Está en la página 1de 6

QUÉ ES NUTRICIÓN:

La nutrición es el proceso biológico en el que los organismos animales y vegetales absorben de los
alimentos los nutrientes necesarios para la vida.
La nutrición es importante porque es fundamental para el funcionamiento y el mantenimiento de las funciones
vitales de los seres vivos, ayuda a mantener el equilibrio homeostático del organismo, tanto en procesos
macrosistémicos, como la digestión o el metabolismo, como en procesos moleculares (aminoácidos, enzimas,
vitaminas, minerales), que son procesos fisiológicos
y bioquímicos, en los cuales se consume y se gasta
energía (calorías).
Asimismo, la nutrición humana es la ciencia que
investiga la relación entre los alimentos
consumidos por el hombre y la
salud (enfermedades), para buscar el bienestar y la
preservación de la salud humana.
Una buena nutrición previene de muchas
enfermedades crónicas, y está relacionada con un estilo de vida sano.
Muchos problemas de salud se pueden prevenir a través de una alimentación o una dieta saludable, que siga
las proporciones adecuadas de cada alimento.
Las seis clases de nutrientes que el cuerpo necesita diariamente son agua, vitaminas, minerales, carbohidratos,
proteínas y grasas.
El profesional de la nutrición es el nutricionista o dietista, que es quien se especializa en la nutrición humana y
posee estudios especializados sobre el tema. Es su responsabilidad planificar las comidas, desarrollar menús
y gestionar los programas de alimentación y nutrición de las personas..
Tipos de nutrición
Nutrición autótrofa
Se conoce como nutrición autótrofa aquella que utilizan los organismos autótrofos, que son organismos que
producen su propio alimento, sintetizando las sustancias esenciales que necesitan para su metabolismo a partir
de las sustancias inorgánicas, como el dióxido de carbono.
Existen diferentes tipos de seres autótrofos, por ejemplo, los denominados quimiolitótrofos, que son las
bacterias que utilizan la oxidación de compuestos inorgánicos para la producción de energía, tales como el
anhídrido sulfuroso o los compuestos ferrosos. Asimismo, están los fotolitoautótrofos, que son los organismos
que usan la fotosíntesis, como las plantas.
Nutrición heterótrofa
Como nutrición heterótrofa se designa aquella propia de los organismos heterótrofos, que son los seres que
necesitan de otros para vivir, es decir, que se alimentan con las sustancias orgánicas que son sintetizadas por
otros organismos.
Ejemplos de nutrición heterótrofa los vemos en los hongos, los animales y multitud de bacterias y protozoos o
protozoario, que fabrican moléculas orgánicas complejas aprovechando la energía de los seres autótrofos que
se han comido.
Existen diferentes tipos de seres heterótrofos, que según su nutrición, pueden dividirse en cuatro clases,
holotrofa (cadena alimenticia, carnívoros, herbívoros o fitófagos, y omnívoros), saprófaga (se alimentan de
muertos), simbiótica y parásita.
Pirámide nutricional
La pirámide nutricional o pirámide alimenticia es una manera de representar gráficamente cómo debería estar
constituida una dieta equilibrada.
La pirámide nutricional está dividida en cuatro partes siendo la base de la pirámide los cereales y tubérculos,
en el siguiente nivel se encuentran las frutas y verduras; luego, los alimentos de origen animal y las
leguminosas, y, por último, en el vértice de la pirámide, están los azúcares y las grasas.
Nutrición enteral y parenteral
Existen diferentes formas de ingerir alimentos, además de la forma natural, que es la que se hace por la vía
oral, sobre todo cuando se trata de pacientes con necesidades dietéticas o nutricionales especiales: la enteral
y la parental.
 Nutrición enteral: el alimento se coloca directamente en el tubo digestivo.
 Nutrición parenteral: el alimento se administra directamente en la vena.

PROTEÍNAS

¿Qué son las proteínas?


