Está en la página 1de 13

Como impacta en el negocio la

aplicación de herramientas de
Confiabilidad desde la etapa del
diseño (Parte 1).
Publicada en abril 27, 2016 admin

Definición y consideraciones de la confiabilidad desde la etapa del diseño.

Cuando se habla de Confiabilidad desde la etapa del diseño, se hace referencia a la


integración y convergencia de dos disciplinas muy importantes que deben formar parte
de la fase de adquisición señalada en la figura 1.1, dentro del ciclo de vida de los activos.
Fase de Adquisición Fase de Utilización

Diseño Diseño Detalle y Producción Utilización Desincorporación


conceptual preliminar desarrollo y/o
del diseño construcción

Figura 1.1: Fases del ciclo de vida de los activos Blanchard and Fabrycky (1998)

En la industria actualmente, tanto la gestión de proyectos como la gestión de confiabilidad


se miran como disciplinas independientes y sin ninguna relación entre ellas, de hecho la
gestión de proyecto suele asociarse a las áreas de proyectos de ingeniería y la gestión de
confiabilidad al área de mantenimiento.(Reza, D Y Shaghayegh, Y. 2012).

Adicionalmente es importante considerar, en la etapa de diseño, aspectos de construcción


e instalación bajo esquemas de rentabilidad, seguridad, mantenibilidad y posibles
contingencias para garantizar que las acciones de operación, mantenimiento y seguridad
puedan llevar a cabo de forma confiable y segura permitiendo, a su vez, garantizar el
cumplimiento de las condiciones especificadas para la operación. Es aquí donde hablamos
de un concepto combinado para el diseño y preparación óptima de la puesta en servicio
de un activo o sistema de activos (Planta). En esta fase debe involucrarse al fabricante de
los activos para que suministre documentos o especificaciones que contengan las
características de seguridad y operación.

La Confiabilidad desde el diseño puede ser definida como la aplicación y uso de


herramientas de confiabilidad en la fase inicial del proyecto para mitigar la existencia de
incertidumbre o riesgo de falla de los activos, por lo tanto el análisis de confiabilidad es
una herramienta cada vez más importante que ayuda a los ingenieros a considerar
incertidumbres durante el diseño, la construcción y el total del ciclo de vida de los activos
o instalaciones con el fin de predecir su probabilidad de falla durante su ciclo de vida.
(Karadeniz, H, Togan, V y Vrouwenvelder, T, 2009).

La aplicación de confiabilidad tendrá un mayor impacto en los resultados si ésta es aplicada


desde la etapa más temprana de un proyecto (fase de diseño del proyecto), razón por la
cual se hace necesaria la generación de procesos que especifique las acciones a seguir
asociadas a la implementación de la confiabilidad en todas las fases del mismo. Por otro
lado entendemos dos etapas de la confiabilidad desde el diseño:

 Confiabilidad desde el diseño para la concepción del activo

 Confiabilidad desde el diseño para la concepción la planta o sistema.

Confiabilidad desde el diseño para la concepción del activo


Desde el punto de vista de la concepción de los activos, uno de los aspectos más
importantes a considerar en la etapa del diseño de activos, apunta a maximizar la
disponibilidad del sistema donde este opera bajo ciertas restricciones. Tales restricciones
pueden ser el costo, espacio y mano de obra.

La disponibilidad operacional del sistema es una función de su confiabilidad y


Mantenibilidad (facilidad de mantenimiento): la disponibilidad operacional puede
incrementarse o disminuir, si incrementa o disminuye la confiabilidad, mientras que la
mantenibilidad se mantiene sin cambios, por lo tanto la mantenibilidad podemos definirla
como el grado con el cual un sistema puede ser mantenido para optimizar la disponibilidad
y reducir al mínimo el tiempo de las paradas. La necesidad de lograr niveles óptimo de
confiabilidad y mantenibilidad para los sistemas de activos deben ser plenamente
entendidos por los diseñadores y fabricante, puesto que ello tiene un gran impacto, en el
desempeño eficaz y eficiente de los activos en la etapa de operación mantenimiento. El
diseño adecuado para garantizar la confiabilidad y facilidad de mantenimiento puede
incrementar la disponibilidad operacional del sistema, garantizar un mejor desempeño y
por lo tanto aumentar productividad. (Wu, S y Clements – Croome, D. 2006)

