Está en la página 1de 13

LUNA-PLUTÓN

Normalmente, la persona Luna-Plutón necesita tanto de espacio como de intensidad


en su vida emocional y familiar. En particular aquellas personas con algún Aspecto
inarmónico o una Conjunción entre estos dos planetas tenderán a sentirse
molestadas o invadidas en su intimidad. Es como si esperasen que, de no hacer
nada por evitarlo, su familia o sus emociones pudiesen llegar a sufrir realmente
algún tipo de invasión.

Por regla general, con estos Aspectos la vida emocional suele ser muy intensa, pero
la forma en la que esta intensidad puede llegar a manifestarse dependerá en gran
medida de lo consciente que se muestre el sujeto a este respecto. Algunos se
empeñan en llegar a la raíz de sus sentimientos y este empeño no es más que una
necesidad de purgarse a sí mismos de estos sentimientos, de devolverlos a sus
orígenes. Otros se empeñan en no experimentarlos en absoluto y, aquí, Plutón
puede ser considerado como un "destructor" de sentimientos. Pero estos sólo
permanecen ocultos hasta que les llega el momento de aflorar de nuevo a la
superficie. Sin lugar a dudas, algunos de los sentimientos que el individuo Luna-
Plutón desearía mantener ocultos o bien de los que preferiría deshacerse para
siempre, suelen ser de naturaleza dañina y destructiva, es decir, sentimientos de
dolor, de venganza, de celos y de odio. Con frecuencia, estos sentimientos no sólo
forman parte del sujeto, sino que también han sido absorbidos por toda la familia.
Normalmente, las personas con algún Aspecto inarmónico entre la Luna y Plutón
suelen pertenecer a alguna familia con algún secreto muy bien guardado. Puede
tratarse de algún tipo de trauma o de violación. Algo que, en sus tiempos, quizá la
sociedad hubiese podido considerar como motivo de escándalo: una ilegitimidad,
un abuso sexual, etcétera. O, quizás, en algunas ocasiones, los hechos puedan no
ser tan chocantes como dolorosos. Por ejemplo, algún caso de minusvalía, de
demencia o de muerte prematura dentro de la propia familia.
En algunas ocasiones, el sujeto Luna-Plutón puede actuar como una especie de
espina clavada en el resto de la familia. Y es que, aunque él mismo no se dé cuenta,
el individuo parece llevar un distintivo con el que recuerda constantemente a su
familia algo acontecido en el pasado, ese pernicioso pasado que preferirían seguir
manteniendo oculto o, mucho mejor todavía, permanentemente enterrado.

Normalmente, la persona Luna-Plutón parece actuar como una especie de esponja,


absorbiendo cualquier sentimiento negativo, oculto o no manifestado que pueda
flotar en el ambiente. Esto, sobre todo, acostumbra a suceder durante la infancia
pero, a menudo, también puede terminar por convertirse en un hábito y, entonces,
incluso una vez adultos y de una u otra manera, los individuos Luna-Plutón pueden
llegar a quedar emocionalmente sobre saturados.

Siempre que exista algún problema, incluso aunque no tengan nada que ver con el
asunto, las personas Luna-Plutón siempre tenderán a verse involucradas en él.
Estas personas parecen disfrutar con las crisis, y al igual que un buitre se alimenta
de carroña, ellos se alimentan con los traumas de la gente, los cuales, por cierto,
normalmente suelen olfatear a distancia. En algunas ocasiones, esta implicación
tiene lugar debido a la fuerza emocional y a la capacidad de percepción del
individuo. Muchas veces, las personas con problemas suelen recurrir a Luna-Plutón
porque son fuertes, pueden ser sumamente protectoras y nada parece extrañarles.
Normalmente, el sujeto ya está de vuelta de todo y es muy consciente y compasivo
con respecto al aspecto más oscuro de la naturaleza humana. En el mejor de los
casos, en lugar de ocultar sus sentimientos, la persona Luna-Plutón los sacará a la
luz y creará un ambiente proteccionista en el que los demás también puedan
sentirse lo bastante seguros como para llegar a exponer sus sentimientos y a revelar
sus secretos de familia.

