Está en la página 1de 361

UNIVERSIDAD DE CHILE

FACULTAD DE DERECHO

DEPARTAMENTO DE ENSEÑANZA CLÍNICA DEL DERECHO

ANÁLISIS DE LA LEGISLACIÓN, PROCEDIMIENTO Y JURISPRUDENCIA DE

LAS RECTIFICACIONES DE PARTIDA DE NACIMIENTO POR CAMBIO DE

NOMBRE Y SEXO DE PERSONAS TRANSEXUALES.

Memoria para optar al grado de Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales

JORGE IGNACIO PACHECO MARTÍNEZ

EDUARDO IGNACIO SILVA JEREZ

Profesora guía: Lorena Lorca Muñoz

Santiago, Chile

2015
INDICE

INTRODUCCIÓN .......................................................................................................... 7
CAPÍTULO I. MARCO TEÓRICO. .............................................................................. 12
1. LA TRANSEXUALIDAD Y OTROS CONCEPTOS AFINES. ................................ 12
1.1. Noción de Sexo. ............................................................................................... 12
1.1.1. El sexo como elemento estático o dinámico de la identidad. ......................... 14
1.1.2. Sexo sociológico, rol de género y sexo psicológico. ...................................... 16
1.2. Género ............................................................................................................. 18
1.3. Identidad de género e Identidades trans. ......................................................... 20
1.4. Expresión de género. ....................................................................................... 26
1.5. Orientación sexual. ........................................................................................... 28
1.6. Transexualidad. ................................................................................................ 30
2. LA MODIFICACIÓN DEL NOMBRE Y SEXO REGISTRAL EN CHILE. ............... 37
2.1. La rectificación de partida de nacimiento en Chile. ........................................... 37
2.1.1. Actos judiciales no contenciosos. .................................................................. 38
2.1.2. Procedimiento de rectificación de partida de nacimiento en Chile ................. 41
2.1.2.1. Rectificación de partida de nacimiento por vía administrativa. .................... 41
2.1.2.2. Rectificación de la partida de nacimiento por vía judicial. ........................... 42
2.1.2.2.1. Causales por las cuales procede la rectificación de partida de nacimiento
en sede judicial. ...................................................................................................... 45
2.2. Derechos involucrados en la rectificación de la partida de nacimiento en Chile.
................................................................................................................................ 47
2.2.1. Principio de Igualdad y No Discriminación. .................................................... 49
2.2.1.1. Principio de igualdad y no discriminación en la Constitución Política de Chile
................................................................................................................................ 60
2.2.1.2. Igualdad y no discriminación en los instrumentos internacionales aplicables
en el derecho chileno. ............................................................................................. 62
2.2.1.2.1. Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos ................................ 63
2.2.1.2.2. Declaración Universal de los Derechos Humanos. .................................. 64
2.2.1.2.3. Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre .................. 66
2
2.2.1.2.4. Principio de Igualdad y No Discriminación en la Convención Americana
sobre Derechos Humanos ....................................................................................... 66
2.2.2. Derecho a la vida privada. ............................................................................. 70
2.2.2.1. Derecho a la vida privada en la Constitución Política de la República de
Chile. ....................................................................................................................... 76
2.2.2.2. Derecho a la protección de la vida privada en el Derecho Internacional de
los Derechos Humanos. .......................................................................................... 76
2.2.2.2.1. Derecho a la protección de la vida privada en la Convención Americana de
Derechos Humanos. ............................................................................................... 77
2.2.2.2.2. Derecho a la protección de la vida privada en la Declaración Americana de
Derechos y deberes del hombre ............................................................................. 79
2.2.2.2.3. Derecho a la protección de la vida privada en la Declaración Universal de
Derechos Humanos. ............................................................................................... 79
2.2.2.2.4. Derecho a la protección de la vida privada en el Pacto Internacional de
Derechos Civiles y Políticos. ................................................................................... 80
2.2.3. Derecho a la integridad personal. .................................................................. 81
2.2.4. Derecho a la salud ........................................................................................ 84
2.3. Procedencia de la rectificación de la partida de nacimiento por cambio de
nombre y sexo en Chile. .......................................................................................... 86
CAPÍTULO II. ANÁLISIS CRÍTICO DE LA PRUEBA INCORPORADA A LAS CAUSAS
SOBRE RECTIFICACIÓN DE PARTIDA DE NACIMIENTO POR CAMBIO DE
NOMBRE Y SEXO ANTE LOS JUZGADOS DE LETRAS EN LO CIVIL DE SANTIAGO.
................................................................................................................................... 88
1. 1. Caracterización de la muestra utilizada. ....................................................... 89
2. Medios de prueba rendidos durante el procedimiento. ........................................ 91
2.1. Medios de prueba que se rinden conforme a la ley. ......................................... 91
2.1.1. Información Sumaria de testigos. .................................................................. 92
2.1.2. Informes del Servicio de Registro Civil e Identificación. ................................. 94
2.2. Pruebas acompañadas voluntariamente por los solicitantes. ........................... 97
2.2.1. Documentos psicológicos y psiquiátricos....................................................... 98
2.2.2. Documentos endocrinológicos, dermatológicos y quirúrgicos. ..................... 101
2.2.3. Instrumentos destinados a acreditar el reconocimiento social de la identidad
sexual. .................................................................................................................. 103
2.2.4. Documentos de identidad registral. ............................................................. 104
2.2.5. Otros documentos acompañados al procedimiento. .................................... 105
3
2.3. Pruebas ordenadas por los tribunales que no se encuentran contempladas en la
ley. ........................................................................................................................ 107
2.3.1. Audiencia personal con el solicitante en dependencias del tribunal. ............ 108
2.3.2. Informes evacuados por el Servicio Médico Legal. ...................................... 109
2.3.2.1. Resoluciones que ordenan la práctica de estas pericias .......................... 110
2.3.2.1. Pericias realizadas por el Servicio Médico Legal. ..................................... 114
2.3.2.2. Regulación que reciben los informes emanados del Servicio Médico Legal.
.............................................................................................................................. 117
2.3.2.3. Aspectos problemáticos de los informes de sexología emanados del Servicio
Médico Legal. ........................................................................................................ 120
2.3.3. Otras pruebas incorporadas por orden del tribunal. ..................................... 122
2.3.3.1. Informe psicológico evacuado por la Facultad de Sicología de la Universidad
de Chile. ................................................................................................................ 123
2.3.3.2. Oficio a Carabineros de Chile y Policía de Investigaciones. ..................... 125
CAPITULO III. ANÁLISIS DE JURISPRUDENCIA SOBRE RECTIFICACIÓN DE
PARTIDA DE NACIMIENTO POR CAMBIO DE NOMBRE Y SEXO REGISTRAL
DICTADA POR TRIBUNALES COMPETENTES DEL TERRITORIO JURISDICCIONAL
SANTIAGO. .............................................................................................................. 129
1. Estructura argumentativa de las solicitudes interpuestas. ................................. 130
2. Resultados del análisis jurisprudencial .............................................................. 136
2.1. Tiempo de tramitación de la solicitud.............................................................. 136
2.2. Cumplimiento de estándares formales de las sentencias. .............................. 138
2.3. Concepción de la transexualidad plasmada en las sentencias. ...................... 140
2.4. Relevancia del aspecto físico en las sentencias analizadas. .......................... 142
2.5. Utilización de las normas invocadas por el solicitante en la dictación de la
sentencia............................................................................................................... 144
2.5.1. Normas utilizadas en la sentencia que fueron invocadas por los solicitantes.
.............................................................................................................................. 144
2.5.2. Utilización de normas no invocadas por los interesados en la solicitud. ...... 147
2.6. Motivación central de las sentencias analizadas. ........................................... 149
2.6.1. Motivación de las sentencias dictadas por los Juzgados de Letras en lo Civil
de Santiago que accedieron a lo solicitado. .......................................................... 149
2.6.1.1. Reconocimiento y protección de los derechos fundamentales de los
solicitantes. ........................................................................................................... 150

4
2.6.1.2. Acreditación de los hechos invocados. ..................................................... 152
2.6.1.3. Reparación del menoscabo ...................................................................... 152
2.6.1.4. Otros argumentos utilizados para acceder a lo solicitado. ........................ 153
2.6.2. Motivación de las sentencias dictadas por los tribunales de primera instancia
que rechazaron lo solicitado y de los fallos de la Corte de Apelaciones de Santiago
que los revocan. .................................................................................................... 153
2.6.2.1. Inexistencia de norma que permita rectificar el nombre y sexo en las
partidas de nacimiento. ......................................................................................... 154
2.6.2.2. Falta de realización de intervenciones quirúrgicas. .................................. 156
2.6.2.3. Motivos por los cuales se revoca la sentencia de primera instancia. ........ 158
CAPÍTULO IV: DIAGNÓSTICO ALCANZADO POR EL ANÁLISIS REALIZADO Y
BASES PARA UNA NUEVA REGULACIÓN DE LA RECTIFICACIÓN DE LA PARTIDA
DE NACIMIENTO POR CAMBIO DE NOMBRE Y SEXO. ........................................ 161
1. Resultados obtenidos del análisis de medios de prueba incorporados a las
causas. ................................................................................................................. 162
2. Resultados obtenidos del análisis de las sentencias que forman parte de nuestra
muestra. ................................................................................................................ 173
3. Verificación de la hipótesis planteada y el diagnóstico alcanzado. .................... 181
4. Una nueva regulación para las rectificaciones de partida de nacimiento. .......... 184
5. Proyecto de ley que autoriza la rectificación de la partida de nacimiento en los
casos que indica. .................................................................................................. 189
5.1. Disposiciones generales................................................................................. 189
5.1.1. Comentarios a las disposiciones generales. ................................................ 192
5.1.1.1. Sobre el artículo primero. ......................................................................... 192
5.1.1.2. Sobre el artículo segundo. ........................................................................ 193
5.1.1.3. Sobre el artículo tercero. .......................................................................... 195
5.1.1.4. Sobre el artículo cuarto. ........................................................................... 195
5.1.1.5. Sobre el artículo quinto. ............................................................................ 198
5.1.1.6. Sobre el artículo sexto. ............................................................................. 199
5.1.1.7. Sobre el artículo séptimo. ......................................................................... 201
5.2. El procedimiento de rectificación de la partida de nacimiento. ........................ 201
5.2.1. Comentarios al procedimiento de rectificación de la partida de nacimiento. 206
5.2.1.1. Sobre el artículo décimo. .......................................................................... 207

5
5.2.1.2. Sobre el artículo décimo primero. ............................................................. 208
5.2.1.3. Sobre el artículo décimo segundo. ........................................................... 208
5.2.1.4. Sobre el artículo décimo quinto. ............................................................... 209
5.3. Disposiciones varias. ...................................................................................... 209
5.3.1. Comentarios a las disposiciones varias. ...................................................... 212
5.4. Disposiciones transitorias. .............................................................................. 213
5.4.1. Sobre el artículo único transitorio. ............................................................... 214
BIBLIOGRAFÍA ......................................................................................................... 215
ANEXOS .................................................................................................................. 229
ANEXO N° 1: ACTAS DE AUDIENCIAS. .............................................................. 229
1. Acta de audiencia de causa rol V-199-2012 del 9° Juzgado Civil de Santiago. . 229
2. Acta de audiencia de causa rol V-7-2012 del 22° Juzgado Civil de Santiago. ... 230
3. Acta de audiencia de causa rol V-174-2010 del 25° Juzgado Civil de Santiago. 231
ANEXO N° 2: SENTENCIAS QUE CONFORMAN PARTE DE LA MUESTRA
ANALIZADA. ......................................................................................................... 234
1. Sentencias dictadas por los Juzgados de Letras en lo Civil de Santiago que
resolvieron accediendo a lo solicitado por el interesado. ....................................... 234
2. Sentencias dictadas por los Juzgados de Letras en lo Civil de Santiago que
resolvieron rechazando lo solicitado por el interesado. ......................................... 319
3. Sentencias dictadas por Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago que
revocaron sentencias dictadas en primera instancia. ............................................ 341

6
INTRODUCCIÓN

En Chile, todas las personas tienen los mismos derechos fundamentales,

que se encuentran consagrados en las leyes nacionales, en la Constitución

Política de la República y en los tratados internacionales sobre derechos

humanos que se encuentran vigentes en el país. Dentro de éstos,

consideramos de particular relevancia para la materia que estudiamos el

derecho al libre desarrollo de la personalidad, el derecho a la identidad, a la

salud, a la dignidad, a la vida privada, a la integridad física y psíquica y a la

igualdad, los cuales en el caso de los transexuales son vulnerados

constantemente.

Dentro de las transgresiones que viven los transexuales, una de las más

frecuentes es aquella que se manifiesta producto de la incongruencia que

existe entre el sexo consignado en sus documentos de identificación y su

identidad de género. Ello les significa ser cuestionados constantemente en las

más diversas circunstancias, sufriendo a diario por la discriminación de la cual

7
son objeto. Si bien no soluciona todos los ámbitos en los cuales son afectados

en sus derechos, una de las vías principales para corregir dicha situación es la

rectificación de la partida de nacimiento, modificando en ella la mención del

nombre y sexo.

Tradicionalmente, la normativa que establece los requisitos de fondo para

acoger dicho cambio registral ha sido entendida en el sentido de que solo

respecto del nombre existiría la posibilidad de modificar tal inscripción. Tal

postura aparentemente va en retirada, existiendo cada día más personas que

han podido acceder a la rectificación en ambos sentidos. En las páginas

siguientes analizaremos una interpretación de nuestro ordenamiento jurídico

que en reiteradas ocasiones ha hecho esto posible.

El procedimiento para realizar la rectificación de partida de nacimiento por

cambio de nombre y sexo será analizado en las páginas siguientes, tanto en el

plano teórico como en su aplicación práctica, con el propósito de reconocer los

aspectos problemáticos que actualmente presenta. Para este análisis

realizaremos un estudio de campo a partir de una muestra consistente en

treinta y un causas tramitadas por los Juzgados de Letras en lo Civil de

Santiago y patrocinadas por la cátedra Clínica Jurídica I de la profesora Lorena


8
Lorca Muñoz, del Departamento de Enseñanza Clínica del Derecho, de la

Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, durante el periodo

comprendido entre noviembre del año 2009 y mayo del año 2014. De estas,

veinticuatro cuentan con sentencia definitiva. Esta muestra, cabe señalar,

corresponde al 44,11% del total de las causas tramitadas por los Juzgados

Civiles de Santiago respecto de esta materia.

Con posterioridad, y habiendo detectado qué aspectos pueden resultar

problemáticos en la tramitación y fallo de estas causas, plantearemos el que, a

nuestro juicio, debiera ser el proyecto de ley que se apruebe en el Congreso

Nacional para subsanar esas falencias.

En definitiva, nuestra hipótesis sostiene que la normativa que regula el

cambio de nombre y sexo registral, tanto en abstracto como en su aplicación,

así como los argumentos esgrimidos al resolverse estas causas constituyen u

ocasionan vulneraciones a los derechos fundamentales de los solicitantes.

La estructura de la presente obra consta de cuatro capítulos. El primero de

ellos es nuestro marco teórico. En este desarrollamos lo que entendemos por

9
transexualidad así como otros conceptos afines, para con posterioridad dar

cuenta de la regulación que recibe la materia tanto en nuestro derecho nacional

como en los instrumentos internacionales de derechos humanos, que en

conjunto hacen procedente la rectificación de la partida de nacimiento por

cambio de nombre y sexo registral.

El segundo capítulo contiene un análisis de la prueba incorporada a estos

procedimientos. En especial, nos detendremos en los informes emanados del

Servicio Médico Legal cuando los tribunales ordenaron la práctica de pericias

por tal institución. También revisaremos los informes allegados a las causas

por el Servicio de Registro Civil e Identificación, las audiencias que se

realizaron ante los tribunales por orden de éstos, así como otras pruebas que

resultan relevantes.

El tercer capítulo presenta los resultados obtenidos del análisis de las

sentencias definitivas que en estas causas se dictaron. En este informaremos

acerca del cumplimiento del artículo 170 del Código de Procedimiento Civil, la

relevancia que toma la apariencia física en la resolución de estas causas, bajo

qué argumentos fallan, entre otros aspectos.

10
El capítulo cuarto contiene el diagnóstico que pudimos alcanzar fruto de la

investigación desarrollada. Además, verificaremos si la hipótesis que

sostuvimos se cumple o no, para finalmente plantear nuestra propuesta de

proyecto de ley.

11
CAPÍTULO I. MARCO TEÓRICO.

1. LA TRANSEXUALIDAD Y OTROS CONCEPTOS AFINES.

1.1. Noción de Sexo.

Se ha planteado que el término “sexo” denota únicamente un dato biológico:

se nace mujer o se nace hombre. Vale decir, el sexo vendría a ser una

condición “natural” que viene dada desde que nacemos. De esta forma, se

señala en un estudio elaborado por la Comisión de Asuntos Jurídicos y

Políticos del Consejo Permanente de la Organización de los Estados

Americanos que “en un sentido estricto, el término “sexo” se refiere “a las

diferencias biológicas entre el hombre y la mujer”, a sus características

fisiológicas, a “la suma de las características biológicas que define el espectro

de los humanos personas como mujeres y hombres” o a “la construcción

biológica que se refiere a las características genéticas, hormonales,

anatómicas y fisiológicas sobre cuya base una persona es clasificada como

macho o hembra al nacer.”1.

1
COMISIÓN DE ASUNTOS JURÍDICOS Y POLÍTICOS DEL CONSEJO PERMANENTE DE LA
ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS. 2012. Orientación sexual, identidad de género y
12
Siguiendo con esta perspectiva puramente biológica, es posible distinguir

diversas acepciones de la palabra “sexo”. Siguiendo a Barrientos y Llanquilef,

el sexo biológico puede presentar las siguientes dimensiones2: el sexo

genético, que se encuentra configurado por el número y tipo de cromosomas; el

sexo cromatínico, que se debe a la presencia o ausencia del cuerpo de Barr 3;

el sexo hormonal, dado por el equilibrio entre andrógenos y estrógenos; el sexo

gonadal, determinado por la presencia de testículos u ovarios; y el sexo

fenotípico, constituido por la morfología de aparato reproductor tanto interno

como externo”.

Los mismos autores, explicando el desarrollo de la diferenciación sexual en

sus diversas etapas, profundizan en estos conceptos. En primer término,

señalan respecto del sexo genético o cromosómico que este “se determina a

partir de la unión de los gametos femenino y masculino. Los gametos a

diferencia de otras células, solo tienen un cromosoma sexual, X o Y. Mientras

expresión de género: algunos términos y estándares relevantes. [en línea] <http://www.oas.org/dil/esp/CP-


CAJP-INF_166-12_esp.pdf última visita 22/11/12> [consulta: 26 mayo 2014]. p. 3.
2
BARRIENTOS, L. y LLANQUILEF, C. 2012. Jurisprudencia de los Tribunales Civiles de Santiago sobre
solicitudes de rectificación de partida de nacimiento en cuanto al nombre y en cuanto al sexo formuladas
por personas transexuales durante los años 2005-2009. Memoria de Prueba para optar al grado de
Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales. Santiago, Universidad de Chile, Facultad de Derecho. p. 9.
3
Los mismos autores advierten “Que en términos simples corresponde a un cromosoma X inactivo, por lo
que no se manifiesta genéticamente.”
13
el óvulo siempre presenta un cromosoma X, el espermatozoide puede tener

cromosoma X o Y. La unión de estos gametos provocará un cigoto, XX para

femenino o XY para masculino”4. Cabe señalar que solo a partir de la séptima

semana de desarrollo embrionario se desarrollarán las gónadas definitivas

(testículos u ovarios) produciendo la diferenciación sexual.

El sexo hormonal, por su parte, estará determinado por los estrógenos que

generen los ovarios y la testosterona que produzcan los testículos. Respecto

del sexo genital, no será sino hasta la séptima u octava semana de gestación

que el embrión comience el desarrollo de sus genitales internos.

En definitiva podemos afirmar que si bien el sexo como elemento biológico

se presenta como un fenómeno de desarrollo progresivo, es estático en el

sentido de que al menos el sexo cromosómico no es susceptible de

modificarse.

1.1.1. El sexo como elemento estático o dinámico de la identidad.

Concordante con lo anteriormente explicado, se ha sostenido que el sexo en

tanto elemento de la identidad personal presenta dos aspectos: uno estático e

4
BARRIENTOS, L. y LLANQUILEF, ob. cit. p. 10.
14
inmutable, y otro dinámico y de desarrollo progresivo. Este primer aspecto

coincide con la visión biológica del sexo, particularmente entendido como sexo

cromosómico. Así, señala Fernández Sessarego que “de un lado, es posible

referirse al sexo desde un punto de vista estático, como un elemento inmutable.

Nos referimos, en este caso, al sexo cromosómico. El sexo de las personas se

identifica, salvo rarísimas excepciones, por sus caracteres anatómicos y

fisiológicos y por su morfología externa. El sexo estático es aquel con el que

cada persona nace y muere (...) Este sexo es inmodificable” 5. Agrega el mismo

autor que el sexo como elemento dinámico alude a “la personalidad misma del

sujeto, a su actitud y comportamiento psicosocial, a sus hábitos y modales, a

su manera de sentir y de vivir”6.

Lo habitual será que ambas perspectivas del sexo (estática y dinámica)

coincidan en un individuo. Pero, como apunta Fernández Sessarego, existen

excepciones constituidas principalmente por la intersexualidad y la

transexualidad. Sobre esta última, señala que en ella “se advierte una

elocuente disociación entre las dos vertientes de la sexualidad, es decir, entre

la cromosómica o biológica y la psicosocial”7.

5
FERNÁNDEZ S., Carlos. Sexualidad y Bioética. La Problemática del Transexualismo. [en línea].
<http://www.comparazionedirittocivile.it/prova/files/sessarego_sexualidad.pdf> [consulta: 23 mayo 2014].
p. 3
6
FERNÁNDEZ S., C. Ibíd. p. 3
7
FERNÁNDEZ S., C. Ob. cit. p. 4
15
1.1.2. Sexo sociológico, rol de género y sexo psicológico.

Sumado a las dificultades expresadas para definir qué se entiende por

“sexo” desde una perspectiva puramente biológica, encontramos que tampoco

hay conceptos unívocos para designar aquella otra vertiente del sexo calificada

como dinámica.

Conviene aquí señalar que se ha ensayado la noción de “sexo sociológico”,

al que también se han referido en doctrina como “rol sexual”. Este vendría

fuertemente influido por el sexo asignado al nacer. Dependiendo de este dato,

el entorno social de una persona le dará un trato determinado. Así se ha

señalado que “El sexo del hijo determina la generación de expectativas en los

padres, expectativas derivadas directamente de los estereotipos de género.

Los padres esperarán que éste “vaya a ser” o “vaya a comportarse” de

determinada forma (…) estas expectativas de los padres a su vez determina el

trato que ellos (y el entorno social) darán al niño/a, surgiendo de esta manera el

denominado sexo de crianza, “que estará dado por los parámetros culturales -

masculinos o femeninos- que los padres y el entorno inculcan a su hijos o hijas,

y que dependen de ese sexo que les fue dicho” 8. También el sexo sociológico

8
BARRIENTOS, L. y LLANQUILEF, C. Ob.cit. p.12.
16
es entendido como “todo lo que hace una persona para señalar a otros su

estatuto masculino, femenino o ambiguo”9. Concordante con la anterior, Jordi

Mas, comentando un estudio realizado por John Money, expresa que

“desmarcándose de las tesis biologistas (sic) de la conducta humana,

defienden que el comportamiento masculino o femenino de un sujeto (lo que

ellos llaman «rol de género») depende de la diferenciación psicosocial que se

hace de la anatomía corporal. Dicho de otro modo, los genitales externos y los

caracteres sexuales secundarios de una persona son importantes porque

señalizan visualmente todo lo concerniente al comportamiento propio de cada

sexo”10.

También se ha empleado la expresión sexo psicológico, que “se refiere a las

vivencias psíquicas de una persona como varón o mujer. Consiste, en

concreto, en la conciencia de pertenecer a un determinado sexo” 11. De este

9
MONEY J. Sin sickness or status? Homosexual gender Identity and psychoneuroendocrinology.
American Psychologist. 42: 384 y siguientes. Citado por LOPEZ-GALIACHO. 1988. Problemática Jurídica
de la Transexualidad. Madrid. McGraw-Hill, 1987. P. 52. Citado por: BARRIENTOS, L. y LLANQUILEF, C.
Ob.cit. p. 13.
10
MAS, J. 2010. Identidades Gestionadas. Un estudio sobre la patologización y la medicalización de la
transexualidad. Trabajo final del Máster Oficial en Antropología y Etnografía Departamento de
Antropología Social y Cultural. Barcelona. Universidad de Barcelona. Facultad de Geografía e Historia. p.
29.
11
BURGGRAFF, J. 2001. ¿Qué quiere decir género? En torno a un nuevo modo de hablar. San José de
Costa Rica. Editorial promesa. P. 17. Citado por: Cabrera Valdeverde. J. 2001. Teología feminista y
teología de la mujer. [en línea]. San José de Costa
Rica.<dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/242247.pdf>. [consulta: 23 mayo 2014]. p. 297
17
modo, el llamado sexo psicológico apunta a la forma en que un individuo siente

pertenecer a uno u otro sexo, en tanto el sociológico se refiere al conjunto de

expectativas que los otros tienen de nosotros, y a como nos desenvolvemos en

nuestras relaciones con el prójimo en sociedad, basados en nuestros

caracteres sexuales.

1.2. Género

Las consideraciones expuestas en los apartados anteriores nos acercan a la

noción de género.

El género sería una cuestión distinta del sexo, siendo una construcción

social respecto a este. El Comité para la Eliminación de la Discriminación

contra la Mujer en su Recomendación general Nº 28 relativa al artículo 2° de la

Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra

la Mujer ha señalado que “el término "género" se refiere a las identidades, las

funciones y los atributos construidos socialmente de la mujer y el hombre y al

significado social y cultural que la sociedad atribuye a esas diferencias

biológicas, lo que da lugar a relaciones jerárquicas entre hombres y mujeres y a

la distribución de facultades y derechos en favor del hombre y en detrimento de

la mujer. El lugar que la mujer y el hombre ocupan en la sociedad depende de

18
factores políticos, económicos, culturales, sociales, religiosos, ideológicos y

ambientales que la cultura, la sociedad y la comunidad pueden cambiar”12.

En la misma línea se ha indicado que “la nueva acepción de género se

refiere al conjunto de prácticas, creencias, representaciones y prescripciones

sociales que surgen entre los integrantes de un grupo humano en función de

una simbolización de la diferencia anatómica entre hombres y mujeres”13.

Ahora bien, se ha entendido que la noción de “sexo” es también un producto

cultural. En este sentido se ha señalado que “los géneros no son universales,

sino cambiantes; que el hecho de que el género sea puesto en correlación

directa con el dimorfismo sexual es una postura intelectual, contingente,

característica de algunas sociedades, entre las que se encuentran las

sociedades occidentales. Sostenemos asimismo que las diferencias sexuales

que sirven como fundamento para establecer las diferencias de género, no son

meros hechos anatómicos, pues la construcción e interpretación de la

12
COMITÉ PARA LA ELIMINACIÓN DE LA DISCRIMINACIÓN CONTRA LA MUJER. 2010. Proyecto
de Recomendación General Nº 28 relativa al artículo 2 de la Convención sobre la Eliminación de Todas
las Formas de Discriminación contra la Mujer, CEDAW/C/GC/28. [en línea]
<http://www.equidad.scjn.gob.mx/IMG/pdf/Recomendacion_Gral_28_Articulo_2_1_.pdf> [consulta: 26
mayo 2014]
13
LAMAS, M. 2000. Diferencias de sexo, género y diferencia sexual. [en línea]. Red de Revistas
Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal. enero-abril, 2000. vol. 7, núm. 18
<http://www.redalyc.org/pdf/351/35101807.pdf> [consulta: 23 mayo 2014] p. 3
19
diferencia anatómica obedece a un proceso histórico y social; que el cuerpo no

puede ser nunca «sexuado» ni aprehendido sin cultura”14. Concordante con

ello, Lamas sostiene que “la investigación, reflexión y debate alrededor del

género han conducido lentamente a plantear que las mujeres y los hombres no

tienen esencias que se deriven de la biología, sino que son construcciones

simbólicas pertenecientes al orden del lenguaje y de las representaciones”15.

En cualquier caso, ha de considerarse que el género se concibe

actualmente en términos más amplios que la pertenencia a uno u otro sexo. En

efecto, se ha superado la visión binaria masculino/femenino entendiéndose que

existen otros géneros. Así Judith Butler ha señalado que “género significa

identidad de género” término al que nos referiremos a continuación.

1.3. Identidad de género e Identidades trans.

Previo a entrar propiamente en el tema de la identidad de género, es

necesario situarlo dentro del marco más amplio a que pertenece: La identidad.

14
MAS, J. Ob. Cit. p. 9.
15
LAMAS, M. Ob. Cit. p. 4.
20
La identidad es un concepto difícil de precisar por el gran abanico de

elementos que la componen. Al efecto se ha señalado que “la identidad del ser

humano, en tanto éste es una “unidad psicosomática constituida y sustentada

en su libertad”, presupone una compleja trama de diferentes elementos, una

multiplicidad de aspectos esencialmente vinculados entre sí, de los cuales unos

son de carácter predominantemente psicosomáticos mientras que otros son de

índole inmaterial, espiritual. Entre estos últimos encontramos elementos

culturales, religiosos, profesionales, ideológicos, políticos, entre otros. Hallamos

así, en cada persona humana, singulares características somáticas y

psicológicas que determinan su personalidad, su singular “manera de ser”, su

característica presencia en el mundo exterior”16.

En términos más sencillos, se ha señalado que la identidad no es otra cosa

que “todo aquello que hace que cada cual sea “uno mismo” y no “otro”. Este

plexo de rasgos de la personalidad de “cada cual” se proyecta hacia el mundo

exterior y permite a los demás conocer a la persona, a cierta persona, en su

“mismidad”, en lo que ella es en cuanto ser humano”17.

16
FERNÁNDEZ S., C. Ob. Cit. p. 2
17
FERNÁNDEZ S., C. El Derecho a la Identidad Personal. [en línea].
<http://www.comparazionedirittocivile.it/prova/files/sessarego_derecho.pdf.> [consulta: 23 mayo 2014].
p.27
21
Dentro de los elementos de diversa índole que componen la identidad se ha

entendido por la doctrina que existen algunos que son invariables, en tanto

otros son esencialmente dinámicos. De este modo señala Fernandez

Sessarego que “La identidad, no obstante ser unitaria, presenta dos vertientes.

Una estática, inmodificable o con tendencia a no variar y, otra, dinámica,

mutable en el tiempo. La identidad estática está dada por el genoma humano,

las huellas digitales, los signos distintivos de la persona, como su nombre,

imagen, estado civil, su edad y fecha de nacimiento, entre otros datos. La

identidad dinámica, recientemente puesta de manifiesto, es la que se refiere,

en cambio, al despliegue temporal y fluido de la personalidad. Ella está

constituida por los atributos y características de cada persona, desde los éticos,

religiosos y culturales hasta los ideológicos, políticos y profesionales. Es la

manera como cada ser humano se presenta ante los demás en la vida social.

Ella no permanece estática, va cambiando, en cierta medida, con el correr de

los años. Ello, desde que la persona es un “ser libertad””18.

Cómo señaláramos al iniciar este apartado, la identidad sexual o de género

se ubica dentro del concepto más amplio de identidad. Así se ha señalado que

“La identidad sexual es considerada como uno de los aspectos más

importantes, delicados, discutidos y complejos de la identidad personal. La

18
FERNÁNDEZ S., C. Sexualidad y Bioética la Problemática del Transexualismo. Ob. cit. p. 2
22
identidad sexual constituye un elemento de la identidad personal en la medida

que la sexualidad se halla presente en todas las manifestaciones de la

personalidad del sujeto. Es, por ello, que no puede prescindirse de su

tratamiento cuando se hace referencia a la identidad personal”19.

Los principios de Yogyakarta señalan que “la identidad de género se refiere

a la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente

profundamente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al

momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo (que

podría involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través

de medios médicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que la misma sea

libremente escogida) y otras expresiones de género, incluyendo la vestimenta,

el modo de hablar y los modales”20.

De acuerdo a lo expresado, y a los otros conceptos que se han utilizado

para aproximarse al tema, expuestos anteriormente, podemos apreciar que el

concepto identidad de género sería comprensivo de lo que se ha definido como

19
FERNÁNDEZ S., C. Sexualidad y Bioética la Problemática del Transexualismo. Ob. cit. p. 3.
20
PRINCIPIOS DE YOGYAKARTA. 2007. Principios de Yogyakarta sobre la Aplicación de la Legislación
Internacional de Derechos Humanos en relación con la Orientación Sexual y la Identidad de Género. [en
línea] <http://www.yogyakartaprinciples.org/principles_sp.pdf> [consulta: 23 mayo 2014] p. 8.
23
sexo psicológico, en tanto vivencia individual, y abarcaría además cierta

dimensión del sexo sociológico relativa a la expresión de esa identidad.

Un estudio de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos 21, que hace suya

esta definición contenida en los principios de Yogyakarta, comprende dentro de

ella a los términos transgenerismo o trans (como sinónimos) y señala al

respecto que “este término paragua –que incluye la subcategoría

transexualidad y otras variaciones- es utilizado para describir las diferentes

variantes de la identidad de género, cuyo común denominador es la no

conformidad entre el sexo biológico de la persona y la identidad de género que

ha sido tradicionalmente asignada a éste. Una persona trans puede construir

su identidad de género independientemente de intervenciones quirúrgicas o

tratamientos médicos”22.

Se señala respecto de la transexualidad en el mismo estudio que “las

personas transexuales se sienten y se conciben a sí mismas como

pertenecientes al género opuesto que social y culturalmente se asigna a su

21
Organismo integrante del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos cuya
función es el estudio de las materias que le encomiende el Consejo Permanente.
22
COMISIÓN DE ASUNTOS JURÍDICOS Y POLÍTICOS DEL CONSEJO PERMANENTE DE LA
ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS. Ob. cit. p. 5.
24
sexo biológico y que optan por una intervención médica – hormonal, quirúrgica

o ambas – para adecuar su apariencia física–biológica a su realidad psíquica,

espiritual y social”23.

Sin embargo, se ha precisado en doctrina que no es de la esencia del

concepto de transexualidad, que el individuo haya modificado su aspecto físico.

Así se ha señalado que el término ‘trans’ “hace referencia a toda aquella

persona que vive en un género distinto al que le ha sido asignado al nacer en

base a su sexo, independientemente de si ha modificado su cuerpo o de si ha

recibido un diagnóstico de trastorno de la identidad de género”24.

Considera el estudio dentro de las categorías trans a las personas travestis,

que define como “aquellas que expresan su identidad de género - ya sea de

manera permanente o transitoria - mediante la utilización de prendas de vestir y

23
Ibíd.

24
RED POR LA DESPATOLOGIZACIÓN DE LAS IDENTIDADES TRANS DEL ESTADO ESPAÑOL.
2012. Guía de Buenas Prácticas para la Atención Sanitaria a Personas Trans en el Marco del Sistema
Nacional de Salud. [en línea]. <http://www.stp2012.info/STP-propuesta-sanidad.pdf> [consulta: 26 mayo
2014].
25
actitudes del género opuesto que social y culturalmente se asigna a su sexo

biológico. Ello puede incluir la modificación o no de su cuerpo”25.

Se incluye, además, dentro de la categoría transgénero a las personas

“cross-dressers (quienes ocasionalmente usan atuendos propios del sexo

opuesto); drag queens (hombres que se visten como mujeres exagerando

rasgos femeninos, generalmente en contextos festivos); drag kings (mujeres

que se visten como hombres exagerando rasgos masculinos, generalmente en

contextos festivos); y transformistas (hombres o mujeres que representan

personajes del sexo opuesto para espectáculos)”26.

1.4. Expresión de género.

Otro término que es necesario diferenciar para realizar el análisis posterior

es el de expresión de género. Ella ha sido definida como “la manifestación

externa de los rasgos culturales que permiten identificar a una persona como

25
COMISIÓN DE ASUNTOS JURÍDICOS Y POLÍTICOS DEL CONSEJO PERMANENTE DE LA
ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS. Ob. cit. p. 5.
26
Ibíd.
26
masculina o femenina conforme a los patrones considerados propios de cada

género por una determinada sociedad en un momento histórico determinado”27.

Como se puede apreciar, este término es bastante semejante a lo que se ha

denominado sexo sociológico y que ha sido referido con anterioridad. La

expresión de género dice relación con la manifestación externa de la

personalidad de un individuo y su relación con los demás en sociedad.

Concordante con lo expuesto se ha sostenido que este término “se refiere a la

externalización que hace la persona, a través de la conducta, vestimenta,

postura, interacción social, etcétera, de su identidad de género”28.

Como se ha señalado, un sector de la doctrina considera que la ‘expresión

de género’ se encuentra subsumida en el término ‘identidad de género’. Así

parece desprenderse de la definición de los principios de Yogyakarta que

menciona “otras expresiones de género, incluyendo la vestimenta, el modo de

hablar y los modales”. A pesar de ello, estos conceptos se han ido

diferenciando. Ello implica, a juicio del mismo sector doctrinario, que “se

reconoce que la expresión de género supone aspectos específicos de la

27
Ibíd.
28
NEGRO, Dante. Orientación sexual, identidad y expresión de género en el Sistema Interamericano. [en
línea]. http://revistas.pucp.edu.pe/index.php/agendainternacional/article/download/3671/3649 [consulta: 23
mayo 2014].
27
manifestación externa y de la percepción social de la identidad de género,

aspectos que habían estado tradicionalmente invisibles” 29.

1.5. Orientación sexual.

Otro término frecuentemente asociado a la identidad de género, y

consecuencialmente a la transexualidad, es la orientación sexual. Esta ha sido

definida en los Principios de Yogyakarta como “la capacidad de cada persona

de sentir una profunda atracción emocional, afectiva y sexual por personas de

un género diferente al suyo, o de su mismo género, o de más de un género, así

como a la capacidad mantener relaciones íntimas y sexuales con estas

personas”30.

Conforme al mencionado estudio de la Comisión de Asuntos Jurídicos y

Políticos del Consejo Permanente de la O.E.A., la orientación sexual se puede

clasificar en las siguientes categorías:

- Heterosexualidad: entendida como la “capacidad de una persona de sentir

una profunda atracción emocional, afectiva y sexual por personas de un género

29
COMISIÓN DE ASUNTOS JURÍDICOS Y POLÍTICOS DEL CONSEJO PERMANENTE DE LA
ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS. Ob. cit. p. 6.
30
PRINCIPIOS DE YOGYAKARTA. Ob. cit.
28
diferente al suyo y a la capacidad de mantener relaciones íntimas y sexuales

con estas personas.”

- Homosexualidad: Es “la capacidad de cada persona de sentir una profunda

atracción emocional, afectiva y sexual por personas de un mismo género y a la

capacidad de mantener relaciones íntimas y sexuales con estas personas”,

correspondiendo el término lesbiana a la homosexualidad femenina, y gay tanto

a la masculina como femenina.

- Bisexualidad: se refiere a la “capacidad de una persona de sentir una

profunda atracción emocional, afectiva y sexual por personas de un género

diferente al suyo, y de su mismo género, así como a la capacidad de mantener

relaciones íntimas y sexuales con estas personas”31.

La orientación sexual es un concepto independiente de la identidad de

género o del sexo biológicamente entendido. Así se ha señalado que “el marco

legal de algunos de los Estados miembros del Consejo de Europa,

desafortunadamente, califica la identidad de género como “orientación sexual”,

lo que no es exacto ya que la identidad de género y la orientación sexual son

31
COMISIÓN DE ASUNTOS JURÍDICOS Y POLÍTICOS DEL CONSEJO PERMANENTE DE LA
ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS. Ob. cit. p. 4.
29
dos conceptos diferentes”32. De este modo, existen personas transexuales,

tanto homosexuales como heterosexuales y bisexuales.

1.6. Transexualidad.

Como consecuencia de todo lo anteriormente señalado, corresponde en

este apartado delimitar qué se entiende por transexualidad.

El origen del término transexualidad nace asociado a la medicina. Así se ha

señalado que “la “transexualidad” es un término producido por la medicina

norteamericana en la década de los ‘50, es una palabra pensada para

categorizar y etiquetar las trayectorias vitales de aquellas personas que han

nacido con un cuerpo de hombre pero viven en femenino y las personas que

han nacido con un cuerpo de mujer pero viven en masculino”33.

32
HAMMARBERG, Thomas. 2009. Derechos Humanos e Identidad de Género. [en línea]. Estrasburgo.
CommDH/IssuePaper(2009)2. <http://www.carlaantonelli.com/derechos-humanos-transexuales-
europa.pdf> [consulta: 7 agosto 2010]. p. 5.
33
MISSÉ, M. y COLL-PLANAS, Gerard. 2010. La patologización de la transexualidad: reflexiones críticas
y propuestas. [en línea].
<http://www.academia.edu/1775045/La_patologizacion_de_la_transexualidad_Reflexiones_criticas_y_pro
puestas>. [consulta: 26 mayo 2014]. p. 46.
30
En los diversos estudios consultados se atribuye cardinal importancia en el

desarrollo del concepto al endocrinólogo Harry Benjamin, quien la define como

“el deseo irreversible de pertenecer al sexo contrario al genéticamente

establecido, y asumir el correspondiente rol y de recurrir, si es necesario, a un

tratamiento hormonal y quirúrgico encaminado a corregir esta discordancia

entre la mente y el cuerpo”34. Sin embargo, el término habría surgido aun con

anterioridad a la definición recién transcrita. Así se ha señalado que “se usó por

primera vez el término transexual por el médico David Cauldwell. Hasta

entonces no se diferenciaba de travestismo”35.

Concordante con esto, sostiene Josefina Fernández que “el término

“transexual”, introducido en la literatura sexológica por Cauldwell en los años

cuarenta con su trabajo Psychopathia Transexualis, no adquiere relevancia

sino en los cincuenta, cuando el transexualismo como síndrome médico fue

clínicamente diferenciado del travestismo. Esta diferenciación se dio en el

contexto de artículos escritos por dos endocrinólogos: los trabajos de Christian

Hamburger (y colegas) después de la cirugía de George/Christine Jorgensen

34
BUSTOS M., Y. 2008. La transexualidad. Madrid. España. Editorial Dykinson S.L., p. 41 Citado por
BARRIENTOS, L. y LLANQUILEF, C. Ob. cit. p. 21.
35
POLO, C. y OLIVARES, D. 2010. Consideraciones en torno a la propuesta de despatologización de la
transexualidad. [en línea] <http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S0211-
57352011000200008&script=sci_arttext>. [consulta: 26 mayo 2014].
31
en 1952, y los de Harry Benjamin, conocido como “padre del

transexualismo””36.

A raíz de ello es que aun hoy la transexualidad es tema de preocupación

médica, particularmente de la psiquiatría. Es así que la Clasificación

Internacional de Enfermedades de la OMS en su décima Revisión (en adelante

CIE 10), dentro de la categoría “Trastornos de la identidad de género”, define el

transexualismo como “deseo de vivir y de ser aceptado como integrante del

sexo opuesto, habitualmente acompañado de un sentimiento de incomodidad o

de inadecuación al sexo anatómico propio, y del deseo de someterse a cirugía

y a tratamiento hormonal para hacer el propio cuerpo tan congruente como sea

posible con el sexo preferido por la persona”37.

Por su parte, el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales

elaborado por la American Psychiatric Association, en su cuarta edición, (en

adelante DSM-IV) bajo la denominación trastorno de la identidad sexual

entendía que la transexualidad es la “identificación intensa y persistente con el

otro sexo, acompañada de malestar persistente por el propio sexo”. Así, desde

36
FERNÁNDEZ, J. 2004. Cuerpos Desobedientes: Travestismo e Identidad de Género. Buenos Aires.
Argentina. Editorial Edhasa. p. 31.
37
Clasificación Internacional de Enfermedades, décima edición, desarrollada por la Organización Mundial
de la Salud.
32
la perspectiva del DSM-IV son necesarios dos elementos para su diagnóstico:

Identificación con el otro sexo y malestar por el propio.

A lo anterior hay que agregar qué entiende el DSM-IV por trastorno mental.

Este manual señala que es “un síndrome o un patrón comportamental o

psicológico de significación clínica, que aparece asociado a un malestar (p. ej.,

dolor), a una discapacidad (p. ej., deterioro en una o más áreas de

funcionamiento) o a un riesgo significativamente aumentado de morir o de sufrir

dolor, discapacidad o pérdida de libertad. Además, este síndrome o patrón no

debe ser meramente una respuesta culturalmente aceptada a un

acontecimiento particular (p. ej., la muerte de un ser querido). Cualquiera que

sea su causa, debe considerarse como la manifestación individual de una

disfunción comportamental, psicológica o biológica. Ni el comportamiento

desviado (p. ej., político., religioso o sexual) ni los conflictos entre el individuo y

la sociedad son trastornos mentales, a no ser que la desviación o el conflicto

sean síntomas de una disfunción”38. Respecto a esta definición se ha señalado

que, aplicado al trastorno de identidad sexual, “se quiere indicar que el

38
American Psychiatric Association, Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Cuarta
Edición. Arlington V.A. American Psychiatric Association, 1994.
33
supuesto trastorno derivaría, no tanto de la condición en sí misma, sino del

malestar o dolor que esa condición genera, si no es tratada médicamente”39.

El DSM-5 trata la materia bajo la denominación “Disforia de género”. Se

toma en esta edición la precaución de distinguir diversos conceptos a efectos

de circunscribir el diagnóstico a la situación en que el individuo sufre malestar a

causa de la disconformidad entre su género aparente con aquel a que siente

pertenecer. Así, señala en primer lugar que “la disforia de género como un

término descriptivo general se refiere al descontento afectivo/cognitivo de un

individuo con el género asignado, pero es más específicamente definido

cuando es usado como una categoría diagnóstica”4041. A mayor abundamiento,

señala este manual que “se refiere a la angustia que puede acompañar a la

incongruencia ente el género experimentado o expresado y el género asignado.

Aunque no todos los individuos experimentarán angustia como resultado de tal

incongruencia, muchos la sufren si las intervenciones físicas deseadas por

medio de hormonas y/o la cirugía no están disponibles. El término actual es

más descriptivo que el término trastorno de la identidad de género del anterior

39
VERBAL, Valentina. La transexualidad ¿un trastorno mental? [en línea].
<http://www.incide.cl/03/11/2010/la-transexualidad-%C2%BFun-trastorno-mental>. [consulta 10
Noviembre 2010].
40
American Psychiatric Association, Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Quinta
Edición. Arlington V.A. American Psychiatric Association, 2013.
41
Traducción libre de los autores.
34
DSM-IV y se centra en la disforia como el problema clínico, no en la identidad

per se.”42.

Es interesante constatar que esta edición del manual distingue la disforia de

género de la identidad de género, la que concibe como “una categoría de

identidad social y se refiere a la identificación de un individuo como hombre,

mujer u ocasionalmente alguna otra categoría distinta a hombre o mujer”43. A

continuación señala que entiende por transgénero, indicando que “se refiere al

espectro general de individuos que transitoriamente o persistentemente se

identifican con un género distinto a su género natal”44. Finalmente, señala que

transexual “denota un individuo que busca o ha sufrido una transición social de

masculino a femenino o de femenino a masculino, que en muchos casos, pero

no en todos, implica una transición física a través de un tratamiento con

hormonas del sexo opuesto y cirugía genital”45.

Como se puede apreciar, si bien mantiene el DSM-5 los dos elementos

necesarios para el diagnóstico presentes en el DSM-IV, se cuida de señalar

que lo fundamental en este cuadro no es la incongruencia entre género

42
Ibíd.
43
Ibíd.
44
Ibíd.
45
Ibíd.
35
asignado y e identidad de género, sino que el malestar derivado de esa

situación. De allí posiblemente el reemplazo del término “trastorno” por

“disforia”.

En conclusión, nos parece que la transexualidad es correctamente abordada

desde la perspectiva de la identidad sexual, dado que reconoce de mejor

manera la individualidad de las personas en su construcción permanente y no

se asocia a una enfermedad la configuración de los caracteres de los

individuos.

Precisados estos conceptos, abordaremos a continuación el procedimiento

para la rectificación de partidas de nacimiento así como el catálogo de

derechos involucrados en el mismo, particularmente desde la perspectiva de

los casos en que intervienen personas transexuales.

36
2. LA MODIFICACIÓN DEL NOMBRE Y SEXO REGISTRAL EN CHILE.

2.1. La rectificación de partida de nacimiento en Chile.

En Chile, la rectificación de partida de nacimiento se encuentra regulada por

las siguientes normas jurídicas:

 Ley Número 17.344, que se titula “autoriza el cambio de nombres y

apellidos en los casos que indica. Modifica Ley N.o 4.808, sobre

Registro Civil”, promulgada el día 10 de Septiembre de 1970, y

publicada en fecha 22 de Septiembre de 1970.

 Ley Número 4.808, que se titula “Reforma la ley sobre el Registro Civil”,

promulgada y publicada el día 10 de Febrero de 1930.

 Código de Procedimiento Civil, promulgado el 28 de Agosto de 1902, y

publicado dos días después, en fecha 30 de Agosto de 1902.

37
Este conjunto normativo regula cómo se debe realizar el procedimiento de

rectificación de la partida de nacimiento, tanto en la vía administrativa como

judicial. Para nosotros este último toma particular relevancia, dado que por su

intermedio es posible realizar la rectificación de partida de nacimiento por

cambio de nombre y sexo de las personas transexuales. A continuación los

explicaremos brevemente.

2.1.1. Actos judiciales no contenciosos.

El procedimiento de rectificación de partida de nacimiento se enmarca

dentro de aquellos denominados “actos judiciales no contenciosos”. Estos son,

conforme al artículo 817 del Código de Procedimiento Civil, “aquellos que

según la ley requieren la intervención del juez y en que no se promueve

contienda alguna entre partes”. A partir de dicha definición, podemos identificar

los dos elementos que determinan que un acto judicial sea no contencioso.

Por una parte, debe existir una ley que expresamente requiere la

intervención del tribunal. En efecto, en las rectificaciones de partida de

nacimiento, la norma que requiere la intervención del órgano jurisdiccional es el

38
artículo 2°, inciso primero de la Ley N° 17.344, el cual señala que “será juez

competente para conocer de las gestiones a que se refiere la presente ley, el

Juez de Letras de Mayor o Menor Cuantía en lo Civil del domicilio del

peticionario”. Esto se complementa con el artículo 17 de la Ley N° 4.808 en su

inciso primero, el cual indica, a propósito de las inscripciones correspondientes

a las partidas de nacimiento que “no podrán ser alteradas ni modificadas sino

en virtud de sentencia judicial ejecutoriada”. Respecto a este primer elemento,

como señala Maturana, es importante precisar que “los asuntos judiciales no

contenciosos no son de la esencia de la función que debe desempeñar un

tribunal por mandato constitucional como ocurre con la jurisdicción, función

esta última que debe desarrollarse siempre, aun ante la falta de ley para la

solución del conflicto”46, como se encuentra consagrado de manera explícita en

el artículo 76 de nuestra Constitución Política de la República y en el artículo 10

del Código Orgánico de Tribunales.

El segundo elemento, por su parte, es que no se promueva contienda

alguna entre partes. Se ha criticado la redacción del precepto legal, toda vez

que habla impropiamente de contienda. Según el profesor Maturana Miquel, “la

contienda se entiende como la lidia, pelea, riña o batalla en un término usual, o

46
MATURANA M., Cristián. 2009. Derecho Procesal Orgánico. Separata. Facultad de Derecho,
Universidad de Chile. p. 167.
39
como la disputa, discusión o debate físico que se da entre dos personas. En

consecuencia, se entiende que existe contienda cuando se da un

enfrentamiento físico entre dos partes dentro del proceso, al haber

comparecido ambas dentro de él a plantear peticiones que se contraponen”47.

En definitiva, los actos judiciales no contenciosos, y en específico el

procedimiento judicial de la rectificación de la partida de nacimiento, no

corresponden a la labor jurisdiccional, sino que son de naturaleza

administrativa, y por mandato del legislador debe intervenir un juez.

Mario Mosquera Ruiz ha definido los actos judiciales no contenciosos como

“aquella actividad del Estado, radicada en los tribunales en virtud de expresa

disposición de ley, siempre que no surja conflicto por oposición de legítimo

contradictor, para que éstos emitan un dictamen a petición de un interesado

para cumplir con los diversos fines perseguidos con su establecimiento”48.

47
Ibíd. p. 168.
48
Ibíd. p. 168.
40
2.1.2. Procedimiento de rectificación de partida de nacimiento en Chile

La rectificación de partida de nacimiento puede ser una función atribuida a

los tribunales ordinarios de justicia, o a órganos de la administración del

Estado. La determinación de quién deba intervenir en dicha tarea depende de

las causales que motivan la petición.

2.1.2.1. Rectificación de partida de nacimiento por vía administrativa.

Conforme al artículo 17 de la Ley N° 4.808, el Director General del Registro

Civil puede ordenar la rectificación de la partida de nacimiento. La causa por la

cual ésta procederá es la existencia de omisiones o errores manifiestos en

dichas inscripciones. De conformidad al inciso cuarto del mismo artículo,

entendemos que estos son “todos aquéllos que se desprendan de la sola

lectura de la respectiva inscripción o de los antecedentes que le dieron origen o

que la complementan”. Podría solicitarse por esta vía, por ejemplo, que se

enmiende una inscripción en caso de haber discordancia entre el nombre que

figura en la partida de nacimiento de una persona y aquel con que aparece

mencionada en la partida de sus hijos.

41
Estas rectificaciones se practican conforme al artículo 104 del Reglamento

Orgánico del Registro Civil, D.F.L N° 2.128, de 10 de agosto de 1930,

extendiéndose una nueva inscripción con las rectificaciones del caso y se

practicándose al margen de la inscripción primitiva la subinscripción

correspondiente.

2.1.2.2. Rectificación de la partida de nacimiento por vía judicial.

Conforme al inciso primero del artículo 17 de la Ley N° 4.808 las

inscripciones no pueden ser modificadas sino en virtud de una sentencia

judicial ejecutoriada. Por tanto, es requerida la tramitación ante el tribunal que

resulte competente.

El procedimiento de rectificación de la partida de nacimiento se inicia, de

conformidad al artículo 2° de la Ley N° 17.344, por la interposición de una

solicitud ante el Juzgado de Letras en lo Civil del domicilio del interesado,

siendo el sujeto legitimado para ello la persona a quien se refiera la

correspondiente inscripción, sus representantes legales o sus herederos.

42
Una vez presentada la solicitud, el secretario del tribunal redactará un

extracto que contendrá obligatoriamente la individualización del solicitante y la

indicación de los nombres y apellidos que se pretenden utilizar en reemplazo

de los que constan en su partida de nacimiento. Dicho texto se publicará en el

Diario Oficial, en los días 1° o 15 de cada mes, o al día siguiente hábil si ello no

fuere posible por no aparecer el periódico en cuestión en la fecha indicada.

Realizada la publicación, en el término de 30 días contados desde la fecha

del aviso, cualquier sujeto interesado podrá oponerse justificadamente a la

solicitud de rectificación de la partida de nacimiento, debiendo acompañar los

antecedentes que funden dicha posición. Frente a esto, el juez, sin forma de

juicio, apreciará la prueba en conciencia, con el mérito de las diligencias que

ordene practicar.

De no haber oposición, el tribunal procederá con conocimiento de causa, de

conformidad al artículo 2° de la Ley N° 17.344 y del artículo 18 inciso 2° y 3° de

la Ley N° 4.808.

43
En cuanto a materia probatoria, los hechos afirmados se deben acreditar por

medio de informaciones sumarias, las que se definen, de conformidad al

artículo 818 del Código de Procedimiento Civil, como “la prueba de cualquiera

especie, rendida sin notificación ni intervención de contradictor y sin previo

señalamiento de término probatorio”49. Por su parte, si el tribunal lo estima

conveniente, podrá decretar de oficio la realización de diligencias informativas,

de conformidad al artículo 820 de la misma ley.

Independiente de si hubiere o no oposición a la solicitud, el juez deberá oír a

la Dirección General del Registro Civil. Este evacuará un informe que señalará

si el solicitante ha rectificado anteriormente su partida de nacimiento, si registra

hijos o ha contraído matrimonio previamente, así como si se encuentra

actualmente procesado o ha sido condenado por crimen o simple delito que

merezca pena aflictiva. Debe tenerse presente que existe una limitación para el

juez de acceder a la rectificación de partida de nacimiento en el séptimo inciso

del artículo 2° de la Ley N° 17.344 que establece que “No se autorizará el

cambio de nombre o apellido o supresión de nombres propios si del respectivo

extracto de filiación que como parte de su informe remitirá la Dirección,

apareciere que el solicitante se encuentra actualmente procesado o ha sido

condenado por crimen o simple delito que merezca pena aflictiva, a menos que

49
CÓDIGO DE PROCEDIMIENTO CIVIL, Art. 818 inciso 3°.
44
en este último caso hubieren transcurrido más de diez años contados desde la

fecha en que quedó ejecutoriada la sentencia de condena y se encuentre

cumplida la pena”.

Con estos antecedentes, el juez dictará sentencia definitiva, en contra de la

cual procederán los recursos de apelación y de casación, de acuerdo a lo

señalado en el artículo 822 del Código de Procedimiento Civil.

2.1.2.2.1. Causales por las cuales procede la rectificación de partida de

nacimiento en sede judicial.

Para poder acceder a la rectificación de partida de nacimiento, se debe

cumplir alguna de las causales que señala el artículo 1° de la Ley N° 17.344, a

saber:

a. Los nombres o apellidos sean ridículos, risibles o menoscaben moral o

materialmente al solicitante.

45
b. El solicitante haya sido conocido durante más de cinco años, por motivos

plausibles, con nombres y/o apellidos diferentes a los propios50.

c. El solicitante es hijo de filiación no matrimonial o no se encuentre

determinada su filiación, para agregar un apellido cuando la persona hubiera

sido inscrita con uno solo o para cambiar uno de los que se hubieren impuesto

al nacido, cuando fueren iguales.

d. Si el solicitante no tuviere nombres o apellidos de origen español, podrá

solicitar se le autorice para traducirlos al idioma castellano.

e. El solicitante tenga nombres o apellidos que su pronunciación o escritura

fueran manifiestamente difíciles en un medio de habla castellana51.

50
Sobre esta causal en particular, el inciso tercero del referido artículo 1° de la ley 17.344 nos señala que
“en los casos en que una persona haya sido conocida durante más de cinco años, con uno o más de los
nombres propios que figuran en su partida de nacimiento, el titular podrá solicitar que se supriman en la
inscripción, en la de su matrimonio y en las de nacimiento y en las de nacimiento de sus descendientes
menores de edad, en su caso, el o los nombres que no hubieren usado”. En esta situación, de
conformidad al inciso penúltimo del artículo 2° de la referida ley, no se admitirá oposición alguna para la
modificación de la partida de nacimiento.
51
En la lista de causales de procedencia de rectificación de partida de nacimiento realizada en esta
sección de estudio, debemos advertir que solo coinciden con la estructura de enumeración las causales a,
b y c con el artículo 1° de la ley 17.344. Tanto las causales d y e aquí enunciadas corresponden a
circunstancias que se mencionan en el mismo artículo, pero en incisos sucesivos al segundo.
46
2.2. Derechos involucrados en la rectificación de la partida de nacimiento

en Chile.

Tradicionalmente se sostiene que en Chile el procedimiento de rectificación

de la partida de nacimiento por cambio de nombre es limitativo, y no existiría, a

primera vista, la posibilidad de modificar el sexo atribuido a una persona al

nacer. Sin embargo, sostenemos la posición contraria puesto que, como

profundizaremos en capítulos posteriores, siendo procedente el cambio de

nombre, este no puede ser equívoco respecto del sexo, sirviendo este último

como parámetro de corrección. De tal forma, si el sexo se modifica conforme a

la identidad sexual de los solicitantes, tal realidad debe ser reconocida en la

partida de nacimiento, siendo procedente en definitiva rectificar ambos rubros

inscritos.

La posición anterior toma mayor fuerza si se considera que el ejercicio del

derecho a rectificar la partida de nacimiento forma parte del derecho a la

identidad, y éste a su vez abarca muchos otros derechos fundamentales. Es en

este sentido que Bidart señala que “El derecho a la identidad personal es un

derecho de significación amplia, que engloba otros derechos. El derecho a la

identidad supone un conjunto de atributos, de calidades, tanto de carácter

47
biológico, como los referidos a la personalidad que permiten precisamente la

individualización de un sujeto en sociedad. Atributos que permiten decir que

cada uno es el que es y no otro”52. Podemos señalar, en definitiva, que si bien

el derecho a la identidad no tiene en nuestro derecho nacional una regulación

específica, es un continente de muchos otros derechos fundamentales.

Como consecuencia de lo antedicho, corresponde analizar cuáles son los

derechos que dotan de contenido al derecho a la identidad, y que sustentan la

procedencia de la rectificación de la partida de nacimiento por cambio de

nombre y sexo, aun no existiendo norma expresa en ese sentido. Estos se

encuentran consagrados tanto en la Constitución Política de la República como

en los Tratados Internacionales sobre Derechos Humanos.

Sobre este particular, debe tenerse especialmente presente el artículo

quinto inciso segundo de la Constitución, en orden a que los derechos

humanos consagrados en los tratados internacionales ratificados por Chile

constituyen un límite a la soberanía, y en ese carácter, el Estado se

compromete a respetarlos y promoverlos. De este modo, las normas

52
BIDART C, Germán. Teoría general de los derechos humanos. Citado en LOZANO V., Germán. El libre
desarrollo de la personalidad y cambio de sexo: el transexualismo. [en línea]
http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/4/1510/24.pdf [consulta: 21 de mayo de 2014]
48
establecidas en tratados internacionales relativas a derechos humanos que

pasaremos a revisar tienen, a nuestro juicio, jerarquía constitucional, y por ello,

priman por sobre la ley común.

2.2.1. Principio de Igualdad y No Discriminación.

Este principio se encuentra en íntima relación con la dignidad humana. Todo

el sistema normativo de derechos humanos aspira a la realización de este

valor, y por tanto, se encuentra fundado en él. Así, como señalan Nash y David,

“la dignidad personal es un valor moral que debe inspirar la interpretación de

cada uno de los derechos, tanto como un meta-valor hacia el cual deben estar

dirigidos los derechos fundamentales, como un criterio que sirva para una

adecuada ponderación de los derechos en caso de conflictos o dudas sobre su

interpretación. Por tanto, la interpretación sobre la igualdad debe ser aquella

que de mejor forma tienda a la realización del valor de la dignidad humana”53.

53
NASH, C. y DAVID, V. 2010. Igualdad y no discriminación en el sistema interamericano de derechos
humanos. [en línea]. Lima, Perú. p. 160. <http://www.cdh.uchile.cl/media/publicaciones/pdf/2.pdf>,
[consulta: 21 mayo 2014].

49
Tan relevante es el principio de igualdad y, su forma de concreción, la no

discriminación, en el sistema de derechos humanos, que la Corte

Interamericana de Derechos Humanos lo ha calificado como norma imperativa

o ius cogens. En efecto, ha dicho la Corte que “considera que el principio de

igualdad ante la ley, igual protección ante la ley y no discriminación, pertenece

al jus cogens, puesto que sobre él descansa todo el andamiaje del orden

público nacional e internacional y es un principio fundamental que permea todo

ordenamiento jurídico. Hoy día no se admite ningún acto jurídico que entre en

conflicto con dicho principio fundamental, no se admiten tratos discriminatorios

en perjuicio de ninguna persona, por motivos de género, raza, color, idioma,

religión o convicción, opinión política o de otra índole, origen nacional, étnico o

social, nacionalidad, edad, situación económica, patrimonio, estado civil,

nacimiento o cualquier otra condición. Este principio (igualdad y no

discriminación) forma parte del derecho internacional general. En la actual

etapa de la evolución del derecho internacional, el principio fundamental de

igualdad y no discriminación ha ingresado en el dominio del jus cogens”54.

54
CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS.2003. Opinión consultiva OC-18/03, 17 de
septiembre de 2003. [en línea] <http://www.corteidh.or.cr/docs/opiniones/seriea_18_esp.pdf> [consulta: 14
enero 2013] párr. 101.
50
No poco se ha debatido respecto al significado de la expresión “igualdad”,

tan frecuentemente consagrada por los diversos instrumentos internacionales

de derechos humanos. Los autores tienden a iniciar su análisis consignando los

orígenes filosóficos e históricos de la igualdad y los motivos que hacen de ella

una condición fundamental para el sano desarrollo de las sociedades, así como

las diversas concepciones que de ella se tiene. Constantemente los autores,

para definir el principio de igualdad, se remiten a la regla básica de justicia

consistente en que “se debe tratar a los iguales de modo igual y a los

desiguales de manera desigual”. Esta regla se relaciona con una concepción

de igualdad formal, la que “adopta un punto de vista neutral, que supone que

todas las personas, mujeres y hombres, blancos y afroamericanos, están en

una situación equivalente, por lo que deben ser tratados bajo la misma regla”55.

