Está en la página 1de 11

LOS PARQUES Y SU FUNCIÓN EN EL MEJORAMIENTO

DEL MEDIO AMBIENTE URBANO.

Ponencia Presentada en la Audiencia de Acción Popular No. 2006-497.

Municipio de Yopal. Departamento del Casanare. Marzo 29 de 2007

Por: Luis Carlos Agudelo Patiño. Ingeniero Forestal, Ph.D. en Urbanismo, Territorio y
Sostenibilidad.

INTRODUCCIÓN

A solicitud del municipio de Yopal, se ha elaborado esta ponencia para ser presentada en la
audiencia de acción popular citada arriba, en la cual la Alcaldía Municipal ha sido
demandada y en la que actúan como demandantes La Defensoría del Pueblo y La
Procuraduría Ambiental y Agraria.

La ponencia está dividida en tres partes. En la primera se presenta la identificación que el


ponente hace del debate que suscita La Acción Popular, en el contexto del contenido de la
misma, de los propósitos del ordenamiento territorial como técnica de planificación, de los
derechos colectivos y del ambiente (Art.78, CP de 1991) y de las obligaciones de la actual
administración ligadas tanto al PBOT (Acuerdo 037 de 2003), como al Plan de Desarrollo
Municipal (Acuerdo 007 de 2004. En la segunda parte se expone brevemente una serie de
conceptos necesarios para el debate actual en torno al parque La Herradura y a su carácter
(recreativo ecológico, comercial, de barrio, urbano, etc.) y su relación con las funciones de
mejoramiento ambiental urbano. En la tercera parte se concluye respecto a tres situaciones
fundamentales: 1.La función de mejoramiento ambiental de los parques urbanos. 2.El
carácter de ecológico que le corresponde a un parque urbano. 3. El proyecto en cuestión en
cuanto a lo que se considera óptimo como criterio de diseño, de cara a maximizar la
función de mejoramiento ambiental urbano del proyecto.

1. El Parque La Herradura: sus funciones, su carácter y su definición


en el PBOT y en el Plan de Desarrollo de Yopal.

El carácter del Parque que se construirá en el espacio ocupado por la antigua plaza de
mercado de Yopal, no está explícitamente determinado en el PBOT, no obstante no queda
duda de que lo que se debe construir allí es un espacio urbano cuyo carácter –de acuerdo
con el Art. 57 del PBOT- no podría ser otro diferente a un parque Ecológico, Recreativo,
Zonal o Comunal o de Barrio; categorías que por demás no son excluyentes entre si. Por su
parte el Plan de Desarrollo de Yopal 2004-2007 “La que gana es la gente” en su contenido
estratégico, estrategia 2.2.3, reconoció la importancia de establecer control y vigilancia

1
sobre el manejo ambiental del territorio y formuló, en su Plan Plurianual de inversiones, en
el componente Ambiente y Ordenamiento, al menos tres programas cuyas metas se
relacionan de alguna forma con la discusión en torno al Parque La Herradura. Son ellos:
Programa Atención y Prevención de Desastres, Programa Proteger y Consolidar el Anillo
Verde del Municipio y Programa Espacio Público Sostenible y Armónico. Veamos:

El PBOT en su artículo 12 clasificó el sector de La Antigua Plaza de Mercado, dentro de las


“áreas expuestas a amenaza y riesgos, definiciones: amenazas antrópicas, contaminación.
(Pág. 21 ”)...”La Plaza de Mercado ubicada en las carreras 19 y 20 con calles 15 y 16 es
sitio en donde actualmente se presenta foco de contaminación por la disposición inadecuada
de los residuos sólidos y líquidos, contaminación visual y auditiva, la producción de olores
putrefactos, la proliferación de vectores, etc.”.

