricos y geográficos permiten reconstruir
la evolución del plano y los diversos recintos amurallados, los arrabales, las sucesivas
expansiones38.
En lo que se refiere a las ciudades británicas se ha destacado la congestión de
los viejos centros durante la revolución industrial. El proceso de aumento de la
edificación y relleno de las parcelas medievales comenzó en Gran Bretaña en
diferentes momentos desde mediados del siglo XVIII a comienzos del XIX, según las
circunstancias locales. En algunas grandes ciudades se sobreimpuso a una congestión
de edificios anterior, de tipo tradicional. Llegó a un climax entre los años 1840 y la
primera guerra mundial y terminó con los diversos tipos de procesos modernos de
destrucción de vivienda marginal (slum clearence) o de renovación del centro39. De
manera semejante ocurrió en las ciudades españolas, donde en las dos décadas
finales del siglo XVIII Madrid y Barcelona iniciaron una transformación del caserío
antiguo en algunas calles centrales, elevando los edificios hasta cuatro y cinco plantas
y extendiéndose hacia atrás en las estrechas parcelas medievales, que a veces conocen
procesos de fusión para facilitar la construcción de los nuevos edificios.

Ciclos constructivos: expansión y estancamiento

Los estudios efectuados desde 1960 condujeron al análisis sistemático de las etapas
de evolución del plano urbano en relación con las de crecimiento o recesión
económica, cada una de las cuales tendría su correspondiente crecimiento o estanca-
miento demográfico y, consiguientemente, urbano. Siguiendo la línea abierta por
Conzen, otros autores profundizaron en esa idea a partir de unas primeras
investigaciones sobre la configuración de las áreas periféricas y sobre el papel de
los agentes privados y públicos que actúan en épocas de crisis, es decir cuando el
mercado está en recesión y se puede adquirir suelo más barato40; a ellas siguieron
otras investigaciones sobre los propietarios privados y los ciclos de edificación en
relación con la coyuntura económica41.
Desde los años 1980 las investigaciones de Whitehand y su grupo han puesto
énfasis en el crecimiento de la ciudad y la distinción entre las fases de expansión y
de estancamiento de la construcción de viviendas. En las segundas el precio del
suelo se abarata, en términos absolutos o relativos, especialmente en los márgenes
de la ciudad ya construida, lo cual facilita su adquisición por personas que desean
usarlo de forma extensiva. Por el contrario, en las fases de expansión –relacionadas
con el crecimiento de la actividad económica y aumento de la población– se produce
un auge de la construcción de viviendas; el precio del suelo aumenta y se edifica en
los terrenos antes adquiridos en la periferia, con lo que el proceso vuelve a iniciarse
84 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

en áreas marginales más alejadas. Aparecen así ciclos edificatorios que se relacionan
directamente con esas fases de expansión y retracción.
Las investigaciones han puesto énfasis en la influencia de los procesos cíclicos
de expansión urbana y su impacto en la morfología42. En períodos en que hay una
presión hacia la construcción de viviendas y altos valores del suelo, se produce una
elevada densidad de edificación. En las de estancamiento, por el contrario, dismi-
nuye el impulso edificatorio, y el crecimiento y la presión hacia afuera es menor, lo
que coincide con bajos valores del suelo y la creación de amplias parcelas para
usos públicos e institucionales. Según Whitehand la innovación constructiva es
más probable que se produzca en las fases de rápido crecimiento urbano.
Las alternancia entre ciclos de construcción intensiva y otros de estancamiento
da lugar a cambios de la inversión de capitales entre unos tipos de edificios u
otros: si no hay demanda de vivienda, los capitales que se dedican a la construcción
se invierten en sectores que sean rentables o que puedan contar con la financiación
pública; por ejemplo en infraestructuras, en equipamientos o en edificios oficiales.
En conjunto, durante el siglo XIX y la mayor parte del XX el crecimiento se
produce de forma anular debido a diversos factores tales como la atracción mutua
de usos del suelo similares, la disposición estrellada de los caminos, y el planea-
miento. Este último, sin embargo, influye sobre todo consolidando los usos ya
iniciados, y raramente introduce cambios radicales en un espacio cuando se ha
especializado en cierto uso, entre otras razones por las dificultades para hacerlo, y
las inversiones que se necesitarían.
En la segunda mitad del XX, y especialmente a partir de los años 1970, en EEUU,
y de los 80 y 90, en otros países, la ciudad ha ido adquiriendo nuevas formas de
crecimiento con la aparición de la ciudad difusa y multipolar, la creación de centros
comerciales en la periferia, y de nuevos espacios de ocio. Todo lo cual ha producido
importantes transformaciones en el paisaje urbano de las áreas metropolitanas
como tendremos ocasión de ver en otras partes de esta obra.

Limites y barreras

La expansión de la ciudad se ve facilitada por los caminos existentes –ya lo hemos


visto– y dificultada por los límites y barreras, en un sentido amplio que incluye
todos aquellos obstáculos que se oponen a la expansión. Tienen gran trascendencia
en la configuración de la ciudad y aparecen igualmente de forma relevante en la
imagen de la ciudad: coincidiría con los ‘bordes’ descubiertos en el famoso estudio
de Kevin Lynch.
El trabajo de M.R.G. Conzen sobre Alnwick (1960) abrió una fructífera línea
de desarrollo en el estudio de la morfología urbana. No solo por la finura del
análisis y por el relieve dado a las sucesivas fases de expansión y estancamiento,
sino también por su énfasis en la importancia de las franjas periféricas de
crecimiento de la ciudad. Dichas franjas están ligadas, como vimos43, a la existencia
de líneas de fijación o barreras al crecimiento (murallas, río, vías de ferrocarril,
etc.) que dan a estas áreas usos del suelo atípicos.
EL ANÁLISIS MORFOLÓGICO Y LOS ELEMENTOS DEL PLANO DE LA CIUDAD 85

Efectivamente estos límites son importantes y a veces constituyen obstáculos


que actúan eficazmente durante siglos. Las barreras pueden ser físicas o generadas
por la acción humana. Entre las primeras los relieves montañosos, los desniveles,
los ríos, las áreas pantanosas o lacustres. Su eficacia depende de los medios técnicos
disponibles; pero aun en el caso de que sea posible superarlas pueden seguir
actuando: un río es una barrera hasta que se puede construir un puente, y la
tecnología disponible desde hace más de un siglo permite diseñarlos de varios
kilómetros de extensión; pero incluso cuando el puente se construye, puede seguir
existiendo una barrera entre los barrios no conectados. Pero es evidente que las
posibilidades hoy existentes son inmensas; así el mismo litoral es un límite hasta
que hay posibilidades de colmatarlo artificialmente con vistas a la expansión de la
ciudad, al coste que sea; es el caso de Tokyo, o el de Macao, en donde desde los
años 1990 existe el proyecto para unir dos islas mediante relleno, con los materiales
obtenidos de la explanación de una montaña.
Entre las barreras de origen humano han tenido históricamente especial
importancia las murallas y sus áreas de servidumbre militar, de las que hablaremos
específicamente en otro capítulo. En ocasiones se trata de límites puramente
jurídicos, como el límite de una propiedad que impide el paso y la construcción en
ella; o las servidumbres impuestas por el planeamiento.
La existencia de límites y barreras es importante para entender la evolución de
muchas ciudades, las líneas de crecimiento en unas direcciones y las detenciones
del mismo en otras. En el caso de Madrid podría destacarse el papel de la barrera,
provocada al oeste por el desnivel y la estructura de la propiedad (patrimonio
real). En el caso de Barcelona podría considerarse que la principal «línea de fijación»
fue durante toda la edad moderna y hasta mediados del XIX la muralla de la ciudad;
más tarde el litoral y la sierra de Collserola, mientras que los ríos Besós y Llobregat
no han supuesto ningún impedimento grave a la configuración del área metropo-
litana, aunque sí barreras a la comunicación.
A partir del siglo XIX el ferrocarril se convirtió muchas veces en una barrera
especialmente eficaz. En el caso de ciudades que eran simple estación de tránsito,
las líneas han constituido desde el primer momento cinturones que han planteado
obstáculos a la expansión de la ciudad. En las que eran cabecera de línea la estación
se situaba muchas veces en el borde del espacio construido, pero bien pronto en
las grandes ciudades la necesidad de conectar las terminales de las diferentes líneas
se realizó a través de conexiones internas o de cinturones periféricos.
Es el caso de todas las grandes ciudades, como París, donde las líneas radiales
que desde 1837 partían de la capital, cada una con su respectiva terminal, dieron
lugar luego a interconexiones que formaron un verdadero cinturón periférico (Les
Ceintures de Paris); o Madrid, donde a partir de 1864 se establecieron circuitos
para conectar diferentes terminales y contornear la ciudad conectando las estaciones
de Atocha (1851), Príncipe Pío (1859), Delicias (1881) y Peñuelas (1884). Lo mismo
en Barcelona, con las líneas que trataban de circunvalar el casco (caso del ferrocarril
del norte). Pero también en ciudades pequeñas que eran terminales44; en Lorca las
estaciones de dos líneas diferentes (Alcantarilla-Lorca y Lorca-Baza) se conectaron
86 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

en 1892 a través de un tendido que constituyó una barrera y ha orientado hasta


hoy el crecimiento de la ciudad. En todos los casos esas líneas produjeron efectos
barrera. La expresión «cinturón de hierro» que se le ha dado a esas líneas periféricas
en algunas ciudades es bien significativa. El cinturón ferroviario supone un
obstáculo al crecimiento, al menos durante un tiempo, y marca el límite entre la
ciudad y el campo, o bien una barrera que marca la diferenciación social, el límite
entre el centro y los barrios periféricos, o entre los barrios acomodados y los
populares, situados al otro lado de la vía del tren45.
Cuando con el tiempo la expansión de la ciudad superó esas barreras ferrovia-
rias, el trazado de las líneas siguió teniendo consecuencias urbanas: disminuyendo
el valor del suelo en las áreas paralelas a la vía, dificultando la expansión más allá
de ellas, interrumpiendo los ejes viarios, que exigen pasos a nivel o costosos pasos
subterráneos o elevados, generando efectos ambientales (ruidos, contaminación
por el humo), o atrayendo a la industria y configurando el sector con un área
proletaria, con la consiguiente expulsión de otros usos posibles. El caso de la
evolución de la plaza de las Glorias en Barcelona –que no evolucionó hacia el uso
central que se había previsto en el planeamiento del XIX– puede ser un interesante
ejemplo de todas esas consecuencias, aunque en ella han incidido sin duda otros
factores (como el trazado del Rec Comtal y la localización industrial en el Poble
Nou).
La desaparición o traslado de los trazados ferroviarios molestos se convirtió
en una aspiración de las ciudades en algún momento del siglo XX, según su
dinamismo. En cierta manera, se reproduce con ello, un siglo más tarde, el movi-
miento que en el XIX había existido para el derribo de las murallas. Las soluciones
han sido siempre costosas y tienen implicaciones diversas.
Una de dichas soluciones ha sido soterrar las vías; tiene la ventaja de mantener
las estaciones y todas las actividades inducidas por ellas, pero posee un elevado
coste. Otra, desmantelarlas y trasladarlas, lo cual permite ganar espacios urbanos,
y construir nuevas calles y plazas; pero es también una operación costosa, aunque
puede beneficiarse de las plusvalías obtenidas por la centralidad de los terrenos
desocupados. Es una gran operación inmobilaria en perspectiva, que atrae a
numerosos agentes interesados en ese suelo. Muchas ciudades españolas se han
beneficiado de estos procesos, entre las que se puede destacar a Barcelona con la
desaparición del ferrocarril litoral, que facilitó la construcción de la Villa Olímpica.
El problema de las alternativas es muy delicado, como muestran los caso de
Santander y de Oviedo46. La supresión o soterramiento de las líneas de ferrocarril
es una operación de gran alcance urbanístico, con importantes repercusiones e
implicaciones sobre la estructura de la ciudad. El problema de la financiación de
la operación y la posición central de los espacios lleva a la ocupación intensiva del
suelo, al lanzamiento de operaciones especulativas, o a la conversión terciaria con
la construcción de auditorios, palacios de congresos y otros equipamientos para el
conjunto de la ciudad. Pero también permite crear equipamientos para los barrios
populares por los que discurre la vía, o estaciones de autobuses, aprovechando las
nuevas avenidas que se construyen sobre el antiguo trazado. Permite asimismo
EL ANÁLISIS MORFOLÓGICO Y LOS ELEMENTOS DEL PLANO DE LA CIUDAD 87

convertir una parte de esos espacios en zonas verdes, que son muy oportunas en
ciudades muy densificadas. Por último, puede significar un medio de transporte
colectivo barato, convirtiendo el trazado en vías para tranvías o metros.
Como resultado de la acción combinada de todos los procesos descritos,
frecuentemente el crecimiento de las ciudades se realiza «a saltos», tanto si consi-
deramos el conjunto de una gran aglomeración o área metropolitana como si
consideramos partes concretas de la misma. Ese crecimiento a saltos deriva también
de una estrategia de crecimiento que ocupa primero el suelo más alejado y barato
y luego revaloriza los espacios intermedios. Hay colonización y ocupación de ciertos
espacios y luego relleno de los intermedios. Se han dado ejemplos de este tipo de
crecimiento en muchas ciudades; por ejemplo en Madrid, y en municipios concre-
tos de su entorno, como Leganés47, Alcorcón48, y en otras más pequeñas como
Alicante49.

LOS USOS DEL SUELO

Además del plano y de la edificación, en el estudio de la morfología urbana deben


considerarse también los usos del suelo, es decir las actividades que se desarrollan
sobre él. Hemos aludido ya al plano, y dedicaremos atención a los edificios en otra
parte de esta obra. Dirigiremos ahora brevemente nuestra atención a los usos del
suelo.
A lo largo del siglo XX se ha consolidado la distinción entre diferentes usos del
suelo. En un primer momento se elaboraron mapas y se realizaron análisis sobre
tipos específicos de utilización de suelo en relación con la vivienda y las actividades
económicas en ciudades concretas. Normalmente se acostumbra a distinguir entre
el suelo dedicado predominantemente a usos residencial, industrial, comercial,
servicios terciarios de oficinas, y ocio. Corresponden, como dijimos, a funciones
diversas localizadas sobre el espacio urbano.
El espacio posee usos diversos. Ese espacio edificado incluye usos residenciales,
comerciales, terciarios e industriales (de la industria ligera y pesada), así como
diferentes tipos de equipamientos (iglesias, escuelas, cementerios, estaciones ...).
En el no edificado hay que situar las calles, el espacio destinado a comunicaciones
(ferrocarriles, carreteras), los parques, jardines y espacios de juego, los solares
destinados a aparcamientos, el suelo vacante por especulación en espera del
aumento de su valor, lo que en Bogotá y otras ciudades colombianas llaman
expresivamente «lotes de engorde». La bibliografía geográfica acostumbra también
a poner énfasis en las áreas de propiedad y promoción privada y pública, estimando
que cada una ocupa aproximadamente la mitad del espacio urbano50. Los principios
y las pautas de organización son diferentes en uno y otro.
Los primeros estudios sobre usos del suelo en las áreas urbanas aparecieron ya
en Europa y Estados Unidos a fines del siglo XIX, y alcanzaron un fuerte desarrollo
durante la década de 1930 en relación con la realización de los estudios sobre la
ciudad por geógrafos y sociólogos y con la cartografía de inventarios de la propiedad
88 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

y la riqueza urbana. Los economistas espaciales (land economists) y planificadores


se dedicaron a elaborar una cartografía muy variada sobre diversos aspectos. Tal
como lo sintetizó el economista Homer Hoyt a fines de los años 193051 dicha
cartografía se extendía ya en aquel momento a una amplia variedad de mapas:
mapas del servicio geológico, con la extensión del caserío urbano sobre los rasgos
esenciales de la topografía; mapas de los servicios del catastro, con la proporción
del suelo de cada manzana en uso permanente y la ocupada por las diferentes
actividades; mapas de poblamiento, indicando el suelo edificado para distinguir el
espacio urbano del no urbano; mapas de utilización del suelo; y toda una amplia
serie de mapas de los agentes inmobiliarios: de manzana, de uso del suelo por
actividades separadas o indicando las predominantes en los frentes de la manzana,
mapas específicos para evaluar la calidad de las áreas de una ciudad en las que se
indicaban los alquileres, el valor del inmueble, su edad, densidad de ocupación,
raza, equipamientos sanitarios, tiempo de ocupación por propietarios e inquilinos,
e hipotecas. También se construyeron mapas dinámicos que mostraban la evolución
de las estructuras.
Hasta el siglo XX las diferencias espaciales en el uso del suelo no estaban muy
marcadas y el espacio era frecuentemente multifuncional, aunque con matices:
existían barrios más industriales y otros más comerciales. El desarrollo de la
industrialización dio lugar a la configuración de áreas de concentración fabril, y la
zonificación de actividades empezó a introducirse en el planeamiento desde finales
del siglo XIX, convirtiéndose en una caracteristica esencial a partir de la Carta de
Atenas52.
Tras la segunda guerra mundial los economistas se siguieron interesando por
los usos del suelo, en especial por la relación entre localización de la población y
de la industria, las pautas de distribución de la densidad de población residencial
y del empleo desde el centro a la periferia, y su evolución a lo largo del tiempo, la
distribución de las actividades en el espacio urbano, la demanda de transporte
público, las oportunidades de empleo, o los valores del suelo53.
Todas esas investigaciones mostraron que los patrones de distribución de los
usos del suelo que presentan las ciudades están afectados por la evolución del creci-
miento demográfico y de las actividades, en relación con las exigencias funcionales,
y por la necesidad de una organización más eficiente del sistema económico y
social. La organización del espacio urbano experimenta modificaciones con el
crecimiento físico de la ciudad y con los cambios técnicos y económicos. Se produce
así una expansión física en el espacio periférico y una reordenación de los usos del
suelo, por modificación de las relaciones entre ellas en el interior del espacio urbano,
y especialmente en las áreas centrales, y por el desplazamiento de actividades y
usos hacia la periferia.
El impacto de la revolución teorética en la geografía hizo que desde los años
1960 empezaran a elaborarse mapas de utilización del suelo para comprobar la
validez de principios teóricos generales sobre la organización urbana, y concreta-
mente la validez de los modelos concéntricos, sectoriales o multinucleares, sobre
las distribuciones de la industria, y la localización de las actividades comerciales y
EL ANÁLISIS MORFOLÓGICO Y LOS ELEMENTOS DEL PLANO DE LA CIUDAD 89

terciarias en general. Todo ello condujo a la realización de estudios comparativos


entre las pautas de usos del suelo en diferentes ciudades.
Desde los años 1930 el planeamiento urbanístico convierte en un aspecto
esencial la asignación de funciones a las distintas áreas del espacio urbano. El
planeamiento parte de inventarios sobre los usos presentes y sobre las tendencias
existentes y trata de ordenar y programar los usos del suelo en el espacio urbano,
procurando que no interfieran entre sí.
La distinción entre usos residenciales, industriales, terciarios o de ocio es una
primera clasificación que exige ulteriores matices. La tipología del suelo residencial
obliga a hacer numerosas distinciones; por ejemplo, entre viviendas unifamiliares
y multifamiliares, a las que que a veces corresponde una calificación legal-
urbanística de uso extensivo o intensivo, respectivamente, con diversas situaciones
intermedias. En los usos industriales puede distinguirse entre la industria mezclada
con residencia y los polígonos industriales, resultado de la zonificación y con
tipologías diversas. En cuanto a los usos comerciales es evidente que serán distintas
las morfologías de los ejes o calles comerciales, de los nodos, de las áréas comerciales
especializadas (en muebles, automóviles, electrodomésticos, etc.)54 y con localiza-
ción interior o periférica. Muchos de estos matices serán introducidos en los
capítulos siguientes de este libro.

FUENTES PARA EL ESTUDIO DE LA MORFOLOGÍA URBANA

El estudio de la morfología urbana requiere el uso de fuentes variadas, esencialmente


cartográficas y archivísticas, completadas por el conocimiento de la legislación, el
planeamiento y la observación ocular. El fuerte desarrollo de los estudios de
morfología permite hoy utilizar una gran variedad de fuentes y métodos de análisis.

Los permisos de obras

El estudio de la evolución de la edificación en general y de la vivienda, en particular,


en la época contemporánea puede hacerse a través de la explotación de los permisos
de obras de los ayuntamientos. A partir del último cuarto del siglo XVIII los
municipios van organizando organismos que conceden las licencias de las obras
que se pretenden realizar y llevan el registro de las mismas.
Desde el último tercio del siglo XVIII los municipios más importantes van
organizando los registros de obras. En Barcelona el Registre d’Obreria se organizó
a partir de 1772, después de que el año anterior se estableciera el Pla d’Obreria.
Está compuesto por los «permisos d’obreria», en los cuales se encuentra la solicitud
del que desea hacer la obra (mayor o menor, es decir, desde la construcción de un
edificio o la elevación de un piso a la simple apertura de una ventana o colocación
de un rótulo), los planos y alzados, el informe del maestro de obras o arquitecto
municipal, preciso y detallado, y finalmente la resolución de la Comissió d’Obreria
del Ayuntamiento. La documentación gráfica con el plano, el alzado y el diseño de
90 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

fachadas suele ser muy rica, y en general se respeta la escala indicada55.


Durante el siglo XIX las ordenanzas municipales de las ciudades españolas van
recogiendo la obligatoriedad de presentar los planos para obtener el permiso de
obras. Como se dice en las de Madrid, «cualquiera vecino que quisiere fabricar
una casa de nuevo, debe cuidar se haga una planta y demostración de la fachada
que ha de tener el edificio»56.
La documentación conservada en relación con estos registros es un material
de gran valor para el estudio de la evolución de la morfología urbana, ampliamente
utilizado ya por geógrafos e historiadores57. El Registro se interesa especialmente
por el aspecto exterior de las casas, que tiene que ver con el ornato público, y por
ello los datos sobre distribución interior eran escasos y a veces inexistentes hasta
mediados del siglo XIX58. Pero la información escrita sobre esos temas ha ido
aumentando y es generalmente bastante amplia y precisa –por ejemplo, puede
incluir incluso los materiales y técnicas constructivas– pudiendo ser provechosa-
mente utilizada por el investigador.
De todas maneras, se plantean diversos problemas en relación con la identifi-
cación de elementos constructivos a partir de fuentes archivísticas, ante los cuales
conviene estar atento, como ha advertido Joan Roca59. El problema radica en que
la solicitud del permiso de obras, que necesariamente se ha de adaptar a la normativa
vigente (ordenanzas municipales, planes de ordenación urbana) puede intentar
ocultar aspectos importantes, y en especial la existencia de determinadas viviendas,
especialmente en la planta superior bajo el tejado (ocupando el piso la cámara de
aire del sotabanco), en el entresuelo y en los sótanos. Las dificultades más
importantes se refieren a los elementos de las fachadas y a la definición de las
superficies60.
Ante todo, los elementos de una fachada. Estos se refieren, por un lado a la
definición de las aberturas o vacíos existentes en una pared para dar luz, paso o
ventilación. En la interpretación de la documentación del Registro se plantean
problemas de identificar con exactitud las dimensiones reales de los vanos (altura
y anchura). También hay dificultades en relación con los tipos de aperturas. Estos
pueden ser de varias clases, a saber: ventanas, tarjas o abertura practicadas inmedia-
tamente sobre la puerta de escalera para ofrecer luz a ésta; respiraderos, apertura
de ventilación más pequeñas que una ventana, y propias de sótanos, techos muertos
y buhardillas; portal, puerta de acceso a la planta baja, de anchura considerable;
puerta estrecha; puerta balconera, que permite el paso al balcón.
En segundo lugar puede haber problemas en cuanto a la definición de las
superficies: a) fachada, pared que delimita un edificio o solar y que da a la via
pública; b) planta, cada una de las divisiones horizontales de una fachada que se
corresponden con un espacio practicable en el interior. No se consideran como tal
las buhardillas, las mirandas y las salidas de escala al terrado.
En cuanto a los tipos de planta, pueden distinguirse entre subterráneos, planta
baja, planta de piso normal, planta de piso especial: estudios, pisos de sotabanco
situados bajo el terrado, las mansardas cuando existen. Los problemas principales
se plantean en la parte baja y en la parte alta de los edificios. En el análisis de la
EL ANÁLISIS MORFOLÓGICO Y LOS ELEMENTOS DEL PLANO DE LA CIUDAD 91

parte baja hay que tener cuidado con los entresuelos y las aperturas de sótanos. En
especial es importante la definición de subterráneos, plantas bajas y estudios. En
la parte alta es importante la distinción entre buhardillas y pisos de sotabanco.
Otro problema importante es que lo proyectado puede no ser lo realizado,
desde cambios exteriores o de la distribución interna a aumentos de los volúmenes
edificables.
Con la consolidación del régimen liberal, a mediados del siglo XIX se organiza
la administración municipal y se regula la concesión de licencias de obras. Con
ello se creó una nueva serie documental de gran interés para el estudio de la morfo-
logía urbana, que ha sido utilizada ya de forma muy fructífera en investigaciones
sobre las ciudades españolas61. En conjunto la documentación municipal es muy
rica y normalmente está muy bien clasificada. Además de otras series a las que
aludiremos posteriormente, vale la pena señalar que las decisiones del concejo se
recogen en las Actas municipales, en las que se encuentra los acuerdos sobre
urbanismo y edificación.

Otras fuentes

Ya hemos dicho antes que el estudio de la parcelación exige usar fuentes fiscales y
catastrales, más antiguas.
Una fuente especialmente importante es la que se refiere a la propiedad62.
Además de las informaciones que pueden obtenerse en la documentación catastral
(por ejemplo, el propio catastro de Ensenada, los amillaramientos del siglo XIX y
XX, y el catastro actual) son importantes otras dos series documentales. Una son
los archivos notariales, con series que a veces se mantienen con una gran continui-
dad desde la edad media hasta hoy y que contienen, entre otros de interés morfo-
lógico, documentos sobre paracelaciones acompañados muchas veces de planos o
esquemas63. La otra son los registros de la propiedad, que tienen su antecedente en
las Contadurías de Hipotecas, organizadas en todos los reinos de la Monarquía
Hispana durante el siglo XVIII64. Los registros de la propiedad, a pesar de la inexis-
tencia de representaciones gráficas, ofrece información sobre los cambios de
titularidad, datos de gran interés sobre las características morfológicas de las fincas
y edificios, así como los usos y sobre procesos de parcelación65.
En cuanto a los archivos generales, deben citarse los de la administración del
Estado (en España: Archivo de Simancas, Archivo de la Corona de Aragón, Archivo
Histórico Nacional, Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares
...) que conservan series de gran interés, para cuya consulta existen normalmente
excelentes catálogos de sus fondos. Son también de gran importancia los archivos
de los colegios profesionales (colegios de arquitectos, de ingenieros) así como los
de los centros de enseñanza (Escuelas de Arquitectura o de Ingeniería, por ejemplo).
La documentación gráfica sobre la arquitectura y el urbanismo es relativamente
abundante, pero se encuentra muy dispersa en archivos y bibliotecas. A partir del
siglo XVI estos materiales empiezan a ser abundantes, y aparecen como ilustración
de libros, o como materiales relacionados con la propiedad y la obra pública66.
92 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Existen gran cantidad de vistas de ciudades y de planos antiguos y modernos.


Aparte de precedentes remotos, como los planos de ciudades sumerias o romanas
(y entre éstos la Forma Urbis Romae), es a partir del Renacimiento cuando las
vistas y mapas urbanos proliferan por razones políticas y simbólicas. La imprenta
y los avances de la técnica del grabado permitieron difundir planos geométricos y
plantas en perspectiva o vistas y fueron a su vez un estímulo para realizarlas y
difundirlas a un público más amplio. La colección de vistas de ciudades españolas
realizadas por Antoon van den Wijngaerde para Felipe II entre 1561 y 1571 en el
marco de los proyectos geográficos del rey constituye una impresionante colección
de vistas del paisaje urbano del siglo XVI que hoy nos es posible contemplar67, aunque
no llegara a la imprenta. Entre las que se publicaron destaca el Civitates orbis
terrarum impreso en Colonia en 1572 por G. Braun y F. Hogenberg, a partir en
buena parte de dibujos realizados por J. Hoefnagel. Las representaciones a vista de
pájaro de Venecia (1500) por Jacopo de Barbari, de Madrid (1656) por Pedro
Teixeira y de París (1739) por Louis Bretez para Turgot son las más importantes de
una amplia serie de grabados que nos permiten tener hoy una visión casi fotográfica
de la morfología de ciudades del pasado68.
Los mapas contemporáneos se han elaborado en relación con los planes de
ensanche y de ordenación urbana, con la realización de los catastros o del impuesto
de bienes inmuebles (IBI), con el catastro y con el planeamiento urbano. Diversas
guías permiten localizarlos y conocer la información urbanística disponible en los
archivos locales69. Pero en todo caso, es importante complementar los datos de la
investigación archivística con otras fuentes y con el trabajo de campo.
Un punto de partida indispensable es la cartografía y la fotografía aérea. En
cuanto a la primera la utilización de planos parcelarios a escala, 1:2000 o 1:500, y
actualmente todas las series de cartografía digital70. Pueden encontrarse ante todo
en los mismos ayuntamientos, donde se conservan frecuentemente planos antiguos
y siempre una rica documentación cartográfica que la legislación les ha ido
obligando a elaborar a partir del siglo XIX. Este último aspecto es muy importante,
y no ha sido puesto suficientemente de relieve por las investigaciones locales: con
mucha frecuencia la cartografía o las fuentes estadísticas disponibles se ha realizado
a partir de normas o decretos estatales que obligan a ello, y que permite obtener
una documentación comparable para diversas ciudades en años muy próximos.
También es importante la cartografía elaborada y conservada en el Instituto
Geográfico Nacional y en los de las comunidades autónomas, como el Institut
Cartogràfic de Cataluña.
El estudio de la morfología ha de utilizar necesariamente dos series de
fotografías, la realizada en superficie y la fotografía aérea. Respecto a la primera, el
geógrafo debe utilizar la fotografía disponible desde el siglo XIX, en archivos privados
y públicos. Entre éstos los que han organizado algunos ayuntamientos, como el de
Barcelona. Las series de fotografías aéreas, y más recientemente las obtenidas desde
satélites, son especialmente importantes para el estudio de la evolución del paisaje
en general y del paisaje urbano en particular71.
EL ANÁLISIS MORFOLÓGICO Y LOS ELEMENTOS DEL PLANO DE LA CIUDAD 93

Todo ello ha de completarse con la observación directa y el trabajo de campo.


En todo caso, ese trabajo de campo, sobre el terreno, es básico, investigando
manzana por manzana y parcela por parcela. En los mapas de utilización del suelo
esa observación es decisiva para determinar los usos mezclados y recoger las
informaciones básicas. Todos esos datos se vierten sobre hojas y sobre la cartografía
final, que puede luego elaborarse de diversas formas, según los objetivos72.
Finalmente hemos de mencionar todo un conjunto de fuentes secudarias que
tienen un gran interés para el estudio de la evolución urbana y de los cambios
morfológicos. Una son las historias de ciudades, publicadas desde el Renacimiento
y en las que, además de los proyectos y los ideales ciudadanos de los autores y de
los grupos sociales de que eran portavoces, se vierten gran cantidad de informa-
ciones sobre los cambios en la estructura urbana73. A ello se pueden añadir las
topografías médicas, un género vinculado a la concepción ambientalista de la
medicina, y en las que se reunían informaciones muy variadas sobre el medio
natural y la estructura física de la ciudad74. Finalmente las guías de ciudades, cuyo
origen se remonta también a los primeros siglos de la edad moderna y que tuvieron
un espectacular crecimiento a partir del XIX75; la descripción y valoración de los
monumentos de la ciudad no solamente proporciona datos concretos sobre los
mismos sino que nos permite penetrar en el amplio campo de las imágenes y
percepciones.
Finalmente hemos de mencionar el interés de las historias locales, y de los
estudios históricos detallados que se realizan (estudios de historia o de geografía
urbana de una determinada ciudad).
NOTAS AL CAPÍTULO 2
1 Beaujeu-Garnier y Chabot (1963) ed. 16 Respecto al caso español véase: Mercedes
1970, pág. 46. Tatjer, «La contribución territorial
2 Por ejemplo a través de colecciones como urbana (1716-1906)», y «La contribución
ésta: Panorama nacional. Escogidísima territorial urbana a lo largo del siglo XX».
colección de láminas reproducción fiel de In A. Segura (ed.), vol. I, 1988, págs. 135-
esmeradas fotografías que representan 174; y vol. II, 1988, págs. 161-102.
monumentos, templos y edificios notables, 17 Véase sobre ello la edición de la
así antiguos como modernos, grandes vistas Planimetría general de Madrid realizada
panorámicas, paisajes, tipos, escenas de por Tabapres, Madrid, 1988, con estudios
costumbres de la vida militar y marítima, introductorios de A. López Gómez,
maravillas de la pintura y la escultura y Concepción Camarero Bullón y F.J.
cuanto constituye la riqueza artística, Marín Perellón.
histórica e industrial de nuestra España y 18 Veremos algunos ejemplos de ello en el
de sus provincias de Ultramar, con una vol. II, capítulo dedicado a los edificios
breve descripción de cada lámina al pie. institucionales. Un caso de manzana
Barcelona: Hemenegildo Miralles, afectada por las estrategias expansivas de
Litógrafo y Encuadernador, 1896. 2 vols. una orden religiosa, es aquella (la nº 143)
3 En los que han intervenido A.L. Taylor en la que se encontraba el colegio e iglesia
(1871), A.L. Kroeber y Kuckhon (1952) de la Compañía de Jesús. De las 30
y otros autores. Un resumen del debate parcelas de la misma, 18 pertenecían a la
en Milton Singer, «Cultura», en Sills, orden y entre ellas destaca la nº 11 corres-
Enciclopedia Internacional de las Ciencias pondiente al Colegio Imperial y que se
Sociales, vol. III. había constituido a partir de la adquisi-
4 Wagner y Mikesell 1962. ción de «11 sitios», es decir de 11 propie-
5 Como se acostumbraba a hacer en las dades previas, por compra o donación.
caracterizaciones de los países desarro- Otras varias parcelas pertenecientes al
llados (por ejemplo, en las conocidas Colegio proceden asimismo de fusión de
obras sobre el tema de Yves Lacoste, o en parcelas independientes, como la 12, la
la de Milton Santos 1973, pág. 94). 13 y la 16, compuestas cada una de dos
6 Capel 1974, «El modelo de la base parcelas previas. El resto de las parcelas
económica urbana». de esta manzana se distribuía de la
7 Y en primer lugar seguramente Conzen siguiente manera: una era propiedad del
1968. convento de la Merced calzada; una de la
8 A las que Caniggia y Maffei (1995, pág. congregación de S. Pedro de clérigos
87 ss.) calificaron como «trayectos naturales de Madrid; una de la venerable
matrices», «trayectos de implantación de orden Tercera (franciscanos); una del
edificación» y «trayectos de unión entre conde de Olives; y ocho de diferentes
trayectos de implantación». personas privadas.
9 Cerdá 1867. Otros dos ejemplos de manzanas afecta-
10 M.R.G. Conzen 1968. das por la expansión de una orden puede
11 Conzen 1968. ser la manzana 160 en la que se encon-
12 Solá-Morales 1993; véase sobre ello supra, traba el convento de religiosas de la Con-
cap. 1, pág. 48. cepción Jerónima, y donde esta orden
13 Capítulo 1. había conseguido reunir una gran parcela
14 J.D. Fellmann 1957; trabajos de Conzen a partir de otras previas o la manzana 203,
sobre Alnwick y Newcastle upon Tyne; D. con el monasterio de San Felipe el Real,
Ward 1962. compuesto de 10 sitios previos y donde
15 Véase Boudon 1975. otras pertenecían al mismo convento,
NOTAS AL CAPÍTULO 2 95

mayorazgo de los condes de Clavijo, a la (boquera, reguero). Sobre ello véase


iglesia parroquial de Santa Cruz, y a también Gil Olcina 1991.
varias capellanías, cofradías, hospitales, 27 Por ejemplo «El Puente», en estableci-
y al convento de los Agustinos. mientos situados donde antes existía uno;
También los nobles adquirían parcelas como ocurre en el cruce de la calle con la
para ampliar sus palacios. Ejemplo puede carretera de Sants, en Barcelona. En
ser la manzana 169 en la que se situaba el cambio, el término «arroyo» aplicado por
palacio del conde de Barajas, y dos extensión a las calles procede del hecho
parcelas más que pertenecía al mismo, de que por ellas corrían normalmente las
mientras que el resto eran propiedad de aguas, tanto las de lluvia, como las resi-
la iglesia de San Miguel, de la marquesa duales, arrojadas frecuentemente a la
de la Conquista, a una capellanía, a una calzada al grito de ¡agua va!» (Blasco
fundación pía, a las Ánimas de la iglesia Esquivia 1998).
parroquial de San Miguel, y a propie- 28 Véase más adelante el capítulo 4.
tarios privados. 29 García-Bellido 1997.
19 Por ejemplo, en el Atlas de Madrid de 30 Véase capítulo 11.
Virgilio Pinto Crespo y Santos Madrazo 31 En el caso de Madrid Rafael Mas (por
1995. ejemplo, en 1979) ha mostrado como
20 Terán 1959. Entre los que le siguieron, sucedió así.
pueden citarse en especial las investi- 32 Está bien claro en el caso de Barcelona,
gaciones de Rafael Mas. según los trabajos de Joan Busquets y del
21 Ver artículos de M. Tatjer, citados antes; LUB. En Madrid sucede lo mismo, como
y para los catastros actuales los estudios ponen de manifiesto algunos trabajos
del Centro de Estudios Catastrales de Canosa y Rodríguez Chumillas 1985.
Madrid, en particular la revista Catastro 33 Daldá 1991.
(nº especiales sobre «Suelo, urbanismo y 34 Carter ed. 1983, pág. 204.
catastro», 17; «El catastro en Latino- 35 Capítulo 1, págs. 31-33.
america», 12; «Arrendamientos urba- 36 Bosque Maurel 1962, fig. 10.
nos», 10). 37 En ese sentido es interesante la propuesta
22 Muchas fundaciones se hicieron también que realizó Carter en su estudio sobre las
en la edad media sobre el Camino de fases del crecimiento urbano en Gales,
Santiago, tomando éste como calle Carter: «Phases of Town Growth in
mayor; por ejemplo en León (Durany Wales», en Dyos (ed.) 1968, ed. 1976,
Castrillo 1990) y en Cacabelos en el págs. 231-252.
Bierzo (Durany Castrillo y Rodríguez 38 Pueden ser significativos los ejemplos de
González 1997). la evolución del plano de Madrid (a partir
23 Capítulo 1. de Virgilio Pinto Crespo y Santos
24 Con referencia al centro de São Paulo un Madrazo 1995) o de Barcelona (en Guar-
investigador ha señalado que las calles dia y García Espuche 1986). De manera
principales mantienen su trazado de más general pueden utilizarse los dos
1750, Villaça 1986 (cit. por Ángela de volúmenes publicados del Atlas histórico
Araujo Ferreira, pág. 42). de ciudades europeas (bajo la dirección de
25 Sobre el papel de las acequias en la M. Guardia, J. Monclús y J.L. Oyón 1974)
organización de la ciudad, Martínez y la obra de Gutkind, 1964-72.
Carrillo 1997. 39 Conzen 1968, págs. 118-119.
26 Box y Morales 1993, han contabilizado 40 J.W.R. Whitehand 1972.
mas de 500 vías urbanas en las provincias 41 Bibliografía en Vilagrasa 1991, notas 17
de Alicante, Murcia y Almería con y 18.
alusiones de ese carácter (ramblas, 42 Este enfoque cristalizó primero en una
barranco, ramblilla) o a otros que aluden serie de artículos (Whitehand 1972 y ss)
a su uso en el regadío con aguas turbias y más tarde en su libro The Changing Face
96 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

of Cities: A Study of development Cycles fuentes y problemas similares, véase


and Urban Form, 1992. Whitehand 1992, pág. 10 y ss.
43 Capítulo 1, pág. 33. 58 En Barcelona en los expedientes de hasta
44 González Yanci 1974. 1840; ver sobre ello Tarraubella, 1993.
45 Es lo que ocurrió en Valladolid, tanto en 59 Ese problema de la utilización del
lo que se refiere al efecto barrera, como a material de los permisos de obras, en lo
la segregación social que introduce el que se refiere a los permisos de obras de
ferrocarril, estudiado por Jiménez García Barcelona, han sido examinados por J.
1993. Roca y otros 1990.
46 Madera y Tomé 1996. 60 Tal como se señala, con referencia al
47 Santos Preciado 1985. Registro d’Obreria de Barcelona en el
48 Aguilera Arilla 1988. trabajo de J. Roca y otros 1990.
49 Ramos Hidalgo 1991. 61 Alió, 1986, Marco Cerezo 1993, Tafunell
50 Por ejemplo, en Bartolomew 1955, ed. 1988.
1959. 62 Azagra 1993, Tatjer 1988. Sobre los catas-
51 Federal Housing Administration. The tros preurbanos, Ward 1962. De manera
Structure and Growth of Residential general sobre el catastro como fuente
Neighborhood in American Cities. geográfica véase Arranz Lozano 1988.
Washington, D.C.: Government Printing 63 Ejemplos en los trabajos de E. Serra Riera
Office, 1939. Las págs. 129-30 han sido (1992) y de A. Solá Parera (1982 y 1984)
reproducidas en Mayer & Kohn 1959, sobre Gràcia.
págs. 263-264. 64 López y Tatjer, 1984.
52 Véase más adelante el capítulo 10. 65 Tatjer, 1982.
53 Cuestiones todas tratadas en los capítulos 66 Un buen repertorio referente a Francia,
8 y 9 del libro de Colin Clark 1968. pero que puede servir de orientación
54 De manera general véase Mayer y Kohn también en lo que se refiere a España por
(1959) 1967, y en lo referido a centros la semejanza de muchas instituciones y
comerciales Berry 1974, págs. 55 y ss. organismos, en Ruyssen 1979.
55 Los fondos de hasta 1840 se encuentran 67 Kagan (Coord) 1986, Rosselló 1990 y
en el Instituto Municipal de Historia y Galera Monegal 1998.
los posteriores a dicha fecha en el Archivo 68 Una buena introducción al tema puede
Administrativo del Ayuntamiento. Una ser la de Elliot 1987.
presentación general de los fondos muni- 69 Por ejemplo, la excelente de Tarraubella
cipales de interés para los estudios urba- 1993. Un panorama general sobre las
nos en diversos trabajos de Xavier Ta- fuentes para el estudio de la ciudad, en
rraubella. Un análisis comparativo de esta Durany Castrillo 1986.
fuente en España y Gran Bretaña ha sido 70 Véase María José LLombart «El catastro
hecho por Vilagrasa 1993; sobre éste país y la colaboración municipal», en Canet
véase también Aspinall y Whitehand 1980 Ribes y A. Segura (coord.) 1988, vol. II,
56 En Fornés y Gurrea (1857) ed. 1993, pág. págs. 177-186.
54. 71 Véanse los diversos trabajos de Nadal,
57 Empleados desde los años 1960 en Muro y Urteaga que citamos en la
estudios de historia urbana en Gran bibliografía.
Bretaña y Francia; en España por Ramón 72 Algunos ejemplos de elaboración de
Grau y Marina López en diversos trabajos mapas de utilización del suelo en
publicados a partir de 1971 (López y Bartholomew 1955 y Applebaum 1952.
Grau 1971); de forma general para Útiles ejemplos también en Monkhouse
Barcelona, véase Roca Albert y otros y Wilkinson 1966.
1990. Fuentes parecidas se encuentran en 73 Quesada 1988 y 1992.
otros países europeos; en lo que se refiere 74 Urteaga 1980.
a Gran Bretaña, descripción de estas 75 Serrano Segura 1990 a 1993.
Segunda parte
Las formas de crecimiento
tradicionales: el crecimiento
irregular y las tramas ortogonales
3. El crecimiento no reglado
y los planos irregulares

La distinción básica entre crecimiento espontáneo y crecimiento planificado se ha


señalado desde hace años. Sigue siendo válida en una primera aproximación. Pero
presenta también numerosos problemas. En este capítulo centraremos la atención
en el de carácter no reglado, que da origen a los planos irregulares dejando para el
quinto algunos de los que se refieren a la difícil distinción entre uno y otro tipo de
crecimiento.

EL CRECIMIENTO ESPONTÁNEO

La forma primera de crecimiento de los núcleos de poblamiento y la más general


es el crecimiento no planificado, en el que la expansión se realiza siguiendo los ejes
de comunicaciones, a partir de la aldea o del núcleo inicial. Algunos han llamado
a ese crecimiento «orgánico», como si fuera natural. Otros lo han denominado
espontáneo. Quizás podríamos calificarlo como no reglado, es decir, no sujeto a
precepto, ordenamiento o regla urbanística. En todo caso, su característica más
destacada desde el punto de vista morfológico es que da lugar a una trama viaria
irregular.
De todas maneras, vale la pena advertir que la denominación de crecimiento
no reglado o espontáneo se refiere únicamente a la forma como se realiza la
expansión de la ciudad, y que ello no supone que esté totalmente ausente toda
normativa. Ninguna sociedad puede desarrollarse sin algún tipo de normas jurídicas
sobre la propiedad, la jeraquía social o las relaciones de convivencia, todo lo cual
afecta de una u otra manera a la organización del espacio. Aspectos tales como la
disposición de las casas y el uso del suelo se ven, así, reguladas de algún modo
explícito o implícito, de la misma forma que se hace necesario disponer de normas
que impidan la ocupación de los caminos o la invasión de propiedades vecinas, y
determinen la localización de los espacios sagrados y los espacios de los muertos.
Así pues, que la trama urbana no sea regular no significa que esté desordenada,
ya que siempre existen algunos tipos de reglas sociales que se cumplen. Y ello sin
contar que la misma realidad puede aparecer desordenada a una escala y ordenada
a otra diferente. El aspecto fundamental en el plano irregular es que en los procesos
de construcción dominan las iniciativas individuales y fragmentadas.
La forma de crecimiento espontáneo y el plano irregular ha sido lo normal en
las primeras ciudades. Aparece ya en Ur, según mostraron las excavaciones de la
Ur más antigua, la del período Ibin Larsa (h. 1700 a.C.), realizadas por Leonard
100 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Woolley. Se puede reconocer como la dominante en la mayor parte de las ciudades,


y lo ha sido durante mucho tiempo de grandes urbes como Atenas, Roma, Londres
o Madrid. Puede dar lugar al crecimiento de una ciudad y más tarde a la coalescencia
de este crecimiento con otras aldeas próximas que también han iniciado un proceso
de expansión.
Las trazas del crecimiento espontáneo y del plano irregular originario pueden
desaparecer por regularizaciones posteriores, procesos de renovación que aparecen
ya desde las primeras civilizaciones. Así en la ya citada Ur, donde h. 600 a.C. el
trazado del sector central de la ciudad, en el se levantaba el temenos o espacio
sagrado, fue regularizado por Nabucodonosor con alineaciones rectilíneas1. De
igual manera sucedió seguramente en Babilonia; si bien la planta más conocida a
través de las excavaciones tiene forma regular, se desconoce la forma originaria,
que quizás fuera irregular, junto al río; en todo caso, sabemos que fue reconstruida
en varias ocasiones, debido a que su posición estratégica hizo que se dieran en su
suelo batallas diversas para controlarla, lo que tal vez condujo a su regularización2.
Lo mismo ocurrió muy posiblemente también en algunas ciudades prerromanas
por regularización tras la conquista.

LOS NÚCLEOS ELEMENTALES DE POBLAMIENTO Y LA APARICIÓN DE LA CIUDAD

En muchas ciudades la urbanización se desarrolló a partir de formas iniciales


preurbanas de origen antiguo. De ahí el interés de estudiar la configuración de los
primeros poblados preurbanos y el paso desde ellos a la ciudad. Lo cual puede
realizarse desde diferentes perspectivas. Una, la organización de los poblados de
los pueblos «primitivos» actuales. Otra, el crecimiento y la trama de los núcleos
del poblamiento rural. Finalmente, la reconstrucción arqueológica de los primeros
núcleos de poblamiento. Dedicaremos ahora atención a cada una de ellas.

La perspectiva antropológica

Algunos trabajos antropológicos realizados sobre formas y estructuras de pobla-


miento en pueblos primitivos actuales permiten llegar a diversas conclusiones de
interés. Entre ellos me parece especialmente valioso el estudio que en los años
1960 realizó Douglas Fraser para la colección Planning and Cities, dirigida por
Roger R. Collins3. La conclusión esencial de dicho estudio es la necesidad de tener
en cuenta, sobre todo, la estructura social de los agrupamientos, y no solamente
sus formas y estructuras.
Dicho eso, y estando de acuerdo con él, a partir del análisis de los planos
reunidos por ese mismo autor se puede observar la existencia en esos núcleos de
una tendencia hacia algún tipo de estructura. Una estructura que es, ante todo,
social, pero que también supone en muchos casos una organización espacial.
Cuando se examinan dichos planos queda claro que en la mayor parte de ellos
aparecen algunos principios en la agrupación.
EL CRECIMIENTO NO REGLADO Y LOS PLANOS IRREGULARES 101

Los rasgos esenciales que pueden observarse en esos planos de los núcleos
más primitivos son –me parece– los siguientes: la existencia de un espacio central
reconocible; la presencia de ejes axiales y a veces alineaciones claras de viviendas
en torno al espacio central o a algo que pueden considerarse trayectos de comuni-
cación; una jerarquización del espacio y de las viviendas; una fuerte impronta de
lo sagrado (templos de los antepasados, de los orígenes de la aldea o del grupo, con
espacios preferentes asignados); existencia, además, de espacios de los muertos, o
prohibidos («templos infernales», en algunas aldeas indonesias); una relación clara
entre el núcleo aglomerado y el campo, a veces con una ordenación de los cultivos
al exterior de aquel; y una influencia de la estructura de clanes o familiar en la
organización del espacio.
El análisis diacrónico de los planos pone de manifiesto que bien pronto
aparecen también soluciones constructivas complejas en la edificación de las
viviendas. Concretamente, se observa la evolución desde el simple abrigo de los
grupos menos evolucionados, como, por ejemplo, los bosquimanos, a tipos de
cabañas cada vez más complejas. También puede comprobarse la aparición de
formas de trabajo colectivo para tareas de interés general, como la pavimentación
de las calles; y una preocupación por el almacenamiento de las cosechas y defensa
de éstas contra los roedores, lo que puede conducir a la formación de espacios
especializados de almacenamiento, en donde dominan dichas estructuras.
Finalmente, en sociedades evolucionadas y más complejas, se observa rápida-
mente la formación de un recinto sagrado y político, de residencia de los jefes y a
la vez espacio ceremonial (funciones todas que se presentan, por ejemplo, en los
palacios de las ciudades yoruba).
Así pues, puede afirmarse que desde las etapas más primitivas de la organización
de los núcleos de poblamiento se perciben formas de organización que luego se
desarrollarán de manera más rica y compleja en las ciudades.

El poblamiento rural

Los estudios geográficos de los núcleos rurales y de sus formas de crecimiento son
interesantes también desde la perspectiva de la evolución urbana.
Como ya hemos visto en otro capítulo, la trama rural preexistente, los caminos
y el crecimiento se han reconocido como factores importantes que afectan a la
evolución de las ciudades. Remontarse, pues, a esas formas agrícolas puede ser útil
para entender aspectos importantes de la evolución urbana.
Afortunadamente, los trabajos realizados por geógrafos e historiadores sobre
las estructuras y el paisaje rural nos facilitan una amplia serie de estudios para
conocer los principios de organización y jerarquía urbana.
Esos estudios han mostrado varios tipos fundamentales de poblamiento rural,
con algunas variantes4. Ante todo, el tipo más disperso, en nebulosa, a partir del
cual se realiza una compactación en el área cercana a la iglesia. Luego los tipos
lineales: Strassendorf (aldea caminera, village rue) y, en cierta manera, Angerdorf
(village en lisière); en definitiva una aldea– calle con una arteria central ampliada
102 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

en algún punto y convertida en plaza. Esos tipos se pueden ir complicando cuando


hay otras calles paralelas o convergencia de caminos en una encrucijada que se
convierte en plaza de mercado; sería el caso de Alnwick, estudiado en el famoso
trabajo de Conzen. Otras modalidades lineales reconocidas por los geógrafos han
sido el Waldhufendorf, o poblamiento en línea dentro del bosque (llamado por los
franceses en ligne), o el Marschufendorf, o aldea lineal de los polders.
Se han identificado asimismo diversas tipologías de aldeas agrupadas: desde la
más simple forma de agrupación, llamada por los geógrafos alemanes Haufendorf,
o aldea amontonada (en tas), a formas más elaboradas tales como el Ruddorf (village
rond). Finalmente, también se han considerado y estudiado los tipos de aldeas
creadas con un plano geométrico, resultado de la colonización.
El eje de la calle principal organiza el pueblo. Surgen luego calles transversales
y paralelas, y un desarrollo en varias direcciones desde el cruce principal o plaza.
Cuando existe una plaza, ello indica ya la organización y jerarquización del núcleo.
La adaptación a las condiciones topográficas es una constante, pero dicha
adaptación es variable y depende de muchas circunstancias, ya que unas veces el
desarrollo se adapta a la dirección de las curvas de nivel y otras las corta y se realiza
en pendiente. También es muy frecuente que el plano de un pueblo localizado en
la cumbre de una colina se modifique al extenderse por la ladera y, más aún, al
descender al llano; pueden dar lugar a una expansión radial, apoyándose en los
caminos que parten del antiguo núcleo y originan una forma estrellada con espacios
intersticiales; o a un desarrollo concéntrico, sin dirección específica de la extensión
de la periferia, y que, a diferencia del anterior, no deja vacíos importantes en las
áreas próximas al centro.
Los geógrafos han elaborado numerosas tipologías de los pueblos en relación
con las condiciones topográficas iniciales. Han hablado de pueblos en cumbres,
normalmente por razones de fortificación y convertidos muchas veces en pueblos
fortaleza; de pueblos en espolón, entre dos cursos de agua, o arroyos; de pueblos
en llano o superficies planas que permiten la expansión en varias direcciones;
pueblos en el fondo de depresiones; pueblos lineales, con un elemento axial muy
poderoso, o a veces una dirección que puede venir impuesta por un accidente
topográfico, por la presencia de una línea de infraestructura o de un núcleo
próximo; de pueblos ribereños o pueblos puente; de pueblos en meandro; o de
pueblos duales como resultado de la suma de dos áreas muy próximas pero
diferentes en su morfología interna, con existencia de alguna barrera que hace
muy difícil la unión5.
A todo ello hay que añadir la forma del parcelario rural y la organización de la
red de caminos que parten de la aldea, para la relación con los caseríos o para el
acceso a los campos. Una red de caminos y sendas que todavía hoy aparece en el
paisaje como «el más tenaz vestigio de las estructuras agrarias antiguas»6.
El interés que hoy se presta a los problemas urbanísticos de los pequeños
municipios está permitiendo conocer con mayor precisión que en el pasado las
estrategias de los propietarios de las fincas rústicas, o propietarios-promotores,
que a veces son los mismos usuarios, en la configuración de las vías públicas de los
EL CRECIMIENTO NO REGLADO Y LOS PLANOS IRREGULARES 103

pequeños núcleos rurales; y permite comprender las razones por las que la trama
callejera iregular se configura a partir de la intervención de dichos agentes, y las
dificultades que se encuentran cuando la administración municipal intenta
controlar y regularizar esos procesos, debido a las estrechas relaciones personales
entre los agentes urbanos y los miembros del concejo municipal7.

Los planos primitivos según las investigaciones arqueológicas e históricas

Las investigaciones de arqueología prehistórica y protohistórica han permitido


conocer la forma de los primeros núcleos poblados permanentemente, desde las
aldeas neolíticas a las medievales.
En el Próximo y Medio Oriente y en la India se conoce el paso de los primeros
núcleos de poblamiento (aldeas neolíticas o del bronce) a las ciudades. Especial-
mente interesante es el caso de Çatal Huyuk en Anatolia, descubierta por J. Mellaart
entre 1961 y 1963. El núcleo urbano se ha fechado entre mediados del 7000 y el
5700 a.C. En cierta manera, es una verdadera ciudad neolítica, como una especie
de colmena: al parecer se pasaba de unas casas a otras por la azotea, sin calles ni
plazas. Seguramente se trata de un núcleo que tenía un carácter ritual y religioso,
y ha sido respecto a él que Jane Jacobs formuló su sugestiva tesis: «primero la
ciudad, luego el desarrollo rural»8. Recientemente Javier García-Bellido ha
reexaminado el problema y tras desechar la hipótesis defensivo-protectora de esa
morfología «en colmena» ha sugerido de forma convincente que puede tratarse de
un resultado de la evolución desde las formas más primitivas de alojamiento en
cuevas, al pasar los hombres a la llanura tras un cambio del ecosistema pero no de
modo de vida: «su costumbre ancestral de caminar sobre las casas subterráneas y
entrar en ellas por el techo no sería alterado en absoluto con el nuevo hábitat;
siendo la única novedad el tener que construir las casas no excavándolas de arriba
abajo o en horizontal (como las hubieran venido haciendo en las cuevas semisub-
terráneas), sino construyéndolas, elevándolas de abajo arriba, por acumulación
constructiva de materiales blandos o pétreos y sistemas adintelados elementales
de maderas»9.
En general, las formas circulares de las viviendas parecen las más primitivas.
En Jericó se han encontrado viviendas de planta rectangular de aprox. 7000 a.C.;
pero en estratos inferiores de 1.000 años antes hay viviendas de planta circular,
como si la tradicional choza de la fase nómada hubiera constituido el modelo para
las primeras viviendas de piedra. También en este punto, la obra de Javier García-
Bellido ha argumentado de forma muy convincente sobre las razones arquitec-
tónicas que explican la aparición de la casa redonda como forma constructiva
primigenia a partir del momento en que los hombres abandonaron el hábitat
troglodítico y superaron la fase de habitar en chozas semienterradas o abrigos
someros: las construcciones cónicas o cilíndricas presentan ventajas ante el peligro
de deformación por presiones laterales (viento, por ejemplo), mientras que las
estructuras de base rectangular y adinteladas o cubiertas planas de postes son más
frágiles10. A partir de esa forma inicial, el crecimiento de la casa redonda (que
104 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

evoluciona luego hacia una rectangularización con esquinas redondeadas), la


incorporación de innovaciones técnicas (con el añadido de muros de mampostería
a las paredes de las chozas, o la utilización de cerchas triangulares para construir
cubiertas a dos aguas) y los inconvenientes de estas formas circulares para la compa-
cidad de viviendas vecinas explican la transformación hacia estructuras cuadran-
gulares, cuya evolución puede comprobarse con el examen de los restos arqueo-
lógicos en diversos lugares11.
En los primeros núcleos urbanos parece que existe con frecuencia algun tipo
de ordenación espacial: la división social y funcional del poblado, la organización
viaria y la ciudadela como estructura defensiva fundamental y residencia de los
grupos que ejercen el poder, constituyen rasgos presentes en todos ellos.
Los núcleos prerromanos de Hispania, pueden ser un buen ejemplo de esos
poblados primitivos preurbanos.
Cuando llegaron los romanos algunos poblados indígenas habían sido afectados
o influidos por las colonizaciones del mediterráneo oriental (fenicios, griegos y
cartagineses) pero otros estaban todavía en una fase muy inicial de desarrollo,
correspondiente a la edad del Bronce y del Hierro temprano. Hemos de distinguir
dos áreas fundamentales. Una la de las regiones septentrionales de la Península,
donde la influencia de esas colonizaciones fue muy escasa (Galicia, norte de
Portugal, Cantábrico, mesetas norte y, en buena parte, sur). Otra, la de las regiones
meridionales muy influidas por la colonización oriental.
En general, la elección de lugares estratégicos y de fácil fortificación es una
constante en la localización de los núcleos de poblamiento prerromano de Hispania,
al igual que ocurre en otros lugares. En las regiones septentrionales dominaba la
cultura de los castros, con núcleos en altura en donde se encuentran las típicas
viviendas circulares, que han podido persistir hasta época actual12 (Figura 3.1).
Pero junto a ello otros factores esenciales tuvieron también importancia: el
acceso a tierras fértiles, la posibilidad de disponer de agua (ríos y fuentes) y la
conexión o incluso el control de las vías de comunicacion, caminos naturales que
actúan ya desde la prehistoria.
Sin duda en las regiones meridionales existía una red relativamente densa de
núcleos de poblamiento originados con la sedentarización, realizada durante la
Edad del bronce en el caso de Andalucía y algo más tarde (edad del hierro) en el de
la meseta sur. Según Estrabón (III, 4) Sempronio Graco habría conquistado en la
Hispania interior durante las guerras contra los celtíberos 300 ciudades; aunque
sin duda la cifra, que fue esgrimida por el general para su entrada triunfal en Roma,
es exagerada, muestra sin embargo que había una red densa de poblados indígenas.
Los núcleos de poblamiento indígenas recibieron por parte de los romanos
denominaciones diferentes. Los que llamaron castella eran pequeños núcleos de
pocos habitantes en emplazamientos defensivos; los oppida eran ya aldeas fortifi-
cadas que representaban un nivel algo más elevado de la jerarquía del poblamiento;
y finalmente las que llamaron civitates representaban el nivel superior, frecuente-
mente capitales tribales o regionales, defendidas por una o varias murallas y con
características más decididamente urbanas. El carácter de capitalidad de un grupo
EL CRECIMIENTO NO REGLADO Y LOS PLANOS IRREGULARES 105

Fig. 3.1 Reconstrucción anaparástica, desde arriba, del castro de Coaña, en Asturias,
por Antonio García y Bellido. En la parte superior el núcleo inicial, convertido en
ciudadela amurallada. Se observa la mezcla de viviendas redondas, más primitivas,
y de otras en evolución hacia la estructura rectangular (A. García y Bellido, 1985).

étnico queda de manifiesto en el nombre que a veces lleva: Oretum, capital de los
oretanos, Basti, de los bastetanos, Edeta, de los edetanos, o Indika, de los indiketes,
entre otras13.
En todo caso, esas capitales eran también centros comerciales y tuvieron un
papel importante en la incorporación de las innovaciones que llegaban del
Mediterráneo oriental; como lo muestra el que en el caso de las regiones interiores,
sea en ellas, y en especial en las más grandes, en donde durante los siglos V-III a.C.
aparecen con mayor abundancia las cerámicas griegas, que son en cambio mucho
más raras en los núcleos de tamaño inferior. Tenían así un claro papel de mercado,
a lo que unían posiblemente funciones religiosas, incluso en algún caso con centros
especializados de ese carácter, como en el de Laccuris (Alarcos, Ciudad Real) que
posiblemente sea una verdadera ciudad-santurario por el número de exvotos
encontrados.
El trazado interior de estas ciudades es todavía poco conocido. Aunque frecuen-
temente tenían una trama irregular, se han encontrado también sin embargo tramas
regulares, con calles entrecruzadas geométricamente así como «casas en manzanas
a partir de calles que se cruzan en retícula no regular, a la que se adaptan las vivien-
106 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

das», incluyendo eventualmente habitaciones triangulares. También podían existir


áreas especializadas, dedicadas al almacenamiento o a la producción fabril.
Examinando el nivel de desarrollo alcanzado en la submeseta sur a la llegada
de los romanos, Ángel Fuentes Domínguez estima14 que no existía un verdadero
urbanismo, ni siquiera un protourbanismo, y aceptando una distinción que había
realizado J. Maluquer de Motes entre «nivel urbano» y «urbanismo» estima que se
había llegado al primero; es decir que –en algunos casos desde el siglo V, y en todos
a la llegada de los romanos– se tenían las condiciones económicas, políticas y
culturales que hacen posible el urbanismo; y que solo excepcionalmente se había
llegado también a éste.
Alguna conclusión podemos obtener de todo lo dicho hasta ahora. Cuando
hablamos de planos irregulares y no planificados estamos aludiendo en realidad al
trazado no reglado de las calles y a la edificación de las viviendas. Pero, de hecho,
eso puede coexistir con alguna forma de control que afecta a la construcción del
templo, del palacio del príncipe o de las fortificaciones. Hay que tener en cuenta
que el paso de la vida rural a la urbanización implica siempre algún tipo de diferen-
ciación social y de organización, y ello ha de tener algún reflejo espacial y en el uso
del suelo en alguna parte del núcleo: templo, palacio del príncipe, espacio
ceremonial, sistema defensivo, graneros, etc. Si eso ocurre en los núcleos más
primitivos que han sido estudiados por los antropólogos o los arqueólogos, con
mucha más razón en las ciudades ya plenamente constituidas

La forma irregular de las primeras ciudades

Es casi seguro que los núcleos que dieron origen a las primeras ciudades tenían
una trama irregular como las que acabamos de señalar.
En general las ciudades en Mesopotamia como en Egipto, debieron de tener,
por lo común calles estrechas y sinuosas y casas de barro o adobe15. Seguramente
ese sería el tipo más común de desarrollo, que luego puede haber desaparecido
por remodelaciones posteriores, como sabemos que ocurrió en Ur y, posiblemente,
en Babilonia. En ocasiones la evolución posterior de la ciudad ha podido ocultar
esas tramas primitivas, pero los trabajos arqueológicos han mostrado muchas veces
que eso se debe a la regularización de formas irregulares.
Existen de todas formas, dificultades para determinar solo a partir de la
regularidad del plano si una ciudad estaba planificada o no. Es, por ejemplo,
interesante el debate sobre el planeamiento urbano en Tell el Amarna –fundada
por Aknaton y que subsistió durante 40 años hasta 1356 a.C.16– que se refleja en la
separación clara de la ciudad monumental y de las residencias de los privilegiados
respecto a la ciudad de los obreros, al este. Sin duda la ciudad fue planificada de
alguna forma, pero no de manera geométrica regular.
Sea cual sea la evolución del núcleo inicial, sabemos también que bien pronto
esas ciudades fueron rodeadas por murallas, y que a partir de ese momento las
rutas que partían de las puertas de la misma se convertían en los ejes organizadores
del nuevo crecimiento de la ciudad17.
EL CRECIMIENTO NO REGLADO Y LOS PLANOS IRREGULARES 107

De forma similar ocurrió con la dominación cartaginesa en el Mediterráneo


occidental, cuya importancia se está destacando en los últimos años. En Hispania
los cartagineses se apoyaron en la red urbana existente y establecieron relaciones
de amistad y alianza con los núcleos de poder indígena. Al mismo tiempo crearon
y potenciaron ciudades clave para su estructura imperial. En primer lugar Cartago
Nova, pero también Carteia en el estrecho, y Carmo (Carmona) en el valle del
Guadalquivir. En la Bética algunas de esas ciudades ocupadas por los cartagineses
o en alianza con ellos conocieron un fuerte desarrollo en los dos siglos previos a la
invasión romana.
Seguramente el plano de las ciudades que encontraron los colonizadores era
generalmente irregular. En Carmo, en una acrópolis bien defendida por un escarpe
rocoso que la rodea prácticamente por tres lados, sobre un poblado de la edad de
Bronce se desarrolló en el siglo III a.C. un poblamiento bien defendido por el único
lado accesible, el cual tiene características de la arquitectura cartaginesa18. Sobre él
se constuirían sucesivamente fortificaciones romanas, árabes y cristianas, de forma
que ha seguido siendo funcional hasta el XIX.
También fue irregular el plano de las ciudades púnicas en Hispania. Esto último
parece deducirse de un testimonio de Estrabón (III, 4, 2) en el que contrapone la
regular ciudad griega de Mainake (seguramente ortogonal), frente a la planta de la
Malaka fenicia, que podemos suponer desordenada19.
Irregular fue asimismo la mayor parte del urbanismo inicial de las ciudades
griegas20. En el Egeo, una gran diversidad de restos, desde los tiempos neolíticos a
los históricos permiten seguir el proceso de urbanización. Creta, la isla de las cien
ciudades según Homero, es el lugar donde comenzó lo que podríamos llamar el
desarrollo urbano occidental, con la cultura minoica. Sus ciudades crecieron
florecientes y seguras defendidas por su poderío naval. Luego tuvieron un fin
abrupto por las invasiones micénicas y la imposición de una aristocracia de
guerreros que perduraría con sus sucesores aqueos y dorios. En ese contexto bélico
Micenas y Tirinto aparecen lógicamente como ciudades fortificadas en cuyo interior
existía lo que Mumford ha calificado de «grandes conglomerados de casas, en
viviendas donde se apiñaba la gente»21.
Probablemente muchas futuras ciudades se iniciaron como poblamientos
neolíticos en acrópolis fácilmente defendibles. Así parece que ocurrió en las
ciudades aqueas en el continente, con estructura feudal, localización en acrópolis
fortificadas (Micenas, Tirinto, Atenas) y población en la periferia. La Acrópolis de
Atenas fue también, como se sabe, el núcleo primitivo de la ciudad. Así lo percibió
ya Pausanias, que en el siglo II escribió que la imagen más sagrada de Atenea en
Atenas «es la que ahora está en la Acrópolis –ésta era antes toda la ciudad– y dicen
que cayó del cielo»22. Más tarde la Acrópolis evoluciona hasta convertirse en un
lugar sagrado, lo mismo que luego en las ciudades europeas esas primitivas acrópolis
evolucionarían hacia un castillo militar con santuario, o hacia un conjunto
catedralicio. Otras veces, sin embargo, esas acrópolis primitivas se abandonaron
posteriormente y quedaron extramuros, como ocurrió en Mileto.
108 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

En conjunto las griegas fueron ciudades que crecieron de forma no regular.