Sin embargo, desde ya encontramos dificultades con esta máxima. Como muy

acertadamente reflexiona Medina, “¿Quiénes somos los desiguales, nosotros o

ellos? ¿Somos nosotras las mujeres y son ellos los hombres o es exactamente

lo contrario? ¿Somos nosotros los de raza mezclada? ¿Somos nosotros los

caucásicos o los indígenas o los de raza negra? ¿Quiénes somos nosotras y

nosotros? ¿Somos los niños o son los adultos? ¿Los pobres o los ricos? ¿Los

aristócratas o los no aristócratas? Es decir, en la primera definición de quiénes


55
DAVID, V. y TRABUCCO, A. 2009. Dos concepciones de igualdad en el sistema interamericano de
derechos humanos. Memoria para optar al grado de licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales. Santiago,
Chile. Universidad de Chile. p. 40

51
somos iguales para hacer la norma y, después, quiénes somos desiguales para

hacer la excepción, nos encontramos con esto que no parece tener parámetros

claros para tomar la decisión. ¿En qué podría basarse la decisión salvo en los

deseos, intereses y percepciones de la realidad de aquellos que formulan la

norma y de aquellos que la aplican? Y dado como históricamente se han

estructurado las regulaciones, puede sostenerse que, en general, es mejor

pertenecer al campo de los iguales que al de los desiguales”56.

Por otro lado, se ha entendido por la doctrina que la proscripción de la

discriminación es la otra cara de la moneda del principio de igualdad, vale

decir, es forma de concreción de este principio. En este sentido, señala

Palacios que “la manera en que el Estado logra cumplir con su obligación de

asegurar la igualdad en la ley y ante la ley es a través del principio de no

discriminación”57. Así, conforme a lo dicho precedentemente, el Estado no se

encuentra obligado a dar idéntico trato a todos, sino a tratar a las personas sin

discriminación.
56
MEDINA, C. 2011. Igualdad y no discriminación, estándares internacionales y medidas de acción
afirmativa. [en línea] Santiago, Chile. p. 16 <http://www.indh.cl/wp-content/uploads/2012/01/Seminario-
Igualdad.pdf> [consulta: 26 mayo 2014]
57
PALACIOS, P. 2006. La No Discriminación. Estudio de la jurisprudencia del Comité de Derechos
Humanos sobre la cláusula autónoma de no discriminación. [en línea] Santiago, Chile. p. 29. LOM
ediciones Ltda.
http://www.upnfm.edu.hn/bibliod/images/stories/Eventos/derechos%20humanos%20actualizado/derechos
%20humanos%20y%20generos%20123/la-no-discriminacion.pdf [consulta: 26 mayo 2014]
52
Una de las definiciones de discriminación más frecuentemente citada es

aquella dada por el Comité de Derechos Humanos, en relación al Pacto

Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que ha señalado que “el término

"discriminación", tal como se emplea en el Pacto, debe entenderse referido a

toda distinción, exclusión, restricción o preferencia que se basen en

determinados motivos, como la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la

opinión política o de otra índole, el origen nacional o social, la posición

económica, el nacimiento o cualquier otra condición social, y que tengan por

objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio,

en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades

fundamentales de todas las personas”58.

Respecto a dicha definición, Nash y David señalan que “en primer lugar, la

determinación de la existencia de igualdad o de discriminación supone un

ejercicio relacional. En efecto, requiere necesariamente realizar una

comparación entre la situación de uno o más sujetos respecto de uno o más

objetos (recursos, cualidades, bienes, derechos, etc.). En segundo lugar, la

discriminación requiere, en términos generales, una acción u omisión estatal,


58
COMITÉ DE DERECHOS HUMANOS. Observación General N° 18. No discriminación, 37º período de
sesiones, U.N. Doc. HRI/GEN/1/Rev.7 at 168. 1989, párrafo 7.
53
que puede consistir en una “distinción, exclusión, restricción o preferencia”. La

mayoría de estas expresiones aluden a la concesión o negación de algo que se

otorga a unos y no a otros, lo que nos sugiere que las diferenciaciones suelen

ser jurídicamente más problemáticas”59. Dicho análisis relacional podría

efectuarse, por ejemplo, entre personas que no son transexuales y personas

que si son, en relación a su derecho a la identidad.

A su vez, se ha intentado distinguir entre discriminación directa e indirecta.

En este sentido, se ha señalado que “la discriminación directa sería aquella

realizada con la intención de anular o menoscabar el goce de los derechos de

una persona, mientras que la indirecta sería aquella en que se produce el

mismo resultado pero sin dicha intencionalidad”60. Al respecto, señala Medina

que “todas las definiciones de discriminación tienen en común el hecho de que

se impone una distinción entre personas que tiene por objeto o por resultado

menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio de un derecho

humano. Esto significa que se puede discriminar tanto con la intención de

hacerlo como sin esta intención. No se necesita la intención de discriminar;

basta que una norma haga una distinción que resulta en un menoscabo o

59
NASH, C. y DAVID, V. ob. cit. p.168.
60
DAVID, V. y TRABUCCO, A. ob. cit. p. 24.
54
anulación de un derecho para que esa norma sea discriminatoria, y por lo tanto

contravenga el Derecho Internacional de los Derechos Humanos”61.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos se ha referido a las

obligaciones que emanan del principio de igualdad y no discriminación,

indicando que “ese principio posee un carácter fundamental para la

salvaguardia de los derechos humanos tanto en el derecho internacional como

en el interno; se trata de un principio de derecho imperativo. Por consiguiente,

los Estados tienen la obligación de no introducir en su ordenamiento jurídico

regulaciones discriminatorias, eliminar las regulaciones de carácter

discriminatorio, combatir las prácticas de este carácter y establecer normas y

otras medidas que reconozcan y aseguren la efectiva igualdad ante la ley de

todas las personas. Es discriminatoria una distinción que carezca de

justificación objetiva y razonable”62. Vale decir, el principio obliga no solo a

abstenerse de discriminar, sino tomar medidas positivas para asegurar la

igualdad. Consideramos, de conformidad a lo antedicho, que el Estado de Chile

tiene el deber de asegurar la igualdad ante la ley para las personas

61
MEDINA, C. ob. cit. p. 18.
62
Corte IDH. Caso Yatama vs. Nicaragua. Excepciones preliminares, Fondo, reparaciones y costas.
Sentencia de 23 de junio de 2005. Serie C N° 127, párr. 185.
55
transexuales, tomando las medidas positivas que se requieran para hacerlo

efectivo.

Como habíamos adelantado, no todo trato diferente constituye

discriminación o, dicho de otro modo, vulnera el principio de igualdad. Lo

importante para evaluar esto es la justificación que se dé para ello. Incluso en

ocasiones el mismo principio obligará a tratar distinto a determinados grupos de

la sociedad, fundados en su posición desmejorada. Al respecto señalan Nash y

David que “en este sentido, existe una opinión generalizada en orden a

considerar que, mientras para autorizar un tratamiento igual no hace falta

esgrimir motivación razonada, para consentir una diferencia de trato es preciso

ofrecer una fundamentación suficiente. Esta asimetría nos conduce a

interpretar la máxima de igualdad “en el sentido de un principio de igualdad

que, prima facie, exige un tratamiento igual y sólo permite un tratamiento

desigual si puede ser justificado con razones opuestas”. Consecuencialmente,

la carga argumentativa se inclinaría a favor del tratamiento igual”63.

La Corte Europea de Derechos Humanos ha señalado al respecto que “el

derecho a no ser discriminado en el goce de los derechos garantizados por la

63
NASH, C. y DAVID, V. Ob. cit. p. 168.
56
Convención, también es violado cuando los Estados, sin una justificación

objetiva y razonable, no tratan diferente a personas cuya situación es

significativamente diferente”64. En igual sentido, se ha pronunciado el Comité

de Derechos Humanos, al señalar que “por último, el Comité observa que no

toda diferenciación de trato constituirá una discriminación, si los criterios para

tal diferenciación son razonables y objetivos y lo que se persigue es lograr un

propósito legítimo en virtud del Pacto”65.

Palacios ha señalado que “podemos decir que una diferenciación de trato

que resulta en el privilegio o la desventaja de una persona o sector de la

población llega a ser legítima (aun cuando se base en un criterio de distinción

prohibido), cuando reúne las siguientes características:

1. Que sea aplicada en forma objetiva.

2. Que obedezca a una justificación razonable.

3. Que se mantenga una cierta proporcionalidad entre la medida distintiva y la

finalidad perseguida.

64
Corte EDH, Caso Thlimmenos v. Greece, sentencia de 6 abril de 2000, (Traducción libre), párr. 44.
Citado por DAVID, V. y TRABUCCO, A. ob. cit. p. 12
65
COMITÉ DE DERECHOS HUMANOS. Observación General N° 18. ob. cit. párr. 13.
57
4. Que se persiga un propósito legítimo en virtud del Pacto”66.

La generalidad de las cláusulas de no discriminación enumeran una lista de

razones bajo las cuales las diferenciaciones entre personas y grupos no son

admisibles. Esas razones son calificadas por la doctrina, en general, como

categorías sospechosas, en tanto habitualmente una diferencia basada en ellas

entraña una discriminación. Las categorías sospechosas han sido definidas

como “criterios de distinción que son tan generalmente rechazados que resulta

muy poco probable que una distinción basada en ellas pueda ser legítima” 67. A

modo de ejemplo, difícilmente una distinción basada en la raza podría ser

aceptable. De esta manera, quien desee llevar a cabo una diferenciación en

base a estas categorías “tendrá la carga de probar que esta distinción es

objetiva y razonable y, adicionalmente, estará sujeto a un escrutinio más

estricto, es decir, deberá proporcionar razones más poderosas para justificar la

distinción”68. En cualquier caso, las listas de categorías sospechosas

enunciadas por los tratados no son exhaustivas en tanto suelen ir

acompañadas de expresiones abiertas como “toda otra condición social”. Al

respecto, no podemos sino concordar con Medina, en tanto “hay que tener el

66
PALACIOS, P. ob. cit. p. 34.
67
PALACIOS, P. ob. cit. p. 37.
68
DAVID, V. y TRABUCCO, A. ob. cit. p. 52.
58
máximo de cuidado con toda discriminación, independientemente de la razón

que se invoca para hacer la diferencia. El principio, el básico e importante,

nunca se puede romper: cualquier discriminación debe examinarse

rigurosamente”69.

Debemos en esta parte tener presente que “el incumplimiento por parte de

los Estados de sus obligaciones internacionales en el plano interno, así como la

ausencia de control y de percepción por parte de los órganos de supervisión

internacionales de cómo las acciones u omisiones de un Estado - en la medida

que no se adecuaban al objetivo de asegurar el goce sin discriminación - no

llevaban al logro de este objetivo, hizo imprescindible poner las obligaciones

para cada tipo de discriminación en tratados específicos, en blanco y negro,

para que todos los Estados – y los órganos de control internacional - se

percataran de qué debían hacer”70.

69
MEDINA, C. ob. cit. p. 19.
70
MEDINA, C. ob. cit. p. 17.
59
2.2.1.1. Principio de igualdad y no discriminación en la Constitución

Política de Chile

Nuestra Constitución ha recogido en diversas disposiciones el principio de

igualdad y no discriminación. Así, dispone en su artículo primero que “las

personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos”71.

Además, la Constitución se preocupa de detallar el principio. Es así que,

como señala Nash, “los derechos de igualdad los encontramos consagrados en

el derecho de igualdad ante la ley, en el artículo 19 numerales 2 y 3; el (sic) la

igualdad de formulación del derecho y trato en los numerales 17, 20 y 22; y en

manifestaciones de una cierta igualdad de hecho, en el numeral 18 en materia

de prestaciones de seguridad social. Manifestaciones de derechos de igualdad,

ahora mandatos de organización del aparato del Estado, pueden ser

encontradas en los numerales 9,10 y 11, relativos a la protección de la salud y

el derecho a la educación”72.

71
CHILE. Ministerio Secretaría General de la Presidencia. 2005. Fija el texto refundido, coordinado y
sistematizado de la Constitución Política de la República de Chile. 17 Septiembre 2005.
72
NASH, C. 2008. La concepción de derechos fundamentales en Latinoamérica. Tendencias
jurisprudenciales. Tesis para optar al grado de Doctor en Derecho. Santiago, Chile. Universidad de Chile.
cap. I, p. 65.
60
Sin embargo, nos centraremos en esta parte en el artículo 19 de la

Constitución por ser “la disposición que mejor concreta el ámbito que se

reconoce en Chile al principio de la igualdad.”73.

El artículo 19 N°2, garantiza a todas las personas la igualdad ante la ley y

añade que “en Chile no hay persona ni grupos privilegiados. En Chile no hay

esclavos y el que pise su territorio queda libre. Ni la ley ni autoridad alguna

podrán establecer diferencias arbitrarias.”74. Al respecto, el Tribunal

Constitucional chileno ha señalado que “la igualdad ante la ley consiste en que

las normas jurídicas deben ser iguales para todas las personas que se

encuentren en las mismas circunstancias y que no deben concederse

privilegios ni imponerse obligaciones a unos que no beneficien o graven a otros

que se hallen en condiciones similares. No se trata, por consiguiente, de una

igualdad absoluta sino que ha de aplicarse la ley en cada caso conforme a las

diferencias constitutivas del mismo. La igualdad supone, por lo tanto, la

distinción razonable entre quienes no se encuentren en la misma condición; por

lo que ella no impide que la legislación contemple en forma distinta situaciones

73
RUIZ-TAGLE, P. 2000. Apuntes sobre la igualdad constitucional en Chile. [en línea] Buenos Aires,
Argentina.p.22.
<http://www.palermo.edu/derecho/publicaciones/pdfs/revista_juridica/Especiales_SELA/SELA%201999%2
0-%20Ed%202000/04SELA99Juridica02.pdf>. [consulta: 24 mayo 2014].
74
CHILE. Ministerio Secretaría General de la Presidencia. 2005. Fija el texto refundido, coordinado y
sistematizado de la Constitución Política de la República de Chile. ob.cit. Art. 19 N°2.
61
diferentes, siempre que la discriminación no sea arbitraria ni responda a un

propósito de hostilidad contra determinada persona o grupo de personas, o

importe indebido favor o privilegio personal o de grupo.”75. Por su parte, en el

inciso primero del artículo 19 N°3 la Constitución asegura “la igual protección

de la ley en el ejercicio de todos los derechos”76.

2.2.1.2. Igualdad y no discriminación en los instrumentos internacionales

aplicables en el derecho chileno.

Corresponde aquí dar cuenta brevemente de las principales normas

contenidas en tratados internacionales ratificados por Chile en materia de

igualdad y no discriminación.

75
TRIBUNAL CONSTITUCIONAL DE CHILE. 8 de abril de 1985, rol 28-1985, Pronunciada por el Excmo.
Tribunal Constitucional integrado por su Presidente don José María Eyzaguirre Echeverría y por los
Ministros señores Enrique Ortúzar Escobar, Eugenio Valenzuela Somarriva, Luis Maldonado Boggiano,
Marcos Aburto Ochoa y Miguel Ibáñez Barceló.
76
CHILE. Ministerio Secretaría General de la Presidencia. 2005. Fija el texto refundido, coordinado y
sistematizado de la Constitución Política de la República de Chile. ob.cit. Art. 19 N°3.
62
2.2.1.2.1. Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos

Este Pacto se encuentra vigente en nuestra legislación mediante el Decreto

Supremo N° 778 del Ministerio de Relaciones Exteriores, siendo la fecha de

promulgación el 30 de Noviembre de 1976. Este decreto supremo se titula

“promulga el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos adoptado por

la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas por resolución

N° 2.200, el 16 de diciembre de 1966 y suscrito por Chile en esa misma fecha”.

De este cuerpo normativo, los preceptos que resultan de interés para nosotros,

en materia de igualdad y no discriminación son los siguientes:

Artículo 2.1. “Cada uno de los Estados Partes en el presente Pacto se

compromete a respetar y a garantizar a todos los individuos que se encuentren

en su territorio y estén sujetos a su jurisdicción los derechos reconocidos en el

presente Pacto, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión,

opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica,

nacimiento o cualquier otra condición social”.

63
El presente Pacto establece, además, una cláusula de no discriminación e

igualdad ante la ley en su artículo 26.

Artículo 26. “Todas las personas son iguales ante la ley y tienen derecho sin

discriminación a igual protección de la ley. A este respecto, la ley prohibirá toda

discriminación y garantizará a todas las personas protección igual y efectiva

contra cualquier discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma,

religión, opiniones políticas o de cualquier índole, origen nacional o social,

posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social.”.

2.2.1.2.2. Declaración Universal de los Derechos Humanos.

En este punto es importante hacer una advertencia relativa al valor que

tiene esta declaración. Al respecto, como se señala en el informe anual 2010

de la situación de los derechos humanos en Chile, elaborado por el Instituto

Nacional de Derechos Humanos, “cabe hacer distinción entre lo que son

Declaraciones y lo que son Tratados, estos últimos vinculantes para los

Estados. En el caso de las Declaraciones y particularmente en el caso de la

Declaración Universal de Derechos Humanos, su reconocimiento universal ha

64
llevado a considerarla como fuente de derecho internacional consuetudinario.

En efecto, tanto en consideración al gran número de Estados que la reconoce

como a su habitual uso y cita ha hecho de este instrumento “costumbre

internacional”. Así fue reconocido, por ejemplo, en la Proclamación de la

Conferencia de Teherán en 1968.”77.

Teniendo presente aquello, pasamos a revisar los artículos pertinentes de

esta declaración.

Artículo 1. “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y

derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse

fraternalmente los unos con los otros.”.

Artículo 2.1. “Toda persona tiene todos los derechos y libertades

proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo,

idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o

social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.”.

77
INSTITUTO NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS. 2010. Informe anual 2010 de la situación de los
derechos humanos en Chile. [en línea]. Santiago, Chile. <http://www.indh.cl/wp-
content/uploads/2010/12/Informe_Final_Corregido1.pdf>. [consulta: 23 mayo 2014].
65
Artículo 7 “Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a

igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda

discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal

discriminación.”.

2.2.1.2.3. Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre

Reiterando la advertencia hecha en el título anterior, cabe señalar lo

preceptuado en el artículo segundo de esta declaración que señala que “todas

las personas son iguales ante la ley y tienen los derechos y deberes

consagrados en esta declaración sin distinción de raza, sexo, idioma, credo ni

otra alguna.”.

2.2.1.2.4. Principio de Igualdad y No Discriminación en la Convención

Americana sobre Derechos Humanos

La presente Convención se encuentra vigente en nuestro derecho nacional

mediante el Decreto Supremo N° 873 del Ministerio de Relaciones Exteriores,


66
siendo promulgado el 23 de agosto de 1990 y publicado el 5 de enero de 1991,

bajo el título “Aprueba Convención Americana sobre Derechos Humanos,

Denominada “Pacto de San José de Costa Rica””. En tanto instrumento

fundamental del sistema interamericano de protección de los derechos

humanos, es del caso examinar sus normas pertinentes. Comienza en su

artículo 1 declarando que “los Estados Partes en esta Convención se

comprometen a respetar los derechos y libertades reconocidos en ella y a

garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona que esté sujeta a su

jurisdicción, sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma,

religión, opiniones políticas o de cualquier otra índole, origen nacional o social,

posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social”. Fuente de

inspiración de este artículo fue la Declaración Universal de Derechos Humanos

en su artículo 2.178.

Sobre el particular, se debe tener presente, como señalan Nash y David,

que “si bien la Convención Americana trata al principio de no discriminación

como una norma general aplicable a cada uno de los derechos y libertades

establecidos en la Convención, esto no impide que en su propio articulado se

haga continua referencia a ella, ya sea reforzando la prohibición de

discriminación en diversos ámbitos o expresando la necesidad de brindar un


78
En este sentido NASH, C. y DAVID, V. ob.cit. p. 164.
67
trato diferenciado hacia ciertas personas que se encuentran en situaciones

disímiles, que requieren de una protección especial”79.

Por otro lado, la Convención señala en su artículo 24 que “Todas las

personas son iguales ante la ley. En consecuencia, tienen derecho, sin

discriminación, a igual protección de la ley”. Si bien podría entenderse que lo

que hace el artículo 24 no es sino reiterar lo preceptuado en el artículo 1.1, se

ha establecido que se trata de una obligación distinta, particularmente, la de no

introducir al ordenamiento jurídico regulaciones discriminatorias. En este

sentido, ha señalado la Corte que “el artículo 1.1 de la Convención, que es una

norma de carácter general cuyo contenido se extiende a todas las

disposiciones del tratado, dispone la obligación de los Estados Parte de

respetar y garantizar el pleno y libre ejercicio de los derechos y libertades allí

reconocidos ‘sin discriminación alguna’. Es decir, cualquiera sea el origen o la

forma que asuma, todo tratamiento que pueda ser considerado discriminatorio

respecto del ejercicio de cualquiera de los derechos garantizados en la

Convención es per se incompatible con la misma”. El artículo 24 de la

Convención “prohíbe todo tratamiento discriminatorio de origen legal. De este

modo, la prohibición de discriminación ampliamente contenida en el artículo 1.1

respecto de los derechos y garantías estipulados por la Convención, se


79
NASH, Claudio y DAVID, Valeska. Ob.cit. p. 164
68
extiende al derecho interno de los Estados Parte, de tal manera que es posible

concluir que, con base en esas disposiciones, éstos se han comprometido, en

virtud de la Convención, a no introducir en su ordenamiento jurídico

regulaciones discriminatorias referentes a la protección de la ley.”80.

En igual sentido se ha pronunciado el Comité de Derechos Humanos, al

señalar que “si bien el artículo 2 del Pacto limita el ámbito de los derechos que

han de protegerse contra la discriminación a los previstos en el Pacto, el

artículo 26 no establece dicha limitación. Esto es, el artículo 26 declara que

todas las personas son iguales ante la ley y tienen derecho sin discriminación a

igual protección de la ley; también dispone que la ley garantizará a todas las

personas protección igual y efectiva contra la discriminación por cualquiera de

los motivos en él enumerados. A juicio del Comité, el artículo 26 no se limita a

reiterar la garantía ya prevista en el artículo 2 sino que establece en sí un

derecho autónomo. Prohíbe la discriminación de hecho o de derecho en

cualquier esfera sujeta a la normativa y la protección de las autoridades

públicas. Por lo tanto, el artículo 26 se refiere a las obligaciones que se

imponen a los Estados Partes en lo que respecta a sus leyes y la aplicación de

80
Corte IDH. Caso Ríos y otros vs. Venezuela. Excepciones preliminares, Fondo, reparaciones y costas.
Sentencia de 28 de enero de 2009. Serie C No. 194, párr. 348; y en el mismo sentido, Caso Perozo y
otros vs. Venezuela. Excepciones preliminares, Fondo, reparaciones y costas. Sentencia de 28 de enero
de 2009. Serie C N° 195, párr. 379.
69
sus leyes. Por consiguiente, al aprobar una ley, un Estado Parte debe velar por

que se cumpla el requisito establecido en el artículo 26 de que el contenido de

dicha ley no sea discriminatorio. Dicho de otro modo, la aplicación del principio

de no discriminación del artículo 26 no se limita al ámbito de los derechos

enunciados en el Pacto”81.

2.2.2. Derecho a la vida privada.

Al igual que el principio de igualdad y no discriminación, el derecho a la vida

privada resulta relevante al momento de analizar si la regulación actual de la

rectificación de partida de nacimiento vulnera o no derechos fundamentales en

su aplicación, encontrándose por lo demás en directa relación con el derecho a

la identidad. Es por ello que es necesario conocer los alcances e implicancias

de este bien jurídico.

Respecto al concepto de este derecho, ha señalado Nogueira que “consiste

en la facultad de las personas a mantener un ámbito de su vida fuera del

conocimiento público, en el cual desarrolla acciones que se inician y concluyen

81
COMITÉ DE DERECHOS HUMANOS. Observación General N° 18, ob. cit. párr. 12.
70
en el sujeto que las realiza, como asimismo concreta relaciones francas,

relajadas y cerradas que trascienden sólo a la familia o aquellos con los que

determina compartir, siempre y cuando tales actuaciones y relaciones no dañen

a otros, no sean delitos o no sean hechos de relevancia pública o que afecten

al bien común. En el ámbito de privacidad e intimidad los terceros sólo pueden

penetrar con el consentimiento de la persona afectada, poseyendo, asimismo,

la persona la facultad de control de dichos actos, como asimismo, de los datos

referentes a su vida privada e intimidad.”82. Cierto es que este derecho no tiene

una definición generalmente aceptada, recibiendo a lo largo de la historia

distintas denominaciones, resultando infructuosos los intentos por delimitarla.

Respecto al bien jurídico protegido por este derecho, vale decir la

privacidad, Corral señala que consiste en “la posición de una persona (o

entidad colectiva personal) en virtud de la cual se encuentra libre de

intromisiones o difusiones cognoscitivas de hechos que pertenecen a su

interioridad corporal y psicológica o a las relaciones que ella mantiene o ha

mantenido con otros, por parte de agentes externos que, sobre la base de una

valoración media razonable, son ajenos al contenido y finalidad de dicha

82
NOGUEIRA, H. 2004. Pautas para Superar las Tensiones entre los Derechos a la Libertad de Opinión e
Información y los Derechos a la Honra y la Vida Privada. [en línea] Revista de Derecho (Valdivia).
diciembre 2004. Vol. XVII. <http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-
09502004000200006&script=sci_arttext> [consulta: 22 mayo 2014].
71
interioridad o relaciones.”83. En el mismo orden de ideas, Espín define la vida

privada como “el conjunto de circunstancias y datos relativos a la vida de una

persona que queda fuera del conocimiento de los demás, salvo que medie un

expreso deseo de comunicarlo o de ponerlo de manifiesto por parte de la

persona afectada y al margen, naturalmente, de las personas que comparten

con ella aspectos más o menos amplios de su vida” 84. Resulta necesario

destacar el carácter relativo y variable de este derecho. A este respecto,

Nogueira destaca que “la concepción de datos personales y de vida privada

responden a criterios culturales y por tanto su calificación como tales depende

de cada país y momento histórico e incluso, en buena medida, de la condición

de cada persona.”85.

Se contempla como aspecto de la vida privada a ser protegido la orientación

sexual y la identidad de género. En este sentido, señala el Tribunal Europeo de

83
CORRAL, H. 2001. La vida privada y la propia imagen como objetos de disposición negocial [en línea]
Santiago, Chile. <http://corraltalciani.files.wordpress.com/2010/04/contratos-y-vida-privada.pdf> [consulta:
23 mayo 2013].
84
ESPIN, E. 1991. Fundamento y alcance del derecho fundamental a la inviolabilidad del domicilio.
Revista del Centro de Estudios Constitucionales. (8). Madrid, España. p. 45. Citado por NOGUEIRA, H.
2001. El Derecho de Declaración, Aclaración o de Rectificación en el Ordenamiento Jurídico Nacional. [en
línea]. Ius et Praxis. 2001. V. 7 N. 2. <http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-
00122001000200015>. [consulta: 25 mayo 2014].
85
NOGUEIRA, H. 2004. Tópicos constitucionales sobre la vida privada y la libertad de información ante la
informática en Chile. [en línea] Revista del Foro Constitucional Iberoamericano. 2004. N° 7.
<http://www.idpc.es/archivo/1212663295nogueira.pdf> [consulta 24 mayo 2014].
72
Derechos Humanos que “puede a veces englobar aspectos de la identidad

física y social de un individuo […]. Por ejemplo, la identificación de género, el

nombre y la orientación sexual y la vida sexual están dentro de la esfera

personal protegida por el artículo 8.”86. En igual sentido se ha pronunciado este

tribunal al señalar que “[La orientación sexual […] es una manifestación

esencialmente privada de la personalidad humana].”87.

Siguiendo una línea similar, el Tribunal Constitucional Sudafricano ha

señalado que “la intimidad reconoce que todos tenemos un derecho a una

esfera de intimidad privada y autonomía que nos permite establecer y cultivar

relaciones humanas sin injerencia de la comunidad exterior. La manera como

damos expresión a nuestra sexualidad está en el núcleo de esta zona de

intimidad privada. Si al expresar nuestra sexualidad actuamos de mutuo

acuerdo y sin perjudicarnos entre sí, la invasión de esos límites será una

violación de nuestra intimidad.”88.

86
TRIBUNAL EDH. Caso Pretty c. Reino Unido, Sentencia de 29 de abril de 2002, Aplicación N° 2346/02,
párr. 61. (Traducción libre).
87
TRIBUNAL EDH. Caso Smith and Grady c. Reino Unido, Sentencia de 27 de septiembre de 1999,
Aplicaciones Nº 33985/96 y 33986/96, párr. 127.
88
TRIBUNAL CONSTITUCIONAL SUDAFRICANO. Sentencia de 9 de octubre de 1998, National Coalition
of Gay & Lesbian Equality and Another v. Minister of Justice and others, Caso CCT11/98, párrafo 32
(original en inglés, traducción libre). Citado por COMISIÓN INTERNACIONAL DE JURISTAS. 2009.
Orientación Sexual e Identidad de Género y Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Guía para
73
Al igual que la mayoría de los derechos, el derecho a la protección de la

vida privada no es de carácter absoluto, y por lo tanto, bajo determinados

supuestos este podrá ser objeto de restricciones o injerencias. Al respecto, ha

señalado el Comité de Derechos Humanos que “para que una injerencia en el

derecho a la protección de la vida privada sea permisible con arreglo al artículo

17, debe cumplir todas las condiciones establecidas en el párrafo 1, es decir,

deberá estar prevista en la ley, estar en consonancia con las disposiciones, los

propósitos y los objetivos del Pacto y ser razonable en las circunstancias

particulares del caso.”89. Esta posición ha sido reiterada por el Comité en los

siguientes términos: “el término "ilegales" significa que no puede producirse

injerencia alguna, salvo en los casos previstos por la ley. La injerencia

autorizada por los Estados sólo puede tener lugar en virtud de la ley, que a su

vez debe conformarse a las disposiciones, propósitos y objetivos del Pacto.”90.

La limitación, en definitiva, debe ser legal y no arbitraria. El mismo Comité

señaló que “la expresión "injerencias arbitrarias" atañe también a la protección

del derecho previsto en el artículo 17. A juicio del Comité, la expresión

profesionales N°4.[en línea] Ginebra, Suiza.<http://pfdc.pgr.mpf.gov.br/atuacao-e-conteudos-de-


apoio/publicacoes/direitos-sexuais-e-reprodutivos/direitos-lgbtt/orientacion-sexual-e-identidad-de-genero-
y-derecho-internacional-de-los-derechos-humanos> [consulta: 22 mayo 2014] p. 61.
89
COMITÉ DE DERECHOS HUMANOS, Caso Antonius Cornelis Van Hulst c. Países Bajos Dictamen de
1 de noviembre de 2004, Comunicación N° 903/1999, párr. 7.3.
90
COMITÉ DE DERECHOS HUMANOS, Observación General Nº 16 (Artículo 17) - El derecho de toda
persona a ser protegida respecto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su
domicilio o su correspondencia, así como de ataques ilegales a su honra y reputación, párrafo 3.
74
"injerencias arbitrarias" puede hacerse extensiva también a las injerencias

previstas en la ley. Con la introducción del concepto de arbitrariedad se

pretende garantizar que incluso cualquier injerencia prevista en la ley esté en

consonancia con las disposiciones, los propósitos y los objetivos del Pacto y

sea, en todo caso, razonable en las circunstancias particulares del caso”91.

Un ejemplo de una injerencia arbitraria en virtud de una ley es el caso

Dudgeon contra Reino Unido, en el que el Tribunal Europeo de Derechos

Humanos señaló, respecto de la legislación contra la sodomía, que “el

mantenimiento en vigor de la legislación impugnada constituye una injerencia

continuada en el derecho del solicitante al respeto de su vida privada (que

incluye su vida sexual) amparado por el artículo 8. […] La propia existencia de

esta legislación afecta directa e indirectamente a la vida privada [de Dudgeon]:

ya sea cumple la ley y se abstiene – incluso en privado y de mutuo acuerdo con

parejas masculinas – de realizar actos sexuales prohibidos a los que esté

dispuesto en razón de sus tendencias homosexuales, o realiza dichos actos,

exponiéndose así a un procedimiento penal.”92.

91
COMITÉ DE RECHOS HUMANOS, Observación General Nº 16. ob.cit. párr 4.
92
TRIBUNAL EDH. Caso Dudgeon c. Reino Unido. Sentencia de 22 de octubre de 1981, Aplicación N°
7525/76, párr. 41. Citado por COMISIÓN INTERNACIONAL DE JURISTAS. ob.cit. p.57.
75
2.2.2.1. Derecho a la vida privada en la Constitución Política de la

República de Chile.

Este derecho se encuentra consagrado a nivel constitucional en primer

término en el artículo 19 N° 4, que asegura a todas las personas “el respeto y

protección a la vida privada y a la honra de la persona y su familia.”93. La forma

de abordar el tema por el constituyente es desafortunada pues trata

conjuntamente la vida privada y la honra siendo dos derechos distintos94.

2.2.2.2. Derecho a la protección de la vida privada en el Derecho

Internacional de los Derechos Humanos.

Corresponde en este punto dar cuenta de las principales normas de los

tratados de derechos humanos, ratificados y vigentes en Chile, relativos a la

protección del derecho a la vida privada; dado que esto resulta relevante para

el análisis que realizaremos posteriormente.

93
CHILE. Ministerio Secretaría General de la Presidencia. 2005. Fija el texto refundido, coordinado y
sistematizado de la Constitución Política de la República de Chile. ob. cit.
94
A este respecto, ver ANGUITA, P. 2006. Jurisprudencia Constitucional sobre el Derecho a la Propia
Imagen y a la Vida Privada en Chile (1981-2004): Un Intento de Sistematización. [en línea]. Libertad de
expresión en Chile. 2006. <http://www.derechoshumanos.udp.cl/wp-
content/uploads/2009/07/jurisprudencia.pdf> [consulta: 24 mayo 2014].
76
2.2.2.2.1. Derecho a la protección de la vida privada en la Convención

Americana de Derechos Humanos.

El presente instrumento consagra este derecho en su artículo 11 numerales

2 y 3, en los siguientes términos: “nadie puede ser objeto de injerencias

arbitrarias o abusivas en su vida privada, en la de su familia, en su domicilio o

en su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra o reputación. Toda

persona tiene derecho a la protección de la ley contra esas injerencias o esos

ataques”95. Al respecto señala Nash que “este derecho implica un límite a la

expresión, ataques o injerencias de los particulares y del Estado. Este es un

derecho estructurado básicamente como un derecho de abstención por parte

del Estado, que pretende resguardar un ámbito de privacidad a las personas

para que éstas desarrollen su proyecto de vida personal sin interferencias”96.

Especialmente destacable es el Informe N° 11/96 de 2 de mayo de 1996,

Caso 11.230 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, por ser

95
CHILE. Ministerio de Relaciones Exteriores. 1991. Decreto N° 873 que aprueba Convención Americana
sobre Derechos Humanos, denominada “Pacto de San José de Costa Rica”, ob. cit.
96
NASH, C. 2008. Las relaciones entre el derecho de la vida privada y el derecho a la libertad de
información en la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. [en línea]. Estudios
Constitucionales. 2008. Año 6, N°1. p.158. <http://www.cdh.uchile.cl/media/publicaciones/pdf/28.pdf>.
[consulta: 26 mayo 2014].
77
relativo a nuestro país. En él, específicamente en sus párrafos 66 y 67, se

señala que “los artículos 1 y 2 de la Convención establecen la obligación de

asegurar los derechos protegidos por la Convención, y requieren que los

Estados partes adopten "las medidas legislativas o de otro carácter que fueran

necesarias para hacer efectivos tales derechos (reconocidos en la Convención)

y libertades". En consecuencia, todos los Estados Parte en la Convención

tienen la obligación de asegurar que estos derechos sean adecuada y

efectivamente protegidos por sus ordenamientos jurídicos internos. De acuerdo

con la Convención, el Estado de Chile tiene una obligación positiva de proteger

a las personas que se hallan dentro de su jurisdicción de las violaciones del

derecho a la privacidad y, cuando ese derecho fuese violado, proporcionar

soluciones prontas, efectivas y adecuadas para reparar cualquier perjuicio

derivado de una violación de ese derecho.”97. Vale decir, además de un

derecho de abstención, se impone también la obligación positiva para los

estados de tomar medidas tendientes a garantizarlo.

97
COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS. 1996. Informe No. 11/96, caso 11.230, 2
de mayo de 1996, párr. 66 y 67. [en línea] <http://www.cidh.oas.org/annualrep/96span/Chile11230.htm>
[consulta: 20 mayo 2014].
78
2.2.2.2.2. Derecho a la protección de la vida privada en la Declaración

Americana de Derechos y deberes del hombre

Teniendo presente la advertencia hecha precedentemente sobre el carácter

de las declaraciones respecto a su vinculación con el derecho interno de los

Estados, cabe señalar que la Declaración Americana de Derechos y Deberes

del Hombre consagra en su artículo V el derecho a la vida privada en los

siguientes términos: “Derecho a la protección a la honra, la reputación personal

y la vida privada y familiar. Toda persona tiene derecho a la protección de la

Ley contra los ataques abusivos a su honra, a su reputación y a su vida privada

y familiar.”.

2.2.2.2.3. Derecho a la protección de la vida privada en la Declaración

Universal de Derechos Humanos.

Por su parte, el artículo 12 de la presente Declaración establece una formula

genérica, ampliamente utilizada, mediante la cual da protección a la vida

privada, fijando la ley como mecanismo de resguardo. Dicho precepto

establece que “nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada,

su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su

79
reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales

injerencias o ataques.”.

2.2.2.2.4. Derecho a la protección de la vida privada en el Pacto

Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Finalmente, encontramos en el presente Pacto idéntica redacción que en la

Declaración Universal de Derechos Humanos, en pos de la protección de la

vida privada.

Artículo 17. “1. Nadie será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su

vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques

ilegales a su honra y reputación.

2. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra esas injerencias

o esos ataques.”.

80
2.2.3. Derecho a la integridad personal.

Teniendo en consideración el análisis ya realizado sobre el principio de

igualdad y no discriminación, así como el derecho a la vida privada,

corresponde revisar los derechos a la integridad física y psíquica y, finalmente,

el derecho a la salud.

Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad personal. Así lo

establece en términos categóricos el artículo 5° de la Convención Americana

sobre Derechos Humanos, el cual señala que “Toda persona tiene derecho a

que se respete su integridad física, psíquica y moral”. El Pacto de San José de

Costa Rica, en esta enunciación, tiene la bondad de configurar este derecho

con un “contenido mayor que la mera protección contra la tortura y demás

conductas prohibidas”98, limitación que es frecuente en otros cuerpos

normativos propios del derecho internacional de los derechos humanos.

Como señala Cecilia Medina, la consagración del derecho a la integridad

personal tiene dos dimensiones en esta disposición. Se genera, “por una parte,

98
MEDINA Q., Cecilia. 2003. La Convención Americana: teoría y jurisprudencia. Vida, integridad personal,
libertad personal, debido proceso y recurso judicial. Santiago, Chile. Centro de Derechos Humanos,
Facultad de Derecho Universidad de Chile. p. 138.
81
la obligación del Estado de no realizar ninguna acción u omisión de las

prohibidas por el artículo 5 de la Convención y de impedir que otros las

realicen; por otra parte, alude a la cualidad de todo individuo de ser merecedor

de respeto, sin que nadie pueda, en principio, interferir con él o con sus

decisiones respecto de él, sugiriendo, de este modo, que el individuo es el

dueño de sí mismo, tiene autonomía personal, y por lo tanto, está facultado

para decidir a su respecto, sin que el Estado tenga, en principio, la facultad de

impedírselo”99. Es entonces este derecho una más de las formas de proteger la

dignidad de las personas.

Este derecho toma vital importancia, para esta materia en estudio, toda vez

que mediante su vigencia en nuestro ordenamiento jurídico se introduce un

fuerte llamado al Estado al respeto de toda persona y sus diversas

características personales, tanto a través de acciones positivas como mediante

la prohibición de ejecutar acciones que vulneren el ejercicio de este derecho.

De esta manera, tanto el procedimiento legal actual como su aplicación en

causas de rectificación de partida de nacimiento de personas transexuales

quedan en entredicho, como se analizará en nuestro capítulo siguiente.

99
Ibíd.
82
Otro de los instrumentos internacionales que establecen el derecho a la

integridad personal, aunque en términos mucho más restringidos en su letra, es

el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Este, en su artículo 7°

señala que “Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles,

inhumanos o degradantes. En particular, nadie será sometido sin su libre

consentimiento a experimentos médicos o científicos”. Sobre este artículo en

particular, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos

Humanos, en su observación general N° 20 de 1992, señala que “La finalidad

de las disposiciones del artículo 7° del Pacto Internacional de Derechos Civiles

y Políticos es proteger la dignidad y la integridad física y mental de la persona.

El Estado Parte tiene el deber de brindar a toda persona, mediante medidas

legislativas y de otra índole, la protección necesaria contra los actos prohibidos

por el artículo 7°, sean infligidos por personas que actúen en el desempeño de

sus funciones oficiales, al margen de dichas funciones o incluso a título

privado”100.

Por su parte, nuestra Constitución Política de la República inicia nuestro

principal catálogo de derechos fundamentales en su artículo 19, numeral

primero, estableciendo que “La Constitución asegura a todas las personas: 1°.-

100
ALTO COMISIONADO DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LOS DERECHOS HUMANOS. OFICINA
EN COLOMBIA. 2002. Interpretación de las normas internacionales sobre derechos humanos. Bogotá,
Colombia. Organización de las Naciones Unidas. p. 77.
83
El derecho a la vida y a la integridad física y psíquica de la persona”. Así, tanto

a nivel internacional, como en el orden superior jerárquico de nuestra carta

fundamental, se establece el derecho a todas las personas, sin distinción

alguna, a su integridad personal. Es imperioso, por tanto, adecuar las normas

de nuestro ordenamiento interno en todo lo que no sea compatible con tal

derecho.

2.2.4. Derecho a la salud

Según el Preámbulo de la Constitución de la Organización Mundial de la

Salud, por salud debemos entender “un estado de completo bienestar físico,

mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” 101,

siendo conforme al mismo texto el goce del grado máximo de salud un derecho

fundamental de toda persona, sin distinción alguna.

Partiendo de la base de dicha definición, podemos constatar que la salud

es, en otras palabras, el derecho a un buen vivir. Este concepto y su correlativo

derecho tienen por tanto una fuerte vinculación con el ejercicio de otros

101
ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD. 2006. Constitución de la Organización Mundial de la
Salud. [en línea] http://www.who.int/governance/eb/who_constitution_sp.pdf [consulta: 26 mayo 2014].
84
derechos, algunos de estos ya tratados en la presente obra. Conforme a la

“Observación General N° 14, relativa al derecho al disfrute del más alto nivel

posible de salud (artículo 12 del Pacto Internacional de Derechos Económicos,

Sociales y Culturales), adoptada durante el 22° período de sesiones”, “el

derecho a la salud está estrechamente vinculado con el ejercicio de otros

derechos humanos y depende de esos derechos, que se enuncian en la Carta

Internacional de Derechos, en particular el derecho a la alimentación, a la

vivienda, al trabajo, a la educación, a la dignidad humana, a la vida, a la no

discriminación, a la igualdad, a no ser sometido a torturas, a la vida privada, al

acceso a la información y a la libertad de asociación, reunión y circulación.

Esos y otros derechos y libertades abordan los componentes integrales del

derecho a la salud”102.

En nuestro ordenamiento jurídico nacional encontramos la consagración del

derecho a la protección de la salud en la Constitución Política de la República,

en concreto en su artículo 19, numeral 9°. Por su parte, diversos son los

instrumentos internacionales que reconocen este derecho, siendo el más

relevante de ellos el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y

Culturales. Este, en su parte III, artículo 12, señala que “Los Estados Partes en

102
ALTO COMISIONADO DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LOS DERECHOS HUMANOS. OFICINA
EN COLOMBIA. ob. cit. p. 297.
85
el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona al disfrute del más

alto nivel posible de salud física y mental”. Como señala el Alto Comisionado

de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos al explicar el contenido

del artículo previamente citado, “el derecho a la salud entraña libertades y

derechos. Entre las libertades figura el derecho a controlar su salud y su

cuerpo”103.

En definitiva, nace desde el derecho a la salud, como se ha entendido en el

derecho internacional, un deber para el Estado de propiciar las condiciones

para que las rectificaciones de partida de nacimiento por cambio de nombre y

sexo sean posibles, ya que toda otra forma de actuación caería directamente

en una inobservancia a dicha obligación.

2.3. Procedencia de la rectificación de la partida de nacimiento por

cambio de nombre y sexo en Chile.

El análisis sistemático de nuestra legislación, aplicado a la población

transexual, nos lleva a sostener que es procedente en el derecho chileno

realizar la rectificación de partida de nacimiento por cambio de nombre y sexo.


103
Ibid. p. 298.
86
Como toda persona, los transexuales gozan de todos los derechos

fundamentales que la Constitución Política de la República, las leyes, tratados

internacionales y el resto del ordenamiento jurídico les confiere. Dentro de

estos encontramos el derecho a la identidad, el derecho a la vida privada, a la

salud, a la igualdad y no discriminación y a la dignidad, que se erigen como

principios rectores de nuestra legislación, inspirándola tanto en su formación

como en su interpretación.

En consecuencia, cualquier forma de desconocer el derecho a la identidad

de las personas transexuales sería vulneratorio de sus derechos

fundamentales.

87
CAPÍTULO II. ANÁLISIS CRÍTICO DE LA PRUEBA INCORPORADA A LAS

CAUSAS SOBRE RECTIFICACIÓN DE PARTIDA DE NACIMIENTO POR

CAMBIO DE NOMBRE Y SEXO ANTE LOS JUZGADOS DE LETRAS EN LO

CIVIL DE SANTIAGO.

En el presente capítulo analizaremos la prueba que ha sido rendida en las

causas que hemos tomado como muestra. El propósito de ello es poder

observar cómo se sustancian dichos procedimientos y qué particularidades se

presentan en aquellos casos en que se solicita la rectificación de partida de

nacimiento por cambio de nombre y de sexo registral. Al analizar la prueba

rendida nos enfocaremos en aspectos que nos permitirán concluir si en los

casos analizados se han vulnerado los derechos fundamentales de los

solicitantes, si las instituciones involucradas en algunas de éstas han

extralimitado sus facultades, si han actuado en observancia de las normas que

regulan dichas actuaciones y si dicha gestión resultaba necesaria o meramente

dilatoria en atención al contenido del expediente de cada causa.

88
1. 1. Caracterización de la muestra utilizada.

Para efectos de este estudio, tomamos como muestra treinta y un causas de

rectificación de partida de nacimiento por cambio de nombre y sexo

patrocinadas por la cátedra Clínica Jurídica I de la profesora Lorena Lorca

Muñoz, del Departamento de Enseñanza Clínica del Derecho, de la Facultad de

Derecho de la Universidad de Chile, entre noviembre del año 2009 y mayo del

año 2014. Cabe señalar que todas estas causas han sido tramitadas ante

veinte de los Juzgados Civiles de Santiago, territorio jurisdiccional al que se

circunscribe nuestro estudio104.

De estas causas, veinticuatro cuentan con sentencia definitiva,

correspondientes a un 77,42% del total, encontrándose una de ellas en

apelación ante la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago, y siete están

actualmente en tramitación ante los Juzgados de Letras en lo Civil de Santiago,

que corresponden al 22,58% del total estudiado.

104
Las causas comprendidas en la muestra han sido tramitadas específicamente ante el

1°,2°,3°,6°,7°,9°,12°,15°,16°,17°,18°,19°,20°,22°,23°,25°,26°,27°,28° y 30° Juzgado Civil de Santiago.

89
Para poder conocer la proporción que significa nuestra muestra en relación

a la totalidad de causas que se han tramitado durante el periodo señalado a

propósito de esta materia, acudimos a los extractos de solicitudes de

rectificación de partida de nacimiento que fueron publicados en el Diario Oficial

entre noviembre del año 2009 y mayo del año 2014105.

Cabe advertir, una de las solicitudes de rectificación de partida de

nacimiento tramitadas por la cátedra no fue publicada en el Diario Oficial. De

esta manera, si bien esta causa será objeto de análisis, no será tomada en

cuenta para obtener tal porcentaje.

En definitiva, teniendo en consideración que en el periodo expresado se

publicaron sesenta y ocho extractos de solicitudes de rectificación de partida de

nacimiento por cambio de nombre y sexo en el territorio jurisdiccional Santiago,

de las cuales nuestra muestra contiene treinta de ellas, nuestro campo de

estudio corresponde a un 44,11% del total.

105
Tuvimos que acudir a la información disponible en los ejemplares del Diario Oficial, dado que el Poder
Judicial no cuenta públicamente con esta información sistematizada. De este modo, puede que los
porcentajes obtenidos no sean absolutamente representativos. Ello dado que no todas las solicitudes son
publicadas, no obstante ser una exigencia legal, como se pudo constatar con una de las causas
comprendidas en nuestra muestra que se encuentra dentro de dicho margen de error.
90
2. Medios de prueba rendidos durante el procedimiento.

En esta parte efectuaremos un análisis respecto a los trámites y medios de

prueba rendidos en las causas que comprende nuestra muestra.

Particularmente se revisará su contenido, de lo cual extraeremos conclusiones

que señalaremos oportunamente. Para estos efectos, los hemos agrupado en

las siguientes categorías.

2.1. Medios de prueba que se rinden conforme a la ley.

La ley que regula el procedimiento de cambio de nombre y sexo registral, en

conjunto con el Código de Procedimiento Civil a propósito de los

procedimientos judiciales no contenciosos, establece para estos casos dos

medios de prueba que son de completa relevancia, y que por ello pasaremos a

analizar. Estos son la información sumaria de testigos y los informes que debe

emitir el Servicio de Registro Civil e Identificación.

91
2.1.1. Información Sumaria de testigos.

Del total de causas que forman parte de nuestra muestra, en veintinueve se

ha rendido información sumaria de testigos, lo que corresponde a un 93,54%

del total. El porcentaje restante corresponde a causas en las cuales dicho

medio de prueba no se ha rendido dado su estado procesal actual.

Consideramos relevante revisar tanto el contenido de éstas como también la

forma en que se incorporan al procedimiento.

En cuanto a su contenido, en veinticinco de estos casos lo que declaran los

testigos es que los solicitantes han sido conocidos por más de cinco años con

el nombre requerido, así como que el nombre registral que solicitan reemplazar

les genera un menoscabo moral. Con ello, se busca acreditar la procedencia de

las causales de las letras a) y b) del artículo 1° de la Ley N° 17.344.

En las cuatro causas restantes, la declaración prestada se aparta levemente

de esta tendencia. Así, en dos de ellas, además del menoscabo moral, los

testigos informan que conocen a los interesados por el nombre requerido hace

tres y cuatro años, antecedente por sí solo insuficiente para establecer la

92
concurrencia de la causal contemplada en la letra a) del artículo 1° de la ley

17.344 que exige los cinco años ya señalados.

En las dos causas restantes, los testigos declaran que conocen hace cinco

años al solicitante con otro nombre y que este es transexual, no refiriéndose

expresamente al menoscabo que la identidad registral les produce. Aun así, es

común encontrar en gran parte de las informaciones sumarias de testigos

declaraciones en las cuales se asocia, como es lógico, el menoscabo a la

transexualidad del solicitante.

En cuanto al cómo se incorpora la información sumaria de testigos al

procedimiento, hemos podido constatar una evidente falta de uniformidad de

actuación, tanto de jueces como de receptores. Es así que en doce de las

causas analizadas la información sumaria de testigos fue acompañada al

expediente por la parte solicitante. En tanto, en otras trece la misma

información fue acompañada directamente por el receptor ante el cual se

realizó la diligencia. En otras cuatro se dispuso que los testigos declararan en

dependencias del tribunal.

93
2.1.2. Informes del Servicio de Registro Civil e Identificación.

Como expusiéramos en el capítulo anterior, la ley contempla como una

gestión obligatoria el que en las causas de rectificación de partida de

nacimiento el Servicio de Registro Civil e Identificación debe emitir un informe

respecto a las materias que señala el artículo 2° de la Ley N° 17.344.

Del total de causas analizadas, en veintinueve de ellas se dio cumplimiento

a este requisito legal, lo que corresponde a un 93,54% del total de la muestra.

En las dos restantes no se ha evacuado el informe atendido el estado procesal

de las mismas.

La totalidad de los informes comienzan dando cuenta de los datos de la

inscripción de nacimiento del solicitante, a saber: circunscripción, año, nombre

y sexo con que fue inscrito, nombres de quienes figuran como padres en la

inscripción, forma en que se acreditó el hecho del nacimiento, así como a

requerimiento de quién se practicó la inscripción. Por otra parte, dan cuenta del

hecho de haberse o no realizado rectificaciones con anterioridad, registrar

94
anotaciones en el registro nacional de condenas, y si la persona ha contraído

matrimonio o tiene hijos.

En ese sentido, el cien por ciento de los informes revisados señala, en lo

que nos atañe, que en lo relativo al sexo el Servicio está a lo que el

comprobante de parto o la declaración de testigos señalan al tiempo de

requerirse la inscripción de una persona o bien a lo que en definitiva resuelva

un tribunal. La totalidad de los informes se pronuncian en el sentido de

reconocer que la legislación exige correspondencia entre el nombre de una

persona y su sexo desde el momento de su inscripción, en virtud del artículo 31

de la Ley N°4.808 Sobre Registro Civil. Además, el 100% de ellos señala que

dicha norma “fija un tiempo específico, claro y concreto en que debe darse

cumplimiento a esta norma, y este es, al momento de inscribir, oportunidad en

que se asienta registralmente este atributo de la personalidad, cual es el

nombre y que por su naturaleza jurídica representa un aspecto esencial,

determinante de un derecho, a saber, la identidad”.

Finalmente, el 100% de los informes reitera que el tribunal es quien se

encuentra llamado a resolver el asunto sometido a su conocimiento en los

siguientes términos: “Por otra parte, el avance de la medicina en el área


95
quirúrgica, así como en las corrientes de conocimiento y estudio de orden

psicológico, y la construcción de la personalidad, así como las tendencias

legislativas orientadas a velar por el principio de no discriminación, han

generado un ámbito que hoy se somete a conocimiento y decisión de ese

tribunal y que sólo SS puede constatar a la luz de los antecedentes aportados,

la procedencia del cambio de nombre de un género a otro, en el contexto

general que este se produce así como sus incidencias, por lo que este Servicio

estará a lo que ese tribunal resolverá en definitiva.”.

En cuatro de los informes, que corresponden al 13,79% del total analizado,

se incluyó, además de lo expresado, la siguiente mención: “nos encontramos

ante una situación de cambio de sexo que tiene una incidencia directa en la

partida de nacimiento del peticionario, toda vez que se hace necesario

conformar ésta a la nueva realidad, alterando la mención “sexo del inscrito” y

sus nombres propios”. Coincidentemente, en todas estas causas, además de

esto, el Servicio indica que “cabe hacer presente a US., que la solución jurídica,

para el caso enunciado, no se encuentra regulada en nuestra legislación de un

modo expreso. En efecto, ni la Ley N°4808 sobre Registro Civil, ni la Ley N°

17.344, que autoriza el cambio de nombres y/o apellidos en los casos que

indica, señalan los efectos que tendría el cambio de sexo de una persona, en

las partidas del Registro Civil”. En estos cuatro informes, el Servicio en relación
96
a lo anterior, además cita doctrina, la que señala “El legislador de 1930, época

de dictación de la Ley N°4808, no podría contemplar rectificaciones por cambio

de sexo, ya que a la sazón no se conocía casos de mutación sexual. Por el

contrario, a la fecha de la Ley N°17.344, ya se conocían estos casos, pero no

consta en actas de la historia y discusión de la ley ninguna indicación referente

al cambio de sexo y sus consecuencias en las partidas del Registro Civil” 106.

2.2. Pruebas acompañadas voluntariamente por los solicitantes.

Complementando la información sumaria de testigos y el informe emitido por

el Servicio de Registro Civil e Identificación ya analizados, las partes suelen

incorporar voluntariamente otros medios de prueba con miras a acreditar la

procedencia de lo solicitado, y que en definitiva los tribunales fallen

favorablemente concediendo la rectificación de la partida de nacimiento por

cambio de nombre y sexo registral.

En cuanto a las causas contenidas en nuestra muestra, en el 100% de estas

las partes acompañaron documentos. De ellas, en treinta allegaron

106
ESCANDÓN ORELLANA, PEDRO “Del cambio de nombres y apellidos y de las rectificaciones de las
partidas del registro civil. Editorial Jurídica de Chile, 1988, páginas 165 y 166.
97
documentos que resultaban relevantes para fundamentar lo pretendido, y en

solo una se limitó a acompañar documentos de relevancia menor, como el

certificado de nacimiento de la persona interesada. A continuación, pasaremos

a ver los distintos tipos de prueba incorporada voluntariamente al

procedimiento.

2.2.1. Documentos psicológicos y psiquiátricos.

Los solicitantes, en treinta de treinta y un causas, correspondientes al

96,77% del total, acompañaron antecedentes de carácter psicológico y/o

psiquiátrico para acreditar la transexualidad vivenciada por ellos y que fue

señalada en la solicitud interpuesta. Este grupo de antecedentes se compone

por:

a) Certificados psiquiátricos: Acompañados en dieciocho de treinta y un

causas, que representan el 58,06% del total, son emitidos por médicos

psiquiatras, los que informan respecto de los solicitantes que el diagnóstico

alcanzado es de disforia de género, trastorno de la identidad sexual o

transexualidad, términos que figuran como sinónimos. Suelen complementar su

98
opinión señalando que descartan respecto del interesado algún trastorno de la

personalidad o psicosis, e informan finalmente cuál es la identidad de género

vivida por el actor. Es común observar, dentro de estos, que los médicos

tratantes aconsejan al tribunal dar lugar a lo solicitado por ser lo mejor para la

salud de los interesados.

Cabe señalar que en una de las causas analizadas el tribunal proveyó frente

a la presentación de la solicitud que “previo a resolver, acompañe el solicitante

informe médico que acredite su identidad sexual”, a lo que el solicitante cumplió

lo ordenado. Consideramos impropio el proceder del tribunal ya que no es

requisito para proveer la solicitud que se acompañen de inmediato

antecedentes que funden lo requerido.

b) Informes psiquiátricos: Acompañados en seis ocasiones, que corresponden

a un 19,35% del total de treinta y aun causas, informan sobre diversos

aspectos psiquiátricos evaluados en los solicitantes, concluyendo, finalmente,

que el paciente es una persona transexual, consignando además la identidad

de género experimentada por aquél. Son más exhaustivos que los certificados

psiquiátricos, pero apuntan al mismo objetivo.

99
c) Certificados psicológicos: Estos son acompañados en seis de las treinta y un

causas, las que representan el 19,35% del total. Al igual que los antecedentes

médicos previamente reseñados, los terapeutas de los solicitantes informan

mediante estos documentos que tales pacientes son personas con un

diagnóstico de transexualidad, con una identidad de género diversa a la

biológica que presentan sus antecedentes registrales. Comúnmente dicha

opinión diagnóstica la complementan con afirmaciones que descartan otras

patologías.

d) Informes psicológicos: Estos documentos fueron incorporados en diecinueve

de las treinta y un causas, los que significan un 61,29% del total. Estos

informan extensamente sobre los exámenes que fueron realizados a los

solicitantes, y concluyen en su totalidad con el diagnóstico de transexualidad en

cualquiera de sus formas sinónimas, complementando con la identidad de

género que presentan los solicitantes.

100
2.2.2. Documentos endocrinológicos, dermatológicos y quirúrgicos.

Los solicitantes, cuando así lo han estimado conveniente, han allegado al

procedimiento diversos documentos para acreditar que su identidad de género

se condice con su apariencia física. Siendo precisos, en veintiún de nuestras

treinta y un causas en estudio fueron acompañados, número que representa el

67,74% del total.

Los documentos que se han presentado en este sentido son:

a) Certificados endocrinológicos: se han acompañado en once oportunidades

certificados emitidos por médicos endocrinólogos, que corresponden al 35,48%

del total de nuestras treinta y un causas. A través de ellos, los interesados

acreditan que han estado o se encuentran en tratamiento con hormonas. Ello

trae como consecuencia la generación de cambios corporales tanto internos

como externos, los que modifican la apariencia del interesado, acercándola a la

identidad de género vivida.

101
b) Informes endocrinológicos: Este tipo de documentos dan cuenta de las

evaluaciones físicas que se le han realizado a los solicitantes, concluyendo en

todos estos que aquél paciente se encuentra en terapia hormonal. Estos fueron

acompañados al respectivo procedimiento en cinco oportunidades, es decir, en

un 16,12% de nuestras treinta y un causas.

c) Certificados de intervenciones quirúrgicas: Estos certificados informan sobre

las operaciones que se han realizado los solicitantes, las que consisten

principalmente en las intervenciones de histerectomía bilateral total,

salpingooforectomía bilateral, mastectomía bilateral, adenomastectomía

subcutánea y genitoplastía femenizante. Este tipo de documento ha sido

acompañado a los autos correspondientes en trece de las treinta y un causas,

lo que representa un 41,93%.

d) Certificado dermatológico: Este tipo de documento solo fue acompañado en

una oportunidad, que representa el 3,22% del total de treinta y un causas. En

éste se informa que el solicitante presenta un acné de tipo androgénico y

condición física masculina.

102
2.2.3. Instrumentos destinados a acreditar el reconocimiento social de la

identidad sexual.

Además de los antecedentes anteriormente mencionados, en reiteradas

ocasiones los solicitantes han acompañado diversas pruebas que dan cuenta

de que los solicitantes son reconocidos en diversas facetas de su vida por el

nombre y sexo que solicitan conste en la partida de nacimiento,

complementando la información sumaria de testigos.

Estos instrumentos, que han sido incorporados en diez del total de treinta y

un causas que estudiamos, correspondientes al 32,25%, se encuentran

compuestos de invitaciones a matrimonios, recetas médicas, notas de crédito,

cartas, invitaciones a congresos, encuentros y reuniones, copias de fichas

clínicas, certificados de asistencia a seminarios, foros, talleres y diversas

actividades de carácter académico, certificados de alumno regular de diversas

instituciones, certificados emitidos por empleadores, membresías a gimnasios y

organizaciones sociales de diverso tipo, contratos de trabajo, entre otros.

103
2.2.4. Documentos de identidad registral.

Este grupo de antecedentes han sido acompañados por los solicitantes en

reiteradas ocasiones, no con el objeto de acreditar alguna de las causales, sino

para informar acerca de la identidad registral que poseen los solicitantes al

momento de presentación de la solicitud.

Dentro de estos, de especial relevancia resultan los certificados de

nacimiento, los cuales han sido acompañados en diecisiete causas, dentro de

las cuales en tres de ellas se debió acompañar a requerimiento del tribunal,

bajo apercibimiento de no dar curso a la solicitud. Esta situación, como se

puede observar, es del todo anormal, situación que criticaremos posteriormente

en el cuerpo de conclusiones.

Además, fueron acompañados voluntariamente en dos procedimientos la

partida de nacimiento, en uno fotocopia del carnet de identidad y en uno el

certificado de antecedentes del solicitante.

104
2.2.5. Otros documentos acompañados al procedimiento.

Además de todos los instrumentos ya señalados, los solicitantes

acompañaron otros documentos que pasamos a enunciar:

a) Sentencias que resolvieron favorablemente solicitudes similares: Los

interesados, en doce de las treinta y un causas que forman parte de nuestra

muestra, acompañaron sentencias que resolvieron favorablemente, con el

objeto de exhibir ante el tribunal los fundamentos utilizados tanto por otros

juzgados de letras en lo civil de la comuna de Santiago, como por la Ilustrísima

Corte de Apelaciones del mismo territorio jurisdiccional.

b) Comprobantes de citación médica a propósito de intervenciones quirúrgicas:

En dos de las causas de nuestra muestra se acompañaron copias de citación a

consultas médicas por tratamientos asociados a la transexualidad de los

intervinientes, los que fueron elaborados con la finalidad de acceder

posteriormente a la realización de intervenciones quirúrgicas.

105
c) Resoluciones administrativas: En dos de las causas se acompañaron dos

resoluciones que fueron dictadas para regular la situación de los transexuales

en relación con los servicios de salud. Uno de ellos es la Circular N° 34, de 13

de Septiembre de 2011, emitida por la Subsecretaría de redes asistenciales del

Ministerio de Salud de Chile, que instruye sobre la atención de personas

transexuales y fija criterios y medidas a adoptar para el fortalecimiento de la

estrategia de Hospital Amigo a personas de la diversidad sexual en

establecimientos de la red asistencial. Cabe destacar que en dicha circular se

señalan medidas que se deben tener en cuenta a la hora de atender a

pacientes transexuales, tales como la forma en que se les debe identificar, la

incorporación de su identidad sexual a la ficha clínica y el respeto que se debe

tener a esto en el momento de su hospitalización, acompañado en ambas

causas. El otro de ellos es el Oficio ordinario N° B-22/2988 de 09 de

Septiembre de 2011, enviada por el Subsecretario de Salud Pública y por el

Subsecretario de Redes Asistenciales a los Directores de Servicios de Salud

del país, denominado “Vía Clínica para la adecuación corporal en personas con

incongruencias entre sexo físico e identidad de género”, donde se señala, para

los efectos que interesan, los procedimientos de adecuación corporal

quirúrgica, los riesgos que estas intervenciones comprenden, los cuidados

médicos que se deben seguir y finalmente, los problemas o nodos críticos que

se consideran en la implementación de este plan de salud, en particular, la

106
inexistencia de códigos FONASA, la casi nula existencia de equipos médicos

calificados y la competencia de camas entre estos pacientes y los afectados

por otras enfermedades que requieren intervenciones de las mismas

especialidades, también acompañado en ambas causas.

