Está en la página 1de 148

Nº 172 • 4,95 / PVP CANARIAS 5,10

00172

9 771696 775008

EL VALLE DE LOS REYES

LA FABULOSA TUMBA DE SETI I

PONCIO

PILATO

EL GOBERNADOR QUE JUZGÓ A JESÚS

RICARDO CORAZON DE LEON

LA MUERTE DEL REY CABALLERO

MASONERÍA, LA HERMANDAD PERSEGUIDA

LA

NÚMERO 172 • 4,95

nationalgeographic.com.es

STE

LA MORTÍFERA EPIDEMIA QUE DEVASTÓ ESPAÑA

2

Nuevo CLS. Tu próxima aventura.

La mejor experiencia es la que aún no has vivido. Empieza a hacerlo con el nuevo CLS, un coupé de proporciones perfectas que amplía el concepto de deportividad gracias a su salvaje e innovador que brilla con luz propia gracias al sistema LED High Performance.

*Los valores de CO 2 2 ” según lo dispuesto en

EDITORIAL

FAKE NEWS. Noticias engañosas. Hoy, a través de las redes sociales, una mentira puede dar la vuelta al mundo en cuestión de minutos. Para que ello suceda se necesitan dos cosas: alguien que la produzca y alguien dispuesto a creérsela, y, por tanto, a difundirla en su cuenta de Twitter o de Facebook. Ese autor y ese público entregado siempre han existido. Así lo demostró hace 133 años Léo Taxil, autor de un extraordinario engaño que se prolongó más de una década. Antiguo masón y escritor de panfletos anticlericales, Taxil fingió convertirse al catolicismo y empezó a denunciar la existencia de un culto masónico secreto al diablo, al tiempo que atribuía a los masones todo tipo de crímenes. Su obra encontró un eco enorme en el seno de una Iglesia y una opinión católicas que asistían al avance imparable del laicismo, el socialismo, el librepensamiento, el anarquismo… Se creía que todo ello sólo podía ser obra de una vasta conjura en la sombra, en la que ya se veía la mano de masones y judíos, de manera que Taxil encontró un terreno abonado para sus embustes. Incluso el papa aceptó sus historias, que la prensa y las editoriales católicas difundieron hasta que el propio autor del engaño confesó la verdad (engaño que, por cierto, contribuyó a la creencia de una supuesta conspiración judeo-masónica). En 1890 no existían los robots en internet, pero las personas manifestaban la misma credulidad que nosotros ante hechos que, por nuestras convicciones personales, nos parecen plausibles. De manera que educar el propio criterio en la duda razonable parece una buena manera de enfrentarse a esa mezcla de mentira y verdad que son, hoy como ayer, las fake news.

JOSEP MARIA CASALS

Director

DS 7 CROSSBACK

El SUV de nueva generación

que marcará tendencia

ES EL PRIMER MODELO DE DS DISEÑADO DESDE CERO Y PONE EL LISTÓN MUY ALTO EN ESTILO Y TECNOLOGÍA

DS ACTIVE SCAN SUSPENSION Sistema de suspensión activa por cámara, que detecta firmes irregulares para un ajuste continuo de cada uno de los amortiguadores por separado.

D espués de tres años de in- tenso trabajo, ha llegado al merca- do el modelo DS 7 CROSSBACK que marca un hito en el sector de los SUV. Los elementos más so- bresalientes de su diseño, inclui- das sus amplias proporciones y sus espectaculares líneas fluidas, figurarán también en todos los de- más modelos de la futura gama de la marca DS.

NUEVO CONCEPTO DE MODERNIDAD Inspirada directamente en el pro- totipo DS Divine, la parte delante- ra del DS 7 CROSSBACK refleja la identidad de la marca y trans- mite una clara impresión de esta- tus, elegancia y tecnología avan- zada. El ejemplo más elocuente se encuentra en los módulos girato- rios de los faros DS Active LED

Vision, una solución vanguardista única en la industria, que diferen- cia inmediatamente el nuevo mo- delo de todos sus rivales. Con su silueta, las grandes llantas de 20 pulgadas, su ancho de roda- dura y la longitud del capó nerva- do, presenta todos los elementos característicos de un SUV, pero al mismo tiempo transmite una sen- sación de mayor potencia.

EL LUJO EN LOS DETALLES Para conseguir un vehículo im- pecable que diera respuesta a los conductores más exigentes, DS convocó a los mejores ser- vicios especializados de arte- sanos de Francia y a los más prestigiosos arquitectos de in- teriores, coloristas e ingenieros. Su misión consistió en trabajar con especial atención cada minús-

culo detalle (tanto interior como exterior). El resultado es un SUV con extraordinarios acabados. Existen nueve colores de carro- cería que pueden combinarse con cinco tipos de interiores que van desde el estilo deportivo con detalles de aluminio y volante de cuero, a la propuesta sofisticada con madera natural. La estética cuidada convive con la tecnología más avanzada que garantiza la conducción segura y cómoda en todas las condiciones.

DS NIGHT VISION La cámara de infrarrojos puede detectar peatones o animales con una antelación de hasta 100 m.

Más información en www.dsautomobiles.es

El modelo es el resultado de una

historia

de pasión,

exigencia,

audacia

y trabajo

en equipo

El habitáculo espacioso

proporciona

una gran

comodidad

de viaje

sin igual

El uso de la

tecnología

avanzada

asegura una

conducción

silenciosa

y el mejor

nivel de conectividad

134

22

10

ACTUALIDAD

14

GRANDES INVENTOS

Los jeans

En 1873, dos comerciantes patentaron una prenda adaptada al trabajo de los buscadores de oro de California.

16 PERSONAJE SINGULAR

Lola Montes, la diva

Esta bailarina fue amante de Luis I, rey de Baviera, que perdió el trono por ella.

22 MAPAS DEL TIEMPO

El mapa de Quetzalecatzin

En el siglo XVI, algunos linajes indígenas de Nueva España elaboraron mapas para registrar sus propiedades.

134 GRANDES ENIGMAS

Qué fue de Amelia Earhart

La aviadora desapareció en medio del océano Pacífico, en 1937, mientras completaba la vuelta al mundo.

138 GRANDES DESCUBRIMIENTOS

Ai-Khanoum

En la década de 1960, bajo el suelo de Afganistán, aparecieron los restos de una brillante ciudad helenística.

142 LIBROS

24 VIDA COTIDIANA

Roma, la capital devastada

En el siglo VI, Roma era una ciudad en ruinas, decadente y casi despoblada.

30 OBRA DE ARTE

San Jorge y el dragón

Un retablo del siglo XV recrea la lucha entre caballero y monstruo.

138

50

La batalla de las Arginusas

En 406 a.C., Atenas logró una gran victoria naval sobre Esparta, que pareció decantar a su favor la guerra del Peloponeso. Pero un tribunal condenó a muerte a los almirantes victoriosos. POR JAVIER NEGRETE

74

Poncio Pilato, prefecto de Judea

El prefecto que ha pasado a la historia por condenar a muerte a Jesús fue un administrador duro, enfrentado con los judíos y que tal vez acabó suicidándose en el exilio. POR ANTONIO PIÑERO

88

La muerte de Ricardo Corazón de León

Ricardo I pasó los últimos años de su vida combatiendo cont tra

Felipe Augusto para recuperar sus tierras en Francia, donde murió m

en 1199 por el disparo de una ballesta enemiga. POR ENRIQUE ME

ESEGUER

104 La peste en España

En los siglos XVI y XVII, la península ibérica sufrió varias olead das de

peste bubónica. La más destructiva fue la de 1647-1651, que mat tó a la

mitad de los 120.000 habitantes de Sevilla. POR FRANCISCO NÚÑEZ RO

OLDÁN

60 EL IMPERIO PERSA DE LOS SASÁNIDAS

EL SIGLO III vio nacer una nueva potencia en el Próximo Oriente: el Imperio sasánida. Durante cuatro centurias, los «reyes de reyes» libraron una incesante lucha contra el Imperio romano, al tiempo que fomentaban la civilización y la cultura persas y la antigua religión zoroastriana. Aunque esta pujanza se truncó con la invasión árabe del siglo VII, dejó una honda huella en la historia persa.

POR MIGUEL ÁNGEL ANDRÉS TOLEDO

NAQSH-E ROSTAM. LOS REYES SASÁNIDAS MANDARON ESCULPIR SUS INSCRIPCIONES EN ESTA ANTIGUA NECRÓPOLIS AQUEMÉNIDA.

32 La gran tumba del faraón Seti I

Descubierta por Giovanni Belzoni a principios del siglo XIX, la tumba de Seti I es una de las mayores y mejor conservadas del Valle de los Reyes, la

gran gran necrópolis necrópolis de de los los faraones del Imperio

Nuevo. POR JOSÉ LULL

120 Léo Taxil, el masón que engañó al mundo

o

En la década de 1880, el francés Léo Taxil reveló una supuest ta conspiración diabólica de los masones. Su superchería quedó ó en evidencia pocos años después. POR JAVIER DOMÍNGUEZ ARRIBAS

IMAGEN NOCTURNA DE LA GIRALDA, TORRE DE LA CATEDRAL DE SANTA MARÍA DE LA SEDE EN SEVILLA.

FOTO: MAREK STEPAN / GETTY IMAGES

Envíanos tus cartas o comentarios a historiang@rba.es

Síguenos en Twitter en @HistoriaNG

Hazte fan en Facebook:

www.facebook.com/

HistoriaNationalGeographic

Más información en nuestra página web:

nationalgeographic.com.es

Síguenos en Instagram en @historiang

ASESORES

Editor JOSÉ ENRIQUE RUIZ-DOMÈNEC

Director JOSEP MARIA CASALS Director de arte IÑAKI DE LA FUENTE Jefe de redacción JESÚS VILLANUEVA Editora de fotografía MERITXELL CASANOVAS Redactores CARME MAYANS, ÀLEX SALA Editora adjunta a la redacción GUIOMAR HUGUET Maquetación MAITE DUCUN Tratamiento de imagen JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ Secretaria de redacción MARTA CUADRAS

Director web: JAVIER FLORES

REDACCIÓN

Diagonal, 189 08018 Barcelona (España). Tel. 934 15 73 74

Colaboradores externos:

DAVID HERNÁNDEZ DE LA FUENTE (ANTIGÜEDAD); RAMON OLIVA (CORRECTOR); VÍCTOR LLORET BLACKBURN (COORDINADOR); MIREIA COMPANY (TRAD.)

Colaboran en este número: MIGUEL ÁNGEL ANDRÉS TOLEDO, ISABEL BUENO, JAVIER DOMÍNGUEZ ARRIBAS, ALEC FORSSMANN, ALFONSO LÓPEZ, JOSÉ LULL, GUADAIRA MACÍAS PRIETO, LAURA MANZANERA, CARME MAYANS, ENRIQUE MESEGUER, JAVIER NEGRETE, FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN, ANTONIO PIÑERO, GIORGIO PIRAZZINI, MARÍA PILAR QUERALT DEL HIERRO, JUAN PABLO SÁNCHEZ, JESÚS VILLANUEVA Cartografía: EOSGIS Ilustración: ÉDITIONS ERRANCE

Asesores de diseño: FERICHE BLACK

Director General JOSÉ LUIS PUIGDENGOLAS Directora de Marketing Publicitario GLÒRIA PONT Director de Servicios Comerciales SERAFÍN GONZÁLEZ Directora Comercial Digital ARANTXA DEL POZO Directora de Publicidad Digital ALICIA CORTÉS Jefe de Publicidad Digital y Trafficking IVÁN LORENTE

MADRID

Director Comercial IGNACIO RODRÍGUEZ-BORLADO Directora de Revistas de Divulgación Mª LUZ MAÑAS Subdirectora de Publicidad BEGOÑA LLORENTE Subdirector de Publicidad ADRIÁN GARCIA DE MANUEL Coordinadora de Publicidad YOLANDA TRIGUEROS c/ Agustín de Foxá 29 28036 Madrid (España) Tel. 915 10 66 00 Fax 915 19 48 13

BARCELONA Y LEVANTE

Directora de Comercial ANA GEA Directora de Publicidad Levante PALOMA CAMPOS Directora de Revistas de Divulgación MÓNICA MONGE Coordinadora de Publicidad GEMMA REYES Diagonal, 189 08018 Barcelona (España) Tel. 934 15 73 74 Fax 932 38 07 30

ATENCIÓN AL LECTOR Y SUSCRIPTOR:

Teléfono: 902 240 242 E-mail: suscripciones@rba.es

Distribución: BOYACÁ Impresión-Encuadernación: ROTOCOBRHI, S.A. Depósito legal: B6241-2012 ISSN 1696-7755

Distribución en Argentina. Capital: Distrimachi Interior: York Agency S.A. Printed in Spain - Impreso en España. Edición 06/2018 Importador en México: C.I.R.S.A., S.A. de C.V. Distribuidor en México: IBERMEX, S.A. de C.V.

