Está en la página 1de 6

GERENCIA INDUSTRIAL UNIDAD I

Definición
Las organizaciones sobreviven si obtienen beneficios, de lo contrario pierden la capacidad de
crecer y desarrollarse. En un entorno donde, por lo general, los recursos o factores de producción
son escasos, el empresario debe aplicar fórmulas para persuadir y motivar continuamente a los
inversores o fuentes de capital, para que apoyen su proyecto empresarial.
El beneficio debe ser el resultado óptimo de una actividad industrial; y éste puede medirse al
finalizar un determinado periodo. Probando con ello, la capacidad del empresario para lograr sus
objetivos.
Este beneficio sirve de feedback y actúa como fuerza impulsora de la gerencia, estimulando la
búsqueda de nuevas formas de alcanzar buenos resultados dentro de un mercado competitivo,
elevando a mayores niveles de creatividad el marketing, la producción y distribución.
Con estas afirmaciones se quiere hacer hincapié en que toda industria debe aprovechar al
máximo sus potencialidades para obtener el mayor beneficio posible.
Los empresarios deben tener en cuenta muchos factores, entre ellos, que los mercados ya no
crecen en función de la oferta sino en función de la demanda, y hay que luchar en mercados muy
competitivos y a veces poco receptivos. La automatización, la informática, las nuevas tecnologías
de información y producción, y las crecientes expectativas de la sociedad han puesto al descubierto
muchas carencias de los directivos. La naturaleza de la Gerencia Industrial se ha hecho más
compleja para actuar en función de una serie de prioridades, como es la de conseguir beneficios
constantes.
La Gerencia Industrial, es un área de impacto significativo en la operación de las
organizaciones. El objetivo de la misma es proveer los conocimientos relacionados con
la utilización efectiva de los factores de producción en las actividades de las industrias
manufactureras y de servicios, cuyo objeto principal es aprovechar eficazmente los
recursos para obtener mejores beneficios.

Tipología
La industria es el conjunto de procesos y actividades que tienen como finalidad transformar, con las
maquinarias y equipos adecuados, las materias primas en productos elaborados, de forma masiva.

Existen diferentes tipos de industrias, se distinguirán tres tipos básicos: la industria pesada, la
industria de equipo y la industria ligera.

1.- Industria pesada:

En sentido estricto una industria pesada, es aquella que trata grandes cantidades de productos
brutos, pesados, para transformarlos en productos semielaborados, para abastecer a otras
industrias.

En el caso de la industria pesada, de primera elaboración, es aconsejable la instalación de las


plantas cerca de las materias primas o de los puertos a los que llegan.

Algunos ejemplos de industrias pesadas:

o Extractivas (minería).
o Siderúrgicas (hierro y acero).
o Metalúrgicas (todo tipo de metales).
o Petroquímicas (utilizan derivados del petróleo).
o Química pesada (elaboran productos químicos indispensables para otras industrias).
En la industria pesada se distinguirán como principales, la metalúrgica y la química.

o Metalúrgica: La industria metalúrgica tiene una gran dependencia de las materias primas;
excepto en el caso del aluminio, cuyos procesos de elaboración son muy complejos y su
valor añadido es alto. Las partes esenciales de esta industria son: el alto horno y los trenes
de laminación. Son industrias que exigen inversiones muy elevadas, y ocupan mucho suelo
industrial. Además, es necesario preparar lugares de almacenamiento y acondicionar el
lugar para el transporte de los materiales, por ejemplo con cintas transportadoras.
La industria metalúrgica proporciona: lingotes, forjados, tubos, planchas de acero, hierro,
aluminio u otro metal con vista a utilizarlos en otras fábricas, como la construcción o las vías del
ferrocarril. Cuanto más complejo sea el proceso de la obtención del producto, mayor será el valor
añadido. Esta industria permite tener asociadas otras formas de rendimiento, como la producción
de energía eléctrica en los altos hornos o la obtención de cemento. A este tipo de industria se le
considera una actividad básica de la economía. Durante mucho tiempo fue el índice por el que se
medía el desarrollo de un país.