Esta extensa lista no agota todos los documentos acompañados a las

causas que estudiamos, más los no considerados se excluyen por no resultar

relevantes para la resolución del asunto.

2.3. Pruebas ordenadas por los tribunales que no se encuentran

contempladas en la ley.

En esta parte de nuestro estudio nos referiremos a ciertas pruebas y

diligencias que han sido decretadas por los tribunales en estas causas y que no

se encuentran ordenadas por la ley, ni han sido rendidas voluntariamente por

los solicitantes. En particular, analizaremos su contenido, para poder concluir,

con posterioridad, su necesidad e idoneidad para la resolución de estos

asuntos.

107
2.3.1. Audiencia personal con el solicitante en dependencias del tribunal.

En cuatro de las treinta y un causas comprendidas en nuestra muestra,

correspondientes a un 12,9% del total de causas estudiadas, el tribunal dispuso

que se realizara una audiencia con la comparecencia personal del solicitante

en sus dependencias.

En una de las causas analizadas el solicitante fue interrogado respecto a su

situación familiar y a si estaba en conocimiento de que el cambio de nombre

solo puede efectuarse una vez. En otra de estas se consultó al actor acerca de

su situación familiar, estudiantil y laboral.

En otra de las causas el actor fue interrogado acerca del informe de

sexología evacuado por el Servicio Médico Legal relativo a su persona, además

de preguntársele a qué intervenciones quirúrgicas se ha sometido, en qué

fecha en que le fue diagnosticada la disforia de género, de parte de quién

proviene la discriminación que indica vivir en su solicitud, qué previsión de

salud tiene, si esta institución previsional “le ayuda en algo”, y si “ha pensado

en implantarse pene”.

108
Finalmente, no nos fue posible acceder al acta de una de estas audiencias,

ni tampoco se hace referencia a ella en la sentencia definitiva, de modo que no

podemos pronunciarnos a su respecto.

2.3.2. Informes evacuados por el Servicio Médico Legal.

En la tramitación de las presentes causas, es común que los tribunales

ordenen la práctica de pericias ante el Servicio Médico Legal, para que esta

institución, mediante informes de diversos tipos, ponga en conocimiento del

tribunal los aspectos respecto a los cuales se le solicita dar cuenta. En nuestra

muestra, encontramos un total de veintitrés casos en que se requirió aquello a

dicha institución, lo que representa un 74,19% de la muestra que analizamos.

Resulta de especial interés el estudio de esta gestión, ya que siendo un

trámite que no se encuentra contemplado en la ley como obligatorio para

resolver causas de rectificación de la partida de nacimiento por cambio de

nombre y sexo, la tendencia a exigirlos es muy recurrente.

109
En adelante analizaremos cómo los tribunales ordenan la realización de

estas pericias, cuales son los informes que dicho órgano emite cuando se le ha

cometido tal labor, explicaremos cómo se encuentra regulada la práctica de

aquellos exámenes y si se cumple con tal estándar normativo. Ello nos

permitirá, en su momento, concluir acerca de la idoneidad de la práctica de

tales pericias para obtener la información que requiere el sentenciador, de la

necesidad de que tales pruebas sean incorporadas al procedimiento atendidos

los antecedentes con que ya contaba el juez de la causa, de las posibles

vulneraciones de derechos fundamentales en que se incurra en la práctica de

tales exámenes, de la coherencia entre lo solicitado por parte del tribunal y lo

realizado por el Servicio Médico Legal, entre otros.

2.3.2.1. Resoluciones que ordenan la práctica de estas pericias

Cuando el tribunal, independientemente de los antecedentes acompañados

por el o la solicitante, requiere que el Servicio Médico Legal realice exámenes

para evacuar informes acerca del actor y sus características físicas,

psicológicas o psiquiatras, resuelve mediante oficio utilizando diversas

expresiones, siendo la propiedad o impropiedad del vocabulario utilizado un

aspecto de interés para los autores. Cabe reiterar, en veintitrés de las treinta y

110
un causas que analizamos se ofició a tal institución para que evacuara los

respectivos informes, lo que representa el 74,19% del total.

Así, para conocer acerca de la apariencia del solicitante, en trece de las

veintitrés causas señaladas, correspondientes a un 56,52% de tal muestra, se

ofició a dicho órgano que realizara un “examen físico”. Como respuesta a dicho

requerimiento se evacuaron doce informes de sexología, tres informes

fotográficos complementarios107, y un informe de ginecología.

En once de las veintitrés causas, correspondientes al 47,82% de aquellas

en que se dispuso la práctica de pericias por parte del Servicio Médico Legal,

se ofició a esta institución para que para que realizara un “examen psicológico”

al solicitante. Como respuesta a dicho requerimiento, en dos de dichas causas

finalmente no se realiza pericia alguna en este sentido. En otras ocho de ellas,

en respuesta al peritaje psicológico se evacúa un informe de facultades

mentales, suscrito por un médico psiquiatra, y en solo una de las causas se

realiza un informe de facultades mentales y un informe psicológico,

conjuntamente.

107
En estos informes fotográficos, los solicitantes son retratados a cuerpo completo vestido y desnudo,
conteniendo, además, fotografías focalizadas a zonas genitales.
111
El tribunal, en cinco oportunidades, ordenó se realizaran “evaluaciones

psiquiátricas” a los solicitantes, equivalentes al 21,73% del total de causas en

que se dispuso la práctica de pericias por el Servicio Médico Legal. Como

respuesta a ello, dicha institución evacuó en dos causas un informe de

facultades mentales; en otras dos, evacúa conjuntamente un informe de

facultades mentales y un informe psicológico y, finalmente, en una de ellas no

se evacúa informe alguno.

En una de las causas se requirió una “evaluación psíquica” al Servicio

Médico Legal, el que evacuó como respuesta un informe de facultades

mentales y un informe psicológico.

En otras dos de las causas se solicitó al antedicho órgano que realizara una

“evaluación médica”. En respuesta a ello, en una de las causas se evacúa un

informe de ginecología, en la otra no se elabora informe alguno.

En tres de las causas se ofició la realización de un “examen sexológico”,

evacuándose en respuesta a ello tres informes de sexología.


112
En otras tres causas se solicitó se realizara un examen de ADN. En dos de

ellas se evacuó informe de ADN, en el tercero no pudimos acceder a la

respuesta de tal oficio.

En una de las veintitrés causas se ofició con el objeto que se informara

acerca de los “rasgos y caracteres físicos del actor”, a lo que el servicio

respondió evacuando un informe de ginecología. También en una sola de las

causas se ordenó se realizara un examen gineco-obstétrico, obteniendo el

tribunal como respuesta un informe de sexología.

En dos de las veintitrés causas se ordenó se realizaran los “exámenes

médicos necesarios” atendido el tenor de la solicitud. En uno de ellos, se

evacuó un informe de sexología, en otra, un informe de ginecología y un

informe de facultades mentales. Finalmente, en una de las causas se requirió la

realización de una pericia fenotípica, a cuya respuesta no pudimos acceder por

encontrarse el expediente en despacho para ser fallada la causa.

113
2.3.2.1. Pericias realizadas por el Servicio Médico Legal.

Los informes realizados por el Servicio Médico Legal podemos definirlos

como sigue:

a. Informe de sexología y ginecología: Estos son el resultado de un examen

médico realizado por un perito médico legista que comprende distintas etapas.

Inician los informes con una anamnesis (historia clínica de la persona

examinada). Luego, dan cuenta de un examen extra-genital en que se describe

la apariencia física del solicitante, comprendiendo las categorías: examen

general, cara y cráneo, tórax y mamas, abdomen, extremidades superiores e

inferiores. Prosiguen dando cuenta de un examen genito-anal bajo visión

colposcópica en que se analizan los genitales externos e internos y se realiza

un examen proctológico y/o ginecológico. Finalmente, dan cuenta de sus

conclusiones. Cabe reiterar, en tres de estos informes se ha incorporado un

informe complementario de carácter fotográfico, en los cuales se retrata a los

solicitantes tanto con ropa como a cuerpo desnudo, los cuales se añaden al

expediente, que es de público acceso.

114
En nuestra muestra hubo diecisiete casos en los cuales se realizaron

informes de sexología, que corresponde a un 74,19% del total de veintitrés

causas en que se ordenó al Servicio Médico Legal informar. En tanto, otros

cuatro casos correspondieron a informes de ginecología, correspondientes al

17, 39% del mismo total.

b. Informe de facultades mentales: Estos informes son el resultado de una

entrevista psiquiátrica, en la cual el solicitante es consultado respecto de

diversos aspectos de su vida. La finalidad de éstos es descartar la presencia de

alguna patología que pudiera estar afectando el juicio del examinado, así como

determinar si la identidad sexual consignada en la solicitud es efectivamente

tal.

En nuestra muestra hubo quince casos en los cuales se evacuó este tipo de

informes, lo que corresponde a un 65,21% de las veintitrés ocasiones en que

se requirió informe del Servicio Médico Legal.

c. Informe psicológico: Estos informes son el resultado de una entrevista

psicológica y apuntan, en general, a describir la personalidad del examinado,

115
determinar la veracidad acerca de la identidad sexual consignada en la solicitud

y descartar la presencia de alguna patología que pudiera afectar el juicio del

solicitante. En ocasiones son producto de la recomendación del médico

psiquiatra informante como complemento al informe de facultades mentales.

En nuestra muestra de veintitrés causas informadas, en cuatro de éstas se

evacuó informe psicológico por parte del Servicio Médico Legal, lo que en

definitiva representa el 17,39% del total.

d. Informe de ADN: Estos informes son solicitados por los tribunales con el

objeto de conocer el perfil genético de los solicitantes, obteniendo como

respuesta que ellos presentan uno de carácter masculino o femenino. En tres

causas se ordenó la práctica de estos exámenes por parte del Servicio Médico

Legal, evacuándose en dos de ellas el referido informe, que representa al

8,69% del total de casos en que se requirió que dicha institución informase.

Cabe señalar, el fundamento legal por el cual todas estas pericias pueden

ser decretadas se encuentra en la facultad conferida por el artículo 820 del

Código de Procedimiento Civil, relativo a los actos judiciales no contenciosos.

116
2.3.2.2. Regulación que reciben los informes emanados del Servicio

Médico Legal.

A partir del nueve de noviembre del año dos mil doce, por ordinario circular

1297/2012 que Instruye Cumplimiento de “Guía técnica pericial de sexología

forense para casos de personas trans e intersex”, el Servicio Médico Legal

debe cumplir con ciertos estándares de atención a las personas que concurren

a realizarse pericias sexológicas.

Esta guía, en lo que nos atañe, impone a los médicos que practican los

exámenes de sexología ciertas obligaciones que deben cumplir cuando se

examina a personas transexuales. En primer lugar, señala que el peritaje

sexológico “se debe realizar en el marco del respeto a la dignidad de la

persona periciada y en este sentido, los exámenes físicos como se expondrá

más adelante, no tienen un carácter invasivo del cuerpo humano, con la sola

excepción que sean expresamente requeridos por el Tribunal correspondiente,

en cuyo caso, se seguirá el protocolo de información y consentimiento

informado que se utiliza en todo el examen pericial, señalándose expresamente

a la persona periciada que tienen el derecho a negarse a la práctica de la


117
pericia.”. Cabe señalar que la guía técnica no define lo que entiende por

examen invasivo. Sin embargo, desde la perspectiva de este tipo de pericias

puede entenderse que tendrá carácter invasivo cuando se valga “de una o

varias técnicas médicas que invaden el cuerpo, con un fin diagnóstico o

terapéutico. Por lo general, cortan o punzan la piel, o insertan instrumentos

dentro del cuerpo.”108.

Señala además que “al interactuar con la persona a periciar se le debe tratar

con el nombre social o nombre que la persona prefiera, debiendo este quedar

consignado junto con su nombre legal en los documentos de Acta de

Consentimiento e Informe Pericial.”.

Por otra parte, instruye que “el médico perito realizará una anamnesis para

reconocer el género con que se identifica la persona y una evaluación de sus

antecedentes médicos, con especial referencia a posibles operaciones de

readecuación corporal y uso de tratamientos hormonales, los cuales deben ser

acreditados mediante los documentos de salud pertinentes, por la persona a

periciar”. A continuación, se cita la definición de identidad de género contenida

en los principios de Yogyakarta.


108
WIKIPEDIA. 2014. Procedimiento invasivo [en línea]
<http://es.wikipedia.org/wiki/Procedimiento_invasivo> [consulta: 02 marzo 2014]
118
También la guía prescribe que “la pericia estará fundamentalmente

orientada a evaluar y describir el aspecto general de la persona ya sea con una

apariencia física de tipo masculino o femenina.”. Recomienda, luego, respecto

a la apariencia física considerar “las vestimentas, talla y envergadura corporal,

tonalidad de la voz, características de la piel, vello corporal y distribución de

este, musculatura corporal, distribución de la grasa corporal.” Finalmente,

establece que “en las conclusiones se consignará la apariencia física general

corporal y género con el cual se identifica la persona periciada”.

Es así que de la muestra analizada en catorce de los veintitrés casos resultó

aplicable tal guía técnica, en virtud de la fecha en que esta entró en vigencia.

De estos, en dos de ellos se constató el nombre social o preferido por el

solicitante, en tanto en los doce restantes no se cumplió con esa exigencia. Por

su parte, en doce de los casos analizados se cumplió con constatar en las

conclusiones el aspecto general de la persona periciada, en tanto en solo dos

de esos casos se omitió esa referencia. Además, en nueve de los casos

analizados se mencionó, en sus conclusiones, el género con que se identifica

la persona, omitiéndose aquella mención en los cinco casos restantes.

Finalmente, en ocho de los casos analizados se realizaron maniobras de

119
carácter invasivo del cuerpo humano consistentes en exámenes genitales bajo

visión colposcópica, no obstante no haberlo requerido el tribunal, en tanto en

los seis casos restantes no se realizaron esa clase de maniobras. Se debe

constatar que en solo uno de los casos analizados fue el tribunal quien

expresamente requirió la práctica de este tipo de maniobras al solicitar un

“examen gineco-obstétrico”.

Cabe señalar, un informe de sexología al que le era aplicable esta Guía

Técnica fue separado de esta muestra y no fue analizado por no haber podido

los autores acceder a él109.

2.3.2.3. Aspectos problemáticos de los informes de sexología emanados

del Servicio Médico Legal.

Al ordenar un tribunal, conociendo de este tipo de causas, que se realicen

pericias de orden físico que tienen como producto un informe de sexología o de

ginecología, hay ciertos aspectos que se presentan reiteradamente y se

desvían de un estricto cumplimiento del encargo realizado por el tribunal,

109
No se pudo acceder a dicho informe, toda vez que el expediente se encuentra en el archivo judicial, lo
cual constituye una limitante a nuestra investigación.
120
teniendo en consideración que, además de la verificación de las causales

alegadas conforme al artículo 1° de la Ley 17.344, el objeto de la prueba debe

apuntar a acreditar la identidad sexual de los solicitantes, para ser rectificada

ésta con posterioridad en la partida de nacimiento de los interesados.

Así las cosas, uno de los aspectos que consideramos problemáticos de los

informes de sexología es la referencia a la vida sexual de los solicitantes. De

los diecisiete informes de sexología que forman parte de nuestra muestra en

nueve de ellos se trata este tópico, representando un 52,94% de ellos.

Aquello se presenta mediante frases tales como que el o la solicitante “no

ha tenido actividad sexual”, que “refiere una pareja femenina, cuando tenía 21

años, sin vida sexual”, que “nunca ha sido penetrado”, que “el himen se

encuentra intacto, sin lesiones”, que “ha tenido relaciones sexuales”, entre

otras fórmulas. Además, describen la zona anal y genital de los interesados, lo

cual no apunta al objeto del juicio, quedando constancia de ello en expedientes

que son de acceso público.

121
El otro de los aspectos problemáticos que pudimos observar reiteradamente

en los informes de sexología se presenta en las conclusiones de éstos. En

ocho de ellos, que corresponden al 47,05% del total de diecisiete, se hacen

observaciones que se alejan del objeto del juicio. Estas son aseveraciones que

consignan que el tratamiento de reasignación sexual se encuentra incompleto

por no haberse realizado el solicitante todas las intervenciones quirúrgicas que

la ciencia médica ofrece para acercar su fisonomía al sexo vivido – cuando esto

no es requisito para el reconocimiento de la identidad sexual, ni tampoco para

acceder en definitiva a la petición consignada en la solicitud -, así como

nuevamente referencias a la vida sexual de los solicitantes, constatando

existencia o falta de lesiones en genitales o en el ano.

2.3.3. Otras pruebas incorporadas por orden del tribunal.

Finalmente, nos corresponde analizar otros medios de prueba ordenados

por nuestros tribunales en la tramitación de estas causas.

122
2.3.3.1. Informe psicológico evacuado por la Facultad de Sicología de la

Universidad de Chile.

En una de las causas parte de nuestra muestra, el tribunal dispuso que se

practicara “un informe sicológico por parte de la Facultad de Sicología de la

Universidad de Chile, en relación a la condición esgrimida por el solicitante y

sobre la conveniencia de realizar el cambio de nombre. Ofíciese”.

Con fecha once de enero de dos mil trece la Facultad de Ciencias Sociales

de la Universidad de Chile evacuó el informe requerido. Dicho informe es

resultado de una entrevista psicológica y la aplicación de un test de

personalidad al interesado. En su parte conclusiva se señala que: “A partir de

los datos levantados y los análisis realizados es posible concluir lo siguiente

respecto a las hipótesis planteadas.

H1: Existencia del deseo permanente de pertenecer al otro sexo:

Se acepta la Hipótesis

123
H2: Existencia de motivos secundarios para cambiar de nombre, diferentes a la

contradicción de su identidad sexual en contraposición a su sexo biológico

No se Acepta la Hipótesis”

De este modo, el informe permite acreditar la transexualidad del solicitante y

descartar la existencia de motivos distintos para cambar de nombre que la

discordancia entre la identidad sexual y el sexo biológico que pudiera tener el

interesado.

Llama la atención que en este caso se haya oficiado a una institución

diferente del Servicio Médico Legal como ocurrió en la generalidad de los casos

analizados en que se exigió la práctica de una pericia psicológica, pero ello no

resulta reprochable atendido que esta institución cuenta con los medios

necesarios para cumplir el requerimiento del tribunal. Sin embargo, cabe hacer

presente que en esta causa se había acompañado previamente un certificado

suscrito por un médico psiquiatra en que se indica que el solicitante ha sido

diagnosticado con disforia de género. De este modo la pericia practicada viene

a corroborar este aspecto previamente acreditado por el solicitante.

124
Respecto al informe mismo, este cumple a cabalidad lo requerido por el

tribunal, pues se refiere tanto a “la condición esgrimida por el solicitante” como

“la conveniencia de realizar el cambio de nombre” pues este indica sobre este

último punto que “no existen inconvenientes detectados a través de este medio

de prueba”.

2.3.3.2. Oficio a Carabineros de Chile y Policía de Investigaciones.

Por su parte, en otra causa de nuestra muestra, el tribunal dispuso que

“informen además al tenor de oficio circular N° 669 – 95 de la Iltma. Corte de

Apelaciones, Carabineros e Investigaciones.”. Dicho oficio circular da

cumplimiento a lo ordenado a las Cortes de Apelaciones del país por el auto

acordado de la Corte Suprema de 05 de julio de 1995, titulado “Solicitud por

cambio de nombre. informe de carabineros e investigaciones”, que señala

“Ofíciese a todas las Cortes de Apelaciones del país, a fin de que éstas

comuniquen a los Tribunales de su territorio jurisdiccional que les corresponde

conocer de asuntos relativos a la Ley Nº 17.334 sobre cambio de nombre, la

recomendación de que para los casos que estimen pertinente, pidan informe a

Carabineros e Investigaciones para saber si el peticionario en asuntos de este

tipo, registra órdenes de aprehensión pendiente.”. Debemos señalar que el

125
oficio circular N° 669-95 de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago no

cuenta con texto propio, sino que es el acto por el cual dicha Corte comunicó el

texto íntegro del respectivo auto acordado a los Juzgados de Letras en lo Civil,

sin adiciones de ningún tipo. Nos parece improcedente que el tribunal haya

citado un oficio circular sin texto propio, en lugar de referirse directamente al

auto acordado. Ello pues proceder de esta manera resulta incorrecto y dificulta

considerablemente el conocimiento de aquello que el tribunal utiliza como

argumento para fundar su decisión, tanto para las instituciones a las que se

ordena oficiar como para los solicitantes.

Ahora bien, el oficio dirigido a Carabineros de Chile que consta en el

expediente requiere que esa institución “informe si el peticionario de autos don

(ña) - RUT - registra en esa Institución órdenes de detención o arraigos

vigentes.”. A este respecto, con fecha diecinueve de mayo de dos mil catorce

Carabineros de Chile, DIDDROCAR Zona Centro Sur, Departamento Drogas

O.S.7. bajo el N°507 informa que “De conformidad a lo solicitado por esa

Judicatura, a través del documento señalado en el rubro de la referencia,

mediante el cual requiere conocer si la persona que menciona la presente

orden registra en esta Institución órdenes de detención, al respecto y previa

revisión en el Sistema Computacional de este Departamento Especializado, se

126
informa lo siguiente: NOMBRE: -, RUN N°: -. NO REGISTRA ÓRDENES DE

DETENCIÓN VIGENTES”.

Por su parte, Policía de Investigaciones de Chile, en específico la Jefatura

Nacional de Extranjería y Policía Internacional, responde a dicho requerimiento

con fecha veinte de junio de dos mil catorce, señalando que “1.Por documento

del “ANT”, mediante el cual ese Juzgado, solicita que informe domicilio de

don(a) -, Cédula de identidad N° -. Respecto se informe a Us. Que esta

Jefatura Nacional de Extranjería y Policía Internacional carece de antecedentes

del domicilio de las personas, para el objeto se le solicita consultar a las

fuentes de información de otros organismos, como el Servicio de Registro Civil

e Identificación y el Directorio Comercial “DICOM”. 3. Cabe hacer presente que

la Excelentísima Corte Suprema de Chile, mediante oficio N° 3921 de fecha

04.may.004, comunicó a nuestra Institución que acordó en la Resolución de

fecha 03.MAY.004 dictada en los antecedentes administrativos signados con el

N° 264-2004, instruir a las Cortes de Apelaciones del país, para que estas a su

turno hagan lo propio con los correspondientes juzgados que ejercen

competencia en materias civiles y laborales en su jurisdicción en cuanto a que,

cuando se trate de recabar información que es posible obtener de otras

reparticiones o servicios, lo hagan dirigiéndose directamente a estos últimos

127
absteniéndose, por lo tanto de emplear para ese cometido a la Policía de

Investigaciones de Chile”.

Respecto a la pertinencia de este trámite nos referiremos en el cuerpo de

conclusiones.

128
CAPITULO III. ANÁLISIS DE JURISPRUDENCIA SOBRE RECTIFICACIÓN

DE PARTIDA DE NACIMIENTO POR CAMBIO DE NOMBRE Y SEXO

REGISTRAL DICTADA POR TRIBUNALES COMPETENTES DEL

TERRITORIO JURISDICCIONAL SANTIAGO.

Continuando con el estudio de campo, realizaremos en el presente capítulo

la exposición del resultado del análisis de las sentencias que se han dictado en

veinticuatro de las treinta y un causas que forman nuestra muestra. Para ello,

revisaremos tanto las sentencias pronunciadas por los Juzgados Civiles de

Santiago, que accedieron a lo solicitado en dieciocho oportunidades y

rechazaron en seis, como cinco sentencias dictadas por la Ilustrísima Corte de

Apelaciones de Santiago que revocaron la sentencia desfavorable de primera

instancia mediante recurso de apelación. Cabe señalar, una de las causas en

que se denegó acceder a lo solicitado se encuentra pendiente de fallo ante la

Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago.

Los aspectos revisados en todas estas sentencias dicen relación con los

argumentos centrales por los cuales se resuelve la solicitud interpuesta, si hubo

129
voto de minoría en las sentencias dictadas por la Ilustrísima Corte de

Apelaciones así como su contenido, la relevancia que toma para el

sentenciador el aspecto físico de los interesados, cómo comprenden la

transexualidad de los solicitantes, las normas invocadas para resolver, cuánto

demoran en dictar la sentencia definitiva desde que la solicitud fue interpuesta

y si cumplen con los estándares formales mínimos establecidos para toda

sentencia en el artículo 170 del Código de Procedimiento Civil.

Para una mejor comprensión del análisis realizado, previamente

expondremos los argumentos de hecho y de derecho que se han invocado en

las solicitudes interpuestas, dado que todas ellas se han construido bajo una

misma fundamentación.

1. Estructura argumentativa de las solicitudes interpuestas.

Respecto a los hechos, los interesados señalan que son conocidos hace

largo tiempo por su comunidad como personas transexuales, existiendo en

ellos una discordancia entre el sexo cromosómico y el psicológico, debiendo

primar este último de conformidad a los conocimientos científicos actuales.

Añaden que no sólo ellos mismos se reconocen como pertenecientes al género

que su identidad sexual establece, sino que también lo hace su entorno.

130
Indican, además, que es un hecho indiscutible que los transexuales sufren

diversas experiencias de discriminación a cotidiano, lo cual les resulta

insoportable.

En cuanto al derecho, la solicitud se funda en dos de las tres causales

exigidas por la Ley N° 17.344, en su artículo 1°, letras a) y b). En relación a la

causal a), señalan que dada su actual apariencia y los procesos de

transformación física que han seguido, el nombre que consta en su partida de

nacimiento es equívoco respecto de su apariencia y condición sexual, lo que

resulta risible en relación a su situación actual, provocándoles un menoscabo

moral. En cuanto al literal b) referido, señalan que han sido conocidos durante

más de cinco años con un nombre diferente del propio que figura en la partida.

Solicitan junto a la rectificación del nombre en la partida de nacimiento se

ordene rectificar el sexo en el mismo instrumento. Ello lo fundan señalando que

el inciso segundo del artículo 31 de la Ley N° 4.808 establece la prohibición de

imponer al nacido un nombre equívoco respecto del sexo. Así, se indica que es

esta última categoría el parámetro de corrección que debe seguir el nombre,

siendo el sexo un dato objetivo y no volitivo, a diferencia del nombre, que es un

acto arbitrario. En consecuencia, sostienen que el sexo, al no depender de

131
voluntad alguna sino de hechos científicamente verificables, constituye la

realidad que tales documentos deben reflejar.

Señalan que si bien entre las causales contenidas en el artículo 1° de la Ley

N° 17.344 no figura la consignación errada del sexo en la partida de

nacimiento, lo cierto es que de permitirse el cambio de nombre ello no puede

sino acarrear necesariamente la rectificación del sexo consignado, puesto que

la imposición del nombre, acto sujeto a decisión humana, no puede apartarse

de su parámetro de corrección, el cual es susceptible de ser determinado

científicamente, tanto por vía física como psicológica. En definitiva, si

actualmente la ley permite el cambio de nombre, y a la vez prescribe que aquél

se ajuste al sexo, entonces se concluye que todo cambio de nombre debe

respetar la realidad que le sirve de parámetro. Tal doctrina se encuentra

recogida por la jurisprudencia nacional en diversos fallos de Cortes de

Apelaciones.

Añaden que la persona humana tiene reconocido por el ordenamiento

jurídico el derecho a llevar una identidad personal, y dentro de ésta, una

identidad sexual. Por ello, debe existir una vía de solución a la situación que los

aqueja, en una época en donde la dignidad humana se ha establecido como la

base de todo orden social y jurídico, habiéndose suscrito por nuestro país

132
numerosos tratados internacionales que se entienden incorporados a nuestro

ordenamiento en virtud del artículo 5° inciso segundo de la Constitución Política

de la República. Por tanto, diversos derechos fundamentales se encuentran

involucrados en lo solicitado, los que se exponen a continuación.

Señalan que la dignidad y libre desarrollo de la personalidad se encuentra

regulada en la Constitución Política de la República en su artículo 1°, inciso 1°,

en el artículo 11 de la Convención Americana de Derechos Humanos, en el

artículo 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y en el

artículo 12 de la Declaración Universal de Derechos Humanos. En base a la

normativa citada, señalan que el violar derechos fundamentales implica

vulnerar la dignidad humana. Por ello, de no rectificarse la partida de

nacimiento como se solicita, supone que el Estado no reconocería a los

interesados como personas dignas, con derecho a autodeterminarse

libremente, capaces de desarrollar un proyecto de vida sin imposiciones de

terceros. Lo anterior se relaciona, conforme argumentan, con el principio del

bien común, contenido en el artículo 1°, inciso 3° de la Constitución Política de

la República.

El derecho a la igualdad y no discriminación, por su parte, se encuentra

consagrado en la Constitución Política de la República en su artículo 19 N°2 y

133
en el artículo 26 del Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos. En

base a las normas citadas, señalan que al solicitar la rectificación de su partida

se les debe dar un trato igualitario. Complementa lo antedicho aludiendo al

artículo 7° de la Declaración Universal de Derechos Humanos, al artículo 17 del

Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y al artículo 12 de la

Declaración Universal de Derechos Humanos.

Señalan que otro de los derechos vinculados a la solicitud es el de la

protección de la salud, contenido en el artículo 19 N°9 de la Constitución

Política de la República. La salud, sostienen, debe entenderse conforme lo

define la Organización Mundial de la Salud, es decir, como un estado de

completo bienestar físico, mental y social (y no simplemente como ausencia de

enfermedad). Encontrándose lejos de tal estado de bienestar, el no dar lugar a

la solicitud significaría prolongar su malestar arbitrariamente, atentando en

definitiva contra tal derecho. Complementa lo señalado citando el artículo 12

del Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y numerosa

jurisprudencia.

Respecto al derecho a la Libertad y Vida Privada, citan el artículo 19 N°4 de

la Constitución Política de la República. Se sostiene que tal precepto se

relaciona con su propio caso, ya que el denegar lo solicitado constituiría una

134
injerencia arbitraria a su vida privada. Respalda lo antedicho con el artículo 5°

de la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre y el Artículo

7° del Pacto Internacional de derechos Civiles y Políticos.

Otro de los derechos vulnerados es el Derecho a la Vida y a la Integridad

Física y Psíquica, asegurados en la Constitución Política de la República en su

artículo 19 N°1, en el artículo 5 de la Convención Americana de Derechos

Humanos y en el artículo 6 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y

Políticos.

Señalan que si lo anterior no fuera suficiente para resolver favorablemente,

por considerarse que la legislación no da respuesta a lo solicitado, es necesario

subsanar dicha situación mediante la integración del ordenamiento jurídico, ya

que el mismo contempla expresamente medios para ello. A modo de ejemplo,

cita el artículo 170 del Código de Procedimiento Civil, el cual contempla la

posibilidad de fallar, a falta de ley, conforme a los principios de equidad.

Añaden como otro medio de remediar la supuesta falta de norma la aplicación

del principio de inexcusabilidad, contemplado en el artículo 10 inciso segundo

del Código Orgánico de Tribunales.

135
Al finalizar, aluden a legislación comparada, en específico a la normativa

italiana, británica y española, a fin de entender que la evolución en la materia a

nivel mundial tiende aceleradamente a reconocer la gama de argumentos que

se presentan en la solicitud.

2. Resultados del análisis jurisprudencial

A continuación expondremos los resultados obtenidos del análisis realizado

a las sentencias que componen nuestra muestra.

2.1. Tiempo de tramitación de la solicitud.

Al realizar este análisis buscamos conocer cuál fue el tiempo de tramitación

total de cada causa, es decir, el tiempo transcurrido entre la interposición de la

solicitud ante los Juzgados de Letras en lo Civil de Santiago y la sentencia

definitiva.

Así, respecto de las dieciocho sentencias dictadas por los Juzgados de

Letras en lo Civil de Santiago que fallaron favorablemente, la causa que menos

136
tiempo tardó en ser resuelta tuvo una duración de 198 días, siendo esta

tramitada ante el 22° Juzgado Civil de Santiago. La que más tardó tuvo una

duración de 1671 días, correspondiente al 20° Juzgado Civil de Santiago. El

promedio de tiempo de tramitación de estas dieciocho causas es de 531,72

días, equivalente a 17,4 meses.

Respecto de las sentencias desfavorables dictadas por los juzgados civiles

de Santiago, la causa de menor duración fue una resuelta por el 2° Juzgado de

Letras en lo Civil de Santiago, en que la sentencia fue pronunciada 220 días

después de la interposición de la solicitud. La de mayor duración, por su parte,

tomó 934 días, siendo el tribunal competente el 1° Juzgado de Letras en lo Civil

de Santiago. El promedio de tiempo transcurrido en estas seis causas fue de

452,16 días, equivalente a 14,76 meses.

Respecto de las cinco sentencias emanadas de la Ilustrísima Corte de

Apelaciones de Santiago, la causa que tuvo menor duración se prolongó

durante 844 días desde de la interposición de la solicitud en primera instancia

ante el 1° Juzgado de Letras en lo Civil de Santiago. Por su parte, la de mayor

duración corresponde a una fallada en primera instancia por el 1° Juzgado de

Letras en lo Civil de Santiago, dictándose la sentencia del tribunal ad quem


137
1082 días después de la interposición de la solicitud en primera instancia. Así,

el tiempo promedio de tramitación entre la interposición de la solicitud y la

sentencia definitiva de la Corte de Apelaciones de Santiago corresponde a

1082 días, equivalente a 35,52 meses.

2.2. Cumplimiento de estándares formales de las sentencias.

El Código de Procedimiento Civil fija en su artículo 170 el contenido mínimo

de toda sentencia, estableciendo en sus seis numerales tales requisitos. De

estos, por la naturaleza no contenciosa de la materia en estudio, son aplicables

solo cinco, excluyéndose el numeral tercero por no haber controversia entre

partes. Así, las sentencias que analizamos deben cumplir, conforme al numeral

primero, con la designación precisa del solicitante, su domicilio, profesión u

oficio; por el numeral segundo, con la enunciación breve de las peticiones o

acciones deducidas por el demandante y de sus fundamentos; conforme al

numeral cuarto, las consideraciones de hecho o de derecho que sirven de

fundamento a la sentencia; según el quinto, la enunciación de las leyes, y en su

defecto de los principios de equidad, con arreglo a los cuales se pronuncia el

fallo; y finalmente, según el numeral sexto, la decisión del asunto controvertido.

A continuación conoceremos los resultados del análisis realizado en este

sentido.
138
De las dieciocho sentencias que accedieron al cambio de nombre y sexo

dictadas por los Juzgados Civiles de Santiago, catorce de ellas cumplieron

cabalmente lo ordenado por tal artículo, lo que representa un 77,78% del total,

en tanto las cuatro sentencias que restan, equivalentes al 22,22% incurrieron

en omisiones a lo prescrito por dicha norma. Dos de ellas transgredieron el

numeral segundo del artículo 170 del Código de Procedimiento Civil, toda vez

que no enunciaron la acción deducida por el interesado, mientras que las otras

dos no cumplieron con el numeral cuarto de la norma, ya que no contemplan

las consideraciones de hecho o de derecho que sirven de fundamento a la

sentencia.

De las seis sentencias de primera instancia que resolvieron rechazar lo

solicitado, cuatro de ellas cumplen con los estándares mínimos fijados por la

norma, lo que representa un 66,66% de ellas. Las otras dos restantes no

satisfacen tal norma por incumplir el numeral quinto, al no enunciar norma

alguna con arreglo a la cual se pronuncia el fallo. Cabe señalar, ambas

sentencias fueron dictadas por la juez titular del 1° Juzgado de Letras en lo

Civil de Santiago, doña Marcela Elena Solar Echeverría, pudiendo constatarse

139
de la simple lectura de ellas que la argumentación desplegada para fundar el

fallo es precaria y de difícil comprensión.

Respecto a las cinco sentencias de apelación dictadas por la Ilustrísima

Corte de Apelaciones de Santiago, en cuatro de ellas se da un cumplimiento

cabal a la norma, faltando en la restante la observancia al numeral quinto del

artículo ya mencionado, por no señalar las leyes con arreglo a las cuales se

pronuncia el fallo.

2.3. Concepción de la transexualidad plasmada en las sentencias.

Resulta de gran interés conocer cómo califica cada tribunal la

transexualidad, dado que comprenderlo como una patología o como un rasgo

identitario tiene evidentes diferencias. Ello conlleva que, dependiendo de cómo

se le catalogue, puede llegar a producirse un nuevo menoscabo para los

interesados.

En cuanto a las dieciocho sentencias que resolvieron favorablemente en

primera instancia, en dos se consideró a la transexualidad de los solicitantes


140
como una patología. Estas expresan el “padecimiento de transexualismo” o lo

definen como un trastorno de identidad. En otras ocho se le considera un rasgo

de la identidad del solicitante, aludiendo a conceptos como “identidad sexual” o

“identidad psicológica”. Otra de ellas cataloga la transexualidad del solicitante

como tendencia sexual. Finalmente, las siete restantes no califican la

transexualidad de manera alguna.

Por su parte, de las seis sentencias dictadas por el tribunal a quo que

denegaron la pretensión del interesado, cuatro de ellas no califican la

transexualidad de manera alguna; en una de ellas se le comprende como el

padecimiento de una patología; y en la otra, se le cataloga como identidad

sexual.

Finalmente, entre las cinco sentencias dictadas por el tribunal ad quem, en

dos de ellas se le comprende como identidad sexual, mientras que en las

restantes no se le cataloga de manera alguna.

141
2.4. Relevancia del aspecto físico en las sentencias analizadas.

Otros de los aspectos revisados en las sentencias es si el aspecto físico de

los solicitantes es considerado relevante por el sentenciador al momento de

fallar.

De las dieciocho sentencias favorables al solicitante dictadas por los

Juzgados Civiles de Santiago, en catorce figuran referencias al aspecto físico

de los solicitantes, constatándose su aspecto general, la presencia o ausencia

de intervenciones quirúrgicas, la presencia o ausencia de genitales

concordantes con la identidad sexual vivida y, en caso de haberse realizado,

las consecuencias del tratamiento de hormonoterapia. Así, la apariencia de los

solicitantes es relevante en el 77,78%, dado que es un factor considerado por

los jueces para concluir con seguridad que el interesado es una persona

transexual. En las cuatro causas restantes no se considera el aspecto físico

como un elemento relevante para definir la identidad sexual del solicitante,

centrándose únicamente en lo psicológico.

142
De las seis sentencias de primera instancia que resolvieron

desfavorablemente a las pretensiones del actor, en dos de ellas no resulta

relevante el aspecto físico, mientras en las otras cuatro tuvo gran relevancia.

En todas estas se resolvió que el solicitante, a pesar de tener una apariencia

general concordante con su identidad sexual, el que no se haya realizado todas

las intervenciones quirúrgicas que la medicina ofrece, conservando las

estructuras genitales externas con las que nacieron, generaba que el sexo

biológico no cambiara. Por ello, no dieron lugar a lo solicitado.

Finalmente, de las cinco sentencias dictadas por la Corte de Apelaciones de

Santiago, en cuatro de ellas la apariencia del solicitante fue relevante en la

decisión del asunto. Así, se consideró que esta era propia de la identidad

sexual de los solicitantes, y que las diversas intervenciones quirúrgicas a las

que se habían sometido reafirmaban la existencia de la identidad alegada, la

que debía ser reconocida conforme a sus derechos fundamentales. Por ello,

junto a otros argumentos, se falló favorablemente el recurso.

143
2.5. Utilización de las normas invocadas por el solicitante en la dictación

de la sentencia.

Las solicitudes interpuestas, como hemos revisado con anterioridad, se

respaldaron en un sólido conjunto de normas aplicables a la materia. Es de

nuestro interés revisar si este fue considerado en la dictación de las sentencias

que forman parte de nuestra muestra, así como observar qué normas no

invocadas por los solicitantes fueron incluidas por quienes fallaron.

2.5.1. Normas utilizadas en la sentencia que fueron invocadas por los

solicitantes.

Respecto del artículo 1° de la Ley N° 17.344 y el artículo 31 inciso segundo

de la Ley N° 4.808, el primero de éstos fue citado en todas las sentencias que

forman parte de nuestra muestra; mientras que el segundo fue utilizado en

quince de las dieciocho sentencias que accedieron en primera instancia a lo

solicitado, así como en la totalidad de las sentencias que rechazaron la

solicitud en primera instancia y en las dictadas por la Corte de Apelaciones de

Santiago.

144
Con posterioridad, se aludió en tres de las dieciocho sentencias favorables

al artículo 5° inciso segundo de la Constitución Política de la República, sin

recibir mención alguna en el resto.

Respecto al derecho a la dignidad, libre desarrollo de la personalidad del ser

humano y el principio del bien común, en solo cinco de las sentencias

favorables dictadas por los Juzgados Civiles de Santiago y en tres de las

dictadas por la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago se utilizó el

artículo 1° de nuestra Constitución Política de la República. Por su parte, solo

se citó en una sentencia de apelación el artículo 11.1 de la Convención

Americana sobre Derechos Humanos y el artículo 17 del Pacto Internacional de

Derechos Civiles y Políticos. Ninguna referencia se realizó al artículo 12 de la

Declaración Universal de Derechos Humanos.

En cuanto al principio de igualdad y no discriminación, el artículo 19 N°2 de

la Constitución Política de la República fue utilizado en dos sentencias

favorables dictadas por los Juzgados Civiles de Santiago y en dos de las

sentencias dictadas por la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago. Por su

145
parte, el artículo 7° de la Declaración Universal de Derechos Humanos fue

utilizado solo en una de las sentencias favorables dictada por un Juzgado Civil,

mientras que en ninguna de las sentencias se hizo mención al artículo 26 del

Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ni al artículo 17 del Pacto

Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

En cuanto al derecho a la protección de la salud, en solo una de las

sentencias que accedió a lo solicitado, dictada por un juzgado civil, se hizo

alusión al artículo 19 N°9 de nuestra Carta Fundamental, mientras que en

ningún caso analizado se resolvió utilizando el artículo 12 del Pacto de

Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

En cuanto al derecho a la Libertad y Vida Privada, el artículo 19 N° 4 de la

Constitución Política de la República fue utilizado en una de las sentencias

favorables de primera instancia y en dos de las pronunciadas por la Corte de

Apelaciones de Santiago, mientras que en ninguna se aludió al artículo 5° de la

Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre, ni al artículo 7° del

Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

146
En cuanto al derecho a la Vida y a la Integridad Física y Psíquica, en cuatro

de las sentencias de primera instancia y en una de las dictadas por la Corte de

Apelaciones de Santiago se utilizó el artículo 19 N°1 de la Constitución Política

de la República, mientras que no se utilizó en ninguna sentencia el artículo 5°

de la Convención Americana de Derechos Humanos ni el artículo 6° del Pacto

Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

2.5.2. Utilización de normas no invocadas por los interesados en la

solicitud.

En las sentencias que resolvieron favorablemente los Juzgados de Letras

en lo Civil se utilizaron en dos ocasiones los artículos 2, 3 y 6 de la Ley N°

17.344 y el artículo 19 N° 26 de nuestra Constitución. Por su parte, los artículos

4° de la Ley N° 17.344, 170 del Código de Procedimiento Civil y los artículos

1.1, 18 y 24 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos fueron

citados solo en una de estas sentencias.

147
El numeral tercero del artículo 19 de nuestra Constitución de la República

fue utilizado en una de las sentencias que accedieron a lo solicitado en primera

instancia, y en una de las sentencias de apelación.

Reiterada fue la alusión a los artículos 817 y siguientes del Código de

Procedimiento Civil, siendo utilizados en ocho de las sentencias que

resolvieron favorablemente en primera instancia, en cuatro de las

desfavorables de los mismos tribunales y en tres de las cinco sentencias

pronunciadas por la Corte de Apelaciones de Santiago.

Finalmente, en tres de las cinco sentencias dictadas por la Corte de

Apelaciones de Santiago se utilizó el artículo 17 de la Ley N° 4.808. Este

artículo, ubicado dentro del Título I de dicha ley señala que “Las inscripciones

no podrán ser alteradas ni modificadas sino en virtud de sentencia judicial

ejecutoriada”.

148
2.6. Motivación central de las sentencias analizadas.

Conociendo los argumentos desplegados por los interesados, pasaremos a

analizar cuáles son los motivos por los cuales los Juzgados Civiles de Santiago

y la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago han fallado en estos

procedimientos. Primero, analizaremos las sentencias que en primera instancia

han resuelto acceder a lo solicitado, y con posterioridad, revisaremos las que

los Juzgados Civiles de Santiago han fallado desfavorablemente a las

pretensiones de los actores, en conjunto con aquellas sentencias dictadas por

el tribunal ad quem que ha revocado las de primera instancia.

2.6.1. Motivación de las sentencias dictadas por los Juzgados de Letras

en lo Civil de Santiago que accedieron a lo solicitado.

En este conjunto de sentencias podemos constatar cinco líneas

argumentativas por las cuales se accede a lo pedido por los interesados, las

que expondremos a continuación.

149
2.6.1.1. Reconocimiento y protección de los derechos fundamentales de

los solicitantes.

En diez de las dieciocho sentencias analizadas, correspondientes al 55,55%

de aquella proporción, el argumento central es el reconocimiento y protección

de los derechos fundamentales de los solicitantes.

En concreto, el tribunal después de verificar el cumplimiento de los

presupuestos que hacen procedente el cambio de nombre, y el que la persona

solicitante detenta una identidad sexual diversa a aquella con que fue inscrita

en su partida de nacimiento, da lugar a la solicitud a fin de no causar perjuicio

al interesado, toda vez que, a falta de norma expresa que permita el cambio de

sexo registral y bajo el entendido que el sexo biológico puede cambiar, siendo

ello científicamente acreditable, el ordenamiento jurídico garantiza a todas las

personas los derechos fundamentales consagrados en la Constitución Política

de la República y en los tratados internacionales de derechos humanos

ratificados por Chile. Ello, señalan, viene a subsanar la falta de una ley expresa

que regule el cambio de sexo registral de una persona, para poder dar

correspondencia entre el nombre y el sexo.

150
Los derechos comúnmente invocados en este sentido son el derecho a la

identidad, a la dignidad, al libre desarrollo de la personalidad, derecho a la vida

y a la integridad física y psíquica, así como el principio de igualdad y no

discriminación, todos enunciados en la argumentación esgrimida por los

interesados en la solicitud interpuesta.

Una de ellas, siguiendo la línea argumentativa previamente explicada,

añade como criterio relevante la doctrina de la primacía de la realidad,

señalando que si el sexo consignado en la partida no se condice con la

realidad, esta debe reformarse, ello en razón de la dignidad de la persona

humana.

Dentro de este conjunto de sentencias llama la atención una premisa

reiterada en dos fallos, ambos dictados por Lidia Poza Matus, jueza titular del

Noveno Juzgado Civil de Santiago, quien previo a acceder a lo solicitado,

sostuvo que “el cambio de nombre no puede ir asociado a una rectificación de

sexo porque ello ya ha sido definido biológicamente y no se encuentra dentro

de las causales que la ley específica establece para ello, a menos que la

modificación quirúrgica haya tenido lugar”. Aquella afirmación, que

consideramos errada, será comentada en las conclusiones de la presente obra.


151
2.6.1.2. Acreditación de los hechos invocados.

En otras cuatro de las dieciocho sentencias, correspondientes al 22,22%, el

motivo que llevó a acceder a lo solicitado fue estimar que se han cumplido

todos los presupuestos legales para acceder al cambio de nombre, así como

que se acreditó el hecho de ser el interesado una persona transexual.

2.6.1.3. Reparación del menoscabo

En otras dos causas, correspondientes al 11,11%, el motivo central por el

cual resuelven favorablemente fue que por medio de la sentencia se puede

remediar el menoscabo que sufren a cotidiano los solicitantes producto de la

disparidad entre su identidad psicológica y legal. De dicha manera, habiendo

dado por acreditada la procedencia del cambio de nombre y de la existencia de

la identidad sexual, la erigen como un medio de evitar futuros perjuicios.

152
2.6.1.4. Otros argumentos utilizados para acceder a lo solicitado.

Finalmente, otras dos sentencias fallaron conforme a motivos diversos a los

antes expuestos. En una de ellas, lo que hace al juez estimar procedente la

rectificación de la partida correspondiente es que, conforme la prueba allegada

al procedimiento, se da por acreditado que el solicitante es un individuo

transexual, de fenotipo masculino. En la otra, el criterio decisorio señala que,

acreditada la procedencia del cambio de nombre, así como que la identidad

biológica ha cambiado coincidiendo con la psicológica, debe reconocerse

legalmente la identidad que le corresponde al solicitante, primando en definitiva

la realidad.

2.6.2. Motivación de las sentencias dictadas por los tribunales de primera

instancia que rechazaron lo solicitado y de los fallos de la Corte de

Apelaciones de Santiago que los revocan.

Dos son los motivos centrales por los cuales los Juzgados de Letras en lo

Civil de Santiago han resuelto denegar lo solicitado por los actores, siendo

estos la falta de intervenciones quirúrgicas que hagan posible estimar que se

153
ha modificado el sexo biológico de la persona solicitante y la inexistencia de ley

que permita el cambio de nombre y sexo.

2.6.2.1. Inexistencia de norma que permita rectificar el nombre y sexo en

las partidas de nacimiento.

En cuatro de las sentencias analizadas uno de los motivos principales para

no dar lugar a lo pretendido por los solicitantes es la inexistencia de norma

expresa en el ordenamiento jurídico que haga posible realizar tal rectificación

en su partida de nacimiento. En efecto, en una de estas sentencias dictada por

la juez subrogante del 27° Juzgado Civil de Santiago, doña Ximena Díaz

Guzmán, se señala que “la legislación vigente no otorga las herramientas

legales que permitan interpretarla para acoger la solicitud de rectificación de

sexo y determinarlo como un sexo masculino o femenino, atendido que ésta,

aún, no ha recogido esta nueva tendencia o personalidad”. Cabe señalar, en tal

causa se accedió únicamente al cambio de nombre, porque estimó que aquello

le permitiría proteger la dignidad de la persona interesada.

154
En otra de estas sentencias, dictada por don Humberto Provoste Bachmann,

juez titular del 26° Juzgado de Letras en lo Civil de Santiago, se señala que la

persona solicitante registralmente es un varón, “y no existiendo en nuestro

ordenamiento jurídico interno disposición legal que permita al ente jurisdiccional

decidir sobre el cambio de sexo”, ni tampoco habiendo ley que contemple la

posibilidad de imponer un nombre femenino a una persona de sexo registral

masculino, opta por no dar lugar a lo solicitado.

Las dos sentencias restantes que contemplan este criterio de solución

fueron dictadas por la juez titular del 1° Juzgado de Letras en lo Civil de

Santiago, doña Maria Elena Solar Echeverría. En estas se señaló que la Ley N°

17.344 autoriza el cambio de nombre y apellidos por las causales contenidas

en su artículo 1°, pero nada dice tal norma del cambio de sexo. Complementa

ello señalando que, supuestamente, según la Ley N° 4.808, no se podrá alterar

la partida de nacimiento cuando las características anatómicas del nacido

hayan sido establecidas de acuerdo con lo certificado por el o la profesional

interviniente en el parto. Por ello, falla rechazando lo pretendido por el actor.

155
2.6.2.2. Falta de realización de intervenciones quirúrgicas.

También en cuatro de las sentencias que rechazaron la pretensión del actor

el motivo para denegar fue la falta de realización de intervenciones quirúrgicas

por parte de las personas solicitantes. Cabe señalar que dos de estas

sentencias también fueron mencionadas con anterioridad, dado que en estas

se argumentó tanto en base a este motivo, como con la supuesta inexistencia

de norma para rectificar el sexo de los interesados.

En una de estas sentencias, dictada por la juez titular del 19° Juzgado de

Letras en lo Civil de Santiago, doña Cristina Gatica Gutiérrez, se señala que si

bien le consta la identidad psicológica masculina del solicitante, no puede

afirmar que su fisonomía es propia de un hombre, debido a que “no habiéndose

sometido a una intervención quirúrgica de reasignación de sexo, no puede esta

Juez alcanzar convicción sobre que su real identidad sexual sea distinta a la

consignada en la partida de nacimiento”. Debemos señalar que el rechazo a la

pretensión del actor es parcial, ya que aunque rechaza la rectificación en

cuanto al sexo, si concede la rectificación del nombre en la partida de

nacimiento, toda vez que estima cumplidas las causales contempladas en el

artículo 1° de la Ley N° 17.344, teniendo la convicción de que el nombre al que

156
accedió no es del todo equívoco respecto del sexo dada su identidad

psicológica.

En otra de estas sentencias, dictada por la juez titular del 2° Juzgado de

Letras en lo Civil de Santiago, doña Inelie Durán Madina, se señala que a pesar

de que la persona solicitante es psicológicamente hombre y su apariencia

coincide con tal sexo, no es posible fallar favorablemente respecto a este

último, dado que la modificación física en el cuerpo del solicitante no es

completa por faltarle intervenciones quirúrgicas para considerársele hombre.

Añade que al no tener certeza de que en algún momento el solicitante

completará los tratamientos que le permitan modificar sus genitales, y teniendo

en cuenta que la acción intentada puede realizarse solo una vez en la vida,

debe fallar de esta forma. Completa su decisión señalando que como debe

haber correspondencia entre el nombre y del sexo de conformidad al artículo

31 de la Ley N° 4.808, rechaza también la rectificación del nombre.

Las dos sentencias restantes, pronunciadas por el 1° Juzgado Civil de

Santiago y comentadas con anterioridad, estimaron que al no haberse

realizado el solicitante todas las intervenciones quirúrgicas que la medicina

157
ofrece, no ha existido en él un cambio del sexo biológico, rechazando lo

solicitado.

2.6.2.3. Motivos por los cuales se revoca la sentencia de primera

instancia.

Como ya hemos anticipado, en la muestra analizada son seis las sentencias

que resuelven rechazando lo solicitado por el interesado. De ellas, cuatro

deniegan la rectificación en la partida de nacimiento del nombre y del sexo,

mientras que en dos rechazan solo el cambio de sexo, aceptando la

rectificación del nombre. Todas estas sentencias fueron impugnadas por medio

de la interposición de un recurso de apelación, habiendo sido ya pronunciados

cinco fallos que revocaron la sentencia de primera instancia, accediendo a la

modificación registral del nombre y del sexo. La restante se encontraba

pendiente de fallo al momento del cierre de esta investigación, por lo que no

será analizada.

Todas estas sentencias, que fueron pronunciadas por la Ilustrísima Corte de

Apelaciones de Santiago, revocan las de primera instancia en base a

158
argumentos similares, corrigiendo los errores en que incurrió el tribunal de

origen, y que podemos resumir en los siguientes términos: estiman que

habiéndose acreditado la concurrencia de los presupuestos legales que regulan

el cambio de nombre, establecidos en la Ley N° 17.344 en su artículo 1°, así

como la identidad sexual del solicitante, que se ve reafirmada por la apariencia

general del interesado, tal realidad debe ser reconocida en la partida de

nacimiento correspondiente. Así, debiendo ser coherente el nombre y el sexo

conforme el tenor del artículo 31 de la Ley N° 4.808, se resuelve de manera

favorable a los intereses del actor, conforme a la facultad contenida en el

artículo 17 de la misma norma, ya que ello implica reconocer todos los

derechos fundamentales involucrados en estos casos.

Cabe señalar, en dos de estas sentencias hubo voto de minoría. En una de

ellas, la opinión disidente corresponde a la abogada integrante Paola Herrera

Fuenzalida, que estimó encontrarse inhabilitada para acceder a la petición del

solicitante, toda vez que no existe ley que permita conceder lo solicitado. En la

otra sentencia la posición minoritaria corresponde al abogado integrante Ángel

Cruchaga Gandarillas, quien estuvo por confirmar el fallo apelado, ya que en su

opinión la Ley N° 17.344 solo autoriza a rectificar nombres y apellidos, no sexo,

mientras el artículo 31 de la Ley N° 4.808 establece que no se podrá imponer al

nacido un nombre equívoco respecto al sexo. Así las cosas, no habría norma
159
que ni tangencialmente se refiera a la posibilidad de modificar este último.

Como consecuencia de ello, señala que lo que pretende el solicitante es

aprovecharse de la norma, lo que “atenta con los principios más elementales

del derecho y hace al sentenciador apartarse, gravemente, del propósito que

tuvo el legislador al dictar la ley, es decir, de la rattio legis”. Finaliza señalando

que si bien el tema es de la mayor importancia, debe ser tratado

legislativamente y no por la vía judicial, dado que “no es posible resolver con

infracción de ley como se pretende” 110.

110
Esta y todas las otras sentencias analizadas pueden ser encontradas íntegramente en el Anexo N° 2
de la presente obra.
160
CAPÍTULO IV: DIAGNÓSTICO ALCANZADO POR EL ANÁLISIS

REALIZADO Y BASES PARA UNA NUEVA REGULACIÓN DE LA

RECTIFICACIÓN DE LA PARTIDA DE NACIMIENTO POR CAMBIO DE

NOMBRE Y SEXO.

Habiéndonos referido en nuestro marco teórico a la transexualidad y la

legislación aplicable a la materia, y conociendo en los capítulos posteriores los

resultados obtenidos del estudio de campo realizado, tanto respecto de la

prueba incorporada a las causas como de las sentencias que en dichos

procedimientos se dictaron, corresponde en esta última parte enunciar las

conclusiones a las que hemos arribado, con el objetivo de exhibir el diagnóstico

alcanzado respecto de la regulación y aplicación del procedimiento de

rectificación de la partida de nacimiento por cambio de nombre y sexo. Junto

con ello, verificaremos si la hipótesis planteada al inicio de esta investigación

se cumplió. Con este conocimiento, propondremos una nueva regulación que

supere tales deficiencias.

161
1. Resultados obtenidos del análisis de medios de prueba incorporados a

las causas.

En cuanto a la rendición de información sumaria de testigos, consideramos

que es de gran utilidad para establecer la procedencia de la rectificación de la

partida de nacimiento por cambio de nombre y sexo. Ello pues por su

intermedio es posible dar por acreditado el menoscabo, el hecho de haber sido

conocidos los solicitantes por más de cinco años con los nombres requeridos,

así como comprobar el reconocimiento social de la identidad sexual del

solicitante. No habiendo encontrado aspectos objetables a este medio

probatorio, más que la falta de uniformidad en su incorporación a la causa,

estimamos que con la regulación actual de la materia en estudio, este medio de

prueba resulta apropiado. Esto, sin perjuicio de que es perfectamente posible

acreditar la concurrencia de las causales contempladas en la ley por medio de

otra clase de información sumaria, como sería la documental.

Respecto de los informes emanados del Servicio de Registro Civil e

Identificación, el 100% de ellos abarca aspectos improcedentes. Desde nuestra

óptica, el Servicio debiera limitarse a informar únicamente sobre los datos que

figuran en sus registros, ciñéndose a lo que la ley prescribe. Por ello, no es

162
adecuado que se extienda a puntos como la interpretación de la ley aplicable,

la competencia del tribunal para rectificar o no la mención “sexo” o si es

necesario rectificar la partida de nacimiento cuando consta que el solicitante se

ha intervenido quirúrgicamente, aun cuando ello sea favorable a lo solicitado. Si

por ley el cometido que se le entrega a dicha institución se debe limitar a los

aspectos establecidos en el artículo 2° de la Ley N° 17.344, cualquier mención

que no se corresponda con ellas es inapropiada, y por tanto, excede en lo que

debiera informar.

Otro de los medios de prueba analizados son los documentos acompañados

voluntariamente por los solicitantes. Entre ellos, revisten especial interés los

certificados e informes de carácter psicológico y/o psiquiátrico, los cuales

fueron incorporados en treinta de las treinta y un causas, equivalente al 96,77%

del total. Su importancia radica en que por su intermedio es posible acreditar

ante el tribunal la transexualidad del solicitante, así como el menoscabo, e

incluso el nombre que el solicitante siente propio. Consideramos que este

medio probatorio es el idóneo a este propósito, ya que el solicitante podrá

concurrir voluntariamente a un psicólogo o médico psiquiatra de su elección

para que este, con los conocimientos técnicos propios de su disciplina, y

mediante un relato aportado libremente por el interesado, pueda evaluar sobre

la disconformidad entre su identidad de género y el sexo biológico, y mediante


163
su opinión diagnóstica, comunicar sus conclusiones a efectos de ser utilizados

en procedimientos que a propósito de esta materia se sustancien.

En relación a ello, consideramos que es preferible este tipo de documentos,

acompañados voluntariamente por el solicitante, frente a las pericias

decretadas con este mismo propósito para que fueran realizadas por el Servicio

Médico Legal, ya que, sin dudar de la capacidad técnica de los peritos en el

área de la salud mental de aquella institución, precisamente la voluntariedad en

este tipo de gestiones resulta ser un aspecto favorable de gran relevancia.

Debemos recordar que en 16111 de las 31 causas analizadas, el tribunal

dispuso la práctica de pericias de carácter psiquiátrico o psicológico por parte

del Servicio Médico Legal, no obstante haberse acompañado voluntariamente

por los solicitantes documentos de ese mismo carácter. De este modo, nos

parece que este requerimiento del tribunal en esos casos resultó ser

sobreabundante, y por lo mismo prescindible.

111
De las 17 causas en que se ordenó que el Servicio Médico Legal practicara pericias de carácter
psicológicas, solo en una de ellas la persona solicitante no acompañó voluntariamente certificado o
informe psicológico o psiquiátrico, correspondiente al 23° Juzgado Civil de Santiago.
164
También resulta de interés que en tres de las causas analizadas se debió

acompañar por los solicitantes sus certificados de nacimiento a requerimiento

del tribunal, bajo apercibimiento de no dar curso a la solicitud. Consideramos

que tal proceder es injustificado toda vez que la ley no ordena acompañar tales

documentos, ni los exige para continuar con la tramitación de la causa. Por lo

demás, la información que se obtiene de ellos se encuentra contenida también

en el informe del Servicio de Registro e Identificación, que forma parte del

procedimiento.

Respecto a las causas en que se ordenó la realización de una audiencia con

el solicitante en dependencias del tribunal, es frecuente que no se especifique

su finalidad. No se explicita en ningún momento qué es lo que se pretende

probar ni qué hecho afirmado por la parte se busca verificar. Si el objeto de

estas audiencias fuera recabar información respecto a las situaciones de

discriminación sufridas por los solicitantes, estas serían innecesarias, ya que

estos hechos habrían sido previamente afirmados en las solicitudes

interpuestas, y acreditados mediante la información sumaria de testigos, por lo

tanto, además, resultarían sobreabundantes.

165
Resulta llamativo que en una de estas audiencias se le haya preguntado al

solicitante sobre la posibilidad de implantarse pene. Esto es improcedente ya

que si el solicitante tiene o no la intención de practicarse un implante peneano

no dice relación alguna con el objeto del procedimiento, el que debiera

centrarse únicamente en el cumplimiento de los requisitos que la ley contempla

para acceder al cambio de nombre, así como acreditar la identidad sexual del

interesado. Por lo demás, ello constituye una intromisión inaceptable en la vida

privada del solicitante, vulnerando tal derecho fundamental.

En definitiva, consideramos que éstas, además de carecer de un propósito

claro, se apartan del objeto del procedimiento, dado que no resultan útiles para

acreditar ni la causal a) ni b) del artículo 1° de la Ley N° 17.344. Finalmente, si

el propósito del tribunal fuera observar la apariencia externa del solicitante, lo

cual consideramos improcedente, ello podría lograrse por medios menos

invasivos, como sería solicitar al interesado que acompañe una fotografía suya.

Respecto a las pericias realizadas por el Servicio Médico Legal, como

indicáramos en su oportunidad, en veintitrés de los treinta y un casos

examinados se le requirió por parte del tribunal la realización de informes de

distinto tipo, lo que representa un 74,19% de la muestra. De este modo, se


166
puede constatar que, a pesar de ser un trámite que la ley no exige, la tendencia

a ordenarlos es alta.

Al analizar las resoluciones que ordenaron la práctica de estas pericias

pudimos constatar la imprecisión de los tribunales al momento de requerir la

realización de estos informes. Así, suelen valerse de expresiones como

“exámenes físicos”, “exámenes psiquiátricos o psicológicos” o “exámenes

médicos de rigor”. Ninguna de estas expresiones da claridad sobre las pericias

que debe realizar el Servicio Médico Legal ni qué objeto persigue su práctica.

En efecto, requerir un examen psiquiátrico, psicológico o físico, sin indicar más,

conlleva que el facultativo a cargo deba definir, conforme a lo que él estime

apropiado, el método para responder al encargo. Una pericia en que no se

indica qué es lo que se debe buscar en la persona examinada impide que se

determine claramente la forma de realizar la pericia. A modo de ejemplo, un

examen “psicológico” podría revestir la forma de entrevistas clínicas o

aplicación de test, dependiendo de lo que se esté buscando comprobar o

descartar.

El asunto no es menor, ya que en reiteradas ocasiones tal institución ha

llevado a cabo pericias que resultan invasivas de la privacidad del solicitante,


167
especialmente cuando se requieren informes sobre aspectos relativos a la

apariencia física. Por ello, consideramos necesario que los tribunales expresen

con precisión qué es lo que requieren que se les informe, de modo que al

solicitante se le practiquen únicamente los exámenes adecuados para ese fin,

sin exponerlos innecesariamente a procedimientos que violenten su intimidad.

Generalmente, cuando se ha ordenado realizar pericias de carácter físico a

los solicitantes, el Servicio Médico Legal evacúa como respuesta informes de

sexología. Del total de éstos, en el 47,05% se ha señalado que el tratamiento

de reasignación sexual del solicitante se encuentra incompleto por no haberse

realizado todas las intervenciones quirúrgicas que la ciencia médica ofrece

para acercar su fisonomía al sexo vivido. A este respecto, debemos recordar

que la transexualidad puede o no llevar aparejada la realización de

intervenciones quirúrgicas, y no hay ley que las considere como requisito para

poder acceder a la petición consignada en la solicitud. Por lo demás, nos

parece que calificar al tratamiento de reasignación sexual como completo o

incompleto es algo que solo le corresponde al solicitante y no a tal institución.

