Está en la página 1de 20

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD DEL ZULIA


FACULTAD DE MEDICINA
ESCUELA DE MEDICINA
CATEDRA DE SEMIOLOGIA Y PATOLOGIA MÉDICA
MARACAIBO EDO-ZULIA

SINDROME FEBRIL PROLONGADO

ESTUDIANTES:

Tamayba Boscan C.I. 23.467.419


Ángelo Polanco C.I. 20.843.706
Ali Villasmil C.I. 23.883.012

Tutor: Dr. Gersan Montero

Fecha. 20/01/2016.
INDICE.

1. Temperatura corporal.
1.1. Medición de la temperatura.
1.2. Preparación para la medición.
1.3. Razones por la que se realiza la medición.
1.4. Lugares donde se puede tomar la temperatura corporal.
2. Termorregulación.
2.1. Centro regulador de la temperatura.
2.2. Mecanismos de pérdida de calor.
2.3 Mecanismos de conservación del calor.
3. Fiebre.
4. Manifestaciones clínicas o generales de la fiebre.
5. Clasificación de la fiebre.
5.1. Según su intensidad.
5.2. Según su duración
5.3. Según su curva febril.
6. Fiebre de origen desconocido (Sx Febril Prolongado).
7. Criterios.
8. Clasificación.
9. Fisiopatología de la fiebre.
10. Etiología de la fiebre.
11. Fisiopatología de la fiebre.
12. Anamnesis.
13. Exploración física.
13. Diagnostico.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.
1. Temperatura corporal:

Es la medida relativa de calor o frío asociado al metabolismo del cuerpo humano y su


función es mantener activos los procesos biológicos.

La temperatura del organismo varía en las distintas regiones del cuerpo, en cuyo caso
la parte central es la más caliente y la piel de las extremidades la más fría. La
temperatura se puede expresar mediante la escala Kelvin (°K), Celsius (°C) o
Fahrenheit (°F).

La temperatura promedio normal del cuerpo es 37 grados centígrados, los niños


tienden a tener temperaturas rectales y orales más altas (37.5 a 38.0 °C) que los
adultos. Las variaciones diarias cambian a medida que los niños crecen: En niños
menores de 6 meses, la variación diaria es pequeña. En niños de 6 meses a 2 años de
edad, la variación diaria es de aproximadamente 1°C. A la edad de 6 años, las
variaciones diarias se incrementan gradualmente a 2 °C por día.

Medición de la temperatura.

Es un método para tomar la temperatura de una persona y determinar si se encuentra


o no dentro de un rango normal. La temperatura alta corresponde a una fiebre (fiebre,
febrícula e hiperpirexia).

1.1. Preparación para la medición.

Espere al menos una hora después de realizar ejercicio vigoroso o después de un


baño caliente, al igual que de 20 a 30 minutos después de fumar, comer o tomar un
líquido caliente o frío antes de tomar la temperatura corporal.

1.2. Razones por la que se realiza la medición.

La medición de la temperatura corporal determina si una persona tiene fiebre.


También puede ser útil vigilarla para comprobar si una persona está enferma o si un
tratamiento determinado está funcionando, especialmente los tratamientos de
infecciones con antibióticos.

1.3. Lugares recomendados para la toma de temperatura:

 Temperatura oral (37 grados centígrados): coloque el termómetro bajo la lengua y


cierre la boca. Respire a través de la nariz y utilice los labios para mantener el
termómetro bien fijo en su lugar.
 Temperatura rectal (37.5 grados centígrados): este método es recomendable para
bebés y niños pequeños que no son capaces de sostener el termómetro en la boca
con seguridad. Lubrique el bulbo del termómetro con vaselina. Coloque el niño boca
abajo en una superficie plana o sobre el regazo. Separe sus glúteos e inserte el
extremo del bulbo del termómetro un poco más de 1 a 2 cm (1/2 a 1″) en el canal anal,
teniendo cuidado de no introducirlo demasiado. No permita que el niño forcejee, dado
que esto puede empujar accidentalmente el termómetro más adentro. Retire el
termómetro después de tres minutos.

