Está en la página 1de 4

7 pasos para invertir mejor

1. Ahorra

Para quien desea invertir mejor su dinero, guardarlo es una de las prácticas más seguras y
sensatas. Tanto en el ámbito personal como empresarial, poseer una reserva de capital es
el primer paso.

2. Conoce el negocio

Invertir mejor es invertir con conocimiento. Mientras más informaciones tengas sobre un
negocio, estarás mejor preparado para dedicarle o no atención.

3. Sabe cuando arriesgar

El escenario económico y tu entorno personal y empresarial definirán cual es el mejor


momento de arriesgar y cuando es mejor esperar. Acuérdate de mirar con pesimismo para
la posible inversión y de simular el peor resultado posible. Muchas veces, la inversión
merece la pena hasta en este caso. En otras, tendrás que pensar en todos los factores con
mayor precaución.

4. No intentes adivinar

El mundo de los negocios se establece en la lógica. Aunque tengas un “feeling” sobre una
inversión en particular, vaya atrás de datos concretos que justifiquen tu plan. No hay
espacio para adivinaciones en esta área.

5. Busca informaciones

Conversar con compañeros de negocios es una de las mejores formas de analizar el


mercado y de definir estrategias de inversión. Con el cuidado adecuado, podrás obtener
informaciones valiosas sin revelar cuál es tu objetivo final. Pero es importante precaverse:
antes de cualquier diálogo, sabe en quien puedes confiar.

6. Diversifica las inversiones


Tarde o temprano, te puede equivocar, el mercado cambiará y el 9 se convertirá en 6. Por
lo tanto, no coloques todo tu dinero en sólo un lugar.

7. Desiste

Reconoce cuando te equivoques. Y lo más rápido posible. No seas orgulloso o reces para el
santo: si la inversión no fue buena, es el momento de desistir. Pierde siempre lo mínimo
posible, y continúa intentando.

PASOS ´PARA INVERTIR

Paso 1.Definir el proyecto de inversión. Esta etapa es de carácter cualitativo y


en ella, antes de proponer la solución en forma de un proyecto de inversión,
hace falta describir el problema. Por ejemplo, en una pizzería el problema
puede ser el crecimiento de la demanda que no se puede responder de forma
adecuada con los hornos instalados. O en un local de ropa exclusiva, la
apertura de un local separado para outlet, de manera de no afectar
el posicionamientologrado. Así, el proyecto de inversión, será en consecuencia
una solución al problema identificado (ver “Toma de decisiones”, para más
información sobre cómo generar alternativas y criterios de selección).
Paso 2. Realizar el estudio de mercado. Es clave para estimar si hay demanda
potencial para que el proyecto se sostenga en el tiempo y dé los beneficios que
se esperan. La profundidad del análisis estará definida por el monto previsto de
inversión y la complejidad del emprendimiento. Mientras que la compra de una
máquina para una costurera independiente podrá no requerir más que una
breve estimación de aumentos de pedidos en base a las tendencias de moda,
la apertura de una fábrica de ladrillos con importantes inversiones en planta y
maquinarias va a precisar un análisis de mercado completo.
Paso 3. Realizar el análisis técnico. Sobre la base de la demanda estimada en
el punto anterior y la naturaleza del proyecto, se debe definir su tamaño, dónde
se va a usar o ubicar, qué preparación o capacitación requiere y demás
aspectos técnicos relevantes para determinar la inversión inicial y estimar los
costos futuros.
Paso 4. Definir los parámetros económicos. En ésta etapa es necesario definir
la inversión inicial y cuantificar tanto los beneficios (que a veces pueden ser un
ahorro) como los costos que va a generar el proyecto, y usar esta información
para construir un cuadro de flujos de fondos para la vida útil de la inversión
(ver “Flujos de fondos: 6 errores comunes” y “Cómo armar un flujo de fondos”).
En este paso, vale tener en cuenta que factores como los aumentos de costos
claves o los cambios drásticos de demanda pueden generar escenarios
negativos o positivos para el proyecto, que merecen ser analizados en cuadros
de flujos separados.
Paso 5.Calcular indicadores clave. A partir de los flujos de fondos se puede
estimar la rentabilidad del proyecto usando indicadores financieros. Estos
valores permiten comparar fácilmente entre proyectos alternativos. Los que se
emplean con mayor frecuencia son:

 Valor Actual Neto (VAN), que permite equiparar a valor presente el flujo de
fondos.

