Está en la página 1de 4

Argumentos a favor del matrimonio homosexual

 Todas las personas tienen derecho a ser feliz y esto implica ser libres e iguales,
también ante la ley. Las leyes deben ser para todos y no debe importar ai alguien es
heterosexual o no.
 La ley de adopción vigente no exige ser heterosexual para adoptar. Actualmente
mucha parejas homosexuales crían a sus hijos adoptados, por uno d sus integrantes,
o concebidos a través de métodos de fertilización asistida.
 Los niños y niñas hijos de gay y lesbianas deben tener los mismos derechos que los
de las parejas heterosexuales.
 La familia al igual que toda otra institución es producto social sujeto a
modificaciones. Las relaciones humanas están atravesadas por la cultura, por eso las
normas y leyes se modifican con el objetivo de acompañar los cambios culturales.
 Ofrece una opción legal y virtuosa para los homosexuales. En lugar de vivir en los
márgenes de la sociedad a merced de encuentros furtivos e inestables pueden
enmarcarse en un modelo de estabilidad (afectiva, social, emocional, sexual, etc.)
con todo lo que ello implica.
 Sin duda lo mejor para un niño es tener un padre y una madre. De hecho todos los
niños tienen un padre y una madre, aunque algunos niños tienen la desgracia de
quedarse sin uno de ellos o de ambos. Es aquí donde la adopción, aunque sea por
parte de una persona soltera o de una pareja (heterosexual u homosexual) puede ser
beneficiosa aunque no sean, biológicamente, su padre y su madre.
o El Estado define desde las herencias hasta los permisos laborales de las
parejas según su estado civil. Sin el Estado sería algo que podrían definir
libremente las empresas con sus trabajadores pero al estar todo
hiperlegislado es necesario que se reconozca este tipo de uniones para cosas
tan sencillas como poder a ver a tu cónyuge en su trabajo o cuidarle en el
hospital en calidad de “familiar”.
 El Estado no debe tener la iniciativa creando situaciones artificiales sino positivar
realidades que se dan en la sociedad, recoger y reconocer la costumbre. Y la
realidad es que en sociedades más libres como la americana, ya hay muchas iglesias
que no solo reconocen el matrimonio homosexual sino que lo santifican.
o Todos estos beneficios no solo favorecen a los homosexuales sino a la
sociedad en su conjunto pues suponen ofrecer un acomodo a los
homosexuales sin excluirlos. De una situación de marginación y exclusión
se les ofrece sentarse en la misma mesa sin condenarlos al gueto social.
Siguiendo la terminología del spot, los civiliza.
o Todos estos beneficios no solo favorecen a los homosexuales sino a la
sociedad en su conjunto pues suponen ofrecer un acomodo a los
homosexuales sin excluirlos. De una situación de marginación y exclusión
se les ofrece sentarse en la misma mesa sin condenarlos al gueto social.
Siguiendo la terminología del spot, los civiliza.
 No es una cuestión de “promover la homosexualidad” sino de evitar que la
discriminación real haga que los homosexuales se encuentren a sí mismos exiliados
en su propia tierra.
 Las subvenciones públicas y el adoctrinamiento estatal debería eliminarse, en todos
los sentidos. Quienes critican el secuestro de sus hijos para que no se les inculquen
valores ideológicos en la escuela deberían promover la libertad de los padres para
educar a sus hijos en lugar de exigir el derecho a inculcar sus valores a los hijos de
los demás.
 El mérito de la tolerancia no es respetar a los iguales sino a los diferentes. Una
sociedad abierta es aquella en la que lo excepcional tiene cabida junto a lo
mayoritario. Usar expresiones como “natural” puede inducir al equívoco pues la
homosexualidad aunque minoritaria no deja de ser algo natural. Que una sociedad
cien por cien homosexual no tiene futuro es algo tan obvio como que tampoco lo
tendría una sociedad integrada únicamente por mujeres.