En efecto, el determinar cuando una persona se siente satisfecha con su

apariencia física para reflejar su sentir interno, es una decisión que sólo le

compete a ella misma, y no al Servicio Médico Legal ni a institución alguna. En

este sentido, debemos insistir que el quid de este tipo de procedimientos es el


168
derecho a la identidad de las personas, y no el hecho de que la apariencia sea

socialmente reconocida como semejante a la identidad de género.

Además de lo señalado, hemos constatado que en el 52,94% de estos

informes hubo referencias a la vida sexual de los interesados, mediante

afirmaciones tales como que el solicitante “no ha tenido actividad sexual”, que

“refiere una pareja femenina, cuando tenía 21 años, sin vida sexual”, que

“nunca ha sido penetrado”, que su “himen se encuentra intacto, sin lesiones”, o

que “ha tenido relaciones sexuales”. Consideramos que consignar dicha

información es improcedente teniendo en consideración el objeto del

procedimiento, el cual no debiera considerar como punto de discusión la vida

sexual del interesado, con lo cual además se vulnera el derecho a la vida

privada de los solicitantes. Éste permite mantener un ámbito de la vida fuera

del conocimiento público, dentro del cual se encuentra incluida la vida sexual,

en el que solo se puede penetrar legítimamente en la medida que la persona

afectada acceda a dicha intromisión. Por ello, el consignar tal información en un

instrumento que forma parte de un procedimiento de carácter público sin el

consentimiento de la persona interesada, siendo además información

irrelevante para poder dar lugar a la rectificación solicitada, resulta vulneratorio

de este derecho.

169
Por su parte nos parece positivo que en la actualidad rija para la práctica de

estas pericias la “Guía técnica pericial de sexología forense para casos de

personas trans e intersex”, de cuyo contenido ya hemos dado cuenta

previamente. Sin embargo, hemos podido constatar que ha habido

incumplimientos reiterados a dicho instrumento, siendo los más frecuentes la

omisión del nombre social y del género con que se identifica la persona

periciada. Por el contrario, consideramos positivo que en términos generales se

haya consignado el aspecto general de la persona examinada.

Otro incumplimiento se produjo por la realización de maniobras de carácter

invasivo en el cuerpo de los solicitantes sin haberlo requerido el tribunal. De los

aspectos contenidos en la guía técnica, de la cual debieran observarse todos,

este es el que nos parece de mayor gravedad. En efecto, tal proceder del

Servicio Médico Legal, además de carecer de justificación técnica al ir en

contra de la guía que comentamos, no encuentra fundamento legal alguno. Así,

el realizar tratamientos invasivos para determinar la identidad sexual del

solicitante resulta ser un trato vejatorio, indigno, susceptible de producir un

dolor en la psiquis del interesado, vulnerando así su integridad psíquica y su

derecho a la salud. Incluso, en la hipótesis de que fuera procedente analizar la

170
estructura genital para determinar la apariencia del solicitante, sobre lo cual ya

presentamos nuestras objeciones, no se requeriría más que realizar una

inspección visual superficial a la anatomía del interesado. Atendido lo

previamente expuesto, y no siendo necesario para resolver el asunto sometido

a conocimiento del tribunal, tal proceder debe evitarse, en pos de proteger los

derechos fundamentales de los solicitantes.

También respecto de estas pericias llama la atención que en tres de las

causas se haya requerido la realización de exámenes de identidad de ADN.

Ello nos parece innecesario, ya que no apunta a acreditar la identidad de

género del solicitante ni tampoco la procedencia del cambio de nombre

registral, sino a conocer el sexo cromosómico de los interesados, información

con la cual el tribunal ya contaba por medio de la consignación del sexo

biológico en la partida respectiva.

Finalmente, consideramos digno de comentario el que en uno de los casos

analizados se haya ordenado oficiar a Carabineros de Chile y a la Policía de

investigaciones con el objeto de que informaran respecto a la existencia de

órdenes de detención pendientes que afectaran al solicitante. Nos parece, en

primer lugar, que el tribunal incurre en un error al citar el oficio circular N° 669-
171
95 de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago, el que no tiene texto

propio y consistió en el acto de comunicar a los Juzgados de Letras en lo Civil

de Santiago el auto acordado de la Corte Suprema de fecha 05 de julio de

1995, titulado “solicitud por cambio de nombre. Informe de carabineros e

investigaciones”. Lo correcto hubiera sido citar directamente tal auto acordado

que sirve de base para la actuación del tribunal. Además, ello hubiera facilitado

la comprensión de lo resuelto tanto para las instituciones a las cuales se ofició

como para los interesados.

Creemos por otra parte que estas diligencias son innecesarias, no obstante

el tenor del auto acordado citado que sugiere oficiar a dichas instituciones,

dado que se trata de trámites no contemplados en la ley. Aún más, la única que

legalmente está llamada a informar sobre antecedentes penales que obsten a

la procedencia de la rectificación de la partida de nacimiento es la Dirección del

Servicio de Registro Civil e Identificación, que debe realizarlo al tenor de lo

dispuesto en el artículo 2° de la Ley N° 17.344. Cabe señalar, en todos los

casos de nuestra muestra el Servicio ha dado cumplimiento a este trámite.

172
2. Resultados obtenidos del análisis de las sentencias que forman parte

de nuestra muestra.

El tiempo transcurrido entre la interposición de la solicitud y la sentencia

definitiva tuvo una duración prolongada, siendo en todas estas causas el

promedio de tramitación superior a un año. Consideramos que esto es excesivo

para la modificación de un dato registral, lo que en definitiva podría remediarse

buscando alternativas más expeditas.

Respecto al cumplimiento del artículo 170 del Código de Procedimiento Civil

en las sentencias analizadas, podemos destacar que la mayoría satisface la

norma, cumpliendo con tales estándares formales. Las pocas transgresiones a

dicho artículo se presentan en siete de las sentencias. En efecto, en dos de

ellas no se contempló la enunciación de la acción deducida; en otro par no se

mencionaron las consideraciones de hecho o de derecho que sirven de

fundamento a la sentencia y en otras tres ocasiones no se enunciaron las

normas con arreglo a las cuales se pronuncia el fallo, correspondientes a los

numerales 2°, 4° y 5° de tal artículo, respectivamente.

173
Respecto de las sentencias que no cumplen con el artículo 170 del Código

de Procedimiento Civil, dos de estas corresponden a aquellas que no

accedieron a lo solicitado por el actor, incurriendo ambas en una vulneración

del numeral 5° de tal precepto legal. Al ser estas apeladas, podemos destacar

que tal error fue subsanado por la Ilustrísima Corte de Apelaciones de

Santiago.

Finalmente, en lo que respecta al tribunal ad quem, cabe señalar que en

ninguna de las sentencias de apelación analizadas se vulneró el tenor del

artículo 170 del Código de Procedimiento Civil.

Por otra parte, respecto a cómo comprende el sentenciador la

transexualidad, en catorce del total de veintinueve sentencias se omitió hacer

referencia a ello, mientras que en otras once se le denomina en términos que

estimamos adecuados, entendiendo la transexualidad como identidad de

género. Lamentablemente, en tres de las sentencias restantes se entiende la

transexualidad como una patología o padecimiento, creencia que incluso en la

medicina psiquiátrica actual se encuentra en retirada. Es preciso recordar que

el DSM 5, del cual hablamos en el capítulo primero, no lo trata ya como un

trastorno, sino más bien como disforia de género, conceptualizando la


174
transexualidad como una transición social de masculino a femenino o a la

inversa, lo que puede implicar, pero no en todos los casos, una transformación

física del individuo. Ello nos lleva a deducir que la transexualidad es un sentir

interno, una autodefinición, es decir, una identidad. Es por ello que

consideramos que la transexualidad debe ser comprendida desde la

perspectiva de la identidad sexual, respetando la individualidad de las

personas. De dicha manera, continuar tratando la transexualidad como

patología o enfermedad reproduce una vez más un evidente menoscabo a su

forma de construirse como personas, y violenta en definitiva el derecho a la

identidad, que como ya hemos visto, se encuentra protegido por nuestro

ordenamiento jurídico. Finalmente, cabe señalar, en una de las sentencias se

calificó a la transexualidad como una tendencia sexual, lo que consideramos

erróneo ya que la orientación sexual alude a una atracción emocional, cuestión

diversa a lo que entendemos por transexualidad.

En cuanto a la relevancia que toma el aspecto físico en la fundamentación

de las sentencias, pudimos constatar que en siete del total de ellas no fue

relevante en la argumentación del fallo, siéndolo en las veintidós restantes. De

este último número, que representa un 75,86% del total, esto se presentó de

diversa forma dependiendo de si se accedía o no a lo solicitado por el actor. En

las que rectificaron nombre y sexo, se discurre acerca de si los solicitantes se


175
habían sometido a tratamientos endocrinológicos o quirúrgicos para modificar

su apariencia, siendo este hecho considerado para reforzar la convicción de

que el interesado vive la identidad que señaló en la solicitud.

Distinto es lo que sucede en las sentencias que rechazaron lo solicitado. En

ellas se señaló a grandes rasgos que el solicitante si bien tenía una apariencia

conforme a la identidad sexual alegada, el que no se haya realizado una o más

de las intervenciones quirúrgicas posibles producía que este mantuviera ciertos

rasgos u órganos propios del sexo biológico con el que nació, por lo cual se

estimó que no se había modificado el sexo, rechazando en definitiva. Las

cuatro sentencias que argumentan en este sentido fueron impugnadas por

medio de recurso de apelación. Al respecto, en los fallos pronunciados por la

Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago se argumenta en el sentido de

que no obsta a que la identidad de género sea aquella que el actor manifiesta

en su solicitud el hecho de no haberse realizado todas las intervenciones

quirúrgicas posibles para adecuar su apariencia. Ello, sin perjuicio de ser

considerados los tratamientos e intervenciones ya realizados como actos

positivos que demuestran la identidad de género alegada.

176
Es así que respecto de las sentencias que rechazaron lo solicitado podemos

reprochar la consideración de que el aspecto físico es un elemento

constituyente de la transexualidad, debiendo haberse realizado tales personas

todas las intervenciones quirúrgicas que existen para obtener certeza de que

efectivamente es una persona de identidad sexual diversa a la inscrita. Como

ya señaláramos, no es un requisito para ser considerado transexual la

realización de modificaciones corporales. Si bien puede coincidir

completamente la vivencia interna con la fisonomía del solicitante, el que no

sea así no implica ausencia de transexualidad. Por lo tanto, consideramos este

razonamiento erróneo, y debe en consecuencia evitarse su utilización.

En cuanto a la normativa específica invocada para fallar, prácticamente en

todas las sentencias solo se alude a los artículos 1° de la Ley N° 17.344, 31 de

la Ley N° 4.808 y 817 y siguientes del Código de Procedimiento Civil. Así,

resulta marginal la cantidad de casos en que se invocó articulado de la

normativa relativa a los derechos fundamentales de los solicitantes, contenidos

tanto en la Constitución Política de la República como en instrumentos

internacionales de derechos humanos.

177
Debemos señalar finalmente, en cuanto al aspecto normativo, que

consideramos muy acertada la referencia al artículo 17 de la Ley N° 4.808 por

parte de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago toda vez que aquella

facultad, contenida en su inciso primero, permite refutar la posición que

sostiene que no existe ley que permita acceder a la rectificación del sexo en la

partida de nacimiento, ya que la vía para realizar tal modificación conforme al

artículo citado, es justamente la sentencia judicial ejecutoriada.

Respecto de los argumentos centrales de las sentencias que accedieron a

lo solicitado podemos reconocer una tendencia mayoritaria a motivar los fallos

principalmente en base al respeto a los derechos fundamentales de los

interesados, pues en diez de las dieciocho sentencias de primera instancia que

fueron analizadas, correspondientes al 55,55% de ellas, el fallo se fundó en la

protección de dichos derechos. En menor medida, se recurrió a otros

argumentos para fundar los fallos. Así, en dos de las sentencias de primera

instancia, equivalentes al 11,11% del total de ellas se argumentó que mediante

la sentencia se podía reparar el menoscabo que a diario sufren los solicitantes.

Por su parte, en cuatro de las dieciocho sentencias de este tipo,

correspondientes al 22,22% del total, se señaló que al estimar suficientemente

acreditados los presupuestos legales y la identidad sexual, se debía acceder a

lo solicitado. A este respecto, si bien consideramos que el razonamiento


178
esgrimido en el primero grupo de sentencias analizadas es lo deseable, todas

estas motivaciones nos parecen apropiadas.

Dicho eso, estimamos necesario detenernos por un momento en una de las

sentencias que resolvió conforme a la tendencia mayoritaria rigiéndose por los

derechos fundamentales de los solicitantes. En esta, dictada por la jueza titular

del Noveno Juzgado Civil de Santiago, doña Lidia Poza Matus, se sostuvo una

premisa errada, la cual señalaba que el cambio de nombre no podía ir asociado

a una rectificación del sexo, porque ello fue definido biológicamente y no hay

causal dentro de la Ley N° 17.344 para acceder a ello, a menos que la

modificación quirúrgica haya tenido lugar. Dicha afirmación es del todo

equívoca ya que si bien no hay artículo en dicha ley que contemple

expresamente la posibilidad de rectificar el sexo en las partidas de nacimiento

tampoco existe norma alguna que contemple como requisito para rectificar el

sexo que la persona solicitante se haya realizado cirugía alguna.

Ahora bien, en cuanto a los argumentos esgrimidos para denegar lo

solicitado, uno de los motivos expuestos es la inexistencia de norma que

permita rectificar el nombre y sexo de los solicitantes en las partidas de

nacimiento, tesis que ha quedado ampliamente desmentida a lo largo de esta


179
obra, teniendo en consideración la interpretación realizada de la normativa

interna, en especial de los artículos 1° de la Ley N° 17.344, 17 y 31 de la Ley

N° 4.808 y de los derechos fundamentales que se encuentran implicados en

estas causas.

El otro argumento utilizado es la falta de realización de intervenciones

quirúrgicas por parte de los solicitantes, lo que conforme a los sentenciadores,

impide alcanzar la convicción de que la transexualidad es efectiva. En

consecuencia, al no modificarse el sexo biológico, no podían ordenar la

rectificación de la partida. Desde nuestra perspectiva, al argumentar de este

modo se incurre en dos errores. El primero de ellos, consiste en exigir la

realización de intervenciones quirúrgicas que modifiquen la fisonomía total del

solicitante, toda vez que como sostuvimos, la transexualidad, como identidad

que es, requiere únicamente del profundo sentir interno de pertenecer al otro

género. Si bien es común que una persona transexual se someta a

intervenciones quirúrgicas, la ausencia de ellas no permite descartarla. El

segundo error consiste en considerar necesario que exista un cambio del sexo

biológico para poder acceder a tal rectificación. Como señalamos en el primer

capítulo, el sexo biológico es de carácter estático, inmodificable, ya que no es

posible una variación cromosómica en este sentido. Por ello, debe buscarse

180
cuál es el sexo psicológico de los solicitantes para resolver, ya que éste prima

frente al sexo como elemento estático.

3. Verificación de la hipótesis planteada y el diagnóstico alcanzado.

Al comenzar la presente obra nos planteamos comprobar qué hay de cierto

en que la normativa que regula el cambio de nombre y sexo registral, tanto en

abstracto como en su aplicación, así como los argumentos esgrimidos al

fallarse estas causas constituyen u ocasionan vulneraciones a los derechos

fundamentales de los solicitantes. A este respecto, debemos señalar que no

hemos podido dar por verificada íntegramente nuestra hipótesis, cumpliéndose

solo parcialmente, como explicamos a continuación.

Respecto a si la regulación del cambio de nombre y sexo registral, en

abstracto, vulnera los derechos fundamentales de los solicitantes, debemos

concluir que tal afirmación resulta falsa. En efecto, ni la Ley N° 17.344, ni la Ley

N° 4.808, así como ninguna otra norma que resulte aplicable vulnera el

cumplimiento de tales garantías. Ninguna de ellas por si misma puede ser

interpretada en el sentido de transgredir algún derecho fundamental. Ni siquiera

181
la ausencia de norma expresa que permita el cambio de la mención sexo

resulta vulneratoria, por cuanto el propio ordenamiento jurídico entrega las

herramientas para salvar dicha falta.

Respecto a si la aplicación de la normativa da lugar a vulneraciones de los

derechos fundamentales de los interesados, podemos sostener que tal

afirmación se encuentra verificada. Tales afectaciones se deben principalmente

al uso, en ocasiones cuestionable, de la facultad contenida en el artículo 820

del Código de Procedimiento Civil, en base a la cual se ha ordenado

reiteradamente la práctica de pericias por el Servicio Médico Legal con el

objeto de verificar aspectos sobre el sexo biológico de los solicitantes y en

particular su genitalidad. De este modo, se reduce la identidad de género

meramente al físico de las personas, constituyendo ello un cuestionamiento a

la identidad de los solicitantes. Por su parte, la realización de audiencias en las

dependencias del tribunal suelen tener un carácter invasivo en la privacidad de

los solicitantes, como señalamos previamente.

A su vez, la forma en que el Servicio Médico Legal cumple lo ordenado por

el tribunal también ha acarreado vulneración a los derechos fundamentales de

los solicitantes como se ha expresado en páginas anteriores. Debemos


182
recordar que en algunos de los informes de Sexología y de Ginecología

Forense se han acompañado fotografías del cuerpo desnudo de los

solicitantes, los que figuran en los expedientes de las causas, que son de

acceso público.

Por último, respecto a si los argumentos esgrimidos por los tribunales al

fallar estas causas resultaban vulneratorios de los derechos fundamentales de

los interesados, tal afirmación solo se cumple parcialmente. Así, a modo de

ejemplo, hemos visto vulneraciones al derecho a la identidad al considerar la

identidad de género como una patología, cuestión que ocurrió en dos de las

dieciocho sentencias de primera instancia que fallaron accediendo a lo

solicitado, y una de las seis sentencias desfavorables de primera instancia.

Finalmente, es posible afirmar que la denegación de lo solicitado significa un

desconocimiento del derecho a la identidad.

Aun cuando la hipótesis planteada tiene un cumplimiento parcial, podemos

afirmar con seguridad que la actual normativa es deficiente, siendo imperioso

avanzar en una nueva legislación que supere las problemáticas en estas

páginas acusadas. Con toda la experiencia acumulada, proponemos una nueva

regulación para esta materia.


183
4. Una nueva regulación para las rectificaciones de partida de nacimiento.

La nueva regulación que en adelante proponemos para la rectificación de la

partida de nacimiento tiene como objetivo principal dar una eficaz protección al

derecho a la identidad de las personas, haciéndose cargo de la situación de los

transexuales. Ello se pretende realizar facilitando el reconocimiento de la

identidad en las partidas de nacimiento, mediante un procedimiento que sea

tramitado ante una institución idónea para tal función administrativa y con

mayor celeridad respecto al que actualmente se realiza por los Juzgados de

Letras en lo Civil.

Sobre el particular, el procedimiento que proponemos conllevaría

idealmente un tiempo de tramitación para la rectificación de la partida de

nacimiento por cambio de nombre y sexo de sesenta días hábiles, y en el caso

de cambio de nombre podría alcanzar hasta ochenta días hábiles, término

bastante menor a los 17,4 meses promedio que tardaron en tramitarse las

causas de rectificación de nuestra muestra que fueron falladas favorablemente

ante los Juzgados de Letras en lo Civil de Santiago.

184
Conforme señalamos, este proyecto de ley pretende desconcentrar de

labores administrativas a los tribunales de justicia, radicando la tramitación de

las rectificaciones de las partidas de nacimiento tanto por cambio de nombre

como de sexo ante el Servicio de Registro Civil e Identificación.

La ley que proponemos, cabe señalar, no pretende presentarse como una

ley de identidad de género, atendido que ello significaría abarcar muchos

tópicos jurídicos relativos a la realidad de la población transexual. Nuestra

propuesta, en consecuencia, regula solo uno de los muchos aspectos que

aquejan a las personas transexuales en nuestro país, consistente en la

disconformidad entre su identidad de género y los datos que figuran en su

partida de nacimiento. Con este proyecto de ley, además, se persigue erradicar

ciertas prácticas vulneratorias de los derechos fundamentales de los

solicitantes transexuales que han ocurrido al amparo de la actual normativa y

han quedado de manifiesto en la presente investigación. De estas, la más

destacable es la práctica de pericias de carácter sexológico por parte del

Servicio Médico Legal, que en virtud del presente proyecto quedan

absolutamente descartadas.

185
Esta iniciativa legal pretende, además, crear un procedimiento uniforme

para la rectificación de partida de nacimiento en atención a que, actualmente,

las causas que se substancian ante los Juzgados de Letras en lo Civil reciben

una tramitación disímil dependiendo del tribunal que conoce del asunto. Por

este medio se pretende, además, crear un procedimiento único tanto para la

rectificación del nombre, como del nombre y sexo.

Ahora bien, en relación a la regulación que recibe la materia, consideramos

que es inapropiado mantener la realización de la publicación de un extracto de

la solicitud en el Diario Oficial en los mismos términos que actualmente lo exige

la ley, ya que desestimamos toda posibilidad de oposición por terceros a la

rectificación solicitada por el interesado, por considerar que no existen

argumentos suficientes que puedan obstar, apropiadamente, al derecho a la

identidad de las personas.

A su vez, respecto del inciso séptimo del artículo 2° de la Ley N° 17.344,

que establece como un impedimento a la rectificación de la partida de

nacimiento que el solicitante se encuentre procesado o haya sido condenado

por crimen o simple delito que merezca pena aflictiva, consideramos que dicho

precepto debe suprimirse, y por tanto, no se encuentra acogido en el proyecto


186
de ley que presentamos. Esto se debe a que la rectificación del nombre y/o el

sexo en la partida de nacimiento no conlleva en ningún caso la modificación del

Rol Único Nacional. Por ello, no se vería afectada la posibilidad de singularizar

al solicitante que se encuentre imputado o condenado por crimen o simple

delito que merezca pena aflictiva. En consecuencia, ello no vendría a impedir la

persecución penal o el cumplimiento de pena alguna. El tomar la postura

contraria, sin lugar a dudas, vulneraría injustificadamente el derecho a la

identidad de los solicitantes.

Respecto al contenido del proyecto mismo, este se presenta dividido para

efectos explicativos, en cuatro apartados: Uno correspondiente a disposiciones

generales, en que se contemplan las causales que hacen procedente la

rectificación de la partida de nacimiento, las limitaciones que se establecen

para modificarlas así como el órgano competente para ello. Un segundo

apartado se refiere al procedimiento de rectificación de partida de nacimiento

propiamente tal. En él se establece cómo debe ser la solicitud de rectificación,

la forma en que se debe acreditar cada causal, los plazos que se conceden

para resolver las solicitudes de rectificación, los motivos por los cuales la

solicitud puede ser rechazada así como los recursos que resultan procedentes

en su caso.

187
Con posterioridad, se contempla un apartado de disposiciones varias,

relativo a la forma en que se deben practicar las rectificaciones, los efectos de

ésta, la sanción ante el uso malicioso de los primitivos nombres y/o apellidos,

así como otras disposiciones, destinadas a concordar la nueva ley que se

propone con el resto de la legislación aplicable en la materia.

Finalmente, se incluye en el proyecto un artículo único transitorio que busca

dar respuesta a aquellos casos de personas transexuales que habiendo

intentado la rectificación de su nombre y sexo registral por la vía jurisdiccional

que actualmente rige, solo obtuvieron la de su nombre.

Nuestros comentarios, que se encuentran insertos con posterioridad a cada

apartado, están dirigidos a explicar y fundamentar el sentido del articulado

propuesto, y se centrarán en definitiva en las primeras dos partes de la

presente ley. Respecto a las dos finales, estos serán más acotados, dada la

naturaleza de las disposiciones propuestas.

188
5. Proyecto de ley que autoriza la rectificación de la partida de nacimiento

en los casos que indica.

5.1. Disposiciones generales.

Artículo 1° Toda persona tiene derecho a usar los nombres y apellidos con que

haya sido individualizada en su respectiva inscripción de nacimiento. La

usurpación del nombre será sancionada en los términos previstos por el

artículo 214 del Código Penal.

Artículo 2°. Toda persona podrá además solicitar que se la autorice para

rectificar su partida de nacimiento en cuanto a sus nombres o apellidos, o

ambos a la vez, en los casos siguientes:

a) Cuando proceda rectificar el sexo, en los términos que fija la presente ley,

b) Cuando unos u otros le produzcan un menoscabo moral,

c) Cuando unos u otros le produzcan un menoscabo material,

d) Cuando el solicitante haya sido conocido durante más de cinco años con

nombres o apellidos, o ambos, diferentes de los propios, y

189
e) En los casos de filiación no matrimonial o en que no se encuentre

determinada la filiación, para agregar un apellido cuando la persona hubiera

sido inscrita con uno solo o para cambiar uno de los que se hubieren impuesto

al nacido, cuando fueren iguales.

Lo dispuesto en este artículo se entenderá sin perjuicio de las rectificaciones de

partida de nacimiento que por otras leyes puedan hacerse a consecuencia de

errores manifiestos o como consecuencia de la determinación o variación en la

filiación de las personas.

Artículo 3°. La persona cuyos nombres o apellidos, o ambos, no sean de origen

español, podrá solicitar se la autorice para traducirlos al idioma castellano.

Podrá, además, solicitar autorización para cambiarlos, si la pronunciación o

escritura de los mismos es manifiestamente difícil en un medio de habla

castellana.

Artículo 4°. Toda persona mayor de edad podrá requerir la rectificación de la

mención sexo en su partida de nacimiento.

190
Tal modificación deberá realizarse siempre que la persona acredite, por las

vías que la presente ley establece, haber una disconformidad entre su

identidad de género y el sexo inscrito.

Si resultare procedente rectificarlo deberá modificarse también el nombre de

conformidad al literal a) del artículo 2°, no pudiendo ser éste equívoco respecto

del sexo que se inscribirá.

Solo se podrá mantener el nombre consignado previamente en la partida si

aquél no indujera a error en cuanto al género de la persona requirente.

Artículo 5°. Para rectificar la partida de nacimiento en los términos previstos en

los artículos 2° a 4° se requerirá haber alcanzado la mayoría de edad.

El sujeto menor de edad que buscare rectificar su partida de nacimiento en

cuanto a su nombre y/o apellidos podrá realizarlo por intermedio de su

representante legal, en todos los casos previstos en el artículo 2° y 3°, con

excepción del literal a) del primer precepto citado.

No podrá rectificarse la mención sexo en la partida de nacimiento por persona

menor de edad, ni aún por intermedio de su representante legal.

191
Artículo 6°. Será función del Servicio de Registro Civil e Identificación, por

intermedio del Oficial Civil correspondiente a la comuna ante el cual el

requirente concurra, tramitar y resolver las solicitudes de rectificación de partida

de nacimiento que se funden en la presente ley.

Artículo 7°. El derecho a rectificar nombres o apellidos, así como el nombre y

sexo inscritos en su caso, se podrá ejercer solo una vez desde que la persona

alcance la mayoría de edad.

Adicionalmente, las personas menores de edad podrán rectificar sus nombres

y/o apellidos en la partida de nacimiento solo una vez por intermedio de sus

representantes legales, sin perjuicio de lo prescrito en el inciso anterior.

5.1.1. Comentarios a las disposiciones generales.

5.1.1.1. Sobre el artículo primero.

Este artículo reconoce el derecho de toda persona a usar los nombres y

apellidos con que se encuentra inscrita, así como establece implícitamente la

obligación universal de no usar ilícitamente nombres ajenos al propio, lo cual se


192
encuentra sancionado en el artículo 214 del Código Penal bajo el delito de

usurpación de nombre. La referencia a la norma punitiva se realiza para

simplificar la comprensión de la norma, además de aportar en la sistematicidad

del ordenamiento jurídico.

5.1.1.2. Sobre el artículo segundo.

Este mantiene parcialmente lo dispuesto en el actual artículo 1° de la ley

17.344. En efecto, establece el derecho de toda persona para rectificar sus

nombres o apellidos, o ambos a la vez, fijando algunas de las causales por las

cuales tal rectificación, en los términos que fija este proyecto de ley, es

procedente.

La causal a), en específico, se presenta como la mayor innovación realizada

en relación al actual artículo 1° de la Ley N° 17.344, al permitir rectificar el

nombre cuando proceda también rectificar el sexo. De dicha manera, toda

persona transexual que pretenda rectificar tanto el nombre como el sexo tendrá

legalmente establecida la forma de realizarlo.

193
Otra de las innovaciones que presenta este proyecto es la adecuación y

modificación del contenido de la letra a) del artículo 1° de la Ley N° 17.344,

suprimiendo las calificaciones de “ridículo” y “risible” como causales de

rectificación del nombre. Consideramos que estas son innecesarias, toda vez

que se encuentran subsumidas en el menoscabo moral. Además, la presente

propuesta separa las causales de menoscabo moral y material, con lo cual se

persigue simplificar la identificación de la causal invocada, así como

distinguirlas a propósito de la regulación que a ellas se les da.

Respecto de la causal d) y e) del presente proyecto, estas son una

transcripción de las causales b) y c) del artículo 1° de la Ley N° 17.344, las

cuales se mantienen debido a que consideramos que ambas son apropiadas

para la regulación que debe recibir la presente materia.

En relación al inciso final, éste distingue la rectificación de la partida de

nacimiento por las vías que establece el presente proyecto de las que por otras

leyes se puedan realizar, como es el caso de la que se efectúa por una

inscripción con errores manifiestos, para lo cual el Servicio de Registro Civil e

Identificación tiene su propio procedimiento administrativo, establecido en el

artículo 17 de la Ley N° 4.808. Esto es relevante ya que permite determinar la


194
cantidad de oportunidades en que una persona podrá rectificar su partida de

nacimiento, lo que guarda relación con el artículo 7° del presente proyecto.

5.1.1.3. Sobre el artículo tercero.

El presente artículo mantiene la causal de rectificación de partida de

nacimiento contenida en el artículo 1° de la Ley N° 17.344 referida a las

personas que se encuentren inscritas con nombres que no sean de origen

español, o cuya escrituración o pronunciación sea manifiestamente difícil en

nuestro país, con el propósito de que puedan adaptarlos al medio en el cual se

encuentran inmersos, facilitando su desenvolvimiento en sociedad.

5.1.1.4. Sobre el artículo cuarto.

Por medio del artículo cuarto hemos fijado los requisitos que debe cumplir

toda persona que desee rectificar su sexo, no por error manifiesto en la

inscripción de su nacimiento, sino por no ser concordante su identidad sexual

con la inscrita.

195
En su inciso primero hemos establecido que sólo podrán realizarlo las

personas mayores de edad. Esto se requiere debido a que, bajo la

comprensión de que los niños, niñas y adolescentes son sujetos en desarrollo

progresivo, el fijar una edad arbitrariamente menor a la propuesta, o incluso

prescindir de edad alguna para rectificar la partida de nacimiento nos parece

problemático. Si bien a nivel teórico podría argumentarse que al ser los niños

sujetos de derechos, teniendo garantizado su derecho a la identidad, el cual

incluye a la identidad de género, el hecho de negarles el acceso a la

rectificación de partida de nacimiento importaría conculcar sus derechos.

Siendo el argumento atendible, especialmente considerando la especial

preocupación por sus derechos, hemos optado por inclinarnos por la negativa

ya que si la determinación de la identidad sexual puede ser compleja, más aún

podrá serlo en tales etapas del desarrollo. Nos parece que ante esa duda lo

mejor es que la decisión de rectificar o no la partida en esos términos sea

tomada por una persona que ante el derecho sea considerada plenamente

capaz de tomar decisiones respecto a su vida.

En definitiva, decidimos conscientemente ser aprehensivos en tal sentido

con los menores de edad en general, ya que como la norma no puede ser

diversa caso a caso, optamos por requerir la mayoría de edad, por ser el sexo

196
un aspecto de la partida de nacimiento que conlleva mayores consecuencias

jurídicas y sociales que el cambio de nombre.

La vía por la cual se permite la rectificación del sexo se encuentra

establecida en el inciso segundo del presente artículo. Éste requiere que la

persona, para acceder a ello, acredite la disconformidad que siente entre su

identidad de género y el sexo inscrito. Tal requerimiento resulta lógico

considerando que este precepto se inserta para posibilitar la modificación del

sexo registral de personas transexuales.

El inciso tercero, por su parte, establece que si fuera procedente rectificar el

sexo, habiéndose cumplido los estándares que fija el presente proyecto de ley,

deberá modificarse también el nombre de conformidad al artículo 2° letra a) del

proyecto que comentamos, no pudiendo ser equívoco respecto del sexo. Esto

se debe a que, como señalamos durante el transcurso de nuestra memoria,

consideramos que el sexo es el parámetro de corrección que el nombre sigue.

Por ello, deben coincidir en cuánto a género. Coherente con ello, finaliza el

presente artículo en su inciso final afirmando que sólo se podrá mantener el

nombre originario en la partida rectificada si la persona solicitante así lo

deseare, no pudiendo ser este equívoco respecto del sexo. A modo de ejemplo,
197
podría mantenerse el nombre “Andrea”, tanto sea hombre o mujer, pero no

podría mantenerse el nombre “Roberto” si tal persona rectifica su sexo

reflejando una identidad sexual femenina.

5.1.1.5. Sobre el artículo quinto.

El artículo quinto del presente proyecto determina quién será el sujeto

legitimado para requerir la rectificación de la partida de nacimiento,

estableciendo que la modificación del nombre podrán solicitarla tanto las

personas mayores de edad por sí mismas, como los menores de edad,

legalmente representados.

Por su parte, para la rectificación de la partida de nacimiento respecto al

sexo y nombre, solo podrá requerirla personalmente el que sea mayor de edad,

lo cual se condice con lo afirmado previamente, a propósito del artículo cuarto

en su inciso primero.

198
5.1.1.6. Sobre el artículo sexto.

Como señalamos en el primer capítulo de la presente investigación, los

Juzgados de Letras en lo Civil conocen del procedimiento de rectificación de la

partida de nacimiento dentro de aquellos denominados actos judiciales no

contenciosos. De la definición de éstos, contenida en el artículo 817 del Código

de Procedimiento Civil se desprende que tal labor no es de la esencia de la

función jurisdiccional, sino que son meramente administrativos. Por ello, dada

la saturación que presentan actualmente los Juzgados de Letras en lo Civil,

que en ocasiones produce retardo en la resolución de tales asuntos, y teniendo

en consideración las nuevas tendencias legislativas reflejadas en el proyecto

de ley que persigue establecer un nuevo Código Procesal Civil cuyo mensaje

señala que uno de los principios que inspira el proyecto, a propósito de los

procedimientos ejecutivos, es la descongestión de los jueces civiles de labores

administrativas, estimamos que lo correcto es que tal competencia se radique

en el Servicio de Registro Civil e Identificación.

Por lo demás, ello es posible dado que la Ley Orgánica del Servicio de

Registro Civil e Identificación señala en el artículo 4° N° 2 que una de sus

funciones es “Inscribir en el registro correspondiente los nacimientos,

199
matrimonios y defunciones; y dejar constancia en dicha inscripciones de los

hechos y actos jurídicos que las modifiquen, complementen o cancelen”. Por lo

demás, tal órgano puede desempeñar dicha función si alguna ley así lo

establece de conformidad al numeral 10 del mismo precepto. A este respecto,

consideramos que el Oficial Civil es el indicado para desempeñar tal función, ya

que de conformidad a lo dispuesto en el artículo 2°, letra g) de la Ley N°

17.477, se debe entender por tal “al funcionario que previa investidura se

encuentra a cargo de una Oficina, cualquiera fuere la calidad de la designación

contemplada en esta ley.”.

Cabe señalar, en el derecho comparado se pueden encontrar soluciones

similares. Así, en España, Bélgica y Argentina se ha optado por realizar la

rectificación de la partida de nacimiento en este sentido ante un funcionario del

Registro Civil. Esta alternativa también fue planteada en el proyecto de ley

nacional titulado “Modifica la ley N° 4.808, sobre Registro Civil e Identificación,

permitiendo el cambio de sexo de las personas con disforia de sexo”,

correspondiente al boletín N° 5679-18, el cual finalmente no prosperó.

200
5.1.1.7. Sobre el artículo séptimo.

El presente artículo limita la cantidad de ocasiones en que una persona

podrá rectificar su partida de nacimiento. Así, respecto del sexo, solo se podrá

modificar una vez en la vida desde que se haya alcanzado la mayoría de edad.

La misma regla se aplica para la rectificación del nombre, con la excepción de

que si los representantes legales del menor requirieron la rectificación del

nombre en la partida de nacimiento, este podrá, una vez alcanzada la edad

adulta, rectificar sus nombres o apellidos nuevamente.

De tal forma se busca evitar que una persona en su vida adulta se vea

impedida de rectificar su partida de nacimiento en cuanto al nombre y/o al sexo

cuando se hubieran modificado sus nombres y/o apellidos, a iniciativa de sus

representantes legales.

5.2. El procedimiento de rectificación de la partida de nacimiento.

Artículo 8°. El procedimiento que la presente ley establece se iniciará con la

presentación de una solicitud escrita, la cual deberá indicar cuál es la

201
rectificación pretendida, las causales invocadas para su procedencia, así como

los hechos que sirven de base para lo requerido.

Con ella, se deberán ofrecer los medios de verificación de las causales

invocadas, para ser rendidos en la oportunidad que corresponda.

Artículo 9°. Previo a recibir la solicitud de la rectificación de la partida de

nacimiento, el Oficial Civil deberá informar las consecuencias jurídicas que

pudieran derivar tanto del cambio de nombre, como del cambio de nombre y

sexo, cuando corresponda. Una vez realizado ello podrá admitir la presentación

de la solicitud antedicha, debiendo subscribirla los requirentes en ese mismo

acto.

Artículo 10°. Para acreditar la causal contenida en el artículo 4° se deberá

acompañar a la solicitud un certificado suscrito por un psicólogo o un médico

psiquiatra, el cual deberá contener la mención de ser el o la requirente una

persona transexual, con una identidad sexual diversa a la inscrita, debiendo

denominar a la persona tanto por su nombre legal, como por el nombre que

siente propio conforme su identidad sexual, el cual debe coincidir con el

solicitado en la rectificación del nombre procedente de conformidad al artículo

202
2° letra a). Si aconteciera lo previsto en el artículo 4° en su inciso final, deberá

consignarse igualmente tal circunstancia.

Artículo 11. Para acreditar la causal contenida en el artículo 2° letra b) la

persona solicitante deberá acompañar a la solicitud un certificado suscrito por

un psicólogo o un médico psiquiatra, el cual deberá consignar la existencia del

menoscabo moral causado en la persona por los hechos que sustentan la

solicitud.

Artículo 12. Para acreditar las causales contenidas en el artículo 2°, letras c) y

d), el solicitante deberá ofrecer el testimonio de dos personas, mayores de

edad, que deberán declarar ante el oficial civil que corresponda, al tenor de la

causal invocada. De ser posible tales personas declararán en la oportunidad

misma de la presentación de la solicitud, y de no practicarse, se debe fijar en

ese mismo acto fecha y hora para su práctica, plazo que no podrá exceder de

veinte días hábiles desde la presentación antedicha.

Artículo 13. Las causales contenidas en el artículo 2° letra e) y artículo 3° no

requerirán de rendición de prueba de ningún tipo, bastando con la relación de

203
los hechos realizada en la solicitud. La procedencia de la causal invocada será

calificada según el mérito de lo expuesto.

En cuanto a la causal contenida en el artículo 2° letra a), bastará con la relación

de los hechos, debiendo rectificarse si fuere debidamente acreditado lo

preceptuado en el artículo 10.

Artículo 14. Una vez recibida la solicitud de rectificación y habiendo recibido los

documentos fundantes o la declaración de testigos en los casos que

correspondiere, el oficial civil deberá resolver si es procedente acceder a lo

solicitado, para lo cual contará con treinta días hábiles. Si accede, deberá

practicar la rectificación en el menor tiempo posible, que no podrá sobrepasar,

en ningún caso, de treinta días hábiles.

Si la solicitud fuera de aquellas contenidas en el artículo 4° incisos primero a

tercero en relación al artículo 2° letra a) de la presente ley, se deberá resolver

accediendo o rechazando lo solicitado íntegramente, no pudiendo modificarse

uno de los rubros sin el otro.

Artículo 15. Solo se podrá rechazar la solicitud si el servicio constatare que los

presupuestos legales no se encuentran debidamente acreditados o que la

204
persona ya hubiere rectificado con anterioridad su partida de nacimiento,

contraviniendo lo dispuesto en el artículo 6° de la presente ley.

Si la solicitud resultare ser rechazada, tal decisión deberá ser fundada y

comunicada por intermedio de notificación administrativa hecha por oficio

anotado en guía de correo a la persona requirente. De dicha resolución se

podrá reclamar ante el Director General del Servicio dentro de un plazo de

treinta días contados desde la notificación.

Si dicho funcionario dictare resolución rechazando lo solicitado por el

requirente, se podrá recurrir dentro de sesenta días hábiles, contados desde su

notificación realizada en los mismos términos del inciso anterior ante el Juez de

Letras en lo Civil del domicilio del peticionario.

El Juez deberá oír, antes de resolver, al Director General del Registro Civil

Nacional, quien será parte en la gestión. En este caso se aplicarán las reglas

del juicio sumario, teniéndose como demanda la presentación hecha por el

peticionario ante el Juez. La sentencia definitiva que en la causa se dicte se

podrá impugnar por los recursos ordinarios.

205
5.2.1. Comentarios al procedimiento de rectificación de la partida de

nacimiento.

En términos generales, el diseño del procedimiento en el presente proyecto

persigue alcanzar una tramitación expedita en la rectificación de la partida de

nacimiento tanto por cambio de nombre, como de nombre y sexo inscritos, con

plazos precisos y acotados, y un sistema de impugnación de las decisiones que

permitan revertir, en los casos que sea procedente por haber resuelto en contra

del tenor de la presente ley, la decisión que emane del Servicio del Registro

Civil e Identificación.

Cabe señalar, los plazos aquí establecidos responden en parte a los que el

propio Servicio tiene para otras diligencias similares cuya regulación se

encuentra en la Ley N° 4.808. Los que son de iniciativa de los autores,

contenidos los artículos 12 y 14, responden a términos arbitrarios, pero que nos

parecen razonables atendida la necesidad de un procedimiento expedito.

206
5.2.1.1. Sobre el artículo décimo.

Para la rectificación del sexo en la partida de nacimiento, como se puede

observar en el presente proyecto de ley, solo se requiere acompañar un

certificado psicológico o psiquiátrico que contenga las menciones que el

artículo 10° señala para que se deba dar lugar a tal rectificación. Consideramos

que tal medio de verificación es suficiente, como señalamos en las

conclusiones expresadas previamente, toda vez que por este documento se

puede dar fe de la existencia de la identidad sexual de la persona requirente,

así como del nombre que se corresponde con dicha identidad, mediando la

autoridad y conocimientos técnicos de un profesional del área de la salud

mental de la confianza del peticionario.

Por ello, si se exigiera otros instrumentos o declaraciones adicionales,

estimamos ello significaría sobreabundar en aspectos respecto a los cuales ya

se tiene un medio de verificación suficiente.

207
5.2.1.2. Sobre el artículo décimo primero.

En el mismo sentido que en lo expresado a propósito del artículo 10°,

consideramos que el certificado psicológico o psiquiátrico es un medio

suficiente para acreditar la concurrencia del menoscabo a propósito del nombre

que se busca rectificar.

5.2.1.3. Sobre el artículo décimo segundo.

Respecto a lo que dispone el artículo 12 del presente proyecto de ley,

consideramos que la declaración de dos testigos es suficiente para acreditar

los hechos en que se sustenta la rectificación pretendida, toda vez que ellos

podrán dar fe de los hechos relatados, sin los inconvenientes que otros medios

de prueba presentan. En definitiva, por lo antedicho y su falta de objeciones,

nos parece razonable optar por él.

208
5.2.1.4. Sobre el artículo décimo quinto.

A propósito de lo dispuesto por el artículo 15 del proyecto de ley que

comentamos, tanto la materia relativa a la impugnación de las resoluciones que

emanen del presente procedimiento, como también los plazos y la forma de

notificación se encuentran inspirados en la Ley N° 4.808, en específico en su

artículo 21. Ello nos da la seguridad de poder optar por vías que para el

Servicio de Registro Civil e Identificación son propias, facilitando la aplicación

de las presentes disposiciones.

5.3. Disposiciones varias.

Artículo 16. La rectificación de la partida de nacimiento que se realice en

cualquiera de los sentidos que esta ley permite deberá cumplirse de acuerdo

con el D.F.L. N° 2.128, de 10 de Agosto de 1930, y sólo surtirá efectos legales

una vez que se extienda la nueva inscripción en conformidad al artículo 104 del

cuerpo legal citado.

Para estos efectos, tratándose de personas nacidas en el extranjero y cuyo

nacimiento no está inscrito en Chile, será necesario proceder previamente a la

209
inscripción del nacimiento en el Registro de la Primera Sección de la Comuna

de Santiago.

Artículo 17. Una vez que la partida de nacimiento de la persona solicitante haya

sido rectificada, ya sea respecto del sexo, nombres o apellidos, esta sólo podrá

usar, en el futuro, en todas sus actuaciones, su nuevo nombre propio o

apellidos, así como el sexo rectificado si procediere.

El cambio de apellido no podrá hacerse extensivo a los ascendientes del

solicitante, y no alterará la filiación; pero alcanzará a sus descendientes.

Si el solicitante es casado o tiene descendientes menores de edad, deberá

requerir además, en el mismo acto en que solicite el cambio de su apellido, la

modificación pertinente en su partida de matrimonio y en las partidas de

nacimiento de sus hijos.

Artículo 18. El uso malicioso de los primitivos nombres o apellidos y la

utilización fraudulenta del nuevo nombre o apellido para eximirse del

cumplimiento de obligaciones contraídas con anterioridad al cambio de ellos,

serán sancionados con la pena de presidio menor en su grado mínimo.

210
Artículo 19. En todo lo no previsto por esta ley serán aplicables las

disposiciones de la Ley N° 4.808, salvo en aquello en que resultaren

incompatibles.

Artículo 20. Deróguese, en virtud de la presente, la Ley N° 17.344 en su

totalidad.

Artículo 21. Modifíquese el artículo 17 de la Ley N° 4.808, reemplazando su

inciso primero por “Las inscripciones podrán ser alteradas o modificadas por

sentencia judicial ejecutoriada o cualquier otra vía que la ley nacional

establezca”.

Asimismo, suprímase en su inciso segundo “No obstante lo anterior,”, debiendo

quedar, en definitiva, “El Director General del Registro Civil Nacional podrá

ordenar, por la vía administrativa, la rectificación de inscripciones que

contengan omisiones o errores manifiestos”.

Artículo 22. Reemplácese el inciso primero del artículo 104 del Decreto con

Fuerza de Ley 2.128, debiendo quedar en definitiva en los siguientes términos:

“Cuando hubiere de rectificarse una inscripción de acuerdo con lo dispuesto en


211
resolución judicial ejecutoriada, o en resolución dictada a propósito de la Ley N°

XXXXX, se extenderá nueva inscripción con las rectificaciones del caso y se

practicará al margen de la antigua, la subsinscripción a que se refiere el N.° 9

del artículo 204.”112.

Artículo 23. Reemplácese el inciso segundo del artículo 31 de la Ley N° 4.808

por “No podrá imponerse al nacido, un nombre que resulte extravagante,

ridículo, impropio de personas, equívoco respecto del sexo o contrario al buen

lenguaje. La misma limitación rige respecto al nombre que se pretenda

rectificar en la respectiva partida en virtud de la ley N° XXXXX113.

5.3.1. Comentarios a las disposiciones varias.

Acerca de éstas podemos señalar que, respecto de los artículo 16 y 17,

estas normas son adecuaciones de lo que la Ley N° 17.344 prescribe,

añadiéndole únicamente el que por la regulación propuesta es posible acceder

a la rectificación del sexo. Por su parte, el artículo 18 es una transcripción literal

del actual artículo 5° de la misma ley.

112
Entiéndase por “Ley N° XXXXX” la referencia a la numeración que tendría el presente proyecto de ley
si fuera debidamente aprobado por el Congreso Nacional.
113
Ídem.
212
Dado que la regulación presentada recoge ciertos artículos de la Ley N°

17.344 que resultaban compatibles con este proyecto, proponemos derogar

íntegramente dicha ley, lo cual se realiza por intermedio del artículo 20

propuesto.

Finalmente, los artículos 21 y 22 tienen la finalidad de adecuar al

procedimiento propuesto tanto el artículo 17 de la Ley N° 4.808 como el artículo

104 del Decreto con Fuerza de Ley 2.128. Por su parte, el artículo 23 modifica

el artículo 31 de la Ley N° 4.808, en el sentido de que el nombre rectificado no

pueda ser equívoco respecto al sexo, no pudiendo dar lugar, en definitiva, a

que se resuelva rectificando solo el nombre y no el sexo, o a la inversa, salvo

en la excepción que este mismo proyecto presenta en el artículo 4° inciso final.

5.4. Disposiciones transitorias.

Artículo único transitorio. Por el sólo ministerio de esta ley, todas las personas

que hayan obtenido su cambio de nombre por razón de identidad de género, en

conformidad a las disposiciones de las leyes 17.344 y 4.808, sin obtener la

213
rectificación de su sexo, habiéndolo solicitado o no, podrán requerir que se

realice la rectificación de su partida en tal sentido. Bastará para ello con la

exhibición ante el Servicio de Registro Civil e identificación de copia autorizada

de la respectiva sentencia judicial y acreditar la identidad de género alegada

por los medios contemplados en el artículo 10 de la presente ley.

5.4.1. Sobre el artículo único transitorio.

Finalmente, el artículo único transitorio da la posibilidad a quienes no

pudieron obtener en los procedimientos jurisdiccionales la rectificación de su

nombre y sexo conjuntamente conforme a su identidad de género, aun cuando

no lo hubieren solicitado, de rectificar una vez más su partida de nacimiento en

los términos que el presente proyecto plantea, para que de dicha manera

puedan obtener el reconocimiento de tal identidad en su respectiva inscripción.

Consideramos que es fundamental que una norma como aquella sea aprobada,

ya que protege el derecho a la identidad sexual de las personas independiente

del momento en que la ley propuesta comience a regir.

214
BIBLIOGRAFÍA

I. Fuentes Bibliográficas

1. ALTO COMISIONADO DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LOS

DERECHOS HUMANOS. OFICINA EN COLOMBIA. 2002. Interpretación de las

normas internacionales sobre derechos humanos. Bogotá, Colombia.

Organización de las Naciones Unidas.

2. American Psychiatric Association, Manual Diagnóstico y Estadístico de los

Trastornos Mentales. Cuarta Edición. Arlington V.A. American Psychiatric

Association, 1994.

3. American Psychiatric Association, Manual Diagnóstico y Estadístico de los

Trastornos Mentales. Quinta Edición. Arlington V.A. American Psychiatric

Association, 2013.

215
4. BARRIENTOS, L. y LLANQUILEF, C. 2012. Jurisprudencia de los Tribunales

Civiles de Santiago sobre solicitudes de rectificación de partida de nacimiento

en cuanto al nombre y en cuanto al sexo formuladas por personas transexuales

durante los años 2005-2009. Memoria de Prueba para optar al grado de

Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales. Santiago, Universidad de Chile,

Facultad de Derecho.

5. BUSTOS M., Y. 2008. La transexualidad. Madrid. España. Editorial Dykinson

S.L.

6. COMITÉ DE DERECHOS HUMANOS, Caso Antonius Cornelis Van Hulst c.

Países Bajos Dictamen de 1 de noviembre de 2004, Comunicación N°

903/1999.

7. COMITÉ DE DERECHOS HUMANOS, Observación General Nº 16.

8. COMITÉ DE DERECHOS HUMANOS. Observación General N° 18.

216
9. DAVID, V. y TRABUCCO, A. 2009. Dos concepciones de igualdad en el

sistema interamericano de derechos humanos. Memoria para optar al grado de

licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales. Santiago, Chile. Universidad de

Chile.

10. ESPIN, E. 1991. Fundamento y alcance del derecho fundamental a la

inviolabilidad del domicilio. Revista del Centro de Estudios Constitucionales.

(8). Madrid, España.

11. FERNÁNDEZ, J. 2004. Cuerpos Desobedientes: Travestismo e Identidad

de Género. Buenos Aires. Argentina. Editorial Edhasa.

12. MAS, J. 2010. Identidades Gestionadas. Un estudio sobre la patologización

y la medicalización de la transexualidad. Trabajo final del Máster Oficial en

Antropología y Etnografía Departamento de Antropología Social y Cultural.

Barcelona. Universidad de Barcelona. Facultad de Geografía e Historia.

217
13. MATURANA M., Cristián. 2009. Derecho Procesal Orgánico. Separata.

Facultad de Derecho, Universidad de Chile.

14. MEDINA Q., Cecilia. 2003. La Convención Americana: teoría y

jurisprudencia. Vida, integridad personal, libertad personal, debido proceso y

recurso judicial. Santiago, Chile. Centro de Derechos Humanos, Facultad de

Derecho Universidad de Chile.

15. MONEY J. Sin sickness or status? Homosexual gender Identity and

psychoneuroendocrinology. American Psychologist.

16. NASH, C. 2008. La concepción de derechos fundamentales en

Latinoamérica. Tendencias jurisprudenciales. Tesis para optar al grado de

Doctor en Derecho. Santiago, Chile. Universidad de Chile.

17. PALAVECINO, Adriana. 2012. El derecho a la identidad de las personas

transgéneras. Revista Justicia, Género y Sexualidad.

218
II. Fuentes Electrónicas

1. ANGUITA, P. 2006. Jurisprudencia Constitucional sobre el Derecho a la

Propia Imagen y a la Vida Privada en Chile (1981-2004): Un Intento de

Sistematización. [en línea]. Libertad de expresión en Chile. 2006.

<http://www.derechoshumanos.udp.cl/wp-

content/uploads/2009/07/jurisprudencia.pdf> [consulta: 24 mayo 2014].

2. BIDART C, Germán. Teoría general de los derechos humanos. Citado en

LOZANO V., Germán. El libre desarrollo de la personalidad y cambio de sexo:

el transexualismo. [en línea] http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/4/1510/24.pdf

[consulta: 21 de mayo de 2014].

3. CABRERA V. J. 2001. Teología feminista y teología de la mujer. [en línea].

San José de Costa Rica. <dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/242247.pdf>.

[consulta: 23 mayo 2014].

219
4. COMISIÓN DE ASUNTOS JURÍDICOS Y POLÍTICOS DEL CONSEJO

PERMANENTE DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS.

2012. Orientación sexual, identidad de género y expresión de género: algunos

términos y estándares relevantes. [en línea] <http://www.oas.org/dil/esp/CP-

CAJP-INF_166-12_esp.pdf última visita 22/11/12> [consulta: 26 mayo 2014].

5. COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS. 1996. Informe

No. 11/96, caso 11.230, 2 de mayo de 1996, párr. 66 y 67. [en línea]

<http://www.cidh.oas.org/annualrep/96span/Chile11230.htm> [consulta: 20

mayo 2014].

6. COMITÉ PARA LA ELIMINACIÓN DE LA DISCRIMINACIÓN CONTRA LA

MUJER. 2010. Proyecto de Recomendación General Nº 28 relativa al artículo 2

de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación

contra la Mujer, CEDAW/C/GC/28. [en línea]

<http://www.equidad.scjn.gob.mx/IMG/pdf/Recomendacion_Gral_28_Articulo_2

_1_.pdf> [consulta: 26 mayo 2014].

220
7. CORRAL, H. 2001. La vida privada y la propia imagen como objetos de

disposición negocial [en línea] Santiago, Chile.

<http://corraltalciani.files.wordpress.com/2010/04/contratos-y-vida-privada.pdf>

[consulta: 23 mayo 2013].

8. FERNÁNDEZ S., C. El Derecho a la Identidad Personal. [en línea].

<http://www.comparazionedirittocivile.it/prova/files/sessarego_derecho.pdf.>

[consulta: 23 mayo 2014].

9. FERNÁNDEZ S., Carlos. Sexualidad y Bioética. La Problemática del

Transexualismo. [en línea].

<http://www.comparazionedirittocivile.it/prova/files/sessarego_sexualidad.pdf>

[consulta: 23 mayo 2014].

10. HAMMARBERG, Thomas. 2009. Derechos Humanos e Identidad de

Género. [en línea]. Estrasburgo. CommDH/IssuePaper(2009)2.

<http://www.carlaantonelli.com/derechos-humanos-transexuales-europa.pdf>

[consulta: 7 agosto 2010].

221
11. INSTITUTO NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS. 2010. Informe anual

2010 de la situación de los derechos humanos en Chile. [en línea]. Santiago,

Chile. <http://www.indh.cl/wp-

content/uploads/2010/12/Informe_Final_Corregido1.pdf>. [consulta: 23 mayo

2014].

12. LAMAS, M. 2000. Diferencias de sexo, género y diferencia sexual. [en

línea]. Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y

Portugal. enero-abril, 2000. vol. 7, núm. 18

<http://www.redalyc.org/pdf/351/35101807.pdf> [consulta: 23 mayo 2014].

13. MEDINA, C. 2011. Igualdad y no discriminación, estándares internacionales

y medidas de acción afirmativa. [en línea] Santiago, Chile. p. 16

<http://www.indh.cl/wp-content/uploads/2012/01/Seminario-Igualdad.pdf>

[consulta: 26 mayo 2014].

14. MISSÉ, M. y COLL-PLANAS, Gerard. 2010. La patologización de la

transexualidad: reflexiones críticas y propuestas. [en línea].

222
<http://www.academia.edu/1775045/La_patologizacion_de_la_transexualidad_

Reflexiones_criticas_y_propuestas>. [consulta: 26 mayo 2014].

15. NASH, C. 2008. Las relaciones entre el derecho de la vida privada y el

derecho a la libertad de información en la jurisprudencia de la Corte

Interamericana de Derechos Humanos. [en línea]. Estudios Constitucionales.

2008. Año 6, N°1. p.158.

<http://www.cdh.uchile.cl/media/publicaciones/pdf/28.pdf>. [consulta: 26 mayo

2014].

16. NASH, C. y DAVID, V. 2010. Igualdad y no discriminación en el sistema

interamericano de derechos humanos. [en línea]. Lima, Perú. p. 160.

<http://www.cdh.uchile.cl/media/publicaciones/pdf/2.pdf>, [consulta: 21 mayo

2014].

17. NEGRO, Dante. Orientación sexual, identidad y expresión de género en el

Sistema Interamericano. [en línea].

http://revistas.pucp.edu.pe/index.php/agendainternacional/article/download/367

1/3649 [consulta: 23 mayo 2014].

223
18. NOGUEIRA, H. 2004. Pautas para Superar las Tensiones entre los

Derechos a la Libertad de Opinión e Información y los Derechos a la Honra y la

Vida Privada. [en línea] Revista de Derecho (Valdivia). diciembre 2004. Vol.

XVII. <http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-

09502004000200006&script=sci_arttext> [consulta: 22 mayo 2014].

19. NOGUEIRA, H. 2004. Tópicos constitucionales sobre la vida privada y la

libertad de información ante la informática en Chile. [en línea] Revista del Foro

Constitucional Iberoamericano. 2004. N° 7.

<http://www.idpc.es/archivo/1212663295nogueira.pdf> [consulta 24 mayo

2014].

20. ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD. 2006. Constitución de la

Organización Mundial de la Salud. [en línea]

http://www.who.int/governance/eb/who_constitution_sp.pdf [consulta: 26 mayo

2014].

224
21. PALACIOS, P. 2006. La No Discriminación. Estudio de la jurisprudencia del

Comité de Derechos Humanos sobre la cláusula autónoma de no

discriminación. [en línea] Santiago, Chile. LOM ediciones Ltda.

http://www.upnfm.edu.hn/bibliod/images/stories/Eventos/derechos%20humanos

%20actualizado/derechos%20humanos%20y%20generos%20123/la-no-

discriminacion.pdf [consulta: 26 mayo 2014].

22. PRINCIPIOS DE YOGYAKARTA. 2007. Principios de Yogyakarta sobre la

Aplicación de la Legislación Internacional de Derechos Humanos en relación

con la Orientación Sexual y la Identidad de Género. [en línea]

<http://www.yogyakartaprinciples.org/principles_sp.pdf> [consulta: 23 mayo

2014].

23. RED POR LA DESPATOLOGIZACIÓN DE LAS IDENTIDADES TRANS

DEL ESTADO ESPAÑOL. 2012. Guía de Buenas Prácticas para la Atención

Sanitaria a Personas Trans en el Marco del Sistema Nacional de Salud. [en

línea]. <http://www.stp2012.info/STP-propuesta-sanidad.pdf> [consulta: 26

mayo 2014].

225
24. SERVICIO MÉDICO LEGAL, MINISTERIO DE JUSTICIA. 2010. Ordinario

circular 1297/2012 que Instruye Cumplimiento de “Guía técnica pericial de

sexología forense para casos de personas trans e intersex” [en línea].

<http://transexualesdechile.org/wp-content/uploads/2012/11/Ord.-Circular-1297-

del-2012-Adj.-Guia-Tec.-Pericial-1.pdf> [consulta: 03 octubre 2014]

25. VERBAL, Valentina. La transexualidad ¿un trastorno mental? [en línea].

<http://www.incide.cl/03/11/2010/la-transexualidad-%C2%BFun-trastorno-

mental>. [consulta 10 Noviembre 2010].

III. Jurisprudencia.

1. Corte EDH, Caso Thlimmenos v. Greece, sentencia de 6 abril de 2000.

2. Corte IDH. Caso Ríos y otros vs. Venezuela. Excepciones preliminares,

Fondo, reparaciones y costas. Sentencia de 28 de enero de 2009. Serie C No.

194, párr. 348;

226
3. Corte IDH. Caso Perozo y otros vs. Venezuela. Excepciones preliminares,

Fondo, reparaciones y costas. Sentencia de 28 de enero de 2009. Serie C N°

195, párr. 379.

4. Corte IDH. Caso Yatama vs. Nicaragua. Excepciones preliminares, Fondo,

reparaciones y costas. Sentencia de 23 de junio de 2005. Serie C N° 127.

5. CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS.2003. Opinión

consultiva OC-18/03, 17 de septiembre de 2003. [en línea]

<http://www.corteidh.or.cr/docs/opiniones/seriea_18_esp.pdf> [consulta: 14

enero 2013].

6. TRIBUNAL CONSTITUCIONAL DE CHILE. 8 de abril de 1985, rol 28-1985,

Pronunciada por el Excmo. Tribunal Constitucional integrado por su Presidente

don José María Eyzaguirre Echeverría y por los Ministros señores Enrique

Ortúzar Escobar, Eugenio Valenzuela Somarriva, Luis Maldonado Boggiano,

Marcos Aburto Ochoa y Miguel Ibáñez Barceló.

227
7. TRIBUNAL CONSTITUCIONAL SUDAFRICANO. Sentencia de 9 de octubre

de 1998, National Coalition of Gay & Lesbian Equality and Another v. Minister

of Justice and others, Caso CCT11/98.

8. TRIBUNAL EDH. Caso Dudgeon c. Reino Unido. Sentencia de 22 de octubre

de 1981, Aplicación N° 7525/76.

9. TRIBUNAL EDH. Caso Pretty c. Reino Unido, Sentencia de 29 de abril de

2002, Aplicación N° 2346/02.

10. TRIBUNAL EDH. Caso Smith and Grady c. Reino Unido, Sentencia de 27

de septiembre de 1999, Aplicaciones Nº 33985/96 y 33986/96.

228
ANEXOS

ANEXO N° 1: ACTAS DE AUDIENCIAS.

1. Acta de audiencia de causa rol V-199-2012 del 9° Juzgado Civil de Santiago.

NOMENCLATURA : 1. [59]Diligencia Prueba Inspección personal

JUZGADO : 9º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-199-2012

CARATULADO :-

Santiago, siete de Diciembre de dos mil doce

En la fecha y a la hora señalada se lleva a cabo la diligencia inspectiva del tribunal con
la comparecencia de - C.I - y de la apoderada doña Lorena Isabel Lorca Muñoz, C.I -,
abogada de clínica de la Universidad de Chile.

Preguntado respecto a su situación familiar señala que viven con sus padres,
hermanos y piensa estudiar Teatro. Sus padres lo apoyan en la actualidad.-

Manifiesta que sabe que se puede hacer solo una vez el cambio solicitado.

Acompañará certificado médico de una serie de operaciones realizadas que


acreditan su cambio de sexo como asimismo el acreditar que se encuentra
hormonándose en el Hospital San Borja Arriaran, bajo el sistema de atención público.

El tribunal aprecia que - se presenta adecuadamente a la entrevista,


formalmente con plena conciencia de los que significa su cambio de nombre social y
jurídicamente, de lo que aparece en uso de sus facultades en lo que este tribunal
respecta, constatar conocimientos de la gestión que tramita.

Sin nada más que agregar firma ante su Señoría y secretaria que autoriza.

229
2. Acta de audiencia de causa rol V-7-2012 del 22° Juzgado Civil de Santiago.

NOMENCLATURA : 1. [379]Audiencia

JUZGADO : 22º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-7-2012

CARATULADO :-.

