Está en la página 1de 2

Que es el sida

El SIDA es una etapa avanzada de la infección por el Virus de


Inmunodeficiencia Humana (VIH). Se trata de un retrovirus que ataca las
defensas del organismo y altera la capacidad para defenderse de las
enfermedades ocasionadas por otros virus, bacterias, parásitos y hongos. El
sistema inmunológico agrupa diversos tipos de células, entre otras los glóbulos
blancos encargados de luchar contra los agresores externos.

Como se transmite

El VIH se contagia a través del semen, la sangre, las secreciones


vaginales y la leche materna. Estos son los fluidos corporales que
presentan una concentración del virus suficiente como para infectar a
una persona.

Por tanto, hay tres vías mediante las cuales el virus del sida sí se
contagia:

 Vía sexual: mediante el contacto sexual, ya sea vaginal, anal u oral;


siendo el anal el que presenta un mayor riesgo por la delicadeza de los
tejidos y la facilidad con la que se pueden producir heridas.

 Vía sanguínea: se produce al compartir cualquier material que haya


estado en contacto con sangre de una persona infectada y que pueda
ponerse en contacto posteriormente con la sangre de una persona sana.
Puede tratarse de jeringas, agujas, y todo el material que se use
para realizar piercing, tatuajes, o en sesiones de acupuntura, y no haya
sido esterilizado previamente. El riesgo de transmisión a través de las
transfusiones de sangre actualmente es muy bajo, gracias a los grandes
controles que se realizan a la sangre donada.

 Vía vertical (madre-hijo): cuando la madre es seropositiva se puede


producir la transmisión del virus durante el embarazo, el parto y la
lactancia.

Síntomas
Entre un 50 y un 90 por ciento de las personas que se han infectado por el
virus del sida experimenta síntomas similares a un catarro o una gripe leve
(cansancio, fiebre, pérdida de apetito) que remite a los pocos días, también
puede sufrir diarrea, sudoraciones nocturnas o aumento de los ganglios
linfáticos.

La única forma de saber que se ha contraído la infección es con una prueba


específica realizada por un profesional sanitario. Muchos VIH positivos no
manifiestan los síntomas de presentar la infección hasta que han transcurrido
varios años, de ahí la importancia de conocer qué prácticas y situaciones
pueden determinar la infección y actuar consecuentemente.

Medidas preventivas
Para reducir el riesgo de contagio del VIH, es necesario evitar las relaciones
sexuales de riesgo y utilizar métodos anticonceptivos de barrera, como el
preservativo, así como no compartir agujas ni materiales para el consumo de
drogas inyectables.

Por primera vez este año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha


aconsejado el uso de fármacos antirretrovirales en personas sanas como
medida preventiva contra la infección. Esta recomendación, basada en
evidencias científicas, está indicada especialmente para la población de mayor
riesgo: hombres homosexuales jóvenes, que tienen muchas parejas y que no
siempre mantienen relaciones sexuales seguras.

A lo largo del próximo año 2016, está previsto que comiencen a probarse en
humanos dos vacunas terapéuticas contra el sida, en el marco del proyecto
catalán Hivacat.