ANOMALÍAS, MOLESTIAS Y PELIGROS DE LA ACERA-BICI Y EL CARRIL-BICI URBANO EN GRANADA

BICIESCUELA GRANADA, desde 2005, un lugar donde aprender a circular en bici http://biciescuelagranada.blogspot.com biciescuelagranada@hotmail.com

“Las capacidades de respuesta de los conductores deben estar siempre por encima de las exigencias que presenta la vía y su entorno, pues si no fuera así, las exigencias superarán a las capacidades, y se produciría el accidente”.
(DGT, Manual del conductor, página 607, Editorial Pons, Madrid 2005)

2

INTRODUCCIÓN...............................................................................................................4 LA BICICLETA, UN VEHÍCULO EN LA CALZADA...........................................................6 ACERAS-BICI y CARRILES-BICI URBANOS EN LA CIUDAD DE GRANADA..............12 - Eje Transversal Norte.......................................................................................13 (1) Polígono industrial El Florío – Avd. Andalucía..................................14 (2) Avd. Luis Miranda Dávalos – Periodista Luis de Vicente..................57 (3) Ctra. de Alfacar – Tráfico..................................................................80 - Carril bus-bici Avd. Andalucía.........................................................................104 - Avd. Pulianas – Avd. Capitán Moreno.............................................................107 - Zaidín: Ctra. de la Zubia – Puente Blanco.......................................................119 - Parque Tecnológico de la Salud......................................................................160 - Circunvalación.................................................................................................166 CONTRADICCIONES EN LA ORDENANZA DE CIRCULACIÓN DE PEATONES Y CICLISTAS AL REGULAR LAS VÍAS CICLISTAS URBANAS...................................195 BIBLIOGRAFÍA...............................................................................................................200

INDICE

3

INTRODUCCIÓN
El Ayuntamiento de Granada y la Junta de Andalucía se han gastado millones de euros para la construcción de aceras-bici y carriles-bici urbanos y, al parecer, tienen previsto gastar más para hacer otros que están proyectados en la ciudad. El resultado de estas infraestructuras, que alcanzan alrededor de 18 km. en la ciudad de Granada, es de 146 puntos negros. Con tales cifras, es evidente que no están mal hechas sino que, por su propia naturaleza, destruyen la cultura peatonal y la potencialidad de la bicicleta como medio de transporte. Queremos informar de que todos estos puntos negros se resuelven fácilmente circulando en bicicleta con total normalidad por la calzada, como cualquier vehículo. El informe que les presentamos analiza las aceras-bici y carriles-bici urbanos de la ciudad de Granada y pone de manifiesto las desventajas de estas infraestructuras en comparación con la circulación ciclista por la calzada. No necesitamos aceras-bici ni carriles-bici porque generan molestias a los peatones, anomalías en el tráfico y nuevos peligros para el ciclista. Ya conducimos la bicicleta por la calzada de forma segura y no es más arriesgado que hacerlo con otro tipo de vehículo. La calzada es perfectamente ciclable, cómoda y segura sise siguen una reglas sencillas. 4

La creencia de que se puede utilizar la bicicleta al margen del tráfico no responde a la realidad. Huir del resto de vehículos utilizando aceras y carriles bici urbanos no hace desaparecer los riesgos. La experiencia demuestra que estas infraestructuras no solo no evitan los accidentes, sino que generan peligros que no existen en la calzada: posicionan al ciclista en lugares donde se multiplican los riesgos, introducen anomalías en el tráfico, generan conflictos con peatones y con autobuses, legitiman el uso de la bici por aceras sin señalizar, ofrecen un trayecto tortuoso, vetan el derecho de circular en bici por la calzada, etc. Además, la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas ha creado una grave confusión legal para los problemas que las aceras-bici y carriles-bici urbanos están generando entre peatones y ciclistas. El número de ciclistas urbanos en Granada seguirá creciendo de forma imparable. Sin embargo, advertimos que las políticas de la Junta y el Ayuntamiento (el servicio de préstamo de bicicletas y la apuesta por las acerasbici y carriles-bici urbanos) tendrán como resultado la invasión ciclista de las aceras y la inhabilitación de la bicicleta como un medio de transporte competitivo. Todo ello, mientras no se apueste decididamente por un programa de formación que dote al ciclista de autonomía para circular de forma segura por la calzada de cualquier calle. 5

LA BICICLETA, UN VEHÍCULO EN LA CALZADA
Conducir la bicicleta por la ciudad no es saber montar en bici (pedalear y mantener el equilibrio), sino poder y saber usarla como un vehículo.

6

La creencia de que se puede utilizar como medio de transporte al margen del tráfico de vehículos no responde con la realidad. Como podremos comprobar tras la lectura de este informe sobre la acera-bici y el carril-bici urbano en Granada, huir del resto de vehículos utilizando aceras y carriles bici no evita la interacción permanente con el tráfico, ni hace desaparecer los riesgos. Es más, estas interacciones son más arriesgadas, molestas y anómalas para peatones, ciclistas y el resto de conductores.
7

Igual que se aprende a circular por la ciudad con cualquier otro vehículo o a cruzar la calle andando por el lugar correcto, también es necesario aprender a conducir la bicicleta de manera que el ciclista tenga las herramientas adecuadas para conocer los riesgos y poder evitarlos. Una vez haya adquirido estos conocimientos, el ciclista estará en disposición de circular autónomamente con total confianza y seguridad por cualquier tipo de vía urbana, independientemente de sus características (avenidas, rotondas, calles, zonas residenciales, etc.).

8

Una desacertada opinión considera que sobre los ciclistas se cierne una fatalidad que, al parecer, no sufre el resto de usuarios de la calle: los accidentes debido a despistes, imprudencias e irresponsabilidades y/o imprevistos de cualquier índole. Como bien se sabe, esta lacra afecta por igual a todos los usuarios de la calle. Por ejemplo: un conductor ebrio conduciendo un coche es tan peligroso para un ciclista como para un motorista, peatón, conductor de otro coche, e incluso para sí mismo.

9

El número de ciclistas urbanos en Granada sigue creciendo de forma imparable, ya que circular en bicicleta por la ciudad no es más arriesgado que hacerlo en cualquier otro tipo de vehículo. Las calzadas de todas las ciudades son perfectamente ciclables si se siguen unas reglas sencillas que permiten al ciclista evitar los accidentes urbanos más habituales.

10

CONDUCCIÓN SEGURA DE LA BICICLETA:

JAVIER ARIAS, http://unciclistaurbano.blogspot.com /2008/10/por-que-parte-de-la-calle-debo-circular.html MICHAEL BLUEJAY, How to not get hit by cars, http://www.bicyclesafe.com BICIESCUELA GRANADA, Manual urbano de seguridad ciclista, http:// biciescuelagranada.blogspot.com/2008/10/manual-urbano-de-seguridad-ciclista.html

El artículo 36.1 del Reglamento General de Circulación dice que los conductores de ciclos utilizarán la parte imprescindible de la calzada, pero, ¿cuál es?. Se trata de combinar estos dos aspectos: - entorpecer lo menos posible la marcha del resto de vehículos - circular con la máxima seguridad posible. El segundo punto es prioritario sobre el segundo. Según los manuales de circulación ciclista, ésta es segura si el ciclista se posiciona en el centro del carril y sólo se echará hacia la derecha si así lo decide el ciclista o si se dan estas cinco condiciones: 1. Que la calle sólo tenga un carril. 2. Que el carril sea lo suficientemente ancho para que un coche te pueda adelantar dejando el metro y medio de distancia de seguridad. 3. Que no haya coches aparcados en la derecha del carril. 4. Que no haya calles laterales u otras incorporaciones a la derecha del carril. 5. Que no el ciclista no tenga que girar a la izquierda, adelantar o esquivar algún obstáculo. 11

CARRILES BICI Y ACERAS BICI EN LA CIUDAD DE GRANADA
Todos conocemos el diseño de las calzadas, las normas las rigen, las prioridades de paso, etc. que sirven para todas las situaciones, calles, cruces y ciudades, es decir, son homogéneas y universales. Además, un principio fundamental para que los fines de las señales se cumplan es que la señalización sea clara, sencilla y uniforme. Todo ello hace que las normas de tráfico sean accesibles y que nuestro comportamiento ante éstas pueda estar automatizado. Sin embargo, las vías ciclistas segregadas del tráfico (acera-bici y carril-bici) aumentan en complejidad la señalización. Además, debido a las diferencias entre las existentes en diversas ciudades, así como, entre las que hay en una misma ciudad, su implantación ofrece una interacción hacia el resto de conductores y exige un comportamiento al ciclista que dista mucho de ser homogéneo. Tampoco resulta ser universal, ya que todas las calles, cruces, etc. no disponen de vía ciclista segregada. En definitiva, introducen una anomalía en la ordenación del tráfico, ofrecen una interacción hacia el resto de usuarios de la calle que no se corresponde con las normas básicas automatizadas por éstos. El presente informe es un documento para la consulta, la formación y la denuncia. Recomendamos que su lectura se realice por itinerarios concretos, ya que muchos de los problemas que presenta un itinerario puede estar repetido en los restantes. 12 Así la lectura será más amena.

EJE TRANSVERSAL NORTE

476.203,58 euros
13

EJE TRANSVERSAL NORTE (1) Pol. Industrial El Florío – Av. Andalucía
PROBLEMAS DETECTADOS: - Ocupación y destrucción de las aceras - Ocupación y conflictos en las paradas de bus - Multiplicación de los riesgos en las intersecciones - Eliminación de las distancias de seguridad - Fomenta la circulación ciclista por las aceras sin señalizar - Accesos y salidas del carril-bici irregulares - Complejidad en los semáforos - Complejidad en los cruces - Riesgos en los pasos para ciclistas - Trazado tortuoso - Cambios de acera-bici a carril-bici
14

Ocupación de las aceras

- El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha declarado que los itinerarios ciclistas señalizados en zonas peatonales de Sevilla vulneran la Ley de Tráfico (Europasur 11 de noviembre de 2008 http://www.europasur.es/article/opinion
/289366/ciclistas/y/peatones.html ).

