Está en la página 1de 6

A 19 aniversario de su desaparecimiento físico:

RAÚL SILVA HENRÍQUEZ


Iván Ljubetic Vargas, historiador del
Centro de Extensión e Investigación
Luis Emilio Recabarren, CEILER

Monseñor Raúl Silva Henríquez falleció el 9 de abril de 1999. Tenía


91 años. Se le rindieron los máximos honores de estado, con un
funeral donde fue acompañado por miles de personas. Lo
despidieron diciendo “Raúl amigo, el pueblo está contigo”.
Sus restos mortales yacen en la cripta arzobispal de la Catedral
Metropolitana de Santiago.
SUS INICIOS
Había nacido en Talca el 27 de septiembre de 1907. Fue el
decimosexto de los 19 hijos del matrimonio conformado por don
Ricardo Silva Silva y Mercedes Henríquez Encina. Su padre era un
acaudalado agricultor de la zona central de Chile, ferviente católico y
político conservador.
En 1916 el niño Raúl ingresó, al Liceo Blanco Encalada de Talca
(actual Colegio De La Salle). Fue allí donde sintió el primer llamado
al sacerdocio. Cursó la Preparatoria y dos cursos de Humanidades.
En 1920 la familia se trasladó a Santiago, prosiguió sus estudios en
el Liceo Alemán, de los Padres del Verbo Divino.
En 1922, a los 16 años, comenzó a estudiar Derecho en la Pontificia
Universidad Católica de Chile. En el tercer año decidió consagrar su
futuro a la vida sacerdotal.
Se tituló de abogado en 1929. En enero de 1930 ingresó al noviciado
de la congregación salesiana en Macul. Estudió Filosofía en Chile y
posteriormente se doctoró en Teología y Derecho Canónico en el
Estudiantado Internacional de Turín de la Congregación Salesiana.

Raúl Silva Henríquez novicio salesiano

SACERDOTE
Fue ordenado sacerdote el 4 de julio de 1938 por el cardenal Maurilio
Fossatti, arzobispo de Turín. Volvió a Chile a fines de 1938 y paso a
desempeñar las cátedras de Derecho Canónico, Teología Moral e
Historia Eclesiástica en el Teologado Salesiano de Santiago.
Realizó múltiples actividades.
En 1943 fue nombrado primer rector del Liceo Manuel Arriarán
Barros, y estando allí construyó el templo San Juan Bosco de La
Cisterna. En 1948, rector del Patrocinio San José, en Santiago.
Preparó y dirigió el primer Congreso de Religiosos de Santiago que
fue convocado por la Santa Sede y en 1956 presidió la delegación
chilena al Congreso Internacional de Religiosos que tuvo lugar en
Buenos Aires. En 1957 fue nombrado director de las Escuelas
Profesionales de la Gratitud Nacional y del Liceo San Juan Bosco.
Se le confió también la organización del Instituto Católico Chileno de
Migraciones (INCAMI) y también de la federación de todas las obras
asistenciales y caritativas de la Iglesia, conocida con el nombre de
Cáritas Chile. Fue vicepresidente mundial de Cáritas-Internacional y
en 1962 presidente de la misma institución, en Roma, por
representantes de 62 países.
En 1946 ocupó el cargo de director del colegio salesiano Patrocinio
San José.
En 1957, año en que falleció su madre, fue elegido como uno de
los delegados chilenos para el XVIII Capítulo General de
los Salesianos, encuentro que se desarrolló entre el 27 de julio y el
9 de agosto de 1958 en Turín.

OBISPO
Su consagración episcopal tuvo lugar en la Catedral de Valparaíso,
el 29 de noviembre de 1959.
Cuando se hizo cargo de la diócesis porteña, ésta ofrecía un
panorama muy desalentador. Había una carencia de vocaciones y
los pocos que había eran ancianos, por tanto no podían cumplir su
ministerio sacerdotal adecuadamente debido a sus condiciones de
edad y salud. De igual manera hubo de afrontar la oposición inicial
de los sacerdotes porteños a su nombramiento, ya que a éstos no le
agradó el hecho que nombrasen obispo a un sacerdote de
congregación.
Con todo, inició una reestructuración de la Curia que comenzó con el
nombramiento de los consultores diocesanos y la confirmación del
padre Ángel Custodio Rodríguez como vicario general.