Según la norma ISO14224, entendiendo la confiabilidad y mantenibilidad como atributo de


los activos, estos deben ser incorporados como parte del proceso de diseño y abordarse
formalmente en cada una de las revisiones de éste (Visualización, Conceptualización y
Desarrollo). Referencias sobre la confiabilidad y el diseño de mantenimiento se pueden
encontrar en las normas militares (MOD Reino Unido DEF STAN-00-41, Parte 1/2. Reliability
Design Philosophy). Sin embargo, existen diferencias entre las necesidades militares y las
necesidades de los negocios actuales.

Según Wu, S y Croome, D. (2006) Las mejoras que pueden ser incorporadas en la etapa del
diseño de los activos contribuirán a sostener niveles de confiabilidad y mantenibilidad a lo
largo del ciclo de vida y estas pueden ser llevadas a cabo en tres niveles: nivel de sistema
para la operación, nivel de proceso y nivel de componentes. La figura 3.2 enumera algunas
consideraciones necesarias para la garantizar la confiabilidad desde la etapa del diseño en
los tres niveles según Wu, S y Croome, D. (2006).

Diseño de la confiabilidad puede llevarse a cabo con los siguientes tres niveles:

1) Nivel de entorno operacional: Dado que la fiabilidad del sistema puede verse afectado
por los factores ambientales, análisis de tensión a la resistencia; criticidad puede requerir
la aplicación de técnicas de análisis de sensibilidad. Dos enfoques de diseño se pueden
aplicar: la selección de los componentes con fuerza suficiente contra la carga máxima y la
protección de las partes contra las tensiones excesivas.

2) Nivel estructural del sistema: Donde mayor fiabilidad no es posible, la asignación de


confiabilidad se lleva a cabo a nivel estructural del sistema para los sistemas complejos
para permitir un aumento de la confiabilidad del sistema, mediante la adición de
redundancia adecuado. Cabe señalar que la redundancia tiene ventajas y desventajas. La
principal ventaja es que se trata de la forma más rápida para mejorar la confiabilidad. La
principal desventaja es el aumento del costo pero, además, la redundancia puede incluir
sensores y automatismos que introduce más mayores costos y al mismo tiempo tener un
impacto en la confiabilidad, debido a los posibles fallos de estos automatismos. El uso de
la redundancia puede aumentar el tamaño del sistema, el peso y costos, además que al
mismo tiempo el aumento de los requisitos de mantenimiento. Tolerancia a fallos es una
forma alternativa para mejorar la confiabilidad del sistema. La tolerancia a fallos requiere
al menos cinco funciones necesarias: detección de fallos, el aislamiento de fallos, de
contención de fallo, inspección para detectarlo y compensación por fallo.

3) Nivel de componentes: Utilización de los elementos probados y altamente confiables


mejora la confiabilidad del sistema, pero este tipo de componente están sujetos al análisis
de costo de adquisición, y normalmente los elemento más confiables a menudo cuesta
más.

Fig. 3.2 Consideraciones necesarias para el diseño de la confiabilidad y mantenibilidad en


tres niveles. Adaptada de (Wu, S y Croome, D. 2006)

Según (Wu, S y Croome, D. 2006) La mantenibilidad es una característica de diseño


mientras que el mantenimiento es una consecuencia del diseño. Diseño de Mantenibilidad
puede llevarse a cabo en tres niveles:

1) Nivel de Entorno de funcionamiento: En este nivel, con el uso de herramientas manuales


comunes y almacenamiento local de los repuestos puede mejorar la disponibilidad.