Planos de ese trazado eran los que había en Delos, Atenas y otras ciudades. Ello
seguramente explica que en el siglo V a.C. Herodoto se sorprendiera de la regula-
ridad de Babilonia.
De manera semejante ocurrió en Roma, una ciudad que creció desde el siglo V
a.C., y de la que todavía en la corte del rey Filipos de Macedonia, h. 174 a.C., «se
hablaba como de una ciudad fea, con edificios privados y públicos de mezquino
aspecto». Como ha escrito el arqueólogo Antonio García y Bellido, «Roma debía
causar entonces muy mala impresión a los viajeros que llegaban de Oriente griego;
las casas se habían levantado al azar y las irregularidades del suelo habían obligado
a calles de curso movido, serpenteando empinadas, o estrechas y tortuosas. La
anchura de las calles principales no pasaba entonces de los 4 o 5 m y en las más
importantes a lo sumo a 6, 50»23. Y todo ello en una ciudad en la que los muros
servianos del siglo IV a.C. abarcaban una superficie de 426 ha y donde ya desde
fines del siglo III a.C. se habían edificado casas de tres pisos y a veces de más. Roma
creció vertiginosamente al convertirse en un verdadero imperio, tras la victoria
sobre Cartago y luego con la expansión en Oriente y Occidente. En tiempos de
César alcanzaba ya los 800.000 habitantes, con gran número de inmigrantes de
oriente y occidente.
También tuvieron plano irregular algunas ciudades de Hispania tras la romani-
zación y las adaptaciones de los núcleos prerromanos. Con la conquista de los
romanos se modificaron de forma importante las condiciones de los asentamientos
de población, pero en algunos casos el crecimiento irregular de los poblados
prerromanos siguió estando presente en el poblamiento.
Sabemos por las fuentes literarias y por las excavaciones arqueológicas que los
romanos encontraron en Hispania, como en otros lugares, gran número de ciudades
indígenas fortificadas, cuyos emplazamientos en unos casos ocuparon y en otros
abandonaron. Tito Livio afirmó (22.19, 6) que «multis et locis altis positas turres
Hispania habet», aludiendo a esos emplazamientos24, entre los cuales el de Sagunto
sería pronto famoso.
Tras la conquista romana muchos de dichos emplazamientos defensivos de
los núcleos ibéricos fueron abandonados. En la meseta sur, a caballo entre los siglos
II y I a.C., se produjo un primer abandono de los mismos entre fines del siglo II y
comienzos del I, el cual culmina cincuenta años más tarde25. Con la conquista
continúa el proceso de reducción del número de asentamientos defensivos situados
en altura, que se había iniciado en el siglo V y IV, en época ibérica, y prosigue con la
pax romana. Durante las guerras civiles romanas, que tuvieron como se sabe una
fuerte presencia en la península ibérica, Roma activó este proceso de concentración,
obligando a muchas poblaciones indígenas a un traslado, especialmente importante
en la meseta meridional. Los arqueólogos han mostrado numerosos casos de
ciudades ibéricas que se trasladaron de emplazamiento en ese momento o junto a
los cuales, en algunos casos, se construye una ciudad romana, lo que ha sido
interpretado como una política «para acabar de romper con la rémora de la
tradición que impedía el salto definitivo hacia el modelo puramente romano»26.
EL CRECIMIENTO NO REGLADO Y LOS PLANOS IRREGULARES 109

Esas nuevas localizaciones no cuentan ya con murallas, lo que facilita el control


militar de las mismas. Solo asegurada la paz romana, en el siglo I se les permitirá a
algunas que las construyan. En general en ese período (siglos II-I) muchos núcleos
indígenas desaparecen en beneficio de esas nuevas fundaciones romanas, situadas
con frecuencia a corta distancia de las viejas.
Es muy notable la antigüedad y continuidad del poblamiento en la Bética.
Fundaciones fenicias o griegas son seguidas por otras cartaginesas sobre las cuales
se sitúan luego ciudades romanas. Estrabón, que escribía en el principado de
Augusto señalaba que en su época, es decir al comienzo del siglo I, existían en esa
provincia alrededor de doscientas ciudades, entre las que destacaban Gades y
Corduba «por su poderío y gloria» (III, 2, 1) y otras por su importancia agrícola,
comercial o minera. Una parte de esas ciudades citadas por Estrabón llevan nombres
indígenas, lo que prueba la importancia del poblamiento prerromano, aunque
muchas ya estaban romanizadas o habían recibido nombres y estatutos jurídicos
romanos27. En otras partes de Hispania más alejadas de la influencia de las coloni-
zaciones del mediterráneo oriental, el hecho urbano era más somero.
Algunas ciudades romanas mantuvieron el plano irregular de los viejos núcleos
indígenas, por razones que generalmente tiene que ver con la adaptación a la topo-
grafía y la defensa. Un plano irregular debió de tener la antigua Arse, la Saguntum
romana, con un emplazamiento en acrópolis que fue respetado por los
conquistadores al situarse en un sector de la montaña no ocupado hasta entonces.
En el siglo II la ciudad se desplaza hacia la parte baja, desde el teatro, construido en
la vertiente de la montaña, hacia el río Palancia28. También, entre otros, muestran
trazado irregular los restos que se están excavando del Municipium Flavium
Muniguense (en Villanueva del Río y Minas, Sevilla)29; o Celsa, instalada en una
terraza del Ebro a partir del poblamiento indígena inicial pero cuya decadencia –
ocasionada por el desplazamiento de la actividad hacia la cercana Cesaraugusta–
impidió una regularización total de trazado, por lo que se han conservado
«manzanas de viviendas irregulares que se alejan de los parámetros ortodoxos en
insulae rectangulares»30.
El tipo de evolución que se produjo en ciudades importantes en que hubo
continuidad con el núcleo antiguo puede ser ejemplificado con el caso de Sevilla,
en la Bética. El antiguo poblado indígena de Ispal, junto al Guadalquivir, documen-
tado desde el siglo VIII a.C. fue mantenido por los romanos, que localizaron en él la
Colonia Iulia Romula Hispalis. La huella romana se detecta en este emplazamiento
desde finales del siglo II a.C., aunque sin que se produzcan cambios significativos
en el oppidum originario, lo que muestra que la presencia romana se limitaría al
principio a algunos monumentos representativos y estructuras militares. Más tarde
se intensificó dicha presencia, hasta conducir a una modificación profunda del
paisaje urbano en la época imperial, sobre todo en relación con la creciente función
comercial de Hispalis en la vía del Guadalquivir. En todo caso, la localización del
foro, o de los foros sucesivos de la ciudad romana ha actuado como factor de
centralidad desde aquellos tiempos hasta hoy31.
110 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

De manera similar ocurre en Astigi (una de las capitales conventuales de la


Bética junto con Gades, Corduba e Hispalis). Seguramente existió un núcleo
indígena sobre el que se construiría la planta ortogonal de la Colonia Augusta
Firma Astigi, planta que según algunos todavía se refleja en el trazado de la Écija
actual32.
De todas maneras, conviene advertir que en el caso de regiones de antigua
influencia griega, como en el levante y el sur español, las ciudades indígenas podían
llegar a adoptar plantas regulares, que fueron luego respetadas por los romanos.
Es lo que parece haber sucedido en la antigua Ilici (Elche) ciudad ibérica a la que
parece haberse superpuesto la ciudad romana, con unas medidas (10 has) y forma
semejante33.

EL PLANO IRREGULAR EN EL URBANISMO MEDIEVAL Y MODERNO

La ciudad islámica

Poco después de la Hégira (622) los árabes iniciaron una rápida expansión por el
Próximo Oriente (en 636 conquistan Siria) y el norte de África. Aunque eran
pueblos del desierto, pronto asimilaron la ciencia y muchos aspectos culturales
del mundo clásico. Sabemos que el urbanismo griego y romano, que todavía se
encontraba vivo en el Próximo Oriente y norte de África al iniciarse las conquistas
musulmanas, impresionó a los conquistadores y se tuvo ocasionalmente en cuenta
en el urbanismo islámico, especialmente en la primera fase de la expansión cuando
algunos campamentos militares trazados con los principios clásicos de la castra-
mentación se transformaron en ciudades34.
En Hispania los invasores musulmanes fueron pocos y –como antes habían
hecho los visigodos– ocuparon esencialmente las ciudades, algunas de las cuales se
sometieron por capitulación. Las ciudades conservaron la estructura urbana
preexistente al mismo tiempo que la mayor parte de su población.
Los historiadores musulmanes tenían el recuerdo histórico de muchas ciudades
en decadencia. Ibn Jaldún en la historia de los bereberes habla de este tema, y
especialmente de las norteafricanas35. La melancolía que inspiraban las ciudades
muertas es un sentimiento común en la literatura árabe también en Al Andalus;
como aparece, por ejemplo en El collar de la paloma de Ibn Hazm36. Tras casi tres
siglos de decadencia desde el fin del imperio romano y con las convulsiones de las
invasiones bárbaras, los árabes encontraron ya muchas ciudades muertas en el
norte de África y en España, y otras desaparecieron con la invasión musulmana.
Las gentes a veces se apartaban de ellas como ciudades malditas, con el recuerdo
de Sodoma y Gomorra37.
Las ciudades árabes se caracterizan por sus planos irregulares. Unas veces como
resultado de un crecimiento que siempre tuvo esas características. Otras como
consecuencia de un proceso de «irregularización», por la ocupación privada del
espacio público en ciudades clásicas diseñadas con un trazado regular38.
EL CRECIMIENTO NO REGLADO Y LOS PLANOS IRREGULARES 111

Como acertadamente ha señalado Javier García-Bellido, la comprensión de la


organización de la ciudad islámica, juzgada como desordenada por algunos
tratadistas europeos, ha de hacerse a partir del descubrimiento de los principios
rectores sociales y políticos y de las reglas morfogenéticas que actúan en ellas.
Entre las cuales el principio de integración social por el que se garantiza la libre y
plena disposición y uso de la propiedad patrimonial, atemperado por la prohibición
general de no molestar o causar daño a los hermanos musulmanes; el principio de
dominancia de los bienes colectivos o comunes; el principio de la propiedad
privativa (fina) que permite la invasión del espacio libre virtual en torno a la
propiedad privada (mulk) de un inmueble sobre el que el propietario posee un
derecho de uso privilegiado; el principio de nodalidad de la casa-patio familiar,
cerrada e introvertida hacia el interior, y que incluye incluso servidumbres de vistas
que afectan a la altura y los vanos de las viviendas vecinas; o el principio de jerarquía
funcional de los viales, que permite una especie de privatización de algunos tramos
de los mismos, en especial de las calles cerradas que dan acceso a viviendas y son
de uso mancomunado por grupos familiares o tribales y corporaciones artesanales39.
En general la ciudad islámica ha tenido una evolución lenta, fruto de la iniciativa
privada en la mayoría de los casos. Tan solo una catástrofe, un incendio, un terre-
moto, la ruina o la voluntad de un poderoso podían alterar radicalmente un
conjunto urbano. Así ocurrió en la Sevilla musulmana superpoblada, con la
construcción de una nueva mezquita mayor (1172), para la que se ordenó derribar
varias casas situadas junto a la alcazaba.
Las ciudades islámicas tenían algunas vías transversales o radiales que cruzaban
el recinto de la medina y comunicaban sus puertas, con intensa circulación. De
ellas arrancaban otras más angostas y tortuosas, de ancho variable y quebradas, de
las que partían gran número de callejones ciegos sin salida, que se ramificaban
laberínticamente como las venas en el cuerpo humano; como hemos dicho, éstas
últimas calles podían considerarse como vías privadas, propiedad de los vecinos
que en ellas tenían el ingreso de su vivienda y que conformaban un harat o unidad
socioeconómica. Numerosos ejemplos de estos trazados aparecen en los planos de
ciudades hispanas de raigambre musulmana, como Toledo o Córdoba. Vale la pena
señalar que ese carácter privado de la calle no es resultado de una privatizacion de
la misma sino, al contrario, de la necesidad de dar acceso al interior de una manzana
que se ha ido fragmentando y subdividiendo tras numerosas herencias y ventas.
Como ya hemos visto antes, también en este caso hablar de un plano irregular
no significa que estas ciudades no tengan un orden y una estructura40. En realidad,
el orden de la ciudad musulmana hay que buscarlo en la estructura social, y no en
la estructura física. Es la religión la que permite entender la organización urbana
en el mundo islámico. La religión domina absolutamente y a ella se subordina
todo lo demás41.
Como en otras ciudades antiguas y medievales, en la ciudad musulmana hay
que resaltar también la importancia concedida a la defensa, a la que se subordinaba
eventualmente lo político. Papel esencial tiene la alcazaba o ciudadela, que
–continuando generalmente el viejo núcleo primitivo– se sitúa en el lugar más
112 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

alto, escarpado y defendible (Almería, Baza, etc.), o en la orilla del río (Badajoz,
Mérida, Córdoba ...). La alcazaba estaba separada del resto de la ciudad por murallas
y dentro de ella se situaba el palacio del príncipe o gobernador42. Fue sobre todo
esencial en los primeros momentos, cuando las conquistas se hacían por capitu-
lación y la ciudad seguía estando poblada por los habitantes originarios,
recluyéndose los conquistadores en la fortaleza; menor luego con la islamización
general, pero de todas maneras, importante por las frecuentes revueltas y guerras
que se produjeron en el interior del islam.
La organización religiosa y teocéntrica otorgaba un papel fundamental a las
mezquitas, y en particular a la mezquita aljama o principal, orientada hacia la
Meca y próxima con frecuencia al palacio del príncipe o alcázar. El edificio podía
tener también funciones políticas cuando en ella se reunía la umma bajo la dirección
del imán, que dirigía la oración y la exposición sobre problemas de la comunidad
(jutba). Era también lugar de encuentro público y podía cumplir de hecho funciones
de ágora o plaza, e incluso lugar de mercado43, como la sinagoga en el mundo
judío (recuérdese el episodio de Cristo expulsando a los mercaderes del templo) o
las catedrales en el mundo cristiano.
La madrasa o edificio destinado a educación estaba también asociado a la
mezquita, ya que la educación elemental y superior se fundamentaban en la religión.
Junto al edificio de enseñanza había asimismo viviendas para profesores y alumnos.
Además de ocupar viejas urbes, los musulmanes también fundaron nuevas
ciudades, aunque esto fue excepcional. En España se tiene noticias de 23 ciudades
nuevamente fundadas44, aunque algunas (como Lérida, Medinaceli y Béjar) fueron
en realidad reconstrucciones. Otras se fundaron por razones militares, o como
ciudades cortesanas (Medina Azahara). Las de nueva fundación fueron: Calatayud,
Calatrava la Vieja, Quanat Amir, Ilbira, Uclés, Tudela, Murcia (831), Úbeda,
Talamanca, Madrid, Lérida, Badajoz, Medina al Fath, Medina al Zahra, Sektan,
Medinaceli (Medinat Salim), Almería (Al Mariyyat), Gibraltar, Aznalfarache,
Algecira la Nueva. Algunas de ellas tuvieron probablemente un plano regular, que
también aparece en grandes creaciones cortesanas en otros países islámicos45.

La ciudad cristiana medieval

La edad media cristiana europea es también un período de crecimiento de ciudades


de plano irregular, unas veces por desorganización del anterior plano romano y
otras por la formación de nuevos núcleos siguiendo las pautas de desarrollo ya
señaladas.
Algunas ciudades antiguas se arruinaron y desaparecieron. En unas pocas el
núcleo medieval se desarrollaría al lado del antiguo núcleo romano; como parece
haber ocurrido en el caso de Calatayud donde si el romano Municipium Augusta
Bilbilis se encontraba sobre el lugar de la ciudad ibérica de este nombre, la medieval
creció al exterior de dicho emplazamiento. Otras ciudades romanas pervivieron, a
pesar de una decadencia más o menos acusada. En ellas si bien a veces la trama
ortogonal romana se mantuvo, otras muchas sufrió importantes deformaciones
EL CRECIMIENTO NO REGLADO Y LOS PLANOS IRREGULARES 113

por la desaparición de la reglamentación viaria y edilicia romana, que permitió la


ocupación del espacio público de las calles y de los pórticos e incluso del espacio
del foro46. En algunas de esas ciudades romanas las murallas fueron frecuentemente
un factor esencial de continuidad; como ocurrió en la antigua Barcino, que gracias
a las murallas augústeas, reforzadas tras las invasiones francas del siglo III, se
convertiría en capital del condado de Barcelona, desplazando a la vieja capital
Tarraco, que durante mucho tiempo permaneció en manos musulmanas.
Finalmente, numerosas villae o mansiones rurales romanas se convirtieron en
el complejo de la villa señorial de la economía rural altomedieval, convertida de
hecho en una especie de aldea –con el mansus indominicatus de la familia del señor
y las numerosas dependencias de los villanus o labriegos47–, para acabar convir-
tiéndose en los siglos XII y XIII en una población algo mayor, que pasa a significar lo
que en castellano villa, es decir una especie de pequeña ciudad.
La expansión musulmana consolidó la desorganización del mundo antiguo, y
de la economía mercantil y urbana de los reinos cristianos. En el norte de África y
en Al Andalus la vida urbana no se destruyó, como hemos visto, sino que se
mantuvo, con las transformaciones lógicas derivadas del nuevo sistema político y
cultural. Pero en los reinos cristianos sí que se produjo una decadencia, que durante
algún tiempo fue incluso más acusada que en el resto de Europa. Durante los siglos
VIII y IX la vida urbana decae y el poblamiento se concentra en las villae, o explota-
ciones agrarias, y en las aldeas o vici, especialmente en las protegidas por una
fortaleza (castrum o castellum). Cuando se inicia la Reconquista las ciudades de
los reinos de la España cristiana son sedes episcopales (que recibían el título de
civitates), centros de actividad agrícola o fortalezas. Solo unas pocas, como León o
Barcelona, eran ciudades con activo mercado en los siglos IX y X48.
A partir del siglo XI, coincidiendo o siguiendo el impulso ofensivo de las
cruzadas frente al islam, se inicia en toda Europa el renacimiento económico. La
recomposición del comercio mediterráneo, la nueva actividad de las rutas del
comercio continental a distancia, y el nacimiento de las peregrinaciones a Roma y
Santiago de Compostela constituyen elementos de esa recuperación; en España
reyes y nobles impulsaron el desarrollo de núcleos mercantiles como apoyo al
Camino de Santiago49.
Es entonces, y en relación con el crecimiento económico y demográfico, cuando
empiezan a configurarse mercados extramuros y se afirma una expansión que
rebasa el antiguo núcleo altomedieval amurallado, constituyéndose lo que a veces
se denominó un burgus, habitado por comerciantes y artesanos, que fueron también
denominados «burgueses», una expresión que aparece ya a comienzos del siglo
XI50. Esas extensiones extramuros en torno al mercado y fuera del núcleo inicial de
la urbs (denominación frecuentemente asociada a un núcleo fortificado o cercado)
dio lugar a la formación de un suburbium, de crecimiento generalmente irregular,
siguiendo los caminos rurales o las rutas que partían de la ciudad, a veces viejas
calzadas romanas, como en el caso de la via francisca (o francesa) de Barcelona, las
actuales calles de la Boria y Carders hasta el Portal Nou.
114 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Se trata de una expansión característica de ese momento en todos los núcleos


urbanos europeos. Generalmente toma la forma de una calle de mercado a manera
de eje o de cuña, condicionado por la convergencia de rutas y limitado en cada
parte por una serie de estrechas parcelas alargadas51.
Si debido a circunstancias favorables de localización o apoyo real o señorial
ese lugar florece luego, evoluciona hacia un núcleo con funciones comerciales,
con sus privilegios (burgo, en Inglaterra borouhg). Lo cual normalmente representa
un crecimiento físico de la ciudad en disposición radial o anular, o la adición de
otras unidades al plano inicial gracias a parcelaciones realizadas por monasterios
o por el patriciado urbano (incluso con la formación de «vilanovas» ortogonales,
como en el caso de Barcelona52). Un ejemplo bien significativo puede ser el de
León ciudad que en el siglo XIII ve crecer el burgo del mercado y el burgo de francos,
defendidos por una nueva cerca en el siglo XIV, al exterior de la cual quedaban los
arrabales y pequeños asentamientos rurales.
Durante mucho tiempo la mayor parte de las ciudades tenían un papel dual
como productoras y consumidoras, y su radio de acción no se extendía más allá
del campo inmediato. Fueron pocas las que tuvieron grupos de mercaderes
comprometidos en el comercio a larga distancia, o un artesanado que produjera
para una amplia clientela exterior. La población se componía de artesanos que
trabajaban para el mercado local y regional, cambiando sus productos por las
materias primas y los alimentos que les facilitaban los campesinos. En muchos
casos los señores feudales o los mismos reyes concedieron privilegios diversos para
estimular su crecimiento.
A pesar de ese inicio de desarrollo económico la Iglesia siguió teniendo gran
importancia como fuerza organizadora política y cultural. De un total de 120
ciudades identificadas en Germania en el siglo XI, 40 eran sede de obispados, 20 se
desarrollaron junto a monasterios, y no menos de 60 crecieron como fundaciones
reales, incluyendo unas 12 junto a palacios reales: de éstos Colonia, Mainz y
Magdeburgo fueron los mas importantes53.
Con la expansión de los suburbia las viejas murallas perdieron muchas veces
su primitiva función. Antes o después los habitantes obtienen el permiso para
adosarles viviendas por la parte interior, desapareciendo con ello el antiguo camino
de ronda, y tambien por la exterior. Los nobles obtienen incluso el permiso de
ocupar la misma muralla, sobre la que a veces edifican sus palacios o torres. La
vieja muralla, de origen romano, altomedieval o musulmán, en el caso español
(por ejemplo las de la medina original del núcleo madrileño), pierden su papel de
barreras o líneas de fijación, y se produce un proceso de relleno interior y exterior
de los espacios vacíos54. El foso perimetral muchas veces se rellena y se convierte
en calle, aunque queda recordado todavía hoy por el nombre que a veces ésta
conserva (calle de la Cava en Madrid, en Lorca y en otras ciudades).
En la expansión exterior de las ciudades medievales se añade a partir del siglo
XIII la llegada de las órdenes mendicantes, que instalan sus conventos en la periferia,
contribuyendo a colonizar ese espacio e impulsando a veces la parcelación.
EL CRECIMIENTO NO REGLADO Y LOS PLANOS IRREGULARES 115

Con el tiempo, una nueva muralla se hace necesaria para defender todos esos
desarrollos exteriores, lo que se produce en momentos diferentes de los siglos XII al
XIV. Al exterior de ellas quedan los fosos, algunos hospitales, capillas, mesones y
hosterías, así como los ríos y sus puentes. A veces también calles divergentes que
muestran las puertas de la ciudad.
En España la Reconquista de los reinos cristianos en la Meseta norte había
supuesto la recuperación de ciudades arruinadas que fueron repobladas. Pero desde
la conquista de Toledo (1086) y el avance por la Meseta meridional se ocuparon ya
grandes ciudades, a veces con fuerte población mozárabe, como en la misma Toledo
(Figura 3.2), y otras con su caserío casi vacío, por haber huido o haber sido
expulsados los anteriores habitantes musulmanes, como ocurrió en Sevilla o

Fig. 3.2 La ciudad de Toledo a mediados del siglo XIX. Emplazada en un meandro del
Tajo, que le sirve de foso defensivo, es un ejemplo de plano irregular en el que se
percibe todavía la influencia del trazado de época musulmana, anterior a la
conquista cristiana de 1086 (Atlas de España y sus posesiones de ultramar, de
Francisco Coello, 2ª hoja del suplemento, 1852)
116 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Córdoba. En muchos de estos casos la repoblación del conjunto urbano ocupado


no se consiguió hasta un siglo y medio o dos después, es decir en el siglo XV para
las ciudades andaluzas reconquistadas en el XIII.
En todos estos ejemplos se trató de ciudades que se transformaron para
adaptarse a la nueva situación; desde mezquitas convertidas en iglesias hasta calles
nuevas trazadas en forma recta, como la Trapería de Murcia, e intentos de creación
de una plaza mayor. Muchos concejos mostraron preocupación por ordenar y
regularizar esas ciudades. El caso de Valencia es especialmente significativo55. Pero
en general el viario de la ciudad islámica permaneció largo tiempo e incluso ha
podido llegar hasta hoy (como en los casos de Toledo, Sevilla, Córdoba o Granada).
En la ciudad cristiana medieval adquiere gran importancia el principio de la
propiedad pública de la calle. Fue afirmado por los códigos y fueros desde el Fuero
Juzgo a Las Partidas, y desde los primeros a los últimos fueros ciudadanos, con
fuertes castigos a las que las ocupaban o invadían. Las ordenanzas de las ciudades
europeas a partir del siglo XIII, y sobre todo en el XVI, establecieron normas precisas
sobre limpieza, higiene y respeto del espacio público de la calle disponiendo, en
especial, que no se embarazaran y que los voladizos no fueran tan amplios que
impidieran pasar a un jinete armado a caballo. También se trataba de evitar los
saledizos por razones higiénicas porque las calles –como se señalaba incluso en
disposiciones reales con respecto a Toledo a comienzos del XVI– eran estrechas y
sombrías y en ellas no entraba el sol.
En toda Europa la peste de 1348 afectó duramente a la población y produjo un
retroceso demográfico en la mayor parte de las ciudades56. Solo a comienzos del
siglo XV (o desde 1440-50 en España) se inicia una nueva fase de crecimiento. Es
entonces cuando las ciudades vuelven a crecer y hay un gran número de ellas que
lo hacen en Castilla y Aragón. Pero solo algunas construyeron murallas para
proteger los nuevos arrabales (Barcelona, Valencia, Lisboa, Oporto ...), aunque
éstos quedarían poco poblados durante mucho tiempo, de forma que pudieron
absorber en el espacio intramuros el crecimiento que se produjo en la edad
moderna, muchas veces hasta una fecha tan tardía como el siglo XVIII y los primeros
decenios del XIX (Figura 3.3). En cuanto a las ciudades reconquistadas, que se
poblaron lentamente, solo al final del siglo XV algunas de ellas pudieron necesitar
murallas para nuevos arrabales.

La despoblación de las villas altas


La situación de inseguridad dominante en los primeros siglos de la edad media y
en algunas regiones todavía a finales de la misma favorecía las localizaciones en
acrópolis. La llegada de períodos más pacíficos ha supuesto siempre la desaparición
de las ventajas de la localización defensiva y ha puesto de manifiesto sus
inconvenientes: acceso difícil, problemas de circulación, etc. Frente a ello las laderas
bajas o las llanuras de piedemonte –generalmente más cercanas al agua y con
facilidades para la agricultura– aparecen como más favorables y con mejores
condiciones de habitabilidad. Por ello, en varias ocasiones se ha podido producir
un despoblamiento de los barrios en acrópolis o en ladera y un crecimiento de los
EL CRECIMIENTO NO REGLADO Y LOS PLANOS IRREGULARES 117

Fig. 3.3 La ciudad de Ávila con las murallas medievales, los arrabales y
el puente sobre el Adaja. Obsérvese también la localización del
mercado de ganados ante una de las puertas de la muralla
(Atlas de España ..., de Francisco Coello, hoja de Ávila, 1864)
118 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

arrabales extramuros en las localizaciones mas bajas; los emplazamientos más


elevados quedaban entonces reservados a usos militares (castillos, alcazabas ...) o
religiosos (como hemos visto que ocurrió en la acrópolis de Atenas).
Así ocurrió también en España en varios momentos. Primero con la llegada
de la pax romana, cuando se desarrollaron villae o barrios suburbanos extramuros,
de lo que ya hemos hablado. Así también en Castilla o Aragón durante la edad
media con el alejamiento de la frontera musulmana debido a los avances de la
Reconquista. En Castilla la Vieja, donde ya desde 1086, tras la conquista de Toledo,
el peligro musulmán se había alejado, numerosas ciudades vieron desarrollarse
sus arrabales bajos situados extramuros57.
Así sucedió otra vez en el siglo XIV, tras el avance de la reconquista hasta el
valle del Guadalquivir, para los núcleos de la Meseta meridional, y de las regiones
del reino de Aragón alejados ahora de la frontera musulmana, como Morella o
Trujillo58.
Y nuevamente, y sobre todo, en el siglo XVI tras la conquista del reino nazarí.
Una serie de ciudades o villas fronterizas cuya población se apiñaba al amparo de
la fortaleza, pudieron iniciar su expansión tras la conquista de Granada en 1492 y
descender a las tierras bajas. En Lorca la construcción en el siglo XVI del nuevo
ayuntamiento, la iglesia de San Patricio, y de casas nobiliarias como la de los Irurita
y los Ladrón de Guevara son muestras de ese desarrollo.
En algunos casos, ese crecimiento de los arrabales y reducción de la población
en los barrios altos fue vista como un problema por los señores feudales o los
concejos municipales, los cuales intentaron evitar o contrabalancear esa tendencia
con la concesión de nuevos privilegios a las villas altas. Así ocurrió, por ejemplo en
el caso de las villas de Olvera o Archidona, en Granada, donde la despoblación se
percibió como una pérdida para la identidad de la ciudad. En Olvera en 1558 el
señor de la villa concedía diversos privilegios a la parte alta «por efecto de sostener
la vecindad de la dicha villa por tener yo mucho amor a lo alto de dicha villa es lo
que el maestre mi sennor agüelo compró y lo que antiguamente solía llamarse
Olvera a donde antiguamente había iglesia y fortaleza y plaza, que son las cosas
que dan calidad a cualquier población». Los privilegios tendían a asegurar el
poblamiento en dichos barrios, eximiendo de impuestos a los vecinos, garantizando
el abastecimiento y obligando a que los productos básicos se vendieran en la plaza
alta, conminando para ello que se construyeran tiendas en esas partes. Lo mismo
se intentó hacer en Archidona en 1536, ya que «a causa de su aspereza los vecinos
que vivían allí (en la parte alta) se iban bajando todos a vivir al arrabal»59.

Núcleos irregulares en la edad moderna

El Renacimiento supone la difusión de ideales de orden y regularidad. Éstos se


reflejan primeramente en los esfuerzos para regularizar las calles y ordenarlas, así
como en la preocupación por la higiene y limpieza. Esos ideales renacentistas, es
decir, la vuelta a los principios del urbanismo clásico, suponen también la difusión
de modelos regulares para la expansión y para la creación de nuevas ciudades.
EL CRECIMIENTO NO REGLADO Y LOS PLANOS IRREGULARES 119

De todas maneras, el crecimiento de las ciudades se siguió realizando en general


de acuerdo con un plano poco regular. Así ocurrió en las ciudades europeas, tanto
en las capitales y las grandes urbes como en las más pequeñas60.
Y ese diseño aparece incluso en ciudades nuevas como la ciudad colonial portu-
guesa. Fundadas cuando era posible en acrópolis situadas junto a lugares con
facilidades portuarias. La imagen cartográfica que presentan frecuentemente las
ciudades coloniales de Brasil (Olinda, Rio de Janeiro) o India (Goa) es de un plano
irregular, al igual que las portuguesas de la edad media y moderna y con distinción
entre la cidade alta o velha y la cidade baixa o portuaria (como en Lisboa u Oporto).
La acrópolis era el lugar de la fortificación, como se refleja en la denominación
Morro do Castelo que se daba al viejo núcleo de Rio de Janeiro, totalmente arrasado
en 1920. De todos modos, existen nuevas interpretaciones que nos permiten
encontrar más orden del que aparece a primera vista. Y en ocasiones es posible
detectar un plano en cuadrícula adaptado al relieve, aunque fuera del perímetro
central pudiera dominar la irregularidad, como ocurre en el núcleo primitivo de
Salvador, capital de Brasil desde su fundación en 1549 a 1763.
En el caso de las ciudades de la América inglesa conviene recordar que el pobla-
miento de Nueva Inglaterra se hizo en el siglo XVII por comunidades que se dedi-
caban a la agricultura y que frecuentemente se organizaron en pueblos que tienen
un trazado irregular y que luego siguieron creciendo con ese diseño. Así ocurrió
en diversas fundaciones de New Hampshire, Massachussets y otros estados (Exeter,
Woodstock, Lebanon, Fair Haven, Ipswich y, sobre todo, Boston). En estas funda-
ciones el conjunto formado por el núcleo y los campos circundantes fue deno-
minado «town» o «township», expresión esta última que pudo adquirir luego un
sentido específico territorial61.
Como ya vimos, la trama irregular está ligada, en gran medida, a la extensión
de la ciudad siguiendo los caminos y carreteras que llegan o salen de la ciudad62.
Dichos caminos normalmente se han ido constituyendo desde la prehistoria y a lo
largo de la evolución histórica, y se adaptan a las condiciones del terreno.
Los caminos son no solo los que comunican unos núcleos con otros, sino
también los caminos rurales. Esas estructuras camineras rurales acaban afectando
igualmente a la expansión de los núcleos. Constituyen lo que Gianfranco Caniggia
ha llamado «trayectos matrices»63. Entre ellos la calle mayor que en muchos casos
se prolongaba de puerta a puerta de la ciudad, o de plaza a plaza64.

El crecimiento siguiendo los caminos y carreteras

Ha sido una forma normal de expansión durante toda la edad moderna, que a
veces aparece desdibujada en los manuales de historia urbana que dedican lógica-
mente mayor atención a los proyectos y nuevas propuestas de urbanización
realizadas por los agentes urbanos. Pero el examen de los planos de diversos
momentos en cualquier ciudad muestra que la expansión se ha ido realizando
según esa forma no reglada, como expansión espontánea de iniciativa individual.
120 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

La imagen de irregularidad en el plano puede proceder del hecho de que la


mayor parte de las ciudades han crecido de una forma no planificada. Son
simplemente mosaicos constituidos por piezas yuxtapuestas de intervenciones
diversas de los agentes privados y de las administraciones públicas. Muchas veces
han sido los propietarios del suelo, los constructores y los promotores los que en
definitiva diseñan la ciudad, y de esa diversidad de actuaciones deriva la impresión
de caos o de irregularidad. Lo cual no significa que no exista una lógica subyacente
–que hay que saber encontrar– y que falte totalmente algún orden en las actuaciones
parciales que se van realizando.
En el siglo XIX los planes de carreteras elaborados por el Ministerio de Fomento,
y especialmente a partir del Plan General de Carreteras del Estado de 1860
ampliaron lentamente la malla caminera tradicional, que había venido siendo el
factor fundamental en la dirección de la expansión urbana. Las carreteras se
clasifican como de primer orden (o generales y transversales) de segundo
(provinciales) y de tercero o locales65. Esa política recibió nuevo impulso a partir
del Estatuto Municipal de 1924 y el Reglamento de Vías y Obras provinciales de
1925, que impulsa la ejecución de redes locales por parte de las diputaciones
provinciales, aumentando la red, y el Plan Nacional de Firmes Especiales (1926-
31), que acondiciona las carreteras principales. Tras la guerra civil diversos planes
de obras públicas para las carreteras nacionales (Plan de Modernización de 1950,
Plan General de 1962, Plan Redia de 1967, Ley de Carreteras de 1974, entre otras),
y los Planes de Obras y Servicios Provinciales van densificando y mejorando las
carreteras, abriendo nuevas posibilidades a la expasión urbana periférica y a la
creación de urbanizaciones suburbanas. En relación con ello se produce el
crecimiento de muchos núcleos durante la época contemporánea y la expansión
de la urbanización66.
El camino y la carretera crean suelo accesible y permite la edificación en sus
bordes, en un proceso cuya iniciativa corresponde a los propietarios de las fincas
situadas a sus lados, las cuales pueden subdividirse y dedicarse a la construcción.
La expansión se ha realizado generalmente convirtiendo las rutas en calles a partir
de las travesías urbanas. Al mismo tiempo puede producirse también una tendencia
al ensanchamento y la regularización de las calles, a través de normas de alinea-
ciones, así como a un relleno intersticial, con las limitaciones mínimas de alineación,
trazado de calles transversales con delimitación de manzanas y acceso a los edificios.
Otro factor importante que afectaría a la expansión de los núcleos urbanos
serían las concesiones para construir líneas de tranvías, que sobre todo se intensi-
fican a partir de 1900 y que suponen la posibilidad de urbanizar nuevos territorios
periurbanos.
Este tipo de crecimiento se vio grandemente afectado por la aprobación de
planes urbanísticos después de la segunda guerra mundial. La preocupación por
detener la expansión urbana en mancha de aceite, de crear y proteger cinturones
verdes, y la aprobación de planes generales y parciales urbanísticos tendió a acabar
esa forma de desarrollo urbano. En España la Ley del Suelo de 1956 supuso una
fuerte limitación, y con la realización de planes generales de ordenación urbana la
EL CRECIMIENTO NO REGLADO Y LOS PLANOS IRREGULARES 121

urbanización debe acomodarse al planeamento y a las calificaciones que se


establecen del suelo (urbano, urbanizable y no urbanizable). Sin embargo, con
bastante frecuencia, los propietarios han podido desarrollar estrategias de
parcelación al margen del planeamiento, como veremos en otras partes de esta
obra67.
En todo caso, a pesar de la multiplicación de las normas urbanísticas que ha
existido desde los años 1950, el crecimiento espontáneo o no reglado se mantiene
todavía como una forma normal de expansión urbana.

EL PLANO IRREGULAR HOY

A fines del siglo XIX con el triunfo del historicismo se produjo una nueva valoración
del plano irregular, típico del crecimiento histórico medieval. La obra de Camilo
Sitte contribuyó a la revalorización de esos conjuntos medievales que se habían
ido desarrollando lentamente y en los que el crecimiento «espontáneo» no deja de
ir acompañado de sutiles efectos de perspectiva, de plazas y edificios bellamente
diseñados y de una escala que permite el disfrute de los monumentos68.
Naturalmente, esas ideas sirvieron, sobre todo, para que surgiera un movi-
miento conservacionista que empezó a valorar las viejas ciudades y trató de prote-
gerlas. Pero en lo que se refiere a las expansiones urbanas era difícil construir esos
planos en la ciudad industrial, con las nuevas necesidades, con el ferrocarril, los
tranvías y el naciente automóvil. Algún tipo de regularidad y orden era necesario y
los trazados rectos se impusieron generalmente en el diseño urbano.
Pero la valoración del plano irregular llevó incluso a su diseño en circunstancias
excepcionales. Concretamente fueron una oportunidad para ello las exposiciones
internacionales, que pusieron de moda la construcción de pueblos típicos de cada
país. En las de Alemania y los países escandinavos (por ejemplo, Estocolmo 1904)
se construyeron pueblos germanos y escandinavos. De manera semejante, en la
Exposición Internacional de Barcelona de 1929 se edificó un Pueblo Español. Sus
callejas típicas reúnen un conjunto de edificios representativos de todas las regiones
españolas, organizados con un plano irregular que tiene la diferencia respecto a
los auténticos de que ha sido conscientemente construido.
Pero eso no quedaría ahí. Ese modelo del pueblo con el plano irregular ha
podido ser revalorizado por el urbanismo postmoderno y tener también eco en
las promociones turísticas. Frente al diseño racionalista o al de ciudad jardín,
algunas promotoras turísticas han construido también en los años 80 típicos
pueblos. La Pobla de Farnals, en Valencia, o el Roc de Sant Gaietá, junto a Creixell,
Tarragona, son ejemplos bien significativos de esa moda69.
Finalmente, no hay que olvidar que el crecimiento irregular ha podido ser
también el del barraquismo no planificado, como tendremos ocasión de ver en
otra parte de esta obra.
NOTAS AL CAPÍTULO 3
1 Morris (1974) 1992, págs. 20-21. 13 Para todo esto Fuentes Domínguez 1993,
2 Morris (1974) 1992, pág. 24. págs. 163-166.
3 Fraser 1968. 14 Fuentes Domínguez 1993, pág. 167.
4 La bibliogafía es amplísima, y puede 15 García y Bellido 1985, pág. 20.
encontrarse fácilmente a partir de obras 16 Morris 1992, pág. 26.
básicas como Demangeon 1963, «Geo- 17 Ej. en Morris 1992, fig. 1.11.
grafía del habitat rural», págs. 81-125; 18 León Alonso y Rodríguez Oliva 1993, pág.
Sorre 1952 (cap. III «L’habitat rural. 16.
Théorie de l’habitat»); Otremba 1955, 19 León Alonso y Rodríguez Oliva 1993, pág.
págs. 131-177; Schwartz 1961, cap. II 16.
(especialmente «Die Gestaltung der Flur 20 Morris 1992, cap. 2 «Ciudad griega» y
und die Zuordnung von Flur-und Mumford (caps. V al VIII). Puede
Ortsform (Siedlungsform)», págs. 149 ss) complementarse la lectura del capítulo de
y III, («Die Zwischen Land und Stadt Morris con diversos capítulos del libro de
stehenden Siedlungen»); Meynier, 1970; Mumford La ciudad en la historia, vol. I:
Lebeau 1979, págs. 30-35. El objetivo de cap. V («Surgimiento de la polis») págs.
estos estudios debía ser, como indica 150-196; cap. VI («Ciudadano versus
Sorre, pág. 117): reconocer los tipos ciudad ideal»), págs. 197-225; y cap. VII
actuales y situarlos «en las series evolu- («Absolutismo helenístico y urbanidad»),
tivas, buscando sus factores de fijación o págs. 226-251.
de evolución. Estos factores se encuen- 21 Mumford ed. 1968, I, 155.
tran en las tendencias individualistas y 22 Pausanias: Descripción de Grecia, ed.
comunitarias, en las condiciones econó- 1986.
micas y técnicas de la explotación agrí- 23 García y Bellido 1985, pág. 118
cola, en las presiones impuestas por el 24 León Alonso y Rodríguez Oliva 1993, pág.
régimen económico y social»; en parti- 15.
cular se ha estudiado la relación de estas 25 Fuentes Domínguez 1993, pág. 172.
tipologías con los campos abiertos (open- 26 Fuentes Domínguez 1993, pág. 174.
field) y los campos cerrados (bocage). 27 León Alonso y Rodríguez Oliva 1993, pág.
5 Ejemplos de análisis sobre pueblos 19 y ss.
españoles en López Gómez 1966 y Suárez 28 Sagunto mantendría su dinamismo
Japón 1982. durante un cierto tiempo, con el desa-
6 Duby (1962) 1999, pág. 17. rrollo de un buen número de villas sub-
7 Un buen ejemplo de estos procesos en urbanas en su fértil entorno, pero a partir
Moreno Jiménez 1985. del siglo v cayó en tal decadencia que
8 Jacobs (1969) 1971. incluso su nombre fue olvidado, cam-
9 García-Bellido 1999, cap. 10.3 «Evolución biado por el de Murviedro (murus vetus)
morfológica de la casa cuadrangular a la (Abad y Aranegui 1993). Una vista de la
casa-patio», págs. 857-872. ciudad a mediados del siglo XVI con los
10 García-Bellido 1999, cap. 10.2, «Evolu- restos del teatro todavía bien conser-
ción de las formas del coranema: de la vados, en Kagan (dir.) 1998, pág. 188.
casa redonda a la casa cuadrangular», 29 León Alonso y Rodríguez Oliva 1993,
págs. 813 y ss., en especial 826-835. págs. 48-50.
11 García-Bellido 1999, págs. 836-856. 30 Martín-Bueno 1993, pág. 117.
12 Según Antonio García y Bellido (1980) 31 Ese espacio siguió siendo un lugar de
se trata de una forma de vivienda con máxima centralidad durante la época
difusión en áreas extensas del Medite- musulmana y cristiana, llegando con ese
rráneo y África. mismo carácter hasta hoy día (entre la
NOTAS AL CAPÍTULO 3 123

catedral y la iglesia del Salvador). Las Vázquez de Parga, J.M. Lacarra y J. Uría
últimas interpretaciones parecen esta- 1949; la edición de 1993 contiene una
blecer la existencia en la época romana puesta al día bibliográfica sobre el tema.
de una cierta bipolaridad en la centra- Véase también Camino 1994.
lidad, con un centro municipal y otro de 50 García de Valdeavellano 1960.
carácter más comercial (León Alonso y 51 Se trata de los strips plots de los núcleos
Rodríguez Oliva 1993, pág. 36). británicos, que se citan en las referencias
32 León Alonso y Rodríguez Oliva 1993, pág. posteriores como burgages (Conzen
38. 1962) y de las parcelas góticas de la
33 Abad y Aranegui 1993, pág. 98. tradición hispana.
34 Los ejemplos han sido ampliamente 52 Philip Banks 1990 y 1992.
citados, y entre ellos se encuentran 53 Carter, An Introduction to Urban Histo-
Basrah (638), Al Kufa, luego El Cairo rical Geography 1983, «The medieval
(640), y otras ciudades en el norte de marchands of Europe», págs. 34-50 y pág.
África y Al Andalus; sobre ello Gabrielli 47.
1959, Torres Balbás 1971, Serjeant (ed.) 54 Conzen ha descrito ese proceso en el caso
1980, cap. 5 «La forma física» por Nikita de Alnwick, aludiendo a las áreas perifé-
Elisseeff. ricas de crecimiento urbano de los nú-
35 García y Bellido I, 36 ss. cleos medievales (fringe belts) que luego,
36 Torres Balbás 1971, pág. 38. cuando el crecimiento al exterior conti-
37 Torres Balbás 1971, pág. 39. núa, se convierten en inner fringe belts.
38 Ejemplos de ello en García-Bellido 1997, Estas zonas comienzan y se desarrollan
págs. 72-73; el mismo autor ha tratado como cinturones distintivos de utiliza-
más ampliamente de ello en su tesis ción periférica del suelo, asociado con la
doctoral, 1999, cap. 11 «Una interpre- outer back fence, back lane o muralla
tación generativa de la morfogénesis de medieval como una ‘línea de fijación’ que
la ciudad islámica (Aplicación del divide la zona intramural y extramural.
método coranómico)», págs. 921-1076. 55 Guirald, Teixidor de Otto 1982.
39 García-Bellido 1997 y 1999. 56 Nicholas 1997, vol. II, cap. III.
40 Referencias en Capel «Las transfor- 57 Ejemplos de ciudades castellanas y arago-
maciones de los núcleos urbanos», 1971 nesas: León (Martín Galindo 1957),
(1ª ed., La Tierra y sus límites). Burgos (González 1958), Salamanca
41 Diversos autores han hablado de ello: (Cabo 1968).
sobre todo Gardet 1967 y 1976, Serjeant 58 Sánchez Rubio 1993.
(ed.) 1980, Chalmeta 1994 (y en otros 59 Aguado González 1987.
trabajos suyos) y García-Bellido 1997 y 60 Una excelente colección de vistas de las
1999, cap. 11. ciudades españolas a mediados del siglo
42 Ver Grabar 1985. XVI es la que dibujó Antoon van den
43 Chalmeta 1982. Wijngaerde entre 1561 y 1571, repro-
44 Datos en Torres Balbás 1971, y en ducidas en Kagan 1998.
Chalmeta 1994. 61 Reps (1965) 1992, cap. 5 «New Towns in
45 Como algunas grandes ciudades del New England», y en especial pág. 120.
imperio musulmán de la India y otras 62 Capítulo 2.
regiones asiáticas. Respecto al caso de 63 Caniggia y Maffei 1995; hemos hablado
España, en Murcia, Flores Arroyuelo. de ello en el capítulo 1.
46 Ejemplos franceses en Pinon 1986. 64 Sobre Madrid y otras ciudades, A. Bonet
47 Duby (1962) ed. 1999, págs. 53-69. «Teoría de la calle mayor», en Morfología
48 Sobre León, Sánchez Albornoz (1965) y ciudad; y sobre Cartagena, Pérez Rojas
1982, y sobre Barcelona, Banks 1990 y 1986, pág. 105.
1992. 65 Alzola Minondo (1899) 1979, y García
49 Siguen siendo básicos los trabajos de Luis Ortega 1982.
124 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

66 A Coruña y otros núcleos gallegos, Daldá ideas en Estados Unidos véase Hegemann
Escudero 1991; sobre Andalucía, y Peets (1922) 1992, cap. I «Renacer
Valenzuela Montes 2000. moderno del arte civil. Las enseñanzas de
67 Cap. 12, y vol. II, capítulo agentes Camilo Sitte».
urbanos. 69 Véase también el capítulo 11, págs. 486-
68 Sitte (1889) 1980. Para el impacto de sus 87.
4. La influencia de la organización militar
en el desarrollo urbano

La militar es una dimensión que tiene una gran trascendencia en la organización y


el desarrollo urbano1. El tema está recibiendo recientemente una gran atención y a
él se dedican libros y reuniones que examinan los diversos contenidos que expre-
san los programas de construcción de murallas, la forma como una vez construidas
contribuyen a la estructuración de la vida urbana, promoviendo la solidaridad y
agudizando los conflictos sociales, y la manera en que las representaciones de la
ciudad como conjuntos amurallados han configurado la idea de lo que es verdadera-
mente una ciudad «fuertemente compacta»2.
El estudio de la influencia de la organización militar en el desarrollo urbano
trata de complementar lo que hemos dicho en el capítulo anterior. El tema ofrece
múltiples dimensiones. Las murallas expresan no solamente necesidades militares,
sino también capacidad política, económica y administrativa, así como valores
culturales. Hablar de ellas, o de la fortificación en general, conduce a estudiar su
construcción, sus funciones, los distintos cinturones defensivos en relación con
los cambios en el arte militar y en la poliorcética y los aspectos económicos y
técnicos de la construcción; también implica considerar la destrucción de las
fortificaciones durante la época contemporánea cuando cambiaron las condicions
militares, la ocupación del espacio de la muralla una vez destruida y el destino
dado a sus materiales, los conflictos de jurisdicciones en relación con el espacio
militar, la localización de cuarteles y su impacto en el desarrollo urbano y en la
vida social. A algunas de estas cuestiones dedicaremos atención en estas páginas,
aunque volveremos también sobre ellas en otro capítulo de la obra3.

LAS MURALLAS

Las ciudades han tenido murallas desde las primeras civilizaciones hasta el siglo
XIX o comienzos del siglo XX. Una permamencia tan larga refleja, sin duda, las
funciones importantes atribuidas a esas defensas, y ha debido de tener conse-
cuencias importantes sobre el desarrollo urbano.

Las murallas en las primeras civilizaciones urbanas

La técnica de la construcción de cinturones defensivos se había desarrollado y


aplicado ya en el neolítico y en la edad de los metales para defender núcleos de
poblamiento preurbanos. Y por ello la ciudad tiene murallas desde su mismo origen.
126 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Aparecen, en efecto, en prácticamente todas las excavaciones arqueológicas de los


núcleos primitivos. Las fortificaciones de Jericó, cuyos restos más antiguos son de
8000 a.C. fueron construidas y reconstruidas al menos veinte veces entre el 3000 y
2300 a.C.4. Se conservan además diseños urbanos de la época con murallas bien
representadas, como los que aparecen en la escultura del patesi Tello de Lagach o
en la tablilla de Nippur. En estas ciudades del Próximo Oriente y en otras de Asia
y África (como Mohenjo Daro) existían, además, ciudadelas fortificadas, un rasgo
que ya hemos encontrado asimismo al hablar de los núcleos de poblamiento más
antiguos y elementales5.
Las exigencias defensivas de las ciudades convertidas en capitales políticas de
un territorio hizo que bien pronto el arte de la poliorcética alcanzara un importante
desarrollo, con complejos recintos de murallas que incluían también murallas
dobles, como en Jericó y Babilonia.
Algunas ciudades han podido surgir incluso como campamentos militares.
Por ejemplo en la época romana, en que existieron numerosos casos de ese tipo,
con el recinto fortificado de los soldados y la cannaba para las familias y el personal
auxiliar; es el caso, ya citado, de la Legio VII Gémina (León). La obra de Flavio
Vegecio Instituta rei militari, editada una y otra vez hasta el siglo XVIII, nos facilita
una excelente aproximación al arte romano de castramentación; un arte y una
actividad militar que pudo ser también el factor fundacional de núcleos urbanos
durante la época medieval –incluso en el mundo musulmán, como hemos visto– y
a lo largo de la época medieval y moderna. Bastará recordar aquí el caso del campa-
mento de los Reyes Católicos ante Granada, convertido posteriormente en la ciudad
de Santa Fe, que llegaría a ser un modelo para las fundaciones hispanoamericanas.
Construir una muralla para la defensa de la ciudad suponía una gran inversión,
que solo se justificaba si era verdaderamente necesario por razones militares o
políticas. Cuando no era así, podía no construirse, tanto en los tiempos antiguos
como en los modernos.
En los tiempos antiguos, por ejemplo, carecieron de murallas las ciudades de
Egipto, con un imperio pronto unificado y en paz política6. Tampoco tuvieron
necesidad de ellas las ciudades minoicas, gracias al dominio del mar que ejerció
este imperio y que convertía a toda Creta en una «vasta ciudadela» cercada por el
mar como por un inmenso foso7. Ni posteriormente otras en situaciones insulares
defendidas por el mar y una poderosa marina, como es el caso de las ciudades
japonesas o, en la edad moderna, de las británicas –aunque, naturalmente, algunas
de valor estratético no dejaran de fortificarse, como ocurría en las regiones inglesas
fronterizas con Escocia, o en la costa sur para defender las bases navales.
Los lacedemonios, por su parte, siempre consideraron que Esparta no las
necesitaba, pues bastaban sus pechos para defenderse, y por ello esta ciudad no
tuvo murallas durante mucho tiempo. Como tampoco las tenía la ciudad ideal
que imaginó Platón en ese tratado de ingeniería social que es Las leyes; no las tenía
por razones higiénicas –el muro «no resulta de ninguna utilidad para la salud
pública»– y morales –«acostumbra a los habitantes a la molicie, invitándoles a
refugiarse allí en lugar de luchar contra el enemigo»8.
LA INFLUENCIA DE LA ORGANIZACIÓN MILITAR EN EL DESARROLLO URBANO 127

En general, las murallas griegas protegían toda la ciudad edificada y se


adaptaban al terreno, es decir, no eran murallas rígidamente geométricas como las
que encontraremos en las fundaciones romanas. Se construían cuando la ciudad
ya estaba formada y con una población estable, ya que la sobrante se enviaba fuera
a constituir colonias.
Pero además de las funciones defensivas las murallas pudieron tener también
a veces otras de carácter fiscal o jurídico, y en ese caso podían ser substituidas por
simples empalizadas. Junto a ello, podían tener igualmente una «función de
aparato», elemento de prestigio y de retórica para los que llegaban a la ciudad.
Numerosos testimonios arqueológicos e históricos nos lo confirman de forma clara.
Así, con referencia a las características de los núcleos indígenas ibéricos en la
meseta sur antes de la llegada de los romanos, un arqueólogo ha destacado el
carácter semiurbano que podían tener, no solo desde el punto de vista urbanístico
–con trazados geométricos y especialización funcional de distintas áreas– sino
también políticamente –con la existencia de organismos rectores como el Consejo
de Ancianos–; y estima que «esta estructuración política se ve reflejada indirecta-
mente en la muralla, con todo lo que ésta significa para la ciudad de la Antigüedad,
algo más que un simple parapeto defensivo»9.
En ese sentido, conviene recordar que ya Aristóteles en Política (lib. IV, cap. X)
señalaba que las murallas de la ciudad debían ser capaces de «resistir todos los
sistemas de ataque y, sobre todo, los de la táctica moderna», pero que, además
debían «servir de ornato» a la ciudad. Así parece que hay que interpretar, por
ejemplo, las espléndidas murallas romanas de Cesaraugusta (Zaragoza), edificadas
de piedra sillar y con torres circulares de trecho en trecho, ya que se construyeron
en un momento en que la paz romana se había instalado en Hispania tras la
finalización de las guerras cántabras y cuando, por tanto, no eran de temer ataques
a una gran ciudad como ésa10.

Murallas y emplazamiento

A pesar de que los romanos impusieron de forma general el trazado ortogonal,


tanto en las fundaciones nuevas como en las reconstrucciones de viejos núcleos de
poblamiento, también es cierto que pudieron adaptarse en numerosas ocasiones a
las condiciones topográficas existentes, y lo mismo hicieron al trazar las murallas.
La localización del lugar de la fortificación era un aspecto esencial de la misma
porque, como escribiría en 1598 el ingeniero militar Cristóbal de Rojas, «aunque
sean de bronce las murallas y tengan las defensas y medidas con mucha proporción,
si les falta el sitio, será cuerpo muerto, porque el alma dél consiste en el buen
conocimiento del sitio»11.
Los núcleos de poblamiento prerromano habían utilizado en general emplaza-
mientos defensivos, como hemos tenido ocasión de señalar anteriormente12. Así
aparece en los oppida celtas, en los castros gallegos o en las localizaciones de
acrópolis de los núcleos ibéricos de la península ibérica.
128 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Al organizarse el imperio romano las exigencias de localización pasaron a ser


otras. La pax romana hacía innecesaria en muchos casos la fortificación –por lo
menos hasta que en el siglo III se iniciaron las invasiones bárbaras. En muchos
casos la romanización permitió un desarrollo urbano que luego se ha repetido en
otras ocasiones: los núcleos en acrópolis se convirtieron en lugares de función
puramente defensiva y el desarrollo urbano se realizó en las laderas que descendían
desde ella o en la llanura situada a su pie. Existen numerosos ejemplos de esta
evolución en la Hispania romana.
La investigación arqueológica ha permitido conocer que hacia la época de los
Flavios, plenamente pacificado ya el imperio, algunas ciudades de la Bética situadas
hasta entonces en emplazamientos defensivos descienden hacia el llano, en
ocasiones después de solicitar permiso al emperador para pasar a esa localización
más favorable –como hicieron los habitantes de Sabora (Cañete la Real, Málaga),
según sabemos por un documento epigráfico en el que el emperador Vespasiano
autoriza dicho desplazamiento13. A lo cual podrían añadirse otros muchos ejemplos
(Játiva, etc.), que no es preciso enumerar ahora.
En esa coyuntura política los emplazamientos en acrópolis, frecuentemente
estrechos y con escasas posibilidades para la expansión, perdieron su funcionalidad.
Frente a ello pasaron a ser prioritarios los emplazamientos bien relacionados desde
el punto de vista de las comunicaciones (pasos de calzadas, lugares situados junto
a vados fluviales o puntos que permitían la construcción de puentes, de puertos,
de equipamientos o de factorías).
De todas maneras, conviene tener presente que desde el punto de vista de las
comunicaciones las calzadas romanas muchas veces siguieron caminos que habían
sido frecuentados desde época protohistorica. Así en el levante y sureste español la
vía Hercúlea de los romanos –más tarde llamada vía Augusta– seguía el trazado de
la vía Heraklea, jalonada de poblaciones indígenas muchas en localizaciones
defensivas y en su mayoría de 1 a 4 ha de extensión, aunque algunas pudieran
acercarse a las 10 ha14. Existía también en época prerromana, como ya vimos, una
cierta estructura urbana, con ciudades que actuaban como centro de comarcas
naturales. Esos emplazamientos, a veces ocupados desde época prerromana, se
mostraron especialmente ventajosos para el futuro. En la edad media, cuando
nuevamente el comercio se desarrollara, las ciudades situadas en dichos lugares
volvieron a ser focos de vida urbana.
Los emplazamientos defensivos tuvieron, así, una gran importancia. Y existe
una amplia tipología de éstos: localizaciones en acrópolis (Lorca), en meandros
con defensas aseguradas por el foso del río (Toledo, Berna, etc.), en situación litoral
peninsular (Peñíscola), aunque en esos casos la posibilidad de un ataque marítimo
obligaba a construir murallas hacia el mar (como ocurrió en Cádiz). Los cerros
disecados por ríos afluentes y que forman auténticas penínsulas fluviales son
también emplazamientos favorables; encontramos en esas localizaciones poblados
antiguos, algunos de permanencia hasta hoy (Cuenca, Alarcón) y otros que no
prosperaron (como sucedió en el caso de la romana Valeria, en Cuenca, que quedó
luego abandonada)15.
LA INFLUENCIA DE LA ORGANIZACIÓN MILITAR EN EL DESARROLLO URBANO 129

En las murallas romanas había siempre, por lo menos, cuatro puertas


principales, correspondientes a los dos ejes máximos, y puertas secundarias y
portillos (que se encuentran en Augusta Emerita y en otras muchas ciudades).
Ejemplo de ello puede ser la muralla romana de Barcelona, de época augústea y
reforzada en el siglo III, con trazado aproximadamente rectangular de ángulos
achaflanados, y una fortificación junto a la puerta pretoria, especie de ciudadela
hacia el mar16. Las murallas podían tener también forma irregular; como la muralla
trapezoidal que parece rodeó a Augusta Emerita17, con torres de planta circular.
El espacio ocupado por el propio sistema defensivo de las murallas podía ser
ya muy amplio en la antigüedad y hasta el Renacimiento, cuando el desarrollo de
la artillería lo hizo todavía más extenso y complejo. Hay datos sobre murallas
antiguas extraordinariamente poderosas. Las de Babilonia, descritas por Herodoto,
tenían 40 m de anchura, incluyendo los caminos exterior e interior. La muralla de
Aureliano en Roma tenía más de 18 km de circuito rodeando una superficie de
1.425 ha, y ocupaba una franja de terreno de 19 m de anchura (5 m de la calle
perimetral interior, 4 m de la muralla propiamente dicha, y 10 m de la zona defensiva
despejada al exterior)18. La de Costantinopla era también imponente.
Las ciudades romanas se planificaban frecuentemente para que pudieran
integrar espacios vacíos que permitieran la expansión posterior intramuros. Así
parece que ocurrió en Augusta Emerita, fundada, como su nombre indica, en la
época augústea. Pero tras la consolidación de la ciudad romana inicial pudieron
existir expansiones suburbanas extramuros; como ocurrió en esa misma ciudad
durante el reinado de Diocleciano, en una fase de crecimiento que la convirtió en
una de las más pobladas de su tiempo, y durante la cual se produjo la creación de
nuevos espacios suburbanos, especialmente en la salida de las calzadas de la ciudad19.
A ello hay que añadir las villae suburbanas que acostumbraban a existir junto a
toda gran urbe, prolongadas en el territorium de la ciudad por las villae agrarias.

Las murallas en la edad media

En la alta edad media algunas ciudades podían beneficiarse para su defensa de las
murallas romanas completas (caso de Barcelona) o de una parte de ellas (caso de
Tréveris). El poblamiento se apoyó también en fortificaciones, que formaban una
especie de ciudadela, y en iglesias y monasterios, en conjuntos aislados; se desa-
rrollaron también mercados abiertos junto a ellos, en torno a los cuales se situaron
nuevas viviendas20.
En los siglos X-XI las ciudades europeas eran muchas veces ciudades poli-
nucleares abiertas. Pero en los siglos XI y XII en la mayor parte de Europa se
construyen murallas y las ciudades se convierten en cerradas, unificando esas
diversas unidades, y más concretamente la fortaleza, el núcleo antiguo, el núcleo
eclesiástico o monástico y el mercado. La construcción de ese recinto amurallado
fue posible por el poder de los comerciantes, del concejo municipal o del rey, cuyo
apoyo era esencial en las operaciones más ambiciosas. Desde el punto de vista del
plano, significa el paso de la ciudad polinuclear o dispersa a la ciudad compacta.
130 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Más tarde, la formación de arrabales extramuros planteó muchas veces el


problema de la construcción de un nuevo recinto amurallado que los protegiera,
lo que se fue realizando en momentos distintos entre los siglos XIII al XV21.
Con mucha frecuencia la murallas se adaptaban a la topografía del terreno
(altiplano, o meseta, cursos fluviales ...), a la disposición de los arrabales y a la
organización de los caminos. En general, la parte más elevada de la ciudad la
ocupaba el alcázar o ciudadela, recinto amurallado en donde estaba el palacio
residencia del señor. Las torres de las murallas reforzaban su papel militar y tenían
también funciones diversas: además de para la defensa de las puertas, podían servir
para alojar cuerpos de guardia, para prisión de caballeros o como lugar de reunión
del cabildo.
El número de los cinturones defensivos construidos por las ciudades se ha
visto afectado, lógicamente, por la evolución demográfica. Aquellas que experi-
mentaron un crecimiento demográfico sostenido pudieron verse obligadas a
construir sucesivas líneas de fortificación. En Europa numerosas ciudades han
construido dos, tres, cuatro y, excepcionalmente, hasta siete u ocho cercas defensivas
a lo largo de su historia.
El caso más corriente es el de las ciudades con un cinturón romano o alto-
medieval ampliado en una o dos ocasiones durante la edad media. Son los casos
de Barcelona, Madrid, Talavera de la Reina y otras muchas.
En Barcelona, desde siglo IX la antigua muralla romana va perdiendo función
militar con el crecimiento extramuros. En el siglo XIII Jaime I autorizó la cons-
trucción de edificios adosados a la muralla y se construye un nuevo recinto
amurallado que engloba las expansiones de los primeros arrabales, el monasterio
de Sant Pere de les Puelles y la vilanova del puerto. El segundo recinto, que proteje
el nuevo arrabal formado posteriormente (el Raval) se construiría en los siglos XIV
y XV.
En Madrid, donde no se han encontrado restos de la Mantua Carpetanorum
que los humanistas del Renacimiento erigieron en presunto antecedente de la Villa,
la muralla de la medina musulmana experimentó también varias ampliaciones
medievales22.
La murallas romanas y musulmanas de Cáceres están configuradas ya en el
siglo XIII en la forma que nos han llegado a nosotros. Extramuros se fue configu-
rando desde el siglo XV la ciudad nueva, en crecimiento radioconcéntrico que sigue
las vías principales de salida.
Entre las que han construido más de cinco cercas, el caso de Florencia es espe-
cialmente significativo. La primera muralla es de la época romana republicana; la
extensión del siglo II no parece que exigiera una nueva muralla, aunque es posible
que hubiera alguna delimitación ya que coincide con un trazado amurallado
posterior (el de 1173 o muralla comunal). La segunda muralla, que ocupa un
perímetro más reducido que la anterior, es la bizantina, del 541-545. En época
carolingia, entre finales del siglo IX y comienzos del X se construyó una tercera
muralla para defenderse de las invasiones de los húngaros; por la parte norte dejaba
fuera parte de la antigua ciudad romana, pero por el sur se extendía en forma
LA INFLUENCIA DE LA ORGANIZACIÓN MILITAR EN EL DESARROLLO URBANO 131

triangular hacia el río Arno. La cuarta muralla fue construida en 1078 por la condesa
Matilde para defenderse del emperador Enrique IV, y seguía prácticamente el
trazado de la primera muralla romana más la extensión ya ganada en la muralla
carolingia. La quinta muralla es la muralla comunal, construida entre 1173-75;
defendía las nuevas expansiones de la ciudad, que alcanzó en este momento los
límites que había llegado a tener en el siglo II, y protegía asimismo también la
extensión de la ribera sur del Arno. En 1258 se construyó una sexta muralla que se
extendía ampliamente al otro lado del Arno, es decir lo que se denominó Oltrarno,
y fue construida con los materiales de las torres y palacios derribados a los gibelinos.
La séptima, en fin, es la nueva muralla comunal construida entre 1299 y 1333 y
ocupaba un amplio espacio que de hecho solo se rebasaría a mediados del siglo
XIX. Se trata de una muralla que con sus 8.500 m de perímetro (con 19 puertas)
encerraba 430 ha, quintuplicando así la superficie protegida por la muralla anterior.
Su construcción dejaba amplios espacios no edificados para la expansión posterior,
espacios que la crisis demográfica de la peste negra mantendría durante mucho
tiempo sin edificar, permitiendo de hecho englobar intramuros toda la expansión
demográfica hasta el XIX. En realidad la cifra de población de Florencia en 1300,
unos 100.000 habitantes, solo sería superada en el siglo XIX23.
En algunos casos existían también fosos junto a la muralla. A veces se aprove-
chaba un río o arroyo para ello, el cual en el caso de una ampliación de los muros
podía desviarse para constituir un nuevo foso. Es lo que ocurrió en Talavera, donde
el río fue desviado al construirse el Arrabal Mayor en el siglo XII. O en Florencia
donde el Mugnone, afluente del Arno, constituía el foso occidental de la ciudad
romana y lo fue nuevamente de la muralla de 1173, tras su desvío hacia occidente;
sería desviado de nuevo en 1284-1333 al edificarse la séptima muralla para
constituir un nuevo foso defensivo exterior24.
La construcción de una muralla era un proceso costoso y laborioso, y muchas
veces lento. En algunos casos la decisión de construir una nueva cerca amurallada
daba lugar primero a una empalizada provisional y solo más tarde a una verdadera
muralla. Así ocurrió en Florencia con la decidida en 1173.
La decisión de edificar una muralla podía dar lugar a la aparición de conflictos
entre distintos grupos sociales con intereses divergentes. Los más interesados podían
ser el concejo municipal, como representante de la colectividad, y los comerciantes,
para salvaguardar la actividad económica, sus riquezas y sus propiedades. Pero
como la construcción de unas murallas exigía elevados recursos, esa iniciativa podía
contar con la enemiga de la iglesia, protegida muchas veces por los muros poderosos
de sus conventos o iglesias; y, sorprendentemente, también de los elementos
militares, que podían sentirse igualmente seguros tras los muros de sus castillos y
palacios fortificados. Al mismo tiempo, con esas actitudes insolidarias trataban de
poner énfasis en el carácter de sociedades aparte que tenían como eclesiásticos y
caballeros. La oposición de los eclesiásticos y nobles se explica también porque sus
edificios y propiedades, situados muchas veces en la periferia de las ciudades,
quedaba frecuentemente afectadas por el levantamiento del perímetro defensivo.
Los casos de la construcción de las murallas de diversas ciudades castellanas y
132 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

aragonesas en la edad media son significativos25 y ponen de manifiesto los enfrenta-


mientos, los problemas para la financiación y la manera negativa como afectó la
fortificación a edificios y propiedades religiosas.
La construcción de la muralla y su reparación era un servicio público que
quedaba muchas veces a cargo del concejo municipal. Grandes recursos monetarios
y de trabajo se dedicaron a dicha tarea, especialmente en situaciones de peligro26.
Y tenemos numerosos ejemplos de conflictos entre la ciudad y el rey por la
obtención de esos recursos para la conservación de las defensas urbanas, concreta-
mente del alcázar y de las murallas27. Los tiempos revueltos eran propicios a la
construcción de éstas para asegurar la defensa de las ciudades. En el caso de la
corona de Aragón, fue especialmente grave la situación que se planteó durante el
reinado de Pedro III el Ceremonioso (1336-1387), con un estado de inestabilidad
exterior e interior que condujo a la fortificación o mejora de las murallas de más
de 90 lugares del reino.
En la baja edad media y a comienzos de la moderna muchas ciudades podían
tener una cuarta parte o incluso una tercera parte del espacio intramuros sin
edificar, lo que podía ir unido a una amplia extensión de los suburbios extramuros,
como ocurrió en Exeter28.
Cuando la muralla perdió su función defensiva podía privatizarse por las
familias más poderosas. En los reinos de Castilla y Aragón los fueros de los siglos
XI a XIII, así como el código de Las partidas de Alfonso X el Sabio, hablan de la
atención que debía dedicarse a la muralla de la ciudad. Había de estar exenta, con
un área no edificada o intervallum («non deben hi facer casa ni edeficio que les
embargue nin se arrime a ellos»). Pero los mismos reyes podían violar dichas
normas, pues a veces concedieron a las órdenes religiosas espacios en el intervallum
(como ocurrió por ejemplo en Toledo)29. En todo caso, en los siglos XIV y XV el
cumplimiento se relajó y las normas se fueron olvidando, especialmente en lo que
se refiere a las murallas interiores (como eran ya las de época romana, altomedieval
o de las ciudades islámicas), y a veces también a las exteriores. En Barcelona sobre
la misma muralla romana se construyeron palacios por parte de la oligarquía, de
lo que tenemos numerosos ejemplos; como el del palacio de los Requesens (1400),
entre dos torres, a una de las cuales se le había dado en el siglo XII mayor altura.
Algo semejante ocurrió en otras ciudades también en los siglos XIV y XV, momento
en que en algunos casos los vecinos pudieron obtener ocasionalmente incluso el
permiso para abrir ventanas en la muralla, y pudieron asimismo ocupar las torres
albarranas30.
La pérdida de la función militar de las murallas tuvo, pues, consecuencias
urbanas. En ese momento se les adosan viviendas por dentro y por fuera, se ocupan
torres como viviendas con permiso municipal o real, se abren ventanas rompiendo
el muro, o se instalan canales y vertientes de agua que destruían o deterioraban
partes del muro. Por eso en el siglo XVI algunas podían presentar ya un estado
ruinoso en ciertas partes31, lo que daba lugar muchas veces a debates sobre su
restauración en los concejos municipales desde la edad media y hasta el XIX,
especialmente en los momentos en que había problemas militares (por ejemplo,
LA INFLUENCIA DE LA ORGANIZACIÓN MILITAR EN EL DESARROLLO URBANO 133

durante la rebelión de las Alpujarras en la España del XVI), estados de guerra o,


incluso en peligro de inundaciones y de pestes, cuando la ciudad podía protegerse
tras los muros.
El mar podía ser una defensa natural y por ello en ocasiones las murallas de
mar pudieron tardar en construirse. La que tenía esa función en Barcelona solo lo
sería entre 1553 y 1563. Otras veces, sin embargo, del mar podía venir el peligro
máximo y la defensa respecto al mismo era la prioritaria. Es lo que pasaría en
Cádiz32 y también en la América española a partir del siglo XVI.
La existencia de una muralla sería decisiva para elevar a una ciudad al rango
de villa o ciudad, frente a las que no las tenían33. Aun así, excepcionalmente,
pudieron existir ciudades sin murallas. Pero eso estaba generalmente en relación
con la falta de recursos económicos o, como ya hemos dicho, con una situación de
defensa natural.

