Está en la página 1de 3

QUE IMPLICA SEGUIR A JESUS

MARCOS 8:34
34
Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí
mismo, y tome su cruz, y sígame.

INTRODUCCION:
Akolouthein es el verbo griego que significa seguir. Es una palabra con muchos usos y que da
lugar a múltiples asociaciones, todo lo cual añade alguna nota a su contenido cuando se aplica al
seguidor de Cristo.
Primero, veamos cómo se utilizaba en el griego clásico.
(I) Es la palabra usual para describir a los soldados siguiendo a su comandante.
(II) Se usa corrientemente respecto del esclavo siguiendo o sirviendo a su amo.
(III) Se usa, significando el hecho de seguir o aceptar el consejo u opinión de alguien.
(IV) Se usa comúnmente respecto de la obediencia a las leyes. Seguir las leyes de una ciudad es
aceptarlas como normas de vida y de conducta.
(V) También es muy común en el sentido de seguir el hilo o argumento de un discurso.
(VI) Se utiliza con mucha frecuencia significando pegarse a alguien hasta conseguir algún favor que se
desea.
El cristiano está en la posición del soldado que obedece y sigue inmediatamente a Jesucristo.
El cristiano debe obedecer tan pronto hable su Señor, como hace el esclavo.
El cristiano debe pedir el consejo y la dirección de Jesucristo, y tiene que ser humilde para seguirlos.
El cristiano es el hombre que desea la ciudadanía del reino de los cielos, y, si la recibe, debe vivir en
consecuencia con las leyes de ese reino.
El cristiano es aquel que escucha atentamente las palabras de Jesús y sigue sus argumentos para
aprender cada día más de la sabiduría que Jesús está siempre deseando transmitirle.
El cristiano está continuamente en la posición de uno que necesita y desea el favor, la gracia y la
ayuda que sólo Cristo puede darle, y que sigue a Jesús porque solamente en él encuentra satisfecha su
necesidad.
Volvamos ahora al uso de akolouthein (seguir) en el NT como tal, donde es muy frecuente.

I. SEGUIR A CRISTO IMPLICA DEJARLO TODO


Los discípulos dejaron sus distintos oficios y sus ocupaciones para seguir a Jesús, como, por
ejemplo, Pedro y Andrés:
MARCOS 1:18 18Y dejando luego sus redes, le siguieron.
Los dos discípulos de Juan el Bautista que siguieron a Jesús cuando Juan lo distinguió como
el Cordero de Dios:
JUAN 1:37 37Le oyeron hablar los dos discípulos, y siguieron a Jesús
En la pesca milagrosa, que lo abandonaron todo y le siguieron:
LUCAS 5:11 11Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron.
Aquellos discípulos que, ya próximo el fin, preguntaron a Jesús qué recompensa tendrían por
dejarlo todo y seguirle
MATEO 19:27 27Entonces respondiendo Pedro, le dijo: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te
hemos seguido; ¿qué, pues, tendremos?
Akolouthein (Seguir) Es la palabra que Jesús empleó para que los hombres se le unieran; a
su gran desafío. El mandato de Cristo a Mateo, a Felipe, al joven rico, que lo rechazó y, ya próximo el
fin, a Pedro, fue siempre el mismo: Sígueme.
Y, así, el mandato de Jesús a todos los que aspiramos a ser sus discípulos es que tomemos
cada uno nuestra cruz y le sigamos
MARCOS 8:34 34Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de
mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.
La forma más común de utilizar esta palabra Akolouthein (Seguir) tiene que ver con las
multitudes que seguían a Jesús, las multitudes seguían a Jesús para experimentar su poder sanador;
otras, para escuchar sus palabras, y, hacia el final, le seguían, entre asustados y admirados, para ver qué
iba a sucederle.
Algunas veces seguían a Jesús por gratitud. Se dice que los dos ciegos seguían a Jesús
después de haber recibido la vista.
MATEO 20:34 34Entonces Jesús, compadecido, les tocó los ojos, y en seguida recibieron la vista; y le
siguieron.
Lo mismo se dice de otro ciego en Lc. 18:43 y de Bartimeo en Mr. 10:52. Le seguían porque
se sentían ligados a él por los lazos de la gratitud.