2) Nivel estructural del sistema: A través de la reducción de la necesidad de ajuste y el uso


de auto-test incorporado y los indicadores de mantenimiento del sistema se puede
mejorar.

3) Nivel de componentes: Al seleccionar los componentes que son fáciles de mantener y


reemplazar, las acciones llevado a cabo por el mantenimiento pueden reducirse, lo que
mejora la disponibilidad operativa.
Confiabilidad basada en la optimización del diseño del activo (RBDO)

La concepción de la optimización de la confiabilidad desde el diseño del activo


tradicionalmente se ha soportado en procedimientos de diseño tradicionales de los
sistemas de ingeniería basados en modelos y parámetros deterministas, donde la
variabilidad de las cargas, las propiedades de los materiales, la geometría y las condiciones
de contorno se incluye como parámetros para llevar a cabo las modelaciones y
simplificación de los diseños, por otro lado se toman como consideración la introducción
de factores de seguridad derivados de las buenas práctica. Este enfoque no es capaz
realísticamente hablando de considerar la influencia de las incertidumbres en los
parámetros del sistema en el desempeño estructural, lo que podría resultan
insatisfactorias. Además, no puede proporcionar una medida cuantitativa de la seguridad
del sistema, ya que no es capaz de capturar una relación matemática con las evaluaciones
de los riesgos en los que se llevan a cabo con base procedimientos de toma de decisiones.
(Casciati, S. 2014).

Por ello han evolucionado metodologías de amplio espectro como la confiabilidad basada
en la optimización del diseño (RBDO por sus siglas en inglés). Sin embargo, su aplicación
práctica a los problemas de ingeniería es todavía bastante limitada en comparación con los
procedimientos de diseño deterministas. Esto se debe principalmente a los desafíos
numéricos y al coste computacional a menudo encontrados cuando se toman en cuenta
explícitamente los efectos de las incertidumbres inevitables en el desempeño estructural.
La necesidad de mejorar las actuales estrategias para resolver problemas RBDO se
confirman, con especial énfasis en los aspectos de la robustez y eficiencia numérica.

El RBDO consiste en la optimización de los parámetros de diseño y cálculo de la


confiabilidad para unas funciones específicas del activo. En otras palabras, se lleva a cabo
en dos fases: la primera es para la optimización de las variables del diseño del activo, que
son normalmente de naturaleza determinista y la otra es para las variables aleatorias que
se ejecutarán en el cálculo de la confiabilidad de la función de estado especificada. Para el
RBDO, se utiliza con software de programación semi infinito. Una visión general valiosa
sobre la RBDO puede encontrarse en los algoritmos basados en la teoría de la optimización
matemática, además algunos algoritmos desarrollados mediante el uso de la inteligencia
artificial y programación evolutiva también son utilizados para la RBDO de los activos.
(Karadeniz, H, Tog, V y Vrouwenvelder, T. 2008)

La selección de un algoritmo de optimización en particular puede ser crucial para resolver


un problema aplicando RBDO específico. De hecho, cuando los algoritmos basados en
gradientes tradicionales se adoptan para la función de minimización objetivo, la eficiencia
en relación con los métodos momento en base viene en el precio de un campo limitado de
aplicaciones, que no incluye los problemas que se caracterizan por un gran número de
variables aleatorias y múltiples criterios de fallo teniendo en cuenta las funciones de
rendimiento no lineales. Por lo tanto, hay una necesidad de volver a tratar el tema en el
caso de que una estrategia de solución diferente, tal como el basado en los algoritmos
evolutivos de tipo diferencial, se persiga.
Hasta aquí hemos abordado el tema del impacto de la confiabilidad desde la etapa del
diseño de los activos, desde el punto de vista de la confiabilidad inherente, para el próximo
escrito desarrollaremos el tema la confiabilidad desde la concepción de la planta industria

Como impacta en el negocio la aplicación de herramientas de Confiabilidad desde la etapa


del diseño (Parte 2)

Publicada en mayo 9, 2016 admin

Existen varias interpretaciones relativas a la taxonomía de las etapas del ciclo de vida de
los proyecto de plantas o sistemas de construcción. Por ejemplo, John et al. (2003) sugiere
que hay cinco etapas. Por lo general estas son: las especificaciones y requisitos del cliente,
diseño, instalación, operación y mantenimiento, y las fases de desincorporación /
reutilización / reciclaje. (Evans et al. 1998) divide el ciclo de vida en tres etapas: Diseño y
construcción, período de funcionamiento, y la desincorporación / reciclaje.

