Está en la página 1de 5

El líder enfocado

Por Daniel Goleman


Una tarea principal del liderazgo es dirigir la atención. Para lograrlo, los líderes deben
aprender a enfocar su propia atención. Cuando hablamos de estar enfocados, comúnmente
nos referimos a pensar en una cosa mientras filtramos las distracciones. Pero una gran
cantidad de investigaciones recientes en neurociencia muestra que nos enfocamos de
muchas maneras, para diferentes propósitos, recurriendo a diferentes vías neuronales,
algunas de las cuales funcionan en concierto, mientras que otras tienden a oponerse.
Agrupar estos modos de atención en tres categorías amplias, concentrándose en uno mismo,
centrándose en los demás y centrándose en un mundo más amplio, arroja nueva luz sobre la
práctica de muchas habilidades esenciales de liderazgo.

. Enfocarse hacia adentro y enfocarse constructivamente en los demás ayuda a los líderes a
cultivar los elementos primarios de la inteligencia emocional. Una comprensión más
completa de cómo se enfocan en un mundo más amplio puede mejorar su capacidad para
diseñar estrategias, innovar y administrar organizaciones.

Todo líder necesita cultivar esta tríada de conciencia, en abundancia y en el equilibrio


adecuado, porque si no te enfocas hacia adentro, te deja sin timón, si no te enfocas en los
demás te vuelves desorientado, y si no te enfocas puedes dejarte sin ver.

Enfocarse en ti mismo
La inteligencia emocional comienza con la autoconciencia, poniéndose en contacto con su
voz interior. Los líderes que prestan atención a sus voces internas pueden recurrir a más
recursos para tomar mejores decisiones y conectarse con su identidad auténtica.

Conciencia de sí mismo.
Escuchar su voz interior es una cuestión de prestar cuidadosa atención a las señales
fisiológicas internas. Estas señales sutiles son monitoreadas por la ínsula, que está
escondida detrás de los lóbulos frontales del cerebro. La atención prestada a cualquier parte
del cuerpo amplía la sensibilidad de la ínsula a esa parte. Sintonice los latidos de su
corazón, y la ínsula activa más neuronas en ese circuito
Centrarnos en las impresiones sensoriales de nosotros mismos en el momento es uno de los
principales elementos de la autoconciencia.
Ser auténtico es ser la misma persona para los demás que tú para ti. En parte, eso implica
prestar atención a lo que los demás piensan de ti, especialmente a las personas cuyas
opiniones estimas y que serán sinceras en sus comentarios.
Los líderes que están más acostumbrados a dar su opinión que a recibirla pueden encontrar
esto complicado. Alguien que tiene problemas para mantener la conciencia abierta suele
quedar enganchado por detalles irritantes, como compañeros de viaje en la línea de
seguridad del aeropuerto, que demoran una y otra vez en llevar sus bolsos de mano al
escáner.

Auto control.

El "control cognitivo" es el término científico para llamar la atención donde uno lo quiere y
mantenerlo allí frente a la tentación de vagar.

El control cognitivo permite a los ejecutivos perseguir un objetivo a pesar de las


distracciones y los reveses. El mismo circuito neuronal que permite una búsqueda de metas
tan unilateral también maneja emociones indisciplinadas.
Los ejecutivos que pueden enfocarse efectivamente en otros surgen como líderes
naturales independientemente de su rango organizacional o social.
Cómo nos concentramos tiene la clave para ejercitar la fuerza de voluntad, dice Mischel.
Tres subvariedades de control cognitivo están en juego cuando enfrentas el autocontrol
contra la autogratificación: la capacidad de desconectar voluntariamente tu enfoque de un
objeto de deseo; la capacidad de resistir la distracción para que no gravites hacia ese objeto;
y la capacidad de concentrarse en el objetivo futuro e imaginar qué tan bueno se sentirá
cuando lo logre.

Enfocando en otros
La palabra "atención" proviene del latín asistente, que significa "alcanzar hacia". Esta es
una definición perfecta de enfoque en los demás, que es la base de la empatía y de la
capacidad de construir relaciones sociales: el segundo y el tercer pilar de la emoción
inteligencia.
Los ejecutivos que pueden enfocarse efectivamente en los demás son fáciles de reconocer.
Ellos son los que encuentran un terreno común, cuyas opiniones tienen más peso y con las
que otras personas quieren trabajar. Emergen como líderes naturales independientemente de
su rango organizacional o social.

La tríada de empatía.
Hablamos de empatía más comúnmente como un atributo único. Pero una mirada cercana a
dónde se enfocan los líderes cuando exhiben revela tres tipos distintos, cada uno importante
para la efectividad del liderazgo:
 empatía cognitiva: la capacidad de comprender la perspectiva de otra persona;
 empatía emocional: la capacidad de sentir lo que otra persona siente;
 preocupación empática: la capacidad de sentir lo que otra persona necesita de usted.

