Está en la página 1de 10

Alimentación complementaria de bebes

El primer año de vida es de vital importancia para el bebé, ya que esta etapa se
caracteriza por un crecimiento y desarrollo físico y social rápidos, durante los
cuales ocurren muchos cambios que afectan la
alimentación y nutrición.
Por lo que se hace necesario asegurarle una
alimentación suficiente y adecuada, con el objetivo de
satisfacer sus necesidades nutricionales, para prevenir
deficiencias nutricionales que afecten su crecimiento y
desarrollo, así como crear hábitos alimentarios
saludables.
Es recomendable que el niño reciba leche materna como su único alimento
durante los primeros seis meses de vida a partir de esta edad necesitara otros
alimentos que complementen su alimentación

Conceptos básicos
Alimentación complementaria (AC):
Consiste en dar al lactante a partir de los 6 meses de edad otros alimentos y
líquidos diferentes a la leche materna, pero complementarios a ésta.
Es decir, que se mantiene la lactancia materna pero se inicia la introducción de
otros alimentos y líquidos.
Estos por sí mismos no constituyen una dieta completa, pero deben ser
nutritivos y deben ser administrados en cantidades adecuadas para que el niño
continúe su crecimiento.
Durante el período de alimentación complementaria, el lactante se acostumbra
a comer los alimentos de la familia, mientras la lactancia materna continúa
siendo una fuente importante de nutrientes y factores de protección hasta que
el niño tenga, al menos, dos años de edad.
La OMS recomienda que los lactantes empiecen a recibir alimentos
complementarios a los 6 meses, primero unas dos o tres veces al día.
 Entre los 6 meses hasta deben recibir alimentación complementaria
unas tres o cuatro veces al día, añadiéndoles aperitivos nutritivos una
o dos veces al día, según se desee.

Las prácticas alimentarias inadecuadas son a menudo un determinante de la


ingesta insuficiente más importante que la disponibilidad de alimentos en el
hogar. La OMS ha elaborado un protocolo para adaptar las
recomendaciones alimentarias que permite a los gestores de programas
identificar las prácticas alimentarias locales, los problemas frecuentes
relacionados con la alimentación y los alimentos complementarios
adecuados.
El protocolo se basa en la información disponible y propone la realización de
estudios a domicilio para probar las recomendaciones destinadas a mejorar
la alimentación. La OMS recomienda que el protocolo se utilice para idear
intervenciones que mejoren la alimentación complementaria y forme parte
del proceso de adaptación de la estrategia de Atención Integrada a las
Enfermedades Prevalentes de la Infancia (AIEPI).

Principios para la alimentación complementaria

Los principios básicos para desarrollar una alimentación complementaria (AC)


exitosa son:

1.-Practicar la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento hasta los 6


meses de edad (180 días)
La LM exclusiva desde el nacimiento hasta los 6 meses es el primer paso para
una AC exitosa porque:

 Protege al lactante de infecciones gastrointestinales y enfermedades


transmitidas por alimentos durante los primeros 6 meses de vida.

 Aporta la cantidad necesaria de nutrientes para un crecimiento


adecuado del lactante, lo que favorece la maduración del sistema
digestivo para poder asimilar los alimentos complementarios.

La introducción temprana de alimentos diferentes a la leche materna tiene


varias desventajas, de manera que antes de los 6 meses de vida NO se
recomienda iniciar la AC porque:

 Existe el riesgo de que la AC temprana pueda reemplazar a la LM.


 Si se reduce la LM puede ser que no se cubran adecuadamente los
requerimientos nutricionales del lactante.

 Infecciones gastrointestinales por alimentos contaminados o


higiénicamente mal manipulados.

 Incrementa el riesgo de intolerancias y alergias alimentarias si se


ofrecen alimentos de difícil digestión.

 Incrementa el riesgo de un segundo embarazo en la madre si la LM es


menos frecuente.

2.-Iniciar a los 6 meses de edad la introducción de alimentos en


cantidades pequeñas

 Debido al crecimiento del lactante, a partir de los 6 meses de edad se


genera un déficit de energía que la leche materna no logra cubrir,
este déficit se conoce como Brecha de Energía (BE).

 A mayor edad, mayor deberá ser el aporte energético de la AC, mientras


que se hace menor el aporte energético de la LM.
 Al introducir la AC en la dieta del lactante, éste tiende a disminuir la
ingesta de leche materna, hasta que progresiva y gradualmente la AC
desplaza a la LM.

3.-Continuar la lactancia materna mientras se inicia la alimentación


complementaria:
En el lactante de 6 a 12 meses de edad se debe continuar la LM al mismo
tiempo que se introduce la AC porque:

 La LM aporta el 50% o más de los requerimientos de energía y


nutrientes del lactante entre los 6 a 12 meses de edad y
aproximadamente el 30% de ellos entre los 12 a 24 meses de edad.

 La LM sigue aportando energía y nutrientes de buena calidad (aunque


sea en menor cantidad) mientras el lactante comienza a recibir
alimentos complementarios, los cuales le darán un aporte adicional de
energía y nutrientes.