La confiabilidad se asocia con cada etapa de todo el ciclo de vida de los proyectos de plantas
o sistemas de construcción. Se inicia con los requisitos y especificaciones del cliente; la
instalación, operación y mantenimiento son cuestiones importantes que afectan a la
confiabilidad de los sistemas. Por ejemplo, si el sistema fue diseñado con una escasa
confiabilidad inherente, entonces no importa lo bien que esté instalado, mantenido y
operado, seguirá siendo poco confiable hasta que la acción re-diseño se lleve a cabo. La
Tabla 1 muestra algunos elementos del Costo del ciclo de vida (LCC) que influyen sobre la
confiabilidad en cada etapa del ciclo de vida de la planta o sistema. (Wu, S y Clements -
Croom, D. 2006)
Tabla 1. Elementos que influyen sobre la confiabilidad en cada etapa del ciclo de vida de la
planta o sistema, adaptada ((Wu, S y Clements-Croom, D. 2006)

Cuando se habla de confiabilidad desde la etapa del diseño, las especificaciones de los
requisitos del cliente en relación a especificaciones de confiabilidad y riesgo deben ser
considerados dentro del sistema de estrategia de apoyo. Por lo general, los requisitos de
confiabilidad pueden determinarse teniendo en cuenta los elementos críticos que se
necesitan para cumplir con las siguientes condiciones: las necesidades del negocio, la
relación óptima de costos-riesgo-beneficio, necesidades de suministro, normativa legal, y
una robusta gestión. Requisitos de confiabilidad se pueden implementar mediante el
establecimiento de asignaciones de confiabilidad para los elementos, subsistemas y
sistemas.

La necesidad de lograr niveles óptimo de confiabilidad y mantenibilidad para los sistemas


de activos o plantas desde la etapa del diseño deben ser plenamente entendidos por los
diseñadores y fabricantes, puesto que ello tiene un gran impacto, en el desempeño eficaz
y eficiente de los activos en la etapa de operación y mantenimiento. El diseño adecuado
para garantizar la confiabilidad y facilidad de mantenimiento puede incrementar la
disponibilidad operacional del sistema, garantizar un mejor desempeño y por lo tanto
aumentar productividad. (Wu, S y Clements – Croome, D. 2006).
El desarrollo de proyectos que conllevan a la construcción e instalación de plantas
industriales debe ser concebido como una integración de múltiples especialidades para
cumplir con las especificaciones del mismo (Alcance, cronograma, costos). Durante la fase
de ejecución de una apropiada metodología de dirección de proyectos de Inversión se
definen las acciones y lineamientos de confiabilidad que deben considerarse durante la
fase del diseño. Esta metodología va dirigida al personal que participa durante las fases de
diseño de los proyectos y tiene el propósito de asegurar, normalizar y estandarizar, de una
manera ordenada, la aplicación de los conceptos, procedimientos y metodologías de
confiabilidad durante esta fase, e integrarlas con las actividades y documentos que se
generan durante el desarrollo de los proyectos de inversión de capital (Amendola, L. 2013).

