Está en la página 1de 3

ASMA BRONQUIAL

El asma bronquial es una enfermedad crónica que afecta a las vías


respiratorias. Las mucosas de las paredes que recubren el árbol respiratorio,
en particular las de los bronquios, están inflamadas crónicamente.

El árbol respiratorio comienza en la tráquea que se divide originado los


bronquios principales, estos a su vez se ramifican en bronquios secundarios y
bronquiolos. Los bronquios transportan el aire desde la tráquea hasta los
alvéolos pulmonares. Ante determinados estímulos, las vías respiratorias se
contraen y provocan con frecuencia disnea, especialmente por la noche y en
las primeras horas de la mañana. Si el asma no se trata o no se trata de forma
adecuada, la capacidad de funcionamiento de los pulmones será cada vez
peor, ya que las vías respiratorias pueden estrecharse de forma permanente.

CAUSAS

Estos episodios pueden ser desencadenados por ciertos factores:

 Los catarros y las gripes continuas así como otros trastornos que
afectan a las vías respiratorias.
 Antecedentes de familiares asmáticos.
 El consumo de ciertos alimentos.
 Alérgenos: Polen, lana, polvo, etc.
 Irritantes y contaminantes que son transportados por el aire: Humo de
cigarro, los cosméticos, las soluciones limpiadoras y los perfumes; los
olores fuertes de los vapores de la gasolina o la pintura húmeda, así
como el ozono.
 Variaciones meteorológicas: El frío o el aire seco a veces desencadena
síntomas de asma en algunas personas, lo que también ocurre con el
calor o la humedad extremos.
 El ejercicio o esfuerzo
 El estrés emocional.
TRATAMIENTO

En todas las enfermedades alérgicas y también en el Asma debemos


diferenciar el tratamiento preventivo, de la crisis y el tratamiento de la crisis.

Medicamentos preventivos: son aquellos que se toman en forma continuada y


con los que se busca evitar la aparición de crisis de asma. Son más efectivos
en los niños.

Tenemos medicamentos con acción broncodilatadora, para el tratamiento de


las crisis, pero que también suele usárselos como preventivo. Los más
utilizados son el Salbutamol, el Fenoterol y el Salmoterol. El Salbutamol por su
acción rápida es el que más se utiliza en la crisis de asma mientras que el
Fenoterol y el Salmeterol se utilizan más bien como preventivos.

Los anticolinérgicos (Bromuro de Ipratropio) tienen una menor acción


broncodilatadora que los citados anteriormente pero son de utilidad cuando el
asma está asociada a una bronquitis crónica o a una fibrosis pulmonar.

En nuestro país existen asociaciones de estos medicamentos, que potencian la


acción de los mismos y que en algunos pacientes pueden ser de suma utilidad.

Estos medicamentos se administran en aerosol, con la ventaja de actuar


directamente sobre el bronquio, absorbiéndose muy poco y actuando en forma
más rápida que por vía oral. También existen inhaladores de polvo seco, que
son más fáciles de usar que los aerosoles habituales.
FACTORES DE RIESGO

Factores etiológicos

 Componente genético: muchos pacientes tienen familiares con asma.


 Exposición a neumo-alergenos: son sustancias que pueden producir
alergia, en concreto, síntomas respiratorios. Los más importantes son:
ácaros del polvo, pólenes de plantas (gramíneas, parietaria, olivo,
platanero…), animales domésticos (pelo y escamas de su piel como el
del perro, gato o hámster), hongos microscópicos (domésticos o no,
crecen en lugares húmedos), factores ambientales y laborales (tabaco,
polvo de madera, metales…).

Factores desencadenantes

 Los más importantes son los relacionados con el clima (frío, humedad,
nieve…), el ejercicio físico intenso, los ambientes contaminados,
especialmente por el humo del tabaco, las infecciones respiratorias, y
algunos fármacos como la aspirina y derivados.

En la edad pediátrica el asma es la enfermedad crónica más frecuente. Afecta


a 1 de cada 10 niños aproximadamente. En la edad pediátrica afecta más a los
niños. Sin embargo, el riesgo de padecer asma en edad adulta es mayor en las
mujeres. Al menos uno de cada tres niños con asma bronquial no padecerá
asma en edad adulta, si la enfermedad se diagnostica y trata a tiempo. En
alrededor del 70% de los niños afectados, el asma bronquial se inicia a partir
del quinto año de vida.

En edad adulta el asma está presente en un 5% de la población. El creciente


número de pacientes de asma está relacionado con el aumento de casos de
enfermedades alérgicas. Las alergias son un factor de riesgo fundamental para
el desarrollo del asma.