Está en la página 1de 1

LA PAZ SEGÚN LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE COLOMBIA 1991

Artículo 22. La paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento.


LA PAZ SEGÚN UN AUTOR
“En un estado democrático, la paz equivale a la vida en libertad y sin temor de sufrir
persecución o violencia por las propias ideas o forma de vida, siempre que se atengan a la
legalidad. La paz no es estática, no equivale a una congelación beatífica de la vida, sino al
ejercicio pleno y sin coacciones de los derechos de ciudadanía. Esto, como digo, dentro de
los estados democráticos; y lo deseable será alcanzar un orden internacional en que sea
también posible algo semejante entre los diversos estados, los cuales hoy están todavía
unos respecto a otros en situación... asilvestrada”. Fernando Savater, escritor y filósofo.
LA PAZ EN COLOMBIA ¿UTOPÍA O REALIDAD?
Es un tema muy controversial, suponer si la paz en Colombia es algo alcanzable o
simplemente es inalcanzable, porque hay razones que pueden justificar cada una de esas
dos posiciones. Actualmente se adelanta el proceso de paz en La Habana entre las Farc y
el presidente Juan Manuel Santos, el cual tiene el propósito de dar fin al conflicto armado
en el país que tanto ha devastado a los colombianos, haciéndolos sufrir día a día con
muchas muertes, secuestros, desplazamientos y creándoles amargos momentos en su vida
debido a esta problemática que durante varias décadas ha permanecido.
Se ha ido avanzando lentamente en los puntos que previamente se habían planteado para
llevar a cabo el desarrollo adecuado del proceso de paz. Ambos mandos han dado de su
parte, pero siempre queriendo sacar provecho para beneficio de ellos.
En mi opinión, la paz es algo muy deseable y que es posible de alcanzarse, es una realidad,
pero para llegar a esa paz antes se tendrá que pasar por muchas cosas, y varias de esas
habrá que cambiarse para ajustarse a lo que los colombianos demandarán en ese tiempo.
Será un proceso lento que ocupará largos años, porque, así como el conflicto armado llevó
tanto tiempo en su formación y establecimiento, la paz también será así mientras empieza
y se establece a lo largo y ancho del país.
Creo que lo más importante, y sobre lo que más expectativas tengo es que sucederá en el
país cuando el proceso de paz sea firmado; las personas pueden llegar a reaccionar de
muchas maneras, es verdad que la mayoría estaría agradecida por lo que se ha podido
lograr, ya que significaría un gran avance en el país, marcarían un hito en la historia
colombiana; pero también, están las personas que han tenido que vivir el crimen aún más
cerca y algunas de ellas no se rebajarán a aceptar cualquier condición o regla aprobada en
el Concejo de La Habana y menos si están favorecen exclusivamente a las Farc.
Ya sólo queda esperar con gran anhelo de que se tomen decisiones correctas que planteen
una pronta solución, y que los altos mandatarios que nos representan sean capaces de
tomar siempre las decisiones más adecuadas para todo el pueblo colombiano y no sólo
para unos pocos.