Según Schuman, C y Brent, A. (2013) afirman que uno de los elementos clave para llevar a
cabo el desarrollo de proyectos de instalaciones y plantas industriales dentro de un óptimo
equilibrio costo riesgo y activos confiables, se puede lograr a través de la implementación
de los conceptos de confiabilidad desde la etapa más temprana del proyecto o en la etapa
de diseño (particularmente en la etapa de definición y conceptualización). Es en esta etapa
donde la aplicación de herramientas de confiabilidad tiene la mayor oportunidad de
impactar de forma positiva el desempeño de los activos durante su ciclo de vida, puesto
que el proyecto es lo suficientemente flexible para
ser modificado o rediseñado sin un impacto elevado en los costes y cronograma.

En la práctica existen grandes oportunidades de reducir los costos asociados a la etapa del
ciclo de vida, operación y mantenimiento de los activos. Según Schuman, C y Brent, A.
(2013) en esta etapa se podría optimizar el 15% de los costes asociados a fallas en la etapa
de operación y mantenimiento con una adecuada aplicación de estrategias de confiabilidad
desde la etapa del diseño.

La implementación de confiabilidad en la fase de diseño de un proyecto, requiere del


trabajo en equipo y la participación de diferentes especialidades con las competencias
(conocimiento, destrezas y habilidades) adecuadas. Para lograr maximizar valor, se
requiere una combinación de prácticas de dirección de proyecto, mantenimiento y
confiabilidad lograr un costo óptimo del ciclo de vida.

Adicionalmente al observar la curva de impacto de la confiabilidad en los costos (ver Figura


1.3), propuesta por Shaomin, W et al. (2006), se puede evidenciar que existe una
oportunidad de optimización y la correspondiente a la aplicación de los conceptos de
confiabilidad en la etapa tempranas del proyecto. Como se aprecia, hay mucha más
oportunidad de influenciar los resultados de costo y tiempo en esta etapa, cuando los
desembolsos son relativamente menores, qua las etapas subsiguientes, cuando se
construye, instala y opera la instalación.
Figura.1.3 Relación simplificada costos Vs confiabilidad (Shaomi, W. et al 2006)

Barreras organizacionales para la implementación de herramientas de confiabilidad


desde el diseño

Actualmente muchas organizaciones industriales siguen mirando la implementación de


herramientas de confiabilidad desde la etapas tempranas del proyecto o desde el diseño
como un paradigma o utopía, que aún no ha sido lo suficientemente probado como para
asumirlo como una buena práctica. Sin embargo las organizaciones llamadas como de
mejores en su clase o de clase mundial, han asumido estas prácticas y son sus resultados
los que hablan por ellas.

Por otra lado la bibliografía y documentación existente no está lo suficientemente


difundida como para que el conocimiento sobre estas prácticas se generalice en la industria
actualmente, lo que conlleva a un mayor desconocimiento de los conceptos, fundamentos
y modelos asociados, para la cual se hace necesario planes de formación de competencia
de los equipos que lideran los desarrollo de proyectos, que les permitan entender y
desarrollar las sinergia entre las diferentes áreas de la organización para una óptima
ejecución de estos donde puedan integrarse: Ingeniería, operaciones, mantenimiento y
confiabilidad , procesos.

Problemas frecuentes asociados a una pobre confiabilidad implementada desde la etapa


del diseño.

Rol cada vez más importante de la confiabilidad en las organizaciones

Investigaciones recientes han demostrado que altos niveles de confiabilidad de los


procesos se correlaciona positivamente con la confianza de los clientes y los márgenes de
rentabilidad y beneficio de las organizaciones. Resultados de estudios realizados a los
clientes globales llevadas a cabo por organizaciones y la reciente introducción de estudios
de satisfacción hecho por importante firma del Reino Unido, muestran que la confiabilidad
se percibe como un factor significativo tanto en la satisfacción del cliente así como en las
decisiones de comprar otros activos en la próxima inversión de capital prevista. (Ahmed, J.
2.006)

Una extensa revisión de la literatura sugiere que existe una tendencia de la confiabilidad
hacia la proyección de los aspectos de modelado y predicciones más matemáticos del
tema. Sin embargo existe una preocupación general en la industria, ya que limita
drásticamente la conciencia, aplicación y difusión de las herramientas de confiabilidad más
racionales, utilizadas actualmente.