El Plan de Desarrollo (Página 38 documento divulgativo del Plan) determinó dentro del
programa “Proteger y Consolidar el Anillo Verde del Municipio”, que sus acciones se
orientarían a “la recuperación ambiental de zonas verdes de la ciudad” –prioriza sitios-
“Parque La Iguana, corredor ambiental del Canal El Remanso y los caños Seco, La
Campiña y el Usivar, los conos del aeropuerto, Cerro El Venado, Cerro Buena Vista y
demás áreas del Anillo Verde”.

Por su parte el programa “Espacio Público Sostenible y Armónico” determina como meta
aumentar los estándares per cápita de espacio público de calidad...de 8.6 a 10.5 m2 por
habitante. Cabe recordar que según el Decreto 1504 de 1995 (Art. 12), la contabilidad del
índice se calcula con base en “Parques, Plazas, Plazoletas y Zonas verdes”, respecto a la
población urbana. En ese mismo programa se establece como meta el diseño e
implementación de alternativas para la reubicación del comercio informal.

El debate en torno al carácter del parque La Herradura no se ubica en el estricto


cumplimiento de algún postulado reglamentario del PBOT, diferente a la necesaria
formulación de un Plan Parcial previo, -condición que entre otras cosas deviene de una
equivocada interpretación de la función del instrumento Plan Parcial en el planeamiento
urbano, defecto de origen del PBOT anterior, agravado en el PBOT vigente- en cambio la
intervención en el área se hace en cumplimiento del propio PBOT y del Plan de Desarrollo.
En otras palabras, la actual administración tiene la obligación de intervenir en el sitio si
quiere cumplir, como debe hacerlo, con el mandato de la planificación vigente en Yopal,
específicamente las metas del Plan de Desarrollo. Ahora bien, el carácter de la intervención
no ha violado ninguna norma, ha optado por criterios de diseño que según los demandantes
deberían ser otros. Más adelante se expondrán las razones técnicas para demostrar que este
es un debate de criterios de diseño, antes que un debate en torno al cumplimiento de un
mandato legal explícito en la planificación (PBOT, Plan de Desarrollo)

2. Algunos Conceptos Útiles

En este apartado se expondrán brevemente 5 conceptos: medio ambiente, espacio público,


parque urbano y parque ecológico, y zona verde urbana. Finalmente se citarán algunas
experiencias relacionadas con el manejo de ventas informales en la ciudad.

2
a) Medio Ambiente.

Cualquier definición moderna del medio ambiente incluye al hombre: a sus obras, a su
economía, a su sociedad y a su entorno inmediato; como parte de la naturaleza. Algunos
autores incluso se refieren a la segunda naturaleza como el conjunto de las obras humanas y
al hombre mismo. Lo cierto es que en consecuencia los llamados problemas ambientales
cobran significado no solo, como en el pasado, cuando se refieren a ecosistemas o
elementos de la naturaleza natural, sino que existe una amplia aceptación entre los
estudiosos de que el concepto de problema ambiental incluye todas las necesidades
humanas: habitación, vestido, alimentación, educación, etc. No es extraño que en Colombia
al igual que en muchos países del mundo, el tema de la vivienda y el saneamiento básico, se
encuentren el órbita del Ministerio del Medio Ambiente. Una definición adecuada a lo
anterior es que “El Medio Ambiente se refiere al conjunto de factores, elementos y
conexiones de tipo natural (bióticos y abióticos) y social, que interactúan en el espacio”
(Diccionario de Geografía Urbana y Urbanismo. Grupo Aduar. Zoido F, y otros. Ed. Ariel
Barcelona, 2000). En consecuencia cuando se habla de un mejoramiento ambiental o de un
elemento ambiental, el concepto no alude a un valor ecológico prístino, sino también al
hombre y su realidad en toda su complejidad. Así debe interpretarse en derecho a un medio
ambiente sano.

b) Espacio Público.