 La LM es una fuente importante de alimentación cuando el lactante de 6


a 12 meses presenta alguna enfermedad.

4.-Aumentar la consistencia y la variedad de los alimentos gradualmente


conforme crece el lactante, adaptándose a sus habilidades:

 Iniciar con alimentos de consistencia blanda como papilla o puré.


 De acuerdo con el desarrollo neuromuscular del lactante ofrecer
alimentos semisólidos y luego sólidos.

 A los 12 meses, el lactante debe consumir los mismos alimentos de la


familia.

 En esta etapa se deben evitar los alimentos muy líquidos o aguados, los
cuales generalmente tienen poco valor nutritivo y se deben preferir los
alimentos más espesos que no escurran en una cuchara.

5.-Aumentar gradualmente el número de tiempos de comida del lactante:


Al iniciar la alimentación complementaria se debe incluir un alimento nuevo a la
vez, y dar ese mismo alimento por tres días, y continuar así con cada alimento
nuevo, con el fin de que se pueda identificar si algún alimento le causó
malestar al niño o la niña. Por ejemplo el día que introduzcan papa, se da ese
alimento por tres días y al 4 día se introduce un nuevo alimento, esto ayudará a
identificar intolerancias y alergias alimentarias.

El número de tiempos de comida por día que el lactante requiere depende de:

 La cantidad de energía necesaria para cubrir sus necesidades.


 De los 6 a 8 meses el lactante debe recibir de 2 a 3 tiempos de comida
por día.

 A los 12 meses el lactante debe recibir 3 a 4 tiempos de comida por día.

 El aumento progresivo de los tiempos de comida desplazará la lactancia


materna gradualmente.

6.-Practicar la alimentación perceptiva:


La AC óptima no solamente depende de qué alimentos complementarios se
ofrezcan al lactante, sino que también es importante el cómo, dónde, cuándo y
quién lo alimenta. A este concepto se le llama alimentación perceptiva y es el
conjunto de principios que los padres o cuidadores del niño le brindan al
lactante en su cuidado físico y psicosocial.

Los principios de la Alimentación Perceptiva son:

 Alimentar al lactante directamente respondiendo a sus signos de hambre


y satisfacción.

 Alimentar despacio y pacientemente y animar al lactante a comer, pero


sin obligarlo.

 Experimentar con diversas combinaciones, sabores, texturas y métodos


para evitar el rechazo a los alimentos complementarios.
Fuente: OMS, 2010.

7.- Ejercer buenas prácticas de higiene y manejo de los alimentos


 Al introducir en la dieta del lactante alimentos complementarios a la
leche materna, el principal riesgo es la enfermedad diarreica, causada
por la contaminación microbiana de esos alimentos.

 La preparación, la manipulación y almacenamiento seguro de los


alimentos que se ofrecen al lactante es clave para reducir el riesgo de
diarrea.

Las medidas recomendadas para el manejo de los alimentos complementarios


son:

Preferir el uso de tazas o beberitos para dar los líquidos.


Evitar el uso de tetinas, chupetas y chupones para dar líquidos.
Que los utensilios de alimentación como vasos, cucharas y platos sean
de uso exclusivo del lactante.
Lavar exhaustivamente los utensilios de alimentación del lactante.
Lavar las manos del lactante antes de ofrecer los alimentos.

8.- Aumentar la ingesta de líquidos durante las enfermedades, incluyendo


leche materna y después aumentar el consumo de alimentos
Durante la enfermedad:
 El apetito del lactante disminuye lo cual reduce el consumo de
alimentos.
 La leche materna se convierte en la principal fuente de líquidos y
nutrientes.
 Se debe estimular al lactante a consumir alimentos a pesar de la
disminución del apetito, ofreciendo alimentos de textura suave y sabor
agradable durante el periodo de recuperación

ALIMENTOS COMPLEMENTARIOS PARA EL NIÑO Y LA NIÑA

En el inicio de la alimentación complementaria el niño empieza un proceso de


aprendizaje en el que viendo, sintiendo, oliendo y probando
experimenta nuevas texturas, sabores, colores y olores lo que
estimula su crecimiento y desarrollo; este proceso debe ser
agradable y libre de tenciones tanto para los padres como
para los niños.
Alimentar al niño pacientemente respetando sus ritmos
animándolo a comer los alimentos sin castigar o amenazar
influye en su salud y bienestar.

ALIMENTOS A PARTIR DE LOS SEIS A OCHO MESES:

A partir del sexto mes, además de la leche materna el niño debe consumir
comida preparada en cantidades pequeñas de los
siguientes alimentos.

Preparar compota de frutas como: banano, mango,


durazno, pera, manzana, papaya.
Administrarlas recién preparadas con cuchara.

7 meses: iniciar con carne como hígado, pollo. Pescado bien cocinadas,
picadas muy finamente y trituradas. Comenzar a introducir huevo, iniciando con
la yema.
8 meses: introducir arvejas seca, lenteja cocinarlos y administrarlos licuados en
papilla o puré.