La confiabilidad puede ser considerada como una característica, de la cual depende la


calidad, eficacia y eficiencia, con la cual un activo desempeña una función o presta un
servicio, en particular puede ser medible durante todo el ciclo de la vida útil un activo. Sin
embargo, la confiabilidad está fuertemente influenciada por el enfoque o las estrategias
adoptadas durante la etapa de diseño y desarrollo. Dicho de otra manera, una pobre
confiabilidad desde la fase del diseño no sólo traerá consigo un incremento, en cuanto al
uso de piezas y partes, altos costes laborales por generación de HH para resolver las fallas,
adicionalmente los impactos de la falta de estrategias asociadas a la confiabilidad de los
activos desde las etapa temprana, resultaran en impactos negativos en cascada a las áreas
de apoyo, como repuestos inventario tanto en términos de ítem como monetarios,
modificaciones a los procesos, retrabajos durante el uso, la fabricación y desarrollo, altos
costo tanto por retrabajos como por partes y repuesto de stock de almacén. Esta relación
baja confiabilidad Vs altos costos se muestra en la figura 3.22.

Figura 1.4. Relación baja confiabilidad Vs Altos costos en la etapa de operación y


uso. Adaptada y modificada (Ahmed, J. 2.006)
Dada la investigación de la actual bibliografía, podemos afirmar, que actualmente existe
amplias referencias en los aspectos de modelado matemático y predicciones, cuyo objetivo
general es predecir numerosas características de comportamiento de confiabilidad que en
la práctica a nivel industrial cobra poca importancia o significado. Estos generalmente se
basan en técnicas de simulación de Monte-Carlo, métodos de Markov y el uso de muchos
otros métodos cuantitativos. Los defensores dentro de este campo de la confiabilidad
tienen la percepción general de que los datos relacionados con la confiabilidad, (por
ejemplo, la utilización de los datos reales de fallas) que deben insertarse en estas
ecuaciones complejas se conocen con poca exactitud, pero por lo demás los modelos sólo
tienen interés desde el punto de vista teórico. Es muy difícil encontrar evidencia que
demuestre utilización de estos modelos matemático en la práctica. Como contraposición a
esto existe la proliferación de métodos y técnicas de confiabilidad racionales, pero solo
aplicadas en las etapas de operación y uso de los activos, por lo que el objetivo
es incentivar la implementación de este tipo de herramientas durante la fase de diseño,
desarrollo y fabricación para lograr índices de confiabilidad a niveles favorable y optimizar
los costos en la etapa de operación y uso.

Según Henderson, K, Pahlenkemper, G y Kraska, O. (2013) la fase de diseño representa


solamente el 15 % por ciento de los costes del total del ciclo de vida (LCC) que es invertido
en el activo. Por otro lado afirman que estudios recientes han demostrado que hasta un
95% por ciento de los costos del ciclo de vida restante está determinado por las decisiones
tomadas durante la primera etapa. El desglose de los costos totales del ciclo de vida de un
activo se muestra en la figura 1.5

Figura. 1.5. Desglose de los costos durante las etapas del ciclo de vida del activo, adaptada
(Ahmed, J. 2.006)

Herramientas y técnicas soporte de la confiabilidad desde la fase del diseño

Tal como lo afirma Velásquez, J. (2011). Entre el mantenimiento y la confiabilidad existe


una muy estrecha interrelación. Si el activo no es mantenido, la probabilidad de ocurrencia
de falla se incrementa, sin embargo mientras el activo es mantenido, esto pude suponer
un incremento en los costos de mantenimiento. En este sentido. Debe existir un equilibrio
entre los costos del mantenimiento y los niveles de confiabilidad requerido por el sistema.
De allí que ellos proponen 3 herramientas que suponen grandes oportunidades en las
etapas de diseño, Mantenimiento Centrado en Confiabilidad (RCM), Técnicas de
optimización (Costos-Riesgo-Beneficios) y Monitoreo por condición. (CBM).