o Química: La industria química es más variada, ya que utiliza una gama amplia de materias
primas: combustibles sólidos, líquidos y gaseosos, pirita, cal, sales, productos vegetales y
animales, entre otros. La elaboración de productos químicos es más compleja, y su nivel
tecnológico es mayor, por lo que dependen menos de una localización cercana a los
recursos. Los productos químicos precisan de unas condiciones de transporte y
almacenamiento especiales, ya que pueden ser muy contaminantes para el medio. Al igual
que la metalurgia, las plantas ocupan mucho suelo industrial. Los trabajadores de estas
empresas tienen que estar altamente cualificados, lo que dificulta su traslado. Los
productos más comunes son: fertilizantes, colorantes, explosivos, plásticos, gomas, caucho,
detergentes, aislantes, fibras artificiales, productos fotográficos, productos farmacéuticos,
entre otros. Su dependencia de la tecnología implica que se localicen principalmente en los
grandes países industriales. Un tipo de industria química diferenciada, es la refinería de
petróleo, esencial para la economía capitalista desarrollada. Son industrias que se sitúan
cerca de los grandes puertos de entrada del petróleo o cerca de los yacimientos. Todas
ellas, producen graves problemas de contaminación, tanto por el peso perdido en el
proceso de elaboración como por las grandes cantidades manejadas.
2.- Industria de equipo:

Elaboran bienes de producción para otras actividades, pero no utilizan tanta energía ni materia
prima como las industrias pesadas o de base. Se pueden citar algunos ejemplos:

o Maquinaria.
o Materiales de construcción.
o Astilleros.
o Producción de vehículos industriales.
o Industria aeronáutica
o Industria armamentística
Las industrias de equipo se dividen en dos grandes grupos: las industrias de construcción y las
metalúrgicas de transformación.

o Las industrias de construcción: Van desde la construcción de viviendas a las grandes


infraestructuras como carreteras y autopistas, centrales hidroeléctricas, puentes,
ferrocarriles, entre otros; pero también entra aquí la fabricación de productos cerámicos y
vidrios, que se emplean en otros procesos industriales.
o La metalúrgica de transformación: es todavía más compleja. Simplificando, se pueden
distinguir las industrias productoras de utillaje industrial; la fabricación del material para los
transportes pesados: construcción naval y ferrocarril; la fabricación de automóviles, aviones
y material agrícola; y la fabricación de material eléctrico para otros usos. En definitiva, esta
industria genera bienes que serán utilizados en otros procesos, bien como producto que se
ha de elaborar o como maquinaria necesaria para la producción.
3.- Industria ligera:

La industria ligera, es la que fabrica bienes de uso y consumo particular. Para ello, utiliza
materias primas y productos semielaborados. Aunque la industria alimentaria moviliza grandes
cantidades de productos. El destino de estos bienes es el mercado al por menor. Entre ellas
destacan:

o Alimentación y bebidas.
o Electrodomésticos y aparatos eléctricos.
o Informática y telecomunicaciones.
o Farmacéutica y química ligera.
o Textil, cuero y calzado.
o Muebles.
o Papel y artes gráficas.
Todos ellos son mercancías de alto valor añadido, y su localización depende, sobre todo, de la
cercanía de un mercado consumidor. En general, consumen poca energía en el proceso de
producción, la necesidad de suelo industrial es menor y su tasa de contaminación más baja.

Por lo común, el mercado de la industria pesada son otras industrias, mientras que el mercado
de la industria ligera es el público. La prosperidad de la industria ligera depende de la tasa de
consumo interno del mercado. Esta es la causa de que sean las primeras en sentir las crisis
económicas, aunque luego las repercuten en la industria pesada al demandar de esta menos
mercancía.

Uso
Los profesionales en el área administrativa con formación técnica, gerencial y humanística
fundamentada en asuntos ambientales, éticos y legales, pueden desempeñarse con efectividad en
un amplio rango de actividades industriales y comerciales.

Las marcadas competencias de los futuros gerentes dan a los profesionales la oportunidad de
desempeñarse en:
1.- La Gerencia de Plantas Industriales:
o De fabricación de aceros y metales en general,
o Textiles,
o De fabricación de pastas y papeles,
o De fabricación de productos de minerales no metálicos.
o Petroquímicas,
o Metalúrgicas y siderúrgicas.
2.- La Gerencia de la División Técnica de una Empresa Industrial.
3.- La Dirección de Investigaciones y Desarrollos, en temas industriales.
Su campo profesional abarca:
o Planificación, programación y control de la producción.
o Control de Calidad y sus medidas correctivas.
o Problemas económicos de comercialización, relaciones industriales, investigación operativa
y desarrollo de nuevos productos; y sus connotaciones tecnológicas.
o Problemas ambientales derivados de la actividad industrial.
o Evaluación de Proyectos.
o Organización de Empresas industriales y de Plantas industriales.