II. SEGUIR A CRISTO IMPLICA CALCULAR EL COSTO


LUCAS 9:59, 61 59Y dijo a otro: Sígueme. Él le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi
padre. 61Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que
están en mi casa
Jesús da la impresión de no aceptar que alguien le siga hasta que él no hubiera estado
absolutamente seguro de que la persona sabía a lo que se comprometía.
Jesús no quiere que nadie le siga con falsas apariencias, ni acepta un servicio ofrecido por
pura emotividad, pues la duración del mismo sería ínfima (baja).
Seguir a Jesús implica sacrificio. Repetidamente se destaca lo que las personas dejaron por
seguir a Jesús:
LUCAS 5:11 11Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron.
Pero, en nuestro caso, se da la diferencia de que seguir a Jesús implica servirle en nuestro
trabajo, y no dejando nuestro trabajo. En muchos casos, sería más fácil esto último, pero nuestro deber
es testificar de Jesús allá donde él nos haya puesto.
Seguir a Jesús implica una cruz. La razón de esta implicación es que ningún hombre puede
seguir a Jesús y, a la vez, hacer lo que guste.
Seguir a Jesús puede bien significar el sacrificio de los placeres, hábitos, aspiraciones y
ambiciones que componen la trama de nuestras vidas. El seguir a Jesús implica este acto de renuncia -y,
renunciar, nunca es fácil.
III. SEGUIR A CRISTO IMPLICA DOS GRANDES PROMESAS
JUAN 8:12 12Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará
en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.
Seguir a Jesús significa no andar en tinieblas, sino en luz .
Cuando un hombre se conduce sólo por sus medios, fácilmente se pierde en las tinieblas de
la incertidumbre, y puede terminar en las tinieblas del pecado. Ir con Jesús es estar seguro del camino
y, en su compañía, ser salvo.
Seguir a Jesús es estar cierto de llegar finalmente a la gloria en la que él mismo está
JUAN 12:26 26Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si
alguno me sirviere, mi Padre le honrará.
Busquemos si Cristo es en nosotros la esperanza de gloria; roguémosle que nos haga
indiferentes a los afanes triviales de esta vida, para que lo sigamos y le sirvamos al Señor Jesús con
mente dispuesta, y para seguir su santo ejemplo.

IV. SEGUIR A CRISTO IMPLICA HACERLO CORRECTAMENTE


MATEO 26:58 58Mas Pedro le seguía de lejos hasta el patio del sumo sacerdote; y entrando, se sentó
con los alguaciles, para ver el fin.
Debemos ver que hay formas inadecuadas de seguir a Jesús.
Mateo describe que al final, Pedro seguía a Jesús a mucha distancia.
La verdadera razón era que Pedro no se atrevía a seguirle más de cerca; y la verdadera
tragedia es que si Pedro se hubiera mantenido íntimamente unido a Jesús, el desastre de negarlo no
hubiera sucedido nunca, pues, al ver de nuevo el rostro de Jesús, fue cuando Pedro descubrió lo que
había conseguido con sus repetidas negaciones.
¿Y nosotros a que distancia estamos siguiendo a Jesucristo?
En el último viaje a Jerusalén, los discípulos seguían a Jesús con temor:
MARCOS 10:32 32Iban por el camino subiendo a Jerusalén; y Jesús iba delante, y ellos se asombraron,
y le seguían con miedo. Entonces volviendo a tomar a los doce aparte, les comenzó a decir las cosas
que le habían de acontecer:
En un sentido, esta acción denotaba más valentía que ninguna otra. Ellos no entendían
lo que estaba sucediendo, pero, aunque temían lo peor, le siguieron.
Podemos reconfortarnos recordándonos a nosotros mismos que, a menudo, el hombre que
sigue a Cristo con temor y temblor está demostrando ser un valiente.
Un hombre puede rehusar seguir a Jesús:
Mateo 19:21 21Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y
tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.
Así es como actuó el joven rico. El resultado de su negativa fue marchar entristecido.
El fruto de una negativa es muy a menudo la tristeza, pero la consecuencia de seguir, no
obstante la aspereza y atribulado del camino, es frecuentemente el gozo.

CONCLUSION: SEGUIR A CRISTO IMPLICA:


I. DEJARLO TODO II. CALCULAR EL COSTO III. DOS GRANDES PROMESAS
IV. HACERLO CORRECTAMENTE