JOSÉ ENRIQUE

MAITE

CARLOS

ANTONIO

MANUEL

RUIZ-DOMÈNEC

MASCORT ROCA

GARCÍA GUAL

PIÑERO SÁENZ

LUCENA GIRALDO

Catedrático de

Vicepresidenta de

Catedrático de

Catedrático

Investigador del

Historia Medieval

la Sociedad Catalana

Filología Griega

de Filología

Consejo Superior

de la Universidad Autónoma de Barcelona. Especialista en historia de Europa y del Mediterráneo, y

de Egiptología. Arqueóloga de la Generalitat de Cataluña. Ha desarrollado su labor como

de la Universidad Complutense. Premio Nacional a la obra de un traductor. Especialista en la historia y cultura

Neotestamentaria de la Universidad Complutense de Madrid. Experto en el antiguo Israel y los orígenes del

de Investigaciones Científicas. Profesor de humanidades de IE University. Destacado conocedor de la España moderna

docente en Francia e Italia. Miembro español

investigadora en Egipto, donde ha

de la Antigüedad grecolatina, ha

cristianismo, ha ejercido una importante labor

la América colonial, ha compaginado

y

en la comisión de 27

sido miembro de la

traducido numerosas

de divulgación de la

la

investigación, la

historiadores para los

misión española que

obras clásicas (entre

historia del Próximo

docencia universitaria

27 países de Europa.

excava en Oxirrinco.

ellas, la Odisea).

Oriente antiguo.

y

la divulgación.

Licenciataria de

NATIONAL GEOGRAPHIC

PARTNERS, LLC.

PRESIDENTE

RICARDO RODRIGO

CONSEJERO DELEGADO

ENRIQUE IGLESIAS

DIRECTORAS GENERALES

ANA RODRIGO, MARI CARMEN CORONAS

DIRECTOR GENERAL PLANIFICACIÓN Y CONTROL

IGNACIO LÓPEZ

DIRECTORA EDITORIAL

AUREA DÍAZ

DIRECTORA MARKETING

BERTA CASTELLET

DIRECTORA CREATIVA

JORDINA SALVANY

DIRECTOR DE CIRCULACIÓN

JOSÉ ORTEGA

DIRECTOR DE PRODUCCIÓN

RICARD ARGILÉS

Difusión controlada por

p

NATIONAL GEOGRAPHIC SOCIETY “Despertando el interés por explorar y proteger el planeta’

National Geographic Society es una institución científica y educativa sin fines lucrativos fundada en Washington, D.C., en 1888 y comprometida con la exploración y preservación del planeta

MICHAEL L. ULICA Interim President and CEO

BOARD OF TRUSTEES

JEAN M. CASE Chairman, TRACY R. WOLSTENCROFT Vice Chairman, BRENDAN P. BECHTEL, MICHAEL R. BONSIGNORE, KATHERINE BRADLEY, ANGEL CABRERA, ELIZABETH (BETH) COMSTOCK, JACK DANGERMOND, ALEXANDRA GROSVENOR ELLER, JANE LUBCHENCO, MARC C. MOORE, GEORGE MUÑOZ, NANCY E. PFUND, PETER H. RAVEN, LYNDON RIVE, EDWARD P. ROSKI, JR., FREDERICK J. RYAN, JR., ANTHONY A. WILLIAMS

COMMITTEE FOR RESEARCH AND EXPLORATION

PETER H. RAVEN Chairman JONATHAN BAILLIE Vice Chairman KAMAL BAWA, JUSTIN BRASHARES, RUTH DEFRIES, MARGARET HONEY, ANTHONY JACKSON, GARY KNIGHT, STEVEN R. PALUMBI, ANDREW REVKIN, JERRY A. SABLOFF, ELEANOR STERLING

NATIONAL GEOGRAPHIC PARTNERS

GARY E. KNELL CEO

SENIOR MANAGEMENT

SUSAN GOLDBERG Editorial Director JILL CRESS Chief Marketing Officer MARCELA MARTIN Chief Financial Officer COURTENEY MONROE Global Networks CEO LAURA NICHOLS EVP Global Communications BRENDAN RIPP EVP Sales and Partnerships JEFF SCHNEIDER EVP Bussines and Legal Affairs RACHEL WEBBER EVP Digital Product ROSA ZEEGERS EVP Consumer Products and Experiences

BOARD OF DIRECTORS

JEAN M. CASE, KEVIN J. MARONI, JAMES MURDOCH, LACHLAN MURDOCH, FREDERICK J. RYAN, JR., BRIAN F. SULLIVAN

INTERNATIONAL PUBLISHING

YULIA PETROSSIAN BOYLE Senior Vice President

ARIEL DEIACO-LOHR, GORDON FOURNIER, KELLY HOOVER, JENNIFER JONES,

JENNIFER LIU, ROSANNA STELLA

HAMM

JON

EL CORTE INGLÉS, S.A. C/ Hermosilla 112, 28009 Madrid

SAMER ABDALLAH / AP IMAGES / GTRES

MOHAMED ABD EL GHANY / REUTERS / CORDON PRESS

M. EL GHANY / REUTERS / CORDON PRESS

ACTUALIDAD

UN ARQUEÓLOGO retira la

arena de la superficie de un sarcófago de madera hallado en la necrópolis de Minia.

ANTIGUO EGIPTO

LOS ARQUEÓLOGOShallaron dentro de los hipogeos (tumbas excavadas en la roca) unos cuarenta sarcófagos de piedra caliza, de forma antropomórfica. Algunos tenían inscripciones jeroglíficas, como el de arriba, limpiado por un miembro del equipo.

Hallanunanecrópolis de sacerdotes egipcios

En la localidad de Minia, los arqueólogos han excavado las tumbas de varios sacerdotes de Toth, el dios de la escritura, y sus familiares

EN LAS TUMBAS

descubiertas en la necrópolis de Minia se han localizado más de mil ushebtis, figuritas funerarias que acompañaban al

difunto para ayudarle

a realizar sus trabajos

en el Más Allá. Muchas de ellas se encuentran en buen estado de conservación, mientras

que el resto están rotas

y serán restauradas

por los expertos.

U namisiónarqueoló-

gica egipcia ha des-

cubierto en la zona

de Tuna el Gebel,

en la provincia de Minia,a 250 kilómetros al sur de El Cairo, una necrópolis datada entre la Baja Época (664-332 a.C.) e inicios de la época ptolemaica

(305-30 a.C.). La necrópolis está cerca de la localidad de Hermó-

polis, ciudad que fue sede del culto al dios Toth, lo que

explica que los ocupantes de las sepulturas descubiertas en esta antigua necrópolis

sean sacerdotes de Toth, un dios con cabeza de ibis que era el patrón de la escritura entre los antiguos egipcios.

Altos sacerdotes

Los egiptólogos han iden- tificado una de las tumbas como la de un alto sacerdo- te llamado Hersa-Essei. La tumba contiene trece en- terramientos acompañados de ushebtis (figurillas fune- rarias) y vasos canopos de alabastro, que servían para contener las vísceras mo- mificadas del difunto. Tam-

bién se ha identificado a otro sacerdote de alto rango, lla- mado Djehuty-Irdy-Es, cuya momia está adornada con un collar de bronce, cuen- tas azules y rojas, de marfil

y de cristal, y cuatro amule-

tos de piedras semipreciosas. Los egiptólogos han sa- cado asimismo a la luz cua- renta sarcófagos de caliza de distintos tamaños y for-

mas, con los nombres

y cargos de los propietarios,

así como una tumba familiar con grandes sarcófagos y varios ushebtis de fayenza.

HANDOUT / APSARA AUTHORITY / AFPALAMY

/ ACI

ACTUALIDAD

LOS ARQUEÓLOGOS camboyanos

desentierran la estatua hallada en las proximidades de la entrada norte de Angkor Thom.

ANTIGUA CAMBOYA

El«guardián»de

AngkorThom

Los arqueólogos hallan una estatua de 1,80 metros y 200 kilos en la antigua capital jemer

E n julio de 2017, un equipo arqueológico camboyanodesenterró unamagníficaestatua

enAngkorThom,unodelos yacimientosqueconforman Angkor,lagrancapitaljemer. El hallazgo se produjo cuando al iniciar una exca- vación que parecía rutinaria, los arqueólogos localizaron la magnífica escultura de arenisca de 1,80 metros de altura y 200 kilos de peso enterrada a apenas 40 cen- tímetros de profundidad. Se trata de la imagen de un guardián del siglo XII, en la

que se pueden distinguir las decoraciones ornamentales

de la época. La figura, a la que

le

faltan parte de los brazos

y

de las piernas, se encon-

tró cerca de los restos de un hospital en la puerta norte de Angkor Thom. Según los responsables de Angkor, durante el siglo XII

el rey Jayavarman VII dedi-

có muchos esfuerzos a im- plementar programas socia- les y mandó construir hasta 102 hospitales en Angkor, cuatro de ellos identificados en la misma zona del des- cubrimiento.

PUERTA SUR DE ENTRADA A LA CIUDADELA REAL DE ANGKOR THOM, EN EL YACIMIENTO CAMBOYANO DE ANGKOR. ANGKOR THOM FUE CONSTRUIDA POR EL REY JAYAVARMAN VII EN EL SIGLO XII.

GRANDES INVENTOS

1873 Los ‘jeans’:

EE. UU. patenta una tela europea

Con precedentes que se remontan a la Italia del siglo XVII, los vaqueros o jeans tomaron su forma característica cuando un judío americano, Levi Strauss, empezó a fabricarlos en serie

E 1847, un joven judío de origen

bávarollamadoLöbStraussde-

cidió emigrar a Nueva York.Iba

n

a

reunirse con sus dos herma-

nos mayores para ayudarles con su mo- desto negocio de telas. Poco después de su llegada se desató la Fiebre del Oro en California, que hizo que en sólo siete años 300.000 personas se asentaran en el Oeste con la esperanza de hacer fortuna. Los Strauss aprovecharon la

oportunidad y en 1853 Löb, ya con na- cionalidadamericanaynuevonombre, LeviStrauss,llegóaSanFranciscopara montar una sucursal que suministra- se ropa, botas y otros artículos a los tenderos de las poblaciones mineras.

GALERIE CANESSO, PARIS

Uno de sus clientes habituales era un sastre de Nevada llamado Jacob W. Davis, quien ante las constantes

quejas de sus compradores buscaba una forma de reforzar los pantalones que comercializaba.¿Cómo evitar que las costuras se abriesen al introducir herramientas o piedras en los bolsi- llos? Se le ocurrió entonces la sencilla idea de usar remaches de cobre. Pero necesitaba dinero para registrar su invento, así que se alió con Strauss. Para sus nuevos modelos con rema- ches emplearon mezclilla o denim, una dura tela usada tradicionalmente por mineros, granjeros y vaqueros, de quienes tomaron el nombre.

DOS MINEROS VISTEN VAQUEROS DE LEVI STRAUSS EN UNA IMAGEN DE 1882. ©LEVI’S

En los años treinta, durante la Gran Depresión, los pantalones para el tra- bajo se convirtieron en pantalones para el ocio, y en las dos décadas si- guientes el estilo de vestir de la costa Oeste causó furor en la costa Este y luego en todo el mundo, de la mano de Hollywood, hasta convertirse en la prenda favorita de los jóvenes, símbolo contestatario y sinónimo de protesta.

Azul de Génova

DavisyStrausspatentaronsusvaque-

ros en Estados Unidos el 20 de mayo de 1873. Pero su origen, o al menos el de la resistente tela con la que aún se fabrican, hay que buscarlo en Europa en un período muy anterior. Durante

la Edad Media se difundió por Europa,

desdeOriente,unatelamuysemejante

a la de los tejanos, el fustán, formada

por una urdimbre de algodón y una trama de lino o cáñamo. Con el tiempo

esta tela, más burda que la seda, la lana

o el terciopelo, quedó reservada para el vestido de campesinos o trabajadores. En el siglo XVI se desarrolló en Gé-

novaunaindustriatextilespecializada

en el fustán. Realizada en gran medida

porcampesinos,estaproducciónresul-

taba muy competitiva en precios y se difundió por toda Europa,incluida In- glaterra, donde a estas telas se las em- pezó a llamar blue de Jean (del francés

MUJER COSIENDO CON DOS NIÑOS. ÓLEO DEL «MAESTRO DE LOS VAQUEROS AZULES». GALERÍA CANESSO, PARÍS.

ADVERTISING ARCHIVE / AURIMAGES

©LEVI’S

VAQUEROS MUY GASTADOS, en los que se aprecian los remaches de cobre en las esquinas de los bolsillos y el botón. Modelo Levi’s Calico. 1890.

bleudeGênes,azuldeGénova),término que derivaría en blue jeans (vaqueros azules).Paralelamentesedifundióotra tela muy parecida, el denim, término que aludiría a su origen «de Nîmes». Caracterizadaporcombinarurdimbre azulytramadecolorblanco–mientras queenlosjeansambassonazules–,era una tela más basta que se usaba para casacas, monos de trabajo e incluso paralasvelasdelasnavesycoberturas decarros.Unpintoranónimodelsiglo XVII que trabajó en la Lombardía y el Véneto, conocido como el «Maestro de los vaqueros azules», pintó en sus lienzos personajes de extracción hu- milde vestidos con prendas de denim.

El color azul se obtenía con índigo de América y Asia, pero también se re- curríaalañil,uncolormenosintenso. Levi Strauss adoptó el denim para susvaqueros.Segúnlaleyenda,habría elaboradoelprimerpardepantalones a partir de la tela de denim del carro en el que había llegado a California. Eléxitodesuempresahizodelos jeans unproducto madeinUSA quesimbo- liza el sueño americano y sus ideales delibertadyaventura,hastaelpuntode hacerolvidarque,comoentantasotras cosas, las raíces de los tejanos hay que buscarlas en la vieja Europa.