Las murallas en los tiempos modernos:


cambios militares y sistema moderno de fortificación

La evolución de las murallas está íntimamente ligada al arte de la guerra y éste, a


su vez, al desarrollo de la ciencia. En especial la invención de nuevas máquinas
para el ataque y el desarrollo de la artillería afectaría decisivamente a la poliorcética.
La muralla medieval tenía que resistir solamente al embate de la infantería.
Los sistemas de asedio de plazas no fueron muy poderosos y se basaban en la llegada
física de los atacantes al pie de las murallas, el asalto a las mismas con palos y
escalas, y la expugnación de las puertas, usando mazas o arietes. Las innovaciones
que se realizaron en el campo naval desde la época griega (fuego griego) parece
que no fueron utilizadas en tierra y afectaba poco a los muros.
Aun así se desarrollaron, como hemos visto, complejos sistemas defensivos,
con doble murallas (Jericó o Babilonia) y con murallas reforzadas (caso de Barcino,
donde en el siglo III se reforzó la muralla augústea). A la muralla se unía el foso, a
veces con sus puentes levadizos, y los caminos de ronda exterior e interior.
Tras el desarrollo de la artillería las murallas adquirieron mayor complejidad.
Aunque existe el precedente del uso de ésta por los musulmanes con ocasión de la
conquista de Algeciras por Alfonso XI, en realidad su mayor impacto se produjo
en 1380, cuando el ejército de Venecia utilizó la artillería por primera vez en su
ataque a las tropas de Génova. La caída de Costantinopla en 1453 fue todavía más
decisiva, ya que el asedio turco se resolvió a partir del empleo de cañones, que
permitieron expugnar la poderosa muralla de Teodosio. En ese mismo siglo, en las
guerras de Italia el empleo de la artillería tendría también importantes repercusiones
en el campo militar.
El alcance de la artillería fue aumentando desde los siglo XV y XVI. «La fortifi-
cación de las ciudades y castillos es fundada principalmente contra la ofensa de la
artillería, la cual también sirve a la defensa», escribía ya Cristóbal de Rojas en 1598.
La artillería que puede expugnar una ciudad era la que ese ingeniero califica como
«la artillería gruesa», es decir aquella que disparaba proyectiles de 25 libras para
134 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

arriba, concretamente las culebrinas y cañones propiamente dichos. Por eso los
baluartes, terraplenes y parapetos debían trazarse para resistir dicha artillería
gruesa34. Pero desde esos mismos años en que escribía el ingeniero español se
empezaron a usar ya baterías de cañones que disparaban proyectiles de 40 a 70
libras, cifra que se elevaría luego en el siglo XVII hasta 100 y más. En lo que se
refiere al alcance en ese mismo siglo se consiguieron ya distancias de 400 y más
metros, llegando excepcionalmente a los 1.000.
El desarrollo de la artillería se apoyó en los estudios sobre la trayectoria de los
proyectiles. La balística fue esencial en el nacimiento de la nueva ciencia, como
muestra el mismo título del libro fundamental de Niccolò Tartaglia, Nova scientia
(1537), completado poco después por sus Questi et inventioni diverse (1546), en
los que se establecen los fundamentos científicos de una práctica artillera hasta
entonces puramente empírica, la cual sería reforzada a principios del siglo siguiente
por los cálculos de Galileo sobre la trayectoria de los proyectiles35.
Durante el siglo XVI la mayor parte de las murallas que tenían las ciudades
habían sido construidas según la tradición medieval –e incluso algunas se constru-
yeron todavía así durante el quinientos. También eran de ese tipo tradicional cuando
el posible atacante estaba constituido por grupos con escasa tecnología; por ejemplo
en ciudades americanas del imperio hispano y, más tarde, también en las coloniza-
ciones francesas o inglesas de América, en las que algunas murallas son simples
empalizadas36. Pero durante la edad moderna, en relación con los numerosos
conflictos que se produjeron, la preocupación defensiva pasaría a ser muy fuerte
en Europa y en todo el mundo y tendría importantes consecuencias en el urba-
nismo, especialmente de aquellas ciudades que estaban situadas en lugares
fronterizos o amenazados, que fueron muchos durante la edad moderna.
Conviene recordar que durante los siglos XVI y XVII el continente europeo fue
el teatro de grandes contiendas entre los pequeños estados, primero, y entre las
potencias emergentes y expansivas, después. No hay más que recordar las guerras
en Italia por conflictos internos entre las ciudades y por las intervenciones de otras
potencias, principalmente España y Francia, durante el quinientos; las guerras de
religión que se mantienen a partir de la Reforma protestante y continúan en el
seiscientos con la guerra de los Treinta Años; o las numerososas guerras provocadas
por la independencia de los Países Bajos, por el imperialismo sueco, por la
aspiración de Francia a las llamadas «fronteras naturales», y por los conflictos en
el imperio germánico. Y junto a ello, en todo el Mediterráneo el peligro que supuso
la amenaza turca; y en la cuenca occidental de este mar, la presencia constante de
los piratas argelinos, ocasionalmente aliados con Francia (por ejemplo en tiempos
de Carlos V), lo que los hacía incluso estratégicamente peligrosos.
En relación con esos conflictos se modifica el sistema defensivo, y de la misma
manera lo hacen las murallas. La poliorcética experimenta una gran transfor-
mación. Un grupo de profesionales, los ingenieros militares, adquieren a partir de
ese momento un papel relevante en el arte de la guerra, en todo lo que se refiere al
ataque y defensa de plazas37.
LA INFLUENCIA DE LA ORGANIZACIÓN MILITAR EN EL DESARROLLO URBANO 135

A partir del quinientos las teorías de Vitrubio, adaptadas por Alberti, y los
sistemas de castramentación de Vegecio tuvieron que ser modificados. Se han de
rediseñar las fortificaciones y realizar nuevamente grandes esfuerzos defensivos.
Adquiere ahora importancia en la construcción de las defensas el trazado penta-
gonal y se desarrolla la fortificación abaluartada con el diseño de baluartes,
revellines, hornabeques, contraguardias, glacis y otros elementos de refuerzo.
La fortificación «a la moderna» se va difundiendo desde el siglo XVI; primero
en Italia, tanto en los principados independientes como, más tarde en los dominios
españoles, y luego en otros países, empezando por aquellos que intervenían en
Italia, como España. Los ingenieros italianos y flamencos adquieren un gran
protagonismo en todos los dominios de la monarquía hispana, incluyendo los reinos
de Indias.
Los fuertes abaluartados de la Florencia de Medicis, en los que intervinieron
Miguel Ángel y Sangallo el Joven, las murallas de Lucca, iniciadas en 1504, o la
fortaleza de L’Aquila en el límite de los dominios españoles de Nápoles son ejemplos
tempranos del nuevo sistema de fortificación. Más tarde los tratados de ingeniería
militar como el de Cristóbal de Rojas consolidaron dicho sistema; este ilustre militar
estimaba que el ingeniero que tratara de erigir una fortificación «si fuere ciudad la
rodeará con muchos baluartes, conformándose con el terreno»38.
Fortificaciones cada vez más amplias y complejas están presentes de forma
destacada y creciente en los diseños de ciudades ideales del Renacimiento; y se
construyen también en la realidad, como ocurrió en la fundación de Palma Nova,
levantada en 1593 para asegurar la defensa de Venecia39.
Para resistir la artillería desde comienzos de la edad moderna, una ciudad
debería tener un número de baluartes apropiado a su tamaño: de cinco o seis para
los pequeños núcleos fortificados, hasta siete, diez o más para las ciudades mayores.
Además de los baluartes y los lienzos de las murallas, el arte de la fortificación
consideraba ya a finales del XVI la necesidad de construir «cortinas, caballeros,
tenazas, tijeras, dientes, casamatas, puertas, terraplenes, estradas detrás de los
terraplenes, fosos grandes y refosos pequeños, estradas cubiertas fuera del foso y
campaña rasa en torno al foso»40. A ello podían unirse fuertes exteriores y otras
fortificaciones a cierta distancia, entre los cuales, en el caso de ciudades fluviales,
la cabeza de puente en la otra orilla. Junto a las murallas se construían a veces los
arsenales y polvorines, para el pronto abastecimiento de armas y pólvora para la
defensa. Como resultado de todo ello la anchura de este sistema fue creciendo
entre los siglos XVI y XVIII y llegó a ser considerable.
Las ciudades importantes y con amenazas de los enemigos se van fortificando
a lo largo del seiscientos siguiendo esas pautas. Dicha evolución alcanzará su
máximo desarrollo en el siglo XVIII, con las obras de las escuelas de ingenieros de la
Monarquía hispana –formados primero en las academias de Madrid, Milán y
Bruselas y, luego, sobre todo en Barcelona41–, y de ingenieros franceses, asociados
primeramente al magisterio de Vauban y luego a la escuela de Meziéres.
Fueron sobre todo las ciudades fronterizas las que se esforzaron en reforzar
sus murallas. En particular, aquellas que tenían posiciones estratégicas. Ante todo,
136 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

las situadas en fronteras afectadas por el expansionismo francés del seiscientos (en
Francia, Alemania, España), las de Portugal (Badajoz, Ciudad Rodrigo ...), las de
Italia42 (Figura 4.1).
En los reinos de las Indias Occidentales la Monarquía hispana tuvo igualmente
necesidad de defensas para protegerse de los ataques piratas y de otras potencias
ya desde la segunda mitad del siglo XVI. Los ingenieros militares de la Corona diseñan
un sistema defensivo completo, que se iría perfeccionando en los dos siglos
siguientes. En dicho sistema la fortificación de algunos puntos eran especialmente

Fig. 4.1 La ciudad de Badajoz con la fortificación abaluartada a mediados del siglo XIX.
El emplazamiento primitivo era el cerro del Castillo Viejo, controlando el Guadiana.
La muralla quedaba reforzada con los revellines y fuertes, entre ellos
el que aseguraba la defensa del puente al otro lado del río
(Atlas de España ..., de Francisco Coello, 4ª hoja del suplemento, 1854)
LA INFLUENCIA DE LA ORGANIZACIÓN MILITAR EN EL DESARROLLO URBANO 137

importantes, sobre todo en las vías de penetración hacia los núcleos fundamentales
del imperio americano, las capitales virreinales (El Callao, como puerta de Lima;
San Juan de Ulúa, para la defensa de Veracruz, la puerta de la capital de Nueva
España; Cartagena de Indias), las grandes ciudades comerciales, como La Habana,
y otros puntos de particular importancia. En el Flandes indiano, es decir en esas
regiones meridionales de Chile en donde los españoles tuvieron que enfrentarse a
la agresividad araucana, las fortificaciones fueron también una necesidad43. En
relación con ello se fue poniendo a punto todo una doctrina defensiva44, que no es
más que una variante de los sistemas europeos. En todo caso, es importante recordar
que en el desarrollo de dicho esfuerzo defensivo el énfasis fue pasando creciente-
mente desde la fortificación de puntos concretos al diseño de un verdadero sistema
defensivo territorial.
A lo largo de la edad moderna se produjo, en efecto, un importante cambio en
la defensa del territorio. Las plazas fuertes eran insuficientes. Desde el punto de
vista estratégico la construcción de vastos recintos defensivos en las ciudades
planteaba problemas delicados, ya que si eran tomadas por el enemigo se convertían
luego en inexpugnables. Se produjeron amplios debates sobre ello en el siglo XVII,
por ejemplo en la Nueva España con referencia a la defensa de Veracruz y la cons-
trucción del fuerte de Perote. Se pasa de esta forma a la organización de verdaderos
sistemas defensivos que tienen su centro en una plaza fuerte o un conjunto de
plazas. Las ciudades se integran así en una red de puntos neurálgicos para la defensa.
En dichos sistemas se incluyen: a) ciudades y fuertes próximos (por ejemplo en
Seu d´Urgell o en Figueres, en Veracruz, en Cartagena de Indias, en Barcelona con
la Ciudadela y al exterior el Fuerte Pío, todas ellas con distintos fuertes exteriores
que defienden los caminos de acceso o las eminencias desde las que se podía atacar
la población); b) conjuntos de ciudades próximas fortificadas para apoyarse
mutuamente (en Plymouth, con Devonport y Stonehouse; en Portsmouth con
Portsmouth y Gosport45; c) rutas fortificadas (de donde el papel del fuerte de Perote
en la ruta de Veracruz a México).

Efectos sobre la estructura urbana de las murallas y fortificaciones

Fue grande la importancia de las fortificaciones en la definición y evolución de la


forma urbana. De hecho las murallas se convirtieron una línea de fijación y en
barreras al crecimiento de la ciudad46; barreras que, como hemos visto, podían ser
rebasadas una y otra vez y trasladadas hacia el exterior, aunque a costa de un
importante esfuerzo económico y, en ocasiones, un coste político y social.
Las defensas militares a partir del Renacimiento podían llegar a tener una
extensión semejante o superior a la superficie de la ciudad defendida. En muchos
casos la anchura de las zonas defensivas en sentido estricto podía rebasar los 200
metros. Y la construcción de algunas fortificaciones de acuerdo con los sistemas
teóricos renacentistas y modernos impuso en ocasiones la destrucción de barrios
enteros; así ocurrió en Perpiñán con la renovación de la muralla en el siglo XVI,
ante las amenazas de Francia y la construcción de la ciudadela47; o en Rosas, donde
138 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

fueron fuertemente afectados los suburbios. Ello podía ir unido a la expansión del
caserío existente, ya que las nuevas murallas dejaban frecuentemente espacio para
el crecimiento intramuros del caserío. O a veces, tras la caída en manos de un
nuevo ocupante, suponían la expulsión de la población y la formación de un arrabal
extramuros, con un proceso de suburbialización, como ocurrió en Rosas tras las
diversas caídas en manos francesas durante la segunda mitad del siglo XVII48. Aunque
siempre esos arrabales eran controlados luego por estrictas reglamentaciones para
regular su diseño y la altura de las construcciones, con el fin de que no afectaran a
la defensa de la plaza.
Por razones militares o porque la construcción de una muralla urbana es, ya
lo hemos visto, algo muy costoso, en algunas ocasiones se optó por un sistema de
ciudadelas y fortificaciones defensivas. Es el caso de La Habana, donde ya desde el
siglo XVI se acometió la construcción del castillo de La Fuerza Vieja, con un espacio
despejado circundante que afectó al desarrollo urbano de la ciudad que se había
de defender, sustituida luego por el castillo de la Fuerza, situado en la plaza de la
iglesia, es decir, dentro de la población, para defender el puerto de la ciudad49. Este
cambio supuso expropiar casas y realojar a sus habitantes, y asignar otro espacio a
la plaza mayor de la ciudad. La creciente importancia del puerto de La Habana
exigió la construcción de nuevas fortalezas periféricas en puntos topográficos y
defensivos apropiados (El Morro y La Punta y otras fortalezas menores). Los
primeros proyectos para construir una muralla de La Habana son de 1567 y 1603,
aunque la construcción tardó en materializarse por el coste de la obra. Finalmente
estas se iniciaron en 1654 y continuarían durante todo el siglo siguiente, conclu-
yéndose por último en 1794.
Las murallas y las zonas polémicas supusieron para las ciudades un corsé que
limitaba su expansión, y dieron lugar con frecuencia a la densificación intramuros
y a la elevación de los edificios durante el XVIII. Algunas pudieron construirse sobre
instalaciones militares (arsenales, fundiciones ...) trasladadas al exterior (caso de
La Habana en el XVIII, con el traslado al exterior del Arsenal en 1734)50. Pero
generalmente eso no fue posible y obligó a elevar las viviendas intramuros, como
ocurrió en Barcelona y en tantas otras ciudades durante el siglo XVIII.
Algunas ciudades situadas en el interior de los territorios metropolitanos o de
las extensas regiones del imperio hispano no necesitaban defensas. El Madrid de
los Austrias, en el centro de la península ibérica, nunca las tuvo durante la edad
moderna, ni tampoco la ciudad de México, capital del virreinato de la Nueva España.
Pero podían disponer de una cerca de carácter fiscal, jurídico o económico. A veces
la muralla se construye también con otros objetivos, como la que se edificó en la
parte oeste de Berlín en 1732-34 para evitar deserciones.
Por otra parte, la no existencia de murallas pudo permitir una más fácil
expansión suburbana y la creación de tradiciones de casa con jardín en la periferia
de la ciudad. Es lo que ocurrió en Gran Bretaña donde, como hemos dicho ya, la
mayor parte de las ciudades no tuvieron murallas durante la edad moderna.
La construcción de las fortificaciones afecta al desarrollo de la actividad
económica. Construir una muralla exigía fuertes inversiones. En algún caso la
LA INFLUENCIA DE LA ORGANIZACIÓN MILITAR EN EL DESARROLLO URBANO 139

elección de un núcleo de población para su conversión en plaza fuerte, por razones


estratégicas, podía suponer un importante esfuerzo constructivo y la expansión
de la ciudad, debido a las inversiones realizadas y al abastecimiento de las
guarniciones asentadas. Las obras de fortificación absorbieron recursos inmensos
y exigieron crecientemente la organización de sistemas logísticos complejos y
refinados. La obtención de piedra, cal, madera, herramientas y técnicos cualificados
absorbió grandes capitales, y se vio afectada por los agobios económicos de las
ciudades y de los mismos Estados. Pudieron también suponer la aparición de nuevos
conflictos. Por ejemplo, y de manera sorprendente en esos siglos de afirmación del
Estado, conflictos entre la monarquía y la nobleza. Es lo que sucedió a Carlos V
cuando decidió en 1543 fortificar la villa de Rosas y encontró la oposición del
duque de Segorbe y conde de Ampurias, a cuyo dominio pertenecía el lugar, lo que
dio lugar a un largo contencioso que obligó tanto al emperador como a su hijo
Felipe a numerosas transacciones, y que solo se resolvió en 159951.
La construcción de nuevas murallas durante la edad moderna generó siempre
conflictos entre los vecinos y las autoridades militares. En algunas ocasiones la
muralla se podía edificar sobre terrenos de realengo o comunales. Pero otras veces
exigía la expropiación de tierras, lo que provocaba la oposición de algunos vecinos,
a los que a veces se compensaba con tierras en lugares diferentes52. También afectaba
a otros que se vieron perjudicados por la definición de zonas polémicas –sin
posibilidad de construcción– en torno a la muralla. En esos conflictos la Corona,
que teóricamente había de tener en cuenta los intereses de unos y otros, se encontró
muchas veces en situaciones comprometidas.
Eran muchas las ciudades con servidumbres militares. En Francia en 1776
ascendían a más de 100 las ciudades y localidades consideradas plazas fuertes,
especialmente en regiones fronterizas, con grandes limitaciones al crecimiento,
conflictos entre el poder real y los municipios, y ampliación de la propiedad militar
sobre el espacio, hasta el punto de que el ejército se convirtió con frecuencia en
muchas ciudades en el segundo propietario después de la iglesia53.
Los efectos negativos de la muralla podían ser variados; podían afectar al
desarrollo de la actividad comercial, como parece que ocurrió en Hull, ciudad de
cierto dinamismo en la edad media, pero a la que las fortificaciones de mediados
del siglo XVI la afectaron impidiendo el desarrollo de dichas actividades54. Muchos
recintos amurallados han prolongado su influencia durante siglos. En general, los
sucesivos cercos de murallas se pueden reconocer fácilmente en el plano, por la
forma curva de las calles que constituían la cava o foso, y a veces también por el
nombre actual de las mismas (la calle de la Cava en ciudades como Madrid o
Lorca, a las que ya hemos aludido). Las últimas murallas medievales han seguido
constituyendo muchas veces el perímetro de la ciudad hasta mediados del siglo
XIX. Los ejemplos son muy numerosos, y bien conocidos en España y fuera de ella.
Pero en ocasiones su impacto ha podido ser más prolongado. La muralla construida
por Teodosio II (408-450) y su prefecto Antemio fueron las expugnadas por los
turcos en 1453, pero seguían siendo el límite de la ciudad todavía en el siglo XIX55.
140 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Las puertas

Las murallas eran verdaderas barreras con solo algunos accesos, las puertas, que
normalmente se cerraban durante la noche. En las vías principales podían ser
compuestas, con arcos para el paso de carros y caballerías y portillos para peatones.
La puerta era también el punto de cobro de impuestos y el límite jurisdiccional de
la ciudad; éste, sin embargo podía prolongarse eventualmente en algún núcleo
más alejado que recibía el calificativo jurídico de «calle de la ciudad», como sucedía
en la Barcelona medieval con algún pequeño núcleo extramuros.
La importancia de las puertas era grande como únicos pasos hacia el exterior.
Dirigían toda la red viaria, convergente y divergente desde ellas. Se construían
normalmente en relación con las vías antiguas existentes que conducían hacia las
ciudades próximas o con las nuevas construidas para conectar con las fortalezas
exteriores del sistema defensivo.
El número de puertas de la cerca estaba en relación con la importancia de la
ciudad. También con los caminos y la topografía: ciudades con murallas que
protegían 100 ha podían tener solo cinco puertas (caso de Soria), mientras que
otras más pequeñas tenían el doble. En las ciudades fluviales la puerta del río
conducía al puente que, en ocasiones, fue durante mucho tiempo el único paso del
mismo; algunas se han mantenido desde época romana o medieval (por ejemplo,
la puerta de las Palmas en Badajoz).
La puerta como elemento fundamental de la muralla tenía sus propias
exigencias defensivas: codos o patios abiertos, puente levadizo sobre el foso, ratrillo,
gruesas puertas. Pero también sus exigencias de grandeza y monumentalidad
retórica. La puerta en las murallas de algunas grandes ciudades se convierte no
solo en la entrada de la ciudad, sino en el anuncio y presentación de su grandeza:
desde las puertas de las murallas de Babilonia o de las ciudades hititas y micénicas,
a los propileos y arcos de algunas ciudades romanas o a las grandes puertas
monumentales de las ciudades españolas medievales o renacentistas (como la puerta
de Quart en Valencia o la puerta de Bisagra en Toledo). Recibieron por ello una
gran atención en la arquitectura de todas las épocas y se construyeron con piedras
de sillería y elementos ornamentales de carácter simbólico. En la edad media se
decoraban con símbolos municipales o con las imágenes de los símbolos religiosos,
los santos que sustituyen a los dioses de la antiguedad. En las ciudades de realengo
desde la edad media, y luego prácticamente en todas durante la moderna,
incorporan también los símbolos de la monarquía.
Los tratadistas renacentistas, desde Alberti (1485), prestaron gran atención a
su diseño, y fueron muchas las que se construyeron con los modelos clasicistas de
Serlio y Vignola, que tendrían gran influencia en los arquitectos militares y civiles
de toda la edad moderna.
Siguieron construyéndose en el siglo XVIII cuando habían perdido ya su función
militar, pero la tenían administrativa y fiscal o sanitaria, cuando a través de ellas
podían controlarse o impedir la entrada de forasteros en caso de epidemia. Se
edificaron macizas y exentas, aunque alineadas a la muralla, como especie de arco
LA INFLUENCIA DE LA ORGANIZACIÓN MILITAR EN EL DESARROLLO URBANO 141

triunfal de acceso a la ciudad, y a veces con instalaciones adyacentes para las


funciones de control (cuerpo de guardia, fielatos)56.
De hecho, todavía a mediados de siglo los tratadistas de arquitectura diseñaban
puertas de ciudades como algo normal en las ciudades. Así ocurre en el Álbum de
proyectos originales de arquitectura de Manuel Fornés y Gurrea, publicado en 1846.
El primero de los diseños propuestos en la obra es precisamente el de unas puertas
de ciudad no fortificada, que podía tener la función de puerta de entrada y salida
a un paseo público situado fuera de la ciudad, puerta de pago o recaudación y
puerta «de pura comodidad y tránsito, llamada vulgarmente portillos». Al diseñarlas
había que tener en cuenta
Al derribarse las murallas algunas puertas se conservaron por su carácter
monumental. Como la puerta de Brandemburgo en Berlín, edificada como propileo
griego (1788-1791) y que quedó aislada con el derribo de las murallas en 1867. O
la Isartor de Munich, que fue incluso renovada con frescos en 1833. En Madrid las

el desahogo y anchura para el tránsito de personas, caballerías y carruajes. Al afecto


deberá constar de dos puertas, una de entrada y otra de salida (...) También se procurará
que las operaciones de recaudación de derechos de entrada se verifiquen de un modo
expedito, impidiendo el fraude (bajo el económico e indispensable número de empleados),
que los centinelas puedan sin obstáculo ni embarazo hacer cumplir su consigna, y finalmente
que las oficinas del fielato, resguardo y vigilancia puedan contener y acomodar la
servidumbre necesaria con arreglo a su destino.
El carácter de la decoracion debe ser análogo al objeto de esta valla o encierro de una
capital (...) El orden de la arquitectura ha de ser severo e imponente y su adorno serio, un
medio entre el más sencillo y el más brillante; por ejemplo el dórico, y aun éste omitiendo
la parte de lujo que le distingue en los triglifos y metopas del entablamento. Los adornos o
jeroglíficos de la decoración en remate serán análogos al destino de la puerta, sin omitir las
correspondientes inscripciones sobre mármol, que transmitan a la posteridad la memoria
del reinado en que se erigió y sus fundadores57.

puertas de Alcalá y de Toledo, construidas en el siglo XVIII, quedaron también como


monumentos exentos en el XIX.
De hecho, con esa pérdida de la función defensiva la puerta de la ciudad se
convierte en un arco triunfal o en un monumento commemorativo, a la manera
de los arcos romanos, edificándose también en el interior de la ciudad como
elemento significativo y emblemático (arco de l’Etoile en París o el arco de Triunfo
en Barcelona).

Las zonas polémicas

Más allá de las murallas se encontraba el espacio no edificado de la zona polémica


(del griego polemos, guerra). El espacio que circundaba a la ciudad tenía interés
militar y debía quedar exento de construcciones si se quería que las murallas
tuvieran realmente una función defensiva: una construcción cerca del muro de la
142 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

ciudad podía convertirse en un punto de ataque protegido para expugnar las mura-
llas. Se establecieron así limitaciones a la construcción en el espacio periurbano. El
impacto de estas medidas en el desarrollo urbano ha sido así considerable.
En las ciudades romanas fortificadas existía en torno a la muralla o al foso
defensivo una franja de terreno que era dejado inculto por razones a la vez militares
y religiosas, el pomerium. La expansión de dichas ciudades en la época del imperio
condujo a ocupar y rebasar el pomerium en muchos casos (por ejemplo en la
Florencia del siglo I y II), con la fundación de burgos extra moenia, en los que se
instalaban los forasteros (peregrini).
También en la edad media y en la edad moderna más allá de las murallas se
extendía la zona polémica, cuyo valor jurídico estaba regulado en las ordenanzas
militares, y a veces también en las municipales. Un aspecto esencial del arte de la
defensa era que el terreno circundante a la muralla había de estar despejado, para
impedir la fortificación de los enemigos, y facilitar la defensa por los cañones de la
ciudad.
La amplitud de esa zona despejada va ampliándose según se alarga el alcance
de los cañones. A comienzos del siglo XVII el ingeniero militar Cristóbal de Rojas
advertía que «ha de haber desde el foso hacia la campiña mil pasos de campiña
rasa, y cuando menos serán ochocientos, en los cuales no ha de haber jardines, ni
huertos, arboledas, casas, vallados, barrancos, ni arroyos donde se pueda esconder
el enemigo, sino que todo esté de tal manera que un pájaro que venga por el suelo
sea visto desde la muralla, todo lo cual es tan necesario como los miembros de la
fortificación. Les favorece el que el enemigo no tenga abrigo ni comodidad alguna,
sino fuere el suelo limpio y ese se les pueda sembrar en secreto de abrojos para
clavar la caballería»58. Se prohibía todo tipo de construcción permanente, y afectaba
incluso a la agricultura, ya que podía impedirse la existencia de árboles y, por
tanto, la arboricultura. Finalmente en la edad moderna la extensión de esta zona
desde la muralla se fijó entre 1 y 1,5 km.
En realidad existían varios círculos. En el primero la prohibición de edificación
era absoluta. En la segunda banda solo edificaciones precarias; apoyándose en ello
en algunas ciudades se pudieron organizar durante el XIX espacios para atracciones,
aunque siempre en precario (como los Campos Elíseos en Barcelona). Con
frecuencia más allá del límite de la zona polémica se formaba un arrabal y podían
localizarse hostales y tabernas. Es lo que ocurrió en Barcelona, con la formación
de El Clot, de Hostrafrancs y con el crecimiento de Gràcia; o en Ciudad Rodrigo
con la formación del arrabal de San Francisco59 (Figura 4.2). A veces ese crecimiento
suburbano se desarrolla más que la ciudad principal, encorsetada por las poderosas
murallas de protección; es el caso de Portsmouth y el Common60.
Pero las situaciones pudieron ser diferentes. En Londres, en el reinado de Isabel
I el gobierno inglés trató de imponer una legislación que impidiera nuevas
construcciones fuera de los límites de la ciudad medieval. Pero se enfrentó con
antiguos derechos que permitían a los ocupantes permanecer en casas que habían
construido ellos mismos y los nobles propietarios del suelo no tenían interés en
impedir esa constumbre ya que obtenían rentas de dicha ocupación del suelo,
LA INFLUENCIA DE LA ORGANIZACIÓN MILITAR EN EL DESARROLLO URBANO 143

especialmente cuando quienes construían las casas eran artesanos industriales que
no podían instalarse en la ciudad, por ejemplo, trabajadores del metal. El plan de
John Nash para Regents Park dio lugar a bulevares y un parque que facilitaba un
claro límite verde a la ciudad61.

Fig. 4.2 Ciudad Rodrigo, a mediados del siglo XIX, mostrando claramente
las fortificaciones y los efectos urbanos de la zona polémica
(Atlas de España ..., de Francisco Coello, hoja de Salamanca, 1867)
144 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

LAS CIUDADELAS Y LAS MURALLAS INTERIORES

Además de las murallas exteriores algunas ciudades pudieron mantener durante


mucho tiempo otras interiores y tenían también, con frecuencia, ciudadelas
fortificadas con dos objetivos: uno esencial, de protección de la clase gobernante y
control de la ciudad, y otro secundario de mejora de la defensa.

Las ciudadelas

Las ciudadelas aparecen tempranamente como lugar de localización de funciones


religiosas y gubernamentales en las primeras ciudades. Son muchos los ejemplos
de planos de ciudades antiguas con ciudadela incorporada. Especialmente en
aquellas que parecen haber sido organizadas por un pueblo invasor, como se ha
dicho de las ciudades de la cultura de Harappa y Mohenjo Daro. También eran
ciudadelas las grandes ciudades palaciegas típicas de la ciudad china con funciones
políticas. Desde las dinastías más antiguas, las ciudades tenían separado el recinto
de la corte62.
La construcción de ciudadelas fortificadas independientemente de la ciudad
–a la que teóricamente defienden– puede ser símbolo inequívoco de gobierno
autoritario o incluso de tiranía. Así lo consideraron perspicazmente los griegos,
para los cuales las acrópolis no podían fortificarse independientemente de la ciudad
por ser eso una práctica antidemocrática. Aristóteles en un famoso pasaje (Política,
VII, 2, 4) considera que la acrópolis sirve a la monarquía o a la oligarquía y un
lugar llano sirve a la democracia. Por eso las ciudades griegas no tuvieron ciudadelas.
Sí la tuvieron, en cambio, las ciudades romanas. En las de nueva planta desem-
peña esa función el pretorio, fortaleza localizada junto a la muralla y una de las
puertas, que recibía el calificativo de puerta pretoria.
Durante la edad media podían realizar la función de ciudadelas las fortifica-
ciones intramuros o adosadas a la muralla, tales como alcázares o calahorras63.
Ciudad y alcázar eran elementos diferentes, y en los agitados tiempos de la baja
edad media, con conflictos frecuentes entre el municipio y la nobleza, solo la
posesión del segundo aseguraba la de la primera; existen, de todas formas,
numerosos ejemplos de dualidad jurisdiccional reflejada en el diferente dominio
de una y otro, o en los conflictos entre los regidores municipales y los alcaides del
alcázar64. En la edad media el representante del rey o del emperador residía en la
fortaleza, símbolo de la autoridad real en los municipios realengos, situada en
posición eminente o junto a la muralla, en un sector que recibía a veces la
denominación de barrium regis.
A partir del siglo XVI, cuando, como hemos visto, muchas ciudades se fortifican
siguiendo las nuevas pautas de fortificación, la construcción de ciudadelas se
convierte también en un hecho importante para asegurar la dominación de urbes
estratégicas y con peligro de subversión. Esa función defensiva frente a posibles
enemigos interiores (concretamente, otras familias nobiliarias) la tuvo ya la fortaleza
de San Giovanni (luego de Abajo) construida por Sangallo para Alejandro de
LA INFLUENCIA DE LA ORGANIZACIÓN MILITAR EN EL DESARROLLO URBANO 145

Medicis en 1534. Y posteriormente innumerables ciudadelas que se van constru-


yendo en toda Europa.
Se comprende que los más lúcidos pensadores políticos europeos en el
Renacimiento siguieran pensando de manera semejante a como lo había hecho
Aristóteles en lo que se refiere a las funciones de las ciudadelas. Así Bodino en Les
six livres de la république (1576) escribe que «en las monarquías reales, si son
antiguas y de gran extensión, no conviene al príncipe construir ciudadelas ni plazas
fuertes, salvo en las fronteras, para que el pueblo no crea que lo quieren tiranizar
(...). Con ello se sigue el ejemplo de la naturaleza, que armó muy bien la cabeza (la
capital) y las extremidades de los animales, pero cuyas entrañas y partes centrales
están inermes»65.
Los estrategas militares tenían muy clara la función de las ciudadelas como
garantía del dominio de una ciudad. En el Examen de fortificación (1599) de Diego
González de Medina Barba la respuesta del ingeniero a las cuestiones de un príncipe
muestra cuáles son las funciones atribuidas a las ciudadelas. El discípulo pregunta
sobre la necesidad de fortificar «una ciudad grande de gente inquieta y bulliciosa,
de la cual temo que desee rebelárseme, con el calor que para ello les da un Príncipe
su vecino, que no es nada mi amigo, que para tenerla segura es menester tener
mucha gente de guarnición, con muy excesivo gasto; y lo peor es que aun con todo
eso no lo estará, porque si les viene ayuda de fuera y de los de dentro se teme por
la poca fidelidad, será imposible dejar de perderse; y así querría ponerles un freno
con hacerles una fuerza [fortaleza] muy grande y muy fuerte, que sujete toda la
tierra y la tenga amedrentada, y que la gente que en ella pusiere de mi servicio se
puedan a cualquier ocasión acogerse a ella y defenderse, hasta que pueda ser
socorrida y por ella tornar a recobrar la tierra. Decidme, ¿como haríades y en que
forma?». La respuesta es, desde luego, la construcción de una o varias ciudadelas
en el interior de la ciudad, desde las cuales puede controlarse fácilmente la misma.
La figura de dicho tratado de fortificación muestra gráficamente el papel de estas
fortalezas interiores.
Esa fue la razón por la que se construyeran un gran número de ciudadelas,
especialmente en las principales áreas fronterizas que conocieron repetidos
conflictos durante los siglo XVII y XVIII. Las ciudades conquistadas en Alemania y en
las provincias del imperio hispano por la Francia expansiva de Luis XIV vieron
elevarse poderosas ciudadelas que aparecen bien representadas en los planos de la
época. Lo mismo hicieron las tropas españolas en ciudades amenazadas por
sublevaciones recientes. En Italia (Turín), en los Países Bajos (Amberes), en las
fronteras de Francia con los dominios hispanos de los Países Bajos y Alemania
(Tournai, Estrasburgo), en Alemania, en la frontera hispano-francesa (Perpiñán,
Zaragoza, Pamplona, Jaca66 y otras). La de Barcelona dirigida por Jorge Próspero
de Verboom, destaca por su importancia y el esfuerzo económico que supuso67.
La construcción de una ciudadela suponía siempre una importante inter-
vención en el tejido urbano y tenía consecuencias diversas. Podía conducir, ante
todo, a la remodelación del espacio urbano, como ocurrió en Barcelona, cuando la
construcción de la Ciudadela condujo a derribar una parte del barrio de Ribera y
146 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

a servidumbres militares en el espacio no derribado, con limitaciones de altura


para los edificios privados68. Por otra parte constituía un obstáculo importante
que afectaba a la dirección de la expansión de la ciudad. Entre los numerosos casos
que pueden citarse señalaremos el de Hull, en Inglaterra, en el que la localización
de la ciudadela impidió que se realizara el crecimiento hacia el otro lado del río de
su nombre69.
Como fácilmente se comprende después de lo dicho, la destrucción de una
ciudadela fue considerada muchas veces como símbolo de libertad de los ciuda-
danos. Burdeos construyó la Place Royale sobre la ciudadela del XVII y Barcelona el
parque de la Ciudadela sobre la del XVIII.

Las murallas interiores

Las murallas no solo eran externas o de defensa de la ciudad. Servían también para
el aislamiento interno de determinados barrios, o bien de las áreas de poder político
(como especie de ciudadelas) o religioso: monasterios o conventos (como Pedralbes
en Barcelona) podían tenerlas. Pero también podían servir para aislar barrios de
grupos sometidos o marginales, como las juderías o morerías.
Han sido muchas las ciudades con murallas interiores. Normalmente se citan
en este sentido las que existían en las ciudades chinas, de las que aquí no hablaremos,
y las murallas interiores en las ciudades musulmanas.
Característica destacada de la ciudad islámica era a veces la fragmentación,
muy acusada en comparación con la ciudad romana, y el aislamiento de sus diversas
partes: alcazaba, medina y arrabales formaban núcleos independientes con vida
propia, y cada uno de ellos podía dividirse en múltipes barrios, cerrados por puertas.
La cerca era un elemento esencial de unión, y protección contra el enemigo exterior,
cerrándose durante la noche70.
La medina era el recinto murado, donde se encontraba la mezquita mayor, la
alcaicería y el comercio principal repartido en calles y zocos, en torno estaban los
arrabales (arbad, en singular rabad) relativamente autónomos y apenas coordinados
con la medina y protegidos en ocasiones por una cerca independendiente de la de
ésta. Rabad significa lo que hoy en castellano, pero a veces tambien barrio (para
barrio era más frecuente la expresión harat). Había también mozarabías hasta la
segunda mitad del siglo XI en las ciudades islámicas de Al Andalus.
En ocasiones estas mozarabías periféricas cambiaron de contenido social y se
convirtieron en morerías tras la conquista cristiana. Así como ocurrió en Madrid
y en alguna otra ciudad, esas morerías estuvieron muchas veces rodeadas por mura-
llas, con función de aislamento, tal como sucedio en Talavera y en otras ciudades.
Idéntica función de aislamiento y segregación tuvieron las que rodeaban los
guetos judíos. Las murallas de estos barrios se fueron estableciendo según aumen-
taba la animosidad contra dicha minoría. La judería de Barcelona, el Call, fue
mandada construir por Jaime I en 1243; se trataba de murallas protectoras que no
pudieron evitar los progroms o saqueos y asesinatos violentos, como los de Barcelona
de 1348 y 1391. En Venecia, la judería estaba bien definida, con puertas que se
LA INFLUENCIA DE LA ORGANIZACIÓN MILITAR EN EL DESARROLLO URBANO 147

cerraban al mismo tiempo por fuera y por dentro, y es tan característico que fue
ahí donde se empezó a utilizar el término ghetto (gueto). El de Florencia fue creado
por Cosimo y Francesco de Medicis en 1571, readaptando el sector de la prostitución
y estableciendo un límite que solo tenía dos entradas71.
Pero podía haber murallas interiores sin esa función de segregación social. En
Barcelona, en la muralla de la Rambla, que todavía permanecía en el siglo XVI, el
permiso para la construcción solo se dio en 1704, empezando entonces a configu-
rarse una calle en dicho sector, en la parte de la puerta de la Boquería. Ya antes,
desde la baja edad media, la parte del Raval había quedado defendida por la segunda
muralla, y en los siglos XVI y XVII se habían ido construyendo gran cantidad de
conventos en ese sector. Solo en 1755 se derribaron los muros entre las puertas de
Ollers (frente a la calle Escudellers) y Drassanes, y a finales del siglo XVIII se urbanizó
la calle, arbolándola y convirtiéndose en un concurrido paseo. Pero únicamente
en una fecha tan tardía como entre 1849 y 1856 se acabarían de destruir todos los
restos de la antigua fortificación (en los grabados de la Rambla antes y después de
su reforma de principios del XIX todavía aparecen los restos de la fortificación en la
parte del mar). La puerta de Isabel II se abrió solamente en 1847, cuando se derribó
el cuartel establecido por Felipe V sobre el antiguo Estudio General.
En La Habana, la antigua muralla situada en medio de la ciudad, entre la parte
antigua y la nueva, se mantuvo todavía en el siglo XIX «como elemento represor»:
la muralla dividía a la ciudad en dos partes y en caso de una revuelta podía permitir
el aislamiento de los sublevados72.
Todavía podían existir otros elementos defensivos en el interior de la ciudad.
Si en la edad moderna el afianzamiento de las monarquías absolutas condujo al
desmochamiento de las torres nobiliarias, pudieron existir torres vigías urbanas
para vigilar el mar, por la importancia de los intereses comerciales o de defensa.
Como la del Palacio Mayor Real en Barcelona, atribuida a Martín el Humano,
pero en realidad del siglo XVI. En muchas ciudades marítimas estas torres se elevaron
ya sin funciones defensivas sobre las viviendas particulares de burgueses o comer-
ciantes interesados en el comercio marítimo, como es el caso de Barcelona y Cádiz.

LA DESTRUCCIÓN DE LAS MURALLAS EN EL SIGLO XIX

Las nuevas condiciones del arte de la guerra

Las guerras napoleónicas impusieron cambios importantes en la estretegia militar.


La movilización de grandes ejércitos con armas cada vez más poderosas y potentes
apoyos logísticos modificó las condiciones del ataque y defensa. El creciente
aumento del poder de la artillería dejó a las murallas sin objeto.
Una consecuencia de ello es la reducción del número de plazas fuertes. En
España las que tenían esa denominación pasaron de 145 en 1840 a 80 en 187073. La
pérdida del carácter de plaza fuerte suponía normalmente el permiso para derribar
las murallas. Asistimos así a un proceso que se va intensificando desde mediados
148 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

del siglo XIX y que conduce finalmente a la destrucción de los cinturones defensivos
de las ciudades.
Durante el siglo XIX algunas fortificaciones y murallas ya en decadencia y
afectadas por las destrucciones de la guerra de la independencia se convirtieron en
canteras de las que los vecinos obtenían piedras para sus nuevas viviendas74, lo que
podía ir unido a la construcción de nuevas puertas para controlar las mercancías
que entraban en la ciudad. Luego, en España, pasadas las guerras carlistas y con el
aumento de la presión para la expansión urbana, la hacienda militar por iniciativa
propia o a petición de los concejos municipales vende o cede espacio de las murallas
para que se derriben y se edifiquen o conviertan en calles el espacio de la fortifi-
cación (por ejemplo, en Burgos a partir de 1848).
Aun así, en el siglo XIX algunas circunstancias pudieron suponer un aumento
de las fortificaciones. Y ello tanto por amenazas exteriores como interiores.
Como ejemplo del mantenimiento e incluso reforzamiento de las murallas
por la amenaza exterior puede citarse el caso de París, al que vale la pena dedicar
alguna atención. La invasión de tropas extranjeras en 1814 y 1815 tras la derrota
de Napoleón condujo a la decisión de construir nuevas fortificaciones que defen-
dieran la capital. Éstas se construyeron entre 1841 y 1845 y tuvieron grandes
consecuencias urbanísticas en la capital francesa75. En total se edificaron 39 km de
fortificaciones, 94 bastiones, 18 fuertes y 9 construcciones avanzadas. Había 17
puertas sobre las rutas nacionales, 23 barreras sobre las rutas departamentales y
12 poternas, es decir, en total 52 pasos sobre 35 km. Además, las servidumbres non
aedificandi se extendían a una banda de 216 m de ancho que se añadían a los 34 m
del glacis.
Esas construcciones parisienses supusieron fuertes inversiones, el empleo de
una elevada mano de obra, y la aparición de conflictos con los propietarios expro-
piados. El recinto ocupó 11 municipios enteros y cortó en dos a otros 13. Era
inevitable una anexión de esos municipios a París, que sin embargo se demoró
todavía veinte años por muchas razones, entre las cuales el temor al aumento del
coste de la vida.
En conjunto, según los datos proporcionados por Jean Bastié, las fortificaciones,
los fuertes, y las zonas non aedificandi sustraían a la expansión urbana una
importante superficie: 440 ha de fortificaciones de la muralla, 778 de la zona
polémica, 425 de obras de la segunda línea y 600 más de su zona polémica. El total
de 2.250 ha suponía un cuarto de la superficie de París. Mientras se construían las
murallas y se producía la anexión de los municipios próximos, la corona
comprendida entre los límites de París y las fortificaciones se pobló rápidamente
con una población pobre, ya que el crecimiento demográfico superaba las
posibilidades de absorción del casco. En 1859 se produjo la anexión de municipios
a París, lo que añadió 5.100 ha a las 3.402 de París.
Con el tiempo esas defensas quedaron obsoletas. Desde 1882 se discutía sobre
el papel de las fortificaciones de París y la posibilidad de desmilitarizarlas. Pero el
problema estaba todavía planteado en 1919 cuando se empezaron los estudios
para la ordenación y control de la extensión de la aglomeración parisiense. La ley
LA INFLUENCIA DE LA ORGANIZACIÓN MILITAR EN EL DESARROLLO URBANO 149

del 14 de abril de 1919 decidió finalmente desclasificar esos terrenos de su condición


militar, pero la demolición de las fortificaciones exigirá todavía 13 años de trabajos
y solo finalizará en 1932, aunque la expropiación de la zona para usos civiles solo
terminará a finales de la segunda guerra mundial76.
Pero el caso de París no es único en Francia. En 1853 se clasificaron las plazas
fuertes francesas en dos grupos: el primero, con las más importantes, incluía 53
ciudades, principalmente periféricas y puertos; y el segundo integraba otras 150.
Tras la derrota de Sedan se decidió reforzar la defensa de algunas ciudades, y se
construyeron fuertes fuera de las ciudades (forts detachés) a una distancia de entre
3 y 10 km, cada uno de ellos con su propia área circundante de servidumbre. Dichos
fuertes no solo afectaron a la dirección de la expansión sino que según un autor,
«esterilizaron el espacio periurbano y rural», en un momento de expansión indus-
trial y urbana; la militarización de una parte del espacio francés y esencialmente
del urbano, y las servidumbres que también existían sobre los ríos, con el objeto
de realizar eventualmente «inundaciones defensivas» sería responsable del fracaso
parcial de la primera Revolución industrial en Francia77. Muchas ciudades solo
serían desclasificadas después de 1918 o incluso más tarde (como Metz en 1954).
Las funciones defensivas de las murallas pudieron también mantenerse en el
siglo XIX en diferentes países ante situaciones de guerra civil. Por ejemplo con
ocasión de las luchas para implantar el estado liberal.
En España fueron muchas las murallas que se repararon tras la guerra de la
independencia. Luego la primera guerra carlista volvió a darles utilidad, lo que se
volvió a producir posteriormente hasta la última guerra de 1873. Por otra parte, al
elaborar los planes de ensanche algunos autores se sintieron obligados a considerar
las posibles necesidades de la defensa. Así lo hizo Carlos María de Castro al proyectar
su plan de ensanche de Madrid, estimando para el caso en que fuera necesaria la
defensa había procurado llevar la línea de cerramiento de dicho ensanche «por
puntos elevados que dominen sus frentes»78.
Conviene tener presente también que aunque sin murallas, la ciudad ha sido
siempre un lugar de seguridad en situaciones de peligro; por ejemplo con ocasión
de conflictos campesinos, como los que pudieron darse en Andalucía en la década
de 192079; o las que se dan hoy en las campiñas colombianas.
A todo ello hay que añadir que en ocasiones las murallas aunque perdieran su
función durante el siglo XIX pudieron en algunos casos tardar en derribarse y
siguieron vigentes como barreras físicas a veces hasta bien entrado el siglo XX.
Ese fue el caso de las de Badajoz. Desde 1883 el ayuntamiento había solicitado
permiso a la autoridad militar para derruirlas, aunque de hecho, solo empezaron
a derruirse y a rellenarse los fosos en 1933, tras el anteproyecto de reforma interior
de la ciudad de 1932 y la entrega definitiva de las murallas al municipio; la ciudad
había seguido creciendo en población, pero mantuvo la extensión intramuros del
siglo XVII, salvo los barrios periféricos de San Roque y la Estación80. Las zonas
polémicas impidieron la expansión de Badajoz, y los barrios obreros previstos desde
las primeras décadas del XX en algunas ciudades medias a veces tuvieron que situarse
mas allá de los límites de la misma.
150 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Con la creación de los ejércitos regulares en el siglo XVIII la zona abierta exterior
a la muralla se convierte cada vez más en un lugar de paradas militares, denominado
a veces el campo de Marte. Pero con el aumento del poder de la artillería la función
militar de la zona polémica pierde significado. La prueba es que durante el siglo
XIX la misma autoridad militar fue dando autorizaciones para que se ocupara,
aunque siempre con construcciones temporales y someras. Primeramente fue
ocupada por paseos y alamedas extramuros, a veces de iniciativa real y a las que las
autoridades militares no podían oponerse. Luego se construyen sobre ellas
equipamientos diversos, de ocio, mercados, jardines botánicos, elementos accesorios
de actividades agrícolas (cabañas, balsas ...). Al mismo tiempo se produjeron desde
comienzos del siglo XIX ocupaciones ilegales que la autoridad militar no podía o
no quería reprimir81.
La desaparición de la zona polémica no dejó de plantear problemas al ejército.
Cuando se necesitaran campos de maniobras tendría que adquirir esos espacios
en el área suburbana, lo que pudo plantear dificultades. Las ordenanzas militares a
partir del siglo XVIII fueron estableciendo de forma rigurosa las prácticas que era
preciso realizar82. La adquisición por el Estado de las tierras necesarias para dichas
prácticas o para los equipamientos militares pudo ser a veces difícil, por la actitud
de los propietarios, o por la fragmentación de las propiedades y de las fincas. Es lo
que ocurrió en Madrid cuando en 1861 el Estado mayor del Ejército quiso adquirir
terreno para las prácticas militares en las afueras de la capital, lo que resultó muy
difícil ya que la propiedad estaba muy dividida, y hubo por ello que optar por
adquirir en arriendo 328 fanegas al conde de Polentinos en Moratalaz83.

La destrucción de las murallas y los conflictos de jurisdicciones

El derribo de las murallas fue impulsado también por el debate higienista y por las
necesidades de la expansión urbana. Desde comienzos del siglo XIX el debate
higienista va adquiriendo gran relieve. El agravamiento de las condiciones de salu-
bridad en unas ciudades cada vez más pobladas y congestionadas llevó a los médicos
a preocuparse de la mejora de esa situación y a reivindicar la destrucción de las
murallas para facilitar la aireación de la ciudad. El escrito del médico Pedro Felipe
Monlau titulado ¡Abajo las murallas! (1841) es bien significativo de esa actitud, y
tuvo una influencia grande en la creación de un estado de opinión en Barcelona.
Al mismo tiempo, las necesidades de la expansión urbana encontraban en las
murallas un obstáculo para ella y para la valorización del terreno inmediato.
El cambio de percepción de la muralla fue entonces evidente. Si en las guías
urbanas de comienzos de siglo eran consideradas con imágenes elogiosas, del tipo
«un collar de perlas que adorna el cuello de la ciudad», veinte años más tarde son
percibidas ya como un dogal que asfixia e impide su desarrollo84.
Las presiones fueron tan fuertes y diversas a lo largo del siglo XIX que los
diferentes gobiernos hubieron de autorizar los derribos. Los cuales se van realizando
durante el siglo XIX, con avances y retrocesos relacionados con las oscilaciones
políticas y las coyunturas expansivas.
LA INFLUENCIA DE LA ORGANIZACIÓN MILITAR EN EL DESARROLLO URBANO 151

Algunas murallas habían empezado a demolerse ya en el siglo XVIII. Es el caso


de Burgos, donde el derribo se inició en 1772 para levantar el nuevo ayuntamiento
sobre la antigua puerta de Carretas, siendo totalmente demolidas, por «feas y
ruinosas» a final del siglo, y levantándose diversos edificios sobre los solares que
quedaron85. Entre 1837 y 1877 se destruyó casi la mitad de su recinto para realizar
distintas reformas urbanas, y se hicieron también algunas restauraciones.
En La Habana las peticiones para el derribo se empezaron a realizar en 1841, y
fueron reiteradas luego en 1855 y 1857. En toda España el bienio revolucionario
de 1854-56 hizo posible la autorización para la destrucción de las murallas de
varias ciudades españolas (Barcelona, Tarragona). En Sevilla la demolición de las
puertas y murallas se realiza desde 1858, en que se derriba la puerta de la Barqueta,
hasta 1873 en que lo es la del Sol; en Valencia a partir de 1865. Durante el Sexenio
revolucionario (1868-74) un cierto número de ciudades dejaron de ser consideradas
plazas fuertes, aumentando las posibilidades de destruir sus murallas.
En ocasiones, las destrucciones no estaban justificadas por necesidades de
expansión urbanística. Las de Alcalá, que tenían funciones arancelarias, se derriban
en el siglo XIX no por necesidad de ensanche, sino de ornato y salubridad, y para
potenciar la revitalización de la ciudad86. A veces las murallas daban hacia espacios
donde solo era posible el acceso peatonal, pero fueron derribadas por razones
psicológicas, o para obtener recursos municipales por la venta de los materiales87.
El proceso de derribo de las muralla no fue fácil. Existieron intensos debates
entre el ayuntamiento y el gobierno civil, y entre éstos y la Comisión de Monu-
mentos o la Academia de Bellas Artes, cuando existía, ya que en los años 1860 la
conciencia conservacionista había empezado a tener fuerza entre algunos artistas,
arquitectos e historiadores. Había cada vez más personas partidarias de abrir
algunos tramos pero dejar erectas otras partes de la muralla. Pero los grupos con
intereses mercantiles y otros presionaron fuertemente para conseguir el derribo88.
El mantenimiento de las murallas implicaba aumento de alquileres, hacinamiento
y malas condiciones higiénicas.
No era solo un problema urbanístico. La alegría popular ante el derribo de las
murallas muestra que había más en ello. Significaba derribar una estructura física
vinculada al antiguo régimen, en ciudades que tenían la consideración de plazas
fuertes. Se percibía como un elemento de opresión más que de defensa y había un
clamor público para su destrucción. Representaba el traspaso de la jurisdicción
militar a la municipal o, al menos, una mayor autonomía municipal en cuestiones
básicas de urbanismo, la desaparición de las zonas polémicas y la disminución, al
menos simbólica, del poder del ejército sobre la ciudad. Se asociaba con el progreso,
el desarrollo económico, la expansión urbana y la libertad.
Durante la segunda mitad del siglo XIX, sobre todo con ocasión de epidemias,
aumenta esa exigencia entre las ciudades que aún no las habían destruido. Como
en Cartagena, donde tras la de cólera de 1884-85 se organizan manifestaciones
públicas pidiendo su derribo, iniciándose negociaciones entre la ciudad y el minis-
terio de la Guerra sobre el destino de los solares y localización de los estableci-
mientos y oficinas que a veces existían sobre la muralla89; el derribo sería aprobado
152 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

parcialmente en 1891 y luego totalmente en 1902. De manera similar en Cádiz el


derribo parcial se inició después de 1880 y luego en 1893, aunque el momento
decisivo fue el de los años 1904-0690.
En las ciudades en que las murallas se derribaron más tardíamente se pudo
generar un debate sobre la necesidad de conservar una parte de ese testimonio
histórico del pasado. Así ocurrió en Badajoz en los años 1930, cuando el Proyecto
de Ensanche y Reforma Interior de la ciudad recomendaba la conservación de las
murallas91. Pero el resultado de dichos debates fue generalmente escaso. En Gerona
los baluartes de la murallas fueron destruidos finalmente en los años 1930. Solo
Pamplona conservaría su ciudadela.
La destrucción de las murallas dio lugar a diversos problemas y conflictos.
Tras la autorización del derribo se planteó siempre la cuestión del destino del
espacio ocupado por murallas y glacis. Hay que recordar que tras las ampliaciones
de la edad moderna se trataba de un espacio de considerable anchura. Los
problemas fueron de dos tipos: uno, el de la pertenencia; otro, el de si había que
edificarlo todo o en parte.
La Corona, y en su nombre la autoridad militar, se consideraba normalmente
la propietaria de los terrenos y capacitada jurídicamente para disponer de los
mismos. Lo que teniendo en cuenta las siempre ilimitadas necesidades financieras
del ministerio de la Guerra, significaba generalmente venderlos para obtener las
máximas densidades de ocupación.
Al mismo tiempo los ayuntamientos reclamaron los terrenos, para dedicarlos
a equipamientos públicos, espacio institucional (como mercados, por ejemplo) y
vivienda.
El que triunfara una u otra opción dependió siempre de la correlación política
de fuerzas y de la capacidad de presión de unos u otros. Generalmente se llegaba a
transacciones. Asi ocurrió en La Habana durante el siglo XIX92 y en otras ciudades.
En ocasiones los gastos del derribo corrieron de cuenta de los municipios, aunque
el ministerio de la Guerra siguió reclamando la propiedad de los solares y poniendo
dificultades a la urbanización extramuros. También en muchas ocasiones los
ayuntamientos acometieron una política de hechos consumados, urbanizando el
espacio desafectado, como se hizo en Cádiz en 1928 con la urbanización del paseo
de Canalejas y la plaza de España93. El problema de la propiedad del espacio militar
constituyó una cuestión muy controvertida durante todo el siglo XIX94.
Finalmente una parte se destinó a edificación y otra quedó dedicada a viales,
con denominaciones y configuraciones diversas, desde simples calles a avenidas
arboladas, con nombres diversos (ronda, boulevards, coso, ring, etc.)95.
El material de derribo se utilizó en la construcción de viviendas en los ensanches
que se edificaban, y también para otros usos. Por ejemplo, como en Cartagena y
Cádiz, para el terraplenado del puerto96. En algunos casos, como en esta última
ciudad, el derribo daba lugar a una acumulación de materiales que planteaban
problemas higiénicos y estéticos durante mucho tiempo.
Además de las consecuencias urbanísticas el derribo de las murallas tiene otras
implicaciones más generales. Significa que los militares pierden el control del urba-
LA INFLUENCIA DE LA ORGANIZACIÓN MILITAR EN EL DESARROLLO URBANO 153

nismo. Durante el setecientos los militares habían impuesto grandes servidumbres


a la expansión de la ciudad y a partir de ahí habían llegado a controlar importantes
parcelas del urbanismo. En todos los territorios de la España metropolitana los
capitanes generales habían adquirido un papel de gran importancia, especialmente
en las ciudades que constituyen la sede de la capitanía (como Barcelona). En
América, donde los virreyes eran generalmente militares de tierra o marina, las
necesidades militares afectaron también fuertemente en algunas ocasiones al
desarrollo de la ciudad.
De acuerdo con esa tradición intervencionista los militares intentaron controlar
también la expansión urbana durante el XIX. En Barcelona, por ejemplo, defendieron
un ensanche limitado con nueva defensa amurallada, e incluso más adelante
barajaron la posibilidad de construir murallas al exterior del Plan Cerdá.
Pero la influencia de las necesidades militares se extendía a otros aspectos. Las
necesidades de movilidad de ejército exigían vías rectas, lo que pudo influir en los
proyectos de reforma interior, desde el de Haussmann en Paris. Y al mismo tiempo,
la extensión del servicio militar implicaba la necesidad de nuevos edificios o de
espacios para su construcción, a la vez que daba lugar a interesantes debates sobre
la localización de estos equipamientos para el cumplimiento de sus funciones de
defensa y, eventualmente, de control social.
NOTAS AL CAPÍTULO 4
1 Este capítulo retoma, con pequeñas a la puerta del cardo y formación de un
variaciones, el texto escrito por el autor eje siguiendo el camino romano, la via
con el título «Murallas, ciudadelas y Francisca (Bank 1990)
zonas polémicas» para el libro sobre las 21 Ver Seta y Le Goff 1989; Murallas y
fortificaciones de Pamplona, coordinado arrabales, García de Valdeavellano 1960.
por Alicia Cámara y publicado por la Datos sobre extensión en Montero
Dirección General de Cultura el Vallejo 1996, pág. 190-91. Un excelente y
Gobierno de Navarra (Cámara 2001). detallado estudio de la evolución de las
2 Por ejemplo, el simposio organizado en fortificaciones urbanas es también el de
1995 sobre City Walls en The Center of Toy 1955.
Early Modern History, de la University 22 Pinto Crespo y Madrazo Madrazo 1995,
of Minnesota, organizado por James págs. 23-31.
Tracy, en el que se presentaron un total 23 Fanelli 1997, pág. 35 y fig. 133; conviene
de 22 comunicaciones. Puede obtenerse advertir que la denominación de sexta
información a través de ringh002@ muralla en la primera página corres-
gold.tc.umn.edu. ponde a la séptima en la figura.
3 Concretamente en el capítulo dedicado 24 Fanelli 1997, pág. 36.
a los edificios institucionales, en el que 25 Sobre Huesca, Iranzo Muñio 1988; sobre
trataremos de los cuarteles. Tárrega, Salas i Flotats 1996.
4 Hamblim 1975, pág. 4. 26 Véase Ladero Quesada s.f., Iranzo Muñoz
5 Capítulo 3, pág. 104. 1988, Hinojosa 1991, Valdeón 1989.
6 Ello ha podido hacer pensar a algunos 27 Sobre Trujillo, Sánchez Rubio 1993, págs.
que no existían ciudades antes del 2600 68-72.
a.C., lo que es erróneo, según Morris, pág. 28 Hoskins (1955) ed. 197 , p. 147.
26. 29 Montero Vallejo 1996, pág. 189.
7 Mumford 1966, I, 152. 30 Sobre Elche, Hinojosa Montalvo 1992;
8 Platón, Las leyes, 779. sobre la ocupación de torres albarranas
9 Fuentes Domínguez 1993, pág. 166. en Talavera Pacheco Jiménez 1994.
10 Martín-Bueno 1993, pág. 118. 31 Por ejemplo en Murcia, Chacón Jiménez
11 Cristóbal de Rojas 1598, pág. 3 1979, pág. 73. De manera general, esa
12 Capítulo 3, págs 103 y ss. situación de deterioro es la que presen-
13 León Alonso y Rodríguez Oliva 1993, pág. taban algunas murallas de ciudades
27. españolas en la década de 1560, tal como
14 Abad y Aranegui 1993, pág. 85. se puede ver en los exactos dibujos que
15 Fotografía espectacular en Fuentes de ellas hizo Antoon van den Wijngaerde
Domínguez 1993, pág. 171. para Felipe II (en Kagan 1998).
16 Granados 1990. 32 Calderón Quijano y otros 1978.
17 Álvarez Martínez 1993, pág. 137. 33 Caso de Elche frente a Crevillente
18 Morris ed. 1992, pág. 65. Otros datos durante la Edad Media, Hinojosa
sobre murallas antiguas en esta obra, Montalvo 1991.
caps. I y II. La concepción de un arqui- 34 Así afirma que los vio usar el ingeniero
tecto romano sobre la construcción de las militar Cristóbal de Rojas en su Sumario
murallas en Vitrubio (ed. 1970), libro I, de la milicia antigua y moderna, 1607; en
cap. V. Rojas 1985, pág. 337. Referencias gene-
19 Álvarez Martínez 1993, pág. 136. rales hasta el siglo XX en Vigón 1947.
20 Ejemplo de ello pueden ser Augsburgo 35 Taton 1972, II, 110-12 y 278-79.
siglo XI, en Braunfels 1983, pág. 20; o 36 Ejemplos sobre el imperio hispano en los
Barcelona, con la plaza del mercado junto diversos trabajos de Hardoy y sobre las
NOTAS AL CAPÍTULO 4 155

ciudades francesas e inglesas de 61 Andres Laiton en H-Net, 26.IV.1996.