Importancia
Desde el origen del hombre, éste ha tenido la necesidad de transformar los elementos de la
naturaleza para poder aprovecharse de ellos, en sentido estricto ya existía la industria, pero es
hacia finales del siglo XVIII, y durante el siglo XIX cuando el proceso de transformación de los
recursos de la naturaleza sufre un cambio radical, lo que se conoce como Revolución Industrial.

Este cambio se fundamenta, básicamente, en la disminución del tiempo de trabajo necesario


para transformar un recurso en un producto útil, gracias a la utilización del modo de producción
capitalista, que pretende la consecución de un beneficio aumentando los ingresos y disminuyendo
los gastos. Con la Revolución Industrial, el capitalismo adquiere una nueva dimensión, y la
transformación de la naturaleza alcanza límites insospechados hasta entonces.
La industria fue el sector motor de la economía desde el siglo XIX y, hasta la Segunda Guerra
Mundial, la industria era el sector económico que más aportaba al Producto Interno Bruto (PIB), y
el que más mano de obra ocupaba. Desde entonces, y con el aumento de la productividad por la
mejora de las máquinas y el desarrollo de los servicios, ha pasado a un segundo término. Sin
embargo, continúa siendo esencial, puesto que no puede haber servicios sin desarrollo industrial.
El capital de inversión, procede de la acumulación de riqueza en la agricultura. El capital
agrícola se invertirá en la industria y en los medios de transporte necesarios para poner en el
mercado los productos elaborados.
En principio, los productos industriales hacían aumentar la productividad de la tierra, con lo que
se liberaba la fuerza de trabajo para la industria y se podían obtener productos agrícolas
excedentarios para alimentar a una creciente población urbana, que no vivía del campo. La
agricultura, proporcionaba a la industria capitales, fuerza de trabajo y mercancías. Todo ello, era
una condición necesaria para el desarrollo de la Revolución Industrial. En los países del Tercer
Mundo, y en algunos países de industrialización tardía, el capital lo proporciona la inversión
extranjera, que monta las infraestructuras necesarias para extraer la riqueza y las plusvalías que
genera la fuerza de trabajo; sin liberar de las tareas agrícolas a la mano de obra necesaria, sino
sólo a la imprescindible.
Gracias a la Revolución Industrial, las regiones se pudieron especializar, sobre todo, debido a la
creación de medios de transporte eficaces, en un mercado nacional y otro mercado internacional, lo
más libre posible de trabas arancelarias y burocráticas. Algunas regiones se van a especializar en la
producción industrial, conformando lo que se conoce como regiones industriales.
Una región industrial, posee una serie de infraestructuras y servicios que todas ellas usan en
común. De esta manera, no hay que crearlas de nuevo. Esto es un gran ahorro para las empresas.
Sin embargo, cuando una región industrial es muy rentable la demanda de suelo por instalarse en
ella puede hacer subir mucho el precio, y resultar muy costoso. En estos caso, hay que estudiar la
posibilidad de instalarse en un sitio nuevo, e iniciar la creación de una nueva región industrial.
Tradicionalmente se distinguen cinco tipos de regiones industriales, diferenciadas por su
paisaje:
1. La región dispersa en el medio rural, vinculada al campo. Las actividades que aparecen en
ella son las industrias tradicionales mecanizadas.
2. La región mixta campo-ciudad, típica de Suiza y el norte de Italia. En estas regiones se
encuentran grandes ciudades, pero la industria está muy vinculada al medio rural.
3. La región centralizada en una metrópoli. La industria se ubica en los alrededores de una
gran ciudad que le sirve de mercado.
4. La región portuaria. Se trata de una región a la que llegan las materias primas por un gran
puerto comercial. Ejemplos de este tipo son: Ámsterdam y Nueva York.
5. La región extractiva. Son aquellas regiones que atraen industria pesada porque son
productoras de recursos naturales: Minería, silvicultura, pesca, entre otras. Estas regiones
pueden dedicarse sólo a la extracción del recurso o también a su transformación y
elaboración, lo que diversifica la industria y produce un valor añadido.

Evolución Histórica de los Sistemas de Producción


Un sistema de producción, le otorga a un empresario o fabricante una estructura que facilita la
descripción y ejecución de un proceso productivo; es decir, es la automatización de la producción
en sí misma.

Al repasar la historia de la humanidad, se evidencia cuando un mismo obrero debía confeccionar


un único bien mediante la ayuda de sus herramientas, por ejemplo, el armado de un clavo era un
procedimiento más que tedioso, el trabajador debía por un lado diseñar la cabeza y por el otro la
parte restante. Con la automatización de los sistemas de producción, ya no sólo no se necesita
intervención de la mano humana sino que se divide el trabajo en sectores: Una máquina es la que
se encargará de realizar la cabeza del clavo, y otra será la que realice su parte inferior, ambas son
luego soldadas para que el bien quede terminado.