LAURA MANZANERA

HISTORIADORA

ANUNCIO DE VAQUEROS PUBLICADO EN THE SATURDAY EVENING POST EL 7 DE JUNIO DE 1919.

SÍMBOLO DE TRABAJO Y REBELDÍA

Siglo XVII

Los pescadores genoveses envuelven sus productos en una tela de algodón teñida de azul que se llamó blue de Gênes.

1847

Löb Strauss, un joven judío de origen bávaro, llega a Nueva York para ayudar a sus hermanos en su negocio de telas.

1853

Löb, que ahora se llama Levi Strauss, viaja a San Francisco para suministrar productos a las poblaciones mineras.

1873

Levi Strauss se une con el sastre Jacob W. Davis para patentar un pantalón con remaches de cobre y realizado con tela denim.

1955

James Dean luce unos vaqueros en el film Rebelde sin causa y los convierte en símbolo juvenil.

LEVI STRAUSS, EL INVENTOR DE LOS BLUE JEANS, EN UNA FOTO DE HACIA 1850.

ULLSTEIN BILD / GETTY IMAGES

PERSONAJE

SINGULAR

Lola Montes, la diva que destronó a un rey

Haciéndose pasar por andaluza, la irlandesa Eliza Gilbert se hizo célebre como bailarina y, sobre todo, como seductora. Su víctima más renombrada fue el rey Luis I de Baviera

Un ciclón en la Europa romántica

1821

Maria Dolores Elizabeth Rosanna Gilbert nace en Grange, Irlanda. A los dos años, su padre se traslada a la India junto con su familia.

1837

Eliza Gilbert rechaza el matrimonio apalabrado por su madre y se casa con un joven oficial, del que se separa al cabo de 5 años.

1843

Gilbert debuta como Lola Montes, con escaso éxito, en Londres. Se instala en París tras una gira por diversas capitales europeas.

1846

Lola Montes se convierte en amante de Luis I. Los continuos escándalos acaban por obligar al rey a abandonar a la bailarina.

1861

Tras haber dado un giro en su vida y entrar en el Ejército de Salvación, Liza Gilbert muere en el anonimato en Nueva York.

E n 1861 fallecía en un hospital de Nueva York, con apenas 39 años,quien parecía una sim- ple dama de beneficencia. La llamaban Eliza Gilbert, pero

años atrás fue famosa bajo el nombre de Lola Montes. Enterrada en la más absoluta soledad, sólo la lloró un an- ciano rey, entonces exiliado en Niza, que trece años antes había perdido por ella su corona y su buen nombre. Ambiciosa, rebelde y dotada de un enorme poder de seducción, Eliza Gil- bert había nacido en Grange (Irlanda) en 1821 del matrimonio formado por un militar, Edward Gilbert, y una ac- triz de ascendencia española llamada Elisa Oliver. Su infancia transcurrió en Dinapore (India), adonde su pa- dre fue trasladado y donde falleció poco después víctima de la malaria. Un año después, su madre contrajo matrimonio con otro militar llamado John Craigie, una unión que hubiera sido feliz de no ser porque la peque- ña Betty, como la llamaban entonces, ya apuntaba maneras y se negaba a cumplir las más esenciales normas de urbanidad. Desesperado, su padrastro decidió enviarla a la metrópoli bajo la custodia de su familia. Creció, pues, en un internado británico hasta que,

apenas cumplidos los quince años, su madre la reclamó a su lado para que se casara con sir Abraham Linley, un ma- gistrado respetable y adinerado, pero que le llevaba más de cincuenta años. Una vez en la India y ante tal panorama, la joven Betty no sólo se negó a cumplir el deseo de su madre, sino que escapó del hogar familiar en compañía de un joventenientellamadoThomasJames con el que contrajo matrimonio poco después. Sin embargo, el flamante marido no tardó en abandonarla por una nueva amante y con todo el capital de que la pareja disponía.

Nace una estrella

Sola y sin recursos,Betty regresó a In- glaterra. No lo hizo sola, sino en unión de Charles Lennox, un elegante bus- cavidas que supo descubrirle el único capitalqueposeía:subelleza.Lennox la presentóaFannyKelly,unacotizada

actriz y cantante que, aprovechan-

do los pre esuntos orígenes

españoles s y la afición a a la

danza de Eliza, E la ayudó a

antante que, aprovechan

tos orígenes

crear el p erson

naje que le

daría fama asobr relasta-

blas e inclu

usofu

uera de

ellas. Hab

bía na acido

Lola Mon tes.

Luis I de Baviera cayó en las rede es

de Lola Montes cuando ésta lleg góa

Múnich para actuar como bailar rinaa

LUIS I DE BAVIERA CARACTERIZADO COMO EMPERADOR ROMANO. SCHICKERT /

AGE FOTOST TOCK

«Doña Lola Montes,del Teatro Real de Sevilla» –así se anunciaba– debu- tó en los escenarios londinenses en 1843, en el intermedio de una repre- sentación de la ópera de Rossini El Barbero de Sevilla. No obtuvo un éxito rotundo,pero pudo iniciar una gira por Europa, donde se dio a conocer con La tarántula, un baile picaresco que inter- pretaba acompañada por las castañue- las, luciendo mantilla y con un par de claveles prendidos en el pelo. Así, pese a sus escasos méritos como bailarina, Lola Montes consiguió convertirse en una auténtica diva de la escena.

A ello contribuyó un nuevo aman- te, el compositor Franz Listz, quien la introdujo en los círculos artísticos y culturales de la época. La relación con el músico no duró demasiado, pero, aprovechando los contactos que és- te le había facilitado, Lola Montes se instaló en París donde, según parece, mantuvo una efímera relación con Alejandro Dumas, al que abandonó por Alexandre Dujarrier, director del periódico La Presse. Confiaba en que la intensa campaña de prensa que éste emprendió desde las páginas de su dia- rio le conseguiría el favor del público.

LA FUERZA DE UNOS OJOS DE TIGRESA

FRANZ LISZT decía que Lola Montes era «bella como una tigresa». No le faltaba razón. Su actitud desafiante y sus ojos verdes le concedían un cierto aire felino, mientras que su os- cura cabellera enmarcaba un rostro de facciones rotundas. Su fuerte personalidad y la per- fección de sus formas la dota- ban de un gran poder de seduc- ción. Sin duda, su rostro se vio manifiestamente beneficiado por los pinceles cortesanos. La Lola Montes de las fotografías dista mucho de la dulzura y la proporción de líneas del más conocido de sus retratos: el que Joseph Karl Stieler pintó en 1847 por encargo de Luis I.

LOLA MONTES. RETRATO DE STIELER PARA LA GALERÍA DE BELLEZAS DE LUIS I DE BAVIERA. PALACIO DE NYMPHENBURG, MÚNICH.

BRIDGEMAN / ACI

Sin embargo, no fue así y su debut ante la selecta platea parisina se coronó con un colosal pateo. Despechada, Lola Montes decidió abandonar París y se trasladó a Múnich. Cuando la ópera de la capital bávara le negó cualquier po- sibilidad de actuar en su escenario, no dudó en solicitar la ayuda del hombre que iba a convertirse en la clave de su futuro: Luis I de Baviera. En 1846, Baviera era uno de los mu- chos reinos en que se dividía la actual Alemania. Desde 1825 ocupaba el trono Luis I, un hombre amante de las ar- tes y las letras, casado con Teresa de

AKG / ALBUM

PERSONAJE SINGULAR

EL TEATRO NACIONAL de Múnich

en la plaza Max-Joseph, sede de la Ópera Estatal de Baviera. Imagen coloreada de 1900.

Sajonia-Altenburgo y padre de diez hijos.CuandoLolaMontesirrumpióen suvidaeraunsesentónsinmásafición secreta quesuGaleríadeBellezas,una sala de palacio donde guardaba retra- tos de mujeres bellísimas y donde se refugiabadelcrecienteliberalismoque amenazabacadavezconmás fuerzasu condición de rey absoluto.

Su talante cambió por completo cuando conoció a Lola Montes. Des- de ese día, Luis I vivió por y para ella.

Consiguióque,el13deoctubrede1846,

su amada actuara en la Ópera deMú- nich,si bienllenóla platea de policías de paisano a fin de evitar cualquier contratiempo. Fue en vano.De nuevo

un pateo general saludó la interpre-

o ge e a sa udó a

te p e

¿APELLIDO DE MATADOR R?

UNA LEYENDA asegura que el pseudónimo Lola

es un homenaje al torero Francisco Montes «Paqui- ro». Aunque es una afirmación arriesgada, , cabe la posibilidad de que en 1842, en su cam ino desde la India a Londres, Eliza Gilbert recalar ra en algún puerto andaluz y allí conociera al célebre matador español.

LAS CASTAÑUELAS ACOMPAÑABAN A LOLA MONTES EN SUS BAILES.

a Montes

DAVID BROOKS / ALAMY / ACI

tación dela cachucha (una especie de bolero) de la ópera bufa Le diable boi- teux de Casimir Gide, que la Montes había escogido para su presentación. Allí comenzó y acabóla carrera ar- tística de Lola en Múnich. Tras su

fallido debut,el reyla retiró delos es- cenariosyla instalóenunaespléndida

siónenlaBorschtallee,una delas

más e legantes avenidas muniquesas. Segur adesuposición,Lolasecompor- tó en público y en privado como una autén ntica reina sin corona. Se inmis-

cuyó en e la política del reino, actuó de forma a despótica, sus extravagancias fuero n en aumento y el monarca no hizo n nada porevitarlo.La indignación públic ca aumentó cuando, en 1847, se hizo públicoelnombramientode p Lola Mo ontes como condesa de Lands-

feld.El f gobierno dimitió en ple- no y en la primavera de 1847 diversas manifestaciones de repulsa fueron seguidas por

a s

a

#Iwillsurvive

> Por eso Mateo tiene muchas ganas de ponerse bueno y ganar al cáncer. Y tiene tanta, tanta prisa, que en Juegaterapia nos hemos empeñado en que se le pase el tiempo volando.

¿Nos ayudas a hacer realidad sus sueños? ¡Hazte socio!

Síguenos en

www.juegaterapia.org

GRANGER / ALBUM

PERSONAJE

SINGULAR

RUMBO A AMÉRICA.

L

M

UM EEE

a

Caricatura de la partida de

d

iiiiiiiissss

t

mm

oo ee

iii auautt

Lola Montes a América en

a

p

1851. Luis I, con una casaca roja, llora su marcha.

n

aaaa

t

erummm

graves disturbios en la capital bávara. Luis I se vio obligado a firmar la orden que expulsaba a Lola del país, tras lo que escribió en su diario: «Me habéis expulsado de mi paraíso, habéis vertido hiel sobre mis días». Cuando estalló la revolución de 1848, abdicó en su hijo Maximiliano y hubo de exiliarse.

La aventura americana

Entretanto, convencida de que su amante partiría en su busca, Lola se refugió primero en Suiza y luego en Francia. Al ver que sus previsiones no se cumplirían se instaló en Londres. Allí intentó estrenar una obra de teatro inspirada en su aventura muniquesa y que tituló Lola Montes, condesa por un día, pero las gestiones de la embajada bávara lo impidieron. No fue ése su único escándalo. Decidida a rehacer su vida, contrajo matrimonio con un joven oficial de caballería llamado George Trafford Heald. Sin embargo, puesto

que su matrimonio con Tom James no había sido disuelto, fue acusada de bigamia y los recién casados debieron huir a Francia. Allí terminaría su rela- ción dos años después. Pero Lola Montes no se rendía fácil- mente. Sola de nuevo, viajó a Estados Unidos y en 1851 debutó en Broadway con una obra presuntamente autobio- gráfica titulada Betty la tirolesa donde su personaje ¡liberaba Baviera del yugo de los jesuitas! El despropósito fue de nuevo un fracaso de crítica y público, y, para sobrevivir, decidió exhibirse en las ferias donde por un módico precio se podía charlar con la «señora condesa de Landsfeld».Poco después,contagiada por la fiebre del oro, se instaló en Grass Valley, un pueblo minero de California, donde abrió un elitista salón al tiempo que escribía el que está considerado como uno de los primeros manuales de belleza: El arte de la belleza o el secreto del cuidado personal.

El éxito del libro la llevó a regresar

a Nueva York en 1859. Una vez allí, su vida dio un cambio radical al entrar en contacto con la Iglesia metodista. Abandonó sus pretensiones artísticas

y sus antiguas frivolidades y se afilió

a un embrión de lo que luego sería el

Ejército de Salvación, con el que se de-

dicó a predicar por las calles,hasta que una neumonía acabó con su vida. Una lápida en el cementerio neoyorquino de Greenwood reza simplemente: «Eli- za Gilbert. Fallecida el 17 de enero de 1861». Por entonces ya nadie recordaba

a la célebre Lola Montes.

MARÍA PILAR QUERALT DEL HIERRO

HISTORIADORA

Para

saber

más

ENSAYO

Divina Lola Cristina Morató. Plaza & Janés, Barcelona, 2017. Reinas en la sombra María Pilar Queralt del Hierro. EDAF, Madrid, 2015.