Frecuencia: Al momento de comenzar con


la alimentación del niño sugiere iniciar con
una comida y progresar a tres comidas y
continuar dando de lactar al niño a libre
demanda.

Porciones recomendadas: En esta edad el niño requiere aproximadamente


unas 200 Kcal provenientes de los alimentos que consume el niño adicional al
seno materno. Por lo tanto se debe de empezar alimentarlo con pequeñas
cantidades.

Es recomendable dar al niño un alimento por separado para


que lo pruebe y darle por siete días antes de darle otro así
es más fácil reconocer que tipo de alimento le puede
producir alguna reacción alérgica o intolerancia.
Cada preparación de alimento se debe iniciar dándole de 1
a 2 cucharaditas y si el niño desea más se le debe dar a
libre demanda.
Al momento de la introducción del alimento a la boca del niño se le debe
introducir hasta la mitad de la lengua para evitar que el niño no la escupa.
En esta edad empieza la higiene bucal, utilizando un algodón o un pañito
humedecido en agua limpia, la madre debe hacer la limpieza del primer diente
y encías del niño

ALIMENTACIÓN A PARTIR DE LOS 9 A 11 MESES DE EDAD

ALIMENTOS RECOMENDABLES.
A esta edad el niño todavía continúa recibiendo la leche materna. Además se
recomienda dar los alimentos picados finamente o machacados en forma de
puré.

 Hortalizas y Verduras: Se debe dar al niño todas las hortalizas y


verduras bien cocidas para que el niño tenga la facilidad de comerlas.

 Frutas: Dar todas las frutas crudas cocinadas en papillas o puré.

 Cereales Darle de consumir cereales más leguminosas por ejemplo:


Arroz con frejol o lenteja aplastados
Sopa o colada de avena con chochos
Sopa de quinua con arvejas.

 Carnes: Introducir en la alimentación del niño carnes bien cocidas y


picadas.

En esta edad el niño o niña comienza a realizar nuevas cosas además se debe
estimular para que las realice:

o Puede sostener por si solo una taza, come con los dedos o empieza
a comer con una cuchara pequeña.
o Este es el momento en que se debe estimular la alimentación
proporcionando al niño su propio plato y su propia cuchara y
permitiéndole jugar con los alimentos.
o Recientes estudios indican que cuando los niños juegan con la comida
aprenden más fácilmente a alimentarse solos y no rechazan la comida.
A partir de este momento es importante dar al niño trocitos de comida como
zanahoria, frutas y verduras para que el niño aprenda a masticar.
No obstante es importante tener en cuenta que todo lo que se le da al niño o
niña debe de estar en buenas condiciones higiénicas
Los alimentos deben de lavarse bien antes de cocinarlos.
Lavar previamente las frutas antes de darle al niño.
Lavar bien las manos de el niño antes de comer y sentarlo en un lugar donde
no este expuesto a caerse o que existan animales que les puedan quitar o
ensuciar lo que consumen.
En está edad es importante complementar la alimentación normal con
mezclas elaboradas como en este caso “Mi Papilla.” que se les entrega cada
mes.

ALIMENTOS A PARTIR DE LOS 12 MESES.


El apetito del niño o niña comienza a decrecer a partir del
año de edad debido a la disminución de su crecimiento.
Esto es normal pues los niños espontáneamente varían al
consumo de alimentos según su patrón de crecimiento.

Demandan más comida durante el periodo de crecimiento


rápido que durante periodos de crecimiento lento. Algunas
veces parecen insaciables mientras otras veces parecen
que viven del aire o del agua. Se debe continuar con la lactancia materna.

Administrar productos lácteos como: Leche, yogurt, queso.


A esta edad el niño o niña requiere 300 Kcal adicionales; además de los
alimentos mencionados.
El consumo de energía de los niños varía de una comida a otra, pero el
consumo total de energía permanecerá constante al final del día. Si el niño o
niña come menos de una comida, comerá más en la siguiente y viceversa.

Los niños con sobrepeso u obesos son una excepción: ellos no siempre ajustan
su consumo de energía adecuadamente y pueden comer en respuesta a
estímulos externos, con un funcionamiento no adecuado de las señales de
saciedad y hambre.
Empiece a darle poco a poco la comida de la familia en pequeñas cantidades.
A partir del año puede comer el huevo entero, leche de vaca, frutillas, y
chocolate.

Es necesario que el niño o niña coma cantidades pequeñas de alimentos, de


consistencia semisólida o papilla o con una frecuencia de 5 veces a día para
cubrir sus necesidades de energía
y nutrientes

Por tanto, las personas encargadas de la preparación de las comidas y de


alimentar al niño deben tener especial cuidado con la higiene.
Las preparaciones liquidas, con los caldos, por su alto contenido de agua,
aportan escasa cantidad de energía y
nutrientes esenciales, por ello se debe
brindar al niño comidas espesas.
Este periodo es crítico para el crecimiento y
desarrollo del cerebro. Esta es la razón por la
que es necesario continuar con la
suplementación de hierro y con una
alimentación rica en este mineral. Además, es necesario que consuman
alimentos ricos en ácidos grasos esenciales: omega 3 y omega 6.