Está en la página 1de 1

El estrés hídrico

Se define como la falta de lluvias durante un periodo de tiempo suficiente como para ocasionar el
agotamiento parcial o total del agua disponible en el suelo y producir daños en los vegetales. Esto
se da principalmente por fenómenos ambientales o fenómenos meteorológicos, los cuales se dan
dependiendo la región y la temporada del año, pues una sequia puede ser permanente (para zonas
desérticas), estacional, estaciones húmedas y secas definidas. Por ello es importante conocer bien
el área y sus respectivas estaciones para la siembra de los cultivos.

Por otra parte, como se mencionaba anteriormente el periodo de tiempo necesario para dañar a la
planta, dependerá de diversos factores como:

 La especie vegetal.
 La capacidad de almacenamiento de agua en el suelo.
 Las condiciones atmosféricas.
 La tasa de evapotranspiración.

Esta se describe así, debido a que existen plantas que toleran la sequía, por sus modificaciones.
Como mantener un alto contenido de agua en los tejidos o por el contrario especies que toleran
bajo contenidos de agua, pero ambos son mecanismos para preservarse. En el siguiente cuadro se
muestran las características que permite la tolerancia a la sequía.

1. Características que permiten eludir la sequia


Apropiando su desarrollo fenológico. Un ejemplo son las especies anuales efímeras, que
maduran precozmente antes de que se acabe el agua en el suelo.
2. Características que permiten la tolerancia a la sequía
por su alto tenor de agua en los tejidos.
Reducción en la pérdida del agua
Por su alta resistencia foliar y cuticular
Reducción de la casa de radiación
Baja área foliar.
Mantenimiento de la absorción del agua
Raíces profundas
Alta densidad
Otorgan tolerancia a bajos contenidos hídricos en los tejidos
Por mantenimiento del potencial de turgencia.
Ajuste osmótico
Alta electricidad de la pared

Estas características pueden ser morfológicas o fisiológicas.

Las morfológicas son: el cambio de orientación en las hojas, reducción de la carga de radiación, así
como la transpiración de la planta, la caída de las hojas para disminuir el área fotosintetizarte y el
sistema radical extenso. Mientras en la fisiología se utilizan: cutículas gruesas, ceras o pelos para la
disminución de la temperatura.

Otra respuesta de adaptación al estrés es el aumento de concentraciones de prolina y de ácido


abscisico, lo cual es importante para el cierre estomático de las hojas.