Está en la página 1de 7

 

Elementos del estudio de mercado

1) Producto
Es cualquier bien físico o servicio que se ofrece a un mercado meta y que
satisface una necesidad específica en el intercambio comercial.

En su afán por tener posibilidades de éxito en su negocio, antes de la


comercialización, el emprendedor debe analizar el mercado, determinar la
necesidad no satisfecha para ofrecer el producto que pueda ofrecer una garantía
total de éxito y que sea base para una buena administración comercial.

 
 

Entre las características más significativas de un producto se encuentran:

• Marca: permite diferenciar los productos o servicios de otros similares


que ofrece la competencia dentro del mercado. En una marca se
reconoce el nombre del producto, el logotipo, información sobre el
producto y sus características. El emprendedor debe valorar el impacto
de la marca de su producto y el costo de su registro legal.

• Envase: tiene la finalidad de conservar en buenas condiciones el


producto, desde su fabricación hasta su venta, pasando por los
procesos de transportación, almacenaje conservación. Todo
emprendedor debe considerar el tamaño, material, forma y costos que
constituirá el producto, además de considerar que dicho empaque
preferiblemente debe ser reciclable, retornable y de bajo costo.

• Producto ampliado: se refiere a los servicios adicionales o la forma en


que serán presentados, por ejemplo, que en su valor adicional exista el
envío a domicilio, estacionamiento para clientes, facilidades de pago,
instalación o mantenimiento de maquinaria y equipo sin costo, etcétera.

Existen tres niveles por los que se define un producto

a. Producto básico: es el deseo o la necesidad detectada que se desea


satisfacer.

b. Producto tangible: es la transformación del deseo o la necesidad en un


producto o servicio que genere una satisfacción, por ende, adquiere
cualidades específicas como calidad, envase, imagen de marca, diseño
y características técnicas específicas.

c. Producto formal: es el producto tangible al que se le añade un valor o


un beneficio adicional, como facilidades de pago, entrega a domicilio,
servicios de mantenimiento, etcétera.

 
 
El emprendedor debe considerar los beneficios que el consumidor tendrá con respecto a
las características del producto formal, independientemente, del nivel de definición.

Existen dos criterios básicos por los que se clasifica un producto:

2) Precio
Es una de las variables que en el estudio de mercado pueden producir efectos
inmediatos en la competencia y en los consumidores del producto o servicio que
se ofrece. Por lo tanto, determinar el precio que se aplicará al producto, implica
que se estudien a profundidad los siguientes elementos:
• Los precios de la competencia
• Los costos de producción y comercialización
• Los precios que los clientes están dispuestos a pagar por un producto
determinado.

 
 

A continuación se te presenta una descripción de tres métodos que sirven para fijar
precios:

 
 
Una vez que se tiene definido el producto, lo que sigue es ofrecerlo al consumidor,
darlo a conocer a futuros clientes, que conozcan por medio del producto a la
empresa, su precio, lugar para su adquisición y comunicar que se encuentra en
existencia. Esto puede hacerse por medio de distintos canales de comunicación como
la publicidad, la promoción de ventas, la venta directa y las relaciones públicas.

Por último, será necesario hacer llegar el producto al consumidor y sobre todo el
emprendedor deberá tener presentes las características del producto y las
necesidades de la empresa, para establecer la capacidad de la inversión y
transportación del producto.

3) Clientes
El emprendedor debe conocer las características de los clientes para que su idea
de negocio funciones, tales como su lugar de residencia, ingresos, gustos y
preferencias, así como identificar su posible necesidad hacia el producto o servicio
que ofrece y realizar un seguimiento de las acciones que llevan a cabo antes,
durante y después de su compra.

 
 

Para conocer el comportamiento de los consumidores se deben valora los


siguientes aspectos:

Persona que decide la compra: el emprendedor debe están pendiente en la


persona que compra, paga y consume el producto que ha decidido adquirir.

El objeto de la compra y su justificación: debe prestar atención a las razones


por las que las personas compran un producto en función de la marca, la calidad,
etcétera.

Frecuencia de uso: debe observar si su idea de negocio puede tener éxito por la
temporada en que su producto o servicio sea vendido. Por ejemplo, paraguas en
tiempo de lluvias, abrigos en invierno, trajes de baño en vacaciones o chocolates
todo el año.

Facilidad de compra: el emprendedor debe saber dónde acostumbran a comprar


los posibles clientes un producto determinado.

Modalidad de la compra: debe atender a lo que visualmente llama la atención del


consumidor y su necesidad de ahorro. Así, sus preferencias estarán en función del
re-uso que puedan hacer de los envases que consumen, el material de éstos, si
son pequeños o grandes envases y si se adquieren al mayoreo, en ofertas, en
cajas con varios productos iguales o sólo uno en una única ocasión.

 
 

4) Competencia
La competencia es el conjunto de empresas que ofrecen sus bienes o servicios en
el mismo mercado. El emprendedor debe saber quiénes son los competidores,
cuál es la forma en que desarrollan sus actividades de comercio, cómo son los
productos que ofrecen y el precio, además de su aceptación en el mercado.

Para que el emprendedor pueda hacerse un espacio en el mercado, debe buscar


alguna razón o ventaja que haga distinta su empresa y producto o servicio: puede
ubicarse en el precio, la calidad, el trato al cliente y muchas otras características,
con la finalidad de desarrollar una estrategia adecuada para tener éxito en el
mercado.