ESPECIAL

NUEVA

EDICIÓN

9

PVP CANARIAS

10,10€

SIGLO XX

PRIMERA

ENTREGA

12 DE ABRIL

SEGUNDA

ENTREGA

8 DE JUNIO

MAPAS

DEL

TIEMPO

1593 El mapa del Señor Quetzalecatzin

En el siglo XVI, las comunidades indígenas de Nueva España elaboraron unos curiosos documentos que servían a la vez como genealogías dinásticas y registro de propiedades

R ecientemente,laBibliotecadel Congreso de EstadosUnidos, enWashington,ha adquirido un hermosomanuscritome-

soamericano: el Códice Quetzaleca- tzin, también conocido como Códice Charles Ratton o Mapa de Ecatepec- Huitziltepec.Esun documentoelabo- rado en 1593, sobre papel europeo de 90 por 73 centímetros, con técnica de acuarela y pigmentos naturales. Registralas posesiones dela familia Quetzalecatzin,cuyo fundador fue el SeñorMahtlactlionceQuetzalecatzin que en el siglo XV gobernó desde el norte dela actual Ciudad deMéxico hasta el sur de Puebla.

A finales del siglo XVI, nobles y comunidades indígenas se lanzaron a recuperar antiguas posesiones o re- clamar otras nuevas y se embarcaron en una serie de pleitos de unos contra otros y también contrala Corona es-

símbolos usados en el mapa

6

d

a

pañola.En ese contexto se elaboraron unos documentos que incluían una genealogía de herederos y un regis- tro de las propiedades en cuestión. En este manuscrito se representa al linaje de los Quetzalecatzin que, tras el mestizaje, se transformaron en la familia de León. El árbol genealógico se inicia con el fundador, el Señor Mahtlactlionce Quetzalecatzin 1, que da nombre al manuscrito. De- bajo aparecen, en orden cronológico, sus descendientes masculinos, cada uno con su esposa o esposas, ya que la poligamia estaba permitida.

Montes, iglesias, ríos

El mapa fue realizado por un tlacuilo o pintor indígena, siguiendolas con- venciones iconográficas prehispáni- cas. Sobrela cabeza delos personajes hay un glifo que representa su nom- bre, y enfrente se indicanla fecha y el

b

c

nombre y años de gobierno El Señor Siete Venado a subió al trono en el año 6 Pedernal b y gobernó durante tres años c. Su esposa principal era la noble Señora Cinco Flor d.

PRISMA / ALBUM

número de años de su gobierno. Los nombres de las posesiones se repre- sentan a través de glifos colocados sobre el dibujo de una montañita. Los topónimos, junto a la vegeta- ción y otros accidentes geográficos, delimitan con precisión el área de influencia dela familia de León.El río Atoyac,que transcurre por el norte de Oaxaca,está representado en elmar- gen derecho delmapa 2.También se indicanla iglesia deTodoslos Santos 3 yla de Santa Cruz Huitziltepec 4, actualmente al noreste de Ciudad de México, así como el lago Texcoco 5 que ahora es la Reserva Nacional El Caracol. El Códice Quetzalecatzin nos permite disfrutar a todo color de uno delos capítulosmás interesantes dela historia: el nacimiento dela sociedad mestiza que es el México de hoy.

ISABEL BUENO

HISTORIADORA

7

nombre de lugar Tochtepec: El cerro (pec) del conejo (Tochtli).

1

6

5

4

3

7

2

GRANGER / ALBUM. COLOR: SANTI PÉREZ

VIDA

COTIDIANA

Vivirentre ruinas: Roma en el siglo VI

A inicios de la Edad Media la antigua capital del Imperio romano era una ciudad derruida y semidespoblada

R oma posee dos caras famo- sas, la clásica de la época imperial y la fastuosa del período papal, pero entre el esplendor de ambas se

esconde un milenio durante el cual la ciudad cayó en una agónica decadencia. En el apogeo del Imperio, hacia el siglo II, la ciudad acogía a más de un millón de habitantes. Sin embargo, ya en el siglo VI, tras la caída del Impe- rio romano de Occidente (476 d.C.),

sólo unas veinte mil personas habi- taban Roma; eran los supervivientes de una larga serie de guerras, ham- brunas y epidemias. Se marcharon los comerciantes, los marineros, las

prostitutas,los trabajadoresylaplebe, mientras que la nobleza zarpó hacia Constantinopla, capital del Imperio romano de Oriente. Roma

ya no era el centro

mundo;se habíacon

o del

nver-

tido en una provi incia del Imperio bizan tino.

Así la encontró Gregorio Magno en 590, año en que fue elegido papa:

una ciudad atrapada entre un pasado glorioso y abrumador y un presente de total abandono. Tanto, que incluso Gregorio hablaba de ella utilizando los símbolos del imperio caído: «Roma ha quedado pelada como un águila que ha perdido sus plumas».

Una ciudad en decadencia

Vista desde las colinas, la Urbe aún conservaba la fascinante silueta que tuvo en la Antigüedad: estatuas gi- gantescas, plazas cubiertas de már- mol,columnasdecoradas,magníficos

techos de bronce, villas patricias y viviendas de la plebe. No obstante, eraunaciudadfantasma:enlascalles crecíaelmusgoylosedificiosestaban cubiertos de hiedra y habitados por

zorrosybúhos.Loscontinuosdesbor-

damientos del Tíber y la ausencia de cuidados habían revestido sus calles de una capa de barro reseco.

PAPA Y

Y GOBERNANTE

edordelaño540enelsenodeunanoble

familiaroman na,GregorioelGrandeseconvirtióenpapa en590.Dad dalaausenciadepoderimperialenlaciu-

dad,Grego oriotuvoqueasumirlaautoridadpolíticay

llegara unacuerdoeconómicoconloslombardos u

NACIDOalrede

que as ediaban Roma en 592.

SAN GR EGORIO. ANTONELLO DE MESSINA. SIGLO XV. PALERMO.

MOND ADORI / ALBUM

ESTE GRABADO del siglo XIX recrea una escena de saqueo en Roma, como el llevado a cabo por los godos en 410.

Unode los edificios más imponen- tes,elanfiteatroFlaviooColiseo,había cerrado sus puertas hacía años: los últimos espectáculos se remonta- banaaproximadamente sesenta años atrás,en época del ostrogodo Teodo- rico, que había hecho llenar de tierra los subterráneos para no tener que pagarsumantenimiento. Frente al Co- liseosealzaba aún la estatua de Nerón, representado como el dios Apolo, de 34 metrosde altura y enteramente hecha debronce. Éste era el coloso del cual el anfiteatro tomó su nombre. En otros tiemposhabía sido deslumbrante, pe- ro tras muchos años de abandono se

había oxidado y le faltaban los brazos:

se cuenta que Gregorio Magno dio la orden de mutilar la estatua para recu- perar el metal y fundirlo. Durante los años siguientes el papa se apropió del resto del bronce.Devoto y pragmático, el pontífice, de este modo, eliminaba a un falso dios y podía utilizar los bene- ficios del metal precioso para ayudar a los pobres de la ciudad. A los pies del Coliseo nace la vía Sa- cra , que llega hasta el otro núcleo mo- numental de Roma, el Campo de Mar- te. Allí se alzaban las grandes basílicas –donde tiempo atrás se reunían los co- merciantes–, los teatros de Pompeyo

Monumentos para material de derribo

A VECES SE CREE que las ruinas de la Roma medieval fueron una consecuencia directa de las invasiones de los pueblos bárbaros y los ataques que lanzaron contra la ciudad, desde el de los visigodos en 410 y el de los vándalos en 455 hasta las varias

campañas de los ostrogodos entre 537 y 550. Sin embargo, seguramente tuvo más efecto destructivo la práctica de los propios romanos de utilizar los materiales de los edificios caídos en desuso. Los espe- cialistas han constatado que entre los siglos V y VII todas las

nuevas construcciones se hicie- ron con materiales reciclados; tan sólo las tejas de los techos eran nuevas. Incluso la cal se obtenía cociendo el mármol de viejos edificios, para lo que se construyeron numerosos hor- nos que se harían característi- cos del paisaje urbano de Roma.

VIDA COTIDIANA

5

2

1

3

6

©2001 MINISTERO PERI BENI E LE ATTIVITÀ CULTURALI SOPRINTENDENZA ARCHEOLOGICA DI ROMA. REALIZZAZIONE EDITORIALE DI ELECTA, MILANO. ELEMOND EDITORI ASSOCIATI. SCIENTIFIC SUPERVISOR MIRELLA SERLORENZI. ILLUSTRATION INKLINK

4

ROMA EN DECLIVE:

PAISAJE DE RUINAS Y TUGURIOS

EL CAMPO DE MARTE, amplio distrito entre el Foro y el río Tíber del que aquí se muestra una sección, ilustra los cambios urbanos que sufrió Roma en el siglo V. El teatro de Balbo 1 , construido por un banquero amigo del emperador Augusto, quedó sin uso. Elespaciorectangularporticadosituadofrentealedificio,laCripta de los Balbos 2, perdió su función comercial, hasta el punto de que en el centro se erigió un túmulo funerario. A la derecha había otro amplio espacio, el porticusMinucia, con un templo en el cen- tro 3 que se había desmoronado. En cambio, cuatro pequeños templos 4 se integraron en un área dedicada al culto cristiano. La gente vivía en los antiguos bloques de apartamentos o ínsulas, ahora medio vacíos 5, o bien en «cabañas y tugurios», aunque también había residencias o domus de patricios 6.

ROMA. REALIZZAZIONE EDITORIALE DI ELECTA, MILANO.

DI INKLINK

ILLUSTRATION

ARCHEOLOGICA

MIRELLA SERLORENZI.

CULTURALI SOPRINTENDENZA

LE ATTIVITÀ SUPERVISOR

BENI E SCIENTIFIC

ASSOCIATI.

EDITORI PERI

©2001 MINISTERO

ELEMOND

I

C

A

/

Y

M

A

L

A

VIDA

COTIDIANA

HORNO o calcara en la Cripta de los Balbos, para hacer cal quemando fragmentos de mármol de edificios antiguos.

y de Marcelo y las lujosas termas

de Agripa. Pero la escasa población de

la ciudad no sabía qué hacer con ese

esplendor arquitectónico. Acostum- brados al abandono, los habitantes

no se ocupaban de las malas hierbas

o

del barro que, al sedimentarse, ha-

b

q,

En las calles crecían pequeños árbo-

les que, con el tiempo, se convertirían

en las encinas seculares que Carlo- magno vio en el año 800 al entrar en Roma desde el norte por la vía Lata,

la actual vía del Corso. Por ese mismo

camino llegaba, procedente del norte

bía elevad o el nivel de

de Europa, el incipiente turismo re-

las cal lles, y se las

ligioso que quería visitar los lugares

ing eniabanpara

sagrados de los mártires. Empezaban

ab

brircaminos

a a través de la

espesa e ma-

lezaquebro- l

taba t entre

l os templos.

a prosperar el mercado negro de las

reliquias y las visitas organizadas que,

a cambio de unas monedas, llevaban a

los peregrinos a arrodillarse frente

a la parrilla donde habían quemado

vivo a san Lorenzo o ante la columna

Tras

s

el declive de Roma, empezó a

el turismo religioso y prosperó

llegar

el mer rcado negro de reliquias

r

LA VIRGEN. DETALLE D DE UN MOSACIO DE LA IGLESIA DE SANTA MARÍA EN EL FORO DE ROMA.

de mármol rojo donde santa Bibiana había sido flagelada con cuerdas cu- biertas de plomo. También aparecieron las primeras guías turísticas, una es- pecie de Lonely Planet de la época: el

Itinerario de Einsiedeln, del siglo VIII, por ejemplo, era un mapa de Roma que indicaba a los peregrinos las atraccio- nes religiosas y turísticas de la ciudad.

Sobrevivir entre ruinas

Pero ¿dónde se concentraba la mengua-

da población de Roma? Probablemente entre la orilla izquierda del Tíber y el

Trastévere, bebiendo en las tabernas situadas en los antiguos templos pa- ganos. Quién sabe si conservaban el recuerdo de la grandeza del Imperio romano o si se preguntaban quién había construido aquella ciudad enorme. El nivel de alfabetización de la plebe, altí- simo en la Roma clásica, había caído en picado: leer y escribir se había conver- tido en un privilegio de las clases altas.

ALAMY / ACI

SANTA MARIA ANTIQUA. Esta iglesia

fue erigida en el siglo V junto al templo de Cástor y Pólux, y es el monumento cristiano más antiguo del Foro romano.

LoshabitantesdelTrastéverevivían

en ínsulas (edificios de apartamentos) ruinosas y trabajaban en pequeños ne-

gocios.Eranalfareros,ganaderos,cam-

pesinos. Supervivientes de un mundo pagano que había quedado superado, reutilizaban todo lo que encontraban bajo los escombros de la Roma im- perial: vajilla, telas, herramientas Cuando una ínsula se derrumbaba, se trasladaban a otra: la disponibili- dad de casas vacías era tan alta que no había necesidad de construir más. Sin embargo, la situación era precaria:

no existían sistemas de descarga de las letrinas ni de mantenimiento del alcantarillado, y la Iglesia y la adminis- tración civil se atribuían mutuamente la responsabilidad de limpiar las calles. La situación hídrica también era deplorable. Los dieciséis acueductos que en época imperial llevaban cada día toneladas de agua fresca desde los Ape- ninos a la Urbe habían sido destruidos

por los godos en el primer asedio de Roma (537-538) y desde entonces su cuidado había sido muy intermitente. Cincuenta años después, Gregorio Magno, en una de sus múltiples epísto-

las, se quejaba de las condiciones de los

pocosacueductosqueaúnfuncionaban senderos estrechos y tortuosos para

sortear árboles y escombros en lugar de despejar las antiguas calles anchas y rectas. La salvación de Roma no lle- gó hasta el siglo VIII, cuando se con-

virtió en sede papal, privilegio que la transformó en uno de los centros más importantes de la Alta Edad Media italiana.Y sin embargo,durante siglos prevalecerá una sensación de extraña- miento al contemplar una ciudad tan grande, monumental y vacía.

