Está en la página 1de 3

ESTAR EN EL IR

La vida cotidiana en la ciudad

Por Macarena Ramdohr

“El espacio y el tiempo. El tiempo y el espacio. Dos categorías que sirven para explicar
toda la realidad, dos coordenadas que se entrecruzan para decir un algo antes indefinido,
inexistente”

Georges Perec

Para entender el espacio urbano, lo clasificamos según sus elementos la ciudad existe
como la agrupación de los distintos servicios, y los caminos surgen como la conexión entre
estos. Las distintas rutas nos permiten recorrer la ciudad, la ciudad es entonces la suma de
los edificios pero también los espacios entre estos, Las calles son parte de la ciudad, y son
a través de ellas que la conocemos.

Quizá uno de los elementos mas importantes de la ciudad sea sus sendas, gracias a ellas
se conecta la ciudad y podemos recorrerla. ¿estoy en una calle por que de repente esto se
transformó en una ciudad? ¿por que prefiero una que otra? A pesar de la cercanía las
calles pueden tener grandes diferencias en cuanto a nuestra comodidad en el lugar, la
sensación que este lugar le da al habitante definirá el tiempo de su estadía. Existen
indicadores del ritmo de un lugar, y nosotros al sentirlo nos movemos en función de ese
ritmo. Al estar en el centro de la ciudad se adopta un ritmo similar, ¿por que nos apuramos
estando ahí? La gente en la calle: ¿de dónde viene? ¿a dónde va? ¿Quiénes son?.

las calles de la ciudad se pueden distinguir según la densidad de flujo a la que se enfrenta,
el número de personas, autos, vegetación. Clasificamos el tráfico por calles, y con las
calles se define nuestra forma de recorrer el espacio, la gente observa la ciudad mientras
va a traves de ella y conforme a estas sendas se organizan y conectan los demás
elementos. Pero la ciudad va más allá de su red de calles, existe un espacio bajo ellas.

Límites difusos
Al observar un plan regulador perfectamente zonificado la ciudad pareciera ordenarse
claramente o incluso sin necesidad de ver un plano sino solo recordando la ciudad esta
pareciera ser ordenada, pero es distinto cuando se está habitando, en la realidad los límites
son difusos, ¿hasta donde llega la ciudad, en que momento empieza el barrio?.-
Al observar el mercado, se observa lo difuso de sus bordes, siendo el mercado un
organismo más que un edificio, es que nada se experimenta en sí mismo sino en una
relación con sus contornos 2. Por esto al observar el mercado, se pueden ver sus límites
construidos pero también se pueden ver sus límites difusos, los gritos, los restos de
comida, sus habitantes. La vida de mercado entonces, más que por su interioridad se
encuentra en su exterior y lo que la rodea, ese su acto.

2_ la imagen de la ciudad, Kevin Lynch

Moverse por la ciudad


Observando nuestros recorridos diarios, somos conscientes de que aquello que llamamos
ciudad es en realidad la suma de lugares que visitamos en un día, lo cual puede diferir
mucho de la ciudad para otra persona, es que quizás el error está en pensar la ciudad
como esta masa inabarcable y no como los espacios que la conforman y estos espacios
resultan estar accidentalmente dentro de una ciudad. No solo se trata de los lugares que
visitamos sino también de cómo llegamos de uno a otro, El transporte que escojamos en
función del tiempo o la distancia determinará nuestra relación con la ciudad., caminar la
ciudad será en una relación de completa inmersión, estando absolutamente presente,
atravesar la ciudad en transporte público, nos deja en una posición de espectadores, el
transporte público genera una distancia con aquello que ocurre en la ciudad que permite
observarlo.1
En un segundo momento se realiza una actividad similar, dando cuenta de los recorridos
pero incorporando esta vez el dibujo, por lo que esta vez queda registro del ritmo y la
escala. estando estas vinculadas, según el ritmo en el que nos estemos moviendo, la
escala en la cual estamos experimentando el espacio.

Tenemos una imágen de la ciudad que se ve distorsionada según el momento en que se


está observando. La ciudad está compuesta tanto por los elementos fijos, sus calles y
edificios, como por los habitantes que la recorren, ¿somos ciudad también?. Estamos en
un constante ir, la ciudad está pensada para ser recorrida y no para permanecer en ella.
Es nuestro objeto de estudio pero también nuestro escenario y para alguien somos parte
del escenario también. dejar de pensar la ciudad como ciudad y pensarla más por los
lugares a los que voy que accidentalmente están dentro de una ciudad.

Estar en el ir es parte de nuestra forma de habitar la ciudad y la observamos a medida que


la recorremos. la ciudad es un organismo en el cual somos espectadores y actores al
mismo tiempo, estar en el ir es esta
El desarrollo tecnológico de los transportes y la comunicación ha acentuado el papel de las
ciudades como elementos dominantes de nuestra civilización y extendido enormemente el
modo urbano de vida más allá de los confines de la ciudad misma.

Para entender el espacio urbano, lo clasificamos según sus elementos, la ciudad existe
como la agrupación de los distintos servicios, y las sendas surgen como la conexión entre
estos. Es entonces la suma de los edificios pero también los espacios entre estos, quizá
uno de los elementos mas importantes de la ciudad sea sus calles, gracias a ellas se
conecta la ciudad, podemos recorrerla y así conocerla. ¿estoy en una calle por qué de
repente esto se transformó en una ciudad? Solemos pensar la ciudad como una masa
inabarcable, cuando en verdad nuestra ciudad es lo que construímos con nuestro trazado
diario,

Intereses relacionados