Puesto que la Luna describe la forma en que nos sentimos alimentados y protegidos
a todos los niveles, quizás al entrar en contacto con Plutón nos describe la
necesidad de una intensa interacción emocional. Ciertamente, la vida cotidiana y
familiar de Luna-Plutón raras veces suele ser tranquila durante mucho tiempo. Con
frecuencia1 la vida emocional del sujeto suele ser lo más parecida a una tragedia
de Shakespeare: oscura, tenebrosa, llena de presentimientos y con un agitado mar
de fondo dispuesto a estallar en cualquier momento. Decir que Luna-Plutón
realmente disfruta en situaciones así, quizá pueda ser algo injusto, ya que, en el
fondo, lo que sucede es que los aspectos más oscuros de la naturaleza humana,
especialmente aquellos relacionados con la vida familiar, parecen perseguir al
sujeto. Pero, aunque la vida emocional y familiar de Luna-Plutón sea bastante
dramática y propensa a las crisis, esto será algo que, seguramente, le pasará
totalmente desapercibido a un observador fortuito. Por regla general1 a las personas
Luna-Plutón les gusta mantener, tanto sus sentimientos como todos los detalles
concernientes a su vida privada, lejos de la vista del publico. Sobre todo, a aquellos
con los Aspectos inarmónicos, normalmente les costará mucho llegar a comprender
por qué tienen que confiar sus sentimientos o sus secretos a los demás.

Con frecuencia, el sujeto Luna-Plutón suele proceder de un ambiente en el que


jamás resultó demasiado seguro exponer sus sentimientos, ya que éstos siempre
corrían el peligro de ser utilizados en contra suya bajo forma de manipulación o de
chantaje.

A veces, el individuo Luna-Plutón suele sentirse obsesionado por su madre (y a


menudo también por la idea de convertirse en madre) y la madre, a su vez, también
puede haber llegado a sentirse bastante obsesionada con su hijo. Normalmente, la
figura materna suele ser excesivamente protectora, autoritaria y bastante reacia a
dejar que su hijo abandone el nido. El amor de la madre Luna-Plutón puede llegar
a ser extremadamente obsesivo y manipulador aunque, a menudo, también puede
ser muy sutil y hallarse encubierto. De todas formas, en casos extremos y si la
combinación es poderosa, ese aspecto obsesivo de la madre, realmente, puede
llegar a convertirla en una especie de bruja mala o de vampiro, es decir, en una
persona que va chupando poco a poco la vida de su hijo. Una figura materna
extremadamente obsesiva que invade totalmente el terreno de su hijo y que no le
permite conservar ningún secreto ni ninguna intimidad. Quizá la madre teme que
algo espantoso pueda llegar a sucederle al hijo y, precisamente por ello, se muestra
tan terriblemente obsesiva.
Las personas Luna-Plutón pueden tender a arrollar y a invadir los sentimientos de
los demás o, en algunos casos, llegar a sentirse realmente asustadas ante la sola
idea de poder hacerlo La tendencia a involucrarse en los sentimientos de otras
personas parece permitirles llegar a inmiscuirse tanto en los sentimientos
personales como en el terreno de los demás. Esta invasión puede ser o no
conveniente, dependiendo siempre de los motivos de Luna-Plutón. Con frecuencia,
estos motivos se hallarán profundamente vinculados a una intensa relación
emocional, pero también podrán tener mucho que ver con la desconfianza y el
recelo. Las personas Luna-Plutón también suelen temer las invasiones de tipo
emocional y desconfían tanto de los motivos de los demás como los demás puedan
hacerlo de los suyos y, por ello, con frecuencia desean ahondar en la otra persona
como una forma de protegerse a sí mismas. Quizá la filosofía de los contactos de
Plutón en general y, en particular los de la Luna y Plutón según esta pauta: Si
conocemos profundamente a la otra persona, incluyendo sus puntos débiles,
entonces, ésta jamás podrá sacar a relucir nuestros trapos sucios porque seremos
nosotros quienes tengamos el poder. Luna-Plutón suele ser un experto en el
chantaje emocional.