Un sistema de producción, también implica facilidades para la definición de reglas, mecanismos


para acceder a una o más bases de conocimientos y datos; especificar una estrategia de control de
cómo cada regla debe ser procesada y así resolver conflictos que puedan presentarse. Si se desea
saber cuándo comenzaron a manifestarse los sistemas de producción, se debe hacer hincapié en la
Revolución Industrial, allí surge el carbón como fuente de energía para alimentar las máquinas de
vapor; esta Revolución surge con el fin de conseguir una producción más rápida y abundante.

La misma trajo consigo, una mecanización que pretendía eliminar la mano de obra del hombre
por una máquina que realizaría la misma función; el objetivo se logró y los resultados se tradujeron
en ganancias debido a que se producía más en menor tiempo y a un costo inferior. Desde que el
sistema de producción se hizo presente, siempre se buscó mejorarlo, incluso hasta hoy; para ello es
que se trabaja en grandes inventos; los primeros que permitieron la mejora de dicho sistema
fueron: El dínamo, el motor de explosión, el cinematógrafo y el teléfono.

Evolución Histórica del Sistema Productivo Venezolano


La evolución de los sistemas de producción en los últimos 30 años, con la incorporación de
máquinas herramientas de control numérico y sistemas cada vez más automáticos y complejos, así
como la progresiva incorporación de la computadora en su control y en las oficinas técnicas, ha
cambiado drásticamente la forma de trabajar en las empresas. Estas nuevas condiciones de
trabajo, se producen como consecuencia no sólo de una evolución de las tecnologías provenientes
de diversos campos de la ciencia y la técnica, sino también de un cambio del escenario
socioeconómico, que ha obligado ha realizar importantes cambios en la filosofía de producción y en
consecuencia en los métodos y sistemas utilizados.

Los cambios tecnológicos, se suceden rápidamente y las empresas deben competir dentro de un
mercado global ofreciendo productos constantemente renovados, con una progresiva reducción en
los ciclos de vida útil, un aumento en la variedad (complejidades, materiales, tamaños, formas) y
con exigencias de calidad cada vez mayores. Para satisfacer las necesidades de este nuevo tipo de
mercado, la empresa debe contar con sistemas de producción capaces de dar mayor rapidez de
respuesta a las demandas (reducción de los plazos de entrega), con costes competitivos. En
definitiva, debe adaptarse rápidamente a un cambio en el tipo de producto fabricado. Esto obliga a
la incorporación de una mayor flexibilidad e integración de los medios empleados (máquinas y
sistemas de fabricación cada vez más automáticos), y a la utilización de metodologías eficientes,
integradas en las diversas etapas de producción: diseño, fabricación, montaje, planificación,
verificación, etc. En última instancia, queda claro que no se puede hablar de mejorar el sistema
productivo si no se hace de una forma global y afectando a todas las etapas de producción.

No obstante, los sistemas productivos de la industria de fabricación mecánica venezolana no


están dedicados a la elaboración de productos con alto valor añadido (máquinas, equipos,
instrumentos, herramientas, utillajes, etc.) sino a la fabricación de piezas y componentes mecánicos
para la industria minero-metalúrgica y la industria petrolera. En este sentido, se puede decir que el
actual desarrollo económico venezolano es de una naturaleza excesivamente frágil, pues se basa en
el uso (muy a menudo despilfarro) de recursos monetarios derivados de una materia prima
extinguible, con lo que se obtienen en el exterior o de empresas extranjeras asociadas, todo un
conjunto productos terminados e intermedios, conocimientos e incluso recurso humano que la
nación no es capaz de formar.

Por tanto, la infraestructura industrial venezolana debe pasar de una manera gradual de la
producción de materia prima sin elaborar o con una elaboración primaria, a una etapa de
fabricación de productos semifabricados o acabados con alto valor añadido. En esta nueva etapa de
industrialización del país, ha de tener como uno de sus componentes esenciales la intervención de
los ingenieros de fabricación en el avance tecnológico y en el logro de una independencia
tecnológica nacional. Problemas del sector productivo, tales como el carácter artesanal de la
mayoría de las empresas de fabricación mecánica, la subutilización de la capacidad productiva y el
bajo nivel cultural, en general, de los trabajadores deben ser abordados con la participación e
integración efectiva de las instituciones dedicadas a la formación del recurso humano, los centros
de investigación y desarrollo y los organismos gubernamentales del sistema ciencia-tecnología-
industria.