Santiago, treinta de Octubre de dos mil doce

A la hora señalada, con la comparecencia de la solicitante -. y de su apoderado Lorena


Lorca Muñoz, se lleva efecto la audiencia especial decretada en autos.

Entrevistado personalmente por este Magistrado sobre su situación familiar,


estudiantil, laboral, expresa el solicitante las dificultades que se le presentan en la vida
diaria en razón de no existir concordancia entre lo que señala su cedula de identidad y
su realidad, sufriendo en algunos casos discriminación por parte de sus compañeros y
profesores, incluso sufriendo agresiones físicas de parte de alumnos de su colegio,
debiendo terminar en definitiva su enseñanza media por medio de exámenes libres.

Actualmente cursa quinto año de kinesiología en la Universidad Las Américas,


considerando de importancia la concesión de la solicitud, en especial en lo que se
refiere a la inserción laboral.

El solicitante manifiesta su voluntad de someterse a las pericias decretadas en


autos.

Leída por las partes, firman con el Juez Titular y la Secretaria Titular que autoriza.

230
3. Acta de audiencia de causa rol V-174-2010 del 25° Juzgado Civil de Santiago.

NOMENCLATURA : 1. [379]Audiencia

JUZGADO : 25º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-174-2010

CARATULADO :-

Santiago, nueve de Mayo de dos mil doce

Siendo las 10.00 horas concurre -, Cédula de Identidad N° -, asistida por sus
apoderados la abogada Lorena Isabel Lorca Muñoz quien en este delega el poder con
que actúa en autos en la habilitada de derecho Paula Beatriz Godoy Flores, lo que el
Tribunal tiene presente.

A la solicitante se consulta sobre lo siguiente:

1.- El informe del Servicio Médico Legal señala que usted tiene pendiente un
tratamiento quirúrgico para completar el cambio de sexo y cierre de vagina.

Su abogada expone que las operaciones que hasta ahora se ha efectuado dicen
relación con hacer acorde su apariencia física con su identidad, pero que la operación
que faltan en nada afectan o influyen en algún cambio sustantivo en su vida sexual, y
que no se la ha hecho por el alto riesgo que implica para su salud, pues
eventualmente no podría controlar esfínteres, además de no garantizar la satisfacción
sexual ni la posibilidad de erección, sumado al alto costo que implica la operación por
no ser subsidiada por el sistema de salud. Agrega que la opinión del médico legista
varía de acuerdo a la persona que lo emite en relación a la exigencia de implantación
de pene para entender que se han realizado todas las operaciones correspondientes,
pero que su patrocinado cuenta con informe favorable del Servicio Médico Legal, de
sicólogos y siquiatras acompañados al juicio, por lo que la exigencia de realizar una
operación más (implantación de pene) es extralegal porque basta con acreditar la
identidad sicológica, y si se pusiese pene no aportaría nada a su vida sexual, por lo
tanto el pene no es un factor determinante para que se le reconozca su condición
sexual.

2.- ¿Qué operaciones se ha hecho?


231
Responde que se sacó el aparato reproductivo femenino en su integridad (útero,
ovarios y trompas), lo que implica dos operaciones, más la extirpación de sus mamas.

3.- ¿Cuándo le diagnosticaron la disforia?

Desde siempre me he sentido distinto, pero cerca de los doce años me percaté de lo
que me ocurría, por lo que me llevaron a un sicólogo que me explicó que era
transexual. Yo nunca me identifiqué como lesbiana, siempre supe que era hombre y
de esa manera actuaba.

La abogada agrega que esta situación ha sido diagnosticada por siquiatra, sicólogo, y
confirmado por el Servicio Médico Legal.

4.- La discriminación que acusa ¿de parte de quien proviene?

Es una discriminación generalizada, en el ámbito social, familiar y laboral. Actualmente


en mi empresa me exigen que regularice mi situación, en atención a que en los
controles de Carabineros que efectúa en la botillería en que me desempeño me exigen
acreditar mi identidad y cada vez que eso ocurre me siento discriminado por el actuar
de carabineros al constatar la disparidad entre mi identidad legal y mi persona. Tengo
problemas con el pago de mi sueldo porque me pagan con cheque y en el banco me
dicen que yo no soy - y se niegan a pagarme el sueldo, cuestión que se resuelve
previa exhibición de documentos que demuestran mi actual condición.

Además de lo anterior me he sentido discriminado al ejercer mi derecho de sufragio y


concurrir al consultorio de salud pues estoy en FONASA nivel B, siendo discriminado
por parte del público al ser llamado por mi nombre legal y por los funcionarios del
consultorio de salud.

5.- ¿Ha pensado en implantarse pene?

Lo he pensado pero no tengo los recursos económicos para hacerlo además que no
tengo certeza de quedar bien con la operación.

6.- ¿Que previsión de salud tiene y le ayuda en algo?

Estoy en FONASA y el sistema de salud no me otorga posibilidades de obtener la


operación en el sistema público de salud.

7.- De acuerdo a la experiencia que tiene usted como abogado del solicitante, en
aquellos casos que ha tramitado y ha obtenido sentencia favorable de cambio de sexo,
¿las sentencias han ordenado las intervenciones quirúrgicas?

232
La abogada responde que no, solamente se limitan a ordenar la rectificación de partida
y el cambio de sexo.

La abogada expone que la discriminación a que hizo referencia su patrocinado se


extiende a todos los ámbitos de su vida, por ejemplo, en todos los lugares lo miran con
extrañeza, incluso cuando va al hospital lo llaman por su nombre y al presentarse le
dicen que no es él, y a veces no responde al llamado por el escarnio público que
siente al sentirse observado por todos, y lo expuesto por la señora abogada es
ratificado por su patrocinado.

Además, la abogada agrega que la operación de implantación de pene solamente le


permitirá orinar por él, pero no garantiza que tendrá erecciones que le otorguen placer
sexual a su pareja o a su persona. Consultado por lo mismo, el patrocinado ratifica lo
señalado por su abogada.

Se le consulta si desea agregar algo más antes de concluir la audiencia, quien expone
lo siguiente:

No ha sido fácil desde que tengo razonamiento, he sentido la discriminación en el


colegio, en la familia, por las amistades y en el vivir diario, es más cuando me subía al
metro o la micro todo el mundo me quedaba mirando. Para mis papás fue muy difícil
comprender todo esto. En los consultorio, en el banco, en todas partes ha sido difícil y
es por este motivo que pido la rectificación de mi partida de nacimiento y el cambio de
nombre y sexo, a fin de hacer más fácil mi vida y que se me reconozca por quien yo
soy sin discriminación ni se ponga en duda mi identidad, ese es mi derecho.

Concluida la diligencia, firman los comparecientes junto con Su Señoría y la Secretaria


que autoriza.

233
ANEXO N° 2: SENTENCIAS QUE CONFORMAN PARTE DE LA MUESTRA
ANALIZADA.

1. Sentencias dictadas por los Juzgados de Letras en lo Civil de Santiago que


resolvieron accediendo a lo solicitado por el interesado.

NOMENCLATURA : [40]Sentencia

JUZGADO : 7º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-178-2009

CARATULADO : R.S.V.A.

Santiago, treinta y uno de Agosto de dos mil diez

Visto:

Que a fs. 1, comparece V.A.R.S., guardia de seguridad, con domicilio para estos
efectos en -, departamento -, Santiago Centro, quien viene en solicitar se rectifique su
partida de nacimiento en relación al nombre y sexo con el que figura en dicho registro.
Funda la solicitud en que padece disforia de género o transexualismo, lo que ha sido
debidamente diagnosticado por un médico psiquiatra y un psicólogo, y por ello es
conocido por su comunidad como lo que realmente es, un hombre. Señala que, para
actuar en forma coherente con su sentir, con su identidad sexual y en razón del
desconsuelo que experimenta por la disconformidad entre su yo interno y externo, se
ha sometido a un procedimiento médico denominado “Afirmación de la identidad”,
consistente en lograr la concordancia entre su identidad sexual -masculina- y sus
características físicas –femeninas-; le han efectuado tratamientos hormonales, dos
intervenciones quirúrgicas: una histerectomía abdominal total y una adenectomía
mamaria bilateral, realizadas en la Clínica Integral de Rancagua, todo este proceso de
adecuación del físico a la identidad sexual culmina con una cirugía de faloplastía, que
se realizará en los próximos meses; todos estos tratamientos y procedimientos
quirúrgicos han logrado que su apariencia física sea la de un hombre y sea
concordante con su sentir. Por lo expresado, ha sido conocido por más de once años
con el nombre de H.A.P.S., lo que acreditará mediante información sumaria de
testigos.

234
Que los hechos antes descritos evidentemente que le han significado sufrir
discriminaciones de todo tipo, desde los aspectos más sencillos de la vida diaria, como
cobrar un cheque o utilizar un pase escolar y especialmente en la inserción laboral,
sobre todo en su rubro de guardia de seguridad, donde imperan una serie de prejuicios
en cuanto a las aptitudes de las mujeres para desempeñarse en ese cargo y, aunque
no lo parece ni tampoco es una mujer, apareciendo consignado en su documentación
que su sexo es femenino, también se ha visto afectado por dichos prejuicios,
tornándose la vida diaria en algo realmente insoportable.

Que, en atención a su actual apariencia masculina producto del proceso


hormonizante que ha seguido desde que le fuere diagnosticada médicamente la
condición de disforia de género, el nombre que consta en su partida de nacimiento es
equívoco respecto de su apariencia y condición sexual, psiquiátricamente asentada, y
por ende resulta risible en relación a su actual situación, razón por la que solicita
cambiar el nombre con que aparece inscrito en su partida de nacimiento por el de
H.A.P.S., nombre con el que ha sido conocido durante más de cinco años. Asimismo,
solicita se ordene rectificar el sexo consignado en su partida de nacimiento, como
consecuencia lógica del cambio de nombre solicitado, fundado que el inc. 2° del art. 31
de la Ley 4.808 sobre Registro Civil, impide la imposición de un nombre equívoco
respecto del sexto, por lo que se desprende, como premisa a tener en consideración
en lo sucesivo, que el sexo es el parámetro de corrección del nombre.

Que, por otra parte, si bien entre las causales de cambio de nombre contenidas en el
art. 1°de la ley N°17.344, no figura la consignación errada del sexo en la partida de
nacimiento, lo cierto, dice el compareciente, es que si permite el cambio de nombre
ello no puede sino acarrear necesariamente la rectificación del sexo consignado
puesto que la imposición del nombre, acto arbitrario y contingente sujeto a decisión
humana, no puede apartarse del parámetro de corrección, hecho objetivo susceptible
en todo momento de ser verificado de manera científica, tanto física como psicológica,
cual es, el sexo. Si la ciencia médica ha comprobado que el sexo consignado en tales
instrumentos no se condice con tal realidad, lo cierto es que debe reformarse el
documento para condecirse con la objetividad, y no al revés. En definitiva, si
actualmente la ley permite el cambio de nombre y, a la vez, prescribe que el nombre
se ajuste al sexo, entonces se concluye que todo cambio de nombre debe respetar la
realidad que le sirve de parámetro y, si tal realidad se encuentra erradamente
consignada, entonces ello debe ser corregido en el instrumento respectivo, junto a la
modificación del nombre.

Que, en una época en donde la dignidad humana se ha establecido como la base


de todo orden social y jurídico, donde nuestro país ha suscrito numerosos tratados
internacionales sobre los aspectos centrales de la persona humana, los que se
235
entienden incorporados a nuestro ordenamiento, en virtud del art. 5°, inc. 2°, de la
Constitución Política de la República, debe existir una solución integral para aquellas
personas que son transexuales, cuestión que las afecta profundamente en todos los
aspectos de su vida.

Que, por lo expuesto y disposiciones legales pertinentes, solicita se acoja la petición


de rectificación de partida de nacimiento y se ordene al Servicio de Registro Civil e
Identificación modificarla en el sentido de establecer que su nombre es H.A.P.S. y que
su sexo corresponde a MASCULINO.

Que a fs. 22 y siguientes rolan documentos fundantes de la petición.

Que a fs. 28 y 29, rola información sumaria de testigos para acreditar los hechos
invocados en la solicitud de autos.

Que a fs. 33, 34, 35 y siguientes, rolan extracto de filiación y partida de nacimiento de
V.A.R.S. e Informe del Servicio de Registro Civil e Identificación N°-, de fecha - de -
de 2010.

Que a fs. 40, se trajeron los autos para fallo.

Que conforme los Certificados agregados a fs. 23, 24 y 25 de autos, emitidos por la
psicóloga Paola Saavedra Paredes, Jefe de Unidad Salud Mental y Psiquiatría del
Hospital Santa Cruz, el doctor Alfredo Pastén Mascareño, médico cirujano, y la doctora
Carmen Dinen Huerta, médico gineco-obstetra, del Hospital Regional de Rancagua, se
ha acreditado que V.R.S., luego de ser evaluada psicométricamente fue derivada a las
especialidades pertinentes a fin de evaluar y practicar cirugía que “le permita vivir en
concordancia psicofisiológica”, siendo intervenida quirúrgicamente con fecha - de - de
2009, realizándole una adenectomía mamaria bilateral y una histerectomía abdominal
total y salpingooforectomía bilateral, por lo que actualmente no posee glándulas
mamarias, ovarios, trompas ni útero.

Que, de lo anterior se concluye que V.R.S. presenta un trastorno de identidad


conocido como transexualismo que la identifica con el sexo masculino y ha modificado
su aspecto físico con el fin de hacer concordar su sexo psicológico con el sexo
biológico.

236
Que el transexualismo se define básicamente como el desacuerdo profundo entre el
sexo psicológico y el sexo biológico, es decir, entre el sexo anatómico con el que se
nace y aquel otro que la persona siente como propio. En las investigaciones
científicas en la materia, se ha establecido que existen dos claros síntomas que
denotan la presencia de un transexual; el primero de ellos, es el sentimiento, difuso y
profundo, de pertenecer al sexo opuesto a aquel que, desde el nacimiento, le asignó la
naturaleza y cuyas características biológicas son evidentes y normales; el segundo
síntoma, es el de poseer un invencible deseo de cambiar de sexo dentro de las
posibilidades de la ciencia y para los efectos de que se le reconozca jurídicamente un
nuevo estado.

Que, en el caso de autos, los síntomas antes descritos se han manifestado


claramente y en forma tan categórica que han determinado que la peticionaria no sólo
haya asumido ante su entorno familiar y de amistad que su sexo es masculino sino
que además, haya buscado modificar su apariencia física con el fin de alcanzar la
identidad plena y concordante con su sentir.

Que resulta evidente que la persona que presenta este trastorno de identidad sufre a
través de su vida, tanto íntima como social, un sinnúmero de conflictos y
discriminaciones que le impiden desarrollarse y llevar una vida normal, siendo
vulnerados sus derechos a la educación, al trabajo, a la salud y a la participación en la
vida ciudadana.

Que, de lo establecido precedentemente y teniendo presente que, conforme lo


dispone el artículo 31 de la Ley N°4808, el nombre de una persona debe ser
concordante con su sexo, cuestión esta última que no puede reducirse al examen
visual de los genitales al momento de nacer pues, evidentemente, la sexualidad del
ser humano es mucho más compleja y no puede ser concluyente un examen que se
reduce a la genitalidad.

Que del análisis de los hechos expuestos por la peticionaria y de los resultados de
los informes evacuados en autos, sólo cabe concluir que debe ser acogida la solicitud
de rectificación de la partida de nacimiento de V.A.R.S., a fin de resguardar la
integridad y la dignidad de su persona, asegurándole una identidad legal y social
acorde a su identidad sexual.

CON LO RELACIONADO, antecedentes acompañados, información sumaria rendida,


informe evacuado por el Servicio de Registro Civil e Identificación y vistos, además, lo
dispuesto en los artículos 1º, inciso 2º, letras a) y b), y 4º de la Ley 17.344; 31 de la
Ley 4.808; 817 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, se declara:
237
Que ha lugar a lo solicitado en lo principal de fojas 1, debiendo el Servicio de
Registro Civil e Identificación rectificar la partida de nacimiento N°-, del año -, de la
Circunscripción de -, de V.A.R.S, RUN N°1-, en el sentido de establecer que ésta
queda inscrita con el nombre de H.A.P.S. y que su sexo es Masculino.

Anótese, Regístrese e Inscríbase.

Dictada por doña Jenny Book Reyes, Juez Titular.

Autoriza don Luis Fernández Espinosa, Secretario Titular.

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, treinta y uno de Agosto de dos mil diez

238
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 17º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-115-2010

CARATULADO : AGUILERA

Santiago, veintiseis de agosto de dos mil once

VISTOS:

A fojas 9 comparece doña C.A.A.D., vendedora, domiciliada en -, comuna de -, de


esta ciudad, y solicita se rectifique su partida de nacimiento en la cual se consigna su
nombre y sexo femenino siendo que su identidad psíquica real es masculina.

Funda su petición en que desde hace 8 años ha sido conocido, en su vida familiar,
laboral y social como C.A.C., ya que su sexo sentido y vivido es el de un hombre.

Señala que esta identidad sexual masculina ha sido debidamente diagnosticada por
un médico psiquiatra y un sicólogo, la que se explica porque padece de una condición
llamada disforia de género o transexualismo, que se caracteriza por el hecho que una
persona que desde el punto de vista genotípico y fenotípico es clasificada dentro de un
determinado sexo, tiene conciencia de ser del sexo opuesto, o mejor dicho, de vivir de
la manera que lo hacen los sujetos del genero contrario, unido a un profundo
sentimiento de pertenecer al otro sexo. Es decir, una discordancia entre el sexo
cromosómico y sicológico, primando este ultimo de conformidad con los conocimientos
científicos actuales.

Dice que ya desde su infancia, se dio cuenta de esa discordancia, haciendo saber
sus inquietudes a su madre desde los 6 años.

Indica que para poder actuar en forma coherente con su sentir e identidad sexual, en
razón del gran desconsuelo que experimenta por su disconformidad entre su yo
interno y externo, en octubre de 2009 se ha realizado la mastectomía bilateral total,
para que su pecho tenga un contorno masculino afin a su identidad sexual y de
género; se ha sometido a tratamientos hormonales desde 2008 para lograr
concordancia entre su sexo masculino y sus características femeninas, como da
cuenta los certificados siquiátricos y sicológicos que acompaña.

239
Agrega que ha sido conocido durante 8 años como C.E.A.D., y que se siente
agraviado por el hecho que no se le reconozca ante el Registro Civil como lo que es,
un hombre, ya que los documentos indican que es mujer siendo motivo de burlas y
risas, afectando la realización de trámites, así como conseguir trabajo, por ser
discriminado al presentar certificado de antecedentes y la cedula de identidad.

En cuanto al derecho, cita jurisprudencia de los tribunales superiores de justicia,


principios constitucionales de dignidad y libre desarrollo de la personalidad del ser
humano, principio de no discriminación, derecho a la salud, libertad y vida privada,
derecho a la vida y a la integridad física y psíquica, integración del ordenamiento
jurídico e inexcusabilidad, reconocimiento de la realidad, así como alude a legislación
comparada.

Previo citas legales a los artículos 1 letra b) y letra a) de la ley 17.344 y 31 de la ley
4.808 sobre Registro civil, pide se rectifique su partida de nacimiento en el sentido de
que se cambie su nombre a de C.E.A.D. y el sexo masculino.

A fojas 41 consta la publicación en el Diario Oficial de fecha 15 de noviembre de


2010. Y a fojas 72, se certificó que no hubo oposición a la solicitud de autos dentro del
plazo legal.

A fojas 45 se rindió información sumaria en la cual los testigos doña V.S.R. y doña
C.M.V. manifestaron conocer a don C.E.A.D. desde hace 8 años, con el nombre de
C.E. y como hombre, tratándolo así, lo que saben por ser amigos y compañeros y les
consta los problemas y sufrimiento que ha tenido por sentirse rechazado y por ser
llamado con un nombre y sexo que no le representa.

A fojas 51 se acompañó el informe del Registro Civil e Identificaciones N° - de - de -


de - que señala que en el marco de la función registral es preciso que se produzca una
coherencia entre ciertos datos, que permitan dar certeza y seguridad jurídica en
cuanto al hecho que se acredita o certifica; que en materia de registro de sexo se está
a lo que el comprobante de parto o la declaración de testigos señala, medios que
establece la ley al efecto o lo que resuelva un tribunal. Agrega que es efectivo que la
legislación exige una correspondencia entre el nombre y el sexo de una persona
desde que se practica una inscripción, no pudiendo imponerse al nacido un nombre
extravagante, ridículo, impropio de personas, equivoco respecto al sexo contrario al
buen lenguaje, y si bien ella debe darse al momento de practicar la inscripción, el
avance de la medicina en el área quirúrgica así como las corrientes de conocimiento y
estudio de orden sicológico y la construcción de la personalidad, así como las
tendencias legislativas a velar por la no discriminación, han generado un ámbito que
hoy se somete a conocimiento y decisión de este tribunal, por lo que se estará a lo que
se resuelva.
240
A fojas 62 rola el Servicio Médico Legal que concluye que la persona examinada
presenta aspecto general de varón.

A fojas 30 se acompaña certificado de la siquiatra doña C.F.A. que señala que el


paciente de sexo biológico femenino e identidad sexual masculina fue evaluado y
descarta diagnóstico de sicosis, trastorno de personalidad y homosexualidad,
diagnostico de transexualidad.

A fojas 66 se decretó autos para fallo.

CONSIDERANDO:

PRIMERO: Que en autos comparece doña C.A.A.D., ya individualizada, solicitando


se rectifique su partida de nacimiento N° - Registro - de la Circunscripción de - del año
-, invocando como fundamento el artículo 1° letra a) y b) inciso segundo de la Ley
17.344, de tal modo que se cambie su nombre por el de “C.E.”, quedando por lo tanto
como C.E.A.D., y se modifique el sexo legal de la misma a masculino, por
corresponder a su identidad síquica real.

SEGUNDO: Que la petición se sustenta en que existe un error en un dato esencial


de su personalidad y en los artículos 31 de la Ley 4.808 sobre Registro Civil y artículo
1° letra a) y letra b) de la Ley 17.344, en cuanto la primera prohíbe la imposición de
cualquier nombre que haga confusa la designación o que induzca en su conjunto a
error sobre el sexo, y las otras permiten cambiar el nombre y/o apellidos cuando uno
u otros sean ridículos o le causen menoscabo o el solicitante haya sido conocido
durante más de cinco años, por motivos plausibles, con nombres o apellidos, o ambos
diferentes de los propios.

TERCERO: Que de los antecedentes invocados, tales como informe sicológico


acompañado a fojas 3 y siguientes, certificado siquiátrico de fojas 29, información
sumaria producida a fojas 45 e informe del Servicio Médico Legal de fojas 62, se colige
que doña C.A.A.D., ha sido conocida y tratada por sus familiares, vecinos y amigos por
más de cinco años con los nombres de C.E., asi como que la circunstancia de figurar
inscrito con los primeros nombres y sexo femenino le producen un menoscabo moral,
provocándole una aflicción emocional y un daño a su integridad, por no ajustarse a su
identidad.

CUARTO: Que por su parte, en cuanto a la petición de rectificar el sexo en su


inscripción, se allegó a los autos informes médicos rolantes a fojas 2, emitido por la
médico psiquiatra clínica C.F.A., informe psicológico emitido por la sicóloga A.P.A., a
fojas 6 carnet de alta de la clínica Miguel claro que da cuenta de una cirugía de
241
mastectomía total bilateral con reconstrucción, todos antecedentes que informan del
padecimiento de un transexualismo no resuelto, con tratamiento sicológico por un
rechazo a sus características femeninas, e indicación de cirugía y hormonoterapia.

QUINTO: Que conforme a lo señalado, la siquiatra informante de fojas 2 descarta


que el solicitante presenta diagnóstico de enfermedades psiquiátricas que pueda influir
en la solicitud que se impetra en este Tribunal, que su identidad sicosexual es
claramente de orientación masculina, con diagnóstico de transexualidad; y Servicio
Médico Legal en su segundo informe físico concluye que la persona examinada
presenta aspecto físico propio de una persona de sexo masculino, voz varonil,
ausencia de mamas, con presencia de vello facial y corporal.

SEXTO: Que la Constitución Política de la Republica garantiza a todas las personas,


entre otros, el derecho a la vida y a la integridad física y síquica de las personas, el
respecto y la protección a la vida privada, a la honra de la persona y su familia, todos
derechos fundamentales de cuyo conjunto fluye el máximo valor de la dignidad
humana, en que el libre albedrio y la autodeterminación solo reconoce como limites la
legalidad y el orden social en general y los derechos de todo otro en derredor.

SEPTIMO: Que en tales preceptos constitucionales se encuentra el espíritu y


sustento de las normas que autorizan el cambio de la partida de nacimiento, y otros
documentos, en cuanto corresponden a actuaciones administrativas auto impuestas
por el orden social a que adscribimos, pero que de suyo no pueden causar perjuicio a
la persona humana o administrado.

OCTAVO: Que no escapa a esta sentenciadora la circunstancia que la ciencia ha


afinado sus investigaciones acerca de la naturaleza humana, el fenómeno de la
autodeterminación y lo que podríamos llamar la creación del individuo y de la
personalidad, asi como ha desarrollado las técnicas que permitan servir a la persona
en pro de un estado de salud físico y síquico, que sea coherente y acorde a su ser.

NOVENO: Que así las cosas, de los antecedentes expuestos y documentos


acompañados se tiene por acreditado que el solicitante detenta una identidad sexual
diversa a aquella con que fue inscrito en la partida de nacimiento, siendo menester
adecuar la mención correspondiente en su inscripción a la realidad actual, esto es, a la
de sexo masculino.

DECIMO: Que conforme lo razonado, en la especie se dan los presupuestos legales


necesarios para que se acoja la solicitud de rectificación de partida de nacimiento de
C.A.A.D., en cuanto a sustituir los nombres personales C.A. por los de C.E., y en la
referencia al sexo la expresión “femenino” por “masculino”, quedando en consecuencia
como C.E.A.D., de sexo masculino,
242
Por estas consideraciones, y lo dispuesto en los artículos 1, 19 N° 1 y 4, 26 de la
Constitución Política de la Republica, 1° de la letra a) y b) e inciso segundo del mismo
artículo de la Ley N°17.344, artículo 31 de la Ley 4.808 sobre Registro Civil, se
declara:

Que se acoge lo pedido a fojas 9 y se ordena al señor Director del Servicio de Registro
Civil e Identificación rectificar la Partida de Nacimiento N° - Registro - del año - de la
Circunscripción de -, de doña C.A.A.D., en el sentido de modificar sus nombres
propios por los de "C.E." y la mención del sexo femenino por masculino, quedando por
tanto como C.E.A.D., sexo masculino.

Anótese y dese copia.

DICTADA POR DOÑA ROCÍO PÉREZ GAMBOA, JUEZ TITULAR.

AUTORIZA DOÑA MARIA ISABEL REYES KOKISCH, SECRETARIA TITULAR.

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, veintisies de agosto de dos mil once.

243
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 30º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-144-2010

CARATULADO : R.M.D.A.

Santiago, treinta y uno de Agosto de dos mil once

MATERIA; RECTIFICACION DE PARTIDA DE REGISTRO CIVIL.

VISTOS:

1°.- Que a fojas 2 se ha presentado doña D.A.R.M., banquetera, domiciliada para


estos efectos en -, -; quien concurre al Tribunal solicitando se rectifique su partida de
nacimiento en cuanto al nombre y sexo y la cual debe de quedar como A.A.R.M., de
sexo Masculino. Señala que ha sido conocida como A.A. desde más de cinco años en
todas sus relaciones sociales y en todas sus actuaciones y que se debe a que padece
una condición llamada disforia de género o transexualismo en que ha tenido una vida
complicada y difícil por su condición y por dificultades en su identidad psíquica por
cuanto desea liberarse de su identidad femenina y vivir acorde con su sexo
psicológico; haciendo una relación pormenorizada de los hechos de su vida en que ha
sufrido este trauma y acompañando de fojas 32 a 34 informes médicos y psiquiátricos,
que acreditan de manera fehaciente la circunstancia que D.A. es A.A. y que se ratifica
además con la información sumaria de testigos rendida a fojas 40 y 41.

2°.- Que también de fojas 46 y 48 se agrega Informe de Ginecología Forense del


Servicio Médico Legal, N° - de fecha - de - de -, en que previos exámenes se concluye
que la persona examinada es un individuo transexual, que genéticamente nació de
género femenino, pero que presenta un aspecto fenotípico externo masculino; que
recibió tratamiento quirúrgico incompleto (mastectomía total bilateral) y se trata de un
individuo con cambio de sexo incompleto (de mujer a varón).

3°.- Que la solicitud de autos está referida a una situación particular que se asimila al
hecho de haber sido conocida una persona por un término superior a los cinco años
244
con otro nombre y que ello es consustancial a la identidad e individualidad que permite
que la persona no sea objeto de discriminación y menos en razón de una alteración
del género que es uno de los elementos preponderantes en la construcción de la
personalidad, estimándose por este Tribunal la procedencia de la petición.

Que teniendo presente el mérito de los antecedentes acompañados, que se ha


efectuado la publicación legal en el Diario Oficial de fecha - de - de - no deduciéndose
oposición por terceros dentro del término legal, lo informado a fojas 53 por el Servicio
de Registro Civil e Identificación en su informe N° - de fecha - de - de - y lo que
dispone la letra b) del inciso 2° del artículo 1° de la Ley N° 17.344, se resuelve:

Se ordena la rectificación de la inscripción de nacimiento N° -, Registro - del


año - de la circunscripción - del Servicio de Registro Civil e Identificación,
correspondiente a D.A.R.M., RUN N° -, de sexo femenino; en el sentido de establecer
que el nombre de dicha persona es A.A.R.M., de sexo masculino.

Sirva una copia autorizada de la presente resolución, debidamente


ejecutoriada, de mérito suficiente para requerir la inscripción ordenada.

Regístrese y dese copia.

Dictada por doña María Eugenia Campo Alcayaga, Juez Titular.

Autoriza don Iván Covarrubias Pinochet, Secretario Subrogante.

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, treinta y uno de Agosto de dos mil once

245
NOMENCLATURA : 1. [40] Sentencia

JUZGADO : 19° Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-139-2010

CARATULADO : GONZALEZ

Santiago, treinta de Enero de dos mil doce

VISTOS Y CONSIDERANDO:

1.- Que, a fs. 10 de estos autos, comparece doña H.M.G.M., técnico en salud y
terapias naturales, con domicilio para estos efectos en -, - , de esta ciudad y expone
que a lo largo de siete años, por su comunidad como lo que es, un hombre, situación
que se explica producto que padece de una condición llamada disforia de género o
transexualismo, que ha sido debidamente diagnosticada por un médico psiquiatra y un
psicólogo. Señala que para poder actuar en forma coherente con su sentir, y en
definitiva con su identidad sexual, y en razón de la gran disconformidad que
experimenta entre su yo interno y externo, ha realizado una serie de intervenciones
quirúrgicas; en Noviembre de 2009, una histerectomía abdominal total y
salpingooforectomía bilateral, por lo que no tiene ovarios, trompa ni útero, intervención
que fue realizada en el Complejo Hospitalario San José y que encuentra en lista de
espera para realizarse la mastectomía bilateral total, con el objeto de que su pecho
tenga un contorno masculino afín a su identidad sexual y género, operación que se
realizará en los próximos meses en el hospital San Borja Arriarán. Que en atención a
todos los tratamientos que ha recibido, ha logrado que su físico se condiga con su
sentir, ya que hoy su apariencia es de hombre, lo que no solo él reconoce sino que
también su entorno, siendo conocido por más de siete años como C.I.G.M.. Indica que
a raíz de lo descrito sufre de constantes discriminaciones, especialmente en materia
laboral, producto de la disconformidad entre lo que se puede ver (su condición de
hombre) y su sexo (femenino), en sus documentos, lo que ha tornado en insoportable
su diario vivir. Con las citas legales que invoca, termina solicitando se reemplace en su
partida de nacimiento los nombres con los cuales figura inscrito, por los que C.I., y el
sexo a masculino .

En fs. 44, consta haberse efectuado la publicación legal correspondiente en el


Diario Oficial de fecha 2 de Noviembre de 2010.

246
En fs. 44, rola información sumaria de testigos.

En fs. 51, rola informe del Servicio de Registro Civil e Identificación.

En fs. 63, informa el Servicio Médico Legal.

2.- Que, tendiente a justificar los fundamentos de su pretensión, la interesada se


valió de la información sumaria de testigos que rola en fs. 40, en que deponiendo doña
V.M.C. y doña J.B.J., han expresado conocer a C.I.G.M., desde hace diez y seis años,
respectivamente, y desde siempre lo han conocido como hombre y no como mujer, de
tal manera lo tratan en su entorno social y por dicho nombre es conocido entre sus
amistades y en su vida de familia. Aseguran, además, conocer del sufrimiento de C.I.
por las vergüenzas que siente ante las burlas de que es objeto en razón de su
apariencia de hombre y su documentación como ser su cédula de identidad en que
aparece como mujer. Terminan afirmando que en su entorno muchos amigos y
conocidos no saben de esta situación y en cuanto a su nombre inscrito lo oculta cada
vez que puede por la incoherencia entre su apariencia y su nombre femenino.

3.- Que, aportó, igualmente, la documental que rola de fs. 1 a 8, consistente,


principalmente, el de fs. 2, en informe médico expedido por la Dra. C.F.A.., del
Ministerio de Salud, Unidad de Psiquiatría y Salud Mental, diagnosticando
transexualismo en referencia a C.I.G.M., legalmente H.M.G.M.; el de fs. 3, consistente
en certificado extendido por el Dr. M.A., del Complejo de Salud San Borja Arriarán que
da constancia de que C.I.G.M., se encuentra gestionando el procedimiento quirúrgico
de mastectomía bilateral total; de fs. 4, que consiste en certificado extendido por el Dr.
C.N., dando constancia que el paciente C.I.G.M., fue intervenido quirúrgicamente de
Histerectomía abdominal total, por lo que no posee ovarios, trompas o útero;
certificado médico de fs. 5, otorgado por la Dra. C.F.A., Hospital Regional de
Rancagua, indicando que C.I.G.M, está siendo apoyado en cambio de sexo mediante
cirugías, hormonoterapia, y acciones legales de cambio de nombre y a sexo
masculino; de fs. 7, consistente en certificado otorgado por el Centro de Formación
Técnica del Medio Ambiente, de fecha 16 de Diciembre de 2008, dejando en
constancia que don C.I.G.M., es alumno regular de la Carrera Técnica de Salud y
Terapias Naturales; certificado de fs. 8, extendido por la Universidad Metropolitana de
Ciencias de la Educación, de fecha Agosto de 2006, que da cuenta que don C.G.M.
asistió a un seminario para estudiantes, denominado “Identidad de Género y
Sexualidad Humana”.

4.- Que, informado en fs. 51, el Servicio de Registro Civil e Identificación, señala que
en la partida de nacimiento de la interesada, no constan subinscripciones, ni
rectificaciones, ni se consignan anotaciones en su Registro General de Condenas.

247
5.- Que, informado en fs. 63, el Servicio Médico Legal, concluye que de la posible
lectura de antecedentes aportados y evaluación clínica psiquiátrica es posible estimar
que H.M.G.M. presenta un trastorno de identidad sexual de inicio en la niñez y que no
existe impedimento alguno para llevar a cabo los cambios necesarios tanto de su
nombre como de su fisonomía a fín de asumir completamente una identidad
masculina.

6.- Que, con los antecedentes aportados ha quedado acreditado que el peticionario
es un individuo con transexualismo, de fenotipo masculino, conducta que se hace
presente en toda su trayectoria de vida, conclusión que conlleva al Tribunal a estimar
pertinente la petición de autos y a dar lugar a lo pedido en cuanto a sustituir en la
partida de nacimiento del peticionario el sexo femenino por el de masculino y
armónicamente con ello, a sustituir sus nombres por lo que C.I. , desde que,
igualmente, ha quedado suficientemente acreditado el uso de tales nombres por un
periodo de más de cinco año .

Por lo antes considerado y atendido lo dispuesto por los artículos 31 de la Ley N°


4.808, 1° inciso segundo letra b) de la Ley N° 17.344, se declara:

Que ha lugar a lo solicitado por lo principal de fs. 10, y en consecuencia, el Sr. Oficial
de Registro de la Circunscripción de -, deberá proceder a sustituir en la partida de
nacimiento N° - del año -, correspondiente a H.M.G.M., los nombres de pila, con los
cuales figura, por los de C.I.G.M., y a establecer que el sexo del titular de la partida ya
singularizada, es masculino.

Regístrese.

RESOLVIÓ DOÑA JACQUELINE BENQUIS MONARES, JUEZ TITULAR DEL


DECIMO NOVENO JUZGADO CIVIL DE SANTIAGO

MONICA VERGARA MALDONADO, SECRETARIA TITULAR

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art.
162 del C.P.C. en Santiago, treinta de Enero de dos mil doce

248
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 25º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-174-2010

CARATULADO : VILLARROEL

Santiago, veintidós de Octubre de dos mil doce

VISTOS:

A fojas 1 compareció E.DP.V.F., vendedora, domiciliada en calle -, -, quien ha


solicitado al Tribunal que se proceda a rectificar su partida de nacimiento, en relación a
su nombre y sexo, conforme al procedimiento voluntario y, en definitiva, se ordene al
Registro Civil que proceda a modificar su partida como E.A.V.F., de sexo masculino.

FUNDAMENTOS DE HECHO DE SU PETICION:

Desde los quince años ha sido conocida en su comunidad como lo que ella reconoce
ser, un hombre, lo que se explica por tener una condición denominada disforia de
género o transexualismo, conforme al diagnóstico tanto un psiquiatra como de un
psicólogo.

La condición antes indicada, se caracteriza por el hecho que una persona que,
desde el punto de vista genotípico y fenotípico es clasificada dentro de un determinado
sexo, tiene conciencia de ser del sexo opuesto. Además, señala que el transexual
tiene un profundo sentimiento de pertenecer al otro sexo, no obstante ser una persona
normal desde una perspectiva genética y morfológica y tiene una profunda aspiración
a modificar quirúrgicamente su sexo somático- que le resulta intolerable- para el efecto
de obtener el reconocimiento jurídico de tal transformación, es decir, existe una
discordancia entre el sexo cromosómico y el psicológico, primando este último de
conformidad a los conocimientos científicos actuales.

Sostuvo además, que desde hace tres meses, contados desde la data de la solicitud,
se ha sometido a un tratamiento de hormonoterapia, bajo supervisión médica, en el
Hospital San Borja-Arriarán, bajo supervisión médica y en atención a todos los
tratamientos recibidos, señaló haber logrado que su físico se condiga con su sentir, en
cuanto hoy tiene apariencia de hombre.

249
Expuso también, que desde hace más veinticinco años su entorno, lo conoce como
E.A.V.F..

Indicó que la psiquiatra C.F.A., del Hospital de Rancagua, le extendió la certificación


correspondiente, de apoyo en el cambio de sexo mediante cirugías, hormonoterapia y
acciones legales de cambio de nombre y de sexo.

Fundamentó su petición además, en la discriminación y prejuicios de los que son


objeto los transexuales, por cuanto por su condición, le ha sido muy difícil insertarse
en el mundo laboral y estudiantil, considerando además que su documentación
corresponde al sexo femenino y las dificultades que se le presentan en la vida diaria, a
modo ejemplar, citó el hecho de cobrar un cheque.

FUNDAMENTOS DE DERECHO:

Al efecto citó como fundamento del cambio de nombre el artículo 1, letras a) y b) de


la ley Nº 17.344, por resultar risible; causar menoscabo moral y ser conocido por más
de cinco años con el nombre cuya rectificación ha solicitado.

En cuanto a la rectificación del sexo, lo ha fundado en el artículo 31 de la ley 4.808,


inciso segundo y artículo 22 del Código Civil, como consecuencia lógica del cambio de
nombre solicitado.

Además, entre otros, citó jurisprudencia emanada – entre otras- del Tribunal de
Alzada, de Santiago, en el Rol Nº 2.541-09 y de La Serena, Rol Nº 1252-06 y autores
como Carlos Fernández Sessarego, Humberto Nogueira Alcalá y también,
jurisprudencia internacional del Tribunal Europeo de Derechos Humanos; de la
Suprema Corte de Justicia Argentina.

De igual modo, invocó el artículo 5º, inciso 2º de la Constitución Política de la


República y los tratados internacionales suscritos por Chile, referidos a la persona
humana.

Señaló también, que su solicitud se funda en:

a) La dignidad y libre desarrollo de la personalidad del ser humano ( artículo 1º ,


incisos 1º y 3º de la Constitución Política; artículo 11 de la Convención Americana de
Derechos Humanos; artículo 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos
y, artículo 12 de la Declaración Universal de Derechos Humanos );

250
b) El principio de la no discriminación ( artículo 19 Nº 2 de la Constitución Política de la
República; artículo 26 del Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos;
artículo 7º de la Declaración Universal de Derechos Humanos; artículo 17 del Pacto
Internacional de derechos civiles y Políticos);

c) El derecho a la salud (artículo 19 Nº 9 de la Constitución Política de la República y


artículo 12 del Pacto de derechos Económicos, Sociales y Culturales y citó también,
jurisprudencia nacional e internacional);

d) La libertad y vida privada (artículo 19 Nº 4 de la Constitución Política de la


República; artículo 5º de la Declaración Americana de Derechos y Deberes del
hombre; artículo 7º del pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y citó
además, el artículo 8º de la Convención de Roma y jurisprudencia internacional);

e)El derecho a la vida y a la integridad física y psíquica (artículo 19 Nº1 de la


Constitución Política de la República; artículo 5º de la Convención Americana de
derechos Humanos; artículo 6º del Pacto Internacional de Derechos Civiles; citó
también, al profesor de derecho Constitucional chileno, don Alejandro Silva Bascuñán
y jurisprudencia nacional);

f) La integración del ordenamiento jurídico e inexcusabilidad (artículo 10, inciso


segundo del Código Orgánico de Tribunales; Declaración Americana de derechos
Humanos y Declaración Universal de los mismos; y, citó jurisprudencia nacional);

g) Reconocimiento de la realidad (citó jurisprudencia internacional);

h) Efectuó alusión a la legislación comparada italiana, del Reino Unido y española;

i) Invocó también, el pacto Internacional de derechos Económicos, Sociales y


Culturales.

A fojas 28, se tuvo por iniciada la gestión y se ordenó rendir la información sumaria
ofrecida, la que se rindió según consta a fojas 33 y siguiente.

A fojas 29 rola la publicación legal practicada al efecto, el día 15 de enero de 2011.

A fojas 40 se dispuso el informe del Servicio de Registro Civil e Identificación, el que


fue evacuado y agregado al proceso según consta a fojas 41 (ex 43) y siguiente, con
la documentación anexa que rola a fojas 43 y 44 (ex 41 y 42, respectivamente), que
consiste en el extracto de filiación y antecedentes de la solicitante y fotocopia oficial de
su partida de nacimiento.

251
A fojas 48, rola la certificación practicada, en el sentido que no se ha deducido
oposición a la solicitud de autos.

A fojas 51, se dispuso que la solicitante compareciera ante el Servicio Médico Legal,
a fin que dicha entidad procediera a efectuar una evaluación respecto de las
características físicas y psicológicas de la solicitante, referente con la disforia de
género en la cual se encuentra sustentada la gestión, informe que rola a fojas 52 y
siguiente y 60 a 67 y fotografías acompañada a los autos por dicha institución, en
custodia bajo el registro 630-2012, de acuerdo a lo ordenado por resolución que rola a
fojas 79.

Además, la solicitante acompañó al proceso la siguiente documentación:

a) Informe psicológico de A.P.A., psicóloga clínica de la Universidad Católica,


efectuado en la ciudad de Rancagua, en el mes de abril de 2010 (fojas 69 a 71).

b) Certificado médico otorgado a la peticionaria, en la ciudad antes indicada, el día 5


de agosto de 2010, por la doctora C.F.A., psiquiatra del Hospital Regional de
Rancagua, que señala como diagnóstico la transexualidad y la identidad sexual
masculina (fojas 72).

c) Certificado otorgado el 10 de enero del año en curso por la doctora C.A.F., médico
gineco – obstetra, del Hospital San Juan de Dios, que da cuenta de las operaciones
realizadas a la solicitante (fojas 73).

A fojas 81 y 86– en lo pertinente- se dispuso citar a la solicitante a una audiencia con


el Tribunal, a fin de llevar a efecto una entrevista, diligencia que se realizó según
consta a fojas 87 y siguiente.

A fojas 113 y siguiente y 146 a 148, la apoderado de la solicitante****, acompañó los


siguiente documentos:

a) Circular Nº 34, de 13 de septiembre de 2011 de la Subsecretaría de redes


asistenciales del Ministerio de salud de Chile, que instruye sobre la atención de
personas transexuales (fojas 89 a 92).

b) Oficio ordinario Nº B-22/2988 de 9 de septiembre de 2011, sobre vía clínica para la


adecuación corporal en personas con incongruencias entre sexo físico e identidad de
género (fojas 93 a 112).

252
c) Sentencias definitivas sobre la materia, dictada por los Juzgados 2º, 7º, 17º, 19º, 26º
y 30º Juzgado Civil de esta ciudad.

C O N S I D E R A N D O:

PRIMERO: Que a fojas 1, la solicitante ha interpuesto una petición de rectificación


de partida de nacimiento y ha solicitado que el Tribunal, la acoja en todas sus partes y,
en consecuencia, se ordene al Servicio de Registro Civil e Identificación que
modifique su partida en lo que se refiere al nombre de E.DP.V.F. como E.A.V.F. y,
además, respecto del actual sexo femenino a masculino.

SEGUNDO: Que de la documentación acompañada a los autos ha quedado


demostrado:

a) Conforme a lo indicado en el informe evacuado por el Servicio Médico Legal (fojas


52 y siguiente) y la certificación gineco – obstetra de fojas 73, que la solicitante
físicamente presenta un aspecto varonil; se ha efectuado un tratamiento incompleto
para cambio de sexo de mujer a hombre, referido a mastectomía respecto de ambas
mamas e histerectomía, gruesa e hiperpigmentada (salpingo-oforectomia bilateral) y
se encuentra pendiente el tratamiento quirúrgico tendiente al cierre de la vagina, con
monte de Venus bien desarrollado, con abundante vello de aspecto y distribución
varonil y el clítoris se aprecia aumentado de volumen ( clítoromegalia) por acción de la
testosterona. Se acompañaron fotografías al efecto que también, han sido
examinadas por el Tribunal;

b) En cuanto al aspecto psicológico, de acuerdo a lo informado por dicho Servicio


(fojas 60 a 67), la solicitante presenta un nivel intelectual dentro de la normalidad y un
psiquismo e identidad sexual masculina, sin disarmonías. No presenta signos de
psicosis, actual o anterior, de daño orgánico cerebral y tampoco se le encontraron
fenómenos psicopatológicos de relevancia médico legal.

c) Que corrobora la conclusión anterior, el informe psicológico y el certificado médico


psiquiátrico, agregados a fojas 69 a 72, ambos extendidos durante el año 2010, con
antelación al inicio de esta gestión; el primero, concluyó – en síntesis- que la paciente
presenta una identificación con el género masculino y con las características que le
son adscritas socialmente, esto es, transexualidad y se advirtió también, un examen
de realidad mantenido y una identidad integrada y conformada por diversas áreas y
aspectos personales. Respecto a la certificación médica antes referida, entrega,

253
igualmente, como diagnóstico de la solicitante, la transexualidad e identidad sexual
masculina.

d) Del informe evacuado por el Servicio de Registro Civil e Identificación que rola a
fojas 41 a 44, consta que la solicitante no registra anotaciones en el Registro General
de Condenas; tampoco registra matrimonio ni referencia de hijos y figura la inscripción
de nacimiento Nº -, registro -, del año -, de la circunspección de -, con el nombre de la
solicitud que se resuelve, con sexo femenino.

TERCERO: Que del examen del contenido de la información sumaria rendida,


consta que doña Y.M.A.C., cédula de identidad Nº-, singerista, con domicilio en -, - y -,
cédula de identidad Nº -, contadora, domiciliada en -, -, ambas expresaron que
conocen a la solicitante por más de cinco años con la denominación masculina de E.,
no como mujer, y que actúa y viste como hombre, quien ha sido discriminado y objeto
de menoscabo moral. Se ha sometido a terapia hormonal para cambio de sexo.

CUARTO: Que en lo pertinente del artículo 19 de la Constitución Política de la


República, se garantiza a todas las personas, entre otros, el derecho a la vida e
integridad física y psíquica; el respeto y la protección de la vida privada, a la honra de
la persona y su familia, todos derechos esenciales que conforman el valor de la
dignidad humana y en esas normas de rango constitucional, se sustentan las
disposiciones que autorizan la rectificación de una partida de nacimiento.

QUINTO: Que de la documentación acompañada e informes médicos y psiquiátricos


requeridos; instrumentos que analizados y ponderados en conjunto con el resultado
de la entrevista del Tribunal con la solicitante, agregada a fojas 87 y siguiente, se
concluye que la peticionaria ha acreditado de manera fehaciente, la circunstancia que
doña E.DP.V.F. detenta una identidad sexual diversa a aquella con que fue inscrita en
su partida de nacimiento, por lo que resulta necesario adecuar la mención
correspondiente en su inscripción a la realidad actual, esto es, como don E.A.V.F., de
sexo masculino; conclusión que se corrobora además, con el contenido de la
información sumaria de testigos rendida a fojas 33 y siguiente.

Que, en consecuencia, el caso materia de autos, se trata de una persona con


transexualismo, de fenotipo masculino, quien posee una identidad sexual que lo
identifica con el sexo masculino, conducta que la solicitante ha acreditado, la que ha
estado presente durante toda su trayectoria de vida y que con la modificación de su
aspecto físico ha procurado hacer concordar su sexo psicológico con el sexo biológico,
concurriendo en la especie, los dos elementos propios como son el sentimiento difuso
y profundo de pertenecer al sexo opuesto a aquel con el que nació y cuyas
características biológicas son evidentes; y, además, poseer un profundo deseo de
cambiar de sexo dentro de las posibilidades de la ciencia y para los efectos que se le
254
reconozca desde el punto de vista jurídico un estado nuevo. Ambos elementos en el
caso que se resuelve, se advierte y ha quedado acreditado que concurren en la
especie, por cuanto la solicitante ha asumido tal condición ante su entorno familiar y
de amistades y además, ha buscado modificar su apariencia física con el fin de
encontrar su identidad de manera plena y concordante con su sentir, siendo en su
búsqueda discriminada y menoscabada moralmente en la mayoría de los aspectos de
la vida.

SEXTO: Que la petición que se resuelve dice relación con una situación particular
que se asimila al hecho de una persona que ha sido conocida por un término superior
a cinco años con otro nombre y que ello resulta consustancial a la identidad e
individualidad que permite que la persona no sea objeto de discriminación y menos en
razón de una alteración del género que es uno de los elementos preponderantes en la
construcción de la personalidad.

Que, en definitiva, si la ley actual permite el cambio de nombre y, a la vez, prescribe


que el nombre de una persona debe ajustarse al sexo, lo anterior, permite concluir
que esto último, no puede reducirse estrictamente al examen visual de los genitales al
momento de nacer, por cuanto la sexualidad humana resulta ser más compleja y no
puede ser determinante un examen reducido a la mera genitalidad. A mayor
abundamiento, si la ciencia médica ha logrado comprobar que el sexo consignado en
el instrumento público correspondiente, no se condice con la realidad de la persona,
corresponde reformar las anotaciones consignadas en el documento.

En consecuencia, todo cambio de nombre debe necesariamente respetar la realidad


que le sirve de parámetro y, si esa realidad se encuentra consignada erradamente,
eso debe necesariamente ser corregido en el instrumento respectivo, de manera
conjunta con la modificación del nombre.

Que, cabe considerar además, que en la época actual donde la dignidad de la


persona, se ha establecido como la base tanto del orden jurídico como social, en que
nuestro país ha suscrito tratados internacionales sobre aspectos centrales de la
dignidad humana, los que se entienden incorporados a nuestro ordenamiento jurídico,
conforme a lo dispuesto en el inciso segundo del artículo 5º de la Constitución Política
de la República, procede acoger la petición planteada en todas sus partes.

SÉPTIMO: Que además, se ha efectuado la publicación legal y no se ha deducido


oposición por terceros dentro del término legal, según consta en las certificaciones
practicadas a fojas 32 y 48.

Por estas consideraciones y visto además, lo dispuesto en las letras a) y b) del inciso
segundo del artículo1º, de la ley Nº 17.344; artículos 817 y siguientes del Código de
255
Procedimiento Civil; artículo 31 de la ley 4.808; artículo 1º inciso 3º, 5º inciso 2º y 19
Nº 1, 2, 4, 9 y 26, se resuelve:

Que se acoge la solicitud de lo principal de fojas 1 y, en consecuencia, se ordena la


rectificación de la inscripción de nacimiento Nº -, Registro -, del año -, de la
circunscripción de - del Servicio de Registro Civil e Identificación, que corresponde a
E.DP.V.F., cédula de identidad Nº -, de sexo femenino, en el sentido de establecer que
el nombre de dicha persona es E.A.V.F., de sexo masculino.

Sirva una fotocopia autorizada de la resolución precedente, debidamente


ejecutoriada, de mérito suficiente para requerir la inscripción antes decretada.

Regístrese y dese copia.

Rol V- 174-2010

DICTADA POR DOÑA SUSANA RODRIGUEZ MUÑOZ. JUEZ.

AUTORIZA DOÑA NANCY OLIVARES DONOSO. SECRETARIA.

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, veintidós de Octubre de dos mil doce

256
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 22º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-7-2012

CARATULADO : RIVERA

Santiago, dieciocho de Marzo de dos mil trece.

VISTOS Y TENIENDO PRESENTE:

PRIMERO: Que a fojas 1 comparece doña C.A.R.I., estudiante, domiciliada en


calle -, -, comuna de -, quien viene en solicitar rectificación de la partida de su
nacimiento, en el sentido de cambiar sus nombres “C.A.”, por los de “C.A.”, y asimismo
el sexo con que aparece inscrita.

Funda dicha solicitud en la circunstancia de que a pesar que nació con sexo
femenino, sicológicamente siempre se ha sentido como hombre, pues padece de una
condición llamada disforia de género o transexualismo, debidamente diagnosticada por
un médico psiquiatra y un psicólogo.

Agrega que desde el mes de noviembre de 2010 y hasta la fecha se ha


sometido a un Tratamiento de Hormonoterapia con supervisión médica en el Hospital
San Borja Arriarán, de manera tal que en la actualidad físicamente tiene el aspecto
físico de un hombre y se desenvuelve en su vida diaria como tal, usando como
nombres los de C.A., según se acreditará.

Por lo expuesto, solicita se rectifique su partida de nacimiento, fundado en que


el artículo 31 inciso segundo de la Ley N° 4808, que establece que el nombre de una
persona debe guardar relación con su sexo, por lo que debe entonces entenderse que
el sexo es el parámetro de corrección del nombre, esto es que siendo el sexo un dato
objetivo y el nombre un acto arbitrario, este debe siempre acomodarse a la situación
objetiva, y así debe también consignarse en los instrumentos públicos donde exista
discordancia, por lo que es procedente que junto al cambio de sexo se rectifique
también el nombre.

SEGUNDO: Que la solicitante acompañó, en lo que es pertinente, los


siguientes instrumentos:

257
1) En foja 33 a 35, certificado de salud emitido por la médico psiquiatra A.C.R.;

2) En foja 36 a 38, informe psicológico de la Psicóloga Clínica M.S.C.P.;

3) En foja 39, copia simple de carta remitida por doña M.S.C.P. al Director del
Departamento de Becas de la Junaeb, precisando las razones que hacen necesario
que se emita la tarjeta TNE con el nombre masculino del solicitante;

4) En foja 41, copia simple de las tarjetas “Tarjeta Joven INJUV” y “Nectar”, a
nombre de C.R.;

5) En foja 84, copia simple de Receta N°-, Complejo de Salud San Borja Arriarán,
a nombre de don C.R.;

6) En foja 85, certificado emitido por el Jefe del Departamento de Salud Mental del
Comando de Salud del Hospital Militar de Santiago;

7) En foja 86, copia simple de carta de 3 de abril de 2012, dirigida por el Director
del Hospital Militar de Santiago a doña C.A.R.I., comunicando que se autoriza la
mastectomía bilateral en el contexto de una cirugía estética no reparatoria;

TERCERO: Que a fojas 46 y 47, consta información sumaria de los testigos


doña M.A.I.N., don A.I.R.D., y doña L.G.F.B., quienes declararon que desde hace más
de cinco años conocen a la solicitante, y que dado su aspecto masculino, siempre fue
conocido como C.A.R.I., lo que también le ha causado múltiples complicaciones y
menoscabos en atención que su identidad legal no coincide con su apariencia y
género.

CUARTO: Que a fojas 51, se encuentra agregada publicación legal efectuada


en el Diario Oficial, con fecha 15 de mayo de 2012, y a foja 64 consta certificado de no
existir oposición a la solicitud de foja 1 dentro de plazo legal.

QUINTO: Que a fojas 58, consta Informe N° - de - de - de -, del Servicio de


Registro Civil e Identificación, que reitera las facultades registrales del Servicio y
remite a la ponderación del Tribunal la decisión del asunto sometido a su conocimiento
en atención de los antecedentes aportados.

En fojas 56 y 57 rola agregados extracto de antecedentes y fotocopia


autorizada del Registro de Nacimiento de doña C.A.R.I., nacida el 22 de noviembre del
año 1988, sexo femenino, inscrita en el N°- del Registro de Nacimientos
Circunscripción -, del Servicio de Registro Civil e Identificación

SEXTO: Que en foja 69 se ordenó las siguientes medidas para mejor resolver:

258
1) Oficio al Servicio Médico Legal a fin que se practique pericia psiquiátrica a la
solicitante;

2) Oficio al Servicio Médico Legal a fin que se realice pericia sexológica a la


solicitante; y

3) Citación personal a la solicitante a audiencia en el Tribunal.

En foja 81, comparece doña C.A.R.I., quien expone las dificultades a que se
enfrenta cotidianamente en atención a la discordancia entre su aspecto y lo que refiere
sus documentos de identidad.

Considera importante acceder a lo solicitado en especial a su inserción laboral.


Consiente además en la realización de las pericias decretadas.

En foja 93 se encuentra agregado informe psiquiátrico de la solicitante emitido


por el médico psiquiatra forense R.M.B., del área de Salud Mental del Servicio Médico
Legal quien concluye que “C.A.R.I. presenta un nivel intelectual dentro de la
normalidad, con conservación de sus capacidades cognitivas. No presenta signos de
psicosis, ya sea actual o anterior, hallándose indemnes sus capacidades volitiva,
judicativa y de comprensión. No presenta signos de daño orgánico cerebral. Presenta
una personalidad configurada sin desarmonías en torno de rasgos de hipertimia.
Presenta un psiquismo y una identidad sexual masculinos. No se ha hallado
fenómenos psicopatológicos que precisen tratamientos, o que sean de relevancia
médico legal”.

En foja 101 se encuentra agregado informe de sexología de C.A.R.I., realizado


por el médico A.R.P., quien concluye: “1. La persona examinada, está efectuando
cambio de sexo de mujer a varón, para lo cual recibe tratamiento con testosterona. 2.
El fenotipo de esta persona es varón y desde el punto de vista psíquico, se siente
varón y actúa como tal. 3. Los genitales externos e internos, corresponden al sexo
femenino, por falta de tratamiento quirúrgico, pero se han modificado, por acción de la
testosterona.”.

SEPTIMO: Que en relación a la solicitud de autos, la demandante fundamenta


su petición en la interpretación que hace de la Constitución Política de la República, de
los Tratados Internacionales y del propio artículo 31 de la Ley 4.808. Siendo relevante,
por tanto, entender esta normativa como un todo orgánico en atención al fin último que
todas ellas tienen, cuál es la dignidad y protección de la persona en todas sus
dimensiones, no sólo físicas, sino también psicológicas, ha de relacionar éste Tribunal
la petición de cambio de nombre y de sexo en las partidas del Registro Civil con una
realidad que escapa de lo jurídico, y que afecta a la denunciante en su diario vivir de

259
maneras que resultan impensadas, con un menoscabo moral y material que no puede
sino ser remediado por las vías al alcance de este Tribunal.

En el caso de los transexuales, que encierra un profundo drama humano en el cual el


propio cuerpo, su morfología exterior, le impide vivir de acuerdo con su elección, no
existe otra alternativa que, agotadas todas las que brinda la ciencia, propender por
parte de los Tribunales a asegurar su mayor desarrollo personal y social, al amparo de
un Estado respetuoso de los derechos de las personas.

Estos derechos se encuentran asegurados especialmente en el artículo 19 de la


Constitución Política de la República, para todas las personas en tanto tales, sin
distinciones de ningún tipo; en los Tratados Internacionales de Derechos Humanos
firmados y ratificados por Chile, y en el propio Código Civil, que como parte de un
ordenamiento coherente entiende la protección de los derechos de la personalidad –en
este caso a la imagen, a la identidad, al nombre- como uno de los principios rectores
de todo el sistema jurídico.

Que, en la especie, se configuran todos los elementos, tanto de orden científico,


psicológico y jurídico, para acceder a lo solicitado por la actora, no existiendo
fundamento alguno que conste en autos para negarse aceptar su petición.

Y que, estando al alcance de este Tribunal remediar el menoscabo que se le ha


producido a la solicitante -en cuanto a los perjuicios indicados por ella en estos años
debido a la disparidad entre su identidad psicológica y su identidad legal- no se puede
sino aceptar la petición realizada, de manera tal que se le pueda asegurar su normal
desarrollo y protección en lo sucesivo.

Que en mérito de lo expuesto y lo que dispone la letra b) del inciso 2° del


artículo primero de la Ley N°17.344 sobre Registro Civil, SE DECLARA:

I.- Que se acoge la solicitud de fojas 1, y se ordena rectificar la partida de


nacimiento, inscripción N° -, del año -, de la Circunscripción del Servicio de Registro
Civil e Identificación de -, correspondiente a doña C.A.R.I., en el sentido de cambiar
sus nombres “C.A.” por los de “C.A.”, quedando en definitiva como “C.A.R.I.”.

II.- Además se ordena rectificar la partida de nacimiento, inscripción N° -, del


año -, de la Circunscripción del Servicio de Registro Civil e Identificación de Santiago,
en el rubro alusivo al sexo del inscrito en sentido de cambiar la mención de
“FEMENINO”, por la de “MASCULINO” .

Sirva una copia autorizada de la presente resolución, debidamente


ejecutoriada, para requerir las inscripciones que correspondan.

260
Regístrese y dése copia en su oportunidad.-

DICTADA POR DON PEDRO ENRIQUE GARCÍA MUÑOZ. JUEZ TITULAR.

AUTORIZADA DOÑA MARIA CECILIA MORALES LACOSTE. SECRETARIA


TITULAR.

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art.
162 del C.P.C. en Santiago, dieciocho de Marzo de dos mil trece.-

261
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 20º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-9-2012

CARATULADO : T.R.M.V.

Santiago, veintinueve de Abril de dos mil trece

VISTOS:

Comparece en autos doña M.V.T.R., Rut -, Estudiante Universitario, domiciliado para


estos efectos en -, Comuna de -, quien solicita se rectifique su partida de nacimiento
en relación al nombre y sexo.-

Funda la solicitud en que desde su adolescencia ha sido conocido por su comunidad


como lo que es un hombre. Esa situación se explica debido a que padece una
condición llamada disforia de género o transexualismo, lo que ha sido debidamente
diagnosticado por un médico psiquiatra y un psicólogo.-

Que para poder actuar en forma coherente con su sentir y en definitiva con su
identidad sexual y en razón del gran desconsuelo que experimenta por la
disconformidad entre su yo interno y externo, ha realizado un tratamiento hormonal, el
que lleva más de 3 años. Además en enero del 2011 se realizó la primera operación,
mastectomía subcutánea más plastía periareolar en el complejo hospitalario San José
y actualmente el tratamiento hormonal lo sigue en el complejo hospitalario San Borja.-

Que en atención a todos los tratamientos que ha recibido, finalmente ha logrado que
su físico se condiga mejor con su sentir, ya que hoy su apariencia física es de
hombre.-

Hace presente que no solo el se reconoce su sexo como masculino, sino que también
su entorno, siendo conocido por 7 años como M.I.T.R..-

Solicita en definitiva la rectificación de su partida de nacimiento en lo referente al


nombre cambiando definitivamente el nombre para que quede como M.I.T.R. y el sexo
a MASCULINO.-

262
A fs. 40 rola publicación legal efectuada en el Diario Oficial del día 15 de Febrero del
2012.-

A fs. 41 rola información sumaria rendida en autos.-

A fs. 50 rola informe del Servicio de Registro Civil e Identificación.-

A fs. 61 rola informe del Servicio Médico Legal

A fs. 66 se declara autos para fallo.-

CONSIDERANDO:

1.- Que doña M.V.T.R. solicita la rectificación de su partida de nacimiento en el


sentido de sustituir sus nombres M.V. por M.I. quedando en definitiva como M.I.T.R. y
su sexo de femenino a MASCULINO.-

2.- Que del certificado y partida de nacimiento acompañada a fs.48 a 49, aparece
acreditado que la solicitante figura inscrita como M.V.T.R., Run -, nacida el - e inscrita
en la Circunscripción - con el N° - del año - del Servicio de Registro Civil e
Identificación.