Las proteínas son moléculas formadas por aminoácidos que están unidos por un tipo de enlaces conocidos
como enlaces peptídicos. El orden y la
disposición de los aminoácidos dependen del
código genético de cada persona. Todas las
proteínas están compuestas por:
 Carbono
 Hidrógeno
 Oxígeno
 Nitrógeno
Y la mayoría contiene además azufre y fósforo.
Las proteínas suponen aproximadamente la mitad del peso de los tejidos del organismo, y están presentes en
todas las células del cuerpo, además de participar en prácticamente todos los procesos biológicos que se
producen.
Funciones de las proteínas
De entre todas las biomoléculas, las proteínas desempeñan un papel fundamental en el organismo.
Son esenciales para el crecimiento, gracias a su contenido de nitrógeno, que no está presente en otras
moléculas como grasas o hidratos de carbono. También lo son para las síntesis y mantenimiento de diversos
tejidos o componentes del cuerpo, como los jugos gástricos, la hemoglobina, las vitaminas, las hormonas y las
enzimas (estas últimas actúan como catalizadores biológicos haciendo que aumente la velocidad a la que se
producen las reacciones químicas del metabolismo). Asimismo, ayudan a transportar determinados gases a
través de la sangre, como el oxígeno y el dióxido de carbono, y funcionan a modo de amortiguadores para
mantener el equilibrio ácido-base y la presión oncótica del plasma.
Otras funciones más específicas son, por ejemplo, las de los anticuerpos, un tipo de proteínas que actúan
como defensa natural frente a posibles infecciones o agentes externos; el colágeno, cuya función de resistencia
lo hace imprescindible en los tejidos de sostén o la miosina y la actina, dos proteínas musculares que hacen
posible el movimiento, entre muchas otras.
Propiedades
Las dos propiedades principales de las proteínas, que permiten su existencia y el correcto desempeño de sus
funciones son la estabilidad y la solubilidad.
La primera hace referencia a que las proteínas deben ser estables en el medio en el que estén almacenadas o
en el que desarrollan su función, de manera que su vida media sea lo más larga posible y no genere
contratiempos en el organismo.
En cuanto a la solubilidad, se refiere a que cada proteína tiene una temperatura y un pH que se deben mantener
para que los enlaces sean estables.
Las proteínas tienen también algunas otras propiedades secundarias, que dependen de las características
químicas que poseen. Es el caso de la especificidad (su estructura hace que cada proteína desempeñe una
función específica y concreta diferente de las demás y de la función que pueden tener otras moléculas), la
amortiguación de pH (pueden comportarse como ácidos o como básicos, en función de si pierden o ganan
electrones, y hacen que el pH de un tejido o compuesto del organismo se mantenga a los niveles adecuados)
o la capacidad electrolítica que les permite trasladarse de los polos positivos a los negativos y viceversa.
Clasificación de las proteínas
Las proteínas son susceptibles de ser clasificadas en función de su forma y en función de su composición
química. Según su forma, existen proteínas fibrosas (alargadas, e insolubles en agua, como la queratina, el
colágeno y la fibrina), globulares (de forma esférica y compacta, y solubles en agua. Este es el caso de la
mayoría de enzimas y anticuerpos, así como de ciertas hormonas), y mixtas, con una parte fibrilar y otra parte
globular.
Tipos
Dependiendo de la composición química que posean hay proteínas simples y proteínas conjugadas, también
conocidas como heteroproteínas. Las simples se dividen a su vez en escleroproteínas y esferoproteínas.
Nutrición
Las proteínas son esenciales en la dieta. Los aminoácidos que las forman pueden ser esenciales o no
esenciales. En el caso de los primeros, no los puede producir el cuerpo por sí mismo, por lo que tienen que
adquirirse a través de la alimentación. Son especialmente necesarias en personas que se encuentran en
edad de crecimiento como niños y adolescentes y también en mujeres embarazadas, ya que hacen posible
la producción de células nuevas.
Alimentos ricos en proteínas
Están presentes sobre todo en los alimentos de origen animal como la carne, el pescado, los huevos y la leche.
Pero también lo están en alimentos vegetales, como la soja, las legumbres y los cereales, aunque en menor
proporción. Su ingesta aporta al organismo 4 kilocalorías por cada gramo de proteína.
¿LEGUMBRE O LEGUMINOSA?
Las legumbres son uno de los alimentos más consumidos
en el mundo y considerando sus ventajas nutricionales, se
propone sensibilizar a la opinión pública para que formen
parte de una producción de alimentos sostenible
encaminada a lograr la seguridad alimentaria y la nutrición.

son las plantas de las que se cosechan las legumbres que


son un fruto formado por una vaina que encierra en su
interior una semilla o una hilera de semillas, que se
consumen secas. Los frijoles secos, lentejas y chícharos secos son los tipos de legumbres más conocidos y
consumidos.
Las legumbres son un cultivo esencial, fuente de nutrientes y alto contenido de proteínas, son bajas en grasa y
ricas en fibra soluble, gracias a esto ayudan a reducir el colesterol y controlar el azúcar en la sangre. También
se ha demostrado que las legumbres ayudan a combatir la obesidad.
La gastronomía mundial consume diariamente gran cantidad de legumbres, de entre las que destacan todas
las variedades de frijoles secos, como alubias, frijolillos y habas, los garbanzos, y todas las variedades de
lentejas, además del cacahuate y los ejotes.
Las legumbres son cultivos esenciales por numerosas razones: son fuente ideal de proteína, en particular en
regiones donde la carne y los lácteos no son económicamente accesibles; son un cultivo importante para los
agricultores porque mejoran la fertilidad del suelo; contribuyen a la mitigación del cambio climático, pues no
dependen de los fertilizantes sintéticos.
Por todas sus virtudes y bajo el lema "semillas nutritivas para un futuro sostenible", la ONU proclamó el año
2016 Año Internacional de las Legumbres.
Sabías que…
Las legumbres son cultivos importantes para la seguridad alimentaria, sobre todo de la población de América
Latina, África y Asia, donde las legumbres forman parte de las dietas tradicionales y a menudo son cultivadas
por pequeños campesinos y agricultores familiares.