15

Ocupación de las aceras

El artículo 121.5 del Reglamento General de Circulación prohíbe la circulación de toda clase de vehículos por las aceras.
16

Ocupación de las aceras

El artículo 27 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada establece que podrá circularse en bici por las aceras (señalizadas) de más de cuatro metros de anchura que cuenten con tres de éstos libres de obstáculos
17

Ocupación de las aceras
Sin señalización de velocidad máxima permitida y con espacio insuficiente para adelantar a peatones con seguridad.
Según el artículo 27 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada, la velocidad máxima permitida en aceras señalizadas para la circulación de bicicletas es de 10 km/h y deberán mantener una distancia de seguridad con los peatones de 1 metro en los cruces y adelantamientos. 18

Ocupación de las aceras
Tramos de la calle sin acera, donde los peatones deben caminar por el carril bici a cota de calzada

El artículo 24 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada prohíbe la circulación de peatones en las vías ciclistas a cota de calzada (carril bici). 19

Ocupación de las aceras

Obstáculos para los peatones en las aceras que les pueden causar caídas, especialmente, para personas mayores y personas con pérdida visual.

20

Ocupación de las aceras
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

21

Parada de bus
La acera-bici ocupa el espacio necesario de seguridad en la parada del transporte público para la espera, bajada y subida de pasajeros. Es bien conocida la prohibición de adelantar por la derecha a los autobuses, sobretodo en las paradas, donde se pone en peligro a los pasajeros que suben y bajan.
22

Parada de bus
Junto a la parada de bus se producen aglomeraciones peatonales. El artículo 27 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada no permite la circulación de bicicletas por las aceras donde haya aglomeración peatonal.

23

Parada de bus
El carril bici ocupa el espacio necesario de seguridad para la bajada y subida de pasajeros. Según la Ley de Tráfico, está prohibido pasar por la derecha a los autobuses en las paradas, ya que se pone en peligro a sus usuarios. Por otro lado, como el carril bici es bidireccional, la interacción entre el ciclista y el autobús se realiza como si de un país británico se tratara.
24

Parada de bus
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

25

Intersección en T
Factores de multiplicación del riesgo de accidente en carriles bici en comparación con la circulación de la bicicleta por la calzada (x1)

DIBUJO: SHANE FORAN de Galway Cycling Campaign FUENTES DEL DIBUJO: - Sweden: Leif Linderholm: Signalreglerade korsningars funktion och olycksrisk för oskyddade trafikanter ─ Delrapport 1: Cyklister. Institutionen för trafikteknik, LTH: Bulletin 55, Lund 1984, In: »Russian Roulette« turns spotlight of criticism on cycleways, Proceedings of conference »Sicherheit rund ums Radfahren«, Vienna 1991. - USA: A. Wachtel and D. Lewiston: Risk factors for bicycle-motor vehicle collisions at intersections, Journal of the Institute of Transportation Engineers, pp 30-35, September, 1994. - Denmark: S.U. Jensen, K.V. Andersen and E.D. Nielsen: Junctions and Cyclists, Velo-city ‘97 Barcelona, Spain . - Finland: M Rasanen and H. Summala: The safety effect of sight obstacles and road markings at bicycle crossings, Traffic Engineering and Control, pp 98101, February, 1998. - Canada: Toronto bicycle commuter safety rates, L. Aultman-Hall and M.G. Kaltenecker, Accident Analysis and Prevention (31) 675–686, 1999

26

Intersección en T. Giro a la derecha

El carril bici se sitúa en el extremo derecho de la calzada. Los vehículos que quieran girar a la derecha circulan por el carril a la izquierda del carril bici, sin embargo, según las normas básicas de tráfico, deberían circular por el carril del extremo derecho, a su derecha no debería haber ningún otro vehículo al que se le permitiera seguir recto. A esto se le añade que el ciclista que circula por el carril bici, justo antes del cruce, se posiciona en el ángulo muerto del vehículo que va a girar a la derecha.
27

Intersección en T. Giro a la derecha

28

Intersección en T. Giro a la derecha

29

Intersección en T. Giro a la derecha
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

Los carriles bici no solo no resuelven las situaciones más frecuentes de atropello a ciclistas, sino que introduce nuevos peligros en cada cruce, peligros que pueden ser resueltos con una conducción de la bicicleta por la calzada: donde la bicicleta se comporta respondiendo a las normas básicas de trafico, es decir, es predecible y permanece en el campo visual 30del resto de conductores.

Intersección en T. Giro a la derecha
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada
Existe un injustificado miedo de circular en bici por la calzada. No se confía de los conductores que pueden ver desde varios metros atrás a los ciclistas que circulan en la calzada de forma predecible, como cualquier otro vehículo. Y, sin embargo, en las intersecciones con el carril-bici, sí se confía en que estos mismos conductores vean a los ciclistas que aparecen por lugares totalmente impredecibles.
31

Intersección en T. Carril bici bidireccional
Campo visual primario

El vehículo que se incorpora a una calle girando a su derecha dirige su campo visual hacia donde prevé que pueden venir vehículos, es decir, según las normas básicas de tráfico, hacia su izquierda. El carril bici bidireccional hace aparecer a los ciclistas que circulan contrasentido por donde el vehículo que se incorpora no lo espera.
32

Intersección en T. Carril bici bidireccional

Prioridad de paso ciclista y calle de único sentido

33

Intersección en T. Carril bici La señal de bidireccional prohibido el paso
también afecta al carril-bici

Calle de único sentido

34

Intersección en T. Carril bici bidireccional
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

35

Distancias de seguridad
La zona de incertidumbre es el espacio de la vía por la que se pueden desplazar de modo imprevisto los vehículos, peatones y animales. Los vehículos de dos ruedas tienen una gran zona de incertidumbre lateral debido a su agilidad de movimiento, por lo que para adelantarles es preciso respetar unas distancias de seguridad mínimas.

36

Distancias de seguridad
El artículo 25 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada dice que los adelantamientos a bicicletas por parte de vehículos motorizados se realizarán siempre habilitando un espacio, entre éste y la bicicleta de, al menos, metro y medio de anchura, pudiéndose reducir a un metro siempre y cuando la velocidad del vehículo motorizado no merme la seguridad del ciclista. Sin embargo, con el carril bici se vulneran las distancias de seguridad para realizar los adelantamientos.

37

Distancias de seguridad

40 cm

38

Distancias de seguridad
Según el artículo 27 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada, los ciclistas deberán mantener una distancia de, al menos, un metro con los peatones en las operaciones de adelantamiento o cruce. La acera-bici no respeta estas distancias de seguridad respecto a los espacios del peatón en las aceras y, sobretodo, junto a las paradas de bus y contenedores de basura.

39

Distancias de seguridad
El ciclista necesita un determinado espacio para poder esquivar con seguridad los obstáculos que puedan aparecer de forma inesperada en su camino: un vehículo que asoma en una incorporación (calle, aparcamiento, etc...), un peatón o animal con intención de cruzar que se asoma tras un vehículo de gran tamaño, una alcantarilla, un bache, algún objeto,... La anchura de los carriles bici y las aceras bici es totalmente insuficiente.

2,50 metros

2 metros 40

Distancias de seguridad
En la acera-bici si el ciclista logra esquivar el obstáculo, moviéndose hacia su izquierda o derecha, podrá chocar contra el numeroso mobiliario urbano, otro ciclista o un peatón. En el carril bici si el ciclista logra esquivar el obstáculo, moviéndose hacia su izquierda o derecha, chocará contra los bordillos, contra otro ciclista o se precipitará sobre el vehículo que circule por la calzada.

x

41

Distancias de seguridad
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada
Según el artículo 36 del Reglamento General de Circulación, el ciclista debe circular por la parte imprescindible de la calzada. Si el ciclista se separa del borde derecho, ocupando lo imprescindible del carril, al encontrar un obstáculo repentinamente en su camino podrá moverse hacia la derecha, así como, hacia la izquierda evitando el obstáculo con seguridad, ya que a su izquierda no habrá ningún vehículo que se lo impida, ni ha su derecha tropezará con el bordillo.

x

42

Distancias de seguridad
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

43

Fomento de la bici en la acera
La presencia de carriles-bici y aceras-bici en una ciudad incita y legitima la circulación de ciclistas por el resto de las aceras. De esta forma, se fomenta de forma indiscriminada el uso de la bici por las aceras, independientemente de su anchura, generando conflictos con peatones que corren el riesgo de ser atropellados, ya que no prevén la presencia de ciclistas en su espacio.
44

Accesos y salidas irregulares
El carril bici bidireccional finaliza en una calle de único sentido, de forma que si el ciclista continua recto se ve circulando en contrasentido por la calzada, pudiendo ser arrollado por los vehículos que se incorporan a esta calle provenientes de la rotonda y que no esperan ver a un ciclista de frente. La opción que le queda al ciclista es continuar su trayecto por la acera, es decir, una vez más se incita al ciclista a circular por las aceras.

45

Semáforos
El semáforo que regula el cruce del paso de peatones sobre la calzada y el carril bici está del revés para los ciclistas que circulen a contramano por el carril bici y no pueden verlo.

