Está en la página 1de 14

Jorge Juan Eiroa

Nociones de
Prehistoria general

Arie/ Prehis/OIio
130 NOCIONES DE PREHISTORIA GENERAL

SOBRE TECNOLOGfA y TIPOLOGíA DE LA INDUSTRIA ÓSEA

Barandiarán. 1.. El P(lJeQlI1e�'olí¡jco del Pirilleo Ocddemal. Zaragoza. 1%7.


Camps, G. . Ml/Iwel de RecJ,err/¡e Prélúworique. Doin. Pañs. 1979.
Leroi Gourhan. A.. L 'HOlllme el fa Matiere. Albin Michel. Pañs. 1971.
_ Prehistoria, Labor. Barcelona. 1978.
Piel-IJesruisscaux.1. L.. /IIStnlllltmflll pre/¡i-ftórico: Fonllo. !abriC{lciólI, mili;:aciólI. Masson.
Barcelona. 1989 (con abundante bibliogr.afía para la industria ósea de la península Ibérica.
seleccionada por V. Villavcrdc. en las pp. 272-274).
CAPíTULO S
Rozo).J. c.. • l"are el la fU:chc • . en P. P. Mohen. Ul' lemps de fa prélristoire. \'01. 11. SPF.
Dijon. 1989.p. 72.
Vento. E Ensayo de clasificación siSlcmática de la industria ósea ncolílica. La Cova de rOr
.. • LA CUESTIÓN DEL ORIGEN DE LA ESPECrE HUMA NA
(Beniarrés. Alacanl) Excavaciones Antiguas". SlIgmtl'/lI. 19 (Valencia. 1985). p. 3 1 .
Villa\"erde. V.. Los líl/imos ca:tulore.f. Tranifonllaciolles culturales y ecol/ÓmiC(I.1 dl/ral/le el
(Antropología de la Hominizaci6n)
Tarr/igfaci(lr y el il/icio del Hofocel/o 1'11 d ámbito mediterráneo. Col. P"J.trimonio. n." 22.
Alicante. 1995.
Evolucionismo. - .EI eslabón perdido • . - Los árboles genealógicos.
SOBRE TECNOLOGfA y TIPOLOGfA DE LA CERÁMICA - Bicx¡uímica y genética. - ¿Qué distingue a los homínidos?

Amold. D. E.. Cerall/ic ¡heory lU/tI t'/I/fllm/ proce.H. New Studies in Archaeology. Cumbridgc
University Press. Cambridge. 1985. La cuestión del origcn de la especie humana se ha abordado desde distintos
Salfe!. H.. M. F. Fauvct-Berthclot y S. Monzon. POl/r la l/o/7/w/islltio/l de /a descripliol/ (Ie� puntos de vista con fundamcnlos filosóficos y antropológicos. esencialmente. Hoy se
IJOlerie�. CNRS. P"J.rís. 1983. prefiere abordar desde una perspectiva multidisciplinar. en la que tienen especial im­
Baxter. M. J. y M. P. Hcyworth. • Principal components analysis of compositional datu in ar­ portancia los planteamientos antropológicos. arqueológicos. geológicos y genéticos.
chaeology• . en SPQ. Raht] y J. D. Richards (eds.). COII/lmlu (lpp/icllliol/s (l/ul qU(llIlitllti-
1"1' II/elluxls ill Ardllle% gy. B.A.R. Intem:lIional Series. 548. Oxford. 1989. pp. 227-240.
Brothwell. D. el al. • • La aplicación de los rayos X al estudio de materiales arqU/ .'
.ológicos •.
E\'olucionismo
Ciencia 1'11 Arqueología. Fondo de Cultura Económica. Madrid. 1980. pp. 533-545.
Caruso. N.. Cerámica l"im. Mal1lw/ práClico ,le la técl/ica (le e/abomciólI cerámica. Omega.
La preocupación por conocer el origen de hombre no es sólo actual. como pue­
Barcelona. 1986. de fácilmente suponerse. En todas las épocas de la historia humana los pensadores
Llanos. A. y J. Vegas En!kl)'o de un Illétooo para el estudio y clasificación tipológica de la
. •

y filósofos han abordado el tema. desde los clásicos de la Grecia antigua. hasta la
cerámica_o E.ffruliost le Arf/lle% g{a AI(/\·e�·a. VI (Vitoria. 1974). pp. 265-313.
actualidad. El tomismo. que durante siglos se presentó como la filosofía oficial de
MatsOll. F. R. «Algunos aspectos de la tecnología de la cerámica_o Ciellcia ell Arqlleología.
.

Fondo de CUItUíJ Económica. Madrid. 1980. pp. 619-630. la Iglesia, entendía que el hombre era una criatura impregnada de animalidad. pero
Orton. C.. P. Tyrcs y A. Vince. 1-'1 cerámica 1'11 arf/lle% g{a. Crítica. Barcelona. 1997. que compane la perfección secreta de Dios. del que procede su inteligencia. Des­
Shepard. A. O.. Cerllmic.\ [ar 1111' Arr:llaeologi.w. Publication 609. Cambridge Institution of pués. la filosofía siguió explorando el origen humano. hasta la modernidad. Para la
Washington. 1965. fenomenología. que parte de Descanes y Hegel y se personaliza en Husserl. el hom­
bre es una conciencia que explol'<. el mundo. intentando descubrir el principio último
SOBRE TECNOLOGIA y T1POLOGfA DE LA METALURGIA Y LA ORFEBRERíA de toda reulidad. No hay ningún fin supremo. pues todo absoluto haría desaparecer el
problema. Para el marxismo. que tiene míces múltiples, sobre todo hegelianas.
Dcrry. T. K. Y T. 1. Willians. Hiltoria de /tI lecllo/ag{a. Madrid. 1977. el hombre no es más que materia y ante todo agente de transformación. Como tal,
Eiroa.1. 1.. UI Prehistoria. VI Edad de los Meta/eJ. Madrid. 1996. nada representa por sí sólo. sino que la relación fundamental es el sistema social de
- J. Lomba. C. Martínez y J. Ponce. A!Jlllllel' (le /ipolog{a prehislórim. Murcia. 1989. producción. definido a través del tiempo por la esclavitud, el capitalismo y el socialis­
Mohen. J. P. . Meta/1Irgia ¡m'llI\tórica: il/lrod1lccióI/ a /a paleollletalllrgia. Barcelona. 1992. mo. El existencialismo de Heidegger. difundido luego por J.-P. Sartre, promulga que
- Y Ch. Elucre. Décolll"erte d/l Méta/. P-Jrfs. 1991. el hombre no es nada. aunque se distinga de los demás seres vivos por la conciencia.
Mordant. C.. M. PemO( y V. Rychner (eds.). L 'Alelier dll broll:;jer ell Ellrope. I)ar{s. 1998. El exislencialismo cristiano de Chestov. Jaspers y Gabriel Mareel concibe al hom­
Tylecote. R. F.. Me/a/llrgy ill Ardwe% gy. Londres. 1962. bre como un ser expuesto. abieno a una realidad distinta con la cual tiene relación. . .
VV.AA. . MII/eda .v lIIew/llrgia 1'11 ''/S allljgl/(l�' Cil'iIi:aciollel lIIediterr(illc(O l' ('llro/Jf'(I.f. Ma­ y no faltan entre tantos ideólogos definiciones que inlentan. con mayor o menor for­
drid. 1989. luna (a veces con mayor o menor sarcasmo). aproximarse a l a imagen del hombre:
132 NOCIONES DE I'REHISTORIA GENERAL LA CUESTiÓN DEL ORIGEN DE LA ESPECIE HUMANA 13 3

para Protágoras el hombre fue "la medida de todas las cosas>l: para Dostoievski es
«un ser que se habitúa a lodo .. : Voltairc lo definió como «un perro aullando entre
OlroS perros .. : pam James es «el más formidable de los animales de presa» y para Le
Dantec «una marioneta que tiene la ilusión de la libertad_,
Pero para un paleoantropólogo moderno el hombre es un animal rac ional del
orden de los Primates. del suborden de los Antropoides. del ¡nfnlarden de los Cati­
rrinos. de la superfamilia de los Hominoidcos. de la familia de los Homínidos. del
oénero Homo. con el nombre común de I-Iombre.
e Durante siglos el hombre apenas supo de su pasado más que lo que conocía o
podía entender a través de las Sagmdas EscrilUras que recogían los preceptos y mm
la historia de sus ideas religiosas.
Sin embargo. la verdadera dimensión del tiempo de l a Creación la empezaron a
abordar. con criterios más rigurosos. los filósofos de la Ilustración del siglo XVItt y
los biólogos y geólogos del siglo pasado. El conde Buffon fue el pionero en calcular
la edad de la Tierra en unos 500.000 años y Emmanuel Kant. en su Cosmogol/fa
( 1 775). se anticipaba a la idea de la evolución hablando de «millones de años" para
la edad de la Tierra.
Frente al fijismo oficialista y lnldicional, que venía a decir que el mundo y el
hombre habían sido creados tal y como son en la actualidad. empezaba a tomar forma
la idea evolucionista. emanada de mentes inquietas que no se conformaban con las
tesis inamovibles de una sociedad conservadora que temía enfrentarse a su verdadero
pasado.
La idea de «evolución. lleva consigo el concepto de cambio con continuidad.
«con un componente direccionah. como dice Emst Mayr. La evolución biológica es LÁMI!'IA V. CariCllfllm de Clrar/es DlIr\\"itl etl la prensa británica.
un cambio continuo en la diversidad y una continua adaptación de la'i poblaciones de
organismos.
Lo que Darwin presentó al público fue una visión del transformismo experi
Los griegos de la Antigüedad ya creían que las especies se transformaban en mental matizado: el cambio evolutivo. Para Oarwin el mundo no era estático sino
OtnlS especies. Esta idea fue olvidada hasta que en el siglo XVII algunos pensadores
dinámico. evolucionaba. y las especies con él. ya que eSlaban sometidas a cambios
progresistas. como Pierre de Maupcnuis. Erasmo Darwin (abuelo de Charles Darwin ) continuos que provocan el nacimiento de especies nuevas y la desaparición de otras.
y Lamarck. volvieron a abordarla.
en un proceso continuo y gradu:11 en el que no se producían cambios bruscos ni sal­
El pionero de la idea de la evolución fue Jean-Baptiste ManCI de Lamarck. tos discontinuos. Los organismos que companen semejanzas están emparentados y
el fundador del Museo de l listoria Natural de Francia. que enunció la teoría del
descienden de un antepasado común. Los cambios son el resultado de una selección
transformismo y le dio al materialismo sus fundamentos biológicos: ¡(La función natural a través de la lucha por la existencia en la que los que sobreviven son aque­
crea el órgano" fue una frase hecha de uso frecuente. Su obra Filosofía Zoológica llos individuos que ofrecen los rasgos más idóneos para hacer frente a las agresiones
( 1 809) Y su llisroria N(lfural de los (¡/lill/ales illl'errebrados ( 1 822) fueron sus mejores del medio. Y el hombre está incluido en todo este proceso. como un animal más que
logros. comparte un antepasado comlín con otros animales semejantes.
Lamarck se interesó por la evolución temporal. que es. por así decirlo. un cOt �­ Thomas I luxley. gr:ln :unigo de Darwin y difusor de sus ideas. divulgó la hipó­
ceplo «venicalistall de la evolución. Oarwin. después, concebiría la evolución «hon­ tesis de que los grandes antropoides de Á frica, los gorilas y chimpancés, eran los
zontal ,.. al preocuparse por el problema del «origen de la diversidad» . .
amm:l[es que más directumentc estaban relacionados con el hombre.
Charles Robert O:lrw in. nacido en Shrewsbury el 12 de febrero de 1 809, es el Las ideas de la evolución causaron un:t auténtica conmoción en la sociedad vic­
autor de El origen de 1m elpecies por I,íll de selecciólI /latural o de la consen'aciólI toriana. ya que. de ser
cicnas las ideas de Darwin. en algún punto de la evolución.
de las raws pril'ifeg;lIdlls en 1(1 luchll por la eX;.Hellcill. título lo suficientemente l:lrgo entendida como una cadena de transfor
maciones. debía haber un eslabón que unie<;c
como para abreviarlo en El origen de llls especies (011 t/¡e or;gill of Species). que se �
a C turas que aún
. � no eran hombres con otms que ya lo eran claramente. Cuestión
publicó el 24 de noviembre de 1859 (un tanto precipiladamente. debido a los aV:lI1ces difICil de aceptar para los defen
sores de las tesis creaeionislas bíblicas.
de Alfred Russel Wallace. que en sus estudios de las Indias Orientales había llegado Pero desde 1859 se fue imponiendo la idea de que todas las especies vivas. inclu­
a conclusiones similares a las de Dal'\\in). pero que se agotó en las librerias el mismo yendo la especie humana. habían evolucionado de otras. lo que ha ido demoslr.tndo
día de su publicación. la biología molecular
moderna. que apunta hacia la idea de que el origen de todas
\34 NOCIONES DE I'REIIISTORIA GENERAL
LA CUESTIÓN OEL ORIGEN DE LA ESPECIE HUMANA
1 35
o