2. Termorregulación.

Es una magnitud que refleja el nivel térmico de un cuerpo, es decir, su capacidad para
ceder energía calorífica. La temperatura depende del movimiento de las moléculas que
componen a la sustancia, si éstas están en mayor o menor movimiento, será mayor o
menor su temperatura respectivamente, es decir, estará más o menos caliente. El calor
es la energía que se pierde o gana en ciertos procesos. Por tanto, los términos de
temperatura y calor, aunque relacionados entre sí, se refieren a conceptos diferentes: la
temperatura es una propiedad de un cuerpo y el calor es un flujo de energía entre dos
cuerpos a diferentes temperaturas.
2.1. Centro regulador de la temperatura.

En los últimos 40 años, los investigadores han establecido los mecanismos


fisiopatológicos por medio de los cuales la enfermedad eleva la temperatura corporal.

Es claro además, que no todo proceso febril es dado por infección, ya que muchas
entidades nosológicas no infecciosas, cursan con este signo clínico.

El proceso central de este fenómeno es la producción de una pequeña proteína


aniónica conocida como pirógeno endógeno, producido por leucocitos polimorfo
nucleares, monocitos y en menor proporción por los eosinófilos. Además, los
macrófagos tisulares (células de Kupffer, macrófagos peritoneales o pulmonares)
producen pirógeno endógeno en presencia de leucopenia. Los linfocitos no producen
esta proteína, pero a través de linfocinas, estimulan su producción en las células
fagocíticas.

El estímulo principal para la producción de pirógeno endógeno es la fagocitosis de


sustancias extrañas (bacterias, virus, hongos) o sustancias tales como compuestos
antígeno-anticuerpos, endotoxinas o enzimas bacterianas y hormonas, entre otras. Esta
proteína se forma a partir del estímulo de fagocitosis y tarda alrededor de 60 a 90
minutos para ser liberada en la sangre. Ya en circulación, su acción la ejerce a nivel del
hipotálamo anterior, en donde aumenta la producción de prostaglandinas, mono aminas
y AMPC. Estas sustancias a su vez aumentan la frecuencia de descarga aferente de las
neuronas sensibles al frío. Estos impulsos atraviesan al hipotálamo posterior (Centro
Vasomotor), en donde a través de nervios simpáticos ejercen dos acciones periféricas:
aumentan el metabolismo (producción de calor: se eleva) y vasoconstricción periférica
(pérdida de calor: disminuye), con un resultado global de elevación de la temperatura
corporal.

2.2. Mecanismos de pérdida de calor.

El sobrecalentamiento del área termostática del hipotálamo aumenta la tasa de pérdida


de calor por dos procesos esenciales:

 Sudoración: Cuando el cuerpo se calienta de manera excesiva, se envía


información al área pre óptica, ubicada en el cerebro, por delante del
hipotálamo. Este desencadena la producción de sudor. El humano puede perder
hasta 1,5 l de sudor por hora. Mediante ella se produce la pérdida de agua la
cual lleva a que se disminuya la temperatura de nuestro cuerpo.
 Vasodilatación: Cuando la temperatura corporal aumenta, los vasos periféricos
se dilatan y la sangre fluye en mayor cantidad cerca de la piel favoreciendo la
transferencia de calor al ambiente. Por eso, después de un ejercicio la piel se
enrojece, ya que está más irrigada.

2.3. Mecanismos de conservación del calor.

Cuando se enfría el cuerpo por debajo de la temperatura normal, los siguientes


mecanismos reducen la pérdida de calor:

La vasoconstricción de los vasos epidérmicos es uno de los primeros procesos que


mejoran la conservación de calor. Cuando disminuye la temperatura se activa el
hipotálamo posterior y a través del sistema nervioso simpático se produce la
disminución del diámetro de los vasos sanguíneos cutáneos; esta es la razón por la
cual la gente palidece con el frío. Este efecto disminuye la conducción de calor desde el
núcleo interno a la piel. En consecuencia, la temperatura cutánea disminuye y se
acerca a la temperatura ambiental, de esta manera se reduce el gradiente que favorece
la pérdida de calor. La vasoconstricción puede disminuir la pérdida de calor unas ocho
veces.

El modelo termorregulador humano más simple divide al cuerpo en dos


compartimentos: la zona central o núcleo que produce calor y la zona superficial o
periférica que regula la pérdida de calor. En condiciones de reposo, la producción de
calor depende especialmente de la actividad metabólica de los órganos internos como
el cerebro y los órganos de las cavidades abdominal y torácica como, por ejemplo, el
hígado, los intestinos, el riñón y el corazón. La sangre, impulsada y distribuida por el
sistema cardiovascular, es el principal medio que transporta el calor (por convección)
del núcleo a la región cutánea. La temperatura del núcleo, especialmente la del cerebro,
está regulada cerca de los 37o C, y la superficial es más bien poiquilotermia y por lo
tanto depende principalmente de la temperatura ambiental.

