Está en la página 1de 2

I.

INTRODUCCION
En la presente monografía se aborda el tema de tratamiento de agua, en el cual teniendo en
cuenta las características, físicas químicas y biológicas de las aguas se presenta una metodología
para la selección de los procesos de tratamiento con el fin de reutilización o el vertimiento hacia
un cuerpo de agua sin la presencia de agentes contaminantes que puedan causar daños al medio
ambiente.

Debido a que las mayores exigencias en lo referente a la calidad del agua se centran en su
aplicación para el consumo humano y animal estos se organizan con frecuencia en tratamientos
de potabilización y tratamientos de depuración de aguas residuales, aunque ambos comparten
muchas operaciones.

Se denomina estación de tratamiento de agua potable al conjunto de estructuras en las que se


trata el agua de manera que se vuelva apta para el consumo humano, donde la potabilización
del agua tiene por finalidad reducir los contaminantes tóxicos: metales pesados como fierro,
plomo; sustancias tóxicas como arsénico, antimonio, cianuros, nitratos, nitritos, sulfatos, sulfitos
y eliminar el calcio, bario. Asimismo eliminar la dureza del agua para uso doméstico y preservar
con cloro y flúor que impiden la presencia de microorganismos nocivos para la salud. Cuando el
agua no es naturalmente potable se hace un tratamiento corrector; este tratamiento corrector
o potabilizador puede ser físico, químico, microbiológico.

 Físico: Eliminación de la turbiedad, el color y la eliminación de materias en suspensión,


finamente divididas, que no asientan fácilmente. Para ello es necesario un tratamiento
previo con coagulante químico, seguido de decantación o clarificación y luego filtración,
a través de un manto de arena u otro material inerte y finalmente un tratamiento de
desinfección, más o menos intenso, según el grado de contaminación.
 Químico: Se refiere a la corrección del PH del agua, a la reducción de la dureza, a la
eliminación de los elementos nocivos o al agregado de ciertos productos químicos que
mejora la calidad del agua, como agregar flúor para prevenir las caries.
 Bacteriológico: El tratamiento bacteriológico se refiere casi exclusivamente a la
desinfección con cloro, pudiéndose utilizar cloro puro, sales clorógenas o hipocloritos.
Las dosis a utilizar generalmente se fijan en base al cloro residual, cuyo valor debe estar
entre 0.05 mg/L y 0.1 mg/L para quedar a cubierto de cualquier contaminación
secundaria.
Las aguas residuales pueden provenir de actividades industriales o agrícolas y del uso doméstico.
Los tratamientos de aguas industriales son muy variados, según el tipo de contaminación, y
pueden incluir precipitación, neutralización, oxidación química y biológica, reducción, filtración,
ósmosis, etc. En el caso de agua urbana, los tratamientos suelen incluir la siguiente secuencia:

 Pre-tratamiento: Busca acondicionar el agua residual para facilitar los tratamientos


propiamente dichos, y preservar la instalación de erosiones y taponamientos.
 Tratamiento primario: busca reducir la materia suspendida por medio de la
precipitación o sedimentación
 Tratamiento secundario: Se emplea de forma masiva para eliminar la contaminación
orgánica disuelta, la cual es costosa de eliminar por tratamientos físico-químicos.
 Tratamiento terciario: Si se emplea intensivamente pueden lograr hacer el agua de
nuevo apta para el abastecimiento de necesidades agrícolas, industriales, e incluso para
potabilización

La finalidad de estas operaciones es obtener unas aguas con las características adecuadas al uso
que se les vaya a dar, por lo que la combinación y naturaleza exacta de los procesos varía en
función tanto de las propiedades de las aguas de partida como de su destino final.

II. OBJETIVOS
Objetivo general

 Describir y analizar los métodos de tratamiento de agua.

Objetivos específicos

 Dar a conocer los diferentes tratamientos en agua contaminada y potable.


 Concientización del efecto en el medio ambiente.

También podría gustarte