las especies puede remontarse a �n único �ntepasado común Y que todas la � .fo.rmas En el Mi.oceno med io. h"ce entre 1 8 y 1 2 M.A ..
� la. en Ara�la . en Turqu(a y. por fin. en Europa. De entre ellos
. los hominoideos vivieron en el
d vida comparten el mismo có<hgo genético. Buena prueba de que las van.l� lOnes

1I0rte de ell
e olu¡ivaS son posibles es el hecho de que los anim�les y las plantas domestl�ados el Dryo,J/lhe�/ls y el Pl/OpuI . destacan
JeclIs de Europa. que se extin
guirán sin descendencia.
han sufrido constantes modificaciones a lo largo del tl.empo. a tntvés de mec �msmos En el M,ocen ? �upenor. hace entre 1 2 y 6 M.A .. ev
olucionan distintos hominoi­
:::
ejantes a los propuestos por Darwin con la selcccló n natural. Nuestnt mIsma es­ d�OS en todo el V,eJo Mundo. Los más conocidos son: el Ra
. mapitheclIs y el Sil'(¡
e. la humana. se ha desarroll:ldo durante los �ltimos millo�es de años dentro .del plfhec/�s de la India. el AllkampitheclIs de
Turquía. el GmecopitIJeclIs de Grecia.
­
(Jrupo de los monos africanos. mediante un relativamente rápIdo proceso :volut,vo. Dr yop uIJeclIs de Europa. el ú¡fel/gpitheclIs de Ch el
ina y el Kell)"lIpitheclIs de Nachoda
¡:o que la biología molecular nos dice que nuestro último antecesor comun con los
��
( Kema ).
impancés Y los gorilas vivió hace unos. cinco o seis millon.es de años. �r.t pues. •
, . Hace unos 6 M.A . des�parccen los hominoide
evidente que con la innuencia de la seleCCIón natural la evoluclÓ� conduce ? un� me­
os de Europa. mientras que en
. �ios ambientales : se desecan algunas
.

Afnca se producen unos Impo antes c3ln


J
'ora adaptativa que. en última instancia. conduce a la divergencI� y a la. diversIdad.
Años después de Darwin. el jesuit? �ie,:,"e Teilhard �e Chardm.. naCIdo en 1891

zonas. desaparecen bosques y se Imponen dIstIntos am
bientes de sabana herbácea en
. distintas partes del continente. muy especial en Áfric
En est� am�iente de sabana afr�cana algunos ho
a centro-oriental.
y fallecido en Nueva York en 1955. tlc �stla!� IZÓ». por �Sl deCirlo; la .Idea de la evolu­
. rninoideos comienzan a despla­
ción. venciendo definitivamente la resistenC ia que haCia ella tema cierto sector de la zarse con blpedla vertIcal (locomocIón humana) y
a mantenerse erguidos. Es enton­
sociedad. 000 ces cuando aparecen los homínidos. que son una su
Seglin Teilhard de Chardin. el Universo es un sistema organ I�ámico en �Ias
o o

. perfami lia derivada de los horni­


noideos
,
de «interiorización» Y el hombre, que aun no ha completado su evolUCIón, es su p .lrle �sde hace unos 6 M.A . ya están definidos los
homínidos: los primeros fueron
activa. Dios es la fuerla ocult'l que orienta la evolución humana. el Punto Omeg:1 al conOCIdos con el n.o rnbre de Australo )hitecu
que se dirige la hominización. El destino final de I.a evol�ci�n humana es, p:lra �1. l s. término que quiere decir «primate del
Sur». �;que el pnmer hllllazgo lo rell lizó Raym
ond Dart en Táung (Suráfrica). Des­
tlcristificar» la materia. asociarse al Creador (al Cmto CosmlCo. como él lo llama) pués vlmeron los hallazgos de Sterkfolllci n. Sw
artkrans. Kromdraai (Johannesburgo)
para completar el mundo media� te el esfu.e�? y la búsqueda. . . y Makapansgat (Pretoria).
• l. s con-
.
Es el de Teilhard un evoluclOllIsmo dlngldo que ha tranqlllilzado a al gun. ,E�tre hace 5 y 2 5 M .A . los australopitécido

s se desarrollaron en diversas partcs
ciencias. de Afnca. muy espeCIalmente en la zona ce
.

ntro-oriental . Entre los hallazgos más im­


portantes están los del valle del Rift. Afar
y Omo (Etiopía). los de las orillas de los
lago� Turkana y Baringo (Kenia) y los de
. . la Garganta de Oldu vai y las orillas del lago
..El eslabón perdido" Eyasl (Tanzama ) En todas e3las regiones existen múltiples
gos que han podido ser corrcctamente yacimientos con hallaz­
La expresión «eslabón l>erdidolt se acuñó en el �iglo XIX para �acer referen� i'l a
fechados por dataciones r..J.diométricas entre
4 y 1.2 M . A. Una datación de Om
o. en Hadar. ofreció la fecha de 4.4 M .A.. hasta el
ese hipotético antepasado que serviría de nexo de umón entre lo� pnm.ates supenorcs momento la más alta conocida.
y la familia humana. y su hallazgo ha sido el ?bjet}v� de muchos IIlveSl1gadores qu.e se
. �oexistieron cuatro especies distintas de australopitécido Au
lanzaron a los más recónditos pamjes de ASIa y Afnca en busca de sus restoS fÓSiles ret SIS AIl.o; .. :uphit s: stralophitecus {¡fa­
� : eclIs {¡fricilIl//s. Australophiteclls
robl/sl/Is y AustralophitecllJ
Tal vez fuese el holandés Eugene Dubois. médico militar en Java. el que ofre­ bolSel.
ció una pri mera respuesta. al encontrar en 1892 al Pitecllnrl1ro¡mS erectl/s (hombre­
mono erguido), con un millón de (lños de antigüedad. Después de Dut�OIS: .

nigswald. Dart. BrOOIll... Leakey. �ashbum. Campbell. Fossey. Tobtas. J � I :I � so i


Von Koc­ � Un� de las ra ....as
.. más conocidas de los australop,itécidos
arensls qu� habn6 en la zona centro- es el Australophitecus
oriental de Africa. hace entre 3.7 y 3 M . A .
no de los ejemplares más famoso
s es el hallazgo de Afar denominado «Lucy" por
Aguirre . . . y muchos más. h:1O segUido documentando con numerosos hall.lz , �gos � Donald Johanson. que dUfllnte mu
cho tiempo ha sido considerada como la «abuela»
posible hilo genético que conduce desde los primates al hom?re. de la humanidad.
El punto de partida de la evolución humana son los pnmates del Paleoce llO Y Los restos mejor conocidos hoy so
n:
el Eoceno. que se desarrollaron hace entre 60 y 40 M. A. (millones de años). EstoS
primates constituí.lO varios subórdenes y familias. En el Oligoceno medio. hace unos El meo.ci.onado A//sm¡/ophitec//s
30 M.A " . algunos grupos de . prim:lIeS se desarrollaron en z�nas especia� n�ente :l �a
afaremü. de Afar (Etiopía) .
- El ArcllpllheclIs ramid//.\·. de Aram is
(Etiopía).
para la VIda. como en el oasIs de El Fayum. cerca de El Calro. donde vlvl6 �I A�8).� - El Allstmlophitec/ls garhi. de Bour (E
. . i tiopía).
ptopirlleclIs. o en los cntornos del lago Victoria. donde vivieron diversas fa!ll,] �a<¡ - El AlIstmlop/¡iteclIs m/{lIIlellsü. de
. � Kanopoi y Al lia Bay (Kenia) .
En el Mioceno inferior. hace entre 25 y 1 8 M.A . evoluciona la superf:umlw de - El Austmlophiteclls b(lhr-el-gha:ali.
(Chad).
los hominoideos. d:lndo lugar a diversos géneros. entre los que destaCa�, el RlI�,g�I'(I­
pit/¡eclIs. el N)'lIlI:apitIJeclI!i y el ProC()IISlIl lIfricwlIIs. prescntes en vanos yaclIllIen­ . El conocimiento de algunos de estos ejemplares es fru
L-Ct=-
os de Kenia. como Songhor. Koru y Rusinga. reclentes_ desarrolladas en lo de investigaciones muy
la última década. en la que los avances han sido numero-
1 36 NOCIONES DE PREHISTORIA GENERAL LA CUESTiÓN DEL ORIGEN DE LA ESPECIE HUMANA 1 37

sos. tanto en trabajos de campo como en labomtorio. De entre los descubrimientos


más destacados de los últimos diez años podemos destacar:

/993. Descubrimiento del ArcJiphilecJ/s ramidus. en la localidad de Aramis. a


unos 230 km de Addis Abeba (Etiopía). por un equipo dirigido por Tim Whitc. Gen •

Suwa y Bcrhane Asfawd.


Se denominó mll/idl/s, que en I:l lengua arars de la comarca quiere decir «raíz».