3.- Que a fs. 41 rola información sumaria rendida en autos consistente en las
declaraciones de doña J.A.DC.R.C. y doña C.A.S.P., quienes señalan que la
solicitante desde hace más de 25 años se presenta como un sujeto de sexo masculino
con el nombre de M.I.T.R.; que quedó inscrito en el Registro Civil como sexo
femenino porque nació biológicamente con tal sexo, pero que a través de los años y
especialmente, en su adolescencia, comenzó a darse cuenta de que su sexo biológico
no correspondía a su identidad sexual que es masculina; que lo anterior se ratificó a
través de exámenes psicológicos y psiquiátricos, los que certifican que su sexo
psicológico es el masculino.-

4.- Que a fs. 31 rola certificado médico psiquiátrico emitido por la Dra. Doña C.F.A.
con respecto de la solicitante quien señala: “que el paciente de sexo biológico
femenino e identidad sexual masculina, fue evaluado mediante entrevista psiquiátrica y
psicológica y test de personalidad de Rorschach y de Luscher, destacándose una
identidad psicosexual claramente de orientación masculina, descartándose
diagnósticos de psicosis, trastorno de personalidad y homosexualidad.-

5.- Que el informe psicológico acompañado a fs. 32 a 35 emitido por la Psicóloga


Clínica U.C. doña A.P.A. respecto de la solicitante señala que la “paciente evaluada

263
presenta dificultades en el área de la sexualidad, con una mayor identificación con el
género masculino. Transexualidad. Se observan dificultades importantes en la
expresión afectiva y emocional, con bajo control yoico, aspecto que es importante de
trabajar y mejorar, por cuanto le genera una disminución de sus posibilidades
adaptativas y de establecimiento de relaciones interpersonales y afectivas mas
gratificantes , armónicas y permanentes. Al mismo tiempo, requiere el refuerzo de su
identidad y autoconcepto de manera de que este se convierta en factor protector de
los sentimientos de tristeza y de angustia que aparecen ocasionalmente”.-

6.- Que a fs. 35 rola certificado médico emitido por el Endocrinólogo Dr. R.R., quien
con fecha 10 de enero del 2012 señala que la solicitante presenta “disforia de género (
transexualismo) en tratamiento hormonal inverso desde hace 2 años (en tratamiento
con Nebido) y a fs. 36 examen médico efectuado por la Dra. X.R.M., Anátomo
Patólogo de la Universidad de Chile, quien con fecha 31 de enero del 2011 acredita
que el solicitante se efectúo una Mastectomía , señalando en la conclusión
diagnóstica Resección bilateral de mama reductiva”.-

7.- Que a fs. 61 a 62 de autos rola informe de Sexología Forense del Servicio Médico
Legal efectuado a la solicitante y emitido por el doctor don A.R.P. quien concluye que
la persona examinada, tiene aspecto general de varón y psiquismo propio de varón,
sin embargo, debido a tratamiento incompleto, conserva genitales externos e internos
de mujer.-

8.- Que a fs. 50 a 52 rola informe del Servicio de Registro Civil e Identificación en
donde se señala que a la fecha en la partida de nacimiento de la solicitante no constan
subinscripciones ni rectificaciones ni registra anotaciones en el Registro General de
Condenas.-

9.- Que del examen de los documentos acompañados, informes médicos emitidos e
información sumaria rendida en autos, el tribunal accederá a lo pedido en lo principal
de fs. 1 por haberse acreditado suficientemente los hechos invocados.-

Y Visto, además, lo dispuesto en los artículos 1° y siguientes de la Ley 17.244, y


artículo 31 de la LEY 4.808, SE DECLARA:

Que ha lugar a la solicitud de rectificación de partida de nacimiento deducida en lo


principal de fs. 1, debiendo rectificarse la partida de nacimiento N° - del año - de la
Circunscripción de - del Servicio de Registro Civil e Identificación correspondiente a
doña M.V.T.R., Run - en el sentido de eliminar los nombres M.V. por M.I., quedando
en definitiva como M.I.T.R. y rectificar el sexo FEMENINO por sexo “MASCULINO”,
con fecha de nacimiento el -.-

264
Regístrese.-

DICTADA POR DOÑA GABRIELA SILVA HERRERA, JUEZ TITULAR DEL VIGESIMO
JUZGADO CIVIL DE SANTIAGO.-

AUTORIZA DOÑA ALBA ELIANA VALDES GONZALEZ

SECRETARIA TITULAR.-

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, veintinueve de Abril de dos mil trece

265
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 6º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-235-2011

CARATULADO : CONDELL

Santiago, veinte de Mayo de dos mil trece

VISTOS:

Que fs. 1 comparece C.A.C.G., cocinero, domiciliado para estos efectos en -,


comuna de - e interpone solicitud de rectificación de partida en cuanto a su nombre y
sexo, a fin de que el Registro Civil e Identificación proceda a rectificar su partida de
nacimiento quedando inscrito en definitiva como N.A.C.G., sexo masculino.

Funda su solicitud en la circunstancia que padece de una condición denominada


disforia, es decir, existe discordancia entre el sexo cromosómico y el psicológico,
primando este último. Agrega que ha recibido tratamiento de hormonoterapia desde
los 19 años, por lo que ha logrado que su apariencia física se condiga mejor con su
sentir, teniendo en la actualidad un aspecto de hombre.

Señala que en mérito de lo anterior ha sido conocido por más de ocho años por su
entorno familiar y social bajo el nombre de N.A.C.G..

Expone que su condición le ha acarreado problemas en cuanto a la inserción en el


mundo laboral y estudiantil en el que se desenvuelve, sufriendo en reiteradas
ocasiones actos de discriminación y prejuicio, ya que dado que sin perjuicio que no lo
parece, ni lo es, en su documentación se consigna su sexo como femenino.

Cita como fundamentos legales de su solicitud las normas pertinentes contenidas en


la ley 17.344, en particular las letras a) y b) del artículo 1° de la mencionada norma y
el artículo 31 de la ley 4808 sobre Registro Civil. Invoca asimismo normas
Constitucionales, a saber, los artículos 1°, 19 N°2, N°4, N°9 y cuerpos
internacionales, tales como la Convención Americana de Derechos Humanos, Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos
Económicos, Sociales y Culturales.
266
Termina pidiendo que su solicitud sea acogida y que se ordene al Registro Civil e
Identificación que modifique su partida de nacimiento en lo referente a su nombre y
sexo quedando definitivamente inscrito como N.A.C.G., sexo masculino.

Que a fs. 40 y 42 rola información sumaria de testigos.

Que a fs. 41 consta publicación en el Diario Oficial de fecha 2 de mayo de 2012.

Que a fs. 47 y siguientes rola informe favorable del Registro Civil e Identificación.

Que a fs. 49 y siguientes consta certificado y acta de nacimiento de la solicitante.

Que a fs. 91 y siguientes rola Informe de Sexología Forense N°- del Servicio Médico
Legal.

Que a fs. 96 y siguientes rola Informe sobre facultades mentales de la solicitante


evacuado por el Servicio Médico Legal.

Que a fs. 108 se trajeron los autos para fallo.

CONSIDERANDO:

PRIMERO: Que a fin de acreditar los fundamentos de su petición la solicitante


acompañó prueba documental consistente en certificados médicos rolantes a fs.33 y
34, copias de cartas, receta médica y credencial de identificación, todas a nombre de
N.C.G..

SEGUNDO: Que asimismo rindió información sumaria de los testigos M.A.A.G. y


A.E.A.R., quienes manifestaron que conocen a la solicitante desde hace más de cinco
años a la fecha de su declaración y que siempre ha tenido un aspecto masculino y ha
usado como nombre el de N.C.G., pero que el aparecer en su cédula de identidad bajo
el nombre de C.C.G. e inscrita como de sexo femenino le ha ocasionado diversos
problemas en su vida cotidiana, sufriendo asimismo una permanente discriminación.

TERCERO: Que a fs.91 rola informe de Sexología Forense N°- del dpto. de
ginecología forense respecto de la solicitante en el que se concluye que la persona
examinada presenta fenotipo (aspecto físico externo) masculino, siendo su tono de
voz y actitudes masculinas.

267
CUARTO: Que a fs. 96 y siguientes consta informe sobre facultades mentales de la
solicitante en el que el perito actuante concluye que la solicitante presenta un fuerte
sentimiento egodistónico (y rechazo) a su corporalidad femenina y sexo civil, tiene
identidad de género masculina, que impregna la expresión física, psicológica social y
afectiva de su persona. Agrega que mantener un sexo registral y nombre femenino en
su documentación civil menoscaba su dignidad y puede originar grave daño en su vida
social, laboral y afectiva.

SEXTO: Que el artículo 1° de la ley 17.344 dispone que toda persona tiene derecho a
usar los nombres y apellidos con que haya individualizada en su respectiva inscripción
de nacimiento. Sin perjuicio de los casos en que las leyes autorizan la rectificación de
inscripciones del Registro Civil, o el uso de nombres y apellidos distintos a los
originarios a consecuencia de una legitimación, legitimación adoptiva o adopción,
cualquiera persona podrá solicitar, por una sola vez, que se la autorice para cambiar
sus nombres o apellidos, o ambos a la vez, en los casos siguientes: a).Cuando unos u
otros sean ridículos, risibles o la menoscaben moral o materialmente.; b). Cuando el
solicitante haya sido conocido durante más de cinco años, por motivos plausibles, con
nombres o apellidos, o ambos, diferentes de los propios.

SÉPTIMO: Que por su parte el artículo 31 de la ley 4808 sobre Registro Civil en su
inciso segundo no podrán imponerse al nacido un nombre extravagante, ridículo,
impropio de personas, equívoco respecto del sexo o contrario al buen lenguaje.

OCTAVO: Que a su vez el artículo 19 de la Constitución Política de la República


asegura a todas las personas N°2: La igualdad ante la ley.

NOVENO: Que conforme el mérito de la prueba rendida, han quedado, a juicio de


esta Sentenciadora, acreditadas las causales invocadas para solicitar el cambio de
nombre pedido, toda vez que la solicitante ha sido conocida por más de 5 años como
N.C.G.. Que asimismo se ha establecido que aquella posee un aspecto físico y
comportamiento masculino, amén de encontrarse probado que desde el punto de vista
médico tiene una identidad de género masculina que impregna toda su expresión
física, sicológica y afectiva, esto es, que ella se siente y comporta como un hombre.

DÉCIMO: Que atendido lo expuesto se procederá a acceder a la solicitud de cambio


de nombre pedido, como asimismo la relativa a cambio de sexo en la inscripción de
nacimiento respectiva, ya que no acceder a ello vulneraría lo dispuesto por el inciso 2°
del artículo 31 de la ley 4808 sobre Registro Civil.

Y vistos además lo dispuesto por los artículos 817 y siguientes del Código de
Procedimiento Civil y artículos, artículo 1° letras a) y b) de la ley 17.344, inciso 2° de
la ley 4808 y artículo 19 N°2 de la Constitución Política de la República, se declara que
268
ha lugar a la solicitud de lo principal de fs. 1 y en consecuencia se ordena que el
Registro Civil e Identificación rectifique la partida de nacimiento de C.A.C.G. inscrito
bajo el - del año - de la Circunscripción de - , debiendo quedar inscrita bajo el nombre
de N.C.G., sexo masculino.

PRONUNCIADA POR DOÑA ROMMY MULLER UGARTE.JUEZ TITULAR DEL


SEXTO JUZGADO CIVIL DE SANTIAGO. AUTORIZA DOÑA MARÍA ELENA MOYA
GÚMERA. SECRETARIA SUBROGANTE.

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, veinte de Mayo de dos mil trece

269
NOMENCLATURA : 1. [40] Sentencia

JUZGADO : 18° Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-160-2011.

CARATULADO : PINO

Santiago, veinte de junio de dos mil trece

Vistos:

Que a fojas 1, comparece doña M.A.X.P.H., estudiante de comercio exterior,


domiciliado en -, departamento N° -, comuna de -, Santiago, quien viene en solicitar se
ordene rectificar su partida de nacimiento en relación al nombre y sexo, por los
motivos que indica:

A lo largo de seis años, ha sido conocida por su comunidad, como lo que es, un
hombre . Esta situación, según señala, se explica producto de que padece una
condición llamada disforia de género o transexualismo, la que ha sido debidamente
diagnosticada tanto por un médico psiquiatra como por un psicólogo, cuyos
certificados médicos acompañará oportunamente.

Explica, que la disforia de género consiste en una condición caracterizada por


el hecho que una persona que, desde el punto de vista genotípico y fenotípico es
clasificada dentro de un determinado sexo, tiene conciencia de ser del sexo opuesto, o
mejor dicho, de vivir a la manera que lo hacen los sujetos del genero contrario. El
transexual tiene un profundo sentimiento de pertenecer al otro sexo, no obstante ser
una persona normal desde una perspectiva genética y morfológica. Ella, sin embargo,
está poseída de una incontrolada aspiración modificar quirúrgicamente su sexo
somático, que le resulta intolerable, para el efecto de obtener el reconocimiento
jurídico de tal transformación. Es decir, existe una discordancia entre el sexo
cromosómico y el psicológico, primando este último de conformidad a los
conocimientos científicos actuales.

Agrega, que como se señaló al comienzo de esta solicitud, no solo el reconoce


su sexo como masculino, sino que también su entorno. No solo su sentir es de un
hombre, sino su apariencia a lo que se suma el que ha sido conocido por más de seis

270
años como Matías Ignacio, según se acreditará en la información sumaria de testigos
que se rendirá.

Indica, que consta en el certificado médico extendido por don G.M.A., psicólogo
del Centro Médico MegaSalud de Antofagasta quien emitió certificado el 20 de abril de
2009, en donde señala que tras realizarle entrevistas clínicas desde hace dos años
concluye que: sujeto apto sicológicamente para continuar su tratamiento hormonal de
testosterona y acudir al siquiatra para su diagnóstico final, el cual será para
operaciones de reasignación de sexo y nombres.

Manifiesta, que además, importante es hacer presente que posteriormente, fue


atendido por el siquiatra don E.P.P., quien lo atendió en la Clínica Siquiátrica de
Antofagasta y emitió certificado con fecha 18 de marzo de 2010 en donde señala: El
médico que suscribe certifica haber evaluado al Sr. M.P.H., R.U.T. N° -, quien presenta
un trastorno de identidad sexual, con orientación heterosexual. Tras la evaluación
clínica y sicométrica se puede establecer que el Sr. M.P. no padece comorbilidades
siquiátricas, por lo tanto, no presenta contraindicaciones para una cirugía de
reasignación sexual ni tratamientos hormonales complementarios.

Adicionalmente, hace presente que ya se ha realizado las operaciones de


mastectomía radical e Histerectomía total en el Hospital -, en -, el día 10 de agosto de
2011, según consta de los certificados médicos que acompañará oportunamente.

Señala, que es un hecho indiscutible que los transexuales sufren de


discriminaciones, especialmente en materia laboral, producto de la disconformidad
entre lo que se puede ver (condición de hombre) y su sexo (femenino) en sus
documentos; por lo que se hace urgente poder adecuar su partida de nacimiento para
que se corresponda con su verdadera identidad. Dado que, aunque no lo parece ni lo
es, en su documentación se condigna su sexo como femenino, se ve afectado por ese
prejuicio.

Agrega, que su condición de disforia de género le ha provocado problemas en


cuanto a la inserción en el mundo laboral sufriendo en reiteradas ocasiones actos de
discriminación y prejuicio. Inclusive la discriminación se ha asentado en el seno de su
familia, especialmente su padre quien avergonzado de su condición lo ha rechazado
desde que tenía 12 años de vida, situación que se agravó cuando cumplió la mayoría
de edad, De parte de su padre ha sido víctima de violencia intrafamiliar razón por la
cual inclusive el juzgado de Familia de - decretó la prohibición que afecta a su padre
de acercarse a su domicilio o lugar de trabajo. A raíz de esta situación constante de
violencia y desprecio que ha sufrido de parte de su padre biológico es que le genera
un verdadero menoscabo tener el apellido P. puesto que dicho apellido le recuerda las
graves y constantes situaciones de maltrato, discriminación y sufrimiento que ha
271
recibido de parte de su padre. Al contrario, el apellido G. es que quiere tener y seguir
usando pues le evoca a una persona que ha sido para él quien verdaderamente lo ha
apoyado y comprendido.

Por lo expuesto es que solicita se proceda a la rectificación de su partida de


nacimiento tanto en relación a sus nombres y al apellido paterno como al sexo,
quedando en definitiva con el nombre de M.I.G.H. y el sexo masculino.

Manifiesta, que como se ha dicho, en relación a la rectificación del nombre,


solicita cambiar el que consta en la partida de nacimiento por el de M.I.G.H., fundado
ello en que actualmente se configuran a su respecto dos de las tres causales exigidas
por la Ley N° 17.344 que autoriza cambio de nombres y apellidos en su artículo 1°,
letras a) y b).

En relación al artículo 1°, letra a), de dicha ley, señala que dada su actual
apariencia masculina, el nombre que consta en su partida de nacimiento es equívoco
respecto de su apariencia y condición sexual, psiquiátricamente asentada, y por ende
resulta risible en relación a su actual situación. Producto de ello sufre menoscabo
moral, pues no encuentra aceptación en la sociedad por una condición que no es en
ningún caso dependiente de su voluntad, y por ende, no puede remediar. A ello se
suma la situación que le acontece con el apellido P. dado que en todo momento le
evoca la situación grave y constante de violencia que ha recibido de parte de su padre
razón por la cual solicita cambiar este apellido a G..

Que en cuanto al artículo 1°, letra b), de la Ley N° 17.344, ha sido conocido
durante más de cinco años, por motivos concretos – su apariencia y psiquis,
elementos que son reflejo de una realidad de género clara –con un nombre diferente al
propio de la partida, es decir, con el nombre de M.I. en lugar de M.A.X..

Asimismo, viene en solicitar se ordene se rectifique el sexo en su partida de


nacimiento, como consecuencia lógica del cambio de nombre solicitado, fundado en
que el inciso segundo del artículo 31 de la Ley N° 4.808 sobre Registro Civil impide la
imposición de un nombre equívoco respecto del sexo, por lo que se desprende, como
premisa a tener en consideración en lo sucesivo, que el sexo es el parámetro de
corrección del nombre. Esto quiere decir que es el sexo un dato objetivo, mientras que
la designación del nombre es un acto arbitrario en el sentido de ser volitivo o provenir
de una voluntad humana contingente.

De la anterior premisa que eleva al sexo como parámetro de corrección se


sigue la de que los instrumentos públicos donde tales parámetros figuren deberán
siempre acomodarse a dichos parámetros, por cuanto todo lo consignado en dichos
instrumentos pertenece al género de aquello que se ha descripto como actos volitivos,
272
esto es, arbitrarios (dependientes de una voluntad humana). El sexo, en cambio, al no
depender de voluntad alguna, sino de hechos verificables científicamente, constituye la
realidad que tales documentos deben en todo momento reflejar.

Señala, que si bien entre las causales de cambio de nombre contenidas en el


artículo 1° de la Ley N° 17.344, no figura la consignación errada del sexo en la partida
de nacimiento, lo cierto es que si se permite el cambio de nombre ello no puede sino
acarrear necesariamente la rectificación del sexo consignado puesto que imposición
del nombre, acto arbitrario y contingente sujeto a decisión humana, no puede
apartarse del parámetro de corrección, hecho objetivo susceptible en todo momento
de ser verificado de manera científica (tanto física como psicológica, cual es, el sexo.

Indica, que si la ciencia médica ha comprobado que el sexo consignado en


tales instrumentos no se condice con tal realidad, lo cierto es que debe reformarse el
documento para condecirse con la objetividad, y no al revés. Es por ello que solicita
cambiar su nombre para que sea acorde con la realidad diagnosticada médicamente y
torcida burocráticamente, y por el hecho de que tal cambio se permite en la ley. Para
que ésta pueda ser fiel a sus propias premisas dicho cambio de nombre debe ir
acompañado de una reforma del sexo, pues éste, elevado por la ley a parámetro de
corrección del instrumento y de la voluntad, es el que debe tenerse presente y verse
satisfecho en toda modificación.

Expone, que en definitiva, si actualmente la ley permite el cambio de nombre, y


a la vez prescribe que el nombre se ajuste al sexo, entonces se concluye que todo
cambio de nombre debe respetar la realidad que le sirva de parámetro, y si tal realidad
se encuentra erradamente consignada, entonces debe ser corregido ello en el
instrumento respectivo, junto a la modificación del nombre.

Ahora bien, en términos generales, el problema de la transexualidad es un


tema que involucra la atención de distintas áreas del conocimiento humano, tales
como la medicina o la piscología, entre otras, e indudablemente, la ciencia jurídica,
disciplina que no puede estar ajena al tratamiento de esta condición, también conocida
como “disforia de género”. En efecto, se trata de una condición que impacta
profundamente a las personas que la poseen, y que se relaciona con un variado
número de derechos que se estiman son el piso mínimo para considerar la existencia
de la persona como “humana”.

Por lo tanto, expresa, que en el actual estado histórico del derecho, en donde
hace ya bastantes décadas se han ido reafirmando constantemente los derechos
fundamentales de las personas, esta problemática no puede ser eludida ni por la
ciencia jurídica ni por los Estados. Debe existir un vía de solución en una época en
donde la dignidad humana se ha establecido como la base de todo orden social y
273
jurídico y porque, además, sobre los aspectos centrales de la persona humana nuestro
país ha suscrito numerosos tratados internacionales, los que entienden incorporados a
nuestro ordenamiento, en virtud del artículo 5° inciso segundo de la Constitución
Política de la República. Que lo anterior da cuenta de una tendencia a nivel
internacional, reconocida por nuestro ordenamiento jurídico a través de la Constitución
Política y de los señalados tratados internacionales, por nuestra doctrina y por la
jurisprudencia nacional, internacional y comparada, en relación al respeto y plena
vigencia de los principios y valores que anunciará como fundantes de esta solicitud y
que son: 1°.- Dignidad y libre desarrollo de la personalidad del ser humano, artículo 11
de la Convención Americana de Derechos Humanos (CADH) establece la Protección a
la Dignidad, así como también lo hace el artículo 17 del Pacto Internacional de
Derechos Civiles y Políticos y el artículo 12 de la Declaración Universal de Derechos
Humanos; 2°.- Principio de no Discriminación, artículo 19 N° 2, de la Constitución
Política de la República, que dispone: “La igualdad ante la ley, artículo 26 del Pacto
Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos, artículo 7° de la Declaración Universal
de Derechos Humanos, artículo 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y
Políticos; 3°.- Derecho a la Salud, artículo 19 N° 9 de la Constitución Política de la
República, asegura a todas las personas el derecho a la protección a la salud. La
salud es definida por la O.M.S. como el estado de completo bienestar físico, mental y
social; 4°.- Libertad y Vida Privada, artículo 19 N° 4 de la Constitución Política de la
República, se consagra el respeto y protección a la vida privada, artículo 5° de la
Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre, artículo 7° del Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos; 5°.- Derecho a la Vida y a la Integridad
Física y Psíquica; 6° Integración del Ordenamiento Jurídico e Inexcusabilidad; 7°
Reconocimiento a la Realidad; 8°.- Alusión a la Legislación Comparada, a fin de
entender que la evolución en la materia a nivel mundial tiende aceleradamente a
reconocer la gama de argumentos que han presentado en esta solicitud, es
conveniente tener a la vista la tendencia de la legislación comparada en la materia, la
que sólo reafirma el deber que compete al tribunal en orden a acoger esta pretensión.

Por tanto, en virtud de lo anteriormente expuesto y lo dispuesto en el artículo 1°


letras a) y b) de la Ley N° 17.344; el artículo 31 de la Ley N° 4.808; el artículo 22 del
Código Civil, los artículos 1° Inciso tercero, 5° inciso segundo, y 19 N° 1, 4 y 9 de la
Constitución Política de la República; los artículos 1.1, 5°, 11 17.2 y 24 de la
Convención Americana sobre Derechos Humanos; los artículos 6°y 17 del Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos; el artículo 12 del Pacto Internacional de
Derechos Económicos, Sociales y Culturales; y las demás consideraciones de hecho y
derechos expuestas, solicita tener por interpuesta solicitud de rectificación de partida
de nacimiento y, en definitiva, acogerla en todas sus partes, ordenándole al Registro

274
Civil que rectifique su partida de nacimiento en lo referente al nombre, cambiando
definitivamente el nombre para que quede como M.I.G.H., y el sexo a Masculino.

Que a fojas 27, rola Certificado de Nacimiento de la peticionaria de autos doña


M.A.X.P.H., R.U.N. N° -.

Que a fojas 28, rola Informe Psicológico, expedido por el Centro Médico
MegaSalud, a nombre M.I.P.H., cuyo nombre legal es M.A.P.H., R.U.T. -, cuyo
diagnóstico fue Transexual de Psiquis Masculina y cuya conclusión, señala sujeto apto
psicológicamente para continuar su tratamiento hormonal de Testosterona y acudir al
psiquiatra para su diagnóstico final, el cual será para operaciones de reasignación de
sexo y nombres, y cuyo médico que lo extiende es don G.M.A., Psicólogo, con fecha
30 de abril de 2009.

Que a fojas 30, rola Certificado del Dr. E.P.P., médico psiquiatra, emitido en
Antofagasta el día 18 de marzo de 2010, en el que se señala que M.P.H., R.U.T. N° -,
presenta un trastorno de identidad sexual, con orientación heterosexual y que no
presenta contraindicación para una cirugía de reasignación sexual ni tratamiento
hormonales complementarios.

Que a fojas 31, rola informe N° - de año -, emitido por el Hospital - a nombre de
la peticionaria de autos doña M.A.P.H., de cirugía de histerectomía total más
Anexectomía bilateral practicada el día 10 de agosto de 2011, por el Dr. A.R.E.W. y
examen de anatomía patológica efectuado por la doctora P.P.V..

Que a fojas 33, rola certificado de cirugía de mastectomía radical extendido por
el cirujano plástico Dr. S.V.R., de fecha 10 de agosto de 2011, de Nova clínica S.A. a
nombre de M.I.P.H., cuyo nombre legal M.A.P.H..

Que a fojas 34, rola resultados de examen de laboratorio clínico al paciente


M.I.P.H., el día 29 de enero de 2011, por el Hospital de -.

Que a fojas 40 cta., consta publicación efectuada en el Diario Oficial el día 16


de enero de 2012, debidamente certificada por la Sra. Secretaria Subrogante del
tribunal.

Que a fojas 41, rola información sumaria de los siguientes testigos R.S.H.S.,
c.i. - y don J.A.M.S., c.i. -.

Que a fojas 47, rola informe del Servicio de Registro Civil e Identificación, en el
que se señala que se estará a lo que este tribunal resuelva.

275
Que a fojas 55, rola certificado de la Sra. Secretaria Titular del tribunal, que da
cuenta que no hubo oposición a la solicitud principal de fojas 1.

Que a fojas 56, rola complementación de información sumaria de los testigos


O.A.A.O., c.i. - y R.O.U.R., c.i. -.

Que a fojas 60, rola Informe de Sexología Forense N° -, de M.A.X.P.H., cuya


conclusión es que la persona examinada, presenta un fenotipo masculino, refiere
sentirse varón y que del examen de los genitales, se aprecia la conservación de las
estructuras vulvares y de la vagina.

Y, se trajeron los autos para fallo.

CONSIDERANDO:

I.- Que a fojas 1, doña M.A.X.P.H., estudiante de comercio exterior, domiciliada


en -, Depto. -, -, Santiago, quien solicita se ordene la rectificación de su partida de
nacimiento en relación al nombre y sexo, atendido a que padece de una condición
llamada disforia de género o transexualismo, la que ha sido diagnosticada tanto por un
médico psiquiatra como por un psicólogo, según se desprende la documentación
acompañada.

II.- Que a fin de acreditar sus dichos la peticionaria acompaña diversos


documentos, que se encuentran aparejados a fojas 28, 30, 31, 33, 34, en los que se
señala que doña M.A.P.H., c.i. -, ha sido sometida a tratamiento psiquiátricos,
psicológicos y sexuales y que fue sometida a una mastectomía radical, Histerectomía
total y anexectomía Bilateral, con el fin de realizarse una cirugía de reasignación
sexual.

III.- Que de la declaración de los testigos individualizados a fojas 41 y siguiente


y fojas 56 y siguiente, se desprende que doña M.A.P.H., durante más de cinco años ha
sido conocido como M.I. y que siempre se ha comportado como hombre y que el
apellido P., le causa menoscabo moral debido a la violencia ejercida por su padre
biológico.

IV.- Que confirme lo informado por el Servicio Médico Legal, aparejado a fojas
60, se concluye que la personas examinada doña M.A.P.H., c.i. -, actualmente
presenta un fenotipo masculino y refiere sentirse hombre, por lo que de acuerdo a los
antecedentes que obran en autos, se accederá a lo pedido.

V.- Que del informe del Servicio de Registro Civil e Identificación y Extracto de
Filiación y Antecedentes emitido por dicho servicio, consta que la peticionaria de autos

276
no registra antecedentes de ninguna especie, ni impedimento alguno para acceder a lo
solicitado.

VI.- Que si bien es cierto no existe norma legal en nuestro ordenamiento


jurídico que regule el cambio de sexo de una persona, hay que tener presente el
avance de la medicina en el área quirúrgica, las corrientes de conocimiento y estudios
de orden psicológico sobre la construcción de la personalidad, las tendencias
legislativas de orden internacional orientadas a velar por los principios que protegen la
dignidad humana, la no discriminación, el derecho a la salud, derecho a la vida y a la
integridad humana y porque nuestro legislador exige que exista correspondencia entre
el nombre y el sexo de una persona, nombre que no puede ser equívoco respecto de
su sexo, como lo sería en la especia de no acceder a lo pedido, por lo que en opinión
de la suscrita, es de toda justicia acceder a lo pedido por doña M.A.X.P.H., R.U.T. N° -.

Y, teniendo además presente, lo dispuesto en los artículos 817 y siguientes del


Código de Procedimiento Civil, artículo 1°, letras a) y b), 2°, 3°, 6° y demás pertinentes
de la Ley N° 17.344 y artículos 31 inciso 2°, y siguientes de la Ley N° 4.808, se
resuelve:

Que se hace lugar a la solicitud principal de fojas 1, en consecuencia se ordena


la rectificación de la inscripción de nacimiento N° -, del año -, de la Circunscripción de -
, correspondiente a doña M.A.X.P.H., R.U.N. N° -, de sexo femenino, en el sentido de
establecer que el nombre de dicha persona es M.I.G.H., R.U.N. N° -, de sexo
masculino.

Regístrese.

Pronunciada por doña Claudia Donoso Niemeyer, Juez Titular, autpriza doña
Amelia E. Vásquez Morales, Secretaria Titular.jmr.

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, veinte de junio de dos mil trece.

277
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 9º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-199-2012

CARATULADO : SAN MARTMN

Santiago, cuatro de Julio de dos mil trece

VISTOS:

A fojas 1, comparece M.A.SM.G., escritor, domiciliado en calle -, Villa -,


comuna de -, Santiago; solicitando se rectifique su partida de nacimiento en relación al
nombre y al sexo.

Desde que tiene 17 años, esto es, hace 5 años, ha sido conocido por su comunidad
como hombre, lo que se produce debido a su condición de disforia de género o
transexualismo, lo que ha sido debidamente diagnosticado. Se cumplen por lo demás
las circunstancias de vivir como hombre, teniendo conciencia de su sexo como
masculino y para actuar coherentemente con su sentir e identidad sexual y por el gran
desconsuelo que presenta entre su yo interno y externo, es que se encuentra
sometidos a terapia con hormonas. Y por dichos tratamientos ha logrado que su
cuerpo físico tenga la apariencia de hombre.

Su entorno reconoce esta condición desde los 7 años, época desde la cual se le
conoce como D..

Es un hecho que los transexuales viven en constante discriminación cotidiana,


especialmente por la disconformidad entre su apariencia y el sexo biológico, sobre
todo al contrastar documentos por lo que le resulta urgente que su partida de
nacimiento se condiga con su verdadera identidad.

Cita lo dispuesto en los artículos 1º y 19 Nºs 2, 4 y 9 de la Constitución Política de la


República; Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos, Convención
Americana de Derechos Humanos; Declaración Universal de Derechos Humanos; 1º
letra a) de la Ley Nº17.344.- y 31 de la Ley Nº4.808.-

278
A fojas 30, consta certificado de Asistencia Jurídica.

A fojas 34, consta informe del Servicio de Registro Civil e Identificación.

A fojas 86, rola pericia psicológica.

A fojas 27, se efectuó entrevista con el tribunal.

A fojas 45, recetas de tratamiento hormonal y protocolo médico de intervención


quirúrgica de mastectomía.

A fojas 91, se citó a oír sentencia.

CONSIDERANDO:

PRIMERO: Que M.A.SM.G., solicita se modifique su partida de nacimiento en relación


al nombre y al sexo. Y ambos aspectos dicen relación con su identidad, ya que el
peticionario es un muchacho que ha vivido durante toda su vida, o al menos con
claridad desde los 11 años -según refiere el informe de fojas 86-, identificándose con
el género masculino, aun en contra de la asignación sexual y socializadora de su
familia, debiendo incluso someterse a una mutilación (mastectomía) para
desenvolverse en el ideal cotidiano y acceder actualmente a tratamiento hormonal.

SEGUNDO: Que el Registro Civil en su informe de fojas 86, indica que la partida de
nacimiento del solicitante, consigna nombre y sexo de mujer y cita el artículo 31 inciso
2º de la Ley Nº4.808.- Sobre Registro Civil que señala que no podrán imponerse al
nacido un nombre equívoco respecto del sexo.

TERCERO: Que a su vez el artículo 1º de la Ley Nº17.344.- que establece que


cualquier persona podrá solicitar, por una sola vez, que se la autorice para cambiar
sus nombres o apellidos, por una sola vez en ciertos casos, entre los cuales se
contempla el menoscabo moral y haber sido conocido durante más de cinco años, por
motivos plausibles, con nombres diferentes a los propios.

CUARTO: Que parece fluir de estas normas que el cambio de nombre no puede ir
asociado a una rectificación de sexo porque ello ya ha sido definido biológicamente y
no se encuentra dentro de las causales que la ley específica establece para ello, a
menos que la modificación quirúrgica haya tenido lugar.

QUNTO: Que, sin embargo, deberá tenerse como base para el análisis, que la
identidad es aquel “derecho personalísimo del que goza todo ser humano a ser uno
mismo, en su compleja y múltiple diversidad de aspectos” (citado por Maricruz De la
Torre, “El Sistema Filiativo Chileno”) protegido, entre otros instrumentos

279
internacionales, por la Convención Americana sobre Derechos Humanos, ratificada por
Chile el 21 de agosto de 1990, cuando establece en su artículo 18 el derecho al
nombre; y por la Constitución Política de la República, cuando en su artículo 1º
reconoce que “Las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.
Agregando que “El Estado está al servicio de la persona humana y su finalidad es
promover el bien común, para lo cual debe contribuir a crear las condiciones sociales
que permitan a todos y a cada uno de los integrantes de la comunidad nacional su
mayor realización espiritual y material posible, con pleno respeto a los derechos y
garantías que esta Constitución establece”; entre ellos los consagrados en el artículo
19 Nº1 al asegurar “El derecho a la vida y a la integridad física y psíquica de la
persona”.

SEXTO: Que la autodefinición de la identidad, sustentada en identificaciones de


género, se encuentra suficientemente apoyada entonces en la libertad individual y la
garantía estatal de proveer a los miembros de la sociedad todo aquello que le permita
desenvolverse con el mayor bienestar posible, tanto en su aspecto material como
moral, sin que por ello deba recurrirse a modificaciones anatómicas ni a
interpretaciones médicas asociadas a eventuales patologías o enfermedades, cuyo no
es el caso de autos.

SÉPTIMO: Que resulta contundente el informe realizado por FACSO en orden a


entender que el bienestar de D. en sus relaciones sociales y de vida en comunidad se
encuentran fuertemente vinculadas a su decisión personal de ser identificado como
hombre y no como mujer, categoría a la que se siente pertenecer independientemente
de su genitalidad o características morfológicas, para lo cual su registro de nacimiento
y los documentos de identidad civil debe ser cambiado, identidad conforme a la cual
en todo caso ha sido conocido el último tiempo.

OCTAVO: Que aun cuando este razonamiento debiera ser suficiente, igualmente logra
satisfacer el interés legal una interpretación restringida de los artículos 31 de la Ley
Nº4.808.- y 1º de la Ley Nº17.344.-, entendiendo que la asociación a las
características anatómicas de la primera norma tradicionalmente construidos sobre
aspectos puramente biológicos, corresponden solamente a una exigencia de la
primera inscripción. Pero no para la rectificación o cambio de nombre en referencia al
sexo, para lo cual el sujeto de quien se trata, conserva su autonomía de decisión y en
su derecho protegido por normas de rango superior, cuya única limitación puede
encontrarse en la inalterabilidad de su pertenencia al género humano y cierta
temporalidad, lo cual se encuentra establecido en el de autos.

En consecuencia y visto lo dispuesto en la Constitución Política de la República,


Convención Americana de Derechos Humanos, artículo 31 de la Ley Nº4.808.-, 1º de l

280
Ley Nº17.344.- y 817 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, se acoge la
petición de fojas 1 y se ordena al Servicio de Registro de Identificación, rectificar la
inscripción de nacimiento Nº -, Registro -, del año - de la Circunscripción de -,
correspondiente a M.A.SM.G., C.I. -, sustituyendo sus nombres de pila por D. y la
referencia al sexo por “masculino” y realizando las demás anotaciones que fueren
pertinentes.

Regístrese, dese copia, comuníquese y archívese en su oportunidad.

Pronunciada por doña LIDIA POZA MATUS, jueza del Noveno Juzgado Civil de
Santiago.

Autorizada por doña CECILIA ARGANDOÑA MORALES, secretaria subrogante.

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, cuatro de Julio de dos mil trece

281
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 16º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-202-2012

CARATULADO : PALMA

Santiago, treinta y uno de Marzo de dos mil catorce

Vistos:

A fojas uno comparece A.S.P.P., desempleado, domiciliado para estos efectos calle -
departamento -, - y expone: que viene en solicitar se rectifique su partida de
nacimiento en relación al nombre y sexo, ordenándole al Registro Civil que modifique
su partida de nacimiento en lo referente al nombre, cambiando definitivamente el
nombre para que quede como "A.V.P.P.", y el sexo a "Femenino".-

A fojas treinta y nueve se tiene por iniciada la gestión.

A fojas cuarenta y dos y siguientes, rola información sumaria de testigos.

A fojas cuarenta y cuatro consta que con fecha 01 de abril de 2013, se efectuó en el
Diario Oficial, la publicación legal.

A fojas cincuenta rola informe del Servicio de Registro Civil Nº -, de fecha 24 de


mayo de 2013.-

A fojas ciento uno, rola informe del Servicio Médico Legal, Nº -, de fecha 05 de julio
de 2013: que en síntesis señala: “1º.- Se trata de una persona de aspecto femenino.
2.- Conserva genitales externos masculinos. 3.- El examen anales normal y no
presenta lesiones.

A fojas ciento trece rola informe Nº -, de fecha 15 de Octubre de 2013; que en


síntesis señala: “que de acuerdo a evaluación Psicológica y Psiquiátrica, se concluye
que don A.S.P.P., no padece enfermedad mental ni perturbaciones de facultades
mentales.

A fojas ciento cuarenta y dos se ordena traer los autos para fallo

282
CON LO RELACIONADO Y TENIENDO EN CONSIDERACION:

PRIMERO: Que don A.S.P.P., desempleado, domiciliado para estos efectos


calle - departamento -, - solicita se rectifique su partida de nacimiento en relación al
nombre y sexo, por los motivos que indica:

Desde que tiene 13 años, ha sido conocido por su comunidad como mujer.
Esta situación se explica producto a que padece una condición llamada disforia de
género o transexualismo, la que ha sido debidamente diagnosticada por un médico
psiquiatra y un psicólogo, es decir, existe una discordancia entre el sexo cromosómico
y el psicológico, primando este último de conformidad a los conocimientos científicos
actuales.

Que para poder actuar en forma coherente con su sentir, y en definitiva, con su
identidad sexual, y en razón del gran desconsuelo que experimenta por la
disconformidad entre su yo interno y externo, se ha sometido a Tratamiento de
hormonoterapia, bajo supervisión médica, en el Hospital Clínico de la Universidad de
Chile, desde agosto de 2007. Además, se encuentra en lista de espera en el Hospital
Carlos Van Burén de Valparaíso, donde se le someterá a las intervenciones
quirúrgicas pertinentes para así lograr que su cuerpo sea totalmente el de una mujer.

Que en atención a todos los tratamientos que ha recibido, finalmente ha logrado


que su físico se condiga con su sentir, ya que hoy su apariencia física es de mujer.

Que ha sido conocido por doce años como A.V.P.P..

Que en ese sentido indica que consta en el certificado psicológico extendido por
M.S.S., psicólogo, de la Organización de Transexuales por la Dignidad de la
Diversidad, con fecha 13 de agosto de 2012: "La paciente de sexo biológico masculino
e identidad de género femenina ha sido evaluada mediante entrevistas psicológicas,
destacándose una identidad psicosexual, claramente de orientación femenina y
descartándose diagnóstico de psicosis, travestismo, trastorno de personalidad y
homosexualidad.- Por lo anterior, sugiere otorgar el apoyo que A.V.P.P. requiere para
lograr un empoderamiento absoluto de su identidad de género, lo que consiste en
terapia hormonal, cirugías a las que decida someterse y cambio legal de nombre y
sexo de masculino a femenino ".

Que es un hecho indiscutible que los transexuales sufren de discriminaciones,


especialmente en materia laboral, producto de la disconformidad entre lo que se puede
ver (su condición de mujer) y su sexo (masculino) en sus documentos; por lo que se
hace urgente poder adecuar su partida de nacimiento para que corresponda con su
verdadera identidad.

283
Que su condición de disforia de género le ha provocado problemas en cuanto a la
inserción en el mundo laboral y estudiantil en el cual se desenvuelve, sufriendo en
reiteradas ocasiones actos de discriminación y prejuicio, de hecho es por eso mismo
que hoy no tiene ocupación, dado que, aunque no lo parece ni lo es, en su
documentación se consigna su sexo como masculino, por lo cual se ve afectada por
este prejuicio.

Agrega, que la discriminación no sólo ocurre en el ámbito laboral, sino en los


aspectos más sencillos de la vida, como cobrar un cheque (pues hay una
disconformidad entre el nombre, que es masculino, y el sexo, que es femenino). así, la
vida diaria se torna realmente insoportable.

Que en relación a la rectificación del nombre, solicita cambiar el que consta en la


partida de nacimiento por el de A.V.P.P., fundado ello en que actualmente se
configuran a su respecto dos de las tres causales exigidas por la Ley N° 17.344 que
autoriza cambio de nombres y apellidos en su artículo 1°, letras a).-

. Asimismo, viene en solicitar, se rectifique el sexo consignado en su partida de


nacimiento, como consecuencia lógica del cambio de nombre solicitado, fundado en
que el inciso segundo del artículo 31 de la Ley 4.808 sobre Registro Civil impide la
imposición de un nombre equívoco respecto del sexo, por lo que se desprende, como
premisa a tener en consideración en lo sucesivo, que el sexo es el parámetro de
corrección del nombre.

Que es por ello que solicita cambiar su nombre para que sea acorde con la
realidad diagnosticada médicamente y torcida burocráticamente, y por el hecho de que
tal cambio se permite en la ley (por las causales ya solicitadas). Para que ésta pueda
ser fiel a sus propias premisas dicho cambio de nombre debe ir acompañado de una
reforma del sexo, pues éste, elevado por la ley a parámetro de corrección del
instrumento y de la voluntad, es el que debe tenerse presente y verse satisfecho en
toda modificación.

Que en definitiva, si actualmente la ley permite el cambio de nombre, y a la vez


prescribe que el nombre se ajuste al sexo, entonces se concluye que todo cambio de
nombre debe respetar la realidad que le sirve de parámetro, y si tal realidad se
encuentra erradamente consignada, entonces debe ser corregido ello en el
instrumento respectivo, junto a la modificación del nombre.

Solicita, tener por interpuesta solicitud de rectificación de partida de nacimiento y,


en definitiva, acogerla en todas sus partes, ordenándole al Registro Civil que modifique
su partida de nacimiento en lo referente al nombre, cambiando definitivamente el
nombre para que quede como "A.V.P.P.", y el sexo a "Femenino".-
284
SEGUNDO: Que de acuerdo al certificado de nacimiento de fojas 33, consta la
inscripción de don A.S.P.P. con fecha de nacimiento - y sexo masculino.

TERCERO: Que en estos autos, se ha rendido información sumaria


acompañando certificado psicológico de don M.S. en que siguiere otorgar el apoyo que
A.V.P.P. requiere para lograr un empoderamiento absoluto de su identidad de género,
entre otros, cambio legal de nombre y sexto de masculino a femenino.

Asimismo, consta información de testigos con los dichos de doña


R.E.M.G., y V.G.P., quienes declaran principalmente que desde hace unos 12 años
que el solicitante es conocido como A. o A., y que se comporta y viste como mujer

CUARTO: Que el Servicio de Registro Civil, sin perjuicio de los demás


antecedentes legales que informa, indica la efectividad de la existencia de nuevas
tendencias orientadas a velar por el principio de la no discriminación, por lo que es
posible al tribunal constatar la procedencia del cambio de nombre y de un género a
otro.

QUINTO: Que el examen físico del Servicio Médico Legal establece en sus
conclusiones que la solicitante es una persona de aspecto femenino y conserva
genitales externos masculinos. Asimismo, el examen sobre sus facultades mentales
indica que no registra enfermedad mental ni perturbación de facultades concluye que
presenta una personalidad con rasgos histriónicos, encontrándose conservado el juicio
de realidad.

SEXTO: Que si bien no existe norma expresa que permita acceder a la


solicitud de cambio de sexo, lo cierto es que conforme al artículo 31 de la ley de
Registro Civil, al establecer la necesidad de consignar el sexo del nacido, no puede
sino entenderse que debe corresponder a aquel en que de acuerdo a su identidad
biológica corresponde , y no obstante fijarse ello a la época de su nacimiento, en nada
impide que por una circunstancia posterior la identidad cambie o bien se pueda
determinar la identidad psicosexual resultando respecto de ésta última que incluso se
radica a la época de la pubertad del solicitante, por lo que resulta absolutamente
procedente acceder a la petición.

SEPTIMO: Que en lo que se refiere al cambio de nombres, este tribunal estima


que con la información sumaria rendida y que se ha hecho referencia más arriba
resultan suficientes para tener por establecida la procedencia de la causal de cambio
de nombre en virtud del artículo 1° letra b) de la Ley 17.344.-

SEXTO: Que sin perjuicio de lo resuelto precedentemente, este tribunal estima


que en el caso, y en relación al informe del Servicio de Registro Civil no se trata de

285
velar principalmente por el principio de no discriminación a que ha hecho referencia el
informe del Servicio de Registro Civil, sino que simplemente de reconocer legalmente
la identidad que corresponde al solicitante.

Y, visto y teniendo presente lo expuesto precedentemente y lo dispuesto en la


letra b) inciso segundo del artículo 1° de la Ley 17.344 y lo previsto en el artículo 31 de
la ley N° 4.808 se declara:

A).- Rectifíquese por el Oficial del Registro Civil de -, la partida de nacimiento N° -


Registro - del año -, correspondiente a A.S.P.P., en el sentido de remplazar sus
nombres quedando en definitiva como “A.V.P.P.”.

B).- Rectifíquese por el Oficial del Registro Civil de -, la partida de nacimiento N° -


Registro - del año -, correspondiente a A.S.P.P., en el sentido de remplazar, sexo
“MASCULINO”, por el de “FEMENINO”.

Registro y notifíquese.

Dictada por don LUIS PARRA ARAVENA, Juez Suplente Autoriza don FERNANDO
A. FIGUEROA GARCES, Secretario Subrogante.-

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, treinta y uno de Marzo de dos mil catorce

286
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 9º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-168-2013

CARATULADO : ANCAPÁN

Santiago, doce de Mayo de dos mil catorce

VISTOS:

A fojas 1, comparece J.C.A.Q., desempleado, domiciliado en calle -, -,


Santiago; solicitando se rectifique su partida de nacimiento en relación al nombre y al
sexo.

Desde que tiene 25 años, esto es, hace 11 años, ha sido conocido por su comunidad
como mujer, lo que se produce debido a su condición de disforia de género o
transexualismo, lo que ha sido debidamente diagnosticado. Se cumplen por lo demás
las circunstancias de vivir como mujer, teniendo conciencia de su sexo como femenino
y para actuar coherentemente con su sentir e identidad sexual y por el gran
desconsuelo que presenta entre su yo interno y externo, es que se encuentra
sometidos a terapia con hormonas. Y por dichos tratamientos ha logrado que su
cuerpo físico tenga la apariencia de mujer.

Su entorno reconoce esta condición desde hace 11 años, época desde la cual se le
conoce como C.A.Q..

Es un hecho que los transexuales viven en constante discriminación cotidiana,


especialmente por la disconformidad entre su apariencia y el sexo biológico, sobre
todo al contrastar documentos por lo que le resulta urgente que su partida de
nacimiento se condiga con su verdadera identidad.

Cita lo dispuesto en los artículos 1º y 19 Nºs 2, 4 y 9 de la Constitución Política de la


República; Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos, Convención
Americana de Derechos Humanos; Declaración Universal de Derechos Humanos; 1º
letra a) de la Ley Nº17.344.- y 31 de la Ley Nº4.808.-

287
A fojas 34, se rindió información sumaria de testigos.

A fojas 45, consta informe del Servicio de Registro Civil e Identificación.

A fojas 48, se acompañó certificado de médico psiquiatra don M.Q.H..

A fojas 52, rola pericia psicológica y psiquiátrica.

A fojas 61, se citó a oír sentencia.

CONSIDERANDO:

PRIMERO: Que J.C.A.Q. solicita se modifique su partida de nacimiento en relación al


nombre y al sexo. Y ambos aspectos dicen relación con su identidad, ya que el
peticionario es una mujer que ha vivido durante toda su vida, o al menos con claridad
desde hace 11 años -según refiere el informe de fojas 52-, identificándose con el
género femenino, aun en contra de la asignación sexual y socializadora de su familia,
debiendo incluso someterse y acceder actualmente a tratamiento hormonal.

SEGUNDO: Que el Registro Civil en su informe de fojas 45, indica que la partida de
nacimiento del solicitante, consigna nombre y sexo de hombre y cita el artículo 31
inciso 2º de la Ley Nº4.808.- Sobre Registro Civil que señala que no podrán imponerse
al nacido un nombre equívoco respecto del sexo.

TERCERO: Que a su vez el artículo 1º de la Ley Nº17.344.- que establece que


cualquier persona podrá solicitar, por una sola vez, que se la autorice para cambiar
sus nombres o apellidos, por una sola vez en ciertos casos, entre los cuales se
contempla el menoscabo moral y haber sido conocido durante más de cinco años, por
motivos plausibles, con nombres diferentes a los propios.

CUARTO: Que parece fluir de estas normas que el cambio de nombre no puede ir
asociado a una rectificación de sexo porque ello ya ha sido definido biológicamente y
no se encuentra dentro de las causales que la ley específica establece para ello, a
menos que la modificación quirúrgica haya tenido lugar.

QUNTO: Que, sin embargo, deberá tenerse como base para el análisis, que la
identidad es aquel “derecho personalísimo del que goza todo ser humano a ser uno
mismo, en su compleja y múltiple diversidad de aspectos” (citado por Maricruz De la
Torre, “El Sistema Filiativo Chileno”) protegido, entre otros instrumentos
internacionales, por la Convención Americana sobre Derechos Humanos, ratificada por
Chile el 21 de agosto de 1990, cuando establece en su artículo 18 el derecho al
nombre; y por la Constitución Política de la República, cuando en su artículo 1º
reconoce que “Las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.

288
Agregando que “El Estado está al servicio de la persona humana y su finalidad es
promover el bien común, para lo cual debe contribuir a crear las condiciones sociales
que permitan a todos y a cada uno de los integrantes de la comunidad nacional su
mayor realización espiritual y material posible, con pleno respeto a los derechos y
garantías que esta Constitución establece”; entre ellos los consagrados en el artículo
19 Nº1 al asegurar “El derecho a la vida y a la integridad física y psíquica de la
persona”.

SEXTO: Que la autodefinición de la identidad, sustentada en identificaciones de


género, se encuentra suficientemente apoyada entonces en la libertad individual y la
garantía estatal de proveer a los miembros de la sociedad todo aquello que le permita
desenvolverse con el mayor bienestar posible, tanto en su aspecto material como
moral, sin que por ello deba recurrirse a modificaciones anatómicas ni a
interpretaciones médicas asociadas a eventuales patologías o enfermedades, cuyo no
es el caso de autos.

SÉPTIMO: Que resulta contundente el informe realizado por el Médico Psiquiatra


M.Q.H. en orden a entender que el bienestar de C. en sus relaciones sociales y de
vida en comunidad se encuentran fuertemente vinculadas a su decisión personal de
ser identificado como mujer y no como hombre, categoría a la que se siente
pertenecer independientemente de su genitalidad o características morfológicas, para
lo cual su registro de nacimiento y los documentos de identidad civil debe ser
cambiado, identidad conforme a la cual en todo caso ha sido conocido el último
tiempo.

OCTAVO: Que aun cuando este razonamiento debiera ser suficiente, igualmente logra
satisfacer el interés legal una interpretación restringida de los artículos 31 de la Ley
Nº4.808.- y 1º de la Ley Nº17.344.-, entendiendo que la asociación a las
características anatómicas de la primera norma tradicionalmente construidos sobre
aspectos puramente biológicos, corresponden solamente a una exigencia de la
primera inscripción. Pero no para la rectificación o cambio de nombre en referencia al
sexo, para lo cual el sujeto de quien se trata, conserva su autonomía de decisión y en
su derecho protegido por normas de rango superior, cuya única limitación puede
encontrarse en la inalterabilidad de su pertenencia al género humano y cierta
temporalidad, lo cual se encuentra establecido en el de autos.

En consecuencia y visto lo dispuesto en la Constitución Política de la República,


Convención Americana de Derechos Humanos, artículo 31 de la Ley Nº4.808.-, 1º de l
Ley Nº17.344.- y 817 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, se acoge la
petición de fojas 2 y se ordena al Servicio de Registro de Identificación, rectificar la
inscripción de nacimiento Nº5711, Registro E, del año 1976 de la Circunscripción de

289
San Miguel, correspondiente a JUAN CARLOS ANCAPÁN QUILAPE, C.I.13.092.227-
9, sustituyendo sus nombres de pila por CLAUDIA y la referencia al sexo por
“femenino” y realizando las demás anotaciones que fueren pertinentes, debiéndose
notificar, con este mismo fin, además a las instituciones señaladas en la presentación
de fojas 58, una vez ejecutoriado y debidamente realizada la rectificación ante el
Servicio de Registro Civil.

Regístrese, dese copia, comuníquese y archívese en su oportunidad.

Pronunciada por doña LIDIA POZA MATUS, jueza del Noveno Juzgado Civil de
Santiago.

Autorizada por DON PATRICIO HERNANDEZ JARA, Secretario Suplente.

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, doce de Mayo de dos mil catorce

290
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 15º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-350-2013

CARATULADO : OLATTE

Santiago, dieciocho de Junio de dos mil catorce

Vistos

A fojas 1, comparece doña C.F.O.I., estudiante, domiciliado en -, departamento


-, comuna de -.

Manifiesta que desde que tiene 15 años, esto es, hace cinco, ha sido conocido por su
comunidad como un hombre, debido a que presenta una condición llamada disforia de
género o transexualismo, la que ha sido debidamente diagnosticada por un médico
psiquiatra y un psicólogo, condición caracterizada por el hecho que una persona que,
desde el punto de vista genotípico y fenotípico es clasificada dentro de un determinado
sexo, tiene conciencia de ser del sexo opuesto, o mejor dicho, de vivir a la manera que
lo hacen los sujetos del género contrario.

El transexual tiene un profundo sentimiento de pertenecer al otro sexo, no obstante ser


una persona normal desde una perspectiva genética y morfológica. Ella, sin embargo,
está poseída de una incontrolada aspiración a modificar quirúrgicamente su sexo
somático, que le resulta intolerable, para el efecto de obtener el reconocimiento
jurídico de tal transformación. Es decir, existe una discordancia entre el sexo
cromosómico y el psicológico, primando este último de conformidad a los
conocimientos científicos actuales.

Aún más, concurren simultáneamente y sin oposición los elementos antes


mencionados; de esta manera, señala vivir como hombre, y tener conciencia de su
sexo masculino.

Para poder actuar en forma coherente con su identidad sexual, y en razón del gran
desconsuelo que experimenta por la disconformidad entre su yo interno y externo, se
ha sometido a tratamiento de hormonoterapia, bajo supervisión médica.

291
En atención a los tratamientos que ha recibido, y también debido a su
desenvolvimiento, hábitos y propios cuidados, ha logrado que su físico se condiga
mejor con su sentir, ya que su apariencia física es de hombre.

Indica que ha sido conocido por cinco años por el nombre, E.A.O.I..

Manifiesta que los transexuales sufren múltiples discriminaciones en la vida cotidiana,


producto de la disconformidad entre lo que se puede ver (apariencia masculina) y el
sexo biológico (femenino), sobre todo al contrastar lo que se es con los documentos;
en consecuencia, pide adecuar su partida de nacimiento para que se corresponda con
su verdadera identidad.

Su condición de disforia de género le ha provocado problemas en cuanto a la inserción


en el mundo social, sufriendo en reiteradas ocasiones actos de discriminación y
prejuicio. Dado que, aunque no lo parece ni lo es, en su documentación se consigna
su sexo como femenino, viéndose afectado por este severo e injusto prejuicio, que
consiste en padecer reiteradamente la incomprensión e intolerancia, llevándolo a
cambiar de ciudad, donde habita su núcleo familiar más cercano - Punta Arenas - que
al ser una ciudad pequeña hacía más difícil el desarrollar de forma normal su vida por
lo que debió trasladarse a Santiago, donde vive solo.

En razón de los hechos señalados y reuniéndose a su respecto dos de las tres


causales exigidas en la Ley 17.344, pidió la rectificación de su partida, previas citas de
abundante jurisprudencia, doctrina y tratados internacionales.

A fojas 58, consta haberse efectuado publicación en el Diario Oficial.

A fojas 40, se rindió información sumaria de testigos.

A fojas 55, consta informe del Registro Civil e Identificación.

A fojas 60, se trajeron los autos para fallo.

Considerando

PRIMERO: Que doña C.F.O.I., solicitó el cambio de su nombre y sexo registral.

SEGUNDO: Que se acompañaron los siguientes antecedentes que resultan de utilidad


para emitir pronunciamiento en esta gestión voluntaria:

1.- A fojas 29, certificado médico emitido por el Dr. O.P.M., ginecólogo, quien certificó
que C.O.I. fue intervenida quirúrgicamente en abril de 2013, realizándose mastectomía
total bilateral en su proceso de cambio de género, cirugía realizada después de un
largo estudio psiquiátrico, psicológico y endocrinológico.
292
2.- Informe psicológico de noviembre de 2012, emitido por H.Z.F. al solicitante en la
época en que tenía 19 años de edad, aplicación de test de Rorschard e impresiones
concluyentes y apreciación de caracteres físicos masculinos evidentes.

3.- Informe médico psiquiátrico, de fecha 14 de enero de 2013, suscrito por Dra. P.T.,
quien certifica que el solicitante tiene un trastorno de identidad de género de mujer a
hombre y cursa con un trastorno depresivo actual. La personalidad impresiona
vulnerable y requiere apoyo psicoterapéutico, sin existir contraindicaciones para
tratamiento de transformación corporal.

4.- Informe endocrinológico de proceso de reasignación de sexo, del solicitante,


suscrito por el médico endocrinólogo E.D.C., responsable del proceso, quien refiere
que E. presenta un trastorno de identidad de género de femenino a masculino, desde
pequeño, sometiéndose a exámenes desde 2012 para proceder a terapia hormonal,
afirmando desear posteriormente la parte quirúrgica de la reasignación.

Su sexo biológico hormonal y genital era femenino, por lo que previas interconsultas
con psiquiatra y psicólogo, otorgando autorización, y consentimiento informado del
paciente, se inició la terapia con inyecciones destinadas a frenar la función ovárica,
descendiendo las hormonas con suspensión de la menstruación. La segunda etapa,
de administración de testosterona, comenzó en agosto de 2013, y en el control de
diciembre registraba valores de la hormona correspondientes al rango masculino, con
gran aceptación del paciente.

Plantea que se continuará con terapia hormonal, para ser referido posteriormente a
terapia quirúrgica.

TERCERO: Que a fojas 40 y siguientes los testigos C.Z.P. y E.I.C., rindiendo


información sumaria, señalan, como abuelos del solicitante, que siempre desde sus 15
años, su nieto E.O. ha tenido apariencia masculina, siendo identificado así en su
verdadero género.

El hecho de que su identidad no concuerde con su identidad y género reales, le


ocasiona problemas, no ha podido estudiar en la Universidad, y le es difícil la atención
de salud al no concordar lo que aparece en su carnet con lo que él realmente es,
provocándole menoscabo personal importante.

CUARTO: Que el Registro Civil informó a fojas 55, señalando que la resolución
corresponde al Tribunal.

QUINTO: Que resulta claro, merced a los antecedentes suministrados, que el


peticionario fue diagnosticado con disforia de género, término técnico con el que se
designa a las personas que tienen una contradicción entre su identidad sexual o
293
identidad de género en contraposición al sexo biológico de su anatomía y
cromosómico.

Se ha establecido además, fehacientemente, que su fenotipo es masculino; toda su


conducta y su identidad sexual corresponde a la de un individuo de sexo masculino,
cuestión reafirmada por la intervención quirúrgica a la que fue sometido y que tuvo por
objeto eliminar sus mamas y a la terapia hormonal de reasignación de género que
lleva a cabo.

SEXTO: Que el artículo 1° de la Constitución Política de la República, establece que


las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos.

Su inciso tercero, por su parte, señala que: El Estado está al servicio de la persona
humana y su finalidad es promover el bien común, para lo cual debe contribuir a crear
las condiciones sociales que permitan a todos y a cada uno de los integrantes de la
comunidad nacional su mayor realización espiritual y material posible, con pleno
respeto a los derechos y garantías que esta Constitución establece.

SÉPTIMO: Que enseguida, el Capítulo III de la Carta fundamental, en su artículo 19,


establece los derechos y deberes constitucionales, consagrando, entre otros, las
garantías constitucionales de igualdad ante la ley, la igual protección de la ley en el
ejercicio de sus derechos, el respeto y protección a la vida privada y a la honra de la
persona y su familia; entre otras garantías.

OCTAVO: Que por su parte, y por remisión expresa del artículo 5° de la Constitución,
resultan aplicables los tratados internacionales ratificados por Chile y que se
encuentren vigentes.

Así, por ejemplo, la Declaración Universal de Derechos Humanos establece en su


artículo 7° que “Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual
protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda
discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal
discriminación”.

En el mismo sentido, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, también


denominada Pacto de San José de Costa Rica, publicada mediante Decreto 873 del
Ministerio de Relaciones Exteriores con fecha 5 de enero de 1991, en su artículo 24
establece que “Todas las personas son iguales ante la ley. En consecuencia, tienen
derecho, sin discriminación, a igual protección de la ley”.

NOVENO: Que el marco legal al que este Tribunal debiese acudir para resolver la
solicitud, es la ley 17.344 que autoriza el cambio de Nombres y Apellidos, publicada en

294
el Diario Oficial el 30 de mayo de 2000, normativa que no regula en forma expresa la
materia de que se trata.

DÉCIMO: Que la necesidad de dar una respuesta al conflicto sometido a esta


jurisdicción, viene dada finalmente, por apreciar que el derecho al pleno
desenvolvimiento de la personalidad está ligado a un concepto fundamental, que está
a la base de todos los demás principios y derechos que la Constitución Política y los
tratados internacionales ratificados por Chile sobre la materia consagran, cual es el de
la dignidad de la persona.

Ha de consignarse que el sexo es una noción compleja, que excede la fisiología


externa de una persona, y que por lo mismo, no puede tenerse por establecido por el
solo hecho de tener órganos sexuales femeninos o masculinos.

UNDÉCIMO: Que por haberse establecido con los informes psicológico, psiquiátrico y
endocrinológico, que el peticionario posee una identidad sexual que lo hace
identificarse con el sexo masculino lo que lo ha llevado a realizar terapia hormonal e
intervención quirúrgica destinada a cambiar su apariencia por la de un varón, resulta
evidente para este tribunal que su nombre, como atributo de la personalidad y
componente esencial de la identidad de una persona, que determina su relación con la
sociedad y que lo distingue frente a los demás, no puede ser uno de carácter
femenino, ya que esto impide que el peticionario desarrolle su verdadera personalidad
y se desenvuelva frente a los otros conforme a la condición sexual que reconoce para
sí mismo y a través de la cual asume su proyección en la vida.

Por estos fundamentos, disposiciones legales citadas y lo dispuesto en las normas


constitucionales y legales citadas, y lo expresado en el artículo 170 y 817 y siguientes
del Código de Procedimiento Civil, se resuelve:

Que se hace lugar a lo solicitado a fojas 3 de autos, debiendo el Director del Servicio
de Registro Civil e Identificación proceder a rectificar la inscripción de nacimiento N° -,
del Registro de Nacimientos del año - de la Circunscripción de - del Registro Civil e
Identificación, correspondiente a C.F.O.I., en el sentido de sustituir sus nombres “C.F.”
quedando, en definitiva, su nombre completo como “E.A.O.I.”.