El análisis de confiabilidad es un paso determinante en el diseño, la modernización y la


gestión de cualquier planta industrial. Varias técnicas y herramientas pueden ser utilizadas
para ello, como por ejemplo: el árbol de fallos, análisis de modo y efecto de fallas y
criticidad (FMECA) y el estudio de peligros y operabilidad (HAZOP). Todas estas técnicas se
han desarrollado con el fin de recopilar y analizar los parámetro de la confiabilidad de los
sistemas, tales como la disponibilidad (D), tiempo medio entre fallos (MTBF) y el tiempo
medio de reparación (MTTR). Los resultados de la aplicación de las técnicas anteriores,
útiles durante la operación normal de la planta, se vuelven realmente esencial durante la
fase de diseño y también en la renovación o rediseño, con el fin de ahorrar tiempo y dinero.
La capacidad para identificar claramente los elementos críticos del sistema al comienzo del
proceso de diseño o renovación puede aumentar la eficacia y la eficiencia de las plantas
desde muchos puntos de vista, tales como el costo del sistema, la disponibilidad y la
seguridad. El concepto la confiabilidad desde el diseño incluye especialmente las plantas
complejas y costosas (Bertolini, M, Bevilacqua, M y Mason, G, 2006).

Si se busca maximizar la rentabilidad


del valor del dinero invertido (optimizar los costes) durante el ciclo de vida del
proyecto, la aplicación de los conceptos, herramientas y técnicas de confiabilidad no debe
limitarse a la etapa de operación y mantenimiento, éstos deben ser aplicados a lo largo de
todo el ciclo de vida del proyecto asociado a la instalación. Esto es lo que se conoce como
confiabilidad desde el diseño. La aplicación de la confiabilidad tendrá un mayor impacto en
los resultados, si se aplica desde la etapa más temprana de un proyecto: “Durante la fase
de diseño.”

Existen numerosos métodos y herramientas para hacer frente a problemas de confiabilidad


de los activos desde la fase del diseño. Aproximadamente 80 métodos relacionados con la
confiabilidad y calidad del activo ha sido identificado por (Zaidi, A J. 2009), en su reciente
estudio. Los mecanismos de trabajo de estos métodos han sido descrito por muchos
expertos desde diferentes concepciones; por ejemplo, como componentes esenciales de
la filosofía de la ingeniería simultánea o concurrente (Seleinui, G. 2005), como métodos
para el desarrollo de productos de calidad impulsada por (Krauser,F. 1999), como técnicas
esenciales en el apoyo para el Diseño X, donde X puede ser tanto la calidad, la fabricación,
la confiabilidad, el montaje, etc. (Corbett, J. 2004), entre algunos otros.

(Ahmed, J. 2.006) ha distinguido numerosos métodos y herramientas que tienen un


impacto directo en el logro y la mejora de la confiabilidad desde el diseño. Estas
herramientas las podemos dividir en dos líneas: Herramientas con soporte matemático y
las herramientas prácticas, tal como se muestra en la figura 1.6
Figura. 1.6 Herramienta de confiabilidad, adaptada y modificada (Ahmed, J. 2.006)

Todas estas herramientas componen el universo de opciones para las organizaciones a la


hora de llevar a cabo procesos de confiabilidad desde las etapas temprana del proyecto de
construcción o ciclo de vida de los sistemas de activos. Por un lado las herramientas
matemáticas con sus implicaciones pueden ser utilizadas para medir, evaluar y predecir la
confiabilidad, sin embargo el personal de planta suele temerles por la complejidad de tales
técnicas. Por otro lado disponemos de otras herramientas de aplicación más prácticas en
la industria y que su uso ha estado muy difundido, pero solo en las etapas de operación y
uso de los sistemas de activos. Una vez que seamos capaces implementar herramientas de
confiabilidad desde las etapas tempranas del proyecto, los resultados en cuanto a la
optimización del ciclo de vida estarán a la vista.