Está en la página 1de 4

El bisfenol A, también conocido como BPA, es un producto químico orgánico que se utiliza en la fabricación de muchos

tipos de plásticos. Está presente en innumerables productos de uso cotidiano, algunos incluso relacionados con la
alimentación como el recubrimiento de las latas de comida, botellas, envases o contenedores plásticos.
Esta sustancia contamina los alimentos con los que está en contacto, sobre todo si se le aplica calor. Al consumir la
comida o el agua contaminada, la persona también ingiere su dosis de bisfenol A.
A pesar de ser una sustancia tan extendida, se pone en duda su inocuidad sobre las personas, ya que se ha presentado
como un potente disruptor endocrino.
Los disruptores endocrinos son sustancias que pueden funcionar como hormonas e interferir en el sistema endocrino
de los seres humanos, causando problemas que pueden llegar a ser muy graves.

En cuanto a los efectos tóxicos de esta sustancia, se han observado:

 Alteraciones en el aparato reproductor masculino, tales como alteraciones en la espermatogénesis, con un


descenso en la producción de espermatozoides y de testosterona, así como cambios en el comportamiento
sexual.
 Efectos nocivos sobre el aparato reproductor femenino, como disminución de la maduración de los ovocitos,
mayor incidencia de ovarios poliquísticos, trastornos del endometio, abortos espontáneos, partos prematuros
o pubertad precoz.
 Alteraciones sobre el cerebro, al interferir en la diferenciación neuronal.
 Mayor incidencia de alteraciones cardíacas e hipertensión, además de una mayor acumulación de grasa y
producir un aumento de peso.
 Afectaciones de la tiroides.
 Mayor incidencia de cánceres relacionados con las hormonas, como el cáncer de mama y el cáncer de próstata.

Qué son los ftalatos

Los ftalatos son sustancias químicas muy utilizadas en la fabricación de plásticos y que, igual que ocurre con el
bisfenol A, pueden dañar la salud humana debido a una exposición a sus contaminantes.
Los ftalatos también actúan como disruptores endocrinos, por lo que se debe ser prudente con su utilización y evitar,
en lo posible, su contacto con alimentos.

 Existen diferentes tipos de plásticos, algunos considerados seguros y otros que no lo son tanto.
En la base de los recipientes se puede encontrar una codificación en forma de triángulo hecho de flechas, con unas
letras o un número.
Los números 1, 2, 4 y 5 son supuestamente seguros para la salud, mientras que los que están codificados con el número
3, 6 y 7 deben ser evitados.
Los plásticos marcados con el número 3 son los compuestos de PVC y se han relacionado con diferentes tipos de cáncer
y defectos en el nacimiento. Contienen ftalatos y algunos de ellos, bisfenol A.
Los que tienen el número 6 están fabricados de poliestireno, que se considera un agente cancerígeno, ya que
desprenden dioxinas. Las bandejas desechables en las que se depositan muchos alimentos están fabricadas de este
material, por lo que hay que tener mucho cuidado de no calentarlo.
Los que se codifican con el número 7 son plásticos de policarbonato y otras sustancias no reciclables. Contienen
bisfenol A.
Consejos para evitar los agentes contaminantes de los plásticos

Con unas cuidadas medidas de seguridad, se pueden evitar muchos de los contaminantes presentes en los
plásticos.

 Es preferible evitar en lo posible los recipientes plásticos para almacenar comida y elegir aquellos fabricados
de vidrio.
 Si se utilizan contenedores de plástico para guardar la comida, no calentarla dentro de ellos en el
microondas, sino utilizar un plato o un recipiente de pyrex.
 Es mejor decantarse por recipientes de vidrio en lugar de latas, sobre todo cuando se trata de alimentos
ácidos como puede ser el tomate triturado.
 Lavar a mano los envases de plástico en lugar de en el lavavajillas, para evitar que con el calor desprendan
sustancias nocivas.
 No utilizar biberones de plástico.
 No tomar bebidas calientes en vasos plásticos y, evitar sobre todo los vasos fabricados de poliestireno (vasos
blancos de espuma de las máquinas de café).
 No reutilizar las botellas de plástico.

Plásticos
Ftalatos (4): aportan flexibilizad a los plásticos, y los encontramos en el PVC de films para envolver alimentos, coches,
material medico, juguetes o tetinas de biberón, algunos utensilios de cocina e incluso en algunas siliconas.
Impermeabilizan muebles, materiales plasticos para suelos, envases y algunas ropas. También sirven de disolventes
pudiendo utilizarse en la fabricación de lacas de uñas, barnices, lubricantes, repelentes insectos, adhesivos, celulosa,
caucho, tintas de impresión, fijadores de perfumes, cosméticos, jabones.
Bisfenol A: aportan, entre otras cosas dureza y resistencia al calor a los plásticos. Los encontramos en recubrimiento
interno de latas, recipientes y envases de comida plastificados, recipientes de plástico y biberones de policarbonato y
otros plásticos, envases recubiertos de resinas epoxi (prohibido ya en algunos países pues existen alternativas sin
Bisfenol que ya se usan en algunos países como Japón), recibos de impresión térmica de supermecados, datafonos y
cajeros. Algunos supermercados ya los usan libres de bisfenol. Si eres cajera/o pregunta a tu encargado y si estas
embarazada y se usa papel con Bisfenol evita estar en caja. Francia acaba de anunciar que prohibirá el Bisfenol en los
tickets de supermercado este año