46

Semáforos
El ciclista debe a travesar el semáforo en dos tiempos. Circulando en el sentido de los vehículos de la calzada, cuando el semáforo está en verde el ciclista puede pasar al otro lado del paso de peatones pero no al otro lado de la calzada, por lo que debe esperar otra vez a que el semáforo cambie a rojo para los vehículos de la calzada.
En rojo, para En verde atraviesa el paso de peatones y espera En verde para peatones cruza la calzada

47

Semáforos
Circulando en el sentido opuesto a los vehículos de la calzada, cuando el semáforo está en rojo para éstos últimos el ciclista puede pasar al otro lado de la calzada. Una vez en este lugar, debe esperar para pasar al otro lado del paso de peatones y seguir por el carril bici, sin embargo, el semáforo está del revés y no lo puede ver.
Cruza la calzada y espera En rojo para los peatones atraviesa el paso de peatones Semáforo del revés

48

Complejidad en los cruces
Todos los conductores y usuarios de las vías están obligados a obedecer las indicaciones de los semáforos y de las señales verticales situados inmediatamente a su derecha. En el caso de que las señales parezcan contradictorias entre sí, prevalecerá las señales verticales sobre las marcas viales. (DGT, Manual del conductor,
páginas 290 y 291, Editorial Pons, Madrid 2005)

Los ciclistas también tienen la obligación de girar a la izquierda

Los ciclistas también tienen prohibido seguir de frente

49

Complejidad en los cruces
Las líneas continuas que marcan el carrilbici imposibilitan que otros vehículos puedan traspasarlo. Lo cual transmite al ciclista una falsa sensación de seguridad que le hace pensar que ningún vehículo las va a sobrepasar.

50

Complejidad en los cruces
En el caso de que los ciclistas continúen de frente desobedeciendo las señales de mayor prioridad, además, habría contradicciones entre las señales verticales. Una de ellas indica la prioridad para el paso de ciclistas pero, al mismo tiempo, los ciclistas que circulen por este paso de ciclistas deben hacer un stop, en un lado, y un ceda el paso, en el otro.

51

Complejidad en los cruces

En las condiciones descritas los vehículos que atraviesan el carril bici no pueden prever por qué lugar puede aparecer un ciclista. Ni ninguno de los dos sabe quién tiene la prioridad de paso.

52

Complejidad en los cruces
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada
Un principio fundamental para que los fines de las señales se cumplan es que la señalización sea clara, sencilla y uniforme. (DGT,
Manual del conductor, página 290, Editorial Pons, Madrid 2005)

Los carriles bici aumentan en complejidad la señalización. Si se considera a la bicicleta como un vehículo más en la calzada se evitan tales complejidades, confusiones y contradicciones.

53

Esta intersección entre calzada y vía ciclista no se realiza como el resto de cruces de vías, ya que el paso ciclista siempre tiene prioridad sobre la calzada. Por lo tanto, el ciclista que circula por esta vía puede aparecer a una determinada velocidad en el campo visual del conductor que circula por la calzada de forma que el resulta imprevisible. A mayor velocidad del ciclista, menor es la capacidad de reacción del otro conductor.

Pasos ciclistas

En comparación con un paso de peatones, la velocidad de éstos es muy inferior a la de los ciclistas, lo que permite al conductor que va por la calzada tenerlos en su campo visual y prever sus movimientos para poder cederle el paso. Por lo tanto, en este tipo de intersecciones es imprescindible cruzar al otro lado de la calzada a pie, bajándose de la bici. Lo cual es un inconveniente más de este carril-bici en comparación con el uso de la calzada. 54

Trazado tortuoso
En comparación con la calzada, donde en una recta no se dan este tipo de curvas, ésta reduce considerablemente la velocidad de la bicicleta, destruyendo su potencial como medio de transporte.

55

Cambio de vía
Cambio repentino de carril-bici a acerabici. Las normas para el ciclista cambian sin previo aviso, sin la señalización que indique la normativa que rige a una y a otra vía.
56

Luis Miranda Dávalos – Periodista Luis de Vicente
PROBLEMAS DETECTADOS: - Ocupación y destrucción de las aceras - Ocupación y conflictos en las paradas de bus - Multiplicación de los riesgos en las intersecciones - Eliminación de las distancias de seguridad - Complejidad en los semáforos - Impide elegir el itinerario en las rotondas - Cambios de vía repentinos - Accesos y salidas irregulares - Fomento de la bici en las aceras
57

EJE TRANSVERSAL NORTE (2)

Ocupación de las aceras

- El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha declarado que los itinerarios ciclistas señalizados en zonas peatonales de Sevilla vulneran la Ley de Tráfico (Europasur 11 de noviembre de 2008 http://www.europasur.es/article/opinion
/289366/ciclistas/y/peatones.html ).

58

Ocupación de las aceras

El artículo 121.5 del Reglamento General de Circulación prohíbe la circulación de toda clase de vehículos por las aceras.
59

Ocupación de las aceras
En el acceso a una parada de bus y a los contenedores. Sin señalización de velocidad máxima permitida y con espacio insuficiente para adelantar a peatones con seguridad.
Según el artículo 27 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada, la velocidad máxima permitida en aceras señalizadas para la circulación de bicicletas es de 10 km/h y deberán mantener una distancia de seguridad con los peatones de 1 metro en los cruces y adelantamientos. 60

Ocupación de las aceras
Parada de bus y contenedores, zonas de aglomeración peatonal

El artículo 27 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada no permite la circulación de bicicletas por las aceras donde haya aglomeración peatonal
61

Ocupación de las aceras
El artículo 27 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada establece que podrá circularse en bici por las aceras (señalizadas) de más de cuatro metros de anchura que cuenten con tres de éstos libres de obstáculos. Los peatones, dado el espacio residual de que disponen, usarán la acera-bici para sus desplazamientos, lo cual constituye un factor de riesgo que podría evitarse si los ciclistas circularan con normalidad por la calzada.
62

Ocupación de aceras
Obstáculos para los peatones en las aceras que les pueden causar caídas, especialmente, para personas mayores y personas con pérdida visual.

63

Ocupación de las aceras
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

64

Paradas de bus
Según el artículo 27 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada, los peatones deberán mantener una distancia de al menos un metro con los peatones en las operaciones de adelantamiento o cruce. La acera-bici no respeta estas distancias de seguridad respecto a los espacios del peatón junto a las paradas de bus, en las aceras y junto a los contenedores de basura
65

Intersección en T. Carril bici bidireccional
Campo visual primario

El vehículo que se incorpora a una calle girando a su derecha dirige su campo visual hacia donde prevé que pueden venir vehículos, es decir, según las normas básicas de tráfico, hacia su izquierda. El carril bici bidireccional hace aparecer a los ciclistas que circulan contrasentido por donde el vehículo que se incorpora no lo espera.
66

Intersección en T. Carril bici bidireccional
Los conductores no pueden prever que al acceder a una calle de único sentido, aparezca un ciclista contrasentido por su izquierda.
Calle de único sentido

Campo Visual primario

67

Intersección en T. Carril bici bidireccional
El ciclista que circula por esta vía puede aparecer a una determinada velocidad en el campo visual del conductor que circula por la calzada de forma que el resulta imprevisible. En comparación con un paso de peatones, la velocidad de éstos es muy inferior a la de los ciclistas, lo que permite al conductor que va por la calzada tenerlos en su campo visual y prever sus movimientos para poder cederle el paso.
Campo Visual primario Calle de único sentido

68

Intersección en T. Carril bici bidireccional
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

69

Distancias de seguridad
La zona de incertidumbre es el espacio de la vía por la que se pueden desplazar de modo imprevisto los vehículos, peatones y animales. Los vehículos de dos ruedas tienen una gran zona de incertidumbre lateral debido a su agilidad de movimiento, por lo que para adelantarles es preciso respetar unas distancias de seguridad mínimas.
70

Distancias de seguridad
El artículo 25 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada dice que los adelantamientos a bicicletas por parte de vehículos motorizados se realizarán siempre habilitando un espacio, entre éste y la bicicleta de, al menos, metro y medio de anchura, pudiéndose reducir a un metro siempre y cuando la velocidad del vehículo motorizado no merme la seguridad del ciclista. Sin embargo, con el carril bici se vulneran las distancias de seguridad para realizar los adelantamientos.

40 cm

71

Distancias de seguridad
El ciclista necesita un determinado espacio para poder esquivar con seguridad los obstáculos que puedan aparecer de forma inesperada en su camino: un vehículo que asoma en una incorporación (calle, aparcamiento, etc...), un peatón o animal con intención de cruzar que se asoma tras un vehículo de gran tamaño, una alcantarilla, un bache, algún objeto,... La anchura de los carriles bici y las aceras bici es totalmente insuficiente.

2,50 metros 72

Distancias de seguridad
En la acera-bici si el ciclista logra esquivar el obstáculo, moviéndose hacia su izquierda o derecha, podrá chocar contra el numeroso mobiliario urbano, otro ciclista o un peatón. En el carril bici si el ciclista logra esquivar el obstáculo, moviéndose hacia su izquierda o derecha, chocará contra los bordillos, contra otro ciclista o se precipitará sobre el vehículo que circule por la calzada.

x

73

Distancias de seguridad
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada
Según el artículo 36 del Reglamento General de Circulación, el ciclista debe circular por la parte imprescindible de la calzada. Si el ciclista se separa del borde derecho, ocupando lo imprescindible del carril, al encontrar un obstáculo repentinamente en su camino podrá moverse hacia la derecha, así como, hacia la izquierda evitando el obstáculo con seguridad, ya que a su izquierda no habrá ningún vehículo que se lo impida, ni ha su derecha tropezará con el bordillo.

x

74

Semáforos
Prioridades confusas: semáforo en ámbar para los vehículos que se encuentran en la calzada, en verde para los peatones, y en ámbar también para ciclistas (no se aprecia en la foto).