Con el constante crecimiento de las áreas urbanas ha cobrado importancia el concepto


de Espacio Público como elemento articulador destinado a satisfacer necesidades
colectivas. Se convierte en escenario de convivencia ciudadana importante en los
municipios, para su uso común. El Espacio Público genera calidad de vida, al facilitar a las
personas el desarrollo de las principales actividades diarias. Identidad, pues allí se preserva
la memoria arquitectónica y tienen lugar las tradiciones culturales que caracterizan a una
comunidad. Finalmente, igualdad y desarrollo democrático, al propiciar escenarios para
ejercer la libre expresión, reunión y movilización. (Contraloría de Antioquia, 2005). De
acuerdo con el Decreto 1504 de 1998, el Espacio Público es el conjunto de inmuebles
públicos y los elementos arquitectónicos y naturales de los inmuebles privados destinados
por naturaleza, usos o afectación a la satisfacción de necesidades urbanas colectivas que
trascienden los límites de los intereses individuales de los habitantes. El Espacio Público
comprende, entre otros, los siguientes aspectos:

• Los bienes de uso público, es decir aquellos inmuebles de dominio público cuyo uso
pertenece a todos los habitantes del territorio nacional, destinados al uso o disfrute
colectivo
• Los elementos arquitectónicos, espaciales y naturales de los inmuebles de propiedad
privada que por su naturaleza, uso o afectación satisfacen necesidades de uso público
• Las áreas requeridas para la conformación del sistema de Espacio Público en los
términos establecidos en el Decreto citado.

3
La misma norma establece que el Espacio Público está conformado por el conjunto de los
siguientes elementos constitutivos y complementarios. Los elementos constitutivos
naturales son:

- Áreas para la conservación y preservación del sistema orográfico o de montañas.

- Áreas para la conservación y preservación del sistema hídrico

- Áreas de especial interés ambiental, científico y paisajístico, tales como: Parques


naturales del nivel nacional, regional, departamental y municipal. Áreas de reserva
natural, santuarios de fauna y flora.

Los eelementos constitutivos artificiales o construidos son:

- Áreas integrantes de los sistemas de circulación peatonal y vehicular, constituidas


por: Los componentes de los perfiles viales y de los cruces o intersecciones

- Áreas articuladoras del Espacio Público y de encuentro, tales como: parques urbanos,
zonas de cesión gratuita al municipio o distrito, plazas, plazoletas, escenarios deportivos;
escenarios culturales y de espectáculos al aire libre.

- Áreas para la conservación y preservación de las obras de interés público y los elementos
urbanísticos, arquitectónicos, históricos, culturales, recreativos, artísticos y arqueológicos.

La identificación y clasificación de los espacios públicos en los municipios se constituye en


un factor importante para priorizar y emprender acciones tendientes a proteger y conservar
estos sitios, a través de la formulación y ejecución de proyectos y programas.

c) Parques Urbanos y Parques Ecológicos.

Los parques urbanos son espacios necesarios para el mejoramiento de la calidad de vida de
la ciudadanía en las zonas urbanas. Como resultados de la actividad práctica del hombre,
tienen elementos naturales (flora y fauna) y socioculturales, los cuales reflejan sus
costumbres y tradiciones y las necesidades económicas y sociales específicas.

Los parques ecológicos en cambio se conciben como aquellas áreas donde se puedan
garantizar la conservación y oferta de los atributos naturales que cada municipio ofrece. Es
así como en los últimos años se han declarado un importante número de parques ecológicos
en todo el país, en zonas rurales y también urbanas, como es el caso de jardines botánicos,
parques lineales, retiros de ríos y quebradas y otros atractivos naturales como relictos de
bosques y corredores naturales y artificiales. Ellos tienen efectos directos sobre el
microclima, la disminución del ruido, las partículas en suspensión y los malos olores.

