Está en la página 1de 1

RESUMEN DE EXPOSICIÓN

(Curso de Legislación Tributaria y Comercial)

Estudiante: Vargas López, Arnold Ricardo.

COMERCIO SOSTENIBLE
Todos los países, independientemente de en qué lugar se encuentran en la escala de desarrollo, pueden impulsar
sectores económicos estratégicos para que sus procesos de producción sean más ecológicos y puedan
aprovechar las oportunidades comerciales de los bienes y servicios que se diseñan, producen, suministran y
consumen de manera sostenible. Esto último es fundamental para los PED a medida que se integran mejor en el
comercio internacional, especialmente a través de la expansión de las cadenas de valor mundiales.
Un claro ejemplo de ello es el biocomercio. En el Perú, el PNUMA identificó en 2012 que las políticas de
liberalización del comercio nacionales que se aplican en un contexto más amplio de estabilidad
macroeconómica pueden vincularse con la expansión del acceso al mercado para las 228 empresas privadas que
exportan productos procedentes de la biodiversidad local. Facilitar y promover el comercio de dichos productos
ha ayudado al Perú a acceder a más de 2.300 millones de consumidores en varios mercados de exportación
claves.
Según nuestro análisis, casi un 90% de todas las empresas exportadoras peruanas del sector del biocomercio
cuentan con un certificado orgánico, una certificación de comercio justo, o ambos. Si la producción sostenible
para la exportación del biocomercio en Perú aumentase en un 40% al año hasta 2020, las ventas internacionales
pasarían de los $EE.UU. 110 millones registrados en 2009 a los $EE.UU. 2.700 millones en 2020. De esta
manera, este aumento anual crearía más de 250.000 trabajos a lo largo de la próxima década, especialmente en
las regiones más pobres del país.
Aun cuando en el altiplano andino se registran los índices de pobreza más altos a nivel nacional, cuenta con
algunos de los recursos basados en la biodiversidad más importantes. Huancavelica, la región con el índice de
pobreza más elevado del Perú (77,9%), produce recursos que tienen mucha demanda en los mercados
internacionales, tales como la quihuicha, la quinoa y la tara. Comunidades de otras regiones del altiplano, como
Apurímac, Ayacucho, Puno y Huánuco, también poseen recursos endémicos derivados de la biodiversidad con
potencial para impulsar el biocomercio.
El informe hace hincapié en que integrar productos y servicios ecológicos en los mercados internacionales
puede representar un gran incentivo para los productores y los proveedores de servicios para ser más
ecológicos; además, subraya que las políticas y estrategias sobre economía verde pueden crear nuevos mercados
para bienes y servicios sostenibles.
Crear incentivos económicos para aplicar normas en pro de la sostenibilidad y métodos de trazabilidad que
permitan hacer un seguimiento de los productos desde su origen hasta el consumidor contribuye a promover el
comercio sostenible. Emprender asociaciones en pro de cadenas de suministro eficaces con exportadores
internacionales puede beneficiar especialmente a los pequeños productores, así como ayudar al desarrollo y la
expansión de la infraestructura de una cadena de suministro sostenible, incluidos el almacenaje, el embalaje y el
transporte. Además, reforzar las instituciones nacionales y los marcos reguladores contribuiría a apoyar estas
actividades de economía verde y fomentar nuevas iniciativas.