Norteamérica en Reps (1965) 1992. 62 Ver Schinz 1989.
37 Sobre los siglos XVI y XVII, son especial- 63 Ejemplos, sobre Elche, Hinojosa
mente valiosos los numerosos trabajos de Montalvo 1992;
Alicia Cámara citados en la bibliografía. 64 Sobre el Trujillo del siglo XV, Sánchez
Sobre el siglo XVIII , Capel, Sánchez y Rubio 1993, págs. 69-70.
Moncada 1988. 65 Bodin, Les Six Livres de la République
38 Cristóbal de Rojas 1598, pág. 4. (1576), ed. 1973, libro IV, cap. V, ed. 1973,
39 Sopra 1983. pág. 184-85.
40 Cristóbal de Rojas. Sumario de la milicia 66 Sobre la ciudadela de Jaca, Cámara
antigua y moderna. 1607, en Rojas 1985, Muñoz 1994.
vol. II, pág. 325-326, y págs. 337 ss. 67 Capel, Sánchez y Moncada 1988, Muñoz
41 Sobre ella Muñoz Corbalán 1990, y Capel, Corbalán 1990.
Sánchez y Moncada 1988. 68 Sanpere y Miquel, Los terrenos de la
42 La importancia de las fortificaciones del Ciudadela 1911, Muñoz Corbalán 1990;
siglo XVIII se percibe bien en todos los Figura en Guardia y García Espuche
planos de ese siglo. En ese sentido son 1985.
muy interesantes las colecciones que se 69 Morris 1992, pág. 317.
están publicando de numerosas ciudades 70 Torres Balbás s.f., Morris 1992, último
y Comunidades Autónomas. Por ejemplo capítulo; sobre los barrios interiores en
Gómez Piñeiro y Sáez García 1999. la Medina de Túnez, Kassab 1999, pág.
43 Guarda 1990. 21.
44 Calderón Quijano 1953, Zapatero 1963 71 Fanelli 1997, pág. 110.
y 1968. 72 González Fernández 1994, pág. 236.
45 Morris 1992, págs 318 y 320. 73 Muro Morales 1990.
46 Véase también el capítulo 2, pág. 84. 74 Por ejemplo, en Burgos, Iglesias Ruoco
47 Fuente de Pablo 1995, b, págs. 106-108. 1979, pág. 114.
48 Fuente de Pablo 1996. Resumen en Biblio 75 Bastié 1964, 178-181.
3W, UB, vol. I, nº 3, 1.XII.1996 (http:// 76 Bastié 1964, pág. 238.
www.ub.es/geocrit/b3w-3.htm). 77 Reitel 1987, especialmente pág. 534.
49 González Fernández 1994. 78 Castro 1860, pág. 97.
50 González Fernández 1994, 231. 79 Y que provocó el crecimiento de la
51 Fuente de Pablo 1996. población de Córdoba, García Verdugo
52 Caso de la construcción de la muralla de 1986, pág. 152.
La Habana en 1654, González Fernández 80 Lozano Bartolozzi y Cruz Villalón 1995,
1994, pág. 230. pág 31.
53 Reitel 1987, especialmente pág. 530. 81 En el caso de Barcelona, los trabajos de
54 Morris 1992, pág. 317. Ignacio Muro 1990 y 1992. En La Habana
55 Como muestran los planos de la época, el perímetro de la zona polémica, some-
por ejemplo el que reproduce Morris tido a fuertes presiones se había ido redu-
1992, pág. 97; pero las murallas cons- ciendo progresivamente, y de los 1270 m
truidas por Constantino en 330, susti- que llegó a tener en el siglo XVIII se fue
tuidas luego por las de Teodosio II, desa- reduciendo a 250 m y todavía a 60-90 en
parecieron sin dejar rastro. los primeros proyectos de ensanche que
56 Bonet Correa 1988. se elaboraron (1818).
57 Fornés y Gurrea 1846, ed. 1982, pág. 81. 82 Puede verse datos sobre ello en las
58 Cristóbal de Rojas, Sumario de la milicia diversas ordenanzas militares, datos en
antigua y moderna, 1607, en Rojas 1985, Muro 1992.
vol. II, pág. 332. 83 Mas Hernández 1992, pág. 57.
59 Rodríguez Arzúa 1963, plano pág. 380. 84 Como se dice en dos sucesivas guías de
60 Morris 1992, 322. Barcelona de la primera mitad del XIX,
156 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Serrano Segura 1990 y 1991. aunque conteniendo enmiendas respecto


85 Iglesias Ruoco 1978, pág. 120. al proyecto original», las cuales daban
86 Arnáiz Gorroño, en Gutiérrez Torrecilla satisfacción a los militares que querían
1990, II, pág. 160. mayor densidad, González Fernández
87 Caso de Cuenca, 1866 y 1890, Troitiño 1994, pág. 238.
1984, pág. 366. 93 Suárez Japón 1999.
88 Suárez Garmendia 1987, 200 y ss. 94 Aresté 1982, Muro Morales, 1990, Sica
89 Pérez Rojas 1986, cap. IV. 1981 (El siglo XIX, vol II, págs. 619-1200).
90 Suárez Japón 1999; se estudia con detalle 95 Ejemplos de Viena, Milán, Florencia y
la alegría popular por el acontecimiento. otras en Benevolo 1975-77; sobre
91 Lozano Bartolozzi y Cruz Villalón 1995, Barcelona Galera, Roca y Tarragó 1972 y
pág. 34. 1982.
92 Donde el proyecto finalmente aprobado 96 Pérez Rojas 1986, pág. 101; Suárez Japón
«estaba más en conformidad con los 1999.
planteamientos del Ayuntamiento,
5. La trama ortogonal y su difusión

El diseño ortogonal ha sido desde el comienzo del proceso urbanizador la expresión


del deseo humano de ordenar la fundación y el crecimiento de las ciudades. Es
muy antiguo, y cuando aparece lo hace ya con sus rasgos esenciales plenamente
constituidos. Con sus muchas variantes ha sido, de hecho, la forma prácticamente
única utilizada para el trazado ordenado y racional de las ciudades hasta el siglo
XIX.
El plano ortogonal se caracteriza por su trama con calles que se cruzan en
ángulo recto. Ha sido también denominado plano reticular, en damero, en
cuadrícula o en parrilla. Pero ortogonal es, sin duda, la denominación más adecuada
porque alude a la característica fundamental de una trama viaria que, en realidad,
permite diferentes formas de organización de las manzanas.
Desde hace mucho tiempo se ha puesto énfasis en el carácter planificado y no
espontáneo de este tipo de trama urbana, que es la forma eminente de ordenación
de la ciudad. Muchas de las otras que se han creado han aparecido como adapta-
ciones y alternativas a esa forma originaria y esencial.
Ha de tener muchas ventajas, cuando se ha utilizado durante milenios en
prácticamente todos los continentes y por culturas diversas, cada una de las cuales
seguramente ha puesto algo peculiar en él, si aceptamos que la cultura se ha de
reflejar en el espacio.
Es capaz, desde luego, de numerosas adaptaciones. Puede utilizarse como algo
rígido, o como algo flexible, dependiendo de su uso. En la aplicación de esta trama
ha habido sin duda motivos económicos. Es la forma geométrica más simple para
dividir y distribuir el espacio. Pero la generalidad con la que los diversos imperios
la han impuesto en los territorios conquistados nos lleva a pensar que han podido
existir otras razones. La imposición de la trama ortogonal frente a los diseños
irregulares seguramente tiene que ver con un deseo de mostrar la superioridad de
la cultura del pueblo conquistador y con razones de aculturación. Sin duda la
cuadrícula expresaba la racionalidad de la vida civilizada.
Así parece que lo hicieron los pueblos conquistadores que fundaron Mohenjo
Daro. Y así también griegos, romanos, españoles e ingleses. Pero sigue necesitándose
de una reflexión general que considere de manera amplia sus ventajas y virtualidades
y presente su aplicación en un contexto histórico. En este capítulo aludiremos
brevemente a su historia y trataremos de reflexionar sobre las características que
han dado a este diseño su permanencia y universalidad.
158 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

LA GEOMETRÍA COMO FORMA DE RACIONALIDAD

El trazado regular de una ciudad o de un campo de cultivo supone siempre la


intervención humana. Las formas geométricas regulares no se dan visiblemente
en la naturaleza, o son excepcionales a la escala humana. Se encuentran desde
luego a la escala de los cristales (cúbicos, hexagonales ...), en los moluscos (formas
helicoidales), en los panales de miel (hexagonales), en las frutas y en otras formas
orgánicas (circulares) y, excepcionalmente, geomorfológicas1. También aparecen
en la naturaleza diferentes tipos de simetrías y transformaciones geométricas desde
una forma inicial2. Pero a la escala del hombre, en la naturaleza observable y organi-
zable lo geométrico es una creación humana. Así lo reconoció Aristipo, discípulo
de Sócrates, cuando tras ser arrojado por un naufragio a la playa de Rodas junto
con sus compañeros gritó al ver dibujadas en la arena unas figuras geométricas:
«Alegrémonos, porque veo huellas de hombres»3.
Cuando la retícula u otra forma geométrica aparece, ello es reflejo de la ordena-
ción consciente humana; y cuando es extensa, supone alguna forma de coerción
social.
Sin duda existen diversas posibilidades de ordenación geométrica del espacio
a escala de la organización de los campos y a la de una ciudad. Pero a lo largo de la
historia los hombres se han limitado a utilizar, esencialmente, dos: el círculo y la
cuadrícula.

Aldeas y ciudades circulares

El círculo es seguramente la forma mas primitiva de organización geométrica


regular, que aparece en las viviendas más antiguas y en aldeas primitivas4. También
aparece en construcciones prehistóricas de sentido religioso-astronómico, como
Stonehenge.
En las primeras civilizaciones el círculo se usó a veces como ideograma general
de la ciudad, como muestra el jeroglífico de Nekhebet el Kab del bajo imperio
egipcio. Conocemos asimismo plantas circulares de ciudades, como la de la ciudad
hitita de Sendschirle (desde el II milenio hasta el siglo VII a.C.) o la asiria de Nimrud5.
Herodoto (I, 98) alude a la capital de Media, Ecbatana, una fortaleza circular con
varios recintos de murallas dispuestas en círculos concéntricos trazados «de modo
que cada círculo sobrepasa al colindante tan solo en los baluartes»; la fortaleza y
las murallas había sido levantada por Deyoces «para su propia seguridad y como
protección de su residencia, y ordenó al resto de la población que se estableciera
en los aledaños de la fortaleza».
En la antigüedad y edad media el modelo de ciudad circular aparece en varias
ocasiones, con un fuerte contenido simbólico, como modelo de perfección y belleza,
de unidad sagrada (la Jerusalén celeste) o social. El círculo era la figura del sol y de
la luna, convertidos en deidades en muchas culturas antiguas. La ciudad redonda
es la plasmación de la ciudad ideal perfecta, y está vinculada a la tradición platónica
o neoplatónica. Cuando Platón elabora en Las leyes su modelo de polis ideal imagina
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 159

una organización circular para la misma, aunque estime también que ese proyecto
«jamás podrá toparse con unas condiciones tales que todo se realice al pie de la
letra»6.
La ciudad circular aparece incluso ocasionalmente en la cultura islámica. La
más famosa fue la Bagdad fundada por el califa Al Mansur en 872 a orillas del
Tigris, con un diámetro de 2,6 km. Aunque pronto se transformó por los mismos
habitantes y luego fue destruida por la inundación del 942 y la invasión de los
mogoles en el 1258, sabemos que estaba formada por diversos anillos y varias
murallas concéntricas, con un espacio central en el que se situaba el alcazar, la
mezquita aljama y los servidores más inmediatos del califa7.
La valoración del círculo reaparece en el Renacimiento y barroco, con diversos
ejemplos teóricos y diferentes estructuras internas (desde la Sforzinda de Filarete
a la Ciudad del Sol y otras)8. El ideal renacentista de la ciudad circular tiene que
ver, como en la antigüedad, con el hecho de que el círculo era considerado la figura
geométrica más perfecta. Alberti señaló que «una ciudad trazada en plano circular
será más capaz de todo» (Alberti, 1452, libro VI). El mismo autor valora las calles
curvas «como las que presenta un río en su recorrido de un lugar a otro. Así la calle
parecerá más larga y se tendrá la impresión de que la ciudad es más grande»; y,
además, al avanzar por ella se descubrirán nuevas perspectivas de los edificios.
El ideal de la polis platónica inspiró, al parecer, la refundación en 1500 de San
Cristobal de La Laguna, en Canarias9. Pero curiosamente, a pesar de esa organi-
zación general, la ciudad misma fue organizada de acuerdo con un plano
aproximadamente ortogonal.
Se ha señalado que el círculo es más fácil de trazar que otras figuras geométricas,
pero plantea numerosos problemas para la subdivisión, y dificultades en las
intersecciones y uniones, y en el aprovechamiento del espacio. La ciudad circular
es más eficiente que la ortogonal, siempre que conserve su unidad formal y
funcional10, incluyendo un centro estable y vías radiales de circulación, lo que
difícilmente sucede y no siempre es conveniente.
Seguramente por ello, a pesar de la antigüedad del uso de estructuras circulares
en la vivienda y del modelo teórico de la ciudad circular, lo cierto es que el círculo
no se utilizó para la construcción de ciudades, con algunas excepciones11.

Trazados geométricos no circulares

El otro diseño geométrico disponible desde el neolítico es la retícula ortogonal,


que parece ser la forma más simple y general usada para estructurar el espacio con
vistas a su aprovechamiento agrícola o inmobiliario. Una forma aparentemente
simple pero en modo alguno de uso «espontáneo» o «natural»: como ya advirtió
un autor, el trazado ortogonal, el más simple de los trazados urbanos regulares, no
es más evidente que la rueda12.
El plano ortogonal no es fácil ni intuitivo, requiere conocimientos geométricos:
trazar ángulos rectos, medir aristas, vértices. La regularidad se obtiene por una
geometría, cuyos principios fueron codificados por Euclides en el siglo II a.C.
160 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Pero conviene recordar que la ortogonalidad y la geometría euclidiana no son


las primeras geometrías humanas. Como han puesto de manifiesto las investi-
gaciones de epistemología genética, el niño avanza desde una visión topológica
del espacio –en términos de proximidad y separación, inclusión y contorno, abierto
y cerrado o continuidad y discontinuidad– a través de un espacio proyectivo basado
en la noción de línea recta, magnitudes y perspectiva, hacia una visión del espacio
en términos de coordenadas cartesianas. Solo a partir de los 8 años los sistemas
métricos están bien construidos y el niño puede medir y conservar longitudes,
ángulos y superficies, percibiendo correctamente las tres dimensiones y pudiendo
situar los objetos en un sistema espacial. El hombre adulto construye primeramente
ese sistema espacial de referencia a partir del sistema de visión y bilateralidad
humana (al frente, detrás, a la derecha y la izquierda)13. Pero en la adopción de este
orden como un orden espacial inciden también razones religiosas y mágicas, como
la creación en la tierra de un orden ideal, como un orden cósmico que aparece de
forma clara en las ciudades antiguas creadas como centros ceremoniales, con un
diseño geométrico bien orientado, como ponen de manifiesto los conocidos
ejemplos de Tehotihuacán o Angkor.
También eran conocidas y estaban disponibles otras formas geométricas que,
sin embargo, no fueron muy usadas en la ordenación territorial, aunque pudieran
serlo en la decoración. Como el triángulo, que se ha empleado de forma limitada a
pesar de su simplicidad, seguramente por los problemas de utilización que plantean
las parcelas resultantes con ángulos agudos. O el hexágono, conocido por los hom-
bres desde tiempos prehistóricos a través de la explotación de la miel, pero que
planteaba igualmente numerosos problemas a la hora de su empleo en la división
del espacio. Habría que esperar a los modelos de ciudades ideales del Renacimiento
y a la teoría de los lugares centrales para que esta forma tuviera un uso espacial.

La difícil distinción entre irregular y planificado

Conviene advertir que la distinción visual entre el crecimiento espontáneo e


irregular y el regular planificado no siempre es fácil o apropiada.
Ya hemos aludido antes14 al hecho de que incluso en el crecimiento espontáneo
u orgánico, es decir el que se adapta a las estructuras rurales o naturales preexis-
tentes, puede existir intervención humana consciente para regular y normalizar
(normas sobre alineaciones de calles, sobre respeto a las propiedades, sobre altura
de las casas, sobre plazas en encrucijadas, etc.).
La planificación implica una organización formal y unitaria del territorio, lo
que supone algún grado de autoridad planificadora y de control del proceso
(autoridad planificadora no significa régimen autoritario, porque los planos
regulares ortogonales pueden estar también asociados a regímenes democráticos;
significa solamente que hay un diseño unitario). Frente a ello, lo no planificado
implica procesos de construcción de iniciativa individual y fragmentada.
En muchas ocasiones resulta difícil establecer a partir de la simple inspección
de la trama viaria la distinción rigurosa entre un plano irregular y un plano
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 161

planificado. Un trabajo de M.R.G. Conzen (1968)15 mostró que carece de valor la


oposición tradicional entre planos irregulares y regulares, como equivalentes de
crecimiento espontáneo o no planificado y crecimiento planificado.
En la mente del planificador medieval podía haber un plan previo, pero su
actitud era fundamentalmente la de adaptar los trazados al emplazamiento natural
de la ciudad, una actitud muy libre y flexible, diferente a la más rígida del planifi-
cador romano y renacentista. El estudio de las curvas de nivel de los planos urbanos
muestra la habilidad con la que el urbanista medieval usaba los emplazamientos
naturales para resolver complejos problemas de planeamiento. Frecuentemente
tenía que tratar no solo con el medio natural sino también con preexistencias
humanas, tales como antiguas rutas, límites de campos o núcleos preurbanos. Y
generalmente lo hizo de una manera brillante, aunque el resultado no fuera un
diseño regular. En lo que respecta, concretamente, a las ciudades medievales
europeas lo que se desprende de las investigaciones es, según Conzen, una genealogía
de los planos y de sus componentes, tales como plazas de mercado y sistemas de
calles. El plano refleja la composicion estamental o corporativa de la ciudad
medieval y la influencia de diferentes niveles de tecnología, por ejemplo en lo que
se refiere al transporte y al uso de fuentes energéticas.
También es importante distinguir entre lo que podríamos denominar la urbs y
el suburbium, que aparece ya desde las primeras fases de expansión de las ciudades
más antiguas, y es típico asimismo de la edad media. Nos hemos referido ya a ello
en un capítulo anterior. Pero vale la pena advertir que esa forma de expansión que
se da en etapas muy tempranas del desarrollo urbano, y en núcleos bastante
elementales, implica resolver numerosos problemas de conexión y organización
así como formas complejas de ordenación del espacio, más allá de su aparente
simplicidad.
La realidad es que la simple inspección ocular puede dar lugar a que se
interpreten como diseños simétricos y regulares planos que en realidad resultan
de un crecimiento espontáneo, no planificado; y que planos que no dan la impresión
de creaciones planificadas hayan surgido de una verdadera y consciente planifi-
cación16.
Es importante recordar, además, que con mucha frecuencia los planes unitarios
inicialmente diseñados no se cumplieron, por relajación del control, o experimentan
modificaciones a lo largo del tiempo. Lo que hace que incluso en ciudades
planificadas pueda haber cambios y modificaciones. No olvidemos, por último,
que las ciudades se desarrollan durante mucho tiempo, y por ello pueden
yuxtaponerse o superponerse desarrollos formales y desarrollos no controlados e
irregulares.

Origen y difusión del plano ortogonal

El problema del origen y difusión del plano ortogonal se ha planteado desde hace
tiempo. El sistema ortogonal no es de creación tan inmediata y evidente como
muchos creen, tal como destacó el geógrafo D. Stanislawski hace ya más de medio
162 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

siglo: el plano radial, por ejemplo presenta mayor accesibilidad al centro que el
ortogonal.
Con frecuencia la topografía, con sus desniveles, hace difícil el trazado orto-
gonal, aunque a pesar de todo pueda emplearse superponiéndolo a las condiciones
del relieve. En todo caso, el sistema presenta grandes ventajas para la distribución
del suelo.
A pesar de que, como ya hemos dicho, el plano más antiguo y más común de
las ciudades de las primeras culturas fue el irregular, hay numerosos ejemplos de
la existencia de tempranos trazados formales, y de planos ortogonales en lo que
Gordon Childe llamó el Creciente Fértil y en el norte de la India.
El plano ortogonal aparece ya plenamente formado y usado en la primera
mitad del milenio III a.C. en las ciudades de Mohenjo Daro y Harappa, en el lugar
donde, a orillas del Indo, se sabe de la existencia de dos poblados desde el eneolítico,
situados en acrópolis y con testimonios del uso de los metales. Las excavaciones
arqueológicas han revelado un sorprendente grado de urbanización en esas dos
ciudades cuyo nombre real se desconoce (los nombres son actuales y el de una de
ellas significa «ciudad de los muertos»). El plano de la primera se trazó de acuerdo
con un diseño preconcebido, ortogonal, de orientación N-S y con la ciudad
dominada por una acrópolis. Todo parece indicar que se trata de un plano
sobreimpuesto por unos conquistadores a una ciudad preexistente. Tal vez como
resultado de una imposición por un pueblo invasor indoeuropeo17 que construye
un imperio y funda o refunda las ciudades. En ese caso, el hecho de que las
ciudadelas estuvieran separadas sería una garantía de seguridad para el grupo
conquistador. Mohenjo Daro se vio afectada, al parecer, con una inundación
generalizada a partir de elevaciones en la desembocadura del río y la formación de
una gran zona lacustre; los habitantes lucharon durante varios siglos contra dicha
inundación levantando diques, algunos de los cuales se conservan, y construyendo
casas sobre las ruinas inferiores18.
El plano ortogonal también aparece en las ciudades sumerias, asirias y
babilónicas. Se trata de urbes que desarrollaron una cultura y ciencia muy refinada,
con profundo conocimiento de las matemáticas y la astronomía19, las cuales se
reflejan en la organización urbana. Se conservan planos de la época muy exactos,
que coinciden con lo que las excavaciones arqueológicas han permitido conocer.
Así el plano de la ciudad de Nippur representado en una tablilla de arcilla cocida
de h. 1500 a.C., que identifica en caracteres cuneiformes el templo principal, el
Eúfrates y otros lugares de la ciudad20; o el plano dibujado en la escultura del
patesi Gudea, con el diseño de las murallas. Eran capitales con funciones religiosas
y políticas, que se reflejan en el papel esencial del templo en la organización urbana
(caso de Ur), en la existencia de palacios reales y edificios cortesanos, estancias
con patios y restos arquitectónicos, y que disponían de archivos muy ricos: 30.000
tablillas en el archivo real de Ebbla, h. 2500 a.C.
Se conocen también casos de fundaciones reales de ciudades nuevas, con plano
ortogonal y ciudadela, como Khorsabad. Luego el modelo aparece en Asiria, cuando
Sargón construyó su nueva capital Dur-Sarginu. También en Babilonia, excavada
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 163

desde 1899, y de la que tenemos el testimonio de Herodoto que visitó la urbe a


mediados del siglo v. Era una gran ciudad, con dos partes, la ciudad antigua y la
ciudad nueva, unidas por un gran puente con tajamar contra la corriente, y sobre
él calzada de 22 m de ancho, murallas dobles, con una longitud de 16,5 km y altura
de 30 en los cubos, ocho grandes puertas, y un templo cuadrado grandioso, de 92
m de lado y 92 de altura. Las excavaciones de Babilonia permiten ver una fase ya
avanzada de desarrollo urbano, con una ciudad vieja de calles con trazado poco
regular, aunque había avenidas grandiosas y rectas, y una ciudad nueva con mayor
regularidad. Una regularidad que, aunque no resulta hoy perfecta, impresionó a
Herodoto cuando la visitó, porque en su tiempo el plano ortogonal no estaba muy
extendido en Grecia.
Conocemos también casos de plantas ortogonales en las ciudades egipcias,
reproducidas una y otra vez en los manuales de historia del urbanismo. Por ejemplo,
la ciudad de Kahun, levantada para los obreros que construían la pirámide de
Sesotris II (1897-1879 a.C.). En la de Achut Aton (Horizonte Solar), hoy Tell el
Amarna, construida entre 1369-1354 a.C. por Amenofis IV, y abandonada tras su
muerte, aunque no era ortogonal, la presencia de calles anchas y rectas refleja la
concepción unitaria: la ciudad para los trabajadores se encontraba al E y estaba
construida en su totalidad de adobe.
Algunos autores asiáticos aceptan la idea de que el sistema ortogonal se originó
en la India y de ahí se extendió a Sumer, Asiria y luego a Grecia y Roma. Pero
señalan que paralelamente otra fuente de este sistema se encuentra en el Asia
oriental21. Daremos algunos datos sobre ello posteriormente.
La trama ortogonal apareció también en la América precolombina, donde existe
una amplia tradición urbana prehispánica22. Puede defenderse que aparece en Chan
Chan, capital de los chimu. Respecto a México, Cortés dice que las calles de
Tenochtitlan «son, al menos las principales, muy anchas y muy derechas», y los
templos eran cuadrados o rectangulares.
En resumen, es muy probable que se diera un origen múltiple de esta forma de
organización racional de la ciudad, probablemente debido a que era la manera
más fácil de dividir el terreno, aunque requiriera conocimientos matemáticos y
astronómicos (especialmente cuando se buscaba por razones religiosas la orien-
tación N-S), y de un poder político capaz de imponer el sistema.

Ortogonalidad en las fundaciones y en la expansión urbana

Pero no se trata solo de ciudades que en su conjunto sean de una u otra clase. En
realidad también en la misma ciudad, y ya en las fases iniciales del desarrollo,
puede haber coexistencia o yuxtaposición de los dos tipos de plano, el irregular y
el regular. A ello se llega a partir de dos situaciones: una, ciudades nuevas con un
diseño ortogonal y cuyo crecimiento se realiza luego en forma irregular; otra, muy
diferente, la de ciudades con plano irregular a las que se añade una nueva expansión
de trazado ortogonal.
164 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

En el caso de ciudades nuevas fundadas con planta ortogonal, la evolución


posterior puede hacerse, desde luego, de acuerdo a los principios de dicho diseño,
prolongando ilimitadamente el mismo hacia el exterior; o bien a través de la
formación de barrios nuevos de diseño no planificado, y en ocasiones de trama
irregular. Los centros ceremoniales como Teotihuacán o Angkor y las ciudades
cortesanas planificadas con estructuras ortogonales eran solo para los privilegiados.
Los obreros y gentes del pueblo podían vivir aparte, en sectores de organización
espontánea e irregular. Son muchos los casos de núcleos regulares de fundación
planificada que luego ven desarrollarse ensanches suburbanos de crecimiento poco
regular. Así pareció haber sucedido en diversas ocasiones en las fundaciones
coloniales romanas. En algunas excavaciones se ha podido comprobar la existencia
de un suburbio irregular extramuros de la fundación ortogonal protegida por las
murallas; así en Timgad23, o en Calleva Atrebatum (actual Silchester, en Britania)24.
Se trata de una situación que no es específica de la antigüedad, y que se ha
dado también en ciudades creadas en época moderna y contemporánea. Es, por
ejemplo, lo que sucedió tras la fundación de Brasilia, en la que junto a la ciudad
diseñada por Oscar Niemeyer surgieron barrios para los trabajadores, que pueden
hoy percibirse claramente en el plano. Esos barrios generados fuera del planea-
miento como arrabales espontáneos pueden presentar un trazado regular o
irregular, dependiendo de las condiciones de la formación25.
Otra situación muy diferente es la de las ciudades con un plano irregular a las
que se añade una nueva expansión de trazado ortogonal. Es, de alguna manera, el
caso de núcleos irregulares indígenas junto a los cuales se construye una ciudad
planificada, algo típico en algunos casos de la colonización griega y romana donde
–como vimos– es frecuente encontrar la yuxtaposición de la vieja y nueva ciudad,
es decir de la paleópolis y la neápolis. En realidad, puede afirmarse que los primeros
ensanches de ciudades fueron las neapolis griegas. Así en la futura Nápoles, donde
la primitiva colonia rodia de Parténope, instalada en el siglo IX a.C. en la colina
costera de Pizzafalcone, vio desarrollarse en el siglo V una neapolis considerada
como una nueva zona urbana de la polis, la cual estaba así constituida por dos
núcleos que Tito Livio consideró dos urbes de una misma civitas26. Y así también
en Ampurias y en otros muchos ejemplos.
Se trata igualmente de una situación muy corriente cuando se quiere ordenar
el crecimiento de una ciudad en expansión. Desde la antigüedad, en efecto, se han
construido en las ciudades existentes ampliaciones ordenadas de diseño ortogonal
a veces con varias neapolis o «ciudades nuevas» sucesivas. Lo mismo ocurrió en la
edad media. Por ejemplo en Barcelona del siglo XI la construcción de una vilanova
junto al mar, al final de la calle Argenteria, supuso la aparición de un primer
ensanche planificado urbano, todavía visible en la calle Montcada y otras
próximas27. Ensanches similares aparecieron en otras ciudades europeas; así en el
siglo XIII en ciudades alemanas en expansión, como la ciudad episcopal de
Hildesheim28.
Fue asimismo una forma de expansión planificada frecuente en Europa tras el
Renacimiento, cuando el trazado reticular se utilizó para los ensanches junto a
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 165

viejas ciudades de crecimiento orgánico; de lo que pueden ser ejemplo los casos de
Nancy, que en 1645 añadió un ensanche ortogonal junto a la ciudad medieval, o
Berlín29.
Especial interés tienen en el siglo XVIII los casos de Barcelona y Edimburgo. En
Barcelona la construcción en 1753 de la «nueva población de la Barceloneta» (una
segunda neapolis o vilanova, tras la del siglo XI) supuso la aparición junto al puerto
de un trazado ortogonal de manzanas estrechas y alargadas, que permiten algunas
plazas mediante un giro perpendicular respecto al trazado dominante30. En
Edimburgo la new town de Craigh constituye una ampliación de más ambición31,
como lo serían también los ensanches del siglo XIX, de los que hablaremos en otro
capítulo de esta obra32.

LA GEOMETRÍA ORTOGONAL Y LA RACIONALIDAD IMPERIAL

El contraste entre un crecimiento orgánico


en la metrópolis y planificado en las colonias

Un rasgo constante e interesante de la evolución urbana es la contraposición entre


un crecimiento orgánico en las metrópolis y una planificación geométrica regular
en las colonias. Se ha producido tantas veces en la historia que puede casi
considerarse un rasgo característico sobre el que conviene reflexionar. A partir de
él tal vez podemos entender algunas características esenciales de la evolución
urbana.
El modelo podría ser éste. El crecimiento de una ciudad sigue normalmente
las pautas de la evolución espontánea adaptándose a las estructuras rurales
preexistentes. Una vez realizada esa expansión, la acumulación de inversiones
realizadas en edificios e infraestructuras y los intereses creados hacen muy difícil
su modificación. Ésta solo se realiza a partir de catástrofes inesperadas, tales como
un incendio (Roma), terremotos, destrucción por invasión (caso de Mileto a
comienzos del siglo V a.C.) etc. En cambio, las fundaciones urbanas coloniales
pueden realizarse de forma planificada, con un trazado de nueva planta diseñado
e impuesto desde la metrópoli.
Prácticamente en todos los imperios se ha dado ese contraste entre la gran
metrópoli de crecimiento irregular y las ciudades coloniales de diseño geométrico
ortogonal. Griegos, romanos, alemanes, españoles e ingleses han creado multitud
de ciudades nuevas con planos ortogonales mientras que fueron incapaces de aplicar
esos mismos principios en sus propias capitales imperiales.
Lo que nos debe llevar a una reflexión sobre las funciones políticas y culturales
del diseño geométrico, por un lado, y sobre las dificultades para remodelar un
espacio urbano ya construido, por otro. Prestaremos ahora atención a algunos de
esos ejemplos de expansión urbana imperial.
166 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

La colonización griega

Las ciudades griegas utilizaron la fundación de colonias como forma de canalizar


hacia afuera los excedentes demográficos, en una estrategia de expansión y
búsqueda de nuevos recursos que trata, al mismo tiempo, de controlar el creci-
miento y adaptarlo a los recursos existentes. El plano ortogonal se empleó segura-
mente por primera vez en colonias fundadas por los griegos en la la Magna Grecia
(Sicilia y sur de Italia), donde parece que se han identificado trazados ortogonales
de mediados del siglo VIII a.C.33. También son muy antiguas las fundaciones de la
Prepóntide y el Ponto Euxino, áreas principales de expansión milesia y donde
aparecen varias ciudades de planta regular como Olbía (siglo VI a.C.). En el siglo VI
sabemos ya del florecimiento de colonias de la Magna Grecia como Siracusa o
Selinous (siglo VI a.C.), donde la calle más amplia medía 9 m y las menores entre
3,60 y 3,95 m con una orientación aproximadamente N-S.
Prácticamente todas las fundaciones griegas tuvieron plano geométrico,
mientras que Atenas y otras metrópolis crecían con su plano irregular. La sorpresa
de Herodoto en Babilonia parece demostrar que en ese momento los planos
ortogonales no eran corrientes en Grecia. Las excavaciones arqueológicas muestran,
como hemos visto, que efectivamente dominaban los planos de trazado irregular34,
aunque en los últimos años las excavaciones en Creta han puesto de manifiesto la
existencia de planos regulares. Según Aristóteles, fue Hipódamos de Mileto el
primero que utilizó el sistema ortogonal en la construcción de El Pireo, el puerto
de Atenas, y en la reconstrucción de Mileto. La dinámica ciudad de Míletos,
fundadora de colonias, emporio comercial y centro científico de primera magnitud
fue destruida por los persas en 494 a.C. y hubo que reedificarla 20 años después,
hacia el 475 (con seguridad entre el 479 y el 466). Sin duda Hipódamos no fue un
genio aislado, sino producto del contexto. Se trata de un caso interesante en el que,
otra vez, una metrópolis colonial mantiene durante mucho tiempo el plano
irregular inicial, hasta que una catástrofe permite una reconstrucción, que se realiza
ahora con un nuevo diseño urbano. Desde ese momento se encuentran gran
número de fundaciones hipodámicas en Occidente (Magna Grecia, Galia,
Hispania), y en Oriente durante la época helenística. Y por influencia griega también
las ciudades etruscas adoptaron el plano ortogonal35, que desde el norte y desde el
sur pudo ser, así, fácilmente conocido por los romanos.

El urbanismo del imperio romano

Similar al de Grecia es también el caso del imperio romano, en donde la capital


imperial crecía irregularmente mientras que las fundaciones coloniales se edificaban
con el típico plano ortogonal.
Los ritos de fundación de una ciudad romana estaban codificados y son bien
conocidos por la relación que hace Vitrubio y otros autores. Tras consultar el augur
los presagios, se elegía el terreno y se señalaba el sitio preciso en el que se había de
levantar (templum) y con un arado tirado por dos bueyes se marcaba el perímetro
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 167

de la ciudad36. El trazado se realizaba diseñando en primer lugar el cardo y el


decumanus con el forum urbis en la posición central y posteriormente las calles
paralelas a estos dos ejes principales, iniciándose a continuación la construcción
de las viviendas. Las murallas podían edificarse más tarde, a veces incluso después
de algunos decenios37. En el caso de ciudades fluviales el puente se disponía en el
eje del cardo máximo o del decumanus, según la orientación del río.
El trazado del cardo y del decumanus máximos, así como de las otras vías para-
lelas a éstos, se realizaba o bien con una orientación estrictamente cardinal (es
decir N-S para el cardo, y E-O para el decumanus) o bien con una adaptación al
emplazamiento concreto en que se localizaba la fundación. Tenemos numerosos
ejemplos de una y otra situación, de los que hablaremos más adelante en este mismo
capítulo.
Las ciudades romanas provinciales empezaron en algunos casos como
campamentos militares y alojamiento de la población que acompañaba al ejército,
la cannaba, la cual vivía junto al recinto. Cuando la legión se iba a otro lugar, los
cannabae ocupaban el espacio de los militares, o los mismos veteranos se transfor-
maban en colonos.
La imposición de la trama ortogonal fue una forma de organización y control
de la población. En general las aldeas o ciudades indígenas existentes eran
remodeladas tras la conquista con un plano ortogonal, o se les ampliaba con una
nueva población de trazado regular construida al lado. El trazado regular era general
en las coloniae, es decir en los núcleos fundados por los romanos y cuyos habitantes
tenían un estatuto jurídico y privilegios plenamente romanos; era asimismo
generalmente adoptado en los municipia, los núcleos tribales con estatuto foral
que en parte adquirían los derechos romanos, y en menor medida en las civitates o
ciudades indígenas, que tenían cierta autonomía y cuya romanización se realizaba
luego lentamente.
Ese proceso está documentado en numerosas ocasiones. Así sabemos que la
fundación de Augustodunum (Autun) por Augusto h. 12 a.C. se hizo para la
organización de los nuevos territorios de la Galia central y septentrional conquis-
tados por César, trasladando a los miembros de las tribus celtas desde su aldea de
Bibracte, en la cima de una colina, a un nuevo emplazamiento situado a unos 20
km38. Así también en las ciudades del limes romano y en otros casos39. Cualquier
historia del urbanismo dedica tan extensa atención a los trazados ortogonales del
urbanismo romano que es innecesario dedicar espacio a su exposición40 (Figura
5.1). Puede ser sin embargo oportuno aludir al caso español, utilizando para ello
los resultados de los más recientes estudios y excavaciones, de los que proceden los
datos que damos a continuación.
Desde el primer momento los romanos adoptaron en Hispania, como en otros
lugares, una estrategia de creación de ciudades en relación con objetivos de control
inmediato del territorio. El trazado ortogonal fue la forma normal que adoptó la
fundación de las nuevas ciudades, aunque con mucha frecuencia se realizaba junto
a un núcleo indígena ya existente.
168 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Fig. 5.1 El plano ortogonal de Augusta Treverorum (Tréveris)


y el de Tamugadi (Timgad, en Túnez)
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 169

Así sucede en la primera ciudad fundada por los romanos en la Bética, la


Colonia Aelia Augusta Itálica, debajo de la actual Santiponce (Sevilla), fundada
por Escipión en 206 a.C., pero cuyo emplazamiento inicial se encuentra junto a un
poblado ibérico que existía al menos desde el siglo IV a.C. Los asentamientos romano
e indígena se mantenían separados y generalmente eso daba lugar a un proceso de
aculturación de la población indígena, lo que desde el punto de vista arqueológico
se refleja en la coexistencia de restos de cerámica romana importada con otros de
cerámica indígena. Más adelante se podía producir la fusión de uno y otro
asentamiento, lo que suponía también una remodelación urbana.
En los casos de mayor éxito urbano o como resultado de coyunturas favorables
la primera ciudad romana (la vetus urbs) se ve ampliada en la época imperial por
una ampliación (la nova urbs) que supone la mejora de la primera y una extensión
para la población creciente y para edificios de carácter monumental. Así sucedió
en la parte oriental del imperio, y también en Hispania. Es el tipo de ampliación
que experimenta la vieja ciudad romana de Itálica en el momento en que dos de
sus hijos ascienden al trono imperial, con una importante planificación de
infraestructuras, abastecimiento de agua, parcelación y construcción de edificios
monumentales. En este caso la planificación tuvo, sin embargo, sus limitaciones;
la inestabilidad del terreno dio lugar a problemas en los grandes edificios, y ya en
el siglo III se notaron estragos que llevarían en los dos siglos siguientes al abandono
de esta localización.
La fundación de ciudades fue esencial en proceso de conquista y romanización.
En el valle del Ebro Gracchurris, fundada por Tiberio Sempronio Graco en 197
a.C., se convirtió pronto en un potente foco de romanización, lo que fue seguido
más tarde con la concesión del ius latii a diversos núcleos indígenas (oppida) y del
privilegio de civitas a diversas ciudades del mismo tipo. La etapa de Sempronio
Graco es también la de conquista de la meseta sur, y a partir de entonces aumentan
las relaciones comerciales reflejadas en la presencia creciente de cerámica romana
en los núcleos indígenas. La rebelión de los lusitanos dio lugar a la expansión
romana en regiones hasta entonces poco romanizadas. Entre 155 y 138 a.C. la
actual Extremadura española fue teatro de intervención de las legiones y dio lugar
a una primera fase de romanización e intercambio comercial reflejada en el aumento
de cerámica romana de barniz negro en los asentamientos indígenas.
Las guerras civiles de Roma trasladadas a la Península dieron lugar a otra fase
de actividad, con la fundación de nuevas ciudades y, en algunos casos, decadencia
de aquellas que habían apostado por un perdedor –como, por ejemplo, Lépido–
Así en el valle del Ebro, Pompaelo, fue fundada en el 75-74 a.C. por Pompeyo,
sobre un antiguo núcleo indígena; y Celsa, la vieja población indígena ilergeta,
sería rebautizada por Lépido en 44 a.C. como Colonia Victrix Iulia Lepida y luego
nuevamente con el nombre indígena de Ilerda al caer Lépido en desgracia.
Las fundaciones se multiplicaron en aquellos años y en Extremadura el
procónsul Q. Cecilius Metellus fundó Metellinum (Medellín) en 80-79 a.C. y Castra
Caecilia, junto a lo que hoy es Cáceres. Esa política sería continuada luego por
César, dando lugar a fundaciones de otros funcionarios, como la del procónsul C.
170 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Norbanus Flaccus que fundaría Norba Caesarina entre 36 y 34 a.C. Todas esas
fundaciones trataron de asentar a veteranos y se convirtieron, como en otros casos,
en núcleos de control militar y de romanización. Al mismo tiempo se obligaba a
los indígenas a abandonar sus poblados en acrópolis (a los que Livio denominó
como castella) y a descender hacia el llano, a la vez que se les daba nombres y,
eventualmente, derechos latinos. Un proceso de romanización de asentamientos
indígenas que culminaría en la época flavia41.
Las guerras cántabras, que provocaron la venida de Augusto en dos ocasiones,
supusieron una nueva fase de actividad militar y de romanización de la Península.
Por un lado, nuevas fundaciones militares; por otro, ciudades para asegurar la
retaguardia y que actuaran como potentes focos de organización administrativa y
de romanización. Entre éstas de forma importante la Colonia Augusta Emerita,
fundada 25 a.C. al final de una fase de las guerras cántabras y para asegurar la ruta
de unión desde la Bética hacia el norte por lo que luego sería el «camino de la
plata».
La monumentalización de la ciudad trataba de proyectar una imagen de la
nueva colonia que fuera speculum populi romani, especialmente con la construcción
de grandes obras monumentales, como el foro, el teatro, el circo, etc. En relación
con la política de sometimiento impulsada por las guerras cántabras, y coincidiendo
con la segunda visita de Augusto a Hispania, en 16-14 a.C. se decidió la fundación
de nuevas ciudades en el marco de la reorganización administrativa general42.
Dentro de esa política, en 19 a.C. se funda la Colonia Immnunis Cesaraugusta en
el centro del valle del Ebro, sobre un antiguo emplazamiento indígena de Salduie
o Salduba. La creación de Cesaraugusta (Zaragoza) dio lugar, en palabras de Manuel
Martín-Bueno a «una auténtica vorágine edilicia» que transformaría profunda-
mente el territorio. Fue diseñada por Agripa, el yerno de Augusto, con el fin de dar
tierras a los veteranos, controlando militarmente todo el territorio del valle del
Ebro y actuando como potente foco de romanización. Efectivamente en este caso,
como en otros, a través de la inversión en obras públicas y monumentales en algunas
ciudades de su imperio los romanos trataron de conseguir «un urbanismo grandi-
elocuente y políticamente efectista, en el que las obras públicas propagaran a los
cuatro vientos la nueva Roma», consituyendo en definitiva «un escaparate de roma-
nidad». Se trataba, pues, de «la manipulación del efecto urbano como medio para
la promoción social de algunos de sus habitantes, que serán utilizados y a su vez
utilizarán»43.
Son muchos los ejemplos magníficos de ciudades ortogonales resultantes de
este ambicioso proceso, algunas arruinadas y olvidadas, o recuperadas por las
excavaciones arqueológicas como Baelo Claudia junto al estrecho de Gibraltar,
con importantes restos industriales ligados a la pesca, y otras todavía vivas dos
milenios después. Como Barcino44, Asturica Augusta (Astorga), Emerita Augusta
(Mérida) y tantas otras. O como Écija, donde los dos ejes principales, el cardus y el
decumanus se mantuvieron vivos durante la época medieval: el eje N-S conectaba
la puerta de Palma con la de Osuna, y el eje E-O la puerta del Río con la Cerrada;
estas dos calles servirían tras la reconquista como ejes esenciales para el reparti-
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 171

miento de 1262, cuando «el reparto de las casas fue precedido de la división del
recinto urbano en cuatro sectores diferentes, correspondiente cada uno a las diversas
parroquias constituidas inicialmente en Écija45.

El impacto del urbanismo romano en los siglos posteriores

El caso de Écija que acabamos de citar nos recuerda que el poblamiento de muchas
ciudades antiguas ha seguido sin solución de continuidad hasta hoy. En el caso de
las ciudades de fundación romana la persistencia se extiende incluso al trazado de
las calles, que a veces mantienen una estructura ortogonal muy cercana a la de la
urbe de hace 2.000 años. En ocasiones eso se refleja en un trazado casi coincidente
con la estructura reticular romana, aunque el nivel de las calzadas primitivas está
a veces entre uno y varios metros por debajo del nivel actual, debido a la sedimen-
tación y a la acumulación de las ruinas de los edificios sucesivos, correspondiendo
las cifras máximas a las ciudades situadas junto a cursos fluviales de régimen
irregular y grandes avenidas. Algunos datos pueden añadirse a los que hemos dado
anteriormente46: en Florencia la ciudad medieval se construía ya a un nivel de 1,20
a 3 m por encima del romano47; en Barcelona los restos romanos se encuentran
entre 1 y 1,50 por debajo del suelo y pueden recorrerse en el Museo de Historia de
la Ciudad; en Mérida puede verse el decumanus a 1 m en la calle Santa Eulalia y
muy cerca el templo de Augusto, cuya base está a unos 2 m por debajo del nivel
actual; y en Sevilla, donde la sedimentación ha sido muy intensa debido a las
avenidas del Guadalquivir, la ciudad romana se situaba hasta 8 m por debajo de la
actual.
La construcción medieval en ciudades modeladas por el urbanismo romano
continuó muchas veces el trazado de la época, con los nuevos edificios utilizando
incluso los cimientos y elementos arquitectónicos romanos; aunque también
conocemos ejemplos de desorganización del mismo trazado y creación de una
nueva trama viaria irregular e independiente de la antigua, como hemos señalado
en el capítulo anterior. Téngase en cuenta que algunas ciudades que habían
alcanzado mas de 20.000 o 30.000 habitantes en época romana disminuyeron luego
en el período altomedieval hasta 1.000 o 2.000, con la consiguiente ruina de gran
parte del patrimonio antes edificado.
Hasta el siglo III la pax romana había dado una gran seguridad a las ciudades
del imperio. Pero las primeras invasiones bárbaras producidas en dicho siglo
generaron un período de inseguridad y confusión, con grandes destrucciones en
Galia e Hispania. Muchas redujeron su extensión, y aprovecharon materiales nobles
en las murallas, como Barcino, Corduba o Conimbriga (Coimbra).
La conquista de Roma en 411 por Alarico dio paso a un período de confusión
y decadencia de ciudades, con la fragmentación del imperio en reinos bárbaros:
lombardos, visigodos, francos. Las ciudades romanas continuaron siendo sede del
poder político, a veces favorecidas por las murallas existentes, como en el caso de
Barcino, y por el poder episcopal. «Casi todas las ciudades gloriosas de la edad
media temprana fueron ciudades episcopales romanas», se ha podido escribir48, y
172 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

en ellas el espíritu romano persistió claramente hasta el siglo VIII, sobre todo en las
ciudades italianas y en otras de la Galia (como Burdeos o Toulouse), Hispania
(Sevilla, Mérida, Barcino, Toledo capital del reino visigodo) o Germania (Tréveris,
Colonia).
La superficie intramuros de las ciudades galorromanas se fue reduciendo, de
todas formas, durante la desorganización del imperio. Los datos de la decadencia
son espectaculares y bien conocidos: Tréveris, que fue momentáneamente una de
las capitales imperiales durante el siglo IV, ocupaba 285 ha, y la línea de sus murallas
medía 6.418 m, Lyon 137 ha, Toulouse unas 100, Colonia 97, etc.; casi todas
redujeron su superficie de forma drástica, incluso hasta una décima parte, e incluso
menos, de la que tenían en los momentos de máxima extensión49.
Tras las invasiones bárbaras el control del poder político estuvo en manos de
grupos sociales reducidos, en proceso de romanización. En el caso de Hispania
ésta se acentuó después de la conversión al cristianismo y la unificación romano-
visigoda. Cartagena, Mérida, Sevilla continuaron como grandes centros urbanos,
y el modelo romano estuvo siempre presente: en 483 el duque Salla «imitando y
aún superando la obra antigua» reparó unos arcos caídos del largo puente de Mérida
sobre el Guadiana y Wamba realizó importantes obras de embellecimiento en
Toledo con el mismo modelo50. Incluso es posible que la estabilidad del reino
visigodo permitiera la recuperación de muchas ciudades arruinadas en el siglo III,
como sabemos que ocurrió con Corduba.
Aún así, la decadencia urbana de la mayoría de las ciudades y la lenta recupe-
ración demográfica y económica en los siglos IX o X al XII podía no necesitar de las
amplias estructuras urbanas (calles, termas, foros, ...) del período anterior. Además
de ello, las alianzas entre familias poderosas y las herencias podían conducir a
recomposiciones del tejido urbano, con fusiones o fragmentaciones de propiedades
que conducían a la ocupación de las antiguas calles, convertidas en propiedad
privada51. Pero, de todas maneras, los indicios de la trama romana con su cuidadoso
empedrado estaban todavía visibles o muy próximos y, en todo caso, estaban
presentes en el recuerdo y muchas veces también constituyeron un modelo a imitar
y recuperar en el momento en que, a partir del siglo XI, las ciudades europeas
emprenden nuevamente su desarrollo, como ya vimos en otro capítulo.
Conviene recordar que las persistencia romana en la trama actual no se limita
simplemente al trazado de las calles y del foro. Circos, anfiteatros o teatros pudieron
ser ocupados durante la edad media aprovechando sus poderosos muros o
cimientos, dando lugar a trazados viarios que todavía hoy recuerdan el antiguo
del edificio. Así ocurre en Florencia con las calles que se adaptan al anfiteatro, en
Nápoles, o en Tarragona, donde la estructura del circo ha influido en el trazado
viario de la parte antigua52.
En la época romana se construyeron algunas veces murallas que rebasaron
ampliamente el espacio edificado. Las razones de ello eran dobles. Ante todo, la
construcción de una muralla era costosa y no podía repetirse muchas veces, por lo
que era preciso prever espacios intramuros libres para permitir la expansión
posterior de la ciudad. Además esos espacios libres podían dedicarse a cultivos y a
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 173

resguardo de los rebaños en caso de asedio, lo que aumentaba la capacidad de


resistencia. Al exterior las murallas contaban normalmente con una zona no
edificada que aseguraba la función defensiva (el pomerium).
A partir del recinto amurallado de una ciudad la extensión se ha realizado
repetidas veces de la misma forma. La expansión de las ciudades romanas en la
época del imperio romano condujo a ocupar y rebasar el pomerium en muchos
casos (por ejemplo en la Florencia del siglo I y II), con la fundación de burgos extra
moenia, es decir extramuros, en los que se instalaban los forasteros (peregrini).
También era en esa zona exterior donde se edificaban los nuevos equipamientos
que el crecimiento demográfico o económico de la ciudad exigía, desde los de
carácter industrial hasta los de tipo lúdico o cultural, como teatros, circos o anfi-
teatros. Todo lo cual, y la necesidad de nuevas viviendas para los inmigrantes podía
dar lugar a la formación de una zona suburbana de poblamiento. A veces inmi-
grantes del Mediterráneo oriental (sirios, egipcios, judíos) se instalaban en ellas
trayendo consigo sus creencias religiosas. Así se formaron muchas veces las primeras
comunidades cristianas en espacios suburbanos, en los que edificaron las iglesias
(domus ecclesiae o casa de la asamblea de los fieles); por ejemplo en Tarraco, donde
se encuentra extramuros una iglesia paleocristiana, o en Florencia las iglesias de
San Lorenzo, consagrada en el 393, y Santa Felicita; en la edad media esas iglesias
pudieron convertirse en lugares de veneración y en focos del nuevo poblamiento.
Algunas ciudades alcanzaron en el siglo I su máxima extensión, pero solo muy
pocas construyeron nuevas murallas para proteger ese espacio suburbano extra
moenia ya que la paz romana las hacía innecesarias. De todas maneras el perímetro
de esa expansión máxima, que podía estar señalado por una empalizada en la época
romana, pudo ser ocasionalmente tenido en cuenta en la edad media para algún
trazado murado. Es lo que ocurrió en la Firenze medieval, donde la cerca medieval
de 1172 coincide casi exactamente con la línea perimetral de la expansión romana
máxima53. La extensión máxima de la Florentia romana era de 37 ha, casi el doble
de la del área fundacional. Cuando en el siglo III las invasiones francas abrieran un
período de inestabilidad, las destrucciones causadas por ellas en el espacio
periurbano impulsaron una estrategia de reforzamiento de las murallas primitivas
de época republicana o augústea (por ejemplo en Barcelona).
En la edad media, tras la decadencia altomedieval, la expansión que se produce
de nuevo a partir del siglo XI se realiza ante todo en relación con las calles que salen
de las puertas principales de las murallas existentes, que en muchos casos eran
todavía las murallas romanas. Antes o después, según el dinamismo de la ciudad,
surgiría la necesidad de construir un nuevo cerco amurallado para proteger todos
esos desarrollos de burgos extramuros y el crecimiento viario medieval. En el caso
de un perímetro romano cuadrado amurallado, el crecimiento urbano en relación
con las vías que salían de las puertas da lugar a prolongaciones perpendiculares a
los lados del cuadrado. La nueva muralla adopta por ello a veces una disposición
girada en 45º o 50º respecto al cuadrilátero inicial, como ocurrió con la muralla
florentina de 1173. También se podía construir paralelamente a la muralla existente,
sobre todo cuando ésta había dejado de tener su antigua función defensiva y
174 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

empezaban a adosársele viviendas que se apoyaban en sus potentes muros. Es el


caso de la expansión de Barcelona y de otras ciudades europeas a partir del siglo XI,
a lo que nos hemos referido en el capítulo anterior.

Las centuriaciones romanas: ortogonalidad en el paisaje rural


y sus consecuencias urbanas

El trazado ortogonal se ha aplicado no solamente a la escala de la fundación de


una ciudad sino también a la del espacio rural. La aplicación de esos principios ha
podido tener consecuencias igualmente sobre el diseño urbano. Daremos algunos
ejemplos con referencia a las centuriaciones romanas y a otros sistemas de división
ortogonal.
El trazado ortogonal se aplicó de manera amplia en las centuriaciones romanas
en el espacio agrícola. Una división del terreno cuyo trazado puede identificarse
todavía hoy en los planos parcelarios y en la fotografía aérea de los alrededores de
muchas ciudades de esa época. Las ciudades tenían también un ager más o menos
extenso, que ha podido tener luego gran repercusión administrativa, y un
territorium.
La centuriación se remonta al parecer al siglo III a.C. y dividía el suelo agrícola
en cuadrados de 100 heredia, equivalentes a unas 50’36 ha. La unidad básica era el
actus, medida de longitud de la época romana equivalente a 120 pies, es decir unos
38’489 m54.
Sus vestigios aparecen todavía en los mapas parcelarios de varias regiones
italianas (en el valle del Po, en la Emilia y en la Apulia), en Túnez (a veces cubriendo
miles de km2 en las regiones del Mediterráneo55), en Istria, en la costa dálmata, en
varias regiones de la antigua Galia, en la península ibérica. Se trata de un orden
geométrico ortogonal aplicado sistemáticamente al paisaje agrario y que constituye
una huella excelsa del proceso humanizador.
Los geógrafos españoles se han interesado hace ya tiempo por estas formas del
paisaje agrario, y han encontrado restos impresionantes en Elche, y en muchas
ciudades del levante y otras regiones de la Península56. Naturalmente también los
historiadores, que han seguido encontrado otros ejemplos. Así los restos todavía
conservados en diversos lugares de Aragón, como Calahorra57, o la centuriación
de Augusta Emerita, que se realizó con un módulo de 710 m y la pertica meridional
(tierras situadas junto al río en la parte meridional, y que fueron –como toda la
septentrional– declaradas libres y públicas) comprendía entre 300 y 400 centurias,
siendo la extensión de las parcelas asignadas de 400 iugera58. También pueden
identificarse en la parte meridional de la vega de Elche, donde sus restos se
reconocen todavía con facilidad en la hoja 893 del Mapa Topográfico Nacional a
escala 1:50.000. Recientemente se ha encontrado también en el llano de Barcelona
los vestigios de una centuriación, a la que nos referiremos más adelante.
La orientación de las centuriaciones podía coincidir o no con la orientación
de la red viaria de la urbe. Los casos de coincidencia son frecuentes. Pero en otros
la orientación de la centuriación era independiente de la de las calles y se realizaba
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 175

teniendo en cuenta las grandes líneas del relieve o de la hidrografía, con una
disposición paralela a la costa o al río principal.
Esas situaciones son especialmente interesantes desde el punto de vista de la
historia urbana, ya que permiten explicar algunos rasgos de la disposición de las
calles fuera del perímetro urbano romano. Los casos de Florentia (Florencia) o de
Barcino (Barcelona) son especialmente interesantes en este sentido, y les dedica-
remos alguna atención para mostrar con dos ejemplos concretos la incidencia de
las antiguas centuriaciones de hace 2.000 años en el trazado urbano posterior.
En la Florentia romana la centuriación agraria se realizó paralela al Arno y en
relación con la disposición general de la llanura. El cardo de esta centuriación tiene
una orientación NE-SO, con un ángulo de casi 45º respecto al cardo de la ciudad.
Esa orientación, y la de los caminos rurales que servían las explotaciones agrarias
tuvo luego su influencia en el trazado de la expansión medieval de la ciudad. En
efecto, si hasta ese momento las sucesivas murallas habían mantenido en sus grandes
rasgos la disposición cuadrangular de la primitiva romana, en el siglo XI el creci-
miento siguiendo los caminos que salían de las cuatro puertas principales había
dado lugar a líneas de desarrollo perpendiculares a los muros. Por eso la
construcción en 1173 de una nueva muralla, adoptó, como acabamos de decir, un
giro de 45º respecto a la anterior, lo que hizo coincidir el nuevo trazado viario con
la orientación general de la centuriación romana. Tanto el trazado de las murallas
como el de algunas vías se adaptaron a las grandes líneas de la centuriación agraria.
La actual calle Borgo Pinti corresponde al cardo minor de dicha centuriación rural
y ya en el momento del trazado de la muralla de 1173 dio lugar a un portillo de
acceso. Por esa razón dicha centuriación se refleja todavía en el plano de Florencia,
con una disposición sensiblemente diferente en la vieja ciudad romana y medieval
y en la expansión bajo medieval y renacentista59. Calles fundamentales de dicha
expansión se adaptaron a la orientación general de la centuriación; en lo que se
refiere a los cardines: las calles Ginori-San Gallo-Faentina, que siguen el antiguo
cardo máximo de la centuriación y otras (como la via di Pinti); respecto a los
decumani: la via della Spada que corresponde al decumanus máximo, que se cruzaba
con el cardo de la centuriación en la porta occidentalis, donde se encontraba el
umbilicus coloniae, y otras corresponden a decumani minores, como la constituida
por la alineación Afani-Guelfa-Cassia-Maragliano60, y al convertirse en ejes para
el trazado de otras calles paralelas dieron a toda esta trama un orientación que
recuerda la parcelación agraria romana.
Algo semejante sucedió en la antigua Barcino y se refleja todavía en el plano
de la Barcelona actual (Figura 5.2). Como es sabido, la fundación augústea de la
Colonia Iulia Pia Faventia Augusta Barcino se localizó en la colina litoral llamada
Mons Taber y se adaptó a la disposición de la misma, por lo que el cardo tiene un
trazado de orientación NE-SO, Aunque el nivel de la ciudad romana se sitúa, como
hemos visto, entre 1 y 2 m por debajo del actual, el trazado de los cardines y decumani
de la ciudad romana se refleja todavía hoy en la trama viaria. El cardo maximus
correspondería a las actuales calles Call y Llibretería, y el decumanus maximus a las
calles Ciutat y Bisbe. Las calles Gegants, Pas de l’Ensenyança y Sant Domènec del
Equidistancia de las curvas: 40 m
176
LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Trazo 12a: camino real de la Creu Coberta a Collblanc


Trazo 13c: carretera de Ribes
Trazo 14a: camino de Les Corts o travesera vieja de Les Corts a Barcelona
Trazo 16d: camino antiguo de Les Corts o camino de Quatre Camins
Trazo 21c: Torrent de l’Olla
Trazo 22: calle Major de Sarrià
Trazo 23: La Travessera

de la red viaria de la ciudad de Barcelona. (Palet Martínez 1997)


Trazo 24: Travessera de la Creu Coberta
Trazo 5b: calle de Piferrer Trazo 25: camino antiguo de Sant Just a l’Hospitalet o Riera del Canyet
Trazo 5d: camino antiguo de Sarrià a Sant Gervasi Trazo 26: camino de Can Jeroni, camino de Montaner o de Sant Just
Trazo 5f: camino del Coll de Finestrelles Trazo 27: camino de la Partició
Trazo 7a: camino del fondo de Sant Martí, camino de Les Tres Trazo 29: torrente de Betllem y camino

Fig. 5.2 La centuriación del ager de Barcino, y su influencia en la organización


Fibles o camino de la Creu de Sant Martí de Provençals y camino Trazo 30: Fossa
antiguo de Valencia y camino de Llefià (al norte del río Besòs) Trazo 31: riera de Magòria
Trazo 11a: carretera real Trazo 33: Fossa
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 177

Call, entre otras, siguen el trazado de algunos de los decumani minores de la ciudad;
mientras que la Baixada de Sant Miquel y Bisbe Caçador, entre otros corresponden
a cardines minores. También es conocida la correspondencia entre las antiguas vías
que desde las puertas del cardo se dirigían hacia el norte (la vía Francisca medieval,
actuales calles Boria, Carders, Portal Nou y continuación por la antigua carretera
de Ribas en el Clot y Sant Andreu) y hacia el sur (por la calle Hospital hacia la
carretera de La Bordeta en Sants)61.
Pero lo que hoy sabemos gracias a investigaciones metrológicas realizadas es
que, además de esas vías, también el trazado de otras calles barcelonesas tiene que
ver con la implantación romana, y concretamente con la centuriación realizada en
el llano de Barcelona en época augústea. Dicha centuriación se realizó con una
orientación general que corresponde a la línea general de la costa, y desviada 6º50’
respecto a la orientación de la ciudad.
Los ejes de comunicación medievales cuyas huellas se reflejan en la cartografía
antigua y en la trama urbana actual muestran a veces una estructura ortogonal,
que es muy clara en Sarriá y Sant Gervasi, y en ella se perciben dos grandes ejes
transversales paralelos a la costa (especialmente la Travessera de Gràcia) y diversos
itinerarios longitudinales equidistantes. El análisis metrológico realizado por J.M.
Palet muestra que se trata de una estructura centuriada, cuyo eje más visible es la
Travessera, que era el eje director del llano o cardo maximus de la centuriación, y
que corresponde a la centuriación realizada en el mismo momento de la fundación
de Barcino. Dicho autor ha podido establecer un módulo de 15 x 15 actus, que
configura una centuria de 112,5 iugera, con un malla teórica de cuadrados de 532
m de lado. Dicho modulo de 15 actus es el que aparece también en la mayor parte
de las centuriaciones augústeas del Lacio y la Campania, así como en la del ager de
la ciudad de Cesaraugusta (Zaragoza)62, también de época augústea.
Otros cardines menores (como la Travessera de la Creu Coberta) se distinguen
asimismo en la red de caminos, convertida más tarde en calles. Los cardines más
próximos a la ciudad romana seguramente fueron utilizados ya en época medieval
para el trazado de algunas calles; ese parece ser el caso de las de Sant Pere més Alt,
Comtal, Santa Anna, Bon Succés y Elisabets, a un lado y otro de la actual Rambla.
Asimismo se perciben claramente diversos decumani del ager, entre los que destaca
la calle Torrent de l’Olla, un limes de la centuriación. Algunas calles, como Major
de Gràcia, parecen un poco desplazadas respecto al decumanus correspondiente
en aquel sector, lo que no parece que se deba a una nueva centuriación sino más
bien resultado de «una limitatio basada en un módulo de 15 x 15 actus, modificada
en la zona más cercana a la ciudad para crear centuriae mayores de 15 x 20 actus»63.
Así pues, caminos antiguos y medievales siguieron algunos de los límites de la
centuriación romana64, fosilizándola y dando lugar a una organización ortogonal
de algunas estructuras territoriales. Tras la conversión de estos caminos en calles
de la ciudad su trazado ha podido servir para guiar el de otras calles diseñadas de
forma paralela a ellas. Cuando en el siglo XIX Ildefonso Cerdá trazara su Ensanche
de Barcelona respetó alguno de aquellos antiguos ejes y acabó de dar al plano una
orientación general que coincide con la de la centuriación romana.
178 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Pero los dos citados no son los únicos casos. Las estructuras rurales romanas
de las centuriaciones pudieron servir durante la edad media de ejes para la
organización de los repartimientos cristianos. Así ocurrió en Écija, donde –como
hemos visto antes– en el repartimiento de 1262, realizado unos veinte años después
de la conquista por Fernando III, la comisión de medidores y repartidores
nombrada por Alfonso X utilizó para sus operaciones como ejes fundamentales
los romanos del cardus y el decumanus, mantenidos durante la época islámica y
todavía en el callejero actual.

Divisiones ortogonales del espacio en Asia oriental

Conviene advertir que las centuriaciones romanas no han sido los únicos ejemplos
de división ortogonal del espacio agrario.
Mencius, que vivió en el siglo IV a.C. en las bajas llanuras de Huang Ho, habla
del sistema Tsing-t’iem, que era cuadriculado, y se aplicaba en las áreas rurales. Se
sabe que se utilizó durante el siglo III a.C. Los campos se planeaban a partir de dos
carreteras que se cortaban en ángulo recto: la N-S (o T’sien) y la E-O (o Mê). El
campo se dividía en cuadrículas paralelas a estos ejes65. Durante la dinastía Wei
(siglo V d.C.) volvió a utilizarse el sistema Tsing-t’iem, aunque ampliándolo un
poco. El sistema, llamado ahora Chun-t’iem, se utilizó hasta el siglo VIII. La capital
de los T’ang, llamada Chang’an (hoy Si-an) a la orilla del Wei, tenía alrededor
campos trazados con aguja magnética, que pueden verse todavía hoy en la foto
aérea.
También en el delta del Yangtsé se ven restos de divisiones de la tierra en
cuadrícula. Estos sistemas se extendieron por toda Asia.
Se encuentra igualmente muy extendido en Corea. Por ejemplo en Pyongyang.
En Japón fue introducido en el siglo VII durante la reforma Taia. Es el llamado
sistema Jori con vías N-S (Naka Gaido, o avenida central) y E-O (Yoko Oji, o gran
avenida cruzada). Las unidades básicas de división eran los ri (un ri = 640 m2).
Cada ri estaba dividido en 6 cho. La numeración de los ri se hacía utilizando las
dos avenidas principales como ejes de coordenadas.
El Jori fue un sistema utilizado no solo para la división de la tierra, sino también
para canales de riego y pueblos. También se hicieron grandes ciudades con este
método. Así, la ciudad capital de Nara tenía una avenida de 80 m de ancho, Naka
Gaido (N-S) que partía del palacio imperial y otras que se cruzaban. También fue
usado en Kyoto.
En China a partir del siglo X el sistema de cuadrícula fue usado, aunque no de
forma general sino solo en proyectos gubernamentales. Por ejemplo, en la
colonización de las tierras pantanosas del delta del Yang Tsé. También en la división
de las tierras en torno a Pekín, elegida como capital por los Yuan (dinastía mogol).
La dinastía Ch’ing o manchú realizó varias obras con este sistema en Manchuria
durante la edad moderna.
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 179

EL PLANO ORTOGONAL EN LA EUROPA MEDIEVAL Y MODERNA

El plano ortogonal es también el de las colonizaciones medievales, realizadas por


nobles eclesiásticos o reyes que residían en ciudades de crecimiento irregular. El
del imperio hispano, con el marcado contraste entre el plano de Madrid y la
multitud de fundaciones en América. O, finalmente, el del imperio británico, donde
igualmente fue grande el contraste entre un Londres que no pudo tener un plano
regular ni siquiera después del incendio de 1666 y las fundaciones norteamericanas
–e incluso de otras áreas cuando se trató de crear nuevas ciudades o ampliar las
existentes.
Sea cual sea la forma de crecimiento y evolución de la trama urbana y del
plano, una y otra (la irregular y la regular) exigen tener en cuenta: las fases históricas
en que se producen; las influencias exteriores en el planeamiento; los agentes que
toman las decisiones; las necesidades de adaptación a la topografía y a las condi-
ciones ambientales; la tecnología disponible en lo que se refiera a la producción;
los medios de transporte; y las técnicas constructivas. A lo largo de esta obra
tendremos ocasión de hacer alusión a muchos de estos diferentes aspectos.