 Se critica el orgullo homosexual y la diferencia pero tampoco se acepta una


solución integradora aún cuando el matrimonio entre personas del mismo sexo es
una victoria conservadora.
 Las personas homosexuales pueden actualmente contraer matrimonio con los
mismos derechos y en las mismas condiciones que las personas heterosexuales. Es
decir, con una persona del sexo opuesto que reúna los requisitos legales de edad,
que preste su consentimiento, etc. Lo que sería discriminatorio es prohibir al
homosexual contraer matrimonio en las mismas condiciones que las demás personas
por el solo hecho de ser homosexual.
 Naturalmente, el argumento no es éste. El homosexual quiere casarse con la persona
a la que quiere, que es de su mismo sexo. Pero el simple hecho de que alguien
quiera casarse con alguien no supone necesariamente que pueda hacerlo: así,
¿podría quejarse de discriminación el varón a quien el derecho le impide casarse
con la mujer a la que quiere, sólo por el hecho de que es su hermana? ¿o la mujer a
la que el Derecho no deja casarse con el hombre al que quiere por la simple razón
de que él ya está casado?
 Con ese argumento, los albañiles exigirán el derecho a ser arquitectos, los
estudiantes a ser aprobados y los hombres a integrar asociaciones de mujeres. Yo de
momento, exijo que me den el carnet joven y el carnet de pensionista a la vez. Poco
importa que tenga 30 años. Total, no se quita derecho a nadie, sólo se da.
 Según una definición muy antigua y sencilla, pero que sigue valiendo hoy, justicia
es tratar de forma igual a los iguales y de forma desigual a los desiguales. Se comete
injusticia (y discriminación) cuando se trata de forma distinta (y negativa) sin que
exista una razón objetiva, razonable y suficiente para ello; es decir, cuando se trata
desigualmente a personas que, en ese aspecto concreto, son iguales.
 Negar a alguien que pueda casarse con otra persona de su propio sexo no es
discriminarle. Tampoco se discrimina al casado porque no se le permita casarse con
otra mujer que no es su esposa, mientras que al soltero sí se le permite. No es
discriminar al homosexual, sino reconocer y defender que el matrimonio es una
institución esencialmente heterosexual.
 Un homosexual puede ser tan buen padre como un heterosexual
 Dos hombres, por muy buenos padres que sean, estarían privando al niño del
cuidado y del cariño de una madre. Tal vez puedan ser buenos padres, pero nunca
una buena madre.

 La misma tenacidad que tienen los homosexuales por lograr que se les permita
casarse entre ellos indica que el nombre les importa o que para ellos es más que un
nombre lo que está en juego. Si el nombre es irrelevante, debería serlo también para
cambiar la ley actualmente vigente.

 En cualquier caso, para el Derecho es muy importante mantener el sentido propio de


las palabras. El matrimonio es la unión comprometida entre un hombre y una mujer.
Dos homosexuales no pueden casarse porque no son hombre y mujer, sino dos
hombres o dos mujeres. La unión entre homosexuales no es matrimonio, del mismo
modo que no es una sociedad anónima. Si incluimos en el concepto de sociedad
anónima la unión comprometida de dos personas, lo único que conseguimos es que
el concepto pierda virtualidad. Si el matrimonio es todo (también la unión entre dos
varones, o dos mujeres, o tres o más personas en combinaciones variables), pronto
pasa a no ser nada. Y esto no supone un juicio de valor respecto de las uniones
homosexuales, del mismo modo que para un contrato de permuta no supone nada
malo no ser compraventa.

 Admitir el matrimonio entre personas del mismo sexo no afecta en nada a los
matrimonios heterosexuales. El Proyecto de ley del Gobierno permite que se acojan
a esta institución otras personas, pero no cambia en lo más mínimo la regulación del
matrimonio heterosexual. Y nadie ha demostrado que este cambio pueda afectar a
ningún matrimonio concreto que ya se haya celebrado o se vaya a celebrar en el
futuro

 Ciertamente, en algunos aspectos importantes de la regulación del matrimonio hay


discrepancias de fondo entre creyentes y no creyentes (p. e., respecto al divorcio).
Pero el concepto de matrimonio que tenemos unos y otros es el mismo y se ha
forjado en la misma tradición jurídico-cultural, y ese concepto incluye la
heterosexualidad como rasgo determinante.

 En este punto, no es una minoría con fuerte presencia en la sociedad (la cristiana) la
que pretende imponer su concepción del matrimonio a una mayoría no cristiana (o
que no se considera tal) de la sociedad. Más bien, lo que ocurre es que una minoría
mucho menor (la gay) pretende imponer su propia concepción de matrimonio a la
abrumadora mayoría de la sociedad (tanto creyente como no creyente). Dicho de
otro modo: también los heterosexuales que apoyan el matrimonio homosexual
tienen una concepción heterosexual del matrimonio.

 Ellos sabrán por qué están dispuestos a ceder en esto. Probablemente piensen que es
lo más moderno, mayoritario, tolerante y progresista, pero no es descartable que
influya la falta de reflexión. El análisis de las respuestas de la gran mayoría de los
que apoyan el matrimonio homosexual apuntan en ese sentido