Está en la página 1de 6

EL ERROR DE SARAI

Genesis 16:1–16
INTRODUCCION

Debemos saber que los héroes de la fe son seres humanos igual que nosotros
con limitaciones e imperfecciones, y es así como la biblia nos lo enseña.
Abram no es el hombre perfecto ni tampoco lo era Sarai, sino que es Dios el
perfecto que fue transformando poco a poco sus vidas y mostrando su gloria
en el camino.
I. SARAI MIRA SUS CIRCUNSTACIAS (v.1)

“Sarai mujer de Abram no le daba hijos;”


Tanto Abram como Sarai estaban a la espera de un hijo propio, pero
había un pequeño detalle, Sarai era estéril, no podía tener hijos.
Aunque contradictorio que parezca Dios mismo promete a Abram que
le dará una gran descendencia y que esta vendrá de su propia línea de
sangre. (Gen. 15:2–4) lo cual Abram creyó por fe (v. 6)
Hasta ahora Abram y su mujer, Sarai, estaban juntos creyéndole a Dios
y esperando el cumplimiento de aquella promesa.
Pero Sarai al ver su condición estéril decidió tomar una decisión a su
propio juicio.
La palabra nos advierte acerca de dejarnos llevar por nuestra
inteligencia y sabiduría (1Cor. 3:19-20), lo que es mejor nos exhorta a
andar en la sabiduría que viene de lo alto. (Prov.3:5-8)
II. SARAI TOMA DECISIONES SIN CONSIDERAR A DIOS

Ahora, hagamos un recuento de esto, hasta ahora, el Señor había


estado con ellos fielmente:

• Dios protegió a Sarai de las manos del Faraón cuando la quiso


tomar por mujer, hiriéndole y mandando plaga a su casa.
• Dios guio a Abram al enfrentarse él solo con sus 318 criados ante
los cuatro reinos que habían ganado la guerra, saliendo victorioso
y pudiendo así rescatar a Lot.
En realidad, Dios estuvo con ellos en todo tiempo y jamás rompió su
promesa ni dio indicios para que desconfíen de él. Lo que es mejor su
palabra misma nos lo confirma (Núm. 23:19)
(v.2-3) Lamentablemente, Sarai se dejó llevar ante esta adversidad y
simplemente optó por tomar una solución sin considerar a Dios, aquel
que hasta ahora les había bendecido, mostrado su fidelidad y
protección.

Ahora, ¿Cómo es posible que a Sarai se le ocurra semejante idea? De


unir a su propio esposo con la sierva. ¿Cómo es posible que Abram
se de la libertar para “atender” su pedido?

Hermanos, podemos ver como el hombre ante su frustración y falta de


paciencia hace su propia voluntad y toma las decisiones que a él le
parecen.

Antes de tirarle piedras a Sarai, debemos vernos a nosotros mismos.


- ¿Realmente dependemos de Dios frente a las circunstancias que se
nos presentan? O confiamos en que nuestra decisión es la más sabia
- Antes de decidir ¿Le preguntas a tu Señor en oración y le pides que
te muestre su dirección y esperas su respuesta?

Me tomo la libertad para recalcar algo que es importante, cuando no


hay una buena comunión con Dios el hombre tiende a rogar al hombre,
antes de rogarle a Dios, tal como lo hizo Sarai cuando le dice (v.2) “te
ruego, pues que te llegues a mi sierva”
Definitivamente en este texto podemos ver que tanto Sarai como
Abram quisieron cumplir la promesa de Dios, dándole una
“ayudadita”.
Cuando Dios no necesita la ayuda de nadie.
CONSECUENCIAS DE SUS DECISIONES

Realmente nuestras soluciones guiadas por una sabiduría carnal


desembocan en tragedias y males no solo para nosotros mismos sino
también para nuestra propia familia.
➢ Desprecio

(v. 4) Ahora que Agar había concebido un hijo sucede que empieza a
mirar a Sarai con desprecio.
Hay una frase que dice “A veces el remedio resulta peor que la
enfermedad”
Y en realidad fue así, hay personas que por tener algo más cambian
totalmente: un poco de dinero, más estudios, ropa de marca, etc. Al
punto de creerse mas que los demás. Hermanos Dios quiera que no
pase esto en este pequeño grupo y que el Señor nos mantenga humildes
y no guarde de mirar con ojos altivos.
Como dicen en Piura “Ayer que no tenía dinero era Tomas nada más,
hoy que tengo dinero soy Don Tomas”
Agar como sabemos era egipcia pero ahora estaba sirviendo a Sarai,
viviendo con su familia y al mismo tiempo durante estos 10 años
conociendo el obrar de Dios.
En 2Pedro 2:18-20 el Pablo habla a los creyentes acerca de la buena
conducta que debemos tener para con nuestros amos, sin embargo,
Agar no fue así.
Agar ya no solo era la sierva egipcia, sino que ahora era la madre del
heredero de Abram y esto influenció en ella al punto de despreciar a
su ama Sarai.
➢ Culpa a otros (v. 5a)
“Mi afrenta sea sobre ti;”
Evidentemente, Sarai no estaba nada contenta con esta mala actitud al
punto de reclamarle a Abram y echarle la culpa.
Lo cual es realmente contradictorio, ya que, fue por ella misma que
están sucediendo todas estas cosas.
Esto es como el síndrome de Adán y Eva, cuando Dios le pregunta a
Abram y él le echa la culpa a su mujer y luego le pregunta a su mujer,
Eva, y le echa la culpa a la serpiente, y si le preguntaba a la serpiente
seguro que le echaba la culpa al árbol.
Hermanos, esto es lo que normalmente suele ocurrir cuando hay
pecado en nuestras vidas y no queremos reconocer nuestro error por
falta de arrepentimiento. Tendemos a echarle la culpa a otros.
➢ Pone a Dios de testigo (v. 5b)
“juzgue Jehová entre tú y yo.”
Faltaba más, Sarai que en un principio no acudió a Dios en su
frustración, sino que rogó al hombre ahora quiere poner a Dios como
testigo y juez de la situación a su favor.
➢ Desentendimiento (v. 6a)
Saraí le pide a Abram rendir cuentas y que haga algo con respecto a
esta situación, pero Abram simplemente se tiro una lavada de manos
de aquellas a lo Pilatos.
Simplemente le dijo, acá esta tu sierva, esta en tu mano, has lo que
quieras con ella. Incumpliendo así su rol de cabeza de hogar.
➢ Maltrato y huida (v. 6b)
“Y como Sarai la afligía, ella huyó de su presencia.”
En esta escena vemos lo peor que pudo salir tanto de Abram como de
Sarai. Sarai maltratando a su sierva al punto que ella no pudo soportar
más y termino por huir de las manos de su ama.
DIOS EXTIENDE SU GRACIA Y MISERICORDIA

