Está en la página 1de 2

EVIDENCIAS DE UN CRISTIANO VERDADERO

1 Juan 1-5

Introducción

¿Ser cristiano o algo más? Es una pregunta de mucha importancia. La cual no lleva a una gran
realidad y formular una siguiente pregunta ¿Quiénes serán salvos en aquel día?, para muchos
cristianos hay actitudes y prácticas que los atan y los limitan a las bendiciones de DIOS.

Seis evidencias

I. CON HUMILDAD CONFIESA SU PECADO DIARIAMENTE 1:9 (Perseverar en el falso


orgullo que niega que somos pecadores equivale no solamente a engañarse a sí mismo
(v. 8), sino a acusar a Dios de mentiroso, ya que su Palabra declara la universalidad del
pecado. Sin embargo, confesar nuestros pecados es un prerrequisito para recibir la
remisión y el perdón del Señor.)
1. La confesión tiene el propósito de librarnos para que disfrutemos de la comunión
con Cristo.
2. La verdadera confesión también implica la decisión de no seguir pecando.
3. Debemos orar pidiendo fortaleza para derrotar la tentación la próxima vez que
aparezca.

II. GUARDA LA PALABRA DE DIOS 2:3-4 (La obediencia a los mandamientos prueba
nuestro conocimiento de Dios. El amor genuino a Dios (v. 5) y una verdadera relación
con él (v. 6), deben evidenciarse en la lealtad que le profesamos.)
Necesitamos ver una perspectiva de la luz-tinieblas
1. La comunión con Dios y con los hermanos ha de manifestarse en la conducta
diaria.
2. No hay otra forma de conocerle que tener una comunión con el.

III. AMA A SU HERMANO 2:10


Podemos optar por interesarnos por el bienestar de las personas y preocuparnos por
ellas con respeto, sintamos o no afecto por ellas. Si optamos por amar a otros, Dios nos
ayudará a expresar nuestro amor.
1. Aunque un hombre se haya convertido al cristianismo y se haya bautizado, si tiene
odio a su hermano, permanece aún en las tinieblas.
2. El que ama camina por buena vía, porque la luz le ilumina, y no tropezará con
ningún obstáculo que le haga caer.
3. En cambio, el que odia a su hermano tiene una trampa puesta a sus pies (v.11).
Porque el odio ofusca, ciega la conciencia y le impide juzgar rectamente.( se deja
guiar por la ciega pasión del odio no sabe a qué precipicios puede ser llevado. Ya
que el odio puede ir cegando cada día más su conciencia y endureciendo su
corazón hasta llevarlo a la perdición.)
4. Respetandolo, Bendiciéndolo, Estando en las pruebas juntamente con él, Orando
por él.
IV. NO AMA AL MUNDO 2:15 El mundo no se refiere a la creación física, sino a la esfera
del mal que funciona bajo el dominio de Satanás en nuestro mundo, Algunas personas
piensan que las mundanalidades tienen que ver con la conducta externa: con las
personas con quienes nos juntamos, los lugares que frecuentamos, las actividades de
que disfrutamos. Eso no es totalmente cierto, porque la mundanalidad empieza en el
corazón y se caracteriza por estas tres actitudes:
1. deseos de la carne, afán por la satisfacción de deseos físicos
2. deseos de los ojos, anhelo y acumulación de cosas
3. vanagloria de la vida, obsesión con el nivel social o la importancia de uno
LOS DESEOS DEL MUNDO DESFALLESE PERO EL AMOR DE DIOS NO FALLECERA.
V. NO PRACTICA EL PECADO 3:9 (El pecado es algo natural a los hijos del diablo, porque
el peca desde el principio, pero ello no es natural a todo aquel nacido de Dios, quien no
puede pecar sin que el Espíritu lo reconvenga. Una indulgencia constante ante el
pecado contradice el reclamo de tener un conocimiento personal de Cristo.)
Tres pasos son necesarios para hallar victoria sobre un pecado predominante:
1. buscar el poder del Espíritu Santo y la Palabra de Dios
2. huir de las situaciones de tentación
3. buscar la ayuda del cuerpo de Cristo. Esté dispuesto a dar cuenta de sus hechos y
a aceptar la oración de los demás.
VI. CONQUISTA AL MUNDO 5:4 (Jesús nunca prometió que obedecerle sería fácil. Pero el
arduo trabajo y la disciplina de servir a Cristo no es una carga para quienes aman a
Dios. Y si nuestra carga empieza a ser pesada, siempre podemos confiar en que Cristo
nos ayudará a llevarla—MAT 11:28-30)
1. es decir, vencer todas las malas tendencias que le incitan al pecado.
2. esta victoria sobre el mundo la obtiene el cristiano mediante la fe, El principio de
la fuerza que nos lleva a la victoria es la fe