Está en la página 1de 5

Señor

JUEZ MUNICIPAL MONTERÍA (REPARTO)


E. S. D.

Referencia: Proceso Acción de Tutela

Partes:
ACCIONANTE: ANA DE JESUS VERGARA SOTO
ACCIONADA: ADMINISTRADORA COLOMBIANA DE PENSIONES
Y/O SOCIEDAD ADMINISTRADORA DE FONDO DE PENSIONES

PEDRO JOSE NAVARRO GARDEAZABAL, Mayor de edad y vecino de Montería,


identificada con cedula de ciudadanía No 10.770.808 expedida en Montería,
obrando en mi calidad de apoderado de la señora ANA DE JESUS VERGARA
SOTO, mayor de edad, vecina de Montería, identificada con la cedula de
ciudadanía No 51.660.678 expedida en Montería, quien actúa en condición de
perjudicado directo, comedidamente manifiesto a usted, que mediante el
presente escrito presento acción de tutela para la protección del derecho
fundamental a la seguridad social y a la libre elección de régimen pensional, los
cuales considero se le vulneraron a la actora, por tramitar el traslado de sus
aporte a pensión sin haber obtenido autorización para ello, contra la
ADMINISTRADORA COLOMBIANA DE PENSIONES, en adelante COLPENSIONES y
la Administradora de Fondos de Pensiones, en adelante PORVENIR S.A, a fin de
que se ordene en un plazo prudencial perentorio, el traslado de sus aportes a la
pensión del régimen de Ahorro Individual con solidaridad al Régimen de Primea
Media con prestación definida.

I.- HECHOS:

1) la señora ANA DE JESÚS VERGARA SOTO, ingreso como cotizante al


Régimen de Prima Media con prestación definida, administrado por el Instituto
de Seguros Sociales y sucedido por COLPENSIONES, desde el día 05 de julio
de 1978.

2) La señora ANA DE JESUS VERGARA SOTO, nació el día 01 de marzo de


1961, y cuenta en la actualidad con 56 años de edad.

3) Manifiesta mi poderdante, que el día 30 de junio de 1997, su empleador, la


UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA, el traslado de fondo de pensiones sin su
consentimiento al Fondo de Pensiones y Cesantías Porvenir S.A, a la cual se
encuentra afiliado a la fecha.

4) Manifiesta mi poderdante que nunca su empleador le informo sobre el cambio


o traslado de fondo y mucho menos recibió asesoría sobre el traslado de
funcionarios de porvenir.

5) EL día 19 de abril de 2017, presentó derecho de petición ante


COLPENSIONES, y ante el Fondo de Pensiones y Cesantías Porvenir S.A,
solicitando que “se autorice y se conceda el traslado de régimen de ahorro
individual con solidaridad de la AFP Porvenir S.A, al régimen de prima media
con prestación definida de COLPENSIONES.

6) Tanto el Fondo de Pensiones y Cesantías Porvenir S.A, como la Administradora


Colombiana de Pensiones, le manifestaron que la razón por la cual rechazaban
su solicitud de traslado, era porque le faltaban menos de 10 años para adquirir
la pensión de jubilación.

7) En el caso particular se debe tener cuenta que mi poderdante se encuentra


reconocida como víctima del conflicto armado, por el hecho de haber sido
amenazada por grupos paramilitares y desplazada forzosamente de su lugar de
habitación y trabajo, su condición de DESPLAZADA la Corte Constitucional en
sentencia T 721 de 2003 consideró: …Q las personas en estado de
Desplazamiento Forzado, en especial las mujeres, el juez deberá
extremadamente cuidadoso antes de negarle la protección constitucional,
porque su proceder podría dejar a los afectados desprovisto del amparo a la luz
de la jurisprudencia constitucional.

8) En su estado de indefensión y vulnerabilidad, su condición de DESPLAZADA,


existe reiterada jurisprudencia constitucional, reconociendo a la ACCIÓN DE
TUTELA como mecanismo JUDICIAL adecuado para la PROTECCIÓN de sus
derechos fundamentales, claramente violados por COLPENSIONES PORVERNIR
S.A, y debido a que otro medio de defensa judicial resulta insuficiente para
brindar protección eficaz antes las circunstancias de urgencia y apremio que
enfrenta mi poderdante señora Julieta María Espinosa Otero, ha dicho la
honorable Corte Constitucional AL RESPECTO: ‘…RESULTA
DESPROPORCIONADO EXIGIR A PERSONAS DESPLAZADAS EL AGOTAMIENTO
PREVIO DE RECURSOS JUDICIALES ORDINARIOS, LO CUAL EQUIVALDRIA A LA
IMPOSICION DE CARGAS ADICIONALES A LOS QUE HA TENIDO QUE
SOPORTAR EN SU CONDICION DE VICTIMA DE LA VIOLENCIA…’ (T-218 de
2014).

9) En este sentido la Corte Constitucional, ha expresado a que este grupo de


personas no pueden someterse a cargas innecesarias (proceso ordinario laboral)
puesto esto sería un revictimización, que no contribuiría a la dignificación ni
protección de sus derechos fundamentales.