"'r'� ,
. "

Ha sido considerado como el eslabón entre los hominoideos y los homínidos. y ha


..
..

... •

sido fechado en 4.5 M . A.. alHeriar al a!arem'Ís (<<Lucyll). que se fecha en 3.2 M.A.
Se trata de un ejemplar con cerebro pequeño. que caminaba erguido y vivía en un
medio ambiente boscoso. en medio de un clima tropical o semitfopical.
Se encontró el 23 de diciembre de 1993 y entre 1994 y 1 995 se encontraron
nuevos restos.
I
"
/99-l. Descubrimiento de 1 7 nuevos fósiles en !2tiopía. todos ellos de AIISlra­
\-.
.f
, ,

lopitlleclts a!arem¡ü. precedentes. como «Lucy_. del Homo habi/Ü. Su cronología se . .


,
,
'.
• •
• • ••
estima entre 4.5 y 3 M.A. �.

/998. Nuevos hallazgos en Sterkfontein (Suráfrica), de un homínido fechado


, "
"

�21

en 3.6 M.A. El descubridor Philip Tobias, de la Universidad de Witwatersrand, 10


define como una osamenta completa de un homínido de 1,22 de estatura. con rasgos :; �:
. _�8, '
--')� .,-
-.

�1�
muy primitivos. que puede ser considerado como un enlace con los hominoideos.
,

1....
;
/" , ,, _. �

1998. Descubrimiento del AU51ralophilecIIs Ix,hr-el-glm:;:ali. en el desieno sep­


Q . �
"1 ',_, '-" �'�''''' ;'
'. · �.� I2o-.JI!;
� "·i, ( -.-

tentrional del Chad. Restos de una mandíbula de un australophitécido antepasado del


,... >; t·· a"1 ,-.n
• ¡ .. .._•.

.
Homo. El equipo de investigadores estaba fonnado por Michel Brunet. de la Univer­
,�"F-
!'! ....:
....."'___ \
·

"" -"

.
sidad de Poitiers. y David Pelbeam. La imponancia del hallazgo estriba en el lugar en . ,·

/ :\ \; '�
n

'.... . '. � ......



,

el que ha aparecido. en pleno desieno del Chad. a unos 2.500 km de distancia del Rift
.' . ). .
) '�
Valley, considerado como la cuna teórica de los australopitécidos, con lo que se pone
en tela de juicio la tesis del "lado oriental» y se demuestra que los australopitéci­ '-"" \
.
(
' l. �·�.
" ...."....�) . f �,j
,::: .... �� " .,- 7/
" - '

.:' ¡ '
dos se expandieron por el continentc africano con más rapidez de la que se suponía.
" , '. ' ! L... �.l9",.,.. {
', '.
,...

con lo que se refuerl.a la tcoría panafricana. Sus descubridores lo han denominado ..


r1
." �
,

_.' :, ... �
«Abel_. y con cierto humor lo definen como «el primo del oeste_o
'
,"� , ',
. .. ..
'
".

,
.
1.
1999. Hallazgo en Bouri (Etiopí:l) de un yacimiento con restos de un nuevo
·.

australopitécido (Al/srraloplJileclIs garhi. ténnino que quiere decir «sorpresall) aso­ -.


-t
ciado a otro yacimiento con restos de despiece de fauna y más de 3.000 instrumentos
líticos utilizados para conar. Su descubridor, Tim White, de la Universidad de Ber­ .
"
.) - .�
.'
. "
....... -"'�.,/'.r ..
-
,
,
.
..
'

keley. lc atribuye una cronología de 2.5 M.A. y lo cree antepasado cercano del Homo . . '

soplellS.
2001. H:ll1azgo en el yacimicnto de Toros-Manalla (desierto de Sahel. Chad)
del cráneo del homínido denominado St//¡e/tlllt/¡mplIs tchadellSis (popularmente co­
, T _, Q....">e1' 1'111
nocido como Toumai, «esperanza de vid:l»). Su excavador. Michel Brunet. de la Uni­ , Tighenn"'�
versidad de Poitiers, le atribuye una antigüedad de unos 7 M.A. Me<... Ku........ �11
... '"

Con este hallazgo vuelven a tomar imponancia los territorios de África cen­
, lHIyomoo. l23I
Tu".,..... (¡«___... N_onlr Ql

C,,�."ItO ele 0IcIwa< f7l


' $..."",_ PI
tra1. donde ya había aparecido el .primo del oestelt. AlIstrtllophileclIs bar-el-gIUl::.ali.
también dcscubieno por el equipo de BruneL T--. 0I10<\IaI K-. �

2002. Revisión del cráneo Sls- 1 5 (denominado «Sm. Ples_). descubieno en


Sterkfontein ( N W de Johannesburgo) por R. Broon en 1947. Los nuevos estudios MAI'A l . 1,,(1 evolllción 1'11 ÁJrka: prill<"i/)(lles yacimielllo.f.
de F. Thackeray. del Musco de Ciencias Naturales de Tmnsvaal. lo definen como un
macho joven de auslralopithecus, de hllce 2.5 M.A.
138 NOCIONES DE PREIIlSTORIA GENERAL LA CUESTIÓN OEL ORIGEN OE LA ESI'ECIE HUMANA 1 39

Hallazgo en la cueva Liang Bua (isla de Flores. Indonesia) de restos Á Á


2003. les se han encontr.tdo en frica oriental y central. Norte de frica. Java. Indonesia.
antropológicos de un flomo de pequeña estatura (poco más de I m). con una ca­ Asia oriental y Europa.
, En la :Ictu:llidad hay tendencia a denominar Hamo ergaster
pacidad endocraneal de 380 e.e.. asociado a industria lítica adscrita al Paleolítico a los erectlls de Africa. reservando el término erecllls pam los asiáticos del tipo Java.
superior. Ha sido denominado 1-10010 Hore siensis. Su cronología estimada lo silú.. En Europa estos Homo erecIl/s recibieron dumnte mucho tiempo el nombre de
hacia 13.000 a.p. anteneanderthales. Eran unos gmndes cazadores que utilizaban unos útiles de pie­
2oo3. Descubrimiento en Peslera cu Oase (cueva de los Huesos), en los Cárpa­ dra bastante perfecciomldos. Por otm parte. cabe destacar el uso del fuego y la crea­
lOS de Rumanía. de restos antropológicos de un posible híbrido que presenta mezcla ción de verdaderas estructuras de habitación. como vemos en las cabañas de Terr.:1
de rasgos de Homo arcaico y moderno. Según E. Trinkaus. el hallazgo confirma que Amata y Lazaret (Fmncia), o en Vértesszollos (Hungría). En España destaca el asen­
los humanos modernos se cruzaron con poblaciones arcaicas. incluidos los neandcr­ '
tamiento de Atapucrca (Burgos).
tales europeos. El hallazgo se recibió con escepticismo por olros especialistas. El Hamo sapiens arcaico apareció hace unos 400.000 años. Con fechas situa­
2004. Descubrimiento de restos de otros nueve individuos de Homo floresiell­ das a lo largo del Pleistoceno medio. y en todo el Viejo Mundo. nos encontmmos
siso tras lo que sus descubridores. P. Brown y M. J. Morwood (Universidad de New con una serie de fósiles que l1luestmn una mayor capacidad cranenna (siempre por
England. Australia) y T. Sutikna y R. P. Socnjo (Universidad de Yakarta. Indonesia). encima de los 1 .000 c.c.). UIl:I disminución de las superestructuras. con tendencia a
esliman que las características del Hombre de Flores no suponen una patología. sino ta inflexión de la región glabclar, en el centro del tOrtiS slIpraorbiwlis. y con dismi­
la existencia de una nueva especie. nución progresiva de los boreles laterales del mismo. mayor altura de la bóveda, la
2005. Hallazgo en la región de Hadar (Etiopía) de restos de 1 2 ejemplnres de anchura máxima del cráneo situada algo más arriba (hacia los parietales). el occipi­
nustralopithécidos. con cronología entre 3,8 y 4 M.A. Sus descubridores. B. L:nimer tal más redondeado y una rellltiva disminución del volumen facial y de la robustez
y y. Hnile Selassie. los consideran los bípedos más antiguos conocidos, anteriores al mandibular. A estos fósiles. que en re:llidad quizá también padrínn ser considerados
.
afarensis (Lucy). como Homo ereclll.� evolucionados. se les suele dar un nombre taxonómico distinto.
2005. Nuevos hallazgos de restos de Sahe[al11J¡ro/Jlls c!w(/ellsis (.Toumai ... el y los incluimos dentro de nuestra misma especie (sapiells), de la cual serían sólo una
Viejo hombre de Chad). con 10 que hoy se cuenta con restos de nueve individuos del variante (primitiva y antigua) que recibe el nombre geográfico del fósil sobre el que
que M. Brunet (Universidad de Portier) con�era • posible ancestro de los homínidos se señnlnron sus rasgos en cada una de las grandes regiones. Así. en Asin continen­
posteriores... con una cronologfa de unos 7 M.A. tal encontramos el H. slIlJ;el/J daliel/sis. dentro del cual se incluyen los importantes
2(X)6. El equipo de T. White encuentra en Assa Issie (<<colina roja .. ). cuenca del fósiles de Dali y Jinniushan. en China: el H. sapiens IIgllllllollensis (soloellsis). de
Awash medio. región de Afar (Etiopía). nuevos restos de AllstmlofJ;tJ¡eclIs fl/U/lllell­ Java. conocido por el grupo de individuos hallados en las terrazas del río Solo. cerca
siso con cronología de 4.1 M.A. En la región de Afar convivieron tres especies: A. de Ngandong: el H. sapiel/s IUlrm(lllel/si.�. a causa del nombre de la bóveda cranea­
mmidllS. A. allomellsis y A. ofrm!llsis. dur..mte unos 6 M.A. na e,ncontrada en el valle de Nannand:l. en el NO de India: el H. sapiells rllOdo.�iellsis
en Africa. representado por los ejemplares hallados en Rhodesia (o Broken Hil!. hoy
Como se ve. es más que posible que estos australopitécidos se expandierJIl rápi­ .Kabwe Man .. ). Ndutu. Ngaloba. Salé. Boda. Saldahan. etc. Tal vez debamos añadir
damente (X>r aIras lugares más occidelllales de África. Fueron ellos los que nos deja­ hoy el hallazgo del homínido 1 8 de Laetoli (Tnnzania). con una fecha de 1 20000 a.p.
ron las huellas de sus pisadas en las cenizas volcánicas de Laetoli. En Europa encontrarnos el llamado H. safJiem' slei"heimellsis. conocido por los
El AlIstmloplliteclls africmws y el AllslmlophüeclIs robl/sll/s des¡lparecieron de ejemplnres de Steinheim. SW:lIlscombe. Biache Saint Vaast. Vértessz6116s. Arngo y.
la Tierra. (X>r extinción y sin descendencia. hace un millón de años. tal vez. Petralona (con una datación muy discutida) y el gran conjunto de la Sima de
Desde hnce entre 3 y 2.5 M.A.. apnreció el Homo h abil is. al que se le da este los Huesos de Atapuerca.
nombre por su capacidad de f:lbricar útiles (choppers y cJ¡oppillg lools. cantos tra­ Tms los hallazgos de Atapuerca los investigadores españoles pro(X>nen a un
bajados) y de construir las primeras estructuras de habitación que muchas veces se H. al/{eeessor, derivado del /-/. 'lfIbi/is junIO con el ereellls. del que derivarían el
reducen n unn acumulación de piedras. a modo de muro pamvientos. Con este re· Neandertal y el sapiem :,·{/piel/s. En At.lpuerca hay reslOs de seis ejemplares. datados
prcsentante. se ha cnl'zado definitivamente 1:1 frontera de la hominización; el hecho en 780000 a.p. La propuesta ha suscitado un interesante debate entre los especial istas.
humano aparece con toda su fuerza potencial. que se desarrollará en los tielll(X>s futu­ Todos ellos son morfológicamentc muy v:lri:lbles. incluso dentro de una misma
región geográfica. y tienen el problema de que la mayor pnrte carece de una datación
ros. Las más antiguas induslrias líticas de cantos trabajados y toscas lascns asociadas
al Homo I/(//)il;s se encontraron en la formación Shungum, Omo (Etiopía), fechada� precisa. Es posible que las diferenc ias se deban a dataciones distintas. con lo que
en 2.1 M.A.; en la Garganta de Olduvai (T.mzania). fechadas entre 2 y 1.5 M.A.; estaríamos ante una microel'olllció" temporal. o bien ante distintos rasgos genéti·
'./ en el complejo Karari. lago Turkana (Kenia). fechadas entre 1.6 y 1.3 M.A. Estas C?s (I'ariabi/id(l{/ illlergru¡xl/). Sin embargo. también cabe la posibilidad de que esas
dataciones se obtuvieron por el método del Potasio-Argón 40. diferencias sean más bien debidas a la variabilidad que existe dentro de cada gru·
Hace 1.5 M.A. aparece el 1·lomo ercc(us. que se sitúa entre 1.5 M.A. Y
1 ()()(X)() a.p.. y se expande por uxlo el Viejo Mundo. adoptando diversas variantes En el ya.:,mocn", de l>m:inl" . �n la R�p"l>lk'a de (lnql&. �I pruf.-.or Da,id l.<lIdl,paa..tu .... �n,,,IJad;
....�
.., ""'" mandihula y ..... rn...... de 11-00.." "la\tC.'J QIlC'. qlin w� dttw..-.on., a ...."""'1 ('-.graphIC úunlO de 1001.1.1
,,, , rt>Cocn·

