Está en la página 1de 4

18) LÍMITES Y FRONTERAS

¿CUAL ES LA FORMA EN QUE SE DETERMINA EL TERRITORIO? Por medio de límites y


fronteras. Rousseau considera que la mayor importancia de definir una delimitación
es para poder encontrar un factor de paz, un signo de independencia y un
elemento de seguridad.

Entender el territorio y las dinámicas de territorialidad es un aspecto fundamental


para la actividad social. El territorio, después de todo, es un elemento primordial
para nuestra organización espacial y social, así como la política, económica y
cultural. A escala social, señala Smith (1986), la territorialidad es instrumental para
la integración. Esto quiere decir que el territorio es fundamental para definir
relaciones sociales. De la forma más simple, el territorio se refiere a una porción del
espacio terrestre reclamada y/u ocupada por una persona, un grupo o institución
(Paasi 2003). Por tanto, el territorio puede ser entendido como un lugar en el cual el
sujeto y la comunidad arraigan y afirman sus valores, pudiendo de esta manera
hablarse de un proceso de territorialidad (Bonnemaison 1981, 249). En términos más
simples, el territorio es una forma por la cual el ser humano se identifica con el lugar.

(http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0123-
885X2015000300015)

Los límites y fronteras son elementos vivos que cambian, no sólo geográficamente,
sino también conceptualmente. A lo largo de la historia, territorios que fueron
delimitados, cambiaron, pero también lo hizo la idea que se tiene sobre qué son los
límites y las fronteras. La idea de frontera nació como un fenómeno natural de la
vida social, indicando el margen del mundo habitado, hasta dónde se podía
alcanzar para obtener lo necesario para vivir. Además, tenemos el concepto de
frontera que el propio pueblo construye en su vivencia, con sus percepciones, con
su cotidiano, y que, dependiendo de la frontera, genera integración o conflictos.
Límite, de origen latín, significaba el fin de lo que mantiene la cohesión de una
unidad político-territorial, hasta dónde se extiende el territorio y comienza otro. La
frontera es un factor de integración, zona de interpenetración mutua, de constante
manipulación de estructuras socio-políticas y culturas diferentes, y de intereses
diferentes.

(https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3010860)

18.1) CONCEPTO.

Aunque se utiliza el término de límites y fronteras para designar una misma realidad
se debe tener en cuenta que son términos totalmente diferentes.

LIMITE: literalmente está establecido que corresponde a la noción “lineal” puesto


que se refiere a una línea imaginaria que se traza hasta donde se extingue la
soberanía de un Estado; se trata pues de “imaginación” en un mapa el limite será
el contorno del mismo.

FRONTERA: Es la zona contigua al límite o también la zona que se extiende a cada


lado de la línea que constituye el límite por lo que a diferencia de este, la frontera
es algo real, concreto y tangible. Es entonces la línea divisora de forma visible por
medio de monumentos, calles, descombramientos, alambrados, luces, veredas,
boyas, lazos y otros.

18.2) CLASIFICACION DE LOS LÍMITES.

a) Según su naturaleza: Naturales (orográficos, fluviales y marítimos) y (artificiales,


astronómicos y geométricos). Se llaman así porque coinciden con o son
determinados por accidentes geográficos, es decir, son obra de la naturaleza.

a. Limites orográficos. Se refiere a las montañas y existe tres criterios para


fijar el límite cuando las mismas constituyen la división entre dos Estados.
I) la línea al pie de la montaña en uno de sus lados fija el límite y entonces
toda la montaña o volcán pertenece a un solo Estado. II) la línea que
pasa en las cumbres más altas. III) finalmente la línea imaginaria trazada
en el lugar en donde se dividen las aguas,
b. Limites fluviales. son los limites formados por los ríos, antiguamente eran
considerados res nullius, posteriormente se los apropiaba el Estado más
fuerte; en la actualidad se procede en base a un convenio, a falta de
convenio se atiende a si es navegable o no; en el caso que no sea
navegable, simplemente se toma la “línea media” y ello constituye el
límite; si es navegable entonces se toma el canal más profundo y se sigue
su curso o se sigue el curso que siguen las naves de mayor calado, a este
sistema se le conoce como thalweg y se traduce a “la línea más
profunda que permite la navegación”
c. Límites marítimos. se refiere a la separación entre el mar territorial y la alta
mar. O bien cuando dos Estados están frente a frente separados
solamente por una franja de mar muy angosta.
d. Limites artificiales. Son aquellos limites que se han determinado de
manera bastante arbitraria, con referencia a conceptos abstractos;
algunos les dan el apelativo de “propiamente invisibles” los astronómicos
se basan en las líneas astronómicas de paralelos y meridianos.
e. Limites convencionales. Son aquellos límites fijados por un acuerdo de
voluntades.
f. Limites tradicionales. Son los que provienen de un uso continuado, de
una costumbre generalmente aceptada.
g. limites doctrinarios. Provienen de la aplicación de principios doctrinarios,
jurisprudencia, política. En Latinoamérica bastantes límites se han fijado
en esta última forma, al punto que ha nacido la doctrina del uti possidetis.

18.3) DOCTRINA DEL UTI POSSIDETIS.

a) Concepto y origen. Es una doctrina eminentemente americana a la cual se ha


acudido para la fijación de límites en caso de conflicto. Literalmente el principio se
basa en la frase: “como poseéis así poseeréis o bien en la misma forma que venís
poseyendo así continuareis poseyendo en el futuro”. Originalmente este principio
fue parte del Derecho Romano, este principio tiene en América un origen
constitucional descrito así por el Dr. Molina Orantes.

En el primer cuarto del siglo XIX las posesiones españolas de América se


emanciparon de la Madre Patria y se constituyeron en Estados independientes.
Como corresponde a todo Estado que nace, las nuevas republicas americanas
emitieron inmediatamente sus cartas constitutivas y en cada una de ellas se definió
el territorio sujeto a la jurisdicción respectiva. En vez de describir dicho territorio se
hacía referencia a las divisiones político-administrativas establecidas por la Corona
Española, con las cuales se integraban los territorios de los Estados que regían. Las
primeras constituciones de Colombia, México, de las provincias Unidas de Centro
América, al fijar sus límites se referían a las jurisdicciones establecidas por los
documentos españoles Reales que revelan que en el momento de la
Independencia se creó una norma jurídica de carácter constitucional referente al
territorio, a esta norma coetánea con el nacimiento de las nuevas republicas, se le
aplico la designación latina de UTI POSSIDENTIS puesto que es fundada en la
posesión.

Como podemos notar, se acude a un hecho histórico y geográfico existente en un


momento dado de la historia latinoamericana; este hecho histórico o geográfico
puede ser un documento real, una burla papal o bien una situación de hecho
sancionada por la practica administrativa y el consentimiento de los posibles
afectados; este momento histórico de la historia de nuestros pueblos se refiere al
momento de su independencia y sus límites y fronteras.

b) clasificación. El principio del Uti Possidentis admite la siguiente clasificación:

a. Uti Possidentis Iuris. (de derecho): toma como base la delimitación fijada
en las Cedulas Reales y cualquier otro documento legal equivalente
emanado del Soberano.
b. Uti Possidentis de facto. (de hecho): toma como base la posesión
efectiva y el control administrativo; la base jurídica no importa siempre y
cuando la posesión haya sido pacífica. Esta modalidad surgió debido a
que en ciertos casos fue difícil proceder a la demarcación por la
insuficiencia de documentos o la oscuridad y ambigüedad de estos.