ARZOBISPO DE SANTIAGO
Tras la muerte del cardenal José María Caro, en diciembre de 1958,
surgieron como posibles candidatos a ocupar ese puesto: Monseñor
Manuel Larraín, que representaba al sector más progresista de la
Iglesia y era apoyado por el Partido Demócrata Cristiano; Monseñor
Silva Santiago, del sector conservador y del gobierno de Jorge
Alessandri Rodríguez. Una tercera posibilidad, de Monseñor Emilio
Tagle, había sido descartada por el nuncio Monseñor Opilio Rossi.
La Santa Sede decidió no designar a ninguno de los tres candidatos
en cuestión, prefiriendo un prelado que no tuviera ninguna
vinculación política: Raúl Silva Hemríquez. Fue así como el 25 de
abril de 1961 el papa Juan XXIII lo nombró arzobispo de Santiago.
Tomó posesión de su nuevo cargo el 24 de junio de 1961.
Participó de forma destacada en el concilio ecuménico Vaticano II
celebrado entre 1962 y 1965.

CARDENAL
El 17 de febrero de 1962 fue designado Cardenal por el papa Juan
XXIII, con el título de San Bernardo en las Termas y ejerció con
fuerza su apostolado. De talante reformador, impulsó la distribución
de las tierras de la Iglesia católica chilena entre sus trabajadores
organizados en cooperativas, con el fin de crear conciencia sobre la
situación de los trabajadores agrícolas.
Durante Gobierno Popular intentó mediar entre las diferentes
facciones políticas. Por ejemplo, auspició una reunión secreta entre
Patricio Aywin y el Presidente Allende, en 1973, con el fin de alcanzar
un consenso que evitara una catástrofe.

DESPUÉS DEL GOLPE DE 1973

Durante la dictadura fascista, se irguió como uno de los principales


defensores de los Derechos Humanos. Producto de su ecumenismo,
fundó con la ayuda de varias otras iglesias cristianas el Comité Pro
Paz, con el fin de resguardar a los perseguidos por el régimen de
Pinochet. Después de fuertes presiones por parte de la dictadura
dispuso el cierre de aquel organismo a fines del año 1975.. En
respuesta a esta situación, creó la Vciaría de la Solidaridad., principal
organismo defensor de los derechos humanos durante la dictadura.
Aunque su más destacada faceta pública aparece en la defensa de
los derechos humanos, cabe destacar su fuerte influencia en la
Iglesia de Chile. Creó la Academia de Humanismo Cristiano, la
Vicaría de la Pastoral Obrera, y reorganizó la administración del
arzobispado.
Sostuvo fuertes disputas con el dictador Pinochet,. Éste presionó a
la curia para su remoción. El Cardenal Silva Henríquez debió
renunciar a su cargo de Gran Canciller de la Pontificia Universidad
Católica por sus desacuerdos con el rector-delegado que impuso
Pinochet a la casa de estudios, el Vicealmirante Jorge Sweet Madge.
Lo sucedió en el cargo de Pro-Gran Canciller Monseñor Jorge
Medina Estévez..
Fundó en 1983, el Banco Desarrollo, debido a que la dictadura lo
obligó a crear un banco con los dineros traídos por él desde el
exterior, en sus viajes con ayuda para la comunidad aportada por
Europa.
ÚLTIMOS AÑOS
En virtud de haber cumplido la edad límite para ejercer el
arzobispado, el cardenal Silva presentó su renuncia al papa Juan
Pablo II, la cual fue inmediatamente aceptada. Entregó su cargo a
Juan Francisco Fresno, el 10 de junio de 1983.

Monseñor Raúl Silva


Henríquez en sus últimos años.

En los años posteriores se mantuvo bastante alejado de la vida


pública; luego de escribir su “Testamento espiritual” en 1992, y de
realizar sus últimas apariciones en 1993, se retiró definitivamente al
empezar a sufrir la enfermedad de Alzheimer, a los 86 años de edad.
Falleció el 9 de abril de 1999.

HOMENAJES
Premio Derechos Humanos 1971, otorgado por el Congreso Judío
Latinoamericano;
Premio Derechos Humanos de la Naciones Unidas en 1978;
Premio por la Paz de la Asociación para las Naciones Unidas en
España, en 1987.
La esfinge monseñor Raúl Silva Henríquez aparece en la moneda
de 500 pesos chilenos. .
La Vicaría de la Solidaridad, por su parte, recibió el Premio Príncipe
de Asturias de la Concordia, en 1986.