formales que sólo afectan a partes secundarias de su estructura ósea. Sus restos fósi· PIIdrian s..r .10> """,n
,, idoo lI\;b anusUOlo de Lu�a o,:"I<k",�I •. <'0<1 u"", �n.nolotlia en lomo a 1.1 '-t.A.
140 NOCIONES DE PREHISTORIA GENERAL
LA CUF.5TIÓN DELORrGEN DE LA ESPECIE IIUMANA
14
po (\'lIriaf)ilidad illfrtlgmpa/ O individual), como por ejemplo. el caso de Atapuerca. La aparición .del ho rn ?re moderno. última etapa de la evolución.
. se inten
donde hay individuos de distintas edades y sexos. car hoy desde vanas poSIC iones. que han propuesto. en general. tres modelos ta expli
La cronología general estaría entre 500000-400000 y 2�-.15� ? p. y apa­ diferentes: teórico¡
recen cultural mente asociados a las últimas industrias del Paleohll�o mferlor (A��e­
¡cose superior y evolucionado), con datos lipológicos que preludian el Paleohllco l . Modelo mullirregiona1. d� Milford \yolpoff. que propone la ev
medio o Musleriense. rada del ho.mbre moderno � n las diversas reglones en las que aparece. aolución sepa
También algunos rasgos físicos de estos HOlllo preludian algunas formas que Homo arcaico de hace l millón de años.
partir de UI
les suceden cronológicamente. como es el caso de los individuos de China. o el más 2. Modelo de hibridación. de Erik Trinkaus. que propone que el ho
conocido para nosotros de los neandertales de Europa. derno es el resultado de la mezcla o hibridación de varios tipos. mbre mO'
Entre 130000 y 35000 años a.p. se desarrolla un nuevo tipo denominado 1"10-
mo sapieos neanderthalcnsis (hombre de Neandertal). cuyos restos, ya. muy abun­ 3. Modelo de dispersión desde �fr.ica. de C. Sl inger y A. Braue
dantes. se han encontrado por buena parte del Viejo Mundo. muy especIalmente � n que el hombre �odern� se generó en Afnca subsahan�ana, desde donder,seque propon(
Europa. en los entornos del Mediterráneo y en el Próximo Oriente: España, Francia. norte y al PróxImo Onente y, después. al resto del mundo. en época dispersó a;
reciente (tesis del ocJardín del &lén»): relativamente
Alemania. Palestina. lraq. etc. , . .
En este hombre de Neandertal. cultumlmente asociado al Paleolttlco mediO o
M usteriense. encontramos por primera vez evidencias de cierto sentimiento religioso. Durant� los últimos años parece haber tomado fuerza,el modelo multirregion:ll .
ya que, al parecer, tenía unos ritos. como el culto a los muert�s. al cráneo de los �sos. Los ongenes del hombre moderno pueden estar en Africa o en Oriente Próxi­
etcétem. y que practicó el canibalismo ritual, como se aprecia en Hortus (FranCIa) y mo. La idea que más se está manejando propone tres escalones evolutivos, entre el
en Krapina (Bosnia). . . Pleistoceno medio y superior. aproximadamente enlre 4()()()(X) y 1 00000 a.p.:
Aún se debate la relación del Neandertal con el Homo saplens saplellS. Hasta
hace poco se le consideraba como un eslabón más en .Ia cadena filo�enética humana. l . r� escal6n.
Restos de H. erecflls evolucionados del Plcistoceno medio halla­
incluso con frecuencia se habló de neandertales híbndos o evolUCIonados. para de­ dos en Africa cClllrooriental: Kabwe. Baringo. Boda. Melka Kuntu
�. escal6n. Restos del Pleistoceno superior. que ya tienen más afinid:lde
ré, Eyasi y Ndutu.
signar grupos de neandertales que presentaban rasgos modernos: como los de mOI�te o
s mor­
CarmcJo (Israel). Incluso en los yacimientos de Skhul B (Palestma). Tabun C y Qje­ fológIcas con el Nomo sapiells: Omo 2 y Florisbad.
bel Qalat. el Musteriense aparece asociado a restos de hombre moderno: Algunos es­ 3.rr
escalól/. Restos del Pleistoceno superior
pecialistas supusieron que los neandertales llegaron a ftlezclarse genétIcamente con Border Cave. Klasies River Moulh. ya evolucionados: Omo 1. Singa.
los Homo modernos. dando como resultado híbridos que presentaban caracteres de
ambas especies. Desde hace unos años se pretend� desligar a los .neandertales de la . Desde e�s I.u�ares se expandieron por todo el mundo. sustituyen
línea genética que originó a los HOlllo modernos. Sm embargo. recientes hallazgos en CIones ma¡;s primitivas de H. sa¡Jiells. Esta hipótesis do a las pobla­
Francia (Saint-Césaire y Grolte du Renne. en Avery-sur-Cure. con neandertales aso­ Eva») la apoya el estudio genético a través del est (que se denomina la ochi pólesis
ciados a industria lítica chatelperroniense. propia del H. salJiells sapiells) y en Portu­ un� forma de ADN que se hereda exclusivamente udio del ADN mitocondrial. que es
gal (restos de un niño de unos 4 años) vuelven a plantear seriame l te la posibilidad de la Idea de que los humanos actuales proced de la madre. Este estudio conduce a

relación entre ambos. Esta posibilidad la defiende, entre otros. Mtlford Wolpoff. de la Sureste de Asia. Los recientes hallazgos deenLee de una única generación africana o del
Universidad de Michigan. que pone de manifiesto la necesidad de nuevos hallazgos rocosa del lago Langebaan (Ciudad de El Ca Berger y David Roherts en la orilla
para ratificar est:l ide'l. y, más recientemente (2003). E. Trinkaus. a raíz del hall :lzg manos y huellas fosilizadas fechadas entre 3 bo), entre 1 995 y 1 997. con restos hu­
. .
. o
a esta supuesta "Eva,. primigeni. 00000 y 1 00000 a.p.. podrían pertenecer
en la cueva Pestera cu Oase, en los Cárp;lIos de Rumanía, de restos de un mdlvlduo 1.
���
que presenta mezcla de rasgos de Homo arcaico y moderno, lo que podría interp�­ " De los reeient�s estudios (enero 200 1 ) sobre genética de las poblac
tarse, según este autor. como una hibridación entre humanos modernos y poblac �o· l dos por u� eqUIpo de J . iones rea­
� y publicados en «Naturclt. se deduce que los ancest
Universidad de Uppsala (Suecia). dirigido por Svante