Además, deberá rectificarse en la misma, el Sexo Femenino indicado, por el de


“Masculino”.

Regístrese, notifíquese, dese copia.

Rol V-350-2013

295
Pronunciada por doña Claudia Lazen Manzur, Juez titular.

Autoriza doña Paulina Sánchez Campos, Secretaria titular.

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, dieciocho de Junio de dos mil catorce

296
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 22º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-260-2013

CARATULADO : F.M.E.

Santiago, veintisiete de junio de dos mil catorce.

VISTOS Y TENIENDO PRESENTE:

Que don F.M.E., estudiante, cédula de identidad N° -, domiciliado en -, comuna de -,


de esta ciudad, quien viene en solicitar solicitud de cambio de nombre y sexo registral,
cambiando los nombres “F.”, por los de “V.C.”, y el sexo “masculino” por “femenino”.

Funda dicha solicitud en la circunstancia de que a pesar que nació con sexo
masculino, su identidad de género es femenina desde los 14 años, manifestando una
tendencia sexual que no se condice con su sexualidad biológica, siendo debidamente
diagnosticada como disforia de género o transexualismo.

Señala que decidió someterse a tratamiento de hormonoterapia, bajo


supervisión médica, logrando que su físico se condiga mejor con su sentir, teniendo en
la actualidad aspecto físico de una mujer, siendo reconocido esto no solamente por
ella sino también por su entorno, siendo conocida desde hace más de tres años con el
nombre de V.C.M.E..

Agrega que, no obstante los cambios en su aspecto físico, es víctima de actos


discriminatorios y menoscabos que se manifiestan al realizar cualquier trámite ante
entidades públicas o privadas, lo que hace necesario se materialice el cambio de
nombre y sexo, ya que aunque no lo parezca ni lo sea, su documentación consigna su
sexto masculino.

Por lo expuesto, solicita se rectifique su partida de nacimiento, fundado en la


importancia que este atributo de la personalidad tiene, dado que es un factor de
distinción dentro de la sociedad, por lo que, cuando el nombre asignado a una persona
no le acomoda, sino más bien es motivo de discriminación y burlas, ésta tiene el
derecho de cambiarlo.

297
La presente solicitud tiene también como objeto el reconocimiento a la
identidad sexual del solicitante, por cuanto pretende hacer coincidir su nombre con su
identidad psicosocial, y también con su identidad de género, debiendo en
consecuencia rectificarse el género y nombre del solicitante a “V.C.M.E.”.

SEGUNDO: Que el solicitante acompañó en lo pertinente, los siguientes


instrumentos:

1) a fojas 1, informe test de Rorschach de don F. (V.) M.E., emitido con fecha 1 de
octubre de 2010 y emitido por el Psicólogo Clínico de IntegraMedica centro Barcelona;

2) en foja 4, copia simple de certificado médico emitido por el Psiquiatra Adultos


don F.I.S. que diagnostica “disforia de género” respecto del solicitante y en el que se
adjuntan exámenes de laboratorio;

3) en foja 6, certificado médico emitido por la Clínica Vespucio con fecha 10 de


octubre de 2013, que señala la disforia de género que manifiesta el solicitante, y el
tratamiento hormonal que lleva desde enero de 2013.

TERCERO: Que a foja 26, consta información sumaria de los testigos doña
J.DP.T.A. y don N.E.A.A., quienes declararon conocer al solicitante, y que siempre lo
han visto como mujer, vistiéndose siempre femenino, y ven al solicitante feliz por la
pronta operación que le hará sentir acorde con su cuerpo. Señalan que en todo
momento ha sido apoyado por toda su familia.

CUARTO: Que a foja 32, se encuentra agregada publicación legal efectuada en


el Diario Oficial, con fecha 31 de enero de 2014, y a foja 50 consta certificado de no
existir oposición a la solicitud de foja 8 dentro de plazo legal..

QUINTO: Que a foja 47, consta Informe desde el Servicio de Registro Civil e
Identificación, que señala que, en este caso particular se trata de un caso de cambio
de sexo que incide directamente en la partida de nacimiento del peticionario, toda vez
que se hace necesario conformar ésta a la nueva realidad y que además, se hace
necesario alterar la mención de “sexo del inscrito”.

Por otra parte el artículo 31 de la Ley N°4808 establece que el nombre de una
persona debe ser concordante con su sexo.

En fojas 45 y 46 rola agregados extracto de antecedentes y fotocopia


autorizada del Registro de Nacimiento de don F.E.M.E., nacido el -, sexo masculino,
inscrito en el N°- del Registro de Nacimientos Circunscripción -, del Servicio de
Registro Civil e Identificación.

298
SEXTO: Que a foja 50 consta el certificado que acredita que no hubo oposición
a la solicitud dentro de plazo legal.

SEPTIMO: Que en foja 52 se ordenó la citación del propio interesado a


audiencia privada con el Juez, en la cual se le notificara la necesaria citación del
solicitante al Servicio Médico Legal, informe que fuera evacuado con fecha 23 de abril
de 2014 y que acredita desde un punto de vista psiquiátrico o de salud mental, que el
examinado don F.E.M.E., presenta transexualidad, no homosexualidad, y que
corresponde la rectificación de su partida de nacimiento.

OCTAVO: Que en relación a la solicitud de autos, es relevante entender la


Constitución Política de la República, los Tratados Internacionales y el propio artículo
31 de la Ley 4.808, como un todo orgánico en atención al fin último que todas ellas
tienen, cuál es la dignidad y protección de la persona en todas sus dimensiones, no
sólo físicas, sino también psicológicas.

Ha de relacionar éste Tribunal la petición de cambio de nombre y de sexo en


las partidas del Registro Civil con una realidad que escapa de lo jurídico, y que afecta
al solicitante en su diario vivir de maneras que resultan impensadas, con un
menoscabo moral y material que no puede sino ser remediado por las vías al alcance
de este Tribunal.

En el caso de los transexuales, que encierra un profundo drama humano en el


cual el propio cuerpo, su morfología exterior, le impide vivir de acuerdo con su
elección, no existe otra alternativa que, agotadas todas las que brinda la ciencia,
propender por parte de los Tribunales a asegurar su mayor desarrollo personal y
social, al amparo de un Estado respetuoso de los derechos de las personas.

Estos derechos se encuentran asegurados especialmente en el artículo 19 de


la Constitución Política de la República, para todas las personas en tanto tales, sin
distinciones de ningún tipo; en los Tratados Internacionales de Derechos Humanos
firmados y ratificados por Chile, y en el propio Código Civil, que como parte de un
ordenamiento coherente entiende la protección de los derechos de la personalidad –en
este caso a la imagen, a la identidad, al nombre- como uno de los principios rectores
de todo el sistema jurídico.

Que, en la especie, se configuran todos los elementos, tanto de orden


científico, psicológico y jurídico, para acceder a lo solicitado por el actor, no existiendo
fundamento alguno que conste en autos para negarse aceptar su petición.

Y que, estando al alcance de este Tribunal remediar el menoscabo que se le ha


producido al solicitante -en cuanto a los perjuicios indicados por el en estos años

299
debido a la disparidad entre su identidad psicológica y su identidad legal- no se puede
sino aceptar la petición realizada, de manera tal que se le pueda asegurar su normal
desarrollo y protección en lo sucesivo.

Que en mérito de lo expuesto y lo que dispone la letra b) del inciso 2° del


artículo primero de la Ley N°17.344 sobre Registro Civil, SE DECLARA:

I.- Que se acoge la solicitud de fojas 8, y se ordena rectificar la partida de


nacimiento, inscripción N°-, del año -, de la Circunscripción del Servicio de Registro
Civil e Identificación de -, correspondiente a don F.E.M.E., en el sentido de cambiar
sus nombres “F.E.”, por los de “V.C.”, quedando en definitiva como “V.C.M.E.”.

II.- Además se ordena rectificar la partida de nacimiento, inscripción N°-, del


año -, de la Circunscripción del Servicio de Registro Civil e Identificación de -, en el
rubro alusivo al sexo del inscrito en sentido de cambiar la mención de “MASCULINO”,
por la de “FEMENINO” .

Sirva una copia autorizada de la presente resolución, debidamente


ejecutoriada, para requerir las inscripciones que correspondan.

Regístrese y dése copia en su oportunidad.-

DICTADA POR PEDRO ENRIQUE GARCÍA MUÑOZ. JUEZ TITULAR.

AUTORIZADA DOÑA AMÉRICA ANTONIA ROJAS ROJAS. SECRETARIA


SUPLENTE. Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso
final del art. 162 del C.P.C. en Santiago, veintisiete de junio de dos mil catorce.

300
NOMENCLATURA : 1. [40] Sentencia

JUZGADO : 20° Juzgado Civil de Santiago.

CAUSA ROL : V-233-2009.

CARATULADO : C.C.P.R.

Santiago, treinta de Junio de dos mil catorce.

VISTOS:

Comparece en autos doña P.R.C.C., comerciante, domiciliada en -, depto.-, -, quien


señala que desde hace 12 años ha actuado y ha sido conocido en su vida familiar,
laboral y social como A.C.C., ya que su sexo sentido y vivido es el de un hombre,
identidad sexual masculina que ha sido debidamente diagnosticada por un médico
psiquiatra y un psicólogo, cuyos certificados médicos acompaña.-

Señala que esta situación se explica producto de que padece una condición llamada
disforia de género o transexualismo, la que consiste en una condición caracterizada
por el hecho que una persona que, desde el punto de vista genotípico y fenotípico es
clasificada dentro de un determinado sexo, tiene conciencia de ser del sexo opuesto, o
mejor dicho, de vivir a la manera que lo hacen los sujetos del género contrario. El
transexual tiene un profundo sentimiento de pertenecer al “otro” sexo, no obstante ser
una persona normal desde una perspectiva genética y morfológica. Ella, sin embargo,
está poseída de una incontrolable aspiración a modificar quirúrgicamente su sexo
somático que le resulta intolerable para el efecto de obtener el reconocimiento jurídico
de tal transformación. Es decir, existe una discordancia entre el sexo cromosómico y el
psicológico, primando éste último de conformidad a los conocimientos científicos
actuales.-

Que durante su adolescencia supo lo que era la transexualidad y decidió enfrentar la


vida de acuerdo a su verdadera identidad, pues no podía seguir aparentando algo que
en realidad no era; así fue como comenzó a vestir y adecuar su comportamiento al de
un hombre, por lo que su apariencia externa, su voz, sus gestos comenzaron a ser y
hoy en día son los de un varón.-

301
Que esta discordancia entre la realidad que le ha tocado vivir y lo que refleja su partida
de nacimiento le causa un serio menoscabo, porque vive en constante angustia, temor
y vergüenza, lo que también conlleva a un detrimento de su salud.-

Hace presente que no sólo el reconoce su sexo como masculino, sino que también su
entorno y en tal sentido ha sido conocido por más de diez años como A.C.C..-

Que sin embargo, se siente agraviado por el hecho de que no se le reconoce ante el
Registro Civil, y por tanto, en los documentos que de él emanan como lo que es, un
hombre, ya que en muchas ocasiones es motivo de burlas y risas y trámites tan
comunes como cobrar un cheque le significan horas de explicaciones.-

Solicita en definitiva se rectifique su partida de nacimiento N° - del año - de la


Circunscripción de - del Servicio de Registro Civil e Identificación en el sentido de que
se substituya el nombre de P.R.C.C. que aparece en ella, por el de A.C.C., además de
modificar el sexo registral femenino por el de masculino contenida en la misma.-

A fs. 41 a 42, rola información sumaria rendida en autos.-

A fs. 45 rola publicación legal efectuada en el Diario Oficial con fecha 1 de Junio del
2010.-

A fs. 53 rola informe del Servicio de Registro Civil e Identificación,.-

A fs. 126, 132 y 295 rolan informes del Servicio Médico Legal.-

A fs. 305 se declara autos para fallo.-

CONSIDERANDO:

1.- Que doña P.R.C.C. solicita la rectificación de su partida de nacimiento en el sentido


de sustituir su nombre ya señalado por el de A.C.C. y se modifique el sexo registral
femenino por el de masculino.

Funda la solicitud en que desde hace 12 años ha actuado y sido conocido en su vida
familiar, laboral y social como A.C.C., ya que su sexo sentido y vivido es el de un
hombre, identidad sexual masculina que ha sido debidamente diagnosticada por un
médico psiquiatra y un psicólogo, cuyos certificados médicos acompaña.-

2.- Que del certificado de nacimiento acompañado a fs. 2, aparece acreditado que el
solicitante figura inscrito como P.R.C.C., Run -, nacida el - del Servicio de Registro
Civil e Identificación.-

302
3.- Que a fs. 41 rola información sumaria rendida en autos consistente en las
declaraciones de doña Y.M.A.C y P.M.R.E., quienes señalan conocer desde hace
varios años al solicitante tanto en su contexto familiar y social y jamás han
presenciado que haya utilizado un nombre distinto al de A.C.C., así como también
pueden asegurar que es un hombre, siendo esa su identidad sexual y así también es
su apariencia física y como se relaciona con el mundo.-

4.- Que el solicitante a fin de acreditar los hechos en que fundamentó su solicitud
acompañó a fs.1 A 11, certificado de nacimiento; certificado médico de la Dra. C.F.A.;
informe sicológico de la psicóloga A.P.A.; nota de crédito emitida por Sodimac; carta
de su hija; examen de sangre; receta médica expedida por el Dr. C.B.DC.; carta de
invitación a un matrimonio; a fs. 77 a 122 sentencia dictada por el 7° Juzgado Civil de
Santiago, causa rol V-178-2009; sentencia dictada por el 17 Juzgado Civil de Santiago
causa rol V 115-2010; sentencia dictada por el 30° Juzgado Civil de Santiago, causa
rol V 144.2010; sentencia dictada por el 25° Juzgado Civil de Santiago, causa rol V
174-2010; sentencia dictada por el 22° Juzgado Civil de Santiago, causa rol V 7-2012;
sentencia dictada por la Séptima Sala de la I. Corte de Apelaciones de Santiago,
causa rol de ingreso N° 629-2013; sentencia dictada por la Séptima Sala de la I. Corte
de Apelaciones de Santiago, causa rol de ingreso N° 240-2012 y sentencia dictada por
la Séptima Sala de la I. Corte de Apelaciones de Santiago, causa rol de ingreso N°
3222-2012.-

5.- Que a fs. 4 rola informe del Médico Psiquiátrico doña C.F.A. en donde se señala
que el solicitante de sexo biológico femenino e identidad sexual masculina, fue
evaluado mediante entrevista psiquiátrica y psicológica y test de personalidad de
Rorschach y de Luscher, destacándose una clara identidad psicosexual de orientación
masculina, descartándose diagnósticos de sicosis, trastorno de personalidad y
homosexualidad.-

6.- Que a fs. 5 a 7 rola informe psicológico de doña A.P.A., Psicóloga Clínica UC, en
donde se señala que evaluada la solicitante presenta una identificación con el género
masculino y con las características que le son adscritas socialmente, esto es
transexualidad.-

7.- Que a fs. 53 rola informe del Servicio de Registro Civil e Identificación en donde se
señala que en la partida de nacimiento de la solicitante no constan subinscripciones ni
rectificaciones, ni registra anotaciones en el Registro General de Condenas, debiendo
ser el tribunal el que resuelva al tenor de los antecedentes aportados la procedencia
del cambio de nombre de un genero a otro, en el contexto general que éste se
produce, así como sus incidencias.-

303
8.- Que a fs.126 rola informe de sexología del Servicio Médico Legal en donde se
señala que el solicitante en la actualidad presenta genitales femeninos, con
modificaciones secundarias hacia la masculinidad, habiéndose realizado extracción
quirúrgica de ambas glándulas mamarias, presentando una imagen corporal
masculina.-

9- Que a fs. 295 a 302, rola informe del Servicio Médico Legal donde el médico
psiquiatra Forense don S.A.V. después de examinar a la solicitante llega a la
conclusión que desde un punto de vista psiquiátrico o de salud mental, corresponde la
rectificación de partida de nacimiento de la examinada, ya que presenta una
transexualidad, no una homosexualidad, señalando además que la examinada sufre
un menoscabo moral, personal, social y laboral producto de su nombre y actual sexo
legal femenino,.

10.- Que del examen de los documentos acompañados, información sumaria rendida
en autos, informes emitidos por el Servicio Médico Legal y habiéndose acreditado
suficientemente los hechos invocados, el tribunal accederá a lo pedido a fs. 12 y
siguiente.-

Y Visto, además, lo dispuesto en los artículos 1° y siguientes de la Ley 17.344, SE


DECLARA:

Que ha lugar a la solicitud de rectificación de partida de nacimiento deducida en lo


principal de fs.12, debiendo rectificarse la partida de nacimiento N° - del año - de la
Circunscripción de - del Servicio de Registro Civil e Identificación correspondiente a
doña P.R.C.C., Run - en el sentido de sustituir sus nombres P.R. por A., quedando en
definitiva como A.C.C., debiendo además modificarse el sexo registral FEMENINO por
el sexo MASCULINO.-

Regístrese.-

DICTADA POR DOÑA GABRIELA SILVA HERRERA, JUEZ TITULAR DEL VIGESIMO
JUZGADO CIVIL DE SANTIAGO.-

AUTORIZA DOÑA ALBA ELIANA VALDES GONZALEZ

SECRETARIA TITULAR.-

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, treinta de Junio de dos mil catorce.

304
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 1º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-175-2010

CARATULADO : PEDRERO

Santiago, diecisiete de Julio de dos mil catorce

VISTOS:

Que a fojas uno, comparece doña N.F.P.M., programadora, domiciliada


en -, Block -, departamento -, Comuna de -, y solicita, al amparo de la ley 17.344, se
rectifique su partida de nacimiento, en cuanto al nombre y sexo, quedando en
definitiva como I.A.P.M., de sexo masculino, todo ello conforme los siguientes
fundamentos de hecho y derecho.

Refiere que a lo largo de 7 años, ha sido conocida como lo que


realmente es y se siente, es decir, como hombre, situación que se explica porque
padece una condición llamada disforia de género o transexualismo, que consiste en
que no obstante corresponder su genotipo y fenotipo al sexo femenino, se conduce,
se siente, se ve y es considerado como hombre en su entorno.

Que conforme lo anterior, siendo su apariencia y condición sexual


masculina, el nombre que consta en su partida de nacimiento resulta equivoco y es
causa de burlas y discriminación, atentando contra sus derechos constitucionales, en
especial en el ámbito laboral y en la realización gestiones tan simples como el cobro
de un cheque o la solicitud de una atención de salud.

En el plano de los fundamentos de derecho, invoca, además del


artículo 1 letras a) y b) de la Ley 17344, el inciso segundo del artículo 31 de la Ley
4.808 y la Constitución Política de la República, la Convención Americana de
Derechos Humanos y otros.

Que fojas 28, consta la publicación legal, en el Diario Oficial, efectuado


con fecha 15 de enero de 2011, dando cuenta de la gestión de cambio de nombre.

Que a fojas 36, la solicitante allegó al proceso los siguientes


documentos:
305
1.- En fojas 29, fotocopia simple del Informe Psicológico evacuado por el
Psicólogo don H.A.O., en cuya síntesis diagnóstica refiere que la solicitante desde niña
ha presentado identidad sexual de hombre, siempre le atraído las mujeres y se percibe
a sí mismo como hombre; en virtud de lo anterior, recomienda aceptar el cambio de
nombre a I. y realizar un examen médico en profundidad para determinar sexo
biológico, ya que a los 14 años desarrollo aspectos físicos masculinos, como la voz,
ensanche de espalda y aparición de pelos en el cuerpo. Para el caso que el sexo
fuera femenino, recomienda evaluar la posibilidad de intervención quirúrgica de
reasignación sexual.

2.- En fojas 32, copia del contrato de trabajo de 15 de marzo de 2010


celebrado entre la solicitante, con su nombre masculino, con la empresa de
administración -.; y

3.- En fojas 41 y 43, certificados de beneficio de asistencia judicial,


emanados de la facultad de derecho de la Universidad de Chile

Que a fojas 53, rola la información sumaria de testigos, rendida en el


oficio del Receptor Judicial, don O.J.H.G.S., en la que deponen doña D.M.P.C. y doña
L.E.C.B., novia y suegra de la solicitante, quienes están contestes en que desde más
de 5 años, la conocen con el nombre de I.A.P.M., que se viste y actúa como sujeto
masculino, lo que no se condice con su sexo biológico y nombre femenino con los que
fue inscrito y aparece en su cédula de identidad; circunstancias que lo discriminan y
han sido causa de menoscabo y violencia, incluso al interior de su familia.

Que a fojas 58, rola inscripción de nacimiento en el Servicio de Registro


Civil e Identificación, relativo a la peticionaría, doña N.F.P.M., nacida el -, de sexo
femenino, inscrita bajo el N°- de la circunscripción de ., hija de C.A.P.N. y S.DC.M.G..
El nacimiento fue acreditado mediante certificado extendido por la matrona que
atendió el parto y la inscripción fue requerida por el padre.

Que a fojas 59, se agregó el informe del Servicio de Registro Civil e


Identificación de 7 de agosto de 2013, en el que se hace presente que a esa fecha,
respecto de la solicitante, no constan subinscripciones ni rectificaciones de su partida
de nacimiento, como asimismo, que no registra anotaciones en el Registro General de
Condenas y tampoco matrimonio ni referencia de hijos en la base de datos del
servicio.

Que a fojas 70 y siguientes, rola el informe de sexología forense N°- de


30 de diciembre de 2013, elaborado por el doctor A.R.P. del Servicio Médico Legal, en
cuya conclusión señala que la solicitante es una persona transexual masculino (cabio
de sexo de mujer a varón), cuyo psiquismo es propio de varón; agregando que no se
306
ha efectuado ningún tratamiento quirúrgico ni presenta lesiones en el examen
extragenital.

Que a fojas 73 y siguientes, dos fotografías forenses agregadas al


informe de sexología, en las que se aprecia la fisonomía de un hombre joven

Que en fojas 78 y siguientes, rola el informe psiquiátrico del Servicio


Médico Legal N°- cuya conclusión señala que la solicitante cumple con las
características o criterios clínicos propios de la transexualidad y que la diferencian de
la homosexualidad, estimando que desde punto de vista psiquiátrico y psicológico,
corresponde acceder a su petición de rectificación de la partida de nacimiento.

Que a fojas 88 y siguientes, se agregó el informe psicológico emanado


del Servicio Médico Legal, cuya conclusión señala que la solicitante presenta una
identidad claramente masculina, dando cuenta una disforia de su género desde la
infancia, en razón de lo cual el cambio de identidad sexual es una necesidad para
evitar el factor estresor en las situaciones sociales incómodas a que se ve enfrentada.

Que a fojas 152, consta certificado que expresa que el aviso rolante a fojas
28, se publicó en el Diario Oficial del día 15 de Enero de 2011, y que no se dedujo
oposición a la solicitud de autos, dentro del plazo legal.

CONSIDERANDO:

1°) Que conforme los informes elaborados por el Servicio Médico Legal,
unidos al del psicólogo, don H.A.O. (fojas 29), y la información sumaria de testigos, se
encuentra acreditado que la solicitante, doña N.P.M., si bien biológicamente tiene sexo
femenino, sus caracteres externos, así como su conducta, modo de pensar, sentir y
desenvolverse socialmente, son propios de una identidad sexual psíquica masculina,
rasgos que ha manifestado desde su infancia, lo que ha permitido concluir a los
profesionales examinadores, que tiene las características clínicas propias de la
disforia de género o transexualismo, dicho en términos simples y prácticos, que nació
hombre en un cuerpo de mujer, circunstancia que la ha llevado a solicitar el cambio
de su nombre y sexo, ya que su identidad legal femenina le ha impedido la realización
completa de sus aspiraciones.

2°) Que si bien no existe norma expresa que permita acceder a la


solicitud de cambio de sexo, lo cierto es que la Constitución de la República en su
artículo 5º inciso 2º incorpora al ordenamiento jurídico los derechos asegurados en los
tratados internacionales suscritos y ratificados por Chile que se encuentren vigentes.
En este sentido, la Convención Americana de los Derechos Humanos o “Pacto de San
José de Costa Rica” – promulgada por D.S Nº 873 (RR.EE), de 23 de agosto de 1990

307
y publicada el 5 de enero de 1991 – señala en su artículo 1.1 “Los Estados Partes en
esta Convención se comprometen a respetar los derechos y libertades reconocidos en
ella y a garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona que esté sujeta a su
jurisdicción, sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma,
religión, opiniones políticas o de cualquier otra índole, origen nacional o social,
posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social”.

3°) Que la frase “cualquier otra condición social” debe ser interpretada
escogiendo siempre la alternativa más propicia para la tutela de los derechos
protegidos en el tratado, de acuerdo al principio de la norma más favorable para el ser
humano.

4°) Que de acuerdo a lo anterior, conforme al artículo 31 de la ley de


Registro Civil, al establecer la necesidad de consignar el sexo del nacido, no puede
sino entenderse que debe corresponderle aquel que se condice con su identidad real,
y no obstante fijarse ello a la época de su nacimiento, nada impide que por una
circunstancia posterior la identidad biológica cambie, siendo posible presumir, en el
caso de autos, que tanto la identidad biológica como la psicológica de la solicitante,
coincidan en un futuro cercano, mediante una cirugía de reasignación sexual,
recomendada por quienes la examinaron, por lo que resulta absolutamente
procedente acceder a su petición.

5°) Que en lo que se refiere al cambio de nombres, este Tribunal estima


que la ponderación previa de las probanzas allegadas al proceso resulta suficiente
para establecer su procedencia.

6°) Que en consecuencia con lo antes razonado y teniendo presente


lo dispuesto en la letra b) inciso segundo del artículo 1 de la Ley 17.344 y lo previsto
en el artículo 31 de la ley 4.808, el artículo 1.1 de la Convención Americana de
Derechos Humanos y artículo 5 inciso segundo de la Constitución Política de la
República,

SE DECLARA:

Rectifíquese por el Oficial del Registro Civil de la circunscripción de


Santiago, la partida de nacimiento N°- de fecha -, correspondiente a doña N.F.P.M.,
en el sentido de remplazar sus nombres y sexo, quedando en definitiva como
“I.A.P.M.” de sexo “MASCULINO”.

308
Registro y notifíquese.

Mdm.

DICTADA POR DON WILSON RODRIGUEZ RODRIGUEZ, JUEZ SUBROGANTE.


AUTORIZA DOÑA LIA SEPÚLVEDA VASQUEZ, SECRETARIA SUBROGANTE.
PRIMER JUZGADO CIVIL DE SANTIAGO.

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, diecisiete de Julio de dos mil catorce

309
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 3º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-348-2013

CARATULADO : KAYSER LORCA N

Santiago, veintidós de Julio de dos mil catorce

VISTOS:

Que doña N.A.K.L., desempleada, con domiciliado en -, Comuna de -, Santiago,


señala que en su partida de nacimiento N°-, Registro -, del año - de la Circunscripción
-, del Registro Civil e Identificación aparece como N.A.K.L., y su sexo Femenino, en
circunstancias que se ha considerado hombre, actuando con los nombres B.A.K.L.,
siendo así conocido en su entorno.-

Señala que desde que tenía 16 años ha sido conocido en su comunidad como lo que
es, hombre, situación debido a que presenta una condición llamada disforia de género
o transexualismo, diagnosticada por un médico psiquiatra y un psicólogo. Agrega que
vive como hombre, ergo, tiene conciencia de su sexo masculino, se ha sometido a
tratamiento de hormonoterapia, bajo supervisión médica, pero fundamentalmente
debido a su desenvolvimiento, sus hábitos y propio cuidados, finalmente ha logrado
que su físico se condiga mejor con su sentir, ya que su apariencia física es de
hombre.-

Termina señalando que su condición de disforia de género le ha provocado problemas


en cuanto a su inserción en el mundo social, laboral y médico en el que se
desenvuelve, sufriendo en reiteradas ocasiones actos de discriminación y perjuicio,
dado que aunque no lo parece ni lo es, en su documentación se consigna como sexo y
nombres femeninos, viéndose afectado por este severo e injusto rejuicio, haciéndose
urgente poder adecuar su partida de nacimiento para que se corresponda con su
verdadera identidad.-

CONSIDERANDO:

310
1°) Que a objeto de acreditar el menoscabo que alega así como el uso del nombre
B.A. el solicitante acompañó información sumaria de dos testigos agregada a fojas
38, los que se encuentran contestes en el hecho que el nombre por el cual se hace
llamar es B., diferente con el que se encuentra inscrito, también les consta de los
problemas y conflictos de su identidad siendo difícil e incómodo tener que explicarlo
cada vez que una persona no entiende la situación sobre todo en circunstancias
legales, como cobrar un cheque, debido a que tiene apariencia de hombre, pero
cédula de mujer, de ver cómo los funcionarios de los bancos se ríen y se burlan.-

2°) Que por otra parte de los documentos acompañados, consistentes en certificados
médicos, informe ginecológico y psicológico emanados del Servicio Médico Legal, se
desprende que si bien su morfología corresponde al sexo femenino, su identidad
sexual psíquica es masculina.-

3°) Que se efectuaron las publicaciones legales, sin que se haya deducido oposición al
cambio de nombre dentro del término legal.

4°) Que a fojas 65 se emitió el informe respectivo por parte del Servicio de Registro
Civil, en el que además de hacer presente que no registra anotaciones en el Registro
General de Condena, en el acta de nacimiento respectiva se consigna que el inscrito
es de sexo femenino y el nombre propio de N.A.K.L., acorde con lo dispuesto en el
inciso 2° del artículo 31 de la ley 4.808 que dispone que no puede imponerse al recién
nacido entre otras exigencias, equívoco en el sexo o contrario al buen lenguaje,
haciendo presente en todo caso que dicha norma fija un tiempo específico claro y
concreto para su cumplimiento, por lo que está en definitiva a lo que el tribunal
determine.

5°) Que tal como lo sostiene el Servicio de Registro Civil e Identificación en su informe,
la imposición de un nombre debe estarse a las directrices señaladas en el inciso 2° del
artículo 31 de la ley 4.808, norma que tiene por objeto la protección del menor o recién
nacido quien no está en posición de manifestar su voluntad frente a la imposición de
un nombre por parte de los padres, por lo mismo, de su texto se desprende que tal
exigencia dice relación con los padres, no con la persona a quien se le “impone” el
nombre, y se cumple al momento de su inscripción; ratifica lo anterior la posterior Ley
17.344 que permite el cambio del nombre con que ha sido inscrita una persona, entre
otras causales, cuando éste le causa menoscabo o ha sido conocido por más de cinco
años con uno distinto de aquel con que ha sido inscrito.

6°) Que en la especie la solicitante es una persona adulta, que de acuerdo al informe
psicológico que acompaña no sufre de ninguna psicopatología mental de relevancia
médico legal, que se reconoce con la condición de transexual, lo que importa que si

311
bien físicamente su estructura corresponde a la de un sexo determinado, tiene un
profundo sentimiento de pertenecer al sexo opuesto.-

7°) Que este “profundo sentimiento de pertenecer al otro sexo” se manifiesta en el


caso de autos, no sólo en la petición de fojas 6, sino en lo expresado por los testigos a
fojas 38 y en la relación de hechos que se efectúa en el informe psicológico emanado
del instituto médico legal, de todos ellos se desprende la afición, congoja y sentimiento
de discriminación que le produce la diferencia en el aspecto físico que quiere para sí y
el nombre que le fue impuesto al momento de su nacimiento, nombre que con el correr
del tiempo no lo identifica con lo que íntimamente siente y externamente expresa en
relación con su persona, lo que lleva a concluir a esta sentenciadora que para la
solicitante mantener su actual nombre de pila efectivamente le ocasiona un
menoscabo que puede ser solucionado por esta vía.

Por estas consideraciones, el mérito de los antecedentes producidos y de lo dispuesto


en el inciso 2 letra a) del artículo 1 de la Ley 17.344, se declara:

Que se hace lugar al cambio de nombre solicitado, debiendo en consecuencia


rectificarse la inscripción de la partida de nacimiento N°-, Registro -, del año -, de la
Circunscripción de - del Servicio de Registro Civil e Identificación, en el sentido que se
sustituir en dicha partida de nacimiento los nombres “N.A.” por “B.A.”, quedando en
definitiva como “B.A.K.L.,” RUN -, sexo Masculino, nacido el -, para todos los efectos
legales.

Regístrese y Dése copia.

DICTADO POR DOÑA SOLEDAD ARANEDA UNDURRAGA, JUEZ TITULAR

AUTORIZA DOÑA MICHEL IBACACHE TOLEDO, SECRETARIA SUPLENTE.-

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, veintidós de Julio de dos mil catorce

312
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 18º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-75-2013

CARATULADO : SALDAÑA

Santiago, veinte de Agosto de dos mil catorce

Vistos:

A fojas 1, comparece doña P.O.S.P., desempleada, domiciliada para estos


efectos en calle -, comuna de -, Santiago, quien viene en solicitar se ordene rectificar
su partida de nacimiento en relación al nombre y sexo, quedando ésta con el nombre
de P.E.S.P. y señalando sexo masculino, por los motivos que pasa a indicar.

Expresa que desde que tiene 18 años, esto es, desde dos años atrás, que ha
sido conocida por su comunidad como lo que es, un hombre. Esta situación se explica
producto de que padece una condición llamada disforia de género o transexualismo la
que ha sido debidamente diagnosticada por un médico psiquiatra y un psicólogo.

Dice, que la disforia de género consiste en una condición caracterizada por el


hecho que un persona que, desde el punto de vista genotípico y fenotípico es
clasificada dentro de un determinado sexo, tiene conciencia de ser del sexo opuesto, o
mejor dicho, de vivir a la manera que lo hacen los sujetos del género contrario. El
transexual tiene un profundo sentimiento de pertenecer al otro sexo, no obstante ser
una persona normal desde una perspectiva genética y morfológica. Ella, sin embargo,
está poseída de una incontrolada aspiración a modificar quirúrgicamente su sexo
somático, que le resulta intolerable, para el efecto de obtener el reconocimiento
jurídico de tal transformación. Es decir, existe una discordancia entre el sexo
cromosómico y el psicológico, primando este último de conformidad a los
conocimientos científicos actuales.

Señala que para poder actuar en forma coherente con su sentir, y en definitiva,
con su identidad sexual, y en razón del gran desconsuelo que experimenta por la
disconformidad entre su yo interno y externo, se ha sometido a tratamiento de
hormonoterapia, bajo supervisión médica, en Departamento de endocrinología del
Hospital Sotero del Río. En atención a todos los tratamientos que ha recibido,

313
finalmente ha logrado que su físico se condiga con su sentir, ya que hoy su apariencia
física es de hombre y como lo señaló, no sólo la peticionaria reconoce su sexo como
masculino, sino que también su entorno. Ha sido conocida por al menos dos años
como P.E.S.P., según se acreditará.

Manifiesta, además, que consta en el certificado psicológico extendido por la


Dra. L.A. y el psicólogo S.W. del CRS San Rafael de la Florida, con fecha 08 de enero
de 2013 que la peticionaria se atendió en CRS La Florida desde marzo a diciembre de
2012, teniendo controles médicos y psicológicos en forma permanente, sugiriéndose
en el mismo otorgar el apoyo a la paciente, para lograr un cambio físico, logrando de
esta forma un empoderamiento absoluto de su identidad de género, lo que consiste en
trabajo especializado en identidad de género, terapia hormonal, cirugías a las que
decida someterse y cambio legal de nombre y sexo de femenino a masculino.

Agrega, que es un hecho indiscutible que los transexuales sufren de


discriminaciones, especialmente en materia laboral, producto de la disconformidad
entre lo que se puede ver (condición de hombre) y su sexo (femenino), en sus
documentos, por lo que se hace urgente poder adecuar su partida de nacimiento para
que se corresponda con su verdadera identidad. Su condición de disforia de género le
ha provocado problemas en cuanto a la inserción en el mundo laboral en el cual se
desenvuelve, sufriendo en reiteradas ocasiones acto de discriminación y perjuicio, de
hecho es por eso mismo que hoy no tiene ocupación. Dado que, aunque no lo parece
ni lo es, en su documentación se consigna sexo como femenino, se ve afectada por
este perjuicio.

Expone, que en relación a la rectificación del nombre, solicita cambiar el que


consta en la partida de nacimiento por el de P.E.S.P., fundado ello en que actualmente
se configuran a su respecto dos de las tres causales exigidas por la Ley Nº 17.344 que
autoriza cambio de nombres y apellidos en su artículo 1º letra a).

Asimismo, viene en solicitar se ordene se rectifique el sexo consignado en su


partida de nacimiento, como consecuencia lógica del cambio de nombre solicitado,
fundado en el inciso segundo del artículo 31 de la Ley Nº 4.808 sobre Registro Civil
que impide la imposición de nombre equívoco respecto del sexo, por lo que se
desprende, como premisa a tener en consideración en lo sucesivo, que el sexo es el
parámetro de corrección del nombre. Lo anterior quiere decir que es el sexo un dato
objetivo, mientras que la designación del nombre es un acto arbitrario en el sentido de
ser volitivo o provenir de una voluntad humana contingente.

En definitiva expresa, que si actualmente la ley permite el cambio de nombre, y


a la vez prescribe que el nombre se ajuste al sexo, entonces se concluye que todo
cambio de nombre debe respetar la realidad que le sirve de parámetro, y si tal realidad
314
se encuentra erradamente consignada, entonces debe ser corregido ello en el
instrumento respectivo, junto a la modificación del nombre.

Explica, que en términos generales, el problema de la transexualidad es un


tema que involucra la atención de distintas áreas del conocimiento humano, tales
como la medicina o la psicología, entre otras, e indudablemente, la ciencia jurídica,
disciplina que no puede estar ajena al tratamiento de esta condición, también conocida
como disforia de género. En efecto, se trata de una condición que impacta
profundamente a las personas que la poseen, y que se relaciona con un variado
número de derechos que se estiman con el piso mínimo para considerar la existencia
de la persona como humana. Por lo tanto, en el actual estado histórico del derecho, en
donde hace ya bastantes décadas se han ido reafirmando constantemente los
derechos fundamentales de las personas, esta problemática no puede ser eludida ni
por la ciencia jurídica ni por los Estados, por lo que debe existir una vía de solución en
un época en donde la dignidad humana se ha establecido como la base de todo orden
social y jurídico y porque, además, sobre los aspectos centrales de la persona humana
nuestro país ha suscrito numerosos tratados internacionales, los que se entienden
incorporados a nuestro ordenamiento jurídico en virtud del artículo 5º inciso 2º de la
Constitución Política de la República.

Por tanto, en virtud de lo expuesto y lo dispuesto en el artículo 1º, letra a) de la


Ley Nº 17344; artículo 31 de la Ley Nº 4.808; artículo 22 del Código Civil; artículos 1º
inciso 3º, 5º inciso 2º, y 19 Nº 1, 4 y 9, de la Constitución Política de la República;
artículos 1.1, 5º, 11, 17.2 y 24 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos;
artículos 6º y 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; artículo 12 del
Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y las demás
consideraciones de hecho y de derecho expuestas, solicita tener por interpuesta
solicitud de rectificación de partida de nacimiento y, en definitiva, acogerla en todas
sus partes, ordenándole al Servicio de Registro Civil e Identificación que modifique su
partida de nacimiento en lo referente al nombre quedando definitivamente como
P.E.S.P. y sexo masculino.

A fojas 31, rola certificado emitido por S.W.G., Psicólogo y doña L.A.D., Médico
Psiquiatra, de enero de 2013, en el que se sugiere el cambio legal de nombre y sexo
femenino a masculino.

A fojas 32, rola Certificado Medico de la Dra. M.A.C.L., Medicina Interna y


Endocrinología, Complejo Asistencia Dr. Sotero del Rio, de 09 de abril de 2013, en el
que se señala que la solicitante de autos doña P.S.P., c.i. - historia clínica - se controla
en endocrinología desde enero de 2013 por trastorno de la identidad sexual.
315
A fojas 36, rola información sumaria de los testigos doña F.N.P.Z., c.i. - y doña
M.I.Z.G., c.i. -, quienes están contestes en señalar que conocen a doña P.S.P., desde
hace mas de 5 años y siempre se ha comportado como hombre, incluso desde la
misma época que usa el nombre de P.E.S.P..

A fojas 37 vta., rola publicación efectuada en el Diario Oficial el día 15 de junio


de 2013, debidamente certificada por la Sra. Secretaria del tribunal.

A fojas 43, rola informe Nº -, de -, del Servicio de Registro Civil e Identificación,


el que es favorable para la pretensión de la solicitante.

A fojas 61, rola certificado de la Sra. Secretaria del tribunal que da cuenta que
no hubo oposición a la solicitud principal de fojas 1.

A fojas 74, rola informe del Servicio Médico Legal Nº - de fecha -, cuya
conclusión es que la persona examinada, presenta una identidad de género
masculina, que su sentir y autopercepción de si misma corresponden a ser hombre y
que el hecho de mantener su nombre y sexo registral civil como femenino la daña en
lo moral, psicológico, afectivo, laboral y social. Informe emitido por el Dr. I.S.R., Médico
Psiquiatra Forense, Área Salud Mental.

A fojas 86, rola informe de Ginecología Forense Nº -, de -, cuyas conclusiones


son, que la persona examinada, corresponde a un individuo transexual masculino, su
psiquismo es el propio de un varón y su aspecto físico general es el de un varón.

A fojas 90, se trajeron los autos para fallo.

CONSIDERANDO:

I.- Que a fojas 1, doña P.O.S.P., chilena, soltera, domiciliada en -, comuna de -,


Santiago, solicita se ordene la rectificación de su partida de nacimiento en relación al
nombre y sexo, debido a que nació con una tendencia sexual que no se condice con
su sexualidad biológica.

II.- Que la Ley 4.808, en su artículo 31, señala que las partidas de nacimiento
deben contener, entre otras indicaciones, el sexo del recién nacido, precisan que el
nombre que se le imponga no debe equivoco respecto del sexo. Por otro lado la Ley
Nº 17.344 en su artículo 1º, inciso 2º letras b) y c), establece que cualquiera persona
podrá solicitar, por una sola vez, que se le autorice para cambiar sus nombres o
apellidos o ambos a la vez, en los casos siguientes: a) cuando unos u otros sean
ridículos, risibles, o la menoscaben moral y materialmente, y b) cuando el solicitante
haya sido conocido durante más de cinco años, por motivos plausibles, con nombres o
apellidos, o ambos, diferentes de los propios.
316
III.- Que a fin de acreditar sus dichos la peticionaria acompaña diversos
documentos, entre los que se cuentan certificados e informes médicos, documentos
que se encuentran aparejados en autos y presenta los testigos individualizados a fojas
36, de cuyas declaraciones se puede deducir que la solicitante nació con disforia de
género y que la conocen hace más de 5 años con el nombre de P.E.S.P..

IV.- Que conforme lo informado por el Servicio Medico Legal, se concluye que
la persona examinada doña P.O.S.P., c.i. -, actualmente presenta una identidad de
género masculina, es concordante su apariencia física con su sexo psicológico, es
discordante su sexo legal con su sexo psicológico y social, por lo que de acuerdo a los
antecedentes que obran en autos, se accederá a lo pedido.

V.- Que del informe del Servicio de Registro Civil e Identificación y Extracto de
Filiación y Antecedentes emitido por dicho servicio, consta que la peticionaria de autos
no registra antecedentes de ninguna especie, ni impedimento alguno para acceder a lo
solicitado.

VI.- Que de los certificados e informes médicos acompañados por la solicitante


así como de los informes emitidos por el Servicio Medico Legal, se ha podido dar por
acreditado que doña P.O.S.P., presenta transexualismo, con identidad de género
masculino, habiendo recibido tratamiento hormonal el cual a la fecha aun lo recibe.

VII.- Que si bien es cierto no existe norma legal en nuestro ordenamiento


jurídico que regule el cambio de sexo de una persona, hay que tener presente el
avance de la medicina en el área quirúrgica, las corrientes de conocimiento y estudios
de orden psicológico sobre la construcción de la personalidad, las tendencias
legislativas de orden internacional orientadas a velar por los principios que protegen la
dignidad humana, la no discriminación, el derecho a la salud, derecho a la vida y a la
integridad humana y porque nuestro legislador exige que exista correspondencia entre
el nombre y el sexo de una persona, nombre que no puede ser equivoco respecto de
su sexo, como lo sería en la especie de no acceder a lo pedido, por lo que en opinión
de la suscrita, es de toda justicia acceder a lo pedido por doña P.O.S.P., c.i. -.

Y, teniendo además presente, lo dispuesto en los artículo 817 y siguientes del


Código de Procedimiento Civil, artículo 1º, letras a) y b), 2º, 3º, 6º y demás pertinentes
de la Ley Nº 17.344, y artículos 31 inciso 2º, y siguientes de la Ley Nº 4.808, se
resuelve:

Que ha lugar a la solicitud principal de fojas 1, en consecuencia se ordena la


rectificación de la inscripción de nacimiento Nº - del año -, de la Circunscripción de -,
correspondiente a doña P.O.S.P, R.U.N. Nº -, de sexo femenino, en el sentido de
establecer que nombre de dicha persona es P.E.S.P., de sexo masculino.
317
Pronunciada por doña Claudia Donoso Niemeyer, Juez Titular, autoriza doña Lidia
Ferrada Valdebenito, Secretaria Interina.jmr.

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, veinte de Agosto de dos mil catorce

318
2. Sentencias dictadas por los Juzgados de Letras en lo Civil de Santiago que
resolvieron rechazando lo solicitado por el interesado.

NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 26º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-145-2010

CARATULADO : ARRAQO

Santiago, veinticinco de Mayo de dos mil once

VISTOS:

A fojas 13 comparece don R.E.A.P., secretaria, domiciliado en -, -, quien viene en


solicitar se autorice rectificar su partida de nacimiento en cuanto al nombre y sexo y
expone:

Que desde su adolescencia ha actuado y ha sido conocido en su vida familiar, laboral


y social como D.P. y que su sexo, sentido y vivido es el de una mujer. Que dicha
identidad sexual femenina ha sido debidamente diagnosticada por un psicólogo.

Agrega que esta situación se explica producto de que padece una condición llamada
disforia de género o transexualismo. Es decir, existe una discordancia entre el sexo
cromosómico y el psicológico, primando este último de conformidad a los
conocimientos científicos actuales. Expone que durante su adolescencia supo que era
transexual y decidió enfrentar la vida de acuerdo a su verdadera identidad, pues no
podía seguir aparentando algo que en realidad no era y que por tanto tiempo soportó;
así es como comenzó a vestir y adecuar su comportamiento al de una mujer a la edad
de catorce años, por lo que su apariencia externa, su voz, sus gestos comenzaron a
ser y son hoy en día los de una mujer.

Que esta discordancia entre la realidad que le ha tocado vivir y lo que refleja su
partida de nacimiento le causa un serio menoscabo, porque vive constantemente
asediado por las situaciones que pueden prestarse para burlas de parte de la
sociedad, lo cual le causa un detrimento en su salud psíquica y le causan más de
alguna molestia. Señala además que no sólo él reconoce su sexo como femenino, sino
que también su entorno y en tal sentido ha sido conocido por más de diecisiete años
como D.P.A.P., sintiéndose agraviado por el hecho de que no se le reconoce ante el

319
Registro Civil, ya que en los documentos que de él emanan es señalado como un
hombre, por lo que en muchas ocasiones es motivo de burlas y risas. Que trámites
comunes como cobrar un cheque, significan horas de explicaciones, incluso de
acusaciones injustificadas.

Que para poder actuar en forma coherente con su sentir y en definitiva con su
identidad sexual, y en razón del gran desconsuelo que experimenta por la
disconformidad entre su yo interno y externo, toma hormonas desde hace más de 10
años por lo que tiene la apariencia física de una mujer que concuerda con su sexo
sicológico.

Previas citas legales, fundamentos doctrinarios, además de jurisprudencia comparada


al respecto, termina solicitando se ordene la rectificación de su partida de nacimiento
en el sentido de que se substituya el nombre de R.E.A.P. por el de D.P.A.P., además
de modificar el sexo registral masculino por el sexo femenino.

A fojas 39, rola información sumaria de los testigos: G.C.V. y F.M.F..

A fojas 42, rola publicación de la solicitud en el Diario Oficial con fecha 15 de febrero
de 2011.

A fojas 50, rola informe del Registro Civil e Identificación que señala: Que consta en
sus registros, la inscripción de nacimiento N° -, Registro -, del año -, de la
Circunscripción de -, correspondiente a R.E.A.P., de sexo masculino, nacido el -,
consignándose en el rubro correspondiente al padre a don J.E.A.P. y en el
correspondiente la madre a doña C.DC.P.S.. El hecho del nacimiento fue acreditado
mediante certificado extendido por la matrona que atendió el parto. Esta inscripción fue
practicada a requerimiento de los padres ya individualizados. Hace presente, que en la
referida partida de nacimiento consta una legitimación Ipso Jure subinscrita con fecha -
y que el solicitante no registra anotaciones en el Registro general de Condenas.

Agrega que en el marco de la función registral, es preciso que se produzca una


coherencia entre ciertos datos, en términos tales que permitan dar certeza y seguridad
jurídica en cuanto al hecho que con posterioridad se acredita o certifica. Y dicho
Servicio en materia de registro del dato relativo al sexo que corresponde a una
persona, está a lo que el comprobante de parto o la declaración de testigos, señalan al
tiempo de requerirse la inscripción de una persona.

CONSIDERANDO:

PRIMERO. Que el peticionario a fin de fundamentar su pretensión acompaño a estos


antecedentes la siguiente documental: 1.- Certificado de Nacimiento, 2.- Informe
psicológico emitido por doña M.S.A.M. con fecha 11 de agosto de 2010, 3.- fotocopias
320
simples de asistencia o participación del peticionario donde se le identifica como D. o
D.P. en diferentes seminarios, foros, actividades y talleres.

SEGUNDO. Que en el marco de la función registral del Servicio de Registro Civil e


Identificación es preciso que se produzca una coherencia entre ciertos datos, en
términos tales que permitan dar certeza y seguridad jurídica en cuanto al hecho que se
acredita y /o certifica.

TERCERO. Que en cuanto al registro del dato relativo al sexo que corresponde a una
persona, el Servicio de Registro Civil e Identificación se está a lo que el comprobante
de parto o la declaración de testigos, medios que franquea la Ley para dar fe del
mismo, y en el caso sub-lite fue acreditado mediante certificado extendido por la
matrona que atendió el parto.

CUARTO. Que, el sólo examen del libelo pretensor permite advertir que el solicitante
es un varón lo que se corrobora con los antecedentes registrados en el Servicio de
Registro Civil e Identificación, y no existiendo en nuestro ordenamiento jurídico interno
disposición legal que permita al ente jurisdiccional decidir sobre el cambio de sexo de
quien a su nacimiento resulta ser un varón inscrito como tal, sin que en el caso se
configure alguno de los presupuestos contemplados en el artículo 1° de la Ley N°
17.344, el que por lo demás autoriza el cambio de nombre cuando éste provoca un
menoscabo a quien lo detenta, como tampoco dicha Ley contempla la posibilidad de
que el varón cambie su nombre que corresponde evidentemente al sexo masculino por
uno del sexo femenino, razones que llevan a desestimar la gestión incoada.

Y visto además lo dispuesto en la Ley N° 17.344, Ley N° 4808 y 817 y siguientes del
Código de Procedimiento Civil, se resuelve:

Que no ha lugar a la solicitud de lo principal de fojas 13, atendido lo expuesto en los


considerandos primero a cuarto.

Regístrese y archívese.

DICTADA POR DON HUMBERTO PROVOSTE BACHMANN, JUEZ TITULAR DE


ESTE VIGESIMO SEXTO JUZGADO CIVIL DE SANTIAGO, AUTORIZA DOÑA
ISABEL ESPINOZA MORALES, SECRETARIA TITULAR.

Amo.

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, veinticinco de Mayo de dos mil once

321
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 2º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-152-2010

CARATULADO : D.S.C.

Santiago, veintisiete de Mayo de dos mil once

RECTIFICACION PARTIDA DE NACIMIENTO

Vistos y considerando:

Por lo principal de fojas 1 doña C.A.D.S., Rut N° -, cesante, domiciliada en -,


comuna de -, solicita se rectifique su partida de nacimiento en relación al nombre y
sexo, conforme a las disposiciones legales que invoca, los antecedentes de hecho que
manifiesta y las probanzas que ofrece rendir, cambiando definitivamente su nombre
por el de F.I.D.S. y su sexo por el de masculino.

Funda su petición en que a lo largo de seis años ha sido conocido por su


comunidad como un hombre, situación que se explica porque padece una condición
llamada disforia de género o transexualismo, la que ha sido debidamente
diagnosticada por un médico psiquiatra y un sicólogo y que se caracteriza por el hecho
que una persona que desde el punto de vista genotípico y fenotípico es clasificada
dentro de un determinado sexo, tiene conciencia de ser del sexo opuesto, o mejor
dicho de vivir a la manera que lo hacen los sujetos del género contrario.

1°.- Que nuestra legislación exige que exista correspondencia entre el nombre y el
sexo de una persona y conforme a las pruebas rendidas no existiría inconveniente en
acceder al cambio de nombres de la solicitante. No obstante, respecto a la solicitud de
ordenar el cambio de sexo, en la partida de nacimiento, esas mismas pruebas nos
obligan a detenernos para analizar los aspectos que se dirán.

2°.- Que no existe duda de que la actora actúa y se desempeña en su medio,


psicológicamente como varón, lo que permite afirmar que su sexo sicológico es

322
masculino, es más se ha realizado algunos tratamientos médicos para ir adquiriendo
las características físicas que la acerquen a tener una identidad entre su sentir
sicológico y su sexo físico.

3°.- Que el tribunal, previo a resolver las peticiones de autos, dispuso oír
informe del Instituto Médico Legal, llamándole poderosamente la atención que hubiese
oposición, mediante un recurso de reposición que estimaba improcedente la diligencia
ordenada, lo que en definitiva viene a tener explicación en el hecho de que el informe
recibido nos muestra claramente la dicotomía existente respecto al sexo de la
solicitante; por un lado presenta aspecto de varón con vellos en la barbilla y en resto
del cuerpo y psicológicamente actúa como tal y por otro lado, respecto a sus
características genitales corresponden al sexo femenino, no obstante encontrarse en
tratamientos quirúrgicos para el cierre de la vagina y la inserción de un injerto
peneano.

4°.- Que es necesario considerar que la dicotomía anotada es lo


suficientemente grave como para disponer, en estos momentos, el cambio de sexo de
la actora, en su partida de nacimiento, sin tener la certeza que en algún momento
completará los tratamientos que le permitan modificar sus genitales y tomando en
consideración que las acción intentada sólo puede solicitarse “por una sola vez”,
conforme reza el inciso segundo del artículo 1° de la Ley 17.344, lo que en el futuro
llegaría a ser un obstáculo insalvable si, por algún motivo, no se llegaren a completar
los tratamientos pertinentes.

5°.- Que la correspondencia anotada en el motivo primero no nos permite


resolver parcialmente la solicitud en examen puesto que necesariamente debe existir
una relación directa entre el nombre y el sexo de una persona, hechos que no son
ajenos a la normativa mencionada en apoyo de la presente solicitud.

Y vistos, además, los preceptos de los artículos 817 y siguientes del Código de
Procedimiento Civil; pertinentes de las Leyes 4.808, 17.344 y Constitución Política de
la República, se rechaza la solicitud de rectificación de partida de nacimiento de lo
principal de fojas 1.

Regístrese y dése copia.

Rol N° 152-2010.

323
Pronunciada por doña Inelie Durán Madina, Juez titular del Segundo Juzgado Civil de
Santiago; autoriza don Domingo Ormazábal Muñoz, Secretario subrogante.

Dom

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, veintisiete de Mayo de dos mil once

324
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 1º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-65-2010

CARATULADO : MUNITA

Santiago, veintiocho de Diciembre de dos mil doce

VISTOS:

A FOJAS 5, Comparece doña D.A.M.N., asistente computacional,


domiciliada en -, Santiago, viene en solicitar que se autorice rectificar mi partida de
nacimiento en cuanto al nombre y al sexo con los cuales figura desde su nacimiento,
según inscripción N°-, de -, de la Circunscripción de - , en atención que es hombre
pero su apariencia física es de mujer lo que todo lo cual le ha provocado graves
trastornos en su convivencia y relaciones con los demás, siendo conocido en mi vida
familiar, laboral y social como S.M.N..

Solicita se reemplazar los nombre de D.A.M.N., quedando su nombre


completo como S.M.N., asimismo se remplace su sexo femenino por el masculino.

Que basa su solicitud en los siguientes hechos: Que según el informe


médico que acompaña, el cual señala que es portadora de un transexualismo que
actualmente se encuentra en evaluación.

Agrega que como consecuencia de lo anterior se hace necesario se hace


necesario se rectifique su nombre, con el objeto de que éste no sea contrario a su
sexo y también por el hecho de que ha sido conocido por largos períodos de tiempo,
tanto familiares como amigos, con el nombre de S.M.N. , y es así como es conocido,
con excepción de los documentos que debe presentar en algunas ocasiones, con su
carnet de identidad, lo que le provoca incomodidad, ya que nadie lo conoce con el
nombre de D.A.M.N..

Solicita, de acuerdo con lo expuesto, y ley 17.344, admitir a tramitación la


solicitud y ordenar en definitiva que se rectifique su partida de nacimiento, en la forma
ya indicada.

325
A fojas 31 y siguiente, rola la información sumaria de testigos;

A foja 35, consta que con fecha 02 de noviembre de 2010, se efectuó la


publicación legal;

A fojas 38, figura extracto de filiación y a fojas 40 rola informe N°- de 10


de enero de 2011, el cual en síntesis señala lo siguiente:

Que la naturaleza de la función del Registro Civil es estrictamente


registral, esto es, dejar constancia de un hecho que tiene consecuencias jurídicas, el
cual se sostiene en el principio de la buena de una declaración emitida por
profesionales expertos, en el caso presente, el certificado del doctor que asistió el
parto y constató el sexo el recién nacido como el de una mujer. En tal virtud, el
Servicio no está en condiciones de emitir pronunciamiento sobre el cambio de sexo de
una persona.

A fojas 53 y siguientes ; consta informe del Servicio Médico Legal de -, el


examen médico psiquiátrico practicado en el Instituto Médico Legal concluye que la
solicitante presenta una acusada y persistente identificación con el otro sexo, y por
otro lado, muestra un importante grado de malestar emocional en relación a su rol
como mujer, con una personalidad en la que predominan rasgos del tipo
emocionalmente inestable e histriónicos, con una fuerte necesidad de estima por parte
de otros pero tiende a negarlo en el nivel consciente y una fuerte tendencia a canalizar
sus conflictos emocionales a través del desarrollo síntomas físicos.

A fojas 65 y siguiente; se lee informe del Servicio Médico legal de -, el


examen físico practicado en el Instituto Médico Legal concluye que la examinada
corresponde a un individuo transexual en el sentido mujer a hombre. El tratamiento
está completo (no se ha efectuado histerectomía ni se ha cerrado la vagina). Desde el
punto de vista fenotípico este corresponde a masculino, correspondiendo sus genitales
al género femenino.

A fojas 76, se trajeron los autos para resolver;

Que la Ley N°17.344 autoriza el cambio de nombre y apellidos en las


circunstancias antes mencionadas, pero nada dice del cambio de sexo. Por otra parte,
la Ley N°4.808; sobre Registró Civil, no se podrá alterar la partida de nacimiento
cuando las características anotómicas del nacido hayan sido establecidas de acuerdo
con lo certificado por el o la profesional interviniente en el parto y como en el presente
caso, no hayan variado en el tiempo, deberá desestimarse la solicitud formulada a
fojas cinco. Con lo relacionado y disposiciones legales citadas;
326
SE DECLARA:

Que no se hace lugar al cambio en la partida de nacimiento del solicitante de su


nombre y sexo.

Regístrese en copia autorizada y en su oportunidad dése copias autorizadas de todo lo


obrado a costa del solicitante. moh

DICTADA POR DOÑA MARCELA ELENA SOLAR ECHEVERRIA, JUEZ TITULAR Y


AUTORIZA DON WILSON RODRIGUEZ RODRIGUEZ, SECRETARIO TITULAR.

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, veintiocho de Diciembre de dos mil doce

327
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 1º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-314-2011

CARATULADO : TOBAR

Santiago, treinta y uno de Diciembre de dos mil doce

VISTOS:

A FOJAS 5, Comparece doña V.T.B., estudiante, domiciliada en -, comuna


de -, quien viene en solicitar que se autorice rectificar la partida de nacimiento en
cuanto al nombre y al sexo con los cuales figura desde su nacimiento, según
inscripción N°-, de -, de la Circunscripción de - , en atención que es hombre pero su
apariencia física es de mujer lo que todo lo cual le ha provocado graves trastornos en
su convivencia y relaciones con los demás, siendo conocido en la vida familiar, laboral
y social como G.T.B..

Solicita reemplazar su nombre V. por el de G., quedando su nombre completo


como G.T.B., asimismo se remplace su sexo femenino por el masculino.

Que basa su solicitud en los siguientes hechos: Que según el informe médico
que acompaña, el cual señala que es portadora de un transexualismo, que la puede
llevar a aplicar un proceso médico integral en ella (hormonal, quirúrgico, etc.), como
vía de solución sería conveniente desarrollar un trabajo psicoterapéutico previo, para
afianzar su identidad, aclararle los pasos a seguir emocionalmente en los cambios que
vendrán.

Agrega que como consecuencia de lo anterior se hace necesario se hace


necesario se rectifique su nombre, con el objeto de que éste no sea contrario a su
sexo y también por el hecho de que ha sido conocido por largos períodos de tiempo,
tanto familiares como amigos, con el nombre de G.T.B., y es así como es conocido,

328
pero el ser reconocido como hombre en su entorno no significa que la sociedad lo
haga y es por esta razón que ha sufrido discriminación, especialmente en materia
laboral, producto de la disconformidad entre lo que se puede ver y su sexo en mis
documentos.

Solicita, de acuerdo con lo expuesto, y Ley 17.344, admitir a tramitación la


solicitud y ordenar, en definitiva; que se rectifique su partida de nacimiento, en la forma
ya indicada.

A fojas 46 y siguiente, rola la información sumaria de testigos;

A foja 49, consta que con fecha 02 de mayo de 2012, se efectuó la


publicación legal;

A fojas 56, figura extracto de filiación y a fojas 58 rola informe N° de 06 de


septiembre de 2012, el cual en síntesis señala lo siguiente:

Que la naturaleza de la función del Registro Civil es estrictamente registral,


esto es, dejar constancia de un hecho que tiene consecuencias jurídicas, el cual se
sostiene en el principio de la buena de una declaración emitida por profesionales
expertos, en el caso presente, el certificado de la matrona que asistió el parto y
constató el sexo el recién nacido como el de una mujer. En tal virtud, el Servicio no
está en condiciones de emitir pronunciamiento sobre el cambio de sexo de una
persona.

A fojas 71, se trajeron los autos para resolver.

Que la Ley N°17.344 autoriza el cambio de nombre y apellidos en las


circunstancias mencionadas en el artículo primero letra a y b el cual dispone

a.- Cuando uno u otro sean ridículos, risibles o la menoscaben moral o


materialmente.

b.- Cuando el solicitante haya sido conocido durante más de cinco años, por motivos
plausibles, con nombres o apellidos, o ambos, diferentes de los propios. Pero nada
dice del cambio de sexo.

329
Que por otra parte, la Ley N°4.808 sobre Registró Civil, no se podrá alterar
la partida de nacimiento cuando las características anotómicas del nacido hayan sido
establecidas de acuerdo con lo certificado por el o la profesional interviniente en el
parto y como en el presente caso, no hayan variado en el tiempo, en artículo 31 señala
que no podrá imponerse al nacido un nombre extravagante ridículo, impropio de
personas, equívoco respecto del sexo o contrario al buen lenguaje.

Que el informe acompañado por la misma solicitante establece que esta


presenta un transexualismo pero manteniendo sus características femeninas; y
conforme las disposiciones anteriores cabe denegar la solicitud por no concurrir en la
especie los presupuestos legales.

Se declara:

Que no se hace lugar al cambio en la partida de nacimiento del solicitante de


su nombre y sexo.

Regístrese en copia autorizada y en su oportunidad dése copias autorizadas de todo lo


obrado a costa del solicitante.

DICTADA POR DOÑA MARCELA ELENA SOLAR ECHEVERRIA, JUEZ TITULAR Y


AUTORIZA DON WILSON RODRIGUEZ RODRIGUEZ, SECRETARIO TITULAR.

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, treinta y uno de Diciembre de dos mil doce

330
NOMENCLATURA : 1. [40] Sentencia

JUZGADO : 19° Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-319-2011

CARATULADO : SEGURA

Santiago, diez de Julio de dos mil trece

VISTOS:

Comparece A.V.S.B., asistente de educación, domiciliado en -, Comuna de -, quien


vienen en solicitar que se rectifique su partida de nacimiento en relación al nombre y
sexo por los motivos que señala, debiendo quedar como S.B.S.B., de sexo masculino.

Funda su solicitud en el hecho que desde que tiene siete años ha sido conocido por su
comunidad como un hombre. Esta situación se explicaría producto a que padece una
condición llamada disforia de género o transexualismo, lo que ha sido debidamente
diagnosticado por un médico psicólogo.

Agrega que la disforia de género consiste en una condición caracterizada por el hecho
que una persona que desde el punto de vista genotípico y fenotípico es clasificada
dentro de un determinado sexo, tiene contienda de ser del sexo opuesto, o mejor
dicho, de vivir a la manera que lo hacen los sujetos del género contrario.