Bastidas y ciudades nuevas medievales

El renacimiento económico y cultural iniciado en Europa en el siglo XI tuvo una


clara incidencia en el desarrollo urbano, tal como puso de manifiesto Henri Pirenne
hace ya años y han mostrado luego numerosos historiadores. Se inicia también
entonces una fase de colonización agrícola de áreas incultas, impulsada por señores
laicos y eclesiásticos que garantizan ciertas libertades a cambio del pago de derechos
económicos, y se conceden mercados66. Algunas de esas creaciones rurales pudieron
tener un diseño ortogonal, de tradición clásica o redescubierto nuevamente por
su utilidad67.
Una segunda fase de creación de núcleos de poblamiento se da en los siglos XIII
y XIV, en relación con varios hechos. Uno de ellos, los conflictos de la monarquía
francesa con los ingleses en la costa atlántica, por un lado, y con los condes de
Tolosa y los albigenses, por otro, al sur. El resultado territorial más visible fue la
creación de bastidas, núcleos que no siempre nacieron fortificados pero que pronto
se rodearon de murallas. En todo caso, con mucha frecuencia adoptaron un trazado
ortogonal, aunque con diversas variantes; unas veces con el trazado de dos grandes
calles paralelas («pareage») y varias menores, cruzadas a veces perpendicularmente
(como en Beaumont de Périgord, 1272, y diversos núcleos), y otras con un conjunto
simétrico de cinco o seis calles que se cortan en ángulo recto (como en Aigues
Mortes, 1240).
Durante la edad media se produce también la expansión europea hacia el norte
y el este, rebasando el antiguo limes del imperio romano, proceso iniciado
primeramente con la expansión del cristianismo en esas direcciones. Ya en la época
carolingia se inició una marcha hacia el este, acompañada por la fundación de
180 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

ciudades, como forma de controlar el territorio y de explotar los recursos


potenciales de las nuevas tierras; otra vez, primero las ciudades, luego la explotación
económica, incluso la agrícola. Las antiguas ciudades romanas del limes renano
(Colonia, Maguncia) o danubiano (Viena) tuvieron un papel importante en dicha
expansión hacia las marcas del Sacro Imperio Romano Germánico durante la baja
edad media, en las que se desarrolló un nuevo poblamiento de iniciativa real o
nobiliaria. Algunos de esos núcleos fueron construidos o ampliados con un plano
regular ortogonal, como muchas de las creaciones de los Caballeros Teutónicos, o
como ocurre en la ampliación de Magdeburg (1213-36) o en la reconstrucción de
Wroclaw en 126068.
La expansión europea hacia el este (Alemania) dio lugar a la fundación de
núcleos de carácter estratégico o de puntos fuertes para el comercio a larga distancia
y centros principales del crecimiento del sistema urbano. Hubo experiencias de
creación de formas nuevas, y cambios en estilos de planeamiento y formas. Por
ejemplo, los territorios de los condes de Zähringen, la colonización al este de Ale-
mania o las fundaciones durante el reinado de Eduardo I de Inglaterra. En total,
entre 1200 y 1400 más de 1.500 núcleos de poblamiento fueron creados en Europa69,
lo que supone necesariamente la existencia de grupos de profesionales preparados
para el trazado de los mismos. En general puede decirse que a lo largo de la edad
media hay un progreso desde soluciones simples hacia otras más refinadas y
complejas. Por ejemplo, de los planos más simples con un solo tipo de calles, a los
planos más tardíos caracterizados por combinaciones recurrentes de calles y por
la diferenciación funcional de tipos de calles para el tráfico principal, para el tráfico
subsidiario y para acceso auxilares (occupation lanes, en la terminología
anglosajona)70.
En la península ibérica se produce también la creación de nuevos núcleos de
poblamiento con trazado ortogonal. Ante todo, en relación con las necesidades de
las comunicaciones (especialmente en el Camino de Santiago), de la colonización
o de la defensa. Son los casos bien conocidos de Puente de la Reina (1090) Santo
Domingo de la Calzada (1085) o Briviesca (1208)71, y de otros muchos de carácter
rural que solo ahora empiezan a ser estudiados72. Al mismo tiempo, el avance de la
Reconquista daba lugar asimismo a la creación de nuevas ciudades en las tierras
conquistadas a los musulmanes: Villarreal de Burriana o de los Infantes (1272),
Castellón y otros; una tradición de ciudades ortogonales, que continúa en el siglo
XV (Puerto Real, Cádiz, 1483), y culmina finalmente con la fundación de Santa Fe,
1491, construida como campamento real junto a Granada.
El siglo XIII constituye una primera fase de esplendor de ese desarrollo, en la
que se produce también un redescubrimiento de la obra de Aristóteles y de otros
elementos de la cultura griega y romana. Entre los cuales, los ideales del urbanismo
clásico, expresados por Aristóteles y recogidos por autores dominicos, como Alberto
Magno y Tomás de Aquino (De regimine principum ad regem Cypri, 1270) y
franciscanos.
En la baja edad media se va difundiendo una preocupación general por el
embellecimiento de las ciudades. Se elabora una nueva apreciación de la ciudad
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 181

en la que existen numerosas reminiscencias clásicas, entre ellas las que se refieren
al tipo de organización del plano. Así aparece en el franciscano valenciano Francesc
Eiximenis (1340-1409), cuya obra Lo crestiá (1381-1386)73 propone un modelo de
ciudad ortogonal; o así también en la Suma de la política (1454) de Rodrigo Sánchez
de Arévalo, entre otros autores. En la obra de Eiximenis la ciudad ha de ser bella,
noble y bien ordenada, y las gentes de la misma profesión vivirán agrupadas en el
mismo barrio, habrá leyes que ordenen las edificaciones. La plaza pasa a ser el
lugar cívico para reuniones y espectáculos. Eiximenis dice que su ciudad ideal
habría de tener una gran plaza en el centro, en la que no se permitiría la instalación
del mercado.

El urbanismo renacentista y barroco

En 1452 Alberti escribió su De re aedificatoria, retomando las ideas de Vitrubio.


Para los autores renacentistas el ideal de la uniformidad estética se expresa de forma
eminente en la línea recta, lo que magnifica los trazados ortogonales (aunque
también imaginaron otros poligonales o circulares, considerados a veces más
perfectos pero de utilización más limitada, y que aparecen especialmente en las
ciudades ideales).
En la Europa de la edad moderna la trama ortogonal estaría igualmente presente
siempre que hay fundación de ciudades nuevas (Lerma, Richelieu, Versalles ...) así
como –ya lo dijimos– en la ampliación planificada de las existentes.
Los principios del urbanismo renacentista experimentaron innovaciones
destacadas durante el barroco, principalmente por la preocupación por la
perspectiva que llevaba a la disposición de los edificios de forma que pudieran
tener vistas monumentales. La introducción de las diagonales favorecía este
propósito, lo cual se realiza al mismo tiempo que se introduce una nueva escala en
el diseño urbano, aspectos sobre los que volveremos en el capítulo 6. La ciudad
barroca y neoclásica es unitaria, con regularidad externa como forma de perfección.
Principios básicos son la ortogonalidad, la regularidad interna, las manzanas iguales,
la axialidad, la simetría, las perspectivas con calles anchas y grandes fachadas hacia
las calle, y la proporción.
El planeamiento de nuevas ciudades y la remodelación de las antiguas fue algo
habitual en el siglo XVIII. Las políticas de fomento de los gobiernos de la Ilustración
llevaron a la construcción de nuevos pueblos y ciudades como focos de la coloni-
zación o desarrollo económico. En España ciudades nuevas como San Carlos de la
Rápita, San Fernando, Ferrol. Planos ortogonales se emplearon también en las
nuevas fundaciones del XVIII en España: Sierra Morena, Águilas74, al igual que
ocurrió en experiencias similares en otros países75. Y asimismo por la colonización
francesa durante el período de ocupación de Menorca tras la reconquista frente a
los ingleses: Villacarlos y San Luis76.
En el resto de Europa podemos destacar el caso de Edimburgo, capital de
Escocia e importante núcleo intelectual de la revolución industrial británica77. Desde
1752 se realizaron propuestas para construir en la ciudad nuevas viviendas y
182 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

edificios públicos, algunos de los cuales llegaron efectivamente a elevarse antes de


1784. Además se construyó un puente (el North Bridge), que conectaba la vieja
ciudad con las tierras al norte. La construcción de dicho puente hizo pensar en
extender la edificación por los terrenos del norte de la ciudad, y se pensó en
estímulos para que eso se realizara de una forma ordenada. Tras un concurso
público, al que se presentaron seis proyectos se aprobó en 1767 el de James Craig
Plan of the new streets and squares intended for the City of Edinburgh.
Se trata de la construcción de una new town que se intentó prestigiar con la
edificación de una gran iglesia y de diversas plazas. La construcción adquirió un
gran ritmo entre 1784 y 1790, con un importante papel de constructores que
adquirían tierras, construían una o varias casas y las vendían. A partir de 1784 se
inició también la expansión hacia el sur tras la construcción del South Bridge y los
planes para la edificación de la nueva universidad. El puente se construiría a
comienzos del XIX y aunque durante los años de guerra, entre 1793 y 1800, las
obras se detuvieron o retardaron, a partir de 1806 se reemprendieron gradualmente,
con la construcción de diversos edificios públicos, calles y plazas, así como de
terraces (Regent Terrace) en las laderas de Calton Hill, y edificios con columnas
dóricas, en estilo clásico. Es el triunfo del neoclasicismo de influencia griega, con
edificios públicos en forma de templos dóricos, y viviendas también en estilo
neoclásico, e incluso un templo griego en ruinas, en una especie de acrópolis que
imitaba la ateniense.

La trama ortogonal en las nuevas Europas americanas

El caso de la colonización de América por los españoles es una clara muestra de la


importancia del factor político y cultural en la fundación de ciudades de trama
ortogonal.
Las primeras fundaciones eran casi campamentos militares, e incluso se
aplicaban los principios del arte de castramentación (recogidos en las Instituta rei
militari de Vegecio). Pero inmediatamente se aplicaron principios urbanísticos
clásicos para la fundación de las nuevas ciudades, para lo que se redactaron
rápidamente normas precisas. El trazado ortogonal aparece ya en Santo Domingo
(1504), y luego en México, Puebla (1533) y Lima (1535).
Las raíces son bastante claras. Existía en Castilla y Aragón, como acabamos de
decir, una cierta tradición de ciudades ortogonales, que continúa en el siglo XV.
Una de ellas en especial, Santa Fe, sería el modelo para las primeras ciudades
americanas trazadas a cordel, como Santo Domingo78. Se sabe que Nicolás de
Ovando estuvo en ella, y que aplicó el modelo ortogonal en La Española entre
1504 y 1520. Gonzalo Fernández de Oviedo en su Historia general y natural de las
Indias señala que Santo Domingo era magnífica «porque como se ha fundado en
nuestro tiempo fue trazado con regla y compás, y a una medida las calles todas»79.
Esas ciudades se fundaron de acuerdo con los principios de la tradición aristo-
télica y clásica en general, llegada a través de Tomás de Aquino y otros autores
dominicos, y de obras que seguían esa tradición, como la de fray Juan García de
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 183

Castrojeriz Regimiento de príncipes (Sevilla, 1494)80; o directamente a través del


aristotelismo de los humanistas, entre ellos Ginés de Sepúlveda y otros que utiliza-
ron las ideas de Aristóteles en sus debates sobre los títulos de posesión en Indias.
En ello influye, además, el urbanismo renacentista81 y el modelo clásico de
Marco Lucio Vitrubio (del que existe una impresión latina en Florencia, 1496),
directamente y a través de la reelaboración que realizó León Baptista Alberti en su
De re aedificatoria que circuló en manuscrito y pronto también impreso (Florencia,
1485). Esos y otros tratadistas del Renacimiento fueron conocidos enseguida en
España y sus obras circularon ampliamente aquí y en Indias: una edición de Alberti
de 1522 pertencía al virrey Mendoza y era leída por éste mientras se levantaba la
capital de la Nueva España sobre las ruinas de Tenochtitlan82. De esos autores así
como de otros se hicieron también ediciones españolas, lo que contribuyó a su
mayor difusión: de Vitrubio en 1526 y 1587, de Los diez libros de arquitectura de
Alberti en 1582, de los Libros de arquitectura de Sebastiano Serlio en 1552, de la
Regla de las cinco órdenes de architectura de Jacome de Vignola en 1593; a la vez
que se editaban obras de autores españoles: Medidas del romano de Diego de Sagredo
(1524), el primer tratado que se publicó fuera de Italia en lengua romance sobre
los órdenes antiguos, De varia conmensuración para la esculptura y architectura de
Juan de Arfe y Villafañe (1585), diversas obras de montea y cantería; otros que
permanecieron manuscritos circularon también ampliamente en esa forma83.
El modelo urbano hispanoamericano se va perfeccionando desde los primeros
momentos de la conquista; se elabora luego a la vez que se desarrollan los programas
de investigación científica sobre geografía e historia natural de Indias (con la puesta
a punto de un programa de interrogatorios, observaciones astrónicas y naturales),
y está ya perfectamente diseñado en la Recopilación de las Leyes de Indias.
La creación de ciudades nuevas en Indias supuso una cifra muy elevada, solo
comparable por su ambición con el imperio romano. En 1573, según los datos de
López de Velasco el número de núcleos urbanos poblados era de 227. De ellos se
tenían datos de población de 189, en los cuales vivían 22.685 vecinos españoles,
además de la población indígena y mestiza84.
La creación de ciudades fue una estrategia de dominio territorial y de acultu-
ración. Al igual que habían hecho los romanos al conquistar Hispania, la urbani-
zación de los indígenas fue un objetivo temprano de la colonización española y se
extendió también a los pueblos y aldeas. Se crearon nuevos núcleos como pueblos
de indios y concejos indígenas, formados a la imagen de los concejos catellanos,
controlados por los misioneros y los caciques indígenas85. Desde 1530 en Nueva
España el virrey Mendoza había pedido que se seleccionaran indios «con habilidad
e inclinación a la cosa pública» para que asistieran a las sesiones del cabildo del
ayuntamiento de México y fuesen aprendiendo las costumbres de policía y gobierno
de los españoles. Desde entonces, y sobre todo desde 1550, el cabildo se fue
introduciendo poco a poco entre los naturales, concebido como un instrumento
para detener el señorío indígena, a la vez que se rompía la línea hereditaria de los
caciques indios. Eran típicos de áreas rurales y suponían a la vez delimitación de la
propiedad indígena. Los cabildos indígenas existen ya en Toluca desde 1570, con
184 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

funcionarios, alcaldes, regidores, alguaciles y otros oficios. A través de estos cabildos


se fue restringiendo poco a poco el poder político y jurisdiccional de los señores
naturales indígenas, sustituyéndolo por la jurisdicción real. «El cabildo indígena
tendió a consolidar un modelo de organización de la propiedad semejante al de
las comunidades castellanas de los siglos XV y XVI, desempeñando un papel
importante en la regulación de la propiedad comunitaria»; se mantuvieron las
propiedades de los señores indígenas, aunque a través del cabildo el común de los
naturales llegó a enfrentarse a sus señores antiguos, solicitando nuevas tierras86.
Los núcleos de poblamiento indígenas del imperio inca fueron regularizados,
y se utilizó la urbanización como forma de aculturación. En la década de 1570 el
virrey Toledo decretó la urbanización forzosa de los indios del Perú87. Pero se
produjeron cambios importantes en la política sobre mezcla residencial de indios
y blancos. Al principio se había estimulado como sistema de aculturación y
conversión «porque esto se podrá mejor hacer comunicando los dichos indios con
los cristianos y andando y tratando con ellos», como se decía en una Real provisión
de 1503 «Para que los indios de la isla Española sirvan a los españoles». Pero luego
se vieron los efectos negativos que eso podía tener para los indios, entre otros el
mal ejemplo, y se intentó separar las comunidades. Entre 1563 y 1571 se dictaron
leyes que establecían un auténtico apartheid88. Los indígenas se reacomodan como
en la España de la Reconquista, un modelo secular que tuvo gran importancia en
la colonización de América: reparto de tierras, barrios indígenas, ocupación del
centro, iglesia sobre el viejo templo indígena al igual que antes sobre la mezquita.
Aun así, lo más específico de la ciudad hispanoamericana fue la coexistencia étnica,
lo que dio lugar a procesos de mestizaje desde el primer momento: las ciudades, a
pesar de todo, se convirtieron en crisoles de mezcla étnica y social.
En el siglo XVI las Leyes de Indias establecieron de forma bien precisa la
organización de la ciudad hispanoamericana:
La plaza mayor, donde se ha de comenzar la población, siendo de costa de mar, se debe
hacer al desembarcadero del puerto, y si fuere lugar mediterráneo, en medio de la población.
Su forma de cuadro prolongada que por lo menos tenga de largo una vez y media de su
ancho, porque será mas a propósito para las fiestas de a caballo y otras. Su grandeza
proporcionada al número de vecinos, y teniendo consideración a que las poblaciones puedan
ir en aumento, no sea menos que de doscientos pies de ancho y trescientos de largo, no
mayor de ochocientos pies de largo y quinientos y treinta y dos de ancho, y quedará de
mediana y buena proporción si fuere de seiscientos pies de largo y cuatrocientos de ancho.
De la plaza salgan cuatro calles principales, una por medio de cada costado, y además de
éstas dos por cada esquina. Las cuatro esquinas miren a los cuatro vientos principales,
porque saliendo así las calles de la plaza no estarán expuestas a los cuatros vientos
principales, que será de mucho inconveniente. Todo en contorno, y las cuatro calles
principales, que de ellas han de salir, tengan portales para comodidad de los tratantes, que
suelen concurrir. Y las ocho calles que saldrán por las cuatro esquinas, salgan libres, sin
encontrarse en los portales, de forma que hagan la acera derecha con la plaza y calle.
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 185

En lugares fríos sean las calles anchas, y en las calientes angostas; y si hubieren caballos,
convendrá que para defenderse en las ocasiones sean anchas, y se dilaten en la forma
susodicha, procurando que no lleguen a dar en algún inconveniente que sean causa de
afear lo reedificado y perjudique su defensa y comodidad.

Sin duda la creación de ciudades realizada en las los reinos americanos de la


monarquía hispana durante el siglo XVI es una empresa ligada a los desarrollos
más avanzados de la urbanística y de la ciencia del Renacimiento. Desde la elección
de los emplazamientos hasta la misma traza y construcción de edificios públicos,
pasando por la resolución de problemas de abastecimiento de aguas, el control de
las condiciones higiénicas o las interpretaciones alegóricas sobre la ciudad, todo
necesita ser comprendido en el contexto intelectual de la ciencia europea de la
época, en su aplicación a esa Nueva Europa que era la América recién descubierta
y conquistada por los pueblos ibéricos.
Si esta afirmación es válida para el conjunto de la red urbana americana, una
red que aun antes de que hubiera transcurrido un siglo desde el descubrimiento
estaba ya estructurada en una jerarquía funcional bien definida, más lo es para las
grandes capitales que constituían las ciudades de primer orden, las que tenían un
papel esencial en la organización política, económica y territorial90. Santo Domingo,
Ciudad de México, Lima, Veracruz, Quito, Cartagena, La Habana y otras se fueron
construyendo, a pesar de su precariedad, con una voluntad explícita de ciudades
europeas en cuanto se refiere a caracteríticas morfológicas y organizativas, y con el
apoyo de todos los medios disponibles en la ciencia europea de la época (Figura
5.3).
En lo esencial el diseño ortogonal se aplicó de forma sensiblemente similar a
todo lo largo del dominio hispano en Indias, aunque sin duda el examen diacrónico
de los que se propusieron y realizaron permite detectar enriquecimientos y
variaciones91. Existen también planos ortogonales constituidos por diversas partes
de orientación diferente, correspondientes a distintas etapas de crecimiento92.
El modelo de la ciudad hispanoamericana afectó incluso a las ciudades que no
fueron fundadas, sino que se habían ido formando en resultado de algún otro
factor. Por ejemplo, en ciudades configuradas en torno a un eje rutero, como
Orizaba, donde igualmente el espacio fue organizándose dando un papel central a
la plaza mayor que se constituyó en relacion con dicho eje93.
Con uno o dos siglos de retraso respecto a la América española, también en la
francesa e inglesa los planos ortogonales fueron el principal diseño urbano utilizado.
Desde principios del XVII las fundaciones de esos países se organizaron
frecuentemente con ese trazado que permitía la más fácil división y distribución
de las parcelas. Eso ocurría incluso cuando la topografía obligaba a dividir el
poblamiento entre un emplazamiento elevado y otro bajo situado junto al puerto,
como sucedió en Quebec con trazados regulares de tendencia ortogonal aunque
de diversa orientación. Lo mismo sucedió en otros fuertes y núcleos de poblamiento
franceses en todo el dominio norteamericano, desde Canadá a Luisiana, y en especial
en Detroit, Saint Louis, Mobile y Nueva Orleans94.
186 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Fig. 5.3 Dos ciudades hispanoamericanas, Montevideo y Bogotá,


con plano ortogonal (Servicio Histórico Militar, Madrid). Montevideo por
José del Pozo, 1812, y Santa Fe de Bogotá por Domingo Esquiaqui, 1791

En las colonias inglesas tras el fracaso de los primeros intentos de establecer


una población permanente (1585), las fundaciones impulsadas por empresas de
colonización y comercio (The Plymouth Company, The London Company y otras)
así como, más tarde, por la corona adoptaron generalmente un diseño ortogonal
por razones de racionalidad y eficacia. Un repaso a las colecciones de mapas y
planos disponibles95 muestran un abundante conjunto de estos trazados en núcleos
de funciones y tamaños diversos.
También se adoptó ese trazado en proyectos de colonización que intentan
integrar lo urbano y lo rural, como se hizo en el plano que se elaboró para los lords
proprietors de Carolina con vistas a la colonización del sur, el llamado margraviato
de Azilia; el proyecto fracasó por falta de fondos aunque, como ha destacado John
W. Reps, tendría influencia más tarde: la idea de dividir el espacio agrícola en
parcelas de una milla cuadrada fue utilizada (duplicada) 70 años después cuando
el Congreso Continental estableció el sistema de la división del suelo en las tierras
occidentales96.
Cuando en 1732 los lords proprietors de Georgia devolvieron sus derechos al
rey George II éste decidió crear la colonia de Georgia, a través de un comité, que
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 187

determinó fundar una ciudad a las orillas del río Savannah, en un lugar saludable
a unas 10 millas del mar. A fines de 1733 se pudieron empezar a repartir las parcelas.
Al igual que en el caso anterior, el plan diseñado no se refería solo a la ciudad, sino
también a las parcelas agrícolas, y puede considerarse, en cierta manera, un plan
integrado regional. A partir de la ciudad situada junto al río, se dispusieron parcelas
hortícolas (garden) de 5 acres, y luego otras de 44 acres; a continuación 30 cuadrados
boscosos de 1 milla de lado aproximadamente, donde se situarían las parcelas
reservadas para aquellos que emigraran a su propia costa y estuvieran decididos a
realizar la roturación y el cultivo. Entre la ciudad y los campos existía un common
o área comunal, que estaba destinado a la expansión futura de la ciudad, y no para
ser un área abierta permanente. La tesis de Reps es que el modelo de organización
general de Savannah continúa en definitiva el de las primeras aldeas de Nueva
Inglaterra o el de Pennsylvania; solo que en Savannah la división irregular de los
campos se ha convertido en una distribución geométrica.
En cuanto a la ciudad de Savannah propiamente, la unidad básica eran barrios
o distritos (wards) cada uno con 40 parcelas para casas, de 60 x 90 pies. A cada lado
de esos wards había parcelas para iglesias, almacenes, lugares de reunión y otros
usos públicos o semipúblicos97.
188 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

En conjunto la colonización de Georgia recuerda a la de Pennsylvania,


establecida por William Penn en 1682. Éste, a su vez, quizas esté influido por la
colonización británica en el norte de Irlanda a comienzos del siglo XVII. En el caso
de Georgia esto es claro, ya que el mismo organizador de la colonia, James
Oglethorpe, reconoce que las ciudades de las Ulster Plantation, y especialmente la
creación de Londonderry, influyeron en su proyecto, aunque también es clara la
influencia del ya citado proyecto de Azilia y de los debates sobre la reconstrucción
de Londres tras el incendio.

Imperialismo, organización del espacio y trama ortogonal


en ciudades nuevas durante el siglo XIX

Durante el siglo XIX en Europa las tramas ortogonales se utilizaron ampliamente


en la expansión de las ciudades existentes, que comienzan en este siglo un proceso
de intenso crecimiento. Los ensanches, las urbanizaciones públicas o privadas se
diseñan mayoritariamente con ese plano que si siempre se había adaptadado
perfectamente a las exigencias de división y valorización del suelo, resultaba
especialmente útil en la fase de desarrollo capitalista que ahora se abre.
Se utiliza también de forma amplísima en la creación de ciudades nuevas, tanto
por parte de gobiernos imperiales como en el interior de las nuevas naciones que
se constituyen, en relación con las operaciones de ordenación territorial.
En España durante el siglo XIX, además de su uso en los ensanches, de lo que
hablaremos en otro capítulo98, se siguieron trazando planos ortogonales, por
ejemplo en las reconstrucciones de los núcleos de la Vega Baja del Segura afectados
por los terremotos99.
En Grecia durante el siglo XIX los nuevos poblamientos se diseñan consciente-
mente con un trazado ortogonal para diferenciarlos de la ciudad turca, de urbanis-
mo islámico. En ese sentido, se ha destacado100 la importancia del decreto de 1835
que imponía los trazados ortogonales para las nuevas ciudades, los cuales efectiva-
mente se construyeron en Esparta (1834), Tebas (1861, tras el terremoto de 1853),
Corinto (1858) o Patras. en la entrada del golfo de Corinto. Por las mismas razones
también se crearon ciudades con plano ortogonal en Serbia (Loznica y otras).
En los países independientes de América el plano ortogonal dominó de forma
aplastante. En Estados Unidos centenares de núcleos de tipo diverso se crearon
por iniciativa privada o gubernamental en los primitivos Estados y en los nuevos
que se iban incorporando a la Unión101.
Lo mismo en los países iberoamericanos, donde, tras la independencia sus
gobiernos estimularon la ocupación del territorio nacional con la construcción de
numerosos núcleos de poblamiento, desde ciudades a colonias agrícolas, diseñadas
en su mayor parte con trazados ortogonales. A ello se une ocasionalmente que
algunas ciudades tuvieron que refundarse por catástrofes naturales, como por
ejemplo, Chillán, que había sido refundada varias veces y nuevamente en 1836 a
causa de los terremotos, y con desplazamientos del centro102; aunque se diseña
perpendicular al río y como éste describe un meandro el resultado es un plano
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 189

radioconcéntrico. De la misma manera sucedió en la expansión de Nueva Orleans


a partir del núcleo inicial ortogonal: el trazado regular se mantuvo, aunque se
adaptó al meandro del Missisipi y tuvo por ello una disposición en abanico.
Especial importancia adquiere la fundación de nuevas capitales en los países
que se configuran de forma federal.
En Argentina, tras la conversión de Buenos Aires en capital federal, La Plata
fue creada en 1882 para ser capital de la Provincia. Las operaciones de expropiación
realizadas durante los tres años siguientes permitieron disponer de 14.500 ha,
encargándose el proyecto urbano y su trazado al Departamento de Ingenieros. El
gobernador Rocha adquirió libros para tener también una idea, y los planos
preliminares se trazaron con influencia del urbanismo renacentista y barroco. A
partir de ellos se elaboró el plano definitivo por el ingeniero Joaquín Maqueda
(Figura 6.7, pág. 261). Se abrió un concurso internacional para proyectos arquitec-
tónicos, con el fín de dar a la ciudad un carácter monumental103.
Otras muchas ciudades tuvieron el mismo trazado. En la Pampa entre 1789 y
1879 se crearon cincuenta nuevos núcleos al S y O de Buenos Aires, lo que supuso
la colonización de 250.000 km2. El tipo de la «ciudad pampeana», que fue estudiado
por Patricio H. Randle104, permitió la urbanización del «desierto bonaerense». Se
impuso sistemáticamente el plano ortogonal, muchas veces en damero perfecto,
con una plaza mayor en el centro y otras dispuestas simétricamente en el centro de
los cuatro cuadrantes en que se dividía el plano, y con homogeneidad también en
la parcelación interna de las manzanas, con dos tipos básicos, en X y en H. Una
estructura centrada en la plaza mayor desde cuyo foco «todo va a decrecer
gradualmente en torno, tanto la densidad de población y de edificación, como los
valores de la tierra, como las obras de equipamiento urbano, provisión de servicios,
etc.». A la uniformidad de la planta se unió muchas veces la uniformidad edilicia,
ya que «todas las ciudades pampeanas se fundaron y crecieron dentro del mismo
molde y hasta sus edificios públicos –con leves variantes– adoptaron el mismo
partido y la misma apariencia tanto fuesen escuelas como oficinas; aquella simul-
taneidad terminó por dar una unidad absoluta, no solo a cada aglomeración sino
al conjunto de ellas»105.
También fue ortogonal el plano de la mayor parte de los núcleos de colonización
y nuevas ciudades que se crearon durante el siglo XIX en otros países hispano-
americanos, siguiendo en ello fielmente la tradición secular española. Como en
Colombia106, en Chile, en Venezuela o en México, además de Cuba y Puerto Rico
que se mantuvieron unidas a la metrópoli.
Adoptaron asimismo un plano ortogonal las nuevas creaciones urbanas en el
Brasil del siglo XIX, que se fueron fundando en relación con los avances de la
colonización hacia el interior y con la creación de nuevas estructuras políticas. La
ideología positivista de una parte de la burguesía y de la clase política brasileña,
con la formación de algunos ingenieros en la École Polytéchnique de París,
contribuye a la difusión de modelos. Para los ingenieros positivistas una gran ciudad
debía modelarse bajo los principios de «la ingeniería, la higiene y la economía
social», como escribió Aarão Reis respecto a Belo Horizonte107. Los ingenieros civiles
190 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

diseñaban ciudades e infraestructuras, como el alcantarillado. Al igual que en otros


países iberoamericanos, también en Brasil tuvieron gran impacto las obras de J.N.L.
Durand Précis des leçons d’Architecture données à l’Ecole Royale Polytechnique par
..., architecte, professeur d’architecture, et membre correspondant de l’Academie de
Beaux Arts d’Envers (París, 1802-1905)108 y de Leonce Reynaud Traité d’Architecture
(París, 1850-58, 4ª ed. 1875) obra muy influyente en el XIX.
Esas fundaciones tienen un plano ortogonal que era poco común en el Brasil
colonial, excepto en Salvador, pero que ahora se aplica ampliamente, con una plaza
central para la catedral y plazas secundarias insertas en el damero. Son los casos de
Teresina (1851) y Aracaju (1855) fundadas como capitales provinciales. Contrastan
con las fundaciones costeras más antiguas, en acrópolis y con trazado irregular
que se adapta al terreno, y calles que convergen en diferentes ángulos.
También es ortogonal el crecimiento de las grandes metrópolis brasileñas en
el XIX, tanto en los barrios burgueses como en los populares. Belo Horizonte, capital
de Minas Gerais (1893-98), diseñado por el ingeniero Aarão Reis, con doble trama
ortogonal superpuesta, lo que da lugar a amplias avenidas diagonales que cortan
la cuadrícula. Se nota la influencia del urbanismo norteamericano de fin de siglo,
con la introducción de algunas diagonales que, como veremos, se habían ido
incorporando al diseño ortogonal desde fines del XVIII.
Aarão Reis critica a las ciudades antiguas «hijas del acaso» o de «circunstancias
comerciales» con calles estrechas y tortuosas. Frente a eso propone una «ciudad
construida con método», que solo puede tener una planta regular levantada por
ingenieros. Se eligió el trazado ortogonal por la facilidad de la parcelación y se
incorporaron diagonales para asegurar «la lógica de los flujos». Reis como
presidente de la comisión que realizó los trabajos de la nueva capital de Minas
Gerais se refiere explícitamente a las actuaciones de Haussman en París, y a la
tradición norteamericana, a la vez que sabemos que conocía y tuvo en cuenta el
diseño de La Plata (1882), en Argentina. El plano responde también a principios
de «salubridad, comodidad y belleza». Se diseñó una ciudad con un plano
geométrico en la parte urbana separada de los suburbios por una avenida de
contorno que todavía se concibe con la función de las antiguas cercas fiscales, ya
que facilitaría «la conveniente distribución de los impuestos locales». La parte
urbana geométrica contaba con calles de 20 m de ancho, necesarias para la
conveniente arborización, circulación de vehículos, avenidas de 35 m, «suficientes
para darles belleza y confort», y una avenida de 50 m de ancho, para relación de
barrios opuestos. La parte suburbana estaba constituida por manzanas irregulares,
con calles de 14 m de ancho que se adaptan a la topografía, y en ella se situaban
alqunos equipamientos públicos indispensables109.
El trazado ortogonal fue utilizado asimismo por los europeos en sus pueblos y
ciudades en los territorios coloniales. En África, tras la conquista de Argelia por
los franceses, de los más de 600 núcleos de poblamiento construidos por el gobierno
entre esa fecha y 1900 más de la mitad son de plano ortogonal110. Son especialmente
significativos los casos de Sidi Bel Abbes, Biskra, Orleansville, Philippeville. También
Tlemecen, con un barrio nuevo ortogonal junto a la medina.
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 191

Igualmente hicieron los ingleses y holandeses: en África del Sur, Pretoria (1855)
y Johanesburgo tienen plano ortogonal. O los belgas en las fundaciones del Congo
(las antiguas Leopoldville, Elisabetville, Uvira ...). Aunque en la segunda mitad del
siglo XX cada vez más se les añaden diagonales, por influencia del urbanismo de
Beaux Arts, lo cual se observa bien comparando las ciudades de Port Said (1865) y
la de Port Fuad (1914)111. Asimismo en Sudán tras la toma de Omdurman (1898)
la ciudad fue reconstuida con un plano reticular con muchas diagonales, y
formando un nuevo sistema ortogonal superpuesto al anterior de la ciudad de
Mehemet Alí (que había sido fundada en 1822-23)
En Asia, los franceses diseñaron también con plano ortogonal Saigón (1865),
al lado del viejo fuerte construido a fines del XVIII, y la parte nueva de Hanoi.
Igualmente se aplicó en Noumea (1854) en Nueva Caledonia, como los holandeses
hicieron asimismo en Batavia. En Australia se fundaron gran número de ciudades
en el XIX: Brisbane (1824), la colonia penitenciaria de Melbourne (1836), Adelaide
(1837) y otras. El caso de Adelaide es especialmente importante, ya que fue el
modelo de los llamados «parkland towns», constituidas por un pequeño centro
urbano, un cinturón de tierras libres para parques, y un espacio para residencias
suburbanas, todo con un trazado ortogonal; más de dos centenares de pequeñas
ciudades y aldeas se construyeron por iniciativa gubernamental en Australia del
sur sobre todo entre 1865 y 1869112.
No solo a las ciudades se aplicó el diseño ortogonal. Tal como había sucedido
en la antigüedad con las centuriaciones, también se utilizó este diseño en la
colonización de las vastas llanuras norteamericanas, en lo que hoy es EEUU y
Canadá. Tras la independencia de Estados Unidos el Congreso Continental tuvo
que plantearse el problema de la distribución de la tierra de dominio público y en
1785 se promulgó la Land Ordnance que dividía esa tierra en forma de townships
cuadrados de 6 x 6 millas, es decir de 36 millas cuadradas, susceptibles de dividirse
en 36 secciones de 1 milla113. A partir de esta malla ortogonal se realizó la distribu-
ción de tierras a los colonos, excepto algunos lotes que se dedicaron a equipamientos
públicos114. La tierra podía ser adquirida al precio de 1 dolar por acre, más los
gastos de delimitación. La parcelación se hizo de forma amplia, y se extendió a
todo el territorio norteamericano, excepto los lugares en los que topográficamente
no era posible: como ha señalado Reps, Estados Unidos fueron cubiertos por una
gigantesca retícula sobreimpuesta al paisaje natural, y visible físicamente desde el
avión, (así como, desde luego, en el mapa). Los autores anglosajones afirman que
eso sería el reflejo espacial del igualitarismo, aunque también se dividió igual la
tierra agrícola en el imperio romano. Los colonos construyeron sus viviendas en
los campos, y a partir de ahí se constituyó un poblamiento disperso.
Lo mismo ocurrió en la Pampa, donde en muchas áreas se implantó una
cuadrícula que es perfectamente visible al circular en avión sobre esa extensa región
argentina.
192 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

LA VALORACION DEL PLANO ORTOGONAL

El plano ortogonal ha tenido valoraciones muy diversas. Unos han realizado


rotundas apreciaciones positivas del mismo, como ejemplo de racionalidad y de
orden. Otros en cambio han efectuado una radical valoración negativa, por su
monotonía, uniformidad y rigidez. Aludiremos ahora a unas y otras, y realizaremos
luego una alusión a los intentos de analizar los valores éticos que pueden ir unidos
a la aplicación de la cuadrícula.

La valoración positiva

Son muchos los autores que valoran positivamente el diseño ortogonal. Los ideales
renacentistas magnificaron, como hemos dicho, la línea recta y el diseño ortogonal,
lo que tuvo repercusiones en diversos campos del pensamiento y en las valoraciones
estéticas de ese diseño. La ciudad de Amaurota y todas las de Utopía estaban
diseñadas con ese trazado, «tan semejantes son unas a otras en cuanto lo consiente
la naturaleza de cada lugar». Situada en el suave declive de una montaña, tenía
forma casi cuadrada y calles rectas de 20 pies de ancho, con manzanas con edificios
que forman «dos líneas continuas de casas enfrentadas por las fachadas a lo largo
de cada calle»115. Filósofos como Descartes consideraron que este diseño ortogonal
era la forma racional por excelencia de organizar una ciudad, reflejando bien el
prestigio de esta forma como la expresión máxima de la racionalidad, ya que la
razón solo puede producir formas ordenadas y simétricas. Los ilustrados apreciaron
este plano por las mismas razones, tal como aparece en las obras de Benito Bails116
y otros.
También los utópicos del siglo XIX pensaron frecuentemente en esta disposición
ortogonal para sus propuestas socio-espaciales. Lo cual seguramente muestra no
solo la fuerza del modelo sino también la dificultad de separarse de lo que existe y
se conoce. Robert Owen imaginaba el plano de sus creaciones en conjuntos de
cuadrados formados por edificios: «cada cuadrado puede recibir 1.200 personas y
está rodeado de 1.000 a 15.000 acres de terreno. En el interior de los cuadrados se
encuentran los edificios públicos que los dividen en paralelogramos. El edificio
central contiene una cocina pública, unos refectorios, y todo lo que puede contribuir
a una alimentacion económica y agradable»117. Y también tenía calles que se
cortaban perpendicularmente la ciudad «casi circular» de Cabet, Icaria, en donde,
además, todas las casas eran iguales, lo que daba la apreciable «ventaja de que
todas las puertas, las ventanas, etc., serían iguales y de que todas las piezas que
forman una casa, una granja, un pueblo y una ciudad podrían prepararse en grandes
cantidades»118.
El éxito del plano ortogonal durante el siglo XIX va unido frecuentemente,
como es lógico, a su valoración positiva por parte de autores muy diversos. Filósofos,
novelistas y ensayistas lo incorporaron a sus especulaciones sobre la ciudad.
En su novela Los 500 millones de la Begún (1879) el Dr. Sarrasin propone una
ciudad inspirada claramente en las ideas de Richardson sobre Higieia, y en donde
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 193

utiliza el modelo higiénico119. Es la ciudad a la que da el nombre de Franceville. El


diseño que propone es una ciudad ortogonal, «un plano sencillo y regular que
pueda prestarse a todo tipo de desarrollos. Las calles que se cruzan en ángulo recto,
tienen árboles, están trazadas a distancias regulares, con una anchura uniforme y
se designan con números de orden»120.
Sin duda las estructuras construidas por los nuevos materiales como el hierro
y el cemento reforzaban esos elementos lineales y planos, así como la concepción
ortogonal de la ciudad; y en los años 1920 bajo la influencia del constructivismo
muchos intelectuales valoran la geometrización y la línea recta. Hay sin duda
arquitectos que han hecho una apasionada defensa de la línea recta y del trazado
ortogonal. Entre los modernos destaca Le Corbusier que a comienzos de los años
1920 afirmó su defensa de la ciudad concebida como una cuadrícula regular de
calles espaciadas cada 400 m y cortadas a veces cada 200 m (en Vers une architecture,
1923, y en La Ville contemporaine, elaborada en 1922 y publicada en 1925 en su
libro Urbanisme), a ser posible con una orientación N-S y E-O constituyendo los
dos ejes de la ciudad. Se trata de una ciudad para tres millones de habitantes, en
terreno llano, calles en retícula y rascacielos en el centro, en definitiva el modelo
de la ciudad norteamericana, con una referencia explícita a Filadelfia; el centro
tiene la forma de un rectángulo apaisado con dos ejes que se cortan en el centro.
Incorpora también el sistema de diagonales. Los espacios periféricos urbanizados
también lo son de forma ortogonal. También hay ortogonalidad en el Plan Voisin
de 1925, y en el Plan de 1937 de reforma del centro de París, con una ortogonalidad
estricta, al igual que en el Plan Maciá de Barcelona, de 1932 y en otros proyectos
posteriores como Chandigarh.
Le Corbusier alude en alguna ocasión a «las alegrías intensas de la geometría y
percibe a la gran ciudad como una realidad amenazadora, cuando no estaba
animada por la geometría; en Urbanisme (1925) escribe que la línea recta es «sana
para el alma de las ciudades», mientras que la curva es «ruinosa, difícil y peligrosa»,
«la calle curva es el camino de los asnos, la calle recta el camino de los hombres»121.

La valoración negativa

Las críticas tempranas a los ensanches reticulares aparecieron ya en el siglo XVIII.


Por ejemplo el barrio de la Barceloneta que los viajeros ilustrados describían por
su uniformidad y ortogonalidad como «de hermosa vista y bello trazado», es
percibido ya en 1785 por Milizia como uno de los errores más grandes del
urbanismo, debido a su uniformidad excesiva, opinión compartida por otros
ilustrados españoles como Antonio Ponz122. Para los prerrománticos y románticos
constituye un trazado inaceptable. Por ejemplo, fueron muy intensas las criticas a
la uniformidad de la New Town diseñada por Craig en Edimburgo123.
La frialdad, fatiga y carácter insípido de los planos regulares influyó en la
búsqueda de otros diseños, con diagonales y perspectivas, algo de clara raigambre
barroca. Veremos más adelante la influencia que en ello tuvo el desarrollo de la
jardinería. Así lo hizo L’Enfant en la creación de Washington, la capital de la nueva
194 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

nacion, para la que se eligió un diseño barroco, con perspectivas que destacaran y
dieran significado a los edificios gubernamentales y simbólicos: el Capitolio, la
casa del presidente, las oficinas de la administración, los monumentos de especial
significado patriótico.
La valoración negativa del trazado ortogonal aparece otra vez de forma clara
en los autores neorrománticos de fines del siglo XIX.
Los viajeros que visitaban los nuevos países independientes de Hispanoamérica
tenían diversa opinión sobre las viejas y nuevas ciudades que visitaron. Los más
numerosos «maravillados por la regularidad, mientras los restantes confesaban su
desasosiego por la monotonía». La interpretación que da P.H. Randle a esas diferen-
cias incluye una dimensión cultural y psicológica: «los primeros representan segura-
mente a los espíritus prácticos que llegaban a América sin mayor nostalgia de su
tierra y dominados por el entusiasmo de emprender alguna empresa; los últimos,
espíritus más sensibles, no podían ocultar que la geometría rigurosa no hacía sino
resaltar la chatura física y cultural de aquella pequeña ciudad o gran aldea»124.

Todos ustedes conocen el tipo de ventanas que se construyen generalmente en


Edimburgo (...) Su forma es aceptable; es una forma viril y fuerte a la que el desprecio por
cualquier adorno confiere una cierta dignidad. Pero sin embargo no puedo decir que sea
cautivadora. ¿Cuántas ventanas de este mismo tipo creen que hay en la ciudad nueva de
Edimburgo?. No las he contado en toda la ciudad (...) sino solo esta mañana (...) en Queen
Street; a un lado de la calle no he anotado menos de seiscientos setenta y ocho ventanas del
mismo tipo, sin que nada rompa esa uniformidad. El resto de la uniformidad es igualmente
monótono (...) Creen que pueden colocar 150.000 ventanas, unas al lado de otras y encontrar
algún interés en eso.
Ya saben ustedes hasta qué punto hiere a los arquitectos la igualdad y la semejanza (...)
Ahora bien, la naturaleza desprecia tanto la igualdad y la semejanza como la estupidez de
los hombres.

Hacia finales del siglo aumentaron manifiestamente los críticos. Por ejemplo,
en la obra de John Ruskin (1818-1900). En sus Lectures on Architecture and Painting
(1853)125, Ruskin retoma otra vez las críticas al urbanismo de la nueva Edimburgo,
que ya habíamos visto a comienzos del XIX:
Tras describir las formas aparentemente simétricas de las hojas de árboles pero
en realidad asimétricas, Ruskin estima que la naturaleza «a esta asimetría debe
toda su gracia, todo su encanto». El modelo para él es el de las calles medievales,
irregulares y pintorescas. En cambio: «echen un vistazo a los monumentos de
Edimburgo y verán qué encuentran en ellos. Nada más que dameros y más dameros.
Las casas tienen aspectos de prisiones, y realmente lo son (...) Esos dameros no
son prisiones para el cuerpo, sino sepulturas para el alma (...) La raza ha degenerado.
Son ustedes los que han esclavizado a esos hombres (...) Renacerían a la vida con
un alma nueva si liberasen sus corazones del peso abrumador de esos muros»126.
Un sentimiento similar puede encontrarse en William Morris (1834-1896).
Valora la ciudad medieval y rechaza la moderna, construida con rapidez, con
uniformidad y sin gusto.
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 195

Ese sentimiento se refleja en los arquitectos neorrománticos como Camilo


Sitte. Para él la solución al urbanismo debe pasar por «librarnos del sistema
moderno de manzanas de casas regularmente alineadas; salvar, en la medida de lo
posible, lo que quede de las ciudades antiguas». Critica a los técnicos modernos
que «pretenden, armados de cartabón y compás, resolver las delicadas cuestiones
del gusto por medio de la tosca geometría». Frente a las calles rectilíneas e
interminables, a las plazas de impecable regularidad, y a la noción de simetría, que
se propaga «con la rapidez de una epidemia», realiza la apología de la irregularidad
de la antigua ciudad127. De manera similar pensó su discípulo Carl Heinrici, para
el cual «la idea de la línea recta es la de la muerte; la ley de la vida es el movimiento»
y éste se refleja en la línea curva. Pero es posible que en esta valoración no existiera
solamente un sentimento estético; lo que no estaba explícito es que las calles curvas
o quebradas se adaptaban mejor a la disposición de las parcelas en la periferia de
las ciudades alemanas, con predominio de pequeñas fincas, y convenían a los
intereses de los propietarios, muy influyentes políticamente, que se oponían a las
grandes intervenciones para trazar calles rectas, que muchas veces exigían expro-
piaciones de suelo128.
De manera similar pensaron en España los arquitectos influidos por el
neoromanticismo y el «modernismo» de fines del ochocientos. Entre ellos Josep
Puig i Cadafalch que criticó ásperamente el ensanche de Cerdá, al que –desde unas
posiciones nacionalistas ligadas a la Lliga Regionalista y de rechazo de un plan que
consideraba impuesto por Madrid– calificó como «un dels horrors mes grossos del
mon». Su crítica no solo se refiere a la monotonía y a la uniformidad del viario y de
las casas, todas iguales como nichos de cementerios, sino que era también un
cuestionamiento de las pretensiones de igualdad entre todos los grupos sociales y
–sobre todo– de todos los pueblos, y de la aplicación «del criterio abstracto de la
igualdad, sin mirar a la realidad más complicada». Al igual que habían dicho los
defensores vascos del fuerismo a comienzos del siglo XIX, los cuales abominaban
de la idea de «la universal nivelación», también el arquitecto barcelonés en su
decidida oposición al gobierno central estimaba que «la sacra democracia y la santa
igualtat volent fer una ciutat sense cap ni peus, igual per tot, sense punts principals
que atreggin a la gent, sense altra organisació que la juxtaposició de elements iguals
com els dels organismes primitius que per tot son cap i per tot son ventre»129.
La crítica a la geometrización ortogonal ha podido hacerse también en los
años 1960 desde un urbanismo más sensible a los ritmos de la naturaleza, ya sea
desde las concepciones de la ciudad jardín, como desde un utopismo tecnológico
y naturalista como el de Iannis Xenakis o, en los años 80, desde la posmodernidad.

El plano ortogonal, la ética católica y la ética protestante

El plano ortogonal significa racionalidad. Pero esa racionalidad puede expresar


sentimientos muy diversos y órdenes sociales y culturales diferentes. Podemos
preguntarnos también, como ha hecho el sociólogo Richard Sennett, si además
hay elementos éticos incorporados y si tiene el mismo significado en la cultura
196 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

anglosajona y protestante que en la cultura hispana y católica. Su conclusión es


que en Estados Unidos «la aplicación de la cuadrícula constituye el primer signo
de una forma moderna de represión muy característica que consiste en negar el
valor de los demás y la peculiaridad de cada lugar mediante la construcción de la
neutralidad»130.
El autor se siente impresionado de que en los proyectos norteamericanos, y en
otros actuales, falte «la lógica de los límites y la forma definida dentro de los
mismos». Y también de la neutralidad que se trasluce en esos diseños, la opacidad
y la carencia de centro bien reconocible. Se trata de un aspecto importante, ya que
«la neutralidad –dice– es muchas veces el instrumento de una agresión pasiva».
Según Sennett la imposición de una cuadrícula interminable y arbitraria se
hizo para dominar la amplitud del espacio norteamericano, que parecía inmenso
e ilimitado. Se trataría de un reflejo de la tendencia que tiene la sociedad norte-
americana a negar las diferencias a pesar de las enormes diferencias económicas,
raciales y culturales que en realidad existen. La explicación de ello se encuentra
según el sociólogo norteamericano en la historia de la religión, y concretamente
en las características de la ética protestante norteamericana.
Estima Sennett que los primeros habitantes de las colonias inglesas eran seres
torturados por su espíritu puritano y temían que el placer los corrompiera. Había
que demostrar que se era digno de salvación. Al no ser posible responder a esta
pregunta, la persona se veía impulsada a seguir adelante, a competir cada vez más
y a tener éxitos, a diferir la gratificación con esperanza de que el futuro le daría esa
respuesta, que nunca llegaba. Para Max Weber, al que sigue Sennett, los puritanos
eran unos neuróticos heroicos, unos seres corroídos por la duda que luchaban
denonadamente para probarse que tenían valor. El puritano nunca sabe si se salvará
o condenará: «la conciencia moral y el dolor se convierten así en sus compañeros
inseparables. Para escapar a ese sufrimiento el puritano fue tentado por la
inmensidad virgen».
La ciudad norteamericana se construyó así de una forma muy diferente a la
europea. Las iglesias construidas en el centro de los poblados tradicionales de
Europa señalaban claramente donde había que buscar a Dios. El centro define un
espacio de reconocimiento, Dios es legible: está en el interior, en el santuario y en
el alma. En el exterior solo hay riesgos, desórdenes y crueldades. El interior puritano
no era legible, era el sustento de un combate, una conciencia en conflicto consigo
mismo; la terrible lucha por encontrarse se agravaría cuando los otros, es decir, el
exterior, otras confusiones hicieran su aparición.
Ese sentimiento religioso de inseguridad permanente introduciría una
importante diferencia con las ciudades hispanoamericanas. Para Sennet, el español
«llegaba al Nuevo Mundo como un amo; la conversión y la conquista eran una
sola cosa. El puritano venía a un refugio; la conversión era un deber y la conquista
una necesidad de supervivencia, aunque ni una ni otra eran el verdadero motivo
de su viaje (...) se trataba de recomenzar en un sitio nuevo y logar así un mayor
dominio de sí».
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 197

El silencio y la caza de brujas asociados a Salem resultarían bien expresivos de


una forma de ser puritana. En la cultura norteamericana, al fracaso de palabras
para revelar el alma se habría sumado la conciencia exacerbada de sí mismos en
un paisaje inmenso y que les era extraño. A falta de un lenguaje adecuado para
expresar la experiencia interior, cada uno se replegaría en sí ante la imposibilidad
de manifestar su vida. Mientras que el espacio interior del catolicismo medieval
tenía un carácter físico, era un espacio que todos podían compartir, el espacio
interior de los puritanos era el espacio del individualismo más radical y más
impalpable. «El ojo del puritano solo podía ver en su interior».
Por consiguiente, para el puritano, el vacío tenía un significado espiritual. Se
lanzaron por ello a conquistar el espacio inmenso del oeste. Una de las manifesta-
ciones de la ética protestante sería «esa incapacidad para admitir que lo que existe
resulta suficiente». Y añade que ese es un movimiento análogo al que da origen a
las áreas suburbanas de las ciudades de Estados Unidos: «cada vez que puedas
aléjate de los demás. La densidad es un mal».
La cuadrícula parecía resolver, según Sennett, la amenaza del valor del medio
mediante un acto de represión geométrica. ‘Allí fuera’ no había nada que debiera
ser tenido en cuenta al aplicar la cuadrícula. Sennet estima que los problemas de la
ciudad consisten en su impersonalidad, su escala alienante, su frialdad. Esta
descripción, –piensa el autor norteamericano– es más profunda de lo que parece a
primera vista. La impersonalidad, la frialdad serían términos esenciales del
vocabulario protestante sobre el medioambiente, lo cual, a su vez, sería la
consecuencia perversa de la negación: «el que asume una actitud neutral para con
el exterior acaba por sentirse vacío».
No cabe duda de que nos encontramos ante una brillante y sugestiva interpre-
tación que nos descubre nuevas vías para el análisis espacial. Nos sitúa ante la
dimensión religiosa que influye en los comportamientos personales, con repercu-
siones económicas y espaciales. Pero de la misma manera que a la obra de Weber
se le han podido oponer ejemplos de comportamientos capitalistas en el mundo
católico, también frente a la interpretación de Sennett se pueden presentar contra-
ejemplos diversos. Como éstos: que la neutralidad arbitraria de la cuadrícula im-
puesta de forma amplia aparece igualmente en las centuriaciones romanas. La
represión geométrica también la practicaron los españoles en América, y el impulso
a la expansión espacial estaba presente tanto en la colonización hispana como en
las naciones independientes iberoamericanas durante el XIX (como Brasil, Chile o
Argentina).
De todas maneras, la relación entre espacio cuadriculado y ética protestante
es un ejemplo de otra relación más general entre espacio y cultura. Los valores
culturales se entrelazan con el orden espacial.
198 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

LA VERSATILIDAD DEL PLANO ORTOGONAL: MORFOLOGÍA Y ESPACIO SOCIAL

Las valoraciones tan radicalmente opuestas que acabamos de resumir y las


interpretaciones sobre el significado del plano ortogonal nos ponen frente a
actitudes diversas, pero seguramente también tienen que ver con las diferentes
posibilidades que ofrece el plano ortogonal. Por otro lado, la amplia utilización de
ese diseño en situaciones económicas, culturales y sociales tan diversas nos indica
que a su aparente uniformidad y rigidez ese diseño debe unir características variadas
que lo hacen flexible y versátil.
En efecto, hablar del plano ortogonal es decir algo, pero es decir muy poco.
Significa sobre todo calles que se cortan en ángulo recto y, generalmente también,
un diseño concebido de forma unitaria. Pero a partir de ahí existen numerosos
matices que introducen modificaciones fundamentales en esa estructura básica.
De hecho, las manzanas pueden ser cuadradas o rectangulares, y de un tamaño
mayor o menor, lo que supone ya unas diferencias significativas. Pero tan
importante o más que eso son otros aspectos relevantes de carácter morfológico y
de carácter social, político y económico, todos ellos profundamente imbricados.
En todo caso, es preciso intentar avanzar hacia una teoría general que relacione
unas y otras y que tenga en cuenta, por un lado, las características morfológicas y,
por otro, los agentes que intervienen en el diseño y en la construcción, así como la
organización social sobreimpuesta al plano ortogonal.

Rasgos de tipo morfológico: el plano

Debemos considerar, ante todo, los rasgos de tipo morfológico, relacionados con
la estructura general del plano y los diferentes elementos que lo constituyen: calles,
manzanas, parcelas y edificios. Hablaremos, ante todo, del primero.
Aunque el plano ortogonal parece al principio como algo rígido, en realidad
permite muchas posibilidades, por lo que paradójicamente se ha podido decir de
él que «es la forma del plano que, más que cualquier otra, es condición de libertad
para la construcción de la arquitectura»131. Y ello sin contar que el diseño del plano
es solo –como se ha escrito con referencia a la ciudad hispanoamericana– la primera
idea general de lo que la ciudad va a ser, el punto de partida que «admite sobre la
pauta original, lograda y en equilibrio, toda clase de variantes, sea como aberración
de esta forma o como nuevos puntos de partida para concepciones urbanísticas
más adecuadas»132.
Aparentemente es un espacio isotrópico, en el que no existe una centralidad
clara ni lugares bien definidos para situar los equipamientos, y en donde la
movilidad se da igual en todas las direcciones.
Pero, en realidad, eso ocurre solo al principio, en el diseño sobre el papel. Una
vez que la retícula se ha construido y se han decidido las centralidades esenciales
(ágora, foro o plaza mayor; pretorio, ayuntamiento o edificios gubernamentales;
templos, etc.) el espacio se modifica de forma esencial. De hecho, a partir del
momento en que se sitúa algo en dicho espacio todo el resto del mismo se modifica,
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 199

de la misma manera que, según pusieron de manifiesto los geógrafos cuantitativos,


ocurre al situar actividades en un espacio isotrópico133. Al decidirse el centro o
situarse un equipamiento todo lo demás adquiere respecto a ello un valor deter-
minado, dando lugar a espacios diferenciados según las relaciones de proximidad,
conexión, dirección y accesibilidad.
El centro puede estar en posición central o lateral. Este último caso se da en
localizaciones litorales o de borde fluvial, en que el centro se orienta hacia ellos,
como veíamos que recomendaban las Leyes de Indias y ocurre, por ejemplo, en
Buenos Aires; o en la Lisboa pombalina134. Pero más frecuentemente adquiere una
posición central, en el baricentro de la cuadrícula original. En uno y otro caso
ciertos elementos como el ágora, el foro o la plaza mayor contribuyen decisivamente
a establecer la centralidad.
El espacio puede ser, pues, homogéneo o jerarquizado. Con mucha frecuencia
se organiza jerárquicamente, especialmente a partir de la localización de los equipa-
mientos en el plano. Su presencia o ausencia confiere valor al suelo e introduce
diferenciaciones y asimetrías.
Así sucedía en la ciudad griega o romana, y de manera semejante ocurría en la
ciudad hispanoamericana. A pesar de la homogeneidad geométrica, el espacio de
ésta –como el de otras antes y después estaba jerarquizado; no solo respecto al
centro y a la plaza mayor, sino también en la periferia en relación con plazas
secundarias y con iglesias, conventos y hospitales.
El centro venía determinado por la localización de la plaza mayor, que ha sido
objeto de numerosos estudios históricos, sociales y urbanísticos135, en torno a la
cual se situaban los principales edificios públicos, administrativos y religiosos. La
plaza era un lugar de usos múltiples y en ella se celebraba el mercado, se desarro-
llaban las fiestas, las procesiones, los espectáculos, los ajusticiamientos. En los
edificios fronteros se realizaban actividades comerciales. En posición central, y
cercana a la plaza mayor se localizaban también otros edificios importantes como
la casa de la Moneda, la Universidad y los colegios así como el seminario diocesano,
cuando existían, y las principales iglesias y conventos. Todo ello definía un área
central clara de la ciudad, en la que la estimabilidad y los valores del suelo eran
máximos, con un gradiente más o menos acusado desde ahí hacia la periferia.
El papel de la plaza mayor era un papel de integración. Los ricos se mostraban
en ella ante el pueblo, y éste se mezclaba con ellos y los imitaba en ese espacio
central, incorporándose así al orden social136, antes de que ese papel de mutua
exposición en el XVIII se trasladara a las alamedas. También se desplegaba en ella y
en las calles adyacentes todo el boato de las entradas de las autoridades, las
procesiones, los espectáculos, como luego las manifestaciones cívicas a partir del
cambio liberal del XIX.
En la ciudad hispanoamericana los edificios gubernamentales de carácter estatal
o municipal, así como los edificios religiosos (iglesias, capillas, beaterios, conventos
y seminarios) se ubicaban cada dos o tres cuadras en correspondencia con los
caminos principales de salida, enfrentando algunos a plazoletas o espacios abiertos.
En la periferia se localizaban los edificios y viviendas más pobres, de forma laxa, y
200 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

las actividades productivas tales como molinos, tenerías, hornos de cal, ladrillos y
tejas, mataderos.
Si la ciudad hispanoamericana tiene un centro claramente definido por la plaza
mayor, en la norteamericana ese elemento urbano no existe de la misma forma. El
sociólogo Richard Sennett ha interpretado que en las Leyes de Indias, con sus
normas sobre la plaza mayor, y en la ciudad hispanoamericana resultante, pueden
verse aspectos muy positivos e incluso la única posibilidad para la construcción de
la ciudad. Frente a ello en la ciudad norteamericana y en la megalópoli moderna
sería más apropiado hablar de «nudos» urbanos en lugar de centros y suburbios.
La vaguedad de la palabra «nudo» indicaría que ya no es posible designar un valor
ambiental, mientras que «el ‘centro’ está cargado de significados históricos y visuales,
por lo que el ‘nudo’ es algo amorfo»137. En esas ciudades norteamericanas la
centralidad se organizaría en relación con actividades económicas.
Efectivamente, el examen de cualquier colección de planos de ciudades
norteamericanas, tanto de la época colonial británica como del XIX, muestra gran
número de casos de cuadrículas en las que no queda ningún espacio libre para
plaza pública138, y otras muchas en las que los espacios públicos son muy limitados.
Como ejemplo que se acostumbra a citar, los planos de Chicago de 1833 y de San
Francisco de 1849 y 1856, con millares de bloques de edificios proyectados, solo
contaban con unos pocos y reducidos espacios públicos139. Pero en Estados Unidos
también existían otros modelos que se reflejan en planos con plazas públicas, a
veces en posición central destacada140 y durante el siglo XIX empiezan a aumentar
los ejemplos de planos en los que se diseñan ya public squares, church squares o
market squares. Aun así, en conjunto es cierto que muchas veces las plazas no
parecen haber desempeñado ningún papel en el desarrollo inicial del núcleo
(incluso en Filadelfia) y que en ningún caso parecen tener la misma función organi-
zadora y estructuradora que posee la plaza mayor en la ciudad hispanoamericana.
El desarrollo de la urbanización se realiza frecuentemente en relación con las
centralidades establecidas en el diseño inicial o, en ocasiones, con las que se generan
por la misma dinámica urbana. En general es más temprano en determinados
puntos: cerca del centro impuesto por la plaza mayor; cerca del puerto, aunque
éste se encuentre alejado de dicha plaza pública; en relación con la urbanización
de las calles o con la construcción de los equipamientos; cerca de la ciudad antigua
en el caso de los ensanches. Con mucha frecuencia se deja sentir la influencia de la
estructura de la propiedad y las estrategias constructivas de los propietarios.
Lo fundamental es que cuando la retícula inicial se extiende, el valor del suelo
de las partes previamente construidas se modifica, aumentando. Se generan así
plusvalías crecientes en las partes centrales. Es lo que ya preveía William Penn
cuando escribió en 1685 que «la mejora de un lugar se mide mejor por el avance
del valor sobre cada parcela individual (...) la peor parcela de la ciudad, sin ninguna
mejora en ella, valdrá cuatro veces más que cuando fue proyectada, y la mejor
cuarenta veces»141.
El plano ortogonal puede concebirse como limitado o ilimitado. La primera
es la situación normal en el caso de que existan murallas o haya obstáculos adminis-
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 201

trativos (límites municipales). Pero puede ser también ilimitado, especialmente a


partir de los cambios en el diseño que se producen en el Renacimiento y siglo XVII,
cuando se pasa del mundo cerrado al universo infinito142.
En todo caso, el carácter limitado o ilimitado del plano afecta de forma decisiva
al valor del suelo, ya que éste será menor cuanto más solares estén disponibles
para la construcción. El debate generado por el diseño del ensanche de Barcelona
por Ildefonso Cerdá muestra bien las implicaciones económicas que existen detrás
de una opción de diseño urbano. La opción de Cerdá, que intentaba abaratar el
precio del suelo y facilitar la construcción de viviendas para las clases populares,
encontró la tenaz resistencia de aquellos que habrían deseado que el suelo
urbanizado fuera menor, mediante un ensanche limitado al espacio próximo a la
ciudad antigua143.
Otros dos aspectos importantes en relación con el plano ortogonal son la
orientación y la adaptación a las condiciones ambientales.
En lo que respecta a la orientación, podemos encontrar planos de orientación
cardinal N-S, por razones directa o indirectamente religiosas, y planos que no la
siguen. En las fundaciones romanas existen, como hemos visto, situaciones clara-
mente diferentes, unas con una rígida orientación cardinal y otras con orientación
adaptada a las condiciones del emplazamiento. Orientación rigurosamente cardinal
tienen los núcleos romanos de Florentia (Florencia) Silchester y otras ciudades.
Una adaptación a la localización se da en Barcino, acomodándose a la disposición
de la colina litoral en que se fundó (el mons Taber). En la Galia para un total de 48
fundaciones romanas se ha encontrado que la orientación del cardo solo es
perfectamente cardinal en unos pocos casos y que en la mayor parte varía entre 3º
y 44º respecto al N144; los cambios de la orientación tienen que ver en esos casos
con adaptaciones al trazado del río, a meandros, a líneas de crestas o a thalwegs.
Los planos ortogonales tienen diferentes formas de adaptación a las condiciones
ambientales. Viento y condiciones topográficas son dos aspectos relevantes en
relación con este tema.
Ante todo el viento. El urbanismo romano tenía en cuenta la dirección de los
vientos al construir la ciudad, o al menos así establecían los arquitectos que debía
hacerse, según recordó Vitrubio, para el cual las calles «deben estar orientadas en
sentido opuesto a la dirección de los vientos, a fin de que cuando soplen se quiebren
en los ángulos formados por las manzanas de las casas y, rebatidos, se dispersen»145.
Lo mismo el urbanismo renacentista, como señaló Alberti y como hemos visto
que hacían igualmente las leyes de Indias. De manera semejante los urbanistas han
tenido normalmente en cuenta la dirección de los vientos al trazar el plano de una
ciudad, y han dedicado atención a este tema en la información previa al proyecto146.
En cuanto a la topografía, se ha tenido en cuenta de forma variable. El plano
ortogonal puede imponerse sobre distintos emplazamientos topográficos: sobre
llanuras, terrazas de ríos, espacios irregulares con colinas, e incluso sobre vertientes
montañosas. En muchas ocasiones se busca algún tipo de adaptación a las
condiciones del medio, que al cambiar influye en la orientación de las calles. Dos
ejemplos de ello.
202 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Por un lado, la adaptación del plano a una península de dibujo aproximada-


mente rectangular, con calles perpendiculares a los dos lados marítimos paralelos;
el crecimiento posterior podía seguir siendo ortogonal, pero adaptándose de nuevo
a la configuración de la península. Así en Montevideo, tras la destrucción de las
murallas del frente de tierra el primer ensanche de la ciudad se trazó con un ángulo
de unos 35º respecto al plano anterior para permitir un nuevo trazado perpen-
dicular de las calles hacia los dos lados marítimos que experimentan ese giro147.
Otro caso interesante y curioso se relaciona con la localización de una ciudad
en un río de curso este-oeste, con orientación de las calles hacia los cuatro puntos
cardinales. En el margen fluvial del San Lorenzo, un río que circula ampliamente
en dirección O-E, el poblamiento tiene frecuentemente dicha orientación cardinal,
y las calles que van al río se dirigen hacia el sur. Cuando el cauce se desvía de su
curso general E-O la orientación de las calles también cambia, aunque subsiste la
costumbre general; así los habitantes de la ciudad de Montreal acostumbran a
llamar sur la dirección de las calles que se dirigen al río, aunque en realidad en ese
punto concreto van hacia el este.
Españoles e ingleses, y luego americanos del norte y del sur impusieron las
cuadrículas rígidamente sobre medios diversos, unificando situaciones complejas,
ignorando, negando u ocultando las irregularidades del terreno y neutralizando
de esa forma el medio ambiente. Durante el siglo XIX la rigidez e insensibilidad a
las condiciones del terreno pudo ser todavía mayor que en tiempos anteriores; así
se ha recordado con referencia a la política seguida por el Departamento
Topográfico de Buenos Aires en la creación de ciudades en la Pampa, especialmente
a partir de la Constitución de 1853, cuando «ni siquiera un accidente topográfico
podrá desviar las intenciones implacables de uniformidad oficial»148. Los ejemplos
que pueden citarse son numerosos, tanto en la ciudad hispanoamericana como en
la angloamericana. En muchas ciudades las calles pueden prolongarse más allá de
un río que las corta, aunque no existan puentes entre una y otra orilla (caso de
Chicago, por ejemplo) o suben y descienden las colinas de forma imperturbable,
como si éstas no existieran (Quito, San Francisco, con desniveles de hasta el 29 %).
De todas maneras, también es cierto que con alguna frecuencia pueden
introducirse asimismo variaciones en dicho trazado de la retícula. La realización
de pequeñas adaptaciones en el trazado o la adaptación a accidentes relevantes del
medio natural permite a veces escapar a la monotonía. En ocasiones un plano
ortogonal adaptado a un meandro fluvial puede transformarse en un diseño casi
radial, como ya hemos dicho que ocurre en la ciudad chilena de Chillán, a la que
ya nos hemos referido. También se pueden producir variaciones importantes hacia
el exterior por necesidad de conectar con viejos caminos o con el casco antiguo. La
retícula se adapta entonces a esas situaciones, de la misma manera que, como hemos
visto, desde la edad media se adaptó a veces al diseño de las centuriaciones romanas,
o en Estados Unidos al diseño de los townships rurales.
Puede haber adaptaciones a trazados preexistentes. En ocasiones se trata de
diseños sobreimpuestos a ciudades conquistadas, como hemos ya señalado (casos
de Ur, Babilonia, a los que pueden añadirse México, Cuzco y tantas otras). También
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 203

pueden imponerse planos ortogonales a ciudades creadas a partir de fuertes preexis-


tentes. O a partir de poblados surgidos sobre yacimientos mineros, desarrollados
espontáneamente con trazados no regulares, en relación con la disposición de los
filones, generalmente en lugares montañosos y con topografía difícil (Zacatecas,
Guanajuato, Oruro o Potosí), o sobre agrupamientos espontáneos a partir de encru-
cijadas o vías de comunicación, como en la Europa medieval o en el Brasil luso.
En todos estos casos es importante tener en cuenta las interfases o zonas de
fractura. Algunas tienen especial trascendencia. Ante todo, cuando existe conexión
de la trama ortogonal con otras anteriores (cascos antiguos, en el caso de ensanches)
o posteriores (ampliaciones más tardías). La paleópolis y la neápolis significaban
contactos de formas físicas diferentes resueltas de maneras variadas, al igual que
entre ensanches y cascos antiguos en las ciudades españolas del siglo XIX y en otras
ciudades europeas.
Rupturas y yuxtaposiciones de las retículas dibujadas con orientaciones
distintas introducen formas variadas y complejas en los planos de la ciudad.
Existen muchas situaciones de ciudades que poseen planos ortogonales cuyo
trazado general no es unitario, sino resultado de yuxtaponer planos con la misma
orientación o con orientaciones diferentes. La primera situación es resultado de la
actuación de agentes diversos (por ejemplo, diferentes propietarios) que toman
decisiones para parcelar independientemente fincas contiguas. Es el caso de algunos
ensanches de ciudades durante el siglo XIX, como el de la villa de Gràcia, junto a
Barcelona, o en la ciudad de Pelotas149. Esa yuxtaposición de proyectos indepen-
dientes promovidos por los propietarios del suelo puede dar lugar a un proceso
fragmentario que, de todas maneras, puede resultar ordenado al final si existen
ciertas condiciones favorables; como ocurrió en la villa de Gràcia, lo que es el
resultado de iniciativas adoptadas por propietarios independientes150.
El plano resultante en Gràcia es una trama en conjunto ortogonal en la que se
han establecido algunos ejes de enlace entre las diversas parcelaciones. Pero la inicia-
tiva individual del proceso explica que la alineación no sea perfecta, sino que existan
calles que no tienen continuidad, ligeras desviaciones de la alineación, manzanas
de tamaño y forma diferente (unas veces cuadradas y otras rectangulares), con
ángulos que en ocasiones se desvían ligeramente de los 90º y en algunos casos
manzanas romboidales debido a iniciativas que han adoptado otro diseño o a influ-
encias de algunas preexistencias (trazado de la red fluvial, forma de las propiedades).
El resultado podría haber sido muy diferente al diseño ortogonal de conjunto
que hoy presenta Gràcia. Si lo tiene es debido a una casi ortogonalidad previa
dibujada por la red fluvial de dirección general montaña-mar, y a los efectos que
dos mil años más tarde siguió teniendo la centuriación romana del llano de
Barcelona, de la que, como hemos dicho antes, es resto la Travessera de Gràcia y en
parte la calle Major de Gràcia, ejes a los que se adaptaron algunas parcelaciones.
Pero también por la vigilancia continua de la administración municipal sobre todo
el proceso de urbanización, a través de rectificaciones, de la apertura de calles, del
levantamiento de planos oficiales que podían tener efecto sobre el trazado y las
alineaciones, de las ordenanzas y de la dotación de infraestructuras.
204 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Otra situación diferente se produce cuando los propietarios que urbanizan


individualmente no tienen en cuenta ningún plan de conjunto, ya sea porque no
exista o ya porque lo ignoren. Un ejemplo de este resultado es el del plano de
Montevideo, configurado por parcelaciones ortogonales de orientaciones y
configuraciones muy diversas, en las que se perciben las iniciativas de los
propietarios o promotores individuales151.
En general el resultado de esas iniciativas diferentes y fragmentarias de los
propietarios da lugar a la yuxtaposición de planos ortogonales de distinta orien-
tación, a retículas con orientaciones variadas, con operaciones individuales que
pueden ser internamente coherentes pero presentan graves conflictos y problemas
de conexión en los márgenes, o una total incoherencia. Pero es evidente que la
coherencia final del plano de Gràcia resulta una excepción y tiene mucho que ver
con esas preexistencias y con la acción de la administración pública152.
Pueden haber planos ortogonales con una disposición radial respecto al núcleo
inicial. Por ejemplo, en desarrollos ochocentistas de diversos países. Como ocurre
en algunos proyectos de ensanches de ciudades españolas (el de Barcelona de Rovira
y Trías para el concurso convocado por el ayuntamiento de la ciudad) o en ciudades
norteamericanas (en el plano de Nueva Orleans de 1815, adaptado al trazado del
Mississipi en ese sector).