GIORGIO PIRAZZINI

HISTORIADOR

adueñado de las antiguas tuberías de

a duras penas. La vegetación se había

En los siglos siguientes, la ciudad avanzó con dificultad, las plazas se transformaron en bosques, los edifi- cioscayeronyloshabitantesreciclaron los materiales para levantar nuevas construcciones. La población abrió

plomo y las raíces habían socavado los cimientos.Lastermasquedieronfama

a Roma habíancerradohacía decenios. Sobre el Palatino aún se alzaban los lujosos palacios donde tiempo atrás residían los emperadores, ahora re- convertidos en sede de la adminis- tración de Constantinopla: oficinas y

residencias de prestigio para los nota- bles bizantinos, los funcionarios y la pequeña guarnición militar destinada en la ciudad. Eran los privilegios de los expatriados que trabajaban en un país pobre y no querían mezclarse con

la población local.

Para

saber

más

ENSAYO

The Atlas of Ancient Rome Andrea Carandini (ed.). Princeton, 2017.

ORONOZ / ALBUM

OBRA

DE ARTE

BERNAT

MARTORELL

(ca . 1390-1452)

San Jorge y el dragón

En el siglo XV, la capilla del palacio de la Generalitat en Barcelona estaba presidida por un espectacular retablo de Bernat Martorell que recreaba la mítica lucha de san Jorge, héroe de la cristiandad, contra un terrible dragón

H acia 1434, Bernat Marto- rell pintaba una de las obras cumbre de su carrera,el Re- tablo de san Jorge,para la ca-

pilla del palacio de la Generalitat de Barcelona.Nacidoaproximadamente en 1390,hijo de un carnicero de Sant Celoni, Bernat Martorell dominó el panorama artístico catalán del se- gundo cuarto del siglo XV desde su tallerenlabarcelonesacalleRegomir.

MARTIRIO DE SAN JORGE. ESCENA DEL RETABLO DE BERNAT MARTORELL. MUSEO DEL LOUVRE, PARÍS.

San Jorge, legendario mártir que habría vivido y luchado en la Capa- docia del siglo IV, estuvo al principio ligado a la nobleza y la monarquía, que se identificaban con su condición de caballero. En el siglo XV, sin embargo, la Generalitat catalana (una institu- ción formada por diputados de los estamentos de la sociedad de la época:

clero, nobleza y burguesía) lo adoptó como patrón e impulsó la fiesta en su honor. Parece que los diputados quisieron contar con el mejor pintor del momento y dedicaron notables recursos a la obra, importando desde Flandes la costosa madera de roble.

Lección de heroísmo

El retablo se componía de una predela

o base que sustentaba cinco compar-

timientos –hoy dispersos en varios museos– decorados con otras tantas

escenas. El central (en Chicago) resume

la lucha del santo y el dragón, mientras

que las cuatro escenas laterales (en el Louvre) narran sus martirios y su muer- te. Una tabla con la Virgen y el Niño (en Filadelfia), rodeados de virtudes, debía coronar la calle central.El retablo instaba alosdiputadosagobernarconrectitud inspirándose en el comportamiento

heroico de su patrón y en la Virgen.

La tabla central es una de las obras maestras de Martorell. Domina la es- cenasanJorge,acaballo,conarmadura completa o «arnés blanco», prepa- rándose para atravesar con su lanza al dragón. La fiera, amenazante, muestra garrasydientes,mientrasbatesusalas

de murciélago. La princesa reza sobre la colina donde habita el monstruo, y en las murallas del castillo una multitud de cortesanos asiste al combate, pre- sidido por los reyes desde un balcón ricamente ornado. Pese a la ferocidad de la lucha y a los huesos de las víc- timas del monstruo que siembran el primer término, la escena se enmarca en un paisaje de plácida belleza, bajo un cielo azul. Unos cisnes nadan en el foso que rodea el castillo y unos cam-

pesinos transitan los fértiles huertos

y campos de cultivo. Destaca el blan-

co del caballo, así como el delicado rosa pastel, aplicado con pequeños

toques «puntillistas», de las ropas de

la princesa. Para dar relieve y realismo

al dragón y a la armadura del santo, el artista ha usado pasta de yeso, pinta- da y dorada, un recurso habitual en la época, aunque raramente empleado de manera tan original como aquí.

GUADAIRA MACÍAS PRIETO

UNIVERSIDAD DE BARCELONA

una obra dispersa. A mediados del siglo XIX, el retablo pertenecía a los Rocabruna, barones de Albi. La tabla central fue comprada por el industrial estadounidense Charles Deering y donada después al Instituto de Arte de Chicago. Las laterales, adquiridas en Barcelona por el anticuario Celestino Dupont, serían vendidas en 1900 a Théophile Belin e ingresaron en el parisino Museo del Louvre en 1905.

EL VALLE DE LOS REYES

Tras once años de reinado, el faraón Seti I fue enterrado, como sus predecesores, en el Valle de los Reyes, en una gran tumba decorada con un soberbio conjunto de pinturas murales

JOSÉ LULL

INSTITUTO DE ESTUDIOS DEL PRÓXIMO ORIENTE ANTIGUO UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE BARCELONA

CÁMARA FUNERARIA

Parte superior de la cámara funeraria de Seti I. La pared del fondo, que da acceso a una sala anexa, está decorada con escenas del Libro de las puertas. En el pilar figura el dios Iunmutef, con una piel de leopardo. En la página anterior, Seti I con el ureo (la cobra real) sobre la frente.

FOTOS: ARALDO DE LUCA

S

C

A

L

A

F

I

R

E

,

N

Z

E

TRAVEL PICTURES / ALAMY / ACI

EL VALLE DE LOS REYES

La tumba de Seti I se abre entre las de Ramsés I y Ramsés X, en el wadi o río seco que forma el Valle de los Reyes.

CRONOLOGÍA

EN LA

TUMBA

DE SETI

Entr E ada de la t tum ba KV17

A principiosdelsigloXIXsetenía

unconocimientomuylimitado

sobre el Valle de los Reyes, la

gran necrópolis que los farao-

nes del Imperio Nuevo egipcio

hicieron construir junto a su capital, Tebas. Apenas si podían verse las entradas de unas dieciséis tumbas. Esta situac ción cambió

1817

El aventurero Giovanni Belzoni descubre la tumba del faraón Seti I, de la dinastía XIX, en el Valle de los Reyes. Hace copias de los

relieves y se lleva el sarcófago

de calcita del rey a Londres.

o

radicalmente con la llegada a Egipto del cé- lebre explorador italiano Giovanni Belzoni. En 1816, el cónsul general británico Henry Salt lo contrató para que le consiguiera toda suerte de piezas que engrosaran su colección de antigüedades egipcias. Belzoni investigó el área de Luxor y luego viajó por el Nilo hasta AbuSimbel, reuniendogrannúmero

1828

Jean François Champollion e Ippolito Rossellini emprenden una gran expedición a Egipto. Una de las tareas realizadas por ambos estudiosos es copiar textos y relieves en la tumba de Seti.

BELZONI. ANVERSO DE UNA MEDALLA. MUSEO BRITÁNICO.

o

l

i

N

o

í

R

CARTOGRAFÍA: EOSGIS.COM

de esculturas y papiros. Pero fue a su regreso a Luxor cuando realizó una serie de grandes descubrimientos que le aseguraron un pues- to destacado en la historia de la arqueología. Belzoni centró su interés en el Valle de los Reyes. Conocía las afirmaciones de los his- toriadores Diodoro Sículo y Estrabón sobre que en el Valle había más de cuarenta tumbas

1902

Mientras ostenta el cargo de jefe del Servicio de Antigüedades del Alto Egipto, Howard Carter lleva a cabo las primeras excavaciones de carácter científico en el hipogeo de Seti I.

1979

El Theban Mapping Project, un proyecto d e cartografía del Valle de los Reyes, topograf ía la tumba de Seti I con

gran precisión. Volverá á a

hacerlo en 1996 y 200

00.

reales, muchas más de las que hasta entonces

se habían localizado, y estaba convencido de que un intenso tra- bajo en el lugar po- dría obtener grandes resultados. Belzoni estudió con atención

El Fayum

ipto

Menfis

Beni Hasan

Asiut

la

topografía del Valle

y

se fijó en particular

eggggiipt alto

b

Abydos

en el comportamien- to de las corrientes de agua de lluvia sobre el

terreno, que podían indicar aberturas ocul-

tas. De esta forma, en unos pocos meses el italiano descubrió ocho tumbas, aunque de sólo tres de ellas se sabe que pertenecían a faraones: Ay, el sucesor de Tutankhamón;

Ramsés I y Seti I. Esta última fue sin lugar

a dudas el gran descubrimiento de Belzoni.

La sepultura del faraón

El 10 de octubre de 1817,los hombres de Bel-

zoni dieron con la tumba de Ramsés I, la KV16. Era un sepulcro de pequeñas dimen-

siones –apenas 29 metros de longitud– y la decoración mural estaba muy deteriorada a

causadefiltracioneseinundaciones,aunque

sehallaronunsarcófagoyalgunosfragmentos

del aju uar.En cualquier caso,Belzoni observó

oaunosmetrosdelaentradadelatum-

tebas

Valle de los Reyes

t

l

di

cómo

bad eRamsésIhabíaunapequeñahondo- nad da que absorbía con facilidad el agua

de e lluvia.El 17 de octubre ordenó que se

ex xcavara en el lugar, y a última hora del

d ía apareció una pared tallada, eviden-

cia c de que podía haber una tumba. Al

díasiguiente,aunaprofundidaddecasi d

USHEBTI I

DE FAYEN

NZA DE

SETI I. MU USEO

BRITÁNIC CO.

SCALA, FIRENZE

2007

El egiptólogo Zahi Hawass emprende un proyecto para investigar el misterioso túnel que parte de la cámara funeraria de Seti I. En 2010 se llega al final del corredor, de 174 metros de largo, que quedó inacabado.

EL FARAÓN CONSTRUCTOR Seti I falleció en 1279 a.C., al término de casi once años de reinado durante los cuales consolidó su dinastía y fortaleció la posición de Egipto en el panorama internacional, tanto en Nubia como en Asia. En Egipto, el faraón puso en marcha numerosos proyectos constructivos, como su templo y su cenotafio o monumento funerario en Abydos, las ampliaciones del templo de Amón en Karnak o, por supuesto, su tumba, una de las más bellas construidas para un faraón.

ANEXO. Esta gran sala servía como almacén. La cámara funeraria disponía de varios anexos.

SALA DEL SARCÓFAGO. Se decoró con

escenas del renacimiento del dios Re; el sarcófago se hallaba en una de sus esquinas. Una escalera lleva al inicio del túnel inacabado.

seis metros conseguían acceder a la entrada del hipogeo, que estaba llena de escombros. Tras varias horas de trabajo pudieron des- pejarla, dejando de este modo a la vista una magnífica decoración que hacía presagiar la grandeza de la tumba. Belzoni recordó ese día como uno de los más felices de su vida: «Pueden imaginar la alegría que me invadió al entrar […] en uno de los más bellos y grandes monumentos del antiguo Egipto, en un monumento que se habría perdido para el mundo y que está tan bien conservado que se diría que acababan de terminarlo poco antes de nuestra entrada». Aunque él no lo sabía, acababa de descubrir la tumba de Seti I, la primera tumba del Valle de los Reyes que se decoró desde el primer corredor hasta la cámara sepulcral.

TUMBA KV17

La sepultura de

Seti I es un hipogeo, es decir, una tumba subterránea. Consta de siete corredores y diez cámaras, que se extienden

a lo largo de 137 m

(sin contar el túnel, que se prolonga otros 174 m). Se diseñó como una tumba de eje rectilíneo

y no en forma

de codo o ángulo, como era habitual en la anterior dinastía XVIII.

SALA DE LOS DIBUJOS.

La decoran dibujos inacabados; se desconoce el motivo por el que no fueron terminados.

SALA DE LOS 4 PILARES.

Es la primera sala de la tumba. Está decorada con bajorrelieves policromados.

ANTECÁMARA. Antes de llegar a la cámara funeraria, esta estancia muestra al faraón con varias divinidades.

CÁMARA DE LOS SEIS PILARES.

Es la mayor sala de la tumba, y constituye el primer nivel de la cámara sepulcral.

Belzoni avanzó casi 50 metros a través de los primeros pasadizos hasta alcanzar el pozo, obstáculo que impidió que ese día pudiera continuar su exploración. Al otro lado había una pared con un agujero del que pendía una cuerda, dejada por los ladrones miles de años atrás. Al día siguiente, tras comprar tablo- nes de madera y cuerdas, Belzoni volvió a la

tumba junto al secretario de Salt, William Beechey. Tras superar el pozo, llegaron a una sala con cuatro pilares, en cuyo lado izquier- do había unas grandes losas de piedra des- plazadas. Se abrieron paso y siguieron hasta otra puerta que, como la del pozo, también

había sido perforada en la antigüedad. Tras ella constataron con emoción que la tumba seguía: «Nos dimos cuenta de que los relieves eran cada vez más perfectos a medida que

ILUSTRACIÓN: WHITE STAR

BRIDGEMAN / ACI

PASADIZOS. Los corredores están decorados con textos funerarios.