Áreas reducidas presentan dificultades para cumplir con el fin mismo de constituirse como
parques ecológicos, en tanto los valores de referencia para su protección, referidos al
contenido y valor ecológico, al grado de alteración del ecosistema original, a la

4
localización, a la forma, al tamaño, a la distancia a otro nodo de conservación, son criterios
para el emplazamiento adecuado de parques ecológicos urbanos y rurales, articulados a
redes ecológicas cuidadosamente diseñadas, en función de criterios relacionados con las
especies que se queiran proteger y favorecer (aves, mamíferos), los procesos de intercambio
genético de plantas y animales, entre otros. Los conceptos que gobierna este tipo de diseños
son la integridad ecológica y la funcionalidad de la red de espacios protegidos. A su vez es
la Ecología del Paisaje, la disciplina científica que se ocupa del diseño territorial de estas
redes.

Es importante relacionar con el concepto de los parques urbanos, el término conocido como
Estructura Ecológica Principal, la cual tiene la función básica de sostener y conducir la
biodiversidad y los procesos ecológicos esenciales a través del territorio, en sus diferentes
formas e intensidades de ocupación y dotar al mismo de bienes y servicios ambientales para
el desarrollo sostenible. Para efectos de su ordenamiento y regulación, los elementos que
hacen parte de la Estructura Ecológica Principal se asocian a componentes como el
Sistema de áreas protegidas de la municipalidad, los parques ecológicos urbanos, los
corredores ecológicos y áreas de Manejo especial

Refundar el espacio público como lugar de civilidad y de urbanidad supone reconocer las
formas inagotables de la naturaleza en la ciudad. Sin duda ha habido cambios de mirada
que corresponden a mutaciones culturales profundas. Sin embargo se debe exigir a la
ordenación urbana y a la de las infraestructuras que tengan en cuenta la singularidad de los
lugares y conozcan siempre las dimensiones históricas y geográficas de lo que se va a
manejar; y al hacerlo escuchen verdaderamente a los ciudadanos.

En conclusión, el carácter ecológico de un parque urbano está dado al menos por las
siguientes características:

1. Localización relacionada con una red ecológica previamente diseñada o establecida.


2. Tamaño y forma adecuadas a las funciones específicas de conservación de fauna,
flora o ambos y a las características de las plantas y animales presentes
3. Valores ecológicos de partida que impliquen la conservación de relictos de
vegetación, muestras de ecosistemas, rondas hídricas, cuencas visuales privilegiadas
por su valor paisajístico. No se recomienda establecer parques ecológicos aislados
en predios de forma geométrica rígida, aislados de otros elementos que podrían ser
nodos de una red ecológica prediseñada o en espacios profundamente alterados en
sus elementos ecológicos originales 1 .

Lo anterior resulta muy adecuado al caso. El sitio en el que se ha propuesto emplazar un


parque ecológico, difícilmente cumple con estas condiciones: el costo de reestablecer allí
los elementos característicos del ecosistema original, limitarían el disfrute de este espacio
por largo tiempo, incluso lo expondrían a invasiones y otros usos inadecuados, dado el
carácter comercial del sector.. En cambio, en el borde urbano de Yopal, algunos sitios
cercanos al río Cravo Sur, entre otros citados en el Plan de Desarrollo, en el programa ya

1
Mata O. Rafael. Integración de Espacios Naturales Protegidos en la Ordenación del Territorio. ED.
Fundación F.G.B. Madrid. 2005

5
mencionado, cumplen a cabalidad con estas características y allí debería centrarse el interés
en crear parques ecológicos con funcionalidad para los fines de protección de especies de
fauna y flora, a demás de valores paisajísticos y otras amenidades que podrían asociarse al
diseño, que en todo caso debería hacer parte de una red ecológica, un concepto
técnicamente más adecuado que el de anillo verde, común en el urbanismo.

Un parque recreativo urbano puede tener elementos naturales asociados aislados como
árboles representativos de la flora local (que es lo más común), pero a diferencia del
parque ecológico no tiene exigencias específicas en materia ecológica, las mismas que si
establece para las funciones propias de los espacios urbanos como son caminar,
encontrarse, actividades comerciales diversas, ser escenario de actividades culturales,
festivas, entre otras.

