Está en la página 1de 7

UNIVERSIDAD TECNOLOGICA DE LOS

ANDES

CARRERA PROFESIONAL DE ESTOMATOLOGIA

 DOCENTE:DR.

 TEMA: Alimentos cariogénicos y no cariogenicos


 Alumnos:
Rene palomino espinosa
Exaltación borda gamarra
Shanery chamorro quino
Ivania Ovalle espinosa
Adely serrano gamarra
Lizeth zegarra gomes
Santos chiclla carrion
Mariana aulla sanches

Abancay – Perú
mayo – 2017
Alimentos cariogénicos y no cariogenicos

Alimentos cariogénicos, que causan caries


Cuando se termina de comer o beber zumos, batidos, yogures o refrescos
azucarados, si los alimentos contienen azúcares, se produce un descenso del
pH en los dientes. En ese momento, las bacterias que se encuentran en la
boca metabolizan esos azúcares aportados por aquello que se ha comido o
bebido, y se liberan unos ácidos que son los responsables de dañar el tejido
dental.
Este tipo de alimentos son los llamados alimentos cariogénicos, ya que
favorecen la formación de ácidos.
Los alimentos cariogénicos tienen un alto contenido en azúcares añadidos e
hidratos de carbono, de modo que son estos los alimentos que hay que
eliminar de la dieta habitual para evitar tener caries.

Caramelos y golosinas: son el alimento con mayor porcentaje de azúcar y por


lo tanto, los más peligrosos para nuestros dientes. Si no deseas eliminar del
todo su ingesta, se recomienda elegir aquellos que desaparezcan rápidamente
de la boca, evitar masticarlos a toda costa y no consumir aquellos que se
peguen en los dientes con facilidad, como caramelos de goma o regalices.

Refrescos carbonatados: las bebidas como colas, naranjadas o similares


(cualquier refresco dulce con burbujas) contienen una alta cantidad de azúcar y
al ser líquidos, consiguen adentrarse en las cavidades interdentales. También
los refrescos dietéticos o light y aquellos sin burbujas pueden aumentar el riesgo
de caries, ya que su consumo reduce el esmalte dental y no proporciona ninguna
de las cualidades beneficiosas para nuestros dientes que tiene el agua cuando
la bebemos.

Patatas fritas, pan y galletas saladas: Los hidratos de carbono refinados con
almidón tienen la capacidad de transformarse en azúcares; por lo tanto, son
considerados alimentos cariogénicos especialmente si no se procede a un
lavado dental tras su ingesta entre comidas.
Zumos de frutas concentrados o con azúcares añadidos: a pesar de los
múltiples beneficios que aportan los zumos naturales de frutas, cada vez resulta
más habitual encontrar zumos a base de concentrados o con azúcares añadidos
en los hogares. En muchas ocasiones, estos zumos envasados proporcionan
ingredientes que endulzan su sabor para hacerlos más atractivos, pero se
eliminan muchas de las propiedades originales de la fruta (como la fibra o el alto
valor vitamínico). Por lo tanto, conviene optar zumos naturales y beberlos con
moderación, o al menos, revisar los ingredientes de los zumos envasados para
elegir los de menor porcentaje de azúcar.

Chocolates y bombones: A pesar de su exquisito sabor los chocolates y


bombones son alimentos altamente cariogénicos debido a su altísimo nivel de
azúcar y sobre todo, a la textura blanda y pegajosa, fácilmente adherible a los
dientes, que presentan en la mayoría de los casos. La mejor opción para evitar
las caries es elegir chocolates con el mínimo de azúcar posible.

Helados, batidos y granizados: al igual que ocurre con los refrescos y los
zumos concentrados, los helados se derriten con facilidad en la boca
convirtiéndose en líquido, lo que facilita la entrada de residuos azucarados entre
los dientes tanto como los batidos. Entre sus variedades, los sabores más
cariogénicos son los que tienen una mayor concentración de azúcar como el
chocolate o dulce de leche, y aquellos que utilizan bases de natas azucaradas o
agua granizada con sabor. Escoge aquellos que posean un índice baje en azúcar
y tus dientes te lo agradecerán.

Cereales para el desayuno o barritas energéticas: en la mayor parte de los


cereales para el desayuno o barritas de cereales encontraremos la miel o el
azúcar como parte de sus ingredientes. Su textura facilita que los restos se
queden pegados a los dientes, por lo que tras consumirlos, se aconseja un
cepillado a conciencia de los dientes, con especial atención a los molares.