POZO RITUAL. Era el lugar de transformación del faraón muerto en un Osiris.

avanzábamos hacia el interior. Conservaban el brillo, o una especie de barniz sobre los colores, que hace un efecto muy bonito». Finalmente, Belzoni y Beechey llegaron a la cámara sepulcral, donde pudieron admirar el magnífico techo astronómico (una repre- sentación del firmamento).También hallaron varias cámaras laterales,algunas aún protegi- das por estatuas de madera con un hueco en la espalda para guardar papiros, si bien éstos ya hacía siglos que habían desaparecido. En la cámara funeraria les aguardaba una sorpresa, el famoso ataúd de calcita del faraón:

«No tiene igual en el mundo, e ignorábamos que algo semejante pudiera existir», contó un entusiasmado Belzoni. En la tumba no se halló ningún resto de un gran sarcófago de piedra que hubiera incluido el ataúd de calcita,

pero es muy probable que una serie de capillas doradas hubiesen rodeado el juego de ataúdes del rey, como en el caso de Tutankhamón. El ataúd de calcita estaba atra- vesado sobre una escalera descendente que, desde la cámara sepulcral, llevaba a un largo y misterioso corredor. Belzoni y sus hombres avanzaron cien metros, pero era muy peli- groso y abandonaron la empresa dejando sin respuesta la incógnita de qué habría más allá.

El estudio de la tumba de Seti

Justo un año después de que Belzoni descu- briese la tumba de Seti I, ésta, privada de los escombros que la protegían, sufrió una grave inundación. Para resolver el problema, James Burton finalizó en 1825 los muretes que el propio Belzoni había comenzado a construir. Entre 1828 y 1829, la expedición franco- toscana de Champollion y Rossellini copió textos e imágenes de la tumba, y entre 1902 y 1903 Howard Carter realizó labores de conso-

lidación en su interior, igual que hizo Barsanti diez años después. Ya en la década de 1920,

Harry Burton fotografiótodaladecoraciónde ótodaladecoraciónde

la tumba; estas imágen nes fueron la base de la

labor de Erik Hornung, ,queen1991transcri-

bió todos los textos fun nerarios de la tumba.

Desde 1978, el Theb ban Mapping Project

realiza un exhaustivo trabajo cartográfico

en el Valle de los Rey yes; la tumba de Se-

ti I fue topografiada c on gran precisión en

1979, y entre 1996 y 2 000. Por su parte, el American Research C enter in Egypt llevó a cabo labores de conser vación y restauración

que permitieron sacar r a la luz los brillantes colores originales de los l relieves pintados. El último trabajo arqu eológico en la tumba fue desarrollado por el e famoso egiptólogo

Zahi Hawass entre 20 007 y 2010, y sirvió

para resolver el enigma adel túnelhallado por

Belzoni en la cámara s epulcral.

Para

saber

más

ENSAYO

Todo sobre el Va lle de los Reyes N. Reeves. Destino, Barcelona, 1998.

INTERNET

Tomb of Seti I cuicui.be (visita virtu ual)

HOWARD CARTER

Este retrato del descubridor de la tumba de Tutankhamón fue realizado en 1924, dos años después del hallazgo que

le le daría daría fama fama

mundial. Carter fue el primero en excavar con métodos científicos la tumba de Seti I, en 1902.

ESPECIAL / LA TUMBA DE SETI I

EOSGIS.COM

LA ENTRADA Y LOS PRIMEROS CORREDORES

5

LA TUMBA KV17 está formada por una serie de pa- sillos y cámaras que descienden hasta la sala del sarcófago. Todos estos espacios representan el viaje que hace el difunto por el mundo de ultra- tumba, acompañando al Sol, el dios Re, cuando éste se pone, durante las doce horas nocturnas, descrito en el Libro del Amduat o Libro de la sala escondida. Durante este viaje, Re (o el faraón di- funto) encuentra peligros que supera gracias a los textos mágicos inscritos en los muros, cuya deco-

ración evoca las etapas de esta travesía nocturna. Superado el primer tramo de escaleras 1 sigue una sucesión de tres corredores que conducen

a la llamada sala del pozo. En el primer corredor

2 se representa al rey saludando al dios Re- Horakhty (Re-Horus en el horizonte), así como textos de la Letanía de Re, una colección de invo- caciones y oraciones dirigidas al dios solar. En el techo aparece una sucesión de buitres con las alas desplegadas –representación de la diosa Nekhbet– sobre un fondo estrellado. El segundo corredor 3 sigue con imágenes de la Letanía, que exponen las 75 formas de Re. Más adelante se inicia la «tercera hora» del Amduat. Al final del corredor vemos al dios cánido Anubis y a las dio-

sas Isis, en la pared izquierda, y Neftis, en la dere- cha. El tercer corredor 4, de 2,78 m de altura y 2,61 de ancho, contiene la quinta hora del Amduat

a la izquierda y la cuarta hora a la derecha. En la sala del pozo, el rey es recibido por varias divinidades 5.

4

3

2

1

4

RAMSÉS VII

HIJOS DE

RAMSÉS III

FARAÓN

FARAÓN

FARAÓN

DINASTÍA XVIII

DINASTÍA XIX

DINASTÍA XX

 

RAMSÉS IV

RAMSÉ

HOREMHEB

TIY O

AKHENAT

MERN

TUTANKHAMON

YUYA

Y

TUYA

RAMSÉS XI

USERHAT

E

S II

RAMSÉS IX

RAMSÉS I

SITR

(IN)

RAMSÉS R

Y

Y RAMS

I

AMENEMIPET

AMSÉS X

MENTUH

AMENHOTEP II

BAY

TAUSERT Y

SETNA

MAIHERPERI

TIA’A

IS I

SIPTAH

AMENMESES

TI I (KV17)

MSÉS III

TUT

TUTMOSIS I

Y HATSHEPSUT

HATSHEPSUT-MERYET-RA

TUTMOSIS III

F

ARALDO DE LUCA

ALAMY / ACI

Entrada a la tumba de Seti I desde el Valle de los Reyes.

EL RENACER DE RE

1 Algunas composiciones religiosas de la tumba se centran en el viaje del dios solar Re y su comitiva por el inframundo. En este trayecto, la divinidad se enfrenta cada noche a muy diversos obstáculos y peligros. En el caso del Libro del Amduat, el trayecto nocturno del Sol está dividido en las doce horas de la noche. Sobre estas líneas vemos las escenas correspondientes a la cuarta hora, en las que el Sol es arrastrado por la arena, por «los misteriosos caminos de Rosetau» hasta la «caverna de Sokar». En la séptima hora, la malvada serpiente Apofis es derrotada, y, ya en la duodécima, el Sol nocturno se dirige hacia el este, donde renacerá en forma de escarabajo (Khepri), completándose el ciclo de regeneración y nacimiento.

ESPECIAL / LA TUMBA DE SETI I

LA SALA DE LOS CUATRO PILARES

EN LOS MUROS DE LA SALA DE LOS CUATRO PILARES

1se suceden diversas escenas del Libro de las puer- tas, un texto funerario representado por primera vez en la cámara funeraria de la tumba de Horem- heb, el último soberano de la dinastía XVIII. Este texto se refiere al viaje del difunto por el infra- mundo, donde cada hora de la noche es señalada por una puerta que custodia una divinidad. En la pared izquierda de la sala se ha representado la quinta hora, y, en la derecha, la sexta. En cada lado de los cuatro pilares de esta sala aparece Seti I junto a una divinidad; por ejemplo, en el pilar del primer término figura junto a Horus en su forma Harsiese (Horus hijo de Isis) 2 y junto a Ptah 3. El techo fue decorado con estrellas. Al fondo se halla la escena del «sepulcro de Osi- ris» 4, en la que el faraón, acompañado por Ho- rus, es recibido por Osiris y la diosa del Oeste. Esta escena marca un cambio en la simbología: mien- tras que en los pasadizos anteriores los temas son de carácter solar, a partir de la sala de pilares se representan temas ctónicos –relacionados con el inframundo– y osiríacos –relacionados con el ritual funerario y el juicio de las almas–. En la arquitectura, esta división queda reflejada por el desdoblamiento del eje de la tumba. Una puerta en el lado derecho lleva a la sa sala de dos pilares, con decoración inacabada 5; en el lado izquierdo, una escalera conduce a los niveles inferiores 6.

5

6

1

4

ARALDO DE LUCA

ARALDO DE LUCA

2

3

5 PINTURAS INACABADAS La decoración de la sala con dos pilares se hizo con tinta negra sobre las paredes enlucidas de blanco, sin policromía ni relieve alguno. Esta sala fue denominada por Belzoni «sala de los dibujos». Aquí se plasmaron las horas novena, décima y undécima del Libro del Amduat, y en los pilares se muestra al faraón acompañado de una divinidad. En este caso, la diosa del orden y la justicia, Maat, que ofrece un ankh, símbolo de renacimiento, a Seti I.

ESPECIAL / LA TUMBA DE SETI I

CORREDORES HACIA L A ANTECÁMARA

LA ESCALERA que parte del lado izquierdo de la sa- la de los cuatro pilares 1desemboca en un nuevo corredor 2. En los muros de este pasadizo desta- ca la figura de Seti I ante una mesa de ofrendas, y en la pared izquierda se suceden textos e imá- genes vinculados al ritual de la apertura de la boca, una ceremonia en la que se pronunciaban una serie de fórmulas que servían para que el difunto pudiera recobrar las facultades propias de un ser vivo en el Más Allá; esta ceremonia aparece plasmada en la tumba de Seti I como novedad en el Valle de los Reyes. En la pared derecha se representan escenas de la Letanía del Ojo de Horus, otro texto funerario del período, así como una lista de ofrendas. El siguiente corredor se inicia con unos esca- lones sobre los que se han recreado serpientes aladas protectoras 3. Los muros que siguen se decoraron, como en el ámbito anterior, con esce- nas de la apertura de la boca y la Letanía del Ojo de Horus. A continuación sigue la antecámara 4, situada a una cota de 153 metros. En este espa- cio destaca el cielo estrellado del techo y, en las paredes, bajo un friso kheker, encontramos al rey ante diversas divinidades. La policromía de esta sala quedó muy degradada por Belzoni, que sacó copias de los relieves de la tumba usando moldes de cera, lo que destruyó los colores originales.

3

2

1

ARALDO DE LUCA

4 LA ANTECÁMARA Precede a la cámara funeraria. Es una estancia decorada con bellos relieves del faraón junto a varias divinidades. En esta fotografía vemos a Seti I en compañía de la diosa Isis y el dios Anubis, con cabeza de cánido.

ESPECIAL / LA TUMBA DE SETI I

DENTRO DE LA CÁMARA FUNERARIA

A PARTIR DEL REINADO DE AMENHOTEP II, que había

gobernado Egipto más de un siglo atrás, la cáma-

ra funeraria en todas las tumbas del Valle aparece

dividida en dos niveles. En el caso de la tumba de

Seti, en el nivel superior 1 la sala dispone de seis pilares, en cuyos lados aparecen bien el rey junto

a una divinidad (Geb, Ptah-Sokar, Anubis, Thot,

), bien una única figura

(como Iunmutef o las almas de Buto y Nekhen) o un amuleto. En las paredes de este nivel superior se muestran escenas de la segunda, tercera y cuarta horas del Libro de las puertas. En la parte inferior de la cámara sepulcral 2 debió de estar el juego de capillas y ataúdes del faraón; allí encontró Belzoni el ataúd de calcita

del rey. La estancia está decorada en sus laterales con la primera, segunda y tercera horas del Libro del Amduat; las escenas de la primera hora están presididas por una representación de la diosa Isis alada 3. En la parte inferior se excavó el llamado «nicho de Osiris» 4, en el que se representa a Osiris Khentamentiu mientras Anubis, el dios de

la momificación, lo somete al ritual de la apertura

de la boca. El techo astronómico de la cámara 5 constituye una innovación en la arquitectura del Valle de los Reyes: no es plano, sino abovedado, para simbolizar la bóveda celeste, y alcanza los seis metros de altura. En el centro de la sala se abre una escalera 6que lleva al inicio de un largo túnel.

Osiris, Shu, Re-Horakhty

3

2

6

4

1

1

ARALDO DE LUCA

E

Z

N

E

R

I

F

A

,

L

A

C

S

2

5

CÁMARA FUNERARIA A la izquierda de la fotografía vemos la sala de los seis pilares, que precede a la estancia donde se hallaba el sarcófago. Esta última sala fue decorada con un magnífico techo astronómico. En primer término aparece la escalera descendente que lleva a la entrada del túnel.

3

6

EL ATAÚD DE SETI I El ataúd de calcita traslúcida hallado por Giovanni Belzoni fue trasladado a Inglaterra en 1821 a bordo del HMS Diana. Henry Salt quiso venderlo al Museo Británico, pero las 2.000 libras que pidió se consideraron un precio demasiado alto. Finalmente, en 1824 lo compró

sir John Soane, que lo convirtió en la pieza más valiosa

de su propia colección. El ataúd está decorado

con el Libro de las puertas. En la base incluye una

imagen de la diosa del cielo Nut y los capítulos 72 y 89 del Libro de los muertos.