75

Rotondas. Elección del itinerario
Rotonda. Si el ciclista se encuentra circulando por esta acera-bici, no podrá hacer la rotonda para girar a la izquierda. Claramente se le está invitando a seguir su trayecto por la acera, cruzando por los pasos peatonales. Lo lógico es acceder a la rotonda desde la propia calzada. El Plan Director de la Bici de Madrid aconseja resolver este problema puntual del carril-bici incluyendo a los ciclistas en el tráfico normalizado por la calzada. La conclusión es clara: los problemas que el carril-bici introduce se resuelven circulando por la calzada.

76

Cambio repentino de vía

Cambio repentino de carril-bici a acera-bici. Las normas para el ciclista cambian sin previo aviso, sin la señalización que indica la normativa que rige en una y otra vía.

77

Acceso y salidas irregulares
Para acceder a la acerabici hay que hacerlo peatonalmente desde la acera. En la práctica, se trata de una clara invitación a circular en bici por las aceras.

78

Fomento de la bici en las aceras
La presencia de carriles-bici y aceras-bici en una ciudad incita y legitima la circulación de ciclistas por el resto de las aceras. De esta forma, se fomenta de forma indiscriminada el uso de la bici por las aceras, independientemente de su anchura, generando conflictos con peatones que corren el riesgo de ser atropellados, ya que no prevén la presencia de ciclistas en su espacio.
79

Fomento de la bici en las aceras

La acera-bici no permite hacer la rotonda para girar a la izquierda. Se está invitando al ciclista que, para hacerlo, circule por la acera cruzando por los pasos peatonales.

Invitación a circular por la acera para seguir el itinerario o a acceder a la acera bici.

80

EJE TRANSVERSAL NORTE (3) Ctra. Alfacar – Tráfico
PROBLEMAS DETECTADOS: - Ocupación y destrucción de las aceras - Ocupación y conflictos en las paradas de bus - Multiplicación de los riesgos en las intersecciones - Eliminación de las distancias de seguridad - Fomenta la circulación ciclista por las aceras sin señalizar - Confusión en los semáforos

81

Ocupación de aceras
El artículo 121.5 del Reglamento General de Circulación prohíbe la circulación de toda clase de vehículos por las aceras. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha declarado que los itinerarios ciclistas señalizados en zonas peatonales de Sevilla vulneran la Ley de Tráfico
(Europasur 11 de noviembre de 2008 http:// www.europasur.es/article/opinion/289366/ciclistas/y/ peatones.html )

82

Ocupación de aceras
El artículo 27 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada establece que podrá circularse en bici por las aceras (señalizadas) de más de cuatro metros de anchura que cuenten con tres de éstos libres de obstáculos.

83

Ocupación de aceras
Según el artículo 27 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada, la velocidad máxima permitida en aceras señalizadas para la circulación de bicicletas es de 10 km/h y deberán mantener una distancia de seguridad con los peatones de 1 metro en los cruces y adelantamientos.

Calle con descenso pronunciado sin señalización de velocidad máxima permitida y con espacio insuficiente para adelantar a peatones y a otros ciclistas con seguridad.
84

Ocupación de aceras
Obstáculos para los peatones en las aceras que les pueden causar caídas, especialmente, para personas mayores y personas con pérdida visual.

85

Ocupación de aceras
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

86

Paradas de bus

No respetan las distancias de seguridad. La acera-bici ocupa los accesos a las paradas de bus y a los contenedores de basura, en una calle de pronunciado descenso donde las bicicletas pueden alcanzar bastante velocidad.
87

Paradas de bus
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

88

Intersección en T
Factores de multiplicación del riesgo de accidente en carril bici en comparación con la circulación de la bicicleta por la calzada (x1)

DIBUJO: SHANE FORAN de Galway Cycling Campaign FUENTES DEL DIBUJO: - Sweden: Leif Linderholm: Signalreglerade korsningars funktion och olycksrisk för oskyddade trafikanter ─ Delrapport 1: Cyklister. Institutionen för trafikteknik, LTH: Bulletin 55, Lund 1984, In: »Russian Roulette« turns spotlight of criticism on cycleways, Proceedings of conference »Sicherheit rund ums Radfahren«, Vienna 1991. - USA: A. Wachtel and D. Lewiston: Risk factors for bicycle-motor vehicle collisions at intersections, Journal of the Institute of Transportation Engineers, pp 30-35, September, 1994. - Denmark: S.U. Jensen, K.V. Andersen and E.D. Nielsen: Junctions and Cyclists, Velo-city ‘97 Barcelona, Spain . - Finland: M Rasanen and H. Summala: The safety effect of sight obstacles and road markings at bicycle crossings, Traffic Engineering and Control, pp 98101, February, 1998. - Canada: Toronto bicycle commuter safety rates, L. Aultman-Hall and M.G. Kaltenecker, Accident Analysis and Prevention (31) 675–686, 1999

89

Intersección en T. Giro a la derecha

El carril bici se sitúa en el extremo derecho de la calzada. Los vehículos que quieran girar a la derecha circulan por el carril a la izquierda del carril bici, sin embargo, según las normas básicas de tráfico, deberían circular por el carril del extremo derecho, a su derecha no debería haber ningún otro vehículo al que se le permitiera seguir recto. A esto se le añade que el ciclista que circula por el carril bici, justo antes del cruce, se posiciona en el ángulo muerto del vehículo que va a girar a la derecha.
90

Intersección en T. Giro a la derecha
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada
Los carriles bici no solo no resuelven las situaciones más frecuentes de atropello a ciclistas, sino que introduce nuevos peligros en cada cruce, peligros que pueden ser resueltos con una conducción de la bicicleta por la calzada: donde la bicicleta se comporta respondiendo a las normas básicas de trafico, es decir, es predecible y permanece en el campo visual del resto de conductores.
91

Intersección en T. Giro a la derecha
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada
Existe un injustificado miedo de circular en bici por la calzada. No se confía de los conductores que pueden ver desde varios metros atrás a los ciclistas que circulan en la calzada de forma predecible, como cualquier otro vehículo. Y, sin embargo, en las intersecciones con el carril-bici, sí se confía de que estos mismos conductores vean a los ciclistas que aparecen por lugares totalmente impredecibles, según las normas básicas de tráfico.
92

Distancias de seguridad
La zona de incertidumbre es el espacio de la vía por la que se pueden desplazar de modo imprevisto los vehículos, peatones y animales. Los vehículos de dos ruedas tienen una gran zona de incertidumbre lateral debido a su agilidad de movimiento, por lo que para adelantarles es preciso respetar unas distancias de seguridad mínimas.
93

Distancias de seguridad
El ciclista necesita un determinado espacio para poder esquivar con seguridad los obstáculos que puedan aparecer de forma inesperada en su camino: un vehículo que asoma en una incorporación (calle, aparcamiento, etc...), un peatón o animal con intención de cruzar que se asoma tras un vehículo de gran tamaño, una alcantarilla, un bache, algún objeto,...

2,5 metros

La anchura de esta acera-bici es insuficiente.

94

Distancias de seguridad
La anchura de la acera bici es insuficiente. Si el ciclista logra esquivar el obstáculo, moviéndose hacia su izquierda o derecha, podrá chocar contra el numeroso mobiliario urbano, otro ciclista o un peatón. Así mismo, esta anchura es insuficiente para poder adelantar a otro ciclista.
1,2 metros

95

Distancias de seguridad
Según el artículo 27 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada, los peatones deberán mantener una distancia de al menos un metro con los peatones en las operaciones de adelantamiento o cruce. La acera-bici no respeta estas distancias de seguridad respecto a los espacios del peatón junto a las paradas de bus, en las aceras y junto a los contenedores de basura
96

Distancias de seguridad
Esta acera-bici posiciona al ciclista en un lugar de alto riesgo, ya que invade la zona de incertidumbre de los vehículos estacionados que al abrir la puerta interfieren en la trayectoria dibujada para el ciclista. Si el ciclista logra esquivar la puerta, posiblemente se precipite sobre el mobiliario urbano, peatones u otros ciclistas.
97

Distancias de seguridad
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada
Según el artículo 36 del Reglamento General de Circulación, el ciclista debe circular por la parte imprescindible de la calzada. Si el ciclista se separa del borde derecho, ocupando lo imprescindible del carril, al encontrar un obstáculo repentinamente en su camino podrá moverse hacia la derecha, así como, hacia la izquierda evitando el obstáculo con seguridad, ya que a su izquierda no habrá ningún vehículo que se lo impida, ni ha su derecha tropezará con el bordillo.

x

98

Distancias de seguridad
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

99

Fomento de la bici en la acera
La presencia de carriles-bici y aceras-bici en una ciudad incita y legitima la circulación de ciclistas por el resto de las aceras. De esta forma, se fomenta de forma indiscriminada el uso de la bici por las aceras, independientemente de su anchura, generando conflictos con peatones que corren el riesgo de ser atropellados, ya que no prevén la presencia de ciclistas en su espacio.

100

Semáforos
Según las normas básicas de tráfico, a la derecha del vehículo que se posiciona en el extremo derecho de la calzada para girar a la derecha no debería haber ningún vehículo que pudiera seguir recto.