Ahora, hermanos Agar al fin y al cabo solo era una sierva que estaba
a la merced y voluntad de sus amos. Los siervos no pueden hacer otra
cosa mas que obedecer aun cuando a ellos quizá no les parece.
Es decir, Sarai entrego a su sierva como vientre de alquiler, la uso para
tener un hijo, haciendo que tenga relaciones sexuales con Abram y al
final de todo queda expuesta a aflicción
Aunque Agar no fue una santa después de todo ya que también hizo
mal, ahora se encontraba huyendo.
(v. 7) Es aquí cuando nuestro gran Dios se revela ante Agar a través
de su Ángel.
Y la encuentra en el camino de Shur, que es un desierto que esta entre
Egipto y el lugar donde moraba anteriormente.
(v. 8) Notemos que el Señor se presenta y le llama por su Nombre
“Agar”, nadie antes la llamo así, fijémonos que durante todo el texto
tanto Abram como Sarai la llamaban por sierva, mas el Señor la llamo
por su propio nombre, que por cierto significa en el egipcio “La que
huye”.
Pero lo que es mas precioso aún es lo siguiente, Dios le pregunta ¿de
dónde vienes tú, y a dónde vas?

Para hacerlo más notorio: Agar ¿De dónde vienes? No simplemente se


refería al lugar que procedía. Sino que está huyendo del lugar en el
cual Dios estaba bendiciendo y protegiendo.
Agar ¿y a dónde vas? No solo se estaba dirigiendo a Egipto, sino que
estaba corriendo al pecado, al lugar donde se adoran ídolos y al peligro
del desierto.
Creo que Dios nos hace también estas preguntas, es importante
reconocer quienes somos realmente y cual es nuestro andar delante de
Dios.
El comentarista bíblico Matthew Henry dice lo siguiente:
“Recordar quienes somos a menudo nos enseña nuestro deber.
Inquirir de dónde venimos debiera mostrarnos nuestro pecado y
necedad. Considerar donde iremos, descubre nuestro peligro y
desgracia. Aquellos que dejan sus lugares y deberes, deben apresurar
su regreso por mortificante que sea.”
(v. 9-12) Los estudiosos dicen que este Ángel de Jehová se presenta
distinto a Jehová pero habla en primera persona, lo cual indica que era
Cristo el que estaba teniendo esta conversación con Agar, yo también
creo eso.
Dios mismo la bendice y bendice a su hijo Ismael, le hace saber que
“ha oído su aflicción”.
Agar no pudo sino admirar la misericordia del Señor y sentir, ¿he sido
yo, que soy tan indigna, favorecida con una bondadosa visita del
Señor?
Esto hizo que cambie de actitud frente a Sarai y regresar, llevando
Agar un trato más amable.
Pero lo que trascendió en ese momento fue la exclamación de Agar:
(v.13) “Tú eres Dios que ve”
Agar pudo entender que Dios estuvo presente en todo tiempo durante
su aflicción, Agar conoció a Dios y contemplo su omnisciencia.
¿Cuan conscientes somos de que Dios ve absolutamente todos
nuestros pensamientos, actos, actitudes e intenciones?
El Rey David escribe un Salmo también contemplando su
omnisciencia y omnipresencia (Salmos 139:1-12)
¡Que nosotros seamos siempre impresionados apropiadamente con
este pensamiento: ¡Dios, Tú me ves!

CONCLUSION

En este pasaje de la biblia vemos como la incredulidad, la frustración


y la falta de dependencia de Dios a luz al pecado lo cual destruye no
solo la familia sino a nosotros mismos y nuestra relación con Dios.
No somos tan diferentes que estos personajes, es decir, somos
pecadores. Pero no es más que por la gracia de Dios que podemos ser
transformados a través de su hijo Jesucristo. (2Cor. 3:18)
No dejemos de buscarle, conozcámosle, leamos nuestras biblias
vivamos la vida eterna y así como Agar también podamos
contemplarle y quedar impresionados de quien es él.

José Augusto Alvarado Zabaleta


Lima
2018