Está en la página 1de 1

Distribución geográfica en Colombia (Mapa)

En Colombia están distribuidos 3 desiertos:

uno ubicado en el departamento del Huila conocido como el Desierto de la Tatacoa, y queda cerca de la
ciudad de Neiva. Está ubicado al norte del Departamento del Huila a 38 kilómetros de
la ciudad de Neiva y es la segunda zona árida más extensa del país. Con 330 km2
el desierto de la Tatacoa brinda a sus visitantes un espectáculo visual con
sorprendentes paisajes. http://www.colombia.com/turismo/sitios-
turisticos/huila/atractivos-turisticos/sdi465/78311/desierto-de-la-tatacoa

El segundo, es el Desierto de la Candelaria que está ubicado en el departamento de Boyacá, cerca de


Villa de Leiva; allí podemos encontrar varios fósiles, pinturas rupestres, cascadas y cuevas. Por último,
está el Desierto de la Guajira, que queda al norte de Colombia.
Paisaje geomorfológico predominante
Tatacoa

En el municipio de Villavieja al norte del Huila, entre el río Magdalena y la Cordillera


Oriental, está la Tatacoa, un lugar que no es justamente un desierto, sino un bosque seco
tropical.

Constituye un paisaje geográfico compuesto por formaciones geológicas. Su área comprende una
extensión de 330 kilómetros cuadrados.
Esta extraordinaria zona desértica y de yacimiento fosilíferos tiene una extensión total de
330 kilómetros cuadrados. zona muy erosionada cruzada por cañones secos
Está ubicado al norte del Departamento del Huila a 38 kilómetros de la ciudad de Neiva y
es la segunda zona árida más extensa del país
La Tatacoa no es propiamente un desierto, es considerada una zona muy erosionada que esta
atravesada por cañones secos labrados gracias a las riadas o desbordamientos que se forman en el
invierno, por lo tanto se puede suponer a La Tatacoa no como un desierto, sino como un bosque
tropical. http://conociendoeldesierto.blogspot.com.co/2012/05/ubicacion-geografica.html

La zona está muy erosionada y cruzada por cañones secos que se desarrollan transitoriamente en los
meses del invierno. Estas misteriosas formas se crean sobre superficies arcillosas, generando en el
paisaje cárcavas laberínticas que pueden alcanzar hasta 20 metros de profundidad.

Condiciones ambiental