.
nes arcaicas. incluidos los ne.lIldertales europeos. En todo caso, el deb:lte continu�.
Parece claro, sin embargo. que en Europa y en algunas zonas del Oriente PróxI­ Iaclón del Viejo Mundo, rastrc:ldo ros comunes de la po­
mo coexistieron neandertales y hombres de morfología moderna, en las últim:ls f¡�$CS ace unos 200.000 o 150.000 años s a través del ADN mitocondrial. vivió en África
. unos 100.000 ano antes del presente. comenzando su exp . ansión hace
del Musteriense y a principios del Paleolítico superior (Perigordiense-Aunñaclen­ - s. Esto concuerda, a gr:mde .
se). La variabilidad antropológica de los inicios del Paleolítico superior. don�e se s r.lsgos. con la «hipóteSIS Eva». aun-
re,,:oll()Ccn al menos cinco tipos distintos de H. sapiells sa,úens. podría reneJ ar el
intercambio genético. . .
Mientras el hombre de Neandenhal se desarrollaba. se estaban Originando. de
forma paralela. otros tijX)s de hombres modernos. que terminarían por suplantarle.
142 NOCIONES DE PREUlSTORIA GENERAL LA CUI:STIÓN DEL ORIGEN DE LA ESPECIE IIUMANA 143
que dando prioridad al continente africano como punto de partida de la expansión. en a los restos. un Olduvaiense (modo 1). en :I �nbos ya�imientos de Georgia y España.
detrimento de la hipótesis del sudeste asiático. De esta forma. e � Homo al �tecesor pudo partir desde Africa hace casi dos millones de
Los estudios genéticos y bioquímicos, especialmente los iniciados por Allno años. I�egar a ASI.a y. un millón de años después. atravesar el continente y llegar hasta
Wilson y su equipo de la Universidad de Berkeley en 1980. han dado ya algunos la pelllnsula lbénca. donde lo hallamos en Awpuerca desde. tal vez. hace un millón
resullados que deben tenerse en cuenta. Rastreando las huellas genéticas a tr:lvés de de años.
ADNml (AON mitocondrial. que es transmitido intacto de madres a hijos) y del cro­ Esta propuesta se encuenlra en discusión y a la espera de ser más documentada
mosoma y (que determina el sexo masculino y es transmitido intacto de padres a con nuevos hallazgos.
hijos), se ha podido comprobar. Iras años de expcrimenta�i6n, que todos los seres �I hom.bre modemo fue imponiéndose en todas las regiones del mundo: en el
humanos actuales descendemos de una mujer que vivió en Africa, hace unos 150.000 Próximo Oriente. donde conocemos pocos restos del PaleolÍlico superior. los hallaz­
años (la denominada «Eva milocondrial.). que estuvo unida a un padre, también gos de Ohalo II y Nahal Ein Gev I ya son de hombres con clara morfologí:1 moderna.
africano (el _Adán del cromosoma Y,,). del que todos procedemos, de manera que más grácil que sus antecedentes de Qafzeh y Skhul.
todos los pueblos aClUales distribuidos por todo el mundo procedemos de una pare­ �n Asia I �s hallazgos de India y Sri Lanka (Batadomba lena. 28000- 16000 a.p..
ja de cazadores-recolectores africanos. cuyos descendientes emigraron desde África y Beh lena �lIulgala. 1 2000 a.p.) revelan la presencia del hombre moderno. con
siguiendo dos rutas básicas: por un lado. la ruta del valle del Nilo. que los llevó a estructuras aun :lIgo robustas. desde el interglaciar Riss-Würm; igualmente en China.
las costas del Mediterráneo oriental, desde donde se distribuyeron por diversas regio­ donde están presentes .en 1:1 Cueva Superior de Zhukudian. incluso en Japón. donde
nes de Europa y Asia; por otro lado. el estrecho paso situado entre Djibuti y Yemen. se han detectado en Mmatogawa. con cronología más tardía.
superando el estrecho de Mandab. en el golfo de Adén (más estrecho que en la actua­ El 11. sapiells sapiens de Europa prese nta algunas variantes durante el Paleolíti.
lidad, debido a las fluctuaciones marinas del cuaternario), distribuyéndose por Arabia ca superior. Tradicionalmente se reconocían: en el Perigordiense y Auriñaciense. los
y. desde allí. por otras regiones de Asia. hombres de CO?lbe-CapeJle. Cromañón y Grimaldi: en el proto-Magdaleniense, el
Después, en poco tiempo. se extendieron por todo el mundo. incluidos Australia hombre del Abrl-Pataud; y en el Magdaleniense. el hombre de Chancelade.
y América. . En la :lclualidad sólo se aceptan dos unidades morfológicas fundamentales: el
Las formas de Homo sapiells más antiguas conocidas están en Africa centro tipo Combe-Capelle y el Cromañón.
,

oriental y en Sudáfrica: Omo. cuenca del Awash, Heno, Badó. Kabwe. en Etiopía. y El �ombe-Capclle tiene cráneo armónico. con cavidad craneana alargada. arcos
supmclhar. s d altura medi. a. m lIldíbulas aún marcadas y estatu
en Cueva Border, Singa y Klasies River Mounth. fechadas entre 150.000 y 100.000 : � .' ra de haci:l 1.65 m:
a.p. En el Próx.imo Oriente, en los yacimientos de Skhul y Qafzeh. un poco después. pr�senta aun ciertos rasgos arcaicos y tiene similitudes con los hallazgos de EUrop:1
y. por fin, en el Sudeste asiático, en gandong, hacia 60.000 a.p. Oriental (hombre de Brno. Moravia).
En Europa las fonnas más arcaicas son las de los restos de Mauer (Alemania), . El Crornañón constituye el tipo humano más generalizado. que terminará por
Petralona (Grecia), Arago (Francia) y Vénessz61J6s (Hungría). y en un segundo or­ Imponerse a lo largo del Paleolítico superior. El tipo engloba los restos de Cromañón
den. ya con más semejanzas con los neandertales. los restos de Biache SI. Vaast y La y los del complejo Grimaldi.Menlon.
El Crornañón era allo. de unos 1.75 m, de cráneo redondeado. frente elevada sin
10r¡¡� supmorbitario y mentón saliente. Sus orígenes pueden estar en los sapiells del
Chaise (Francia), Swanscombe (Inglaterra) y Atapuerca (España).
Los humanos modernos ya están distribuidos por todo el mundo a principios
del Paleolítico superior (perigordiense y Auriñaciense) y sus restos son frecuentes.
:)r6� 1 �? Oriente asi�t�co (Skul�l. Qafzeh) y su presencia en Europa se detecta desde
os lIllCIOS del Paleolltlco supenor, en el Auriñaciense.
asociados a industrias líticas y óseas de estos períodos.
En Atapuerca, destacan los restos de H. sapiel/s arcaico. precursor del Neander­
tal, y en la Gran Dolina, restos de unos seis individuos de hace 0.7 M.A .. que hoy
� �
uc� Eso e�pl ica el caso del HOlllo Jforesiel/:ús (isla de Flores. Indonesia). hallado
. La variabilidad de la especie, como se ve dura hasta los últimos pasos de su evo­
n
son considerados como los restos más antiguos de Europa. definidos como H. (lllIe­ � 3 en Llang Bua. de poco más de un metro de estatura y 380 cc de capacidad
e��ocraneal. fe� hado entre 95.()(X) y 12.000 a.p. Este atípico Homo.
cessor, derivado del habilis, que en opinión de sus descubridores sería el antecesor
directo del Neandertal y del hombre moderno. ��PI�, ante un ejemplar único. pudo pensarse que era consecuencia de una patología.
del que en prin­
a V isto c?nfirmadas sus especiales características tras el hallazgo en 2004 de restos
Sin embargo, recientemente, tras el hallazgo en 2003 de una mandíbula halla­ de nueve I ndividuos más. de idénticos rasgos anatómicos al prim
da en el TD6, Estrato Aurora. con una antigüedad de 800.()(X) años. perteneciente a de cualq Uier . ero. Esto deja fuer.t
una hembra joven, el equipo de Atapuerca ha presentado una nuev:1 hipótesis: este d?nde .pudovIvir �� da . Ia existencia de un tipo humano específico de la isla de Flores.
Homo antecesor de Atapuerca pudo llegar a Europa occidental desde Asia. hace unos alsl:ldo durante miles de años. hasta su extinción. Precisamente ese
'lslamlel1to pudo ser lo que propició su pervivcncia durante tanto tiempo. desarro-
800.000 años, vivió en la península Ibérica durante unos miles de años, pam desapa­ 1, ando. sin embargo. una el! 1tura" muy '\emeJa
recer después por razones desconocidas, por lo que no pudo ser el origcn del hombre partes del mundo. nte a la de sus contemporaneos en otras
,

de Neandertal (Bermúdez de Castro, 2004). Los restos hallados pre!'cntan nOlables Recientes descubrimientos en Australia ponen de manifiesto que su poblamiento
semejanzas con los hallazgos de Dmanisi (Georgia) y, a mayor dist:mcia. con los ya se había efectuado hacia el 30000 :I.p ..
de China. Estas semejanzas se extienden también a las industrias líticas asociadas con inmigmntes procedentes de Asia su-
144 NOCIONES DE I'REHISTORIA GENERAL LA CUESTiÓN DEL ORIGEN DE LA ESPECIE I�UMANA 1 45

dorientaL aunque hoy se manejan fechas mucho más elevadas. de hacia


6000Cl a.p.. moderno. En esta línea reconoce una desviación que conduce al N. ereCfIIs de Java.
aún si n confirmar. para interrumpirse en el NeandenaJ.
A América el 1-1. sap;em' llega ya plenamente formado. hacia 40000 a.p.. según .
El �rimer Homo. según Leakey. aún no se ha encontrado. Se remontaría a unos
.
s manejan fechas mucho seiS o siete millones de años. considera al AlIsfralopitlJeclIs afarells;.f como una
los dalOS de los que hoy se disponen. aunque algunos aUlOre Y
ho de Bering.
más elevadas . Debieron llegar al Nuevo Continente a través del Estrec subespecie de australopitécido. Sus posturas son hoy muy criticadas.
continental emergida) lo
en una fase en la que el .puente de Bcring» (la plataforma
permitió. Recientes eSlUdios genéticos. en los que se h.an Cot � �
lp rado once marcado­
,
C. Lorillg Brace. 197/

res genéticos exislcnles en el cromo soma Y de poblac iones IIldl genas de Colom bia.
Este profesor de la Universidad de Michigan sostiene una idea muy simple de la
lo
indican la presencia original en América de dos poblaciones primitivas diferentes. evolución humana. Su árbol g�neal6gico de 1971 va derecho desde el AegyplOpit/¡e­
as. en fechas
que podría indicar dos olead'15 de penctr.tción. de dos poblaciones distint CIIS al hombre actual. reconOCiendo solamente una fonna de AlISlralopitlJeclIs.
diferentes.
Jolm Nap;er, 197/

Este paleoantrop6logo del Queen Elizabcth College. de Londres. pani6 del pri­
Los árboles genealógicos mate AegypfopitlJec/ls. que conduce al Ral1lapitheclIs y desde él hacia el Homo más
antiguo. que llama Iwhilis. Sólo reconoce dos tipos de auslralopitécidos: el africmllls
El problema que en la actualidad se plantean los especialistas afecta :1 la línea
y el boisei (al que llam.. POl'mulllV/m:,').
evolutiva seguida desde los hallazgos de ejemplares más antiguos hasta los mt\s re­
cientes. es decir. la elaboración de un árbol genealógico de la especie humana en el Bemad Compbel/. 1972
.
que se contemplen aspectos que afectan al análisis de factores tales como: el tiempo
los rasgos morfométricos. los grados evolutivos entre unos y otros, teniendo en cuen­ Profesor de la Universidad de California (Los Ángeles) y antropólogo físico.

ta además l a posibilidad de estudiar el proceso en poblaciones divididas y agrupad:ls cuyo interés se centra. esencialmente. en la interpretación de fragmentos de homíni­
por caracteres similares. o la de contemplar una evolución gradual de un tipo a .otro dos fósiles para adentrarse en su anatomía y comportamiento. propone en 1972 un es­
siguiendo una líne:1 evolutiva única (proceso cladogenético o proceso anagenétlco). quema en el que presenta un ocentretejido» de las poblaciones. más que simples r:l.m;l�.
Desde la década de los cincuenta se han propuesto varios modelos distintos. de Pane del Rall/apitIJeclIs como antepasado de AlIstra/opitlJecus africlIIlIIs. deri­
los que podemos destacar los siguientes: vando al A. boisei hacia una mma muerta. El A. africlJIlIIs. hace unos 3 millones de
años. se divide en A. rolJ/lSfuS (que se extingue) y A. Iwbilis. del cual hace partir al
W Le Gro.� C/ark, 1959 ereCllIs. De este úllimo emerge el hombre actual.
En su esquem¡l de árbol genealógico sc tcnfan en cuenta los hallazgos más re­
Paniendo de una scrie de primates antro¡x>ides extinguidos. inicia el proceso .
cientes en su época. así como trabajos bioquímicos.
filogenético del hombre paniendo de AI/Slra/opitlleclIs africal/lIs y pone como ramas
muertas del árbol al hombre de Neandertal y al de Rhodesia. DOlla/d JOIIlIIISOIl. 1976