 Tasa Interna de Retorno (TIR), que indica la rentabilidad intrínseca del


proyecto.

 Payback o periodo de recuperación de capital, que indica en cuánto tiempo se


puede recuperar el desembolso inicial del proyecto.
Paso 6. Comparar resultados y expectativas. Con el proyecto definido, la
demanda estimada, beneficios y costos analizados, y varios indicadores
financieros calculados, resta comparar los datos obtenidos con las expectativas
acerca del proyecto: ¿Son mis objetivos de facturación coherentes con la
inversión y la demanda? ¿Existe alguna solución alternativa más rentable al
problema que trato resolver? Si las respuestas halladas no satisfacen las
expectativas, es necesario revisar el proyecto o hacer ajustes antes de ponerlo
en marcha.

Impuestos personales
[DF] Tributos que gravan la manifestación económica o de riqueza
obtenida por un sujeto pasivo en su conjunto, es decir, sin ir ligados a las
cosas o bienes en particular. Impuestos que giran en torno al sujeto
pasivo. Son clarificadores el Impuesto sobre la renta de las Personas
Físicas y el Impuesto sobre Sociedades.

Derecho Fiscal

Los impuestos personales o subjetivos son aquellos impuestos


directos que gravan el conjunto de las rentas de cada contribuyente,
atemperando la tributación a sus circunstancias personales y familiares.
Sus características son, en síntesis, las siguientes: 1) gravan la suma
algebraica de todas las rentas que por cualquier concepto perciba
el contribuyente (los ingresos de una actividad pueden compensarse con
las pérdidas de otra); 2) establecen una discriminación cuantitativa de las
rentas a través de tipos progresivos y mínimos exentos; 3) tienen en
cuenta las condiciones personales del contribuyente,
fijando deducciones e atención al número de hijos o recargos para los
solteros.

Son los que gravan una manifestación de riqueza inmediatamente


relacionada con una persona física o jurídica, fundándose siempre en
una valoración global. En consecuencia, no se grava cada rendimiento,
o manifestación de riqueza, por separado, sino el rendimiento de conjunto
teniendo en cuenta las circunstancias personales y familiares
del contribuyente. El gravamen suele ser progresivo y las rentas mínimas
están exentas de tributación. Se contraponen a los impuestos reales, cuyo
carácter impersonal marca claramente su diferencia con los personales.

Ejemplos de impuestos personales


A continuación, veremos los ejemplos anteriores pero “transformados” en
impuestos personales:
 La compra de un teléfono móvil por una persona rubia natural: ya no se grava el
hecho de comprar un teléfono considerado de forma aislada, sino que sin la
intervención de una persona rubia natural no se produce el devengo. Se trata, por
tanto, de un impuesto personal.
 El ser titular de un inmueble que radique en una calle cuyo nombre empiece con
vocal siempre que el propietario resida en el extranjero. Date cuenta que al incluir
el requisito de que el propietario resida en el extranjero se está introduciendo un
elemento personal, por lo que el impuesto adquiere esa naturaleza.
 Recibir un paquete de Amazon cuando el adquirente mida más de 1,95. Solo
habrá que pagar este impuesto cuando se cumpla el requisito de la altura del
receptor, lo que deja fuera a muchas personas físicas y a todas las jurídicas. Se
trata por tanto de un impuesto personal porque se articula con una persona como
eje central.
en los impuestos personales la presencia de una persona determinada es un elemento
esencial y determina su nacimiento