El cuerpo humano tiene una temperatura interna de 37ºC, mientras que la temperatura
cutánea es de 33.5ºC. La temperatura con que la sangre llega al hipotálamo será el
principal determinante de la respuesta corporal a los cambios climáticos. Ya que el
hipotálamo es el centro integrador que funciona como termostato y mantiene el
equilibrio entre la producción y la pérdida de calor. Si la temperatura disminuye,
aumenta la termogénesis y los mecanismos conservadores del calor. El mantenimiento
de la temperatura corporal, además depende del calor producido por la actividad
metabólica y el perdido por los mecanismos corporales, así como de las condiciones
ambientales.

3. Fiebre.

La fiebre es un síndrome (conjunto de síntomas y signos) cuyo signo principal es la


hipertermia Pero no es imprescindible, pues puede haber fiebre sin hipertermia. La
hipertermia es el signo principal, el más frecuente el más fácil de medir, y el primero
que se manifiesta.

La fiebre es la respuesta del organismo a agentes de naturaleza infecciosa o a causas


no infecciosas.
Cuando oscila entre:

 36,5 y 37.5 °C 38 °C: se produce un ligero sudor con sensación desagradable y


un mareo leve.
 39 °C (pirexia): existe abundante sudor acompañado de rubor, con taquicardia y
disnea. Puede surgir agotamiento. Los epilépticos y los niños pueden sufrir
convulsiones llegados a este punto.
 40 °C: mareos, vértigos, deshidratación, debilidad, náuseas, vómitos, cefalea y
sudor profundo.
 41 °C (urgencia médica): todo lo anterior más acentuado, también puede existir
confusión, alucinaciones, delirios y somnolencia.
 42 °C: además de lo anterior, el sujeto puede tener palidez o rubor. Puede llegar
al coma, con híper o hipotensión y una gran taquicardia.
 43 °C: normalmente aquí se sucede la muerte o deja como secuelas diversos
daños cerebrales, se acompaña de continuas convulsiones y shock. Puede
existir el paro cardiorrespiratorio.
 44 °C: la muerte es casi segura; no obstante, existen personas que han llegado a
soportar 46 °C. 47 °C o superior.

4. Manifestaciones clínicas o generales de la fiebre.

Las manifestaciones clínicas de la fiebre son muy variables. Existen pacientes con
elevada sensibilidad que tienen manifestaciones clínicas ante pequeñas elevaciones
térmicas y otros que apenas perciben temperaturas de hasta 39 °C. Tiene importancia
la causa de la fiebre ya que la de origen infeccioso suele cursar con sintomatología,
mientras que la para-neoplásica apenas causa síntomas.

Durante la fiebre aumenta el metabolismo basal en un 12 % por cada grado centígrado


de temperatura. Esto hace que se consuman rápidamente las reservas de hidratos de
carbono y como las grasas son mal utilizadas como fuentes energéticas por estos
pacientes, se movilizan los aminoácidos musculares debido a la proteólisis inducida por
la PgE.
Como consecuencia del aumento del metabolismo, se produce taquipnea y taquicardia
para atender la mayor demanda periférica de oxígeno y nutrientes. La frecuencia
cardíaca suele aumentar 15 pulsaciones pulsaciones por minuto por cada grado
centígrado de elevación de la temperatura.

 Las prostaglandinas por su acción sobre los músculos y el estímulo que inducen
en los receptores periféricos del dolor producen mialgias y artralgias.
 Otros síntomas consisten en cefalea, rubor facial, sensación de calor por
vasodilatación, sudación, sopor y malestar general; también se acompañan de
escalofríos y los temblores que suelen observarse en las infecciones piógenas
con bacteriemia.
 El delirio se observa en elevaciones térmicas importantes y es muy frecuente en
pacientes seniles, pacientes con alteraciones vasculo-cerebrales y en los
alcohólicos.
 Las convulsiones ocurren principal mente en niños hasta los 7 u 8 años de edad
y casi siempre se escogen antecedentes familiares de epilepsia.