Ambos semáforos en ámbar

En comparación con un paso de peatones donde la la velocidad de éstos es muy inferior a la de los ciclistas, el ciclista que circula por esta acera-bici puede aparecer a una determinada velocidad en el campo visual del conductor que circula por la calzada de forma que le resulta imprevisible. La velocidad del peatón le permite al conductor que va por la calzada tenerlos en su campo visual y prever sus movimientos para poder cederle el paso.
101

Semáforos
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada
Los carriles bici no solo no resuelven las situaciones más frecuentes de atropello a ciclistas, sino que introduce nuevos peligros en cada cruce, peligros que pueden ser resueltos con una conducción de la bicicleta por la calzada: donde la bicicleta se comporta respondiendo a las normas básicas de trafico, es decir, es predecible y permanece en el campo visual del resto de conductores.
102

Semáforos
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada
Existe un injustificado miedo de circular en bici por la calzada. No se confía de los conductores que pueden ver desde varios metros atrás a los ciclistas que circulan en la calzada de forma predecible, como cualquier otro vehículo. Y, sin embargo, en las intersecciones con el carril-bici, sí se confía de que estos mismos conductores vean a los ciclistas que aparecen por lugares totalmente impredecibles, según las normas básicas de tráfico.
103

CARRIL BUS-BICI AVD. ANDALUCÍA

104

Carril bus bici Avd. Andalucía
Este carril bus-bici permite al ciclista circular de forma vehicular, ocupando la parte necesaria de la calzada para conseguir la mayor seguridad posible. Una de las desventajas de este carril bus-bici es la línea continua que supuestamente no permite a la bicicleta, ni a los autobuses, ni a los taxis, salir del carril para adelantar a otros vehículos o para esquivar obstáculos. Al menos, no se trata de un bordillo, de forma que no hay impedimento físico para que los autobuses, taxis y ciclistas puedan hacer estas maniobras invadiendo, si lo precisan, el carril contiguo hacia la izquierda.
105

Carril bus bici Avd. Andalucía
Otra desventaja de este carril bus-bici es la posición en la que incorpora al ciclista a la rotonda si éste quiere seguir recto o girar a la izquierda. Para ello, es recomendable salir del carril bus-bici y colocarse en los carriles de la izquierda antes de llegar a la rotonda.

106

AVD. PULIANAS – AVD. CAPITÁN MORENO
PROBLEMAS DETECTADOS: - Ventajas y desventajas del Carril Bus-Bici - Eliminación de las distancias de seguridad - Fomenta la bici en las aceras

107

Carril bus-bici
Este carril bus-bici permite al ciclista circular de forma vehicular, ocupando la parte necesaria de la calzada para conseguir la mayor seguridad posible.

108

Carril bus-bici
Una de las desventajas de este carril bus-bici es la línea continua que supuestamente no permite a la bicicleta, ni a los autobuses, ni a los taxis, salir del carril para adelantar a otros vehículos o para esquivar obstáculos. Al menos, no se trata de un bordillo, de forma que no hay impedimento físico para que los autobuses, taxis y ciclistas puedan hacer estas maniobras invadiendo, si lo precisan, el carril contiguo hacia la izquierda.

109

Carril bus-bici
Estos carriles bus obligan a los vehículos que circulan por el carril contiguo a realizar el giro a la derecha desde el carril de la izquierda contradiciendo las normas básicas de tráfico, en lugar de compartir el carril bus y girar desde el carril de la derecha.

110

Carril bus-bici
Contradice las normas básicas del tráfico ya que obliga a los vehículos motorizadosprivados a realizar los giros a la derecha desde el carril que está situado a la izquierda del carril-bus, cuya trayectoria sigue de frente.

111

Carril bus-bici
SOLUCIÓN: Carril bus compartido
Metros antes de la intersección, los vehículos que quieran girar a la derecha pueden invadir el carril bus para poder hacer el giro en las mejores condiciones de seguridad.

112

Carril bus-bici
SOLUCIÓN: Carril bus compartido

113

Distancias de seguridad
La zona de incertidumbre es el espacio de la vía por la que se pueden desplazar de modo imprevisto los vehículos, peatones y animales. Los vehículos de dos ruedas tienen una gran zona de incertidumbre lateral debido a su agilidad de movimiento, por lo que para adelantarles es preciso respetar unas distancias de seguridad mínimas.
114

Distancias de seguridad
Este carril-bici posiciona al ciclista en un lugar de alto riesgo, ya que invade la zona de incertidumbre de los vehículos estacionados que al abrir la puerta interfieren en la trayectoria dibujada para el ciclista. Si el ciclista logra esquivar la puerta, posiblemente se precipite sobre el vehículo que circule a su izquierda.

x

115

Distancias de seguridad
El artículo 25 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada dice que los adelantamientos a bicicletas por parte de vehículos motorizados se realizarán siempre habilitando un espacio, entre éste y la bicicleta de, al menos, metro y medio de anchura, pudiéndose reducir a un metro siempre y cuando la velocidad del vehículo motorizado no merme la seguridad del ciclista. Sin embargo, con el carril bici se vulneran las distancias de seguridad para realizar los adelantamientos.

116

Distancias de seguridad
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada
Según el artículo 36 del Reglamento General de Circulación, el ciclista debe circular por la parte imprescindible de la calzada. Si el ciclista se separa del borde derecho, ocupando lo imprescindible del carril, al encontrar un obstáculo repentinamente en su camino podrá moverse hacia la derecha, así como, hacia la izquierda evitando el obstáculo con seguridad, ya que a su izquierda no habrá ningún vehículo que se lo impida, ni ha su derecha tropezará con el bordillo.

x

117

Fomento de la bici en la acera
La presencia de carriles-bici y aceras-bici en una ciudad incita y legitima la circulación de ciclistas por el resto de las aceras. De esta forma, se fomenta de forma indiscriminada el uso de la bici por las aceras, independientemente de su anchura, generando conflictos con peatones que corren el riesgo de ser atropellados, ya que no prevén la presencia de ciclistas en su espacio.
118

ZAIDÍN
PROBLEMAS DETECTADOS: - Ocupación y destrucción de las aceras - Ocupación y conflictos en las paradas de bus - Multiplicación de los riesgos en las intersecciones - Riesgos de la acera-bici a contrasentido - Eliminación de las distancias de seguridad - Fomenta la circulación ciclista por las aceras sin señalizar - Compensación del riesgo: irresponsabilidad ciclista - Complejidad en los cruces - Riesgos en los pasos ciclistas - Prohibición para circular en bici por la calzada - Impide la elección del itinerario - Accesos y salidas irregulares
119

Ocupación de las aceras

- El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha declarado que los itinerarios ciclistas señalizados en zonas peatonales de Sevilla vulneran la Ley de Tráfico (Europasur 11 de noviembre de 2008 http://www.europasur.es/article/opinion
/289366/ciclistas/y/peatones.html )

120

Ocupación de las aceras
El artículo 121.5 del Reglamento General de Circulación prohíbe la circulación de toda clase de vehículos por las aceras.

121

Ocupación de las aceras
El artículo 27 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada establece que podrá circularse en bici por las aceras (señalizadas) de más de cuatro metros de anchura que cuenten con tres de éstos libres de obstáculos
122

Ocupación de las aceras
Sin señalización de velocidad máxima permitida y con espacio insuficiente para adelantar peatones con seguridad.
Según el artículo 27 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada, la velocidad máxima permitida en aceras señalizadas para la circulación de bicicletas es de 10 km/h y deberán mantener una distancia de seguridad con los peatones de 1 metro en los cruces y adelantamientos. 123

Ocupación de las aceras

¡¡¡¡¡Prohíbe el uso de la acera a los peatones!!!!!
124

Ocupación de las aceras
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

125

Parada de bus
La acera-bici ocupa el espacio necesario de seguridad en la parada del transporte público para la espera, bajada y subida de pasajeros.

126

Parada de bus
Junto a la parada de bus se producen aglomeraciones peatonales. El artículo 27 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada no permite la circulación de bicicletas por las aceras donde haya aglomeración peatonal.
127

Parada de bus
El carril bici ocupa el espacio necesario de seguridad para la bajada y subida de pasajeros. Según la Ley de Tráfico, está prohibido pasar por la derecha a los autobuses en las paradas, ya que se pone en peligro a sus usuarios, sin embargo el carril-bici posiciona al ciclista en este espacio.
128

Parada de bus
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

129

Intersección en T
Factores de multiplicación del riesgo de accidente en carriles bici en comparación con la circulación de la bicicleta por la calzada (x1)

DIBUJO: SHANE FORAN de Galway Cycling Campaign FUENTES DEL DIBUJO: - Sweden: Leif Linderholm: Signalreglerade korsningars funktion och olycksrisk för oskyddade trafikanter ─ Delrapport 1: Cyklister. Institutionen för trafikteknik, LTH: Bulletin 55, Lund 1984, In: »Russian Roulette« turns spotlight of criticism on cycleways, Proceedings of conference »Sicherheit rund ums Radfahren«, Vienna 1991. - USA: A. Wachtel and D. Lewiston: Risk factors for bicycle-motor vehicle collisions at intersections, Journal of the Institute of Transportation Engineers, pp 30-35, September, 1994. - Denmark: S.U. Jensen, K.V. Andersen and E.D. Nielsen: Junctions and Cyclists, Velo-city ‘97 Barcelona, Spain . - Finland: M Rasanen and H. Summala: The safety effect of sight obstacles and road markings at bicycle crossings, Traffic Engineering and Control, pp 98101, February, 1998. - Canada: Toronto bicycle commuter safety rates, L. Aultman-Hall and M.G. Kaltenecker, Accident Analysis and Prevention (31) 675–686, 1999

130

Intersección en T. Giro a la derecha

El carril bici se sitúa en el extremo derecho de la calzada. Los vehículos que quieran girar a la derecha circulan por el carril a la izquierda del carril bici, sin embargo, según las normas básicas de tráfico, deberían circular por el carril del extremo derecho, a su derecha no debería haber ningún otro vehículo al que se le permitiera seguir recto. A esto se le añade que el ciclista que circula por el carril bici, justo antes del cruce, se posiciona en el ángulo muerto del vehículo que va a girar a la derecha.
131

Intersección en T. Giro a la derecha

132

Intersección en T. Giro a la derecha

En comparación con un paso de peatones donde la la velocidad de éstos es muy inferior a la de los ciclistas, el ciclista que circula por esta acera-bici puede aparecer a una determinada velocidad en el campo visual del conductor que circula por la calzada de forma que le resulta imprevisible. La velocidad del peatón le permite al conductor que va por la calzada tenerlos en su campo visual y prever sus movimientos para poder cederle el paso.
133

Intersección en T. Giro a la derecha

134

Intersección en T. Giro a la derecha
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

Los carriles bici no solo no resuelven las situaciones más frecuentes de atropello a ciclistas, sino que introduce nuevos peligros en cada cruce, peligros que pueden ser resueltos con una conducción de la bicicleta por la calzada: donde la bicicleta se comporta respondiendo a las normas básicas de trafico, es decir, es predecible y permanece en el campo visual del resto de 135 conductores.

