Está en la página 1de 3

CRECIMIENTO No. 3

CLASE No 8 DEJARSE GUIAR POR EL ESPIRITU SANTO

Todos nosotros hemos sido bautizados en el Espíritu Santo, y en alguna forma, personal, hemos experimentado su poder actuando, obrando, transformando. Pero, como condición clave a esto, hemos aceptado a Jesús como nuestro Señor y Salvador, le hemos abierto las puertas de nuestro corazón, y por esto hemos recibido la adopción de hijos de Dios. (Rom.

8:15-16).

Ahora bien, Dios nos va a tratar como a hijos, como a hijos nos va a ensenar, guiar, corregir, etc. (Heb. 12:5-11). Nos dice la Biblia en Romanos 8:14, En efecto, todos los que sean guiados per el Espíritu Santo de Dios, son hijos de Dios. Los hijos de Dios no tenemos poder en nosotros mismos para iniciar, promover o mantener una vida en el Espíritu. Más bien se nos revela que Dios es quien produce en nosotros este andar hacia Cristo. (Fil. 2:13). La responsabilidad humana consiste en poner todo nuestro esfuerzo, pero dependiendo enteramente del Espíritu. La Biblia nos dice que el justo vivirá por la FE (Rom. 1:17). Esta nuestra dependencia del Espíritu debe abarcar todos los campos a los que llega nuestra responsabilidad: nuestra familia, nuestro trabajo, nuestro apostolado, nuestras diversiones, nuestras relaciones, etc. (Vaticano II, constitución sobre la Iglesia, can. IV No. 34, segundo párrafo).

CRECIMIENTO No. 3 CLASE No 8 DEJARSE GUIAR POR EL ESPIRITU SANTO Todos nosotros hemos sido

Esta vida en Fe, no se lograra nunca por medio de una resolución humana o por la lucha o por los esfuerzos de la carne: es por pelear el Buen combate de la Fe (I Tim 6,12). Existe una gran diferencia entre luchar para hacer lo que solo Dios puede llevar a cabo, y luchar para mantener una actitud de dependencia de El, para que haga lo que solo El puede hacer. Este es precisamente el buen combate de la Fe, el morir a nosotros mismos para que entonces El, por medio de su Espíritu, viva y actúe en y a través de nosotros.

YO

espíritu

-----------------------

---------------------------

CARNE

ESPIRITU

Si consideramos la raya como una frontera, vemos que cuando YO actúo en cualquier circunstancia, aún en cosas piadosas (ejem. una clase de catecismo, una homilía, etc.) actúo en la carne; actuar en el espíritu, es dejarnos guiar por el Espíritu de Dios. Vamos ahora a darnos cuenta de lo que la Palabra de Dios nos dice acerca de lo que es dejarnos guiar por el Espíritu.

Gálatas 3:3.

¿Somos bautizados en el Espíritu y queremos seguir adelante en la vida del Espíritu? Entonces tenemos que pensar que es insensatez dejar que la carne nos domine al hablar mal del hermano, al juzgar a nuestra Comunidad sin tener siquiera las bases necesarias para hacerlo; peor aun juzgar a los Sacerdotes por una actitud externa. Es insensatez dejar que la carne nos domine por medio de nuestras debilidades y apetitos, etc., en lugar de dejarnos guiar por el Espíritu. Nuestro espíritu nos es dado por Dios para responderle (Watchman Nee, en La Liberación. del Espíritu). Es insensatez pensar que nuestro adelanto y crecimiento como personas o como Comunidad dependen de nosotros mismos y no del Espíritu de Dios, cuando sabemos que este sopla donde quiere, aunque no tengamos preparación, aunque no tengamos estudios; si lo tenemos a Él, es suficiente. Es insensatez juzgar a otras Comunidades porque se desarrollan en forma diferente a la nuestra.

En fin, es insensatez todo aquello que no es inspirado o guiado por el Espíritu Santo.

Más vosotros no estáis en la carne, sino en el Espíritu, ya que el Espíritu de DIOS habita en

vosotros.

Rom. 8:9.

Gálatas 5:25: La Espiritualidad verdadera depende de una actitud positiva de confianza en la presencia y poder del Espíritu que mora en nosotros.

Gálatas 2:20: La sola doctrina cristiana no tiene poder en sí misma para iniciar, promover, o mantener una vida en el Espíritu. Se nos revela que el Espíritu es quien produce este caminar en el Espíritu. La responsabilidad humana consiste en poner todo de nuestra parte, pero depender enteramente de El (Jn. 16:13) (Rom. 8:28).

CONCLUSION:

Si el Bautismo en el Espíritu Santo es una entrega de todo nuestro ser al Espíritu del Señor y una actuación especial de ese Espíritu Divino en nosotros, pensemos que ese Bautismo en el Espíritu Santo no termina, sino que se prolonga a través de toda nuestra vida renovándose día tras día, hora tras hora, etc. Por eso debemos hacer un esfuerzo constante para dejar de actuar por nosotros mismos para no dejarnos llevar de nuestro egoísmo y nuestros deseos, sino por el contrario, entregar todo, especialmente nuestra voluntad a las inspiraciones del Espíritu de Dios (Rom.

12:1-2)

CRECIM1ENT0 3 CUESTIONARIO No. 8

  • 1. ¿En qué has notado e! poder del Espíritu Santo en tu vida?

……………………………………………………………………………………………………………………………………

  • 2. ¿En qué notas que te has dejado guiar por el Espíritu Santo y en qué por ti mismo?

…………………………………………………………………………………………………………………………………….

  • 3. ¿Vives por la fe?

…………………………………………………………………………………………………………………………………….

  • 4. ¿En qué cosa te dejas dominar por la carne?

..........................................................................................................................................

  • 5. Eres templo del Espíritu Santo. ¿Vives de acuerdo con esto? ¿Lo recuerdas

frecuentemente?

............................................................................................................

  • 6. ¿Has doblegado tu voluntad a la Voluntad Divina?

…………………………………………………………………………………………………………………………………….. ¿En q u é ?

..........................................................................................................................................

  • 7. ¿Renuevas frecuentemente tu entrega al Señor?

……………………………………………………………………………………………………………………………………..

  • 8. ¿En qué te ha impulsado el Espíritu Santo a trabajar por tus hermanos?

……………………………………………………………………………………………………………………………………..

  • 9. ¿Sientes el llamado de Dios a comprometerte a su servicio por medio de esta

Comunidad?

..........................................................................................................................................

  • 10. ¿Estás dispuesto a trabajar en lo que, de acuerdo contigo, el Espíritu Santo le inspire a la

Comunidad para ti?

..........................................................................................................................................

  • 11. ¿Cuánto tiempo podrías dedicar a este trabajo?

a) ¿Cada día?

............................................. c) ¿Eventualmente?

....................................

b) ¿Cada semana? ...................................

12. ¿A qué hora te permiten tus circunstancias trabajar para el Señor? Este Cuestionario no es para ser leído por nadie; está hecho para que cada persona haga una revisión de su vida, a solas con Dios