Las calles y plazas

No debe exagerarse la acusación de regularidad y monotonía de las tramas reti-


culares de las ciudades. El plano ortogonal presenta grandes diferencias en lo que
se refiere a las calles. Ante todo, su amplitud puede ser distinta, lo que introduce al
mismo tiempo una jerarquía en el conjunto del espacio. Pero, además, esa jerarquía
viaria puede tener otros rasgos: la existencia o no de una jerarquía viaria, con
distinción entre calles principales y secundarias, o de tráfico y de servicio para las
áreas residenciales153 (Figura 5.4).
Puede haber también adaptaciones de la estructura ortogonal a la función,
con una jerarquización que distingue entre la cuadrícula general y las adaptaciones
para estructuras comerciales o industriales, por ejemplo calles más pequeñas y
parcelas cuadradas para almacenes en sectores litorales de carácter portuario (como
se hizo por ejemplo en Filadelfia) o a manzanas más amplias para facilitar la
instalación fabril en las áreas industriales. Y el mismo diseño del plano puede verse
afectado por las condiciones económicas de la población a que se destina cada
sector de la ciudad. Así al elaborar su plan de ensanche de Madrid Carlos María de
Castro introdujo modificaciones en el diseño del plan teniendo en cuenta esa
circunstancia. Por ello en la parte de Chamberí, donde existían ya fábricas y talleres
el autor prevé que podría desarrollarse un barrio fabril y obrero y por eso cree
«que convendría dejar allí a la vía pública el ancho suficiente para su fácil e indis-
pensable aireo, pero sin exceso, a fin de que los terrenos edificables resulten a precios
económicos, disponiendo de vez en cuando plazas de formas y dimensiones
aceptables»154.
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 205

Petra Gràcia Aix-en-Provence

Buenos Aires Montpazier Bilbao

Berlín Torino Madrid

Filadelfia Bari Santiago de Chile

Trieste San Sebastián Barcelona

Aranjuez Atenas

Fig. 5.4. Diferentes posibilidades de organización del plano ortogonal


(Javier Aguilera Rojas, 1982)
206 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

También hay que aludir a la existencia o no de diagonales, y en su caso, la


forma como se entrecruzan con las calles y manzanas de la cuadrícula. La intro-
ducción de diagonales en los planos ortogonales se relaciona con los intentos de
mejorar la accesibilidad y de introducir perspectivas monumentales. Esas diagonales
pueden ser simples (como en la Diagonal y la Meridiana del ensanche de Cerdá
para Barcelona) o multiples (como se diseñaron en Washington). En el caso de
esta última ciudad, y sin duda en otras muchas, el objetivo de mejorar la conexión
y las perspectivas predomina sobre cualquier otro. Así lo afirmó Pierre Charles
L’Enfant en un informe a Georges Washington, en el que declaraba que las
diagonales no tenían solo la intención de introducir un contraste en la regularidad
ortogonal y facilitar «una mayor variedad de sitios con agradables perspectivas
como se obtendrán sobre los terrenos a que estas avenidas se dirigirán principal-
mente, sino sobre todo conectar cada parte de la ciudad (...) haciendo menor la
distancia real de un lugar a otro, dándoles reciprocidad de vista y haciéndolas así
aparentemente conectadas, para promover de esta forma un rápido poblamiento
de todo el espacio convirtiendo incluso las partes más remotas en una adición de
la principal»155. Por esa misma razón se han podido añadir dichas diagonales a un
diseño inicial que no las tenía o las tenía en número reducido –como hizo el Plan
Jaussely en Barcelona o el urbanismo de la Beautiful City en Chicago.
La misma configuración de la calle puede ser importante, es decir, la disposición
de las aceras y andenes peatonales respecto a las calzadas, concretamente, la
existencia de aceras laterales y una sola calzada central o de varias calzadas con
andenes intermedios adornados con árboles y mobiliario urbano.
Relacionado con lo anterior se encuentran las diferencias existentes en lo que
se refiere a las plazas y espacios públicos. Ante todo, la dimensión y forma de la
plaza mayor, cuando existe. En las Leyes de Indias se habla de plazas rectangulares,
porque permiten las justas y el movimiento de los caballos, aunque en realidad se
construyeron predominantemente cuadradas.
Cuando la cuadrícula tiene alguna extensión pueden aparecer otras plazas,
además de la principal. La disposición y forma de las plazas públicas en la cuadrícula
adquiere entonces una gran importancia.
En ocasiones la multiplicidad de plazas en un diseño ortogonal puede proceder
de la multiplicidad de iniciativas privadas de parcelación, cada una de las cuales
dispone una plaza que da valor al proyecto156.
El plano ortogonal permite diversas posibilidades de trazado de las plazas,
desde la simple eliminación de una o dos parcelas, hasta otras más imaginativas.
Pueden diseñarse como vacío coherente de la trama viaria, suprimiendo una o
varias manzanas, o bien en desacuerdo con ella, cuando las calles embocan axial-
mente a la plaza, o entran por las esquinas. La forma en que las calles se relacionan
con las plazas en que convergen introduce matices importantes para la organización
del espacio.
Una jerarquía de plazas existe ya desde la antigüedad. Por ejemplo a través de
la construcción de dos tipos de foros, el colonial y el de la provincia (como se hizo,
por ejemplo, en Tarraco). Las experiencias europeas de planeamiento dieron lugar
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 207

en los siglos XVII y XVIII a nuevos diseños ortogonales en los que las plazas tenían
disposiciones nuevas e imaginativas. Así se trazaron mallas ortogonales con dos
plazas relacionadas por una calle, como aparece en la fundación de Richelieu y en
la nueva población de Nancy con sus plazas relacionadas, un diseño que influyó
luego en el plano de Edimburgo de Craig, aunque el suyo es mas simétrico y rígido.
En todo caso, la idea de situar diversas plazas en un plano y relacionarlas entre sí se
había ido afirmando en la segunda mitad del siglo XVII y pasó a ser común en el
XVIII157. En los proyectos para la reconstrucción de Londres tas el incendio de 1666
se propusieron diseños con una plaza central principal y otras secundarias, los
cuales no fueron aceptados pero pudieron tener influencia en el diseño de Filadelfia
por William Penn en 1682, y en el de Savannah y otros núcleos de Georgia en las
primeras décadas del setecientos.
En la Barceloneta, donde las manzanas son muy estrechas y alargadas, la plaza
se define con un diseño imaginativo, girando perpendicularmente dos manzanas
para definir el espacio central.
Según el tipo de edificios que les rodea las plazas pueden ser con edificios
civiles (como la plaza mayor española, de carácter esencialmente municipal), civiles
y religiosos (como en la plaza mayor de las ciudades hispanoamericanas), residen-
ciales (como en las plazas londinenses y de muchas ciudades norteamericanas),
con edificios comerciales y mercados (que pueden ser también construidos en el
centro), militares (en el caso de plazas con cuarteles) y mixtas. Las funciones de las
plazas también pueden ser diversas, para espectáculos, para actividades comerciales,
para ocio.
En relación con todo ello el espacio interior de la plaza puede estar más o
menos definido con el uso de verjas, setos, columnas, y tener en su interior estatuas
o fuentes. Lo que ha cambiado a lo largo del tiempo.
El ideal ilustrado, todavía vigente a mediados del XIX era bien claro. Manuel
Fornés y Gurrea en su Álbum de proyectos originales de arquitectura (1846) dedica
amplia atención a las plazas mayores, a las que relaciona explícitamente con los
foros romanos y las plazas españolas. Su exposición ofrece un buen panorama de
los ideales neoclásicos.
Según Fornés en España estas plazas están «destinadas también o a mercados
o a sitios donde se reúne el pueblo en sus solemnidades y fiestas, prestando el
desahogo necesario para millares de personas. En ellas pueden estar los edificios
públicos de uso común, como son casas de ayuntamientos, bolsas, lonjas, tribunales
de repeso, guardia principal y salidas a otras plazas más pequeñas o calles más
principales. En su centro será muy conveniente, siendo el sitio a propósito, poner
una fuente que recuerde continuamente la perfección del arte, y otras en las demás
plazas, para la limpieza y uso común de los vecinos»158.
El diseño de la plaza, según el mismo autor, ha de ser cuidado y noble: «la
plaza será un pórtico corrido por sus cuatro caras, con magníficas puertas para la
entrada a las calles contiguas o de salidas, donde podrán estar todas las tiendas,
quincallas y cuanto de lujo pueda contener, prestando los pórticos la gran como-
didad de estar al abrigo de las lluvias, sol y otras incomodidades». Fornés recomien-
208 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

da también otras cuatro plazas menores en los cuatro extremos, dedicadas a


«comestibles, carnes y pescados (...) con fuentes en medio de ellas para la limpieza».
La comodidad de una plaza mayor consistirá en su proporcionada capacidad
al vecindario de la capital, que esté en el centro, que a ella concurran las calles más
principales» y que tanto el vecino como el forastero puedan encontrar cuanto
necesiten en las tiendas que habrá en ellas». Ha de tener empedrado, aceras espa-
ciosas, desagüe para las lluvias, y uso de la piedra en sus edificios:
Deberán ser de piedra los cuerpos centrales avanzados y decoraciones de los frentes
de las calles, pisos y gradas de los pórticos; la demás obra podrá construirse de ladrillo y
buena mezcla de cal y arena, exceptuando los adornos de estatuas, jeroglíficos y lápidas
que embellezcan la decoración, como igualmente las fuentes, que también serán de piedra.
La hermosura debe consistir en dar a estas plazas la mayor exactitud posible, bien en
los edificios particulares que se construyan en ellas, que deberán estar estrictamente
arreglados al plan general de la plaza, bien en los públicos como casas de ayuntamientos,
lonjas, bolsas principales y otros que pueda haber (...) Que su lucimiento exterior tenga
unas mismas tintas, guardando el orden necesario en todo lo que se haga159.

Las manzanas y las parcelas

En el plano ortogonal las manzanas pueden tener, ya lo hemos dicho, formas


cuadradas o rectangulares, y pueden ser diferentes también en tamaño.
En el urbanismo antiguo las manzanas alargadas se han considerado de
tradición helenística, y en el caso de Italia los diseños que las emplean más antiguos
que los que tienden hacia el cuadrado160. Posteriormente se han utilizado unos y
otros tipos de manzanas, sin que parezca haber ninguna razón clara para la elección
de uno u otro, aunque tiende a considerarse más perfecto el tipo cuadrado. En
algunos casos, especialmente en el urbanismo de tradición británica, pueden
coexistir las formas cuadradas y rectangulares ya que si el trazado viario establece
un diseño general cuadrado, esos espacios se subdividen luego en dos manzanas
rectangulares separados por una estrecha vía de servicio.
El diseño ortogonal permite igualmente combinar el tamaño de las manzanas,
que no han de ser necesariamente uniformes. Ejemplo de ello son las bastidas
medievales y los núcleos fundados en la Europa oriental, de las que ya hemos
hablado, con manzanas frecuentemente de diferente extensión.
Al debatir el problema Ildefonso Cerdá consideró que las manzanas rectangu-
lares tienen el inconveniente de que el recorrido es más cómodo en el sentido del
lado mayor «por tener que cruzar menos número de pasos de nivel que siempre
son incómodos y peligrosos para el transeúnte»161. Por ello adoptó la manzana
cuadrada que, según él, tenía «la inestimable ventaja de no crear odiosas preferencias
artificiales, distribuyendo con entera igualdad y perfecta justicia entre todas ellas y
entre todas las manzanas que las limitan los beneficios de la viabilidad y la edifi-
cación»162.
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 209

En cuanto al tamaño, pueden existir también diferencias destacables. En las


ciudades romanas las manzanas eran al principio más pequeñas, ampliándose
posteriormente163. A lo largo de la historia se encuentran tamaños muy variados,
con una tendencia a que sean mayores en las grandes ciudades y en los diseños
más cuidados y monumentales, mientras que la manzana pequeña va más ligada a
núcleos reducidos, a calles estrechas y a un mayor aprovechamiento del espacio.
Antes de decidir el tamaño de las manzanas de sus ensanches, Ildefonso Cerdá
investigó el de otras ciudades. En su Teoría de la construcción de la ciudad muestra
que en las manzanas cuadradas de varias ciudades el lado de ésta alcanzaba muchas
veces una longitud superior a 100 m en grandes ciudades (en New Orleans,
Filadelfia, Buenos Aires) mientras que en otras más reducidas era inferior a dicho
tamaño. Por su parte eligió la dimensión de 113 m de lado. Estimaba que aunque
la altura máxima de las casas sería de 20 m, en realidad al ser el ensanche ilimitado
no superarían las tres plantas (dos pisos sobre el del nivel de la calle). En su interior
habría jardines. Son manzanas abiertas «que hacen desaparecer con la variedad de
sus combinaciones y de sus jardines la monotonía que por lo general acompaña a
todas las ciudades construidas por el sistema cuadriculado»; y además con ese
tamaño de la manzana no sería excesiva la distancia entre calle y calle, para la
comodidad de los transeúntes164.
Puede variar asimismo la relación de tamaño de las manzanas y el espacio
dedicado a calles, la edificabilidad de las manzanas, la disposición de las fachadas
de las casas respecto a las vías públicas, la configuración de las esquinas. Las
manzanas que acaban en ángulo recto son más fáciles de dividir y de construir
edificios con habitaciones rectas y, por tanto, con viviendas más fáciles de vender.
Eso hace valorar más la innovación de los chaflanes de Cerdá, y permite entender
los problemas de división de las parecelas resultantes de dicha innovación y la
diversidad de soluciones adoptadas.
En el interior de las manzanas las parcelas pueden tener diferentes configu-
raciones. Especialmente es importante la distinción entre dos tipos de situaciones:
por un lado, aquella en que la parcelación primitiva no existe o ha sido arrasada
por la imposición de la cuadrícula; por otro, aquella en la que la parcelación
preexistente a la malla se ha mantenido, aunque sea parcialmente.
El primer caso es el normal en la creación de ciudades nuevas por un pueblo
conquistador, o en tierras nuevas. El planificador tiene entonces plena libertad
para diseñar la trama, las manzanas y el parcelario.
En esas creaciones nuevas la parcelación de las manzanas puede ser uniforme
o no. Si la uniformidad es total muestra una tendencia al igualitarismo o un diseño
para clases del mismo nivel de rentas. Se trata de un diseño frecuente en las creacio-
nes de núcleos de colonización o industriales (por ejemplo en los creados durante
el XIX por compañías de ferrocarril). La heterogeneidad, especialmente si está fuerte-
mente vinculada a áreas distintas de la ciudad (por ejemplo, barrios con parcelas
mayores que en otros) generalmente refleja una estrategia de división social: las
áreas con parcelas mayores serían para las clases de más altos niveles de renta.
210 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Pero también puede haber parcelaciones distintas en relación con usos del
suelo diferentes. Así, por ejemplo, parcelas más pequeñas para tiendas, mayores
para viviendas unifamiliares y extensas para la industria, como se ve en muchos
planos de ciudades norteamericanas diseñadas en el siglo XIX165.
La existencia de una parcelación irregular en el interior de manzanas de un
plano ortogonal se relaciona con la estructura rural preexistente. Es lo que sucedió
en los ensanches de ciudades españolas durante el siglo XIX. En ese caso puede ser
necesario realizar adaptaciones para compensar a los propietarios afectados por el
trazado de viales (Figura 12.2, pág. 452).
Las oposiciones al ensanche de Cerdá en Barcelona muestran las dificultades
de superponer un plano geométrico sobre un trazado de propiedad privada con
límites irregulares, procedentes de la evolución histórica. Cerdá reconocía que «el
plano de una ciudad en proyecto considerado con relación a la propiedad territorial
puede estar concebido de manera que las alineaciones y longitudes de las calles se
hallen subordinadas estrictamente a los límites perimetrales de las propiedades»,
pero que «el resultado sería un trazado anárquico y laberíntico como el de la
propiedad». Frente a ello podía imponerse un trazado de acuerdo con lo que «el
bien general exija y la sana razón aconseje», tal como él hizo en su proyecto166.
En este caso, naturalmente, la configuración de las parcelas preexistentes y su
persistencia o desaparición al construir el nuevo plano –en el caso de que
sobrevivan, total o parcialmente– los mecanismos de reparcelación, si se usaron,
la realización de pequeñas adaptaciones en la forma o tamaño de las manzanas
para adaptarlas a determinadas estructuras preexistentes de la propiedad o de la
construcción previa, todo ello puede afectar al diseño final que se realiza; por
ejemplo, en el caso del ensanche de Barcelona no todas las manzanas son
exactamente del mismo tamaño, como se observa si se examina con atención la
parte central del mismo (Figura 12.3, pág. 453).
Conviene tener en cuenta asimismo que el diseño teórico de la parcelación del
plano inicial no siempre se respeta, ya que desde el momento en que se realiza
hasta que se construye puede haber transferencias de propiedad, con divisiones o
agrupaciones de parcelas. Sabemos que así ocurrió en muchos ensanches durante
el siglo XIX.
Finalmente, y de manera general, es también importante la proporción de
espacios públicos y espacio privado que se prevé en el plano.

La edificación

La misma cuadrícula permite diferentes posibilidades de edificación, a mayor o


menor altura, y diferentes tipologías edilicias.
Las manzanas pueden ser edificadas con edificios aislados y con las fachadas
alineadas o no a la calle, o bien perimetralmente en toda su extensión, dejando las
áreas interiores dedicadas a patios y huertos. En general la edificación perimetral
completa solo se alcanza en fases avanzadas de la evolución. En algunas ciudades
hispanoamericanas la primera división en época fundacional era en cuartos de
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 211

manzana, y solo más tarde se dio una subdivisión progresiva. Como es sabido, en
el caso del Ensanche de Barcelona planeado por Cerdá, la manzana no estaba
edificada en todo su perímetro, lo que solo ocurrió por las presiones de los
propietarios. Igual ocurrió durante el siglo XIX en numerosas ciudades americanas,
cuyos planos muestran progresivamente el paso de edificios aislados a frentes
continuos de edificación.
En algunos casos, pueden darse también procesos de compactación del interior
de la manzana, con accesos a través de pasillos, callejones o servidumbres de paso
de los edificios que dan a la calle. Algo que es fácil de observar en los ensanches de
las ciudades españolas.
El tipo de edificios depende, ante todo, del grupo social a que se dirige la
urbanización. En algunos planos ortogonales de la antigüedad que nos han sido
reconstruidos por los arqueólogos existen viviendas minúsculas. Se trata, por
ejemplo en el antiguo Egipto, de poblados para obreros que construían una pirá-
mide o de barrios para artesanos o grupos populares en general. Pero también
conocemos planos de ciudades griegas y romanas con manzanas divididas en
grandes parcelas para viviendas unifamiliares de personas ricas, cada una de las
cuales posee diferentes patios y habitaciones.
En la ciudad romana o en la hispanoamericana la vivienda alojaba a la familia
extensa, núcleos básicos y secundarios de parentesco, compadres, criados y esclavos.
Podía haber también actividad comercial en algunas habitaciones hacia la calle, y
tareas artesanales en locales de criados y esclavos. Como es sabido, en la ciudad
preindustrial la actividad residencial y económica estaban generalmente unidas.
Ello se refleja no solo en la existencia de la la llamada «casa artesana», que era a la
vez vivienda y taller, sino también en el hecho de que bastantes casonas y palacios
de la burguesía podían dedicar algunas habitaciones al negocio, o incluso alquilarlas
a artesanos, como sabemos que ocurría ya en la Roma clásica.
Las viviendas de las clases altas se situaban en la parte central de la ciudad, con
sus fachadas decoradas, y a veces con edificios «de altos». Durante mucho tiempo
se usaron sistemas constructivos simples para la casa, utilizando los materiales
disponibles. Uso de tapial, adobe, ladrillo, y también madera y entramado de pajas
y ramas. Hay así una evolución en los elementos constructivos, desde los iniciales,
casi efímeros, hasta los edificios de cantería mas tarde. En muchas ciudades –por
ejemplo, en las ciudades americanas durante la edad moderna– ocurrió lo que
Tomás Moro nos cuenta que sucedió en Amaurota y en otras ciudades de la isla de
Utopía: «las habitaciones eran en los primeros tiempos humildes y hechas a modo
de cabañas y chozas, construidas de cualquier modo con maderas y de paredes
revocadas de barro y techos en punta, cubiertos de haces de paja»; solo más tarde
pasaron a tener «tres pisos de techo plano, las paredes exteriores son de piedra, de
yeso o de ladrillo»167. Las tejas van dominando desde el siglo XVII, por el temor al
fuego, a la vez que va aumentando el uso de balcones y ventanas con rejas. En ese
contexto las grandes operaciones urbanísticas de fundación unitaria de una ciudad
con edificios en piedra o ladrillo (caso de San Petersburgo o la new town de
Edimburgo en el siglo XVIII) debe ser valorado como algo de gran importancia,
212 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

aunque iba unida normalmente a una jerarquización del espacio y de las viviendas,
según las clases sociales a que se destinaban.
En la época contemporánea esas diferencias sociales en las viviendas de planos
ortogonales son similares, con el añadido de que la altura de los edificios que se
construyen se fija en relación con la anchura de las calles. De todas maneras ha
podido haber cambios en esa normativa o en la permisividad respecto a los propie-
tarios y a su deseo de obtener el máximo beneficio elevando la altura de los edificios.
Si en las cuadrículas de las ciudades antiguas y modernas hasta el siglo XVIII
dominaban los edificios de casas bajas, desde ese siglo empiezan ya a aparecer los
de cuatro y cinco plantas y desde la segunda mitad del siglo XIX también pueden
construirse rascacielos –cuya aparición, por cierto, ya se había insinuado en la
Roma clásica con edificios de hasta 30 m de altura168.
La aparición del rascacielos constituye una importante novedad. Sennett ha
señalado que mientras «en el siglo XIX la cuadrícula se aplica en sentido horizontal;
en siglo XX en el vertical». Algo parecido observó Le Corbusier, cuando se refiere
elogiosamente a la «actitud ortogonal del plan de hormigón» del edificio moderno,
con sus pilares horizontales y sus vigas verticales, con su pureza y su rectitud169.
Esa valoración de la línea recta y la ortogonalidad de los edificios en altura, común
a otros arquitectos racionalistas, se refleja en las propuestas de rascacielos y, en el
caso de Le Corbusier en sus inmeubles-villas (de 1922) con bloques que poseen
diversas posibilidades de ordenación, en forma de ficha de dominó (tipología a la
que llamó Domino).

Los agentes y la iniciativa del diseño y la construcción

Los elementos morfológicos citados hasta ahora se configuran por la acción de


agentes sociales que intervienen en la construcción de la ciudad. Ante todo, es
importante la iniciativa en el diseño del plano, y especialmente la distinción entre
iniciativa pública y privada.
En el caso de la iniciativa pública, gubernamental, es más fácil que aparezca la
centralidad como espacio simbólico y físico del poder (casas de gobierno, iglesia,
ayuntamiento, tribunal de justicia). Pero también puede haber estrategias de loca-
lización periférica del poder (caso, tal vez de algunas ciudades inglesas en América,
en las que la casa del gobernador no tiene una posición central). También es posible
pensar en una ciudad ortogonal con un centro puramente social o econó-mico
pero donde el poder efectivo se localiza en otro lugar, por ejemplo en una ciudadela
o alcazaba lateral, como ocurre con la localización del pretorium romano o de la
alcazabas y fortalezas de muchas ciudades islámicas o cristianas medievales.
La iniciativa privada también ha diseñado y construido planos ortogonales.
Por ejemplo, el caso de las ciudades de iniciativa privada de EEUU. Tal vez aquí
–más que en las diferencias entre la ética protestante y la católica– pueda radicar
algunas de las diferencias observables entre las ciudades de la América inglesa y la
española; la mayor centralidad existente en las hispanas es el resultado de un diseño
gubernamental planificado, mientras que en los planos de iniciativa privada los
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 213

elementos simbólicos del poder y la religión no tienen una presencia tan


significativa.
Hay que tener en cuenta también los agentes que intervienen en el planeamiento
y en la construcción, y en concreto el papel de los agentes privados y de los agentes
públicos y sus efectos, así como el de la legislación general, de las ordenanzas
municipales, de las intervenciones de los propietarios del suelo, de las compañías
privadas (empresas industriales, sociedades de ferrocarriles, etc.).
La forma como se construye el plano tiene clara incidencia en el mercado del
suelo. La oposición al ensanche Cerdá tenía que ver –como hemos dicho– con el
lanzamiento al mercado de una elevada superficie de suelo, lo que tenía el peligro
de abaratar excesivamente los precios. En relación con ello, es también importante
si se construye la trama durante un periodo largo de tiempo o si se edifica de
golpe, lo que puede afectar igualmente a los precios.
La disposición de los edificios de viviendas y equipamientos en las manzanas
de un plano ortogonal ofrece muchas más posibilidades de las que se imaginan a
primera vista. Las diversas formas de construcción de los mercados y otros edificios
públicos en los ensanches españoles son una prueba de ello. Sobre una manzana
cuadrada o rectangular son numerosas las posibles disposiciones de edificios com-
pactos o aislados, unifamiliares o en bloques y éstos con figuras geométricas dife-
rentes. Las ordenanzas municipales estableciendo las alturas de los edificios contri-
buyen asimismo de forma decisiva a la configuración final del tejido urbano: en el
ensanche de Barcelona, donde se había llegado a construir hasta diez plantas, el plan
de 1974 limitó la altura a cinco, con la consiguiente mejora general de la densidad.
Las ventajas del plano ortogonal explican que en ocasiones se haya llegado a él
a partir de otros concebidos originalmente con un trazado muy distinto. Tenemos
de ello numerosos ejemplos en EEUU durante el siglo XIX. El más significativo es el
de Detroit, donde el plano diseñado por A.B. Woodward para la reconstrucción de
la ciudad tras el incendio de 1805 estaba constituido por múltiples estructuras
radioconcéntricas pero acabó convirtiéndose en un plano con parcelas rectan-
gulares, más fáciles de trazar y de vender, y finalmente en una cuadrícula170. Lo
mismo ocurrió en ciudades más pequeñas como Circleville, en Ohio, cuyo nombre
alude a la forma del plano original (1810) y que acabó edificándose con un trazado
estrictamente ortogonal, en una especie de «cuadratura del círculo»171.

Organización social y plano ortogonal

La uniformidad geométrica del diseño ortogonal puede ir unida a una hetero-


geneidad social. De hecho, en la mayoría de las ciudades de traza ortogonal esa
heterogeneidad existe, generalmente en forma de un gradiente desde el centro a la
periferia, el cual se ha podido ver afectado a partir del siglo XIX con la huida de las
clases adineradas del centro urbano y su desplazamiento a la periferia. El caso de
la ciudad hispanoamericana, morfológicamente uniforme y socialmente segregada,
puede ser significativo de esa heterogenidad social de tipo tradicional, que se da
también en otras muchas.
214 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

En esas ciudades los conquistadores y los españoles ricos se situaban en el


centro, mientras que los pobres y los indígenas en el exterior, según nos cuenta
Bernal Diaz del Castillo que se hizo en Tenochtitlan convertida en capital de Nueva
España. Ya hemos hablado de la ocupación más densa en el centro, con casas más
suntuosas, y más débil en las parcelas de la periferia, en donde insensiblemente se
iba pasando a los usos industriales y agrarios. Desde el punto de vista social la
ciudad hispanoamericana se caracterizaba por ser una sociedad estratificada, un
mundo de contrastes. La distribución de la población estaba segregada, de acuerdo
con la estratificación y segregación social dominante. Conquistadores y vecinos
prominentes en el centro, en torno a la plaza mayor; pobres hacia la periferia; lo
cual aparece ya en los repartimientos iniciales, cuando las autoridades reales o el
cabildo repartieron los solares urbanos y las peonías y caballerías rurales mediante
‘mercedes’: en la parte central los conquistadores y personas de mayor categoría, y
luego los otros habitantes en una gradación social hacia la periferia. Los solares
habían de cercarse y los de la ciudad edificarse; los beneficiarios debían residir
cuatro o cinco años antes de tener el suelo en propiedad.
Un caso significativo puede ser Santiago de los Caballeros de Guatemala,
fundada por primera vez en 1523, y refundada en 1542, que fue desde el siglo XVI la
ciudad más importante de todo el istmo centroamericano. Los barrios de indios
constituían un cinturón que rodeaba la ciudad, y allí se instalaron también blancos
pobres, negros y mestizos, constituyéndose un colectivo multirracial heterogéneo
que es «el origen del batallón de pobres que ha sobrevivido a lo largo de la historia
dentro de los límites de la ciudad»172. La ciudad se constituyó como un centro
ordenado y un anillo periférico (‘extramuros’, aunque no había muralla) formado
por casas pobres de adobe, pajón y madera, en contraste con el centro blanco con
casas de fábrica. Lás áreas de carácter más insalubre, alejadas de las vías de acceso
... se convertían en áreas populares. Así sucedía también en Caracas, en la zona
occidental de la ciudad en el río Caroata, desde el XVII hasta hoy. En Buenos Aires,
viviendas de las clases altas al sur de la plaza mayor, mientras las rancherías al
oeste, en la zona de máximo crecimiento. En Lima el suburbio extramuros de San
Lázaro, al norte del Rímac era típicamente un lugar de residencia de la clase baja173.
Esa segregación que era al principio no solo social sino, esencialmente, racial,
se mantuvo en los siglos siguientes, aunque fue transformándose cada vez más en
social, y tras la independencia pudo incluso incrementarse174.
Efectivamente, esa larga tradicion del centro para los ricos se mantuvo durante
buena parte del XIX. A pesar de los cambios políticos y sociales de la independencia
el centro de las ciudades hispanoamericanas siguió, en general desempeñando un
papel semejante, ya que las familias más ricas y los miembros de las profesiones
liberales y el comercio se siguen instalando cerca de la plaza mayor175. Sólo a finales
del XIX, consolidado ya el régimen liberal y el desarrollo económico del que Halperin
llama orden neocolonial, se producen algunos cambios, con la construcción de
«colonias» para los ricos en la periferia176. Aún así el centro nunca perdería su
prestigio y solo muy recientemente, y parcialmente se ha ido deteriorando (lo que
en las ciudades norteamericanas se produjo mucho antes)177.
LA TRAMA ORTOGONAL Y SU DIFUSIÓN 215

Se ha pretendido a veces que el plano reticular es igualitario y va unido a la


sociedad democrática. Así D. Stanislawski contrapuso, por un lado, la ciudad aristo-
crática y barroca, con su preocupación por los palacios, las grandes iglesias y las
perspectivas; y, por otro, la ciudad igualitaria y democrática norteamericana de
trazado rigurosamente ortogonal178. Pero por lo que se ha dicho en este capítulo,
ya se ve que es una tesis insostenible, puesto que el plano ortogonal se ha utilizado
en diversas situaciones políticas y sociales. Su utilización no va unida a la demo-
cracia sino a la división y valoración económica del terreno. Desde luego, bajo el
sistema capitalista esa distribución del terreno demostró todas sus potencialidades.
La cuadrícula permite también un fácil sistema numérico de identificación de
las calles. La distinción entre calles y carreras y la identificación de unas y otras
con números, como se hace en ciudades iberoamericanas (por ejemplo, en Bogotá
y otras ciudades colombianas), sería la expresión de estas posibilidades que pueden
relacionarse además con el igualitarismo y la democracia, tal como se ha hecho
también con referencia a las ciudades norteamericanas, pero también, al mismo
tiempo, con el uso de mecanismos de control social.
NOTAS AL CAPÍTULO 5
1 Como los suelos estructurados de origen 1ª parte.
periglaciar, que dan lugar a figuras geo- 20 Reproducciones de este plano en
métricas diversas (circulares, ovaladas, Hamblin 1975, pág. 8-9.
hexagonales), Gómez Ortiz 1993 y 21 Sobre la difusión del plano ortogonal en
Gómez Ortiz y Franch 1997. Asia oriental, Yonekura 1959.
2 La misma forma inscrita en un diferente 22 Sobre ello Margolies, Luise y Gasparini,
sistema de coordenadas da lugar a resul- Graziano: «Los establecimientos urbanos
tados diferentes, según D’Arcy Thomp- incaicos», en Hardoy, Morse y Schaedel
son (On growth and form, Cambridge, ed. 1978, págs. 159-196.
1961) cit. por Harvey (1969) ed. 1983, 23 Fig. 3.21, Morris (1974) 1992, pág. 77
págs. 216-217. 24 Morris (1974) 1992, pág. 78.
3 Vitrubio libro VI, tal como recuerda 25 Así ocurre en San Juan, Argentina,
Clarence J. Glacken en su espléndido libro Roitmam 1996, pág. 55.
sobre «Naturaleza y cultura en el pensa- 26 Seta 1986, pág. 6.
miento occidental», que lleva precisa- 27 Banks, 1990.
mente ese título Huellas en la playa de 28 Braunfels (1976) 1983, pág. 33.
Rodas (1996). 29 Véase Morris 1992, pág. 180, fig. 6.21,
4 Véase capítulo 3, pág. 103. 7.11 y 12, pág. 180 y 310.
5 Sobre ello Rykwert 1976. 30 Tatjer 1974. Una tipología que se
6 Platón Las leyes 745 a-746 c; la dispo- mantiene posteriormente y llega hasta el
sición de la ciudad en 778. siglo XX; por ejemplo, en el barrio Obispo
7 Serjeant (ed.), 1980, cap. 5 «El trazado Laplana en Cuenca, de 500 viviendas en
físico», por Nikita Elisseeff; Schonauer los años 1950, Troitiño 1984, pág. 506.
1984, García-Bellido 1999, págs. 938-39. 31 Youngson (1966) ed. 1975.
8 Goycoolea Prado 1995. 32 Capítulo 12.
9 Navarro Segura 1999; la tesis resulta muy 33 Por Etta Saunders, de la University of
sugestiva, aunque, a falta de documentos, Mayland School of Architecture: «New
la argumentación geométrica que realiza insights on ancient Greek urbanism: the
no acaba de convencer al lector. gridded citty plans of early colonies in
10 Goycoolea Prado 1995, pág. 36. Southern Italy and Sicily» (comuni-
11 Esto hacía especialmente interesante el cación de H-Net, 4.V.1999).
caso de Madrigal de las Altas Torres, que 34 Capítulo 3.
en un plano del Atlas de Coello aparecía 35 Rykwert 1976, pág. 94.
con un perímetro circular perfecto; pero 36 Vitrubio ed. 1970, libro I, capítulo V («De
Francisco Quirós ha demostrado que se la elección de los lugares sanos»).
trata de una representación falsa. 37 Es el caso de la Florentia romana, Fanelli
12 Stanislawski 1946. 1997, p. 2.
13 Capel 1973, con la bibliografía básica 38 Morris 1992, pág. 78; Morris alude
sobre el tema. también a la contraposición irregular-
14 Capítulo 3, pág. 99. regular en Roma, pág. 58.
15 M.R.G. Conzen 1968, H.J. Dyos (ed.) 39 García y Bellido 1985.
1968, reimp. 1976. 40 Véase sobre ello Lavedan 1926, Benevolo
16 Es el caso de los planos de Lodlow, y 1975-77 y 1977, Morris 1992, González
Conway, analizados por Conzen 1968. Román 1997.
17 Morris (1974) 1992, pág. 30. 41 Alvarez Martínez 1993, págs. 130-133.
18 Hamblin 1975, cap. 6 «Refinamiento en 42 Martín-Bueno 1993, pág. 112.
Mohenjo Daro». 43 Martín-Bueno 1993, pág. 117.
19 Sobre todo ello, Taton (dir.) 1971, vol. I, 44 Granados 1990.
NOTAS AL CAPÍTULO 5 217

45 Para ello, según González Jiménez (1987, 58 Álvarez Martínez 1993, pág. 135.
pág. 697) se trazó una cruz imaginaria, 59 Figs. de Fanelli 2, 4 y 133; cap. I y págs.
cuyos puntos extremos serían las iglesias 14 y 36.
de Santa Cruz (cabecera), San Juan 60 Sobre todo ello Lopes Pegna, M. Firenze
(brazo derecho), Santa María (brazo dalle origine all Medioevo, 1962, cit. por
izquierdo) y Santa Bárbara (pie). Fanelli 1997, p. 4-5, 251-252, 14-17, 63-
46 Capítulo 1, pág. 21. 64.
47 Fanelli 1997, pag 16. 61 Vale la pena recordar que otras estructu-
48 Braunfels (1976) 1983, págs. 19-39. ras romanas tuvieron también influencia
49 Algunos datos sobre ciudades galas, en la configuración de la red de caminos
germanas o hispanas en Torres Balbás s.f., medieval, convertidos luego en calles. Se
I, 27. trata, además de las vías ya señaladas del
50 Torres Balbás s.f., vol. I, pág. 18. camino de Barcino a Baetulo (Badalona),
51 Es lo que ocurrió en Florencia con la el camino a Octavianum (Sant Cugat del
actividad de las sociedades nobiliarias Vallés) o hacia donde hoy se encuentra
que construyeron torres (Fanelli 1997, Horta, siguiendo un camino ya existente
págs. 20-21). por el Coll.
52 Ejemplos gráficos en Fanelli 1997, pág. 62 Estudiada por E. Ariño 1991.
4, Caniggia y Maffei 1995, Seta, 1986. 63 Palet 1997, pág. 12.
53 Lopes Pegna, M. Firenze dalle origine all 64 Significativamente, en latín el sustantivo
Medioevo, Firenze, 1962. Cit por Fanelli limes –itis es a la vez límite y sendero o
1997, p. 5. senda entre dos campos.
54 La unidad de longitud para las medidas 65 Para todo lo correspondiente a este
agrarias de longitud era la pertica, que apartado se sigue fielmente el trabajo de
tenía 10 pies y el actus vorsus equivalente Yonekura 1959.
a 12 perticae, o sea 120 pies. En las 66 Duby ed. 1999, una útil síntesis reciente
medidas de superficie la unidad era el pes en Asenjo González 1996.
quadratus (equivalente a 0’0874 m); el 67 Es el período de las sauvetés, ver Lavedan
actus tenía 14.400 pies, el iugerum y Hugueney 1974, pág. 61 ss.
(yugada) 28.800 pies, el heredium 2 iugera 68 Datos y planos en Dickinson 1953 y
(50’364 áreas) y la centuria, como hemos Gutkind 1964 (vol. 1 Urban Development
dicho, 100 heredia o 200 yugadas (50’364 in Central Europe).
hectáreas). En algunas regiones, y según 69 Dickinson 1953, pág. 167 ss.; Carter 1983,
las épocas estas equivalencias podían pág. 46 y ss.
experimentar cambios, como veremos 70 Según Conzen 1968 y 1988.
más adelante. Sobre los geómetras y 71 Lacarra 1959.
agrimensores romanos Chouquer & 72 Como Grañón y Redecilla del Camino,
Favory 1992. cerca de Santo Domingo de la Calzada,
55 Ver Bradford 1975, Clevel-Lévêque 1983, estudiados por Passini 1986.
Camaiora 1983-84, Chouquer y otros 73 Maravall (1969) 1983.
1987, Misurare 1983-89; algunas figuras 74 Sambricio 1991.
de centuriaciones en la región de Emilia 75 Como en Rusia, donde se usa en Odessa,
en Benevolo (1975) 1977, vol. II, págs. 1794; véase Lavedan 1952.
225-227. 76 Capel y Tatjer 1975.
56 Estudios 1974; la obra fue coordinada por 77 Youngson (1966) 1975.
Antonio López Gómez y Vicente Roselló 78 Lapresa Molina 1979, Barea Ferrer 1992.
Verger, y se inicia con un excelente 79 En Solano 1980.
estudio de este último sobre «El catastro 80 La Leyes de Indias toman a veces casi
romano en la España del este y del sur». literalmente las ideas de la obra de santo
57 Ariño, cit. por Martín-Bueno 1993, pág. Tomás, Guarda (1965). La obra de Tomás
114. de Aquino fue traducida al castellano en
218 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

1624 por Alfonso Ordóñez de Seijas. 95 Por ejemplo la excelente obra de John W.
Sobre la elaboración de este cuerpo legal Reps (1965) 1992, caps. 4 a 8.
y su dimensión urbanística Guarda 1965 96 Reeps (1965) 1992, pág. 185.
y Solano 1987. 97 Reps (1965) 1992, cap. 7 («Colonial
81 Influencia estudiada por Hardoy 1975. towns of Carolina and Georgia»).
82 Tovar y Teresa 1987; en esta obra se repro- 98 Capítulo 12, págs. 448 y ss.
duce la edición de Alberti publicada en 99 Canales Martínez 1995 (en particular, el
Paris en 1512 y los testimonios autógrafos cap. III, «Ciudad y territorio»).
que muestran que «este libro es del virrey 100 Lavedan (1952), vol. III.
D. Antonio de Mendoza» (al comienzo) 101 Reps (1965) 1992, caps. 9 a 17.
y «se leyó en el mes de junio de 1539», 102 Hernández Gurruchaga, Olave Faría y
así como varias páginas subrayadas por Reyes Coca 1992.
el virrey con normas que habían de 103 Paula 1987.
aplicarse en la construcción de la nueva 104 Randle 1977.
capital de México. 105 Randle 1977, pág. 49 y 50.
83 Sobre todo ello, Antonio Bonet Correa 106 Aprile-Gniset 1992, vol. II.
1993, y Antonio Bonet Correa (dir.), 107 Salgueiro 1997, pág. 166 y, en lo que se
Bibliografía de Arquitectura, Ingeniería y refiere a la obra de Aarão Reis, todo el
Urbanismo en España, 1498-1880. capítulo 5.
84 Solano, Francisco de: «Proceso funda- 108 J.N.L. Durand 1802-1905, ed. 1981.
cional y perfiles de las ciudades hispano- 109 Salgueiro 1997, cap. 5, y anexo 3, oficio
americanas», en Solano 1990, págs. 17- de 23.III.1895 presentando al gobierno
34. Datos por ciudades y audiencias en las plantas de Belo Horizonte, por Aarão
Solano 1990, pág. 51-57. Reis.
85 Sobre estas reacomodaciones forzosas de 110 Lavedan 1952, vol. III.
indígenas, Solano 1976, Borah 1978, 111 Lavedan 1952.
Zamora Acosta 1989. 112 Williams 1966 y 1990.
86 Menegus Bornemann 1989. 113 El proceso ha sido contado por Reps
87 Ver Capel 1989 («Ideología y ciencia en (1965) 1992, págs. 214-217 («The conti-
los debates sobre la población ameri- nental checkboard of the Continental
cana»). Congress»); y por Thrower 1972.
88 Como lo ha denominado George A. 114 Meynier 1970, págs. 42-43; Reps (1965)
Kubler, en Solano (Coord.) 1985. 1992; otros ejemplos en Schwartz 1961,
89 Leyes de Indias, libro IV, título V, ley X. págs. 158 ss.
90 Véase Sala Catalá, Prólogo de H. Capel 115 Tomás Moro, Utopía, libro II, cap. 2 («De
(reproducido en Scripta Vetera, http:// las ciudades de Utopía y especialmente
www.ub.es/geocritica/sala.htm) de Amaurota»).
91 Sobre la ciudad hispanoamericana puede 116 En los Elementos de matemáticas, t. IX,
verse Hardoy 1978, Guarda 1978 y 1991, Arquitectura civil y arquitectura hidráulica
Bonet 1985, Alomar 1987, Ortiz de la (Madrid 1783).
Tabla 1989, Solano 1990. 117 En el Raport au comité de l’Association
92 Ejemplo, Corrientes, en Argentina: pour le soulagement des classes défavorisées
Muscar, Iglesias y Foschiatti 1992. employées dans l’industrie, 1817; en
93 Eulalia Ribera 1998. Choay 1970, págs. 114-117.
94 Para Quebec, Reps (1965), ed. 1992, 118 Etienne Cabet, Voyage et aventures de lord
figuras 37 y 39, y todo el capítulo 3 («The William Carisdall en Icarie, París, 1840;
towns or New France»). En la misma obra en Choay 1970, págs. 152-64.
hay datos y figuras de esos tipos de adap- 119 Choay 1970, págs. 178-183.
taciones en las ciudades norteamericanas 120 Choay 1970, pág. 182.
citadas; por ejemplo, New Orleans (fig. 121 Textos en Choay 1970, págs. 284-303.
56, pág. 85) o Pittsburg (fig. 122). 122 Testimonios en Tatjer 1988, págs. 23-24.
NOTAS AL CAPÍTULO 5 219

123 Morris (1974) 1992, pág. 314; y Youngson será el punto de referencia de la
(1966) 1975. generación de nuevos espacios urbanos».
124 Randle 1977, pág. 48. 140 Eden 1736, Charlestown 1742, Williams-
125 Utilizo la traducción de F. Choay en 1970, burg 1782, New Haven 1748, New
págs. 195-205. Ebenezer, Columbia 1817, Cleveland
126 En Choay 1970, págs. 197-201. 1796, Jeffersonville 1817, planos en Reps
127 Der Städtebau, 1889; Textos en Choay (1965) 1992.
1970, págs. 315-338. 141 Still 1974; cit. por Carter 1983, pág. 121.
128 Como ha observado Gerhard Fehl «Carl 142 Benevolo 1994.
Heinrici, 1842-1923. Per un urbanisme 143 También era extenso el ensanche pro-
alemany», en Dethier & Guiheux 1994, yectado por Carlos María Castro para
p. 136. Madrid, capaz de absorber el crecimiento
129 Josep Puig i Cadafalch: «Barcelona d’anys de la población durante cien años,
a venir», La Veu de Catalunya, 29.XII. aunque el mismo autor preveía que la
1900-22.I.1901. Reproducido en Torres ocupación se haría muy lentamente, ya
Capell y otros 1985, págs. 87-89. que las construcciones solo podrán ser
130 Sennett 1990, pág. 298. Seguramente progresivas y a medida que el interés
Marc Augé no dudaría en considerar eso particular y las necesidades públicas lo
como el primer ejempo de «no lugar». reclamen», Castro 1860, págs. 98-99.
131 Monestiroli 1982, cursivas en el original. 144 Pinon 1986, págs. 34-35.
132 Randle 1977, pág. 44. 145 Vitrubio, I, cap. VI; en ed. 1970, pág. 28.
133 Como hizo Nystuen (1963), con el 146 Por ejemplo, en el plan de Ensanche de
famoso ejemplo del patio de la mezquita, Madrid elaborado por José María de
un espacio isotrópico que se ve afectado Castro, se procura dirigir las calles que
por la presencia de un predicador. se proyectan «resguardadas de los vientos
134 França 1977. NE y SO en un sentido y de los del NO y
135 Ricart 1947, Bonet 1977 y 1979, Solano SE en el normal a aquél, que como hemos
1981 y 1982. visto en la parte estadística son los
136 Rojas-Mix 1978 (cit. por Eulalia Ribera). predominantes y de peores condiciones
137 Sennett 1990, pág. 284. en Madrid», y dirigiendo por tanto las
138 Como los de Marborough 1691, Toppa- calles en el sentido cardinal (Castro 1860,
hannock 1706, Fredericksburg 1721, pág. 137).
Alexandria 1749, Edenton, 1769, Naassh 147 Puede verse claramente en el plano de
1787, Zanesville 1815, New Babylon, Pedro Pico (1846), en Plan Montevideo
Oklahoma City 1889, y numerosas 1998, pág. 69.
ciudades diseñadas por compañías de 148 Randle 1977, pág. 44.
ferrocarriles; planos en Reps (1965) 1992. 149 Soares 2001.
139 Con referencia a esos planos Richard 150 Y ha explicado de forma excelente el
Sennett (1990) ha escrito que «aun arquitecto Enric Serra Riera en su tesis
cuando se manifestaba el deseo de contar doctoral (1992) luego publicada.
con un centro, no era fácil deducir dónde 151 Como se observa en cualquier plano
se establecerían los lugares públicos y de actual o, mejor aún en el Plano de
qué modo funcionarían en ciudades Montevideo de Casimiro Pfäffly 1893, y
concebidas como un mapa de infinitos el Plano de P. Joanicó 1910, y en el Plano
rectángulos de suelo». También señala de alturas incluido en el Plan Montevideo
que «con la llegada de los ferrocarriles y 1998, pág 199-233, y en especial en págs.
la inversión de cuantiosos capitales, en las 217, 219 y 225.
ciudades norteamericanas de influencia 152 Por ello es discutible la tesis del autor,
hispánica quedan sin vigor los principios resumida en estas palabras: «Es ejemplar
enunciados en las Leyes de Indias. El la libertad y espontaneidad con que se
cuadrado deja de tener un centro y ya no inicia y se desarrolla el proceso durante
220 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

medio siglo. Contrariamente a la idea de de las manzanas y de la distribución de


que más allá de una planificación general los edificios en éstas en el atlas del
estricta el crecimiento urbano tiende a la anteproyecto del ensanche de Barcelona;
anarquía, el estudio del crecimiento de véase sobre ello el trabajo de Salvador
Gràcia muestra que con muy poco hay Tarragó «L’evolució de les intervies de
bastante, para que un proceso espon- Cerdà. Tres propostes (1855, 1859 i 1853)
táneo encuentre su aliento y una fuerte per a la fundació d’una nova ciutat
cohesión interna» (Serra, 1992, pág. 27). industrial», en Cerdá Urbs i Territori
Según Enric Serra, el papel de la 1994, págs. 67-111.
administración pública sería secundario, 165 Por ejemplo, en Hatfield 1887 y Hugoton
ya que solo actuaría «introduciendo 1887 en Kansas (Reps (1965) 1992, figs.
partículas de orden en la trama viaria 168 y 169.
(rectificaciones de línea, aperturas) para 166 Ildefonso Cerdá: «Cuatro palabras sobre
corregir las imperfecciones de este el Ensanche», en Teoría general de la
procedimiento fragmentario» (pág. 11). ciudad, ed. 1991, pág. 582.
153 En el ensanche de Madrid la jerarquía que 167 Moro, Utopía, libro II, capítulo 2.
se adoptó finalmente fue la de 30 metros 168 A ellos y a su peligro de derrumbamiento
de ancho para las calles principales y 20 alude Séneca en las Epístolas morales 90,
o 15 para las de segundo y tercer orden 7-13.
(frente a las medidas de 20, 18 y 15 que 169 Textos en Choay 1970, págs. 23-24.
se consideraban en la RO de 10.VI.1854), 170 Véase Reps 1992, cap. 5 («Boulevard
en atención a las necesidades del tráfico: Baroque and Diagonal Designs», Detroit
en las calles de primer orden podrían 1805-1830, págs. 264-272; compárense,
cruzarse cinco a seis carruajes sobre la vía en particular, las figuras 155 y 158.
central, tres cargadores por cada andén, 171 Puede verse el proceso en Reps 1992
y seis personas sobre cada acera; Castro («Nineteenth-Century Redevelopment:
1860, cap. «De las calles», págs. 136-151. The Squaring of Circleville, págs. 484-
154 Castro 1860, pág. 105. 490)
155 En Reps (1965) 1992, págs. 249-250. 172 Zamora Acosta 1989, pág. 371.
156 Como ocurrió en la parcelación de Gràcia 173 Yujnovsky 1971, pág. 62-63.
entre 1830 y 1885, Serra Riera 1992. 174 Moreno y González 1977, cit. por E.
157 Youngson (1966) 1975, pág. 78. Ribera 1998.
158 Fornés y Gurrea (1846) ed. 1982, pág. 92. 175 Yujnovski 1971 y Borah 1980.
159 Fornés y Gurrea (1846) ed. 1982, pág. 93. 176 Ver sobre ello el artículo sobre la revista
160 Pinon 1986, pág. 34. Entorno Urbano en Biblio 3W, Univer-
161 Cerdá, Teoría de la construcción de la sidad de Barcelona.
ciudad, ed. 1991, § 1490. 177 Véase sobre todo ello los trabajos de
162 Cerdá, Teoría de la viabilidad urbana, ed. O’Gorman 1938, De Gortari 1988,
1991, § 695. Gutiérrez 1992, Vives 1986, Aguilera
163 Pinon 1986, pág. 37. 1977, Rojas Mix 1978, Yujnovsky 1971 y
164 Cerdá, Teoría de la construcción de la Eulalia Ribera 1999.
ciudad, ed. 1991, § 1498-1502. También 178 Stanislawski (1946) 1974.
analizó diferentes formas de organización
Tercera parte
Los jardines y las innovaciones
en el diseño urbano
222 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

La jardinería es un arte muy refinado y de múltiples facetas. Tiene como referencia


última la naturaleza, pero con la actividad humana ésta se transforma profunda-
mente y adquiere nueva configuración y significados. En el jardín confluyen la
botánica, el amor por la naturaleza, la economía, la estética y la ideología.
En esta parte del libro se trata de mostrar cómo la naturaleza se introduce en
la ciudad a través del jardín, cómo el jardín, imagen del paraíso en la tierra y poseído
al principio solamente por los reyes y los grupos privilegiados, se hace accesible
progresivamente a grupos aristocráticos y burgueses y luego a la población en
general, en un proceso que conduce al paraíso público. Y cómo, finalmente, el arte
de la jardinería, que supone ordenar la naturaleza por medio de la intervención
humana, va evolucionando desde la arquitectura al diseño urbano.
A través del diseño de los jardines se introducen en la ordenación del espacio
innovaciones que más tarde se aplicarán al diseño urbano.
El estudio de los jardines es interesante por sus implicaciones diversas. Los
jardines se diseñan no solo para construir un paraíso, sino también para dar una
idea de sí mismo. Eso vale a todas las escalas, desde el autócrata que es capaz de
movilizar miles de soldados y jardineros para explanar y construir un gran jardín
hasta el simple ciudadano que se construye su pequeño jardín urbano con los
símbolos del éxito y el triunfo social y expresa al mismo tiempo a través de él sus
sueños, sus fantasías sus frustraciones (mediante de los árboles exóticos, las estatuas,
la iconografía). No cabe duda de que a través de los jardines se configura consciente
o inconscientemente un sistema de significados. Por todo ello su estudio presenta
un gran interés.
Esta tercera parte se divide en cuatro capítulos, el primero de los cuales, el
capítulo 6, presentará una breve panorámica de la evolución de la jardinería y de
la elaboración del modelo del jardín clásico formal. El capítulo 7 introduce la
tradición del jardín paisajista, es decir, del jardín concebido como un espacio
natural. El capítulo 8 muestra el desarrollo de la jardinería durante el siglo XIX. El
capítulo 9 presenta la influencia de la jardinería en el diseño urbano durante la
época contemporánea, y especialmente en el origen de la ciudad jardín y en algunos
aspectos del urbanismo racionalista.
6. El jardín formal
y su incidencia en el urbanismo

En este capítulo dedicaremos atención a los orígenes y desarrollo del arte de la


jardinería y a la elaboración de los modelos del jardín formal, del cual han procedido
importantes innovaciones que se aplicaron al diseño urbano ortogonal.

PARAÍSO CERRADO PARA MUCHOS, JARDÍN ABIERTO PARA POCOS

Los elementos del jardín antiguo

El deseo de incorporar la naturaleza a la ciudad es antiguo. Los testimonios escritos


nos han transmitido el recuerdo de los jardines colgantes de Babilonia. Conside-
rados como una de las siete maravillas del mundo antiguo, su fama se mantuvo
durante la antigüedad y edad media e influyó todavía en los dos primeros siglos de
la edad moderna, con intentos de reconstrucción ideal inspirados en los estudios
de anticuaria.
Hoy conocemos mucho más de los jardines de las primeras culturas históricas
gracias a las excavaciones arqueológicas. Algunos arqueólogos hablan de la exis-
tencia en Susa (3000 a.C.) de bosques sagrados como parte integrante de los templos
elamitas, y estiman que pueden haber sido un antecedente del jardín profano, a la
vez que existen también otros testimonios sobre jardines en el mundo sumerio y
asirio; una tablilla en escritura cuneiforme sumeria conservada en el Museé des
Arts et d’Histoire de Ginebra proporciona datos sobre la compra de maderas
adquiridas a diferentes personajes para los jardines de los templos1. También en
Egipto hay testimonios muy antiguos; por ejemplo, pinturas de una sepultura de
Tell el Amarna (h. 1355 a.C.) en las que se ve la representación de un jardín con
árboles (entre ellos palmeras) regularmente dispuestos en torno a una alberca, así
como una disposición geométrica de las plantas2; y también representaciones de
jardines de altos dignatarios (Figura 6.1).
Diversos estudios nos permiten conocer la antigua y rica tradición de los
jardines del actual Irán, donde se encuentra una de las cunas del arte de la jardinería
y un foco esencial para su expansión. Es, se ha dicho, el único país del mundo
donde se tenía la costumbre de hacer primero un jardín y añadirle luego una
construcción3.
La arqueología y el examen de los restos existentes muestra también lo mucho
que la configuración de lo que luego sería el jardín mediterráneo debe a las
características climáticas de esta región, con la valoración de los espacios mejorados
224 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

por el riego y la necesidad de ciertas adaptaciones, desde las cercas a la disposición


de los árboles, los canales, estanques y acequias. Hay una insensible evolución desde
el campo de regadío cercado por el agricultor al huerto del rico propietario con
colonos y jornaleros. Y de aquí al jardín de recreo que solo los más poderosos
podían permitirse. La mayor parte de los elementos que luego serán característicos
del arte de la jardinería, incluyendo los accesos, la disposición de casas y pabellones,
de los canales y de la vegetación, aparecen ya sabiamente organizados en épocas
bien antiguas en los jardines persas.
Lo mismo ocurre con la cerca, que es igualmente esencial en la concepción del
jardín en todas las culturas, como muestra el mismo origen de la palabra que utili-
zamos (jardín, garten, garden) procedentes del germano gard (cerca o empalizada)4.
Esa cerca exterior, además de su función de protección contra los animales exteriores
o contra los robos es esencial en el jardín clásico ya que además de las funciones
señaladas puede también «proteger de las frustraciones del mundo»5.

El paraíso en la Tierra

La fertilidad y amenidad del jardín así como, seguramente, su vinculación a palacios


reales en los que la vida era fácil y deleitosa, identificó bien pronto a los jardines
como lugares paradisíacos. El mito del paraíso que es al mismo tiempo un jardín
aparece ya, como es sabido, desde las primeras civilizaciones. La identificación
llega a tal extremo que en Persia existe una sola palabra para designar a uno y otro,
el jardín y el paraíso, y las traducciones que se hacen del famoso texto de Jenofonte
en Económico expresan dicha dualidad indicando que el rey de Persia mandaba
construir allí donde se instalaba jardines-paraísos, como los que existían en Sardes.
Esos jardines tenían una gran regularidad, con plantaciones simétricas de árboles,
avenidas alineadas, flores y arbustos que perfumaban el ambiente, y mostraban el
cuidadoso diseño de un artista, que en ocasiones podía ser el mismo rey6.
Cuando en los textos sagrados de esas primeras civilizaciones se tenga que
aludir al paraíso terrenal será una especie de oasis o vergel que bien pronto se
identifica con un jardín y que en ese sentido pudo influir luego en el arte de la
jardinería.
En el Génesis se describe el paraíso terrenal: «plantó luego Yavé Dios un jardín
en Edén al oriente, y allí puso al hombre a quien formara. Hizo Yavé Dios brotar
en él de la tierra toda clase de árboles hermosos a la vista y sabrosos al paladar, y en
el medio del jardín el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal.
Salía del Edén un río que regaba el jardín y de allí se partía en cuatro brazos». Esa
descripción, elaborada, sin duda por hombres de las orillas del Mediterráneo, que
valoraban los vergeles de agricultura intensiva, con frutales regados por abundante
agua, se mantendrá como ideal del paraíso en la Tierra. Desde la antigüedad el
término paraíso –que aparece de forma próxima en varias lenguas, desde el
sánscrito, persa, hebreo y griego– irá asociado al de jardín en las imagenes literarias
y en la imaginación popular.
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 225

Fig. 6.1 Representación del jardín de un alto dignatario egipcio (Ippolito Rosellini,
Monumenti del Egipto e della Nubia, 1834; en Germain Bazin, 1988).

Así aparece en Salomón, y en otros muchos escritores, tal como se recuerda en


un texto del Renacimiento español, el Jardín de flores curiosas (1570) de Antonio
de Torquemada, un diálogo sobre el mundo en el que uno de los dialogantes
recuerda la significación que paraíso tiene generalmente como huerto, jardín o
lugar deleitoso y en donde se dan varios testimonios sobre dicha identificación:
una la de Salomón, cuando escribe «hice huertos, paraísos y planté en ellos árboles
fructíferos»; y otro el de Procopio que narra que el rey de los vándalos había
edificado «el más deleitoso paraíso de todos los que yo he visto; porque tenía muchas
fuentes de que se regaba y los bosques alrededor de él estaban siempre verdes»7.
También el Edén de los clásicos, los Campos Elíseos, se identificaban con un
lugar con jardines. Finalmente en la cultura islámica El Corán facilita otras visiones
226 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

del paraíso como lugar a donde irán los elegidos, los santos y los piadosos, en las
cuales la asociación con el jardín está siempre presente: Jardín de la Eternidad,
Jardines del Edén, Jardín del Retiro, Jardines de las Delicias y el mismo libro sagrado
ha facilitado descripciones de ese jardín situado en el séptimo cielo8. El paraíso
musulmán es el lugar a donde van a residir los justos, es un jardín surcado de
arroyos, con bosques y frutales siempre verdes. En El Corán se repite una y otra vez
que los creyentes que obren con rectitud serán llevados por Alá a «un jardín
recorrido por arroyos con el fin de que permanezcan allí eternamente y para
siempre». Los orígenes persas y judíos de esa descripción son bien conocidos, con
los cuatro ríos que también aparecían en la descripción del Génesis y otros
elementos ligados a la tradición del Próximo Oriente9.
En el occidente cristiano el paraíso terrestre pronto se identificó con el locus
amoenus de los antiguos, la Arcadia de Teócrito y Virgilio, el paisaje bucólico, el
paisaje de la edad de oro, todo lo que las églogas de Garcilaso describen como
paisaje ideal. Fue Alanus de Lille el que, en el siglo XII, cristianizó el locus amoenus
clásico y lo convirtió en el paraíso dando lugar a la imagen del paraíso terrestre10.
En Petrarca ese paraíso es la naturaleza en la que el poeta se interna para la
contemplación y el goce solitario; pero en los tratadistas del XVI y en los propietarios
y arquitectos que crearon los jardines europeos será ya el jardín construido por el
hombre, gozado socialmente y ligado muchas veces (como en las villas mediceas o
en las venecianas) a la actividad productiva de la agricultura.
La idea del jardín como paraíso, mantenida a través de los siglos, tuvo gran
influencia durante el Renacimiento. También, lógicamente, en España. Nos
limitaremos a citar solo un ejemplo.
Cuando Felipe II acometió a partir de 1564 la reforma de los jardines de
Aranjuez se trataba de recrear con ello una especie de paraíso en la tierra, tal como
cantó Gómez de Tapia en una égloga compuesta sobre ese delicioso lugar11:

En medio de este nuevo paraíso


una ancha huerta está en cuadro trazada,
de rojo y odorífero narciso,
y blanco lirio a trechos esmaltada;
En torno todo está con tal aviso
de la ninfa que Pan siguió cercada,
que puesto que a los pies haga reparo,
a los ojos permite entrar de claro.
Los árboles de hojas siempre llenos
de un blanco y fresco viento meneados,
el dulce murmurar de los amenos
arroyos de cristales variados;
Los ruiseñores por los verdes senos
de los ramosos árboles sentados,
están siempre cantando dulcemente,
y hay nuevo paraíso en occidente.
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 227

La égloga canta la verde hiedra y los nogales de la huerta, las rosas, las parras,
las fuentes que derraman dulcemente sus caños en vasos de marmol «ojos y oidos
regalando» y los arroyuelos que van bañando lirios, azuzenas y claveles. Por ello,
concluye el cantor:

De un tal lugar podría imaginarse


no sin razón que el prado Elisio era
adonde la deidad antiguamente
vestía de gloria a la beata gente.

La idea del paraíso terrenal es una aspiración, una búsqueda de ese mundo
ideal perdido con el pecado de Adán. A través de la agricultura refinada del jardín
–la que Dios dejó a Adán tras la expulsión– se reconstruía en cieta manera el paraíso
en la Tierra y el hombre hallaba «recreo y reparo a sus aflicciones»12. Algo que
repetirán luego otros muchos tratadistas y que sería la aspiración profunda de los
jardineros. Como decía el autor de unas octavas en loor de Gregorio de los Ríos,
autor del primer tratado español de jardinería, la naturaleza estaba en obligación
con el jardinero, aumentando su belleza:

Con que alanças la pena y la tristeza


de la imaginación y el pensamiento,
siendo cierto que quitan mil dolores
del alma, los jardines con sus flores13.

Algo que, como fácilmente puede suponerse, no estaba al alcance de todos,


sino únicamente de los potentados. Como lo expresa paladinamente y sin rebozo
unos versos que el poeta Pedro Soto de Rojas escribió con referencia a un carmen
granadino construido en 1619, y cuyas estrofas adornan hoy una de las calles del
Albaicín granadino: «paraíso cerrado para muchos / jardín abierto para pocos».