4

Momia de Seti I. Se descubrió, en buen estado de conservación, en 1881 en el escondrijo de Deir el-Bahari. Hoy se guarda en el Museo Egipcio de El Cairo.

ARALDO DE LUCA

TECHO ASTRONÓMICO La parte de la cámara funeraria donde se encontraba el sarcófago del faraón está cubierta por una bóveda que simboliza el firmamento. La decoración sobre fondo azul consiste en listados de planetas, decanos horarios (series de estrellas utilizadas para medir las horas de la noche a lo largo de todo el año) y las constelaciones meridionales y boreales.

ARALDO DE LUCA

ESPECIAL / LA TUMBA DE SETI I

ANEXOS DE L A CÁMAR A FUNERARIA

LA PARTE SUPERIOR de la cámara sepulcral posee dos pequeños anexos laterales. El de la izquierda 1 está decorado con la cuarta hora del Libro de las puertas mientras que el de la derecha 2 mues- tra escenas del Libro de la Vaca Celeste, que narra cómo se alzó a la diosa Nut para crear la bóveda celeste y cómo ésta, al tambalearse con la altura, tuvo que ser sujetada por varias divinidades. La parte inferior de la cámara funeraria tiene dos cámaras anexas. La cámara de la izquierda 3, de mayor tamaño, tiene dos pilares en cuyos lados se plasmaron figuras individuales, como Osiris Seti I (el faraón difunto asociado al dios Osiris) u Osiris entre los símbolos imiut, fetiches funerarios en forma de la piel rellena de un animal. Sus muros están decorados con la sexta, séptima y octava horas del Amduat. A la derecha había una cámara lateral de menor tamaño, relacionada con Osiris. Desde el lado izquierdo de la pared del fondo de la cámara funeraria se accede a una cámara tra- sera de grandes dimensiones 4, sostenida por cuatro pilares sin decorar. Belzoni halló aquí la momia de un toro y numerosos ushebtis, figurillas que servían al difunto en el Más Allá, hechas de madera y fayenza.

4

Acceso al túnel

2

3

1

2 Este anexo está decorado con una representación de la diosa celeste Nut en forma de vaca, sostenida por varias divinidades.

ARALDO DE LUCA

ARALDO DE LUCA

ENIGMA RESUELTO Desde la cámara funeraria de Seti I, unas es hacia un largo y misterioso corredor. En 181 adentrarse un centenar de metros por el tú Alí Abd el-Rassul avanzó otros 30 metros, p abandonar debido a las dificultades. Al final liderado por Zahi Hawass se propuso llegar comprobar si había una cámara sepulcral s al cabo de tres años de arduo trabajo descu 174 metros el túnel acababa abruptamente. función final? ¿Tal vez una tumba simbólica

3 ANEXO En el pilar sobre estas líneas se

representó al dios Osiris (soberano del mundo de ultratumba) sentado en

el trono, tocado con la corona llamada

atef y sosteniendo un pilar djed

y un flagelo, el símbolo de realeza.

Túnel inacabado. A partir de la cámara funeraria se prolonga 174 metros.

THEBAN MAPPING PROJECT

MÁQUINA

DE GUERRA

Un trirreme, el barco preferido por las armadas en la Antigüedad, aparece representado en este relieve del siglo V a.C. Museo de la Acrópolis, Atenas.

WHITE IMAGES / SCALA, FIRENZE.

LA BATALLA DE LAS

ARGINUSAS

VICTORIA Y TRAGEDIA DE ATENAS

Al final de la guerra del Peloponeso, los atenienses lograron una gran victoria naval sobre Esparta, pero a su vuelta a Atenas un tribunal condenó a muerte a los generales vencedores

JAVIER NEGRETE

LICENCIADO EN FILOLOGÍA CLÁSICA Y ESCRITOR. AUTOR DE LA GRAN AVENTURA DE LOS GRIEGOS

MARK SONGHURST / ALAMY / ACI

CHOQUE DE

POTENCIAS

En el siglo V a.C., Atenas, Esparta y el Imperio persa libraron continuas guerras por la hegemonía del Egeo. Arriba, Lesbos vista desde el templo de Atenea, en Assos.

CRONOLOGÍA

GUERRA

ENTRE

GRIEGOS

E n julio del año 406 a.C., en el mi-

núsculoarchipiélagodelasArginu-

sas,juntoalacostadelaactualTur-

quía, se libró la mayor batalla naval de la guerra del Peloponeso.Espar-

ta y Atenas llevaban combatiendo desde

431 a.C. en un encarnizado conflicto que se había extendido por todo el mundo griego.

Alprincipiodelaguerra,Espartasehabíacen-

trado en las operaciones terrestres, aprove- chando la indiscutida superioridad de su in-

fantería. Por su parte, Atenas, gran potencia

navalgriegadesdesuvictoriacontralosper-

sas en 480 a.C.,dominaba la guerra por mar.

Sin embargo, en los últimos tiempos las tornas habían cambiado. Los espartanos comprendieronqueparavencer debían domi- nar también los mares.Para ello recurrieron

al Imperio persa,enemigo tradicional de los griegos,conelfindequeles subvencionara la construcción y mantenimiento de una gran flota y el reclutamiento de miles de nuevos remeros. Con barcos más maniobreros, tri-

pulacionesmásexperim

mentadas y sus temi-

t d

t

i

bles hoplitas, que segu

casi imbatibles en tier ra, los lacedemonios esperab an ganar pronto la guerra.

uían siendo

431 a.C.

Empieza la guerra del Peloponeso, en la que se enfrentan las ciudades griegas alineadas en dos bandos: la Liga de Delos, liderada por Atenas, y la Liga del Peloponeso, encabezada por Esparta.

421-414 a.C.

Después de diez años de conflicto, Atenas y Esparta firman la paz de Nicias. Siete años después, Atenas lanza una campaña para conquistar Sicilia que acaba en desastre y provoca la reanudación de la guerra.

INFANTERÍA. ESCULTURA DE UN HOPLITA GRIEGO. MUSEO BRITÁNICO, LONDRES. PRISMA / ALBUM

M

U

B

L

A

/

Z

O

N

O

R

O

En 406 a.C., Calicrátidas quedó al mando de la armada espartana, en sustitución del gran general Lisandro. Pese a ser más inexperto y convencional en sus métodos, en su primer enfrentamiento el nuevo almirante derrotó a Conón, el mejor general ateniense del mo- mento, que perdió 30 barcos en el combate y tuvo que refugiarse con los 40 restantes en el puerto de Mitilene; allí quedó bloquea- do, en la isla de Lesbos. Entonces envió dos trirremes a pedir ayuda, de los que uno logró sortear el cerco espartano y llegar a Atenas con un mensaje: si la ciudad no acudía en socorro de Conón, la guerra estaba acabada.

En aquella situación desesperada, la demo- cracia ateniense realizó un esfuerzo supremo. En sus puertos sólo quedaban entre 30 y 40 trirremes, por lo que los astilleros empeza- ron a construir más naves a toda velocidad. Los atenienses fabricaron en un solo mes trirremes suficientes para armar una flota

de 110 naves. Para afrontar el gasto, se fun- dieron las estatuas de Niké (Victoria) que adornaban la Acrópolis. El mando de la flota

se concedió a ocho de los diez generales que

q

cada año se elegían en Atenas, entree ellosPe-

ricles, que era hijo del famoso estad

mismo nombre y de Aspasia de Mi leto.

dista del

406 a.C.

Los atenienses vencen a la flota aliada de Esparta en la batalla de las Arginusas, pero echan a perder su éxito al condenar a muerte a los generales victoriosos, que no rescataron a sus náufragos.

405 a.C.

Batalla de Egospótamos. El espartano Lisandro sorprende en tierra a la flota ateniense y la destruye prácticamente entera. Sin barcos, Atenas es asediada y se rinde ante sus enemigos del Peloponeso.

404 a.C.

Esparta impone en Atenas el gobierno de los Treinta Tiranos, que fomenta una sangrienta purga. Un año después, la oligarquía es derrocada y se reinstaura la democracia en la ciudad

DE ENEMIGO

A ALIADO

Esparta buscó la ayuda de un antiguo rival, el Imperio persa, para igualar la superioridad ateniense en el mar. Abajo, una moneda persa. Fábrica Nacional de Moneda y Timbre,

Madrid.

BRIDGEMAN / ACI

MANIOBRAS

NAVALES

estedibujomuestravariostrirremesdurante una batalla naval. Aunque sólo un puñado de hombres armados se hallaba sobre la cubierta, la mayoría de bajas se producían cuando los barcos eran embestidos por los espolones enemigos y los hombres caían al agua. Allí, eran «arponeados» sin piedad.

LA DURA VIDA DE LOS REMEROS

El grabado de arriba recrea el momento en que un tripulante reparte comida entre los remeros de un trirreme griego. Éstos continuaban con su extenuante labor mientras consumían su escaso alimento. Andrew Howard. Siglo XX.

Para tripular e esos barcos hacían falta unos 22.000 hombre s, pero los mejores remeros

y marineros se h

tilene con Conón. Ante la crisis, se reclutó

a esclavos a los que se concedieron simultá-

neamente la libertad y la ciudadanía. Inclu- so se recurrió a los miembros de las clases superiores, que normalmente servían en la infantería. Tragándose su orgullo, los hoplitas se sentaron a bogar ataviados con taparra- bos y equipados con un cojín engrasado para evitar las rozaduras. La flota ateniense zarpó en cuanto estuvo lista, aunque las tripula- ciones eran inexpertas y en algunos casos ni siquiera se cubrieron todos los puestos (casi

hallaban bloqueados en Mi-

A

l

ii

l

Tragándose su orgullo, los hoplitas atenienses se sentaron a remar cubiertos con un simple taparrabos

180 remeros por barco). Durante el camino hacia Lesbos se unieron más naves aliadas, hasta sumar 155 barcos de guerra. Los generales atenienses decidieron que era mejor combatir cerca de tierra, por lo que vararon su flota en las Arginusas, un pequeño archipiélago situado entre la costa de Asia Menor y Lesbos y formado por dos islas conocidas hoy como Garip y Kalem. Desde el cabo Malea, en el extremo sureste de Les- bos, los espartanos podían divisar los fuegos de campamento de los atenienses y trataron de atacarlos sin tardanza para sorprenderlos en tierra, pero una súbita tormenta se lo impidió.

Cara a cara

Al día siguiente, ambas flotas se dispusieron a combatir en el espacio de menos de ocho ki- lómetros que separa Lesbos de las Arginusas. Se enfrentaban casi 300 barcos, más que en

ningunaot trabatalla librada hasta entonces en esa guerra a. Los espartanos movilizaron 120 naves,pue esCalicrátidas dejó 50 bloqueando

Mitilene. i il El general lacedemonio desplegó

sus barcos en una sola línea, con un frente de algo más de dos kilómetros. Por su par- te, los atenienses adoptaron una formación novedosa. Puesto que por primera vez en la guerra sus barcos y sus tripulaciones eran tácticamente inferiores, dividieron la flo- ta en ocho escuadrones, uno por genera al, y los formaron en dos filas, de tal modoque elos barcos de la segunda ocupaban los huec cos que dejaban los de la primera. El plan ateniense era impedir que los s trirremes espartanos se colaran por esos espacios y después dieran media vuelta para embestir los costados de las naves atenienses con sus espolones de bronce, la maniobra llamada diékplous. Si algún barco espartano lo intentaba, se encontraría a de frente con un navío enemigo. El centr o de la flota, único punto donde había unas sola línea, estaba protegido por la isla de Gari ip.

VENTAJAS DE UN MANDO COMPARTIDO Dividir la flota en ocho escuadrones fue un acierto. Abajo, busto de un estratego. Gliptoteca Carlsberg, Copenhague.

PRISMA / ALBUM

/

WINDMILL BOOKS / GETTY IMAGES

Para los atenienses, doblar la línea suponía acortar el frente, lo que acarreaba el riesgo de verse superados por los flancos y exponer- se a un ataque envolvente del enemigo. Para evitarlo, ampliaron los espacios entre naves, compensando aquella disposición con el hecho de que las naves de la segunda fila ocupaban y reforzaban los huecos. Gracias a esa inno- vación, única en aquella guerra, la longitud

delfrenteateniense superaba al espartano en más de1 5navesporcadaflanco.Porotraparte, el mand o independiente en ocho escuadras permi itía a sus generales maniobrar mejor y ad optar sus propias iniciativas.

Una U batalla encarnizada

Cuando C ambas flotas se encontraron

a a distancia de batalla, los esparta-

os tragaron el anzuelo e intentaron

cola arse entre los enormes huecos que

dejab ba la primera fila enemiga para rea-

lizar el diékplous. Sin embargo, las naves

de la segunda fila frenaron su avance, de

modo o que sus trirremes no tardaron en

no

LA ACRÓPOLIS VISTA DESDE LA COLINA DEL AREÓPAGO, DONDE SE CELEBRABAN LOS JUICIOS POR HOMICIDIO EN ÉPOCA CLÁSICA.