10) Por último y a modo de colofón, mi poderdante, es


madre cabeza de hogar, desplazada por la violencia, y Revictimizada por los
fondos de pensiones accionados, al no dar cumplimiento a la Ley y la
constitución, agravando con esto su situación de seguridad, dignidad, a la
seguridad social, a la vida y al mínimo vital.

II.- PETICIÓN:

Por las razones expuestas en amparo del derecho fundamental a la seguridad


social y a la libre elección de régimen pensional, al tramitar el traslado de su
aporte a pensión de la accionante, sin haber obtenido autorización para ello.

PRIMERO: Ordenar al fondo de pensiones PORVENIR S.A, para que en el


término de 48 horas a partir de la notificación de esta providencia, proceda
autorizar el traslado de la señora ANA DE JESUS VERGARA SOTO, al Régimen
de Prima Media con prestación definida de la ADMINISTRADORA
COLOMBIANA DE PENSIONES, “COLPENSIONES”, sin imponer ninguna otra
condición que no haya sido exigida en la jurisprudencia de la Corte
Constitucional.” teniendo en cuenta que traslado al fondo de pensiones, se dio
sin su consentimiento.

SEGUNDO: Ordenar para que inicie los trámites pertinentes para trasladar el
ahorro efectuado al régimen de ahorro individual con solidaridad a
COLPENSIONES, lo cual deberá cumplirse efectivamente en un término máximo
de 148 días.
III.- FUNDAMENTOS DE DERECHO:

Pues bien, para efectos de establecer si la negativa de las accionadas, constituye una
vulneración de los derechos a la libre elección del régimen pensional, consagrado en el
literal b) del artículo 13 de la Ley 100 de 1993, de la accionante cuyo amparo pueda ser
exigido por vía de tutela, es menester verificar el cumplimiento de las anteriores
exigencias a fin de concluir si en esta oportunidad se satisface el principio de
subsidiariedad de la acción.

Con todo, la jurisprudencia de la Corte ha establecido, de acuerdo con el principio en


mención, que la pretensión de amparo del derecho a la seguridad social por vía de tutela
resulta admisible a condición de satisfacer los requisitos de procedibilidad de la acción
.Así las cosas, en este tipo de pretensiones es menester que se acredite el cumplimiento
de las siguientes condiciones: (i) en primer lugar, es necesario que la controversia
planteada suponga un problema de relevancia constitucional, conclusión a la que arriba
el juez de tutela no sólo a partir del análisis del conjunto de condiciones objetivas en las
que se encuentre el accionante, sino al adelantar un examen de la cuestión a partir de un
prisma constitucional, el cual le permite inferir la necesidad de realizar un
pronunciamiento para efectos de garantizar la aplicación de los principios superiores en el
caso concreto . (ii) En segundo término, es preciso que el problema constitucional
planteado aparezca probado de manera tal que la verificación de la vulneración del
derecho fundamental no requiera un esfuerzo probatorio que desborde las facultades y
competencias del juez de amparo . (iii) Para terminar, es necesario demostrar que el
mecanismo judicial ordinario dispuesto por el ordenamiento resulta insuficiente para
proteger, en el caso concreto, la garantía a la seguridad social como instrumento de
materialización de la dignidad humana.

Como se indicado, los afiliados que al 1 de abril de 1994, cumplan con los requisitos
establecidos en el artículo 36 de la Ley 100 de 1993, esto es, tener 35 años de edad o
más, si es mujer; 40 años de edad o más, si es hombre, o haber cotizado 15 años o más
de servicio, la accionante tiene derecho a ser beneficiaria del régimen de transición, de
otra parte su afiliación no fue de manera voluntaria al régimen de ahorro individual con
solidaridad, “fue el empleador quien la afilio sin su consentimiento”

La seguridad social como derecho constitucional fundamental y su protección


por medio de la acción de tutela.

La seguridad social se erige en nuestro ordenamiento jurídico como un derecho


constitucional a cuyo cumplimiento se compromete el Estado, según se sigue de la
lectura del artículo 48 superior, el cual prescribe lo siguiente: “Se garantiza a todos los
habitantes el derecho irrenunciable a la seguridad social”.
La acción de tutela, concebida como un mecanismo jurisdiccional que tiende por la
protección efectiva e inmediata de los derechos fundamentales de los individuos, se
caracteriza por ostentar un carácter residual o subsidiario y, por tanto, excepcional, esto
es, parte del supuesto de que en un Estado social de derecho como el que consagró el
constituyente de 1991, existen mecanismos ordinarios para asegurar la protección de
estos intereses de naturaleza fundamental. En este sentido, resulta pertinente destacar,
que el carácter residual de este especial mecanismo obedece a la necesidad de preservar
el reparto de competencias establecido por la constitución a las diferentes autoridades y
que se fundamenta en los principios de autonomía e independencia judicial.[3]

Por lo anterior, y como producto del carácter subsidiario de la acción de tutela, resulta
necesario concluir, que por regla general, ésta solo es procedente cuando el individuo
que la invoca no cuenta con ningún otro medio de defensa a través del cual pueda
obtener la protección requerida, o excepcionalmente, cuando a pesar de existir uno, éste
resulta ineficaz para garantizar la efectividad de los derechos fundamentales del actor o
para evitar un perjuicio irremediable, evento en el cual, procede como mecanismo
transitorio de protección.