Así las cosas un parque urbano siempre presenta algunos elementos de vegetación, pero no
en todos los parques ello es lo que predomina. Una zona verde urbana puede ser a la vez un
parque, pero esta afirmación tampoco es categórica, ya que su valor de verdad depende
entre otras del tamaño, la topografía, la localización, la accesibilidad del predio en que
ubica la zona verde. Un concepto moderno de parque urbano es aquel que combina
múltiples actividades relacionadas con los problemas que su implantación pretende
resolver. (Ballester y Morata, 2001. Normas para la clasificación de los Espacios Verdes.
Ed. Universidad Politécnica de Valencia. España).

c) Zona Verde Urbana.

Una zona verde urbana la constituye todo espacio que contiene algún referente o
elemento ecológico destacado, bien sea natural o introducido (construido). Bajo esta
denominación se clasifican desde los jardines de acompañamiento vial, hasta los
parques ecológicos urbanos citados atrás. De acuerdo con su importancia,
CORANTIOQUIA-UNAL, (2001) las han clasificado en 3 categorías a saber:
Estructurantes primarias, secundarias y complementarias.

•Estructurantes primarias. Se cuentan en el índice (Art. 12, Decreto 1504) y se caracterizan


por cumplir con los principios de Accesibilidad, Publicidad y Funcionalidad Urbana. La
funcionalidad se refiere a la prestación de servicios ambientales, por parte de la zona verde
considerada: recreación, deporte, descontaminación. La accesibilidad se refiere al tránsito
peatonal sin restricciones.
•Estructurantes Secundarias. Son las zonas verdes que tienen restricciones de acceso o bien
aquellas que por su tamaño, localización o topografía o por constituir retiros obligatorios de
quebradas en franjas estrechas, solamente les es atribuible un atributo ecológico. Eliminar
la restricción –cuando es posible- supondría su contabilización en el índice. Es el caso de
jardines privados de instituciones o particulares.

•Complementarias. Los jardines de acompañamiento vial, glorietas (sin funciones lúdicas


específicas), retazos de urbanizaciones y antejardines, corresponden a elementos
complementarios.

6
Según lo anterior, el proyecto Parque La Herradura podría clasificarse, una vez analizada su
diseño en la categoría de parque urbano con un elemento característico de zonas verdes
urbanas asociado. También se puede concluir del diseño que el conjunto del área del parque
de libre acceso y circulación, bien podría incluirse en el índice de espacio público efectivo
en la categoría “parque”, con la consecuente mejora del estándar por habitante.

Para cerrar este apartado, se citan algunas ideas en torno al tema de La Reubicación de
Vendedores Informales Como Alternativa de Recuperación del Espacio Público, ya
que con ello se fortalece la cultura ciudadana sobre la importancia del espacio público para
su uso y disfrute. Los documentos se refieren a casos en Bogotá y Lima (Perú).

Los criterios generales al respecto proponen ubicar a los vendedores ambulantes en sectores
donde haya afluencia de público y con adecuada infraestructura con el fin de motivar la
visita de los compradores y para no caer en los errores cometidos en otros municipios del
país. Este criterio hace muy adecuada la antigua plaza de mercado para el propósito. Esta
forma garantiza que el espacio público en este caso responda también a su función
estructurante dentro del ordenamiento urbano, lo cual no excluye que además dicha área se
consolide un espacio verde incluso con otros usos como el recreativo y se le confiera un
valor cultural

Es importante tener en cuenta que es necesario incentivar a los vendedores a agremiarse y


mantener en el tiempo dichas formas de organización, donde se sientan representados ante
la sociedad. Este es un factor clave que ha sido una de las causas principales del fracaso de
intentos de reubicación en otras ciudades, junto con la falta de continuidad en el
acompañamiento por parte de las administraciones municipales.