REYNOLD MAINSE / AGE FOTOSTOCK

verse bloqueados entre los atenienses y ex- puestos a las embestidas de sus espolones, que abrían grandes agujeros en sus cascos y los echaban a pique. Aprovechando la situación, el general Pericles hizo una maniobra envolvente en el ala izquierda para rodear el flanco dere- cho espartano, donde se encontraba Cali- crátidas. El piloto de éste, antes de empezar la batalla, le había aconsejado la retirada ante la superioridad numérica ateniense. La respuesta de Calicrátidas fue que eso iba contra el código espartano y que su ciudad sabría sobreponerse a su posible pérdida. Sus palabras fueron proféticas: durante la refriega, una nave ateniense embistió a la suya, y Calicrátidas cayó al mar y des- apareció, probablemente hundido por el peso de sus armas. La maniobra de Pericles y la muerte de Calicrátidas acabaron con todo rastro de or- den en el ala derecha espartana. La izquierda aguantó más tiempo, pero finalmente se derrumbó y los navíos emprendieron la huida.

LA VOZ DE LA JUSTICIA

SÓCRATES Y LA TIRANÍA DEL PUEBLO

C uando se celebró el juicio por las Arginusas, Sócrates servía como prítano, uno de los 50 magistrados de la Boulé o Consejo, que se en- cargaban, por turnos, de organizar y presidir

las reuniones de la asamblea de ciudadanos. Tras un agitado debate, se decidió juzgar a los generales de manera colectiva. Todos los prítanos validaron este

pedir que se quebrantara la ley. Aunque los orado- res pretendían denun- ciarme y arrestarme, pe- se a vuestras amenazas y gritos, preferí arriesgarme con la ley y la justicia que daros la razón». En aquel momento Sócrates salió bien parado, pero siete años después su valiente oposición a la voluntad colectiva le pasaría factu- ra en el juicio en el que fue condenado a muerte.

procedimiento por miedo a la multitud, salvo Sócra- tes. En su Apología, Platón ponía en boca de su maes- tro estos argumentos:

«Os empeñasteis en juz- gar juntos a los generales que no habían recogido a los náufragos de la bata- lla naval, de forma ilegal, como después acabasteis comprendiendo vosotros mismos. Fui entonces el único prítano que votó contra vosotros para im-

CIUDADANOS SIEMPRE DE GUARDIA Durante el mes de su magistratura, los prítanos vivían en un edificio público. Abajo, busto de Sócrates. Pallazzo Massimo alle Terme, Roma.

SERGIO ANELLI / ALBUM

Divididos en grupos reducidos, los trirremes espartanos eran más vulnerables ante la supe- rioridadnuméricaateniense,yfueroncayendo ante sus adversarios como pequeños bancos de pececillos. Como resultado, los atenienses hundieron o apresaron 70 naves enemigas, más de la mitad de la flota de Calicrátidas.

Acambioperdieron25.Unavictoriaresonante

e inesperada que debería haber subido la moral en Atenas y dado un vuelco a la guerra. Sin embargo, no fue así. ¿Por qué?

Rescate fallido

Los tripulantes de los barcos atenienses zo- zobrados flotaban en el agua, no muy lejos de la costa, aferrados a los restos y aguar- dandoaquesuscompañeroslossalvaran. En lugar de concentrar todos sus esfuer- zos en esta misión, los generales atenienses encargaron del rescate a dos oficiales mien- tras ellos se dirigían a Mitilene para acabar

con el resto de la flota espartana y liberar a

Conón.Pordesgracia,sobrevinounatormen-

ta que obligó a todas las naves a refugiarse en

la costa e impidió ambas misiones. Conón logró salir del bloqueo gracias a que el resto de la flota espartana huyó, pero los náufragos atenienses no tuvieron tanta suerte. Entre la tarde y la noche más de 3.000 hombres pe- recieron devorados por las olas. Al regreso, los allegados de los muertos acusaron a los ocho generales de negligencia. Dos de ellos intuyeron lo que les esperaba y no se presentaron en Atenas. A los otros seis se los juzgó en una asamblea tumultuosa. Al- gunos oradores (cualquier ciudadano podía hablar en público ante los demás) alegaron que ese juicio en bloque era ilegal y que ca- da caso tenía que ser tratado por separado. Un tal Licisco respondió que quienes se opo- nían a que el pueblo votara según su voluntad también debían ser juzgados. A esto se su- maron los testimonios de algunos supervi- vientes, como el de un náufrago que se había salvado en un tonel de harina y acusó a los generales de negligencia homicida. Al final, la asamblea ordenó ejecutar a los seis generales, incluido el hijo de Pericles.

Pasado el tiempo, los atenienses se arrepen- tirían de aquel juicio precipitado. Al condenar a muerte a los hombres que habían obteni- do aquella inesperada victoria, se privaron de mandos capaces y a la vez provocaron que otros se acobardaran a la hora de presentar su candidatura al generalato. En vez de unir a los ciudadanos y subir la moral, la batalla de las Arginusas provocó rencor y división en la sociedad ateniense. Como resultado, un año después la flota ateniense fue masacrada en Egospótamos y la larga guerra del Peloponeso terminó con la victoria final de Esparta y sus aliados. Este triste desenlace hizo que lo que debía haber sido un momento glorioso para la historia de Atenas se convirtiera en uno de los episodios más oscuros de su historia.

Para

saber

más

ENSAYO

La guerra del Peloponeso D. Kagan. Editorial Edhasa, Barcelona, 2009. Atenas contra Esparta Philip de Souza. RBA Libros, Barcelona, 2009.

TEXTOS

Helénicas (libro I) Jenofonte. Editorial Gredos, Madrid, 1994.

BRIDGEMAN / ACI

PUNTO FINAL A LA GUERRA

En 405 a.C., la batalla de Egospótamos selló la victoria espartana en la guerra del Peloponeso. La ilustración superior, de la Historia de las Naciones de Hutchinson (1915), recrea el episodio.

LISIAS

PROTÓMACO

TRASONDAS

CÓMO SE DESARROLLÓ LA BATALLA

El comandante espartano Calicrátidas

condujo a su flota de 140 naves

mar adentro para interceptar a los atenienses. Por primera vez en su historia, las tripulaciones espartanas eran más experimentadas que las atenienses, dirigidas por Conón.

A pesar de ello, Atenas

Atenas

Esparta

logró la victoria empleando prácticas poco ortodoxas en el combate naval.

1 Frente a frente. Los atenienses reforzaron sus

alas con una doble fila y el centro protegido por la isla, mientras que los espartanos formaron sus 120 barcos en una sola fila.

2 El ataque. Para evitar una maniobra envolvente,

la flota de Calicrátidas se divide para atacar las alas enemigas. Por su parte, la sección central ateniense se mantiene en formación.

3 Derrota del ala derecha. Tras una encarnizada

lucha, Calicrátidas se hunde junto a su nave y los

barcos peloponesios de ese flanco ceden al miedo y huyen hacia el sur.

4 Derrota del ala izquierda. Las naves

espartanas aguantan un poco más, pero terminan escapando al ver el resto de la flota ateniense dirigirse hacia ellas tras vencer en la derecha.

5 Persecución. Los peloponesios huyen y los

atenienses se dividen entre perseguidores y rescatadores de los náufragos. Ambas misiones se ven frustradas por el temporal.

Lesbos

Samos

Kane

(Posible localización)

4

LA ARGINUSA PERDIDA

Las fuentes antiguas se refieren a las Arginusas como un grupo de islas, concretamente tres. Dos de ellas son las que figuran en los mapas con su actual nombre turco: Garip y Kalem. Pero no se había localizado la tercera, en la que se encontraba una ciudad portuaria de cierto renombre en la época: Kane o Canae. Fue en 2015, cuando un equipo de arqueólogos alemanes

A

L

E

M

e

gg

e

oo

A

l

a

r

s

I

g

i

a

n

u

s

s

a

G

A

R

P

ERASÍNIDES

Y OTROS

ALIADOS

OS,

SAMI

ARISTÓGENES

PERICLES

DIOMEDONTE

TRASILO

CALICRÁTIDAS

DAI ISTANBUL

s

I

5

K

la identificó con la actual península de Kara Dag, cerca de la localidad turca de Bademli, al norte de las otras dos islas. Así lo indica la presencia de materiales de aluvión justo en el centro de la península, que habrían cubierto el brazo de mar que separaba la isla del continente, quizás a causa de un terremoto. Los arqueólogos también han hallado vestigios del antiguo puerto de Kane.

ARQUEÓLOGOS ALEMANES INVESTIGAN LA LOCALIZACIÓN DE LA TERCERA ARGINUSA EN LA PENÍNSULA TURCA DE KARA DAG.

3

ARISTÓCRATES

1

2

CARTOGRAFÍA: EOSGIS.COM

EL PODER DEL REY DE REYES

Un rey sasánida, montado en un camello ricamente enjaezado, caza cérvidos con un arco en este plato de plata dorada. Museo Metropolitano, Nueva York. A la derecha, cuenco engastado de piedras preciosas, en cuyo centro aparece un rey entronizado. Biblioteca Nacional, París.

IZQUIERDA: MMA / RMN-GRAND PALAIS. DERECHA: BNF / RMN-GRAND PALAIS

LOS REYES DE REYES DE IRÁN

as derrotar al último rey parto, Artabano IV, el noble Ardashir se convirtió en el primer rey de una nueva dinastía en Persia: la sasánida. Sus cuatro siglos de esplendor acabaron abruptamente con la invasión árabe

MIGUEL ÁNGEL ANDRÉS TOLEDO

UNIVERSIDAD DE SALAMANCA

MAR

NEGR

O

O

E

N

Á

R

R

R

A

E

M

T

I

D

E

M

M

A

R

R

O

J

O

E

G

I

CARTOGRAFÍA: EOSGIS.COM

P

T

O

AKG / ALBUM

U nos imperios nacen de la destrucción de otros. El poderío sasánida surgió en la meseta iraní en torno al año 224 d.C. con la derrota del último monarca del Imperio parto, Artabano IV, a ma-

nos del hasta entonces desconocido Ardashir I. El fundador de la dinastía sasánida –nombre que procede de Sasan, abuelo del rey– fue hijo de Pabag, un caudillo que unificó gran parte de la

región de Fars. Los reyes sasánidas resalta- ron siempre su vinculación con esta región, a fin de subrayar que su linaje estaba empa- rentado con el de los reyes aqueménidas, so- beranos de Irán cuyo imperio fue uno de los mayores de la antigüedad. Al igual que éstos, los monarcas sasánidas adoptaron el título de Rey de Reyes (shahan shah). Por ello, en Naqsh-e Rostam, necrópolis real del anti- guo Imperio aqueménida, añadieron nuevos relieves en su honor no sólo para legitimar- se frente a lo que consideraban gobiernos invasores anteriores, sino especialmente para recuperar un pasado glorioso del que se sentían herederos. La expansión militar sasánida persiguió controlar un territorio tan vasto como el de los aqueménidas. Como es de suponer, ello implicó mantener relaciones a menudo tensas con sus vecinos, sobre todo romanos, armenios, hunos heftalitas (conocidos co- mo hunos blancos) y finalmente árabes, lo que desembocó en numerosas guerras y re- vueltas en las que los sasánidas no siempre resultaron victoriosos. No obstante, éstos se erigieron como uno de los más temibles

peligros para la expansión territorial del Imperio romano y para sus estructuras de poder. Baste como ejemplo el hecho de que

el rey Sapor I puso en jaque a todo el Imperio

en la famosa batalla de Edesa (hacia 259), en la que hizo prisionero al mismísimo em- perador romano Valeriano. Precisamente uno de los relieves de Naqsh-e Rostam re- presenta a Valeriano de rodillas frente a su vencedor, el Rey de Reyes.

Una sociedad multicultural

En el Imperio sasánida, la sociedad estaba organizada de un modo jerárquico. En la cús- pide se situaba el soberano, quien delegaba

las tareas de gobierno en una especie de pri- mer ministro con mucho poder. Los divanes

o ministerios y los gobiernos provinciales

completaban la burocracia que aseguraba el funcionamiento del Estado. Por debajo había cuatro clases en orden decreciente de pres- tigio: los sacerdotes (asronan), los guerreros (arteshtaran), los campesinos y ganaderos (wastaryoshan) y los artesanos (hutuxshan). Los miembros de la corte, compuesta por fa- miliares del rey, otros nobles y notables del

C CRONOLOGÍA

ÚLTIMOS Ú

REYES R DE

PERSIA P

224

Ardashir I vence al último rey parto, Artabano IV, e inaugura la monarquía sasánida, la última dinastía de reyes persas.

Sinope

IMPERIO

BIZANTINO

Antioquía

Jerusalén

Hierápolis

Palmira

259

Sapor I hace prisionero al emperador romano Valeriano en la batalla de Edesa. Se cree que es cruelmente ejecutado.

CABEZA DE CABALLO DE PLATA Y PLATA DORADA, PROCEDENTE DE KERMÁN. SIGLO IV.

R

í

o

Volga

R

í

o

M

Y

a

x

A

a

r

t

e

s

L

C

E

O

D

R

D

A

I

R

R

L

E

A

I

M

C

S

O

A

Á

O

C

S

A

U

C

A

S

O

C

R

T

S

E

L

O

A

C

T

C

N

I

E

Í

S

S

E

H

E

L

A

F

P

R

í

o

A

I

I

N

A

Oxus

E

R

Á

N

T

D

S

I

O

N

Á

B

A

G

L

A

A

A

I

R

T

C

A

Á

N

Á

H

K

N

S

U

S

A

J

O

R

E

N

E

T

A

A

T

P

R

N

Á

N

G

Á

U

G

R

T

S

I

B

A

A

R

A

I

I

D

E

M

R

M

í

o

T

P

i

g

r

E

is

mand

I A

R

A

R

R

I

l

í

e

H

o

O

N

Á

É

T