Bollería: croissants, donuts, pasteles, tartas y pasteles también son uno de los
alimentos con un índice más alto de azúcar y carbohidratos, y en muchas
ocasiones, sobre todo si son de fabricación industrial, no contienen un valor
nutricional saludable. Están por supuesto incluidos en la lista de alimentos
cariogénicos y deberemos moderar su ingesta.
Exceso de azúcar o miel en el café o las infusiones: Ni las infusiones ni el
café conllevan el aumento de riesgo de caries de por sí, pero casi nunca
tomamos estas bebidas solas. Siempre solemos añadir azúcar o miel para
endulzar su sabor, por lo que deberemos tener cuidado con las cantidades. Al
ser líquidos, penetrarán con más facilidad entre los dientes, y en se toman con
un exceso entre las comidas podrían suponer una amenaza para nuestra salud
dental.

Frutas secas: las ciruelas disecadas, los higos, o las pasas también pueden
convertirse en un peligro para nuestros dientes debido a su textura pegajosa, su
alto nivel de azúcar y porque es habitual ingerirlos como snack entre comidas .Al
comerlos resulta recomendable lavarse los dientes a continuación.

Además de estos consejos, ten en cuenta que también existen alimentos que
presentan un efecto inhibitorio sobre los procesos cariogénicos. Al contrario de
lo que ocurre con los mencionados en esta lista, éstos crean un efecto positivo
al evitar la acumulación de placa y residuos, y benefician la protección frente a
las caries gracias a sus propiedades.

Los principales componentes que aumentan la protección natural de nuestro


organismo frente a las caries son: el flúor (o bien en los alimentos o administrado
en forma tópica en un enjuague o desnitrifico), alimentos con calcio y fósforo
(evitan a desmineralización del diente), y alimentos que aporten buenos niveles
de hierro y proteínas.

Adhesividad Mayor Adhesividad : Mayor Chicles


tiempo permanecera unido
Calugas
al diente.
Turrones
Consistencia Alimento mas duro y Manzana
fibroso : Accion detergente.
Zanahoria

Alimentos blancos : tienden


Galletas
a adherise.
Chocolates

Tamaño de la Particulas pequeñas :


Partícula mayor problabilidad de
retencion en surcos y
fisuras.

Alimentos no cariogénicos
Son aquellos que no producen caries más al contrario nos ayuda en tener una
buena higiene de salud bocal.
Alimentos Cariogénicos Alimentos No cariogénicos

- Cereales - Manzana

- Arroz - Zanahoria

- Fideos - Almendras

- Bebidas - Nueces

- Legumbres - Chicle sin azucar


El flúor

El flúor es uno de los elementos más abundantes en la naturaleza, que


encontramos principalmente en el agua, en la vegetación y en la atmósfera;
pero también en diferentes bebidas y alimentos.

Es considerado como un componente importante del organismo tanto humano


como animal, estando especialmente asociado a tejidos calcificados, como es
el caso de los dientes o los huesos, gracias a su afinidad con el calcio.

No en vano, el que el flúor sea un elemento indispensable en una gran


diversidad de productos dentífricos no es casualidad, dado que es capaz de
inhibir el inicio o progresión de la caries dental, a la vez que estimula la
formación ósea.

En lo que se refiere a las cantidades diarias de flúor recomendadas nos


encontramos con que, en personas adultas, en hombres lo aconsejable son
4mg/día, y en mujeres 3mg/día.

Eso sí, la ingesta máxima de flúor aconsejable no debe superar los 10 mg por
día para personas adultas.

Una forma interesante de asegurarnos una ingesta adecuada recomendada de


flúor es tener siempre presente cuáles son los alimentos más ricos en flúor,
para que éstos no puedan faltar dentro de una dieta equilibrada.

Alimentos más ricos en flúor

 Aguas fluoradas: contienen aproximadamente entre 0.7 – 1.2 mg.


 Pescados: salmón, sardinas o bacalao (entre 0.01 a 0.17mg/100 gr.)
 Mariscos.
 Carnes: como el pollo.
 Frutas y hortalizas: como las naranjas o cebollas.
 Lácteos: leche materna y leche fluorada.
 Vegetales verdes: como las espinacas o las lechugas.
 Papas.
 Postres: gelatinas.
 Infusiones: como el té (de 1 a 6 mg/litro).
CALCIO
-Funciones: fortalece huesos y dientes.
-Alimentos: los lácteos (queso, yogur, leche, mantequilla...) son una excelente
fuente de calcio aunque también se puede localizar en vegetales como brócoli,
berza, espárragos, espinacas, acelga o repollo, entre otros, o pescados como
las sardinas, el salmón, o el marisco.

FÓSFORO
-Funciones: ligado al calcio, es también fundamental para gozar de unos
huesos fuertes y un sistema muscular en óptimo estado. Interviene también en
el sistema nervioso y en el almacenamiento y utilización de energía.
-Alimentos: aunque está presente en muchos alimentos, podemos destacar
las