Se recomienda en el proceso considerar aspectos como:

• Un diagnóstico y un análisis permanente de los problemas de los vendedores


ambulantes, para desarrollar alternativas que cuenten con la participación de
amplios sectores de la sociedad civil, del sector privado y del gobierno, incluyendo
la opinión pública como elemento de apoyo al cambio.
• El reconocimiento y el respeto hacia los vendedores ambulantes y sus
organizaciones. Las reuniones deben celebrarse con su presencia para intentar
alcanzar un acuerdo.
• Revisar y adaptar las normas existentes para fomentar este proceso. Motivar a los
comerciantes hacia la reubicación, la integración en la economía formal y el
desarrollo comercial mediante la promoción de líneas de créditos y formación.
• Considerar alternativas de mejora y embellecimiento en las áreas recuperadas, a
consolidar mediante la incorporación de equipamientos de ocio, turísticos y la
recualificación paisajística.
• Ofrecerles actividades de capacitación y de acceso al crédito

Se considera que el origen de las ventas informales corresponde a la expresión de factores


de naturaleza social y cultural, como el desempleo, el desplazamiento, la violencia y el

7
incumplimiento de las obligaciones familiares; sin embargo, en la realidad, desde el punto
de vista de la capacidad económica y la actividad comercial, hay comerciantes informales
que realizan un gran volumen de ventas, incluso superior al de un alto porcentaje de los
negocios formales y por haber ejercido esa actividad durante años han logrado constituir
patrimonios que superan en mucho al de un empleado promedio, también hay vendedores
que desarrollan una típica economía de subsistencia.

Las actuaciones de las Administraciones Locales se enmarcan dentro de la normatividad


jurídica vigente, respetando los derechos de los ciudadanos y acatando los
pronunciamientos de la Corte Constitucional y de las diferentes instancias judiciales que
señalan claramente conceptos y criterios para conciliar y armonizar el conflicto que surge
entre la necesidad de proteger el espacio público y el derecho al trabajo.

La Corte Constitucional, se ha pronunciado, en diversas Sentencias, sobre el tema de las


ventas ambulantes y estacionarias, específicamente en la Sentencia Unificada SU-360/99
para Bogotá, manifiesta:

“Dentro de este contexto, la reubicación se convierte en un método que no puede ser el


único y le asiste razón a la Administración Distrital cuando insinúa la posibilidad de
mecanismos alternativos a la reubicación, ésto es razonable. Es obvio que una política
standard no puede ser para todos, puesto que la rigidez impide avanzar y dar mejores
respuestas. Puede haber otras opciones distintas a la reubicación o colaterales a la
reubicación.”

La política de recuperación del espacio público ha motivado a muchas personas a


formalizar las actividades comerciales por sus propios medios, observándose,
especialmente en el centro de la ciudad, diversos sitios adaptados para dicha actividad y
varios centros comerciales, que estaban desocupados o parcialmente ocupados, ahora
funcionan plenamente. En muchos casos, las actividades de capacitación y el acceso a
crédito, son mecanismos suficientes para estimular la creación de microempresas.

El paso de la economía informal a la economía formal es un proceso dinámico, difícil y


paulatino, cuyos resultados tangibles no se obtienen con la rapidez que se quisiera; es
importante tener en cuenta que estos programas tienen un gran contenido social y por
consiguiente requieren, en las etapas iniciales, de gran inversión estatal mientras se
consolidan y posicionan dentro del mercado. De igual manera, la concientización,
aceptación y participación de comerciantes informales en los programas de reubicación,
propuestos por la Administración Distrital en espacios privados, se dará gradualmente,
observándose en un comienzo la no utilización total de la capacidad instalada, sin que ello
constituya motivo de preocupación, si se analizan objetivamente las características sociales,
económicas y culturales de los programas y de la población involucrada en ellos.

Trabajar a la intemperie no constituye el mejor concepto de un trabajo digno; por el


contrario se debe propiciar el ambiente que permita generar una verdadera política de
Estado, orientada a la búsqueda de soluciones al más grave problema nacional actual – el
desempleo. En la informalidad, la invasión del espacio público toma forma de autoempleo,
trabajo independiente o rebusque, donde la persona, en un supuesto ambiente de libertad y

8
autonomía se encuentra sometida a condiciones de trabajo que no son razonables ni
decorosas, pues se alejan de las condiciones mínimas señaladas por la ley y por los
convenios con la Organización Internacional del Trabajo.