Expresa que esto significa una discordancia entre el sexo cromosómico y el


psicológico, primando este último de conformidad a los conocimientos científicos
actuales.

Añade que no sólo reconoce su sexo como masculino, sino que también su entorno,
es decir, no sólo tiene sentir de hombre, sino también su apariencia.

Cita al efecto el informe evacuado por la doctora C.Z.J., quien vincula su caso clínico
con la depresión que le aqueja.

Agrega que su condición de disforia de género le ha provocado problemas en cuánto a


la inserción en el mundo laboral sufriendo en reiteradas ocasiones actos de
discriminación y prejuicio. Manifestación de la anterior es el hecho de habérsele
prohibido el utilizar el baño destinado al personal en la Biblioteca de -, debido a la
incomodidad de mi superior jerárquico obligándole a usar el baño destinado al público

331
en circunstancias que los demás funcionarios de la Biblioteca utilizan el baño
destinado al personal.

La discriminación refiere no sólo ocurre en el ámbito laboral, sino en los aspecto más
sencillos de la vida, como cobrar un cheque o utilizar el pase escolar (pues hay una
disconformidad entre el nombre, que es femenino, y el sexo, que es masculino).

En definitiva solicita cambiar su nombre que consta en la partida de nacimiento por el


de S.B.S.B., fundada en las causales que contempla la Ley 17.344 que autoriza el
cambio de nombres y apellidos en su artículo 1 letras a y b.

En cuanto al artículo 1 letra a), sostiene que dada su actual apariencia masculina, el
nombre que consta en su partida de nacimiento es equívoco respecto de su apariencia
y por ende resulta risible, lo que le ocasiona un menoscabo moral.

En cuanto al artículo 1 letra b) de la citada disposición legal, expresa que ha sido


conocido por más de cinco años con un nombre diferente del propio de la partida.

Expresa que si bien entre las causales de cambio de nombre contenidas en el artículo
1 de la ley 17.344 no figura la consignación errada del sexo en la partida de
nacimiento, lo cierto es que si se permite el cambio de nombre ello no puede sino que
acarrear la rectificación del sexo consignado.

Luego agrega, que si actualmente la ley permite el cambio de nombre, y a la vez


prescribe que el nombre se ajuste al sexo, entonces se concluye que todo cambio de
nombre debe respetar la realidad que le sirve de parámetro, y si tal realidad se
encuentra erradamente consignada, entonces debe ser corregido ello en el
instrumento respectivo, junto a la modificación del nombre.

Sostiene que la persona humana tiene reconocido por el ordenamiento jurídico el


derecho a llevar una identidad personal, y dentro de ésta, tiene derecho a una
identidad sexual, la cual constituye un importante aspecto de la primera. La sexualidad
también está presente en todas las manifestaciones del ser humano, como por
ejemplo, en la forma como una persona se comporta, piensa, sus hábitos, modales
etcétera.

Expresa que el problema de la transexualidad es un tema que involucra la atención de


distintas áreas del conocimiento humano, tales como la medicina o la psicología, entre
otras, e indudablemente, la ciencia jurídica, disciplina que no puede estar ajena al
tratamiento de esta condición, también conocida como “disforia de género”. En efecto,
se trata de una condición que impacta profundamente a las personas que la poseen, y
que se relaciona con un variado número de derechos que se estiman son el piso
mínimo para considerar la existencia de la persona como “humana”.
332
Agrega que debe existir una vía de solución en una época en donde la dignidad
humana se ha establecido como la base de todo orden social y jurídico y porque,
además, sobre los aspectos centrales de la persona humana nuestro país ha suscrito
numerosos Tratados Internacionales, los que se entienden incorporados a nuestra
ordenamiento, en virtud del artículo 5 inciso segundo de la Constitución Política de la
República.

Luego hace un análisis sobre los principios y derechos que a su juicio respaldan su
solicitud, en primer lugar la dignidad y libre desarrollo de la personalidad humana; el
principio de la no discriminación; el derecho a la salud; la libertad y la vida privada; el
derecho a la vida y a la integridad física y psíquica y el reconocimiento de la realidad.
Asimismo añade que existe el principio de la inexcusabilidad en virtud del cual el
Tribunal debe resolver el conflicto que se le suscita, haciendo presente además la
legislación comparada.

A fojas 48, rola el informe del Director del Registro Civil e Identificación.

A fojas 59 y siguientes rola el informe del Servicio Médico Legal.

A fojas 101, se dictó la resolución autos para fallo.

CONSIDERANDO:

1°).- Que A.V.S.B., viene en solicitar que se rectifique su partida de nacimiento en


relación a su nombre y sexo porque desde que tiene siete años ha sido conocido por
su comunidad como un hombre, ya que según le ha sido diagnosticado por un
psicólogo tiene la condición llamada disforia de género o transexualismo. En dicha
condición señala que no sólo tiene la apariencia de un hombre sino que también siente
como tal, lo que le ha ocasionado graves problemas de discriminación especialmente
en el ámbito laboral. Por lo que previa cita de las normas legales y constitucionales
solicita que se rectifique su nombre y sexo consignados en la partida de nacimiento,
debiendo quedar como S.B.S.B..

2°).-Que, a fojas 39 rola la información sumaria de testigos en la que comparecieron a


declarar doña A.C.S.M. y doña M.G.B., quienes señalan que el solicitante se viste y
actúa como un hombre, ocasionándole un menoscabo su nombre legal, siendo objeto
de burlas.

333
3°).- Que, a fojas 49, rola un informe del Director Nacional del Registro Civil, en el que
se indica que según sus registros, “la inscripción de nacimiento N°-, Registro -, del año
-, de la circunscripción de Independencia, siendo titular de ella doña A.V.S.B., de sexo
femenino, nacida el -, consignándose en el rubro correspondiente al padre a J.R.S.M.
y en el correspondiente a la madre a doña M.DLM.B.Q.”.

Es posible constatar en dicho informe un error ya que se indica que existirían


anotaciones prontuariales según consta en el certificado de afiliación, lo que no es
efectivo al ser este analizado y que rola a fojas 51.

4°).- Que, a fojas 59, rola el informe evacuado por el Servicio Médico Legal, en donde
con fecha 3 de diciembre de 2012 se le realizó una pericia a la solicitante, concluyendo
que la persona examinada psicológicamente se identifica con el sexo masculino,
desde el punto de vista somático sin considerar el aspecto de sus genitales tiene un
fenotipo compatible con el sexo masculino el cual ha sido logrado en base a
hormonoterapia con testosterona y agrega que los genitales externos e internos de
esta persona corresponden al sexo femenino. Finalmente expone que “para lograr una
aceptación de cambio de sexo se requiere que esta persona sea sometida a una
mastectomía bilateral, histerectomía con anexectomía bilateral y cierre de la vagina
con colocación de una prótesis peneana y testicular”.

5°): - Que de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 1° de la ley 17.344, que autoriza el


cambio de nombre dispone que “cualquiera persona podrá solicitar, por una sola vez,
que se le autorice para cambiar sus nombres o apellidos o ambos a la vez, en los
casos siguientes: a) Cuando unos u otros sean ridículos, risibles, o la menoscaben
moral o materialmente y b) Cuando el solicitante haya sido conocido durante más de
cinco años, por motivos plausibles, con nombres y apellidos, o ambos, diferentes de
los propios”.

6°).-Que, no habiéndose sometido a una intervención quirúrgica de reasignación de


sexo, no puede esta Juez alcanzar convicción sobre que su real identidad sexual sea
distinta a la consignada en la partida de nacimiento.

7°).-Que, sin embargo concurren respecto del peticionario las causales de la letra a) y
b) del artículo 1 de la Ley 17.344, de acuerdo a los antecedentes que obran en el
proceso y en especial la declaración sumaria de testigos, por lo que habiendo sido
conocido por más de cinco años con el nombre de S.B. y ocasionándole un
menoscabo moral el nombre que actualidad ostenta, en especial por la disforia de
género que padece, debe esta Juez de alguna forma dar solución al menos en parte al
problema que le aqueja pese lo dispuesto en el artículo 31 de la Ley 4.808, por cuanto
no es del todo cierto que el nombre resulta equívoco al del sexo del peticionario.

334
A mayor abundamiento, y a falta de norma legal expresa que de solución a ese
conflicto debe considerarse la entidad de los derechos y principios involucrados en
especial el de derecho a la identidad y la dignidad de la persona.

Por expuesto y en especial lo dispuesto en los artículos 1 y siguientes de la Ley


17.344, artículos 817 y siguientes del Código Civil; Ley 4.808, y demás normas
pertinentes, SE DECLARA QUE:

Ha lugar a la solicitud de fojas 11, sólo en la parte en que se rectifica el nombre del
peticionario, debiendo el Servicio de Registro Civil e Identificación rectificar la partida
de nacimiento N°-, Registro -, del año -, de la Circunscripción de -, que corresponde al
de A.V.S.B., RUN:-, debiendo quedar su nombre como B.S.S.B..

Inscríbase, Regístrese y dese copia.

PRONUNCIADA POR DOÑA CRISTINA GATICA GUTIERRREZ, JUEZ


SUBROGANTE Y AUTORIZA DON HUGO MUÑOZ ILLANES, SECRETARIO
SUBROGANTE.

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, diez de Julio de dos mil trece.

335
NOMENCLATURA : 1. [40]Sentencia

JUZGADO : 27º Juzgado Civil de Santiago

CAUSA ROL : V-327-2012

CARATULADO : PEZOA

Santiago, dieciséis de Diciembre de dos mil trece

RECTIFICACIÓN DE PARTIDA

VISTOS:

En fojas 1, comparece don G.A.P.J., sin profesión, con domicilio en -,


comuna de -, solicitando la rectificación de su partida de nacimiento en el sentido de
sustituir el nombre y su sexo registral esto es, G.A.P.J., hombre, para que sea
modificado por I.P.J., mujer.

Expone el solicitante que desde los 13 años, esto es, hace 7 años, ha sido conocida
por su comunidad como una mujer, al reconocerse como tal por padecer de una
disforia de género o transexualismo debidamente diagnosticada por una psicóloga y
ante la disconformidad entre su yo interno y externo, se ha sometido a un tratamiento
de Hormonoterapia, bajo supervisión de la Clínica Falp desde Marzo de este año
logrando que su físico tenga aspecto que la hace sentir mejor por tener una apariencia
claramente de mujer.

Señala que siempre se ha considerado mujer en su entorno familiar y social, ya a


partir de los siete años y haciendo reconocer como I.P.J., hecho respaldado por su
psicólogo quien afirma que requiere “I.” lograr un apoderamiento paulatino de su
identidad de género a través de tratamiento hormonal, readecuación de cirugías y
acciones legales de cambio de nombre y sexo a femenino diagnosticando una
transexualidad e identidad de género femenina.

Hace presente que los transexuales sufren de discriminaciones especialmente laboral


al constatarse su disconformidad de su apariencia con sus documentos legales
dejando de trabajar en muchos casos, como también afectando en ella discriminación
en su vida ordinaria.

336
Funda en derecho haciendo referencia que se cumplen las tres causales de la ley
N°17.344 que autoriza cambio de nombres y apellidos en su artículo 1 letra a y b,
artículo 31 de la ley N°4808 sobre Registro Civil, jurisprudencia que indica, tratados
internacionales como el artículo 11 dela Convención Americana de Derechos
Humanos que establece la protección a la Dignidad, al principio de la no discriminación
fundado en el artículo 19 N°2 de la Constitución Política del estado, el derecho de
salud fundado en el artículo 19 n°9 del mismo cuerpo legal apoyada a jurisprudencia
nacional e internacional que indica. Asimismo, invoca la libertad y vida privada
consagrada por el artículo q9 de la cita constitución que consagra el respecto y la
protección a la vida privada concordante como indica con el artículo 5 de la
Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre que es reafirmado por el
artículo 7 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, manifestado que ha
debido exponer muchas veces detalles de su vida privada lo que estima violada su
intimidad privada, optando por ocultar su identidad sexual errónea consignada en su
partida de nacimiento con todas consecuencias que ha tenido teniendo inclusive
respuestas hostiles. Además, invoca el derecho a la vida y a la integridad física y
psíquica si no se acoge lo solicitado el que se ve afectado por la ley que lo considera
hombre y a tener actos cotidianos en la vida que son difíciles de cumplir afectando su
integridad psíquica por afectar su mente y su personalidad derecho que a su juicio
tiene amplio apoyo a nivel internacional como el artículo 5 de la Convención
Americana de Derechos Humanos que determiuna que Toda persona tiene derecho a
que se respecte su integridad física, psíquica y moral, asociado al artículo 6 del Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos y que pretende el solicitante que sea
respetado el derecho a la vida que es inherente a la persona humana, conclusión que
habría sostenido por la Iltma. Corte de Valparaíso al referirse a un caso de disforia de
género que se negó la reconstrucción genital por estimar que era una cirugía estética y
que el mismo habría indicado una trasgresión al artículo 19 numeral 1 de la
Constitución Política del Estado .

La solicitante expone que en caso de desestimarse el ordenamiento jurídico indicado,


invoca el propósito de la integridad y el principio de la inexcusabilidad, el primero,
reconocido en la necesidad de integrar el ordenamiento jurídico manifestado en el
artículo 170 del Código de Procedimiento Civil en su numeral 5° referido a la
enunciación de las leyes y en su defecto principios de equidad con los cuales se
pronuncia el fallo haciendo presente que conforme la doctrina la integridad es un
propósito del legislador de alcanzar las previsiones normativas incompletas donde el
juez es llamado efectuar las determinaciones normativas para complementar el
proceso de producción de derecho y al respecto indica que la jurisprudencia es
elocuente que la norma expresa que regula el fenómeno transexual no impide cubrir
ese vació legal de manos de normas de la carta magna nacional, haciendo referencia

337
a los artículo 16, 19, 33 y principios superiores y de tratados y convenciones
internacionales de derechos humanos que citan como son la Declaración Universal de
Derechos Humanos y concordantes con la Convención Americana de Derechos
Humanos referente todas a la identidad sexual que debe reconocerse ante la
existencia de disociación sexual. En este punto, hace referencia al artículo 10 del
Código Orgánico de Tribuanles referido que reclamada la intervención legal en
negocios de su competencia no se puede excusar de ejercer la autoridad ni aún a falta
de ley que resuelva la contienda sometida a su decisión. Así concluye que ante la
presencia de un ordenamiento jurídico incompleto debe completarse fundado en la
integridad e inexcusablidad.

Precisa que la inexistencia de una norma que regule el cambio de sexo no impide que
se regule esa ausencia de norma y hace presente que la legislación comparada a
procurado en reafirmar el deber que compete al tribunal en acoger la pretensión y así
en Italia solo se exige la operación de cambio de genitales, o la de apreciación del
avalúo social por un ente oficial o España que exige la concurrencia de ciertos
requisitos los cuales se cumplen en el caso sublite.

A fojas 36 y siguientes consta información sumaria de testigos.

A fojas 43 vuelta consta publicación legal de la solicitud con fecha 1° de junio de


2013.

A fojas 49 consta informe del Servicio de Registro Civil e Identificación.

A fojas 63 se dictó autos para fallo.

Y TENIENDO PRESENTE:

Primero: Que el compareciente acreditó mediante información sumaria de


testigos, debidamente concordada sus declaraciones con los documentos aportados al
proceso, antecedentes que permiten a este sentenciador concluir el uso en forma
plausible de los nombres I.P.J. por más de 5 años;

Segundo: Que estos antecedentes, sumando a la publicación legal respectiva


resultan ser pertinente para estimar, con conocimiento de causa y existiendo motivo
plausible, que se cumplen los presupuestos dispuestos por los artículos 1 y 2 de la ley
N°17.344 que autoriza el cambio de nombre, siendo procedente acoger la rectificación
y la supresión de los actuales nombres del solicitante atendido que mantener los
actuales nombres causan un menoscabo moral a su persona al tener una condición de
hombre transexual, que al constituir por sí una disforia de género y, tener una vida que
338
desde su infancia se ha manifestado considerándose como mujer, hecha valer dentro
de su entorno familiar y social exponiendo su condición de transexual ante la sociedad,
hace necesario y procedente el cambio de nombre del solicitante para proteger su
dignidad;

Tercero: Que, sin embargo, en cuanto a la identidad sexual pretendida, el


informe del Servicio de Registro Civil expresa la necesidad de la coherencia de los
datos registrales para dar certeza y seguridad jurídica, para lo cual hace uso del
comprobante de parto o la declaración de testigos, medios que son otorgados por la
ley, sin perjuicio lo que pueda resolver un tribunal atendido el mérito de los
antecedentes y la prueba aportada y por lo cual se concluye que en ese contexto no le
corresponde constatar el sexo de un(a) inscrito(a), como también determinar la
correspondencia entre el nombre y el sexo;

Cuarto: Que, al tenor de los antecedentes aportados, en especial, los informes


psicológicos aportados al proceso y practicados en el ámbito privado, demuestran que
el solicitante no presenta anomalías en su personalidad, que sean alteradas por algún
fenómeno psicopatológico y, que solo estaría desarrollado un psiquismo que se ha
completado por la vertiente femenina que nació desde la infancia del solicitante, la cual
resulta contradictoria con el desarrollo físico masculino comprobado por el propio
Servicio, demostrando así la existencia de una condición que la psicología ha definido
Transexual;

Quinto: Que, sin perjuicio, de los avances en el conocimiento y la psicología


que han permitido determinar la existencia de una personalidad del ser humano que se
denomina como Transexual, la legislación vigente no otorga las herramientas legales
que permitan interpretarla para acoger la solicitud de rectificación de sexo y
determinarlo como un sexo masculino o femenino, atendido que ésta, aún, no ha
recogido esta nueva tendencia o personalidad latente en ciertos seres humanos y
acreditada por la psicología, impedimento formal, que sin embargo, en nada impide,
interpretar las leyes cigentes de cambio de nombre, en especial, el inciso 2° del
artículo 31 de la ley 4.808, miradas desde la arista de la protección de la dignidad que
merece la persona, como bien fue el espíritu de esas normas que buscaban
precisamente evitar un menoscabo moral de la persona dando la posibilidad a la
persona de alterar su atributo de personalidad, espíritu de la norma que resultan
concordantes con lo que sufre diariamente el compareciente de autos, como bien a
sido considerado precedentemente, lo que si bien no permitiría, por hoy, acoger la
rectificación del sexo solicitada en autos, por no existir norma que recoja la condición
de transexual del solicitante, esta sentenciadora, concluye que, bien puede acoger la
petición del nombre del solicitante.

339
Y LO DISPUESTO EN LOS ARTÍCULOS 1 y 2 de la ley N°17.344; 817 y
siguientes del Código de Procedimiento Civil, se declara:

Que ha lugar a la solicitud de lo principal de fojas 1, sólo en cuanto, se acoge el


cambio de nombre solicitado en autos, debiendo el Oficial del Registro Civil respectivo,
rectificar la partida de nacimiento, número 3.586, del año 1992, de la circunscripción
de Santiago, suprimiendo los nombres vigentes GONZALO ALBERTO por ISABELLA,
quedando inscrito, en definitiva, como “ISABELLA PEZOA JARA”, cédula de identidad
N°18.537.649-4.-

Practíquese las subinscripciones que correspondan.

Regístrese.

Dictada por doña XIMENA DÍAZ GUZMAN, JUEZ SUBROGANTE. Autoriza don
CRISTIAN VIERA NARANJO, SECRETARIO SUBROGANTE.

Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162
del C.P.C. en Santiago, dieciséis de Diciembre de dos mil trece

340
3. Sentencias dictadas por Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago que
revocaron sentencias dictadas en primera instancia.

Santiago, veintiuno de agosto de dos mil trece.

VISTOS.

Se reproduce el primer párrafo de la sentencia de fecha veintisiete de mayo de dos mil


once, eliminándose en su totalidad los numerandos 1 al 5 de la misma.

Además y en su lugar se tiene presente:

A fojas 29, 30 y 31 se han acompañado los siguientes documentos: a) Certificado de la


Dra. V.M.N., Psiquíatra Infantil y del Adolescente, de fecha 22 de diciembre de 2008,
que consigna que luego de evaluada C.A.D.S., presenta transexualismo, siendo su
identidad de género masculina, identificándose como tal desde hace cuatro años; sin
presentar la citada persona patología psiquiátrica asociada, iniciando tratamiento con
hormonas masculinas; b) Informe psicológico de fecha 26 de enero de 2009, suscrito
por la Psicóloga Clínica Infantil y Adolescente C.L.M., en que se indica que C.A.D.S.,
presenta un diagnóstico de transexualismo, con identidad de género masculina, con
fuerte rechazo a la aceptación del esquema corporal, con presencia de vivencias de
profunda transformación tanto a nivel de conciencia, imagen corporal y personal; y c)
Informe médico del Dr. R.R.S., de fecha 13 de septiembre de 2010, en que deja
presente que C.A.D.S., se encuentra realizando terapia de reemplazo hormonal
sustitutiva con testosterona desde octubre de 2008, por motivo de transexualidad.

A fojas 41 consta haberse efectuado publicación legal.

A fojas 35 y 53 rola certificado de nacimiento y partida de nacimiento respectivamente


de C.A.D.S., RUN -, nacida el -, sexo femenino, inscrita en la Circunscripción de - bajo
el número -, año - del Servicio de Registro Civil e Identificación.

A fojas 45 y 48, rola información sumaria de testigos, declarando legalmente


juramentados M.A.D.E., A.DLM.S.I., G.E.O.G. y L.D.G.O.. Los dos primeros, padres de
la solicitante, manifestaron que desde hace ocho años su hija se viste, actúa y se
presenta como sujeto de sexo masculino con el nombre de F.I.D.S.; que su sexo físico
es de una mujer pero ello no se condice con su identidad sexual que es masculina, lo
que según su padre se ratificó con exámenes psicológicos y psiquiátricos; ambos
concuerdan que su hija, para cambiar su aspecto físico se ha realizado intervenciones
quirúrgicas como Mastectomía y Histerectomía agregando que tal disconformidad
entre su sexo psicológico y físico lo ha llevado a padecer una serie de
discriminaciones. Los restantes testigos expresaron que conocen al solicitante por al
341
menos doce años quien es una persona cuyo sexo físico es femenino, pero su
identidad sexual es masculina y que hace ocho años asumió tal discrepancia, pasando
a vestirse y actuar como persona de sujeto masculino, pasando a llamarse para todos
los efectos F.I.D.S., cambio que le ha causado vivir muchas discriminaciones.

A fojas 64 se acompaña informe de Ginecología Forense del Servicio Médico Legal,


suscrito por el profesional A.R.P., de examen efectuado a C.A.D.S.. En éste se
consigna resumidamente que según manifiesta la examinada se ha efectuado
mastectomía e histerectomía y tratamiento hormonal inyectable cada tres meses, que
le ha provocado cambios en la masa muscular, aparición de abundante vello y cambio
en el tono de la voz, sin haber tenido otras intervenciones. Al examen general el
facultativo indica que la persona presenta aspecto de varón, con vello en la barbilla y
en el resto del cuerpo; psicológicamente es varón, apreciando en ambas regiones
mamarias las cicatrices de la Mastectomía y en el abdomen las de histerectomía; con
desarrollo muscular masculino en extremidades superiores e inferiores, presentando al
examen respectivo genitales femeninos. Concluye que la persona examinada presenta
genitales externos femeninos, sin embargo, psicológicamente y somáticamente es
varón, faltando completar el tratamiento quirúrgico para cierre de la vagina y la
inserción de un injerto peneano.

A fojas 54 el Servicio de Registro Civil e Identificación informa lo siguiente: a) consta


en la inscripción de nacimiento N°- de - de la Circunscripción de -, correspondiente a
C.A.D.S., sexo femenino, figurando como sus padres M.A.D.E. y A.DLM.S.I.; en tal
partida no costa subinscripciones ni rectificaciones; b) la persona citada no registra
anotaciones en el Registro de Condenas; c) Tampoco registra matrimonio ni hijos en la
base de datos del Servicio. Agrega que nuestra legislación exige que exista
correspondencia entre el nombre y el sexo de una persona desde que se practica la
inscripción, según lo dispone el artículo 31 inciso 2 de la Ley 4.808 sobre Registro
Civil, situación que puede cambiar según el conocimiento actual de la medicina y la
sicología y las tendencias orientadas a velar por el principio de la no discriminación.

CONSIDERANDO:

PRIMERO: Que el artículo 31 de la Ley 4808 señala que las partidas de nacimiento
deben contener, entre otras indicaciones, “El sexo del recién nacido”, precisando que
el nombre que se le imponga no debe ser “equívoco respecto del sexo”. Por su parte el
artículo 1 inciso 2º letras b y c de la ley 17.344, establece que cualquiera persona
podrá solicitar, por una sola vez, que se la autorice para cambiar sus nombres o
apellidos, o ambos a la vez, en los casos siguientes: a) cuando unos u otros sean
ridículos, risibles, o la menoscaben moral y materialmente, y b) Cuando el solicitante

342
haya sido conocido durante más de cinco años, por motivos plausibles, con nombres o
apellidos, o ambos, diferentes de los propios.

SEGUNDO: Que con el certificado de nacimiento y partida de nacimiento


acompañados, se ha demostrado que el - nació en esta ciudad, C.A.D.S., sexo
femenino.

TERCERO: Que con los certificados médicos y psicológico acompañados con la


solicitud, unido al informe médico legal ya reseñado, se ha podido dar por acreditado
que C.A.D.S. presenta transexualismo, con identidad de género masculino, habiendo
recibido tratamiento hormonal e intervenciones quirúrgicas de mastectomía e
histerectomía, agregándose en el último informe que su aspecto es de varón, con vello
en la barbilla y en el resto del cuerpo, con desarrollo muscular masculino.

CUARTO: En la especie nos encontramos en que el solicitante tiene genitales


femeninos, tal como se consigna en la partida respectiva, pero que durante su
adolescencia percibió que psicológicamente su identidad sexual era masculina,
iniciando luego una serie de tratamientos y procedimientos médicos tendientes a
transformar su cuerpo al de un varón, siendo una situación de vida que ha sido
comprobada en autos tanto en los hechos como científicamente.

QUINTO: Que con la información sumaria de testigos rendida en autos se ha podido


demostrar que la solicitante, es conocido como F.I.D.S. desde al menos hace ocho
años, ya que viste, actúa y se presenta como sujeto de sexo masculino, quien con la
finalidad de cambiar su aspecto físico se ha realizado intervenciones quirúrgicas como
Mastectomía y Histerectomía.

SEXTO: Que enfrentados ante tal realidad y disponiendo la Ley que el nombre de una
persona debe estar relacionado con su sexo, es necesario primeramente pronunciarse
acerca de la modificación de éste en su indicación en la partida de nacimiento. Ha
quedado claro en este caso que no es la existencia del órgano sexual masculino lo
que ha hecho al recurrente sentirse varón, sino el profundo sentimiento de identidad
sexual percibido durante su desarrollo vital, que se ha probado suficientemente en
autos a través documentos provenientes de profesionales competentes y de la
declaración de testigos, lo que se confirma con los actos positivos efectuados por su
parte tendiente adaptar su cuerpo, sumándose a ello su imagen masculina y el uso de
un nombre correspondiente a ésta. Tal realidad no es posible desconocer y a objeto
que pueda alcanzar el pleno desarrollo de su personalidad sin discriminación y con
respeto a su vida privada como a su honra, se accederá al cambio de sexo en la
partida de nacimiento respectiva, conforme la facultad del artículo 17 de la ley 4.808.

343
SEPTIMO: Que, además, considerando la información sumaria de testigos, la falta de
oposición de persona alguna a la solicitud de cambio de nombre y constando que la
solicitante carece de anotaciones prontuariales en su extracto de filiación, en la
especie se cumple con todos los requisitos legales necesarios para dar cumplimiento a
dicho cambio, toda vez que ha sido conocido desde hace ocho años con el nombre
F.I.D.S., por lo que se dará lugar a ello.

Por estas consideraciones y visto además, lo dispuesto en los artículos 1º, 19 Nº 2, 4


de la Constitución Política de la República; 1º inciso segundo, letras a) y b) del de la
ley Nº17.344; 817 y siguientes del Código de Procedimiento Civil; 17 y 31 de la ley
4.808; se declara que se revoca la sentencia definitiva de fecha 27 de mayo de 2011,
escrita a fojas 69 a 71 y en su lugar se resuelve que ha lugar a la solicitud de lo
principal de fojas 1 y, en consecuencia, se ordena la rectificación de la inscripción de
nacimiento el número -, año -, de la Circunscripción de - del Servicio de Registro Civil
e Identificación, correspondiente a C.A.D.S., RUN -, nacida el -, sexo femenino, en el
sentido que su nombre es F.I.D.S., sexo masculino.

Acordado con el voto en contra del Abogado Integrante señor Cruchaga, quien estuvo
por confirmar el fallo apelado teniendo únicamente presente lo siguiente:

I.- ANTECEDENTES GENERALERS

a) Doña C.A.D.S. ha solicitado se rectifique su partida de nacimiento en


relación a dos antecedentes precisos: 1) nombre; y, 2) sexo.

b) Para los efectos señalados ha interpuesto el procedimiento que desde el 22


de septiembre de 1970 contempla la ley N°17.344.

c) Que la referida norma legal lleva como título “Autoriza el cambio de nombres
y apellidos en los casos que indica” para luego, en su artículo 1° señalar los casos que
hacen procedente tal cambio.

d) Que, en el artículo 6° se introduce una modificación al artículo 31 de la ley


N°4808, sobre Registro Civil, señalándose N”No podrá imponerse al nacido un nombre
extravagante, ridículo, impropio de personas, equivoco respecto al sexo o contrario al
buen lenguaje.

e) Que de lo expuesto en las letras anteriores, no puede haber duda que la ley
N°17.344 se refiere, única y exclusivamente, al cambio de nombres y apellidos pero,
en ningún caso, puede considerarse como una norma que ni tangencialmente se
refiera al cambio de sexo.

344
II.- ANALISIS DEL ASUNTO CONTROVERTIDO

1.- Doña C.A.D.S., quien reconoce ser transexual, luego de explicar que durante
mucho tiempo ha sido conocida en su entorno social como varón, usando el nombre
de F.I., ha utilizado el procedimiento descrito en la primera parte de este voto para
obtener, en lo principal, el cambio de sexo para de allí lograr el cambio de nombre.

2.- Fundamenta su pretensión en la referida modificación de la ley del Servicio de


Registro Civil en aquella parte en que se sostiene que “que no podrá imponerse al
recién nacido un nombre equívoco respecto al sexo…”

3.- Que a juicio del disidente tal argumentación es errónea pues lo que pretende la ley
es que a los niños varones se les impongan nombres culturalmente utilizados y
aceptados socialmente para dicho género; y, que a las niñas mujeres se les impongan
los nombres que la idiosincrasia chilena ha establecido como identificatorio de lo
femenino.

4.- Que aprovecharse de una disposición legal como la comentada para solicitar se
rectifique una partida de nacimiento señalando que la mujer allí inscrita es en verdad
un hombre, atenta con los principios mas elementales del derecho y hace al
sentenciador apartarse, gravemente, del propósito que tuvo el legislador al dictar la
ley, es decir, de la rattio legis.

5.- Que el disidente reconoce que el tema tratado en estos autos, es de la mayor
importancia, que merece ser enfrentado legislativamente pero que no es posible
resolver con infracción de ley como se pretende..

Regístrese y devuélvase.

Redacción del ministro suplente señor Durán y del voto en contra su autor.

Rol. 204-2012

Pronunciada por la Segunda Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, presidida


por la Ministro señora Jessica Gonzalez Troncoso e integrada por el ministro suplente
señor Enrique Durán Branchi y por el Abogado Integrante señor Ángel Cruchaga
Gandarillas.

Autorizado por el (la) ministro de fe de esta Corte de Apelaciones.

En Santiago, a veintiuno de agosto de dos mil trece, notifique en secretaría por el


estado diario la resolución precedente.

345
Santiago, veintidós de enero de dos mil catorce.

VISTOS:

Se reproduce la sentencia en alzada, de la que se suprimen los basamentos


Segundo a Cuarto.

Y se tiene en su lugar y además presente:

PRIMERO: Que la sentencia en alzada rechazó la solicitud planteada a fs.13


de autorización de rectificación de partida de nacimiento en cuanto al nombre y sexo
formulada por R.A., por no configurarse en la especie ninguno de los presupuestos
contemplados en el artículo 1° de la Ley N° 17.344, en razón de entender el juez a
quo carecer de competencia para decidir sobre el cambio de sexo en la inscripción
de nacimiento de quien anatómicamente es un varón que fue inscrito como tal.

SEGUNDO: Que en contra de este fallo ha deducido recurso de apelación la


parte requirente, solicitando se acoja en todas sus partes la petición planteada,
precedentemente indicada.

TERCERO: Que en apoyo de su pretensión la parte solicitante rindió a fs. 7 y


siguientes documental extendida a nombre de D.A. y D.P.A.P., correspondiente a los
años 2005, 2006, 2007 y 2010; y a fs.39, información sumaria de los testigos
G.C.V. y F.M.F., quienes declaran conocer a la parte hace 6 y 7 años, y están
contestes en informar que ha sido conocida como D.P. al menos por más de 12 años,
expresando ambos que se trata de una mujer, que se comporta y viste como tal, a
quien tanto su familia como en su medio laboral, social y de amigos conocen y llaman
como “D.”.

Ambos dan cuenta también que D. debe sufrir muchas situaciones incómodas y
desagradables en su vida diaria, situaciones que le provocan el consiguiente
menoscabo, derivadas del hecho que su nombre no corresponde a su identidad
sexual.

CUARTO: Que además rola a fs.2 de autos informe psicológico de D.P.A., nombre
legal R. E. A. P., en el que se da cuenta que “D. está en una relación de convivencia
desde hace 9 años con un hombre separado, quien tiene una hija de 16 años de su
anterior matrimonio, la que vive en el hogar de la pareja, a quien D. ha criado desde
los 5 años, por lo que el vínculo emocional entre ella y la adolescente es muy fuerte y
afectivo. D. se ha transformado en una figura significativa para la adolescente y
cumple los roles de cuidadora y dueña de casa…”.
346
Agrega el informe que D. nació con fisiología masculina, pero refiere que desde muy
tempranamente se sintió emocionalmente mujer, por lo que decide vivir su vida
cotidiana adquiriendo el rol femenino. Su apariencia es femenina y analiza la realidad
precisamente desde el rol femenino que ejerce desde su adolescencia, presentando
claramente una dualidad entre su identidad masculina y su identificación con el género
femenino y con las características que le son adscritas socialmente; esto es,
transexualidad.

Concluye el informe recomendando la aceptación del proceso legal de cambio de


nombre, “ya que esto le permitirá vivir menos el rechazo del entorno y la discriminación
que ha vivido durante años y le permitirá desarrollarse de la forma que ella siente en
concordancia con su mundo emocional”.

QUINTO: Que se trata pues en el caso de autos, de una persona transexual, esto es,
de alguien en quien existe una completa y profunda discordancia entre el sexo
cromosómico y el psicológico, primando este último, en términos que el individuo
piensa, siente y vive de acuerdo al sexo psicológico.

Pues bien, sobre la materia, para su adecuada comprensión, se hace necesario tener
presente que la disforia de género o transexualismo corresponde a una condición que
los autores definen como caracterizada por el hecho que una persona que, desde el
punto genotípico y fenotípico es clasificada dentro de un determinado sexo, tiene
conciencia de ser del sexo opuesto, de vivir a la manera que lo hacen los sujetos del
género contrario. El transexual tiene un profundo sentimiento de pertenecer al otro
sexo, no obstante ser una persona normal desde una perspectiva genética y
morfológica.

Esta condición ha sido expresamente reconocida por el Ministerio de Salud de


nuestro país, el cual en su circular N° 34, de 13 de septiembre de 2011, acompañado
a fs.90 y siguiente de autos, reconoce a la transexualidad como “el deseo de vivir y
ser aceptado como un miembro del sexo opuesto, que suele acompañarse por
sentimientos de malestar o desacuerdo con el sexo anatómico propio y de deseos de
someterse a tratamiento hormonal y potencialmente quirúrgico, para hacer que su
cuerpo concuerde lo más posible con el sexo preferido”.

Concluye esta Cartera instruyendo a los centros asistenciales para que estas
personas sean tratadas de acuerdo al nombre que corresponde a su identidad
psicológica, tanto si se realizan tratamientos quirúrgicos, como si no, considerando
para ello “el enfoque de equidad en salud, los derechos humanos y los derechos
ciudadanos”.

347
SEXTO: Que en el marco internacional, la Organización Panamericana de la Salud, en
el documento “Promoción de la salud sexual, recomendaciones para la acción”, de
2009, ha expresado respecto de la identidad sexual:

“La identidad sexual incluye la manera como la persona se identifica como hombre o
mujer, o como una combinación de ambos, y la orientación sexual de la persona. Es el
marco de referencia interno que se forma con el correr de los años, que permite a un
individuo formular un concepto de sí mismo sobre la base de su sexo, género y
orientación sexual y desenvolverse socialmente conforme a la percepción que tiene de
sus capacidades sexuales”.

Por su parte la jurisprudencia de este ámbito, desde hace ya varios años ha


reconocido el derecho de las personas transexuales a la rectificación de la indicación
de origen del sexo en la partida de nacimiento, entendiendo que lo que se produce no
es una rectificación o un cambio de sexo, pues dicho cambio ya se ha verificado desde
el punto de vista psicosocial, asignándosele el sexo que se vive, agregando que no es
la intervención quirúrgica la que determina la condición de persona transexual, sino
que, al revés, tal intervención quirúrgica habitualmente se efectúa precisamente como
consecuencia de la condición de transexualidad previa.

Así, el Tribunal Supremo Español ha expresado sobre el tema que “para la


determinación jurídica del sexo habrá de atenerse no sólo al componente hormonal y
al precedente que supuso la inscripción en el Registro Civil como varón o como
hembra a raíz del nacimiento, sino también a los restantes y más importantes
elementos que determinan la entera personalidad, somática y psíquica del individuo…
así es como la inscripción en el Registro Civil como mujer contribuye a impedir el libre
desarrollo de la personalidad a quien tiene sexo psíquico de hombre…” (Tribunal
indicado. Sentencia de 3 de marzo de 1989).

SEPTIMO: Que en el derecho interno, conforme a lo dispuesto en el artículo 1° de la


Ley N° 17.344, que autoriza el cambio de nombres y apellidos, “cualquiera persona
podrá solicitar, por una sola vez, que se la autorice para cambiar sus nombres o
apellidos, o ambos a la vez, en los casos siguientes:

a) Cuando unos u otros sean ridículos, risibles o la menoscaben moral o


materialmente;

b) Cuando el solicitante haya sido conocido durante más de cinco años, por
motivos plausibles, con nombres o apellidos, o ambos, diferentes de los propios..”

Por su parte, el inciso segundo del artículo 31 de la Ley N° 4.808 de Registro Civil,
impide la imposición de un nombre equívoco respecto del sexo, el cual, como ya se ha

348
expresado por numerosos fallos de diversos tribunales, no se puede limitar a la
simple observación genotípica, sino que debe corresponder efectivamente a la
verdadera identidad sexual del (la) interesado(a).

OCTAVO: Que estos preceptos legales deben ser entendidos a la luz del
reconocimiento contenido en nuestra Carta Fundamental (artículo 1°) del derecho a la
identidad y la dignidad de las personas, entendiendo el primero como “el conjunto de
atributos y características que permiten individualizar a la persona en sociedad”
(Fernández Sessarego, “Identidad Personal”. Astrea. Buenos Aires, 1992); y el
siguiente como “un valor inherente a la persona humana que se manifiesta a través de
la autodeterminación consciente y responsable de su vida y que exige el respeto de
ella por los demás”. (Humberto Nogueira Alcalá, “la Dignidad Humana, los Derechos
Fundamentales, el Bloque Constitucional de Derechos Fundamentales y sus Garantías
Jurisdiccionales”. Gaceta Jurídica N° 322. 2007).

NOVENO: Que en el caso de autos la solicitud que se ha planteado aparece


ajustada a las dos causales legales citadas en el basamento séptimo, pues la
persona que la formula no sólo ha sido conocida desde su adolescencia como mujer,
sino que el hecho de no ser reconocida como tal provoca el consiguiente desgraciado
menoscabo moral y material, impide su realización personal, el libre desarrollo de su
personalidad, y la afecta gravemente en su dignidad como ser humano.

Así, siendo claro que el solicitante posee una identidad sexual diversa de la que le
fuera asignada en la inscripción de su nacimiento, le asiste pleno derecho en el
ejercicio de las garantías reconocidas en el N° 1 y 3 del artículo 19 de la Carta
Política a ser tratada y reconocida conforme a su verdadera identidad sexual, como
una de sus iguales y sin discriminación, todo lo cual conduce a la corrección de las
menciones que se han indicado, ajustándolas a su realidad; esto es, a nombre y sexo
femenino.

DECIMO: Que por las razones que se han expresado, habiéndose además efectuado
la publicación legal en el Diario Oficial con fecha 15 de febrero de 2011, no
habiéndose deducido oposición por terceros dentro del término legal, y evacuado
informe del Servicio de Registro Civil e Identificación a fs. 50, se procederá a revocar
la sentencia recurrida, acogiéndose por esta Corte la solicitud y su fundamentación
formulada en estos autos por intermedio del Departamento de Enseñanza Clínica
del Derecho de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile.

Y de conformidad además con lo dispuesto en los artículos 1, 19 N° 1 y 3 de la


Constitución Política de la República; artículo 1° de la Ley N° 17.344, 31 de la Ley N°
4.808, y 189 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, se revoca la sentencia
apelada de fecha veinticinco de mayo de dos mil once, escrita a fs.54 y siguientes,
349
que rechazó la solitud formulada en estos autos, y en su lugar se resuelve que la
misma queda acogida, y en consecuencia se ordena la rectificación de la inscripción
de nacimiento N° - Registro - del año -, de la circunscripción de - del Servicio de
Registro Civil e Identificación, correspondiente a R.E.A.P., RUN N°- de sexo
masculino, en el sentido de establecer que el nombre de dicha persona es D.P.A.P.,
de sexo femenino.

Sirva una copia autorizada de la presente sentencia, debidamente ejecutoriada, de


mérito suficiente para requerir la inscripción ordenada.

Regístrese y devuélvase.

Redacción: Ministro Dobra Lusic.

N° Civil- 3222 – 2012.

Pronunciada por la Séptima Sala de la Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago,


presidida por la Ministra señora Dobra Lusic Nadal e integrada por la Ministra señora
Adelita Ravanales Arriagada y por la abogada integrante señora Claudia Schmidt Hott.
No firma la Ministra señora Ravanales, no obstante haber concurrido a la vista y
acuerdo del fallo, por encontrarse ausente.

Autoriza el (la) ministro de fe de esta Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago.

En Santiago, veintidós de enero de dos mil catorce, se notificó por el estado diario la
resolución que antecede.

350
Santiago, veintiuno de marzo de dos mil catorce.

VISTOS:

Se reproduce la sentencia en alzada, con excepción de su motivo único, que se


elimina.

Y SE TIENE EN SU LUGAR PRESENTE:

PRIMERO: Que la solicitud de rectificación de partida de nacimiento tiene como


base que el solicitante ha sido conocido como hombre en el entorno social que
circunda; lo anterior, atento una condición denominada disforia de género que significa
que una persona desde el punto de vista genotípico y fenotípico aparece clasificada
por un determinado sexo aunque tiene conciencia de ser del sexo opuesto.

En el caso actual, la situación anotada aparece ratificada y diagnosticada por


Médico Siquiatra, Sicóloga y Médico Urólogo y sexología, evidencias todas
acompañadas a los antecedentes.

Aún más, atento la condición de disforia, el requirente ha sufrido años de


discriminación en situaciones diversas, en especial en su mundo laboral; y, al margen
de los informes médicos anotados, se han aportado las evidencias de testigos y oficio
del Servicio de Registro Civil, a fojas 40, que emite un informe favorable a la petición.

SEGUNDO: Que, la ley N° 17344 permite el cambio de nombre y atento el mérito de


las evidencias enunciadas, lo cierto y categórico resulta ser que las características
anatómicas del solicitante han variado en el tiempo al haberse practicado mastectomía
bilateral total y un tratamiento hormonal que conlleva, en la actualidad, a una aspecto
de hombre, en todo caso.

En este escenario, es dable precisar que la identidad sexual de una persona no


depende de un cambio de sexo, sino de la actitud y vivencia de un sexo situación, se
insiste, debidamente probada por los medios de prueba agregada a los autos.

TERCERO: Que, en este escenario, cobra fuerza y vigor la figura jurídica de la ley
orgánica del Registro Civil en cuyo artículo 31 indica que no podrá imponerse un
nombre”…..equívoco respecto del sexo” todo lo cual conlleva a entender el sexo como
elemento dinámico que define a una persona; todavía, el sexo, que no depende de la
voluntad, debe entenderse por hechos objetivos y verificables científicamente,
precisamente lo ocurrido en estos autos.

351
Lo anterior concluido, en estrecha relación con el artículo 1, letra a) de la ley N° 17344
que autoriza el cambio de nombre y sexo. Si bien en la norma citada no figura la
consignación errada del sexo en la partida de nacimiento, al permitirse el cambio de
nombre, necesariamente acarrea el cambio o rectificación del sexo que se consigna en
la partida.

CUARTO: Que el criterio esbozado ya ha sido reiterado por la Jurisprudencia Nacional


y la Doctrina, citándose al efecto Rol 2541-09 de la I .Corte de Santiago y otros que se
citan por la parte recurrente, que se reproducen, y la opinión del Profesor Carlos
Fernández Sessarego (Derecho a la Identidad Personal. Edit. Astrea . 1992. Pág. 304)
quien señala que los elementos constitutivos del sexo no son estables, dando así su
expresión objetiva.

Concordante, los Tratados Internacionales, léase, Convención Americana de Derechos


Humanos y el Pacto Internacional de Derecho Civiles y Políticos, en sus artículos 11 y
17, respectivamente, anotan el derecho a la dignidad y al libre desarrollo de la
personalidad en estricta relación al principio de no discriminación y a que nadie será
objeto de injerencias arbitrarias o ilegales a su honra y reputación.

Por estas consideraciones, citas legales, se revoca la sentencia recurrida de


veintiocho de diciembre de dos mil doce escrita a fojas 76 y siguientes y en su lugar se
declara que acoge la demanda deducida a lo principal de fojas 4 y,
consecuencialmente se rectifica la partida de nacimiento en el sentido que se sustituye
el nombre que aparece en ella, por el de S.M.N., además de modificar el sexo registral
femenino por el sexo masculino, también considerado en dicho registro.

Acordada con el voto en contra de la abogada integrante señora Paola Herrera


Fuenzalida quien estima se encuentra inhabilitada para acceder a la petición de la
actora, toda vez que no existe Ley que permita conceder lo solicitado. En
consecuencia, mientras no se dicte la Ley que regule la materia, se debe confirmar lo
resuelto por el Juez del fondo.

Redacción del Ministro señor Javier Anibal Moya Cuadra.

Regístrese y devuélvase.

N° Civil-629-2013.-

352
Pronunciada por la Septima Sala de esta Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago,
presidida por el Ministro señor Javier Aníbal Moya Cuadra e integrada por el Ministro
(s) señor Carlos Carrilo Gonzalez y la Abogado Integrante señora Paola Herrera
Fuenzalida. No firma el Ministro señor Moya Cuadra, no obstante haber concurrido a la
vista y acuerdo del fallo, por encontrarse ausente.

Autorizado por el (la) ministro de fe de esta Corte de Apelaciones.

En Santiago, veintiuno de marzo de dos mil catorce, notifiqué en secretaría por el


estado diario la sentencia precedente.

353
Santiago, veintiocho de abril de dos mil catorce.

Vistos:

Se reproduce la sentencia en alzada únicamente en los cinco primeros párrafos


de su parte expositiva y se elimina en su totalidad todo lo demás.

Y teniendo en su lugar y además presente:

1° Que a fin de acreditar su solicitud la parte compareciente ha presentado la


siguiente prueba:

a) fotocopia de su cédula de identidad a fojas 28 y certificado de nacimiento de


fojas 29 donde aparece su inscripción en la circunscripción de - con el nombre de
V.T.B. indicándose que su sexo es femenino.

b) certificado médico psiquiátrico emitido por la doctora C.F.A. a fojas 31 en el


que se señala que el paciente de sexo biológico femenino e identidad sexual
masculina, fue evaluado mediante entrevista psiquiátrica y psicológica, además de
psicodiagnóstico con test proyectivo de personalidad de Rorschach y de Luscher,
destacándose una identidad psicosexual claramente de orientación contraria a su sexo
biológico con el que nació. Se destacó diagnóstico de psicosis, trastorno de
personalidad, travestismo y homosexualidad. Por lo anterior, está indicado seguir
apoyándolo, si así lo requiere, el cambio de sexo mediante cirugías, hormonoterapia, y
acciones legales de cambio de nombre y sexo masculino.

c) a fojas 32 se acompaña informe psicológico emitido por la psicóloga A.P.A.,


la que señala que la paciente solicita una evaluación de personalidad como requisito
médico para tratar dificultades en la identidad sexual. Describe los tests a que fue
sometido la paciente y describe su estado psicológico, diagnosticando que se está en
presencia de transexualidad, un sentimiento y una mayor identificación con el género
masculino.

d) a fojas 35 rola informe psicológico de la psicóloga clínica O.J.L., en que se


señala que el motivo de la consulta es una evaluación cognitiva y de personalidad, con
énfasis en el desarrollo de la identidad sexual. Describe la paciente que asiste para
una evaluación psicológica, de personalidad e intelectual, a solicitud de su médico
psiquiatra, al que consultó para exponer su necesidad de cambio de sexo, pues refiere
que desde alrededor de los nueve años de edad se ha sentido mental y
emocionalmente "un hombre en cuerpo de mujer". Indica que durante muchos años
trató de ocultar su inclinación sexual tanto en el colegio, en el medio familiar, para
evitar mayores problemas. Sin embargo, durante el año 2006 decidió enfrentar su
realidad y referir a sus padres su situación de identidad sexual. Practicados los tests
354
correspondientes aparece que tiene una inteligencia normal superior, describiéndose
también sus aspectos emocional y de personalidad. Concluye que la paciente presenta
un rendimiento intelectual que la ubican dentro del rango normal superior. Cuenta con
un juicio de realidad conservado. En el área emocional, presenta un predominio de
ansiedad y alta sensibilidad frente al ambiente, con tendencia a la racionalización.
Muestra algunos indicadores de ambigüedad sexual, con clara valoración positiva de
la masculinidad y rechazo de los símbolos sexuales femeninos, lo cual sugiere la
presencia de transexualidad.

e) a fojas 38 un certificado del doctor R.R., quien señala que es el


endocrinólogo tratante de la compareciente la que presenta una condición de disforia
de género (transexualismo), debidamente acreditada por psiquiatra e informe
psicológico. Indica que inició tratamiento y control endocrinológico con el suscrito, para
su hormonización masculinizante.

f) a fojas 43 se acompaña un certificado del doctor A.T.R. del 20 abril 2012


donde certifica el inicio del tratamiento quirúrgico destinado a una adenomastectomía.

Mediante certificado de rola a fojas 61 el médico cirujano anteriormente


individualizado certifica que se realizó la intervención quirúrgica antes mencionada el
11 julio 2012 consistente en una adenomastectomía subcutánea conservando los
pezones, se extirparon ambas glándulas mamarias.

g) a foja 58 rola informe del registro civil de identificación en se señala que de


acuerdo a los registros de esa institución aparece la inscripción de nacimiento - del
año -, de la circunscripción de -, siendo titular de esta V.T.B., de sexo femenino,
nacida el -, donde aparece el nombre de sus padres, registro de certificado de parto,
siendo practicada la inscripción a requerimiento los padres. No constan rectificaciones
ni subinscripciones. Añade que para los efectos señalados en inciso 7° del artículo 2
de la ley 17,344, que autoriza el cambio de nombres y apellidos en los casos que esa
ley señala, la solicitante de autos no registra anotaciones en el Registro General De
Condenas. Tampoco registra matrimonio ni referencia a hijos, lo que se comunica para
los fines establecidos en el inciso 3° del artículo 4 de la referida ley. Añade que en las
funciones registrales de los oficiales civiles, no les corresponde constatar el sexo de
un o una inscrito, sino que están a los antecedentes fulminantes que le sirve de
sustento. Es efectivo que en la actual legislación se exige que exista correspondencia
entre nombre y el sexo de una persona desde que se practica la inscripción.

h) a fojas 49 vta. Consta la publicación que se hizo en el diario oficial de 2


mayo 2012, en la cual la parte compareciente solicita la rectificación de su partida de
nacimiento en dos puntos: su sexo de femenino a masculino, y en segundo lugar
cambio de nombre de V. a G..
355
i) a fojas 46 rola la información sumaria de testigos donde comparecen
C.DC.D.G. y Y.V.M.U.. Señalando la primera que conoce a V.T.B. conocido
legalmente como V.T.B. desde hace más de seis años, por tener amistad con la madre
de este. Siempre lo conoció por el nombre masculino desde el primer momento y así
es conocido por todos los amigos comunes. No obstante ello en su ser una entidad
aparece como "V.” lo que lo afecta en el ámbito social y emocional, sufriendo
discriminación y burlas. Tuvo que vestirse con ropas femeninas para poder hacer la
práctica profesional. Además G. tiene una relación sentimental con una pareja de sexo
femenino desde hace más de cuatro años. Entiende que para su estabilidad emocional
y psíquica debería llamarse G., se lo ha conocido por más de seis años y como lo
conocen todos sus amigos y el entorno social.

La segunda señala que conoció a G.T.B. en una fiesta de amigos comunes a


fines de 2005. Le fue presentado como valor. Se hicieron amigos y posteriormente
iniciaron una relación sentimental a partir del año 2007. Señala que a él le afecta en
forma diaria puesto que tiene todos los rasgos de varón, pero debe aparecer como una
persona distinta en entrevistas laborales, postulaciones a puestos de ayudantía
universitaria, incluso para hacer un reclamo nacional puesto que de decir que se llama
V. y esto le provoca molestias y burlas. Cuando trató personalmente de renovar su
cédula de identidad el funcionario del registro civil pensó que se trataba de una broma,
pues tenía ante él un valor y él buscaba a una mujer por el tema de los nombres.
Personalmente lo visto sufrir por algo que le incomoda por lo tanto sería muy
beneficioso para G. tener una identificación en el carnet de identidad que lo identifique
con ese nombre el que va acorde con su género.

2° Que en segunda instancia se ha agregado también prueba consistente en


diversos documentos:

a) certificado médico emitido por la dermatóloga T.C.C., en el cual certifica que


el compareciente presenta un acné de tipo andrógénico y condición física masculina,
agregando que su patología es de prevalencia masculina que rola a fojas 101.

b) copia de la resolución arbitral mediante la cual se resolvió acoger la


demanda interpuesta por el compareciente a fin de que la Isapre le otorgue cobertura
de los gastos relacionados con la adenomastectomía subcutánea bilateral que se le
practicó el 11 julio 2012, y que rola a fojas 102.

c) certificado emitido el 9 enero 2013 por el director de la escuela particular


número - “-” donde consta que el compareciente se desempeñó desde julio a
diciembre de 2012 en diversas labores en ese establecimiento, donde aparece
individualizado como G.T.B., y que rola a fojas 107.

356
d) fotocopia de la tarjeta “Pacific Card”, correspondiente a instalaciones de
gimnasio donde el compareciente aparece individualizado como G.T..

e) informe médico y certificado emitido por el endocrinólogo E.D.C. el 8 abril


2013, en el que menciona que atiende al compareciente profesionalmente desde
diciembre de 2012 y que fue evaluado por un equipo de salud mental, descartando
toda patología mental y confirmando el trastorno de identidad sexual. Añade que en
enero de 2012 comenzó terapia endocrina, obteniéndose valor plasmático de estadiol
y testosterona en el rango masculino bajo terapia con un de undecanoato de
testosterona y que fue sometido además a una mastectomía bilateral en julio de 2012,
el que rola a fojas 109.

f) informe de evaluación psicológica elaborado por la clínica de atención


psicológica, dependiente de la facultad de ciencias sociales de la Universidad de Chile,
el 10 mayo 2013, por el cual se acredita la situación de transexualidad del
compareciente y en el que se concluye que existe una identificación y anhelo de
pertenecer al sexo opuesto desde su temprana infancia y que se ha mantenido pese a
las dificultades que se le han presentado, no evidenciándose ganancias secundarias
asociadas a solicitud de cambio de nombre.

3° Que el artículo 31 de la Ley 4.808 señala que las partidas de nacimiento


deben contener, entre otras indicaciones, “El sexo del recién nacido”, precisando que
el nombre que se le imponga no debe ser “equívoco respecto del sexo”. Por su parte el
artículo 1 inciso 2º letras b y c de la ley 17.344, establece que cualquiera persona
podrá solicitar, por una sola vez, que se la autorice para cambiar sus nombres o
apellidos, o ambos a la vez, en los casos siguientes: a) cuando unos u otros sean
ridículos, risibles, o la menoscaben moral y materialmente, y b) Cuando el solicitante
haya sido conocido durante más de cinco años, por motivos plausibles, con nombres o
apellidos, o ambos, diferentes de los propios.

4° Que con el certificado de nacimiento y partida de nacimiento acompañados, se ha


demostrado que el - nació en Santiago, V.T.B., de sexo femenino.

5° Que con los certificados médicos y psicológicos acompañados con la solicitud, y las
probanzas rendidas en primera instancia a las que cabe agregar las presentadas en
esta segunda instancia, analizadas precedentemente, se ha podido dar por acreditado
que V.T.B. presenta transexualismo, con identidad de género masculino, habiendo
recibido tratamiento hormonal e intervenciones quirúrgicas de mastectomía.

6° Que en la especie nos encontramos en que el solicitante tiene genitales femeninos,


tal como se consigna en la partida respectiva, pero que durante su adolescencia
percibió que psicológicamente su identidad sexual era masculina, iniciando luego una
357
serie de tratamientos y procedimientos médicos tendientes a transformar su cuerpo al
de un varón, siendo una situación de vida que ha sido comprobada en autos tanto en
los hechos como científicamente.

7° Que con la información sumaria de testigos rendida en autos se ha podido


demostrar que la solicitante, es conocido como G.T.B. desde al menos hace seis años,
ya que viste, actúa y se presenta como sujeto de sexo masculino, quien con la
finalidad de cambiar su aspecto físico se ha realizado intervenciones quirúrgicas como
Mastectomía.

Además tiene una pareja estable de sexo femenino,

8° Que enfrentados ante tal realidad y disponiendo la ley que el nombre de una
persona debe estar relacionado con su sexo, es necesario primeramente pronunciarse
acerca de la modificación de éste en su indicación en la partida de nacimiento. Ha
quedado claro en este caso que no es la existencia del órgano sexual masculino lo
que ha hecho al recurrente sentirse varón, sino el profundo sentimiento de identidad
sexual percibido durante su desarrollo vital, que se ha probado suficientemente en
autos a través documentos provenientes de profesionales competentes y de la
declaración de testigos, lo que se confirma con los actos positivos efectuados por su
parte tendiente adaptar su cuerpo, sumándose a ello su imagen masculina y el uso de
un nombre correspondiente a ésta. Tal realidad no es posible desconocer y a objeto
que pueda alcanzar el pleno desarrollo de su personalidad sin discriminación y con
respeto a su vida privada como a su honra, se accederá al cambio de nombre y sexo
en la partida de nacimiento respectiva, conforme la facultad del artículo 17 de la Ley
4.808.

9° Que además, considerando la información sumaria de testigos, la falta de oposición


de persona alguna a la solicitud de cambio de nombre y constando que la solicitante
carece de anotaciones prontuariales en su extracto de filiación, en la especie se
cumple con todos los requisitos legales necesarios para dar cumplimiento a dicho
cambio, toda vez que ha sido conocido desde hace ocho años con el nombre de
Gabriel Tobar Boock por lo que se dará lugar a ello.

Por estas consideraciones y visto además, lo dispuesto en los artículos 1º, 19 Nº 2, 4


de la Constitución Política de la República; 1º inciso segundo, letras a) y b) del de la
ley Nº17.344; 817 y siguientes del Código de Procedimiento Civil; 17 y 31 de la Ley
4.808; se declara que, se revoca la sentencia definitiva de fecha treinta y uno de
diciembre de dos mil doce, escrita a fs. 72, y en su lugar se resuelve, que se acoge la
solicitud de lo principal de fojas 1 y, en consecuencia, se ordena la rectificación de la
inscripción de nacimiento número -, año -, de la Circunscripción de - del Servicio de

358
Registro Civil e Identificación, correspondiente a V.T.B., RUN -, nacida el -, sexo
femenino, en el sentido que su nombre es G.T.B., sexo masculino.

Regístrese y devuélvase.

Redacción del ministro Sr. Jorge Dahm.

Rol Corte N° 597-2013

Pronunciada por la Quinta Sala de la Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago, dictada


por los ministros Sr. Jorge Dahm Oyarzún, ministra Sra. María Rosa Kittsteiner Gentile
y abogado integrante Sr. José Luis López Reize.

Autorizada por el (la) ministro de fe de esta Corte de Apelaciones.

En Santiago, a 28 de abril de 2014, notifiqué en Secretaría por el estado diario la


resolución precedente.

359
Santiago, veintisiete de junio de dos mil catorce.

Vistos:

Se reproduce la sentencia de primera instancia, con excepción del fundamento


Sexto, que se elimina. Asimismo, en el motivo Séptimo se suprime la expresión “sin
embargo” y el pasaje que comienza con las palabras “debe esta Juez” hasta “sexo del
peticionario”.

Y se tiene en su lugar presente:

Primero: Que de conformidad con lo dispuesto en el artículo 31 de la Ley N°


4.808, las partidas de nacimiento deben contener, entre otras indicaciones, “el sexo
del recién nacido”, precisando que el nombre que se le imponga no debe ser
“equívoco respecto del sexo”. Por su parte, las letras a) y b) del inciso segundo del
artículo 1° de la Ley N° 17.344 prescriben que cualquiera persona podrá solicitar, por
una sola vez, que se la autorice para cambiar sus nombres o apellidos, o ambos a la
vez, cuando unos u otros sean ridículos, risibles, o la menoscaben moral y
materialmente o cuando el solicitante haya sido conocido durante más de cinco años,
por motivos plausibles, con nombres o apellidos, o ambos, diferentes de los propios.

Segundo: Que con el mérito del certificado de nacimiento acompañado a fojas


1 se ha demostrado que el - nació en esta ciudad A.V.S.B., de sexo femenino.

Asimismo, con los certificados médicos y psicológico acompañados con la


solicitud a fojas 3, 4 y 5, unidos al informe médico legal rolante a fojas 57, se puede
tener por acreditado que A.V.S.B. presenta transexualismo, con identidad psicológica
de género masculino, encontrándose en tratamiento con testosterona inyectable, en
espera de cirugía, agregándose en el último informe que su aspecto es de varón, con
tono de voz grueso, vello en la barbilla y en el resto del cuerpo y con desarrollo
muscular masculino.

Tercero: Que, por otra parte, con la información sumaria de testigos rendida a
fojas 37 se ha podido demostrar en autos que el solicitante es conocido como S.B.S.B.
desde al menos siete años, ya que viste, actúa y se presenta como sujeto de sexo
masculino. Agregan las testigos y se tiene también por acreditado que debido a la
divergencia entre el sexo físico y el psicológico, el peticionario ha sufrido
discriminación y burlas, ante la realidad de que su sexo legal no se condice con su
aspecto físico actual.

Cuarto: Que frente a la realidad de que da cuenta la prueba rendida y


disponiendo la ley que el nombre de una persona debe estar relacionado con su sexo,
resulta claro en este caso que no es la existencia del órgano sexual masculino lo que
360
ha hecho al interesado sentirse varón, pues de hecho no lo posee, sino el profundo
sentimiento de identidad sexual percibido durante su desarrollo vital, que se ha
probado suficientemente en autos, según se expuso, con los documentos emanados
de profesionales competentes y de la declaración de testigos, lo que se confirma con
los actos positivos efectuados por su parte tendiente a adaptar su cuerpo, sumándose
a ello su imagen masculina y el uso de un nombre correspondiente a ésta.

Esta realidad no puede ser desconocida y a objeto de que el solicitante pueda


alcanzar el pleno desarrollo de su personalidad sin discriminación y con respeto tanto
a su vida privada como a su honra, se accederá al cambio de sexo en la partida de
nacimiento respectiva, conforme lo faculta el artículo 17 de la Ley N° 4.808.

Por estas consideraciones y visto, además, lo dispuesto en las normas legales


citadas y en los artículos 186 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, se
confirma la sentencia de diez de julio de dos mil trece, escrita a fojas 106, con
declaración que la solicitud de fojas 9 queda acogida íntegramente, debiendo también
rectificarse la inscripción de nacimiento N° -, Registro -, del año - de la circunscripción
de - en el sentido que la persona inscrita es de sexo masculino.

Regístrese y devuélvase.

N° 7633-2013.

Pronunciada por la Duodécima Sala, presidida por la Ministra señora Jessica de


Lourdes González Troncoso e integrada por el Ministro señor Jaime Balmaceda
Errázuriz y el abogado integrante don el abogado integrante don Franco José
Devillaine Gómez.

Autoriza el (la) ministro de fe de esta Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago.

En Santiago, veintisiete de junio de dos mil catorce, se notificó por el estado diario la
resolución que antecede.

361

También podría gustarte