La empatía cognitiva permite a los líderes explicarse de manera significativa, una habilidad
esencial para obtener el mejor rendimiento de sus informes directos.
Una naturaleza inquisitiva alimenta la empatía cognitiva. Como lo expresa un ejecutivo
exitoso con este rasgo: "Siempre he querido aprender todo, entender a todo el mundo con el
que estuve, por qué pensaban lo que hacían, por qué hacían lo que hacían, qué les
funcionaba y qué no funcionó.
La empatía emocional es importante para la mentoría efectiva, la gestión de los clientes y la
lectura de la dinámica de grupo. Brota de partes antiguas del cerebro debajo de la corteza
cerebral, la amígdala, el hipotálamo, el hipocampo y la corteza orbitofrontal, que nos
permiten sentirnos rápido sin pensar profundamente.
Acceder a tu capacidad de empatía emocional depende de combinar dos tipos de atención:
un enfoque deliberado en sus propios ecos de los sentimientos de otra persona y una
conciencia abierta de la cara, la voz y otros signos externos de la emoción de esa persona.
La preocupación empática, que está estrechamente relacionada con la empatía emocional,
le permite sentir no solo cómo se siente la gente, sino también lo que necesita de usted. Es
lo que desea en su médico, su cónyuge y su jefe. La preocupación empática tiene sus raíces
en los circuitos que obligan a los padres a prestar atención a sus hijos
La investigación sugiere que a medida que las personas ascienden, su capacidad para
mantener conexiones personales sufre.
Una teoría neural sostiene que la respuesta se desencadena en la amígdala por el radar del
cerebro para detectar el peligro y en la corteza prefrontal mediante la liberación de
oxitocina, el producto químico para el cuidado.
Conseguir esta mezcla de intuición y deliberación correcta tiene grandes implicaciones.
Aquellos cuyos sentimientos de simpatía se vuelven demasiado fuertes pueden sufrir ellos
mismos. En las profesiones de ayuda, esto puede llevar a la fatiga de la compasión; en los
ejecutivos, puede crear sentimientos de ansiedad que distraen a las personas y
circunstancias que están fuera del control de nadie.

Construyendo relaciones.

Las personas que carecen de sensibilidad social son fáciles de detectar, al menos para otras
personas. Ellos son los desorientados entre nosotros. El CFO que es técnicamente
competente pero intimida a algunas personas, congela a otras y tiene favoritos, pero cuando
usted señala lo que acaba de hacer, le echa la culpa, se enoja o cree que usted es el
problema, no intenta ser un idiota; él es completamente inconsciente de sus defectos.

La sensibilidad social parece estar relacionada con la empatía cognitiva. Los ejecutivos con
empatía cognitiva se desempeñan mejor en asignaciones en el extranjero, por ejemplo,
presumiblemente porque recogen rápidamente las normas implícitas y aprenden los
modelos mentales únicos de una nueva cultura.

De manera alarmante, la investigación sugiere que a medida que las personas ascienden y
ganan poder, su capacidad para percibir y mantener las conexiones personales tiende a
sufrir una especie de desgaste psíquico.

Centrándose en el mundo más amplio

Los líderes con un fuerte enfoque externo no solo son buenos oyentes sino también buenos
interrogadores. Son visionarios que pueden percibir las lejanas consecuencias de las
decisiones locales e imaginar cómo las decisiones que toman hoy se desarrollarán en el
futuro.

Centrándose en la estrategia.

Cualquier curso de escuela de negocios sobre estrategia le dará los dos elementos
principales: explotación de su ventaja actual y exploración de nuevas. Los escáneres
cerebrales que se realizaron en 63 personas experimentadas que tomaban decisiones
empresariales mientras perseguían o cambiaban de estrategia exploratoria a exploradora
revelaron los circuitos específicos involucrados.
Las fuentes de la innovación.

En una era en que casi todos tienen acceso a la misma información, surge un nuevo valor al
juntar ideas de maneras novedosas y hacer preguntas inteligentes que abren el potencial sin
explotar.

Momentos antes de que tengamos una visión creativa, el cerebro muestra un aumento de un
tercio de segundo en las ondas gamma, lo que indica la sincronía de las células cerebrales
lejanas.

El regalo dudoso de la conciencia de sistemas.

Si a la gente se le da una vista rápida de una foto de muchos puntos y se le pide que adivine
cuántos hay, los pensadores de sistemas fuertes del grupo tienden a hacer las mejores
estimaciones.

Un ejecutivo de un banco me explicó que ha creado una escalera de carrera separada para
los analistas de sistemas, de modo que puedan progresar en estado y salario sobre la base de
la inteligencia de sus sistemas.

Poniéndolo todo junto

Para aquellos que no quieren terminar compartimentados de manera similar, el mensaje es


claro. Un líder centrado no es la persona que se concentra en las tres prioridades más
importantes del año, ni en el pensador de sistemas más brillante, ni en el que está más en
sintonía con la cultura corporativa. Los líderes enfocados pueden dominar toda la gama de
su propia atención: están en contacto con sus sentimientos internos, pueden controlar sus
impulsos, son conscientes de cómo los ven los demás, entienden lo que otros necesitan de
ellos, pueden eliminar las distracciones y también permiten que sus mentes vaguen
ampliamente, sin preconceptos.

El vínculo entre atención y excelencia permanece oculto la mayor parte del tiempo. Sin
embargo, la atención es la base de las habilidades de liderazgo más esenciales: inteligencia
emocional, organizacional y estratégica.