La mayor parte de los proyectos de reubicación corresponden a inmuebles seleccionados


por los mismos vendedores ambulantes y estacionarios, en cuya adquisición y adecuaciones
han tenido el acompañamiento de la Administración Distrital. Unos pocos obedecen a la
necesidad de tener una oferta institucional, en concordancia con varias Sentencias.

El proyecto La Caseta Feria Popular de la Carrera 38 constituye la mayor oferta


institucional, convirtiéndose, desde finales del año 1999, en una alternativa real, adecuada y
razonable de reubicación para vendedores ambulantes y estacionarios, con la cual se ha
podido dar cumplimiento a Sentencias de la Corte Constitucional, del Consejo de Estado,
del Tribunal Administrativo de Cundinamarca y de Juzgados, con cobertura para más de
1.200 personas, cuyo desacato hubiera significado consecuencias jurídicas y económicas
imprevisibles para la Administración Distrital. 2

Un proyecto similar en Lima ha reportado los siguientes resultados:

• Los vendedores se han convertido en micro-empresarios con sus propias tiendas y


con mejores condiciones laborales y, gracias a la formación en adquisición de
créditos, han visto fortalecida su cultura empresarial.
• Se han alzado nuevos centros empresariales y conglomerados descentralizados que
gozan de una demanda progresivamente creciente.
• Su desarrollo será gestionado por organismos administrativos respaldados por la
autoridad municipal.
• Se ha conseguido la aprobación de los ciudadanos, de las instituciones y de la
opinión pública con la mejora de la imagen del centro histórico, la recuperación de
su identidad cultural, la extensión y mejora de los espacios verdes y la cualidad
estética de la ciudad. Los espacios públicos se convirtieron en lugares adecuados
para el entretenimiento,la diversión y la cultura.
• El aumento en el valor de los espacios públicos y del patrimonio de los bienes
urbanos( de hasta 6 veces)ha incrementado su atractivo como lugar de residencia,
trabajo y ubicación de nuevas actividades. Además, se ha producido un significativo
incremento de la inversión privada( del 800%) en bienes y espacios públicos del
centro histórico, lo cual asegura la consolidación de su recuperación y la
continuidad de su desarrollo hacia la modernidad.
• Se ha recuperado la credibilidad de los vecinos y de los agentes económicos,
consolidando la autoridad local.

2
Reubicación de la venta ambulante, experiencias con éxito para la recuperación del espacio público en
Lima (Perú) http://habitat.aq.upm.es/bpal/onu00/bp406.html

9
Lecciones aprendidas

La reubicación de los vendedores ambulantes debe ser considerada como parte de un


proceso extenso y continuo de reordenación urbana de las actividades económicas y de
servicio, dentro de la estructuración de la economía de la ciudad, y de cara a su crecimiento
y desarrollo reales.

Por lo tanto, las políticas municipales deben incluir líneas promocionales de acción
dirigidas al micro y pequeño empresario.