El jardín griego y romano

Sabemos de la existencia de jardines en las ciudades helenísticas. Parece que se


difundieron con el mayor conocimiento de los jardines del Próximo Oriente como
resultado de la expedición de Alejandro. El crecimiento de las ciudades helenísticas
condujo a intentos de recrear la naturaleza en el interior de esas ciudades extensas
y superpobladas14.
Lo mismo ocurre con las ciudades romanas, que podían llegar a estar muy
pobladas, incluso con rascacielos en la capital del imperio, donde Séneca (en
Epístolas morales 90, 7-13) alude a los edificios de viviendas o insulae, frágiles y
con peligro de derrumbamiento, «esos aposentos altos como torres, tan peligrosos
para las personas que habitan en ellos»15.
Conocemos cómo eran esos jardines por la descripción de la villa y jardines de
Túsculo por Plinio el Joven16 en un área que sería redescubierta por los patricios
228 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

romanos del Renacimiento y convertida nuevamente, con el modelo clásico, en un


lugar para reedificar imponentes villas y espléndidos jardines que siguen en buena
medida los principios enunciados por Plinio y reelaborados por Alberti.
A través de ellas y de otras descripciones, como las que se tenían de la domus
aurea de Nerón, del templo de Palestrina o de la villa de Adriano en Tívoli17, sabemos
que en la Roma clásica alcanzó gran desarrollo el arte de la topiaria o de la jardinería,
con formas muy complejas y refinadas18. Las alusiones que hacen al jardín diversos
autores romanos lo asocian generalmente con el lujo, la suntuosidad y los placeres,
y los testimonios arqueológicos permiten hoy conocer casas romanas con un jardín
posterior en el que siempre existe un peristilo, una fuente, una alberca, estatuas y,
en los más extensos, avenidas con pérgolas19. Por su parte, Plinio explica que a
veces había «dibujadas en el boj imágenes de animales enfrentadas entre sí», y que
existía «un paseo cercado por plantas verdes densas y podadas con figuras variadas».
Esa dimensión del arte topiaria sería luego redescubierta en el Renacimiento y,
reelaborada posteriormente, llegaría hasta nuestros días incorporándose incluso
al arte popular.

El jardín musulmán

El jardín islámico se elabora con elementos tomados de diferentes culturas de las


áreas que conquistó, y especialmente del Próximo Oriente donde existía una
tradición que se remontaba, como hemos visto, a varios milenios atrás. Los jardines
en el mundo árabe continúan así la tradición persa y clásica transformada. Hay
sugestivas descripciones históricas y literarias de los jardines de los omeyas y
abbasidas, relatos de viajeros árabes sorprendidos por la riqueza, variedad y
abundancia de esos pensiles20 y, más recientemente, excavaciones y estudios de los
restos existentes. Entre ellos los estudios sobre los jardines de Medina Azara, que
tenían una división cuatripartita, con pabellones en las intersecciones de algunos
ejes; o los del Generalife y la Alhambra de Granada21.
En manos de algunos reyes o autócratas estas posibilidades se despliegan
ampliamente. Son famosos los jardines de Samarcanda construidos por Timur
(Tamerlán) durante el siglo XIV con un plan axial y visitados por el embajador de
Enrique I de Castilla Ruy González de Clavijo, que alaba la diversidad de formas y
de árboles, las albercas, avenidas con pérgolas, canales, puentes, palacios y animales
(ciervos y faisanes)22. Y también otros jardines en las regiones de Asia central
incorporadas en el siglo XX a la URSS y estudiados por investigadores rusos23, que
han mostrado la importancia de los trabajos hidráulicos y aterrazamientos
realizados en algunos de ellos.
También son famosos los jardines construidos por los descendientes de
Tamerlán en numerosas regiones, especialmente en la India24. Así como los cons-
truidos por el sha Jahan, para algunos de los cuales hubo que realizar impresio-
nantes obras de ingeniería hidráulica, tales como desviaciones fluviales y grandes
canales; por ejemplo, la desviación del rio Ravi hacia Lahore ordenada por el sha
Jahan para poder alimentar el impresionante jardín de Shalamar25. Esa serie de
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 229

jardines construidos por los emperadores mogoles en la India culmina con el


impresionante conjunto de Agra, como el mausoleo de Itimad ud Daula y el Taj
Mahal construido como tumba de Mumtaz Mahal, la amada esposa de sha Jahan
(1628-1658).
Se trata de jardines con estructuras geométricas, muchas veces ortogonales,
con ejes axiales monumentales, especialmente cuando el jardín adquiere un carácter
ceremonial o, en algún caso, como espacio que rodea a una tumba real.
Fueron asimismo impresionantes los jardines construidos en Irán por los reyes
de la dinastía Safavida, con diseños regulares y ordenados, a veces inmensos. En
especial el conjunto monumental de Isfahan, con el eje rectilíneo de Chahar Bagh,
construido por Shah Abbas entre 1559 y 1627, en el que destaca el amplio conjunto
ajardinado de los jardines del Visir, paralelo a la avenida principal de varios
kilómetros26, y del que existe una famosa descripción del caballero francés Chardin
que visitó Isfahan en 1671 y 1672.
Comentando la descripción realizada por este viajero del imponente jardín
construido por Abbas el Grande, un autor alude al papel del jardín como diseño
urbano y como ensayo de nuevas formas. Me voy a permitir reproducir ese texto,
por la importancia que tiene para el argumento del presente capítulo, en el sentido
de las relaciones entre el jardín y el diseño urbano:

El jardín, depósito de tipologías arquitectónicas, lugar de transición entre lo habitado


y la «nada», entre la vida y la aridez, lo temporal y lo divino, se transforma así en el siglo XV,
en el plano de una ciudad. La medina se aleja del tejido medieval y se organiza a lo largo de
los trazados urbanos. El mismo esquema cosmogónico de la división del universo en cuatro
partes, Chahar Bagh, que correspondía también a un sistema de regadío, se jerarquiza así.
Adopta las extensiones y las diversidades múltiples y se convierte en plano ‘regular’ de
diferentes estructuras urbanas. Los jardines de Isfahan no están únicamente destinados a
la vida del príncipe y a las recepciones. Los mismos trazados reguladores, que forman las
avenidas y los pabellones, permiten a los constructores crear ‘trozos de ciudades’ que
constituyen verdaderas innovaciones urbanas (...) El punto culminante de esta obra es la
gran plaza real, el maydan, que sirve de unión entre la nueva ciudad-jardín de Isfahan y la
ciudad ya existente. El palacio del rey se sitúa en medio de la plaza, entre la gran mezquita
y la entrada del bazar: así el poder temporal se inscribe en el orden urbano como instancia
de mediación entre lo divino y la comunidad, tomando su modelo de organización del
espacio y su vocabulario arquitectónico en los tipos e imágenes surgidos de los jardines de
Samarcanda27.

La tradición del jardín islámico tuvo algún eco en Francia a través de la Sicilia
normanda28. Pero sobre todo tuvo, como hemos dicho, una fuerte presencia en
España, y se mantuvo viva en este país después de la Reconquista. Así lo muestran
los jardines hispano-musulmanes de los Reales Alcázares de Sevilla o los mismos
de la Alhambra, así como otras realizaciones del siglo XVI. También perduró de
forma muy importante en los jardines populares y se recuperará más tarde a fines
del siglo XIX, en plena revalorización del mudéjar, alcanzando gran importancia
con el estilo andaluz29.
230 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

El hortus conclusus del Occidente medieval

Durante la edad media europea la tradición clásica se mantuvo en los claustros y


huertos de los monasterios medievales. En ellos estaban asociados el hortus para
alimentos y el hortus botanicus para las medicinas. De este último se conoce bien el
del antiguo monasterio de Sant Gall, a través de un plano de hacia el 820, por el
que sabemos que poseía una estructura geométrica con simetría de parterres y
plantas medicinales. También es interesante señalar la asociación que ya podía
existir en ese momento entre el jardín y el cementerio.
En el otoño de la Edad Media Petrarca y luego los humanistas italianos del
protorrenacimiento se convirtieron en amantes del jardín, a partir del descubri-
miento del paisaje natural y de la recuperación de la tradición del otium, inspirada
en la asociación del jardín y el diálogo filosófico. Se trataba de recrear el ambiente
en el que se realizaban los diálogos clásicos, a partir de las lecturas de los diálogos
ciceronianos, realizados, como se sabe, en su propia villa, y de los diálogos socráticos
a orillas del Ilisos30. Las Geórgicas de Virgilio y la Agricultura de Columela apoyaron
ese afecto por el espacio bien cultivado y la vida apacible del campo, que va
despertando en el caso de esos patricios italianos un verdadero interés por el jardín
culto y de recreo. Sin duda, en esos espacios periurbanos que desde mediados del
siglo XIV se van configurando en la periferia de las ciudades italianas se afirma
también la relación entre cultura como agricultura y cultura como educación.
En todo caso, la ciudad medieval disponía de gran número de espacios verdes.
Desde los siglos XI y XII tenemos testimonios de la existencia de jardines y huertos
en algunas casas privadas y monasterios urbanos de ciudades italianas. Así en
Florencia, se tiene el testimonio de los jardines de la Abadía, sobre las ruinas del
anfiteatro (1018) y de la Canonica (1036), de los huertos de Santa María Mayor
(1127) y de San Lorenzo (1174), y de la viña de San Pancracio, donde se abrió la
calle de la Viña Nueva31.
En el siglo XIV los jardines habían aumentado. En Florencia existían algunos
en el centro de la ciudad, pero sobre todo en el último recinto amurallado, desde la
muralla hasta la cerca anterior: los jardines de los Alfani, los de los Chiermontesi
en Borgo Pinti, en los que a finales del duecento Ser Durante hizo plantar 3.500
naranjos y limoneros, y otros jardines y huertos palaciegos y conventuales; la
importancia de los huertos en esta última expansión urbana se refleja en las
numerosas vías con nombres expresivos como del’Orto o dell’Ortone32. La pintura
de la época refleja ocasionalmente esos jardines de las casas nobles, situados
inmediatamente detrás o al lado y con una fácil o clara vinculación entre el jardín
y el interior de la vivienda, como se ve en el famoso cuadro de la Virgen María del
Maestro de Santa Gúdula, de hacia 148033.
El examen de los planos urbanos muestra la gran cantidad de espacios sin
edificar que existían intramuros a finales de la edad media y, todavía en muchos
casos, hasta comienzos del siglo XIX: huertos de conventos, huertos y jardines de
palacios nobiliarios, huertos y campos particulares, espacios ganaderos. Pero la
mayor parte de esos espacios no eran accesibles. El que paseaba por el centro de la
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 231

ciudad no veía campos y jardines, sino tapias de huertos y conventos. Y aunque en


las mayores ciudades, como París o Londres algunos testimonios medievales nos
hablan ya de lo que hoy podríamos considerar problemas ambientales, en la mayor
parte de los casos las dimensiones de la ciudad eran reducidas, los campos estaban
a pocas decenas o, como máximo, unos pocos centenares de metros34, y las
actividades agrarias estaban tan imbricadas en la ciudad que los habitantes más
bien percibirían su disminución o alejamiento como una señal de progreso de la
ciudad.

LA ELABORACIÓN DEL MODELO DEL JARDÍN FORMAL

Los jardines del Renacimiento

Desde la segunda mitad del siglo XV y luego durante el XVI los ideales humanistas
en los que el jardín trata de imitar y exaltar la naturaleza y la serenidad del campo
frente al trajín de la ciudad, van evolucionando hacia el arte y el artificio35. Cómo
se produjo esa evolución es un tema que ha atraído la atención de varios
investigadores36. Si los jardines del protorrenacimiento son –como hemos dicho–
ordenados, pero simples, con el ideal de pureza que los humanistas asociaban a la
vida campesina y a la simplicidad rústica, los que le siguen van introduciendo
crecientemente el artificio y la complejidad.
Grecia y Roma facilitaban también modelos para ello. De Roma el arte topiaria,
expresión ahora asociada al modelado de figuras sobre soporte vegetal, y la
integración de jardinería y arquitectura; de Grecia –o de la idea de Grecia– los
artificios más refinados, desde las grutas a los autómatas.
Alberti fue uno de los difusores de la topiaria romana, que había sido citada,
como vimos, por Plinio el Joven. En Los diez libros de arquitectura (1485), al tratar
de los jardines, además de aludir a los arroyuelos y a las fuentes que debe poseer, se
refiere también a los cipreses con hiedra en los troncos, a los árboles (laureles,
limoneros o enebros) cuyas ramas estarían «curvadas y entrelazadas», formando
círculos y medias lunas «y todas aquellas figuras que gusta ver en los pavimentos
de los edificios». Imágenes atrevidas de estas figuras aparecen, como es sabido,
también en otros tratadistas renacentistas, como por ejemplo en El sueño de Polifilo
de Colonna37, constituyendo una forma que no falta en los jardines renacentistas38.
Por ejemplo, los jardines construidos por el duque de Alba en su finca
extremeña de la Abadía a mediados del siglo XVI tenían, según un testimonio de la
época, las calles de jardinería, con murta, arrayán y naranjos, y estaban «tan
delicadamente hechas que las mismas yerbas parecían producir los personajes y
bultos que de ellas estaban hechos de muchas maneras, como mochuelos, gavilanes,
chuecas, ruiseñores, osos, tigres, leones, unicornios, caballos, damas, ninfas, armas,
escudos, ballestas y otras mil maneras de invenciones apacibles y deleitosas a la
vista»39.
232 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Lo mismo ocurría en los jardines de la Casa de Campo, diseñados por Juan


Bautista de Toledo y Jerónimo de Algora para Felipe II40, hasta el punto de que el
capellán real Sebastián de Covarrubias señala en la voz «jardín» de su famoso Tesoro
de la lengua castellana (1611) que «hacen de arrayán y de murta y romero y otras
matas castillos, naves, hombres armados y diversos animales, afeitando las matas y
guiándolas a su propósito; y esta habilidad se llama arte topiaria». E igualmente en
los de Aranjuez, reformados por el mismo rey. Aludiendo a ellos en una égloga
escrita por Gómez de Tapia41 se describen las figuras diseñadas con plantas:

Pomone allí con mano delicada,


lo natural con arte aderezando,
está en la planta a Venus dedicada,
siempre varias figuras estampando,
cual de ave, cual de fiera denonada,
de tal manera al vivo remedando,
que habría quien a las aves red tendiese,
y de las fieras quien temor hubiese.

Es impresionante constatar que el impacto popular de esos jardines en la región


fue tan intenso que todavía hoy en la comarca extremeña de la Vera se mantiene la
tradición de realizar en los pueblos figuras vegetales con ocasión de determinadas
fiestas.
En el último cuarto del siglo XVI se difunde el gusto por los jardines cada vez
más elaborados, con grutas y ninfeos, y se establece una relación intensa entre
arquitectura y naturaleza, con una inclinación hacia el capricho.
En ese camino de introducción del arte en el jardín y de alejamiento de la
simplicidad rústica, el arquitecto adquiere un papel relevante ya que es llamado a
intervenir y ha de enfrentarse con retos de importancia. A través del diseño de
jardines desde el Renacimiento la arquitectura aprende a salvar desniveles de una
forma articulada y escenográfica. Se había hecho ya en la antigüedad, por ejemplo
en el templo de la Fortuna de Preneste, pero bien pronto se logrará en el
Renacimiento una realización que se convertiría en un modelo de gran influencia.
El patio del Belvedere de Bramante, construido a partir de 1503, fue sin duda un
hito en ese sentido ya que permitía salvar de forma escenográfica y articulada una
discontinuidad de 300 m entre la villa Belvedere de Inocencio VIII y el palacio
papal situado al pie42. Parterres, terrazas, rampas, y escalinatas con disposiciones
axiales y simétricas se combinan aquí en una forma magistral que actuará como
modelo indiscutible en la jardinería y el urbanismo europeo de la edad moderna
(Figura 6.2).
Con el modelo del jardín del Belvedere el arte de la jardinería exige conoci-
mientos arquitectónicos para construir terraplenes, terrazas y escaleras. La combi-
nación de arquitectura y jardín, que podían estar separados en los pequeños jardines
palaciegos de la edad media, se hace ahora obligada. El jardín se convierte en una
construcción en donde la arquitectura supera a la naturaleza.
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 233

Fig. 6.2 Reconstrucción humanista de los jardines colgantes de Babilonia, según el


padre Athanasius Kircher (Turris Babel, sive Archontologia. Ámsterdam, 1679). La
estructura escalonada recuerda lejanamente el diseño de Bramante para el patio del
Belvedere en el Vaticano, el cual, a su vez, se inspiró en las ruinas del templo de la
Fortuna Primigenia, conservadas en Palestrina, la romana Praeneste
234 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

En los trabajos de jardinería de las villas romanas de Túsculo o en las florentinas


y venecianas, la naturaleza es superada por el arte, recuperándose el espíritu clásico
que ya Aristóteles había expresado en Física (II, 8 199 a, 15): «el arte completa
aquello que la naturaleza por sí sola no es capaz de realizar»43, y que el arquitecto
romano Vitrubio había elevado a principio práctico al afirmar que «el arte y la
ciencia remediarán las molestias que por sí misma produce la Naturaleza» (De
arch. VI, I)44. Los patricios y los nobles del Renacimiento intentarán seguir esos
principios y recuperar la tradición clásica (Figura 6.3). Y así el cardenal Ippolito
d’Este trataría de reproducir en su villa de Tívoli los jardines del palacio de Adriano,
tanto en la realidad como en los frescos de las paredes.
En este jardín, construido a partir de 153045, como antes en el de Belvedere,
aparecen prácticamente todos los elementos que configuran el jardín renacentista:
formas cuadradas y tramas ortogonales, escaleras y rampas, fuentes alegóricas,
laberintos, profusión de estatuas con una iconografía mitológica alegórica, ejes
principales y secundarios, terrazas. También se afirma con ellos el carácter esceno-
gráfico de los jardines, con diseños que crean perspectivas para ser contempladas
desde abajo.
Con el triunfo del arte sobre la naturaleza los jardines se convierten en espacios
de exhibición. Ante todo de mármoles y estatuas clásicas; luego de objetos extraños
y peregrinos de la naturaleza. Todo lo cual, de hecho, convierte a los jardines en
una especie de museo.
Algunos de ellos se concibieron, realmente, como verdaderos museos de
estatuas clásicas y modernas. En el sueño de Bramante que, al igual que Julio II,
deseaba convertir a Roma en una ciudad clásica, la localización de estatuas de la
antigüedad, y entre ellas la famosa Venus Félix que el papa había instalado en los
jardines del Belvedere, ha sido intepretada como el deseo deliberado de evocar
una atmósfera clásica46 que, en el contexto de las tensiones subsiguientes a los
debates sobre la reforma de las costumbres, muchos condenarían crecientemente
de forma clara. Aun así, si es cierto que la Reforma liquidaría abruptamente aquello
que algunos estudiosos se han atrevido a denominar como «paganismo
renacentista», la dimensión arqueológica persistiría y el jardín pudo seguir siendo
un apropiado marco de exhibición. Como sucedió, por ejemplo, en el jardín de la
Villa Medicis en Roma (a partir de 1580), en el que se situó la gran colección de
estatuas clásicas del cardenal Francesco de Medicis. Y también en la Villa Borghese
de Roma (1613-1615). Era una forma de rendir homenaje al mundo clásico,
rodeándose de sus restos marmóreos y haciéndolos vivos.
Además, estaban los objetos del mundo natural, cuyo valor se avivaba con el
nuevo interés por la naturaleza y con los grandes descubrimientos geográficos. La
presentación sistemática de esos objetos exigía clasificación, es decir estudio e
investigación. Ante todo de las plantas, cuyo interés hace nacer en el XVI los jardines
botánicos especializados y genera una preocupación creciente por incorporar
especies nuevas y exóticas47. Junto a ellos los animales exóticos, que príncipes y
potentados se regalaban. Y finalmente los minerales o la misma naturaleza rupestre,
presentada en forma de colinas y grutas. El interés por éstas tiene que ver también
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 235

Fig. 6.3 Los jardines renacentistas de Frascati, antigua Tusculo, en los alrededores de
Roma, en el que se observa la disposición escenográfica de la villa Aldobrandini
(A. Kircher, Latium id est, Nova et Parallela Latii tum Veteris
tum Novi Descriptio. Ámsterdam, 1671)
236 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

con el que al mismo tiempo existía en la ciencia de la época por el mundo subte-
rráneo y las cavidades naturales, y que aparece en obras como el Mundus
subterraneus de Athanasius Kircher o en Gaffarel: este último al clasificar las grutas
no deja de citar entre ellas precisamente las artificiales de los jardines48.
Finalmente, en esa progresiva exhibición de prodigios, no podía faltar la
incorporación del arte y del artificio, es decir las maravillas mecánicas, los autómatas
al servicio de la ostentación y de la sorpresa. Al aire libre o en grutas, como las que
había diseñado Pitágoras en Samos y había descrito el filósofo griego Porfirio49, se
instalaron pájaros que cantaban mediante mecanismos neumáticos inspirados en
los que había construido Herón de Alejandría, autómatas, órganos hidráulicos,
fuentes canoras y juegos o teatros de agua que sorprendían a los visitantes y hacían
las delicias de los propietarios. Y en definitiva, todo un conjunto de elementos
mecánicos, que aparecen ya bien representados en la Villa Medicea de Pratolino50
y que irán aumentando con el manierismo en efectos de teatralidad crecientes que
consagran el triunfo del arte y del artificio sobre la naturaleza, el olvido de la anterior
ilusión de rusticidad, que es paralelo al aumento de riqueza y poder y al consiguiente
deseo de ostentación y magnificencia.
Así se hizo luego en otros jardines europeos. Los construidos por el duque de
Alba en Extremadura, edificados a mediados del siglo XVI, tenían fuentes de mármol
y bronce, cenadores de mármol, elementos arquitectónicos de mármol, piedra y
estuco y órganos hidráulicos junto al río51. Los que Felipe II hizo construir en
Aranjuez donde situó una gran cantidad de fuentes y estatuas de mármol y bronce,
edificios reales o en forma de decorado, tales como «una fortaleza o más bien un
frontispicio, también de madera, con columnas y chapiteles, que tenía muchas
pajaritas con máquina que hacían música»52. O los que aparecen plenamente
desarrollados, en una dimensión que es ya casi barroca, en la Villa Aldobrandini
en Frascati, iniciada en los años finales del quinientos y finalizada en los primeros
del siglo siguiente. Unos modelos que se difundirán a través de tratados de jardinería
como el de Salomon de Caus, Les Raisons des forces mouvantes, avec diverses Machines
tant utiles que plaisantes ausquelles sont adjoints plusieurs desseings de Grotes et
Fontaines, publicado en 1615.
En la tradición renacentista que se elabora con los jardines italianos del
quinientos el jardín se configura, además, como un programa iconológico, que
utiliza ampliamente los elementos clásicos. Hércules era el emblema de la casa de
Este, como lo era, sobre todo, del Imperio y, desde Carlos V, de la monarquía hispa-
na. El jardín se configuraba como un espacio precodificado que el visitante culto,
conocedor de las obras clásicas, podía interpretar adecuadamente. No era algo
específico de los jardines. Un programa iconológico semejante se utilizaba también
en la arquitectura, incluso en la religiosa, como muestra la fachada de la iglesia del
Salvador de Úbeda. Lo que el jardinero hace es distribuir espacialmente ese progra-
ma iconológico, a través de la localización de estatuas, fuentes y parterres con ele-
mentos simbólicos o heráldicos. Tal como había señalado Alberti, se podía escribir
asimismo el nombre del dueño en la superficie del césped, con boj o plantas aromá-
ticas y representar los emblemas del propietario con flores de distintos colores.
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 237

Desde el punto de vista del diseño urbano eso tendrá también consecuencias.
Ayuda a imaginar el espacio urbano como espacio con sentidos, y de esa forma,
cuando con el barroco se impongan las perspectivas en relación con edificios
destacados o cuando se sitúen estatuas y monumentos se estará configurando la
ciudad como un sistema simbólico que puede ser decodificado, tanto en la lectura
del plano (como muestra, de forma clara el plano de Josep Fontseré para el concurso
del Ensanche de Barcelona de 1859, en donde las manzanas dibujan el escudo de la
ciudad. Figura 6.4), como en el recorrido por las calles de la ciudad, en donde
sucesivamente se van percibiendo esos símbolos del municipio o del Estado que
son la torre del ayuntamiento, la casa de los gremios, la iglesia, la estatua del rey, o
el monumento al presidente. La ciudad se convertirá también desde el punto de
vista simbólico en un sistema codificado, que habrá que saber interpretar.
En algunos de esos jardines aparece asimismo un aspecto interesante de destacar
ahora: la distinción entre el espacio plenamente ordenado, y otro que supone una
especie de jardín-bosque, en donde la actuación del hombre es más reducida, y
que da paso a la naturaleza pura, en estado silvestre. Así ocurre en la villa Lante en
Bagnaia construida a partir de 1566 y atribuida a Vignola. En esa combinación de
lo artificial y lo natural podemos partir de cualquiera de los dos elementos contra-
puestos para apreciar el otro: el jardín ordenado permite apreciar la naturaleza
silvestre; o partiendo de ésta podemos valorar la acción del hombre como ordenador
de la naturaleza. A su vez, el jardín con sus diversas gradaciones se sitúa en el lugar
intermedio entre la arquitectura y el espacio en el que está más presente la acción
del hombre, por un lado, y la naturaleza agreste libre –o supuestamente libre– de
la acción humana, por otro.
La unidad formal entre la arquitectura y el diseño del jardin aparece en las
vistas de los dos primeros libros en los que se presentan sistemáticamente los
jardines europeos del quinientos y seiscientos, el de Jacques Androuet de Cerceau
Les plus excellents bastiments de France (1576-1579)53 y el de Johan Vredeman de
Vries Hortorum viridiorumque elegantes et multiplicis formae, ad architectonicae
artis normam affabre delineatae (1583)54, los cuales influyeron posteriormente en
el diseño de otros jardines proporcionando modelos que podían ser imitados
fácilmente.
La íntima relación entre jardinería y urbanismo y el carácter de experimen-
tación previa que a veces tenía el diseño del jardín quizás en ningún otro se ve con
mayor claridad que en la vinculación entre el jardín de la Villa Montalto y el plan
de Sixto V para la remodelación de Roma en 1585. Cuando todavía era cardenal
encargó a Domenico Fontana la realización del jardín de Villa Montalto, y en ella
el arquitecto realizó lo que ha sido denominado como «un resumen anticipado»
de la reordenación urbana que inmediatamente acometería en la ciudad. Es aquí
donde tal vez por primera vez se ensayan los principios de la perspectiva que se
aplicarían luego a la red de vías que conectan las distintas iglesias romanas y los
obeliscos, al tiempo que se diseña en el eje principal del palacio el famoso tridente
viario que luego se construiría desde la entrada septentrional de Roma, en la plaza
del Popolo. Según ha escrito W. Hansmann, «el principio barroco de la organización
238
LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Fig. 6.4 El diseño de una ciudad como el diseño de un jardín. Plano del proyecto de Ensanche para Barcelona realizado por el maestro
de obras Josep Fonseré Mestres, y que obtuvo el tercer premio del concurso convocado por el Ayuntamiento de la ciudad en 1859.
Algunas manzanas dibujan el escudo de Cataluña y el de Barcelona
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 239

sin solución de continuidad, de la hegemonía y de las subordinación, se impone


aquí (en el jardín) expresamente al igual que en el plano de la ciudad (de Roma)»55.
El jardín renacentista trata de coordinar el trazado del espacio ajardinado con
el edificio al que se añade. Es decir, el diseñador se enfrenta a él desde la perspectiva
de un tratamiento unitario del espacio. Este aspecto es seguramente decisivo desde
el punto de vista del diseño urbano, ya que, en efecto, habitúa al arquitecto a una
visión coordinada y de conjunto que luego tendrá repercusión en el tratamiento
igualmente unitario y global del proyecto de la ciudad. Pero las consecuencias,
curiosamente, serán de doble sentido: por una parte, es indudable que esa
dimensión unitaria e integrada unida a los principios renacentistas de simetría,
axialidad, articulación y orden establecen un canon que se impone de forma rígida
y exigente al diseñador; pero, por otra, le dan al mismo tiempo unas posibilidades
de flexibilidad que viene reclamada y permitida por las exigencias de la integración
de los diversos componentes. Es lo que seguramente percibió muy bien un rey tan
rígido y ordenancista –además de culto– como Felipe II cuando, al examinar el
plano realizado por su jardinero Jerónimo de Algora en 1567 para el jardín del
palacio de Valsaín, lo aprueba considerando que «aunque los cuadros son diferentes
y no cuadrados», eso es aceptable ya que ello «tiene fin a que se vengan las calles en
medio de los arcos» del palacio56. Orden, integración y flexibilidad constiturán a
partir de entonces unos principios que el arquitecto podrá ensayar a bajo coste en
los jardines y que aprenderá luego a aplicar a lo largo de la edad moderna en los
planes urbanísticos.

La jardinería, la fiesta y el teatro

El diseño de jardines se beneficia de todo ello, como también de otras transfor-


maciones sociales y culturales. Entre ellas el sentido de la fiesta. Durante el barroco
la fiesta civil o religiosa está presente con mucha frecuencia en la ciudad, con
funciones diversas: ostentación, propaganda, exhibición y promoción de fideli-
dades57: procesiones, carnavales, entradas reales, recibimientos de embajadores,
conmemoraciones, celebraciones de victorias, fiestas agrícolas, nacimientos y bodas
reales, entierros, festejos de gremios, autos de fe, juegos de cañas y de toros, canoni-
zaciones. Durante el siglo XVII se difunde el gusto por el teatro y las fiestas, especial-
mente en las cortes reales. Esenciales como manifestaciones de pompa y ceremonia,
y para el disfrute público. No solo en las grandes capitales como Madrid, Roma o
París, sino también en otras más pequeñas como la Florencia de Cosimo II y
Fernando II Medicis58.
Todo ello tiene un reflejo en la moda barroca de los trampantojos, en las arqui-
tecturas efímeras (arcos triunfales, colgaduras, templetes, túmulos, altares, colum-
natas, luminarias ...) con sus efectos ópticos e ilusionistas con su voluntad de
espectacularidad y ostentación. Como ha escrito Antonio Bonet Correa, «la busca
de lo ilusorio primaba en el barroco; lo sorprendente y lo maraviloso servían de
instrumento de persuasión y medio de delectación»59.
240 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

El teatro está presente de forma creciente en la ciudad. Las mismas procesiones


y desfiles se convertían en una representación con sus carrozas, carros triunfales,
carros de los locos que escenificaban el mundo al revés, tarascas y gigantes, masca-
radas y alegorías. La escenografía eclesiástica de las ceremonias religiosas había
preparado a los ciudadanos al movimiento escénico combinado con música, cantos
y palabras.
El teatro podía ser considerado en aquel momento como un espectáculo total,
con la presencia combinada de la narración escénica en verso y prosa, acompañado
de la música, la danza, el canto, y con una escenografía en la que están presentes la
pintura, la escultura, la arquitectura y la ingeniería. Los arquitectos rivalizaban en
montar admirables tramoyas para lograr efectos especiales que admiraban a los
asistentes, con impresiones reales o ilusionistas.
A lo largo del XVII aparecen en numerosas ciudades europeas lugares especiali-
zados para la representación teatral (corrales de comedias, teatros)60. Pero el jardín
era también un lugar adecuado para la fiesta y la representación; y los jardines
reales, como los de Buen Retiro en Madrid o los aristocráticos se convertían frecuen-
temente en coliseos, o los construían en su interior61.
De la misma manera que las grandes ceremonias públicas y escenografías al
aire libre (procesiones, entradas de nobles, autos de fe ...) llenaban la ciudad de
construcciones ficticias, el agua de las fuentes y el escenario vegetal cargaban de
ilusión el espacio del jardín, sobre todo cuando se ponían en marcha los surtidores
para recibir al príncipe o a los visitantes.
El resultado de todo ello sería, ya en el siglo XVII y luego en el XVIII la íntima
relación entre el teatro y el jardín. El gusto por el teatro y la escenografía también
se trasladó al jardín, donde las avenidas de árboles, las perspectivas del palacio, los
juegos de agua representan la escenografía de la vida cortesana o aristocrática. El
carácter teatral y escenográfico del jardín daría luego lugar a una íntima relación
entre ambos, en un doble sentido. Por un lado, el teatro como jardín, es decir, la
acción teatral desarrollada en un jardín, que sería una constante muy frecuente-
mente presente en las obras teatrales –y en las escenografías– durante el siglo XVIII.
Por otro, el jardín como un teatro en el que se desarrolla la acción de los propietarios
y visitantes privilegiados, «el lugar de los sueños y de las ilusiones, pero también
de la realización práctica de dichos sueños», y que acaba por influir en la
organización de la misma pintura, como se observa en muchos cuadros de Watteau
y otros pintores del setecientos igual que en los diseñadores de jardines, donde se
mantiene una ambigüedad y «el enigma topográfico de tal manera que es imposible
decir si estamos en un jardín que imita un teatro o en un escenario en forma de
jardín»62; o el jardín concebido como un «salón» al aire libre en el que se despliegan
las mismas galas que en los espléndidos salones interiores63.
La jardinería consigue alcanzar así nuevas cotas de refinamiento durante el
siglo XVII, a la vez que se introducen en ella otras novedades, de las que hablaremos
más adelante.
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 241

Plantas, hidráulica y organización del territorio

Los jardines han sido lugar de experimentación vegetal y de aclimatación de especies


botánicas para la ornamentación y para la agricultura. Al mismo tiempo, los traba-
jos hidráulicos que necesitan para su funcionamiento han dado lugar a la puesta a
punto de ingenios cada vez más refinados. Y sobre todo, en el jardín se ponen a
punto mejoras agrícolas y transformaciones territoriales.

Jardines e innovación

Sabemos que la experimentación vegetal se realizaba ya en los jardines antiguos,


donde seguramente se descubrieron variedades y sin duda se aclimataron especies
exóticas. El deseo de crear efectos sorprendentes, de jugar con los distintos tipos
de árboles –de hoja caduca y de hoja perenne, ornamentales y frutales, con arbustos
de distinto tipo, con flores que producían efectos de colorido y con diferentes
especies fragantes y olorosas– daba lugar a una continua experimentación para
introducir nuevas especies y obligaba a intensificar los cuidados.
Al igual que ocurre en el conjunto de las plantas cultivadas por el hombre, el
punto de partida eran las plantas silvestres, domesticadas por la acción humana;
pero en los siglos siguientes las hibridaciones han permitido crear infinidad de
nuevos tipos, seleccionados por su valor alimenticio, medicinal u ornamental. Hoy
sabemos que una parte de ese proceso de hibridación se realizó conscientemente
en los jardines.
El interés que actualmente existe por reconstruir los jardines históricos con
los ejemplares de la época de su creación ha conducido a interesantes estudios
sobre la historia de las plantas ornamentales durante la edad media y moderna.
Conocemos la diversidad de especies usadas en los jardines históricos del islam
(Cuadro 6.1).

Cuadro 6.1 Plantas empleadas en los jardínes históricos del islam


árboles frutales 22
árboles de hoja caduca 32
árboles de hoja perenne 11
coníferas 14
palmeras 4
arbustos de hoja caduca 26
rosales 12
arbustos de hoja perenne 45
plantas rampantes trepadoras 22
plantas vivaces y bulbosas 48
plantas anuales y bianuales 26
plantas acuáticas 5
plantas grasas 11
Total 278

Fuente: elaborado a partir de Luis Riudor Carol, 1993, págs. 91-99


242 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Diversas investigaciones64 nos han permitido conocer el aumento del número


de plantas ornamentales desde comienzos del siglo XVI en los jardines europeos,
debido a un renovado interés por la flora local y a la introducción de plantas ameri-
canas, asiáticas y africanas. Dicho interés estimuló el progreso de la botánica, como
lo muestra el hecho de que a comienzos del siglo XVI existieran 597 especies botá-
nicas clasificadas en Italia, cifra que pasó a 1.790 en la segunda mitad del siglo65.
Frente al jardín renacentista el del seiscientos, barroco, ya no es uniforme,
sino variado, con formas diversas y vegetación también variada (árboles, arbustos,
hierbas) y variación en colores66. En los jardines de Europa noroccidental las cifras
de plantas ornamentales identificadas pasa de 150 hacia 1550, a 800 en 1669 y a
1.500 en 1720, unas cifras que en todos los casos están por debajo de las realmente
presentes en los jardines67.
También sabemos que el interés por las plantas ornamentales y medicinales y
su cultivo en jardines privados y de universidades es un factor esencial en el desa-
rrollo de la botánica a partir del siglo XVI. La actitud coleccionista típica del hombre
renacentista le conducía a la búsqueda de plantas para su jardín, lo que sin duda
representaba una expresión de estatus social y de cultura. Desde el siglo XVI hubo
una migración de plantas ornamentales provocada por los deseos de reyes y aristó-
cratas de enriquecer sus propios jardines. Sabemos que los jardines del duque de
Alba en La Abadía, en Extremadura, junto al río Ambroz, tenían plantas «traídas
de Flandes y Alemania y de los más remotos confines de la Tierra». Por su parte
Felipe II hizo traer plantas de diferentes lugares: garrofas de Navarra, y murtas y
naranjos de Valencia en 1562, y gran cantidad de frutales, y todo género de árboles
de Azuqueica, cerca de Toledo y de otras plantas», encargando su cuidado a un
jardinero flamenco68. Pero los esfuerzos realizados por Felipe II para introducir en
sus jardines españoles plantas de sus diversos dominios no se limitaron a eso; tam-
bién se extendieron a la incorporación de plantas europeas –sobre todo de Flan-
des69– y americanas70.
Durante la edad moderna los príncipes y aristócratas propietarios de jardines
compitieron crecientemente también por introducir y aclimatar especies raras y
exóticas: por ejemplo plantas subtropicales o tropicales en los jardines de climas
atlánticos, lo que condujo en el siglo XVIII a la difusión de las ‘orangeries’ y de los
invernaderos.
La valoración de las plantas de jardín ha ido cambiando a lo largo del tiempo
y se ve afectada por las condiciones naturales y las tradiciones históricas de cada
país. En principio, estrictamente no se seleccionan por su utilidad, sino por la
forma de la planta, su envergadura, su color y el de sus flores, el olor, su papel en
los cerramientos, su exotismo y rareza. Pero en algunos jardines –por ejemplo, en
los mediterráneos– los frutales pueden llegar a tener una gran impor-tancia, tanto
por su carácter utilitario como por los mismos valores ornamentales. Y en otros se
podía también experimentar con algunas especies de especial interés. Por ejemplo,
el espacio denominado Vinogradny o de los viñedos en el jardín del palacio real
Izmailov, cerca de Moscú, se denominaba así por las experimentaciones que se
hacían con viñas71.
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 243

De esta forma los jardines se fueron convirtiendo cada vez más en lugares de
experimentación de técnicas agrícolas. En los jardines renacentistas la preocupación
por obtener y cultivar especies raras y curiosas fue convirtiendo a los jardineros en
expertos en botánica, a la vez que se incorporan las riquezas y obras peregrinas de
la naturaleza, transformando las Wunderkammern y Raritatenkamern en verdaderos
museos de historia natural. Desde mediados del siglo XVI las universidades europeas
añaden jardines botánicos como lugares especializados para la obtención de hierbas
medicinales y la observación y estudio de especímenes botánicos, convirtiéndose
en centros de estudio y experimentación72.
En la edad moderna conocemos muy bien el papel de esos jardines botánicos
y de los jardines reales y aristocráticos en el desarrollo de la botánica. Desde Carolus
Clusius hasta los grandes botánicos del XVIII toda una serie de grandes figuras de
esa ciencia realizaron sus estudios y sus experimentos en jardines reales o aristo-
cráticos. El simple mantenimiento de jardines que podían tener hasta más de 62.000
plantas y el interés por especies nuevas y exóticas obligaban a un cuidado intenso
y generó, además del ya citado intercambio de especies raras y el esfuerzo de
clasificación y descripción, la realización de catálogos impresos, el reclutamiento
de jardineros y botánicos, y el diseño de parterres de forma funcional a las clasifi-
caciones73. Los trabajos de Linneo en el jardín holandés de George Cliford y luego
en el jardín real de Upsala74 o los de Buffon en el Jardin du Roy de París son los
ejemplos más insignes de esa vinculación entre jardines y desarrollo de la botánica
durante la edad moderna, y que tiene su paralelo en España con la actividad
científica de la dinastía de los Boutelou, al servicio de los jardines reales desde la
llegada de Felipe V y al mismo tiempo con aportaciones importantes a la botánica
y a la agricultura75, o en el desarrollo del jardín botánico de Madrid76. Una situación
que pudo continuar durante el siglo XIX como lo demuestra el desarrollo de la
palinología que se inició en un jardín, el jardín Real de Kew, donde a comienzos
del siglo XIX Bauer dibujó los granos de polen de gran número de especies vegetales77.

Hidráulica e higienismo

A todo ello hay que añadir la influencia de la jardinería en el desarrollo de las


obras hidráulicas fue preciso que realizar para mantener esos espacios.
A través de la necesidad de asegurar el riego a los jardines es indudable que los
diseñadores de éstos tuvieron que atender al desarrollo de la hidráulica. Como
bien decía un arquitecto español del siglo XIX, «agradable divertimento es el sonoro
bullir de las aguas, si no ocasionara continuo cuidado su perenne fatiga, originán-
dose de esta continuación los crecidos gastos de las ruinas que se experimentan»78.
La construcción de jardines durante el Renacimiento había dado lugar ya a
importantes obras hidráulicas, y al renombre de famosos ingenieros, como
Bernardo Buontalenti, el diseñador de Pratolino79, Baldassare Perruzzi y otros cuyos
trabajos fueron ya celebrados en su época80, los cuales realizaron infrestructuras
que podían suponer la traída del agua desde varios kilómetros81. Más aún, se ha
podido defender que los esfuerzos papales en el siglo XVI para ampliar la dotación
244 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

de agua a Roma, reconstruyendo los viejos acueductos o edificando otros nuevos


(el Aqua Felice, el Aqua Paula) estaban relacionados no solo con el abastecimiento
de la población sino también, y a veces de forma esencial, con «las necesidades de
viñedos, fuentes, elegantes nymphaea, y juegos de agua que adornaban los jardines
palaciegos de los ricos y poderosos, construidos en las colinas de la ciudad»82.
La incorporación de la maquinaria hidráulica era fundamental y adquiere un
creciente protagonismo. Abastecer abundantemente de agua al árido terreno de El
Buen Retiro madrileño era ya una proeza; pero la ambición de lo realizado en
Versalles y la máquina de Marly despertaría más tarde una justa admiración.
Si a todo ello unimos la preocupación por incorporar autómatas y máquinas
musicales, que hemos visto desarrollarse desde los jardines manieristas, comprende-
remos que estos espacios se convirtieran también en un lugar de innovación técnica.
Pero las consecuencias del diseño de jardines fue todavía más amplio. En efecto,
la construcción de jardines y parques planteaba un problema inesperado: la
acumulación de aguas estancadas y la humedad, que podía provocar consecuencias
negativas para la salud.
En el caso del parque real de Aranjuez su principal historiador, Juan Antonio
Álvarez de Quindós en su Descripción histórica del Real Bosque y Casa de Aranjuez,
dedicada al Rey Nuestro Señor, publicada en la Imprenta Real en 1804, alude
claramente a la configuración de ese lugar, con abundancia de aguas para uso de
los jardines:

que todo forma un aire muy grueso y pegajoso; y de aquí procede que se experimente
tan achacoso a calenturas intermitentes o tercianas, principalmente en el verano, efecto de
lo mal que se hace la transpiración insensible, como es propio de todo país húmedo y
lagunoso, observándose aquí lo que dice Mr. Presavin en su Higiene o arte de conservar la
salud y prolongar la vida, que se distinguen mucho los que habitan en lugares baxos donde
se estancan las aguas por falta de curso, y forman lagunas, porque de estas se exhala,
particularmente en los tiempos de calor, cantidad de aire inflamable, engendrado continua-
mente por la pudrición de sustancias vegetales, como animales, y mas si estos parajes están
cubiertos de montañas hacia el norte o mediodía83.

Como las personas reales o nobles para las que se construían esos espacios no
podían estar a merced de la malaria, era preciso realizar esfuerzos para combatirla,
idear soluciones para disminuir los peligros mejorando las condiciones higénicas.
Todo lo cual obligaba a tomar medidas tanto sanitarias, como de control del medio
natural, lo que influía, a su vez, en la misma configuración del jardín y en la disposi-
ción de las masas arbóreas. Es lo que se discutía a fines del XVIII en Aranjuez, donde,
según su cronista «se podría mejorar su temperamento tomando algunas precau-
ciones más, y arrancando los árboles de las faldas de los cerros del lado del mediodía,
porque de esta suerte los aires serían más puros, y circularían con más libertad»84.
De esta forma, el diseño de parques, al tener que plantear problemas higiénicos,
obligó a suscitar y debatir esas cuestiones por parte de los arquitectos, jardineros y
médicos más prestigiosos como eran, por definición, los médicos de la Corte y de
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 245

las familias nobiliarias, y a discurrir soluciones que luego serían de utilidad también
en las ciudades durante el siglo XIX.
Como igualmente lo serían otras novedades que en ellos se probaron por
primera vez, y cada vez con mayor atrevimiento: máquinas escénicas, fuegos de
artificio, música para fuegos artificiales, iluminaciones. Por ejemplo la gran
iluminación que Carlos III organizó en el jardín del Príncipe de Aranjuez. Vale la
pena escuchar al cronista:

Se iluminó con faroles de todos colores y morteretes la línea del jardín del Príncipe
(...) por lo interior los árboles y cuadros del mismo jardín, y por lo exterior con variedad
de adornos, invenciones y dibujos de capricho, arcos, pirámides, soles, estrellas
transparentes, ruedas, cintas y penachos de muchos brillos, glasés de oro y plata y de diversos
colores. ¿Quién podrá decir los millones de luces que allí había? Ni los mismos que lo
inventaron, dirigieron y manejaron. ¿Ni quién podrá pintar la vistosa, agradable y hermosa
perspectiva que formaba desde la orilla opuesta, y a mayor distancia? Baste decir que lo
interior estaba más claro que en medio del día, sin embargo de los intervalos y sombras de
los árboles; y no había ojos tan despejados que pudiesen tener fija la vista un mediano
espacio sin ofenderse con la excesiva claridad85.

Jardines y agricultura

Un hecho importante en la evolución de los jardines es el paso desde el jardín


reducido, cercano a la vivienda, al jardín amplio, que hemos visto realizarse ya
durante el quinientos. Eso conduce al tratamiento de grandes espacios y la cons-
trucción de una especie de ciudad verde, con lugares especializados: la vivienda,
los edificios auxiliares, el jardín, el espacio agrícola, el bosque. Sin duda, las villas
italianas (venecianas, toscanas y romanas, principalmente) y españolas contribu-
yeron a desarrollar este modelo.
En la Venecia del siglo XVI, en el momento en que la potencia marítima y las
rutas orientales de la ciudad son amenazadas por el poderío turco y en que la
nobleza veneciana canaliza parte de sus inversiones hacia la agricultura de la
Terraferma, la construcción de villas agrícolas y la valoración de la vida en el campo
dio lugar a la publicación de numerosos tratados que intentaron promocionar
esta actividad y la residencia campesina entre la burguesía veneciana y de las
ciudades próximas, e incluso también entre unas clases populares que no
encontraban ya empleos en la navegación y el comercio. El ensalzamiento de la
vida del campo iba dirigido a estos grupos urbanos que se veían obligados a
descubrir el campo y la vida campesina por necesidad –y por el gusto inducido
por una moda ideológicamente configurada, es decir, configurada desde el poder
en relación con las nuevas necesidades económicas.
Esas villas se construyeron orgullosamente en el centro de propiedades nuevas
que estaban siendo bonificadas por los propietarios y en donde se instalaron
también colonos para su cultivo. Fueron esos propietarios nobles y burgueses
venecianos «quienes revalorizaron idealmente sus nuevos intereses económicos,
246 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

su retorno a la ‘agricoltura’, convirtiendo la agricultura en una doctrina estética de


purificación». En fin, como han concluido R. Bentmann y M. Müller, ensalzaron
sus aspectos éticos para encubrir sus patentes objetivos económicos86. Son estos
propietarios los que separaron la rusticitas –calificada incluso de santa rusticitas–
de la rudeza campesina y miraron al pasado clásico para «establecer una firme
base para esta ideologización de la agricultura». Alvisse Cornaro encubriría el capi-
talismo agrícola bajo la santa Agricultura «practicada piadosamente y virtuosa-
mente por los Padroni enriquecidos de la villas»87.
De manera semejante se configura una tradición de casas de campo con espacio
organizado también en otros países europeos. En España esa tradición es muy
fuerte desde la edad media, tanto en los reinos musulmanes como en los cristianos
(almunias, alquerías, rafales, quintas). Finalmente todo ello culmina en la organi-
zación de la Casa de Campo de Madrid por Felipe II88, sin duda un modelo corte-
sano de gran repercusión en el seiscientos. Si la Villa Rotonda de Palladio sería el
modelo de villa más influyente hasta el siglo XIX, con las escalinatas y el frontón
que dan solemnidad y remiten al templo clásico como símbolo del poder y a la
edad de oro de la antigüedad, la casa de campo española, de herencia clásica y
musulmana se convertiría en otro tipo asimismo influyente. La primera constituyó
un modelo para todas las noblezas feudales y señoriales de la edad moderna y
contemporánea, en Europa y en los territorios colonizados extraeuropeos. De
manera semejante las casas de campo españolas se convirtieron asimismo en el
modelo para toda la América hispana89.
Al igual que ocurrió en Italia, también en España dio lugar a la publicación de
textos de agricultura, uno de los cuales, el de Alonso de Herrera (1513) incluiría
luego significativamente en su 3ª edición (1620) la Agricultura de jardines de
Gregorio de los Ríos, cuya 1ª edición se había publicado en 159290.
Una floración todavía más importante de textos de agricultura con atención a
la jardinería se daría en Francia91. Allí el jardinero se convierte en agrónomo, en
artista y en erudito. En el jardín domina lo agradable sobre lo útil, al contrario de
lo que sucede en el huerto o explotación agrícola; aunque frecuentemente una y
otra función estaban íntimamente unidas. No extraña por todo ello que el jardín
tuviera también a veces funciones económicas; como muestra, por ejemplo, la
asociación entre huerta y jardín en las villas mediceas, o el cultivo de moreras a
partir de 1596 en los jardines franceses para favorecer la industria de la seda92.
Al igual que en Venecia y otras ciudades italianas, también en Francia se
desarrolló la propiedad campesina y la ideología del buen propietario, así como la
construcción de explotaciones agrícolas con villas de recreo. El jardín de Vaux fue
precedido, de hecho, por una cincuentena de villas o casas de campo (maisons de
plaisance) alrededor de París, las cuales contaron incluso con una guía del
historiógrafo Denis Godefroy (Belles maisons et promenades que se peuvent faire
autour de Paris, 1639)93. En esos jardines se fueron definiendo las tipologías y
poniendo a punto los principios de la jardinería francesa que luego cristalizarían
en los jardines de Le Vaux y Versalles.
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 247

Todo ello va configurando el oficio de jardinero, que aparece reconocido en


diversos países desde el XVI. En Francia existió incluso una corporación de jardineros
con privilegios en el siglo XVII, y con incipiente especialización: unos se cuidaban
de las avenidas de árboles, otros de los parterres, y algunos del conjunto, del diseño
global. Adquirían una formación en geometría práctica y agronomía, y algún autor
ha llegado a relacionar dicha formación con la de los ingenieros militares, ya que
ciertos aspectos del arte de la jardinería, tal como fueron desarrollados por Le
Nôtre, tienen que ver con conocimientos que se usaban también en el arte de la
fortificación, en relación con ejes longitudinales, perspectivas, aterrazamientos
sucesivos y glacis94.

Una nueva escala del diseño territorial

El cambio de escala que se produce a partir del siglo XVI en el diseño urbano tiene
su primera expresión en el arte de la jardinería y se extiende luego al urbanismo.
Un historiador de la arquitectura ha insistido acertadamente en que el cambio en
el mundo de la ciencia, resumido por A. Koyré en el título de su libro Del mundo
cerrado al universo infinito, se refleja también en la modificación profunda del
diseño urbano95. Concretamente se traduce en «el intento de representar físicamente
el infinito con los medios tradicionales, en el campo todavía inexplorado de las
grandes dimensiones, y el de aumentar la representación de la perspectiva hasta la
máxima medida posible». Y añade: «Este intento –por las dificultades políticas y
económicas propias del mundo europeo en los siglos XVII y XVIII– afecta a la
proyectación de jardines más que a la de ciudades y a la del territorio, y solo
posteriormente influye en la proyectacción urbana, cuando las dificultades ceden,
aunque el sentido originario del intento esté olvidado».
Es conocida la relación estrecha entre ciencia y arte en el Renacimiento, y el
interés de los artistas de la época por la perspectiva. Los estudios sobre este tema
no solo permiten representar el espacio físico sino que, apunta Benevolo, permiten
dominarlo y, más adelante, modificarlo. Este autor considera que las grandes
composiciones urbanísticas del mundo antiguo, medieval y renacentista están
sujetas a una limitación de dimensiones. Pero a finales del quinientos se acometen
ya proyectos más ambiciosos. Si las calles rectilíneas ideadas antes de mediados del
XVI (por ejemplo, la vía Toledo de Nápoles) no superan en general la longitud de 1
km, en la segunda mitad del siglo XVI encontramos, en cambio, ordenaciones que
rebasan ampliamente dicho límite, y se extienden a 3 y más kilómetros96.
Esa ampliación de las posibilidades de intervención espacial encontraría nuevas
posibilidades durante el siglo XVII con el triunfo de la Revolución científica, que
proporciona nuevas posibilidades constructivas y con la consolidación de las
monarquías absolutas, todo lo cual permiten superar todavía más los límites
tradicionales de la perspectiva.
Sin duda el arte de la jardinería tiene que ver también con la conservación y
mejora de la naturaleza. La preocupación por estas cuestiones aparece ya claramente
en Felipe II cuando ordena personalmente a Diego de Covarrubias que velara por
248 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

la conservación y aumento de los montes, al nombrarlo presidente del Consejo de


Castilla97. Sin duda el problema de la productividad de los bosque está ligado en
ese momento, como en los dos siglos siguientes, a las necesidades de la marina.
Pero también a la caza y a los parques reales. Eso tendría importancia en la ordena-
ción del territorio: de hecho el término que en Francia se utiliza para ello, amena-
gément, se empleó primeramente en las operaciones de la silvicultura, que trataban
de regular las formas de cultivo y de explotación forestal98. Estudiando los ejercicios
de dibujo de la École des Ponts et des Chaussées de París Antoine Picon ha hablado
asimismo de las analogías que se tejieron entre el amenagément y el arte de la
jardinería y que culmina a fines del siglo XVIII cuando el territorio se convierte en
el «jardín del ingeniero»99. De todo ello y de la construcción de parques y jardines
nacerá una nueva forma de intervención en el territorio, de proyectación territorial
y paisajista. Se trata de un claro precedente de lo que luego sería la zonificación,
los planes de urbanismo y la ordenación territorial.
Desde comienzos del siglo XVII algunos jardines se van convirtiendo en parques
con predominio de árboles en plantaciones regulares, dando lugar, como ocurre
en la Villa Borghese de Roma (1613-15), a un conjunto de avenidas ortogonales
que constituyen ejes axiales dirigidos a fuentes o al palacio. De manera semejante,
en Aranjuez existen también obras importantes del XVII, realizadas por los Austrias,
como el Jardín de la Isla, a partir de 1623, con trazado rigurosamente ortogonal en
el que se apunta excepcionalmente alguna diagonal100.
Las primeras realizaciones paisajísticas a gran escala serían a partir de 1634 la
ordenación de los jardines y parque del Buen Retiro, el palacio que mandó construir
en la capital de España el conde-duque de Olivares para Felipe IV. Pero se trata
todavía de un diseño que se fue configurando algo desordenadamente, y al que
faltó unidad y coherencia inicial, creciendo progresivamente en extensión. En él
estaban ya presentes, además de los jardines y arboledas para las que se procuró
reunir plantas raras y exóticas, albercas, lagos, canales para pasear en barca,
embarcaderos, fuentes, arboledas, espacio para el juego de pelota, picadero, casa
de fieras, pajareras, ermitas, grutas y un coliseo101.
Más coherente fue el diseño y la realización de los jardines del castillo de Vaux
(1656-1660) y, poco después, de Versalles. Luis XIV convirtió los jardines de este
palacio en todo un espectáculo en el que estaban presentes todos los principios de
la perspectiva y la monumentalidad; el conjunto está organizado por un eje axial
de unos diez km que se dirige a la fachada de un palacio que alcanza medio
kilómetro. Detrás los jardines y el parque, los estanques, las diagonales, las
perspectivas, las ilusiones acuáticas102 (Figura 6.5).
A través de la realización de un jardín los reyes y los arquitectos podían hacer
realidad todas las fantasías que incluso a ellos les era imposible realizar en la
dimensión urbanística, porque los recursos, a pesar de ser enormes, eran limitados.
Lo que Olivares no se atrevió siquiera a iniciar en Madrid, lo hizo en los jardines
del Buen Retiro que en 1640 habían alcanzado ya una superficie equivalente a la
mitad de Madrid103. Lo que Luis XIV no puede hacer transformando totalmente
París, debido a las estructuras urbanas ya construidas, ni tampoco puede realizar
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 249

Fig. 6.5 El palacio y los jardines de Versalles bajo el reinado de Luis XV


(Versailles, par Pierre Le Pautre, Architecte et graveur ordinaire de Sa Majesté)
250 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

en una gran ciudad nueva, para cuya fundación carece de recursos, lo realiza en el
parque de Versalles, donde la naturaleza puede ser transformada y donde la
imaginación se puede desplegar libremente, debido a la mayor flexibilidad de la
vegetación para ser moldeada.
De manera semejante, cuando, tras el levantamiento del sitio de Viena por los
turcos, Leopoldo II encarga a Johann Bernhard Fischer von Erlach el diseño de
una venerie imperial con jardín de placer y de fieras, y el emperador se ve obligado
a rechazar, por razones económicas, la más ambiciosa propuesta urbanístico
palaciega jamás imaginada en la edad moderna104, el diseño de un imponente jardín
sustituirá a la grandiosa trasformación arquitectónica de colinas y llanuras que no
podía realizarse.

EL JARDÍN FORMAL Y SU INFLUENCIA EN EL URBANISMO

El desarrollo de la jardinería a partir del siglo XVI y XVII tendría todavía otras
consecuencias trascendentes en el desarrollo de la ciudad. Si en un primer momento
se trataba de la construcción de enormes jardines reales o nobiliarios, de disfrute
cortesano o del grupo social privilegiado, a partir del setecientos los jardines
empiezan a estar presentes en la misma ciudad para el disfrute público. Y, además,
el diseño de los jardines se convertirá en un aspecto esencial del diseño urbano e
incluso en un modelo para el mismo. Aludiré ahora a estos aspectos.

Los jardines en la ciudad de la Ilustración

Durante el siglo XVIII las ideas sobre el embellecimiento de la ciudad se amplían


desde el entorno del palacio del príncipe hasta el conjunto del espacio urbano, en
una amplia dimensión, teorizada por arquitectos y urbanistas (como Blondel, Patte
o Lugier), que incluye desde las infraestructuras al ornato de los edificios y la
construcción de jardines y paseos. Comodidad de la población, ornato y magnifi-
cencia del príncipe se aliaron para dar a las ciudades unas dotaciones que se van
extendiendo desde las cortes a los núcleos más pequeños.
El paseo y exhibición a que se dedicaban los cortesanos en los jardines reales y
aristocráticos se convierte en una moda que se ejercita también en la ciudad, a la
vez que se transforma en una actividad de exposición, ostentación y de contempla-
ción de los otros. Según se ha escrito acertadamente, «el juego de la autoidenti-
ficación, como individuo y como miembro de la sociedad, actúa como un imán
para esta exhibición»105. Todo lo cual estimularía la creación de paseos a lo largo
del XVIII.
En efecto, la costumbre social del paseo y la necesidad de crear estos espacios
introduciría el diseño de los mismos en el planeamiento urbano. Su presencia se
convirtió en una constante en todos los programas de mejora urbanística.
El crecimiento de las ciudades y el alejamiento creciente entre la ciudad y el
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 251

campo, hizo surgir la moda del paseo para mirar los alrededores y tonificar el
cuerpo.
Los paseos se construyeron, en primer lugar en el límite de la ciudad, definiendo
y reorganizando dicho límite. También en los caminos que partían de la ciudad; y
finalmente en la misma trama urbana.
En los límites de las ciudades se construyeron paseos arbolados, jardines y
«salones» abiertos, como una de las más importantes actuaciones de la política
ilustrada en las ciudades. Por iniciativa de la Corona o de sus funcionarios, capitanes
generales, intendentes o corregidores se instalaron frecuentemente en el límite de
la ciudad, que era donde se disponía de espacio suficiente para ello. En muchas
ocasiones estas operaciones supusieron un estímulo para la expansión urbana,
más allá del límite tradicional de la cerca o muralla, que entonces empezaba a
perder, en algunos casos, su funcionalidad.
La ordenación de los Champs Elysées en París constituyó un modelo pronto
seguido en otras ciudades106. A imitación de París numerosas ciudades francesas,
europeas y americanas construirían espacios semejantes.
Los «salones» eran paseos alargados bien delimitados por elementos
ornamentales y acabando generalmente en forma de semicírculo, en los que podía
haber fuentes, y con filas de árboles que definían calles. Se trata de un espacio de
mayor sociabilidad que la alameda, siendo, dice Francisco Quirós, «un correlato, a
mayor escala y al aire libre, de los salones de las viviendas aristocráticas o burguesas,
sin más que sustituir el espacio de baile por el de paseo»107.
El Salón del Prado en Madrid tuvo su origen en los proyectos que desde 1763
existieron para ordenar el frente oriental de la capital, en el sector situado entre la
puerta de Alcalá y el convento de Atocha. Desde 1768 existe ya una política de
compras y plantíos para crear un gran paseo, que acabaría convirtiéndose en el
citado salón108, que además de paseo era también un lugar de exhibición de los
madrileños. Como escribía un viajero inglés que visitó el Prado de Madrid en
1787, «la ropa de las damas, las libreas de sus criados, las pelucas de los cocheros y
la pintura de los coches era tan perfectamente parisina que creí que me hallaba en
los Boulevards»109. El Prado se convirtió también en un lugar prestigioso para que
la aristocracia construyera sus palacios y desde 1780 en la localización preferente
para nuevas instituciones de cultura tales como el Gabinete de Historia Natural o
el Jardín Botánico.
En España el Prado constituyó el modelo con el que se construyeron otros en
diferentes ciudades (Málaga, Alameda de Cádiz, Salón de Bilbao, etc.). Igualmente
se construyeron alamedas en ciudades pequeñas. Así el inglés Townsend a su paso
por Lorca quedaría encantado de los paseos públicos que «se parecen a los de
Oxford, pero tienen un plano más extenso y más hermoso, porque los campos de
trigo que encierran están bien regados»110.
También se construyeron estos paseos y alamedas en los caminos que partían
de la ciudad. Arboledas que daban frondosidad y prestancia al camino se cons-
truyeron, en primer lugar, en los que unían las residencias reales; por ejemplo, en
Madrid los que se dirigían hacia Aranjuez, el Pardo o la Granja. Bien pronto también
252 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

en los principales caminos que partían de las ciudades. Carlos Sambricio ha


reseñado el elevado número de caminos y paseos arbolados que se proyectan y
construyen en España a partir de mediados del setecientos, y la ambición de algunos
de los programas de reforestación en relación con ellos; por ejemplo la plantación
de dos millones de árboles en el curso del Manzanares y del Henares para adornar
el camino que desde Madrid se dirigiría hacia Aranjuez111, y los 25.000 a 30.000
fresnos en el camino real hacia ese Real Sitio.
La realización de plantíos usados como parques urbanos es una tendencia que
aparece claramente a fines del siglo XVIII. Se conseguía con ello una doble utilidad
de repoblación forestal y creación de espacio verde urbano, y en ese sentido fue
defendida por figuras destacadas del período final de la Ilustración española.
Así lo hizo Gaspar Melchor de Jovellanos al elaborar su Plan general de mejoras
propuesto al Ayuntamiento de Gijón (1782), preocupado en todo momento por
«conciliar en cuanto sea posible la utilidad con la hermosura»112. Con ese objetivo
propone plantar de pinos todo el arenal que se extiende fuera de la cerca de la
ciudad y desde la orilla del mar hasta los caseríos de Ceares. Eso produciría tres
ventajas sensibles. La primera, la de criar un millón de pinos que podrían aprove-
charse como bienes de propios de la ciudad. La segunda, fijar las arenas del mar y
evitar los peligros que su desplazamiento originaba. La tercera, fijar y agramar el
suelo, formando en algunos claros pastos para el ganado. Y por último, «hermo-
searían las avenidas y caminos que vienen por aquella parte a la villa y darían a los
que transitan por ellos un abrigo contra las inclemencias del sol y de los vientos».
Lo mismo podría hacerse a poniente de la villa.
En esos plantíos, «al principio solo se debe aspirar a formar un bosque de
ellos, pero una vez presos sería fácil entresacarlos, dejando solo las plantas más
robustas, tanto para que éstas pudiesen crecer libremente, cuanto para que su misma
espesura no perjudicase al pasto ni al adorno y seguridad de la población».
Los plantíos serían, sin duda, de utilidad a la ciudad. Pero también deberían
hacerse otros que fueran solo de adorno, aunque igualmente útiles a la población:
«hablo de los árboles de puro recreo, que deben ponerse a la orilla de los paseos y
caminos para hermosearlos». Jovellanos cree que convendría hacer en ese sentido
«inmensos plantíos, que serían para la villa una hermosura y aun una utilidad
imponderable». Al principio deberían plantarse sobre todo álamos blancos, un
árbol que prende fácilmente, incluso en sitios húmedos y pantanosos. Jovellanos
señala los lugares donde deberían realizarse dichas plantaciones, a las que podrían
añadirse «las orillas de los prados y heredades del público y particulares»,
empezando la villa dando ejemplo con las plantaciones en los bordes de sus
propiedades. En el monte de Santa Catalina podrían plantarse asimismo dos filas
dobles de árboles que descendieran hasta formar una plaza delante de la capilla de
Santa Catalina. Y añade:
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 253

Los que no están acostumbrados a semejantes adornos [lo que muestra que no estaban
todavía muy extendidos] tendrán acaso por extravagantes mis ideas, pero yo les ruego que
consideren que los árboles no solo contribuyen a la hermosura, sino también a la riqueza
de los pueblos; que hacen abundar en ellos la leña y la madera de construcción; que los
libran de las inclemencias del sol y de los vientos; que purifican, templan y refrescan los
aires destemplados del invierno, y finalmente, que dan una idea a quien los ve de que el
orden y la buena policía reinan en los pueblos donde abundan. Este es el modo de pensar
de todas las personas de buen gusto, y cuando no estuviese confirmado con el ejemplo de
todos los pueblos cultos de Europa, bastaría para autorizarle la inclinación del rey nuestro
señor a los plantíos, pues puede asegurarse que desde que entró al gobierno de esta
monarquía se han plantado de su orden muchísimos millones de árboles para adorno de
su Corte y Sitios reales113.