Régimen de transición pensional previsto en la Ley 100 de 1993. Reiteración de


jurisprudencia

El régimen de transición, en materia pensional, fue adoptado como una garantía y un


beneficio legal para aquellas personas que tenía una expectativa de alcanzar su derecho
a la pensión bajo las condiciones y requisitos previstos en las normas derogadas. En este
sentido, este mecanismo cobijaba a las personas que estaban próximas a cumplir los
requisitos para acceder a la pensión de vejez a la entrada en vigencia de la Ley 100 de
1993.

En concordancia con lo anterior, y atendiendo el derecho a la seguridad social-pensiones,


en sentencia C- 789 de 2002 se dijo que “La creación de un régimen de transición
constituye entonces un mecanismo de protección para que los cambios producidos por un
tránsito legislativo no afecten desmesuradamente a quienes, si bien no han adquirido el
derecho a la pensión, por no haber cumplido los requisitos para ello, tienen una
expectativa legítima de adquirir ese derecho, por estar próximos a cumplir los requisitos
para pensionares, en el momento del tránsito legislativo.”

DERECHO FUNDAMENTAL A LA SEGURIDAD SOCIAL Y PROTECCION POR


MEDIO DE ACCION DE TUTELA-Reiteración de jurisprudencia. Sentencia T-191
de 2014.

Esta Corporación ha evolucionado en el sentido de sostener que el derecho a la seguridad


social, dada su vinculación directa con el principio de dignidad humana, tiene en realidad
el carácter de derecho fundamental, pudiendo ser objeto de protección judicial, por vía
de la acción de tutela.

Bajo ese supuesto, se tiene que la acción de tutela resulta ser procedente toda vez que,
constituye el medio eficaz para que la señora ANA DE JESUS VERGA SOTO, mantenga
vigente, en caso de que los supuestos jurisprudenciales se cumplan, su afiliación a
Colpensiones y pueda acceder a los beneficios pensionales. Es de precisar, que se
evidencia que la accionante es una persona de especial protección constitucional por su
edad y que, al no tener reconocida su pensión y no contar con alguna fuente de ingresos,
tiene desprotegido su mínimo vital y el de su núcleo familiar, por lo que la acción de
tutela constituye el medio idóneo para obtener el amparo y pueda resolver su solicitud de
afiliación.
Para los efectos de que trata los artículos 37 y 38 del Decreto 2591 de 1991, manifiesto
bajo juramento que, con anterioridad a esta acción no he promovido acción similar por
los mismos hechos.

IV. PRUEBAS

Solicito se tengan como pruebas las siguientes:


Documentales:
-Poder para actuar
-Copia de la cedula de ciudadanía de la accionante
-Oficio de fecha 19-04-2017, emitido por COLPENSIONES, donde rechaza la
solicitud de traslado de la accionante.
-Copia de los tiempos cotizados a COLPENSIONES
-Simulación pensional expedida por PORVENIR S.A.
.Resumen de la cuenta individual de ahorro pensional de ANA VERGARA SOTO
-Resumen de la cuenta individual de ahorro pensional
-Extracto fondo de cesantías PORVENIR S.A.
- resolución que la acredita como victima.

V.- PETICION ESPECIAL

Muy respetuosamente me permito solicitar al señor Juez, ordenar a la entidad


ADMINISTRADORA DE COLOMBIANA DE PENSIONES COLPENSIONES y
SOCIEDAD ADMINISTRADORA DE FONDOS DE PENSIONES Y CESANTIAS-
PORVENIR S.A, para que con la contestación de la presente acción de tutela,
aporte el histórico de la afiliación y sus cotizaciones de la demandante, desde su
afiliación hasta la fecha.

Las que su señoría considere pertinente.

VI.- ANEXOS:

Copia para el traslado de la entidad accionada y copia para el archivo.

VII.- NOTIFICACIONES:

La entidad accionada COLPENSIONES, representada legalmente por el señor


MAURICIO OLIVARA GONZALEZ, en calle 26 carrera 3 esquina de Montería.

La entidad accionada PORVENIR S.A, representada por el señor MIGUEL


LARGACHA MARTINEZ, en calle 28 carrera 3 esquina de Montería.

El suscrito las recibirá en la calle 31 No. 31 No. 4-47 oficina 405 edificio Centro de
Ejecutivos de Montería, o en la secretaría de su despacho, y al email.
pedrojnavarrog@gmail.com

Respetuosamente,

PEDRO JOSÉ NAVARRO GARDEAZÁBAL


C.C. No. 10.770.808 de Montería
T.P. No.156.627 del C.S.J.