Está en la página 1de 4

Conceptos previos

Sistema sanitario:

El saneamiento es la ciencia de evacuar del habitad del hombre-edificio o ciudad- las aguas por
el introducidas, con fines sanitarios o industriales, junto con las provenientes de los
fenómenos meteorológicos y proceder, tras los oportunos tratamientos a su aprovechamiento
y/o reincorporación al medio natural.

La instalación de saneamiento de un edificio consiste en la evacuación por conductos de las


aguas negras, amarillas y también de las aguas pluviales que se generan dentro.

Agua pluvial:

Uno de los puntos débiles en muchas construcciones actuales es la evacuación y drenaje de


aguas en los tejados y dicho descuido es la causa de muchas humedades en los edificios y
viviendas.

El buen Drenaje d tejados con sus correspondientes canaletas y montajes es fundamental para
la óptima evacuación de las aguas lluvias en una construcción

4.-Desagües y sistema pluviales en edificios

una instalación de saneamiento de un edificio es facilitar la evacuación de las aguas que llegan
a él. Las aguas que hay que evacuar son de tres tipos:

 aguas pluviales, que recibe en sus cubiertas, patios, terrazas, cuando llueve o nieva, y

 aguas usadas, que son las empleadas para cocinar, higiene, limpieza, arrastre de
residuos, etc., que llegan al edificio por la red de suministro de agua.

 humedad del suelo, aguas que pueden producir humedades en los muros, que
provienen de un nivel freático alto o aguas de lluvia que el terreno no evacua
convenientemente.

La instalación consiste en una red de conductos que recoge las aguas allí donde se usan o caen
y la llevan hasta la red de saneamiento urbano, o alcantarillado.

Según las características del punto donde se haga el desagüe, puede haber dos tipos de
instalaciones:

 Unitarias: todas las aguas se recogen en sus respectivos puntos de recogida y se


mezclan en algún punto de la red de saneamiento para desaguar juntas.

 Separativas: se hace una separación de las aguas para verter cada una, según su
origen, en un lugar distinto. Entre éstas también puede haber una distinción:

 Separativa de aguas pluviales y usadas: especialmente en climas lluviosos, a


veces, el alcantarillado urbano es separativo también, porque se evita que las
aguas de lluvia, en general razonablemente limpias, pasen por la depuradora
(EDAR) y se hace que vayan directamente a cauce, sin otro tratamiento.1

 Separativa de aguas pluviales, grises y negras: es muy conveniente este tipo


de separación cuando las aguas van a una depuradora pequeña (fosa séptica).
Las pluviales por la misma razón que en el caso anterior se vierten
directamente al terreno o a cauce, pero además, porque al ser pequeña la
fosa, si no se vierten tampoco a ella las aguas grises, el caudal que llegue será
solo el las aguas fecales, que permanecerán más tiempo en las cámaras y
resultarán mejor depuradas. Las aguas grises se vierten a zanjas o pozos de
filtrado, que pueden proporcionar una depuración razonable.

Puede considerarse un tercer tipo, dentro de los sistemas unitarios, que sería el mixto: las
bajantes separativas y los albañales unitarios, sistema muy favorable puesto que el régimen de
circulación de las bajantes es muy distinto en cada caso.

Los desagües domiciliarios cumplen un papel fundamental en la conservación de la salud, al


hacerse cargo de la evacuación de los desechos y de las aguas pluviales, los que podrían
conformar focos infecciosos. Estos fluidos se desplazan por las cañerías, por acción de la fuerza
de la gravedad.

Los sistemas de desagüe domiciliarios tienen gran importancia en la conservación de la salud,


porque encausan los desechos y las aguas pluviales, que podrían provocar focos infecciosos.

El desplazamiento de los fluidos es por pendiente de las cañerías, y debe garantizar que su
velocidad no provoque el lavado o la sedimentación de los sólidos que éstos contengan. Por
tanto, las pendientes oscilan entre 1:20, o 1:60.

Desagües de aguas pluviales:

Se toma como nivel natural para la evacuación de las aguas de los desagües domiciliarios, el
cordón de la vereda. De modo que cualquier parte del terreno o edificación, que esté por
debajo de este nivel, debe ser evacuado por mecanismos artificiales, como los pozos de
bombeo.
Instalación de desagües de aguas pluviales

Cuando no existen las redes de alcantarillado, se emplean soluciones alternativas para las
aguas pluviales, como emplear la absorción del terreno, o el encause por medio de las
alcantarillas.

Los desagües pluviales son diseñables. El diseño está presente en faldones de techos inclinados
o planos, en los patios que necesitan una evacuación del agua. Estas deben planificarse
previamente, pues hacerlo luego de la construcción del edificio implica una serie de
contratiempos y gastos de importancia.

El diseño de las pendientes es fundamental, porque el movimiento de los fluidos es por la


fuerza de la gravedad, y debe estudiarse para cada caso en particular, tomando en cuenta las
características de la edificación y el terreno.

El mantenimiento de la instalación es muy importante, por tanto el sistema debe ser accesible
para su limpieza.

Los materiales que pueden emplearse para las instalaciones son los plásticos que brindan
menores espesores, los materiales metálicos presentan mejor comportamiento mecánico, los
cementicios son más económicos. Todos son eficientes si su puesta en obra es adecuada.

Diseños de instalación de aguas pluviales:

• Ubicación de la referencia del nivel cero


• Graficar en el terreno, el relieve y el edificio
• Graficar los techos y el pavimento, con las pendientes de escurrimiento posibles
• Ubicación de canaletas, rejillas, y demás artefactos colectores de aguas pluviales
• Elegir los materiales que se emplearán
• Vinculación de los artefactos con la red, en el menor recorrido posible
• Cálculo de las pendientes y determinación de las tapadas
• Verificación de la accesibilidad a toda la cañería.