Pero, sean cuales sean los motivos, si la invasión psíquica es utilizada de forma
positiva1 ésta puede convertirse en una especie de proceso de purificación aunque,
en algunos casos, también puede dejar al descubierto los sentimientos de la otra
persona; el sujeto Luna-Plutón siempre ha estado expuesto a ello y, quizá por esto,
ha terminado por acostumbrarse. Quizá también forme parte de su carácter, así
como de su forma de actuar. Con frecuencia, la persona Luna-Plutón suele
mostrarse muy sensible y consciente de la mala utilización del poder. Siempre que
esta cualidad se halle bien desarrollada en el Tema, esta combinación resultará muy
útil a todos aquellos cuyo trabajo conlleve una exposición, una aceptación y una
transformación de sentimientos y de vivencias personales que hayan permanecido
en privado. Por ejemplo, el consejero, el terapeuta o el biógrafo.

Quizá lo que más difícil pueda resultarles a las personas Luna-Plutón sea llegar a
reflejar sus sentimientos. La necesidad de purificarse a sí mismas en todas las
emociones destructivas (de cólera, de desconfianza, de celos o de dolor) puede ser
muy fuerte pero, con los Aspectos inarmónicos, el miedo a dejarse llevar por éstas
todavía suele ser peor.

La vida casi nunca suele ser tranquila ni apacible para Luna-Plutón, pero su mundo
interior y, con frecuencia, también su vida en general, suele ser muy intensa y
multicolor. En el mejor de los casos, el sujeto Luna-Plutón puede llegar a aprender
mucho de las experiencias de la vida cotidiana.

Un niño con un contacto entre la Luna y Plutón tendrá una fuerte conexión umbilical
con aquel de los padres que le proporcione alimento emocional, lo cual se
manifestará en la intensidad de la relación entre ambos. La Luna no es siempre,
literalmente, la madre; es más bien aquel de los padres que ha asumido el papel del
que cuida. Ya sea la madre o el padre, el miembro de la pareja que se hace cargo
de este papel se lo ve como fuente de poder, y parece como si desconectarlo de tal
poder conllevara un riesgo de muerte. Estar muy cerca de la madre - o del progenitor
que cuida - da al niño la sensación de ser devorado o tragado, pero no estar con
ella hace que se sienta asustado y desvalido. La relación con la madre, en definitiva,
tiende a ser sumamente tensa y problemática.

Richard Idemon, págs. 121-122

Astrología de las Relaciones

Las personas con contactos Luna-Plutón tienen tendencia a la soledad. Una razón
para ello es que en algún nivel se sienten profundamente angustiados por la
intensidad y la pasión de sus propias necesidades emocionales, que los consumen.
Con frecuencia, proyectan estos sentimientos en otras personas, y temen luego que
éstas los devoren. Dicho de otra manera, toman su propio deseo de devorar a los
demás y el miedo que les provoca el carácter avasallador de sus emociones, y los
proyectan en su pareja o en el mundo en general.

Richard Idemon, pág. 123

Astrología de las Relaciones

Los nativos Luna-Plutón están familiarizados con el tema de la posesión. Una


persona puede estar literalmente poseída por su madre o por su padre. Algunos
nativos con estos contactos subliman su propia posesividad dejándose poseer por
alguna forma de arte u otra expresión creativa, con frecuencia muy rica y activa.

Richard Idemon, pág. 123

Astrología de las Relaciones

A la gente con contactos Luna-Plutón, la muerte es un asunto que les preocupa.


Para estos niños, el proceso de romper la conexión umbilical puede parecerse
mucho a la muerte. Soltarse y liberarse es una de las cosas más difíciles para estas
personas.

Ahora bien, ¿cómo pueden hacer frente a todo eso estos nativos? El problema es
difícil, pero el primer paso sería que reconocieran la profunda e intensidad de sus
sentimientos. Es necesario que encuentren algún lugar en la vida donde puedan
sentir las poderosas influencias que llevan dentro de sí, donde puedan contactar
con su daimon y darle la posibilidad de expresarse.