• Es importante fijar mecanismos de participación para los agentes directamente


involucrados en los problemas, para obtener su acuerdo respecto a la necesidad de
un cambio y la adopción de reglas empresariales para su integración en la economía
formal y de fomento de su competitividad.
• Fue necesario que el alcalde impusiera su autoridad para reconducir el futuro de la
ciudad, sin tomar en consideración las posibles consecuencias políticas. De todas
formas, la experiencia ha demostrado que la población, las instituciones y los
medios estaban preparados para esta actitud y ofrecieron todo su apoyo.
• Para despejar los espacios públicos de la presencia excesiva de vendedores
ambulantes se precisaron dos medidas adicionales: El reacondicionamiento físico de
toda el área (alumbrado, mobiliario urbano, superficie vial, fachadas), y la
introducción a través de la policía local de un efectivo control en las áreas
recuperadas para prevenir que otros vendedores ambulantes se instalasen en dichas
áreas y para asegurar la seguridad ciudadana.
• Durante el proceso, en todo momento hubo una comunicación continua con los
vendedores y con los agentes económicos implicados, lo cual supuso un trabajo
intenso por parte de los técnicos y funcionarios municipales a la hora de definir la
estrategia más conveniente de intervención, el modo de alcanzar un acuerdo, las
propuestas para descentralizar las actividades comerciales, la búsqueda de la
sostenibilidad y la puesta en práctica de las ideas surgidas durante el proceso. Esta
experiencia ha constituido una rica fuente de lecciones. Sus puntos fuertes y débiles
han hecho posible gestionar la ciudad de forma mas eficaz y han contribuido a
facilitar la concepción del plan general del centro histórico de Lima.

3. Conclusiones.

Dadas las características de tamaño del área de intervención, cercana a los 9.000 metros
cuadrados y contando con los elementos actuales de diseño del Parque La Herradura, se
puede clasificar el Parque que resultaría en la categoría técnica de PARQUE VECINAL.
(Ballester y Morata, 2001. Normas para la clasificación de los Espacios Verdes. Ed.
Universidad Politécnica de Valencia. España). Algunas de las característica de esta
tipología de Parque Urbano son las siguientes:

La superficie está comprendida entre 5.000 m2 y 1 hectárea

10
La mayor parte de su perímetro se encuentra rodeada de calzada (vías y andenes)

Los usuarios pertenecen a viviendas adyacentes

Normalmente están localizadas en zonas de densidad media y alta

Atienden a una población entre 2500 y 6000 habitantes

El radio de influencia peatonal es de 200 a 300m.

Sirven a 1000 -2000 viviendas

Deben tener un 15% de espacio libre y verde, con un 20% mínimo de zonas arboladas. La
superficie de sombra será del 60% del total de la superficie.

Las funciones de los Parques Vecinales son entre otras: aportan a la relación diaria de la
población con el área urbana –recreo, esparcimiento, ocio, rotura de la monotonía,
descanso, juego y estancia para todas las edades. Constituyen un importante elemento de
estética urbana.

Estas características y funciones no excluyen actividades comerciales que incluso pueden


ayudar a reforzar las funciones del parque (recreación, esparcimiento…). LO anterior es
aún más claro en las ciudades latinoamericanas, en donde las inversiones públicas deben
procurar maximizar los efectos de la acción gubernamental.

El diseño del Parque La Herradura maximiza la solución de los problemas detectados para
el sector de intervención en tanto atiende problemas relacionados con el mejoramiento
ambiental urbano (olores, desechos, vertimientos, contaminación visual) problemas de
orden social relacionados con la localización de venteros ambulantes y problemas
relacionados con la dotación de espacio público efectivo. La alternativa de un parque
ecológico no es vinculante de acuerdo con el estudio de la normatividad que proviene del
PBOT y del Plan de Desarrollo. Lo que existe es un debate en torno a los criterios de
diseño. Al respecto, el emplazamiento del predio respecto al futuro anillo verde urbano del
municipio, su forma (geométrica rígida), su tamaño (menor a 1 ha.) y su localización (en un
sector de gran terciarización y tradicionalemnete comercial), además de las condiciones
ecológicas de partida (los elementos ecológicos originales del lugar han sido
completamente eliminados), no lo favorecen para la implantación de un parque ecológico,
para lo cual mucho otros lugares en inmediaciones del área urbana de Yopal, resultan más
adecuados. La opción de una zona verde libre no maximiza los objetivos de intervención y
no presenta la mayor sinergia en cuanto a la solución del mayor conjunto posible problemas
ambientales urbanos (recordar de la naturaleza y de la sociedad) en el municipio

Firmado.
Luis Carlos Agudelo Patiño
I.F. Ph.D. T.P 16.529 de Minagricultura.

11