Intersección en T. Giro a la derecha
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada
Existe un injustificado miedo de circular en bici por la calzada. No se confía de los conductores que pueden ver desde varios metros atrás a los ciclistas que circulan en la calzada de forma predecible, como cualquier otro vehículo. Y, sin embargo, en las intersecciones con el carril-bici, sí se confía de que estos mismos conductores vean a los ciclistas que aparecen por lugares totalmente impredecibles, según las normas básicas de tráfico.
136

Intersección con acera-bici a contrasentido
Señalización contradictoria Un cruce de dos calles de único sentido. Según las normas básicas de tráfico, tiene prioridad de paso el vehículo que en la foto va en diagonal de abajo a arriba. Como en todos los cruces de este tipo, el vehículo que tiene prioridad de paso no prevé que por su derecha pueda aparecer otro vehículo, una bicicleta, (la señalización indica que está cruzando una vía de único sentido: prohibido girar a la izquierda) y dirige su campo visual hacia el frente y hacia la izquierda. 137

Intersección con acera-bici a contrasentido
El ciclista que circula por esta acera-bici puede aparecer a una determinada velocidad en el campo visual del conductor que circula por la calzada de forma que el resulta imprevisible. En comparación con un paso de peatones, la velocidad de éstos es muy inferior a la de los ciclistas, lo que permite al conductor que va por la calzada tenerlos en su campo visual y prever sus movimientos para poder cederle el paso.
Señalización contradictoria

138

Intersección con acera-bici a contrasentido
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

139

Distancias de seguridad
La zona de incertidumbre es el espacio de la vía por la que se pueden desplazar de modo imprevisto los vehículos, peatones y animales. Los vehículos de dos ruedas tienen una gran zona de incertidumbre lateral debido a su agilidad de movimiento, por lo que para adelantarles es preciso respetar unas distancias de seguridad mínimas.
140

Distancias de seguridad
El artículo 25 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada dice que los adelantamientos a bicicletas por parte de vehículos motorizados se realizarán siempre habilitando un espacio, entre éste y la bicicleta de, al menos, metro y medio de anchura, pudiéndose reducir a un metro siempre y cuando la velocidad del vehículo motorizado no merme la seguridad del ciclista. Sin embargo, con el carril bici se vulneran las distancias de seguridad para realizar los adelantamientos.

Impedimento físico que imposibilita al autobús realizar adelantamientos respetando las distancias de seguridad 141

Distancias de seguridad
Según el artículo 27 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada, los ciclistas deberán mantener una distancia de, al menos, un metro con los peatones en las operaciones de adelantamiento o cruce. La acera-bici no respeta estas distancias de seguridad respecto a los espacios del peatón en las aceras y, sobretodo, junto a las paradas de bus y contenedores de basura.

142

Distancias de seguridad con El ciclista necesita un determinado espacio para poder esquivar
seguridad los obstáculos que puedan aparecer de forma inesperada en su camino: un vehículo que asoma en una incorporación (calle, aparcamiento, etc...), un peatón o animal con intención de cruzar que se asoma tras un vehículo de gran tamaño, una alcantarilla, un bache, algún objeto,... En la acera-bici si el ciclista logra esquivar el obstáculo, moviéndose hacia su izquierda o derecha, podrá chocar contra el numeroso mobiliario urbano, otro ciclista o un peatón.

2,50 m

1,50 m

143

Distancias de seguridad
En la acera-bici si el ciclista logra esquivar el obstáculo, moviéndose hacia su izquierda o derecha, podrá chocar contra otro ciclista, un peatón o contra el bordillo y precipitarse sobre la calzada. Además, no hay espacio para la circulación ciclista bidireccional, ni para realizar adelantamientos. SOLUCIÓN

144

Distancias de seguridad
Esta acera-bici posiciona al ciclista en un lugar de alto riesgo, ya que invade la zona de incertidumbre de los vehículos estacionados que al abrir la puerta interfieren en la trayectoria dibujada para el ciclista. Si el ciclista logra esquivar la puerta, posiblemente se precipite sobre el mobiliario urbano, peatones u otros ciclistas.
145

Distancias de seguridad
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada
Según el artículo 36 del Reglamento General de Circulación, el ciclista debe circular por la parte imprescindible de la calzada. Si el ciclista se separa del borde derecho, ocupando lo imprescindible del carril, al encontrar un obstáculo repentinamente en su camino podrá moverse hacia la derecha, así como, hacia la izquierda evitando el obstáculo con seguridad, ya que a su izquierda no habrá ningún vehículo que se lo impida, ni ha su derecha tropezará con el bordillo.

x

146

Distancias de seguridad
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

147

Fomento de la bici en la acera
La presencia de carriles-bici y aceras-bici en una ciudad incita y legitima la circulación de ciclistas por el resto de las aceras. De esta forma, se fomenta de forma indiscriminada el uso de la bici por las aceras, independientemente de su anchura, generando conflictos con peatones que corren el riesgo de ser atropellados, ya que no prevén la presencia de ciclistas en su espacio.
148

Fomento de la bici en la acera
El acceso y la salida de esta acera-bici encauza a los ciclistas, por el paso de peatones, a circular por otras aceras sin señalizar. Además, no señaliza lo que el artículo 23 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada establece: que los ciclistas deberán cruzar los pasos de peatones bajados de la bicicleta.

149

Compensación del riesgo
La teoría de la compensación del riesgo aplicada al tráfico establece que, por término medio, los conductores adoptarán modos de conducción más arriesgados cuando perciban que se encuentran en un entorno con mayores protecciones técnicas, ya sea en su vehículo o en la infraestructura por la que circulan. Los ciclistas depositan su confianza en las vías ciclistas segregadas, perciben mayor seguridad subjetiva y, por ello, su comportamiento es más arriesgado, reduciendo la atención hacia el inherente riesgo de tráfico con el que inevitablemente tienen que interactuar

El resto de conductores también reducen su atención ante la presencia de ciclistas en el tráfico, con los carriles-bici desaparecen de su campo visual (se desentienden de las distancias de seguridad, de las necesidades y trayectos de los ciclistas, etc.) hasta que se lo encuentran en un giro, desparramado sobre su coche. 150

Complejidad en los cruces
Un principio fundamental para que los fines de las señales se cumplan es que la señalización sea clara, sencilla y uniforme. (DGT, Manual del conductor, página 290,
Editorial Pons, Madrid 2005)

Contradicción entre las señales. Una indica “paso de ciclistas”, es decir, prioridad para éstos. La otra señal indica que el ciclista debe realizar un ceda el paso.
151

Complejidad en los cruces
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada
Los carriles bici aumentan en complejidad la señalización. Si se considera a la bicicleta como un vehículo más en la calzada se evitan tales complejidades, confusiones y contradicciones, ya que todos los vehículos se comportan bajo las mismas normas.

152

Pasos ciclistas
El ciclista que circula por esta acera-bici puede aparecer a una determinada velocidad en el campo visual del conductor que circula por la calzada de forma que el resulta imprevisible. En comparación con un paso de peatones, la velocidad de éstos es muy inferior a la de los ciclistas, lo que permite al conductor que va por la calzada tenerlos en su campo visual y prever sus movimientos para poder cederle el paso.
153

Pasos ciclistas
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

154

Señalización que obliga a los ciclistas circular por la acerabici, es decir, prohíbe el derecho de los ciclistas de circular por la calzada, lugar por donde se evitan las anomalías, molestias y riesgos que las aceras-bici y carrilesbici urbanos introducen. Sin embargo, el artículo 23 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas establece que las vías ciclistas no son de uso obligatorio, tan solo recomienda su uso por “seguridad”.

Prohíbe circular por la calzada

155

Prohíbe circular por la calzada
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

156

Impide la elección del itinerario
Impide que los ciclistas puedan seguir su itinerario con las mismas ventajas y comodidades que el resto de vehículos. La acera-bici desvía a los ciclistas hacia la zona peatonal del Paseo del Salón y les impide elegir su itinerario de frente, hacia Acera del Darro.
157

Impide la elección del itinerario
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada

158

Accesos y salidas irregulares
El acceso y la salida de esta acera-bici encauza a los ciclistas, por el paso de peatones, a circular por otras aceras sin señalizar. Además, no señaliza lo que el artículo 23 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada establece: que los ciclistas deberán cruzar los pasos de peatones bajados de la bicicleta.