PJ¡ilip V. Tobias, /965 Fue el descubridor. con Mauricc Taieb. del conjunto de Afar (Etiopía). en el que
hay hallazgos que se remontan a más de 3 mi110nes de años y que constituyen el
Este profesor de la universidad sudafricana de Witwatersrand parte del AII.HrtI/O­ mejor grupo de australopitécidos que existe cn la actualidad. En Afar hay dos tipos
pit/¡ecl/s. El A. boisei y e l A. africO/lIIs se separan y se pierden en dos ramas distinltls. de homínidos: el tipo (¡fr¡'cm/lu' y el tipo Hall/O, más avanzado que el anterior. a
muertas. El Nomo Iwbifis evoluciona hacia el ere(.·t/u y el mpiells. pesar de ser más antiguo.
Al A. ofarel/si.\" lo considera como una subespecie del A. ofricoll l /s. al igual que Johanson propone dos líneus que parten del AlIstmlopil/¡eclI.� afarel/sis, dando
.
los hallaLgos de I ladar y LlelOli . ongen a dos ramas: una. la de los australopitécidos. y aIra la de los Homo. de la cu;11
prOCede el H slIpiells. Coincide. en líneas generales. con las ideas de White. sobre
úJ/li.� Leakey. 1967 todo al proponer al A. afarens;!" como punto de partida de las dos ramas.

El descubridor de los fósiles de Olduwai Gorge. cuya labor continua su hijo Ri­ Jon Je/[I/ek, 1977
chard (con los importantes hallazgos de Koobi-Fora). sostiene polémicas ideas sobre
. El director del Museo MOrJviano de Bmo y del Instituto Anthropos está espe­
el origen del hombre. .
Louis Leakey parle del ProcolIslIl (al que OlroS autores consideran más cerc¡IilO Cializado en paleoantropologí:L En 1975 propuso un esquema. que modificó parcial­
mente en 1977. en el que. partiendo del Proco/lsul. llega al Rall/apitheclIs. del cual
a los monos superiores que al homínido) al que llama Ral/Wf,j¡heclIs kell)'llfJithec/ls.
hace derivar dos líneas di<ilintas. una. con el Pamlllllro/JIIs. que se eXlingue. y otr.l
Reconoce sólo un au<;tralopitécido: el hoisei supcrrobuslO. Y llama H. Iwbilis a lo
que otros autores denominan AIIStm/opitheclIs fwbilis. del cual proviene el hombre de austmlopitécidos. que cOlllinúa con cl ll. habilis. ti. erectlls y ti. sapiells. desglo-
46 NOCIONES 1)1;' PREIII$TORIA GENERAL LA CUESTiÓN DEL ORIGEN 1)1:'. LA ESPECIE IIUMANA 147

CtIAlJRO 2. Árboles gellea/ógicoslle 1(1 especie 1111111(//'(/ (/965-/999) CUAI)RO 2. (Co/llimtacióll)

lIomm de Neandcrtal
. Paranthropo...¡ ¿ ?
.
llamo erectll5
,

� •
, .

p,ooonsul Ramapilhccus
Paranthropus

ustralopilhecm •
-
Horno liólpiens :¡,apiens
• Il. erectus

• •

Hombre de Rhodesia A.ustralopuhccus -... H. habilis


(P. V. Toblas, 1965)

�. H. .... pkns 11. sapie", • n. .-..aplel1!i sapkns

Austnolopithecu$
E= = = A. boiSoci
A. a.fricanus
A. robust," de Stcillhcim

ncanden.halCll5is< • H. sapiens ncandenhalensís

• 11. en:ctus

H. de Neandcrtal __o H. $apiell!l


antiguo 11. habili! (T. R. Ol5on. 1981)

---

(L u,alr.ey, 1967)
¿? < Paralllhropus africanUll (lladar) • P. robuSlus . P. bois"¡
Horno indctenninado • 11. africllnus • I\. habilis • 11. ercctus • H. sapiens
• A. bolseó ti.
Pronconsul � •
moderno (T. R. 018011, 1982)
• H. de Neandertal
-.
Homo h.'\biUs
kcnyapithecus
Pithl'Cunthropus

(e. L Brace, 1971) OrcopitllCCUS Gigantopithecus


Procollsul -_.L'---t'

Orngo

• A.. llfrlcanu$ H. �picns


Ram. A.. robw.tus

ophi
Aefo'I)\tecus 1 pilhecus AUSlmlopilhecus Pithecanlhropus �· H. de Ncandcrtal 11. n>O!lcl'TIO

\.
• • •
• ,

• Chimpanco!
(J. Napler, 1971) (N. Bo.as, 1983) •
Gorila

A.. boísel
Ausu.u()p1t� Paranlhropus
[

�gyptoph.il«us • Ramapilhecu!. H. sapiens


----

• 11.
• •
A. robuSllIS
hablli5 H. er-ecIUS •

• Australopllhoxus
• H habllis . " =,� • H.sa�m
(8. Campbr:U, 1972)

(Teoria amerieaoa, 1990)

A. boisei
RamapitMcus •

11. habilis -- . H. ereclUS H. de Neandcrthal


H. sapiens
_
A. africanus 11. hcldelbcl�ll5is
• H. sapiell5
• • • -,

11. anleo;Qo!iOf'¿

(D. JohartM1n, 1976) H. <'rgasler __�(" "


• "" . . ,.

(Crupo Alal>uerca, 1998)


,
• H. ereclus

�:::::. A. ¡africanus • A. robu�luS + A. bolso;,¡


A. afarensis ..::
habilis • 11. creclUS sapiens
_

• 11. ---. 11.

H. moderno
• JI erecm.
H. sapiens -�.

A """

(J. JeU-k, 1977)



, 11. habíli•
-

Chímpancts • H. Neandenal

(�Ia ac'uaJ, 1999)


NOCIONES DE PREH1STORIA GENERAL LA CUESTiÓN DEI. ORIGEN DE LA ESPECIE HUMANA 149
148

sado éste último en las dos conocidas líneas del H. sopie


lls lIeollllertJw{ellsis y en Bioquímica Y gen ética
entre lino y olro.
H. sopiens sopiel/s. aunque reconociendo la «continuidad»
A partir de los estudios iniciados por los que después serían premios NobeJ Ja­
T. R. 015011. /98/ mes \Vatson y Fm�cis H. C ick. en 1953. se pone en juego el papel desempeñado

por el ADN (un áCido nuclelco de las proteínas: el ácido desoxirribonucleico). que
015011 ha realizado. más recientemente. un modelo de árbol genealógico más actúa a �odo de �gente que dice a los genes cómo deben comportarse. emregando la
res de
complicado que los analizados anteriormente. en el que se cambian los nomb
infonnaclón precIsa.
algunos representantes. Por ejemplo. no se utiliza el nombre de AI/Slralopi
t/¡eclls,
Aplicando los conocimientos genéticos y bioquímicos al proceso de hominiza­
ricllIIlIs él
sino el de ParllllthropllS. y al que se viene denominando A/lstralopitheclIs af
ción. se pudo llegar a la conclusión de que en un momento determinado de la evo­
10 llama Homo (lfricomls. Su modelo se discutió en el Congreso de Paleontología de lución sucedierc:m mutaciones en las que el ADN tuvo un importante papel.
iza. en 1982. Su punto de partida es un desconocido antecesor del Auslrtllopithecl/
s .
El descubnmlento por parte de la biología molecular de la existencia de genes
africolI/ls. aún no encontrado.
reguladores y genes estructurales ofrece nuevos planteamientos y nuevos interrogan­
Existen otros muchos esquemas o proyectos de árbol genealógico, como los de
tes en el eSlUdio de la evolución.
e
Delson, Simons, Piveteau. Day, Washbum. Coppens. Aguirre, etc .. aunqu todos in­ Por otra parte. ya en 1 9 1 2 George Nultal demostró que podía hacerse una cJasi­
sisten. en términos generales, en los mismos problemas, es decir. en la situación fllo­ flca�ión de las �species animales basada en criterios bioquímicos. empleando méto­
genética de los hallazgos más señeros y en la importancia de Jos mismos, como es el
dos inmunológiCOS. de tal manera que. después de algunos años de investigación. se
s.
caso del Al/slralopit/¡ecl/s afarel/sis, al que vemos cómo. según los distintos autore ha llegado a la conclusión de que los resultados obtenidos con los métodos inmu­
se le da un valor u otro. nológicos están de acuerdo con los obtenidos sobre el fundamento de los eSlUdios
c?mparativos de las secuencias de aminoácidos de ciertas proteínas y con los estu�
.
diOS de Ias secuenC13S de nucleófidos de AON. dando lugar a un nuevo concepto
.
laxonómlc�: la taxonomía molecular. que está basada en técnicas de trabajo absolu­
.
tamente objetIVas y que demuestra, entre airas cosas. que existe una estrecha relación
entre la es�cie humana � los �nlropoides de África. como han expuesto M. C. King
y A. C. WI}son. de la UOIversldad de Berkeley. Según estos especialistas. los antro­
o .... . . . ... .
poides de Africa y el hombre poseen un material genético que es idéntico en un 99 %.
.. . . . . . . . . . . .

La cues�ión esencial radica. sin embargo. en conocer el momento en el que


PM.,�"opus
NP' pudo prodUCirse esa pequeña (pero decisiva) diferencia que separa al hombre de los
antropoides.
.......... ... . El denominado «reloj bioqll{mico» no es más que el estudio minucioso de las

" ,...,.,.,.,..
MB
• • • • • • • •

.
• • • •
1 .. • . . . . • •

1' : [
::-
distancias bioquímicas que existen entre los distintos seres vivos. Dándole un valor
ao�M(·)'Q.
::
�umérico a estas distancias. puede conocerse «numéricamente. la separación evolu­
tiva entre los distintos animales. Según estos estudios la distancia bioquímica entre
.
2 M. . . . .
'

el ho bre y un chimpancé es tan corta que hace suponer una separación entre las dos

· G:Homo 1 ' "
1o ... ..,
_.... especie s. a panir de un tronco común. hace tan sólo unos seis millones de años.
El biólogo molecular y antropólogo de Berkeley Vincent Sarich ha trazado un
Aus1�1 árbol genealógico basado en el testimonio de las prote ínas. en el que pueden apreciar­

3 Ma
• :i os parentescos de las especies animales. En él se puede ver cómo la seroalbúmina
• • • • • • • • • • . • . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
AuSlralopilheeu$
afarensia

� � ombre presenta siete diferencias con la del chimpancé y el gorila, aunque la


.
b fu caCIÓn


?e los tres puede ser situada en el mismo punto.
Aus1raloptlhecus
Al..tslralopithacus
En realidad. las diferencias en la seroalbúmina de la sangre de los primates no

�� .
. """"'"

......,- son mUchas . euanto . .


menores son las difere nCias. más estrechas son las relaCiones
4Ma . . . . . . . . . . . . . . . . . . ... ....... ... .. .. . .... .. ... •
evol utlva
' s.
rá �La validez o no del «reloj
bioquímico. se discute en la actualidad. pero dada la
iAus�
.
Pl a evolución de la bioquímica los problemas observados hoy podrán resolverse
e, breve .
5MB
L
a �onclusió a la que se llega cotejando los dalOS actuales es realmente alenta­

• • • • • • • •

.
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

dora.
• • • •

ÁRBOl.. GENEAlóGICO
la IIlfOr maclón que aponan los hall:lzgos fósiles indican que el linaje humano
DE LA SPECIE HUMANA (JUNIO. 2(06) ,
Ma.mn�·pde .......
E
so
NOCIONE:S DC I'RElIISTORIA GENERAL LA CUE:STtóN DEL ORIGEN DE LA ESPECIE IIUMANA 1S1
raron hace más de millone� de años:
5 16, Dentición proporcionada.
el que dio lugar a los antropoides se sepa
esta cifm está entre los y los
5 millones de
10 17. Capacidad para producir artefactos.
a antropologí:1 molecular indica que
rdan. 18. Pautas de comportamiemo características. Cultura.
ños. de fonna que. en cierto sentido. concue

De todos estos msgos. debemos destacar, sobre todo. aquellos que refuerlan los

Qué distingue 11 los homínidos? aspectos más diferenciados del género HOII/o: el aumento de la capacidad craneana.
la bipedestación y la posibilidad de crear utensilios y cultura.
dios de la antropología En este sentido. se ha afirmado que cierlos simios son capaces de elaborar ins­
Los que habitualmente permanecen al margen de los estu
son los criterios que util iza un pa­ trumentos líticos. Recientes estudios realizados por J. Mercader. M. Panger (Univer­
uelen pregUlllarse con frecuencia acerca de cuáles
ides. Es decir. ¿cómo sabe sidad de Washington) y C. Bocsch (Universid:ld de Leipzig) sobre un gmpo de chim­
eoantropólogo para diferenciar a un HOl/lo de los antropo
s. está ante un homínido y no ante un pancés del Parque Nacional de Tai' (Costa de Marfil) (2002). han ratificado la ha­
In especialist:l que. al observar unos reslOs óseo
los caracteres óseo� q �� ponen bilidad de estos simios pam la utilización de útiles de piedra. insinuada ya por los
orila. por ejemplo'? La respuesta se encuentm en
e mJnifieSIO determinados dClalles accrca de la
estructura general del mdlvlduo: la trabajos previos de los japoneses Imanishi y Kawamura ( 1 953). por los de R. \Vrith
rección de la figura y los cambios que con ella se
relacionan. la construcción de con el orangután Aballg del zoo de Basilea ( 1975). Y por los de D. Fossey y J. Goo­
a columna vertebral. de la pelvis y de los huesos largos
de las extremidades, las ma­ dall con los chimp:mcés y gorilas de Zaire ( 1968-1 980). Parece que los chimpancés
caminar erguidos o para de Ta'" son capaces de util izar una variedad de 40 útiles sobre piedra. semej:mtes a tos
os, los pies. que se adaptan a una determinada forma para
hallados en Omo (Etiopía).
aprehender con precisión... . .
de mall1fiesto. Sin embargo. la profesora Helene Roche: del Laboratorio de Tecnología Pre­
En la constitución de la plant:1 de los pies. por ejemplo. se pone
eso de hominización. histórica de la Universidad de Nanterrc (CNRS). afirma que estos simios utilizan
cada vez más pronunciadamente conforme se avanza en el proc
arquee tanto en sentido elementos líticos naturales. sin que eso suponga un verdadero proceso lecnológico.
la lendencia al doble abovedamiento. que hace que el pie se
se hace más derecho. «La talla de la piedra. incluso en sus niveles más rudimemarios. requiere un pro­
longitudinal como en su eje transversal. El esqueleto de la caTa
ibrio cráneo-cara. ceso mental. una experiencia previa y un conocimiento empírico de la m:tteria pri­
el cerebro (la cavidad craneana) se agranda. iniciando un desequil
camcteres ... ma ulilizada• . afirma la investigadora francesa (Aujourd'hui sciences. Le Monde.
En la boc.. el arco dental y la fonna del paladar. adoptan determinados
.

abundanles 29/5nOO2).
Desde el inici o de los estudios p:lleoantropológicos se han realizado
intentos de diagnosis de los que cabría destacar los de Le..key (1968). Tobias(197 3). . . El cerebro, según Washbum. comenzó a desarrollarse en un ambienle cUy:ls con­
Campbcll ( 1 974).Howell (1978). Joh¡mson ( 1 979). Washbum ( 1 980). etc. De todos diCiones hace ya mucho tiempo que desaparecieron. Los cambios evolutivos en el
cerebro afeclaron tanto al tamaño como a su complejidad neuro[ógica y debieron
los caracteres diagnósticos manejados por estos aUlores podemos deswcar:
producirse a lo largo de millones de años, incentivados por la necesidad de actuar
l. Mayor estatura y peso que el AustmlopitheclIs. y reflexionar (crear respuestas culturales) ante las constantes incitaciones del medio
ambiental.
2. Diferente longitud entre pierna y bruza. con predominio de la pierna.
Los datos que manej ..mos acerca del aumento de la capacidad craneana sue­
3. I)oo¡ición erguida.
len ser de tipo arqueológico (reslos de cruneos fósiles). Con frecuencia se estudia
4. ESlación bípeda.
5. Abovedamiento doble de la planta del pie. la correlación existeme entre la capacid:ld craneana y la posibilidad de elaboración
6. Pelvis ensanchada. con hueso Oeon (osfli"m) del que parten los músculos de utensilios. que puede implicar una relación. más o menos directa. entre ambos
lumbares y parte de los dorsales. que mantiene el cuerpo erecto. hechos. Es seguro que al aumento de la capacidad cmneana debió acomp:lñar un in­
7. Mano prensil. con pulgar largo y oponible al resto de los dedos. cremento paralelo de 1:1complejidad cerebral. aunque la paleoantropología no pueda
8. c:mstatar este dato sobre el complejo neurológico. naturalmente. Esta supuesta rela­
Volumen cerebral evolucionado. entre c.c.
750-2000 �
Ción en la capacidad craneana y producción de inslrumentos no puede ser aplicada
1"
9, Cóndilo y foramen magnum proyectado hacia adelante en la base del cráneo.
a los últimos cien mil años.
10. TOrlls supraorbitario variable. pero no afilado.
11. Hay. además. aspectos muy importantes que se nos escapan, como la C:lp:lcidad
Prognatismo reducido u ortognatismo.
12. Mayor equilibrio entre cruneo y cara. para utilizar un lenguaje coherente. TatUO los antropoides como los primates han sido
13, Expan<¡i6n alométrica de las regiones frontal. parietal y tempoml. con desa­ tncapaces de llegar a hablar, pese a los esfuerzos que los investigadores han realizado
rrollo de neocórtex, para enseñarles (recuérdese. por ejemplo. el trabajo de la doctora Jane Goodall). Sólo
el hombre pudo lograrlo.
�unque el origen del lenguaje humano sigue siendo un misterio. es el hombre
14. Paladar duro y abovedado. con arco dental ensanchado hacia :ttrás. en for­
ma de V.
,
el Untco ser c"paz de utilizar esta forma de comunicación. que lo dislingue del resto
15. Punta de arco dental redondc:lda por la arcada de los dicnte� incisivos.
de los animales. Ello se debe a que la corteza cerebral del lado dominante es en el
parahólica y sin diaslemas.
152 NOCIONES D€ PRElilSTOR1A GENERAL LA CUESTIÓN DEL ORIGEN D€ LA ESPECIEIIU\fANA 1 53

hombre importantísima pura cl 1enguaje. Los monos sólo producen sonidos de tipo
por último. la elaboración de utensilios es otro de los aspectos dignos de tener en
emocional bajo el control de sistemas neuronales mucho más primilivos que la corte�
cuenta. Desde hace unos 3 millones de años el Homo elabora y utiliza herr .u
• nientas

za cerebral humana, y la extirpación del c6rtcx no afecla :1 la producción de sonidos. de picdrJ y se dedica a la c:lza para alimentarse. La elaboración de instrumentos co­
Los reSlos fósiles, de los que pueden extraerse datos muy importantes acerca de menzó antes de que el hombre completase su desarrollo cerebral. Glynn Isaac. de la
la eSlructum de los órganos del lenguaje. indican que el hombre pudo hablar h:lce más
Universidad de Berkely. descubrió en la región del lago Turkana un conjunto de ins­
de 4 millones de años. En el enorme desarrollo cultural del Homo slIpiens sapiel/s el
trumentos líticos asociados a restos de animales cazados. Su antigüedad es de hace
lenguaje debió tener una importancia c:lpital. hasta lul punto que es muy posible que unos 3 millones de años. Ya hemos dicho que las más antiguas evidencias de indus­
el lenguaje. que combina la emisión de sonidos con la capacidad cognoscitiva. haya
tria lítica de elaboración humana se encuentran en la formación Shungura. en Omo
,ido la base biológica de la aceleración histórica y cultuml del hombre. y que esa (Etiopía). en Olduvai. nivel 1. Tanzania y en el complejo Karari del lago Turkana.
capacidad fisiológica pam el habla constituya uno de los más firmes puntos de apoyo en Kenia. Sin embargo. hoy sabemos que existen algunos chimpancés que también
para el enriquecimiento de la cuhura humana.
son capaces de utilizar instrumentos. como demostró Jane Goodall. Ello nos lleva a
La capacidad cerebral sigue siendo uno de los argumentos clásicos para es­ pensar que cualquier antropoide primitivo poseía una cierta capacidad para utilizar
tablecer un punto de separación entre el hombre y cualquier Olm especie. Leakey herramientas.
señaló que no había que considerar homo a los individuos con menos de 700 c.c. de Pero una cosa es utilizarlas y otra bien distinta es elaborarlas. La elaboración
capacidad craneana. Pero debemos tener en cuenta que la capacidad craneana está en de utensilios requiere un proceso reflexivo al que sólo es capaz de llegar el hom­
relación con el volumen (talla y peso) del resto de la masa corpórea y que. además. bre. Sin embargo. la posibilidad de elaborar instrumentos no es un rasgo que pueda
dentro de una misma especie hay una amplia variabilidad. En el AlIsrmlopifhec//s ser utilizado aisladamente. sino en relación con los otros comentados: bipedestación.
afriClllIlIs: variabilidnd entre 435 y 8 1 5 c.c. (media de 588); flomo erecrus. entre 725- capacidad craneana. etc.
1225 c.c. (media de 950); en el hombre actual. entre 1 .000-2.000 (media de 1 .500). Todo esto indica que la elaboración de utensilios ha sido uno de los logros más
Hoy se tiende :1 dar cada vez mayor importancia a la complejidad cerebml. for­ directamente relacionados con la evolución. Aunque el uso de utensilios no se consi­
mas especiales y tipos de circunvoluciones. relieves y depresiones endocraneales. dere hoy como exclusivo del hombre. su elaboración sí lo es. Parece. además. existir
etcétera. aunque el tamaño (la capacidad craneana) sigue considerándose importante. una interdependencia relativa entre evolución biológica y evolución cullUral.
En cuanto a la dentadura. vemos cómo desde hace más de 30 millones de años Concluyendo. podemos decir que. a pesar de nuestros conocimientos aCluales.
los simios presentan la misma organización dental que los homínidos: 32 dientes. aún no hemos llegado a la última página del libro de la evolución humana. Cada año.
diSlfibuidos en: 8 incisivos. 4 caninos. 8 premolares y 1 2 molares. La evolución de la en las regiones más recónditas del mundo. continúan los trabajos de investigación y
dentadura deberá. pues. estudiarse a partir de pequeños dClalles parciales. tales como los descubrimientos. Cada año los medios de comunicación nos sorprenden con nue­
el tamaño y forma de las piezas. la presencia o no de diastema. ángulos de desgaste. vos hallazgos que trastocan y modifican nuestra teorías. con una tendencia. cada vez
forma del arco dentario. del paladar. de cada uno de los dientes. etc. Para ello se más clara, a alargar el límite inferior de nuestros orígenes hasta etapas remotas de la
utilizan métodos de trabajo muy depurados que analizan las huellas de microdesgaste historia de la Tierra. Por eso. nuestros conocimientos siguen siendo limitados y las
para penetmr en el estudio de la dieta alimenticia. Gracias a ello A. Walker ha llegado posibilidades de información continúan. afortunadamente. abiertas a nuevas perspec­
3 la conclusión de que el fI. ereCfus era ya un omnívoro. que tenfa una dieta muy tivas. En realidad. la historia de nuCSlros orígenes no ha hecho más que empezar y
variada. es imprevisible lo que pueda deparamos el inmediato futuro de la investigación. Hoy
La bipedestación no es sólo una de las adaptaciones del ser humano. sino que a sabemos infinitamente más que hace un siglo. pero probablemente mucho menos que
Juicio de algunos autores es la más importante. Hoy podemos decir que los homínidos de aquí a unos pocos años.
han caminado erguidos durante unos 3 millones de años. como se ha podido docu­
mentar tras el estudio de la pelvis de un australopitécido de Afar. en Etiopí:l. descu­
bierto por Donald Johanson. La capacidad cmneana de este australopitécido af:lrcnsc Bibliografía
era sólo de 450 c.c .. de'lo cual se deduce que nuestros antepasados caminab,lIl sobre
dos patas antes de que el aumento de la capacid:ld craneana les permitiera elaborar
Ayal a. F. 1.. Origel/ .\' t!\'ollld6" del hombre. Madrid. 1980.
instrumentos. La bipedestación es. pues. un paso previo de suma importancia. Aguirrc. E .. El orige" llel Jrombre. B arcelo na 1973.
No comentaremos ahora las ideas de A. Lovejoy sobre el origen de la m:lrcha
.

(cOOrd.). Pll/eOll/o{og(a IIIIIIUII/(¡. Libros de I nvestigación 'Y Ciencia. Prensa Científica. Bar­
-
bípeda. ya que entran en el campo de las hipótesis de trabajo que. por el momento.
no tiene confirmación antropológica. Sí diremos. sin embargo. que la bipedcstaci6n
celona. 1988.
Ahuna. J. (dir.). UI IlIIlIIal1idtul primilil·a. El Campo de las Ciencias y las Artes. BB V. Madrid.
está en función de una serie de necesidades vitales. es decir. de toda una estrategia de
199K.
supervivencia en la cual la cmr.a. el comportamiento en la reproducción. los despla­
zamientos en el medio ambiente de la saban:l. etc.. pudieron tener una importancia Arsuaila. J. L. 1. Manínez. J. M. Carretero. A. Gmcia. G. Lorenzo y J. M. Benmídez de Cas­
decisiva. tro. • Evolución humana en Europa: Registro y debates Rl'l'hlll E.I/JUlio/a de "aleoll/(}'
•.

/ogía. n.o extr.lordinario (Madrid. J 9(6). pp. 269-274.


1 54 NOC10NF.5 DE l'RElUSTOR1A GE.."IERAL

_ /...11 e�pecie elegicla: La larga marcha tle /tI el'Olució" humal/o. Col. Temas de Hoy. Madrid.
1998.
El eollor tlel Neal/dertal: En bl/sca de los primeros pellsadores. Col. Temas de Hoy. Ma­
drid. 1999.
Baloul. J. L.. .La hominización: problemas genera les •. Historia gelleral (Je ÁJriClI. Madrid.
1982.
Cavalli-Sforza. L. L.. Gl!lIes. pueblos J' 1l!lIguo.\·. C rí ca. Barcelona, 1997.
ti
Carbonell. E. y Mosquera. M.. La.'" da\"I'.� tlel p(l.\"(/(Io. La lIm'e del JI/111m. Arola editores: Ta­
rragona. 2000. CAPíTULO 6
Coppcns. Y. Picq. P. (Dirs.). Los odgelll's de la HIII/wllidad. (2 va s.) Espasa Fonull. Madrid.
y l
2<X» .
Domfnguez Rodrigo. M.. El pri/llme e.\·celx:iOlwl: El origell de la eOlltll/cW 1111111(1/1(1. Ariel. EL PALEOLÍTICO INFERIOR
Barcelona. 1997.
Fcrembach. D. T.. el (11 Les processlls dl' l'lwl/lilli�·{/liol/. Éditions du CNRS. Colloques Inte -
.• r
nationaux du CNRS. París. 1980. El Paleolítico inferior areaico en África. - El Achclensc en Á frica. -
_ Ch. Suzanne y M. C. Chamla. Chol/ll/le. SOll é\'ollllioll. SlI dil·er!;ité. Ooin. P-.lrís. 1986. El Paleolítico inferior en Europa. - El Paleo í ico inferior en Francia.
lt
Hein. J. L.. 1..es Homllles de Nealldertlwl. Parfs. 1981. l t
- El Paleolítico inferior en la pcnínsuln Ibérica. - El Pa eol í ico infc­
rior en el resto de Europa. - �I Paleolítko inferior en Asia. - Modos
Isaac. G. L. • The earliest archaeological traces_o en 71te CambritJge History (JJ Africa. vol. 1.
1982. pp. 157-247.
de vida en el Paleolítico inferior.

Jelínek. 1. ElIl)'c1opétlie illllSlrée de I 'IwlI1l11e préhi�-wrilJlle. París. 1975 ( rJd. casI.. Barcelo-
t
na. 1985).
Johanson. D. y M. &ley. Elprimer olllel'astltlo t/el hombre. Madrid. 1982.
El Paleolítico inferior se inicia con la aparición de los homínidos y sus prime­
ras mani festaciones culturales. en forma de toscas herramientas líticas. que no eran
e.
Leak y R. E.. /..llfonfwciólI de la 1IIIIIIlIllil/tlt/. $crbal. Barcelona. 1981.
Lewin. R.. . EI nacimiento de la antropología molec ar_. Mlllu/o Ciel/lífico. \'01. 1 1 .
ul o
1 19
más que simples guijarros tmbajados mediante técnicas muy simples. Los datos cro­
nológicos más antiguos están hoy en Á frica y la c ronología se djvcrsific:l en el n!slO
n.

(1991). pp. 1223-1 231.


- Prillciple.\ 01 HlIIlI(m El'Ollllioll. Bl ack\.\.cl l $cience. 1998. del Viejo Mundo. de m:mem que estamos ante un proceso diacrónico que adquiere
Lorin Braee . c.. et (ji Atlas oJJauil lIIall. N e a York. 1971.
uv características diferentes en distintas regiones.
L m ey. H. de.. E.\poJiciólI: Origen y el'oludón del IlOlIIb/"!!. Ministerio de Cultura. Madrid.
• •

u l El Paleolítico inferior se desarrolla a lo largo de la mayor parte de la em Cuater­


1984. naria. siendo su límile superior el final del interglaciar Riss-Wlirm y los inicios de la
Mcllaars. P. y C. B. Slringcr (cds.). rhe Humall Rel"olulioll. PrinCClon Uni"crsilY Press. 1989. glaciación Wlinniense. según zonas. Con los d:llos que hoy manej:lmos su cronología
Malina. E.. Origen y el'olllcióII del hombre. $IUZ. Uni"crsidad de Zaragoza. 1992. se situaría entre 250000-0 1 00000 a.p.. aprox imadamente. abarcando varios períodos
Shackley. M. L.. Neamlerthal Man. Londres. 1980. gl aciares e interglaciares anteriores al \VÜrm.
Stringer. C. B . . _¿Está en África nueslro origen?_. /m'estigacióII y Ciellcifl. n.o 173 (1991). El período se suele subdividir en dos gra nde s fases: Paleolítico il/ferior arntico.
pp. 66-73. caracterizado por las induslrias de cantos tr.:lbaja dos (la Pebble Culture u Olduvaiense
y
Stringer. C. C. Gamblc. E" bllsCll l/e los Ileallt/ertllles. Crílica. Barcelona. 1996. �e la terminolog ía a ngl osajona). que en Á frica inicia el /l. Iwbilis. y el Paleolítico
Trinkaus. E. (ed .) rhe Emergence oJ Mm/em IltIllWIU: Biological Ado/)/(uio/l ill lile IAtef
it , �lIferior c/�ico. ca mc te riz ado por el desarrollo del complejo Achelense y de algunas
PleÜ/(){·elle. Cambridge. 1990. IIldustrias de I:lscas.
VY.AA.. Origille el ÉI'Ollllioll de I"No/llllle. I'aris. 1982. En Europa y buena parte de Asia el Paleolílico inferior arcaico se inichl hace
Million.l· (/'Allllées. /...1, Al'enture NI/maine. Bruselas. 1990. aproximadamente un millón de años. con el complejo de cantos trabajados y una
- I..m orígelles (le lo IlIlIIulI¡j(kld. Tema 19 de .Investigación y Ciencia_o Barcelona. 2000. eta�a de transición. que algunos siguen denominando con el antiguo término de Ab­
bevtllense. sucediéndole el Paleolítico inferior clásico O Achel ense. con las industrias
d� bifaces y lasc:ls. que se desarrollan entre 30000-0 1 00000 a.p.. aproximadamente.
Vinculado al fI. erectus y a los presapiells. Algunos autores utilizan para Europ:. otra
ter.minología denominando Paleolírico inferior arraieo al complejo de cantos tra
baJ�dos; Paleolítico inferior 0llli8uO a la tr.msición representada por el Achclense
­

antiguo o Abbcvillensc y Paleolítico itlferior desarmfltuJo al Achelensc. suhdividido


en varias fases.