Richard Idemon, pág 124

Astrología de las Relaciones

Los contactos Luna-Plutón dan una profunda avidez que puede conducir a formas
de comportamiento adictivas. Las personas con aspectos Luna-Plutón necesitan
llevar una vida profundamente erótica, y como la mayor parte de nosotros no
estamos programados para vivir de esa manera, buscan algún otro medio de
amortiguar su hambre o de atenuar su dolor. Eso es lo que son las adicciones, un
intento de amortiguar el hambre y el dolor.

Richard Idemon pág 127-128

Astrología de las Relaciones

Son muy comunes y muy graves, los conflictos con mujeres. En la vida de una
persona entra una determinada mujer que parece destructiva, o en una amiga o
compañera parece aflorar un espíritu maligno y traicionero. En el hombre, la vivencia
puede ser a través de su esposa, novia o amante, o bien de su Madre. En la mujer
lo puede experimentar por medio de otras mujeres. Trastornos con el cuerpo, una
tremenda depresión, abortos (espontáneos o provocados), problemas sexuales, etc.
Con la Luna en aspecto con Plutón estamos ante la madre devoradora, la madre
erótica que transmite mensajes sexuales, sensuales y de poder. Es la madre que
de alguna manera terminará por aniquilar y ahogar al hijo, y sin embargo, es igual:
él se siente hipnótica y misteriosamente atraído por ella.

Richard Idemon, pág. 93

El Hilo Mágico

El trígono Luna-Plutón a menudo es indicio de encanto personal y de fuerza


persuasiva, no siempre usados del mejor modo posible (desde un punto de vista
moral).

Lisa Morpurgo

Luna-Plutón trae consigo un gran baúl lleno de objetos familiares, sacados del ático
y el sótano familiar.

Liz Greene

El niño que nace con Luna-Plutón sabe que la vida es muy peligrosa. Nada es
permanente, todo podría ser destruido. No existe la posibilidad de relajarse y estar
a salvo por un tiempo, porque hay una comprensión innata o un conocimiento
instintivo de los ciclos naturaleza de la vida y de la finitud de todas las cosas, de la
inevitabilidad de los cambios. Esa sensación de peligro constante puede convertirse
en un atributo extraordinario. También conlleva una comprensible tendencia a la
depresión, porque simplemente no se puede disfrutar de las cosas efímeras, como
una fiesta. En realidad, se puede, pero en algún punto cuando dan las doce, uno se
da cuenta que toda esa gente un día será vieja, enfermará y morirá. ¿Qué sentido
tiene esa fiesta? ¿Para qué están allí? Esto alimenta toda clase de cuestiones
profundas y ansiedades.

Liz Greene

Entrevista con Nicholas Campion

Luna-Plutón provoca una tendencia natural a la depresión.

Liz Greene

En raras ocasiones, la Luna-Plutón refleja brutalidad emocional o física por parte de


una madre que ha movilizado la defensa de la crueldad para protegerse de
sentimientos de debilidad e impotencia. pero más a menudo la Luna-Plutón en la
carta natal de un niño refleja la experiencia de una madre que es infeliz y está
deprimida, y que se encuentra actuando inexplicablemente a la defensiva contra un
niño que parece demasiado demandante, terco o manipulador. y ese niño
generalmente tiene una larga, larga memoria y no puede perdonar a la madre que
no pudo responder a las necesidades de Plutón.
Liz Greene

Barreras y límites, pág. 156

La Luna-Plutón suele aparecer mucho en las cartas natales de los niños adoptados

Liz Greene

La Luna-Plutón siempre es un tanto desconfiada.

Liz Greene

La depresión cíclica es característica de la Luna-Plutón. En parte, esto se debe a


que nuestras respuestas emocionales están teñidas de una profunda conciencia de
la fugacidad de la vida, la irrevocabilidad de los finales y las luchas de poder que
suelen acompañar a toda relación profunda. la luna-Plutón sabe demasiado acerca
de la vida, y lo que sabe no siempre es agradable y esplendoroso.