159

PARQUE TECNOLÓGICO DE LA SALUD
PROBLEMAS DETECTADOS: - Ocupación y destrucción de las aceras - Accesos y salidas irregulares - Trazado tortuoso - Fomento del uso de la acera sin señalizar.

160

Ocupación de las aceras
El artículo 27 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada establece que podrá circularse en bici por las aceras (señalizadas) de más de cuatro metros de anchura que cuenten con tres de éstos libres de obstáculos.
161

Ocupación de aceras
La acera-bici discurre junto a un edificio público, por lo tanto, se trata de una zona de aglomeración de personas. El artículo 27 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada no permite la circulación de bicicletas por las aceras donde haya aglomeración peatonal
162

Ocupación de las aceras
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada En todas las aceras-bici del parque tecnológico, el sentido común hará que los peatones caminen sobre ellas. Lo más seguro para todos es que los ciclistas circulen por la calzada.

163

Accesos y salidas irregulares
Para acceder a la acerabici hay que hacerlo peatonalmente desde la acera. En la práctica, se trata de una clara invitación a circular en bici por las aceras.

164

Trazado tortuoso
Curva en 90º prácticamente irrealizable con una bicicleta. Claramente el ciclista invadirá la acera, a no ser que reduzca su velocidad a 0 Km/h, con lo que se destruye su potencialidad como medio de transporte. Esto demuestra cómo las acera-bici no están pensadas para favorecer el desplazamiento ciclista.
165

CIRCUNVALACIÓN
PROBLEMAS DETECTADOS: - Ocupación y destrucción de las aceras - Multiplicación de los riesgos en las intersecciones - Eliminación de las distancias de seguridad - Fomenta la circulación ciclista por las aceras sin señalizar - Fomenta la irresponsabilidad ciclista - Complejidad en los cruces - Riesgos en los pasos ciclistas
166

Mantenimiento

Nulo mantenimiento. Es una infraestructura costosa de mantener, como lo es cualquier carretera. Normalmente, este problema no se da en las aceras y calzadas, ya que éstas sirven para todas las personas.
167

Fomento de la bici en la acera
Obliga al ciclista a circular por la acera, cruzar como un peatón, y volver a circular por la acera de enfrente hasta alcanzar el inicio del siguiente tramo. Invita a seguir circulando en bici por la acera. Si se desea abandonar la vía ciclista, el ciclista podría continuar por la acera en lugar de incorporarse a la calzada con el resto de vehículos.
168

Fomento de la bici en la acera

169

Fomento de la bici en la acera
La presencia de carriles-bici y aceras-bici en una ciudad incita y legitima la circulación de ciclistas por el resto de las aceras. De esta forma, se fomenta de forma indiscriminada el uso de la bici por las aceras, independientemente de su anchura, generando conflictos con peatones que corren el riesgo de ser atropellados, ya que no prevén la presencia de ciclistas en su espacio.

170

Confusión legal en las vías ciclistas
En el caso de que un ciclista atropelle a un peatón, la Ordenanza de Circulación de Ciclistas y Peatones ofrece tal confusión legal que pone de manifiesto una gravísima irresponsabilidad política
171

Confusión legal en las vías ciclistas
El artículo 24, de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Cciclistas, contradiciendo a los artículos 14 y 21, dice que las vías ciclistas a cota de calzada (carril-bici) serán utilizadas exclusivamente por ciclistas, serán el resto de vías ciclistas por donde podrán circular algunos peatones (personas con movilidad reducida, patines, etc.)..

172

Confusión legal en las vías ciclistas
El artículo 28 de la Ordenanza de Peatones y Ciclistas, contradiciendo a los artículos 14, 21 y 24, dice que los ciclistas tendrán prioridad sobre los peatones que circulen en vías ciclistas.

173

Confusión legal en las vías ciclistas
Los artículos 14 y 21 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas, establece que, además 1 de los ciclistas, solo las personas de movilidad reducida, los patinadores y los que lleven similares, podrán circular por las vías ciclistas.
174

Confusión legal en las vías ciclistas
El artículo 14 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas, establece que los peatones deberán cruzar las vías ciclistas por los pasos señalizados.

175

Complejidad en las intersecciones
Intersección Río Genil. La continuación del carril se encuentra desplazada de su trayectoria. No hay paso de peatones sobre el carril en el lugar que atraviesa la acera.

176

Intersección en T
Factores de multiplicación del riesgo de accidente en carril bici en comparación con la circulación de la bicicleta por la calzada (x1)

DIBUJO: SHANE FORAN de Galway Cycling Campaign FUENTES DEL DIBUJO: - Sweden: Leif Linderholm: Signalreglerade korsningars funktion och olycksrisk för oskyddade trafikanter ─ Delrapport 1: Cyklister. Institutionen för trafikteknik, LTH: Bulletin 55, Lund 1984, In: »Russian Roulette« turns spotlight of criticism on cycleways, Proceedings of conference »Sicherheit rund ums Radfahren«, Vienna 1991. - USA: A. Wachtel and D. Lewiston: Risk factors for bicycle-motor vehicle collisions at intersections, Journal of the Institute of Transportation Engineers, pp 30-35, September, 1994. - Denmark: S.U. Jensen, K.V. Andersen and E.D. Nielsen: Junctions and Cyclists, Velo-city ‘97 Barcelona, Spain . - Finland: M Rasanen and H. Summala: The safety effect of sight obstacles and road markings at bicycle crossings, Traffic Engineering and Control, pp 98101, February, 1998. - Canada: Toronto bicycle commuter safety rates, L. Aultman-Hall and M.G. Kaltenecker, Accident Analysis and Prevention (31) 675–686, 1999

177

Intersección en T. Giro a la derecha

El carril bici se sitúa en el extremo derecho de la calzada. Los vehículos que quieran girar a la derecha circulan por el carril a la izquierda del carril bici, sin embargo, según las normas básicas de tráfico, deberían circular por el carril del extremo derecho, a su derecha no debería haber ningún otro vehículo al que se le permitiera seguir recto. A esto se le añade que el ciclista que circula por el carril bici, justo antes del cruce, se posiciona en el ángulo muerto del vehículo que va a girar a la derecha.
178

Intersección T. Giro a la derecha
En la calzada contigua los vehículos pueden girar a la derecha, sin ser conscientes de lo que desea hacer el ciclista que circula a su derecha y éste bien podría continuar recto, pues ningún semáforo le informa de lo contrario. Este punto invita a la colisión. Se evitaría si el ciclista circulara por la calzada con normalidad.
179

Intersección T. Giro a la derecha
En comparación con un paso de peatones donde la la velocidad de éstos es muy inferior a la de los ciclistas, el ciclista que circula por esta acera-bici puede aparecer a una determinada velocidad en el campo visual del conductor que circula por la calzada de forma que le resulta imprevisible. La velocidad del peatón le permite al conductor que va por la calzada tenerlos en su campo visual y prever sus movimientos para poder cederle el paso.
180

Semáforo en ámbar

Intersección en T. Giro a la derecha
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada
Los carriles bici no solo no resuelven las situaciones más frecuentes de atropello a ciclistas, sino que introduce nuevos peligros en cada cruce, peligros que pueden ser resueltos con una conducción de la bicicleta por la calzada: donde la bicicleta se comporta respondiendo a las normas básicas de trafico, es decir, es predecible y permanece en el campo visual del resto de conductores.

181

Intersección en T. Giro a la derecha
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada
Existe un injustificado miedo de circular en bici por la calzada. No se confía de los conductores que pueden ver desde varios metros atrás a los ciclistas que circulan en la calzada de forma predecible, como cualquier otro vehículo. Y, sin embargo, en las intersecciones con el carril-bici, sí se confía de que estos mismos conductores vean a los ciclistas que aparecen por lugares totalmente impredecibles, según las normas básicas de tráfico.

182

Distancias de seguridad
La zona de incertidumbre es el espacio de la vía por la que se pueden desplazar de modo imprevisto los vehículos, peatones y animales. Los vehículos de dos ruedas tienen una gran zona de incertidumbre lateral debido a su agilidad de movimiento, por lo que para adelantarles es preciso respetar unas distancias de seguridad mínimas.
183

Distancias de seguridad
El artículo 25 de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada dice que los adelantamientos a bicicletas por parte de vehículos motorizados se realizarán siempre habilitando un espacio, entre éste y la bicicleta de, al menos, metro y medio de anchura, pudiéndose reducir a un metro siempre y cuando la velocidad del vehículo motorizado no merme la seguridad del ciclista. Sin embargo, con el carril bici se vulneran las distancias de seguridad para realizar los adelantamientos.

184

Distancias de seguridad
Separación física del carril bici con respecto a la calzada. Se trata de un espacio mínimo. Una caída del ciclista en la calzada puede suponer una colisión frontal contra cualquier vehículo. En este tramo hay que añadir que, cuando llueve, se queda inundado largo tiempo por problemas de drenaje, lo que obliga a los ciclistas a ceñirse más a los laterales del carril y aumenta el riesgo de caídas por falta de adherencia.
185

Distancias de seguridad
En el carril bici si el ciclista logra esquivar el obstáculo, moviéndose hacia su izquierda o derecha, chocará contra los bordillos, contra otro ciclista o se precipitará sobre el vehículo que circule por la calzada.

x

186

Distancias de seguridad
El ciclista necesita un determinado espacio para poder esquivar con seguridad los obstáculos que puedan aparecer de forma inesperada en su camino: un vehículo que asoma en una incorporación (calle, aparcamiento, etc...), un peatón o animal con intención de cruzar que se asoma tras un vehículo de gran tamaño, una alcantarilla, un bache, algún objeto,... La anchura de los carriles bici y las aceras bici es totalmente insuficiente.