La pérdida de agua y electrólitos como consecuencia de la sudación, si esta es profusa,


puede causar desequilibrio hidroiónico. Los trastornos metabólicos pueden ser
particularmente nocivos en pacientes ancianos y en enfermos con cirrosis hepática o
diabetes mellitus, pues pueden precipitar insuficiencias cardíacas o coronarias latentes,
descompensación hepática o diabética por aumento de catabolismo y su repercusión
sobre el corazón y la circulación sistémica.

En relación con el grado de elevación térmica, la fiebre no significa ningún riesgo


importante, cuando sube entre 3 y 3,5 °C. La temperatura corporal no supera los 40-
41ºC, excepto cuando hay invasión o lesiones del SN (hemorragias) y rara vez en la
insolación (Shock por exposición solar). En estos casos se habla no de fiebre sino de
hipertermia.
5. Clasificación de la fiebre.

La fiebre puede ser clasificada de acuerdo a los síntomas asociados, su causa, y su


patrón. La fiebre puede ser de bajo grado, temperatura corporal menor a 37.2ºC o de
grado alto, temperatura sobre 39.4ºC. El patrón de fiebre a menudo ayuda a
diagnosticar la enfermedad.

5.1. Según su intensidad.

 La febrícula (o temperatura subfebril), cuando no llega a 38 ºC


 Ligera, hasta 38.5 ºC
 Moderada, cuando es hasta 39,5 ºC
 Intensa, hasta 40,5 ºC
 Elevada, más de 40,5 ºC
 Hiperpirexia, mayor a 41 ºC

5.2. Según su duración.

 Fiebre aguda: (<15 días de duración) en el enfermo inmunocompetente. La


mayoría de las veces es la manifestación de una enfermedad.
Causas más frecuentes:
 Infecciones de las vías aéreas, gripe y faringitis.
 Infección de la piel y partes blandas.
 Infección urinaria.
 Neumonía.
 Fiebre prolongada: Es la que dura más de 15 días independientemente de que se
conozca su etiología.

5.3. Según su curva febril.

 Fiebre Intermitente: se caracteriza por elevaciones térmicas que retornan a los


valores normales, durante cada día de fiebre. Ejemplos: T.B.C. (tuberculosis).
 Fiebre Continua: aumento persistente o sostenido de temperatura corporal con
poca fluctuación (menores a un grado centígrado). Ejemplo: fiebre tifoidea

 Fiebre Remitente: es la más común, se caracteriza por fluctuaciones diarias de


temperatura por encima del intervalo normal. no baja a los valores normales
durante cada día de fiebre. Ejemplo: brucelosis

 Fiebre Recurrente: es la que apareces después de uno o más días de apirexia.


Ejemplo: malaria.
10. Fisiopatología de la fiebre.

Pirógenos exógenos: Son sustancias externas al cuerpo humano.

Origen microbiano: Bacterias Gram (-) lipopolisacáridos; Bacterias Gram (+)


peptidoglucanos, Enterotoxinas, hongos, Micobacterias, espiroquetas, virus.

Origen no microbiano: Complejos inmunes inducidos por la linfosinas, esteroides


pirógenos, polinucleotidos, coadyuvantes sintéticos, cristales de urato.

Pirógenos endógenos: son citoquinas que inducen fiebre e incluyen:

Interleuquina1 (IL-1), IL-6, IL-8, IL12, (MIP-1), interferón-g (IFN-g) y el factor de necrosis
tumoral (TNF).

Polipeptídicos producidos por una gran variedad de células del hospedador como los
monocitos o macrófagos células neoplásicas que explican la existencia de fiebre en
cánceres.

Los pirógenos endógenos convergen a una región cerebral que regula la fiebre, el área
preóptica del hipotálamo anterior. Mecanismo controvertido, ya que los pirógenos
endógenos tienen que atravesar la barrera hematoencefalica la cual es impermeable a
ellos. Al menos dos rutas se evidencian: transporte activo a través de la barrera
hematoencefálica por transportadores específicos para citoquinas; transferencia de
mensaje donde la barrera hematoencefálica tiene fenestraciones, es decir en los
órganos circumventriculares sensoriales.
Pero hay otras rutas alternativas: la circulación de citoquinas inducen la generación de
prostaglandina E2 (PGE-2) y tal vez prostaglandinas F2a (PGF-2a) permeable a la BBB,
el mediador putativo más proximal a la fiebre, por las células endoteliales de la
microvasculatura cerebral o perivascular como la microglia y macrófagos meningeales.

Directamente trasmisión al POA de los mensajes de los pirógenos vía aferentes


periféricas (mayormente vagales) activado por citoquinas.

6. Fiebre de origen desconocido (Sx Febril Prolongado).

La fiebre de origen desconocido fue definida por Petersdorf y Beeson en 1961 como
una situación de enfermedad febril.

El requerimiento de una temperatura mínima de 38,3ºC y la duración de la


enfermedad (>3 Semanas) tiene por objeto excluir las enfermedades febriles auto
limitadas, aquellas fácilmente identificables con un estudio simple y a las personas
sanas cuya temperatura corporal normal excede ligeramente el rango habitual normal
(hipertermia habitual).

7. Criterios.

Los criterios para definir la FOD están Relacionados con tres parámetros:

 Temperatura superior a 38.3◦C medida en varias ocasiones.


 Duración: al menos 3 semanas.
 Tiempo: la imposibilidad de lograr un diagnostico etiológico después de una
semana de evaluación con el enfermo ingresado.

8. Clasificación.
Durack y Sreet han propuesto un nuevo sistema de clasificación de la FOD, con el
objetivo de adecuarse a la realidad asistencial actual que incluye las siguientes
categorías:

 FOD clásica: Esta nueva definición es más amplia, estipulando tres visitas
ambulatorias o tres días en el hospital sin que se descubra la causa de la fiebre o
una semana de estudio ambulatorio “inteligente y cruento”
 FOD nosocomial La FOD nosocomial es la aparición de una temperatura de
38.3ºc o superior cuantificada en varias ocasiones en un paciente hospitalizado
que está recibiendo atención “aguda” y que en el momento de su ingreso no
presentaba infección ni estaba incubándola. El requisito mínimo para plantear
este diagnóstico es un periodo de estudio de tres días, con una incubación de los
cultivos (sangre y orina) no inferior a dos días. Más de 50% de los pacientes con
FOD nosocomial presentan infección, debiéndose sospechar de catéteres
intravasculares, las prótesis y la flebitis sépticas. En este marco, la conducta
apropiada es centrarse en zonas en las que pueda haber infecciones ocultas,
como en los senos de pacientes intubados o en abscesos prostáticos en varones
con sondas vesicales. En cerca de 25% de los pacientes con FUO nosocomial la
causa de la fiebre no es infecciosa. Entre las causas no infecciosas se
encuentran la colecistitis alitiasica, la tromboflebitis de las venas profundas y la
embolia pulmonar. Algunas de las múltiples causas posibles deben considerarse
son fiebre medicamentosa; reacciones postransfunsionales; abstinencia de
alcohol, fármacos o drogas; insuficiencia suprarrenal; tiroiditis; pancreatitis.
 FOD neutropenica: se define como una temperatura igual o superior a 38.3ºc
medida en varias ocasiones, en un paciente cuyo recuento de neutrófilos es
inferior a 500µl o en el que se prevé un descenso hasta ese nivel en el plazo de
uno o dos.
 FOD que acompaña a la infección por el VIH: se define por una temperatura
igual o superior a 38.3ºc valorada en varias ocasiones a lo largo de un periodo de
más de cuatro semanas en pacientes ambulatorios o de más de tres días en
pacientes hospitalizados con infección por el VIH. La FOD asociada con el VIH
aparece en la etapa avanzada de la inmunodepresión con recuentos promedios
de CD4T muy bajos (40-160 xmm3). En el 75% de los casos, la causa es
infecciosa. El diagnóstico más común es la infección por Mycobacterium avium o
M. tuberculosis, seguido por la neumonía por Pneumocystis carinii y la infección
por citomegalovirus. Las causas no infecciosas están representadas por linfoma
y fiebre por drogas. Es probable que en algunos enfermos coexistan múltiples
etiologías.

9. Etiología de la fiebre.

La fiebre es uno de los motivos más frecuentes de consulta médica o farmacéutica, en


la mayoría de los casos, la fiebre está causada por una infección benigna, vírica o
bacteriana que remite en menos de dos semanas espontáneamente o en respuesta a
un tratamiento anti infeccioso específico.

Otras veces puede ser expresión de una infección grave o de un proceso patológico de
larga evolución que afecta a todo el organismo.

Las etiologías de la fiebre son muy variadas y suelen agruparse en cuatro categorías
con distinta incidencia.

INFECCIONES (30-40%)

Frecuentes:

 Tuberculosis miliar o extrapulmonar


 Abscesos abdominales o pelvianos
 Infección del tracto urinario.
 Osteomielitis
 Endocarditis infecciosa.

Menos frecuentes:

 Sinusitis.
 Fiebre tifoidea.
 Infección por CMV.
 Mononucleosis infecciosa.

NEOPLASIAS (20-30%)
Frecuentes:

 Linfomas (hodgkin y no hodgkin).


 Leucemias (Agudas, no linfoblasticas).
 Carcinoma renal.

Menos frecuentes:

 Sarcoma de Kaposi.
 Cáncer de pulmón, mama, estomago, ovario.
 Mielodisplasias.

ENFERMEDADES DEL COLÁGENO (10-20%)

Frecuentes:

 Enfermedad de still del adulto.


 Polimialgia reumática.
 Arteritis de células gigantes.

Menos frecuentes:

 Síndromes vasculiticos (granulomatosis de wegner, crioglobulinemia).

OTRAS CAUSAS:

Frecuentes:

 Drogas (prácticamente cualquier fármaco e independientemente del tiempo de su


utilización).
 Enfermedad inflamatoria intestinal.
 Sarcoidosis.
 Enfermedad tromboembolica venosa.

Menos frecuentes:

 Fiebre facticia.
 Tiroiditis subaguda.
 Hipertiroidismo.
 Fiebre mediterránea familiar.

10. Anamnesis.

 Es fundamental una historia meticulosa.


 Cronología de los síntomas (en caso de erupción: lugar de inicio y dirección y
velocidad de propagación) en relación con medicamentos, tratamientos,
exposiciones ocupacionales y potencialmente toxicas, mascotas, contacto con
enfermos, contactos sexuales, viajes, dieta, hobbies.
 Hora de aparición de la fiebre
 Consumo de tabaco, alcohol, marihuana, drogas IV.
 Traumatismo, picaduras de garrapata, otras mordeduras y picaduras de
animales.
 Transfusiones, inmunizaciones, alergias.

11. Exploración física.

Prestando atención especial a piel, ganglios linfáticos, ojos, lechos ungueales, sistema
cardiovasculares, tórax, abdomen, sistema musculoesqueletico, sistema nervioso.
La exploración de la piel puede resultar especialmente reveladora en pacientes con
fiebre.
a. Tipo lesión (macula, pápula, nódulo, vesícula, pústula, purpura, ulcera).
b. Clasificación de erupción.
 Erupciones maculopapular de distribución central. Ej. sarampión, rubeola
 Erupciones periféricas Ej. fiebre exantemática de las Montañas Rocosas,
sífilis secundaria
 Eritemas descamativos confluentes Ej. síndrome de choque toxico
 Erupciones vesiculo ampollosas Ej. (varicela, viruela, viruela rickettsiana).
 Erupciones urticarianas: las reacciones de hipersensibilidad no suelen ir
acompañadas de fiebre. La presencia de fiebre sugiere enfermedad del
suero, enfermedad del tejido conjuntivo, o infección (hepatitis B, infección
enteroviral o parasitaria).
 Erupciones nodulares Ej. candidosis diseminada
 Erupciones purpuricas Ej. meningococemia aguda,
 Erupciones con ulceras o escaras Ej. tifus de los matorrales

12. Diagnostico.

En la mayoría de los casos, la anamnesis, exploración física y pruebas de laboratorio


iniciales (incluyendo hemograma con formula, velocidad de sedimentación, electrolitos,
pruebas de función hepática, análisis de orina y radiografía de tórax o gammagrafía
según estén indicadas; extensiones y cultivos apropiados y toma de muestras de
colección anormales de líquidos) conducen al diagnostico, o el paciente se recupere
espontáneamente.
Si la fiebre persiste durante 2-3 semanas y la repetición de las exploraciones físicas y
datos de laboratorio no resultan esclarecedoras, se diagnostica FOD.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.
 ARGENTE.H, ALVAREZ.M. (2005). SEMIOLOGIA MEDICA. EDITORIAL
MEDICA PANAMERICANA VOLUMEN 1

 HARRISON. R (2005). PRINCIPIOS DE MEDICINA INTERNA. (18 EDICION)


VOLUMEN 1

 MACKOWIAK PA. (2009) REGULACIÓN DE LA TEMPERATURA Y LA


PATOGÉNESIS DE LA FIEBRE. EN: MANDELL GL, BENNETT JE, DOLIN R, EDS.
PRINCIPIOS Y PRÁCTICA DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS. 7TH ED.