La alameda de Sigüenza (1780), el paseo de San Francisco de Salamanca (1787),


el paseo del Espolón de Burgos (1787), el Prado de la Magdalena, el Espolón y el
Campo Grande de Valladolid (1787), el jardín del General de Barcelona, se cuentan
entre las principales realizaciones del período final de la Ilustración en las ciudades
españolas114. En alguno de los proyectos se lee que la obra se hacía «más bien para
la salud pública que para la diversión común», ya que se trataba de avenar el sector
y evitar su conversión en estercolero, pero también «para el comercio civil y político
de todas las gentes, atrayéndolas a una concurrencia pública»115. Puede afirmarse
que el embellecimiento de paseos con la creación de arboledas alineadas y dispuestas
con diferentes diseños prepara la urbanización de grandes bulevares y avenidas
que se hará luego en el siglo XIX.
Mientras tanto los pobres, que seguramente se veían extraños en esos lugares
que no consideraban como propios, se iban de romería o de fiesta al campo
próximo. En Madrid a la pradera de San Isidro, en Barcelona a las Huertas de San
Beltrán y a Montjuïc116, y en otros lugares a sotos, alamedas y arboledas cercanas.
A donde acudían también los ricos para acercarse al pueblo y a sus costumbres
cuando la sensibilidad se impregnó del espíritu prerromántico hacia el final del
setecientos.
Conviene tener en cuenta que si en las ciudades el campo estaba relativamente
cerca, el acceso a él no siempre era fácil, sobre todo a partir del siglo XVIII. De
entrada, podía haber limitaciones derivadas de las murallas y puertas de la ciudad,
que se cerraban y abrían a determinadas horas. Pero además, el número de caminos
de uso público que penetraban en las áreas rurales podía ser limitado y el acceso
dificultado por los propietarios de las fincas periféricas. Existían, sin duda terrenos
comunales y propios de la ciudad, pero desde el siglo XVIII o comienzos del
ochocientos se produce un ataque a esos espacios, con la construcción de cercas
(la famosa polémica de las enclosures en Gran Bretaña) y luego con la desamor-
tización. La lucha por mantener espacios públicos se convirtió en un problema en
algunas ciudades y los paseos y alamedas tal vez un sustituto para los espacios
perdidos.
254 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Jardinería y urbanismo

Las relaciones entre jardinería y urbanismo parecen al principio lejanas, pero se


revelan profundas en cuanto se inicia un análisis de las mismas.
Ante todo, durante la edad moderna construyendo jardines arquitectos e
ingenieros se acostumbraron, e incluso aprendieron, a situar elementos en ese
espacio considerando el plano de conjunto y el orden y combinación de los distintos
elementos. Sin duda el arte de la jardinería se convirtió en un importante modelo
para el urbanismo.
La construcción de parques y jardines permite una mayor flexibilidad en el
diseño porque plantas y árboles son estructuras más moldeables que los edificios
construidos sólidamente en ladrillo o piedra.
Por eso, cuando se observan los diseños de jardines del siglo XVII y XVIII (el
Buen Retiro, Vaux, Versalles, el Schönbrunn o el Belvedere de Viena...) se tiene la
impresión de que los arquitectos o jardineros que los trazaron pudieron actuar
con mayor libertad, y realizar trazados más imaginativos: diagonales diversas,
efectos de perspectiva, convergencias de avenidas. Todo eso parece que se introduce
por primera vez en el diseño de jardines y de ahí pasaría al diseño urbano más
tarde. Y se acometió con una ambición que parecía no tener límites –o en todo
caso, no tener más límites que los recursos disponibles.
Diseñando y construyendo jardines los arquitectos se fueron atreviendo a
moldear y transformar la naturaleza de forma cada vez más osada. El camino
quedaba abierto por esos jardines arquitectónicos que se realizaron en el quinientos,
y fue impulsado por diversas corrientes intelectuales. Entre ellas por la pintura del
paisaje del XVII. Existe seguramente una relación entre el interés en la representación
de los paisajes y los proyectos de transformación agrícola y territorial; durante el
seiscientos francés la representación de paisajes aumenta considerablemente y
aparece en casas y fincas particulares, y en algún tratado de esa época se afirma
que la naturaleza no siempre es buena para imitar, y que a veces hay que corregirla117.
Así se hace en los jardines barrocos, en los que se corrige y hermosea la naturaleza,
y en la que usando de la geometría, se la rectifica para producir efectos sorpren-
dentes.
Cuando en 1678 un cortesano francés escribía a Madame de Sevigné que lo
que se hacía en Versalles era «dar a la tierra una forma distinta a la natural»118
estaba expresando esa voluntad de transformación total del paisaje natural, que
en aquellos momentos solo podía realizarse modelando un paisaje verde del parque
real. «Corregir la naturaleza», como expresaba Saint Simon aludiendo al sentido
de esos trabajos, es una propuesta que solo en el seiscientos y el setecientos puede
imaginarse, y suponía una osadía que era posible emprender con los grandes
recursos de un monarca absoluto. Frente a la idea de un plan divino de la creación
ahora los recursos y la capacidad organizativa de las monarquías permitía la
increíble osadía de corrregir dicho plan.
Se impone así la idea de naturaleza arreglada por el hombre. Se acepta que,
como decía Jan van der Groen en Le Jardinier du Pays Bas (Bruselas, 1672), «por
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 255

medio del arte se puede embellecer la naturaleza y darle el encanto, la hermosura


y el orden de la que previamente carecía»119. Una osadía que alcanzará su expresión
más acabada en la fórmula que aparece en el programa de estudios de la Academia
de Matemáticas de Barcelona (1739) en el que se pedía a los ingenieros militares
que aprendieran a «transformar con el arte los defectos de la naturaleza»120.
Fórmulas todas ellas que no eran, en definitiva, más que la réplica de los principios
expuestos por Aristóteles y repetidos por Vitrubio y que, como hemos visto antes,
tanta difusión habían alcanzado en el Renacimiento.
Así se crea el modelo del jardín a la francesa, donde la naturaleza está totalmente
sometida a la voluntad del hombre. El mensaje de que la naturaleza ha sido
subyugada por el arte es explícitamente expresado a través del diseño de jardines,
en donde la remoción de tierras, las obras hidráulicas, el desafío al clima a través
de orangeries e invernaderos y otros trabajos muestran de forma eminente el poder
del hombre. Es la culminación de dos siglos de evolución. De alguna manera eso
había aparecido ya en el Renacimiento con el jardín del Belvedere en el Vaticano. Y
luego en otros jardines europeos del quinientos y el seiscientos. Jardines en los que
a veces se llegaba a una auténtica delineatio montis; como se hizo en las laderas del
Kasselberg, el monte situado junto a Kassel, para los landgraves de Hesse121. Si en
cierta manera todos los credores de jardines podían sentirse como pequeños dioses
al construirlos con un orden que solo ellos entendían, tal como había escrito R.P.
Binet (1629) en sus Essays des merveilles de nature et des plus grands artifices122, más
aún se sentirían los reyes y aristócratas capaces de emprender tan gigantescas obras
de ingeniería para construir sus grandes jardines. Entre ellos en el Hortus Palatinus
diseñado por Salomón de Caus en 1614 y que es a la vez «un símbolo del orden del
Estado, una imagen del territorio del Palatinado y el sucesor de la antigua práctica
romana de control de la naturaleza»123.
A través del poder sobre la naturaleza se refleja, en definitiva, el poder político,
lo cual aparece de forma eminente en los trabajos de los príncipes europeos del
XVII y XVIII. Lo hemos visto ya en el caso de Versalles. Y lo mismo puede decirse de
los otros jardines reales. Así con referencia a la Viena de los Habsburgos se ha
defendido124 que los jardines imperiales de Schönbrunn (desde 1695) y Belvedere
–estos últimos construidos por el príncipe Eugenio, que actuaba casi de
emperador125– se diseñaron para legitimar el control de los Habsburgos sobre el
medio social y natural: la adopción del modelo francés con la disposición de las
plantas de forma no natural permitía producir vistas sublimes y mostrar el dominio
sobre la naturaleza y el poder de la dinastía. Como bien observó hace ya tiempo
un tratadista español con referencia a jardines en que se impone la geometría y el
diseño, frente a la naturaleza, «las grandes ordenaciones, con extensas perspectivas
y simetrías perfectas son reflejo de una política fuerte y avasalladora»126.
Lo que se hizo en el Buen Retiro de Madrid o en Vaux y en Versalles se realizó
durante el siglo XVIII a diferentes escalas en distintas creaciones cortesanas y
nobiliarias en diversas partes de Europa. En parques de la periferia de París como
Saint Germain, Chantilly, Meudon, Sceaux, Saint Cloud, Clagny. También en
España, en donde desde comienzos del XVIII domina una dinastía francesa: Aranjuez
256 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

(Figura 6.6), Riofrío y, sobre todo, la Granja de San Ildefonso, con una sabia
organización del terreno, incluyendo un hábil escalonamiento y perspectivas que
se prolongan sobre los montes circundantes y que en algunas direcciones permiten
pasar suavemente desde el jardín al bosque natural.
Pero la influencia es general. En Suecia (en el jardín real de Estocolomo), en la
Austria imperial (y especialmente en Viena, como hemos dicho), en los reinos y
principados alemanes (Ludwgsburg en Sttugart; Nymphenburg en Munich, Bruhl
en Colonia y, sobre todo, en el gran conjunto encargado por el landgrave de Hesse
en Kassel) en el pujante reino de Prusia (Charlotemburg y Postdam en Berlín), en
los Países Bajos (Hememstede en Utrecht, Het Loo en Apeldoorn), en el reino de
Saboya (el parque Stupinigi en Turín) o en el reino de Nápoles (el jardín del palacio
de Caserta). E incluso en Gran Bretaña (Hampton Court en Londres, Bandmington
en el condado de Gloucester), lo que no deja de ser digno de destacar por lo que
diremos en el capítulo siguiente.
El jardín barroco y neoclásico a la francesa se forma a partir de la ortogonalidad
de los jardines renacentistas, aunque la transforma con la introducción de diago-
nales. En él domina de forma clara la línea recta. Ésta domina de manera absoluta
en las calles y avenidas. Son las grandes líneas rectas de las avenidas ortogonales,
las paralelas, y las diagonales. Y también en el diseño de los canales y de los lagos y
estanques. La curva solo aparece levemente en los círculos de confluencia de diversas
avenidas o en la forma de algunos parterres o estanques. En ese jardín, como en la
Castilla de Ortega y Gasset, podría decirse que «no hay curvas».
Tres aspectos son de destacar en estos diseños. En primer lugar las dimensiones
verdaderamente amplias: ejes de hasta más de una docena de kilómetros y pers-
pectivas todavía más amplias suponen –como hemos visto– una nueva escala en el
diseño urbanístico del territorio. Sin duda ahí se van forjando las prácticas y los
instrumentos que permiten más adelante emprender proyectos de diseño propia-
mente urbano de dimensiones nunca hasta entonces imaginadas. En ese sentido
se entiende que la tarea de los constructores de jardines se haya comparado a la de
los ingenieros militares127 por la amplitud de los trabajos y la necesidad de geometría
y medida para los diseños y conducciones hidráulicas.
En segundo lugar, las diagonales. Lo que más impresiona en estos diseños y lo
verdaderamente nuevo por la cantidad de veces que se dibujan y la escala que se
utiliza es el manejo de las diagonales, que aparecen de forma destacada en todos
los planos.
Y finalmente, la sabia y hábil utilización de los efectos de la perspectiva,
utilizando para ello recursos diversos. Ante todo las construcciones arquitectónicas,
los palacios, que aparecen como cortinas o escenografías que dan sentido y orden
a todo el conjunto. También el hábil recurso de las vistas desde la misma puerta de
entrada, pues como afirmó un tratadista del XIX, la situación de ésta había de ser
«la más conforme a la distribución interior del jardín, siendo muy conveniente
que puedan verse desde ella sus principales calles y más notables juegos»128. Y por
último la sabia disposición de fuentes, avenidas de árboles y accidentes del relieve
que permiten crear sorprendentes efectos: colinas en las que se sitúan las cons-
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO
257

Fig. 6.6 Los jardines y la ciudad de Aranjuez, con el palacio real como eje de toda la composición
(Plano general del pueblo y jardines, Alejandro Estrada, 1929)
258 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

trucciones o los monumentos, llanuras, valles y hondonadas que hacen posible el


despliege de la vista y la circulación de las aguas.

La influencia del jardín formal en el urbanismo europeo y americano

Al igual que ocurrió con el jardín renacentista, la influencia del jardín formal,
codificado en los grandes jardines de fines del XVII y XVIII, se dejó sentir en el urba-
nismo europeo y americano. Podrían citarse decenas de proyectos urbanos en los
que se ponen en práctica diseños ensayados antes en la construcción de jardines.
La comparación del plano de la ciudad con el de un jardín o parque se convierte
en común durante el siglo XVIII. Así aparece, por ejemplo, en el Essai sur l’architecture
(París, 1753) de M.A. Laugier, para el cual «una ciudad debe ser considerada de la
misma forma que un bosque. Las calles de la primera son los senderos del segundo;
deben ser trazados de la misma forma. La belleza esencial del parque radica en la
multiplicidad de los caminos, su tamaño y ordenación; pero eso no es todo, los
planos deben ser diseñados por un Le Nôtre (...) Apliquemos este concepto y veamos
el diseño de nuestros parques servir como un plano para nuestras ciudades»129.
La interrelación entre diseño de jardín y diseño urbano aparece durante la
Ilustración en múltiples textos. La misma sorpresa que desde el Renacimiento
intentaban provocar los arquitectos en el visitante de un jardín, a través de espacios
diferentemente dispuestos, máquinas hidráulicas y musicales, grutas, o laberinos,
se intenta ahora generar en el visitante de la ciudad. Antonio Ponz lo expresó muy
bien, como hombre de su época, cuando tras criticar en su Viaje de España (vol. IV,
1774) la fealdad de las ciudades españolas, realiza propuestas de las reformas que
debían introducirse en ellas y efectúa una defensa de la ciudad construida con
orden, regularidad y armonía.
Propone Ponz que la ciudad se organice con cuatro o seis calles principales
que debían dirigirse al centro, introduciendo con ello un sistema que ya era habitual
en los jardines; que se multiplicaran las plazas, en forma variada cuyo origen se
encuentra también en el diseño de éstos: «unas rectángulas, otras esféricas, elípticas
otras, algunas de tres, seis y ocho ángulos», las cuales «causarían siempre deleite y
novedad aun a los ojos de los moradores y mucha admiración a los forasteros». En
esas plazas «los pórticos dan a las plazas comodidad y de las fachadas de templos o
palacios que a ellas correspondan resulta una grandiosidad notable en tales sitios»
– como se había venido haciendo en el diseño de jardines. Además las fachadas de
las casas deberían estar situadas en calles rectas, de forma que se divisaran de lejos
y actuara el efecto de la perspectiva. Finalmente, «una ciudad –decía– se ha de
distribuir de suerte que la magnificencia total de ella resulte de muchas bellezas
diferentes, de modo que no encuentre objetos parecidos quien la camine por todos
sus cuarteles». Por si faltara algo, Ponz también señala los objetos que para el
embellecimiento de la ciudad deberían construirse: «estatuas sobre magníficos
pedestales, situadas en las entradas de las plazas, en los parajes espaciosos», algún
arco triunfal, fuentes, es decir todos los elementos cuya localización se había ido
ensayando en los jardines130.
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 259

Podría alegarse que se trata de un autor cuyo pensamiento no tenía una


traducción práctica como diseñador urbano. Pero hay todavía más. Sabemos que
el mismo rey Carlos III recién llegado al trono de España dio órdenes para que las
ciudades españolas se configuraran con el diseño de los jardines. Cuando en 1761
tras desembarcar en Barcelona se dirigió a Madrid, pasando por Zaragoza, encontró
todas las ciudades que atravesaba sucias y feas, según escribía a su fiel confindente
el conde Tanucci; solo encontró bellos los Reales Sitios de San Ildefonso, Riofrío,
El Escorial o Aranjuez, «señalando la conveniencia de llevar a las ciudades la imagen
existente en estos lugares»131.
Pero no solo era importante el diseño general de los jardines como modelo
para el diseño urbano. Podemos añadir que determinadas estructuras internas
pudieron ser experimentadas en los jardines y adaptadas luego en otros contextos,
incluyendo la transferencia de la escala del edificio a la del diseño urbano. En ese
sentido se ha podido sostener que la Menagerie de Versalles, diseñada por Louis Le
Vau para contener los animales domésticos y salvajes del palacio y diseñado con
un plano radiconcéntrico, fue luego el modelo no solo de otras menageries
principescas sino también del diseño radial que se utilizó en Karlsruhe, con un
foco central en el que se encuentra una torre octogonal y del que parten radialmente
32 avenidas132.
La influencia de Versalles se dejó sentir también en los diseños urbanos en
Estados Unidos. Uno de los primeros ejemplos de esta influencia fue seguramente
la creación de Annapolis, en la colonia inglesa de Maryland, fundada en 1694 y
cuya inspiración general procede de los diseños paisajísticos del barroco francés,
aplicados en Versalles, así como en la remodelación de Londres por Wren. Como
ha mostrado J.W. Reps, el plano de Annapolis era una novedad en Norteamérica:
con su gran plaza (Bloombsbury Square) y las otras dos plazas de las que irradian
varias calles, introducía un nuevo concepto en el urbanismo colonial norte-
americano133.
De forma más clara está presente esa inspiración versallesca así como de las
plazas y la jardinería que se construían en París (el jardín de las Tullerías, la plaza
de la Concordia, los Champs Elysées) en el diseño de la nueva capital de los Estados
Unidos independientes, cuyo plano fue aprobado en 1791. Cuando tras la
independencia de EEUU se planteó el problema de la capitalidad, acabó triunfando
la propuesta de L’Enfant frente a las sugerencias de Jefferson para construir la nueva
capital con un plan reticular. El plano presenta una gran variedad de diagonales
que contrastan con la regularidad general y que ofrecen amplios espacios abiertos
y una gran variedad de vistas perspectivas, especialmente sobre los dos puntos
principales de la ciudad: el palacio presidencial y la Federal House. También diseñó
paseos públicos que conectarían los jardines presidenciales con el Capitolio y un
monumento en la intersección del eje presidencial y el mall. Diseñó asimismo 15
plazas, una por cada estado de la Unión, embellecidas con estatuas, columnas o
monumentos, considerando que la nueva capital debía ser «un lugar de belleza»134.
Aunque se le hicieron a este plano de Washington numerosas críticas en el
país considerando, entre otras cosas, que era «poco americano» y excesivo para las
260 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

posibilidades reales; y aunque por su ambición y amplitud se denominó a la capital


como la «ciudad de las magníficas intenciones» y «la ciudad de las magníficas
distancias», constituyó, de todas formas, un modelo que influyó en el diseño de
ciudades norteamericanas. En los años siguientes algunas se reedificaron o se
diseñaron bajo su influencia. De esa forma, a través de L’Enfant el diseño del jardín
de Versalles se difundió en el nuevo mundo.
Como ha señalado Reps, del plano de Washington se imitaron las plazas abiertas
y los circles; pero sobre todo, quizás porque era el rasgo más novedoso, las
diagonales135, que poco después se trazarían «por docenas»136. Y lo mismo ocurrió
en los países independientes de la América española y portuguesa, en donde las
diagonales aparecen en las expansiones y en las nuevas ciudades que se crearon,
como es el caso de La Plata (Figura 6.7).

EL RENACIMIENTO DEL JARDÍN FORMAL Y SU INFLUJO EN EL URBANISMO

Durante el siglo XVIII y XIX el diseño de jardín formal sufrió la competencia de otro
modelo, el jardín paisajista, del que hablaremos en el capítulo siguiente. Pero a
finales del ochocientos el diseño clásico francés experimenta una nueva valoración,
tanto en jardinería como en urbanismo. Se trata del urbanismo y la arquitectura
ligada a la École des Beaux Arts de París, que pone de nuevo énfasis en los principios
del urbanismo barroco.
Tendremos ocasión de ver que durante el siglo XIX el modelo del jardín formal
no desapareció nunca totalmente137. Las formas geométricas estaban presentes
siempre en los diseños ortogonales, en los jardines formales que –como veremos–
se siguieron construyendo en las ciudades. El clasicismo fue una constante soterrada
o explícita durante todo el ochocientos, y podía alegar en ese siglo el precedente
inmediato de los modelos clásicos formales durante la Revolución francesa. Por
todo ello no es extraño que la influencia del estilo formal y clasicista en jardinería
se mantenga durante el siglo XIX, sostenido en las actitudes eclécticas que dominan
durante la mayor parte del siglo.
Pero lo que se produce a finales del XIX es un nueva oleada de valoración de
este estilo, que coincide curiosamente con una difusión del neorromanticismo, al
que parece oponerse.
La clave que permite entender esa aparente contradicción está, en efecto, en el
carácter historicista de ese movimiento Beaux Arts, que le hacía aceptable en el
contexto finisecular en el que probablemente se produce el último gran influjo del
historicismo, antes de la gran ruptura que poco después supondría el Movimiento
Moderno –y antes de que un nuevo neoromanticismo y posmodernismo parezcan
revitalizar otra vez el historicismo, en una vuelta del péndulo no por esperada
menos soprendente.
Naturalmente, como cabía esperar, todo ello se refleja específicamente también
en el diseño de los jardines urbanos, aspecto al que dedicaremos atención en un
capítulo posterior.
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 261

Fig. 6.7 El plano de La Plata, 1882


(Alberto S. Paula, La ciudad de La Plata, 1987)
262 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Las raíces sociales e intelectuales del renacimiento del jardín formal

El urbanismo ortogonal en damero, que había sido tan importante durante todo
el siglo XIX empieza a mostrar signos de agotamiento a finales de dicho siglo, a la
vez que aparecen otras alternativas. Pero cuando los ideales de organización
geométrica y regular siguen estando presentes, será nuevamente la tradición clásica
de jardinería la que permitirá encontrar nuevas soluciones a la organización del
espacio urbano.
Con el urbanismo de Beaux Arts el conjunto de la ciudad se trata nuevamente
como si fuera un jardín o un parque, asignando espacios monumentales, para
peatones, para plazas, caminos principales axiales o con perspectiva, otros
secundarios, bosquetes secundarios y un gran centro que es el equivalente al palacio
en el jardín clásico. Están en él presente las preocupaciones por la perspectiva y el
empleo de las diagonales.
En Francia tras la derrota de 1870 se quiso volver a las esencias de lo francés,
no solo frente a la victoriosa Alemania, sino también frente a otras contaminaciones
extranjeras. En jardinería eso significaba rechazar el estilo inglés informal y buscar
de nuevo el jardín clásico geométrico, el jardín de la inteligencia, propio del genio
francés. Los jardines de Versalles serían el exponente máximo de dicho genio
nacional, y a ese modelo y a Le Nôtre volverían algunos jardineros en la década de
1870. Entre ellos Henri Duchêne y su hijo Aquiles que le sucedió a su muerte en
1907. En total realizaron casi 400 obras de creación o restauración en diversos
continentes, empezando casi simbólicamente por la de los jardines de Vaux-le-
Vicomte, y siguiendo por un gran número, entre ellos la creación de grandes jardines
en estilo clásico para millonarios norteamericanos138.
Todo ello coincide con el éxito de la École de Beaux Arts y la difusión europea
y americana de ese estilo. Por ello, esa nueva jardinería clasicista francesa ha podido
ser denominada como «el jardín de Beaux Arts»139, que corresponde a la arquitectura
y urbanismo en el que fue muy influyente la enseñanza de la École des Beaux Arts
de París. En efecto, en esos jardines encontramos otra vez, como en el jardín francés
clásico, la naturaleza transformada por el hombre, la construcción arquitectónica
del jardín, y la relación entre jardín y edificio con la preocupación por los juegos
de perspectiva. Las características de ese estilo en jardinería serían, según lo ha
caracterizado el citado autor, «una composición con un sentido de equilibrio, la
mezcla y yuxtaposición de espacios naturales, la imitación de la naturaleza en su
estado prístino, junto con intervenciones jerárquicas, geométricas y perspectivas»140.
El jardinero de Beaux Arts es ecléctico, como lo fueron la mayor parte de los
del XIX, y puede incorporar eventualmente sectores en la tradición paisajista, pero
valora especialmente los jardines clásicos y, sobre todo, los jardines franceses del
XVII y XVIII.
Obras representativas de esa tendencia pueden ser, en Francia, la de Edouard
André Le traité général de la composition des parcs et jardins (1879)141; y en Estados
Unidos la de Werner Hegemann y Elbert Peets The American Vitrubius (1922),
cuyo capítulo dedicado a «El arte de la jardinería como arte civil» está lleno de
EL JARDÍN FORMAL Y SU INCIDENCIA EN EL URBANISMO 263

citas y de dibujos de la tradición renacentista y clasicista francesa; ejes longitu-


dinales, simetrías, perspectivas arquitectónicas, columnatas, estatuas, setos, hileras
de árboles paralelos, superficies de aguas dispuestas a diversos niveles, «salones»
aparecen ampliamente valorados y propuestos nuevamente como modelos para el
trazado de parques y jardines, anunciando una nueva era en que «se remodelarán
los parques irregulares» de la tradicíón paisajista142. Y es ese modelo el que ha de
inspirar los diseños urbanos, basados nuevamente en la geometría ortogonal y en
las perspectivas.
En todo ello encontramos los principios del urbanismo Beaux Arts, que utiliza
ampliamente principios de simetría y jerarquización del espacio urbano, un orden
geométrico rígido, preocupación por las grandes perspectivas que destacan edificios
monumentales, principalmente de inspiración neoclásica, que fueron especialmente
del agrado de Napoleón III.
Naturalmente en Alemania la reacción fue la contraria. Lo mismo que los
franceses reaccionaban contra la cultura alemana los alemanes reaccionaron contra
el clasicismo francés. Quizás el ejemplo más claro de ello se tiene en el diseño del
Viktoriapark de Berlín. La cascada barroca que en 1888 diseñó H. Mächtig no fue
contruida por considerarla demasiado francesa, realizándose finalmente como una
cascada natural143. Pero a pesar de eso también el renacimiento del clasicismo en
jardinería pudo darse igualmente en Alemania afectado por otras razones. El planea-
miento urbano a finales del XIX se preocupa de forma clara por la localización y
accesibilidad de los parques en la ciudad y su diseño, en el que participan jardineros
y arquitectos, y en el que a partir de la tradición paisajista inglesa, se enfrentan al
problema de la dedicación de espacios al deporte (entre ellos, pistas de patinaje,
piscinas, espacios para danza, gimnasios), lo que implicaba normalmente la nece-
sidad de un espacio ordenado. Por ahí se produce también una cierta vuelta a los
diseños formales franceses o, al menos, a un espacio geométricamente ordenado,
el cual aparece, por ejemplo, en el diseño del Stadpark o parque municipal de
Hamburgo, de 180 ha, realizado en 1908144.
En España, donde el urbanismo de Beaux Arts está presente en algunos planes
diseñados a principios del XX (como el Jaussely para Barcelona en 1902, o todavía
el que realizó Puig Gairalt para Hospitalet en los años 1920), la jardinería puede
encontrar nuevamente formas clasicistas, en las que se integran fácilmente
elementos de origen andaluz y de reminiscencias árabigas. La obra de J.C.N.
Forestier y de su discípulo barcelonés Nicolás María Rubió y Tudurí será un buen
ejemplo de ello, al que nos referiremos más adelante145.
En Estados Unidos aunque el plano de Washington tardó en consolidarse y
sufrió modificaciones, finalmente el movimiento City Beautiful, acabaría por
revalorizarlo. El prestigio que llegaría a alcanzar el diseño de L’Enfant terminó
influyendo en las ideas sobre el planeamiento y en la incorporación de diagonales
y grandes perspectivas en las ciudades que se proponían como modelos en artículos
y tratados de arquitectura en Estados Unidos146, y en otros países. A finales del
siglo XIX la influencia de este tipo de diseño conoció un periodo de esplendor. Con
la Exposición de Chicago de 1893 surgió un movimiento hacia los grandes planes
264 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

en EEUU, que se extendió a comienzos del XX147. El Plan de Chicago de 1909 de


Daniel H. Burnham y Edward H. Bennet, está claramente en la tradición de Beaux
Arts. Los parques están muy presentes y son esenciales en el diseño total del plan,
al que hay que unir los de Denver, Saint Louis, Madison, Cleveland, Rochester así
como la remodelación de Boston o Filadelfia o San Francisco, al igual que, en
otros continentes, proyectos realizados en Sydney, Canberra, Manila, Nueva Delhi,
Rabat o Saigón148.
La influencia del urbanismo de Beaux Arts se deja sentir también fuertemente
en los países iberoamericanos. En México destaca especialmente la labor del
ingeniero Miguel Ángel de Quevedo, regidor de Obras Públicas de la capital e
impulsor de una Comisión de Embellecimiento y Mejoras de la Ciudad, que
permitió la creación de espacios verdes, con argumentos higiénicos y estéticos,
aumentando el espacio destinado a parques y jardines en la ciudad desde un 2 a un
16 por ciento149. También trató de ordenar la expansión periférica de México
estableciendo normas urbanísticas para las nuevas colonias que se construyeran
(1902), entre ellas la previsión de espacios para parques y la plantación de árboles
en las calles.
Quevedo siguió atentamente los desarrollos de los Congresos de Higiene
Urbana y mantuvo un estrecho contacto con urbanistas e ingenieros forestales
franceses. También se preocupó por atraer a México técnicos europeos para crear
la Escuela forestal en México y abordar la realización de repoblaciones forestales,
especialmente en el valle de México (1910). Defendía la necesidad de parques
suburbanos, distinguiendo entre los «aristocráticos o ricos» y los «populares u
obreros», espacialmente diferenciados y adaptados a las necesidades distintas de
unas y otras clases
En las propuestas urbanísticas y paisajísticas de Quevedo son sensibles la
influencia de la École des Beaux Arts y de Forestier, así como de la remodelación
neoclásica de Washington, y otras experiencias norteamericanas. Todo ello influye
en su concepción del «moderno plan de grandes avenidas, que en combinación de
jardines, plazas y parques constituyen la belleza e higiene de una ciudad moderna».
La aplicación de esos principios a la ciudad de México bajo el impulso de Quevedo
se traduce en las grandes avenidas radiales que se diseñaron para la expansión de
la ciudad, con eje en la avenida Insurgentes, y en contraste con el plano ortogonal
de la epoca colonial.
En otras ciudades el sistema de diagonales –por influencia de la École des Beaux
Arts y de la remodelación de Washington–, más la incorporación de amplias áreas
de jardines y parques urbanos, se refleja de forma importante, como sucedió
también en el plan de La Habana, realizado por el mismo Forestier entre 1926 y
1930.
NOTAS AL CAPÍTULO 6

1 La tablilla corresponde a la III dinastía 14 Glacken 1996, págs. 52 y ss, en especial,


de Ur (2111-2003 a.C.) y se encuentra en nota 65.
la sección Archeologie, Hieroglyphes, 15 García y Bellido 1985, el cual cita a
vitrina 3, Domaine Cuneiforme, nº 3 Carcopino, Daily life in ancient Rome,
(donde la vi en junio de 2000). 1960, pág. 23-33 (hay versión en cast.).
2 Reproducción de la figura en Hansmann 16 Descripción del paisaje romano de las
1989, pág. 12. villas en la epístola de Plinio el Joven a
3 René Pechère, «Etude sur les jardins Apollinarius (Plinio V, 6) sobre los
iraniens», 1993, págs. 45-74; en págs. 48- alrededores de la villa de Túsculo. Sobre
49 proporciona diversos testimonios los jardines romanos Grimal 1969.
sobre la existencia de jardines en Asiria y 17 Gaffiot & Lavagne 1999.
Babilonia, desde la famosa copa de 18 Sobre el origen griego del término
cerámica de Samarra (de 2000 a.C.) que «topiaria» y su asociación a la pintura del
representa canales que se cruzan forman- paisaje, véase Añón 1996 págs. 41-42.
do cuatro compartimentos, cada uno de 19 Véase el capítulo que dedica al tema
los cuales tiene un árbol y un pájaro, hasta Fernández Vega 1999 (cap. 8), con testi-
datos sobre los jardines de los palacios monios arqueológicos y literarios, entre
de Senaquerib y otros reyes Sargónidas ellos un interesante texto de Aquiles Tacio
(722-660) y Sasánidas. (1, 15, 1-6).
4 J. Corominas, Breve diccionario etimo- 20 Por ejemplo, en el relato que hizo Ibn
lógico de la lengua castellana. Madrid: Batuta de su viaje A través del islam en el
Gredos, 1997. siglo XIV (ed. 1981), he encontrado alusio-
5 Pechère 1993, pág. 53. Volveremos a nes a los jardines de las ciudades musul-
hablar de ese tema en el capítulo 8. manas en las páginas siguientes (Ibn
6 Pechère 1993, págs. 45-74; véase también Batuta 1981): 133 (El Cairo), 178, 181
Añón 1996, págs. 43-44. (Damasco), 293, 311, 317 (Bagdag), 323,
7 Torquemada (1570) ed. 1982, pág. 209- 379, 381, 383, 389, 390, 477, 479, 480.
211. 21 Torres Balbás s.f., Quiot 1992, Bolens
8 El Corán, 88, 10-12, sura 75, 3. Véase Halimi 1992, Kugel 1992.
Jardins 1982. 22 González de Clavijo: Embajada a
9 De manera general, véase Lehrman 1980 Tamerlán, ed. 1984, págs. 170 y ss. En el
y Moynihan 1980. jardín llamado de Talicia: «de estas alber-
10 Bentmann & Müller 1975, pág. 102; esta cas iban unas como calles de una a otra,
idea fue primeramente formulada por e unos árboles a otros, altos y grandes que
Curtius. hacían; y por medio de estas calles de
11 En Álvarez de Quindós 1804, pág. 284. árboles iban unos como andamios que
12 Como escribía Agostino Gallo en su atravesaban toda la huerta; y de estas
Piacere della Villa (1550), citado por calles iban otras como comarcadas, que
Bentmann-Müller 1975, pág. 102. se podía por ellas andar, y mirar toda la
13 Octavas en loor de Gregorio de los Ríos, huerta; y de estas calles iban otras», y en
incluidas en su Agricultura de jardines medio «un cerro alto de tierra, que fue
(1592), en Fernández Pérez y González echada allí a mano, y encima era llano; y
Tascón 1991, pág. 19. Sobre el jardín era cercada toda en derredor de vergas
como memoria del paraíso y como paraí- de madera; y en medio de él están unos
so de la memoria, como teatro del saber hermosos palacios con sus cumpli-
y teatro del mundo véase Fagiolo 1995. mientos de cámaras muy ricamente
266 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

obradas de ora de oro azul y sus alizares sencillez y distinción de puro gusto
labrados de azulejos. Y este cerro (...) era español, tan distante de las galas
cercado de unas cavas muy hondas que renacentistas italianas como de la
eran llenas de agua, que todavía cae en fastuosidad y ampulosidad francesa»
ellas un gran caño de agua (...) dos (pág. 50). Según ese autor también era
puentes (...) Y en esta huerta andaban allí típico de la reminiscencia morisca el
ciervos que el señor hizo echar a mano, y hecho de que el espacio conservara la
muchos faisanes; y de esta huerta entran significación agrícola, yuxtaponiendo el
a una gran viña, que era otrosí cercada jardín y la huerta. La tradición de la
de tapia, y era tan grande como la huerta; jardinería popular hispana de origen
y junto con las tapias era cercada en musulmán sería recuperada a finales del
derredor toda de unos árboles altos que XIX y comienzos del XX por grandes
parecían muy hermosos». Existían otros jardineros como J.N.C. Forestier.
grandes jardines en la ciudad de Quex, 30 Comito 1991, pág. 37; un testimonio
con «muchos árboles de sombra y árboles concreto, del sobrino de Pico de la
frutales de muchas maneras; y en ellos Mirandola en Gombrich 1983, pág. 187.
había muchas albercas de agua y prados 31 Fanelli 1997, pág. 16.
puestos a mano» (pág. 164); y en 32 Fanelli 1997, pág. 65.
Samarcanda, págs. 172 y ss. 33 En Hansmann 1989, pág. 19.
23 Micoulina & Tochtahojaeva 1993. 34 En muchas ciudades se llegaba al campo
24 Jardins 1982, pág. 20 ss.; véase también en 15 o 20 minutos, Hoskins 174, pág.
Hansmann 1989, pág. 15-16. 147.
25 Jardins 1982, pág. 229. 35 Esta parte del capítulo se ha publicado
26 Una ilustración en Benévolo 1994, pág. previamente con el título «Los jardines y
71. el diseño urbano: el jardín formal
27 Faghih 1982, pág. 26. renacentista y barroco» (Capel 2000).
28 Descripción del jardín cerrado medieval 36 Battisti 1972, Puppi 1991.
en el Roman de la rose, en Mariage pág. 37 Reproducciones en Hansmann 1989, pág.
63. 22. Existen varias ediciones facsímiles de
29 La descripción que hizo el padre Sigüenza la Hypnerotomachia Poliphili de Fran-
de los jardines de El Escorial indica que cesco Colonna, entre ellas la publicada
tenía plantas euopeas y americanas, doce por la librería Yedra de Murcia. Sobre el
fuentes y «cuatro cuadros de flores Sueño de Polifilo y el nacimiento del
haciendo artificiosos y galanos comparti- jardín arcádico, Lauxerois 1995.
mentos. Mirados desde lo alto de las 38 Diversos ejemplos en Puppi 1991, pág.
ventanas, como dejan por una y otra 49.
banda paseaderos anchos, y ellos tienen 39 En Winthuysen 1930, pág. 34. También
sembrados por la verdura tan variados había numerosos ejemplos del arte
colores de flores blancas, azules, colo- topiaria en los jardines del erudito
radas, amarillas, encarnadas y de otras Vicencio Juan de Lastanosa en Huesca,
agradables mezclas están tan bien com- construidos a partir de 1628, Morte 1998.
pertidos, parecen alfombras finas traídas 40 Fernández Pérez y González Tascón
de Turquía, del Cairo o Damasco» (en (eds.) 1991.
Winthuysen, 1930, pág. 499). Winthuysen 41 Cit. por Álvarez de Quindós 1804, pág.
considera que el hecho de que los cuadros 42 Puede verse una descripción y dibujo en
encerraran flores diferentes y mezcladas Hansmann 1989, pág. 23.
es un «estilo genuino español y que 43 Conviene recordar asimismo que en la
hallamos también en las descripciones de Mecánica (847a 13) Aristóteles había
Oriente: setos encerrando flores no escrito que «en muchos casos la Natura-
ordenadas ... lo esencial de su estructura leza actúa contra nosotros (...) Cuando
constituye un carácter de intimidad, sea necesario hacer algo contra la Natura-
NOTAS AL CAPÍTULO 6 267

leza (...) entonces necesitamos el Arte», 63 Roland Michel 1991. Las escenografías
cit. por Dorfles 1996. representaban a veces espacios ajardi-
44 Utilizo la traducción de Agustín Blázquez nados como teatro de la acción; véase
en Vitrubio ed. 1970, págs. 140-141. sobre ello Maravall 1986, figuras pág. 75.
45 Estudio e ilustraciones sobre este jardín 64 Por ejemplo, la de Oldenburger &
en Hansmann 1989, págs. 26 y ss. Heniger 1993.
46 Gombrich 1983. 65 Zangheri 1991, pág. 64 y nota 18.
47 Sobre el jardín botánico como lugar de 66 Texto en Mariages 1990, pág. 69.
la memoria, Lamarche-Vadel 1995. 67 Por ejemplo, en el jardín de Leiden en la
48 Capel 1980, Serra Valentí 1981. Un jardín segunda década del siglo XVIII había unas
en el que estaban ampliamente presentes 6.000 plantas, aunque en la obra de
las grutas, y que era a la vez un verdadero horticultura utilizada para la identifi-
museo de los tres reinos de la naturaleza cación solo es posible reconocer unas
fue el que construyó junto a su palacio 1.500 (Oldenburger, C.S. and Heniger, J.
de Huesca el noble erudito Vicencio Juan 1993, págs. 112-113). Pero se trataba de
de Lastanosa, lector del jesuita Kircher y un jardín especial, en el apogeo de su
amigo del también jesuita Baltasar fama europea. Lo normal era una mayor
Gracián, que alude al mismo en El selección y cifras más reducidas.
Criticón; véase el excelente trabajo de 68 Nieto 1993. Una relación de las plantas
Morte 1998. incluidas en la Agricultura de jardines de
49 Zangheri 1991. Gregorio de los Ríos (1592), y existentes,
50 Zangheri 1991. probablemente, en los de la Casa de
51 Wyntuysen 1934. Campo de Madrid, en Armada Díez de
52 Álvarez de Quindós 1804, pág. 284. Los Rivera y Porras Castillo 1991.
jardines de Aranjuez fueron ampliados 69 Marta Nieto 1993; véase también la nota
luego por Felipe III, y por su hijo Felipe 29 supra.
IV, el cual en 1637 «mandó a un organista 70 En la que destacan numerosos esfuerzos,
que pusiese música a las fuentes de este que tenían un objetivo mucho más
jardín», además de construir en 1666 un amplio; desde Monardes (1565-1574, ed.
laberinto de árboles. También había de López Piñero 1989) hasta la gran
estanques con peces y con faisanes, expedición americana de Francisco
garzas, patos, gansos, cisnes y otras aves. Hernández, que ha recibido reciente-
53 Boudon 1991. mente valiosos estudios de J.M. López
54 Mehrtens 1991. Piñero, J. Pardo Tomás y R. Álvarez.
55 Hansmann 1989, pág. 39. 71 Micoulina & Tochthojaeva 1993, pág. 79.
56 Documento en Iñíguez Almech 1952, 72 Tongiorgio Tomasi 1991.
pág. 134. Sobre los jardines renacentistas 73 Schnapper 1991.
en España, además de los diversos 74 Blunt 1982, en especial cap. IX-XI.
trabajos de Carmen Añón, Winthuysen 75 Sobre la actividad de esta familia, Casals
1930, edición facsímil 1990; Rabanal Yus Costa 1996, págs. 18 y ss («Silvicultores y
1989. jardineros»).
57 Díez Borque 1986. 76 Puerto Sarmiento 1988 y 1992.
58 Fanelli 1997, cap. 8. 77 Menéndez Amor 1993, pág. 88.
59 Bonet Correa «Arquitecturas efímeras» 78 Fornés y Gurrea 1857, pág. 68.
1986, pág. 49. 79 Zangheri 1991 (b).
60 Véase, el capítulo dedicado a edificios 80 Puppi 1991, pág. 54.
públicos en el vol. II de esta misma obra. 81 Como en Pratolino, Zangheri 1991, pág.
61 Sobre las representaciones teatrales en los 59 (a); o en Villa Lante de Bagnaia,
jardines del Buen Retiro, Brown y Elliot Adorni 1991.
1981. 82 Gargano 1991, que cita en apoyo de su
62 Roland Michel 1991, pág. 244. tesis la obra de C. d’Onofrio 1977.
268 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

83 Álvarez de Quindós 1804, pág. 5. número de parcelas para determinar los


84 Álvarez de Quindós 1804, pág. 6. cortes de madera, estableciendo la
85 Álvarez de Quindós 1804, pág 405. necesidad de mapas, y señalando las
86 Bentmann & Müller 1975, pág. 28; y para zonas en que no se podría edificar; la
la colonización de la Terraferma, el ordenanza se refería a los bosques en
capítulo 4. general, pero se aplicaba también a los
87 Bentmann & Müller 1975, pág. 31. jardines, Mariage, 1990, pág. 130. Sobre
88 Iñíguez 1954, Bonet 1968 y 1981, Marías la legislación de ese tipo en España,
1980, Rivera 1991. Urteaga 1987 y Casals 1996.
89 Junquera 1988. 99 Picon 1991 y 1995.
90 Edición facsímil en Fernández Pérez y 100 Plano en Winthuysen 1930, pág. 73-74.
González Tascón 1991. Algunas figuras de este jardín (p. ej. en
91 Por ejemplo en el Theatre d’agriculture pág. 76 ss.) pueden compararse a las de
et mesnage des champs de Olivier de Serres las manzanas urbanas.
(el libro 6, de los 8 que tiene trata de 101 Brown y Elliot 1981, págs. 77 y ss.
jardinería), o en el de Boyceau de la 102 Sobre Versalles Mariage 1990, capítulo IV,
Barandiere, Le traité du jardinage selon les págs. 113 ss.
raisons de la nature et de l’art, 1636. 103 Brown y Elliot 1981, pág. 80.
Citados por Mariage 1990, págs. 64 y ss. 104 Hansmann 1983, págs. 219-222;
92 En 1599 Enrique IV decidió plantar Neubauer 1993.
moreras en todos los jardines reales (unas 105 Rabreau 1991, pág. 305.
60.000 en los de París sólo en 1602) y 106 Morris 1992.
luego en todos los de Francia; Mariage 107 Quirós 1991, pág. 86.
1990, pág. 19. 108 Carmen Añón 1988.
93 Mariage 1990, pág. 29 y ss. 109 W. Beckford, en Freixa 1993, pág. 88.
94 Mariage 1990, págs. 42 y 51-53. 110 Townsend (1787) ed. 1962, pág. 1595.
95 Benevolo La captura del infinito, 1994. 111 Sambricio 1991, pág. 217, y todo el
96 Por ejemplo, las intervenciones que se capítulo IV, «Embellecimiento de la
hacen en Roma, y en especial el gran eje ciudad».
rectilíneo de Sixto V entre Trinitá dei 112 Jovellanos, Obras de D._, Biblioteca de
Monti a lo largo de 3 km, Benevolo 1994, Autores Españoles, tomo LXXXVII,
pág. 24. En América los trazados en Madrid: Atlas, 1956, pág. 71.
cuadrícula, codificados en la ley de 1573, 113 Jovellanos ibid., pág. 73.
superan a menudo las medidas de los 2 o 114 Un panorama general en Sambricio 1991,
3 km, «pero no se concretan en una pers- págs. 223 y ss; sobre el Campo Grande
pectiva, debido a la modesta consistencia de Valladolid Fernández del Hoyo 1981;
de las construcciones circunvecinas». En sobre el paseo de Floridablanca de la
Europa «los obeliscos romanos erigidos misma ciudad, José Carlos Braas; un
como hitos visuales perceptibles desde un estudio de la Alameda de Córdoba (de
par de km, flotan por ahora en grandes 1774) en Moreno Cuadro 1986-87. Véase
explanadas amorfas, y el paisaje urbano también Añón 1988; Añón y Luengo
es atravesado solo por algunas vistas 1994; Rabanal 1989.
rasas, pero no se transforma. La gente se 115 Como se lee en el proyecto sobre la
acostumbra, en cualquier caso, a mirar Alameda de Córdoba (1774), en Moreno
más a lo lejos, y a unir visualmente Cuadro 1986-87, p. 178.
lugares distantes de la ciudad y el 116 Tatjer 1998 («El Poble Sec, l’origen d’un
territorio». barri»).
97 Winthuysen 1930, ed. 1990, pág. 61. 117 Mariage 1990, pág. 56.
98 El término, al parecer, se utiliza por 118 Cit. por Benevolo 1994.
primera vez en la Ordonance des Eaux et 119 Cit. por Hanssmann 1989, pág. 12. O
Fôrets de Colbert, 1669, la cual reguló el como escribía Christoph Sturm en su
NOTAS AL CAPÍTULO 6 269

obra sobre arquitectura civil (Augsburgo, proyecto en el que se ve la influencia de


1718), «en toda ornamentación el arte Washington fue Detroit, arrasada por un
debe seguir a la naturaleza; pero al mismo incendio en 1805 y reconstruida entre
tiempo el descuido de la naturaleza se ha 1805 y 1830. La influencia de Washington
de recomponer en un orden mejor, como y del diseño versallesco se deja sentir
si quedase superado por el arte» (id. pág. también de alguna forma en los diseños
11). de los planos de las capitales de Indiana
120 Capel 1994. (Indianápolis), Wisconsin (Madison) y
121 Hansmann 1989, Dittscheid 1991. Louisiana (Baton Rouge), las «capitales
122 Cit. por Verin 1991, pág. 137. con diagonales, como las ha denominado
123 Zimmermann 1991, pág. 159. Reps ed. 1992, de quien proceden todos
124 Rotenberg 1995; véase también Mora- estos datos.
chiello 1991. 136 Según la expresión de Reps. Se trazaron
125 Hansmann 1983, pág. 230. en efecto docenas de planes radiales y con
126 Wynthuisen 1934, pág. 59. diagonales, en ciudades nuevas o en
127 Vérin 1991; véase también, supra nota 93. desarrollos de ciudades ya existentes
128 Fornés y Gurrea (1846) ed. 1982, pág. 97. (como Cleveland, para la expansión al E
129 Laugier, reed. 1775, pág. 209; cit. por de la ciudad).
Rabreau 1991, pág. 308, de donde se 137 Véase, más adelante, el capítulo 8 de esta
traduce. obra.
130 El texto de Ponz (vol. IV, 1774) ha sido 138 Mosser 1991.
citado a partir de Sambricio 1991, pág. 139 Solá-Morales, Ignacio 1991.
216: Ponz hace esos comentarios en su 140 Solá-Morales, Ignacio 1991, pág. 401.
viaje a Valencia, tras haber visitado 141 Y antes que ella, y de carácter más general,
Madrid. El viaje de España fue reeditado la de Charles Blanc: Grammaire des arts
en edición facsímil de la primera por du dessein, 1867 (cit. por I. Solá-Morales
Ediciones Atlas, Madrid 1972. 1991).
131 Según ha recordado C. Sambricio 1991, 142 Hegemann & Peets (1922), ed. 1992, págs.
pág. 217. 197-226; la cita en 208.
132 Mabille 1991. 143 Heinrich 1991, pág. 437 y figs. pág. 436.
133 Reps ed. 1992, pág. 106 y fig. 62. 144 De Michelis 1991, págs. 409-411.
134 Reps ed. 1992, págs. 248 y ss. Este autor 145 Capítulo 8.
estima que «en su magnificencia, en su 146 Por ejemplo, según señala Reps (1996),
inteligente adaptación de un diseño en 1830 se publicó un artículo en el
generalmente simétrico a la topografía American Journal of Science and Arts
irregular, en su generosa provisión de una sobre «Architecture in the United States»,
variedad de espacios abiertos, el plano en el que su autor hablaba de una ‘ciencia’
para Washington debe considerars como a la que no se atreve a dar nombre, pero
uno de los grandes esfuerzos de planifi- que era la ciencia del planeamiento. El
cación urbana de todos los tiempos» autor considera que aunque el trazado
(Reps, pág. 252). ortogonal es deseable, también conviene
135 El mismo L’Enfant realizó un plan de una alguna irregularidad en las ciudades, y
nueva ciudad: Paterson, promovida por propone un modelo (fig. 172). Reps
la Society for Establishing Useful Manu- estima que en esta propuesta se ve la
factures, 1791, New Jersey. Otras imita- influencia de la filosofía barroca del
ciones tempranas fueron las de Espe- diseño, en las diagonales. La influencia
ranza, antes de 1800 y Buffalo, en 1802. del diseño de Washington puede verse
También está influido por Washington el también en las propuestas para Boston
plano de ampliación de Filadelfia, realizadas en 1844 por Rober Fleming
propuesto en 1802 por P.C. Verlé, que no Gourlay (Reps, fig. 173), que finalmente
se llevó a cabo. El más importante no se llevó a cabo. Se observa la influencia
270 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

del diseño barroco. Propone también un 148 Ejemplos en Reps (1965) ed. 1992, y
gran número de parques públicos para Lavedan 1926-1952.
complementar los que ya existían 149 Casals 1996.
(Common and Public Garden).
147 Hall 1996 (cap. 6 «La ciudad de los
monumentos»).
7. El jardín como espacio natural
o el hombre imita la naturaleza

Junto a la tradición del jardín formal, ordenado y geométrico, existe también otra,
la del jardín informal, como un espacio natural no modelado por el hombre. Una
dicotomía que parece tentador relacionar con la contraposición tradicional entre
lo apolíneo (el jardín ordenado y sometido a medida y razón) y lo dionisíaco (aquel
en el que las fuerzas de la naturaleza se dejan obrar libremente), y que quizás existe
desde el mismo momento del nacimiento de los jardines. Se trata de dos concep-
ciones que aparecen tempranamente: si ya hemos visto anteriormente el origen
del arte de la jardinería asociado a diseños ordenados y formales, tal vez podríamos
relacionar ahora esta otra tradición con la existencia de los bosques sagrados, que
expresarían la valoración de la naturaleza como fuerza natural.
En cualquier caso, en lo que se refiere a la edad moderna los orígenes intelec-
tuales y sociales de este tipo de jardín son bien conocidos. En este capítulo tratare-
mos de las características del jardín informal o natural y de su difusión en Europa
durante el siglo XVIII y comienzos del XIX, dejando para los dos capítulos siguientes
el análisis de la difusión de jardines y parques en las ciudades durante la época
contemporánea –con la valoración alternativa o simultánea de los dos modelos, el
formal y el informal– (capítulo 8) y, finalmente, el impacto del jardín natural en el
urbanismo contemporáneo (capítulo 9).

LAS RAÍCES INTELECTUALES Y LAS CARACTERÍSTICAS DEL JARDÍN INGLÉS

Los antecedentes lejanos del jardín informal tal vez deban buscarse muy tempra-
namente en los bosques sagrados, que posiblemente puedan asociarse ya en la
antigüedad a una especie de parque o jardín natural. Pero, además de esos remotos
precedentes, en la edad moderna esta concepción paisajista tiene antecedentes muy
precisos, que permiten entender algunos rasgos fundamentales de ese tipo de
jardinería.

Los bosques sagrados

Los bosques sagrados aparecen desde las primeras culturas. Concretamente se


tienen alusiones a ellos en Elam, y luego en el mundo griego, como nos informan
diversos autores, entre los cuales Pausanias en su Descripción de Grecia.
También aparecen de forma independiente en muchas culturas primitivas. Por
ejemplo en Iberia, donde algunos autores citan la existencia de bosques sagrados:
272 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

«la religión de carpetanos o celtíberos se desarrolla en ámbitos que no requieren


necesariamente un templo, y gusta más de los santuarios naturales, como el olivar
sagrado que hubo en la Carpetania dedicado a la diosa Venus y que cita Apiano
(Iber, 64) al estilo de los encinares sagrados de los celtíberos (Marcial, 4, 55, 1-4),
como sagrados serían montes y ríos, y cuevas, de las que ya se conoce alguna con
depósito de ofrendas»1.
De manera similar, en los territorios de las ciudades romanas podía existir
también bosques sagrados. Así sabemos que en el territorium emeritense existía
uno de 250 ha dedicado a la diosa itálica Feronia2. De manera más general, formas
antiguas del sentimiento religioso parecen haber persistido en Roma, ligadas al
naturalismo3.
Esa tradición permite imaginar que en algún momento la jardinería romana
pudiera incorporar espacios naturales silvestres en sus diseños. Ciertos testimonios
nos hacen sospechar que los romanos habían sentido la necesidad de construir ese
tipo de jardines, como reacción al espacio estrictamente ordenado de los jardines
de la época de Augusto. En efecto, en los Anales de Tácito se dice algo muy curioso
sobre los palacios y jardines mandados edificar por Nerón tras el incendio del año
64. El historiador romano indica que Nerón aprovechó la ruina de su ciudad para
construir un nuevo palacio. Lo extraordinario del mismo «no era el lujo consabido
y habitual como son el oro y las joyas, sino los céspedes y lagos y la rusticidad
habitual: bosques aquí, espacios y vistas abiertas allá». Aunque es arriesgado hacer
suposiciones, algún autor ha comentado que «con sus hábiles e insolentes artificios,
los ingenieros y contratistas de Nerón desafiaban a la naturaleza»4 y es indudable
que resulta impresionante esa alusión a los bosques y a la «rusticidad artificial»,
que parece indicar el diseño de lo que sería luego un jardín paisajista informal.
Probablemente ese gusto por la naturaleza agreste se mantuvo incluso en la
edad media, cuando el bosque, en particular, y la naturaleza pura, en general, eran
percibidos como enemigos de los hombres. Es posible que algunos jardines italianos
tuvieran una fuerte presencia del espacio natural. La pintura del quatrocento nos
refleja a veces en un segundo plano palacios junto a los cuales existen bosques con
apariencia de espacios ajardinados5. Y desde luego no cabe duda de que –como
vimos en el capítulo anterior– en el jardín renacentista y barroco no todo estaba
siempre ordenado, y que en los bordes del mismo podía darse a veces la transición
desde el jardín formal al bosque natural. Es posible, incluso, que las grutas, los
montes de Apolo y los bosques pánicos que en algunos jardines se construyeron
fueran un reflejo soterrado de ese impulso naturalista de raíces tan antiguas.

Las raíces intelectuales modernas

Pero el jardín paisajista informal de la edad moderna tiene raíces más precisas,
que han sido ampliamente señaladas.
Una de ellas es la temprana elaboración del mito del buen salvaje, de tan amplias
resonancias durante la Ilustración, y que fue primeramente formulado por los
humanistas –que contrapusieron la dignidad de los bárbaros a la corrupción de
EL JARDÍN COMO ESPACIO NATURAL O EL HOMBRE IMITA LA NATURALEZA 273

los hombres civilizados– y, especialmente, por algunos españoles que reflexionaban


sobre la naturaleza y los pueblos americanos. En Las Casas y en otros humanistas
encontramos ya plenamente formuladas esas ideas ligadas a la exaltación de la
naturaleza no viciada por el hombre6.
A ello debe unirse la valoración de la Arcadia feliz, de la naturaleza virgen, del
espacio original del mito de la edad de oro, y de la literatura pastoril. Si en el
Renacimiento temprano el modelo y la obra de referencia era siempre las Geórgicas
de Virgilio, en el siglo XVI serán sobre todo las églogas, es decir, lo pastoril; o sea, no
ya tanto el campo, el rus de los romanos, sino el espacio silvestre (el saltus).
Durante el siglo XVII se producen otros cambios significativos. Hacia mitad del
siglo el paisaje adquiere importancia en la pintura francesa (Nicolas Poussin, desde
1640, Claude Lorrain), flamenca, italiana (Salvatore Rosa, Paolo Pannini ya en el
setecientos) e incluso española (José Ribera). La pasión por el paisaje está presente
en las compras de cuadros para el palacio del Buen Retiro, donde llegaron a reunirse
mas de 270 paisajes, a los que había que añadir un buen número de marinas7.
En esos cuadros la naturaleza aparece en estado aparentemente puro. Se trata,
en general, de una naturaleza mediterránea y de un paisaje con numerosos
elementos arquitectónicos clásicos, a veces en ruinas, percibida por pintores que
trabajaron en Italia y estaban impregnados de clasicismo. Producen una visión
ideal y escenográfica de la arquitectura y de la naturaleza, ampliamente apreciada
en toda Europa y también en Gran Bretaña, donde algunos, y en especial Lorrain,
fueron muy admirados. Estas escenografías paisajistas fueron dando lugar a un
creciente interés de los artistas por la naturaleza en estado natural.
A todo ello pueden unirse otras corrientes intelectuales. Se ha señalado la
importancia de los precedentes literarios en el origen del jardín inglés. Se ha citado
en especial a John Milton, en cuya descripción de El paraíso perdido (1667, IV,
241) hay referencias a:

un paraíso que un arte primoroso


no dispuso en macizos, mas la Naturaleza
fue derramando pródiga en monte, valle y llano.

Se exalta en dicha obra la naturaleza ideal y el «paisaje feliz en su variada


rustiquez» (IV, 131), al describir el paraíso de árboles en el que el hombre había
perdido la primera inocencia.
Los debates sobre el paraíso tienen sin duda interés con referencia a un espacio,
el de los jardines, que posee desde el principio una fuerte connotación paradisíaca.
No era un tema baladí en el siglo XVII, cuando algunos podían todavía buscar el
lugar del primer paraíso terrenal del que fuera expulsado Adán; y cuando el debate
sobre la geografía de dicho paraíso adquiría gran trascendencia científica para
saber si el diluvio había cambiado la faz de la Tierra8. Finalmente, en la Gran Bretaña
de la segunda mitad del siglo XVII, en un ambiente milenarista en el que algunos
creían que vivirían bastante para ver el paraíso del fin del mundo, el Reino de los
Últimos Días9, el tema podía ser también de interés. Y es interesante constatar que
274 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

frente a las representaciones renacentistas que a veces presentan el paraíso terestre


casi como un espacio ordenado, las imágenes de fines del XVII nos lo presentan
como un espacio silvestre y natural, tal como aparece también en el poema de
Milton (Figura 7.1).
Todo ello confluye en el desarrollo del tipo de jardín informal y paisajista, que
alcanzará un temprano y amplio desarrollo en Inglaterra, hasta el punto de ser
calificado muchas veces como jardín inglés.
Naturalmente no fue solamente en Gran Bretaña donde se produjo la nueva
valoración de la naturaleza silvestre, con influencia en el diseño de los jardines En
la Europa continental se dieron también cambios similares, aunque pudieran ser
de diferente intensidad. Se puede defender que en muchos aspectos hay impulsos
semejantes de carácter general, derivados de cambios en la moda en Europa
occidental, y que aparecen de forma clara en Francia o Alemania, pero que se
encuentran atenuados tal vez por una situación política y social distinta, y concreta-
mente por el mantenimiento de las monarquías absolutas en el continente.
En Francia desde los años 1730 existe también, junto a la poderosa tradición
del jardín francés, una cierta revalorización de jardín bucólico o de estilo pastoril,
que aparece en obras como la de Dufreny en 1731, una moda que algunos asocian
a la difusión del estilo rococó. Sin duda es una asociación acertada, si pensamos en
las pinturas de Watteau. Desde luego, se trata de algo bastante diferente al paisajismo
inglés, como los ingleses no han dejado de señalar10, pero que debe responder, al
menos en parte, a estímulos intelectuales que tienen cierta relación entre sí.
Examinando los planos de esos jardines rococó se encuentra rápidamente la
filiación barroca de los mismos, excepto en la cada vez mayor inclusión de las
líneas curvas en el diseño. Pero leyendo las declaraciones de los teóricos de los
jardines franceses del reinado de Luis XV (1723-1774) aparecen otros conceptos
muy diferentes: «faire céder l’art à la nature», como escribía A.J. Dezallier
d’Argenville en La Théorie et la pratique du Jardinage (1709)11 es sin duda un primer
paso hacia la naturalización; de la misma manera que lo es asimismo la valoración
creciente de la línea curva, la búsqueda de la «noble simplicité», frente al lujo y la
ostentación, las alusiones al «goût moderne», la huida de la geometría rígida y la
introducción de arabescos afiligranados, la rusticidad y la aspiración a que el jardín
fuera el lugar de los goces arcádicos y de una vida social íntima, en paz y soledad,
o incluso la incorporación del exotismo (como los pabellones chino-turcos ya en
1737 en Lunéville)12.
«La nostalgia del campo» se extiende primero a la nobleza y de ahí a la gran
burguesía europea. Reyes y príncipes construyen en sus palacios casitas rurales,
molinos y vaquerías, como en el parque de Versalles. Escenas campestres y bucólicas
decoran los palacios del siglo XVIII, el ideal de retorno a la naturaleza se difunde en
la iconografía y contribuiría también a impulsar, seguramente, el gusto por los
jardines naturales y su construcción.
EL JARDÍN COMO ESPACIO NATURAL O EL HOMBRE IMITA LA NATURALEZA 275

Figs. 7.1 Topografía del paraíso terrenal como un jardín formal


y como un jardín paisajista. A) En el Renacimiento (grabado del siglo XV por
Andreini, en Edouard André, L’Art des jardins, Paris, 1879).
B) En el XVII (según Athanasius Kircher. Arca Noë, in tres libros digesta, quorum I.
De rebus quae ante Diluvium... Ámsterdam, 1675).
276 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

La naturaleza domesticada del jardín inglés

Pero fue en Gran Bretaña donde los rasgos esenciales del jardín informal paisajista
se codificaron de forma fundamental. En los años finales del seiscientos el jardín
inglés se va definiendo con características específicas. Además de sus raíces intelec-
tuales, algunos autores han aludido también a las condicionantes sociales que
pudieron influir en su génesis.
Desde la Revolución de Cromwell lo sociedad inglesa era menos autoritaria
que las monarquías absolutas continentales, más democrática y liberal. Es posible
que ello se refleje en una actitud menos dominadora ante la naturaleza, más
respetuosa con ella. Y que al mismo tiempo, el rígido orden, la jeraquización y la
disciplina que tenía el jardín clásico francés provocara un sentimiento de rechazo
y condujeran a una valoración del paisaje natural. Así al menos lo interpretaron
algunos autores ingleses ya en el mismo siglo XVIII. También desde muy pronto esa
valoracion inglesa del paisaje natural se puso en relación con el pragmatismo y el
empirismo de la ciencia británica en oposición al sistematismo cartesiano13 –aunque
ello suponga olvidar una obra tan inglesa como la de Newton que tiene mucho de
sistema y que era percibida en ese sentido durante el XVIII14.
Sea como sea, es claro que los rasgos fundamentales del jardín paisajista inglés
se codifican durante las dos últimas décadas del XVII y la primera mitad del siglo
XVIII.
Además de la obra de Milton, se citan también en este sentido las pintorescas
descripciones de Spencer, un famoso artículo publicado por Joseph Addison en
The Spectator (1712), y las colaboraciones de Alexander Pope en The Guardian,
todos los cuales prepararon el ambiente intelectual en el que luego triunfarían y se
aplicarían la nuevas ideas.
Hay escritores de jardinería, como Hogarth, que defienden ya a principios del
XVIII que las curvas y líneas onduladas daban apariencia de mayor naturalidad15.
En 1728 Batty Langley afirma que «nada hay más ridículo y repulsivo que un jardín
regular, que en lugar de entretener los ojos con nuevos objetos, después de haber
visto una cuarta parte del mismo solo vuelves a ver exactamente lo mismo repetido
una y otra vez, sin ninguna variedad»; y frente a ello propone un nuevo estilo de
jardinería con una forma «más rural»16. Se critica la línea recta en el paisaje, porque
no estaba en la naturaleza, y se valora la curva, que parece más natural, y fruto de
la casualidad y el azar; esta última es una palabra significativa, que nos remite al
espíritu libertino, tan importante en la configuración de un pensamiento más libre
en la Inglaterra de la crisis de la conciencia europea, entre 1680 y 171517.
A principios del siglo XVIII parece que está ya bien asentado ese sentimiento en
Gran Bretaña, donde encontramos descripciones naturalistas y críticas de los
jardines formales18. A través de William Kent (1685-1748), en efecto, las caracte-
rísticas del paisajismo inglés van avanzando en el sentido de un cada vez mayor
peso de lo natural. Aunque la más acabada y típica expresión de esa tendencia se
alcanzaría a mediados de siglo en la obra de su discípulo Lancelot (o Capability)
Brown (1715-1783), entre mediados del siglo y la fecha de su muerte.
EL JARDÍN COMO ESPACIO NATURAL O EL HOMBRE IMITA LA NATURALEZA 277

Lo que ellos construyen son jardines que no están ordenados, que pretenden
ser silvestres o naturales, aunque eso no significa ni mucho menos que estén
desordenados. Para llegar a ello se tuvo que recorrer un largo viaje que parte del
jardín «pintoresco», que pasa por la eliminación de estatuas y edificios y otros
elementos culturales o humanos y que, finalmente, conduce al jardín paisajista
panorámico, codificado de forma coherente por Brown. Este autor utiliza algunos
elementos que considera típicos y de valor paisajístico y, en especial, están muy
presentes los lagos, los terrenos ondulados y el bosque; domina en él una actitud
de respeto ante la naturaleza, una naturaleza sublimada.
Aunque algunos autores estiman que la contraposición entre el jardín inglés y
el francés no resiste un análisis en profundidad19, la realidad es que esas diferencias
son bastante nítidas. Es cierto que ni uno ni otro modelos son uniformes y que
tienen numerosos matices de diferenciación, pero hay unos principios básicos
subyacentes que son muy claros y distintos.
Las características principales del jardín paisajista inglés han sido destacadas
en varias ocasiones, y pueden ser fácilmente resumidas en sus rasgos principales20,
siempre que se tenga presente que dichos rasgos solo se dan puros en los años
centrales del setecientos.
Ante todo, se trata de un espacio que parece ser natural. Desde luego, no es la
naturaleza tal cual aparece en realidad sino una selección o idealización de la misma;
lo que todavía puede significar cosas diferentes: desde la eliminación de lo humano
o cultural hasta la supresión de las imperfecciones y «fealdades», lo que implica un
concepto de belleza y una representación de la naturaleza ideal. Sería Brown el que
llevaría a su máxima expresión la idea de recuperar y conservar el genius of the
place (el genius loci), y de eliminar todo lo artificial21, rechazando principios que
habían sido importantes en años anteriores y que estaban ligados al pintoresquismo,
a la valoración de lo picturesque, todavía muy presente en Kent.
En todo caso, durante el siglo XVIII la naturalidad del paisaje no significa
realmente el paisaje tal como se encuentra. Los grandes creadores de jardines del
setecientos de hecho «paisajizaron»22 a gran escala. Y para ello no dudaron en
construir lagos artificiales y en realizar plantaciones de árboles creando bosques.
Se trata, pues, de un paisaje natural modelado por la acción humana (Figura 7.2).
En segundo lugar, hay una clara preferencia por el paisaje rural, que se considera
típicamente inglés, excepto en los casos en los que aparecen elementos neoclásicos.
Se ha recordado que la fuente tradicional de poder de la nobleza y de la burguesía
británica fue el campo, especialmente tras la Reforma del siglo XVI que permitió
adquirir las propiedades de las órdenes religiosas disueltas. Esas medidas dieron
lugar a un verdadero florecimiento de la Inglaterra rural, con la construcción de
gran cantidad de casas rurales, continuado con la llegada al poder económico de
nuevos grupos sociales, los cuales, aunque hubieran hecho su fortuna con
actividades urbanas, como el comercio, adquirieron también fincas en el campo23.
Esas casas rurales iban normalmente acompañadas de un parc o park, una
palabra que originalmente alude a un trozo de terreno, generalmente bosque,
cerrado con vistas a la protección del ganado, de las bestias de labor y de la caza24.
278 LA MORFOLOGÍA DE LAS CIUDADES

Figs. 7.2 Vista de un jardín paisajista inglés


(Victor Petit, Habitations champêtres)

De ahí procede otro rasgo que llegaría a ser importante en la conceptualización


del jardín paisajista inglés.
El gusto por los parques naturales, frente al jardín artificial fue justificado por
Horace Walpole, en su History of the Modern Taste in Gardening (1760) como
típicamente inglés, ya que desde el 800 existieron en Inglaterra los primeros parques,
como parques de caza, a los que consideró «bosques contraídos y jardines
extendidos». Se citan parques con ciervos desde el siglo XIII. Las consecuencias de
esa observación de Walpole, ha dicho Hunt son radicales: desde esa perspectiva lo
que se hacía con el énfasis en los parques era restaurar la tradición inglesa. Eran
además «lugares de prestigio y privilegio, rigurosamente mantenidos», y no extraña
que la burguesía inglesa aspirara a tener espacios de ese tipo tan prestigioso25. En
ello podía incidir también el interés de Gran Bretaña por mantener y acrecentar
los bosques, base para una poderosa marina que aseguraba el imperio: «de esa
manera, plantar la fincas con árboles mostraba, a la vez, patriotismo y una hábil
inversión», se obtenían al mismo tiempo beneficios, prestigio y placer. Por ello,
hacia 1720 el término garden había pasado a ser sinónimo de tierras plantadas con
árboles26. A partir de todo ello se explica que en los jardines que se construyeron
en las grandes casas de campo inglesas en épocas tudor y georgiana no exista una
EL JARDÍN COMO ESPACIO NATURAL O EL HOMBRE IMITA LA NATURALEZA 279

separación entre el jardín y espacios más amplios como el parque o el paisaje


natural.
Por último, se acostumbra a destacar que, en comparación con los jardines
anteriores, en el jardín inglés no existen sentidos específicos, predeterminados o
complicados (Figura 7.3). Eso sería el resultado de un complejo proceso social e
intelectual.
En efecto, en los primeros jardines «pintorescos» ingleses de fines del XVII no
estaban ausentes los sentidos codificados, ya que el jardín era el escenario donde
se desarrollaba la acción, como en la pintura o en la literatura. Los jardines de
comienzos