 Usa envases y tapers de cristal o cerámica siempre que sea posible y evitar los hechos con plásticos de cloruro de
polivinilo o PVC, poliestireno y policarbonato. Los puedes dentificar con los números y siglas 3 (PVC), 6 (PS) y 7
(PC) respectivamente en la base del recipiente. Sobre todo si vas a almacenar comidas o líquidos (y más si son para
niños), pues a mayor tiempo de contacto más probabilidad de que exista migración de sustancias al alimento. Hay que
evitar poner liquidos o comidas calientes dentro de recipientes de plástico o calentarlos en el microondas, tomar cafés
y tes en vasos de plástico o papel recubierto de resinas o plasticos, platos de comida precocinados compradas en
envases plastificados o de plástico sobre todo si fueron envasados en caliente. Para tapar restos de comida no uses
film transparente que entre en contacto con la comida, mejor una plato o un recipiente de cristal o cerámica con tapa
que no contacte con la comida si es de plástico.

 Los plásticos más seguros son los codificados con número 1 (PET) y 2 (HDPE). También los 4 (LDPE) y 5 PP, aunque
a nivel medioambiental emiten tóxicos al eliminarse. (Habrá una entrada solo de plásticos como complemento).
Incluso con estos plásticos, evita siempre que se caliente su contenido (el agua olvidada en el coche tírala) y
reutilizarlos varias veces, especialmente con agua del grifo que tiende a descomponer los polímeros más fácilmente.
Evita utensilios, platos, vasos, tazas y cubiertos de plástico. Así además reducimos los residuos que generamos y la
posibilidad de que pasen a la cadena alimentaria por una incorrecta eliminación.
 Utiliza para tus hijos sólo biberones, tetinas y chupetes que especifiquen libres de Bisfenol A, en Europa están
prohibidos desde hace un par de años, pero cuidado con los que vienen de paises con menos controles o si los
compramos fuera de la UE. Evita los líquidos calientes en biberones de plástico aunque estén libres de bisfenol A por
precaución. Yo os recomiendo sin duda los de cristal mientras seáis vosotros los que alimentáis al bebé.

 Evitar consumir diariamente latas de refrescos o de conservas.

Basta con no terminar la cena en el restaurante o pollería de su predilección, pedir que envuelvan lo que quedó
para llevar para estar en contacto con el tecnopor. También, cuando se pide un café en las populares máquinas
dispensadoras de centros de estudios, clínicas y hospitales. Los envases de tecnopor se han convertido en todos
estos años en el envase indispensable de las comidas y bebidas para llevar.

Su uso indiscriminado se debe a la facilidad de su portabilidad y, principalmente, a lo barato de sus costos de


producción. Para la mayoría de empresas alimenticias y de restaurantes es más fácil envolver la comida en
tecnopor.

Sin embargo existe un peligro real en el uso del tecnopor. La espuma de poliestireno un derivado del estireno,
es "un carcinógeno humano", advierte un panel de expertos del Consejo Nacional de Investigaciones de
EE.UU. "Una de las conclusiones del informe es que esta sustancia química puede ser peligrosa", asegura el
doctor Jane Henney, uno de los integrantes del panel. Sin embargo, señaló que "se necesita una evaluación
más completa de los riesgos y la exposición" a este compuesto químico.

Durante décadas, la industria alimentaria ha insistido en que los productos fabricados compuestos de estireno
son seguros. No obstante, varios expertos han alertado de que el estireno "es un disruptor endocrino y uno de
los químicos relacionados con el cáncer de mama". "Un disruptor endocrino es un producto químico que imita
el estrógeno y tiene la capacidad de impulsar el crecimiento de diferentes tipos de cáncer", aseguran
representantes de la estadounidense Coalición Cáncer.

Además de poder ser perjudicial para el ser humano, el poliestireno es un compuesto que no puede reciclarse
por lo que también es perjudicial para el medio ambiente. Conscientes de ello, varias ciudades estadounidenses
han prohibido su comercialización. Recientemente, Nueva York se ha unido a otras 70 ciudades que prohíben
los envases de poliestireno o tecnopor en el uso de comidas o bebidas.

Plástico #1: Tereftalato de Polietileno (PET)

Comúnmente utilizado para hacer botellas de jugos, agua u otras bebidas, enjuagues bucales, bebidas
deportivas y contenedores para condimentos como la salsa cátsup, aderezos y mermeladas. PET es
considerado seguro, pero en realidad podría filtrar el metal antimonio toxico, que es utilizado durante su
fabricación.

Un estudio que analizó 63 marcas de agua embotellada producida en Europa y Canadá, encontró
concentraciones de antimonio que eran más de 100 veces el nivel típico encontrado en el agua subterránea
limpia (2 partes por billón).3

También encontró que entre más tiempo una botella de agua esté en un estante--en un supermercado o en su
refrigerador--mayor es la dosis de antimonio presente. Se cree que la cantidad de antimonio que se filtra de
estas botellas de PET difiere en basa en la exposición a la luz solar, temperaturas más altas y diversos
niveles de pH.

También se ha encontrado que los compuestos bromados se filtren en las botellas de PET.4 El bromo es
conocido por actuar como un depresor del sistema nervioso central y puede provocar una serie de síntomas
psicológicos tales como la paranoia aguda y otros síntomas psicóticos.

Plástico #2: Polietileno de Alta Densidad (HDPE)

El HDPE, que es considerado un plástico ligeramente peligroso es comúnmente utilizado para la leche, agua
y jugos, así como también envases para líquidos de limpieza y champús. También es utilizado para hacer las
bolsas de plástico y recubrimientos de las cajas de cereal (como la mayoría de los plásticos) ha mostrado
liberar sustancias químicas estrogénicas.

En un estudio, el 95 por ciento de todos los productos de plástico analizados dieron positivo a la actividad
estrogénica, lo que significa que pueden potencialmente alterar sus hormonas e incluso alterar la estructura
de las células humanas, lo que plantea riesgos en los bebés y niños.5 En este estudio en particular, incluso
productos que afirmaban ser libres de la sustancia tóxica bisfenol-A e (BPA) común en el plástico, incluso
dieron positivo a productos químicos estrogénicos.

Plástico #3: Cloruro de Polivinilo (PVC)

El PVC puede ser rígido o flexible, y es comúnmente encontrado en las bolsas para los productos de cama,
paquetes de carne y embutidos, juguetes de plásticos, manteles, paquetes de medicamentos.
El PVC contiene sustancias toxicas incluyendo DEHP un tipo de Ftalato utilizado en los envases de
acondicionadores de ropa. Los ftalatos son algunos de los grupos de plásticos que hacen que algunos machos
de muchas especies se hagan femeninos. Estas sustancias químicas han dañado el sistema endocrino de la
vida silvestre, causado cáncer testicular, deformaciones genitales, bajo conteo de espermas e infertilidad en
un número de especies, incluyendo los osos polares, venados, ballenas y nutrias solo por nombrar unos
cuantos.

Plástico #6: Poliestireno (PS)

Poliestireno, también conocido como Styrofoam, es utilizado para hacer vasos, platos, tazones, recipientes
desechables, bandejas de carne y más. El poliestireno es conocido para filtrar estireno,7 que puede dañar el
sistema nervioso y está vinculado al cáncer, en sus alimentos. La temperatura ha mostrado desempeñar un
papel en la cantidad de estireno que se filtra de los envases de poliestireno, lo que significa utilizarlos para
comidas y bebidas calientes (como el café caliente en una taza de poliestireno) podrían ser el peor de todos.

Plástico # 7: Otros

Este es una verdadera denominación para describir los productos hechos de otras resinas de plástico que no
fueron mencionados anteriormente, o aquellos hechos de una combinación de plásticos. Es difícil saber a
ciencia cierta qué tipos de toxinas pudiese estar en los platicos #7, pero hay una buena probabilidad de que a
menudo contengan BPA o el nueva sustancia química igualmente preocupantes en la clase bisfenol conocido
como bisfenol-S (BPS).

El BPA y BPS son disruptores endocrinos, lo que significa que imitan o interfieren con las hormonas de su
cuerpo y afectan su sistema endocrino. Las glándulas de su sistema endocrino y las hormonas que liberan
son instrumentales para regular el humor, crecimiento y desarrollo, función del tejido, metabolismo, así
como también la función sexual y procesos reproductivos.

Algunas de las más grandes preocupaciones radican en la etapa infantil, la exposición de compuestos de
bisfenol en el útero, que pudiera provocar errores cromosómicos en el feto en desarrollo, causando
espontáneos abortos involuntarios y daños genéticos. Pero la evidencia también es muy fuerte en mostrar
que estas sustancias químicas están influyendo en los adultos y los niños, y que provocan una disminución
en la calidad del esperma, pubertad temprana, estimulación del desarrollo de la glándula mamaria, ciclos
reproductivos interrumpidos y disfunción ovárica, cáncer y enfermedades cardiacas, entre muchos otros
problemas de salud .

Por ejemplo, la investigación ha encontrado que la "mayor exposición al BPA se relacionó con la obesidad
general y central en la población general adulta de los Estados Unidos,"8 mientras que otro estudio encontró
que el BPA no solo estuvo relacionado a la obesidad generalizada y abdominal, sino también con la
resistencia a la insulina, que es un factor subyacente en muchas enfermedades crónicas.9