NUTRIENTE
Un nutriente es el material que necesitan las células de un organismo para producir la energía empleada
en las funciones de crecimiento, reparación y reproducción, metabolismo, entre otras.
Los alimentos son sustancias que proporcionan a los seres
vivientes materia y energía; es decir, las sustancias que
se encuentran en los alimentos y que son necesarias
para cumplir con las funciones vitales de los
organismos, son conocidas como nutrientes.
Los alquimistas griegos de la antigüedad, eran más
filósofos que científicos, creían que los alimentos
contenían una sola sustancia vivificante; pero a lo largo
de los siglos y a medida que ha ido avanzando la
tecnología, se ha ido descubriendo un numero mayor de
estos elementos nutritivos que contienen una amplia variedad de sustancias químicas que, por
conveniencia, se han agrupado en clases abarcantes.
Los nutrientes pueden ser orgánicos e inorgánicos, entre éstos últimos tenemos al agua, que constituye
más del 60% de nuestro cuerpo, y es utilizada como medio para la descomposición de alimentos; y a los
minerales, que son sustancias que intervienen en procesos enzimáticos y del metabolismo (sodio, potasio,
calcio, fósforo, yodo y hierro).

Entre los nutrientes orgánicos se encuentran los carbohidratos, que constituyen


la principal fuente energética inmediata del organismo y pueden almacenarse como sustancias de reserva,
están en alimentos como frutas, papa, maíz, arroz, etc. Los lípidos o grasas, los cuales son fuentes de
energía mayores a los carbohidratos y protegen a los órganos contra los golpes, están en aceites,
mantequillas, etc.
También se hallan las proteínas, que están formadas por aminoácidos, se utilizan en la reparación de tejidos
y órganos del cuerpo, y son una fuente energética de emergencia, se encuentran en productos lácteos,
carnes, huevos, etc. Y por último, las vitaminas que son sustancias orgánicas de muchos
alimentos, indispensables para el buen funcionamiento del cuerpo y prevención de enfermedades, están
en las frutas, vegetales, leche, etc.
Cabe resaltar, que una buena salud requiere de una combinación de estos alimentos, conocida por
nosotros como dieta balanceada.

ESTOS SON LOS 7 VEGETALES DE HOJA VERDE QUE DEBERÍAS ESTAR


COMIENDO MÁS

Las verduras de hoja verde son son excelentes aliadas para mejorar tu salud. Esto se debe a que están llenos
de fibra, así como de vitaminas, minerales y fitoquímicos que pueden ayudar a protegerte de enfermedades del
corazón, diabetes, e incluso el cáncer.
Para disfrutar a pleno de sus beneficios, estos son los vegetales de hoja verde que deberías estar comiendo
más.

1. Col rizada
La col rizada ofrece todo lo que necesitas en una hoja verde. Es una excelente
fuente de vitaminas A, C y K, aporta una buena cantidad de calcio para ser un
vegetal, y también suministra ácido fólico y potasio.

2. Acelga
La acelga es parecida a la col rizada, pero con una textura más contundente y
más masticable. Sus hojas anchas se utilizan como un contenedor en lugar de
tortillas o pan, perfectas cuando quieres evitar el gluten.
3. Hojas de remolacha
Con tallos y venas en las hojas de color rojo, las hojas de remolacha tienen un sabor
parecido a la remolacha y una textura suave que es perfecta para saltearlas. Además, son
una buena fuente de vitaminas A y C.

4. Espinaca
La espinaca está repleta de vitaminas A y C, así como hierro y folato. Las hojas de
espinaca se pueden cocinar rápidamente en el agua que queda en ellas después de
enjuagarlas, o se pueden comer crudas en ensaladas.

5. Brócoli
El brócoli es rico en vitamina C, y también una buena fuente de vitamina
A, potasio y ácido fólico. Sus tallos y floretes añaden textura y color a los
salteados. Una forma sencilla de incorporarlo es mezclar brócoli
fresco en la pasta durante los tres últimos minutos de cocción.

6. Lechuga
La lechuga es rica en vitamina A y contiene algo de folato. Ten en cuenta que
cuanto más oscura es la hoja de la lechuga, más nutritiva es, por lo que las
lechugas rojas o moradas son más saludables que las verdes.

7. Repollo
Aunque más pálido de color que otras verduras de hoja verde, el repollo
es una gran fuente de compuestos que combaten el cáncer y aporta
vitamina C. Disponible en variedades roja y verde, el el repollo se puede
cocinar, añadir crudo a ensaladas, o hacerlo chucrut.