Está en la página 1de 1

CURSO: SOCIOLOGÍA CULTURAL Y LOS FUNDAMENTALISMOS

ALUMNO: ROMERO CHIRITO CRISTOPHER MICHEL


FECHA: 29/11/2017
PROFESOR: TABOADA RODRIGUEZ ROGGER
PROBLEMÁTICA DE LA REVOLUCIÓN CIUDADANA EN ECUADOR
Las políticas neoliberales establecidas desde principios de los años 90, dieron paso al
“salvataje” bancario a principios de marzo de 1999, la quiebra del sistema financiero y,
finalmente, la peor crisis económica de la historia nacional con la pérdida de la moneda
nacional en el año 2000.
La inestabilidad política de los gobiernos de derecha provocó la salida de tres
presidentes en apenas diez años, destituidos en medio de revueltas populares por la
grave situación: Abdalá Bucaram, el 5 de febrero de 1997, Jamil Mahuad, el 21 de enero
de 2000, y Lucio Gutiérrez, el 20 de abril de 2005.
Ante ese escenario, Rafael Correa, economista, catedrático universitario y líder del
naciente Movimiento Alianza País, se presenta como candidato presidencial para las
elecciones. El 26 de noviembre de 2006 vence en segunda ronda con 56,67 por ciento
de los votos al empresario Álvaro Noboa, quien abogaba por la libre empresa, no
intervención estatal y la sumisión a los Estados Unidos con la firma del Tratado de Libre
Comercio (TLC). Por su parte, Correa propugnaba por un rol más decisivo del Estado,
no al TLC con los EE.UU., generación de empleo a través de obras públicas, incremento
del monto de subsidios a los más necesitados, facilitar el crédito para producción y
vivienda con tasas preferenciales y a largo plazo.
La llegada de Correa a la presidencia de Ecuador supuso la reversión de la deriva
neoliberal que desde hacía décadas estaba viviendo el país, ya que ese modelo trajo
como consecuencia muchas falencias en el ámbito económico político entre muchas
más, a crisis financiera, una de las mayores que se han visto en América Latina, generó
múltiples daños a la sociedad, entre ellos la partida de más de dos millones de
ecuatorianos que se vieron obligados a emigrar a otros países. , no obstante, a la luz de
los datos analizados y más allá del discurso oficial, no significa que Ecuador esté
avanzando hacia el socialismo del siglo XXI. El programa de Correa se puede desglosar
en tres partes esenciales que muestran las características del proyecto que se está
llevando a cabo en el país andino. La primera es la urgente necesidad de generación de
recursos que permitan construir grandes infraestructuras y llevar a cabo una serie de
políticas sociales con el objetivo de desarrollar una sociedad más equitativa, eso sí, sin
alterar el modelo de acumulación capitalista. La segunda es la relevancia del Estado
como impulsor del proceso de modernización y, en conexión con esto, el
antiimperialismo y la idea de soberanía nacional (lucha contra Chevron, cierre de la base
militar de Manta, etc.). Y la tercera es la creencia de que la sociedad aún no se encuentra
capacitada para llevar a cabo una participación política activa más allá de los procesos
electorales y al margen de las instituciones estatales tradicionales