Liz Greene

Barreras y límites, pág. 126


La depresión cíclica es característica de la Luna-Plutón. En parte, esto se debe a
que nuestras respuestas emocionales están teñidas de una profunda conciencia de
la fugacidad de la vida, la irrevocabilidad de los finales y las luchas de poder que
suelen acompañar a toda relación profunda. La Luna-Plutón sabe demasiado
acerca de la vida, y lo que sabe no siempre es agradable y esplendoroso.

Liz Greene

Barreras y límites, pág. 126

La Luna-Plutón siempre es un tanto desconfiada.

Liz Greene

La implicación de Plutón en la historia familiar señala habitualmente a dificultades


existentes en la psique de la familia desde mucho tiempo atrás. En muchos casos
uno de los miembros de la familia está profundamente deprimido. Cuando Plutón
está en aspecto con la Luna, ese miembro suele ser la madre. Pero las raíces de la
depresión se encuentran más allá de la madre personal. Debido a esa oscuridad
familiar, la necesidad de brillar del Sol se convierte en algo urgente. Es la única
forma de liberarse del sentimiento de fatalidad y de compulsión que forman parte de
la herencia familiar.

Liz Greene

El carro de Apolo, El significado del Sol astrológico, página 255


Estos nativos han aprendido también a esclarecer sus dinamismos emotivos
innatos, a comprender por qué actúan de la forma en que lo hacen y las razones
profundas de ello. De este modo, podrán en-focar su atención sobre las dinámicas
emotivas de otros, sobre sus intenciones y motivaciones. Basados en su propia
intensidad emo-cional poseen por lo general una habilidad natural para comprender
la psicología y emotividad de otras personas, si se trata de un aspec-to Luna-Plutón
relativamente «antiguo».

Algunos pueden intentar motivar a otras personas ayudándoles a descubrir sus


propias diná-micas emocionales de una forma no manipuladora, alentando en otros
la autoconfianza emotiva y la seguridad interna.

Dado que la Luna representa la función psicológica del ego, quienes tengan Plutón
aspectado con la Luna habrán estado aprendiendo a enfocar el poder de sus Almas
a través de su ego consciente.

Como resultado de ello, pueden ser personas altamente autodeterminadas,


centradas en la consecución de un objetivo cualquiera que este sea. Estos nativos
pueden aunar la capacidad de penetración plutoniana para descubrir cómo está
estructurada cualquier cosa en el fondo y lo que la hace operar. Al hacerlo, sabrán
de una forma instintiva cómo deben utilizar o manipular los medios necesarios para
lograr el fin que se proponen. Por lo general, estos na-tivos tienen una mirada
penetrante profunda dada la correlación simbólica de la Luna con la retina del ojo.
La fuerza de su Alma se refleja en su mirada cuando tratan de penetrar hasta el
fondo de otras personas para conocerles.

Debido a que la Luna tiene que ver también con el entorno inmediato del individuo,
quienes tienen aspectos Luna/Plutón pueden tener una tendencia a dominar su
entorno por medio de la intensidad de su campo vibratorio, la cual es expresada
instintivamente a través de sus propios egos. Un dominio de este tipo puede ser
expresado mediante un silencio total, lo mismo que a través de la acción o la
comunicación. En cualquier caso, su «presencia» será notada por los demás. Es
frecuente que ocurran tergiversaciones y malas interpre-taciones por este motivo,
respecto a las intenciones del nativo. Es natural, puesto que la intensidad de su
campo vibratorio y su cuerpo emocional puede crear un efecto combinado bastante
enigmático, teniendo en cuenta la condición a la vez secreta y mística de Plutón.

Los aspectos Luna/Plutón inciden también por lo general en una fuerte necesidad
emotiva y sexual. En forma cíclica, la energía emo-cional pide liberarse, expresarse
o proyectarse. Esta liberación pue-de manifestarse a través de la actividad sexual,
por lo cual las necesi-dades sexuales del nativo proyectadas hacia otros pueden
llegar a ser muy intensas y exigentes. La liberación sexual es así un agente de
curación y estabilidad emocional para estos nativos. Tal liberación (orgasmo) suele
ser culminante y total, produciendo para el individuo un sentimiento de confort y un
estado emotivo relajado durante un tiempo.

Jeff Green