Está en la página 1de 8

I.

Estudiar los pasos a seguir para la construcción, evaluación e implementación de un plan de distribución
en planta.
a. Técnicas de evaluación.
b. Revisión del plan de distribución.
c. Selección del plan de distribución.
d. Presentación del plan de distribución.
e. Implementación de la alternativa de distribución.
f. Mantenimiento del plan de distribución.

Bibliografía Básica:
 MEYERS y STEPHENS (2006). Diseño de instalaciones de manufactura y manejo de materiales, 3ra.
Edición, México. Editorial Pearson.
Bibliografía Recomendada:
 MUTHER (1991). Distribución en planta. España. Editorial Europea, S. A.
 BAHOQUE (1987). Planificación de Fabricas. Venezuela. Universidad Zulia.
 MAYNARD - Manual del Ingeniero Industrial.
 KONZ (1991). Diseño de Instalaciones Industriales. 1ra. Edición, México. Editorial Limusa.
 Oficina Internacional del Trabajo (2000). Introducción al Estudio del trabajo. 4ta. Edición. México. Editorial
Limusa.
 Gómez y Núñez (1986). Plantas Industriales y Manejo de Materiales. Venezuela. Universidad de Carabobo.
 TOMPKINS… (et al) (1996). Facilities Planning. Second edition. USA. Editorial John Wiley and Sons, Inc.
 GUTHRIE (2001). Manual portátil del diseñador de interiores. USA. Editorial Mc Graw Hill.
Gómez y Rachadell, (2000). Manejo de Materiales. Venezuela. Universidad de Carabobo.

PRESENTACIÓN DEL PLAN DE DISTRIBUCIÓN.

‘’Distribución’’ es un término sencillo que debe comunicar los resultados complejos producto de
muchos meses de recolección y análisis de datos. La distribución solo es tan buena, cuando: la
presentación visual del plan de distribución es la subsecuencia y verdadero respaldo de los datos
y análisis hechos por el planeador de las instalaciones. La combinación de exactitud y credibilidad
de los datos con el análisis lógico de la información da como resultados una buena distribución.
Con frecuencia, datos incorrectos o incompletos, muestran un criterio inadecuado por parte del
planeador, una combinación de ambos factores, conducen a resultados poco deseables.
Cuando la distribución de planta ha sido ya revisada por todos aquellos que están en posición de
ofrecer opiniones constructivas, el distribuidor debe preparar la siguiente presentación, a fin de
obtener la aprobación del proyecto.

1. Medios adecuados de visualización.


2. Cifras de coste claras y ajustadas, tal vez fraccionadas de diferentes modos.
3. Una completa y clara secuencia de los puntos a realizar: ‘’vender’’

1. La Visualización
La clara visualización es un requisito previo, necesario para asegurar la aprobación de los
proyectos de distribución. Y adquieren especial importancia en caso de ausencia de la Alta
Dirección o cuando la distribución corresponde a una nueva fábrica no vista previamente. Un
ejemplo de los medios utilizados son los bocetos, los diagramas, las ilustraciones. Los dibujos ya
sean esquemáticos o proyectados en planos, constituyen un elemento frecuentemente usado por
el distribuidor que ha de ser, a la vez un buen vendedor de sus ideas para favorecer la aprobación
del trabajo.

2. Cifras de coste claras y ajustadas, tal vez fraccionadas de diferentes modos.


Al presentarse un plan de distribución o redistribución, que, en este segundo caso, es la
comparación de un plan ya existente con la variación propuesta. Viene a ser la comparación de
la distribución existente, que posee una serie de características familiares, con la nueva
distribución propuesta. La figura 19-2

Al presentar cualquiera de los planes, se deben presentar cifras de coste, o un presupuesto de


coste de la distribución propuesta: dado que se debe demostrar un rendimiento de la inversión a
realizar.

Cuando el ingeniero de distribución haya elaborado toda una serie de detalles de ordenación, le
será posible proporcionar una serie de cifras bastante ajustadas sobre el coste de la instalación
y de operación. Las hojas de resumen de coste deberán ir respalda por cifras detalladas: costes
de todo el nuevo equipo, del trabajo de instalación y reparación, así como de las alteraciones en
los edificios.

(Así como otros costos, denominados intangibles, por su dificultad de ser medidos en términos
económicos y de costes para la cual emplean un «impreso de aprobación de la distribución» o se
incluye en el resumen de cifras de los costos tangibles).

En la mayoría de las instalaciones existen ciertas consideraciones que no pueden ser medidas
en términos de costes y economías. Son aquellos conceptos intangibles que de alguna forma
afectan, pero tienen una dificultad en lo que respecta a darle un costo, muchos departamentos de
distribución en planta hacen obligatorio el incluir todos los elementos importantes, para la cual
emplean un «impreso de aprobación de la distribución».

Todas aquellas personas a las que se debe remitir la distribución para su aprobación, o que han
de autorizar los fondos necesarios para su instalación, deben llenar dicho impreso
completamente. La figura 19-4 muestra un ejemplar de impreso de autorización de gastos usado
con relación a los efectos de la aprobación o aprobaciones necesarias. En otros casos se procede
a realizar una lista de los costes intangibles en el mismo resumen de economías que contiene las
cifras de costes tangibles (ver fig. 19-5).
Advertencia: Asegurémonos que hemos considerado todo posible coste de instalación cuando
recabamos la autorización de los fondos. Cualquier petición adicional, aunque sea pequeña, es
difícil de obtener y siempre produce una impresión desfavorable (aunque esto parezca injusto) en
cuanto a la habilidad del distribuidor.
El ingeniero de distribución deberá preparar su plan. Esto nos conduce a hablar de un factor
fundamental: «Vender» el plan de la distribución. La mejor técnica de venta, tanto si se trata de
un producto, una idea o un proyecto, consiste en hacer hincapié sobre las ventajas y beneficios
que puede reportar. Debemos lograr hacer los beneficios tan elevados como para que se haga
deseable la compra de la propuesta. Y naturalmente, esto es lo que la distribución deberá ser:
un compromiso del cual se desprenda el mayor número de ventajas y beneficios.

La persona que debe aprobar el proyecto de la distribución o al menos aquellos que deben
autorizar los gastos para la nueva distribución, miran básicamente la cuestión desde tres puntos
de vista:

1. ¿Que vamos a ganar con esta distribución?


2. ¿En cuánto reducirá nuestros costes de operación y hará nuestro trabajo más fácil, más
conveniente y más seguro?
3. ¿Cuáles son los riesgos de esta distribuci6n? ¿que puede sucedernos si algunas de las
características de esta distribución fuesen equivocadas o fallasen o no funcionasen como
se ha proyectado?
4. ¿Como afectara esta distribución a mi grupo y a mí personalmente?

El ingeniero distribuidor, ante todo, debe tener preparadas las respuestas a estas preguntas. Por
consiguiente, al presentar su proyecto de distribución a quienes deben aprobarlo, debe evitar
cuidadosamente el plantear ninguna dificultad que pueda retardar su decisión. No obstante, él
debe estar preparado para contestar a las preguntas que se le puedan hacer, y estas tres son
las que debe estar más pronto a responder, así como brindar debe estar preparado para
proporcionar copias de todos los materiales sobre la distribución.