2,50 metros 2 metros 187

Distancias de seguridad
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada
Según el artículo 36 del Reglamento General de Circulación, el ciclista debe circular por la parte imprescindible de la calzada. Si el ciclista se separa del borde derecho, ocupando lo imprescindible del carril, al encontrar un obstáculo repentinamente en su camino podrá moverse hacia la derecha, así como, hacia la izquierda evitando el obstáculo con seguridad, ya que a su izquierda no habrá ningún vehículo que se lo impida, ni ha su derecha tropezará con el bordillo.

x

188

Complejidad en las intersecciones
El carril bici cruza una rotonda con prioridad sobre los vehículos que circulan por su interior, hecho insólito e inesperable. Las rotondas sólo tienen un sentido para el tráfico y siempre se respeta la prioridad de quien circula en su interior sobre todas sus entradas.

Foto 1 Foto 2 Foto 3

189

Complejidad en las intersecciones
Los conductores que se van a incorporar a la rotonda desde la autovía están muy atentos al tráfico que circula en su interior. Dirigen su atención y campo visual hacia su izquierda. Cuando ven un pequeño hueco en la transitada rotonda, deben acelerar para conseguir mayor seguridad y no pertubar al tráfico. Justo en el momento de la aceleración se topan con un ceda el paso en el interior de la rotonda imposible de realizar. Estos conductores que se incorporan a la rotonda no pueden prever la presencia de ciclistas cruzando la rotonda por el carril-bici. Además, los ciclistas pueden aparecer a cierta velocidad que son imposibles de ver en estas circunstancias.

Foto 1

Foto 2
190

Complejidad en las intersecciones
En comparación con un paso de peatones donde la la velocidad de éstos es muy inferior a la de los ciclistas, el ciclista que circula por esta acera-bici puede aparecer a una determinada velocidad en el campo visual del conductor que circula por la calzada de forma que le resulta imprevisible. La velocidad del peatón le permite al conductor que va por la calzada tenerlos en su campo visual y prever sus movimientos para poder cederle el paso.

Foto3

191

Complejidad en las intersecciones
En este caso, el carril bici atraviesa el carril de aceleración de entrada a la autovía. Es absurdo que este punto los vehículos tengan que acelerar y ceder el paso a un ciclista simultáneamente. Tampoco tiene sentido el paso de peatones que da acceso al carril bici, pues por el carril bici no pueden ir peatones, ni el CEDA EL PASO que deben respetar los coches, pues nadie hará semejante cosa en un carril de aceleración, y menos si el ciclista se encuentra detenido.
192

Complejidad en las intersecciones
Acceso del carril bici al interior de la rotonda en la salida de la autovía hacia La Chana. Los ciclistas deberán avanzar a trompicones, rebasando isletas y líneas continuas. La acera interrumpida por el carril bici no dispone de paso de peatones.

193

Complejidad en las intersecciones
SOLUCIÓN: La bicicleta, un vehículo en la calzada
Un principio fundamental para que los fines de las señales se cumplan es que la señalización sea clara, sencilla y uniforme. (DGT, Manual del conductor, página 290,
Editorial Pons, Madrid 2005)

Los carriles bici aumentan en complejidad la señalización. Si se considera a la bicicleta como un vehículo más en la calzada se evitan tales complejidades, confusiones y contradicciones, ya que todos los vehículos se comportan bajo las mismas normas.
194

CONTRADICCIONES EN LA ORDENANZA DE CIRCULACIÓN DE PEATONES Y CICLISTAS AL REGULAR LAS VÍAS CICLISTAS URBANAS

195

El artículo 14 dice que los peatones (en general) atravesarán las vías ciclistas por pasos señalizados y, después, que hay peatones que podrán circular por vías ciclistas (tanto a cota de acera como de calzada) donde dispondrán de prioridad:
ARTÍCULO 14: Los peatones (...) atravesarán (...) las vías ciclistas por los pasos señalizados. (...) Las personas con movilidad reducida que circulen en sillas o triciclos (considerados peatones según el anexo de definiciones de esta ordenanza) (...) podrán circular (...) por las vías ciclistas, siempre que éstas se encuentren segregadas del tráfico motorizado (según el anexo de definiciones de esta ordenanza, no se especifica claramente cuáles son las vías ciclistas segregadas, tan solo dice que están tanto a cota de acera, como a cota de calzada), donde también dispondrán de prioridad.
196

El artículo 21 determina que hay peatones podrán circular por las vías ciclistas que están a cota de calzada:
ARTÍCULO 21: Los patines sin motor o aparatos similares no motorizados, así como las sillas para personas con movilidad reducida (considerados peatones según el anexo de definiciones de esta ordenanza), circularan por las aceras, zonas peatonales y carril bici (según el anexo de definiciones de esta ordenanza, vía ciclista a cota de calzada)

197

El artículo 24, contradiciendo a los artículos 14 y 21, dice que las vías ciclistas a cota de calzada (carril-bici) serán utilizadas exclusivamente por ciclistas, serán el resto de vías ciclistas por donde podrán circular algunos peatones (personas con movilidad reducida, patines, etc.).. Continua diciendo que en vía ciclista a cota de acera (acera-bici) el ciclista debe circular con precaución ante una posible invasión de la vía ciclista a ¡¡¡¡¡¡¡cota de calzada!!!!!!!!. Y añade que si el ciclista circula por vía ciclista a cota de acera deberá respetar la prioridad de los peatones y mantener una velocidad moderada. Sin embargo, en los artículos 27 y 18, se dice que esta velocidad no puede ser superior a 10km/h.
ARTÍCULO 24: Los carriles bici integrados en la calzada (vías ciclistas a cota de calzada, carril bici según el anexo de definiciones de esta ordenanza) serán utilizados únicamente por ciclistas. El resto de vías ciclistas podrán ser utilizadas para la circulación en bicicleta, sillas y triciclos de personas con movilidad reducida, patines, monopatines y similares no motorizados (considerados peatones según el anexo de definiciones de esta ordenanza). (...) Si el ciclista circula sobre un tramo de vía ciclista a cota de acera (según el anexo de definiciones de esta ordenanza, acera-bici) debe circular con precaución ante una posible invasión del carril bici (según el anexo de definiciones de esta ordenanza, vía ciclista a cota de calzada) por otros usuarios de la vía pública (...). Si se trata de acera bici, el ciclista deberá mantener una velocidad moderada y respetar la prioridad de paso de los peatones.

198

El artículo 28, contradiciendo a los artículos 14, 21 y 24, dice que los ciclistas tendrán prioridad sobre los peatones que circulen en vías ciclistas:
ARTÍCULO 28: Los ciclistas tendrán prioridad sobre los peatones cuando circulen por las vías ciclistas (...).

199

BIBLIOGRAFÍA LEGISLACIÓN: - Ordenanza Municipal de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada, BOP Granada 134 de 15-07-10, http://www.granada.org/inet/hwgr.nsf/larga/xF4C3A6F86B4B42A2C125776100288B8F?opendocument -Reglamento General de Circulación, Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre, http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/rd1428-2003.html LIBROS: - DGT, Manual del conductor, Editorial Pons, Madrid 2005 PRENSA: - Europasur 11 de noviembre de 2008 http://www.europasur.es/article/opinion/289366/ciclistas/y/peatones.html ) WEB: - J. S. ALLEN, Bicycle sidepaths: crash risks and liability exposure. Enero 2003. http://bikexprt.com/bikepol/facil/sidepath/ sidecrash.htm - MARIO J. ALVES, Os peligros da segregaçao de tráfego no planteamiento para bicicletas. Enero 2006. http://www.scribd.com/doc/3883488/Os-perigos-da-segregacao-de-trafego-no-planeamento-para-bicicletas - J. ARIAS, http://unciclistaurbano.blogspot.com/2008/10/por-que-parte-de-la-calle-debo-circular.html - A. BEDOYA, Manual per al disseny de vies ciclistes de Catalunya, Departament de Política Territorial i Obres Públiques de la Generalitat de Catalunya. Julio 2007. http://www10.gencat.net/ptop/AppJava/cat/documentacio/publicacions/monografies/mobilitat/ manual_vies_ciclistes.jsp - AVERY BURDETT, Bikeway Activists in the Wrong Lane http://vehicularcyclist.com/lanes.html - BICIESCUELA GRANADA, Manual urbano de seguridad ciclista, http://biciescuelagranada.blogspot.com /2008/10/manual-urbano-de-seguridad-ciclista.html - MICHAEL BLUEJAY, How to not get hit by cars, http://www.bicyclesafe.com - CIUDAD CICLISTA, http://www.ciudadciclista.org - DUAL CHASE PRODUCTIONS, Equitable Bicyclist Planning and Design,2008, http://www.cyclistview.com/equitablepdintro/index.htm - SHANE FORAN de Galway Cycling Campaign, Factores de multiplicación del riesgo de accidente en carril-bici en comparación con la circulación de la bicicleta en la calzada http://en.wikipedia.org/wiki/Segregated_cycle_facilities - J. FORESTER, http://www.johnforester.com - JOHN FRANKLIN, Cycle path safety: A summary of research en Cyclecraft http://www.cyclecraft.co.uk/digest/research.html - A. SANZ y OTROS, Manual de las vías ciclistas de Guipuzkoa. Recomendaciones para su planificación y proyecto, Departamento para el desarrollo sostenible de la Diputación Foral de Guipuzkoa. Septiembre 2006. http://www4.gipuzkoa.net/sostenibilidad/archivos/Documentos/1130200650630%20PM-206_es.pdf - http://es.wikipedia.org/wiki/Ciclovia - http://nl.wikipedia.org/wiki/Fietspad

200

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful