Está en la página 1de 5

Sermón De Homilética

Eduard Camacaro

Texto Sujeto Tema Proposición Interrogante


Sermónica
Gálatas 6:7 El engaño El engaño nos Toda persona debe ¿Por qué? Toda
“No os engañéis; engaña a nosotros saber que el persona debe saber
Dios no puede ser mismos engaño nos engaña que el engaño nos
burlado: pues a nosotros mismos engaña a nosotros
todo lo que el mismos
hombre
sembrare, eso
también segara”.

Introducción:

F.I. El medio más fácil para ser engañado es creerse más listo que los demás.
François de La Rochefoucauld (1613-1680) Escritor francés.
Cierta mujer fue a ver un fotógrafo para que la retratara. La señora se había arreglado lo mejor que pudo
y pensó que la fotografía saldría buena. Pero el fotógrafo se dijo: "Tengo que retocar estos retratos
porque si los dejo como están, esa señora no quedará contenta". En efecto, cuando ella regresó a ver al
fotógrafo para reconocer los retratos, quedó muy satisfecha: creyó que era más bonita de lo que en
realidad era. Primero se engaña a sí misma; después se dejó engañar por el fotógrafo. Así son los
hombres con respecto a su retrato moral y espiritual: les place la adulación, la lisonja, y se dejan engañar
con gusto. Dios en su Palabra dice que están destituidos de su gloria por el pecado, y los insta a buscar la
salvación de sus almas. Autor Desconocido
Así la escritura cita en Romanos 7:11 “porque, el pecado tomando ocasión por el mandamiento, me
engaño y por él me mato”, así muchas personas piensan que por sus buenas acciones estarán justificados
pero solo el pecado toma ventaja sobre sus vidas para engañarlos y llevarlos a muerte espiritual y
finalmente a la muerte física.

P.E. La palabra engaño viene del Latín “ingannare” que significa acción y hecho de engañar, que es
equivalente a enredar a alguien o burlarse de él.

El engaño es la acción y efecto de engañar, inducir a alguien a tener por cierto algo que realmente no lo
es, dar a la mentira apariencia de verdad, producir ilusión. DRAE

En el griego hay varias palabras que se usan para describir la palabra engaño, una de ellas es
“frenapatao” que significa engañar en la mente de uno, engañar con imaginaciones, el termino es usado
en Gálatas 6:3 con referencia a la vanidad propia, que es una forma de autoengaño, un pecado contra el
sentido común. Diccionario Expositivo VINE (Pág. 896)

Explicación: El engaño es muy común en nuestras sociedades desde tiempos antiguos, la sociedad
moderna solo ha tecnificado las distintas formas de engaño, desde los criminales hasta los estafadores
mas famosos han ideado mil formas de engañar a las personas para hacerlas caer en sus redes y
conseguir sus oscuros propósitos, pero existe una forma de engaño en particular que nos aparta de Dios
y nos conduce a muerte espiritual, que es el engaño del pecado y el desconocimiento del mundo
espiritual, que opera a nuestro alrededor sin darnos cuenta, lo cual nos da la sensación de que todo
aparentemente está bien pero en realidad no lo está. El engañador por excelencia es Satanás, quien dice
la biblia; que es capaz de engañar a todo el mundo en el planeta (Ap. 12:9), además de ser padre de
mentira (Jn. 8:44) para apartarlo de Dios con muchos tipos de engaños como las riquezas, la fama, los
placeres, entre otras cosas; pero solo hay uno que lo puede descubrir y revelar a quienes lo buscan, que
es Jesucristo. El engaño de este mundo y de Satanás puede llevarte a engañarte a ti mismo como persona
y vivir una vida ausente de la vida abundante que solo Jesucristo puede ofrecerte, llevándote de esta
manera a deleitarte en los placeres vánales de este mundo y abriéndote el camino a la perdición como
dice la escritura en Mateo 7:13 “… porque ancha es la puerta que lleva a la perdición, y muchos son los
que entran por ella”.

O.T. toda persona debe saber que el engaño nos engaña a nosotros mismo por los siguientes motivos:

I. El engaño nos engaña con las riquezas (llega a tener tantas riquezas que nos hace olvidarnos de
Dios)

P. las riquezas nos hacen creer que estamos bien en las demás áreas de nuestra vida.

E. sencillamente el amor a las riquezas nos puede hacer olvidarnos de Dios, ya que como dice la
escritura o amaremos a una y aborreceremos al otro (Mt. 6:24), nadie puede servir a dos señores, hay
personas que porque piensan que están bien económicamente están bien delante de Dios, cuando
necesariamente no es así.

I. el pueblo de Israel llego al punto de pensar que porque habían prosperado y estaban bien
económicamente estaban bien delante de Dios, amaban tanto las riquezas que se olvidaron de Dios, aun
cuando Dios se los había advertido siglos antes, que cuando alcanzaran riquezas, posesiones y tierras no
fuesen a decir que la fuerza de su mano y su poder le habían dado todas aquellas cosas (Dt. 8:11-20).

C. Marcos 10: 21- 23: “Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda,
vende todo lo que tienes, y dalo a los pobre, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme, tomando tu
cruz. Pero el afligido por esta palabra, se fue triste porque tenía muchas posesiones. Entonces Jesús,
mirando alrededor, dijo a sus discípulos: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen
riquezas!
A. Muchos de nosotros pensamos que Jesús fue demasiado duró al leer este pasaje pero la
realidad es que Jesús solo quería ayudar al joven rico, ya que después aclara a sus discípulos que es muy
difícil para aquellos que solo confían en las riquezas entrar al reino de Dios, así nos ocurre de la misma
manera, cuando tenemos riquezas hasta se nos olvida que Dios existe, pero apenas algo no está saliendo
bien buscamos a Dios día y noche, porque sabemos que el nos puede ayudar, pero una vez ha pasado la
prueba solo confiamos en lo que tenemos y en nuestras propias fuerzas, lo cual produce un autoengaño y
un circulo vicioso en nuestras vidas.

II. El engaño nos engaña con los afanes (las preocupaciones y el deseo de controlar todo a nuestro
alrededor nos invade con temores y ansiedades)

P. Cada día trae su propio afán.

E. los afanes como el trabajo, la situación económica, los problemas personales o matrimoniales
produce un engaño tal en nosotros que no nos permite mirar hacia arriba donde esta Dios, sino solo en
las cosas que suceden en esta tierra, hay que caminar un día a la vez.

I. la escritura nos insta a no afanarnos, ya que el afán produce desesperación y en la misma se


toman decisiones y se cometen muchos errores por la presión, El rey Nabucodonosor tuvo esa misma
inquietud en saber las cosas que habían por venir, es decir; por su futuro y tuvo tal preocupación y
ansiedad, que Dios le dio un sueño, mas sin embargo no lo entendió y hasta se le olvido, así las
preocupaciones, el afán y la ansiedad de muchas cosas nos hace olvidarnos de lo más importante
conocer a Dios, y tener una relación intima con Él para confiar en que sea cual sea la situación el
siempre tiene el control.

C. Mateo 6:25 “Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, que habéis de comer o que
habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, que habéis de vestir; ¿No es la vida más que el alimento, y el
cuerpo más que el vestido?

A. Hoy en día las personas están padeciendo de muchas enfermedades psicosomáticas, sufren de
los nervios, jaquecas, paranoia, entre otros, por el afán y las preocupaciones, viven afanadas por la
situación del país, su matrimonio, sus hijos, su casa, su dinero, sus posesiones, aun por lo que no se
tiene, hasta codician las posesiones de los demás, no sabiendo que mientras más se tiene mayor es el
afán por mantenerlas, debemos cambiar nuestra actitud y confiar más en Dios y en sus promesas, porque
nuestro Padre Celestial sabe que tenemos necesidad de todas estas cosas.

III. El engaño nos engaña con los placeres (vivir una vida hedonista nos sacia
momentáneamente pero nos desvía de lo más importante la salvación)

P. Vivir pensando en los placeres solo nos priva de alcanzar la meta.

E. Los placeres que ofrece este mundo nos convierte automáticamente en enemigos de Dios, ya
que no son concebidos por el corazón y la voluntad de Dios, la misma escritura nos exhorta a no amar el
mundo ni las cosas que están en el mundo, porque el amor del Padre no está en esas cosas, sino que Dios
quiere los mejor para nosotros y que alcancemos la salvación.

I. El hijo prodigo dice la escritura que con todos los bienes de su padre vivió perdidamente en
placeres y deleites de este mundo, pero habiéndolo gastado todo vino un hambre sobre aquella región
tuvo necesidad, y volviendo en sí, dijo iré a mi padre y le diré que me haga como a uno de sus obreros
porque he pecado contra el cielo y contra ti, mas cuando el padre lo vio de lejos fue movido a compasión
y corrió hacia él, lo beso y ordeno vestirle, calzarle y colocarle en la posición que estaba anteriormente,
así las personas viven alejadas de Dios y gastándolo todo en placeres, no sabiendo que Dios quiere
perdonarles y llevarles al reino de los Cielos.

C. Lucas 8:14 dice “La que cayó entre espinos, estos son los que oyen, pero yéndose, son
ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto.

A. las personas que viven engañadas con los placeres de la vida no pueden llevar fruto en Dios,
ya que dichos placeres, llámese alcohol, drogas, relaciones sexuales, fama, éxito, entre otros, solo lo que
consiguen es ahogar la palabra de Dios en sus vidas por lo cual se hace infructuosa y no permite que las
personas vean la verdadera finalidad de vivir aquí en la tierra, que es glorificar, adorar y servir a Dios en
esta tierra.

Intereses relacionados